El mito egipcio de la muerte de Osiris

El mito egipcio de la muerte de Osiris

Adéntrate en el mito egipcio de Osiris, atrapado por su hermano, el dios guerrero Set, en un ataúd y arrojado al Nilo para morir.

Celoso durante mucho tiempo de su hermano mayor Osiris, el dios que gobernaba todo Egipto, el dios guerrero Set conspiró para derrocarlo. Organizando una fiesta extravagante como artimaña, Set anunció un juego: quien pudiera caber perfectamente en un cofre de madera podría tenerlo como regalo. Pero el cofre era un ataúd que atrapaba a Osiris dentro. ¿Podrán sus hermanas encontrarlo y liberarlo? Alex Gendler detalla el mito de Osiris.

Lección de Alex Gendler, dirigida por Keegan Thornhill.

Sitio web del animador: https://www.behance.net/cosmiconionring
Suscríbase a nuestro boletín: http://bit.ly/TEDEdNewsletter
Apóyanos en Patreon: http://bit.ly/TEDEdPatreon
Síganos en Facebook: http://bit.ly/TEDEdFacebook
Encuéntrenos en Twitter: http://bit.ly/TEDEdTwitter
Míranos en Instagram: http://bit.ly/TEDEdInstagram
Ver lección completa: https://ed.ted.com/lessons/the-egyptian-myth-of-the-death-of-osiris-alex-gendler

¡Muchas gracias a nuestros patrocinadores por su apoyo! ¡Sin ustedes este video no sería posible! rakesh Katragadda, Carolyn Corwin, Charlene You, Boris Langvand, Exal Enrique Cisneros Tuch, Carsten Tobehn, Kin Lon Ma, Katie Dean, Ezgi Yersu, Eunsun Kim, Katrina Harding, Gerald Onyango, alessandra tasso, Astia Rizki Safitri, Côme Vincent, Antony Lee, Melissa Sorrells, Rakshit Kothari, Doreen Reynolds-Consolati, Simon Holst Ravn, Manognya Chakrapani, Ayala Ron, Samantha Chow, Philippe Spoden, Phyllis Dubrow, Michelle Stevens-Stanford, Cas Jamieson, Ophelia Gibson Best, Amber Wood, Paul Schneider, Jun Cai, Tim Robinson, Henrique 'Sorín' Cassús, cnorahs, Lyn-z Schulte, Elaine Fitzpatrick, Karthik Cherala, Clarence E. Harper Jr., Milad Mostafavi, Аркадий Скайуокер, Kiara Taylor, Louisa Lee, eden sher, Vignan Velivela Sage Curie, Srikote Naewchampa, Tejas Dc, Khalifa Alhulail, Faiza Imtiaz y Martin Stephen.


Osiris

Osiris (/ oʊ ˈ s aɪ r ɪ s /, del egipcio wsjr, Copto ⲟⲩⲥⲓⲣⲉ) [1] [2] es el dios de la fertilidad, la agricultura, el más allá, los muertos, la resurrección, la vida y la vegetación en la antigua religión egipcia. Clásicamente se lo representaba como una deidad de piel verde con barba de faraón, parcialmente envuelto por una momia en las piernas, con una distintiva corona atef y sosteniendo un cayado y un mayal simbólicos. [3] Fue uno de los primeros en asociarse con la envoltura de momia. Cuando su hermano, Set, lo cortó en pedazos después de matarlo, Isis, su esposa, encontró todos los pedazos y envolvió su cuerpo, lo que le permitió volver a la vida. Osiris fue a veces considerado el hijo mayor del dios de la tierra Geb [4] y la diosa del cielo Nut, además de ser hermano y esposo de Isis, siendo Horus su hijo engendrado póstumamente. [4] También se le asoció con el epíteto Khenti-Amentiu, que significa "El más destacado de los occidentales", una referencia a su reinado en la tierra de los muertos. [5] A través del sincretismo con Iah, también es un dios de la Luna. [6]

