22 de junio de 1940

22 de junio de 1940

22 de junio de 1940

Junio

1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930

Frente occidental

Armisticio entre Francia y Alemania firmado en Compiegne, poniendo fin a los combates en el oeste hasta 1944



Segunda Guerra Mundial hoy: 22 de junio

1940
Se completó el segundo plan de evacuación del Consejo del Condado de Londres, con 100.000 niños trasladados al West Country y Gales.

Las tropas alemanas cruzan el río Loira con fuerza cuando se firma un armisticio entre Francia y Alemania en Compiegne. Sus términos son leídos en voz alta a la delegación francesa por Generaloberst Keitel y prevén la ocupación de todo el Canal y las costas del Atlántico, todas las principales áreas industriales, Alsacia-Lorena debe ser devuelta a Alemania. La mayor parte del sur de Francia permanecerá desocupada, con un centro administrativo francés en Vichy. El ejército y la marina franceses serán desmovilizados y desarmados y Francia asumirá el costo de la ocupación alemana. Todos los prisioneros de guerra franceses permanecerán en Alemania hasta que se firme un tratado de paz.

Representantes franceses viajan a Roma para negociar con Mussolini.

Los italianos bombardean Alejandría, Egipto.

El mariscal Pétain cierra la ruta de Indochina a China. Churchill cierra Burma Road para evitar la guerra con Japón.

1941
Poco después de la medianoche, el Ejército Rojo recibe la orden de prepararse para el combate, aunque todavía no se les permitió ocupar posiciones de batalla. A las 3:15 am, comienza la Operación & # 8216 Barbarroja & # 8217 (MAP) con las fuerzas alemanas y del Eje que comprenden 183 divisiones (3,500,000 hombres), 3,350 tanques, 7,184 cañones y 1,945 aviones lanzando la mayor operación militar de la historia en un frente de 1,800 millas desde & # 8216De Finlandia al Mar Negro & # 8217. Tres Grupos de Ejércitos apoyados por poderosos ejércitos Panzer y flotas de bombarderos de la Luftwaffe, el Grupo de Ejércitos Sur (von Rundstedt) con el Grupo Panzer 1 (von Kleist), el Grupo de Ejércitos Centro (von Bock) con los Grupos Panzer 2 (Guderian) y 3 (Hoth), y El Grupo de Ejércitos Norte (von Leeb) con el Grupo Panzer 4 (Hoepner), entra en acción contra 132 divisiones soviéticas (2.500.000 hombres), 20.000 tanques y 7.700 aviones. El objetivo general de la campaña es destruir las fuerzas soviéticas en Rusia occidental para el otoño y ocupar la parte europea de la Unión Soviética hasta la línea Arcángel & # 8211 Urales & # 8211 Volga & # 8211 Astrakhan. Al final del primer día, la Luftwaffe había destruido 800 aviones soviéticos en tierra en 60 aeródromos y 400 en el aire. El Ejército Rojo a lo largo de la frontera parecía no estar preparado para el asalto y ofreció solo una resistencia limitada, lo que permite a las divisiones Panzer avanzar hasta 50 millas y destrozar 12 divisiones soviéticas.

Churchill llama a la invasión alemana de Rusia "el cuarto punto de inflexión de la guerra" y se ofrece a brindar toda la ayuda que podamos.

Italia declara la guerra a la Unión Soviética. Los rumanos entran en Besarabia para recuperarla. Eslovaquia rompe relaciones diplomáticas con la Unión Soviética.

Japón propone un plan de 120 días para conquistar el sur en marzo de 1942.

1942
Un submarino japonés bombardea Fort Stevens en la desembocadura del río Columbia.

1944
El presidente Roosevelt firma la Declaración de Derechos de los GI, que promete generosos beneficios para los militares estadounidenses que regresan.

Los aviones aliados arrojan 1.100 toneladas de bombas sobre Cherburgo.

Comienza un ataque terrestre total contra Cherburgo.

El grupo de sabotaje organizado comunista BOPA, ataca la fábrica de armas danesa & # 8220Riffelsyndikatet & # 8221 (& # 8220the Rifle Syndicate & # 8221) en Copenhague.

La ofensiva de verano rusa, operación & # 8216Bagration & # 8217 comienza contra el Grupo de Ejércitos Centro en Bielorrusia con asaltos del 1er Báltico soviético, 3er Bielorruso 2do y 1er Frentes Bielorrusos contra el Grupo de Ejércitos Centro en un frente de 450 millas entre Polotsk y Bobruysk. Las fuerzas soviéticas ascienden a 124 divisiones, 1.200.000 hombres, 5.200 tanques, 30.000 cañones y 6.000 aviones. En contra de esto, el alemán puede desplegar solo 63 divisiones, incluidos 900 tanques y 10,000 cañones. La Luftwaffe lanza una incursión nocturna sorpresa (60 aviones) en la base del transbordador # 8217 de la 8ª Fuerza Aérea de los EE. UU. En Poltava en Ucrania, destruyendo 44 B-17 y 500,000 galones de combustible.

La 2ª División británica y la 5ª División india se encuentran en la carretera Kohima-Imphal, que ahora está completamente libre de japoneses, levantando el asedio de Imphal de 88 días. Los & # 8216Chindits & # 8217 comienzan una ofensiva en Mogaung en el norte de Birmania.


