Foro Romano

Foro Romano


Historia fascinante



El Foro era el centro de la ciudad antigua, un lugar para ver y ser visto, para ponerse al día con las últimas noticias y chismes, hacer algunas compras, negocios e incluso para entretenerse. Hoy en día todo lo que vemos son ruinas, principalmente debido al saqueo que tuvo lugar en la Edad Media cuando los grandes monumentos fueron devastados y se les quitó el mármol y otros elementos para la construcción del Vaticano y otros palacios e iglesias papales. A pesar de esto, sigue siendo el mejor ejemplo de un museo al aire libre, que ofrece al visitante la oportunidad de retroceder un poco en el tiempo y seguir los pasos de los antiguos romanos.

A lo largo de los siglos, el Foro ha sufrido muchos cambios. Después de un gran incendio en el 283 d.C., ya tenía 1.000 años y había sido remodelado varias veces. El Foro nació como una zona pantanosa, un lugar de encuentro para los primeros habitantes de las colinas circundantes. En el siglo V aC se había convertido en el centro de la ciudad de Roma, un lugar para asambleas políticas, disturbios, manifestaciones, juicios, espectáculos de gladiadores y diversas festividades públicas. El terreno pantanoso había sido drenado, el Cloaca Máxima se había creado y se podían ver altas casas patricias en medio del ajetreo y el bullicio de un mercado lleno de puestos de comida, diversos productos importados y locales e incluso ganado en el área más cercana al río (Foro Boario ). Plauto nos da una descripción interesante del tipo de gente que acecha en el Foro:

"Para los perjuros, prueben el Comitium. Mentirosos y fanfarrones merodean por el Santuario de Cloacina: ricos, casados ​​nunca buenos en la Basílica. También hay manadas de prostitutas, pero más bien aplaudidas. En el Mercado de Pescado, miembros de los clubes de comedor. En el Foro inferior, ciudadanos respetables y acomodados que salen a pasear por el Foro Medio, tipos más llamativos a lo largo del canal. Junto al Lacus Curtius encontrará tipos audaces con una lengua en la cabeza y un malas intenciones en sus mentes - grandes calumniadores de los demás y muy vulnerables a ellos mismos. Por las tiendas viejas, los prestamistas - harán o tomarán un préstamo. Detrás del Templo de Castor hay hombres a quienes no confiarías usted mismo. En el Vicus Tuscus hay hombres que se venden. En el Velabrum encontrará un panadero o un carnicero o un adivino, o hombres que harán un turno por usted o conseguirán que usted haga un turno para ellos ". [Plauto, Curculio 470-82]

Con el paso del tiempo, se transforman una vez más en un escaparate del poder romano, recordatorios de los triunfos celebrados por generales victoriosos, las conquistas del imperio y templos elaborados y varios edificios públicos construidos con el botín y los esclavos que Roma había adquirido.

2 comentarios:

Bueno, la espera de 2 años valió la pena. ¡Preciosas fotos! Taa.

Acabo de ver la versión televisiva y cinematográfica de Peter O'Toole (Old Augustus) de "Augustus" (2003). Luego escribí el siguiente poema en prosa. Me interesaría tu comentario sobre la película y mi poema.-Ron Price, Tasmania
__________________
UNA CONFIGURACIÓN

Después de ver la serie de dos partes & # 8220Augustus & # 8221 en SBS TV (17 y 24 de junio de 2008--11: 40 pm a 1:15 am) en las últimas dos semanas cuando otro año académico estaba llegando a su fin en los sistemas escolares de todo el hemisferio norte después de enseñar historia romana en una universidad técnica postsecundaria en Australia Occidental a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990 después de estudiar historia romana en la escuela secundaria como parte del plan de estudios de undécimo grado en Ontario en 1960-1961 y en el primer año de mi licenciatura en artes liberales en la universidad en 1963-1964 hace cuarenta y cinco años, después de interesarme por el campo de los estudios clásicos desde la década de 1960, aunque periférico entre las muchas materias que formaban parte de los estudios generales e interdisciplinarios que impartía y el estudios generales en ciencias sociales y humanidades que leí & # 8212 después de todo esto, en las primeras horas de mi vida, a medida que los años de mi adultez tardía avanzaban gradualmente más rápidamente, parecía, con cada año que pasaba, me sentía como ritando este poema en prosa. Quería tratar de encajar a Augusto, Octavio como también se le conocía, el primer emperador romano, en un contexto histórico relevante para hoy, al menos relevante para cómo había llegado a ver las comparaciones y contrastes entre Augusto y su época, así como mi tiempo, mi edad y mi vida. -Ron Price, Pioneering Over Four Epochs, 27 de junio de 2008.

Roma había conquistado el mundo,
bueno, una gran parte en el medio
Este, norte de África y lo que es ahora
Europa, en el cuarto de milenio
desde el 250 a. C. hasta la época de Cristo.

¿Fue un montaje? Configurando el mundo
para la intervención periódica de
lo divino en los asuntos humanos, dando
un escenario para la difusión del mensaje
que cambiaría y cambió esa mise
en escena para siempre. Y estamos siendo
establecido de nuevo, en nuestra época y tiempo en
en medio, ahora, de este más grande de
dramas espirituales en la historia del mundo,
tan desconocido para la generalidad
de hombres, arrastrándose, como ahora, a lo largo de
los bordes de la sociedad como ese mensaje
lo hizo hace 2000 años antes de que capturara
civilización occidental durante 1000 años?

