Enmienda XVIII

Enmienda XVIII

Sección 1.Después de un año de la ratificación de este artículo, se prohíbe la fabricación, venta o transporte de licores embriagantes, su importación o exportación desde los Estados Unidos y todo territorio sujeto a la jurisdicción de los mismos para propósitos de bebidas.Sección 2.El Congreso y los diversos Estados tendrán potestad concurrente para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.Seccion 3.Este artículo quedará sin efecto a menos que haya sido ratificado como enmienda a la Constitución por las legislaturas de los distintos Estados, según dispone la Constitución, dentro de los siete años siguientes a la fecha de su presentación a los Estados por el Congreso.

Aprobada el 18 de diciembre de 1917. Ratificada el 16 de enero de 1919.


Ver tabla de enmiendas.


¿Por qué se creó la 18ª Enmienda?

los Decimoctava Enmienda (Enmienda XVIII) de la Constitución de los Estados Unidos estableció la prohibición de "licores embriagantes" en los Estados Unidos. los enmienda fue propuesto por el Congreso el 18 de diciembre de 1917 y ratificado por el número requerido de estados el 16 de enero de 1919.

De manera similar, ¿por qué se aprobó el cuestionario de la 18ª Enmienda? Prohibió la fabricación, venta o transporte de bebidas alcohólicas en los Estados Unidos. Tanto los estados como el gobierno federal tenían el poder de aprobar leyes para hacer cumplir la enmienda. Fue el primero enmienda que tenía un límite de tiempo. Querían prohibir la venta de alcohol.

En consecuencia, ¿qué causó la 18ª Enmienda?

los Decimoctava Enmienda Surgió de los esfuerzos organizados del movimiento de templanza y Anti-Saloon League, que atribuyó al alcohol prácticamente todos los males y males de la sociedad. dirigió campañas a nivel local, estatal y nacional para combatir su fabricación, venta, distribución y consumo.

¿Quién impulsó la 18ª Enmienda?

18a Enmienda A las preguntas frecuentes sobre la Constitución y la Prohibición. Pregunta: ¿Quién presionó al gobierno para prohibir la venta de alcohol? Respuesta: Los tres grupos principales emprendedor para la Prohibición fueron la "Unión de Mujeres Cristianas por la Templanza", la "Liga Anti-Saloon" y el "Partido de la Prohibición".


Asuntos de debate

Por David A. J. Richards

Edwin D. Webb Profesor de Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York

En su importante estudio de la aprobación y derogación de la Decimoctava Enmienda, Daniel Okrent identificó la poderosa coalición política que funcionó con éxito en las dos décadas que llevaron a la ratificación de la Decimoctava Enmienda:

[C] omo componentes distintos, aunque ocasionalmente superpuestos, componían esta coalición tácita: racistas, progresistas, sufragistas, populistas (cuyas filas incluían un pequeño auxiliar socialista) y nativistas. Los seguidores de cada grupo pueden haberse opuesto al alcohol por su propio bien, pero utilizaron el impulso de la Prohibición para promover ideologías y causas que tenían poco que ver con él.

El racismo fue descaradamente descarado. Según Okrent, “ldquoit era una caracterización familiar y su alcance se extendía más allá de los límites de la antigua Confederación. La propia Frances Willard [una destacada defensora progresista de la templanza] había adoptado las imágenes, afirmando que & lsquothe grogshot es el centro de poder de los negros & rsquos. Mejor whisky y más es el grito de guerra de las turbas de caras oscuras. 'Rsquo & rdquo Tanto la Ley Seca como la enmienda al sufragio habían sido & ldquolinked en la santa defensa de los políticos que consideraban ambas como expresiones de virtud moral & rdquo (como William Jennings Bryan), y ldquo se habían convertido políticamente soldadas entre sí, no por congruencia moral, & rdquo, sino por conveniencia política. Con la nación en guerra con la Alemania imperial, los populistas y nativistas se unieron en la condena moral de la cultura de beber cerveza de los germanoamericanos, otro componente más de la coalición que llevó la Enmienda a la ratificación.

Lo que es demasiado conspicuo en la coalición que apoya la Decimoctava Enmienda no es solo el racismo descarado contra las personas de color, sino también un racismo de odio étnico contra los estadounidenses de origen alemán y los inmigrantes más recientes a los Estados Unidos y el llamado americanismo `` quohyphenated '' contra el cual Theodore Roosevelt arremetió. Estos grupos no compartían ni la religión (católicos italoamericanos y judíos) ni los hábitos de bebida de la mayoría protestante estadounidense dominante que se sentía cada vez más amenazada. En efecto, los hábitos de bebida de estos estadounidenses se convirtieron en un sustituto del racismo estadounidense y la intolerancia religiosa, de una manera que se hace eco y anticipa lo que el asesor de Nixon, John Ehrlichman, reconoció como la base de la guerra contra el crimen de Nixon: "Sabíamos que no podíamos ilegalizar". estar en contra de la guerra o ser negro. . . pero al hacer que el público asocie a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína, y luego criminalizar a ambos fuertemente, podríamos perturbar estas comunidades. & rdquo


PROHIBICIÓN

Validez de la adopción

Los casos relacionados con esta cuestión se presentan y discuten en virtud del artículo V.

Aplicación

Los casos producidos por la ejecución y que surjan bajo las Enmiendas Cuarta y Quinta se consideran en la discusión que aparece bajo esas Enmiendas.