Hace 77 años: De Gaulle & # 8217s Appeal of 22 de junio de 1940

En la clasificación de todos los tiempos de discursos históricos, los discursos de Londres en tiempos de guerra ocupan un lugar destacado, y los primeros llamamientos a la resistencia de Charles de Gaulle están ciertamente en lo más alto de la lista. Su discurso a la nación francesa inmediatamente después de su llegada a Gran Bretaña, y su fuerte llamado a continuar la resistencia, son conocidos más allá de Francia. El mito sigue siendo fuerte: aquí es donde De Gaulle declaró su liderazgo de los franceses libres en Londres, donde capturó el espíritu de lucha de la resistencia contra la Alemania nazi y la Francia de Vichy, sentando las bases para una eventual victoria aliada. El sentimiento del discurso, la fecha del 18 de junio y el nombre de De Gaulle están tan estrechamente vinculados, que el líder francés ha sido posteriormente apodado & # 8220l & # 8217homme du 18 juin & # 8221 (el hombre del 18 de junio):

Sin embargo, lo primero que hay que destacar del Recurso del 18 de junio es que al hablar de él solemos referirnos al Recurso del 22 de junio. Si bien De Gaulle se dirigió por primera vez a los franceses justo después de su llegada a Londres el 18 de junio, no existe ninguna grabación de la transmisión, solo manuscritos, notas y carteles impresos con su texto. Debido a su espontaneidad, también es muy probable que la primera transmisión solo llegara a una audiencia muy pequeña. El discurso que ahora solemos asociar con la Apelación del 18 de junio fue grabado el 22 de junio y archivado por el B.B.C. como “General Charles de Gaulle: Llamado a la resistencia, 22.6.1940”.

Hoy, 77 años después de su transmisión original, es hora de mirar más de cerca: ¿Qué dijo exactamente y qué significó?

En los siguientes párrafos analizaré partes de su discurso. Citaré la traducción disponible en el sitio web de la BBC, pero para una mejor impresión, recomiendo encarecidamente escuchar el discurso de De Gaulles en el francés original disponible en las colecciones en línea de INA.

Como es bien sabido, De Gaulle se distanció abiertamente en su discurso de la aceptación del armisticio de Pétain, llamándolo & # 8220capitulación & # 8221 y & # 8220surrender & # 8221 y desafía el derecho del gobierno a aceptarlo. Al hacerlo, emplea una estrategia de diferentes argumentos, que resume como & # 8220 el honor, el sentido común y los intereses del país & # 8221:

  1. el argumento moral: honor y deber
  2. el argumento racional: fuerza militar y financiera
  3. el argumento estratégico: planificación futura y el papel de Francia en Europa
  • 1) Honor y deber:

Por lo tanto, se puede decir que este armisticio no solo sería una capitulación, sino que también reduciría al país a la esclavitud. [& # 8230] Mientras los aliados continúen la guerra, su gobierno no tiene derecho a rendirse al enemigo. . & # 8221 De Gaulle se refiere a los otros gobiernos en el exilio presentes en Londres que continúan representando a su país, como ejemplo: & # 8220Los gobiernos de Polonia, Noruega, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, aunque expulsados ​​de sus territorios, han interpretado así su deber. & # 8221
Si bien, por supuesto, tenía todo el derecho a criticar el armisticio como refugiado individual, claramente no tenía la intención de hablar como un civil, sino con una agenda política y la idea de dirigirse al pueblo francés como una figura líder. Con su discurso, se coloca a sí mismo y a la Francia libre que pretende representar entre una comunidad más amplia: la comunidad de gobiernos europeos en el exilio que habían huido a Londres durante mayo de 1940 y ahora representaban el esfuerzo bélico conjunto de los Aliados & # 8211 en este momento. punto, la Rusia soviética todavía luchaba junto a la Alemania nazi, y los Estados Unidos eran más que reacios a involucrarse en otra guerra europea desordenada. De Gaulle lo define como un deber francés no colaborar con Alemania, sino seguir luchando con los Aliados. Su posición, sin embargo, es muy diferente a la de las otras potencias europeas, y discutiré su & # 8220bluff & # 8221 a continuación con más detalle.

Pero todavía tenemos un vasto imperio, nuestra flota está intacta y poseemos grandes sumas de oro. Todavía tenemos aliados, que poseen inmensos recursos y que dominan los mares. Todavía tenemos las gigantescas potencialidades de la industria estadounidense. Las mismas condiciones de guerra que nos hicieron ser derrotados por 5.000 aviones y 6.000 tanques pueden traer mañana la victoria por medio de 20.000 tanques y 20.000 aviones.s. & # 8221 Con estas palabras, De Gaulle parece dirigirse a las Fuerzas Aliadas tanto como a sus compatriotas en casa: el objetivo es transmitir que Francia no está perdida, que es fuerte y está lista para la batalla. Se debe recordar a los franceses que no están ni desamparados ni solos, se debe recordar a los aliados que Francia no es un caso de bienestar, pero sigue siendo un aliado fuerte. La motivación detrás de esto es obvia: los soldados franceses son más propensos a unirse y arriesgar sus vidas, los aliados más propensos a brindar reconocimiento político y apoyo militar, si ambos creen que esta no es una causa perdida sino una empresa prometedora. Una vez más, De Gaulle está fanfarroneando principalmente. El equipo militar al que se refiere pertenece a la Francia de Vichy, siendo la única Francia reconocida por el Derecho Internacional. Si bien más tarde, De Gaulle logra movilizar soldados entre los franceses en Gran Bretaña y ganar influencia sobre las tropas francesas, en particular en el norte de África, no tenía control sobre ningún tipo de recursos militares o financieros en el momento de su apelación. Además, contrariamente a sus alusiones, Estados Unidos aún no había comenzado a apoyar la lucha aliada.

De Gaulle destaca el marco más allá del conflicto franco-alemán: & # 8221 Esta es una guerra mundial. Nadie puede prever si los países neutrales de hoy no estarán en guerra mañana, o si los aliados de Alemania siempre serán sus aliados. Si los poderes de la libertad finalmente triunfan sobre los de la servidumbre, ¿cuál será el destino de una Francia que se ha sometido al enemigo?? & # 8221. Una vez más, esta parte del discurso se dirige tanto a los franceses como a los aliados: Sí, De Gaulle y su proyecto de Francia Libre pueden parecer utópicos y casi ridículos con respecto a la situación actual, pero ¿quién sabe qué depara el futuro? De Gaulle lo interpreta como un argumento central de que las alianzas pueden cambiar de la noche a la mañana (y la historia lo demostró más que acertado en esto) y que debes aprovechar todas las oportunidades que puedas para librar esta batalla. Para los franceses, pinta un cuadro de eventuales ramificaciones de la colaboración: creyendo firmemente (o al menos fanfarroneando para creer) en la victoria aliada, hace alusiones a las consecuencias de la resistencia discontinua con respecto a la posición de Francia en Europa y el mundo.

