Asociación Nacional del Sufragio Femenino

Asociación Nacional del Sufragio Femenino

En 1840, dos miembros de la Sociedad de Amigos, Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott, viajaron a Londres como delegados a la Convención Mundial contra la Esclavitud. Ambas mujeres estaban furiosas cuando, al igual que las mujeres británicas en la convención, se les negó el permiso para hablar en la reunión. Stanton recordó más tarde: "Decidimos celebrar una convención tan pronto como regresáramos a casa y formar una sociedad para defender los derechos de las mujeres".

Sin embargo, no fue hasta 1848 que Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott organizaron la Convención de Derechos de la Mujer en Seneca Falls. La resolución de Stanton de que era "el deber de las mujeres de este país asegurarse el derecho sagrado al sufragio electivo" fue aprobada, y esto se convirtió en el foco de la campaña del grupo durante los próximos años.

En 1866, Elizabeth Cady Stanton, Lucretia Mott, Susan B. Anthony y Lucy Stone ayudaron a establecer la Asociación Estadounidense por la Igualdad de Derechos. Al año siguiente, la organización se volvió activa en Kansas, donde el sufragio negro y el sufragio femenino se decidirían por voto popular. Sin embargo, ambas ideas fueron rechazadas en las urnas.

En 1869, Elizabeth Cady Stanton y Susan B. Anthony formaron una nueva organización, la Asociación Nacional de Sufragio Femenino (NWSA). La organización condenó las enmiendas decimocuarta y decimoquinta como flagrantes injusticias contra las mujeres. La NWSA también abogó por un divorcio más fácil y el fin de la discriminación en el empleo y la remuneración.

Otro grupo, la American Woman Suffrage Association (AWSA) se formó el mismo año en Boston. Los miembros principales de la AWSA incluyeron a Lucy Stone y Julia Ward Howe. Menos militante que la Asociación Nacional del Sufragio Femenino, la AWSA solo se preocupó por obtener el voto y no hizo campaña sobre otros temas.

En la década de 1880 quedó claro que no era una buena idea tener dos grupos rivales haciendo campaña por los votos de las mujeres. Después de varios años de negociaciones, la AWSA y la NWSA se fusionaron en 1890 para formar la Asociación Nacional Estadounidense del Sufragio de la Mujer (NAWSA). Los líderes de esta nueva organización incluyen a Elizabeth Cady Stanton, Susan B. Anthony, Carrie Chapman Catt, Frances Willard, Matilda Joslyn Gage y Anna Howard Shaw.


La Asociación Nacional del Sufragio de la Mujer y la Asociación Estadounidense del Sufragio de la Mujer

Poco después de la Guerra Civil, hubo una división sísmica en el movimiento por el sufragio femenino. Involucró a todos los grandes nombres del movimiento y dio como resultado dos organizaciones rivales. Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton fundaron la Asociación Nacional de Sufragio Femenino (NWSA), mientras que Lucy Stone, Henry Blackwell y Julia Ward Howe crearon la Asociación Estadounidense de Sufragio Femenino (AWSA). Las dos organizaciones funcionaron de forma independiente, con cierto antagonismo, hasta que se reunificaron en 1890. La organización nacional resultante, la Asociación Nacional Estadounidense del Sufragio Femenino (NAWSA), se convirtió en la voz más destacada del movimiento y amplió enormemente su influencia. La división y la reconciliación fueron impulsadas principalmente por argumentos sobre estrategia: diferentes líderes tenían diferentes ideas sobre qué defender y cómo.

De los dos grupos, la Asociación Nacional del Sufragio Femenino fue más agresiva en sus tácticas y demandas. La causa inmediata de la división fue la Decimoquinta Enmienda, que otorgó a los esclavos liberados (solo a los libertos) el derecho al voto. Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton habían abogado por los derechos de voto tanto de los esclavos liberados como de las mujeres. No apoyaron la aprobación de la Decimoquinta Enmienda siempre que solo incluyera a los hombres. También adoptaron una postura más radical sobre otros temas como las leyes de divorcio y las condiciones laborales de las mujeres. Finalmente, se enfocaron en la aprobación de una Enmienda nacional en contraposición a cambios a nivel estatal. La NWSA tampoco permitía que los hombres ocuparan puestos de liderazgo.

La American Woman Suffrage Association fue más progresiva y conservadora en sus tácticas. Incluyó a hombres en su liderazgo, como Henry Blackwell, para mantener vínculos más estrechos con el mundo político. Pensó que la Decimoquinta Enmienda era lo suficientemente importante como para aprobarse independientemente del sufragio femenino. Se limitó por completo al sufragio femenino y no abordó otras cuestiones políticas. También se enfocó en aprobar leyes a nivel estatal, creyendo que el tema podría ascender lentamente a importancia nacional si suficientes estados asumieran la causa.

En la década de 1880, las fortalezas y debilidades de cada enfoque se habían hecho evidentes. Incluso la propia Susan B. Anthony comenzó a dejar de lado otras cuestiones en favor de un enfoque singular en el sufragio femenino. Los activistas más jóvenes fueron eliminados de la división de 1869 y no pensaron que los problemas detrás de ella fueran relevantes, y vieron la división entre las dos organizaciones como una cuestión de conflictos de personalidad. Muchos en el movimiento comenzaron a pensar que nunca se lograría progreso con tal difusión de esfuerzos, y las mejores posiciones de los dos grupos finalmente se consolidaron en la NAWSA, de la cual Elizabeth Cady Stanton fue la primera presidenta. Pronto fue seguida por Susan B. Anthony.

