Muere la estrella de los Yankees de Nueva York, Mickey Mantle

Muere la estrella de los Yankees de Nueva York, Mickey Mantle

La ex estrella de los Yankees de Nueva York, Mickey Mantle, muere de cáncer de hígado a la edad de 63 años. Mientras "The Mick" patrullaba el jardín central y limpiaba el bate entre 1951 y 1968, los Yankees ganaron 12 banderines de la Liga Americana y siete campeonatos de la Serie Mundial.

Mantle nació en Spavinaw, Oklahoma, el 20 de octubre de 1931. Creció en las cercanías de Commerce y jugó béisbol y fútbol en su juventud. Con la ayuda de su padre, Mutt, y su abuelo, Charlie, Mantle se convirtió en un bateador ambidiestro. Mutt le lanzaba a Mantle como diestro y Charlie le lanzaba como zurdo todos los días después de la escuela. Con el granero de hojalata de la familia como tope, Mantle perfeccionó su swing, que su padre ayudó a modelar para que fuera idéntico en ambos lados del plato. Mantle tenía velocidad y atletismo naturales y ganó fuerza trabajando los veranos con su padre en las minas de plomo de Oklahoma. “The Commerce Comet” finalmente ganó una beca para jugar al fútbol en la Universidad de Oklahoma. Sin embargo, el béisbol fue el primer amor de Mantle, así que cuando llegaron los Yankees de Nueva York, Mantle se mudó a la gran ciudad.

Mantle hizo su debut con los Yankees en 1951 a los 19 años, jugando en el jardín derecho junto al anciano jardinero central Joe DiMaggio. Ese año, en el Juego 2 de la Serie Mundial, Willie Mays de los New York Giants conectó un elevado al centro corto y Mantle corrió hacia la pelota. DiMaggio lo interrumpió y, al reducir la velocidad, el zapato derecho de Mantle se enganchó en la cubierta de goma de un rociador. "Hubo un sonido como el de una llanta explotando y mi rodilla derecha colapsó", recordó Mantle en sus memorias. Todos mis octubres. Mantle regresó la siguiente temporada, pero para entonces su velocidad vertiginosa había comenzado a deteriorarse y corrió las bases cojeando por el resto de su carrera.

Aún así, Mantle dominó la Liga Americana durante más de una década. En 1956, ganó la Triple Corona, liderando su liga en promedio de bateo, jonrones y carreras impulsadas. Su producción fue tan grande que lideró ambas ligas en 1956, bateando .353 con 52 jonrones y 130 carreras impulsadas. también fue elegido MVP de la Liga Americana ese año, y nuevamente en 1957 y 1962. Después de años de brillantez, la carrera de Mantle comenzó a declinar en 1967, y se vio obligado a pasar a la primera base. La próxima temporada sería la última. Mantle fue elegido para el Salón de la Fama del Béisbol en 1974 en su primer año de elegibilidad.

El padre y el hijo de Mantle murieron a los 30 años como resultado de la enfermedad de Hodgkin. Mantle estaba seguro de que le ocurriría el mismo destino y bromeó diciendo que se habría cuidado mejor si hubiera sabido que viviría. En 1994, después de años de alcoholismo, a Mantle le diagnosticaron cáncer de hígado e instó a sus fanáticos a cuidar su salud, diciendo "No sean como yo". Aunque recibió un trasplante de hígado, para entonces el cáncer se había extendido a sus pulmones y murió poco después de las 2 a.m. del 13 de agosto de 1995, en el Baylor University Cancer Center en Dallas.

En el momento de su muerte, Mantle tenía muchos de los récords de juego de la Serie Mundial, incluidos la mayoría de los jonrones (18), la mayoría de las carreras impulsadas (40) y la mayoría de las carreras (42).


La leyenda de los Yankees, Mickey Mantle, usó su próxima muerte desgarradora para advertir a otros sobre el abuso de sustancias

Sin Mickey Mantle, los Yankees de Nueva York no entrarían en la temporada 2021 con 27 títulos de Serie Mundial a su nombre.

Uno de los mejores jugadores en la historia del béisbol, Mantle hizo puré de jonrones durante el día y vivió una vida loca por la noche. Mantle se unió a sus compañeros de equipo, incluido el futuro manager de los Yankees, Billy Martin, para pasar muchas noches en el bar.

Esa vida finalmente alcanzó a Mantle. Un mes antes de su trágica muerte en 1995, Mantle pronunció un discurso televisado a nivel nacional donde advirtió a sus fanáticos sobre el abuso de sustancias.


Cuota Todas las opciones para compartir para: Este día en la historia de los Yankees: fallecen dos leyendas

Foto de Sporting News a través de Getty Images / Sporting News a través de Getty Images a través de Getty Images

Bienvenido a este día en Yankees Historia. Puede que la temporada esté en marcha, pero eso no significa que no podamos hacer un viaje al pasado. Estas publicaciones diarias destacarán dos o tres momentos clave en la historia de los Yankees en una fecha determinada, así como también reconocerán a los jugadores nacidos ese día. ¡Espero que disfrutes de este viaje al pasado con nosotros!

Hace 25 años

La muerte de Mickey Mantle la noche anterior en Dallas a los 63 años es noticia de primera plana en todo el país. El "All American Boy" murió con un hígado causado por hepatitis, cirrosis y cáncer, todo como resultado de su legendaria inclinación por la imbibición. Mantle vivía en un regimiento de día libre de un "Desayuno de Campeones", que describió como "un gran vaso lleno de un trago o más de brandy, algo de Kahlúa y crema". A medida que avanzaba el día, "a menudo seguía bebiendo hasta que yo no podía beber más", Mantle seguía regularmente su "Desayuno" bebiendo tres o cuatro botellas de vino en el transcurso de una tarde. La familia Mantle tenía una historia prolífica de linfoma de Hodgkin, ya que cinco machos de Mantles sucumbieron a la enfermedad, incluidos el padre y el hijo de Mickey. Fue la muerte de su padre cuando Mantle tenía solo 19 años lo que lo llevó a beber: “Estaba devastado y fue entonces cuando comencé a beber. Supongo que el alcohol me ayudó a escapar del dolor de perderlo ". Durante gran parte de su vida, Mantle supuso que su muerte prematura por linfoma de Hodgkins evitaría cualquier daño a largo plazo que pudiera causar su bebida autodestructiva. Aunque finalmente invirtió el rumbo, como se detalla en Sports Illustrated, su hígado era una posibilidad remota incluso cuando se jubiló.

hace 13 años

El legítimo propietario del número diez en Monument Park, Phil Rizzuto, muere de neumonía después de pasar varios años en deterioro. Un tiempo MVP y siete veces campeón de la Serie Mundial, "The Scooter" se destacó por su exquisito guante y su habilidad para preparar la mesa para la alineación apilada detrás de él, una alineación que a veces incluía a Joe DiMaggio, Yogi Berra y Mickey Mantle. . Después de la conclusión de su carrera como jugador, la bujía de cinco pies, seis pulgadas y 150 libras compartió su energía contagiosa con los fanáticos de los Yankees en general, puntuando casi cuatro décadas de juegos de los Yankees en la radio y la televisión con su firma, “Holy ¡Vaca!"

