Emperador Constantino

Emperador Constantino


¿Quién fue Constantino el Grande?

El emperador romano Constantino (c. 280 - 337 d. C.) fue uno de los personajes más influyentes de la historia antigua. Al adoptar el cristianismo como la religión del vasto Imperio Romano, elevó un culto que alguna vez fue ilegal a la ley del país. En el Concilio de Nicea, Constantino el Grande estableció la doctrina cristiana para los siglos. Y al establecer una capital en Bizancio, que se convirtió en Constantinopla y luego en Estambul, puso en marcha eventos que romperían el imperio, dividirían la iglesia cristiana e influirían en la historia europea durante un milenio.


# 107: visión de Constantino y # 8217

A lo largo de sus primeros tres siglos, la iglesia pasó por una persecución inimaginable por parte del Imperio Romano, aunque todo el tiempo creció y se extendió. Así que imagínese el extraordinario giro de los acontecimientos cuando el propio emperador romano se convirtió al cristianismo. En el transcurso de la vida de una persona, el Imperio pasó de ser la más salvaje de sus varias persecuciones a los cristianos a abrazar el cristianismo.

El texto cuenta la historia de la conversión del emperador Constantino y rsquos, y un poco de cómo su nueva fe se reflejó en su política imperial. Además de lo que leíste a continuación, proscribió el infanticidio, el abuso de esclavos y campesinos y la crucifixión, e hizo del domingo un día de descanso.

Este relato es de una biografía escrita por Eusebio, el obispo de Cesarea en Palestina. Fue un gran historiador, el primero en hacer una contribución significativa a la historia de la iglesia, y su obra principal fue La Historia de la Iglesia lo que le llevó 25 años prepararse. También conocía a Constantine personalmente, por lo que en muchos sentidos es un relato completamente confiable. Pero obviamente era un fanático devoto de Constantine, tanto personal como políticamente, lo que debería advertirnos de que no tengamos prejuicios en su relato. Mientras lees, sopesa cuán confiable y equilibrado crees que es el extracto, y si Eusebio tiene razón en su alabanza de la influencia de Constantino y rsquos en la iglesia.

Los párrafos numerados se refieren a secciones numeradas en el Vida de Constantino.

27. Constantino elige el cristianismo

Debido a los malvados encantamientos mágicos practicados con tanta diligencia por el tirano [Majencio, que tenía el control de Roma], Constantino estaba convencido de que necesitaba una ayuda más poderosa de la que sus fuerzas militares podían darle, por lo que buscó la ayuda de Dios. Creía que las armas y la soldadesca eran menos importantes que la ayuda del poder del Dios invencible e inquebrantable. Así que consideró en qué dios podía confiar para obtener protección y ayuda. Se le ocurrió que, de los muchos emperadores que le habían precedido, aquellos que habían puesto su esperanza en una multitud de dioses y los habían servido con sacrificios y ofrendas habían sido engañados por predicciones halagadoras y oráculos que prometían prosperidad y habían tenido un mal final. sin que uno de sus dioses les advirtiera de la inminente ira del cielo. Por otro lado, el único que había condenado su error, honrando al único Dios Supremo durante toda su vida [es decir, su padre], había descubierto que él era el Salvador y Protector de su imperio. Reflexionando sobre esto y el infierno, decidió que sería una gran locura unirse a la ociosa adoración de aquellos que no eran dioses y errar de la verdad después de una evidencia tan convincente. Por esta razón se sintió obligado a honrar a su padre y rsquos solo a Dios.

28. Constantine & rsquos Vision

En consecuencia, Constantino lo llamó con fervorosa oración para que le revelara quién era, y extendió su mano derecha para ayudarlo en sus actuales dificultades. Y mientras oraba así con ferviente súplica, una señal extraordinaria se le apareció del cielo, algo que podría haber sido difícil de creer si la historia hubiera sido contada por otra persona. Pero como el mismo emperador victorioso lo declaró mucho después al escritor de esta historia, cuando fue honrado con su amistad y sociedad, y confirmó su declaración mediante un juramento, quien podría dudar en creerlo, especialmente porque otros testimonios han establecido su verdad. ? Dijo que hacia el mediodía, cuando el día ya empezaba a declinar, vio con sus propios ojos la señal de una cruz de luz en los cielos, sobre el sol, y que llevaba la inscripción: `` Con este símbolo vencerás ''. quedó asombrado por la vista, y todo su ejército fue testigo del milagro.

29. Constantine & rsquos Dream

Dijo que no estaba seguro de lo que podría significar esta aparición, pero que mientras continuaba reflexionando, de repente llegó la noche. Mientras dormía, el Cristo de Dios se le apareció con la misma señal que había visto en los cielos, y le ordenó que hiciera una semejanza de esa señal que había visto en los cielos y la usara como salvaguarda en todos. compromisos con sus enemigos.

30. Hacer el estandarte de la cruz

Al amanecer, se levantó y les contó a sus amigos sobre la maravilla. Luego reunió a los trabajadores del oro y las piedras preciosas, se sentó en medio de ellos y les describió la señal que había visto, diciéndoles que la representaran en oro y piedras preciosas. Y esta representación yo mismo he tenido la oportunidad de verla.

31. Cómo se veía el Estándar

Se hizo de la siguiente manera. Una lanza larga recubierta de oro con una barra transversal colocada sobre ella formaba la figura de la cruz. Una corona de oro y piedras preciosas se fijó en la parte superior con el símbolo del nombre del Salvador y rsquos con las dos primeras letras [griegas] del nombre de Cristo y rsquos, la rho se cruzó con chi en su centro. [Estas dos letras se parecen a X y P.] El Emperador comenzó a usar las dos letras en su casco en un período posterior. De la barra transversal de la lanza estaba suspendida una tela, una pieza real, cubierta con un profuso bordado de las más brillantes piedras preciosas y ricamente entrelazada con oro presentaba una belleza indescriptible para el espectador. Este estandarte era cuadrado, y el bastón vertical, cuya parte inferior era de gran longitud, tenía un retrato dorado de medio cuerpo del piadoso emperador y sus hijos en su parte superior, debajo del trofeo de la cruz e inmediatamente encima del estandarte bordado. . El emperador hizo uso constante de este signo de salvación como salvaguarda contra todo poder adverso y hostil, y ordenó que otros similares a él fueran llevados a la cabeza de todos sus ejércitos.

32. Constantino es enseñado por la iglesia

Estas cosas se hicieron poco después. Pero en el momento en que quedó asombrado por la extraordinaria visión y resolvió no adorar a ningún otro Dios que no fuera el que se le había aparecido, envió a buscar a los que estaban familiarizados con los misterios de sus doctrinas y preguntó quién era ese Dios. y lo que significaba la visión. Afirmaron que era Dios, el Hijo unigénito del único Dios: que la señal que había aparecido era el símbolo de la inmortalidad y el trofeo de esa victoria sobre la muerte que obtuvo en el pasado al visitar la tierra. Le contaron cómo llegó a nacer y le explicaron el verdadero relato de su encarnación. Constantino estaba asombrado por la manifestación divina que había visto. Comparando la visión celestial con la interpretación que le fue dada, encontró su juicio confirmado. Creyendo que este conocimiento le había sido dado por Dios, decidió dedicarse desde entonces a la lectura de los escritos inspirados. Además, hizo de los sacerdotes de Dios sus consejeros, y pensó que era su deber honrar al Dios que se le había aparecido con toda devoción. Luego, fortalecido por esta esperanza en Dios, pasó rápidamente a combatir el fuego de la tiranía. y hellip y hellip

42. Honrando a los obispos y edificando iglesias

El Emperador invitó personalmente a los ministros de God & rsquos a pasar tiempo con él. Los colmó de todos los honores posibles, tratándolos favorablemente como personas consagradas al servicio de su Dios. Dejó que se reunieran con él a la mesa, aunque estaban vestidos con tanta sencillez, porque no miró al hombre exterior, sino que vio al Dios dentro de él. Lo acompañaron en sus viajes, creyendo que el Dios al que servían lo ayudaría como resultado. Dio grandes cantidades de dinero de su propio tesoro personal a las iglesias de Dios, para la ampliación y realce de sus edificios sagrados y para decorar los santuarios de la iglesia.

43. Dar a los pobres.

Dio una gran cantidad de dinero en gran parte a los necesitados, incluso a los no cristianos, que no tenían ningún derecho sobre él. Incluso a los mendigos miserables y ociosos del foro les proporcionó dinero, comida y buena ropa. Para aquellos que habían caído de la prosperidad anterior, era aún más generoso y infernal.

44. Constantine en la Conferencia Bishop & rsquos

Así era él para todos, pero se preocupaba particularmente por la iglesia de Dios. Cuando las iglesias en diferentes regiones tenían un desacuerdo, él, como algunos obispos constituidos por Dios, llamaba a sus ministros a una conferencia. No estaba por encima de sentarse con ellos en su reunión, e incluso participó en sus discusiones, haciéndose cargo de todo lo que concernía a la paz de Dios. Se sentó en medio de ellos como un individuo entre muchos, despidiendo a sus guardaespaldas y soldados porque estaba protegido por el temor de Dios y rodeado por la tutela de sus fieles amigos. Aquellos a quienes él sabía tranquilos, conciliadores y sanos de juicio recibieron su más alta aprobación, porque se deleitaba en la armonía y el acuerdo, y no miraba con amabilidad a los inflexibles y dogmáticos.

Versículos de la Biblia

1 de Samuel 8
Salmo 72
Romanos 13: 1-7
Daniel 2: 26-45
Josué 1: 12-18
Deuteronomio 17:14

Preguntas de estudio

Constantino estaba convencido de que necesitaba una ayuda más poderosa de la que sus fuerzas militares podían darle, por lo que buscó la ayuda de Dios. & # 8221 ¿Crees que Dios favorece a los cristianos en lo que respecta a la guerra y la política?

¿Cómo se convirtió Constantino al cristianismo? ¿En qué punto de la historia diría que se hizo cristiano?

Constantino & # 8220 preguntó quién era ese Dios y qué significaba la visión. & # 8221 ¿Cómo responderías a esa pregunta? ¿Cómo se compara su respuesta con la que dieron los sacerdotes que enseñaron a Constantino?

& # 8220 Siendo fortalecido por esta esperanza en Dios, pasó rápidamente a combatir el fuego de la tiranía. & # 8221 Constantino pasó a librar guerras que le dieron el control de todo el Imperio Romano, desde cuyo punto de vista impuso leyes procristianas. . ¿Debería él, como cristiano, haber seguido un camino más pacífico, o su derramamiento de sangre fue justificado por los beneficios que trajo?