Osiris puede ser considerado el hermano de Isis, Set, Neftis y Horus el Viejo, y padre de Horus el Joven. [7] La ​​primera evidencia de la adoración de Osiris se encontró a mediados de la Quinta Dinastía de Egipto (siglo 25 a. C.), aunque es probable que fuera adorado mucho antes. [8] El epíteto de Khenti-Amentiu data al menos de la Primera Dinastía, y también se usó como título faraónico. La mayor parte de la información disponible sobre el mito de Osiris se deriva de alusiones contenidas en los Textos de las Pirámides al final de la Quinta Dinastía, documentos fuente posteriores del Nuevo Reino como la Piedra Shabaka y "Las contiendas de Horus y Seth", y mucho más tarde, en la narrativa estilo de los escritos de autores griegos como Plutarco [9] y Diodorus Siculus. [10]

Osiris era el juez de los muertos y el inframundo, y la agencia que concedía a toda la vida, incluida la vegetación que brotaba y la fértil inundación del río Nilo. Fue descrito como "El que es permanentemente benigno y juvenil" [11] y el "Señor del silencio". [12] Los reyes de Egipto se asociaron con Osiris en la muerte, cuando Osiris resucitó de entre los muertos para que estuvieran en unión con él y heredaran la vida eterna a través de un proceso de magia imitativa. [13]

A través de la esperanza de una nueva vida después de la muerte, Osiris comenzó a asociarse con los ciclos observados en la naturaleza, en particular la vegetación y la inundación anual del Nilo, a través de sus vínculos con el ascenso helíaco de Orión y Sirio al comienzo del nuevo año. . [11] Osiris fue ampliamente adorado hasta el declive de la religión egipcia antigua durante el surgimiento del cristianismo en el Imperio Romano. [14] [15]


La muerte y el renacimiento de Osiris

El mito más famoso sobre Osiris fue el de su muerte.

Osiris era el hijo de Geb, el dios de la Tierra, y Nut, la diosa del cielo. Se casó con su hermana, Isis, y gobernaron como rey y reina.

Su hermano Set era el dios del desierto y las tormentas. A lo largo de la historia egipcia, se dieron varias razones para el odio de Set hacia Osiris, incluida una patada o una aventura con la consorte de Set, Nephthys.

Impulsado por este odio, Set asesinó a su hermano.

Escritores grecorromanos posteriores desarrollaron la historia, pero los propios egipcios nunca escribieron la forma en que murió Osiris. La escritura tenía el poder de influir en la realidad del pensamiento egipcio, por lo que el crimen no debería escribirse.

Hacia el final del Imperio Nuevo, se había desarrollado una tradición en la que Set cortaba el cuerpo de su hermano en muchos pedazos y los escondía por todo Egipto. Escritos anteriores, sin embargo, insinúan que el cuerpo de Osiris fue sellado en una caja o arrojado al Nilo para ser devorado por cocodrilos.

Set tomó el trono mientras Isis y Nephthys buscaban el cuerpo de su hermano. Su duelo fue tan intenso que sus lágrimas inundaron el Nilo, y cada año después, el río se desbordó por sus orillas en memoria del dolor de Isis.

Las diosas finalmente encontraron el cuerpo, o los pedazos de él, en mitos posteriores. En una tradición, la única pieza de Osiris que no se pudo encontrar fue su falo, que permaneció en la tierra para hacerla fértil.

Isis y Nephthys trabajaron juntas para reconstruir el cuerpo de Osiris y evitar que se pudriera bajo el calor del sol. Thoth les aconsejó y Anubis desarrolló el embalsamamiento para evitar que el dios perdiera sus hermosos rasgos.

Después de varios días de trabajo, habían completado su tarea. Osiris se convirtió en la primera momia.

En algunas historias, Set y sus aliados continuaron acosándolos. Isis luchó para proteger el cuerpo de su esposo de los daños a manos de Set y sus seguidores.

La diosa luego tomó la forma de un halcón y usó sus alas para soplar vida en el cuerpo de su esposo. Osiris renació y la pareja concibió a su hijo, Horus.

Sin embargo, el renacimiento no fue permanente. Osiris vivió lo suficiente para asegurarse de tener un heredero y luego regresar a la tierra de los muertos.

Permaneció allí por el resto de la historia. Él era tanto el rey de los muertos como el dios del renacimiento. Osiris proporcionó un vínculo entre el mundo viviente y el más allá.

El padre de Horus y los faraones

Durante su embarazo, Isis se escondió de Set. Muchas imágenes la muestran en un matorral de papiro en este momento.

Después del nacimiento de su hijo, Isis incluso se refugió entre los habitantes humanos de Egipto. En uno de los pocos casos de la mitología egipcia en los que los dioses y los mortales interactúan directamente en la vida, ella viajó entre la gente de la palabra mortal e incluso pidió su ayuda.