La intención de esta transmisión es doble: en sus palabras, De Gaulle quiere movilizar a los soldados franceses (y otros) para continuar la lucha al lado de los aliados y unirse a él en Londres, trayendo tanto equipo militar como puedan. las manos en. Al mismo tiempo, su atractivo es un reclamo de poder en Londres y en la jerarquía aliada. Su atractivo es muy personalizado: & # 8220Yo, el general De Gaulle, estoy asumiendo esta tarea nacional aquí en Inglaterra. Hago un llamamiento a todos los militares franceses de las fuerzas terrestres, marítimas y aéreas. Hago un llamamiento a los ingenieros franceses y a los trabajadores de armamento calificados que se encuentran en suelo británico, o que tienen los medios para llegar aquí, para que vengan y se unan a mí. Hago un llamado a los líderes, junto con todos los soldados, marineros y aviadores de las fuerzas terrestres, marítimas y aéreas francesas, dondequiera que se encuentren ahora, para que se pongan en contacto conmigo. Hago un llamado a todos los franceses que quieran permanecer libres para escuchar mi voz y seguirme.. & # 8221 Como sabemos ahora, eventualmente debería tener bastante éxito con este intento. De Gaulle logró reunir entre 2.000-3.000 hombres en Londres en agosto de 1940. Más hombres deberían seguir su comando en los teatros de guerra del norte de África. Sin embargo, De Gaulle siempre fue una figura muy disputada, incluso entre los franceses en Londres. Mirando hacia atrás, el éxito de su llamamiento es sorprendente: cuando pidió a los franceses que lo siguieran, no estaba en posición alguna para exigirlo. Él mismo acababa de ser llevado por un avión británico, que llegó a Londres el día anterior. Todavía no se había creado ningún gobierno, comité nacional ni nada por el estilo. Teniendo en cuenta que Francia se comprometió con el armisticio y, por lo tanto, continuó existiendo como un país teóricamente libre en la forma de la Francia de Vichy, no podría haber un gobierno en el exilio como en el caso de los otros países europeos derrotados y ocupados. En este sentido, el llamamiento de De Gaulle para dejar Francia para seguirlo a Londres y unirse a la lucha aliada fue un llamado para unirse a un espectáculo de un solo hombre. Peor aún, técnica y legalmente, sin ningún tipo de estatus para las fuerzas extra-Vichy, esto equivalía a deserción. Finalmente, De Gaulles logró reunir a políticos y líderes militares franceses como René Cassin y Georges Thierry d & # 8217 Argenlieu en Londres y por los acuerdos de Churchill-de Gaulle del 7 de agosto de 1940, fue reconocido por los británicos como el líder de Francia Libre (Francia Libre), y este último reconocido como socio militar y político de los Aliados.

Si bien la cooperación entre Francia y sus compañeros aliados (y ciertamente a nivel personal entre De Gaulle y sus colegas líderes) no permaneció libre de conflictos durante la guerra, el engaño de De Gaulle con el llamamiento del 18/22 de junio ciertamente dio sus frutos. . Su discurso siguió siendo un símbolo de su éxito, aunque no era de ninguna manera predecible. En 2005, el llamamiento del 18 de junio se agregó al Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO después de ser nominado en un esfuerzo conjunto por Francia y Gran Bretaña a través de INA y BBC, argumentando que es una prueba de que & # 8220 La radio ya no era solo un medio de entretenimiento o propaganda disponible para los poderes fácticos, sino que ahora también proporcionaba los medios técnicos para permitir que un individuo aislado lanzara un gran movimiento de resistencia desde fuera de su propio país, para instar a sus conciudadanos a oponerse al dominio extranjero. y servidumbre y luchar por la restauración de las libertades. & # 8221 El & # 8220 individuo aislado & # 8221 había jugado bien sus cartas. Como dijo De Gaulle para concluir su transmisión: & # 8220¡Viva la Francia libre en el honor y la independencia!

Nicholas Atkin, The Forgotten French: Exiles in the British Isles, 1940-44. MUP: Manchester 2003.

Jean-Louis Crémieux-Brilhac, La France Libre: De l’appel du 18 juin à la Libération.Gallimard: París 1996.


50 impresionantes fotos de la operación Barbarroja, 22 de junio de 1941

En junio de 1941, comenzó la Operación Barbarroja, que desencadenó un baño de sangre que supuestamente pondría de rodillas a la Unión Soviética. Sin embargo, cuando Adolf Hitler desvió su atención de Europa hacia la Unión Soviética, el curso de la Segunda Guerra Mundial cambió drásticamente. Durante cuatro años, la Operación Barbarroja atravesó el Frente Oriental y, aunque comenzó como el ataque sorpresa más grande de la historia militar, rápidamente se convirtió en uno de los conflictos más grandes y mortíferos del mundo.

A pesar de las esperanzas de Hitler, la Unión Soviética y su pueblo se negaron a dar marcha atrás, alterando el curso de la Segunda Guerra Mundial y finalmente llevando a la derrota de la Alemania nazi. El camino ruso hacia la victoria no estuvo exento de grandes luchas, aunque la Unión Soviética estuvo plagada de pérdidas militares, muertes e incluso el hambre de su gente durante el curso de la operación.

Echamos un vistazo a la operación en estas 50 imágenes.