Esta reconciliación señaló las estrategias que se utilizarían para impulsar el sufragio femenino en la corriente política principal. Las activistas aprovecharon el creciente movimiento de clubes de mujeres para atraer a miles de mujeres nuevas a su órbita. Calificaron el sufragio femenino como una causa moderada y no controvertida al desvincularlo de otras causas radicales del momento. Por ejemplo, la NAWSA restó importancia a su apoyo de los negros y no dio a conocer su membresía femenina negra (particularmente importante si se quería asegurar el apoyo esencial de cualquier estado del sur para una Enmienda). También apoyó a cualquier político de cualquiera de los partidos que apoyara el sufragio femenino y no se posicionó sobre los controvertidos temas políticos del momento. La propia Susan B. Anthony fue alabada como una figura abuela del movimiento, y muchas de sus controversias y posiciones anteriores fueron blanqueadas. De todas estas formas, NAWSA buscó hacer del apoyo del sufragio femenino una posición socialmente aceptable, lo que podría traducirse en acciones por parte de los políticos nacionales en la Cámara y el Senado.

Por supuesto, la historia final es un poco más complicada. Activistas como Alice Paul implementaron tácticas mucho más agresivas en la década de 1910. Las marchas sufragistas fueron atacadas por turbas y los conflictos atrajeron a la policía y a los titulares sensacionalistas. Muchas mujeres formaron piquetes en la Casa Blanca, a partir de 1917, como Centinelas Silenciosas, y las autoridades las golpearon y abusaron. Quizás la Decimonovena Enmienda hubiera sucedido de todos modos, o quizás la estrategia de la NAWSA hubiera llegado a sus límites. Las preguntas sobre tácticas y qué tácticas fueron más efectivas para influir y cambiar, en lugar de alienar al público en general, persistirían hasta la ratificación y se habrían aplicado a muchos movimientos posteriores además del sufragio femenino.


2020-2021 homenajeados

El tema del Mes Nacional de la Mujer y la Historia # 8217 de 2021 captura el espíritu de estos tiempos desafiantes. Dado que la mayoría de las celebraciones del centenario del sufragio de las mujeres en 2020 se redujeron, la Alianza Nacional de las Mujeres y la Historia está ampliando el tema anual para 2021 a & # 8220 Mujeres Valientes del Voto: Negarse a Ser Silenciadas. & # 8221

La National Women & # 8217s History Alliance está decidida a que se sigan reconociendo y honrando los importantes roles de las sufragistas multiculturales y las activistas por el derecho al voto. Nos negamos a permitir que sus voces sean silenciadas, incluso por una pandemia.

Muchas organizaciones ya han reprogramado y extendido sus eventos del centenario hasta el 2021. Con la atención nacional avanzando, el 2021 reconocerá particularmente las nuevas investigaciones notables, la actividad política de base y los desarrollos artísticos en todos los estados.

Estos profundizan nuestra comprensión y arrojan una nueva luz brillante sobre la participación política, el desarrollo y el liderazgo de las mujeres locales. A pesar de la tremenda oposición, se negaron a ser silenciados.

HONRARIOS VIVOS

María Teresa Kumar

Maria Teresa Kumar es una activista de derechos políticos y de voto hispanoamericana. Kumar nació en Bogotá, Colombia y creció en Sonoma, California. Asistió a la universidad en la Escuela de Gobierno de la Universidad Kennedy de Harvard y en la Universidad de California Davis.

Clic aquí para saber más

El trabajo de Kumar a través de Voto Latino le ha valido muchos premios prestigiosos, incluidos varios premios Promax Gold. Hispanic Business reconoció a Kumar como uno de los 100 latinos más influyentes de Estados Unidos. También ha sido nombrada una de las 10 mujeres más influyentes en Washington D.C. por la revista Elle. Su trabajo ha sido presentado en Celebrity Habla de HBO y Undergraduates de PBS.

Kumar también trabaja como líder mundial joven del Foro Económico Mundial, becario del Instituto Aspen, primer promotor de Hunt Alternative Fund y miembro vitalicio del Consejo de Relaciones Exteriores. Es miembro de las juntas directivas nacionales de EMILY's List, Latino Leaders Network y Planned Parenthood Federation of America.

Eleanor Holmes Norton

Líder de derechos civiles, congresista, abogado y organizador

Eleanor Holmes Norton es una líder de derechos civiles y organizadora política. Su trabajo sobre los derechos de voto se remonta a la década de 1960 y continúa en la actualidad. Norton obtuvo una licenciatura de Antioch College y una maestría y una maestría en derecho de la Universidad de Yale. Actualmente se desempeña como Representante del Congreso para el Distrito de Columbia.

Clic aquí para saber más

De 1965 a 1970 Norton se desempeñó como subdirectora legal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), donde se especializó en temas de libertad de expresión. Ella ganó un caso famoso que representaba a las empleadas de Newsweek que puso fin a la política de las revistas de contratar solo a reporteros masculinos. En 1970 fue nombrada directora de la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad de Nueva York, donde celebró las primeras audiencias del país sobre discriminación contra la mujer. El presidente Carter la nombró la primera mujer presidenta de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) en 1977.

Eleanor Holmes Norton fue elegida al Congreso por primera vez en 1990, donde ha servido los últimos 15 mandatos como delegada sin derecho a voto, representando a ciudadanos de Washington DC En el Congreso, Norton ha luchado por los derechos de voto y el autogobierno del Distrito de Columbia residentes. Es miembro del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental y del Comité de Transporte e Infraestructura. Norton ha sido reconocido con numerosos premios, incluidos más de cincuenta títulos honoríficos.

Terry Ao Minnis

Director sénior de los programas de censo y votación, Asian Americans Advancing Justice

Terry Ao Minnis es una activista por el derecho al voto que ha dedicado su carrera a luchar por el derecho a la igualdad de acceso al voto. Ao Minnis asistió a la Universidad de Chicago, donde obtuvo su licenciatura en economía. Luego continuó su educación en la Facultad de Derecho de Washington de la American University, donde recibió su título de abogada. Es una líder clave en campañas que reautorizan la Ley de Derechos Electorales y ha escrito numerosos artículos y resúmenes amicus en apoyo de los derechos electorales.


Nueva York y la 19a Enmienda

Estado de Nueva York representado en púrpura, blanco y dorado (colores de la bandera de sufragio del Partido Nacional de la Mujer), lo que indica que Nueva York fue uno de los 36 estados originales que ratificaron la 19ª Enmienda.