¿Qué políticas siguió Constantino como primer emperador cristiano? ¿Son un buen reflejo de la fe cristiana?

Constantino & # 8220 se hizo cargo de todo lo que concernía a la paz de Dios & # 8221. ¿Cuáles cree que serían las ventajas y desventajas de que un gobernante político asumiera ese papel en la iglesia?

El historiador británico Hugh Trevor-Roper dijo que Constantino ejerció la mayor influencia en la historia occidental de cualquier hombre desde Cristo. ¿Quién puede adivinar qué le pasaría al mundo, o al cristianismo, si el Imperio Romano no se hubiera hecho cristiano? & # 8221 ¿Cuáles crees que fueron las consecuencias de su conversión?


Acerca de esta página

Citación APA. Herbermann, C. y Grupp, G. (1908). Constantino el Grande. En la Enciclopedia Católica. Nueva York: Robert Appleton Company. http://www.newadvent.org/cathen/04295c.htm

Citación MLA. Herbermann, Charles y Georg Grupp. "Constantino el Grande". La enciclopedia católica. Vol. 4. Nueva York: Robert Appleton Company, 1908. & lthttp: //www.newadvent.org/cathen/04295c.htm>.

Transcripción. Este artículo fue transcrito para New Advent por Rick McCarty.

Aprobación eclesiástica. Nihil Obstat. Remy Lafort, Censor. Imprimátur. + John M. Farley, arzobispo de Nueva York.


Constantino

& quot; He experimentado esto en otros y en mí mismo, porque no anduve por el camino de la justicia. & hellip Pero el Dios Todopoderoso, que se sienta en la corte del cielo, concedió lo que no merecía. & quot

La primera Vida de Constantino describe su tema como `` resplandeciente con todas las virtudes que otorga la piedad ''. Esta biografía llena de alabanzas vino de la mano de Eusebio, obispo de Cesarea en Palestina, y quizás el mayor admirador de Constantino. Es la imagen clásica que prevaleció en el cristianismo oriental durante más de mil años.

Los historiadores ahora debaten si "el primer emperador cristiano" fue cristiano en absoluto. Algunos piensan que es un buscador de poder sin principios. Muchos argumentan que la religión que tenía era, en el mejor de los casos, una mezcla de paganismo y cristianismo con fines puramente políticos.

Ciertamente, Constantino se aferró a ideales que ya no compartimos. No sabía nada de religión sin política o política sin religión. Sin embargo, él claramente creía que era cristiano, y miró hacia atrás a una batalla en el Puente Milvio, a las afueras de los muros de Roma, como la hora decisiva en su fe recién descubierta.

Visión de campo

De los primeros años de Constantino, solo sabemos que nació en Iliria, una región de los Balcanes. Su padre, Constancio Cloro, ya era un funcionario romano en ascenso. Helena, hija de un posadero y esposa de Constancio, dio a luz a Constantino alrededor del año 280 d.C. en Naissus, al sur del Danubio. Cuando Constantino tenía 31 años, estaba en camino de convertirse en emperador del imperio occidental y más.

Cronología

Cipriano, obispo electo de Cartago

Decio ordena persecución en todo el imperio

Antonio toma una vida de soledad

El cristianismo hizo religión estatal del Imperio Romano

En la primavera de 311, con 40.000 soldados detrás de él, Constantino cabalgó hacia Roma para enfrentarse a un enemigo cuyo número era cuatro veces mayor que el suyo. Majencio, que competía por la supremacía en Occidente, esperaba en Roma con sus tropas italianas y la élite de la Guardia Pretoriana, confiado en que nadie podría invadir la ciudad con éxito. Pero el ejército de Constantino ya estaba abrumando a sus enemigos en Italia mientras marchaba hacia la capital.

Majencio recurrió a los oráculos paganos y encontró una profecía de que el & quot; enemigo de los romanos & quot perecería. Pero Constantine todavía estaba a kilómetros de distancia. Entonces, reforzado por la profecía, Maxentius dejó la ciudad para encontrarse con su enemigo.

Mientras tanto, Constantino tuvo una visión en el cielo de la tarde: una cruz brillante con las palabras Por este signo conquistar. Según cuenta la historia, el propio Cristo le dijo a Constantino en un sueño que llevara la cruz a la batalla como su estándar.

Aunque los relatos varían, Constantino aparentemente creía que el presagio era una palabra de Dios. Cuando se despertó temprano a la mañana siguiente, el joven comandante obedeció el mensaje y ordenó a sus soldados que marcaran sus escudos con el ahora famoso Chi-Rho.

Las tropas de Maxentius huyeron en desorden hacia el creciente Tíber. El aspirante a emperador intentó escapar por el puente de madera erigido para cruzar el arroyo, pero su propio ejército convertido en turba, presionando a través del estrecho pasaje, lo obligó a entrar en el río, donde se ahogó por el peso de su armadura.

Constantino entró en Roma como gobernante indiscutible de Occidente, el primer emperador romano con una cruz en su diadema.

Creyente vacilante

Una vez supremo en Occidente, Constantino se reunió con Licinio, el gobernante de las provincias balcánicas, y emitió el famoso Edicto de Milán que dio a los cristianos libertad de culto y ordenó a los gobernadores que restauraran todas las propiedades incautadas durante la severa persecución de Diocleciano.

Eusebio en su Historia de la Iglesia registró el júbilo cristiano: “Toda la raza humana fue liberada de la opresión de los tiranos. Especialmente nosotros, que habíamos puesto nuestras esperanzas en el Cristo de Dios, tuvimos un gozo inefable ''.

La fe de Constantino todavía era imprecisa, pero pocos cuestionaban su autenticidad. En 314, Constantino envió un mensaje a los obispos reunidos en el Concilio de Arles. Escribió acerca de cómo Dios no permite que la gente "deambule en las sombras", sino que les revela la salvación: "He experimentado esto en otros y en mí mismo, porque no anduve en el camino de la justicia. & hellip Pero el Dios Todopoderoso, que se sienta en la corte del cielo, concedió lo que no merecía. & quot

Sin embargo, durante una década vaciló. Por ejemplo, en el Arco de Constantino, que celebra su victoria en el Puente Milvio, no hay sacrificios paganos que suelen aparecer en los monumentos romanos. Por otra parte, todavía no hay símbolos cristianos, y se honra a la Victoria y al Dios Sol.

No deseaba imponer su nueva fe como religión estatal. "La lucha por la inmortalidad", dijo, "debe ser libre". Parecía comenzar donde lo dejó su padre: más o menos un monoteísta opuesto a los ídolos y más o menos amistoso con los cristianos. Solo a través de los años crecieron sus convicciones cristianas.

Experto en relaciones públicas

En 323, Constantino triunfó sobre Licinio y se convirtió en el único gobernante del mundo romano. La victoria permitió a Constantino trasladar la sede del gobierno permanentemente al Este, a la antigua ciudad griega de Bizancio (ahora Estambul). Amplió y enriqueció la ciudad a un costo enorme y construyó magníficas iglesias en todo el Este. La nueva capital se dedicó como Nueva Roma, pero pronto todos llamaron a la ciudad Constantinopla.

Los cristianos eran más populosos y vocales en Oriente que en Roma, por lo que durante los últimos 14 años de su reinado, "Bullneck" pudo proclamarse abiertamente cristiano. Procedió a crear las condiciones que llamamos "estado-iglesia" y legó el ideal a los cristianos durante más de mil años.

En 325, la controversia arriana amenazó con dividir el imperio recién unido. Para resolver el asunto, Constantino convocó un concilio de obispos en Nicea, una ciudad cercana a la capital. Él mismo dirigió la reunión.

"Ustedes son obispos cuya jurisdicción está dentro de la iglesia", les dijo. "Pero yo también soy un obispo, ordenado por Dios para supervisar a los que están fuera de la iglesia".

Al presidir el concilio, Constantino fue magnífico: organizó ceremonias elaboradas, entradas y procesiones dramáticas y servicios espléndidos. También era un mediador talentoso, que ahora traía su habilidad en relaciones públicas a la administración de los asuntos de la iglesia.

Desafortunadamente, no podía seguir argumentos abstractos o cuestiones sutiles y, a menudo, se encontraba en una gran desventaja en estos consejos.

Bautismo retrasado

Constantino esperó hasta que se acercó la muerte para ser bautizado como cristiano. Su decisión no fue inusual en un día en que muchos cristianos creían que uno no podía ser perdonado después del bautismo. Dado que los pecados de los hombres mundanos, especialmente aquellos con deberes públicos, se consideraban incompatibles con la virtud cristiana, algunos líderes de la iglesia demoraron el bautismo de tales hombres hasta poco antes de la muerte.

Dio a sus hijos una educación cristiana ortodoxa, y su relación con su madre fue generalmente feliz, pero continuó actuando como un típico emperador romano.Ordenó la ejecución de su hijo mayor, su segunda esposa y el esposo de su hermana favorita. Nadie parece ser capaz de explicar completamente sus razones.

Si bien muchas de sus acciones no se pueden defender, se despidió de los antiguos dioses romanos y convirtió la cruz en un emblema de la victoria en el mundo.


Verona demostró ser un desafío digno para Constantino

Desde Milán, las carreteras Emiliana y Flaminiana sitúan a Constantino a unas 400 millas de Roma. Sin embargo, al este, en Verona, el prefecto Ruricius Pompeianus, uno de los generales más capaces de Maxentius, reunió apresuradamente todas las fuerzas armadas que pudo desde Venecia. No deseando que Pompeiano lo siguiera en su retaguardia y arriesgarse a ser atrapado entre Pompeiano y el ejército de Majencio en Roma, Constantino se movió hacia el este para despejar primero Venecia del enemigo. Cerca de Brescia se enfrentó a cierta caballería enemiga enviada allí por Pompeiano. Pompeiano probablemente esperaba retrasar aún más el acercamiento de Constantino, pero su caballería vaciló ante el primer ataque de las legiones de Constantino e hizo una apresurada retirada de regreso a Verona.