El Ser más precioso que jamás haya aparecido
en el mundo de la creación aparece desde el tiempo
al tiempo y la luz de lo invisible brilla
sobre el horizonte del cielo celestial solo
ser negado, opuesto y disputado con
en vanas palabras para tratar de invalidar Su afirmación.


Foro Romano

los Foro Romano fue el comercial, religioso, politico y legal centrar de Roma antigua, al menos en toda la República, y permaneció como un área sagrada y monumental durante toda la antigüedad.

Sus orígenes están relacionados con la fusión en una ciudad de la pueblos primitivos que había crecido en las partes más altas de las colinas circundantes.

El valle del Foro, que se extiende entre el Palatino, los Capitolio y las primeras pistas del Viminal y el Quirinal, debe haberse visto afectada, aunque marginalmente, por la presencia de algunos núcleos modestos de chozas y por un extenso cementerio, que se remonta a finales de la edad del bronce y principios de la edad del hierro.

Hacia fines del siglo VII a. C., la Cloaca Maxima drenado sus aguas estancadas y, por lo tanto, podría colocarse formalmente y recibir su primer & # 8216paving & # 8217.


Créditos de las fotos: Francisco Anzola

A partir de ese momento, la parte del valle que se extiende al pie del Capitolio fue reservada para funciones politicas (con la construcción del Curia, para las reuniones del Senado, y el Comitium, para las asambleas del pueblo), mientras que el resto, mucho más grande, pasó a desempeñar el papel de & # 8216square & # 8217 (el Foro en el sentido propio del término), donde las tiendas y los puestos del mercado se entremezclaban con la ciudad & # 8217s santuarios más antiguos, de Vesta, Saturno, Jano y Castor y Pollux.

Un pequeño santuario formado por un altar, una columna honorífica y un bloque de toba con una inscripción que data del siglo VI a. C. se interpretó como el tumba del legendario fundador, Romulus, y protegido con grandes losas de piedra negra (lapis niger).

los Vía Sacra cruzó toda la longitud de la plaza, de donde ascendió a la Templo de Júpiter Optimus Maximus en el Capitolio.

La construcción del primeras basílicas durante el siglo II a.C. (la Porcia, la más antigua, la Opimia, la Sempronia y, lo más importante, la Basílica Aemilia) enfatizó aún más la Forum & # 8217s carácter como centro político y administrativo, y poco a poco asumió su aspecto definitivo.

Las etapas de este proceso fueron:

  • el edificio de la Tabularium, sede de los archivos estatales en las laderas del Capitolio (80 a. C.), que dota a la plaza de un monumental telón de fondo
  • el movimiento de la Curia y la Rostra (la plataforma desde la cual los magistrados se dirigieron al pueblo) y la erección de la Basílica Julia frente a la Basílica Emilia por César, marcando los lados largos del cuadrado
  • y finalmente, el posicionamiento del Templo del Divino César, ordenado por Augusto, para cerrar el cuarto lado de la plaza.

La estructura de la plaza se mantuvo sin cambios durante mucho tiempo. La construcción de nuevos edificios, como el Templo de Vespasiano y Tito y el de Antonino y Faustina, construida por Antonino Pío en memoria de su esposa Faustina, fallecida en el 141 a. C., y posteriormente dedicada por el Senado al propio emperador, respetó el trazado de Augusto.

La única brecha en esta convención fue la erección de una gigantesca estatua ecuestre de Domiciano en el centro de la plaza.

Sólo a partir del siglo III d.C. la zona del Foro volvió a ser invadida por monumentos conmemorativos y honorarios: el Arco de Septimio Severo, apretado entre la Rostra y la Curia, las siete columnas honorarias alineadas a lo largo del lado sur de la plaza, frente a la Basílica Julia, y los monumentos que conmemoran el Décimo Aniversario (decennalia) de la tetrarquía.

De hecho, cayó sobre una de estas columnas, la que se levantó en el 608 d.C.en honor a la Emperador bizantino Phocas, para convertirse en el último monumento que se agregará al Foro. Pero en ese momento el gloria milenaria de lo que una vez fue el lugar más importante de Roma se había desvanecido hace mucho tiempo.

¿Quieres saber más sobre la historia de la foro Romano y ver cómo fue originalmente durante el imperio romano?

Consulte nuestra guía de Roma, con historia detallada e imágenes del pasado y el presente del Panteón, el Coliseo, Trajano y el mercado # 8217 y todos los sitios históricos y arqueológicos más importantes de la ciudad eterna.


Foro de César

El Foro de César (Foro di Cesare) fue construido por Julio César cerca del Foro Romano en Roma en el 46 a. C. César decidió construir un foro con su nombre en la sección noreste del Forum Romanum, del cual compró una cantidad selecta y muy costosa de parcelas de tierra en esa área. El Foro abarcó desde el Argiletum en el lado sureste del Foro Romano hasta el Atrium Libertatis y tenía una extensión de 160 metros por 75 metros. Como parte de la dedicación, Caesar ofreció lujosos juegos y los financió, lo que indica el asombroso costo y, por lo tanto, el interés personal que Caesar había invertido en el proyecto.

El Foro de César originalmente significó una expansión del Foro Romano. Sin embargo, el Foro evolucionó de manera que sirvió para dos propósitos adicionales. A medida que César se involucró cada vez más en este proyecto, el Foro se convirtió en un lugar para asuntos públicos relacionados con el Senado, además de un santuario para el propio César y para Venus Genetrix.