Las mujeres se organizaron por primera vez en apoyo de los derechos de las mujeres en julio de 1848 en el estado de Nueva York. Sufragistas como Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott convocaron una reunión de más de 300 personas en Seneca Falls, Nueva York. En las décadas siguientes, las mujeres marcharon, protestaron, presionaron e incluso fueron a la cárcel. En la década de 1870, las mujeres presionaron al Congreso para que votara una enmienda que reconocería sus derechos de sufragio. Esta enmienda a veces se conocía como la Enmienda Susan B. Anthony y se convirtió en la Enmienda 19.

"El derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será denegado ni restringido por los Estados Unidos ni por ningún estado por razón de sexo".

Las mujeres de Nueva York estaban en primera línea en la lucha por el sufragio. Aunque no asistió a la Convención de Seneca Falls, Susan B. Anthony se convirtió en una de las activistas más conocidas por los derechos de las mujeres, especialmente el derecho al voto. Cuando otros métodos para ganar la votación no tuvieron éxito, Anthony comenzó a cabildear por una enmienda a la Constitución que otorgaba el derecho al voto a las mujeres, lo que se conocía como la enmienda Susan B. Anthony. Alva Vanderbilt Belmont usó su gran riqueza y su posición en la sociedad de la Edad Dorada para abogar por los derechos de las mujeres con las personas influyentes en su círculo social. Inspirada por las tácticas más conflictivas de las sufragistas británicas lideradas por Emmeline Pankhurst y sus hijas, Belmont se convirtió en la principal benefactora del trabajo de Alice Paul, que había participado en manifestaciones en Inglaterra y había sido encarcelada allí. Belmont se desempeñó como presidenta del Partido Nacional de Mujeres, fundado por Paul.

Cuando Carrie Chapman Catt asumió el liderazgo de la Asociación Nacional Estadounidense del Sufragio de la Mujer (NAWSA) en 1915, adoptó su "Plan Ganador", que implicaba ganar la votación en muchos más estados primero para generar apoyo público para la enmienda constitucional. Asegurar el voto en Nueva York fue un pilar de esta estrategia. Después de repetidas derrotas, las mujeres de Nueva York ganaron la votación en noviembre de 1917.

Después de décadas de argumentos a favor y en contra del sufragio femenino, el Congreso finalmente aprobó la 19ª Enmienda en 1919. Después de que el Congreso aprobó la enmienda, al menos 36 estados debían votar a favor de ella para que se convirtiera en ley. Este proceso se llama ratificación.

Bandera del estado de Nueva York. CC0 El 16 de junio de 1919, Nueva York votó para ratificar la Decimonovena Enmienda. En agosto de 1920, 36 estados (incluido Nueva York) ratificaron la enmienda y se convirtió en parte de la Constitución de los Estados Unidos. En todo el país, el derecho al voto no se podía negar ni restringir en función del sexo.

Cortesía de la colección de exposiciones sobre el sufragio femenino del estado de Nueva York.
https://cdm16694.contentdm.oclc.org/digital/collection/p16694coll52/id/672

Esta imagen muestra un artículo de periódico publicado por The New York Times el 19 de enero de 1910. Las organizaciones de sufragio rara vez estaban integradas racialmente. Los sufragistas blancos temían alienar a los aliados en los estados del sur. Las mujeres negras a menudo formaban sus propias organizaciones de sufragio que defendían los derechos tanto de las mujeres como de los hombres negros.
En algunos casos, sin embargo, tanto sufragistas blancos como negros trabajaron juntos para promover la causa (como se ejemplifica en este artículo de periódico).

Lugares de Nueva York del sufragio femenino: sala Carnegie

En los años previos a la aprobación de la 19ª Enmienda, el Carnegie Hall organizó más de dos docenas de eventos relacionados con el sufragio femenino. Emmeline Pankhurst y Jeannette Rankin pronunciaron discursos aquí promoviendo el sufragio femenino. En 1918, el Partido Nacional de la Mujer celebró una reunión en el salón. El edificio es un Monumento Histórico Nacional y está abierto para visitas públicas.

Descubra más lugares de ratificación

Carnegie Hall es un lugar importante en la historia de la ratificación. Está designado como Monumento Histórico Nacional.


Acerca de la American Woman Suffrage Association

La Asociación Estadounidense del Sufragio de la Mujer se formó en noviembre de 1869, cuando la Asociación Estadounidense por la Igualdad de Derechos se derrumbó por el debate sobre la aprobación de la 14ª enmienda y la 15ª enmienda a la constitución de los Estados Unidos al final de la Guerra Civil Estadounidense. En 1868 se ratificó la decimocuarta enmienda, que incluía por primera vez la palabra "hombre" en la constitución.

Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton creían que el Partido Republicano y los abolicionistas habían traicionado a las mujeres al excluirlas de las enmiendas 14 y 15, extendiendo el voto solo a los hombres negros. Otros, incluidos Lucy Stone, Julia Ward Howe, T. W. Higginson, Henry Blackwell y Wendell Phillips, estaban a favor de apoyar las enmiendas por temor a que no se aprobaran si se incluía a las mujeres.

Stanton y Anthony comenzaron a publicar un artículo, La Revolución, en enero de 1868, y a menudo expresaban su sentido de traición a antiguos aliados que estaban dispuestos a dejar de lado los derechos de las mujeres.

En noviembre de 1868, la Convención de los Derechos de la Mujer en Boston había llevado a algunos participantes a formar la Asociación de Sufragio Femenino de Nueva Inglaterra. Lucy Stone, Henry Blackwell, Isabella Beecher Hooker, Julia Ward Howe y T. W. Higginson fueron los fundadores de NEWSA. La organización tendió a apoyar a los republicanos y al voto negro. Como dijo Frederick Douglass en un discurso en la primera convención de la NEWSA, "la causa del negro era más urgente que la de la mujer".