Verona resultó una tarea abrumadora para Constantino. El río Adige fluye hacia el sur desde los Alpes y en Verona se dobla hacia el sureste. Bloqueó efectivamente la ciudad desde el oeste y el sur y permitió que llegaran suministros desde el este. Constantino dejó parte de sus tropas en posición de "asedio" en el lado más alejado del río de la ciudad. Con el resto marchó hacia el norte en busca de un cruce adecuado. Las aguas turbulentas del Adige, con sus fuertes corrientes y numerosos remolinos y remolinos, frustraron varios intentos de llegar a su orilla oriental. No fue hasta que Constantino se acercó a las estribaciones de los Alpes que pudo vadear el río. Desde allí descendió hacia el sur para sitiar las murallas orientales de la ciudad y cortar su línea de suministro al resto de Venecia.

Infectada por los restos de la caballería vencida de Brescia, la moral en la ciudad declinó rápidamente. Una salida de la ciudad solo resultó en muchas bajas. Las tropas de Constantino empujaron el asalto con tal vigor que parecía solo una cuestión de tiempo antes de que las defensas de Verona se resquebrajaran. Pompeiano sabía que se necesitaban refuerzos. Evidentemente, estos estaban cerca porque Pompeyo huyó en secreto de la ciudad, y pocos días después regresó al frente de un gran ejército.

El sol se estaba poniendo y la oscuridad comenzó a cubrir la tierra cuando llegaron los cansados ​​soldados y caballos de Pompeyo. Preocupado por la sitiada Verona, Pompeyo estaba ansioso por la batalla. También lo fue Constantino, que avanzó a la cabeza de sus mejores tropas. Detrás de ellos, el resto de sus legiones continuó el asedio. Atrapado entre la fuerza de socorro de Pompeiano y las murallas de la ciudad, no podía pensarse en la retirada de Constantino, solo en la victoria o la muerte.


5. Comprensión de las rivalidades imperiales, parte 2: Constantino y Licinio

Áureo dorado de Licinio I, con representación inversa del Conservador de Júpiter, acuñado en Nicomedia, 321-2 d.C., Museo Británico

Como maestro de Roma, Constantino ahora podría buscar consolidar su autoridad. Esto significó solidificar su relación con Licinius, el gobernante en Oriente. Se conocieron en Mediolanum en 313 d.C., donde se solidificó una alianza con el matrimonio de Licinio con Constantia, la media hermana de Constantino. Significativamente, esta reunión fue donde se acordó el Edicto de Milán, otorgando tolerancia oficial al cristianismo y un mundo alejado de la persecución de los primeros tetrarcas. La tolerancia del cristianismo ya había sido indicada por la donación del Palacio de Letrán por parte de Constantino al obispo de Roma. Las celebraciones de la unidad se vieron interrumpidas por la noticia de la insurrección de Maximinus Daia en el este. Licinio partió apresuradamente, derrotó a Maximino y dejó el imperio ahora finamente equilibrado, entre el control de dos hombres.

Constantino el Grande encarga la construcción de la Basílica de S. Giovanni in Laterano, Guiseppe Belloni, 1656-1685, Museum Kunstpalast, Düsseldorf

Sin embargo, la relación no pudo sostenerse, y las tensiones entre Constantino y Licinio se intensificaron hasta que la violencia se volvió inevitable, y Licinio incluso destruyó las estatuas de su rival en algunas ciudades. Siguió una batalla en Cibalae alrededor del 315, y otra en Mardia en 317. Se llegó a un asentamiento temporal mediante el cual sus hijos (Crispo, Constancio y Liciniano) fueron hechos Césares , en un sentido restaurando el sistema tetrarchic. Parece que Licinio poco después renegó de la noción de tolerancia religiosa. Esto probablemente no fue motivado por su fe, sino más bien por las realidades políticas: los cristianos aparentemente eran una fuerza para Constantino. Una guerra civil estalló a partir de estas tensiones en el año 324 d. C. Constantino, marchando bajo el ícono distintivamente cristiano del lábaro , derrotó a Licinius y sus aliados primero en Adrianópolis, luego en Hellespont y Chrysopolis. Constantino inicialmente perdonó a su antiguo aliado, lo que le permitió vivir como ciudadano privado en Tesalónica. Sin embargo, en 325, acusó a Licinio de conspirar contra él y lo hizo matar (¡junto con su hijo, el sobrino de Constantino!). Constantino era ahora el amo del mundo romano.


Emperador Constantino el Grande (306–337). La importancia de su fe en la historia de la Iglesia

Este documento fue enviado durante el semestre de otoño & # 3908 como una tarea de clase para el curso & ldquo101 & mdash Historia y principios de la Iglesia Ortodoxa & rdquo. P. Thaddaeus Hardenbrook es el rector de la Iglesia Ortodoxa de San Lorenzo en Felton, California. Él y su esposa operan un negocio ortodoxo que suministra grandes reproducciones de iconos llamados Imágenes ortodoxas.

Sin embargo, la lealtad popular y académica con respecto a su estatus como & lsquofprimer emperador cristiano & rsquo y & lsquosaint de la Iglesia & rsquo ha vacilado con el tiempo. Las opiniones dominantes han ido y venido en su evaluación del papel de Constantino y rsquos específicamente como cristiano. Un papel religioso de importancia que, como lo describe Schmemann, nadie niega, pero cuyos evaluadores se encuentran & ldquodiamétricamente opuestos & rdquo [5].

Por un lado, la hagiografía y la himnografía de la Iglesia ortodoxa destilan sin malicia la perspectiva histórica de Constantino a la de un gran santo llamado explícitamente al apostolado directamente por Dios. & ldquoComo Pablo, no recibió una llamada de hombres, & rdquo [6] lee el troparion de su fiesta. Eusebio, que se asoció personalmente con Constantino, insiste en que fue "adornado con todas las virtudes de la religión".Prólogo de Ochrid, compilado por el recién glorificado San Nicolás Velimirovich, Constantino conquista a Majencio después de haber seguido una cruz procesional de hierro (en lugar del símbolo Chi-Rho en los escudos) y es inmediatamente después, en lugar de en su lecho de muerte, catequizado y bautizado por un obispo Silvestre antes incluso del Concilio de Nicea. [8] Confiada en que su papel en la historia de la Iglesia es divinamente inspirado y agradable a Dios, la Iglesia Ortodoxa, con una fe infantil bendecida por Cristo, glorifica a Constantino y pasa por alto con alegría todas las debilidades personales que pueda haber tenido. Él es nuestro hermano en Cristo y, conociendo nuestra propia pecaminosidad y pereza espiritual, con gusto ignoramos sus faltas y recordamos su virtud con la esperanza de recibir el mismo trato misericordioso.

Por otro lado, Constantino ha sido constantemente atacado por aquellos que consideran sus defectos personales como prueba de su manipulación del cristianismo para beneficio personal y político. Vemos que esto ocurre ya en 498 con la publicación de ese "enemigo implacable del nombre de pila" y rdquo [9] Zosimus & rdquo Historia Nova y continuando hasta hoy. & ldquo Durante mucho tiempo los eruditos interpretaron [el panegirista de 310] en el sentido de que Constantino había profesado algún tipo de fe apolínea y el infierno, la indicación más fuerte de que Constantino era pagano e infierno. & rdquo [10] Muchos historiadores y autores cristianos parecen acercarse a la conversión de Constantino & rsquos con tal incertidumbre que él se pasa por alto rápidamente, al igual que Ware (cinco párrafos), [11] Meyendorff (comenzando solo con el Edicto de Milán), [12] y Chadwick (& ​​ldquoEra un asunto militar & rdquo) [13] De autores ortodoxos contemporáneos, Schmemann parece hacer el mayor esfuerzo por sintetizar las ambigüedades de la conversión de Constantino y rsquos. Sin un contexto preciso, muchas de las palabras y acciones de Constantine & rsquos son fácilmente criticadas.

Sin embargo, un estudio cuidadoso de la cultura romana del siglo IV y la incipiente estructura sociocultural del cristianismo de la era de la persecución sugiere lo contrario. Constantino se vio obligado por las circunstancias a equilibrar las complejidades entre un cristianismo recién legalizado, que él apoyaba firmemente, y las expectativas paganas bien establecidas del trono imperial que estaban en conflicto directo con la ideología moral cristiana. Schmemann concluye: "Sin embargo, muchos errores y tal vez incluso crímenes puede haber habido en su vida y es difícil dudar que este hombre se había esforzado inquebrantablemente hacia Dios". una especie de experiencia de conversión & rdquo y cambiando & ldquopracticamente nada & rdquo, sino que ordenó la ejecución de su propio hijo, Crispo, y su esposa, Fausta, [15] mientras patrocinaba el concilio de Nicea. Continúa para concluir que "quizás sea engañoso llamar a Constantino" el primer emperador cristiano ". [16] Chadwick está de acuerdo, afirmando, como si fuera un hecho bien documentado, que Constantino & ldquow no era consciente de ninguna exclusividad mutua entre el cristianismo y su fe en el Sol Invicto. & Rdquo [17]

Una defensa de su fe

Al presentar la importancia del papel de Constantino y rsquos en la historia de la Iglesia Cristiana Ortodoxa, parece más esencial defender ese aspecto del papel de Constantino y rsquos en la historia cristiana que es más vulnerable a la crítica de su fe. Los grandes acontecimientos históricos de su vida y reinado son relativamente indiscutibles. Sin embargo, debe renovarse una defensa de la virtud de su carácter para la preservación del lugar que le corresponde como ni un santo habitante de la teoria del más alto grado de santidad, ni un dictador políticamente manipulador, sino como un siervo de Cristo, barro en las manos. del Maestro, dispuesto a formarse según su voluntad un hombre "bajo la protección de la Cruz y en dependencia directa de Cristo". [18]

Por lo tanto, el enfoque de este estudio con respecto al contexto de la vida y la fe de Constantino & rsquos permanece en su relación con la Iglesia como catecúmeno y su principal obligación espiritual es la perseverancia de la fe contra el ataque demoníaco. Retomemos ahora el tema de su fe personal, recordando que "hay que tratar con cautela las valoraciones contradictorias de la época de Constantino, la condena indiscriminada y la justificación incondicional". [19]

Conversión: ¿Puente Milvio o antes?

Sueño de Constantino y la batalla del Puente Milvio

Históricamente, la batalla de Constantino y rsquos con Majencio en el Puente Milvio marca el comienzo de un imperio romano reunificado y el final de una era plagada de mucha división política y competencia entre numerosos augustos y césares. El evento, tanto para cristianos como para paganos, estuvo lleno de simbolismo y contenido divinos. "La victoria de Constantino y rsquos en el Puente Milvio parecía una manifestación señal del favor celestial". [20] El senado romano erigió un arco conmemorativo con una representación de la batalla y la inscripción, "por el impulso de la deidad". [21] Los paganos creían que esta deidad era el Sol Invicto, mientras que los cristianos creían que era Cristo, el Hijo. La mayoría de los estudiosos de la historia cristiana de hoy, especialmente el de Klaus M. Girardet, están de acuerdo en que Constantino se había convertido al cristianismo en ese momento (312). Porque la inscripción de Chi-Rho ya estaba en los escudos de sus soldados (también aparecería en sus monedas en 315) y, lo más dramático, no siguió la tradición establecida de viajar por el país. vía sacra al Capitolio para hacer un sacrificio pagano a Júpiter.