El actual relevista de los Cardinals, Giovanny Gallegos, cumple 29 años. Después de pasar por el sistema de granjas de los Bombers y una temporada media en la parte trasera de la rotación (jugando solo 22 entradas en telas a rayas), los Yankees cambiaron a Gallegos a los Cards en 2018 junto con Chasen Shreve. para Luke Voit. En un movimiento poco común en el que todos ganan, Gallegos ha mejorado como Cardenal, registrando efectividad de 2.31 y efectividad de 185 + para los Redbirds la temporada pasada, mientras que los Yankees tomaron la historia de Voit como primera base a nivel de reemplazo y lo convirtieron en uno de los más consistentes. sluggers en la Liga Americana mientras están sanos.


Mickey Mantle, gran bateador de los Yankees, muere a los 63 años

Mickey Mantle, el bateador ambidiestro más poderoso en la historia del béisbol y sucesor de Babe Ruth y Joe DiMaggio como símbolo del largo reinado de los Yankees de Nueva York, murió ayer de cáncer en Dallas. Tenía 63 años.

Mantle murió a las 2:10 a.m. Hora del Este en Baylor University Medical Center, sucumbiendo a la enfermedad que se había extendido desde su hígado a la mayoría de sus otros órganos vitales. Su esposa Merlyn y su hijo David estaban junto a su cama.

El 8 de junio, Mantle se sometió a una operación de trasplante para reemplazar un hígado devastado por cáncer, hepatitis y cirrosis. En ese momento, los médicos dijeron que moriría en dos o tres semanas si no recibía un nuevo órgano. El 28 de julio, volvió a ingresar al Baylor Medical Center para recibir tratamiento de manchas cancerosas en su pulmón derecho. Recientemente, había estado sufriendo de anemia, un efecto secundario de un tratamiento de quimioterapia agresivo, y había estado recibiendo transfusiones de sangre. El 9 de agosto, el hospital dijo que el cáncer se había extendido a su abdomen.

"Este es el cáncer más agresivo que jamás haya visto nadie en el equipo médico", dijo el Dr. Goran Klintmalm, director médico de servicios de trasplantes en Baylor. “Pero la esperanza en esto es que Mickey dejó un legado. Mickey y su equipo ya han tenido un impacto enorme al aumentar la conciencia sobre la donación de órganos. Esto puede convertirse en el mejor jonrón de Mickey & # x27 & quot.

Mantle, quien dijo que fue `` criado para jugar béisbol '', viajó desde los campos de tierra pobres de Oklahoma para llegar al Yankee Stadium en la década de 1950 y 27 y, después de su retiro en marzo de 1969, al Salón de la Fama del Béisbol como una de las superestrellas de la segunda mitad del siglo XX.

Él comandó el escenario más grande en los deportes como el jardinero central del equipo más exitoso en el béisbol, y lo hizo en un momento en que Nueva York fue bendecida con tres grandes jardineros centrales conocidos como & quotWillie, Mickey and the Duke & quot, bateadores de jonrones que cautivó al público en la década de 1950 y 27 como líderes de equipos memorables: Willie Mays de los Giants, Mantle of the Yankees y Duke Snider de los Brooklyn Dodgers.

Sobrevivió a la maldición familiar de la enfermedad de Hodgkin, que había contribuido a la muerte por infarto de su hijo Billy, de 36 años, y a las primeras muertes de su padre, a los 39, su abuelo y dos tíos. Fue separado de Merlyn, su esposa durante 43 años, aunque siguieron siendo amigos. Era alcohólico, y los médicos dijeron que era al menos en parte responsable de causarle cáncer de hígado.

A través de toda la adversidad, exhibió un ingenio tranquilo pero astuto que a menudo desplegaba con un acento hogareño de Oklahoma. Sobre su miedo a morir antes de tiempo, dijo una vez: "Nunca conseguiré una pensión". No viviré lo suficiente ''. Y después de años de beber y de juerga con Whitey Ford y Billy Martin como sus principales compañeros de carrera, bromeó: `` Si supiera que iba a vivir tanto tiempo, me habría cuidado mejor de yo mismo. & quot

Sin embargo, al final, tuvo un mensaje más conmovedor. En una conferencia de prensa el 11 de julio, un arrepentido Mantle le dijo a la nación, especialmente a sus niños: "No seas como yo". Dios me dio un cuerpo y la habilidad de jugar béisbol. Tenía todo y yo solo. . . & quot

Pero no fue así como fue recordado por sus compañeros de equipo. "No era un modelo a seguir falso, y creo que la gente realmente se identificó con eso", dijo el ex compañero de equipo Tony Kubek. "Mick nunca fue una persona ingeniosa, era una persona genuina. Trajo mucho de Oklahoma con él a Nueva York y nunca cambió realmente. Mostró cierta cantidad de humildad y nunca dejó que el estrellato se le subiera a la cabeza ''.

Dijo Gene Woodling, quien jugó en los jardines junto a Mantle durante cuatro temporadas: & quot; ¿Qué se puede decir de Mickey después de decir que fue uno de los más grandes? & Quot; El poderoso símbolo de una dinastía yanqui.

Él era la estrella del libro de cuentos con el nombre del libro de cuentos, Mickey, o simplemente Mick, o Slick para Martin y Ford, quienes también se conocían como Slick entre sí. Era el bateador ambidiestro rubio y musculoso que se unió a los Yankees a los 19 años en 1951 cuando DiMaggio estaba terminando su carrera en el Salón de la Fama. Con el número 7, dirigió al equipo a lo largo de 14 años de mayor éxito que cualquier equipo de béisbol haya conocido antes de soportar cuatro años más de declive.

No solo golpeó la pelota, la martilló. Golpeaba a menudo, golpeaba profundo y lo hacía desde ambos lados del plato mejor que nadie. También podía arrastrar un toque, con una velocidad desbocada, y desempeñaba su papel con una especie de sentido del destino totalmente estadounidense. Firmó su primer contrato por $ 7,500 y el último por $ 100,000, lo que parecía bastante principesco en ese momento. Pero se hizo tremendamente famoso por su fuerza, su rapidez, sus modales lacónicos y, algo así como Joe Namath en el fútbol, ​​por sus heroicas actuaciones sobre las rodillas dañadas.

Mucho después de que los aplausos se desvanecieran, también lo hizo Mantle, aunque revivió su imagen de una especie de héroe caído que llevaba sus aflicciones con gracia y humor. Reconoció que algunos de ellos se autoinfligieron, especialmente beber, un hábito que parecía bastante inofensivo cuando la multitud lo vitoreaba y él jugaba y conectaba jonrones a pesar de una resaca ocasional.

En 1994, mientras presidía el restaurante Mickey Mantle & # x27s en Manhattan como recibidor, ingresó al Betty Ford Center en Palm Springs, California, para someterse a un tratamiento por alcoholismo. Salió de la clínica como una figura escarmentada, y su fragilidad se vio reforzada por el deterioro público de su salud desde junio. Su trasplante revivió un debate sobre si un alcohólico, incluso uno en recuperación, merece un hígado nuevo y si su estatus de celebridad había aumentado sus posibilidades de conseguir uno.

Frágil y humillado por los tristes acontecimientos de su vida posterior, Mantle recibió miles de cartas de apoyo después de su operación de trasplante y descubrió que el público podía perdonar y olvidar. En cambio, la gente eligió recordar sus hazañas en el béisbol, parte inolvidable del personaje heroico que interpretó.

Fue el ancla del equipo durante 18 temporadas, primero en el jardín central y luego, cuando sus rodillas no pudieron soportar más el estrés, en la primera base. Jugó en 2,401 juegos y fue al bate 8,102 veces, más que cualquier otro Yankee, y entregó 2,415 hits para un promedio de bateo de .298. Conectó 344 dobles, 72 triples y 536 jonrones (373 zurdos, 163 diestros) y anotó 1,509 carreras.