En una historia de este período, una mujer rica se negó a albergar a la diosa y a su hijo, pero una mujer pobre les dio la bienvenida. Un escorpión picó al hijo de la mujer rica por su ofensa, pero Isis se compadeció de una compañera de la madre y curó al niño.

Estas historias se cuentan con mayor frecuencia en textos de curación, que brindan instrucciones sobre cómo curar las mismas enfermedades que afectaron a Horus cuando era un niño vulnerable. Isis se convirtió en una diosa importante de la curación después de proteger a su hijo de las mordeduras de serpientes y las enfermedades.

Cuando Horus se convirtió en adulto, desafió a su tío por el trono. Sin embargo, en lugar de una batalla, los dos lucharon ante un tribunal de sus compañeros dioses.

Horus era el heredero legítimo como hijo de Osiris, pero el juicio aún duró ochenta años. A menudo se dice que esto se debe a que Geb, quien se desempeñó como juez superior como ex rey, favoreció a su hijo sobre su nieto.

Sin embargo, finalmente se llegó a una resolución. En algunas versiones de la historia, Set fue completamente derrotado, pero en otras Horus recibió las ricas tierras alrededor del Nilo, mientras que Set fue desterrado al árido desierto.

En muchas tradiciones, sin embargo, Set fue hecho para llevar el cuerpo de Osiris a su tumba. Solo a través de un entierro adecuado por parte del rey que lo siguió, el dios finalmente pudo completar su viaje al más allá.

Una vez que Osiris fue enterrado con los honores y sacrificios adecuados, él y su hijo asumieron roles complementarios. Horus era el rey de los vivos, mientras que Osiris se convirtió en el rey de la otra vida.

A lo largo de gran parte de la historia de Egipto, los faraones se compararon con Horus. Con el tiempo, llegaron a ser vistos como las encarnaciones humanas del hijo de Osiris.

Esto les dio a los reyes de Egipto una conexión directa tanto con la autoridad divina como con los secretos de la otra vida. Se creía que después de la muerte el espíritu del faraón gobernaría junto a Osiris, su padre, en la otra vida.

Osiris el Rey

Los faraones consideraban a Osiris como su padre y su primer modelo de realeza.

Pocas fuentes escritas en Egipto detallan los eventos del gobierno de Osiris antes de la muerte. Si bien en general están de acuerdo en que fue un gobernante bueno y próspero, su muerte y su posterior renacimiento fueron elementos más importantes de la historia.

Los autores griegos y romanos, sin embargo, abordaron el tema de cómo era Osiris en la vida. Sin embargo, sus relatos a menudo se filtraban a través de su propia creencia de que los dioses egipcios eran aspectos propios que pertenecían a una cultura más austera y menos creativa.

El historiador Plutarco, por ejemplo, escribió:

Uno de los primeros actos relatados de Osiris en su reinado fue liberar a los egipcios de su forma de vida indigente y brutal. Esto lo hizo mostrándoles los frutos del cultivo, dándoles leyes y enseñándoles a honrar a los dioses. Luego recorrió toda la tierra civilizándola sin la menor necesidad de armas, pero la mayoría de los pueblos los convenció por el encanto de su discurso persuasivo combinado con el canto y todo tipo de música. De ahí que los griegos lo identificaran con Dioniso.

-Plutarch, Isis y Osiris

Ciertamente, parte de la descripción que hizo Plutarco de Osiris estuvo influenciada por su propio prejuicio cultural, pero algunos aspectos pueden reflejar el pensamiento egipcio.

Osiris estaba asociado con los mismos elementos que hicieron de la cultura egipcia lo que era.

En su mito, representó el ciclo de vida y muerte que definió la cosmovisión egipcia. Estuvo particularmente asociado con la agricultura que hizo posible la vida en el valle del Nilo.

Por lo tanto, es posible que el pueblo de Egipto viera a Osiris como el primer rey que les trajo cultura y les permitió vivir con relativa comodidad y seguridad.

Sin embargo, es dudoso que las leyendas egipcias originales de Osiris incluyan descripciones de sus carismáticos discursos y habilidad musical. Estos ideales grecorromanos son casi con certeza invenciones de la época de Plutarco.