Durante los siguientes dos meses y medio, Constantino "subvencionaba generosamente de su bolsillo privado veinticinco iglesias titulares ya existentes y establecía varias iglesias nuevas que también instruía a sus gobernadores provinciales para que hicieran lo mismo en todos sus dominios". [22] Girardet documenta que, “Ningún emperador romano antes de Constantino había hecho esto. Eusebio de Cesarea iba a ver en Constantino al primer emperador que era un "amigo de Dios" y, por tanto, elegido para proclamar su mensaje al mundo. Girardet no ve ninguna razón para contradecir al historiador de Constantino. & Rdquo [23]

No hay duda de que a partir de 312 en adelante, Constantino y rsquos se consideraron a sí mismo como el guardián supremo de la Iglesia cristiana. [24] Pero, como se ha sugerido desde la época de Lactancio (240 y ndash320), la conversión de Constantino y rsquos puede haber tenido lugar incluso antes. Una estimación conservadora es la de al menos un año antes (311) cuando, según lo informado por Eusebio, vio por primera vez el Chi-Rho en el cielo inscrito con la frase "Por este [signo] conquistar". [25] Sin embargo, dado que su madre era de Gran Bretaña y puede haberse convertido al cristianismo antes de que su hijo, la exposición al cristianismo, sus influencias, y tal vez incluso su propia conversión, comenzó en la juventud de Constantino y rsquos. Esto no es documentable, pero ciertamente probable.

La tradición oral de Gran Bretaña afirma que Helena era hija del rey de Gran Bretaña, Cole de Camulodunum, que se alió con Constancio para evitar más guerras entre los británicos y Roma. [26] Su imagen en forma de estatura sobre una columna muy alta se encuentra en el centro de Colchester hasta el día de hoy. "Constantino, la flor de Gran Bretaña", escribe Huntingdon, "de estirpe y origen británico, cuyo igual Gran Bretaña no ha producido antes o después". [27] Se sabe con certeza que Gran Bretaña fue misionera en la época de Helena y Constantino. El primer mártir británico, Alban, pudo haber sufrido ya en el año 208. Orígenes, Tertuliano, Atanasio y Jerónimo infieren que de hecho había cristianos en la Gran Bretaña romana, quizás ya en el año 200. [28] Sin embargo, otros, como Sozomen, no afirme que Helen era británica, pero sí afirme que Constantino abrazó el cristianismo mientras gobernaba allí y en Europa occidental. & ldquo [Constantine & rsquos] disputa con Maxentius, el gobernador de Italia, había creado tanta disensión en los dominios romanos, que entonces no era un asunto fácil vivir en Galia, en Gran Bretaña o en los países vecinos, en los que es universalmente admitido Constantino abrazó la religión de los cristianos, antes de su guerra con Majencio, y antes de su regreso a Roma e Italia: y esto se evidencia en las fechas de las leyes que promulgó a favor de la religión. & Rdquo [29].

Toda esta evidencia pesa a favor de la opinión de que Constantino estuvo expuesto al cristianismo temprano en su vida, que fue tolerante con el cristianismo, si no lo promovió, en su primer gobierno. Y que su aparente "retraso" en hacer del cristianismo la religión imperial y el aplazamiento del bautismo no son evidencia de que fuera un pagano con un mero afecto por el cristianismo. A la inversa, son evidencia de que estaba profundamente convencido de la verdad de Cristo desde el principio y trabajó diligentemente para su afirmación dentro del imperio, paso a paso, según lo permitido por la providencia de Dios.

De manera similar, Schmemann afirma confianza en la fe personal de Constantino y rsquos, afirmando: `` Un punto es incuestionable: el signo que vio y bajo el cual obtuvo su victoria decisiva fue en su propia mente un símbolo cristiano, y desde ese momento en adelante. se contaba a sí mismo como cristiano. & rdquo [30] Entonces, en coherencia con la complejidad de este tema, abre simultáneamente una vía para la duda, la especulación, & ldquo¿En realidad se convirtió en uno? No fue hasta su lecho de muerte, veinticinco años después de la batalla del Puente Milvio, que recibió el bautismo, el único símbolo que la Iglesia acepta para convertirse en cristiano. (Había sido su sueño ser bautizado en el Jordán, quizás una razón de su largo aplazamiento). Entonces, ¿qué había sido antes? & Rdquo [31]

Sin embargo, ¿cómo pudo "considerarse cristiano" y, sin embargo, no serlo "hasta su lecho de muerte"? Un & lsquoChristian & rsquo es alguien que cree en Cristo y lo sigue. Es el punto de vista completamente ortodoxo que incluso aquellos que se unen a cuerpos heréticos de heterodoxos no son despojados de su título de cristianos, a pesar de que no han recibido el bautismo ortodoxo y no son miembros de la Iglesia Apostólica, el único depositario de la plenitud de la gracia. . Aunque pueden estar lejos de Cristo y Su Iglesia, no necesariamente están rechazando la verdad de Cristo, sino que lo están persiguiendo desde dentro de las circunstancias en las que se encuentran. [32] Tampoco la salvación, por extrema economía, está restringida solo a aquellos que recibieron el rito real del bautismo. Esto se demuestra claramente por las muchas vidas de santos mártires que fueron bautizados, no en el rito ortodoxo, sino en su propia sangre. Un ejemplo de esto se encuentra en el relato del santo mártir Polyeuctus (9 de enero) que experimentó maravillas como catecúmeno pero nunca bautizó.

Constantino fue de hecho un "emperador cristiano", ya que Schmemann no puede evitar eventualmente titularlo. [33] Pero Schmemann parece haber pasado por alto el estado real espiritual y oficial de la relación de Constantino y la Iglesia con la Iglesia. Concluye brillantemente que, & ldquoTodas las dificultades y cualidades distintivas de Bizancio, toda la ambigüedad de la & lsquoage de Constantino & rsquo en la historia de la Iglesia, resultan de la paradoja primaria, inicial de que el primer emperador cristiano fue un cristiano fuera de la Iglesia, y la Iglesia en silencio, pero con plena sinceridad y fe, lo aceptó y reconoció. En la persona del emperador, el imperio se hizo cristiano sin pasar por la crisis del juicio bautismal. [34] Es cierto que un miembro de pleno derecho de la Iglesia ortodoxa es aquel que ha sido bautizado. Y el bautismo no lo había recibido Constantino, ni el imperio en su conjunto, un ejemplo imperial que no sería seguido por Vladimir y los eslavos. Pero en cuanto a la afirmación de Schmemann & rsquo de que Constantino es un cristiano "fuera de la Iglesia", y su pregunta sin respuesta de "¿qué había sido antes?", La respuesta espiritual, si no técnica, es sin duda "catecúmeno". La validez de esta declaración la exploraremos en breve.

Apóstol entre reyes

El papel de Constantino y rsquos en la historia de la iglesia es triple: histórico, político y espiritual.Y en muchos sentidos, su papel es paralelo tanto al proceso triple de & lsquosespiritual status & rsquo en la membresía de la Iglesia: catecúmenos, miembro bautizado y santo glorificado, como al proceso triple de deificación: purificación, iluminación, perfección. Toda crítica especulativa de su fe personal y su relación con la Iglesia se reduce a & lsquoslander y propaganda & rsquo [35] una vez que el observador se ha sometido al preciso contexto histórico, político y espiritual de la vida de Constantino & rsquos.

Incluso las "ejecuciones" de su hijo y su esposa tienen un contexto auténtico. El contexto no puede disipar el dolor de los eventos, pero sí mitiga su horror a menudo embellecido. En 326, Constantino ordenó un juicio en el tribunal local de Pola en Istria, donde su hijo Crispo fue condenado a muerte y ejecutado. Poco después, según los informes, Constantino hizo que su esposa Fausta, hija de Maximiano y hermana de Maxentius, muriera por asfixia en un baño sobrecalentado. Además, existe un acuerdo general en que se hicieron esfuerzos en ese momento para ocultar los detalles.

Las críticas al carácter de Constantino y rsquos a menudo citan estas muertes como prueba de su total depravación. Sin embargo, una beca reciente, como Alessio Torino & rsquos La tragedia de Cripus, ha vuelto decisivamente a la opinión de que el grado de intriga que culminó con las muertes de Crispo y Fausta fue tan ofensivo que es de esperar un esfuerzo de oscurecimiento. En retrospectiva, el propio Zosimus, un enemigo absoluto de la fe de Constantino y rsquos, y el historiador bizantino Ioannes Zonaras, proporcionan el relato más convincente. [36] Fausta, esposa e hija de los enemigos de Constantino y rsquos, aparentemente veía a su hijastro Crispo con celos extremos ya que competía con sus hijos por el favor imperial. Conspirando contra Crispo sólo un mes después de que Constantino decretara el adulterio punible con la muerte, [37] Fausta fingió un amor apasionado por su hijastro y la idea de una relación ilícita. Crispo, como José tentado por la mujer egipcia, la negó. Fausta tomó represalias informando a Constantine que Crispus lo había deshonrado en un intento de violarla. Confiando en el falso testimonio de Fausta, y siendo personalmente avergonzado tan pronto después de su decreto contra tales cosas, Constantino entregó a su amado hijo a juicio y ejecución. Poco después, Constantino descubrió la terrible verdad y Fausta muere quizás por voluntad de Constantino, quizás en suicidio, tampoco se sabe con certeza. El dolor personal y la vergüenza de Constantino & rsquos por la tragedia plagada de engaños pone fin de inmediato a cualquier crónica de los hechos.

Aunque sin duda horripilante, una visión objetiva del contexto histórico admite que estos hechos no están fuera de la esfera de las experiencias y deberes de un emperador y mucho menos de un emperador que está agobiado práctica y espiritualmente con la completa transformación de un imperio pagano. Históricamente, Constantino es un gran conquistador militar con toda la violencia y el dominio de mano dura que es absolutamente inherente a los roles y la sociedad romanos antiguos. Políticamente, es un "apóstol entre reyes" [38] y está sometido a todas las realidades de desarrollar y defender una cosmovisión social ortodoxa (que estaba relativamente subdesarrollada en ese momento) dentro del precario contexto del gobierno imperial romano. Espiritualmente, era un catecúmeno: uno devoto del Cristo y cuyo enfoque espiritual principal es el de la guerra demoníaca para la preservación de la fe.