Lideró la Liga Americana en cuadrangulares cuatro veces (en 1955, 1956, 1958 y 1960) y lideró la liga en casi todo en 1956, cuando ganó la triple corona con estos totales: un promedio de bateo de .353, 130 carreras impulsadas. y 52 jonrones. Fue nombrado el jugador más valioso de la liga en 1956, 1957 y 1962. También conectó un total récord de 18 jonrones en 12 Series Mundiales y 2 más en 16 Juegos de Estrellas.

Hizo un swing tan total a la pelota que se ponchó con regularidad y rompió el récord establecido dos generaciones antes por Ruth. Fue un récord que Mantle puso en perspectiva cuando fue incluido en el Salón de la Fama el 12 de agosto de 1974.

"También rompí el récord de ponches de Babe Ruth", dijo Mantle. & quot; Se ponchó sólo 1.500 veces. Lo hice 1.710 veces ''.

Durante sus años de imperio, los Yankees construyeron sobre las montañas de éxito que habían forjado en los días desde que Ruth se unió a ellos en 1920. En la década de 1920 y 27, ganaron seis banderines de la Liga Americana y tres Series Mundiales. En la década de 1930 & # x27, ganaron cinco banderines y cinco Series Mundiales. En la década de 1940 y 27, ganaron cinco banderines y cuatro Series. Y luego vino la era de Mantle.

En 1950, el año anterior a su llegada, los Yankees volvieron a ganar la Serie. Con Mantle establecido en la alineación, ganaron el banderín siete veces y la Serie cinco veces en los siguientes ocho años. Y de 1960 a 1964, con la incorporación de Roger Maris, ganaron cinco banderines y dos Series Mundiales.

No solo eso, sino que en su año de campeonato de 1961, Mantle y Maris proporcionaron un drama de toda la temporada en su persecución del récord de jonrones de Ruth & # x27, Mantle, marginado por un absceso en la cadera, abandonó a mediados de septiembre con 54, mientras que Maris terminó con un récord de 61. Lecciones tempranas de béisbol de ambos lados del plato

Mickey Charles Mantle nació en Spavinaw, Oklahoma, el 20 de octubre de 1931. Su padre, Elvin, apodado Mutt, trabajaba en las minas de zinc. Pero también era un jugador de béisbol de medio tiempo que tenía tanta pasión por el juego que nombró a su hijo en honor a Mickey Cochrane, el gran receptor de los Atléticos de Filadelfia y jugador-gerente de los Tigres de Detroit. Cuando Mantle tenía 4 años, su padre llegaba a casa del trabajo y le enseñaba a mover el bate desde ambos lados del plato mientras su madre les preparaba la cena hasta que no había más luz del día.

"Cuando era niño", recordó Mantle unos años después de jubilarse, "solía trabajar en las minas con mi padre por 35 dólares a la semana". Luego mi papá me consiguió un trabajo limpiando el área alrededor de los postes telefónicos. Verá, cuando tiene un incendio en la pradera, si no limpia un lugar de 10 yardas alrededor de un poste de teléfono, quemará el poste de teléfono y le costará mucho dinero.

"Yo todavía estaba en la escuela secundaria y vivíamos cerca de Commerce en 1948, y no teníamos mucho. Mi madre hizo todos los uniformes de béisbol que usé hasta que firmé con los Yankees. Quiero decir, ella me los cosió directamente. Entonces tenía 16 años, y mis hermanos y yo jugábamos a la pelota en el patio o en uno de los campos.

"También estaba jugando semiprofesional para un equipo al que llamaban Baxter Springs Whiz Kids, y una noche un cazatalentos de los Yankees llamado Tom Greenwade pasó por Baxter Springs. El parque de pelota estaba justo al lado de la carretera, y él se dirigía a ver a un tipo jugar en otra ciudad. Pero detuvo su auto y se detuvo y nos vio jugar. Y conecté tres jonrones en ese juego, dos diestros y uno zurdo, y uno de ellos incluso aterrizó en el río más allá de los jardines.

“Cuando me gradué de la escuela secundaria en 1949, Greenwade volvió a aparecer. Incluso me sacó de los ejercicios de graduación para que pudiera jugar a la pelota porque estaba pensando en ficharme por los Yankees. Creo que conecté dos jonrones más esa noche. Cuando Greenwade regresó una semana después, dijo que me daría un bono de $ 1,500 y $ 140 al mes por el resto del verano. Así es como firmé con los Yankees & quot.

Los Yankees comenzaron Mantle en Independence, Kansas, donde tenían un club de ligas menores de Clase D. Bateó .313, jugó como campocorto y cometió 47 errores en 89 juegos. El verano siguiente, a los 18, jugó pelota Clase C en Joplin, Missouri, donde bateó .383 pero cometió 55 errores en 137 juegos en el campo corto, principalmente en tiros salvajes a primera base. El equipo ganó el banderín por 25 juegos y la primavera siguiente estuvo en Phoenix como novato con los Yankees.

Ford, su aliado dentro y fuera del campo durante años, recordó lo tímido e inarticulado que parecía el joven Mantle cuando informó.

"Todo lo que tenía estaba en una maleta de paja", dijo. "No hay dinero, ninguno de esos trajes de 400 dólares que compró un par de años después. Solo esos dos pares de pantalones color pastel y ese abrigo deportivo azul que usaba en todos los lugares.

“Años después, estábamos sentados en el comedor del estadio de béisbol Yankees & # x27 en Fort Lauderdale, y tenían este hule sobre la mesa, y Mickey dijo: & # x27 Esto es lo que solíamos tener en la cocina de casa. Ni siquiera teníamos sillas, entonces teníamos cajas en lugar de sillas y linóleo en el suelo. Y cuando hacía frío, la corriente levantaba el linóleo en los extremos. & # X27 & quot.

Mantle estaba tan inseguro que más tarde recordó cómo había esquivado a DiMaggio, a pesar de que estaba jugando su última temporada en el jardín central y Mantle, quien había sido convertido de campocorto a jardín, jugaba junto a él en el jardín derecho.

"Joe DiMaggio era mi héroe", dijo Mantle, "pero no podía hablar conmigo porque yo ni siquiera lo miraba, aunque siempre fue amable y educado".

Dos meses después de la temporada de 1951, el manager Casey Stengel envió a Mantle al mejor equipo agrícola de los Yankees y # x27 en Kansas City porque estaba ponchando demasiado. Contra Walt Masterson de los Boston Red Sox se ponchó cinco veces en un juego. Permaneció en las menores durante 40 juegos, regresó a Nueva York y cerró su temporada de novato bateando .267 con 13 jonrones en 96 juegos.

`` Luego, en la Serie Mundial de 1951 '', dijo Mantle, `` tropecé con el rociador principal de agua en el jardín mientras me contenía para que DiMaggio pudiera atrapar una pelota que Willie Mays golpeó, me torcí la rodilla y me rompí los ligamentos. Ese fue el comienzo de mis operaciones de rodilla. Tenía cuatro.

Una vez me operaron el hombro y ataron los tendones. En otra ocasión me cortaron un quiste de la rodilla derecha. Y en Baltimore en 1963, Slick estaba lanzando una noche y Brooks Robinson conectó un jonrón sobre la cerca del jardín central. Salté y traté de atraparlo, y se me atascó el pie en la malla de alambre de la cerca, y esa vez me rompí el pie a mitad de camino ''.