Operación Barbarroja [vía]

Avance de la Wehrmacht hacia la Unión Soviética durante la Operación Barbarroja. 1941 [vía] Wehrmacht cruzando la frontera de la URSS al comienzo de la Operación Barbarroja [vía] El Grupo de Ejércitos Norte entra en un pinar cerca de Leningrado. Octubre de 1941 [vía] 1er Grupo Panzer después de la Batalla de Brody. 30 de junio de 1941 [vía] PzKpfw 35 (t) del Grupo de Ejércitos Norte durante la & # 8216Operación Barbarroja & # 8217, al fondo, una aldea está en llamas. Julio de 1941 [vía] Vehículo de combate blindado alemán Sd.Kfz.251 en una ciudad de Letonia. Junio ​​de 1941 [vía]

Equipo MG-34 y Panzer IV. 1941 [vía] Una carretera atascada no era inusual para una invasión tan masiva. 1941 [vía] Soldados alemanes inspeccionando la llamada & # 8216Stalin Line & # 8217, que era una línea de fortificaciones en la frontera polaco-soviética [vía] Más de 100 años antes, Napoleón también se encontró con este obstáculo en la misma ruta [vía] Vehículos alemanes que cruzan el río cerca de Petsamo durante la operación & # 8216Silberfuchs & # 8217. 29 de junio de 1941 [vía] Ingenieros militares alemanes del 11o Ejército durante la construcción del puente flotante sobre el río Prut. 1 de julio de 1941 [vía] Los tanques alemanes PzKpfw III de la 13. División Panzer durante la primera fase de la Operación Barbarroja [vía] Los tanques alemanes PzKpfw IV en Witebsk, julio de 1941 [vía] Unidad motorizada alemana durante el avance sobre Smolensk. Tenga en cuenta el cañón antitanque PaK 36 [vía]

Los soldados alemanes disparan contra las posiciones soviéticas al otro lado del río Dniepr con el cañón antitanque PaK 36. 20 de septiembre de 1941 [vía] Soldados alemanes en PzKpfw IV durante la campaña en Crimea. Mayo de 1942 [vía] Wehrmacht construye un puente flotante en Kiev. Septiembre de 1941 [vía] Cañón de asalto alemán Sturmgeshutz III y semioruga blindado ligero Sd.Kfz.250 en las calles de Charkov. Octubre de 1941 [vía] Infantería alemana durante peleas callejeras en Charkov. 25 de octubre de 1941 [vía] Soldados alemanes pasando por barricadas soviéticas en la calle Charkov. Octubre de 1941 [vía] Caballería alemana en una aldea en llamas, cerca de Mohylev, 16 de julio de 1941 [vía] Soldado alemán durante el avance, junto al tanque francés capturado Somua S-35. Septiembre de 1941 [vía] Estación del MG-34 alemán durante los combates en Ucrania, cerca del puente sobre el río Psel. 2 de septiembre de 1941 [vía] Dos soldados alemanes durante la pelea en Ucrania, julio de 1941 [vía] Letones dando la bienvenida a los soldados de la Wehrmacht en Riga. 7 de julio de 1941 [vía] Wehrmacht en la calle de la ciudad destruida de Pskov. 1941 [vía] Soldados alemanes con carabinas Mauser Kar98k, rifle de infantería estándar. 1941 [vía] 12. La División Panzer entra en Minsk. Junio ​​de 1941 [vía] Tropas de las Waffen-SS que buscan refugio durante los combates. 1941 [vía] Soldado alemán lanza granada de mano Stg24 stick [vía] Soldado alemán mirando el cadáver del soldado soviético y destruyó el tanque BT-7 en las estepas de Ucrania. 1941 [vía] Quema de T-34 en 1941 [vía] Tanque soviético abandonado KW-2, después de la batalla de Raseiniai, 1941. Un solo tanque de este tipo mantuvo a raya a toda la sexta División Panzer durante un día entero [vía] Soldado soviético se entrega a sí mismo y a su tanque T-26 a los alemanes después de la batalla Raseiniai [vía] Soldados alemanes con el tanque soviético KW-1 destruido en Kowno [vía] Tanques destruidos T-26 de la 19. División Panzer, 22 Cuerpo Mecanizado, cerca de Lutsk [vía] Tanque soviético T-35 destruido [vía] Armadura soviética capturada, saqueada por los alemanes en las primeras fases de la Operación Barbarroja [vía] MiG-3 destruido en un aeródromo soviético bombardeado cerca de Białystok [vía] MiG-3 destruido durante los primeros días de la Operación Barbarroja [vía] Prisioneros de guerra soviéticos cerca de Charkov. 1941 [vía] Prisioneros de guerra soviéticos, capturados en el verano de 1941 [vía] Columna de prisioneros de guerra soviéticos en la calle de Minsk. 2 de julio de 1941 [vía] "¡Para luchar por la causa de Lenin y # 8211 Stalin, prepárate!" [vía] Tripulación de armas soviéticas en acción en Odessa. 1941 [vía] Soldados en las trincheras del Frente de Leningrado antes de una ofensiva [vía] Soldados soviéticos de unidades del Frente de Leningrado junto con cañones de artillería enmascarados durante las luchas en los suburbios de Leningrado. 1 de noviembre de 1941 [vía] El fuego de cañones antiaéreos desplegados en el barrio de San Isaac y la catedral # 8217 durante la defensa de Leningrado, 1941 [vía]


Fuerzas de paracaidismo y aerotransportadas tempranas

El concepto de vuelo humano es un arte relativamente nuevo, mientras que un descenso seguro desde el aire ha seguido de cerca. Una de las primeras concepciones de una versión del parapente llegó en un boceto detallado de Leonardo Da Vinci. Los teóricos pioneros experimentaron con descensos desde acantilados y edificios altos, aunque con un éxito limitado. En los períodos tardío victoriano y eduardiano, varios actos de circo en Gran Bretaña, Europa y Estados Unidos experimentaron con descensos en paracaídas & # 039exóticos & # 039, ocasionalmente realizados por mujeres, desde globos aerostáticos.


El Führer al pueblo alemán: 22 de junio de 1941

Abrumado por pesadas preocupaciones, condenado a meses de silencio, ha llegado la hora en que por fin puedo hablar con franqueza.