Antes de su asesinato, César haría que el Senado se reuniera con él ante su templo, un acto considerado muy impopular por el Senado. El Foro de César también influyó en la Curia, que César comenzó a reconstruir en el 44 a. C. Esta reconstrucción acercó mucho más el Foro de César a la Curia. Las diez tabernas ubicadas en el lado occidental del Foro y su ahora cercana aproximación a la casa del Senado simbolizaban la unidad que sentía César entre él y el Senado.

César también colocó una estatua de su caballo favorito frente al templo. Después de su asesinato, se agregó una estatua de César montando este caballo. El templo de Venus Genetrix se completó después del asesinato de César por los senadores romanos, que incluyó juegos lujosos en referencia a la dedicación original de César al Foro. César tenía planes para este templo con mucha anticipación, habiendo dedicado la construcción de un templo a Venus Victrix en la culminante Batalla de Farsalia en el 48 a. C., aunque nunca pudo ver su finalización. Esta dedicación original se hizo porque era la diosa favorita de Pompeyo, y César esperaba ganarse el favor de la diosa antes de la batalla contra Pompeyo.

El templo fue reconstruido después de la eliminación de la brecha entre el Capitolio y el Quirinal, bajo los reinados de Domiciano y Trajano durante la adaptación de la brecha, un segundo piso de tabernas fue creado detrás del pórtico oeste de la plaza y un edificio con pilares hechos de bloques de toba, llamado Basílica Argentaria, fue erigido. El nuevo templo fue inaugurado el mismo día que la Columna de Trajano, el 12 de mayo de 113.

Tras los reinados de César y Augusto, se llevó a cabo una reconstrucción total del Foro, encabezada por el emperador romano Domiciano. No se sabe exactamente por qué ocurrió esta reconstrucción. Bajo el reinado de Tito, un incendio masivo devastó la ciudad en el año 80 d.C., incluido el Foro Romano. Sin embargo, el Foro de César no se reconstruyó hasta el 95 d. C., lo que indica que quizás Domiciano tenía un interés personal en la reconstrucción. Esto se pudo ver en la separación de la Curia del Foro, que simboliza una reversión del deseo de César de que el Senado esté estrechamente relacionado con él. No hubo muchos asuntos senatoriales en el Foro después, a excepción de la secretarium senatus en el siglo IV.


Forum Romanum - Historia


Mapas de referencia sobre Cayo Julio César, que vivió entre 100 y 44 a. C.

Descripción del mapa
Plano Histórico del Foro Romano y sus alrededores en la época de la República (A) y
Plano de los Foros Imperiales y sus alrededores (B).

Foro republicano
Plano del Foro Romano y sus alrededores en la época de la República
1 Templo de la Concordia
2 Scalae Gemoniae
3 Prisión (Tullianum)
4 Senáculo
5 Graecostasis
6 Rostra
7 Templo de Jano
8 Lapis Niger (¿Tumba de Romulus?)
9 Templo de Venus Cloacina
10 Templo de Saturno, Aerarium (Tesoro del Estado)

Foros imperiales
Plano de los Foros Imperiales y sus alrededores.
1 Templo de la Concordia
2 Scalae Gemoniae
3 prisión
4 Templo de Vespasiano
5 Pórtico de los Dei Consentes
6 hito dorado
7 ombligo
8 Rostra
9 Arco de Tiberio
10 Arco de Sept. Severus
11 Templo de Venus Genetrix
12 estatua ecuestre de César
13 estatua ecuestre de Constantino
14 Templo de Cástor y Pólux
15 Templo de Divus Julius, Rostra Julia
16 Arco de Augusto
17 Templo de Vesta
18 Regia
19 Templo de Antonino y Faustina
20 Templo de Divus Romulus

Créditos
Universidad de Texas en Austin. Atlas histórico de William Shepherd (1923-26).


Datos interesantes sobre el Foro Romano

los foro Romano es un foro (plaza) rectangular rodeado por las ruinas de varios edificios gubernamentales antiguos importantes en el centro de la ciudad de Roma.

Está situado en el pequeño valle entre las colinas Palatina y Capitolina.

Su Talla era 250 por 170 metros (820 por 560 pies).

Bajo el imperio, cuando se convirtió principalmente en un centro de espectáculos y ceremonias religiosas y seculares, fue el sitio de muchos de los templos y monumentos más imponentes de la ciudad.

El Senado romano también estaba alojado en un edificio en el foro Romano.

Fue durante siglos el centro de la vida pública romana: sede de procesiones triunfales y elecciones, sede de discursos públicos, juicios penales y combates de gladiadores y núcleo de los asuntos comerciales.

los corazón rebosante de la antigua Roma, ha sido llamado el lugar de encuentro más famoso del mundo y de toda la historia.

El original, humedal bajo cubierto de hierba del Foro se drenó en el siglo VII a. C. con la construcción de la Cloaca Máxima, un gran sistema de alcantarillado cubierto que desembocaba en el Tíber, a medida que más personas comenzaron a asentarse entre las dos colinas.

los Reino romano y templos y santuarios más antiguos # 8217 se ubicaron en el borde sureste. Estos incluyeron la antigua y antigua residencia real, la Regia (siglo VIII a.C.) y el Templo de Vesta (siglo VII a.C.), así como el complejo circundante de las Vírgenes Vestales, todos los cuales fueron reconstruidos después del surgimiento de la Roma imperial.

El foro se desarrolló de manera gradual, orgánica y fragmentada durante muchos siglos.. Este es el caso a pesar de los intentos, con cierto éxito, de imponer algún orden allí, por parte de Sila, Julio César, Augusto y otros.

