Demócrito

Demócrito

Demócrito (l. 370 a. C.) fue un filósofo griego y contemporáneo más joven de Sócrates, nacido en Abdera (aunque otras fuentes citan a Mileto) quien, con su maestro Leucipo (l. Siglo V a. C.), fue el primero en proponer un universo atómico. Demócrito afirmó que todo está hecho de pequeños bloques de construcción que no se pueden cortar, conocidos como átomos.

Se sabe muy poco de Leucipo, y casi nada de su obra ha sobrevivido, pero los escritores antiguos lo conocen como el maestro de Demócrito y aparentemente escribió sobre muchos temas además del atomismo. Demócrito es conocido como el "filósofo risueño" por la importancia que le dio a la alegría. Su trabajo, como el de Leucipo, se ha perdido en su mayoría, pero los escritores posteriores afirman que escribió 70 libros sobre temas que van desde la agricultura hasta la geometría, los orígenes humanos, la ética, la astronomía, así como la poesía y la literatura, y fragmentos de su trabajo son citados por filósofos posteriores (notablemente Aristóteles de Stagira (l. 384-322 a. C.) que lo tenían en alta estima.

Fue el primer filósofo en afirmar que lo que la gente llama la 'Vía Láctea' era la luz de las estrellas que se producía naturalmente y no el resultado de las acciones de los dioses, aunque, al mismo tiempo, no parece negar el existencia de espíritus o del alma. Aunque su teoría atómica deja en claro que todas las cosas ocurren por necesidad, que un evento conduce naturalmente al siguiente, sostenía que las personas son responsables de sus acciones, que primero se debe considerar el bien del alma por encima de cualquier otra consideración, y que fue el libre albedrío, no el determinismo, lo que dirigió el curso de la vida.

Demócrito desarrolló la teoría de la "semilla" de Anaxágoras en el concepto del universo atómico.

Se le considera uno de los filósofos presocráticos más importantes (llamado así porque son anteriores a Sócrates de Atenas e influyeron en él (l. 470/469 - 399 a. C.), quien inspiró directamente a Platón (l. 428 / 427-348 / 347). AEC) y el desarrollo de la filosofía occidental.La influencia de Demócrito sobre Sócrates es evidente en los fragmentos relacionados con la ética, pero también se cree que su concepto del universo atómico ayudó a formar la creencia de Platón en un reino eterno e inmutable del cual el mundo visible era sólo una reflexión, al mismo tiempo su materialismo desafió este mismo concepto.

Demócrito, a su vez, fue influenciado por los que le precedieron, especialmente Parménides de Elea (l. 485 a. C.), Zenón de Elea (l. 465 a. C.) y Empédocles (l. 484-424 a. C.). Sin embargo, el filósofo que pensó que le causó la mayor impresión, además de su maestro Leucipo, fue Anaxágoras (l. 500 - c. 428 a. C.) quien propuso por primera vez que todas las cosas están compuestas de "semillas" que hacen que sean lo que son. están. Demócrito desarrolló esta teoría de la "semilla" en el concepto del universo atómico.

Viajes y reputación

Casi nada se sabe de la vida de Demócrito. Se dice que nació y se crió en Abdera y provenía de una familia adinerada que pudo brindarle una buena educación. Su padre pudo haber sido nobleza tracia y era al menos de la clase alta. Es posible que haya estudiado con el filósofo Anaxágoras, aunque esto es dudoso, pero adquirió una educación de gran alcance a través de los viajes y el estudio con muchos maestros.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Cuando su padre murió, Demócrito tomó su herencia y dejó Abdera, viajando por el mundo mediterráneo y pasando al menos cinco años en Egipto estudiando matemáticas antes de ir al sur a Meroe. También se cree que se quedó en Babilonia y, según el historiador Diógenes Laercio (l. 180-240 d. C.), estudió con los sacerdotes allí. Su asociación con Babilonia, donde también estudió el filósofo Tales de Mileto (l. 585 a. C.), puede ser la razón por la que los escritores posteriores afirmaron que Demócrito era de Mileto.

Se desconoce la ruta precisa y el orden de sus viajes, pero dijo que también estudió en la India y posiblemente en Persia antes de regresar a Abdera. Una vez que regresó a casa, se dedicó a seguir estudiando, investigando el mundo natural y escribiendo. Fue un escritor prolífico (se han identificado más de 300 fragmentos como su obra) de quien se dice que fue autor de 70 libros, todos bien recibidos. El erudito Robin Waterfield comenta:

Demócrito cubrió no solo castañas presocráticas conocidas como la embriología y por qué los imanes atraen el hierro, sino que también escribió libros sobre matemáticas y geometría, geografía, medicina, astronomía y el calendario, pitagorismo, acústica y otros temas científicos, los orígenes de los seres humanos y los animales, e incluso literatura y prosodia. Es importante destacar que también está claro que no solo cubrió esta amplia gama de temas, sino que los cubrió con cierta profundidad, por ejemplo, planteando y respondiendo posibles objeciones. Por lo tanto, fue un puente importante entre el dogmatismo de muchos presocráticos y la filosofía de Platón en toda regla. (164)