Revocar

La Decimoctava Enmienda fue derogada por la Vigésima Primera Enmienda, y los títulos I y II de la Ley de Prohibición Nacional1 fueron posteriormente derogados específicamente por la ley del 27 de agosto de 1935.2 Las leyes de prohibición federales vigentes en varios Distritos y Territorios fueron derogadas de la siguiente manera: Distrito de Colombia: 5 de abril de 1933 y 24 de enero de 19343 Puerto Rico e Islas Vírgenes: 2 de marzo de 19344 Hawái: 26 de marzo de 19345 y Zona del Canal de Panamá: 19 de junio de 1934.6

Tomando nota judicial del hecho de que la ratificación de la Vigésima Primera Enmienda fue consumada el 5 de diciembre de 1933, la Corte Suprema sostuvo que la Ley de Prohibición Nacional, en la medida en que se basaba en una concesión de autoridad al Congreso por la Decimoctava Enmienda, se convirtió en inoperante, con el resultado de que los enjuiciamientos por violaciones de la Ley de Prohibición Nacional, incluidos los procedimientos de apelación, pendientes o iniciados después de la fecha de la derogación, tuvieron que ser desestimados por falta de jurisdicción. Solo las sentencias definitivas de condena dictadas mientras estaba en vigor la Ley de Prohibición Nacional permanecieron intactas.7 Asimismo, se consideró inaplicable un elevado "impuesto especial especial", en la medida en que pudiera interpretarse como parte de la maquinaria para hacer cumplir la Decimoctava Enmienda. automáticamente tras la derogación de la Enmienda.8 Sin embargo, se consideró que la responsabilidad de una fianza condicionada a la devolución el día del juicio de un buque incautado por transporte ilegal de licor no se había extinguido por derogación cuando los hechos revelaron que el juicio tuvo lugar en 1931 y resultó en la condena de la tripulación. La responsabilidad se completó al producirse el incumplimiento de la condición contractual expresa y se consideró que una acción civil de recuperación no se veía afectada por la pérdida de las sanciones penales.9

Notas al pie

1 Ch. 85, 41 Stat. 305. 2 cap. 740, 49 Stat. 872. 3 cap. 19, 48 Stat. 25 ch. 4, 48 Stat. 319. 4 cap. 37, 48 Stat. 361. 5 cap. 88, 48 Stat. 467. 6 cap. 657, 48 Stat. 1116. 7 Estados Unidos contra Chambers, 291 U.S. 217, 222-26 (1934). Ver también Ellerbee contra Aderhold, 5 F. Supp. 1022 (N.D. Ga. 1934) Estados Unidos ex rel. Randall contra el Mariscal de los Estados Unidos, 143 F.2d 830 (2d Cir. 1944). Debido a que la Vigésima Primera Enmienda no contiene "ninguna cláusula de salvaguardia en cuanto a los enjuiciamientos por los delitos cometidos", estas posesiones se volvieron inevitables en virtud del principio bien establecido de que después de "la expiración o derogación de una ley, no se puede ejecutar ninguna pena, ni castigo infligido, por las violaciones de la ley cometidas durante su vigencia. . . . " El general Pinkney, 9 U.S. (5 Cr.) 281, 283 (1809), citado en Estados Unidos contra Chambers, 291 U.S. en 223. 8 Estados Unidos contra Constantine, 296 U.S. 287 (1935). El Tribunal también adoptó la posición de que, incluso si el estatuto que incorpora este "impuesto" no se había "adoptado para penalizar las violaciones de la Enmienda", sino simplemente para obtener una sanción por violaciones de las leyes estatales sobre bebidas alcohólicas, "dejó de ser ejecutable en la fecha de derogación ", porque con la expiración de los poderes de ejecución inusuales contenidos en la Decimoctava Enmienda, el Congreso no podría, sin infringir los poderes reservados a los estados por la Décima Enmienda," imponer sanciones acumulativas por encima y más allá de las especificadas por la ley estatal por infracciones de. . . [un] Código penal del Estado por sus propios ciudadanos ". El juez Cardozo, junto con los jueces Brandeis y Stone, discrepó sobre la base de que, a primera vista, el estatuto que gravaba este “impuesto” era “un instrumento apropiado de. . . la política fiscal. . . . Clasificación por el Congreso según la naturaleza de la convocatoria afectada por un impuesto. . . " Identificación. en 294, 296, 297–98. Sin embargo, en casos anteriores, la Corte reconoció que el Congreso también puede gravar lo que prohíbe y que el impuesto básico sobre las bebidas espirituosas destiladas seguía siendo válido y exigible durante y después de la vigencia de la Enmienda. Ver Estados Unidos contra Yuginovich, 256 U.S. 450, 462 (1921) Estados Unidos contra Stafoff, 260 U.S. 477 (1923) Estados Unidos contra Rizzo, 297 U.S. 530 (1936). 9 Estados Unidos contra Mack, 295 U.S. 480 (1935).

Ratificación de la 18a Enmienda

La 18ª Enmienda fue ratificada el 16 de enero de 1919 en Washington, D.C. con el voto "a favor" de Nebraska impulsando la enmienda sobre los 36 estados necesarios para aprobar el proyecto de ley. De los 48 estados de EE. UU. En ese momento (Hawai y Alaska se convirtieron en estados de EE. UU. En 1959), solo Connecticut y Rhode Island rechazaron la enmienda, aunque Nueva Jersey no la ratificó hasta tres años después, en 1922.

La Ley de Prohibición Nacional se redactó para definir el lenguaje y la ejecución de la enmienda y, a pesar del intento del presidente Woodrow Wilson de vetar la ley, el Congreso y el Senado anularon su veto y fijaron la fecha de inicio de la prohibición en los Estados Unidos el 17 de enero de 1920. la fecha más temprana permitida por la 18ª Enmienda.