Se convirtió en uno de los semidioses dañados del deporte, pero jugó con tal poder natural que siguió siendo la figura clave en un equipo que logró un éxito imponente por quinta década consecutiva.

Su fuerza como bateador se volvió legendaria. En 1953, bateando con la mano derecha, golpeó una pelota lanzada por Chuck Stobbs de los Senadores de Washington sobre la valla del jardín izquierdo de 55 pies de altura en el Estadio Griffith, una serie que se midió a 565 pies desde el plato de home. Tres años más tarde, y nuevamente en 1963, bateando con la mano izquierda cada vez, estrelló una pelota en la tercera cubierta, a unos pocos pies del pico de la fachada en el jardín derecho del Yankee Stadium, y nadie se ha acercado más a conducir. una pelota justa fuera del parque.

En 1956, conectó 16 jonrones en mayo. En 1964, conectó dos jonrones en sus dos últimas veces al bate el 4 de julio, y dos más en sus dos primeras veces en el siguiente juego al día siguiente. En 1956, conectó tres jonrones en la Serie Mundial, tres más en la Serie 1960 y tres más en la Serie 1964, sumando un total de 18 y rompiendo el récord de Ruth & # x27.

"Casey Stengel fue como un padre para mí", dijo Mantle. “Quizás porque tenía solo 19 años cuando comencé a jugar para él, y un par de años después mi propio padre se había ido. El Viejo realmente me ayudó mucho. Supongo que incluso me protegió. Pero todavía no tenía en mi cabeza que era un buen jugador de béisbol de Grandes Ligas.

Entonces apareció Ralph Houk y cambió por completo mi idea de pensar en mí mismo. Todavía no tenía mucha confianza. No hasta que llegó Houk y me dijo: & # x27 Vas a ser mi líder. Eres lo mejor que tenemos. & # X27 & quot

Después de dejar el béisbol, bebiendo de día y de noche

Los Yankees dejaron de ganar banderines después de la temporada de 1964 y Mantle dejó de jugar después de la temporada de 1968. Más tarde recordó cómo era: "Cuando me jubilé por primera vez", escribió en un artículo en Sports Illustrated en 1994, "fue como si Mickey Mantle hubiera muerto". Yo no era nada. A nadie le importó un carajo Mickey Mantle durante unos cinco años.

Para entonces, informó, vivía en una neblina constante inducida por beber todo el día y toda la noche.

`` Cuando estaba bebiendo '', dijo, `` pensé que era divertido, el alma de la fiesta. Pero resultó que nadie podía soportar estar cerca de mí. Fui el padrino de la boda de Martin en 1988, y casi no recuerdo haber estado allí ". Martin murió en un accidente de un vehículo en la noche de Navidad de 1989. Estaba legalmente borracho en ese momento.

Mantle admitió que beber se había convertido en una forma de vida incluso mientras jugaba. Pero finalmente se convirtió en una pesadilla que socavó su vida. Y a pedido de su hijo Danny y Pat Summerall, el ex jugador de fútbol y locutor de televisión actual, se registró en el Betty Ford Center en 1994.

Recordó lo que su médico le dijo entonces: "Tu hígado todavía está funcionando, pero se ha curado por sí solo tantas veces que en poco tiempo solo vas a tener una gran costra por hígado". Eventualmente, necesitará un hígado nuevo. No voy a mentirte: el próximo trago que tomes puede ser el último ''.

No hubo otro trago, dijo Mantle. Y después de dejar el Betty Ford Center, parecía ser una persona revivida.

"Dondequiera que vaya", dijo, "los chicos se acercan, se dan la mano y dicen:" Buen trabajo, Mick ". Te hace sentir bien. Es increíble. Les importa un carajo ahora.

Además de su esposa y su hijo David, le sobreviven otros dos hijos, Danny y Mickey Jr.


Biografía de Mickey Mantle

Mickey Mantle nació el 20 de octubre de 1931 en Spavinaw, Oklahoma. Cuando tenía cuatro años, su familia se mudó a Commerce, Oklahoma, donde pasó el resto de su infancia. Su padre le enseñó a jugar béisbol y a cambiar de bateador (bate a diestros y zurdos). Mickey fue un atleta sobresaliente desde una edad temprana. Jugó béisbol, baloncesto y fútbol en la escuela secundaria. Una lesión en su pierna en el fútbol de la escuela secundaria resultó en una infección que casi requirió su amputación. Aunque la infección finalmente remitió, sufriría sus efectos por el resto de su vida.

Mickey fue contratado por los Yankees de Nueva York a los 18 años. Tenía tanto talento que casi de inmediato fue llamado de las ligas menores a los Yankees. La gerencia de los Yankees creía que él sería la próxima gran estrella de los Yankees y le dio el número "6" (Babe Ruth tenía 3, Lou Gehrig 4 y Joe Dimaggio 5). La presión sobre el chico de 20 años de Oklahoma fue intensa. Mickey jugó mal en su primera temporada en las ligas mayores y fue enviado de regreso a las menores. Fue un revés devastador para Mantle. Incluso pensó en dejarlo. Sin embargo, pronto fue llamado de nuevo a las mayores. Esta vez, usó el número "7". El resto, dicen, es historia.

Mickey Mantle disfrutó de una increíble carrera en el béisbol como jardinero central titular de los Yankees durante 18 años. Fue uno de los atletas más populares de la historia del deporte. Tanto los niños como los adultos, en todo el país, idolatraban a "The Mick". Jugó para los Yankees de Nueva York de 1951 a 1968. Durante ese tiempo, conectó 536 jonrones, varios de los cuales se dice que están entre los más largos de la historia. Fue 16 veces All-Star y ganó tres premios al Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana. Jugó en siete equipos de los Yankees del Campeonato Mundial y todavía tiene el récord de Grandes Ligas de jonrones de la Serie Mundial (18), carreras impulsadas (40) y carreras anotadas (42). En 1956, Mickey Mantle ganó la Triple Corona de las Grandes Ligas, conectando 52 jonrones, bateando para .353 y anotando 130 carreras (carreras impulsadas). Las lesiones en las piernas de Mickey finalmente lo afectaron. Se retiró el 1 de marzo de 1969. Fue incluido en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas en 1974. Su número "7" fue retirado por los Yankees.


Mickey Mantle murió hace 25 años

El Mick. El cometa del comercio. Uno de los mejores para jugar el juego.

Esos son solo algunos de los apodos que Mickey Mantle ganó a lo largo de su carrera en el béisbol, todos con los Yankees de Nueva York. Mantle murió el 13 de agosto de 1995, a la edad de 63 años, de cáncer de hígado.

Mantle nació el 20 de octubre de 1931 en Spavinaw, Oklahoma, y ​​fue bautizado como "Mickey" en honor a Mickey Cochrane, un receptor del Salón de la Fama. Su familia se mudó al cercano Commerce cuando tenía 4 años.

Mantle comenzó su carrera profesional en el béisbol en Kansas con el semiprofesional Baxter Springs Whiz Kids. Fue descubierto por un cazatalentos de los Yankees en 1948. El equipo firmó con Mantle un contrato de ligas menores después de graduarse de la escuela secundaria. Hizo su debut con el club de Grandes Ligas cuando era un novato de 19 años en 1951.

Mantle era jardinero central, jardinero derecho y primera base. Se convirtió en uno de los mejores bateadores ambidiestros en la historia del béisbol.

Mantle está en el puesto 16 de todos los tiempos en jonrones por turnos. Ganó el premio MVP tres veces, quedó en segundo lugar tres veces y estuvo a nueve votos de ganar cinco veces.