En el período imperial, los grandes edificios públicos que se apiñaban alrededor de la plaza central habían reducido el área abierta a un rectángulo de aproximadamente 130 por 50 metros (426 por 164 pies).

Con el tiempo, gran parte de los negocios económicos y judiciales se trasladarían fuera del Foro Romano. a las estructuras más grandes y extravagantes (Foro de Trajano y # 8217 y la Basílica Ulpia) al norte. El reinado de Constantino el Grande vio la construcción de la última gran expansión del complejo del Foro.-los Basílica de Majencio (312 d.C.). Esto devolvió el centro político al Foro hasta la caída del Imperio Romano Occidental casi dos siglos después.

Anónimo Siglo octavo viajero de Einsiedeln (ahora en Suiza) informó que el El foro ya se estaba cayendo a pedazos en su tiempo.

Después del siglo VIII, las estructuras del Foro fueron desmanteladas, reorganizadas y utilizadas para construir feudales. torres y castillos dentro del área local. En el siglo XIII, estas estructuras reorganizadas fueron demolidas y el sitio se convirtió en un vertedero.

Durante la Edad MediaAunque el recuerdo del Foro Romano persistió, sus monumentos estaban en su mayor parte enterrados bajo escombros, y su ubicación fue designada como & # 8220Campo Vaccino & # 8221 o & # 8220 ganadería & # 8221.

los excavación por Carlo Fea, quien comenzó a limpiar los escombros del Arco de Septimio Severo en 1803, y los arqueólogos bajo el régimen napoleónico marcaron el comienzo de la limpieza del Foro, que solo fue excavado por completo a principios del siglo XX.

Los restos de varios siglos se muestran juntos, debido a la práctica romana de construir sobre ruinas anteriores.

Entre el estructuras que sobreviven total o parcialmente son el Templo de Cástor y Pólux (484 a. C.), el Templo del César Deificado (29 a. C.), la Prisión Mamertina, la Curia (casa del Senado) (44 a. C.), el Templo de Saturno (497 a. C.), el Templo de Vesta (siglo III a. C.), el Templo de Rómulo (307 d. C.), el Arco de Tito (82 d. C.), el Arco de Septimio Severo (203 d. C.) y la Cloaca Máxima (600 a. C.).

El Foro de hoy es una ruina en expansión de fragmentos arquitectónicos y excavaciones arqueológicas intermitentes que atraen 4,5 millones de turistas al año.

Hoy en día, las excavaciones arqueológicas continúan junto con una constante restauración y preservación..

Si bien el Foro Romano fue el foro principal de Roma, había varios otros foros ubicados en toda la ciudad.

Es probable que haya alguna influencia griega en el concepto de lugar de reunión pública para los romanos. De hecho, un foro romano a menudo incluía ciertos aspectos físicos de un ágora griego, como el uso de pórticos.

los Nombre latino porque el Foro Romano es Foro Romano.

El Foro Romano ha sido una fuente de inspiración para artistas visuales durante siglos.


Visiones del pasado y del presente: el Forum Romanum y el contexto arqueológico

Las vistas de Roma han encendido durante mucho tiempo la imaginación humana, provocando reacciones que conducen a la contemplación y abogan por la conservación.

Apolodoro de Damasco, Basílica Ulpia, dedicada 112 E.C., Roma

Vistas de Roma

El emperador romano Constancio II (el segundo hijo de Constantino el Grande) visitó Roma por única vez en su vida en el año 357 d.C. Su visita a la ciudad incluyó un recorrido por los monumentos y lugares habituales, pero la majestuosidad de la Basílica Ulpia. todavía en pie en el foro construido por el emperador Trajano llamó su atención, lo que le hizo declarar que el monumento era tan grande que sería imposible imitarlo (Ammianus Marcellinus Rerum Gestarum 16.15). Desde cierto punto de vista, cualquier visitante de Roma puede compartir la experiencia y reacción de Constancio II.

Reconstrucción de la Basílica Ulpia, Julien Guadet, & # 8220Memoire de la restauration du Forum de. Trajano, & # 8221 manuscrito No. 207 de 1867, Ecole des Beaux-Arts ,. París 21-23

Los monumentos de la ciudad (y sus ruinas) son claves para la memoria, el discurso y el descubrimiento. Su redescubrimiento y posterior interpretación en los tiempos modernos juegan un papel clave en nuestra comprensión del pasado e influyen en el papel que juega el pasado en el presente. Por estas razones, entre otras, es crucial que pensemos críticamente sobre paisajes pasados ​​fragmentados y que cualquier lectura de fragmentos sea contextualizada, matizada y transparente en sus motivos. La presencia física de fragmentos plantea la cuestión de si el pasado es cognoscible o no. Las ruinas tangibles y los artefactos sugieren que sí, pero ¿de quién contamos la historia cuando analizamos e interpretamos estos restos? Si consideramos un paisaje arqueológico esencialmente famoso y evocador como el Forum Romanum (Foro Romano) en Roma, tenemos la oportunidad de examinar un paisaje pasado fragmentado y también de explorar la cuestión de qué papel juega la arqueología en la comprensión e interpretación del pasado.