Enmienda XVIII - Historia

Índice de sitios de ABH

Cronología: década de 1910

El conflicto llega al mundo entero cuando Estados Unidos se ve arrastrado a la Primera Guerra Mundial contra un enemigo que no desaparecerá durante treinta años, Alemania. Un millón de soldados estadounidenses lucharían en esa guerra.

Más de 1900

Más cronología de la Primera Guerra Mundial

Historial de la línea de tiempo


Ahora en formato digital fácil de buscar para su formato Kindle, Nook o pdf. También viene en rústica.

Foto arriba: Primera Guerra Mundial. Cortesía de Archivos Nacionales. Derecha: Tropas de Estados Unidos ingresaron a Veracruz, México, el 21 de abril de 1914, y permanecieron ocupadas hasta noviembre. Foto cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Cronología de EE. UU .: década de 1910

Patrocine esta página por $ 100 por año. Su banner o anuncio de texto puede llenar el espacio de arriba.
Hacer clic aquí para patrocinar la página y cómo reservar su anuncio.

1917 - Detalle

18 de diciembre de 1917: la 18ª Enmienda, que aboga por la prohibición de las bebidas alcohólicas en todo Estados Unidos, se envía a los estados para su aprobación por el Congreso de los Estados Unidos.



Los defensores de la prohibición de la venta de alcohol habían sido diligentes, a través de actos de violencia y décadas de manifestaciones de gente como Carrie Nation y su calaña. Para 1917, habían ganado suficiente apoyo para aprobar tanto la Cámara de Representantes como el Senado de los Estados Unidos. Fue una tarea única y difícil de lograr, pero el movimiento de prohibición tenía su gran objetivo en la legislatura federal. Sin embargo, incluso con esa aprobación, no sería fácil aprobar la mayoría de tres cuartos de todos los estados para ratificarlos y convertirlos en ley. De alguna manera, el 16 de enero de 1919, las fuerzas de prohibición lograron eso. Un último obstáculo, la legislación habilitante, obtendría un nuevo giro. Woodrow Wilson, tibio a la idea, la vetaría, pero ambas cámaras del Congreso otorgaron una anulación del veto. Y ahora, dentro de un año de su ratificación, se prohibiría la venta de ese terrible brebaje. No duraría.

Pero, ¿cómo lograron la prohibición los defensores de la prohibición? Los estados habían comenzado a prohibir la venta de alcohol durante décadas en una variedad de formas, por lo que el movimiento se había estado moviendo a través de las casas estatales incluso antes de alcanzar el nivel nacional. Por ejemplo, la venta de alcohol había sido prohibida en Kansas mediante una Enmienda Constitucional de Kansas en 1881. La Women's Temperance Association, es decir, la Woman's Christian Temperance Union, había estado en el tren de la prohibición durante ocho años antes de la prohibición de Kansas, fundada el 15 de diciembre. , 1873 por trescientos hombres y mujeres en la Iglesia Bautista Fredonia en Fredonia, Nueva York. Los hombres prometieron mil dólares que las mujeres organizaron y pusieron en marcha un plan. Esta fecha es el origen oficial según lo declarado por la wctu, sin embargo, hay algunos informes que afirman una fundación el 23 de diciembre de 1873 en Hillsboro, Ohio. Oh, los tecnicismos de la historia.

La Unión de Mujeres Cristianas por la Templanza consideraba el consumo de alcohol contra los valores cristianos, pero también tenía otros objetivos, el sufragio femenino y el trabajo misionero. Un año después de su fundación, se realizó una convención nacional. Diez años después de formarse por primera vez en los Estados Unidos, llevaron su misión internacional.

La WCTU fue, desde el principio, una organización nacional y creció rápidamente. Bajo el segundo presidente Francis Willard y su política de "Hacer todo", hicieron campaña a favor de la prohibición local, estatal y nacional, el sufragio femenino, la legislación protectora de pureza y más. Surgieron varios capítulos en todo el país. Por un lado, en Minnesota 1873-1874, el origen de su capítulo estatal comenzó con mujeres que acosaban a los clientes de las tabernas. Durante las siguientes décadas, la organización creció rápidamente. En 1881, tenían veintidós mil ochocientos miembros en 1921, había trescientos cuarenta y cuatro mil ochocientos noventa y dos.

Pero la Asociación de Mujeres Cristianas por la Templanza no fue el primer grupo de temperancia ni el más grande. En 1826, se formó la American Temperance Society y en 1838 tenía más de un millón de miembros. Antes del inicio de la Guerra civil, esta organización había sido eficaz en trece estados y territorios para aprobar algunas leyes de prohibición en todo el estado. Sin embargo, la guerra, junto con la necesidad de impuestos adicionales para los esfuerzos bélicos, moderaron el movimiento e incluso condujeron a la derogación de algunas leyes prohibitivas. Hasta que terminó la era de la Reconstrucción, la segunda ola de prohibicionistas, es decir, la WCTU, retomó la causa. El surgimiento de la Anti-Saloon League en 1893 impulsó el esfuerzo con su llamado a prohibiciones estatales en 1906, lo que llevó a campañas a favor de la prohibición nacional.

El voto y la ratificación

El 1 de agosto de 1917, el Senado de los Estados Unidos aprobó la primera resolución que pedía la prohibición del alcohol. Los republicanos votaron 29 a 8 a favor de la enmienda. Los demócratas 36 a 12. Se necesitó hasta el 17 de diciembre de 1917 para que la Cámara de Representantes aprobara la versión final Republicanos 137-62, Demócratas 141-64. Fue un esfuerzo bipartidista. Técnicamente, la enmienda no pedía la prohibición del consumo de alcohol, sino su venta y fabricación, lo que dificultaba su obtención.