Mantle ganó la Triple Corona en 1956, cuando lideró las ligas mayores en promedio de bateo, jonrones y carreras impulsadas. Fue 16 veces All-Star. Mantle jugó en 12 Series Mundiales, incluidos siete campeonatos, y tiene los récords de la Serie Mundial por la mayor cantidad de jonrones, carreras impulsadas, extrabases, carreras, boletos y bases totales.

Fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol en 1974 y elegido para el Equipo de las Grandes Ligas de Béisbol All-Century en 1999.


Contenido

Ford nació en Manhattan. A los cinco años, se mudó al vecindario Astoria de Queens, a unas pocas millas del Puente Triborough al Yankee Stadium en el Bronx. [5] Asistió a escuelas públicas y se graduó de la Manhattan High School of Aviation Trades. [6]

En 1951, Ford se casó con Joan en la Iglesia Católica de San Patricio en Glen Cove, Nueva York en Long Island. Vivieron en esta ciudad durante un período durante la década de 1950. Tuvieron dos hijos y una hija juntos. [7]

Primeros años Editar

Ford fue contratado por los Yankees de Nueva York como agente libre aficionado en 1947 y jugó toda su carrera con ellos. Mientras aún estaba en las ligas menores, fue apodado "Whitey" por su cabello rubio claro. [8]

Ford comenzó su carrera en las Grandes Ligas el 1 de julio de 1950 con los Yankees. Ganó sus primeras nueve decisiones antes de perder un juego en relevo. Ford recibió un puñado de votos de Jugador Más Valioso (MVP) de la boleta más baja a pesar de lanzar solo 112 entradas, y ganó el Noticias deportivas Premio al Novato del Año. [9]

Durante la era de la Guerra de Corea, en 1951 y 1952, Ford sirvió en el Ejército de los Estados Unidos. [10] Se reincorporó a los Yankees para la temporada de 1953, y el cuerpo de lanzadores de los "Tres Grandes" de los Yankees se convirtió en un "Cuatro Grandes", cuando Ford se unió a Allie Reynolds, Vic Raschi y Eddie Lopat. [11] [12] Ford usó el número 19 en su temporada de novato, [13] pero a su regreso cambió al número 16, que usó durante el resto de su carrera. [14]

Ford finalmente pasó de ser el lanzador número cuatro en un gran personal a ser el lanzador número uno universalmente aclamado de los Yankees. Se hizo conocido como el "Presidente de la Junta" por su capacidad para mantener la calma y el mando durante situaciones de alta presión. También era conocido como "Slick", un apodo que le dio a él, Billy Martin, y Mickey Mantle el gerente Casey Stengel, quien los llamó Whiskey Slicks. La astucia de Ford fue necesaria porque no tenía una bola rápida abrumadora, pero poder lanzar varios otros lanzamientos muy bien le dio un control preciso. Ford fue un lanzador de ponches efectivo para su época, empatando el récord de la Liga Americana de seis ponches consecutivos en 1956, y nuevamente en 1958. Ford nunca lanzó un juego sin hits, pero lanzó dos juegos consecutivos de un hit en 1955 para empatar un récord en poder de varios lanzadores. Sal Maglie, lanzador estrella de los New York Giants, pensó que Ford tenía un estilo similar al suyo, y escribió en 1958 que Ford tenía una "buena curva, buen control, [un] cambio [y] ocasionalmente una furtiva recta". [15]

En 1955, Ford lideró la Liga Americana en juegos completos y juegos ganados en 1956 en promedio de carreras limpias y porcentaje de victorias en 1958, en promedio de carreras limpias y en 1961 y 1963, en juegos ganados y porcentaje de victorias. [14] Ford ganó el premio Cy Young en 1961, probablemente habría ganado el Cy Young de la Liga Americana en 1963, pero esto fue antes de la institución de un premio separado para cada liga, y Ford no pudo igualar los números de Sandy Koufax para los Dodgers de Los Ángeles de la Liga Nacional (NL). [dieciséis]

Algunos de los totales de Ford fueron deprimidos por el manager de los Yankees, Casey Stengel, quien veía a Ford como su principal activo de pitcheo y a menudo reservaba su as zurdo para oponentes más formidables como los Indios de Cleveland y los Medias Blancas de Chicago. Cuando Ralph Houk se convirtió en el gerente en 1961, le prometió a Ford que lanzaría cada cuatro días, independientemente del oponente, después de superar las 30 aperturas solo una vez en sus nueve temporadas bajo Stengel, Ford tenía 39 en 1961. De hecho, 1961 fue su primera 20- ganó la temporada, un récord de 25-4, el mejor de su carrera, y el premio Cy Young siguió, pero la temporada de Ford se vio ensombrecida por la batalla de jonrones entre Roger Maris y Mickey Mantle. Como zurdo con una excelente jugada de pick-off, Ford también fue hábil para mantener a los corredores en su base: estableció un récord en 1961 al lanzar 243 entradas consecutivas sin permitir una base robada. [dieciséis]

En mayo de 1963, después de lanzar una blanqueada, Ford anunció que había dejado de fumar. He said, "My doctor told me that whenever I think of smoking, I should think of a bus starting up and blowing the exhaust in my face." [17]

Final years and retirement Edit

Ford terminó su carrera con un deterioro de la salud. En agosto de 1966, se sometió a una cirugía para corregir un problema circulatorio en su hombro de lanzamiento. [18] In May 1967, Ford lasted just one inning in what would be his final start, [14] and he announced his retirement at the end of the month at age 38. [16]

After retiring, Ford admitted in interviews to having occasionally doctored baseballs. Examples were the "mudball", used at home in Yankee Stadium. Yankee groundskeepers would wet down an area near the catcher's box where the Yankee catcher Elston Howard was positioned pretending to lose balance, Howard would put down his hand with the ball and coat one side of the ball with mud and throw it to Ford. Ford also engaged in ball scuffing, sometimes used the diamond in his wedding ring to gouge the ball, but he was eventually caught by an umpire and warned to stop. Howard sharpened a buckle on his shinguard and used it to scuff the ball. [dieciséis]

Ford described his illicit behavior as a concession to age:

I didn't begin cheating until late in my career when I needed something to help me survive. I didn't cheat when I won the twenty-five games in 1961. I don't want anybody to get any ideas and take my Cy Young Award away. And I didn't cheat in 1963 when I won twenty-four games. Well, maybe a little. [17]

Ford admitted to doctoring the ball in the 1961 All Star Game at Candlestick Park to strike out Willie Mays. Ford and Mantle had accumulated $1,200 ($10,267 today) in golf pro shop purchases as guests of Horace Stoneham at the Giants owner's country club. Stoneham promised to pay their tab if Ford could strike out Mays. "¿A que se debió todo eso?" Mays asked. "I'm sorry, Willie, but I had to throw you a spitter," Ford replied. [19]

Ford won 236 games for the New York Yankees (career 236–106), still a franchise record. [20] Ford is tied with Dave Foutz for the fourth-best winning percentage in baseball history at .690. [21]

Ford's 2.75 earned run average is the third-lowest among starting pitchers whose careers began after the advent of the live-ball era in 1920. Only Clayton Kershaw (2.51) and Jacob deGrom (2.61) have a lower ERA. [22] Ford's worst ERA in a single season was 3.24. [16] Ford had 45 shutout victories in his career, [14] including eight 1–0 wins. [dieciséis]

As a hitter, Ford posted a .173 batting average (177-for-1,023) with 91 runs, 3 home runs, 69 runs batted in (RBI), and 113 bases on balls. In 22 World Series games, he batted .082 (4-for-49) with 4 runs, 3 RBI, and 7 walks. Defensively, he recorded a .961 fielding percentage. [14]


Did Mickey Mantle Really Hit a 565-Foot Home Run?