Al año siguiente, Stanton y Anthony y algunos partidarios se separaron de la Asociación Estadounidense por la Igualdad de Derechos y formaron la Asociación Nacional del Sufragio Femenino, dos días después de la convención de mayo de 1869 de la AERA.

La American Woman Suffrage Association se centró en el tema del sufragio femenino, excluyendo otros temas. La publicación El diario de la mujer fue fundada en enero de 1870 con los editores Lucy Stone y Henry Blackwell, asistidos por Mary Livermore en los primeros años, por Julia Ward Howe en la década de 1870, y luego por Stone y la hija de Blackwell, Alice Stone Blackwell.

La decimoquinta enmienda se convirtió en ley en 1870, prohibiendo la negación del derecho al voto basado en la "raza, color o condición previa de servidumbre" de un ciudadano. Ningún estado ha aprobado aún leyes sobre el sufragio femenino. En 1869, tanto el Territorio de Wyoming como el Territorio de Utah habían otorgado a las mujeres el derecho al voto, aunque en Utah, a las mujeres no se les otorgó el derecho a ocupar cargos públicos, y el voto fue retirado por una ley federal en 1887.

La American Woman Suffrage Association trabajó por el sufragio estado por estado, con apoyo ocasional para la acción federal. En 1878, se introdujo una enmienda sobre el sufragio femenino en la Constitución de los Estados Unidos y fue derrotada rotundamente en el Congreso. Mientras tanto, la NWSA también comenzó a centrarse más en referendos de sufragio estado por estado.

En octubre de 1887, frustrada por la falta de progreso y el debilitamiento del movimiento por el sufragio por su división entre dos facciones, y observando que sus estrategias se habían vuelto más similares, Lucy Stone propuso en una convención de la AWSA que la AWSA se acercara a la NWSA sobre un fusión. Lucy Stone, Susan B. Anthony, Alice Stone Blackwell y Rachel Foster se reunieron en diciembre, y pronto las dos organizaciones establecieron comités para negociar una fusión.

En 1890, la American Woman Suffrage Association se fusionó con la National Woman Suffrage Association, formando la National American Woman Suffrage Association. Elizabeth Cady Stanton se convirtió en la presidenta de la nueva organización (en gran parte una posición de figura decorativa ya que luego realizó un viaje de dos años a Inglaterra), Susan B. Anthony se convirtió en vicepresidenta (y, en ausencia de Stanton, presidenta interina), y Lucy Stone, que estaba enfermo en el momento de la fusión, se convirtió en jefe del Comité Ejecutivo.


Contenido

Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton, líderes de la Asociación Nacional de Sufragio Femenino (NWSA), iniciaron el proyecto de escribir una historia del movimiento por el sufragio femenino en 1876. El proyecto dominó sus vidas durante gran parte de la siguiente década, aunque Anthony en particular También mantuvo una apretada agenda de conferencias y otras actividades de sufragio femenino. Originalmente concebida como una publicación modesta que tomaría sólo cuatro meses para escribirse, [1] evolucionó a una obra de más de 5700 páginas escritas durante un período de 41 años. Se completó en 1922, mucho después de las muertes de Stanton y Anthony en 1902 y 1906 respectivamente.

En la introducción, los autores escribieron: "Esperamos que la contribución que hemos hecho pueda permitir a otra mano en el futuro escribir una historia más completa de 'la reforma más trascendental que se ha lanzado en el mundo: la primera protesta organizada contra el injusticia que se ha apoderado del carácter y el destino de la mitad de la raza humana '". [2] El primer volumen está dedicado a la memoria de las mujeres pioneras en el movimiento, con Mary Wollstonecraft, autora de Una reivindicación de los derechos de la mujer (1792), destacado en primer lugar.

Los primeros tres volúmenes, que cubren la historia del movimiento desde sus inicios hasta 1885, fueron escritos y editados por Stanton, Anthony y Matilda Joslyn Gage. El Volumen 1 (1848-1861) apareció en 1881, el Volumen 2 (1861-1876) en 1882 y el Volumen 3 (1876-1885) en 1886. [3] Algunos de los primeros capítulos aparecieron por primera vez en el periódico de Gage, El ciudadano nacional y las urnas. [4]

Anthony había guardado durante años cartas, recortes de periódicos y materiales similares de valor histórico para el movimiento por el sufragio femenino. En 1876 envió varios baúles y cajas de estos materiales a la casa de Stanton en Nueva Jersey y se mudó a esa casa para comenzar a trabajar en el proyecto con Stanton. [5] Anthony odiaba este tipo de trabajo. En sus cartas, dijo que el proyecto "me hace sentir gruñona todo el tiempo. Ningún caballo de guerra jadeó más por la prisa de la batalla que yo por el trabajo exterior. Me encanta hacer historia, pero odio escribirla". [6] El trabajo condujo inevitablemente a desacuerdos. Margaret, la hija de Stanton, informó que "A veces, estas disputas son tan altas que los corrales van hacia abajo, uno sale por una puerta y el otro por la otra, caminando en direcciones opuestas alrededor de la propiedad, y justo cuando he tomado la decisión de que esto la hermosa amistad de cuarenta años ha terminado por fin, los veo bajando la colina, tomados del brazo ". [7]

Cuando Stanton estuvo enferma durante varios meses en 1881, su hija Harriet completó su trabajo editorial para el volumen 2. Consternada al saber que Anthony y Stanton no tenían un plan para cubrir la historia de la American Woman Suffrage Association (AWSA), un rival de su NWSA , Harriet Stanton también escribió ese capítulo de 107 páginas con información recopilada principalmente de la Diario de la mujer, una publicación periódica publicada por la AWSA. [8] [9]

Según Ellen Carol DuBois, historiadora del movimiento de mujeres, "Los volúmenes iniciales están concebidos de manera muy amplia, una combinación de la amplia gama filosófica de Stanton, las energías organizativas de Anthony y la sensibilidad histórica de Gage". [10] Anthony era el gerente comercial. Stanton escribió gran parte del texto, proporcionándole su distintiva interpretación histórica. Gage escribió varios ensayos históricos, incluido uno largo que evalúa críticamente la actitud del cristianismo hacia las mujeres a lo largo de la historia. [10] Gage también proporcionó una cantidad significativa de documentos históricos al proyecto y era experto en rastrear documentación adicional en bibliotecas. [11]