Cuando el 3 de septiembre de 1939, el Reich alemán recibió la declaración de guerra inglesa, se repitió de nuevo un intento británico de hacer imposible cada comienzo de una consolidación y, por lo tanto, del ascenso de Europa, luchando contra cualquier potencia del continente que fuera más fuerte en cualquier momento dado. tiempo.

Así es como la Inglaterra de antaño arruinó a España en muchas guerras. Así dirigió sus guerras contra Holanda. Así fue como más tarde luchó contra Francia con la ayuda de toda Europa y así fue como a principios de siglo inició el cerco del entonces Reich alemán y en 1914 la Guerra Mundial. Sólo a causa de su disensión interna fue derrotada Alemania en 1918. Las consecuencias fueron terribles.

Después de declaraciones hipócritas de que la lucha era únicamente contra el Kaiser y su régimen, la aniquilación del Reich alemán comenzó según el plan después de que el ejército alemán depusiera las armas.

Mientras las profecías de la declaración francesa, de que había 20.000.000 de alemanes de más -en otras palabras, que este número tendría que ser exterminado por el hambre, la enfermedad o la emigración- aparentemente se estaban cumpliendo al pie de la letra, el movimiento nacionalsocialista comenzó su labor. de unificar al pueblo alemán y así iniciar el resurgimiento del Reich. Este surgimiento de nuestro pueblo de la angustia, la miseria y la indiferencia vergonzosa mostraba todos los signos de un renacimiento puramente interno. Gran Bretaña, especialmente, no se vio afectada ni amenazada de ninguna manera por ello.

Sin embargo, una nueva política de cerco contra Alemania, nacida como había sido del odio, se reanudó de inmediato. Interna y externamente resultó ese complot que todos conocemos entre judíos y demócratas, bolcheviques y reaccionarios, con el único objetivo de inhibir el establecimiento del nuevo Estado popular alemán y de hundir nuevamente al Reich en la impotencia y la miseria.

Aparte de nosotros, el odio de esta conspiración mundial internacional estaba dirigido contra aquellas personas que, como nosotros, fueron descuidadas por la fortuna y se vieron obligadas a ganarse el pan de cada día en la más dura lucha por la existencia.

Sobre todo, el derecho de Italia y Japón a compartir los bienes de este mundo fue cuestionado tanto como el de Alemania y, de hecho, se le negó formalmente.

La coalición de estas naciones fue, por lo tanto, solo un acto de autoprotección frente a la combinación mundial egoísta de riqueza y poder que las amenaza.

Ya en 1936, el primer ministro Churchill, según declaraciones del general estadounidense Wood ante un comité de la Cámara de Representantes estadounidense, declaró que Alemania se estaba volviendo una vez más demasiado poderosa y, por lo tanto, debía ser destruida.

En el verano de 1939 parecía haber llegado el momento de que Inglaterra comenzara a realizar su aniquilación intencionada mediante la repetición de una política global de cerco de Alemania.

El plan de la campaña de mentiras organizada para este propósito consistía en declarar que otras personas estaban amenazadas, en engañarlas con promesas británicas de garantías y asistencia, y hacerlas marchar contra Alemania tal como lo hizo antes de la gran guerra.

Así, Gran Bretaña, de mayo a agosto de 1939, logró transmitir al mundo que Lituania, Estonia, Letonia, Finlandia y Besarabia, así como Ucrania, estaban siendo directamente amenazados por Alemania.

Varios de estos Estados se dejaron engañar para aceptar la promesa de garantía ofrecida con estas afirmaciones, uniéndose así al nuevo frente de cerco contra Alemania. En estas circunstancias me considero con derecho a asumir la responsabilidad ante mi propia conciencia y ante la historia del pueblo alemán no solo de asegurar a estos países o sus gobiernos la falsedad de las afirmaciones británicas, sino también de establecer la potencia más fuerte en el este, mediante especialmente declaraciones solemnes, en reposo sobre los límites de nuestros intereses.

¡Nacionalsocialistas! En ese momento probablemente todos sintieron que este paso era amargo y difícil para mí. El pueblo alemán nunca tuvo sentimientos hostiles contra los pueblos de Rusia. Sin embargo, durante más de diez años, los gobernantes judíos bolcheviques se habían esforzado desde Moscú para incendiar no solo a Alemania, sino a toda Europa. En ningún momento Alemania intentó llevar su Weltanschauung Nacionalsocialista a Rusia, sino que, por el contrario, los gobernantes judíos bolcheviques en Moscú se esforzaron inquebrantablemente por imponer su dominio sobre nosotros y otros pueblos europeos, no solo por medios ideológicos sino sobre todo con la fuerza militar.

Las consecuencias de la actividad de este régimen no fueron más que el caos, la miseria y el hambre en todos los países. Yo, en cambio, me he esforzado durante veinte años con un mínimo de intervención y sin destruir nuestra producción, para llegar a un nuevo orden socialista en Alemania que no solo elimine el desempleo sino que también permita al trabajador recibir una parte cada vez mayor de los frutos de su trabajo.

El éxito de esta política de reconstrucción económica y social de nuestro pueblo, que al eliminar sistemáticamente las diferencias de rango y clase, tiene una verdadera comunidad de pueblos como fin último del mundo.

Por lo tanto, fue sólo con extrema dificultad que me propuse en agosto de 1939 enviar a mi Ministro de Relaciones Exteriores a Moscú en un esfuerzo por oponerse a la política británica de cerco contra Alemania.

Hice esto solo desde un sentido de responsabilidad hacia el pueblo alemán, pero sobre todo con la esperanza, después de todo, de lograr un alivio permanente de la tensión y de poder reducir los sacrificios que de otro modo se nos hubieran exigido.

Si bien Alemania afirmó solemnemente en Moscú que los territorios y países enumerados, con la excepción de Lituania, estaban fuera de todos los intereses políticos alemanes, se llegó a un acuerdo especial en caso de que Gran Bretaña lograra incitar a Polonia a la guerra con Alemania.