Detalle, Giovanni Paolo Panini, El arqueólogo, 1749, óleo sobre lienzo, 123 x 91 cm (Academia Nacional de San Luca, Roma)

Del corazón del imperio al pasto de las vacas

La historia del Foro como un importante nodo de importancia cultural fue fundamental para la antigua idea romana sobre su ciudad e incluso sobre ellos mismos. Los romanos podían definirse a sí mismos en relación con los lugares donde creían que habían ocurrido eventos pasados ​​clave. El hecho de que esta tradición sirviera de telón de fondo para las actividades del Foro contribuye a realzar la eficacia y el valor de la construcción de la identidad y la memoria colectivas. En formas prácticas y simbólicas, el estrecho espacio entre las colinas Capitolina y Palatina era el corazón de la población romana.

Vista del Foro Romano, con el Arco de Septimio Severo, a la izquierda, y la Columna de Focas en el centro (foto: Steven Zucker, CC BY-NC-SA 4.0)

El Foro fue testigo de muchos de los eventos clave de la ciudad. Comenzó como un punto central de convergencia en el paisaje para los negocios sagrados y cívicos y, con el tiempo, se convirtió en una especie de museo monumentalizado y petrificado de las oficinas del Estado y la promoción de la ideología estatal. Con el declive del imperio romano occidental en los siglos III y IV d.C., la relevancia e importancia de la plaza del foro retrocedió. Sus estructuras cayeron en desuso, fueron despojadas de materiales de construcción utilizables y reutilizadas para otros usos.

El último monumento erigido a propósito del foro es la llamada Columna de Phocas, una columna canibalizada (originalmente se hizo para otro monumento). Fue erigido el 1 de agosto de 608 E.C. en honor al emperador romano de Oriente Phocas. Su inscripción (CIL VI, 01200) habla de la gloria eterna y el reconocimiento duradero del emperador (una declaración sobre la monumentalidad que se había hecho eco durante mucho tiempo en la literatura latina, por ejemplo, Horacio Odas 3.30). No es insignificante que en una ciudad de Roma muy disminuida valió la pena crear un nuevo monumento (incluso si se usaban materiales reutilizados) en el otrora próspero centro sagrado y cívico de la ciudad.

Joseph Mallord William Turner, Roma moderna: Campo Vaccino, 1839, óleo sobre lienzo, 91,8 x 122,6 cm (The J. Paul Getty Museum)

Una guía del siglo IX para los peregrinos cristianos en Roma (conocida como el Itinerario Einsiedeln) señala que el foro había perdido su antigua gloria. Es probable que, como un paisaje de desuso y reutilización, el foro se hubiera transformado en una forma que tal vez sea apenas reconocible en la actualidad. La plaza central pasó a ser utilizada como pastizal, lo que le valió el sobrenombre de “Campo Vaccino” o “campo de vacas” en la Edad Media.

Este paisaje roto de estructuras y monumentos abandonados y descartados evocaba el pasado y provocaba la fantasía y la imaginación de los espectadores. Apeló particularmente a los artistas que estaban interesados ​​en crear una visión romántica de las piezas rotas del pasado en medio del mundo contemporáneo. Este movimiento romántico produjo un género de arte en varios medios en el siglo XVIII que a menudo se conoce como vedute o "vistas".

Giovanni Paolo Panini, Roma moderna, 1757, óleo sobre lienzo, 172,1 x 233 cm (The Metropolitan Museum of Art)

Pintores como Giovanni Paolo Panini produjeron vedute de la Roma antigua y contemporánea por igual, amenizando a menudo sus lienzos con figuras humanas contemporáneas y sus actividades. En estas “vistas” se puede apreciar la creación de un ensamblaje, uno que yuxtapone elementos antiguos con elementos contemporáneos y figuras humanas. El trabajo de Panini y sus contemporáneos crea una visión romántica del pasado sin preocuparse demasiado por la objetividad.

En el mismo siglo también estuvo activo el artista y grabador Giovanni Battista Piranesi. El acercamiento de Piranesi a las ruinas de Roma altera el curso del campo, no solo en términos de representación artística sino también en términos de cómo nos acercamos a las ruinas de civilizaciones pasadas. Una parte de su obra se centra en las representaciones de las ruinas de Roma en medio de la actividad contemporánea. Los fragmentos del pasado son en gran medida el centro de atención: su escala masiva y monumental no puede evitar captar la atención del espectador. A pesar del dibujo experto de Piranesi, las ruinas, al estar incompletas, siguen siendo un tema digno de investigación, ya que algo de ellas se desconoce.

Giovanni Battista Piranesi, Vaccino, desde el capitolio, con el Arco de Septimus Severus en primer plano a la izquierda, el Templo de Vespasiano a la derecha y el Coliseo en la distancia (Veduta di Campo Vaccino), C. 1775, grabado (Museo Metropolitano de Arte)

El trabajo de Panini, Piranesi y otros en el siglo XVIII nos muestra que las vistas de Roma no son solo vuelos de fantasía o imaginación, sino que están conectadas a la memoria. Piranesi fue influenciado en sus primeros años por mentores interesados ​​en el renacimiento de la ciudad antigua, así como por otros (a saber, Giambattista Nolli), que pretendían registrar los restos antiguos con gran detalle. Piranesi, entonces, aporta una experiencia nacida de la escuela del arquitecto renacentista Andrea Palladio que se combina con un entusiasmo por Roma como el locus classicus de "lo antiguo se encuentra con lo nuevo". La curación de las vistas de los restos antiguos no solo reforzó los recuerdos compartidos de un tiempo pasado, sino que también reforzó la memoria en términos contemporáneos.