Como diría el mismo Demócrito, “nada surge de la nada” y fue claramente influenciado por los Filósofos Presocráticos que le precedieron. No está claro cuán profundamente Leucipo lo influenció, ya que no se sabe nada de este filósofo fuera de su asociación con Demócrito. Solo han sobrevivido dos fragmentos de la obra de Leucipo, y la única oración completa es su famoso “Nada sucede al azar; todo sucede por razón y por necesidad ”(Baird, 39). Como Demócrito se hace eco más tarde de este concepto, es probable que Leucipo haya tenido un impacto significativo en su pensamiento, pero es seguro que él, y muy probablemente Leucipo, fue influenciado por Parménides, Zenón de Elea, Empédocles y Anaxágoras.

Influencias filosóficas

Parménides afirmó que toda la realidad era de una sola sustancia y que las personas solo reconocían la dualidad en el mundo porque confiaban en la experiencia de los sentidos, que era defectuosa y podía llevar a uno al error. Confiando en los propios sentidos, uno aceptaba los cambios y las diferencias en la vida como la verdadera naturaleza de la realidad, pero esto, según Parménides, sería un grave error porque el cambio era una ilusión. La apariencia exterior de uno puede cambiar y las circunstancias de uno, pero no la esencia de uno.

Para Parménides, lo que es siempre ha sido y es inmutable en su forma subyacente actual. Lo que se percibe como mutabilidad y cambio es una mentira de los sentidos que separan a uno del conocimiento del yo y de la verdadera realidad. El alumno de Parménides, Zenón de Elea, defendió la afirmación de su maestro a través de 40 paradojas matemáticas que demostraban que el cambio, e incluso el movimiento, era una ilusión. Zenón demostró, matemáticamente, que si uno deseaba caminar del punto A al punto B, primero tendría que caminar hasta la mitad y, antes de llegar a la marca de la mitad, tendría que caminar hasta la mitad y así sucesivamente. Por lo tanto, uno nunca podría realmente caminar desde el punto A al punto B, y la afirmación de que se podía hacerlo era simplemente una mentira de los sentidos.

Zenón utilizó esta paradoja para mostrar cómo la confianza en la percepción sensorial separaba a uno de la realidad real, de la esencia de lo que hace que el mundo sea lo que es y le permite operar como lo hace. Para estos dos filósofos, no era necesario que hubiera una Primera Causa para la existencia o un "significado" para nada de eso; lo que fue siempre fue y siempre será.

Empédocles se basó en este concepto al afirmar que la forma subyacente del universo era el amor, una fuerza transformadora y regeneradora expresada en la unión y separación de las fuerzas naturales que produjeron los cuatro elementos que luego informaron todo lo demás. La insistencia de Empédocles en una fuerza única y unificadora inspiró la afirmación de Anaxágoras de que todas las cosas están compuestas por partículas (a las que llamó "semillas") que eran todas de la misma sustancia pero, dispuestas de manera diferente, producían resultados diferentes, a veces humanos, a veces. un animal, un árbol, una hierba, una montaña, un pájaro.

Como Parménides, Anaxágoras creía que la esencia de la realidad era Uno, pero este Uno se expresaba en Muchos. Para que esto fuera así, tenía que haber algo subyacente a cada aspecto del mundo visible y este "algo" eran "semillas" que, en una disposición dada, producían ahora uno y ahora otro fenómeno visible.

Anaxágoras y su teoría de la semilla es la inspiración inmediata para la teoría atómica de Leucipo y Demócrito. Waterfield explica:

Anaxágoras había argumentado que las sustancias naturales que son los componentes básicos de las cosas eran infinitamente divisibles: por mucho que se divida un trozo de madera, seguirá siendo madera hasta el final. Pero presumiblemente fue Leucipo, como el primero de los atomistas, quien dio un salto intuitivo de genialidad y propuso que el mundo estaba compuesto en última instancia por cosas que no tienen cualidades, como la madera. Dijo que si continuaras dividiendo algo, en algún momento llegarías a cosas que no son más divisibles: son atoma, indivisible. (165-166)

Waterfield le da crédito a Leucipo por esta comprensión de acuerdo con la tradición de que Leucipo fue el maestro de Demócrito, y es muy posible que fuera Leucipo el primero en llegar a esta conclusión, pero, de ser así, fue Demócrito quien la desarrolló por completo.

El Universo Atómico

Para Demócrito, los átomos eran todos de la misma esencia, pero cuando se "enganchaban" de diferentes maneras, formaban diferentes entidades y fenómenos visibles.

En respuesta a la afirmación de Parménides de que el cambio es imposible, y todo es Uno, y a la teoría de la semilla de Anaxágoras, Demócrito trató de encontrar una manera de mostrar cómo el cambio y el movimiento pueden ser sin dejar de mantener la unidad de la esencia subyacente del mundo físico. Demócrito argumentó que todo, incluidos los seres humanos, está compuesto de partículas muy pequeñas a las que llamó atomos ("no cortables" en griego), y que estos átomos forman todo lo que vemos y somos. Los átomos eran todos de la misma esencia, pero cuando se "enganchaban" de diferentes maneras, formaban diferentes entidades y fenómenos visibles.