También en este caso, las reclamaciones alemanas estaban sujetas a limitaciones totalmente desproporcionadas con el logro de las fuerzas alemanas.

¡Nacionalsocialistas! Las consecuencias de este tratado que yo mismo deseaba y que se celebró en interés de la nación alemana fueron muy graves, especialmente para los alemanes que vivían en los países en cuestión.

Mucho más de 500.000 hombres y mujeres alemanes, todos pequeños agricultores, artesanos y obreros, se vieron obligados a abandonar su antigua patria prácticamente de la noche a la mañana para escapar de un nuevo régimen que al principio los amenazaba con una miseria ilimitada y, tarde o temprano, con el completo exterminio.

Sin embargo, miles de alemanes desaparecieron. Era imposible determinar su destino, y mucho menos su paradero.

Entre ellos había no menos de 160 hombres de ciudadanía alemana. A todo esto me quedé en silencio porque tenía que hacerlo. Porque, después de todo, era mi único deseo lograr un alivio final de la tensión y, si era posible, un arreglo permanente con este Estado.

Sin embargo, ya durante nuestro avance en Polonia, los gobernantes soviéticos de repente, en contra del tratado, también reclamaron Lituania.

El Reich alemán nunca tuvo la intención de ocupar Lituania y no solo no presentó tal demanda al gobierno lituano, sino que por el contrario rechazó la solicitud de la entonces Lituania de enviar tropas alemanas a Lituania con ese propósito por ser incompatible con los objetivos de Política alemana.

A pesar de todo esto, cumplí también con esta nueva demanda rusa. Sin embargo, esto fue solo el comienzo de extorsiones continuamente renovadas que se han repetido desde entonces.

La victoria en Polonia, que fue ganada por las tropas alemanas exclusivamente, me llevó a dirigir otra oferta de paz a las potencias occidentales. Fue rechazado debido a los esfuerzos de los belicistas judíos e internacionales.

En ese momento ya la razón de tal negativa radicaba en el hecho de que Gran Bretaña todavía tenía esperanzas de poder movilizar una coalición europea contra Alemania que incluiría los Balcanes y la Rusia soviética.

Por lo tanto, se decidió en Londres enviar al Sr. Cripps [Sir Stafford Cripps] como Embajador en Moscú. Recibió instrucciones claras en todas las circunstancias para reanudar las relaciones entre la Rusia inglesa y soviética y desarrollarlas en una dirección pro británica. La prensa británica informó sobre el avance de esta misión siempre que las razones tácticas no impusieran el silencio.

En el otoño de 1939 y la primavera de 1940 se hicieron sentir los primeros resultados. Cuando Rusia se comprometió a subyugar por la fuerza armada no solo a Finlandia sino también a los Estados bálticos, de repente motivó esta acción con la afirmación, tan ridícula como falsa, de que debía proteger a estos países de una amenaza externa o prevenirla.

Esto solo podría aplicarse a Alemania, ya que ninguna otra potencia podría siquiera ingresar al área del Báltico, y mucho menos ir a la guerra allí. Aún así tuve que estar en silencio. Sin embargo, los que estaban en el poder en el Kremlin inmediatamente fueron más lejos.

Mientras que en la primavera de 1940 Alemania, de acuerdo con el llamado pacto de amistad, retiró sus fuerzas de la frontera del Lejano Oriente y, de hecho, en su mayor parte despejó estas áreas por completo de tropas alemanas, una concentración de fuerzas rusas en ese tiempo ya estaba comenzando en una medida que sólo podía considerarse como una amenaza deliberada para Alemania.

Según una declaración que Molotov [Ministro de Relaciones Exteriores soviético y entonces Primer Ministro Vyacheslav Molotov] hizo personalmente en ese momento, había veintidós divisiones rusas solo en los Estados Bálticos ya en la primavera de 1940.

Dado que el propio gobierno ruso siempre afirmó que fue convocado por la población local, el propósito de su presencia allí solo podía ser una manifestación contra Alemania.

Mientras nuestros soldados desde el 5 de mayo de 1940 en adelante habían estado rompiendo el poder británico de Franco en el oeste, el despliegue militar ruso en nuestra frontera oriental continuaba en un grado cada vez más amenazador.

A partir de agosto de 1940, por lo tanto, consideré que era del interés del Reich no permitir que nuestras provincias orientales, que además ya habían sido devastadas con tanta frecuencia, permanecieran desprotegidas frente a esta tremenda concentración de divisiones bolcheviques.

Así surgió la cooperación ruso-británica, destinada principalmente a atar fuerzas tan poderosas en el este que el alto mando alemán ya no podía justificar la conclusión radical de la guerra en el oeste, particularmente en lo que respecta a los aviones.

Sin embargo, esto estaba en consonancia con los objetivos no solo de los británicos sino también de la política rusa soviética, ya que tanto Inglaterra como la Rusia soviética tienen la intención de dejar que esta guerra continúe el mayor tiempo posible para debilitar a toda Europa y hacerla progresivamente más impotente.

La amenaza de ataque de Rusia a Rumania, en último análisis, tenía la misma intención de apoderarse de una base importante, no solo de Alemania, sino también de la vida económica de Europa, o al menos destruirla. The Reich, especially since 1933, sought with unending patience to gain States in Southeast Europe as trading partners. We therefore also had the greatest interest in their internal constitutional consolidation and organization. Russia's advance into Rumania and Greece's tie-up with England threatened to turn these regions, too, within a short time into a general theatre of war.

Contrary to our principles and customs, and at the urgent request of the then Rumanian Government, which was itself responsible for this development, I advised acquiescence to the Soviet Russian demands for the sake of peace and the cession of Bessarabia.

The Rumanian Government believed, however, that it could answer for this before its own people only if Germany and Italy in compensation would at least guarantee the integrity of what still remained of Rumania.

I did so with heavy heart, principally because when the German Reich gives a guarantee that means it also abides by it. We are neither Englishmen nor Jews.