El primer estado en ratificar la enmienda fue Mississippi el 7 de enero de 1918. El trigésimo sexto, por lo tanto, el estado que la impulsó a ratificarla fue Nebraska el 16 de enero de 1919, aunque técnicamente cinco estados votaron para ratificarla en esa fecha Carolina del Norte , Utah, Nebraska, Missouri y Wyoming. Solo Connecticut y Rhode Island votaron a favor de no ratificar.

Aplicación práctica de la prohibición

Los problemas con la aplicación de la 18.ª Enmienda comenzaron casi inmediatamente desde su primera fecha de uso, el 17 de enero de 1920. Hubo desafíos en la Corte Suprema sobre la consticionalidad de proporcionar un plazo de ratificación (primero y único en una enmienda propuesta) y la forma en que Ohio ratificó. Ambos fueron confirmados. El público se burló del lenguaje del proyecto de ley, sin pensar que el término "licor embriagador" en el texto significaba cerveza y vino, pero lo hizo. El contrabando comenzó casi de inmediato a secar el apetito de los consumidores desconcertados por la dura institución de su lenguaje. El crimen organizado aprovechó la economía clandestina del licor, extendiéndola a la prostitución y otros dilemas morales. El impacto de la ley fue visto como una antítesis de su intención de fomentar el comportamiento moral, y el público comenzó a presionar para su revocación. Cuando llegó la Gran Depresión en 1929, la mayoría del público estaba en contra, y la pérdida de puestos de trabajo y de ingresos gubernamentales necesarios para combatir el desempleo lo llevó a la vanguardia de los problemas económicos. Cuando el presidente Franklin Delano Roosevelt agregó su vuelco a su tabla mientras se postulaba para presidente en 1932, y con su posterior victoria, la 18ª Enmienda y la era de la Prohibición estaban a punto de deshacerse. La 18ª Enmienda fue derogada por la 21ª Enmienda el 5 de diciembre de 1933.

La Unión de Mujeres Cristianas por la Templanza todavía existe hoy bajo el compromiso: "Por la presente prometo solemnemente, que Dios me ayude, que me abstendré de todos los licores destilados, fermentados y de malta, incluidos el vino, la cerveza y la sidra, y que emplearé todos los medios adecuados para desalentar a los uso y tráfico de los mismos ".

Texto, 18a enmienda

Sección 1 - Después de un año de la ratificación de este artículo, la fabricación, venta o transporte de licores embriagantes dentro, la importación de los mismos o la exportación de los mismos desde los Estados Unidos y todo el territorio sujeto a la jurisdicción de los mismos para propósitos de bebidas, se hace por la presente. prohibido.

Sección 2 - El Congreso y los diversos Estados tendrán potestad concurrente para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

Sección 3 - Este artículo quedará sin efecto a menos que haya sido ratificado como enmienda a la Constitución por las legislaturas de los distintos Estados, según lo dispuesto en la Constitución, dentro de los siete años siguientes a la fecha de su presentación a los Estados por el Congreso. .


Enmienda XVIII, Constitución de los Estados Unidos

El artículo I, sección 3, de la Constitución fue modificado por la Enmienda XVIII.

Nota: El siguiente texto es una transcripción de la enmienda en su forma original. Las secciones que están vinculadas se han modificado o reemplazado desde entonces.


Los efectos de la 18a enmienda

La era de la decimoctava enmienda en las décadas de 1920 y 1930 fue sin duda una época de división en Estados Unidos. El 16 de enero de 1920 entró en vigor la ley que prohíbe la producción, transporte y venta de alcohol. Aunque se consideró que esta ley marcaba el fin de lo que algunas personas llamaban la "bebida del diablo", en cambio comenzó una era de crimen organizado y toda la violencia y las pandillas que la acompañan. Por supuesto, es fácil mirar hacia atrás en retrospectiva y decir que lo que estaban haciendo los legisladores era una estupidez, especialmente dado que Estados Unidos se fundó sobre ideas de libertades individuales, pero muchas personas pensaron fielmente que deshacerse del alcohol produciría muchos resultados positivos. Desafortunadamente, todo lo contrario se hizo realidad y los efectos negativos de la decimoctava enmienda serían una mancha en la sociedad estadounidense durante la era de la Prohibición y continuarían durante años. Echar un vistazo rápido a por qué y cómo sucedió esto es importante para aprender a reconocer los errores del pasado para que no se repitan. Aquí hay una breve historia de la 18ª Enmienda y cómo salió todo mal.

Orígenes profundamente arraigados

La 18ª enmienda no fue algo que sucedió de la noche a la mañana. Los sentimientos negativos hacia el alcohol entre ciertas personas en Estados Unidos habían existido mucho antes de que se hiciera campaña a favor de la ley. De hecho, casi cien años antes de la 18ª enmienda, había grupos que abogaban por la prohibición del alcohol.

Uno de esos grupos se llamó Sociedad Estadounidense para la Promoción de la Templanza y se fundó en 1826. Este grupo comenzó a generar otras organizaciones y fue muy popular que los estadounidenses francos se involucraran en algún tipo de grupo contra el alcohol. Los miembros principales de estos grupos eran en su mayoría personas profundamente religiosas que pensaban que la prohibición del alcohol conduciría a la restauración de las virtudes piadosas que la gente de los Estados Unidos de alguna manera había perdido en la niebla del alcohol. Los miembros de estas organizaciones de reforma social también estuvieron estoicamente detrás de la prohibición de la esclavitud y los derechos de la mujer. De hecho, muchos de los primeros y más abiertos defensores de la prohibición del alcohol fueron mujeres de clase media profundamente religiosas.