Representar las ruinas como monumentos frágiles pero que alguna vez fueron poderosos podría sugerir que las lecciones derivadas del pasado podrían ayudar a uno a evitar el colapso y la decadencia que, por supuesto, es inevitable. Estas representaciones del pasado de Roma, codificadas con la memoria, son importantes para la cultura artística del siglo XVIII y presagian lo que traerá el siglo XIX.

Una revolución disciplinaria

El siglo XIX es testigo de una serie de cambios que en algunos casos alejan la conversación del romanticismo subjetivo hacia un enfoque más metodológico de la ciencia y las ciencias naturales. La disciplina de la arqueología surge de este movimiento y, como con cualquier empresa nueva, la disciplina necesitaba resolverse para adoptar un conjunto de prácticas y normas. Abundaban los anticuarios, pero los arqueólogos eran relativamente nuevos, a pesar de que los primeros pioneros como Flavio Biondo (siglo XV) probablemente se cuentan entre los primeros arqueólogos.

El siglo XIX fue un momento trascendental para la arqueología en Roma. El arqueólogo Carlo Fea comenzó una excavación en el Foro Romano para despejar el área alrededor del arco triunfal del emperador Septimio Severo del siglo III d.C. El trabajo de Fea marca el comienzo de una nueva era de lo que se convertiría en una práctica arqueológica en el valle del foro, así como en otros sitios de la ciudad antigua. Creció el interés por despejar o aislar los momentos antiguos. A medida que se desarrollaron los métodos de arqueología, se pudo observar un mayor rigor científico.

Detalle, Rudolfo Lanciani, Hoja 29: Forma Urbis Romae, 1901 (reimpresión de 1990)

El topógrafo romano Rodolfo Lanciani fue un excavador disciplinado y activo en Roma. Su obra magna fue la Forma Urbis Romae (1893-1901), un mapa a escala 1: 1000 de la ciudad de Roma, en el que se destacan tanto las características antiguas como las modernas. Evocaba mapas anteriores de Roma (por ejemplo, el mapa de 1748 elaborado por G. Nolli), pero también se remontaba al plano de mármol de Severa del siglo III d.C. al representar en detalle la ciudad y sus monumentos. Uno podría ver el de Lanciani Forma Urbis como un desarrollo que surgió de la misma tradición en la que habían trabajado artistas como Panini y Piranesi: se podían apreciar vistas de Roma y, al hacerlo, dominar los sitios y los recuerdos vinculados a ellos.

Giacomo Boni en el Foro Romano frente al Arco de Tito, Roma, Italia, desde L & # 8217Illustrazione Italiana, Año XXXIV, No 7, 17 de febrero de 1907

A principios del siglo XX, las excavaciones de Giacomo Boni en el Foro Romano fueron transformadoras, no solo porque representaron un enorme avance metodológico para la época, sino también porque marcaron la pauta para la arqueología en el foro posterior. Las excavaciones estratigráficas de Boni muestrearon capas previamente inexploradas del pasado de la ciudad y expusieron el Foro Romano no solo como un pasto de vacas con algunas columnas aleatorias que sobresalen del suelo, sino como un complejo laboratorio cultural y cronológico.

Algunas de las tendencias establecidas en la época de Boni continuaron en el período del fascismo italiano (1922-1943) cuando la arqueología mostró un claro sesgo hacia el período republicano tardorromano y el principado del emperador Augusto (31 a. C.-14 d. C.). Se esperaba que estos períodos anteriores de grandeza cultural, legal y moral percibida fueran ejemplos que un estado italiano moderno podría emular. Por esta razón, se privilegiaron esos estratos arqueológicos, mientras que otros que se consideraron indignos fueron destruidos al azar para alcanzar el período de tiempo preferido. En muchos sentidos, estas decisiones disciplinarias fueron desafortunadas y no encuentran un lugar en la práctica arqueológica del siglo XXI. Sin embargo, dieron forma al paisaje del valle del Fórum que nos enfrenta todavía hoy, que es incompleto, a veces cronológicamente incongruente y evoca un pasado obviamente complejo.

Paisajes y fragmentos contextuales

Hoy el Foro Romano es parte de un parque arqueológico protegido que incluye el Monte Palatino y el Coliseo. Es un sitio de gran interés popular y es visitado por millones de turistas anualmente (7,6 millones en 2018). También es el sitio de investigación y conservación arqueológica en curso. El Foro es un sitio desafiante de entender, tanto en términos de su amplitud cronológica como en términos de los procesos de su formación (incluida la excavación arqueológica) que le han dado forma.

El Foro debería hacernos reflexionar sobre los objetivos de la arqueología y la importancia del contexto arqueológico. Una de las cosas atractivas del Foro es que es fragmentario e incompleto. Los autores latinos solían burlarse de la vanidad inútil de los potentados que buscaban alcanzar la inmortalidad mediante la construcción de monumentos, ya que esos mismos monumentos inevitablemente se deteriorarían. Su crítica toca un punto que es central para la consideración de un paisaje fragmentario como el Foro Romano, a saber, que el desarrollo del espacio a lo largo del tiempo representa no solo múltiples períodos de tiempo y actores históricos, sino también múltiples conversaciones entre el espacio y el espectador.

Modelo de la antigua Roma en 1: 250 por Italo Gismondi

La disciplina de la arqueología, en algunos aspectos, busca reensamblar el pasado y solo puede hacerlo a través de información contextual. Esto significa que el registro arqueológico debe conservarse en la medida de lo posible y luego interpretarse de manera rigurosa y objetiva. El ímpetu de reensamblar lo que está roto informa nuestra práctica de muchas maneras. Ciertamente influyó en el plan de Lanciani de la ciudad de Roma y en el modelo de Italo Gismondi de la misma. Scholars in the later twentieth and twenty-first centuries have similar motives, whether architect’s reconstruction drawings (see Gorski and Packer 2015), or a new archaeological atlas of the city inspired by Lanciani (see Carandini et al. 2012) or even 3D virtual renderings as in the case of the “Rome Reborn” project.