Gene Woodling swore that Mickey Mantle’s prodigious 565-foot home run at Washington’s Griffith Stadium on April 17, 1953 — considered to be the longest homer in major league history — wasn’t the farthest ball he’d ever seen hit.

Woodling, who played six years with the New York Yankees (1949–54) and was a member of five consecutive World Series champions, told ex-teammate Phil Rizzuto that Mantle hit one even farther in 1954.

“I was there the day he hit that ball out of Griffith Stadium,” Woodling said in Rizzuto’s book The October Twelve, published in 1994. “He hit one farther the next year at Sportsman’s Park in St. Louis. But he got so much publicity the year before that they couldn’t surpass it. No one, including Babe Ruth, hit them consistently as far as Mantle did. Mantle was unbelievable. I don’t think he ever realized the talent he had. He was just a small-town boy who came to New York to swing a bat.”

It was 25 years ago today that Mantle died at the age of 63 from a heart attack which occurred a little more than two months after he’d received a liver transplant. He was one of baseball’s greatest stars, a hero to a generation of baseball fans in New York, so this is a good time to reflect on one of his most enduring achievements, this colossal home run.

Now, one can debate how far Mantle’s home run in Washington actually traveled. The remarkable technology used today to measure home run distances wasn’t available back in 1953 when the Yankees were playing their fourth game of the 1953 season.

It lives on perhaps more as myth than fact, but hey, there’s nothing wrong with myth to stir a debate.

Mantle, who had hit 23 home runs in 1952 and two more during New York’s seven-game World Series triumph over Brooklyn, hadn’t yet gone deep in 1953. With two out in the fifth inning and New York ahead 2–1, Chuck Stobbs walked Yogi Berra, then threw a 1–0 fastball to Mantle and watched him club it an ungodly distance.

The ball went soaring to left-center where the base of the home run wall was 391 feet from home plate. The distance to the back of the grandstand wall was 69 more feet and it hit an advertising sign and caromed out of the park. Allegedly, the ball cleared Fifth Street and finally rolled to a stop 565 feet from the batters’ box in the backyard of a home at 434 Oakdale Street.

As soon as it happened, Arthur Patterson of the Yankees front office staff had the presence of mind to go find where the ball ended up, but before he reached the spot, he was met by a 10-year-old boy, Donald Dunaway, who had the ball in his hand.

He showed Patterson where he found the ball, and Patterson made the distance calculation, unscientific as it was. In exchange for the ball, Patterson gave young Donald a dollar and later sent him five more dollars and two Mantle-autographed baseballs.

Was this the farthest home run ever hit? It’s impossible to know. A few years ago, Aaron Judge of the Yankees hit a home run that was measured at 495 feet. Had it not been stopped by the back of the bleachers in left — center at Yankee Stadium, how far would it have rolled? Probably a lot farther than 565 feet.

Baseball is a sport steeped in history, so the 565-foot Mantle home run will always remain part of the lore. More important to the Yankees that day, it signaled that the young slugger was on his way to super-stardom.

Mantle had debuted in 1951 and had started so poorly that he was demoted to the minor leagues for a couple months. Upon his return to the Yankees, he finished the season with 13 home runs and a .792 OPS, but then suffered a gruesome knee injury in Game 2 of the World Series against the Giants.

He was able to return in 1952 and led the American League in OPS at .924, so there were signs of the greatness to come, but the home run in Washington cemented the notion that Mantle would soon be on a Hall of Fame track.

Manager Casey Stengel admitted to being awed by Mantle’s achievement. He also expressed pleasure in the progress Mantle had made on his right-handed batting.

“He’s come a long way batting from both sides,” Stengel said. “When Mickey first came up (in 1951), most of us thought he should only bat left-handed. But he has learned to hit all kinds of pitching. He’s learned how to cut down on strikeouts and all I can is that he might go on to become the greatest left-handed hitter and the greatest right-handed hitter. I no longer care on which side he swings. Only Ruth and Gehrig, left-handers, and Jimmy Foxx, a right-hander, compare with Mickey in hitting the lone ones.”

The ball and bat used by Mantle were requested for enshrinement in the Hall of Fame by the museum’s curator, Sid Keener. However, the items were encased and placed on display at Yankee Stadium for the remainder of the 1953 season before moving upstate to Cooperstown.

One place the ball wasn’t going was back to Mantle’s native Joplin, Okla.

“If I send the ball home, I know what will happen to it,” he said. “My twin brothers will take it out on the lot like any 20-cent rocket. I got the ball I hit for my first major-league homer and sent it home all autographed and dolled up. The kids belted it out of shape.”


Merlyn Mantle, Who Was Married to Yankees Great for 43 Years, Dies at 77

Merlyn Mantle, who for 43 years lived through the glory and the tumult of being married to the New York Yankees great Mickey Mantle, died Monday in Plano, Tex., a suburb of Dallas. She was 77.

The cause was complications from Alzheimer’s disease, said Marty Appel, a family spokesman.

Merlyn and Mickey Mantle met in 1949 when he was a star player at Commerce (Okla.) High School and she was a cheerleader at archrival Picher High School.

“I developed an instant crush on Mickey Mantle, and by our second or third date, I was in love with him and always would be,” Mrs. Mantle wrote in a 1996 memoir, “A Hero All His Life.”

The Mantles married in 1951, after Mickey’s rookie year with the Yankees.

For 18 seasons, Mantle symbolized athletic brilliance as perhaps the greatest switch-hitter in baseball history. With a .298 career batting average, 536 homers and 1,509 runs batted in, he led the Yankees to seven World Series championships. He was an All-Star for 16 of those 18 years and in 1974 was inducted into Hall of Fame. His injuries, and the pain he played through, only enhanced his heroic stature.

It was only after Mantle’s career ended that the world learned of his drinking and womanizing. The drinking escalated in retirement as he struggled with what to do with himself.

“It took me a long time to admit Mick was an alcoholic,” Mrs. Mantle told The New York Times in 2001. She, too, became an alcoholic.

Cancer took its toll on the family. One of the Mantles’ four sons, Billy, had Hodgkin’s lymphoma for half his life and died of a heart attack in 1994 at age 36. Another son, Mickey Jr., died of non-Hodgkin’s lymphoma in 2000, at 47.

Mickey Mantle died of cancer on Aug. 13, 1995, two months after receiving a liver transplant.

Merlyn Louise Johnson was born in Cardin, Okla., on Jan. 28, 1932, one of two daughters of Giles and Reba Johnson. She is survived by two sons, David of McKinney, Tex., and Danny of Plano, Tex. her sister, Pat LaFalier of Miami, Okla. and four grandchildren.

Merlyn and Mickey Mantle were separated for the last six years of their marriage. Mrs. Mantle lived in a condominium in Dallas that remained something of a shrine to her husband. Its walls were lined with photographs of him and magazine covers. A display case held three most valuable player trophies the silver bat for his 1956 Triple Crown and the balls he hit for, among others, his 512th and 535th home runs and for his record-breaking 16th World Series homer.

Asked why she never divorced him, Mrs. Mantle said: “I adored Mick. I thought I couldn’t live without him. In many ways, he was very good to me, very generous. I never wanted a divorce, and he never asked for one.”