La razón de esto se debe principalmente a la enorme afluencia de inmigrantes a los Estados Unidos después de la guerra civil. Estos inmigrantes introducirían nuevos tipos de alcohol a través de sus negocios en tiendas y bares. Probablemente se esté preguntando qué tiene que ver esto con el hecho de que las mujeres de clase media se enojen por el alcohol. La respuesta es que estas mujeres eran principalmente amas de casa y estaban cada vez más disgustadas con los juegos de azar, las peleas y el libertinaje que leían y presenciaban a diario. Luego formaron grupos para proteger a sus esposos e hijos de los peligros del alcohol. La mayoría de estas mujeres llegaron a Estados Unidos para poder practicar su religión libremente y cuando la borrachera, la violencia y la prostitución invadieron sus barrios tuvieron que luchar contra ella por el bien de su familia y creencias religiosas. Puede ver la conexión entre las mujeres profundamente religiosas y la prohibición del alcohol a través del primer estado para iniciar el proceso, Maine. La población mayoritariamente protestante de Maine les permitió prohibir el alcohol en 1851. Aunque la ley fue derogada cinco años más tarde, se establecieron las bases para que el movimiento tomara fuerza, con muchos otros estados formando grupos para prohibir el alcohol en todo el país. condado. Liderado por la Anti-Saloon League en 1906, este grupo solicitó en todo el país que a través de la prohibición del alcohol el país experimentaría mucha menos violencia y la cantidad de personas que viven en la pobreza disminuiría.

En el momento de la Primera Guerra Mundial, casi la mitad de los estados de la unión habían promulgado leyes que prohibían el alcohol. Muchos políticos y grupos anti-alcohol utilizaron la guerra para promover la prohibición del alcohol a través de la lente del patriotismo. En 1917, muchas personas se subieron al tren de la Prohibición simplemente porque no les agradaban los inmigrantes alemanes porque Estados Unidos estaba en guerra con Alemania. Además, muchos inmigrantes alemanes estaban en contra de la Prohibición porque confiaban en sus cervecerías y no querían perder el dinero que ganaban vendiendo sus bebidas espirituosas únicas.

La combinación de fiebre religiosa, mezclada con una terrible Guerra Mundial, dio a ambas cámaras del Congreso el apoyo y los votos necesarios para aprobar la 18ª enmienda y se convirtió en ley.

Problemas inmediatos

Los problemas con la nueva enmienda comenzaron casi de inmediato porque muchas personas estaban en contra de la Ley Seca y ni México al sur ni Canadá al norte querían tener nada que ver con la ilegalización del alcohol. Esto hizo que la aplicación de la ley fuera difícil, si no imposible. El problema no era solo la falta de apoyo de los ciudadanos y los países vecinos, también era simplemente porque no había suficientes agentes federales para hacer cumplir la ley. Los expertos dicen que solo alrededor de 1500 oficiales federales recibieron el cargo de hacer cumplir la Prohibición. Esto habría sido bastante menos complicado si hubiera 1500 oficiales para cada estado, pero ese no fue el caso. Esos 1500 oficiales eran para todo el país y esto ni siquiera se acercaba lo suficiente para hacer cumplir la ley de manera adecuada. La falta de policía junto con las cervecerías y destilerías ubicadas cerca de la frontera tanto en Canadá como en México que no tenían la intención de detener su fabricación comenzó los muchos problemas de la Prohibición.

Para que una ley funcione, debe poder hacerse cumplir. Este no fue el caso con la 18ª enmienda y la gente simplemente se negó a dejar el alcohol. Especialmente las personas ubicadas en las principales ciudades que comenzaron a ganar dinero con lugares para beber ilegales, lo que se denomina "hablar con calma". Las ciudades principales como Nueva York, Chicago y Detroit tendrían miles de estos lugares para beber que se ubicarían en almacenes y otros lugares bastante discretos. lugares que atenderían a los ricos y poderosos. Esto fue notablemente documentado en Detroit, que estaba lo suficientemente cerca de la frontera canadiense como para pasar de contrabando alcohol a la ciudad. Los contrabandistas usaban tablas de piso falsas en sus autos y muchas otras formas ingeniosas de llevar alcohol a la ciudad. Las personas que consumían el alcohol que se traía de Canadá eran solo ciudadanos normales, pero también personas que ocupaban posiciones de poder. En un caso bastante gracioso, cuando la policía allanó un bar ilegal en Detroit, encontraron al alcalde y al jefe de policía disfrutando de una bebida. Ahora bien, si las personas a cargo de hacer cumplir la ley no la van a seguir, entonces ¿por qué debería hacerlo cualquier otra persona?

Crimen organizado

Quizás el efecto más preocupante que tuvieron las leyes contra el alcohol en los Estados Unidos fue el crecimiento del crimen organizado. Aunque las bandas delictivas organizadas ya habían comenzado a ganar poder a través de la prostitución y el juego, la 18ª enmienda hizo posible que esas bandas ganaran aún más dinero. Esto es especialmente cierto para los principales jefes del crimen en Nueva York y Chicago. Los mafiosos irlandeses e italianos explotaron la ley en estas ciudades, lo que condujo a un aumento de las tasas de criminalidad. El ejemplo más famoso es Al Capone en Chicago, que construyó todo un imperio en la producción, distribución y venta de alcohol, lo que generó multitud de problemas. Comenzó a ganar tanto dinero que pudo sobornar a funcionarios del gobierno para continuar con sus operaciones ilegales. Esto fue posible debido al hecho de que Capone estaba ganando millones de dólares con la venta de alcohol. No tuvo ningún problema en toser unos pocos miles de dólares a un jefe de policía de la policía para que simplemente mirara hacia otro lado. Aunque esto ciertamente no fue algo bueno, fue empeorando progresivamente porque ahora todos querían un pedazo del pastel. Cada vez más políticos y funcionarios gubernamentales comenzaban a aceptar sobornos y eso le dio a Capone y a otros jefes de la mafia de alto nivel un camino fácil hacia la política. Hicieron alianzas con personas y partidos de alto nivel en el gobierno que durarían más que la Prohibición y eventualmente conducirían a nuevas vías de delincuencia.