Demócrito afirmó que, cuando uno nace, los átomos se mantienen unidos por una forma de cuerpo con un alma en el interior, también compuesta de átomos, y mientras uno vive, uno percibe todo lo que hace mediante la aprehensión de los átomos fuera del cuerpo que se reciben. e interpretado por el alma dentro del cuerpo. Entonces, cuando los átomos se han combinado en una forma determinada, una persona mira esa forma y dice "Eso es un libro", y cuando se han combinado en otra, una persona dice "Eso es un árbol", pero sin embargo estos átomos se combinan , son todos Uno, "indestructibles" e indestructibles. Cuando uno muere, la forma del cuerpo pierde energía y los átomos se dispersan, ya que ya no hay un alma dentro del cadáver que genere el calor que mantiene unidos los átomos con forma del cuerpo.

Según Aristóteles, Demócrito afirmó que el alma estaba compuesta de átomos de fuego, mientras que el cuerpo era de átomos terrestres y los átomos terrestres necesitaban la energía del fuego para la cohesión. Sin embargo, Aristóteles también afirma que esto no significaba que estos átomos fueran átomos diferentes, sino que eran como letras del alfabeto que, aunque todas son letras, representan diferentes sonidos y, combinados de diversas formas, deletrean diferentes palabras. Para usar un ejemplo muy simple, las letras 'N', 'D' 'A' se pueden combinar para deletrear la palabra 'y' o, con una combinación diferente, deletrear el nombre 'Dan', que, si bien tiene un nombre diferente y el significado distinto de "y" todavía se compone de las mismas letras.

Aunque ha habido algunas afirmaciones de los materialistas de que la visión atómica de Demócrito de la vida humana niega la posibilidad de una vida después de la muerte, esto no es necesariamente cierto. Como Demócrito parece haber visto el alma como causante del movimiento e incluso de la vida y que el pensamiento era el movimiento físico de átomos indestructibles, "no cortables", es posible que un alma, incluso definida según líneas materialistas, sobreviviera a la muerte corporal.

Sin embargo, Demócrito en ninguna parte habla de un "significado" de la vida, fuera de mantener una disposición alegre. Para él, la vida no necesitaba que se le diera un significado, ya fuera mientras uno la vivía o en otro reino que le siguió, porque la esencia de la vida siempre había sido y siempre sería; el significado de existencia era simplemente existencia.

Ética

En la filosofía de Demócrito, uno nacía, vivía y moría según la unión y la dispersión de los átomos. Uno podría preguntarse "¿Qué causó que ocurriera este evento?" y luego definir la causa de, digamos, un accidente, pero uno no se animó a preguntar "¿Por qué sucedió esto?" con la esperanza de un significado superior. La famosa línea de Leucipo ("Nada sucede al azar; todo sucede por razón y por necesidad") es un concepto que informa gran parte de los escritos del propio Demócrito, especialmente su afirmación de que "Todo sucede según la necesidad" en el sentido de que los átomos operan. de cierta manera y así, por supuesto, lo que sucede en la vida lo hace por la necesidad de esta operación, le guste o no.

Si bien esta afirmación parecería negar la posibilidad del libre albedrío humano, Demócrito escribió extensamente sobre ética y claramente creía que se podían tomar decisiones con libre albedrío dentro de los parámetros del determinismo atómico. A pesar de que uno estaba formado por estas partículas indivisibles, tanto externamente como un cuerpo como internamente como un alma, y ​​estos átomos se unieron y se separaron de acuerdo con su propia función natural, uno todavía tenía control sobre sus elecciones en la vida y era responsable de esas elecciones. El profesor Forest E. Baird comenta:

Tanto el alma como el cuerpo están formados por átomos. La percepción ocurre cuando los átomos de los objetos externos a la persona golpean los órganos de los sentidos dentro de la persona que, a su vez, golpean los átomos del alma más adentro. La muerte, a su vez, es simplemente la disipación de los átomos del alma cuando los átomos del cuerpo ya no los mantienen juntos. Tal comprensión de la persona parece eliminar toda posibilidad de libertad de elección y, de hecho, el único dicho conocido de Leucipo es "Nada sucede al azar; todo sucede por razón y necesidad". Tal posición parecería eliminar toda la ética: si usted debe actuar de cierta manera, parece inútil hablar de lo que debería hacer. (39)

Sin embargo, Demócrito aborda esta objeción al estipular que uno sigue siendo responsable de lo que hace con el cuerpo y el alma porque un ser humano es capaz de distinguir entre lo "correcto", que Demócrito asocia con los placeres de la mente, y lo "incorrecto". definido como placeres sensuales perseguidos sin tener en cuenta las consecuencias. Demócrito recomendó establecer la moderación en todas las cosas como guía para mantener una vida equilibrada. No había nada intrínsecamente malo en perseguir el placer sensual, el dinero o el poder, pero era necesario reconocer que estos placeres eran fugaces y, si se buscaban sin ese reconocimiento o sin moderación, conducirían al sufrimiento.