Our conversation with the Forum Romanum continues. In early 2020 there was a great deal of excitement about a re-discovery in the area of Giacomo Boni’s early twentieth century excavations. The site, perhaps connected with the cult of Rome’s traditional founder Romulus, provided an opportunity for a conversation that was both new and old at the same time.

Our views of the fragmented landscapes of the past are vital to our understanding not only of the humans who went before us but also, importantly, ourselves.

Additional Resources

ANSA news agency. “Hypogeum with sarcophagus found in Forum. Near Curia, dates back to sixth century BC.” February 19, 2020.

Ferdinando Arisi, Gian Paolo Panini e i fasti della Roma del ’700 (Rome, 1986).

J. A. Becker, “Giacomo Boni,” in Springer Encyclopedia of Global Archaeology, edited by Claire Smith (Berlin, Springer, 2014). DOI: https://doi.org/10.1007/978-1-4419-0465-2_1453

Mario Bevilacqua, Heather Hyde Minor, and Fabio Barry (eds.), The serpent and the stylus: essays on G.B. Piranesi, Memoirs of the American Academy in Rome,
Supplementary volume 4, (Ann Arbor, Mich.: Published for the American Academy in Rome by the University of Michigan Press, 2007).

Mario Bevilacqua, “The Young Piranesi: the Itineraries of his Formation,” in Mario Bevilacqua, Heather Hyde Minor, and Fabio Barry (eds.), The serpent and the stylus: essays on G.B. Piranesi, Memoirs of the American Academy in Rome, Supplementary volume 4, (Ann Arbor, Mich.: Published for the American Academy in Rome by the University of Michigan Press, 2007) pp. 13-53.

R. J. B. Bosworth, Whispering City: Rome and Its Histories (New Haven: Yale University Press, 2011).

Alessandra Capodiferro and Patrizia Fortini (eds.), Gli scavi di Giacomo Boni al foro Romano, Documenti dall’Archivio Disegni della Soprintendenza Archeologica di Roma I.1 (Planimetrie del Foro Romano, Gallerie Cesaree, Comizio, Niger Lapis, Pozzi repubblicani e medievali). (Documenti dall’archivio disegni della Soprintendenza Archeologica di Roma 1). (Rome: Fondazione G. Boni-Flora Palatina, 2003).

Andrea Carandini et al. Atlante di Roma Antica 2 v. (Milan: Electa, 2012).

Filippo Coarelli, Il foro romano 3 v. (Rome: Edizioni Quasar, 1983-2020).

Catherine Edwards and Greg Woolf (eds.) Rome the Cosmopolis (Cambridge University Press, 2006).

Don Fowler, “The ruin of time: monuments and survival at Rome,” in Roman constructions: readings in postmodern Latin (Oxford: Oxford University Press, 2000) pp. 193-217.

Gilbert J. Gorski and James Packer, The Roman Forum: a Reconstruction and Architectural Guide (New York: Cambridge University Press, 2015).

Rodolfo Lanciani, Forma Urbis Rome reprint ed. (Rome: Edizioni Quasar, 1990).

Samuel Ball Platner and Thomas Ashby, A Topographical Dictionary of Ancient Rome (Oxford: Clarendon Press, 1929). Preface

Ronald T. Ridley, The Pope’s Archaeologist: the Life and Times of Carlo Fea (Rome: Quasar, 2000).

Luke Roman, “Martial and the City of Rome,” Journal of Roman Studies 100 (2010), pp. 88-117.


The guide for Forum Romanum uses a GPS powered map, that will give you an overview of the site. Also if you allow GPS tracking, then the guide will show your position in the Forum.

32 of the excavated buildings at Forum Romanum are described in detail in the guide. The descriptions of the buildings are given in text, pictures from present day, 3D models of the buildings as they used to look, and markings of the specific building on a map. The map also shows your position in the building.


The Forum: Excavation history & open questions

The first systematic excavations in Ostia took place under the aegis of Pius VII in 1802 (Marini 2000, 61-109).

The first excavations were located around the Capitolium, as the uppermost part of its walls “had for centuries been the grave markers of a buried society, propped up above the silt and soil that had accumulated over the remains of the Roman town.” (Boin 2009, 30). Under the direction of Giuseppe Petrini, the Capitolium appeared from the accumulated earth (Fea 1802, 6.).

During the period from 1824 to 1834 a number of unsystematic excavations occurred. The excavators focused solely on areas most likely to bring out inscriptions and sculptures thus paying no attention to architecture (Meiggs 1973, 106). Following these phases of excavations, completed areas were backfilled after the items were removed. This can be seen from excavations in 1922, where Raffaele Finelli recognised an area north of the Roma and Augustus temple as being backfill (Giornale degli Scavi 18, 1922, 117).

In the second half of the 19th century, Rodolfo Lanciani organised campaigns east of the Capitolium, thus excavated the area between the Capitolium and the theatre, and stitched together the first urban image of Ostia (Lanciani 1888).