También podría gustarte

Es extraño pensar que Cristo podría ser el cumplimiento de más tradiciones que simplemente su tradición nativa del judaísmo. Qohe1et Hace 17 horas

Es interesante que menciones esto, porque el símbolo de Ankh de la vida eterna y el renacimiento a menudo se representa en el simbolismo de Osiris. Hoy, se ha convertido en el símbolo cruciforme de los cristianos coptos egipcios. Sin duda vieron el claro cumplimiento de sus profecías y creencias en la historia de Cristo. Renegado ayer

Ciertamente veo el paralelo, pero creo que hay claras diferencias entre Cristo y las figuras de héroes resucitados de muchas otras religiones. Cristo resucitó a sí mismo, y no su madre / hermana, figura María. También fue confinado a otro reino vivo, y se dice que juzga a los muertos, pero también es Dios encarnado, a diferencia de Osiris. Entonces, en resumen, se dice que Cristo es mucho más poderoso que el poder prescrito por Osiris. JavaGhoul 15 de enero de 2011

No se menciona en el artículo, pero encuentro que la figura de Osiris tiene un parecido notable con Cristo. Hay numerosas razones: está enterrado debajo de un árbol y Cristo fue asesinado en un árbol (cruz). Fue asesinado por el señor de la muerte. Set mató a Osiris, Satanás mató a Jesús. Los orígenes etimológicos semíticos de Set y Satan parecen ser idénticos: ambos significan un & quot; adversario, confuso, borracho, desertor & quot; La resurrección del Nilo es similar a la resurrección de la tumba, porque el agua simboliza la muerte y la gran madre ( muerte), al igual que una tumba simboliza el útero de la muerte en muchas mitologías.


Osiris, el señor del inframundo: símbolos y atributos de Osiris

Osiris, después de eso, vivió y se convirtió en el señor del inframundo, un papel que le otorgó Anubis y comenzó a mostrarse como un rey momificado, sosteniendo el cayado simbólico que lo representa como el dios pastor y un mayal que significa autoridad divina.

Según la mitología egipcia, su símbolo era el pilar Djed, que se dice que representa la columna vertebral del dios y la estabilidad del inframundo.

Debido a su muerte y resurrección y a través de la esperanza de una nueva vida después de la muerte, Osiris comenzó a asociarse con los ciclos observados en la naturaleza, particularmente con la vegetación, la inundación y el retroceso del río Nilo, y el crecimiento anual y la muerte de los cultivos a lo largo. el valle del Nilo.

Por lo tanto, comúnmente se lo consideraba el dios de la agricultura y la fertilidad.

Osiris fue percibido como la contraparte en la muerte del dios sol Ra como el dios del grano. Se le adoraba en forma de saco lleno de semillas que brotaban verdes, también representado por modelos con miembros articulados que las mujeres desfilaban por las calles en las fiestas y manipulaban para demostrar la virilidad del dios.

La semilla en germinación simboliza a Osiris resucitando de entre los muertos. Un ejemplo casi perfecto se encontró en la tumba de Tutankamón.


El mito egipcio de la muerte de Osiris - Historia

www.redmoonrising.com

Osiris: Dios moribundo y resucitado de Egipto. y masonería

Por Peter Goodgame

¡El Dios moribundo resucitará! Se redescubrirá la habitación secreta de la Casa de los Lugares Escondidos. La pirámide nuevamente se erigirá como el emblema ideal de solidaridad, inspiración, aspiración, resurrección y regeneración ''. Manly P. Hall, Las enseñanzas secretas de todas las edades (Nueva York, NY: Penguin, 2003), página 120.

Cuentos de un "Dios moribundo y resucitado" se puede encontrar en todos los mitos y leyendas del mundo antiguo. Esta es una declaración muy controvertida y se han producido muchos debates acalorados a lo largo de los años, ya sea promoviéndola o protestando. La pregunta central, por supuesto, es dónde encaja la historia de Jesucristo en relación con todos estos (supuestos) mitos anteriores.

Esta enorme lata de gusanos se abrió y entró en el mundo académico convencional en 1890 cuando James G. Frazer publicó su descripción clásica de la mitología antigua, La rama dorada: un estudio de magia y religión.Como explica Wikipedia, Frazer concluyó que el concepto de un dios moribundo y resucitado influyó en la institución misma del & quot; reinado & quot; y que en el mundo antiguo el rey & quot. fue la encarnación de un dios moribundo y resucitado, una deidad solar que se casó mística con una diosa de la Tierra, que murió en la cosecha y se reencarnó en la primavera. Frazer afirma que esta leyenda es fundamental para casi todas las mitologías del mundo. El libro escandalizó al público británico en su primera publicación, porque incluyó la historia cristiana de Jesús en su estudio comparativo, invitando así a una lectura agnóstica del Cordero de Dios como una reliquia de una religión pagana ''.