La ética, para Demócrito, parece haber sido principalmente un medio por el cual uno vivía una vida contenta y serena al reconocer la futilidad última de tratar de hacer la vida más de lo que es. Al reconocer que todo está hecho de átomos sobre los que uno no tiene control, y al responder a otros en la misma situación con compasión y alegría, uno podría vivir libre de la preocupación por el "significado" de la vida y concentrarse simplemente en vivir.

Conclusión

Las circunstancias y la fecha precisa de la muerte de Demócrito son tan poco claras como la mayoría de los eventos de su vida, pero está bien establecido que fue muy considerado como un pensador y escritor original mientras vivió y fue claramente respetado y citado a menudo después. Contribuyó significativamente a la base filosófica que sería desarrollada por Platón y lo hizo sintetizando y definiendo conceptos previamente sugeridos por otros filósofos. Demócrito hizo esto de tal manera que muchos lo consideran en la actualidad como el "primer científico", ya que su pensamiento y método aparente contribuyeron al desarrollo de esa disciplina.

Su influencia sobre los escritores griegos y romanos que lo siguieron es evidente no solo en sus filosofías, sino también en sus referencias a él y su influencia fue claramente de gran alcance y significativa. Baird señala:

La filosofía de Demócrito es importante por al menos dos razones. Primero, mientras que el atomismo representa otra respuesta pluralista a Parménides, y mientras Leucipo era presocrático, Demócrito era en realidad un contemporáneo un poco más joven de Sócrates y un contemporáneo mayor de Platón. Por tanto, el materialismo atomista de Demócrito puede verse como una alternativa importante al idealismo de Platón. En segundo lugar, el pensamiento de Demócrito siguió teniendo impacto, siendo retomado primero por Epicuro y luego, en la época romana, por Lucrecio. (40)

El famoso filósofo hedonista Epicuro (l. 341-270 a. C.), de hecho, se basó en los pensamientos de Demócrito sobre el placer al afirmar que era el bien principal y el fin que uno debería perseguir en la vida. La insistencia de Demócrito en la alegría como la mejor respuesta a la vida se refleja en la filosofía de Epicuro, y ambos abogaban por la moderación como el mejor medio para perseguir los placeres y vivir la vida al máximo.

Epicuro, sin embargo, es solo uno de los muchos que fueron influenciados por el trabajo de Demócrito desde la antigüedad hasta el presente. Los pensadores y escritores de la actualidad han expresado su admiración por Demócrito y han reconocido su deuda con él, y él sigue siendo tan apreciado hoy como lo fue en su época.


Demócrito


Demócrito fue un filósofo griego presocrático. Nació en Abdera en Tracia y vivió alrededor de 460 A.E.C. hasta 370 A.E.C. Demócrito desarrolló el atomismo que se originó con Leucipo. Demócrito identificó la existencia real del cosmos con un número infinito de elementos permanentes, imperecederos, inmutables e indivisibles llamados "atomon" (átomos significa "indivisible"), concibió el mundo como el compuesto de estos elementos materiales y desarrolló el materialismo puramente mecánico. desprovisto de cualquier rastro de mítico, lo que es raro en la filosofía griega.


Demócrito de Abdera

Demócrito de Abdera es mejor conocido por su teoría atómica, pero también fue un excelente geómetra. Se sabe muy poco de su vida pero sabemos que Leucipo fue su maestro.

Ciertamente, Demócrito visitó Atenas cuando era joven, principalmente para visitar a Anaxágoras, pero Demócrito se quejó de lo poco que se le conocía allí. Dijo, según el escrito de Diógenes Laercio en el siglo II d.C. [5]:

Demócrito estaba decepcionado con su viaje a Atenas porque Anaxágoras, entonces un anciano, se había negado a verlo.

Como señala Brumbaugh en [3]: -

Aunque se sabe poco de su vida, se sabe bastante de su física y filosofía. Hay dos fuentes principales para nuestro conocimiento de las teorías físicas y filosóficas. En primer lugar, Aristóteles analiza a fondo las ideas de Demócrito porque no estaba de acuerdo con sus ideas sobre el atomismo. La segunda fuente está en la obra de Epicuro pero, a diferencia de Aristóteles, Epicuro cree firmemente en la teoría atómica de Demócrito. Diógenes Laercio conserva esta obra de Epicuro en su libro del siglo II d. C. [5].