Contexto histórico, político y espiritual

Sin embargo, el estudioso ortodoxo de historia debe reconciliarse con la realidad de que Constantino fue un apóstol designado por Dios para el imperio romano y, lo que es más difícil de comprender, un converso al cristianismo en una época en la que no existía una cultura o nación cristiana. . Su aparente desafío a la moral cristiana en acciones como la ejecución de Licentius y la de su hijo Crispo y su esposa Fausta, son de hecho acciones que posiblemente no solo son aceptables dentro de la sociedad y la cultura que formaron a Constantine como persona, sino que también son obedientes. acciones en defensa del trono pagano e imperial que heredó y está tratando de santificar. Tanto la era apostólica como la de persecución de la Iglesia habían incluido el crecimiento y desarrollo de la comunidad cristiana. Pero la coexistencia del cristianismo dentro del judaísmo de la primera era, y su subyugación a las catacumbas de la segunda, hizo que el desarrollo de una sociedad y una cultura cristianas distintas no fuera esencial e imposible, respectivamente.

Por tanto, la carga de Constantino & rsquos desde el momento de su conquista sobre Majencio, y para la que no tiene precedente a seguir, es descubrir una manera de infundir la cultura y la sociedad romanas con el cristianismo, sin amotinar a la mayoría pagana, y sin comprometer los dogmas. de la sociedad y la cultura ortodoxa tal como existía en su estado subdesarrollado. “Estaba ansioso por no alarmar a aquellos de estos súbditos que todavía se aferraban a los dioses antiguos. Pero ciertamente no dudó en negarse a participar en el sacrificio tradicional a Júpiter. & Rdquo [39] Este es el contexto para interpretar acciones como el hecho de que continúe usando el Sol Invicto en su acuñación, la inclusión del simbolismo y el arte paganos, incluso en Constantinopla (aunque coloca a la diosa pagana Cibeles en una postura de oración cristiana y enfurece a sus devotos [40]). Estos puntos de crítica potencial, cuando se combinan con su uso interminable del Chi-Rho en los escudos de sus soldados, su apoyo financiero inmediato, personal y de las iglesias, y su constante aumento de los derechos cristianos desde la expansión de la tolerancia religiosa a la eventual extremo de perseguir a los herejes cristianos, todos colaboran como un todo para demostrar su metódica conversión de la cultura y la sociedad romanas del paganismo a la ortodoxia. La suya es la era de la sociedad y la cultura cristianas emergentes, no establecidas. Y como todos los nacimientos, es violencia y sangre por el bien de una nueva vida.

Constantino: el catecúmeno

La afirmación de Schmemann de que Constantino es un cristiano "fuera de la Iglesia" es comprensible pero innecesaria. También refleja el hecho de que, históricamente, la conciencia del catecumenado como una membresía específicamente definida de la Iglesia degeneró, en general (como lo hizo el diaconado como un llamamiento sacerdotal específico y permanente), con la profunda institucionalización de la Iglesia que se produjo con su exitosa inculturalización (y posterior nacionalización) después de la era de Constantino. & ldquoDurante los primeros siglos del cristianismo, aquellos que deseaban convertirse en miembros de la Iglesia fueron sometidos primero a una larga preparación & hellip. Más tarde, la clase de catecúmenos abandonó debido a la costumbre prevaleciente del bautismo infantil. & rdquo [41] Y, sin embargo, lo que demuestra la historia es que todo el imperio, junto con Constantino como persona, será efectivamente catequizado, bautizado y establecido, ya que sigue los mismos pasos de conversión que cada persona.

En la Era de los Mártires (100 & ndash 312), el catecumenado ya se había desarrollado más allá de su forma simple de la era apostólica. & ldquoEn las épocas de persecución se hizo necesario tener mucho cuidado al admitir personas como miembros de la Iglesia. El peligro de apartarse, o incluso de la traición, debe protegerse mediante un cuidadoso entrenamiento doctrinal y moral. De ahí la institución del catecumenado y la disciplina del secreto. El trabajo de los apologistas había sido eliminar los prejuicios contra el cristianismo y exponer sus doctrinas y prácticas de tal manera que atrajera al pagano imparcial. Si alguien se sintió movido a abrazar la religión verdadera, no fue admitido de inmediato, como en los días de los Apóstoles. Al principio fue tratado como un investigador, y solo se le comunicaron las doctrinas fundamentales. Tan pronto como dio prueba de sus conocimientos y aptitud, fue admitido en el catecumenado propiamente dicho y recibió nuevas instrucciones. Después de algunos años en esta etapa, fue ascendido a las filas de los Competentes, es decir, los listos para el bautismo. Como era de esperar, ahora se le instruyó más especialmente en los ritos para este propósito. Incluso cuando había sido iniciado, su instrucción aún no había terminado. Durante la semana posterior a la Pascua, mientras aún estaba sobre él la gracia del primer fervor, se le explicaron con más detalle los diversos ritos y misterios en los que acababa de participar. & Rdquo [42].

En el segundo concilio ecuménico (Constantinopla, 381), se reconoció canónicamente el oficio y el protocolo existentes del catecumenado. El primer día hacemos cristianos en el segundo, catecúmenos en el tercero, los exorcizamos respirándoles tres veces en la cara y los oídos y así los instruimos y obligamos a pasar tiempo en la Iglesia, a escuchar las Escrituras y luego los bautizamos. ”(Canon viii) [43] Vlachos señala con entusiasmo que“ el hecho de que primero fueron llamados cristianos y luego catecúmenos es bastante notable ”. [44] Continúa documentando que el propósito de convertirse en cristiano , hecho catecúmeno y luego bautizado es para luchar contra el diablo y las pasiones, comenzar la terapia espiritual y ser iluminado respectivamente. [45] Uno de los propósitos como catecúmeno era "superar los asaltos finales de los demonios, mientras que eran catecúmenos, y ser arrancados poco a poco de su garra de hierro". [46] En algunas tradiciones locales, los nombres de los iniciados no inscritos y Los catecúmenos estaban inscritos en un libro especial que enumeraba a los miembros de la Iglesia "Por eso se les consideraba cristianos, aunque todavía no habían recibido el bautismo". [47]

Dentro de los cien años de la muerte de Constantino y rsquos, el catecumenado describiría claramente dos métodos de acercamiento al bautismo: 1) aquellos que, siguiendo su práctica directamente a Constantino, pospusieron el bautismo hasta el final de la vida o en el lecho de muerte, y 2) aquellos que "se preparan para la iluminación sagrada" por bautismo en Pascha. [48] ​​Constantino pertenece claramente al primer grupo. Mientras establece la Iglesia por el poder y la influencia del trono imperial, él mismo está siendo "orgulloso" de las garras de hierro de los demonios y rsquo mientras avanza hacia el bautismo. Dada la naturaleza del derecho romano, la práctica común de la pena capital y la brutalidad de la cultura romana no cristianizada, que fue el contexto indiscutible de la lucha de Constantino y rsquos, combinado con su apoyo abierto a la Iglesia, es muy probable que pospusiera bautismo, no por falta de fe, sino porque él y sus consejeros cristianos lo discernieron como bueno, y como era común & ldquoto posponer el bautismo, especialmente si uno & rsquos deberes oficiales incluían la tortura y ejecución de criminales. & rdquo [49] El Tradición apostólica de Hipólito (c. 215) dice claramente: "Si alguien es un gobernador militar, o el gobernante de una ciudad que viste la púrpura, cesará [su ocupación] o será rechazado [del bautismo]". [50]

Los historiadores interpretan consistentemente este aplazamiento del bautismo como un signo de fe débil, pero ¿no lo interpreta la mente de la Iglesia como un signo de reverencia? Inspirados a la victoria por los signos cristianos místicos, y presidiendo los cientos de santos obispos en un concilio ecuménico, ¿no habría aprendido ni el más simple de los hombres a acercarse al bautismo y a la fe de los mártires con temor y temblor? El bautismo iba a ser una transformación completa de la vida de uno hacia la impecabilidad y la práctica de paenitentia una permitía "sólo una penitencia y un perdón en la vida". [51] Este rigorismo temprano creó una atmósfera espiritual dentro de la cual "muchos diferieron el bautismo hasta su lecho de muerte, ya que el bautismo otorgó el perdón de todos los pecados y la vida eterna". [52]

¿Constantino sería considerado un santo más grande si hubiera recibido el bautismo antes en su vida y luego hubiera continuado cumpliendo con los deberes imperiales que estaban en conflicto con la moral social cristiana en desarrollo de su época, tal vez terminando sus días en la excomunión? La única explicación satisfactoria para su prolongado catecumenado es que su comprensión del cristianismo era completa, de ahí su demora, y que estaba profundamente consciente de que el establecimiento de la santa ortodoxia exigía que cumpliera con los deberes de un trono pagano aquí con todas sus oscuras complejidades y compromisos. Su objetivo no era la autosatisfacción espiritual o incluso la purificación (la hesiquia, la quietud y la idea de retirarse del mundo aún no se habían desarrollado), era la conversión de un imperio pagano y multinacional.

Schmemann se destaca por sintetizar la dinámica histórica y personal de la conversión de Constantino y rsquos, diciendo: `` En la mente de Constantino, la fe cristiana, o más bien, la fe en Cristo, no le había llegado a través de la Iglesia, sino que le había sido otorgada personal y directamente por su victoria sobre la Iglesia. Enemigo y mdash en otras palabras, ya que estaba cumpliendo con su deber imperial. En consecuencia, la victoria que había obtenido con la ayuda del Dios cristiano había puesto al emperador y, por tanto, al imperio también bajo la protección de la Cruz y en dependencia directa de Cristo. Sin embargo, esto también significó que Constantino se convirtió, no como hombre, sino como emperador. Cristo mismo había sancionado su poder y lo había convertido en su representante previsto, y por medio de la persona de Constantino y rsquos, unió el imperio a sí mismo mediante lazos especiales. Aquí radica la explicación del hecho llamativo de que la conversión de Constantino no fue seguida de ninguna revisión o reevaluación de la concepción teocrática del imperio, sino que por el contrario convenció a los cristianos y a la propia Iglesia de la elección divina del emperador y los obligó a considerar el imperio mismo como reino consagrado, elegido por Dios. & rdquo [53]

¿Qué sabemos con certeza?