El trabajo de Frazer fue enormemente influyente en la secularización de los campos de los estudios religiosos y la antropología, y encajó muy bien con la cosmovisión moderna racionalista que nació en la Ilustración y tomó el control de la sociedad a través de las obras materialistas de Darwin, Marx, Nietzche y Freud. Sobre la base del trabajo de Frazer, James Campbell publicó su examen enormemente influyente del mito antiguo, El héroe de las mil caras, en 1949. Al igual que Frazer, Campbell agrupó la "historia de Jesús" con todos los mitos antiguos de un héroe vencedor, argumentando que todos estos mitos seguían el mismo modelo básico. Incluso hoy en día, para aquellos modernos seculares que están algo familiarizados con el trabajo de Frazer o Campbell, la "historia de Jesús" a menudo se descarta casualmente como simplemente otro giro en el antiguo género del "dios moribundo y naciente". Para ellos, la mera existencia de una mitología precristiana del "dios moribundo y resucitado" es una prueba en contra de la existencia de un Jesús "quothistórico".

En respuesta a esta posibilidad, los cristianos han hecho todo lo posible para derribar la tesis de Frazer y demostrar que la evidencia de un "dios moribundo y resucitado" precristiano es en realidad muy débil. En 1998 Mark S. Smith publicó un artículo titulado La muerte de los 'dioses moribundos y resucitados' en el mundo bíblico en el que trató de mostrar que en cada supuesto caso de un "dios moribundo y resucitado" precristiano, o la figura no estaba completamente muerta, no resucitaba de entre los muertos o no era completamente divina. El trabajo académico de Smith puede ser suficiente para convencer a los cristianos de que Jesús era único, pero el trabajo de Smith, y de hecho todas las refutaciones académicas de la conocida tesis de Frazer, han pasado desapercibidas para los académicos convencionales y la sociedad en general.

Debido a esta realidad, los escépticos del cristianismo continúan divirtiéndose mucho con la mitología del "dios moribundo y resucitado". Aquí hay una lista de algunos de los libros que se han escrito durante las últimas décadas intentando `` destripar '' el cristianismo utilizando la tesis de Frazer: Cristianismo antes de cristo, John G. Jackson, 1985 La conspiración de Cristo: la historia más grande jamás vendida, Acharya S, 1999 El rompecabezas de Jesús, Earl Doherty, 1999 Esa religión de antaño, Jordan Maxwell, 2000 La verdad detrás del mito de Cristo, Mark Amaru Pinkham, 2002 y El Cristo Pagano - Recuperando la Luz Perdida, Tom Harpur, 2005. Argumentos similares también aparecen en el popular documental Zeitgeist: La película, del cineasta Peter Joseph (que ambiciosamente intenta desacreditar el cristianismo, los ataques del 11 de septiembre y la banca internacional, todo de una sola vez). El impulso básico de todas estas obras se resume en una declaración de los autores Timothy Freke y Peter Gandy en su libro de 1999, Los misterios de Jesús: ¿el Jesús original era un dios pagano?:

"Los filósofos del mundo antiguo eran los maestros espirituales de los Misterios Internos. En el corazón de los Misterios estaban los mitos sobre un hombre-dios moribundo y resucitado, que era conocido por muchos nombres diferentes. En Egipto fue Osiris, en Grecia Dioniso, en Asia Menor Attis, en Siria Adonis, en Italia Baco, en Persia Mitra. Básicamente, todos estos hombres-dios son el mismo ser mítico. '' (Freke y Gandy, página 4)

Por supuesto, el argumento principal de su libro, como se da en su subtítulo, es que la historia de Jesucristo como se encuentra en los Evangelios es simplemente otra ficticio representación de este mítico `` Dios ''. La asombrosa conclusión de todos estos estudios anticristianos es que la ficticio Jesús se basó en los mitos y leyendas de antes ficticio héroes moribundos y resucitados. Entonces, en un lado de este debate, hay ateos y escépticos que argumentan que todo es ficción, mientras que en el otro lado están los cristianos que sostienen que los mitos precristianos del `` morir y resucitar '' no existen realmente, o de lo contrario no se ajustan a la plantilla precisa del `` dios moribundo y resucitado '' y, por lo tanto, pueden ignorarse como si no tuvieran nada que ver con Jesús.