Ciertamente, Demócrito no fue el primero en proponer una teoría atómica. Su maestro Leucipo había propuesto un sistema atómico, al igual que Anaxágoras de Clazomenae. De hecho, los vestigios de una teoría atómica se remontan más atrás, quizás a la noción pitagórica de los sólidos regulares que juegan un papel fundamental en la composición del universo. Sin embargo, Demócrito produjo una visión mucho más elaborada y sistemática del mundo físico que cualquiera de sus predecesores. Su opinión se resume en [2]: -

Con esto como base para el mundo físico, Demócrito podría explicar todos los cambios en el mundo como cambios en el movimiento de los átomos o cambios en la forma en que estaban empaquetados. Esta fue una teoría notable que intentó explicar la totalidad de la física basándose en un pequeño número de ideas y también llevó a las matemáticas a un papel físico fundamental, ya que toda la estructura propuesta por Demócrito era cuantitativa y estaba sujeta a leyes matemáticas. Otra idea fundamental en la teoría de Demócrito es que la naturaleza se comporta como una máquina, no es más que un mecanismo muy complejo.

Luego hay preguntas para que Demócrito las responda. ¿Dónde encajan en la teoría atómica cualidades como la calidez, el color y el gusto? Para Demócrito, los átomos difieren solo en cantidad, y todas las diferencias cualitativas son solo aparentes y resultan de las impresiones de un observador causadas por diferentes configuraciones de átomos. Las propiedades de la calidez, el color y el gusto son solo por convención; las únicas cosas que realmente existen son los átomos y el Vacío.

La filosofía de Demócrito contiene una forma temprana de conservación de la energía. En su teoría, los átomos son eternos y también lo es el movimiento. Demócrito explicó el origen del universo a través de átomos que se mueven al azar y chocan para formar cuerpos y mundos más grandes. No había lugar en su teoría para la intervención divina. En cambio, postuló un mundo que siempre había existido, y que siempre existiría, y que estaba lleno de átomos que se movían al azar. Los movimientos de vórtice se produjeron debido a las colisiones de los átomos y, como resultado, el movimiento de vórtice creó la diferenciación de los átomos en diferentes niveles debido solo a su masa diferente. Este no fue un mundo que surgió por el diseño o propósito de algún ser sobrenatural, sino más bien fue un mundo que surgió por necesidad, es decir, por la naturaleza de los átomos mismos.

Demócrito construyó una teoría ética sobre su filosofía atomista. Su sistema era puramente determinista, por lo que no podía admitir la libertad de elección de los individuos. Para Demócrito la libertad de elección era una ilusión, ya que desconocemos todas las causas de una decisión. Demócrito creía que [3]: -

Quería eliminar la creencia en dioses que, según creía, solo se introducían para explicar fenómenos para los que entonces no se disponía de una explicación científica.

Se sabe muy poco con certeza sobre las contribuciones de Demócrito a las matemáticas. Como se indica en el Oxford Classical Dictionary:

Hay ideas importantes en este dilema. En primer lugar, observe, como señala Heath en [7], que Demócrito tiene la idea de que un sólido es la suma de infinitos planos paralelos y puede haber usado esta idea para encontrar los volúmenes del cono y la pirámide según lo informado por Arquímedes. Esta idea de Demócrito pudo haber llevado a Arquímedes más tarde a aplicar la misma idea con gran efecto. Esta idea eventualmente conduciría a teorías de integración.

Hay mucha discusión en [7], [8], [10] y [11] sobre si Demócrito distinguió entre el continuo geométrico y el discreto físico de su sistema atómico. Heath señala que si Demócrito trasladó su teoría atómica a líneas geométricas, entonces no hay ningún dilema para él, ya que su cono está realmente escalonado con pasos del tamaño de un átomo. Heath ciertamente creía que para Demócrito las líneas eran infinitamente divisibles. Otros, ver por ejemplo [10], han llegado a la conclusión opuesta, creyendo que Demócrito hizo contribuciones a problemas de matemáticas aplicadas pero, debido a su teoría atómica, no pudo lidiar con las preguntas infinitesimales que surgen.


Historia de la teoría atómica

Demócrito, tenía una teoría diferente. Creía que los elementos se podían dividir en un nivel básico, que no se podía desglosar más. Llamó a estos átomos, después de la palabra griega, ATOMOS, que significa indivisible

Aristóteles

Aristóteles fue la primera persona en sugerir que el mundo estaba formado por elementos, que él creía que eran Tierra, Viento, Fuego y Agua. Su teoría era que los elementos son infinitos y pueden descomponerse continuamente.

John Dalton

Dalton fue la primera persona en demostrar cuál, Demócrito o Aristóteles, tenía razón. Dalton planteó la hipótesis de que los átomos SÍ existen, refutando a Aristóteles. Luego continuó su investigación y desarrolló la primera parte de la teoría atómica. Dijo que:
1. La materia está formada por partículas diminutas (átomos) que no se pueden dividir en trozos más pequeños ni destruir.
2. Los átomos del mismo elemento, sin importar dónde, serán exactamente iguales.
3. Los átomos de diferentes elementos pueden combinarse para formar elementos compuestos.

J.J. Thomson

El mayor descubrimiento de Thomson fue descubrir el electrón. Descubrió el electrón colocando un imán dentro de un TUBO DE RAYOS CATÓDICOS. El material producido estaba cargado negativamente. Finalmente descubrió que la masa de las partículas cargadas negativamente era 2000 veces más ligera que la masa de un átomo de hidrógeno.