I still believe at this late hour to have served the cause of peace in that region, albeit by assuming serious personal obligation. In order, however, finally to solve these problems and achieve clarity concerning the Russian attitude toward Germany, as well as under pressure of continually increasing mobilization on our Eastern frontier, I invited Mr. Molotoff to come to Berlin.

The Soviet Minister for Foreign Affairs then demanded Germany's clarification of an agreement to the following four questions:

Point One was Molotov's question: Was the German guarantee for Romania also directed against Soviet Russia in case of attack by Soviet Russia on Rumania?

My answer: The German guarantee is a general one and is unconditionally binding upon us. Russia, however, never declared to us that she had other interests in Rumania beyond Bessarabia. The occupation of Northern Bukovina had already been a violation of this assurance. I did not therefore think that Russia could now suddenly have more far-reaching intentions against Rumania.

Molotov's second question: That Russia again felt menaced by Finland. Russia was determined not to tolerate this. Was Germany ready not to give any aid to Finland and above all immediately to withdraw German relief troops marching through to Kirkenes?

My answer: Germany continued to have absolutely no political interests in Finland. A fresh war by Russia against the small Finnish people could not, however, be regarded any longer by the German Government as tolerable, all the more so as we could never believe Russia to be threatened by Finland. Under no circumstances did we want another theatre of war to arise in the Baltic.

Molotov's third question: Was Germany prepared to agree that Russia give a guarantee to Bulgaria and send Soviet Russian troops to Bulgaria for this purpose in connection with which he-Molotoff-was prepared to state that the Soviets did not intend on that account, for example, to depose the King?

My answer: Bulgaria was a sovereign State and I had no knowledge that Bulgaria had ever asked Soviet Russia for any kind of guarantee such as Rumania had requested from Germany. Moreover, I would have to discuss the matter with my allies.

Molotov's fourth question: Soviet Russia required free passage through the Dardenelles under all circumstances and for her protection also demanded occupation of a number of important bases on the Dardenelles and Bosphorus. Was Germany in agreement with this or not?

My answer: Germany was prepared at all times to agree to alteration of the Statute of Montreux in favor of the Black Sea States. Germany was not prepared to agree to Russia's taking possession of bases on the Straits.

National Socialists! Here I adopted the only attitude that I could adopt as the responsible leader of the German Reich but also as the representative of European culture and civilization and conscious of my responsibility.

The consequence was to increase in Soviet Russia the activity directed against the Reich, above all, however, the immediate commencement of undermining the new Rumanian State from within and an attempt to remove the Bulgarian Government by propaganda.

With the help of the confused and immature leaders of the Rumanian Legion (Iron Guard) a coup d'etat was staged in Rumania whose aim was to overthrow Chief of State General Antonescu and produce chaos in the country so as to remove all legal power of the government and thus the precondition for an implement of the German guarantee.

I nevertheless still believed it best to remain silent.

Immediately after the failure of this undertaking, renewed reinforcement of concentrations of Russian troops on Germany's eastern frontier took place. Panzer detachments and parachutists were transferred in continually increasing numbers to dangerous proximity to the German frontier. German fighting forces and the German nation know that until a few weeks ago not a single tank or mechanized division was stationed on our eastern frontier.

If any final proof was required for the coalition meanwhile formed between England and Soviet Russia despite all diversion and camouflage, the Yugoslav conflict provided it.

While I made every effort to undertake a final attempt to pacify the Balkans and in sympathetic cooperation with Il Duce invited Yugoslavia to join the Tripartite Pact, England and Soviet Russia in a joint conspiracy organized that coup d'etat which in one night removed the then government which had been ready to come to agreement.

For we can today inform the German nation that the Serb Putsch against Germany did not take place merely under the British, but primarily under Soviet Russian auspices. As we remained silent on this matter also, the Soviet leaders now went still one step further. They not only organized the Putsch, but a few days later also concluded that well-known friendship pact with the Serbs in their will to resist pacification of the Balkans and incite them against Germany.

And this was no platonic intention: Moscow demanded mobilization of the Serb Army.

Since even now I still believe it better not to speak, those in power in the Kremlin went still further: The Government of the German Reich today possesses documentary evidence which proves that Russia, in order finally to bring Serbia into the war, gave her a promise to supply her via Salonika with arms, aircraft, munitions and other war materials against Germany.

And this happened almost at the very moment when I myself advised Japanese Foreign Minister Matsuoka that eased tension with Russia always was in hope, thereby to serve the cause of peace.

Only the rapid advance of our incomparable divisions to Skoplie as well as the capture of Salonika itself frustrated the aims of this Soviet Russian-Anglo-Saxon plot. Officers of the Serb air force, however, fled to Russia and were there immediately received as allies.

The victory of the Axis Powers in the Balkans in the first instance thwarted the plan to involve Germany this Summer in months-long battles in Southeastern Europe while meantime steadily completing the alignment of Soviet Russian armies and increasing their readiness for war in order, finally, together with England and supported by American supplies anticipated, to crush the German Reich and Italy.

Thus Moscow not only broke but miserably betrayed the stipulations of our friendly agreement. All this was done while the rulers in the Kremlin, exactly as in the case of Finland and Rumania, up to the last moment pretended peace and friendship and drew up an ostensibly innocent démenti.

Although until now I was forced by circumstances to keep silent again and again, the moment has now come when to continue as a mere observer would not only be a sin of omission but a crime against the German people-yes, even against the whole of Europe.

Today something like 160 Russian divisions are standing at our frontiers. For weeks constant violations of this frontier have taken place, not only affecting us but from the far north down to Rumania.

Russian airmen consider it sport nonchalantly to overlook these frontiers, presumably to prove to us that they already feel themselves masters of these territories.

During the night of June 17 to June 18 Russian patrols again penetrated into the Reich's territory and could only be driven back after prolonged firing. This has brought us to the hour when it is necessary for us to take steps against this plot devised by the Jewish Anglo-Saxon warmongers and equally the Jewish rulers of the Bolshevist center in Moscow.