Cerrar la brecha entre estas dos posiciones extremas es el trabajo relativamente reciente de Tryggve N. D. Mettinger, profesor de Biblia hebrea en la Universidad de Lund, Suecia. Su trabajo, que fue publicado en 2001, se titula, El enigma de la resurrección: `` Dioses moribundos y resucitados '' en el Antiguo Cercano Oriente. Como profesor de Biblia hebrea, podría esperarse que su trabajo fuera el intento cristiano habitual de desacreditar el género del "dios moribundo y resucitado" en la línea de Mark S. Smith. Sin embargo, éste no es el caso. Mettinger es en realidad muy crítico con el impulso cristiano de desechar con entusiasmo las similitudes entre los mitos antiguos y la historia de la vida de Jesús. No tan rapido, dice, mientras comienza su propio análisis imparcial de los antiguos dioses del Cercano Oriente, incluidos Baal, Melqart, Adonis, Eshmun, Dumuzi y Osiris. Doy una descripción general del análisis de Mettinger en mi artículo. Los salvadores del mundo antiguo de 2005. Esto es lo que escribí con respecto a las conclusiones de Mettinger:

"Casi al final de su libro, Mettinger reconoce que existe una extraña conexión entre el cristianismo y los dioses del paganismo" moribundos y resucitados ". Sin embargo, no cree que la existencia de este fenómeno precristiano deba significar necesariamente la inexistencia del Jesucristo del cristianismo del Nuevo Testamento. Esto es lo que escribe,

'Hasta donde yo sé, no hay prima facie evidencia de que la muerte y resurrección de Jesús es una construcción mitológica, basada en los mitos y ritos de los dioses moribundos y resucitados del mundo circundante. Aunque estudiada con provecho en el contexto de la creencia judía de la resurrección, la fe en la muerte y resurrección de Jesús conserva su carácter único en la historia de las religiones. El acertijo permanece. & quot (Mettinger, página 221)

¡El acertijo aún permanece! ¿Qué vamos a hacer, entonces, con las extrañas similitudes que existen entre Jesucristo y, por ejemplo, el dios egipcio Osiris? Esto es lo que escribió el egiptólogo E. A. Wallace Budge en el prefacio de su innovador trabajo sobre Osiris publicado en 1911:

La figura central de la religión egipcia antigua era Osiris, y los principales fundamentos de su culto eran la creencia en su divinidad, muerte, resurrección y control absoluto de los destinos de los cuerpos y almas de los hombres. El punto central de la religión de cada Osiris era su esperanza de resurrección en un cuerpo transformado y de inmortalidad, que solo él podía realizar a través de la muerte y resurrección de Osiris. (Ceder, Osiris y la resurrección egipcia)

¡El acertijo aún permanece! ¿Cómo pudo el culto a Osiris, que se remonta a tres mil años antes de Cristo, haber tenido tanto en común con las doctrinas más básicas y fundamentales del cristianismo? Definitivamente hay un misterio aquí, y se podría argumentar que los cristianos simplemente están mostrando un falta de fe cuando no lo hacen frente. Ha llegado el momento de abrazar este misterio y profundizar en él, con las palabras del mismo Jesús asegurándonos que & quot. ¡la verdad te hará libre! & quot (Juan 8:32).

Hasta ahora hemos visto dos campos opuestos: un lado argumenta que toda esta mitología, incluido Jesús, es ficticia, y el otro lado argumenta que Jesús es histórico pero la mitología pagana es ficticia (y no está relacionada con Jesús). Pero, ¿y si hay otra opción a seguir para resolver este misterio? De hecho, hay otra perspectiva que pasa desapercibida dentro de este debate. Los mismos paganos antiguos creían que sus dioses `` moribundos y resucitados '' eran en realidad histórico. De hecho, muchos de sus historiadores, especialmente después de que Alejandro el Grande conquistó el Cercano Oriente, comenzaron a ver similitudes en todos los mitos de las diversas culturas y propusieron la idea de que las historias similares de un dios moribundo en realidad se basaban en un singular Figura histórica. Mettinger muestra las muchas similitudes entre Melqart, Eshmun y Adonis, y los propios griegos equipararon directamente a Osiris con Dionisio. Esto trae a la mesa la clara posibilidad de que tanto Jesucristo y Dios moribundo del paganismo eran ambos ¡histórico!