John Julius Norwich, a lo largo de su trilogía Bizancio, establece un espléndido ejemplo de verificación de las investigaciones históricas con salvaguardas retóricas como "¿Pero qué sucedió realmente?" o "¿Qué sabemos con certeza?". Debemos preguntarnos lo mismo. Como estudiantes cristianos ortodoxos de historia, ¿qué sabemos con certeza con respecto a la fe de Constantino y rsquos? Sabemos con certeza que Constantino estuvo expuesto al monoteísmo y la tolerancia religiosa desde una edad temprana a través de su padre, Constancio, a quien emuló de muchas maneras. Constancio era un adherente estricto al culto al Dios Sol ya Constantino, habiendo considerado el fracaso sistemático de quienes practicaban el politeísmo, y creyó que le correspondía honrar a su padre y sólo a Dios. [54] Y según Lactancio, Constantino siguió consistentemente el uso de su padre y rsquos de la política tolerante hacia el cristianismo desde su proclamación como Augusto.

Sabemos con certeza que Constantino tuvo la oportunidad de encontrarse con el cristianismo temprano en la vida mientras estaba en Gran Bretaña, Europa Occidental y el Medio Oriente, donde conoció a Eusebio de Cesarea. Sabemos con certeza que se consideraba a sí mismo, como mínimo, obligado a Cristo, si no completamente convertido, desde antes de su victoria sobre Majencio en el Puente Milviano (312). Sabemos con certeza que evitó los ritos paganos y apoyó a la Iglesia financiera y legalmente inmediatamente después de que asumió el trono imperial. Sabemos con certeza que en el año 325 él presidía personalmente el Primer Concilio Ecuménico, escuchando a las mentes y almas más grandes de la ortodoxia defender la fe y el sacrificio por la verdad. Sabemos con certeza que para el año 330 había trasladado la capital del imperio a Constantinopla y exigía que los participantes en el gobierno fueran cristianos. Sabemos con certeza que Constantino liberó y estableció la Iglesia por completo, incluso cometiendo un error extremo al perseguir a herejes y paganos.

Sabemos con certeza que uno no tiene que ser bautizado en la Iglesia Ortodoxa para ser llamado cristiano. Pero este hecho se pasa por alto en la mayoría de los comentarios históricos, ya sea una fuente ortodoxa, heterodoxa o secular. Sabemos con certeza que al hacer una conversión completa a Cristo puede haber un período de tiempo significativo entre la primera identificación con ser cristiano y el acto culminante de recibir el santo bautismo. Se ven ejemplos de esto en las vidas de Martín de Tours (quien tuvo una visión de Cristo como catecúmeno), Agustín de Hipona y la conversión mucho más reciente de Seraphim Rose. Sabemos con certeza que durante la era de Constantino y rsquos era común aplazar el bautismo debido a los rigores de la membresía plena y la pureza de rdquos y que el misterio del arrepentimiento estaba disponible solo una vez en la vida.

También sabemos con certeza que, después de haber pasado treinta años (la mitad de su vida) como catecúmeno funcional, si no literal, recibió el bautismo inmediatamente después de creer que su oportunidad de hacerlo había llegado a su fin. & ldquoFue bautizado & helliphe ya se vistió con túnicas imperiales & hellip y la certeza gozosa de la cercanía de Cristo y Su luz eterna nunca más lo abandonó & hellip. Y la mayor esperanza terrenal de la Iglesia, y el sueño del triunfo de Cristo en el mundo, se asoció con su nombre. & rdquo [55] Sabemos que tuvo la bendición de reposar en Pentecostés, 22 de mayo de 337. Qué mejor día, que el nacimiento de la Iglesia en este mundo, para recibir a un hombre en el seno de Abraham que ha dado a luz a la Iglesia en la civilización? Y, por último, sabemos con certeza que ninguna recopilación de hechos, críticas históricas o especulaciones desleales han revertido jamás su aceptación en la santa Iglesia de Cristo como el muy venerado Constantino, el Grande, Igual a los Apóstoles. Los sucesos y las personas de la historia mal documentados son objetivos comunes de especulaciones soñadoramente legendarias o manipulativamente hostiles. Sin embargo, visto con objetividad, se puede tener una gran confianza al titular a Constantino como el primer emperador cristiano y rsquo.

Imagínese lo difícil que sería para un alma que busca la salvación gobernar también Bizancio. ¿Podrían nuestras almas débiles soportar una visita allí? Un día San Antonio recibió una carta del emperador Constancio, pidiéndole que fuera a Constantinopla, y se preguntó si debía ir o no. Entonces le dijo a San Pablo, su discípulo: "¿Debo ir?". El otro respondió: "Si vas, te llamarán Antonio, pero si te quedas aquí, te llamarán San Antonio". Si es el desafío para un monje que visita la capital, ¿cuánto mayores serían las trampas espirituales para el imperio y el gobernante rsquos? Si los Estados Unidos se convirtieran a la ortodoxia en solo 18 años, ¿alguien consideraría que "lsquoslow" o "lsquotimid" es un producto del liderazgo cristiano? La llamada de Dios a Constantino fue genial, al igual que el hombre.

1. Eusebio. & ldquoLife of Constantine & rdquo Padres nicenos y post-nicenos, segunda serie, vol. 1(Peabody, MA, Hendrickson Publishers Inc, 1994), pág. 484.

2. Ware, Timothy. & ldquoByzantium I & rdquo La iglesia ortodoxa (Baltimore, MD, Penguin Books, 1964) pág. 26.

3. Meyendorff, John. & ldquoChurch and Empire & rdquo Unidad imperial y divisiones cristianas (Crestwood, NY, St. Vladimir & rsquos Seminary Press, 1989) pág. 7.

4. Norwich, John Julius. Bizancio: los primeros siglos (Nueva York, NY: Alfred A. Knopf, 1996) pág. 32.

5. Schmemann, Alexander. & ldquoEl triunfo del cristianismo & rdquo Camino histórico de la ortodoxia oriental(Crestwood, NY: St. Vladimir & rsquos Seminary Press, 1977) pág. 62.

6. & ldquoTroparion para Constantino el Grande & rdquo El Menaion. 21 de mayo.

7. Eusebio Historia eclesiástica. (Baltimore, MD: Penguin Books, 1964) pág. 438.

8. Velomirovic, Nikolai & ldquoSt. Constantino, igual a los apóstoles y rdquo El prólogo de Ochrid. (Diócesis de la Iglesia Ortodoxa Serbia de América Occidental: 21 de mayo de 1999)

9. Gilles, Pierre Antigüedades de Constantinopla. (Nueva York, NY: Italica Press, 1988) pág. 12.

10. Elliott, Thomas G & ldquoThe Language of Constantine & rsquos Propaganda & rdquo Transacciones de la Asociación Filológica Americana. (Baltimore, MD: Johns Hopkins University Press, 1990) pág. 349.

11. Ware, Timothy & ldquoThe Beginnings & rdquo La iglesia ortodoxa. (Baltimore, MD: Penguin Books, 1964) pág. 24-27.

13. Chadwick, Henry & ldquoConstantine y el Concilio de Nicea & rdquo La Iglesia Primitiva (Nueva York, NY: Penguin Books, 1993) pág. 125.

15. Ésta es la difamación de Juliano el Apóstata propagada por Zosimus.

23. Shlosser, Franziska E & ldquoKlaus M. Girardet: Die Konstantinische Wende & rdquo Revisión clásica de Bryn Mawr. (Bryn Mawr, PA. Bryn Mawr Press, 2006) pág. 2.

25. Eusebio Vida de Constantino pág. 490.

26. Huntingdon, Henry Historia Anglorum: The History of the English People (Oxford: Oxford University Press, 1996) pág. 61.

28. Hayes, Alan L Cristianismo primitivo (hasta el 843 d.C.). (Toronto, CA: Escuela de Teología de Toronto, 2008) pág. 19.

29. Sozomen & ldquoHistoria Ecclesiastica & rdquo Padres Nicenos y Post-Nicenos, Segunda Serie, Volumen 2. (Peabody, MA: Hendrickson Publishers Inc., 1994) pág. 243.

32. Drozdov, Filaret metropolitano y ldquo¿Se salvarán los no ortodoxos? & Rdquo Vida ortodoxa, vol. 34, N ° 6. (Jordanville, NY: Holy Trinity Monastery Press, 1984) pág. 2.

35. Schmemann, Alexander & ldquoThe Church Year & rdquo En celebración de la fe. (Crestwood, NY: St. Vladimir & rsquos Seminary Press, 1994) pág. 50.

36. Drijvers, Jan Willem Helena Augusta. (Boston, MA: Brill Publishers, 1992) pág. 61.

37. Metallinos, P. Jorge Constantine the Great & amp Historical Truth (transcripción de audio). (Atenas, Grecia: Facultad de Teología de la Universidad de Atenas, 2008) pág. 8.

38. Monasterio de la Santa Transfiguración y ldquoConstantino, igual a los Apóstoles (21 de mayo) y rdquo El gran horologion. (Boston, MA: Holy Transfiguration Monastery Press, 1997) pág. 489.

41. Callinicos, Constantine El Catecismo Griego Ortodoxo. (Nueva York, NY: Arquidiócesis griega de América del Norte y del Sur, 1960) pág. 3.

42. Scannell, T & ldquoChristian Doctrine & rdquo La enciclopedia católica (Nueva York: Robert Appleton Company, 1909)

43. Vlachos, Hieroteos y ldquocatequismo en la Tradición de la Iglesia y rdquo Entrar en la Iglesia Ortodoxa. (Levadia, Grecia: Diaconía Apostólica, 2004) pág. 20.

46. ​​Field, Anne y ldquoEl significado de los exorcismos y rdquo De la oscuridad a la luz. (Ann Arbor, MI. Servant Publications, 1978) pág. 78.

47. Kucharek, Casimir Los misterios sacramentales: un enfoque bizantino. (Allendale, Nueva Jersey: Alleluia Press, 1976) pág. 92.

54. Eusebio Vida de Constantino pág. 490.

Graneros, Timothy Constantino y Eusebio. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1981.

& mdash El nuevo imperio de Diocleciano y Constantino. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1982.

& mdash El cristianismo primitivo y el Imperio Romano. Londres: Variorum Reprints, 1984.