Además de hacer una crónica de las actividades del movimiento, los volúmenes iniciales incluyen reminiscencias de los líderes del movimiento y análisis de las causas históricas de la condición de la mujer. También contienen una variedad de materiales primarios, que incluyen cartas, recortes de periódicos, discursos, transcripciones y decisiones judiciales e informes de conferencias. El tercer volumen incluye ensayos de activistas locales por los derechos de las mujeres que proporcionaron detalles sobre la historia del movimiento a nivel estatal. Ante la insistencia de Anthony, los volúmenes fueron indexados por un indexador profesional e incluyen muchos grabados en acero costosos de líderes de los derechos de las mujeres. [12]

Un legado de $ 24,000 de Eliza Jackson Eddy a Anthony en 1885 brindó asistencia financiera para completar estos volúmenes. [13] [14] Reconociendo que había pocas posibilidades de que el proyecto arrojara ganancias, Anthony pagó a Stanton y Gage por sus partes de los derechos de los libros. Publicó el Volumen 3 en 1886, incluyéndose a sí misma como editora. También compró las planchas de los volúmenes 1 y 2, que ya habían sido publicadas, a Fowler and Wells, el editor, y las reimprimió en 1887, incluyéndose nuevamente como editor. Anthony regaló más de 1000 copias por cuenta propia y las envió por correo a líderes políticos y bibliotecas de EE. UU. Y Europa. La publicación de los tres primeros volúmenes le costó a Anthony alrededor de 20.000 dólares. [15]

El volumen 4, que cubre el período de 1883 a 1900, fue publicado por Anthony en 1902, cuando tenía 82 años. Sus editores figuran como Anthony y su protegida más joven Ida Husted Harper, pero Harper hizo la mayor parte del trabajo ". [16] (Anthony también eligió a Harper para escribir su biografía). En una indicación de la creciente aceptación del movimiento por el sufragio femenino, La Universidad de Harvard envió un pedido del Volumen 4. Menos de veinte años antes, cuando Anthony envió a la escuela copias gratuitas de los primeros tres volúmenes, Harvard rechazó el regalo y devolvió los libros. [17]

La publicación de los volúmenes por sí misma presentó una variedad de problemas para Anthony, incluida la búsqueda de espacio para el inventario. Se vio obligada a limitar la gran cantidad de libros que guardaba en el ático de la casa que compartía con su hermana porque el peso amenazaba con derrumbar la estructura. [18]

Los volúmenes 5 y 6 fueron publicados en 1922 por la National American Woman Suffrage Association (NAWSA), mucho después de la muerte de Anthony en 1906. Escritos y editados por Harper, son un par de volúmenes que cubren diferentes aspectos del período de 1900 a 1920, el año en que se ratificó la Decimonovena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Esa enmienda, conocida popularmente como la Enmienda Susan B. Anthony, evita la negación del derecho al voto por motivos de sexo. [19]

Los últimos tres volúmenes incluyen información detallada sobre la NAWSA, documentando sus convenciones, oficiales, informes de comités y actividades tanto a nivel nacional como estado por estado. La NAWSA se formó en 1890 mediante la fusión de la Asociación Nacional del Sufragio Femenino y la Asociación Estadounidense del Sufragio Femenino. El primero fue dirigido por Anthony y Stanton, mientras que el segundo fue durante veinte años su rival bajo el liderazgo de Lucy Stone. Anthony era la figura dominante en la organización fusionada. [20] Los últimos tres volúmenes evitan la discusión de conflictos dentro del movimiento de mujeres durante el período que cubren. Por el contrario, la narrativa tiene un tono de inevitabilidad de la victoria del movimiento bajo el liderazgo de unos pocos líderes talentosos. [21]

En su testamento, Anthony legó las planchas para el Historia del sufragio femenino junto con el inventario existente de la National American Woman Suffrage Association. [22]

En 1978, Mari Jo Buhle y Paul Buhle condensaron las partes más importantes de la Historia del sufragio femenino dentro La historia concisa del sufragio femenino y lo publicó como un solo volumen de menos de 500 páginas.

los Historia del sufragio femenino proporciona solo una cobertura limitada a grupos e individuos que compitieron con Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton por el liderazgo del movimiento por el sufragio femenino. Solo retrata parcialmente el papel de Lucy Stone, una defensora pionera de los derechos de las mujeres y líder de la AWSA, una rival de la NWSA dirigida por Stanton y Anthony. Stanton instó a Stone a ayudar con el proyecto de historia escribiendo un relato de su propio papel en el movimiento, pero Stone se negó, diciendo que el proyecto debería dejarse para una generación posterior porque ninguno de los líderes de los dos grupos rivales podría escribir una historia imparcial. En consecuencia, Stone proporcionó a Stanton solo información mínima sobre sus actividades y le pidió que no escribiera un bosquejo biográfico de ella para incluirlo en la historia. [23] [24] Sin embargo, se incluyó un capítulo de 107 páginas sobre la historia de la AWSA, compilado por la hija de Stanton, Harriot Stanton Blatch en 1882. [25] Historia del sufragio femenino proporciona sólo una cobertura mínima de las actividades del militante Partido Nacional de la Mujer, fundado en 1913 por Alice Paul y otras activistas que anteriormente eran miembros de la NAWSA. [26]