“Mickey Mantle Day” September 18th, 1965

It was mid-September 1965. America was in an unsettled time, as the Vietnam War and civil rights unrest were part of an unhappy national scene. Yet life went on. “Help,” by the Beatles, was the No. 1 hit on the Cartelera pop music chart The Sound of Music was leading the film box office and James Michener’s The Source was atop the New York Times fiction bestsellers list. In August, President Lyndon B. Johnson signed the Voting Rights Act into law, but several days later the Watts Riots began in Los Angeles, underscoring the nation’s racial strife. However, on September 18th at New York’s Yankee Stadium, much of the outside world was suspended, if only briefly, as more than 50,000 baseball fans cheered their hero, Mickey Mantle, the famed slugger of the New York Yankees. It was “Mickey Mantle Day.”


Sept 18th, 1965: Former Yankee, Joe DiMaggio, presents Mickey Mantle to some 50,000 fans at Yankee Stadium on “Mickey Mantle Day” in New York. Mantle would also play his 2,000th game that day. AP photo.

Mantle, 33, was then in his 15th year with the Yankees. In June that year, Yankee management feared Mantle might be nearing the end of his playing days so they decided to give him a special day at the stadium. Only four other Yankees had been so honored – Babe Ruth, Lou Gehrig, Joe DiMaggio and Yogi Berra. Mantle, who had played his entire career with the Yankees, had been a key player since his arrival as an 19-year old rookie in 1951. He had won three American League MVP Awards, a Triple Crown in 1956, and had made 14 All-Star appearances. He also figured prominently in the team’s World Series appearances. A fan favorite, Mantle was adored in New York and generally loved throughout the baseball world.


Portion of the cover of special program booklet issued by the New York Yankees for “Mickey Mantle Day.”

At Yankee Stadium on September 18th, the ceremony honoring Mantle began at 1:00 pm, about an hour before a scheduled game with the Detroit Tigers. Famed announcer, Red Barber was master of ceremonies. Along with Mantle on the field that day, were his wife, Merlyn, and his eldest son, Mickey,.Jr, with three other sons watching from home. Among attending VIPs that day was U.S. Senator Robert F. Kennedy (D-NY).

The Yankee organization had issued a special program for the day, with a centerfold of pages and photo collage devoted to Mantle and his career. And as was then the custom with such “special days” honoring national athletes, a cascade of gifts from fans, businesses, and organization were bestowed on Mantle and his family – though at the time Mantle was the highest paid player in Major League baseball.

Joe DiMaggio presented Mantle to some 50,000 fans at Yankee Stadium that day.“I am proud and honored to introduce the man who succeeded me in centerfield here in 1951,” said DiMagio. “He lived up to all expectations and there is no doubt in my mind that he will one day be in the Hall of Fame.”

Mantle then moved to the microphone to make his remarks, paying homage to DiMaggio, saying, “I think just to have the greatest baseball player I ever saw introduce me is tribute enough for me in one day.” Acknowledging that he was nervous, he generally thanked those who helped him through his career, saying he hoped he’d lived up to their expectations. “To have any kind of success in life I think you have someone behind you to push you ahead and to share it with you…. And I certainly have that,” he said, acknowledging his wife Merlyn, his four boys, and his mother, in attendance that day with Merlyn and young Mickey.


Mickey Mantle making remarks at “Mickey Mantle Day,” Sept 18th, 1965.

Then he closed his remarks, noting: “There’s been a lot written in the last few years about the pain that I’ve played with. But I want you to know that when one of you fans, whether it’s in New York or anywhere in the country, say ‘Hi Mick! How you feeling?’ or ‘How’s your legs?,’ it certainly makes it all worth it. All the people in New York, since I’ve been here, have been tremendous with me. Mr. Topping, all of my teammates, the press and the radio and the TV, have just been wonderful. I just wish I had 15 more years with you….”

However, in 1965, Mickey Mantle was having a rough time of it, especially earlier in the season. He was not at his best. In fact, in June that year, he was hurting with injuries and slumping, batting only .240. Not happy with his performance, Mantle at the time thought about quitting. But he persevered, nonetheless, and made a bit of comeback, though still underperforming his then lifetime .308 average. He had also been moved from his traditional centerfield position to the somewhat less demanding left field.

In mid-August that year, Yankee manager Johnny Keane remarked on Mantle’s season: “Mickey has played at half-mast most of the season. But now, I’m seeing him at his best. He may not admit it, but he has cut down on his swing and still hits some real good shots. And when he does, the whole team brightens up. He’s the leader, no doubt about it, and he always wants to play.”

Two years earlier, in 1963, Mantle broke a bone in his left foot in a game against Baltimore, and played only 65 games that year. But in 1964, he came roaring back, playing in 143 games with 34 home runs and 111 runs batted in, compiling a .303 average. In the 1964 World Series, although the Yankees lost to the St, Louis Cardinals, Mantle hit for a .333 average with three home runs, eight RBIs, and eight runs scored. Mantle’s three home runs in that Series, however, raised his World Series total to a record-setting 18, surpassing Babe Ruth’s mark of 15.

In addition to the World Series home run record held by Mantle, his other World Series records include: most RBIs (40), most extra-base hits (26), most runs scored (42), most walks (43), and most total bases (123).


1965: Mickey Mantle on the cover of Sports Illustrated, with story speculating about the demise of the Yankees.

A Deportes Ilustrados magazine piece that ran a few months prior to Mickey Mantle Day, on June 21, 1965, had featured Mantle on its cover with the tagline, “New York Yankees, End of An Era.” The story focused on the possible end of the Yankee dynasty that had dominated the game, owed in part to the ebbing careers of “big men” players like Mantle. But in the piece, author Jack Mann noted how an injured Mantle amazed his competitors with his continued play:

…Mantle, the one-man orthopedic ward, is even more a symbol of the Yankees in crisis than he was in their predominance. He plays on, on agonized legs that would keep a clerk in bed, and the opposition wonders how. “He’s hurting worse than ever,” says [former Yankee] John Blanchard…, “but he won’t admit it.”

“I don’t see how the heck he can keep going,” says Baltimore’s Norm Siebern, another ex-Yankee. ‘It has to be his last year,’ an American League manager concluded after watching the 33-year-old Mantle for the first time this season. ‘He can’t go on that way.’

But he did go on – for another three seasons in fact. His production was down in those years, cut in half from what he did in his prime. Still, he hit .288 in 1966 and played in more than 140 games in each of 1967 and 1968. And over those three years he continued to hit home runs – 23 in 1966, 22 in 1967 and 18 in 1968, with more than 50 RBIs in each of those years. He finished with a lifetime batting average just under .300, at .298 over 18 years. In that span he played in more than 2,400 games with a career total 536 home runs and 1,509 RBIs.

“A Macho Thing”
Home Runs: 1964

David Halberstam, the famous American journalist, in his book, October 1964, chronicles the respective 1964 World Series-bound seasons of the New York Yankees and St. Louis Cardinals. In the excerpt below, he recounts one of Mickey Mantle’s home runs, and a bit of baseball’s home run lore, beginning with an August 1964 game at Yankee Stadium with the Chicago White Sox:

…Mantle was relaxed after the game, almost boyishly happy.”I’m glad I didn’t bang my bat down,” he told the assembled reporters. He loved the tape -measure home runs – they were his secret delight in the game. The reporters who covered him were aware of this, and knew how relaxed and affable he would be in the locker room after he hit one…

…Again and again when Mantle was younger, [former Yankee manager, Casey] Stengel had tried to get him to cut down on this swing, telling him that he was so strong, the home runs were going to come anyway, and they did not need to be such mammoth shots if he cut back on his swing, his batting average would go up dramatically. That made no impression on Mantle, for he loved the tape-measure drives he loved just knowing that every time he came to bat he might hit a record drive he loved the roar of the crowd when he connected, and was equally aware of the gasp of the crowd when he swung and missed completely, a gasp that reflected a certain amount of awe…


Mickey Mantle holding a home run ball he hit some years earlier at Yankee Stadium in a July 1957 game that traveled an estimated 465 feet.