Una vez que el crimen organizado pudo infiltrarse y sobornar a los funcionarios del gobierno mediante la explotación de la 18ª enmienda, pudieron ganar innumerables sumas de dinero y prácticamente comprar a cualquiera que amenazara su negocio. Una de las formas más rentables en que lo hicieron fue a través de los sindicatos. Fue bastante fácil para los jefes de la mafia pagar para que alguien se infiltrara en varios sindicatos de trabajadores y comenzara a tomar el control. Amenazarían y sobornarían para llegar a puestos de liderazgo y luego comenzarían a quitarse de encima. Dado que estos sindicatos son bastante grandes, pudieron sacar un poquito de todos los miembros del sindicato y ganar mucho dinero. Este problema persistiría durante años y años después de la prohibición y sigue siendo un problema hasta el día de hoy. La retrospectiva es ciertamente 20/20, pero si la Ley Seca no hubiera facilitado tanto que el crimen organizado ganara enormes sumas de dinero, estos problemas podrían no haber sido tan generalizados. Para cuando se derogó la prohibición, el crimen organizado había invadido a fondo los sindicatos de carpinteros, los sindicatos de taxis, los de lavandería y muchos más.

Los problemas con el crimen organizado fueron mucho más allá del soborno y la coerción en la era de la Ley Seca, cuando el crimen violento se hizo cada vez más frecuente. Con todo el dinero que los pandilleros ganaban con el alcohol, necesitaban protegerlo de otras pandillas. Lo hicieron comprando muchas armas y usándolas en bandas rivales. Los asesinatos se estaban volviendo cada vez más generalizados entre bandas rivales y, a menudo, los inocentes eran atacados en el fuego cruzado. Fue entonces cuando comenzó a tomar forma la protesta pública por la derogación de la 18ª enmienda. La gente simplemente estaba harta de la violencia y se dio cuenta de que la prohibición del alcohol permitía a los delincuentes ganar poder e influencia en sus ciudades. Cuando Al Capone asesinó brutalmente a siete personas el día de San Valentín en 1929, la gente expresó su disgusto y decidió que había que hacer algo. El gobierno respondió a estas protestas y se contrató a más policías para expulsar a estos criminales. Cada vez más miembros del crimen organizado fueron arrestados y encarcelados, incluido Al Capone, quien fue sentenciado a once años de prisión por evasión de impuestos. Sin embargo, el daño ya estaba hecho y tan pronto como la policía pudo encerrar a un líder, otro líder quizás más despiadado estaba allí para tomar su lugar.

Lo que amplificó estos problemas con el crimen organizado en la era de la Prohibición fue la afluencia de inmigrantes italianos a los Estados Unidos a principios de la década de 1920. Durante este tiempo, el líder fascista Benito Mussolini tenía el control de Italia y muchos italianos huyeron a los Estados Unidos. Estos incluían a muchos miembros de la mafia siciliana, que luego comenzaron a establecerse en la ciudad de Nueva York. Tampoco ayudó que estos inmigrantes fueran pobres y vivieran en condiciones terribles, lo que significó que algunos se dedicaron a la delincuencia. El otro problema fue que había una cantidad limitada de dinero ilegal para el alcohol y las pandillas rivales de judíos, italianos e irlandeses en Nueva York comenzaron a matarse entre sí por este lucrativo negocio. Cuando todo estaba dicho y hecho, los italianos habían derrotado a la mayoría de sus rivales y fueron capaces de construir una jerarquía de familias criminales que hoy conocemos como la mafia estadounidense. Ciertamente, se podría argumentar que la mafia todavía habría existido con o sin la Prohibición, pero el dinero que hicieron durante la era de la Prohibición les permitió establecer vínculos estrechos con políticos y sindicatos que durarían años.

El principio del fin

La prohibición a principios de la década de 1930 había comenzado a perder el poco favor que tenía entre la gente. Aunque todavía contaba con el apoyo de algunos, la mayoría de los políticos estuvieron de acuerdo en que era necesario hacer algo. Estos sentimientos, junto con la Gran Depresión, hicieron que la derogación de la ley fuera algo en lo que pensar. Los partidarios de la 18ª enmienda mantuvieron sus ideales y ciertos hechos respaldaron su afirmación de que la Prohibición estaba funcionando porque el consumo general de alcohol se redujo considerablemente y se mantuvo así durante otra década. Los partidarios atribuyeron los continuos niveles más bajos de consumo de alcohol a la idea de que la prohibición fomentaba el cambio social dentro de la población de los Estados Unidos. Si esto es exacto o no está en debate, sin embargo, muchos expertos concluyen que este cambio en el temperamento conductual se debió a otros factores, no relacionados con el consumo de alcohol.