Según la historiadora Ellen Carol DuBois, el Historia del sufragio femenino estableció durante varias décadas la visión consensuada de la historia del movimiento de mujeres, un "relato congelado del pasado, una historia caracterizada por la celebración, la inevitabilidad y la canonización". [27] La ​​historiadora y biógrafa Lori D. Ginzberg dijo: "En esa historia, Stanton solo articuló la demanda del sufragio femenino, y Anthony lideró la acusación de que solo había una organización principal (la suya) y las diferencias de principio que llevaron a la división no toleraba ningún debate ". [28] La historiadora Lisa Tetrault dijo que Stanton y Anthony mapearon una narrativa única y accesible sobre lo que de hecho había sido "una campaña extensa y multifacética". [29] Tetrault dijo que se colocaron a sí mismos ya sus aliados en el centro de la historia y minimizaron o ignoraron los roles de Stone y otros que no encajaban en su narrativa. [30] La investigación académica sobre la historia de las mujeres comenzó a salir de este marco con la publicación de Eleanor Flexner's Siglo de lucha en 1959. [31]

En El sufragio de la mujer y los derechos de la mujer, la historiadora Ellen Carol DuBois dijo: "No hay nada en los anales de la reforma estadounidense como Historia del sufragio femenino, un esfuerzo prolongado y deliberado de los activistas para asegurar su lugar en el registro histórico "[32]. La enciclopedia de la historia de la mujer en Estados Unidos describió el Historia del sufragio femenino como "la fuente primaria fundamental para la campaña del sufragio femenino". [33] En Elizabeth Cady Stanton: una vida estadounidense, Lori D. Ginzberg lo describió de manera similar como "la colección principal, si no la definitiva, de materiales de fuente primaria sobre el movimiento del siglo XIX". [28] Refiriéndose a los varios volúmenes de la Historia, Dijo Tetrault, "más de 125 años después de su publicación, siguen siendo una fuente indispensable, habiendo permanecido durante gran parte de ese tiempo como el depósito más rico de evidencia documental publicada y accesible de los movimientos de sufragio del siglo XIX". [34]

los Historia del sufragio femenino contiene más de 80 imágenes de mujeres activistas, incluidas estas imágenes de sus cuatro contribuyentes principales: [35]


Tema 2021
El tema de NWHA Women & # 8217s History 2021
Mujeres valientes del voto: negarse a ser silenciadas
continúa celebrando el centenario del sufragio

Una victoria tan importante como el hecho de que las mujeres ganen el derecho al voto merece una celebración más amplia. Esa es la razón por la que la Alianza Nacional de la Historia de la Mujer está liderando la campaña para celebrar el logro histórico de la mujer a lo largo de 2021.

Si bien 2020 fue un año muy desafiante, para la NWHA también fue un año increíble de descubrimiento y asociación. Después de 40 años de defender la historia de las mujeres, nos alegró mucho conectarnos y promover cientos de increíbles eventos del centenario del sufragio organizados por personas y grupos a nivel local, estatal y nacional. La variedad de organizaciones históricas de mujeres actuales y las nuevas investigaciones y recursos que han estado produciendo es deslumbrante.

Ha habido muchos avances asociados con el centenario del sufragio porque involucró a muchos grupos y organismos gubernamentales en todo el país aprendiendo sobre la importancia de la historia de la mujer por primera vez. Ahora, queremos seguir adelante para asegurar el progreso que hemos logrado y asegurarnos de que las mujeres multiculturales nunca más sean pasadas por alto en la historia de Estados Unidos.

Extendiendo el Centenario hasta el 2021

Amigos celebrando el centenario del sufragio femenino,

Esperamos que todos estén bien. In addition to the other worries related to the COVID virus, it’s likely that you are discouraged that your long planned activities to celebrate the suffrage centennial have not or may not come to pass. This is a big disappointment for us all.

However, we are committed to recognizing the women’s suffrage centennial despite the challenges we face. While there is every reason to feel discouraged, we can embrace the behavior of the women we celebrate – and adapt and persevere!

After consulting with many of you around the country, we believe it’s important to encourage the extension of the suffrage centennial through 2021. Many groups, individuals and institutions are already making plans. With this larger timeline in mind, we can continue throughout 2020 as much as possible, and then use 2021 to make up for the dislocation caused by the virus and even create new tributes. We can’t let the virus overwhelm recognition of women’s historic breakthrough. We can reclaim and make the most of the lost time.

We all hope and plan for events and exhibits to reopen relatively soon. But regardless, since the 100th anniversary year lasts until August 26, 2021, we suggest that organizations begin now to consider and plan for a clear and deliberate extension of centennial-related commemorations into 2021. The sooner we let partners, institutions and the media know the better. We realize that some groups will not want to or be able to do this, but we anticipate that many will.

Our two organizations will continue to share useful resources and information about how our community is coping and planning for the future. Please keep us updated on your activity. We appreciate your news, ideas, feedback and cooperation.

In the meantime, there are countless centennial resources to take advantage of online. The NWHA’s “Women Win the Vote” Gazette has hundreds of links plus state and national news – download from NWHA site. Also point people to http://www.2020Centennial.org, where they can learn more.

We are very grateful that the Rose Parade Float and so many suffrage centennial events took place during the first few months of 2020. And we know that, after this challenge passes, great opportunities lie ahead.

National Women’s History Alliance and the 2020 Women’s Vote Centennial Initiative

Centennial Catalog – View Here

This catalog was created by the National Women’s History Alliance to make more people aware of the women’s suffrage centennial efforts in each state and nationally.

These exciting State Centennial group websites offer a wide array of resources, new research, information on state history and local suffragists, calendars of events, curricula, links, and more.

Nearly half have stores and all offer information, educational materials, and historical background that make each site a rich and rewarding attraction. There are plenty of examples and new ideas here.

The NWHA makes no guarantees and makes no money from this catalog. It is offered as a contribution to the goal of reimagining and rewriting our history to celebrate the lives and accomplishments of multicultural American women.

Updated Suffrage Gazette Celebrates What Women Achieved

In keeping with an expanded online presence and the promotion of the 2020 Women’s Suffrage Centennial, the National Women’s History Alliance is proud to announce Volume 2 of the “Women Win the Vote” Gazette, now available for free download above on this page.

Despite the interruption of the pandemic, celebrations of women’s historic achievement in winning the 19th Amendment will not be silenced. Suffragists, too, faced a deadly virus – and a war – while trying to win the key state of New York in 1917. Their strength is our inspiration.