Callinicos, Constantine El Catecismo Griego Ortodoxo. Nueva York, NY: Arquidiócesis griega de América del Norte y del Sur, 1960.

Chadwick, Henry La Iglesia Primitiva. Nueva York, NY: Penguin Books, 1993.

Drijvers, Jan Willem Helena Augusta. Boston, MA: Brill Publishers, 1992.

Drozdov, Metropolitan Philaret & ldquo¿Se salvarán los no ortodoxos? & Rdquo Vida ortodoxa, vol. 34, N ° 6. Jordanville, Nueva York: Holy Trinity Monastery Press, 1984.

Elliott, Thomas G. & ldquoThe Language of Constantine & rsquos Propaganda & rdquo Transacciones de la Asociación Filológica Americana. Baltimore, MD: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, págs. 349-353. 1990.

Eusebio Historia eclesiástica. Baltimore, MD: Penguin Books, 1964.

& mdash & ldquoLa vida de Constantino & rdquo Padres nicenos y post-nicenos, segunda serie, vol. 1. Peabody, MA: Hendrickson Publishers Inc., 1994.

Field, Anne & ldquo El significado de los exorcismos & rdquo De la oscuridad a la luz. Ann Arbor, MI: Servant Publications, 1978.

Gilles, Pierre Antigüedades de Constantinopla. Nueva York, NY: Italica Press, 1988.

Hayes, Alan L. Cristianismo primitivo (hasta el 843 d.C.). Toronto, CAN: Escuela de Teología de Toronto, 2008.

Monasterio de la Santa Transfiguración y ldquoConstantino, igual a los Apóstoles (21 de mayo) y rdquo El gran horologion. Boston, MA: Holy Transfiguration Monastery Press, 1997.

Huntingdon, Henry Historia Anglorum: The History of the English People. Oxford: Oxford University Press, 1996.

Kucharek, Casimiro Los misterios sacramentales: un enfoque bizantino. Allendale, Nueva Jersey: Alleluia Press, 1976.

Metallinos, P. Jorge Constantino el grande y la verdad histórica (Transcripción de audio). Atenas, Grecia: Facultad de Teología de la Universidad de Atenas, 2008.

Meyendorff, John Unidad imperial y divisiones cristianas. Crestwood, NY: St. Vladimir & rsquos Seminary Press, 1989.

Norwich, John Julius. Bizancio: los primeros siglos. Nueva York, NY: Alfred A. Knopf, 1996.

Schmemann, Alejandro Camino histórico de la ortodoxia oriental. Crestwood, NY: St. Vladimir & rsquos Seminary Press, 1977.

& mdash & ldquoEl año eclesiástico & rdquo Celebración de la fe. Crestwood, Nueva York: St. Vladimir & rsquos Seminary Press, 1994.

Shlosser, Franziska E. & ldquoKlaus M. Girardet: Die Konstantinische Wende & rdquo Revisión clásica de Bryn Mawr Bryn Mawr, PA: Bryn Mawr Press, 2006.

Sozomen & ldquoHistoria Ecclesiastica & rdquo Padres nicenos y post-nicenos, segunda serie, vol. 2. Peabody, MA: Hendrickson Publishers Inc., 1994.

Staniloae, Dumitru Espiritualidad ortodoxa. South Canaan, PA: St. Tikhon & rsquos Seminary Press, 2002.

Torino, Alessio La tragedia de Crispo. Roma, Italia: Academia Nacional, 2008.

Vlachos, Hieroteos & ldquoCatequismo en la Tradición de la Iglesia & rdquo Entrar en la Iglesia Ortodoxa. Levadia, Grecia: Diaconía Apostólica, 2004.

Ward, Benedicta El cristiano del desierto. Nueva York, NY: Macmillan Publishing, 1975.

Ware, Timothy La iglesia ortodoxa. Baltimore, MD: Penguin Books, 1964.

Zosimus Nueva historia (cuatro vol.). Londres, Inglaterra: Green & amp Chaplin, 1814.


Ultimos años

Estos hechos marcaron el rumbo de la última fase del reinado de Constantino. Después de su derrota de Licinio, cambió el nombre de Bizancio a Constantinopla, e inmediatamente después de su regreso de Occidente, comenzó a reconstruir la ciudad en un patrón muy ampliado como su capital permanente y la "segunda Roma". La dedicación de Constantinopla (mayo de 330) confirmó el divorcio, que se había estado gestando durante más de un siglo, entre los emperadores y Roma. Roma había sido durante mucho tiempo inadecuada para las necesidades estratégicas del imperio. Ahora iba a quedar en un espléndido aislamiento, como una ciudad enormemente rica y prestigiosa, que seguía siendo el foco emocional del imperio, pero de importancia política limitada.

Quizás fue en cierto sentido para expiar la catástrofe familiar del 326 que la madre de Constantino, Helena, se embarcó en una peregrinación a Tierra Santa. A su viaje asistieron limosnas y obras piadosas y se distinguió por las fundaciones de su iglesia en Jerusalén y en Belén. Por iniciativa de Eutropia, la suegra de Constantino, también se construyó una iglesia en Mamre, donde, según una interpretación del Libro del Génesis compartida por Constantino y Eusebio, Cristo se había mostrado por primera vez a la humanidad en la aparición de Dios a la El patriarca hebreo Abraham, pero la más famosa de estas fundaciones siguió al sensacional descubrimiento del Santo Sepulcro en Jerusalén. El descubrimiento fue acogido con entusiasmo por Constantino, quien instigó la construcción de una gran nueva basílica en el lugar, ofreciendo ayuda ilimitada con mano de obra y materiales y sugerencias en cuanto a diseño y decoración.

El interés de Constantino en la construcción de iglesias se expresó también en Constantinopla, particularmente en las iglesias de la Santa Sabiduría (la Santa Sofía original) y de los Apóstoles. En Roma, la gran iglesia de San Pedro se comenzó a finales de los años 320 y Constantino la dotó espléndidamente de platos y propiedades. Mientras tanto, las iglesias de Tréveris, Aquileia, Cirta en Numidia, Nicomedia, Antioquía, Gaza, Alejandría y otros lugares debieron su desarrollo, directa o indirectamente, al interés de Constantino.

El emperador era un ferviente estudioso de su religión. Incluso antes de la derrota de Licinio, había convocado a Trier al teólogo y polemista Lactancio para que fuera el tutor de Crispo. En años posteriores encargó nuevas copias de la Biblia para las crecientes congregaciones de Constantinopla. Compuso una oración especial para sus tropas y participó en campañas con una capilla móvil en una tienda. Emitió numerosas leyes relacionadas con la práctica y las susceptibilidades cristianas: por ejemplo, aboliendo la pena de crucifixión y la práctica de marcar a ciertos criminales, imponiendo la observancia del domingo y los días de los santos y extendiendo los privilegios al clero mientras suprimía al menos algunas prácticas paganas ofensivas.

Constantino había esperado ser bautizado en el río Jordán, pero quizás por la falta de oportunidad para hacerlo, junto posiblemente a la reflexión de que su cargo necesariamente implicaba responsabilidad por acciones difícilmente compatibles con el estado bautizado, retrasó la ceremonia hasta el final. de su vida. Mientras se preparaba para una campaña contra Persia, cayó enfermo en Helenópolis. Cuando el tratamiento fracasó, volvió a Constantinopla, pero se vio obligado a acostarse cerca de Nicomedia. Allí, Constantino recibió el bautismo, despojándose de la púrpura imperial por la túnica blanca de un neófito y murió en 337. Fue enterrado en Constantinopla en su iglesia de los Apóstoles, cuyos memoriales, seis a cada lado, flanqueaban su tumba. Sin embargo, esto fue menos una expresión de megalomanía religiosa que de la convicción literal de Constantino de que él era el sucesor de los evangelistas, habiendo dedicado su vida y oficio a la difusión del cristianismo.


Noticias de la Iglesia de Dios


Cruz de lábaro

¿Sabías que la & # 8220cross & # 8221 se convirtió en un símbolo militar después de que un emperador adorador del sol afirmó tener una visión y un sueño?

En 312, el emperador romano Constantino I el Grande estaba en Trier, Alemania, donde tuvo una visión inesperada de una cruz que apareció en el cielo. Los soldados de Constantino, la mayoría de los cuales eran paganos, colocaron la imagen sagrada de la cruz en su escudos (Mangan CM In This Sign You Conquer, 15/10/03 Copyright © 2004 Catholic Online).

Él Dijo que hacia el mediodía, cuando el día ya empezaba a declinar, vio con sus propios ojos el trofeo de una cruz de luz en los cielos, sobre el sol, y que llevaba la inscripción, Conquista por esto & # 8230 en su sueño al Cristo de Dios se le apareció con la misma señal que había visto en los cielos, y le ordenó que hiciera una semejanza de esa señal que había visto en los cielos, y que la usara como salvaguarda en todos los enfrentamientos con sus enemigos & # 8230. Se levantó al amanecer y comunicó la maravilla a sus amigos; y luego, reuniendo a los trabajadores del oro y las piedras preciosas, se sentó en medio de ellos y les describió la figura del letrero que había visto, haciendo una oferta. ellos lo representan en oro y piedras preciosas & # 8230

Ahora se hizo de la siguiente manera. Una lanza larga, revestida de oro, formaba la figura de la cruz por medio de una barra transversal colocada sobre ella. En la parte superior del conjunto se colocó una corona de oro y piedras preciosas y dentro de esta, el símbolo del nombre del Salvador, dos letras que indican el nombre de Cristo por medio de sus caracteres iniciales, la letra P está cruzada por X en su centro & # 8230

El emperador hizo uso constante de este signo de salvación como salvaguarda contra todo poder adverso y hostil, y ordenó que otros similares a él fueran llevados a la cabeza de todos sus ejércitos. (Eusebio. La vida de Constantino, Libro I, Capítulos 28, 30, 31).

Este tipo de cruz se conoce como lábaro:

los Lábaro (☧) era un vexillum (estándar militar) que mostraba las dos primeras letras griegas de la palabra & # 8220Christ & # 8221 (griego: ΧΡΙΣΤΟΣ, o Χριστός) - Chi (χ) y Rho (ρ) .Fue utilizado por primera vez por el emperador romano Constantino I & # 8230

Aunque las representaciones modernas del signo chi-rho representan las dos líneas que se cruzan en ángulos de noventa grados, los primeros ejemplos de la cruz Chi-Rho en un ángulo que es más vívidamente representativo de la chi formado por la trayectoria de la eclíptica solar y el ecuador celeste. Esta imagen es más familiar en Platón & # 8217s Timeo & # 8230Of Platón & # 8217s imagen en Timeo, Justino Mártir, el apologista cristiano que escribió en el siglo II, encontró una prefiguración de la Cruz (Labarum. Wikipedia, consultado el 4 de marzo de 2009).