German people! At this moment a march is taking place that, as regards extent, compares with the greatest the world hitherto has seen. United with their Finnish comrades, the fighters of the victory of Narvik are standing in the Northern Arctic. German divisions commanded by the conqueror of Norway, in cooperation with the heroes of Finnish freedom, under their marshal, are protecting Finnish soil.

Formations of the German Eastern Front extend from East Prussia to the Carpathians. German and Rumanian soldiers are united under Chief of State Antonescu from the banks of the Pruth along the lower reaches of the Danube to the shores of the Black Sea. The task of this front, therefore, no longer is the protection of single countries, but the safeguarding of Europe and thereby the salvation of all.

I therefore decided today again to lay the fate and future of the German Reich and our people in the hands of our soldiers.


On This Day: June 22

On June 22, 1940, during World War II, Adolf Hitler gained a stunning victory as France was forced to sign an armistice eight days after German forces overran Paris.

On June 22, 1898, Erich Maria Remarque, the German-born author of "All Quiet on the Western Front", was born. Following his death on Sept. 25, 1970, his obituary appeared in The Times.

En este día

1815 Napoleon Bonaparte abdicated for the second time.
1868 Arkansas was re-admitted to the Union.
1870 Congress created the Department of Justice.
1938 Heavyweight boxing champion Joe Louis knocked out Max Schmeling of Germany in the first round of their rematch in New York City&aposs Yankee Stadium.
1940 France was forced to sign an armistice eight days after German forces overran Paris during World War II.
1941 Germany invaded the Soviet Union during World War II.
1944 President Franklin D. Roosevelt signed the GI Bill of Rights, authorizing a broad package of benefits for World War II veterans.
1945 The World War II battle for Okinawa ended 12,520 Americans and 110,000 Japanese were killed in the 83-day campaign.
1969 Singer-actress Judy Garland died at age 47.
1970 President Richard Nixon signed a measure lowering the voting age to 18.
1977 Former Attorney General John N. Mitchell began serving a sentence for his role in the Watergate cover-up.
1981 Mark David Chapman pleaded guilty to killing rock musician John Lennon.
1986 Diego Maradona scored both goals in Argentina&aposs 2-1 World Cup quarterfinal victory over England in Mexico City – including one that he punched in, unseen by the referee. When asked about the play later, Maradona said, "It was the hand of God."
1992 The Supreme Court unanimously ruled that hate-crime laws that ban cross-burning and similar expressions of racial bias violate free-speech rights.
1993 Former first lady Pat Nixon died at age 81.
2009 Jon and Kate Gosselin, stars of the reality TV series "Jon & Kate Plus 8," announced plans to divorce.
2011 President Barack Obama announced he would pull home 33,000 troops from Afghanistan by the following summer.

Cumpleaños históricos

Erich Maria Remarque 6/22/1898 - 9/25/1970 German novelist wrote "All Quiet on the Western Front".Go to obituary »

June 21st, 1951 is a Thursday. It is the 172nd day of the year, and in the 25th week of the year (assuming each week starts on a Monday), or the 2nd quarter of the year. Hay 30 días en este mes. 1951 is not a leap year, so there are 365 days in this year. The short form for this date used in the United States is 6/21/1951, and almost everywhere else in the world it's 21/6/1951.

Este sitio proporciona una calculadora de fechas en línea para ayudarlo a encontrar la diferencia en el número de días entre dos fechas del calendario. Simplemente ingrese la fecha de inicio y finalización para calcular la duración de cualquier evento. También puede usar esta herramienta para determinar cuántos días han pasado desde su cumpleaños o medir la cantidad de tiempo hasta la fecha de parto de su bebé. Los cálculos utilizan el calendario gregoriano, que fue creado en 1582 y posteriormente adoptado en 1752 por Gran Bretaña y la parte oriental de lo que hoy es Estados Unidos. Para obtener mejores resultados, use fechas posteriores a 1752 o verifique cualquier dato si está haciendo una investigación genealógica. Los calendarios históricos tienen muchas variaciones, incluido el antiguo calendario romano y el calendario juliano. Los años bisiestos se utilizan para hacer coincidir el año calendario con el año astronómico. Si está tratando de averiguar la fecha que ocurre dentro de X días a partir de hoy, cambie al Calculadora de días a partir de ahora en lugar de.


Today in World War II History—June 22, 1940 & 1945

80 Years Ago—June 22, 1940: France signs armistice with Germany at Compiègne, splitting into a Nazi-occupied zone in the north and a “free” zone in the south, based in Vichy.

In Japan, Prince Konoye Fumimora forms a new cabinet with Hideki Tojo as Minister of War.

Raising the US flag on Okinawa, Japan, 22 Jun 1945 (US Army photo)

75 Years Ago—June 22, 1945: Battle for Okinawa officially ends at a high cost—12,520 Americans killed, 110,000 Japanese killed, plus thousands of civilians who committed suicide.

During the Okinawa campaign, the US Navy took its heaviest losses of the war with 36 vessels sunk and 4907 killed. In addition, the US lost 763 planes and the Japanese lost 7800.


Baseball History on June 22

Baseball Births on June 22 / Baseball Deaths on June 22

Players Born on, Died on, Debut on, Finished on June 22

Baseball history on June 22 includes a total of 50 Major League baseball players born that day of the year, 18 Major League baseball players who died on that date, 69 baseball players who made their Major League debut on that date, and 76 Major League baseball players who appeared in their final game that date.

Bill James, on the same page of the same book we used at the top of this page, said, "But as I began to do research on the history of baseball (in order to discuss the players more intelligently) I began to feel that there was a history a baseball that had not been written at that time, a history of good and ordinary players, a history of being a fan, a history of games that meant something at the time but mean nothing now." To that end, I have created Baseball Almanac. A site to worship baseball. A site by a fan who is trying to tell the history of good and ordinary baseball players.


Ver el vídeo: Noticiero de Guerra Aleman Junio 1940