This updated 28-page “Women Win the Vote” Gazette is a treasure chest. It is full of national news, leads to groups in every state and hundreds of links to exceptional women’s history and suffrage-related resources.

There are listings and links to museum shows and websites, educational projects, toolkits, statues and memorials, historic sites, online exhibits and curriculum, special educational and voting projects, plays, musicals, films, videos, books, suffrage music, songwriters, artists, performers and more.

“Women Win the Vote” also includes articles on Iroquois and Black women, short biographies of 100 Suffragists, and a host of products that celebrate the centennial. It would take hours to explore the treasures listed here, and to take in the many enriching stories and presentations that are now freely available online.

This uncertain time offers the opportunity to explore our heritage further, to interest children and deepen our own understanding of what women, and men, went through before us to advance the common good. As we are so often reminded, our history is our strength.


Brooke Richards 3-1 Short Responses

What types of sources could be used to research the economic impact of the women's movement? What about for its social impact? Develop relevant search terms.

The sources I found regarding the economic impact of the women's movement were from The Center of American Progress

and the other was The History, Art &amp Archives

For Social Impact I found the following:

Search terms: Susan B. Anthony, Women's Rights, Woman Suffrage

Module 3 Short Responses – Question 2

Congress held its final vote to approve the Nineteenth Amendment on June 4, 1919. Was this a necessary or a contributory cause of the success of the woman suffrage movement?

The approval of the Nineteenth Amendment on June 4, 1919, was both and a necessary and contributory, for the reason that they had the approval of 36 states and the contributory was that President Wilson was in favor as well, the reason for the necessary was because this event took place after the war and many women felt they needed a voice and they had a voice for the right to vote. The contributory cause would be the only part of President Wilson being in favor of the amendment.

Module 3 Short Responses – Question 3

The National American Woman Suffrage Association supported the U.S. decision to enter World War I and publicly encouraged women to support the war effort. Was this a necessary or a contributory cause of the success of the woman suffrage movement?

For women to support World War I was necessary to help their cause and help the men who were going to war which would then show women could be leaders and be helpful with the war efforts and still maintain everything during the war. So this was another success for the woman suffrage movement.

Module 3 Short Responses – Question 4

Look at this website for information about women's suffrage at the Library of Congress: http://www.loc.gov/teachers/classroommaterials/primarysourcesets/womens-suffrage. Using the A.R.I.A. criteria, answer the following questions:

What is the purpose of this website? Is the information on this website easy to locate? Can you use a search box or a navigational menu? How reliable and current is the information presented? Would this website be appropriate to use in a research paper?

The purpose of this website to provide student resources regarding the woman suffrage movement. The information on the website is easy to locate and various sources. There is a search box and navigational menu to use. The information on the website is very current and reliable, the have actual photographs and original documents that one can use for primary resources. This website would appropriate to use for a research paper.

Module 3 Short Responses – Question 5

Look at this website about the Paycheck Fairness Act: https://www.aclu.org/equal-pay-equal- work-pass-paycheck-fairness-act. Using the A.R.I.A. criteria, answer the following questions:

Who sponsors this website? Is it easy to navigate and find information? Is it modern looking? How current and accurate is the information on the website? Does it promote a specific opinion or point of view? Would this website be appropriate to use in a research paper?

The sponsors for this website is the American Civil Liberties Union. Yes it is easy to fine information and navigate. This website is very modern looking. The information is very current and accurate. This website does both promoting specific opinion and point of views as this has many blogs and also many documents to promote advocacy. This website could be used for bias and opinions to argue or confirm the researcher's paper.

Module 3 Short Responses – Question 6

Accuracy: Are references provided? Does the reference list include other scholarly sources?

Relevancy: Would this article be useful for a paper examining the similarities between political sentiment in states that granted women the right to vote before the Nineteenth Amendment? Would it be useful in an essay focusing on the National Woman Suffrage Association (NWSA), an activist group based in New York that was dedicated to nationwide woman suffrage?

audience? How might the intended audience have encountered this poster?

The organization that created this was the National American Woman Suffrage Association. To bring attention of the support they were receiving for the right to vote and also to see if they can get more people to support them. The intended audience would have been those who were not all the way sure they would support this movement and also show that there were men in support of this movement.The creator used actual quotes from men and also used facts to show to show how many women were working and how many states supported this movement. The audience might have seen these posters in the stores and probably passed around on corners and at the city hall buildings or were politicians were meeting.

Module 3 Short Responses – Question 9

  1. Can you detect any biases in this source? What words does the creator use that might point to his or her biases or assumptions?
  2. What biases might you bring to your interpretation of the source?

Can you detect any biases in this source? Yes there is biases in the source presented. this statement here was very biased as if they were wanting an answer &quotThere are 300,000 women working in New York. Will not a vote be worth as much as men working?&quot What biases might you bring to your interpretation of the source? They wanted people to vote or politicians to make this amendment happen and by other men say they were in favor of this movement.


The National Woman Suffrage Association

During the Reconstruction, the primary focus was on the rights of former slaves. Women felt neglected because they believed they deserved attention as well. Women protested for reforming labor and divorce laws. However, women received little or no support for their cause. In addition, they found faults in the 15th Amendment because it only protected African Americans from discrimination but not women. As a result, a group of feminists led a movement to raise awareness for women’s rights.

In 1869, the National Woman Suffrage Association, founded by Susan B. Anthony and Elizabeth Cady Stanton, was one of the women’s rights organizaton that was established. Their chief concern was advocating voting rights for women through a new amendment to the Constitution. In addition, they supported simpler divorce laws and equal pay for women. However, a year later, the organization joined American Woman Suffrage Association to become the National American Woman Suffrage Association. This collaboration would further assist them in promoting for women’s rights.