Hantaro Nagaoka

Nagaoka fue la primera persona en SUGERIR que había algo en el medio de un átomo y que estaba cargado. bueno, cosas que giraban alrededor del exterior. Basó su modelo en el planeta Saturno, de ahí el nombre del modelo, El modelo de Saturno, desarrollado en 1904.

Robert Millikan

Robert Millikan descubrió y DEMUESTRA la carga de un electrón. ÉL hace esto mediante la realización de su famoso experimento de la gota de aceite. El experimento funciona dejando caer gotas de aceite a través de una ranura estrecha en la parte superior de la cámara principal. Luego, se envía una carga positiva a través de la cámara para interceptar la gota. Cuando el voltaje de la carga positiva alcanza un voltaje suficientemente alto, repele la caída, suspendiéndola en el aire o incluso haciéndola subir.

Ernest Rutherford

Rutherford fue la primera persona en DEMOSTRAR que el átomo tiene un centro sólido POSITIVO y partículas NEGATIVAS alrededor del exterior, y que la mayoría del átomo era un espacio vacío. Esto se demostró con su famoso experimento GOLD FOIL, en el que se dispararon partículas α (alfa) contra una hoja de oro. Señaló que aproximadamente 1 de cada 8000 desvió la hoja, lo que significa que golpearon algo que tenía la misma carga.

Niels Bohr

Bohr, después de investigar y ampliar aún más el diseño atómico creado por Rutherford (modelo de Saturno), propuso un nuevo diseño, llamado modelo de Bohr. Este fue el primer diseño que respondió a la mayoría de las preguntas que los científicos plantearon en ese momento. Mostró los electrones en las capas de electrones, la cantidad de protones y neutrones, y también cómo se emite la luz de los electrones.

Henry Mosley

Mosley era un científico joven e inteligente que rediseñó la tabla periódica. Descubrió que la tabla periódica no debería estar ordenada por su número de masa, como Mendeleev, el creador de la tabla periódica la había ordenado, sino por su número atómico. Problemas como el yodo (Atomic # 53) antes del telurio (Atomic # 54) porque era más liviano. Sin embargo, cuando la tabla periódica se enumera por número atómico, el yodo viene después del telurio. Sin embargo, Mosley fue K.I.A en Gallipoli antes de que pudiera continuar su carrera científica.

James Chadwick

James Chadwick era estudiante de Ernest Rutherford, quien vio su Ph.D. y lo nombró subdirector del laboratorio de la Universidad de Cambridge. Su propia investigación se centró en la radiactividad. Luego, en 1919, Rutherford planteó la hipótesis de la existencia de una partícula neutra dentro del núcleo, sin embargo, Chadwick y los otros científicos no pudieron encontrarla.

Más tarde, Chadwick usó la misma técnica que Fredrick e Irene Joliot-Curie usaron para rastrear la radiación, excepto que buscaba una partícula sin carga y con una masa similar de protón. Encontró el neutrón y recibió el Premio Nobel por su artículo publicado, La existencia de un neutrón en 1932.


3. Teoría de la percepción

La teoría de la percepción de Demócrito depende de la afirmación de que eid y ocircla o imágenes, capas delgadas de átomos, se desprenden constantemente de las superficies de los cuerpos macroscópicos y se transportan por el aire. Los atomistas posteriores citan como evidencia de esto la erosión gradual de los cuerpos a lo largo del tiempo. Estas películas de átomos se encogen y expanden solo aquellas que se encogen lo suficiente pueden entrar en el ojo. Es el impacto de estos en nuestros órganos de los sentidos lo que nos permite percibir. Las propiedades visibles de los objetos macroscópicos, como su tamaño y forma, nos son transmitidas por estas películas, que tienden a distorsionarse a medida que atraviesan mayores distancias en el aire, ya que están sujetas a más colisiones con átomos de aire. Un relato diferente o complementario afirma que el objeto visto impresiona el aire por la eid y ocircla, y el aire compactado transmite la imagen a la vista (DK 68A135 Baldes 1975). Las propiedades percibidas por otros sentidos también se transmiten por contacto de algún tipo. La teoría del gusto de Demócrito, por ejemplo, muestra cómo diferentes sensaciones gustativas se producen regularmente por contacto con diferentes formas de átomos: algunos átomos son dentados y desgarran la lengua, creando sensaciones amargas, o son suaves y, por lo tanto, ruedan fácilmente sobre la lengua, causando sensaciones de dulzura.