Entonces, el Chi-Rho existió al menos desde la época de Platón (un filósofo pagano), pero fue adoptado por Constantino siglos después de la muerte de Cristo. El hereje Justino fue probablemente uno de los que originalmente alentó su adopción, y aparentemente lo obtuvo de Platón.

También hay un escritor católico que indica que la imagen o quizás la marca de la bestia puede ser algo que se parezca a esa cruz de Constantino:

Sacerdote P. Huchedé (Siglo XIX): El Anticristo hará que todos los hombres, grandes y pequeños, ricos y pobres, libres y siervos, lleven una señal en el brazo derecho o en la frente. (Apoc. 13:16). Lo que esta señal será solo el tiempo lo revelará. Sin embargo, hay algunos comentaristas de la Escritura Holt, quienes, según una revelación especial, pretenden decir que se formará con las letras griegas X y P, entrelazadas & # 8230, que se asemeja al número de Cristo. (Cornelius a Lapide en Epis. 2 a Tes.). Nadie puede comprar ni vender sin esta marca, como se especifica en el Apocalipsis (13:17). (Huchedé, P. Traducido por JBD. Historia del Anticristo. Imprimatur: Edward Charles Fabre, Obispo de Montreal. Edición en inglés 1884, Reimpresión 1976. TAN Books, Rockford (IL), p. 24).

Si la cruz es un símbolo del futuro poder del Anticristo / Bestia como lo indica el sacerdote P. Huchedé (y está en un libro con un imprimátur oficial), quizás aquellos que provienen de creencias descendientes del Emperador Constantino deberían preocuparse por su religión ahora & # 8211antes de que se aleje aún más de la fe original. La Biblia indica que los verdaderos cristianos NO tendrán el símbolo / marca necesario para comprar o vender cuando las dos bestias de Apocalipsis 13 estén en el poder, pero solo aquellos que seguirán a esas bestias lo tendrán (Apocalipsis 13: 16-17) & # 8211 y mientras que las cruces pueden no necesariamente ser necesarias en todas partes, otros escritos católicos sugieren que en ciertos lugares sí lo serán.

Aunque todos los verdaderos eruditos admiten que los cristianos originales no matarían ni participarían intencionalmente en el servicio militar, después de que el emperador Constantino afirmó haber visto una lanza en el cielo con una barra transversal (ver Constantine is Why "Christians" War), el grupo que aceptó su La autoridad le permitió entonces convocar lo que se conoce como el Concilio de Nicea en 325. AD

Sorprendentemente, hay escritos que indican que aquellos que llevan cruces serán perseguidores:

San francis de paul (1470): Estos santos Portadores de la Cruz reinarán y dominarán santamente sobre el mundo entero hasta el fin de los tiempos & # 8230 (Culleton, G. The Prophets and Our Times. Nihil Obstat: L. Arvin. Imprimatur: Philip G. Scher, Obispo de Monterey-Fresno, 15 de noviembre de 1941. Reimpresión 1974, TAN Books, Rockford (IL), p. 157-161).

Santa Brígida de Suecia (fallecido en 1373): & # 8230 la guerra terminará cuando se elija a un emperador de origen español, que, de manera maravillosa, saldrá victorioso mediante la señal de la cruz. Destruirá las sectas judía y mahometana & # 8230 (Culleton, The Prophets and Our Times, p. 154).

Anne Catherine Emmerich (Octubre de 1820): ciudadanos y campesinos, muchos de los cuales estaban marcados en la frente con una cruz roja. A medida que este ejército se acercaba, los cautivos y oprimidos fueron liberados y aumentaron las filas, mientras que los demoledores y conspiradores fueron puestos en fuga por todos lados (Emmerich AC. La vida del Señor Jesucristo y Revelaciones bíblicas. Edición de Schmöger, Vol. IV. Nihil Obstat: D. Jaegher, 14 de febrero de 1914. Imprimatur: AC De Schrevel, Brugis, 14 de febrero de 1914. Reimpresión de TAN Books, Rockford (IL), 2004, págs. 290-291).

Observe lo que uno afirmó ser "Mary" supuestamente declaró en una aparición en Pfaffenhofen, Alemania, el 25 de junio de 1946:

Yo soy la gran Mediadora de la Gracia. El Padre quiere que el mundo reconozca a Su sierva & # 8230Mi señal está a punto de aparecer. Dios lo quiere & # 8230No puedo revelar mi poder al mundo todavía & # 8230Entonces podré revelarme a mí mismo & # 8230 ¡Elige un signo para ti para que pronto la Trinidad sea adorada por todos! ¡Ora y sacrifícate por mí! & # 8230 Yo impondré a mis hijos cruces que serán tan pesadas y profundas como el mar porque los amo en mi Hijo sacrificado. Oro, esté preparado para llevar la cruz a fin de que la Trinidad pueda ser honrada (Culleton, Reign of Antichrist, págs. 217-218).

Los verdaderos cristianos no orarían ni se sacrificarían por María.

En 1958, Matous Losuta de Checoslovaquia afirmó que & # 8220Mary & # 8221 declaró:

Todos mis hijos recibirán y llevarán la señal de la cruz en sus frentes (Flynn, Ted & amp Flynn, Maureen. Trueno de justicia: la advertencia, el milagro, el castigo, la era de la paz. Signos de los tiempos ilustrados por Kaleidoscope Graphics Colaborador del personal Malachi Martin Publicado por Maxkol Communications, 1992, p. 331).

Pero esto no es algo que defienda la Biblia. (Puede encontrar más información sobre María en el artículo María, la Madre de Jesús y las Apariciones).

Así, según varios místicos y escritores católicos, quienes sigan un poder perseguidor llevarán algún tipo de cruz. Y según al menos un sacerdote católico, es similar al tipo de cruz que usó el emperador Constantino, y según ese mismo sacerdote, puede ser un símbolo importante para las bestias de Apocalipsis 13 y sus seguidores.

Algunos artículos de interés posiblemente relacionado pueden incluir:

Europa, la Bestia y el Apocalipsis ¿De dónde obtuvo Europa su nombre? ¿Qué podría tener que ver Europa con el libro del Apocalipsis? ¿Qué pasa con & # 8220the Beast & # 8221? ¿Qué le espera a Europa?
Persecuciones por parte de la Iglesia y el Estado Este artículo documenta algunos de los que han ocurrido en contra de los asociados con los COG y otros que se profetizaron que ocurrirían.
María, la Madre de Jesús y las Apariciones ¿Sabes mucho de María? ¿Son reales las apariciones? ¿Qué podrían significar? ¿Se acercan los protestantes a María? ¿Cómo podría María verlos?
Algunas doctrinas del Anticristo ¿Hay alguna doctrina enseñada fuera de las Iglesias de Dios que pueda ser considerada como doctrina del anticristo? Este artículo sugiere al menos tres. También proporciona información sobre el 666 y la identidad de & # 8220 el falso profeta & # 8221. Además, muestra que varios escritores católicos parecen advertir sobre un antipapa ecuménico que apoyará la herejía.
¿Advierten algunas profecías católicas sobre el Anticristo contra Jesús? ¿El & # 8220Anticristo & # 8221 final será judío, insistirá el sábado, se opondrá a la trinidad y traerá el milenio? Los escritos católicos lo indican, pero ¿qué muestra la Biblia?
Bestia de dos cuernos del Apocalipsis y 666 Este artículo explica cómo la LCG ve esto, y lo compara con Ellen White.
¿Quién es el Rey del Norte? Hay uno ¿Las profecías bíblicas y católicas apuntan al mismo líder? ¿Debería ser seguido? ¿Quién será el Rey del Norte del que se habla en Daniel 11? ¿Se ha profetizado un ataque nuclear a los pueblos de habla inglesa de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda? ¿Cuándo comienzan los 1335 días, 1290 días y 1260 días (el tiempo, los tiempos y la mitad de un tiempo) de Daniel 12? ¿Cuándo muestra la Biblia que el colapso económico afectará a los Estados Unidos?
La historia del cristianismo primitivo ¿Está consciente de que lo que la mayoría de la gente cree no es lo que realmente le sucedió a la verdadera iglesia cristiana? ¿Sabes dónde se basó la iglesia primitiva? ¿Sabes cuáles eran las doctrinas de la iglesia primitiva? ¿Está su fe realmente basada en la verdad o en el compromiso?
Esperanza de salvación: en qué se diferencia la Iglesia de Dios viviente de la mayoría de los protestantes Cómo se diferencia la Iglesia de Dios viviente de los protestantes tradicionales / convencionales, es quizás la pregunta que más me hacen quienes no tienen antecedentes en la Iglesia de Dios.
Las similitudes y diferencias entre Martin Luther y Herbert W. Armstrong Este artículo muestra claramente algunas de las diferencias doctrinales entre los dos. En este momento de variedad doctrinal y una tendencia de muchos a aceptar ciertos aspectos del protestantismo, el artículo debería ayudar a aclarar por qué la Iglesia de Dios Viviente NO es protestante. ¿Sabe realmente lo que enseñó el reformador protestante Martín Lutero y debería seguir su ejemplo doctrinal?
¿Cuál es fiel: la Iglesia Católica Romana o la Iglesia de Dios Viviente? ¿Sabes que ambos grupos compartieron muchas de las primeras enseñanzas? ¿Sabes qué iglesia cambió? ¿Sabes qué grupo es más fiel a las enseñanzas de la iglesia apostólica? ¿Qué grupo representa mejor el verdadero cristianismo? Este artículo documentado responde a esas preguntas. Português: Qual é fiel: A igreja católica romana ou a igreja viva do deus? Tambien English: Cuál es fiel: ¿La iglesia católica romana o La Iglesia del Dios Viviente? Auch: Deutsch: Welches zuverlässig ist: Die Römisch-katholische Kirche oder die lebende Kirche von Gott?
Algunas similitudes y diferencias entre la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia de Dios Viviente Ambos grupos afirman ser la iglesia original, pero ambos grupos tienen diferentes formas de reclamarla. Ambos grupos tienen similitudes asombrosas y algunas diferencias importantes. ¿Sabes lo que son?


Ver el vídeo: Quién fue CONSTANTINO y por qué cambió la HISTORIA del CRISTIANISMO?