National Woman Suffrage Association - History

Oklahoma women, calling themselves antisuffragists or "antis," organized in opposition to women's suffrage in 1918 and established the Oklahoma Anti-Suffrage Association, also known as the Oklahoma Anti-Suffrage League or the Oklahoma Association Opposed to Woman Suffrage. Until then, organized antisuffrage activity in Oklahoma had remained sporadic and actually unnecessary. Members of the Oklahoma Constitutional Convention of 1906 had voted against women's suffrage. Consequently, Article 3 of the Oklahoma Constitution defined electors as male citizens over twenty-one years of age.

In 1911 several state antisuffrage associations merged, creating the National Association Opposed to Woman Suffrage (NAOWS) headquartered in New York City. The association recruited supporters "[by educating] the public in the belief that women can be more useful to the community without the ballot than if affiliated with and influenced by party politics." Active between 1912 and 1918, the organization, consisting of state association representatives, sent speakers, funds, and literature to campaigning states. By 1916 the NAOWS coordinated the activities of twenty-five state organizations.

After World War I suffragists accelerated their demand for the right to vote as a more receptive attitude toward women's suffrage grew nationwide and in Oklahoma. The formation of additional antisuffrage state associations became necessary, and in 1918 the NAOWS sent Sarah C. White to Oklahoma to speak against suffrage and establish an organization. Oklahoma Anti-Suffrage Association officers included Sallie Sturgeon of Oklahoma City, president, Alice Robertson of Muskogee, vice president, and Maybelle Stuard of Oklahoma City, press chair and speaker. Meldia Constantin served as treasurer, and her husband's business, the Constantin Refining Company in Tulsa, provided the association with unlimited funds. Other committee members included Laura Greer of Tulsa, Ruth Fluarty of Pawnee, and Jessie E. Moore of Oklahoma City.

Antisuffrage members alleged that the right to vote would not solve the problems of women and society. They opposed suffrage primarily because they believed in the "cult of true womanhood" (piety, purity, domesticity, and submissiveness) and in the separate sphere of the home. The apolitical association served to educate and to legitimize activism within the traditional female domain. Members rarely coordinated efforts to elect antisuffrage candidates to state or federal offices or to form coalitions for political issues. Only on occasion would an antisuffragist speak in public. Rather, they campaigned at country fairs by distributing bulletins while offering advice on such womanly subjects as first aid. Considered the "Heaven, Home and Mother crowd," they held teas, fund-raising balls, and luncheons at hotels and women's colleges, as opposed to the noisy parading, picketing, and public speaking promoted by suffragists. The "antis," wearing their emblem of pink or red roses, campaigned quietly by circulating antisuffrage literature in the state legislative gallery.

Sallie Sturgeon published a weekly magazine, The Oklahoma Lady, which included antisuffrage commentary, and Alice Robertson actively distributed literature. The NAOWS published pamphlets and the official journal, The Woman's Protest, which the Oklahoma organization distributed as well. Published monthly, The Woman's Protest documented state associations' activities, evaluated strategies, and presented extensive arguments against franchising women.

Antisuffragists described themselves as positive, quiet, genteel, and dignified. However, in 1918 suffragists accused the Oklahoma Anti-Suffrage Association of being "backed by the breweries and anti-prohibitionists [who] are paid fat salaries to work up feelings against this movement." Members of both groups hurled charges and countercharges, resulting in an interesting lawsuit.

On November 5, 1918, the passage of State Question 97 franchising Oklahoma women brought defeat to the Oklahoma Anti-Suffrage Association, and the final deathblow came when Oklahoma ratified the Nineteenth Amendment to the U.S. Constitution on February 28, 1920.

Bibliografía

Anne Myra Goodman Benjamin, A History of the Anti-Suffrage Movement in the United States from 1895–1920 (Lewiston, N.Y.: Edwin Mellen Press, 1991).

Bernice Norman Crockett, "'No job for a woman,'" The Chronicles of Oklahoma 61 (Summer 1983).

Louise Boyd James, "Woman's Suffrage, Oklahoma Style, 1890–1918," in Women in Oklahoma: A Century of Change, ed. Melvena Thurman (Oklahoma City: Oklahoma Historical Society, 1982).

Catherine Mambretti, "The Burden of the Ballot: The Women's Anti-Suffragist Movement," Herencia americana 30 (December 1978).

Elizabeth Cady Stanton et al., eds., History of Woman Suffrage, Vols. 5–6 (New York: Fowler and Wells, 1881–1922).

James R. Wright, Jr., "The Assiduous Wedge: Woman Suffrage and the Oklahoma Constitutional Convention," The Chronicles of Oklahoma 51 (Winter 1973–74).

No part of this site may be construed as in the public domain.

Copyright to all articles and other content in the online and print versions of The Encyclopedia of Oklahoma History is held by the Oklahoma Historical Society (OHS). This includes individual articles (copyright to OHS by author assignment) and corporately (as a complete body of work), including web design, graphics, searching functions, and listing/browsing methods. Copyright to all of these materials is protected under United States and International law.

Users agree not to download, copy, modify, sell, lease, rent, reprint, or otherwise distribute these materials, or to link to these materials on another web site, without authorization of the Oklahoma Historical Society. Individual users must determine if their use of the Materials falls under United States copyright law's "Fair Use" guidelines and does not infringe on the proprietary rights of the Oklahoma Historical Society as the legal copyright holder of The Encyclopedia of Oklahoma History and part or in whole.

Photo credits: All photographs presented in the published and online versions of The Encyclopedia of Oklahoma History and Culture are the property of the Oklahoma Historical Society (unless otherwise stated).

Citation

The following (as per The Chicago Manual of Style, 17th edition) is the preferred citation for articles:
Tally D. Fugate, &ldquoAnti-Suffrage Association,&rdquo The Encyclopedia of Oklahoma History and Culture, https://www.okhistory.org/publications/enc/entry.php?entry=AN014.

© Oklahoma Historical Society.

Oklahoma Historical Society | 800 Nazih Zuhdi Drive, Oklahoma City, OK 73105 | 405-521-2491
Site Index | Contact Us | Privacy | Press Room | Website Inquiries


Ver el vídeo: El sufragio femenino en España