Teofrasto, quien nos da el informe más completo de la teoría de Demócrito, la critica por suscitar la expectativa de que los mismos tipos de átomos siempre causarían apariencias similares. Sin embargo, es posible que la mayoría de las explicaciones estén dirigidas a normal caso de un observador típico, y que se da una explicación diferente en cuanto a las percepciones de un atípico observador, como alguien que está enfermo. La explicación de Demócrito de por qué la miel a veces tiene un sabor amargo para las personas enfermas depende de dos factores, ninguno de los cuales socava la noción de que ciertas formas atómicas nos afectan regularmente de una manera determinada. Una es que una sustancia determinada como la miel no es del todo homogénea, pero contiene átomos de diferentes formas. Si bien toma su carácter normal del tipo predominante de átomo presente, hay otros tipos de átomos presentes en su interior. La otra es que nuestros órganos de los sentidos deben estar adecuadamente armonizados para admitir un tipo de átomo determinado, y la disposición de nuestros pasajes puede verse afectada por enfermedades u otras condiciones. Por lo tanto, alguien que está enfermo puede volverse inusualmente receptivo a un tipo de átomo que es solo una pequeña parte de la constitución general de la miel.

Sin embargo, otros efectos observados requieren una teoría en la que los mismos átomos puedan producir efectos diferentes sin suponer que el observador ha cambiado. El cambio debe ocurrir entonces en el objeto visto. La explicación del color parece ser de esta variedad: Aristóteles informa que las cosas adquieren su color al & lsquoturning & rsquo trop & ecirc (GC 1.2, 315b34). Este es el término demócrata que Aristóteles había traducido como & lsquoposition & rsquo tesis, es decir, una de las tres formas fundamentales en las que los átomos pueden parecernos diferentes. Aristóteles da esto como la razón por la cual el color no se atribuye a los átomos mismos. La explicación de Lucrecio de por qué el color no puede pertenecer a los átomos puede ayudar a aclarar el punto aquí. Se nos dice que si los átomos del mar fueran realmente azules, no podrían sufrir ningún cambio y verse blancos (DRN 2.774 & ndash5), como cuando observamos que la superficie del mar cambia de azul a blanco. Esto parece suponer que, mientras que la apariencia de una propiedad P puede ser producida por algo que no es ni P ni no-P, no obstante algo P no puede aparecer como no-P. Dado que los átomos no cambian sus propiedades intrínsecas, parece que el cambio en una propiedad relacional, como la posición relativa de los átomos, es más probable que sea la causa de diferentes percepciones. En la superficie cambiante del mar o en el aleteo de la paloma con su cuello iridiscente, es evidente que las partes del objeto se mueven y cambian en sus relaciones posicionales.

By ascribing the causes of sensible qualities to relational properties of atoms, Democritus forfeits the prima facie plausibility of claiming that things parecer P because they están P. Much of Theophrastus' report seems to focus on the need to make it plausible that a composite can produce an appearance of properties it does not have. Democritus is flying in the face of at least one strand of commonsense when he claims that textures produce the appearance of hot or cold, impacts cause colour sensations. The lists of examples offered, drawing on commonsense associations or anecdotal experience, are attempts to make such claims persuasive. Heat is said to be caused by spherical atoms, because these move freely: the commonsense association of quick movement with heating is employed. The jagged atoms associated with bitter taste are also said to be heat-producing: there, the association of heat with friction is invoked. It is not so much the specific intrinsic qualities&mdashsmooth or jagged shape&mdashas the movimiento of those shapes that provides the explanation.

Aristotle sometimes criticizes Democritus for claiming that visible, audible, olfactory and gustatory sensations are all caused by touch (DK 68A119). Quite how this affects the account of perception is not clear, as the sources tells us little about how touch is thought to work. Democritus does not, however, seem to distinguish between touch and contact, and may take it to be unproblematic that bodies communicate their size, shape and surface texture by physical impact.


Other Atomist Philosophers of Antiquity

Post-Democritus, the philosopher Epicurus of Samos (341-270 BC) also held the belief in the atom in his own school of thought.

In India, a philosopher and physicist named Kanada (a nickname that translates to "atom eater") believed to have lived around the 2nd century BC. or earlier, he also formulated ideas about the atom.

Among these he spoke of the concept of indivisibility and eternity. He also affirmed that the atom had at least twenty qualities and four basic types, enough to describe the entire universe.


Resumen

The atom is made up of three main sub-particles – electrons, protons, and neutrons with positive, negative, and zero charges respectively.

An atom consists of a positively charged core called the nucleus, where most of the mass of the atom is contained and electrons which move around the nucleus.

When an electron is excited, it will jump from a level of lower energy to a level of higher energy.

The Wave Mechanics Model of the atom makes the electron elusive and indicates a region around the nucleus called an orbital.

Other scientists who have contributed to the Atomic Theory include: Antoine Lavoisier (1743–1794), Isaac Newton (1642–1727), Dmitri Mendeleev (1834–1907), Wilhelm Roentgen (1845–1923), Robert A. Millikan (1868– 963) , Marie Curie (1867–1934), Henry Moseley (1887–1915), Max Planck (1858–1947), Albert Einstein (1879–1955), Werner Heisenberg (1901–1976), Louis de Broglie (1892–1987) and Enrico Fermi (1901–1954).