Back at “Mickey Mantle Day” in September 1965… As the scheduled game got underway that day, the pitcher for Detroit Tigers was a young right hander named Joe Sparma. When Mantle came up to bat in the bottom of the first inning, with two outs, he received a thunderous ovation from the crowd that day at Yankee Stadium. But then, Tiger pitcher Joe Sparma undertook something of a classy gesture to honor his Yankee opponent. He stepped off the mound, walked to home plate, and shook Mantle’s hand in admiration, saying to him: “You know, I’ve never had a chance to meet you in person, and I’ve always admired you.” Sparma then walked back to the mound and Mantle hit a long drive to left field for an out. Sparma had Mantle’s number that day, striking him out in the third inning and forcing a ground out in the 6th. Reportedly, Mantle, after his strike out, grumbled to the catcher as to why the Tigers couldn’t have been more considerate on his special day. Mantle walked his 4th time up that day, after Denny McLain came in to relieve Sparma. Tigers won, 4-3.


1964: Switch-hitting Mickey Mantle of the New York Yankees showcasing his powerful swing from the left side.

Mickey Mantle announced his retirement from the New York Yankees on March 1st, 1969. He was 38 years old. His jersey and No. 7 numeral were retired at a ceremony on the second Mickey Mantle Day on June 8th, 1969. Mantle would return to the ballpark on various special occasions and “Old Timers” games in the 1970s and 1980s. After a battle with liver cancer, Mickey Mantle died on August 13th, 1995. He was 63 years old.

Mantle did acknowledge his abusive behavior in his final, dying days, when modern medicine could no longer do anything for him, saying at a public press conference that he should have “taken better care of myself,” aiming his remarks at the young and advising them, “don’t be like me.” Still, for many, despite Mantle’s failings and the mythology surrounding his career, good and bad, he remains a much loved baseball superstar, perhaps captured best in the title of Jane Leavy’s 2010 book on him, The Last Boy.

Additional Mickey Mantle stories at this website can be found at the “Baseball Stories” topics page. See also “The M&M Boys,” on the Mantle-Roger Maris home run race of 1961, and the “Annals of Sport” page for other sports stories. Thanks for visiting – and if you like what you find here, please make a donation to help support the research and writing at this website. Gracias. - Jack Doyle

Please Support
this Website

Date Posted: 20 June 2016
Last Update: 19 September 2019
Comments to: [email protected]

Article Citation:
Jack Doyle, “Mickey Mantle Day: Sept 18th, 1965,”
PopHistoryDig.com, June 20, 2016.

Sources, Links & Additional Information


1965: Mickey Mantle of the New York Yankees signing autographs for young fans in Houston, Texas.


Mickey Mantle being interviewed by then sportscaster Frank Gifford. Click for “Celebrity Gifford” story.

“Mickey Mantle Speech, Mickey Mantle Day,” The Mick.com.

Associated Press, (New York) “Mantle’s Pay For 1965 Put at $107,000,” The Morning Record (Mariden, CT), February 5, 1965, p.4.

Frank Eck, AP Newsfeatures, Sports Editors, “Mantle Turns to Football to Aid His Career” (and MM Day), The Free Lance-Star (Frederickburg, VA), September 9, 1965, p. 19.

UPI, (New York), “Wagner Proclaims Today A Special Day For Mantle,” Lodi News-Sentinel, September 16, 1965.

Arthur Daley, “Sports of The Times: A Day for Mickey,” New York Times, September 17, 1965.

Arthur Daley, “Sports of the Times: The Nervous Hero,” New York Times, September 18, 1965.

Jack Mann,” Decline and Fall of a Dynasty A 44-Year Saga of Power and Glory Is Ending for the New York Yankees…,” Deportes Ilustrados, June 21, 1965.

Milton Richman, UPI, “Mickey Mantle Day Was A Huge Success,” The Times-News (Hendersonville, NC), September 20, 1965, p. 3.

“Mickey Mantle & Joe Dimaggio at Yankee Stadium – 1965” (Mickey Mantle Day, September 1965)YouTube.com, Time, 1:53.

Loudon Wainwright / The View From Here, “A Vulgar Tribute to Greatness,” Vida, October 1, 1965, p. 25.


Where does Jeter rank in 10 greatest Yankees?

The forum has changed through the years. The corner bar has given way to social media and TV and radio debates, but the argument remains the same. This is the same argument your father had with his father.

The argument that your son or daughter will have with you.

Try to pick the 10 Greatest Yankees in order and you might as well pick a baseball fight.

That’s OK. The level of greatness lies in the eyes of the beholder. It is the passion, the beauty, the numbers and the history of the game that is important.

Now that Derek Jeter has announced he is retiring at the end of the 2014 season, a panel of 10 Post baseball experts assembled their lists of the 10 Greatest Yankees.

This is not just the end of Jeter’s career, for a generation of fans, this is the end a chapter of Yankee greatness. This generation now understands how it once felt to a previous generation when Mickey Mantle limped away from the the game or when Joe DiMaggio walked away from all those cheers.

So where does Jeter belong in the list of 10 Greatest Yankees? Babe Ruth undoubtedly is at the top of the list, with Lou Gehrig, DiMaggio and Mantle not far behind. To me, Jeter belongs one notch below Ruth because of where he stands on the all-time lists and the way he played in pinstripes.

The final Post tally has him finishing sixth.

Where No. 2 truly belongs is open to debate, and will be to your children’s children.

Here are the New York Post’s 10 Greatest Yankees of All-Time, based on a poll of the paper’s baseball writers and editors, nine of whom vote for the Hall of Fame:

1. Babe Ruth – The Bambino’s 714 homers stood as a record from 1935-74. Still regarded by most as baseball’s all-time greatest player.

2. Lou Gehrig – The Iron Horse’s 2,130 consecutive games streak was broken by Cal Ripken Jr. and his Yankees hit record eclipsed by Jeter.

3. Joe DiMaggio – Joltin’ Joe had a record 56-game hitting streak in 1941 … and in 1954 married Marilyn Monroe!

4. Mickey Mantle – The Mick won the Triple Crown in 1956 and had 536 homers in an injury-wracked career.

5. Yogi Berra – The most quotable Yankee won 10 rings as a player, bagged three AL MVPs and made the All-Star team 18 times.

6. Derek Jeter – The Captain since 2003, Jeter is the all-time Yankees hit leader with 3,316 and counting, with five rings on his fingers including 2000 World Series MVP. Also was AL Rookie of the Year in 1996 and a 13-time All-Star.

7. Mariano Rivera – Mo is baseball’s all-time saves leader with 653.

8. Whitey Ford – The Chairman of the Board is the Yanks’ all-time wins leader with 236.

9. Bill Dickey – Career Yankee catcher won eight rings as a player.

10. Don Mattingly – Donnie Baseball hit .307 with 1,099 RBIs in an injury-shortened career, won one MVP but is a rare Yankee star with no World Series titles.


Ver el vídeo: Yankees legends Mickey Mantle and Bob Sheppard both made their debuts