La Gran Depresión fue un factor determinante para la derogación de la ley, porque el gobierno necesitaba todos los ingresos fiscales que pudiera obtener para estabilizar la economía que estaba en ruinas. La pérdida de ingresos fiscales sobre las bebidas alcohólicas ciertamente ayudaría a Estados Unidos a recuperarse y muchas personas estaban simplemente enfermas y cansadas por el increíble crecimiento de la delincuencia urbana durante la prohibición. The demoralizing increase in crime went against everything that the 18 th amendment was supposed to fix and slowly but surely the 18 th amendment began to lose more and more supporters.

When Franklin D. Roosevelt was elected in 1932 he did so in part because he promised to get rid of the 18 th amendment. His first step in doing so was to sign an amendment to the Volstead Act, which was known as the Cullen–Harrison Act. This allowed for the production and sale of beer and light wines with an alcohol percent of 3.2. This would also allow for millions in tax revenue to be generated and Roosevelt himself said after signing the bill that, “I think it would be a good time for a beer”. The Volstead Act had previously defined an alcoholic beverage as one with great than 0.5 percent alcohol. Though this was certainly a step in the right direction for those against Prohibition it would take another nine or so months for the 21 st amendment to be signed and ratified, thus repealing the 18 th amendment.

The ratification of the 21 st amendment does not prevent states from restricting or banning alcohol in their respective states, rather it merely prohibits the banning of transportation or importation of alcohol in any state, territory, or possession of the United States. The wording then allows for state and local control of alcohol and there are still to this day plenty of dry counties and towns in the United States that restrict or prohibit liquor sales either outright or on Sundays. In fact, even after the ratification of the 21 st amendment, eighteen states still prohibited alcohol sales, with the very last one being Mississippi who finally relented and allowed for alcohol sales in 1966.

It’s easy to say that the 18 th amendment was a complete failure and most would agree. However, there were some good things that came from Prohibition though they are few and far between. One of the positives was mentioned earlier as consumption of alcohol was nearly cut in half both during and for a time after the law was repealed. Some experts maintain that alcohol consumption didn’t exceed pre-Prohibition levels until sometime after the 1960’s. Other studies have shown that the consumption of alcohol exceeded pre-Prohibition levels in just a year or two after the law was repealed. One fact that is not easily refuted is that alcohol related cirrhosis of the liver dropped by seventy-five percent during Prohibition.

With that being said it’s fairly certain that the negative effects of the 18 th Amendment greatly outweigh the positives. In a study of thirty major U.S. cities during the Prohibition years of just 1920 and 1921, the number of crimes increased by 24%. Other increases that were noted were that burglaries and thefts increased by 9%, murders by 12%, battery and assaults increased by 13%, drug addiction by 44%, and police costs rose by 11%. Since these numbers are just from the first year of prohibition they certainly rose every year during the era. This is rather shocking and most is due to the rise of organized crime. Looking back at history it’s easily to correlate one with the other, but back then people had no idea that organized crime even existed, let alone on a great enough scale to raise these crime numbers that much.

Another terrible side-effect of prohibition was the many deaths and illnesses related to homemade and bootlegged liquor. The reason for this is that the manufactures and smugglers produced liquor than was very strong. This was often called “rotgut”, and for good reason. Thousands of people died from consuming “rotgut” and even more certainly developed some kind of alcohol related illness due to it.

Overall the 18 th Amendment was a resounding failure. People were determined to get their booze one way or the other, and if there was money to be made in doing so there were always going to be a business for it. This would not be the last time the United States would enact laws banning the sale of certain substances they deem immoral or unhealthy. Most of these instances are absolutely legitimate and are backed by doctors and other medical professionals such as cocaine and heroin. Others such as marijuana continue to be a source of debate amongst politicians and American citizens. It’s important in these situations to learn from the past, if a law begins to become unenforceable and causes more problems than it creates, then perhaps it’s time to take another look at it. The amount of money spent trying to control the sale of alcohol during the Prohibition era and the amount of crime it eventually led to should certainly teach us something about the laws we live under currently. There are always lessons to be learned from studying the past and more often than not they can help move a country forward rather than backward. The banning of substances that people tend to enjoy is something that affects every citizen in America. The United States was founded on certain freedoms and it’s the duty of the citizens to stand up for their rights.


What if the 18th Amendment is never passed?

While Prohibition of Alcohol did have the unfortunate (and obvious) side effect of creating a major criminal community in the US (or rather, turning it from a minor one into a massive nation wide series of organizations that had a very adverse effect on the US), it would be unfair to point out that at the time, the Us hizo have a serious problem with drinking.

Alcoholism was rampant, as was fetal alcohol syndrome. Domestic abuse was very common and alcohol was often at the source (of the violence at least). Many employers were complaining that employees were showing up drunk or too hungover to work effectively, especially in factory jobs and blue collar towns like Milwaukee, Green Bay, Chicago, and Saint Louis. Some of this is brought up in Upton Sinclair's "The Jungle" (although, as with many aspects of it, it was less about the horrors of unregulated food and rampant alcoholism and more about worker conditions, but that's a different argument).

Prohibition was perhaps a bit far, but it cut a vast majority of the populace off of alcohol for long enough to sober up. The idea that every American was spending their nights at speakeasys is rather false indeed aside from a few cities, Prohibition was taken more or less seriously and bars shut down. Sure, if you knew a guy you could get a few bottles of beer a week or maybe a bottle of bootleg whisky, but for the overwhelming majority of Americans, alcohol was off the menu.

American's health improved overall, cases of drunkenness in public seemed to vanish overnight, and domestic disputes did indeed shrink. Many of the social ills the teetotaler moralists were railing about fueron actually fixed.