Early 20th century research and excavation: Ostia’s first director Dante Vaglieri

The most significant change within Ostian research occurred in the first half of the 20th century. The excavations conducted in the 19th century searching for precious items preserved the still en el lugar pavement. When Dante Vaglieri, Ostias first official excavation director from 1907-13, conducted excavations in the northern part of the Forum, it provided Ostian research with a more systematic approach.

Deep trenches in 1912 and from 1921-4 conducted in the search of the Republican Ostia caused the removal of a big part of the late antique pavement (see picture to the right Vaglieri 1912, 273-276 1913, 299 Calza et al. 1953, pl. 2 Gering 2011, 458).

Changes in excavation policy during the fascist regime

Notwithstanding new advances in Ostian archaeology, such as stratigraphic excavations, photography, and field recording, no comprehensive publication occurred concerning the Roma and Augustus temple. A brief identification followed by epigraphic and sculptural remains, its phases, and a drawn plan by Italo Gismondi appeared in the Scavi di Ostia (Calza et al. 1953, 115-122). With Guido Calzas discovery of the Roma and Augustus temple, the southern part of the Forum was almost completely excavated (Calza et al. 1953, 34-38). The discovery of “aedes Romae et Augusti” ensued the rise of fascism in 1921. The context of the newly excavated Roma and Augustus temple ensured a perfect symbol of Rome’s glorious past. Two decades earlier the inauguration of a railway between Rome and its ancient harbour city made the connection between the two cities easier. This made the restoration and presentation of Ostia to an eager public a first priority (Calandra 2000, 439-440).

The excavation of the Tempio Rotondo area during the late 1920’s was only photographically documented. The only publication so far comes from an english archaeologist visiting the site (Briggs 1930).

In 1938, Italy’s fascist regime decided that the ancient city was to be completely excavated and prepared for display during the World Exhibition 1942 in Rome (Meiggs 1973, 109-110). In continuation to Calza’s former excavation works, the detailed documentation of finds and stratigraphy played only a minor role. A good example of how finds were manipulated is the completely modern statuebase built in the centre of the Forum apse (see picture to the right): neither the statue was found here, nor its base constructed with ancient bricks is en el lugar.

An ongoing discussion: Ostia’s role and meaning in Late Antiquity

Until recently, Late Antiquity was a small part of Ostian archaeology. The excavators in the period after World War I presented a decadent picture of late antique Ostia (Gering 2011, 409). Firstly, this statement was derived from their ideals and own set of assumptions about Roman history, namely the glorified period of the republican and imperial Rome (Boin 2009, 5 Meiggs 1973, 110). Secondly, their comprehension of an economic and cultural downfall in Late Antiquity. These set of assumptions led to few late antique attestations in the archaeology and to the idea of an entirely simple and shallow late antique renovation of the city. These conclusions are far from impartial. They were controlled by a vigorous practise of excavation, which led to a negligence of the late antique layers. Further, this led to an absence of stratigraphic observations and descriptions. The stratigraphy of recycling-processes in the early middle ages was often misunderstood by the excavators as indications of a final collapse already in the third and fourth centuries (Gering 2011, 409). The historiographical record has since obscured a clearer picture of Ostia in Late Antiquity (Boin 2009, 2).

Notwithstanding the most recent research, which has multiplied the archaeological attestations from the fourth and fifth centuries, the perception that Ostia had lost its significance during the third century remains constant. The late antique prosperity of Ostian culture is seen as a short phenomenon of renaissance, or is used as a phenomenon concerning the elites retreat to the town houses.

‘The lost evidence’

An assortment of public buildings situated in the centre of Ostia originates from the imperial “boom” in the first two centuries. However, the diary of Finelli provides us with evidence of the late antique stratigraphy. His observations during the excavations in the 1920’s are vital for the understanding of the layout of the late antique pavement around the Forum. According to his journals, the late antique pavement lay 50-75 cm above present level (Gering 2011, 458), but in the published documentations Calza refused the existence of a late antique pavement, or any pavement at all with following words: “della pavimentazione del Foro non esiste traccia” (Calza 1928, 160) even though photographs proved the opposite (Calza 1928, fig. 55). Recent excavations showed that a big part of the marble pavements and facades as well as representative buildings and monumental plazas originated from the late antique period.

In spite of the problematic history of excavations a whole period of late antique architecture and urbanization emerges which is not comparable in other cities (Gering 2011, 411).

Restoration as a problem for modern archaeology

Another problem encountered by archaeologists today is the circumstances that the old excavators restored a relative great quantity of pavement and architecture. At Foro della Statua Eroica (FSE), the Kent Berlin Ostia excavations (KBO/BKO) encountered some problems regarding the differentiation of ancient pavement and modern repairs, due to the use of ancient material in the modern conservation efforts. Archaeologists had to analyse context and building circumstances of the slabs individually (Gering 2011, 431-435). During the old excavations, modern reconstruction work was done throughout the Forum and its surroundings, thus devising a presentable pavement and architecture. A good example of this reconstruction practice is seen at the Decumanus in front of FSE. In 1912-1913 under the direction of Vaglieri different architectural fragments appeared in the bedding of the Decumanus (Vaglieri 1913, 299-303). The largest of these fragments were placed on top of modern brick piers in order to provide an image of imperial Ostia. The smaller fragments were stored (Gering 2011, 419-420). Vaglieri also conducted the excavation of the north-eastern portico Main Forum East (MFE) in front of Main Forum Rooms (MFR) and parts of MFR itself with an agenda to uncover the republican phase. This caused the removal of late antique pavements, which Vaglieri characterized as being of a short transition (Vaglieri 1914, 93).


Ver el vídeo: Forum Romanum