We always have more stories to tell, so make sure you are subscribed to our YouTube Channel and have pressed the bell button for interesting historical videos. Tú también puedes follow us on all our social media handles and don’t hesitate to as well share this article with your friends.


Democritus (painting)

Although tradition has always recognized the character portrayed as Archimedes, due to the compass of his hand and the papers with geometric signs that surround him, Delphine Fitz Darby proposed in 1962 to identify him as Democritus, because of the frank smile he shows since, precisely, Democritus he is known as "the philosopher who laughs". It could then be the painting known as Philosopher with Compass, a work whose whereabouts is unknown and is known to have belonged to the Duke of Alcalá, Ribera's main client between 1629 and 1631. In any case, Archimedes or Democritus, the work would be the oldest of the paintings that make the series "Ragged Philosophers". [2]

The first documentary evidence of the work places it in El Escorial in 1764 and later it will become part of the collections of the Prado Museum where it is kept. [3]

The philosopher is portrayed half-length, dressed as a beggar and holding a compass with his right hand, while with his left he holds some papers where some geometric symbols are represented. On the spine of the book, lower right, the signature and the date are written, "Jusepe de Ribera español / F 1630". The painting is cropped on the right side.

His smiling face with deep wrinkles and his bony long-fingered hands are the focus of the composition and are rendered with great fidelity and great naturalism. A light enters from the left, bathing the philosopher's body, which together with a halo of lighter paint around the head and the neutral background highlights him, giving the composition a greater perspective and realism. It is believed that Ribera had a model pose for the picture, possibly someone anonymous found on the street, whom he portrayed as if he were a nobleman or a king.

Nícola Spinosa defines it in the study of his work: "A true portrait of any peasant found in the alleys of viceregal Naples, in which the painter knew how to capture precisely the signs of the ancient Greco-Levantine origin, inserted in a context of irreducible vitality and typically Mediterranean humanity." [4]


How Did Democritus Discover the Atom?

Because ancient Greek thinkers such as Democritus lacked sophisticated technology and tools such as the microscope, his theory of the atom was due more to thought experimentation than to hard empirical observation, as used in modern science. In essence, he conceptualized it.

The first seeds for Democritus' theory came from his teacher and mentor, Leucippus, seeds that Democritus then adopted and further developed. As with many of the earliest ancient Greek philosophers, particularly the pre-Socratics, Democritus was interested in the discovery of first principles, those substances to which all subsequent substances could be essentially reduced. While earlier thinkers suggested things such as water, air and fire as first substances, Democritus surmised that all matter can be rarefied into small invisible particles called atoms, particles that are solid and indestructible.

According to Democritus, atoms differ in form, size and arrangement, depending on the specific type of substance they produce. Large objects, for example, are made of big rounder atoms, whereas small objects consist of pointy, smaller atoms. For Democritus, reality itself consisted of only two things: the atoms themselves and an enormous void through which the atoms can move and assimilate into different configurations. Consequently, Democritus argued that all of one's sensual experiences — the collection of sense data from the environment — is due to the actual physical contact the human being experiences with atoms inside their unique arrangements. For example, the sense of taste is produced through tiny jagged atoms actually tearing at the surface of the tongue. Additionally, Democritus considered the soul as a collection of loose, smooth atoms that eventually disperse into the atmosphere upon death.


Death and Legacy:

Democritus died at the age of ninety, which would place his death at around 370 BCE though some writers disagree, with some claiming he lived to 104 or even 109. According to Marcus Aurelius’ book Meditaciones, Democritus was eaten by lice or vermin, although in the same passage he writes that “other lice killed Socrates”, implying that this was meant metaphorically. Since Socrates died at the hands of the Athenian government who condemned him, it is possible that Aurelius attributed Democritus death to human folly or politics.

While Democritus was highly esteemed amongst his contemporaries, there were also those who resented him. This included Plato who, according to some accounts, disliked him so much that he wished that all his books would be burned. However, Plato’s pupil Aristotle was familiar with the works of Democritus and mentioned him in both Metafísica y Física, where he described him as a “physicist” who did not concern himself with the ideals of form or essence.

Democritus meditating on the seat of the soul, by Léon-Alexandre Delhomme (1868). Credit: Pubic Domain

Ultimately, Democritus is credited as being one of the founders of the modern science because his methods and theories closely resemble those of modern astronomers and physicists. And while his version of the atomic model differs greatly from our modern conceptions, his work was of undoubted value, and was a step in an ongoing process that included such scientists as John Dalton, Neils Bohr and even Albert Einstein.

As always, science is an process of continuing discovery, where new breakthroughs are built upon the foundations of the old and every generations attempts to see a little farther by standing on the shoulders of those who came before.

We have many interesting articles about atomic theory here at Universe Today. Here’s one about John Dalton’s atomic model, Neils Bohr’s atomic model, the “Plum Pudding” atomic model.

Astronomy Cast has a wonderful episode on the subject, titled Episode 392: The Standard Model – Intro


Ver el vídeo: Conselhos dos Cínicos para Ignorar Coisas Idiotas. Filosofia