Granted the criminal element that was enhanced has to be pointed out, and at one point the illegal alcohol industry was so powerful that entire cities were bought off. Famously, Saint Paul, Minnesota was bought off to such a degree it was called the "Gangster's Hotel" because none of the local cops would even waste their time bothering the gangsters - so long as they kept their business out of town and brought no violence with them. Saint Paul was a kid of neutral zone for the Chicago and New York Mobs and they played nice when here. Ironic that while nodding politely to men like Joh Dillinger, the Saint Paul PD would ruthlessly crack down on local Moonshiners that smuggled booze from up country (and Canada) and hid them in the caves under Wabasha street. I guess they just didn't want any "foreign" trouble and focused on "damned locals."

Politicians, captains of industry, and Law Enforcement Officers everywhere were often in the pockets of the Mob, so that was clearly a bad thing, as we saw with how National Policy was even shifted to try and open up Cuba for more Mob operations (Narrator: this did not go well). Same for various small gambling towns in the US like Atlantic City, Las Vegas, and Reno (Narrator: This also did not go well). Some of those effects lasted long after Prohibition had been repealed (Like Cuba) and changed the very poltical landscape of the world.

So, what would have changed?

One, the Mob would have a lot less influence. We likely wouldn't see Las Vegas what it is today without the Mob pouring Booze Money into Casinos to get a good laundry and return. Atlantic City would remain a quaint town on the seashore known for Taffy, nightclubs, and a fun weekend. Cuba might remain democratic as it wasn't pushed hard by the Mob and various corporation to become a Us Vacation Spot (with no laws on Americans).

However, Alcoholism would likely remain high, with a very strong drinking culture. Every major city would have at least one beer brewery, if not more, and likely a distillery or two making some form of hard liquor. We wouldn't see "National Brands" of beer for sure: Coors, Budweiser, Michelob, and Miller would be local specialties, and might not even be powerhouses as there was strong competition for beer in their respective states. There would be more martial abuse for sure, with high alcoholism rates. Job injuries would also be higher, although managers might be more willing to turn the blind eye to a employee that brings a cold beer to work (either for lunch or to "get rid of the shakes 1").

Would America be better? In my opinion (and that is one of a person who has a daily scotch and drinks beer for enjoyment), no. For all it's ills, Prohibition made America take a long look at itself in the mirror and decide to be more moderate with alcohol in the future. I don't think we could have done that on our own, and America's drinking culture was never as moderate or benign as modern Europe.

1 Which is utterly horrifying if you know "the Shakes" were a sign of end stage alcoholism and liver/kidney failure.


The digital collections of the Library of Congress contain a wide variety of primary source materials associated with the 18th Amendment and Prohibition, including manuscripts, photographs, newspapers, sheet music, and broadsides. Provided below is a link to the home page for each relevant digital collection along with selected highlights.

A selection of articles on the 18th Amendment includes:

In addition, the Newspaper and Current Periodical Reading Room has created a series of topics guides to the newspapers in Chronicling America, including the following guides:


History of Law: The Fourteenth Amendment

The Civil War ended on May 9, 1865. Just more than three years later, on July 9, 1868, the 14th Amendment to the U.S. Constitution was passed. This amendment and the 13th and 15th amendments were a part of the Reconstruction Era of the United States, which focused on civil rights and rebuilding the war-torn nation. The 14th Amendment states that every person born or naturalized in America is a citizen of the country as well as their state of residence.

Some southern states began actively passing laws that restricted the rights of former slaves after the Civil War, and Congress responded with the 14th Amendment, designed to place limits on states' power as well as protect civil rights. To be readmitted to the Union after the Civil War, southern states had to ratify the 14th Amendment. Initially, Native Americans were not granted citizenship by this amendment because they were under the jurisdiction of tribal laws. It was not until 1924 that Congress passed the Indian Citizenship Act, which granted Native Americans citizenship rights as well.

The 14th Amendment has five sections. The first section introduces the citizenship law for all people born in the country or naturalized. This section also covers the limitations of state laws, which cannot supersede federal laws that govern citizens. States cannot deprive citizens of life, liberty, or property without due process of law. Due process of law means that legal proceedings have to be fair and that citizens need to be given notice and a chance to be heard before any rulings are made. When originally passed, the 14th Amendment was designed to grant citizenship rights to African-Americans, and it states that citizenship cannot be taken from anyone unless someone gives it up or commits perjury during the naturalization process.

In 1787, delegates of the Constitutional Convention had reached a compromise for determining the number of representatives each state would have in the U.S. House of Representatives. Called the three-fifths compromise, this agreement stated that every five slaves would be counted as three people when determining population for the number of representatives and taxes owed. Section 2 of the 14th Amendment removed this law from the Constitution, giving freed slaves full weight as citizens. The only adult male citizens who were denied the right to vote were those convicted of crimes.

Section 3 of the 14th Amendment focuses on rebellion, prohibiting anyone from being elected or appointed to a state or federal office after engaging in rebellion or treason. The houses of Congress can vote to override this if two-thirds of the votes are in favor. Section 4 serves to legitimize the public debt that Congress appropriates. This section was put in place to prevent the Confederacy's war and emancipation debts from impacting the reunited country.

The power of enforcement is outlined in Section 5 of the 14th Amendment. This clause gives Congress the power to pass appropriate laws to enforce all of the provisions of this amendment. Debate and controversy have been high regarding the scope of power given to Congress by this section. In 1879, the Supreme Court gave Congress significant authority. Since this time, however, decisions have been more conservative, giving Congress less authority in regulation. Congress does not have the power to regulate the private conduct of citizens, but it can regulate actions by state and local governments. Congress has the authority to stop or resolve rights violations that have a legal precedent, but the remedies have to be proportionate to the violations.


Ver el vídeo: 4-Estudios Sociales GED en españolEnmiendas de la Constitución de.