El heredero moderno de las religiones misteriosas del paganismo antiguo, que se construyeron en torno al motivo del "dios moribundo y resucitado", es la fraternidad mundial conocida como masonería. Si profundiza en la investigación masónica del "dios moribundo y resucitado" del paganismo, encontrará que ellos también creen que todos estos mitos se remontan a un singular y histórico figura. El Dormer Masonic Study Circle se fundó en Londres en 1938, y esto es lo que escribieron sobre el dios moribundo del paganismo en uno de sus artículos publicados:

`` Al período más temprano de la especulación metafísica egipcia pertenece la fábula de Isis y Osiris, y encontramos que el mito del Dios moribundo se repite en muchas de las grandes religiones del mundo y también es un hecho establecido que `` la vida, muerte y resurrección de los inmortal-mortal se han convertido en el prototipo de muchas otras doctrinas de la regeneración humana ''. (Dormer Paper # 47: `` The Great Work in Speculative Masonry '', http://www.mt.net/

Uno de los promotores más célebres y conocedores de la masonería fue Manly P. Hall (1901-1990), quien también rastreó los orígenes del Dios moribundo del paganismo hasta el antiguo Egipto. De hecho, Hall explicó que el mito masónico de Hiram Abiff, que es recreado dentro de la masonería por iniciados que son elevados al nivel de "Maestro Masón", es de hecho simplemente una versión del mito de Osiris. Aquí están sus palabras exactas:

--Preston, Gould, Mackey, Oliver y Pike ... de hecho, casi todos los grandes historiadores de la masoneríaTodos han admitido la posibilidad de que la sociedad moderna esté conectada, al menos indirectamente, con los antiguos Misterios, y sus descripciones de la sociedad moderna están precedidas por extractos de escritos antiguos que describen los ceremoniales primitivos. Estos eminentes eruditos masónicos han reconocido en la leyenda de Hiram Abiff una adaptación del mito de Osiris tampoco niegan que la mayor parte del simbolismo de la artesanía se deriva de las instituciones paganas de la antigüedad cuando los dioses eran venerados en lugares secretos con figuras extrañas y rituales apropiados. '' (Manly P. Hall, Orígenes rosicrucianos y masónicos, http://www.phoenixmasonry.org/roscrucian_and_masonic_origins.htm)

Esto nos devuelve ahora a la cita provocativa de Hall que aparece al principio de este artículo. Está tomado de Hall's Obra Maestra, un libro que publicó en 1928 cuando solo tenía veinticinco años, Las enseñanzas secretas de todas las edades, del capítulo siete sobre el tema de la Gran Pirámide de Egipto. De esta cita queda claro que Hall creía que un día el Dios moribundo del paganismo, a quien equiparó con el dios egipcio Osiris, resucitar de entre los muertos (ver arriba).

Esta expectativa está totalmente en línea con lo que los propios egipcios creían sobre el dios que veían como su primer Faraón. Osiris fue de hecho el primer rey egipcio en ser momificado, lo que sentó el precedente de este ritual egipcio que se mantuvo cuidadosamente a lo largo de los siglos. ¿Por qué Osiris fue momificado en primer lugar? ¡Porque los egipcios creían que un día resucitaría de entre los muertos y requeriría el uso de su cuerpo una vez más! La "Historia de Setna" que se encuentra en el "Libro de Thoth", que se remonta al menos al año 300 a. C., registra la expectativa del eventual "despertar de la cuota" de Osiris:

`` Trae sus cuerpos a descansar aquí con el mío, para que podamos esperar juntos el Día del Despertar cuando Osiris regresa al mundo. Dijo otra palabra, y una fuerte tormenta de arena se levantó y enterró la tumba para que nadie pudiera encontrarla de nuevo. Allí permanece oculto para todas las edades contra su hallazgo por parte de los mortales. Y allí yace escondido el Libro de Thoth, guardado a salvo por Nefrekeptah, su esposa Ahura y su hijo Merab. Lo vigilan y esperan el Día del Despertar, cuando Osiris regresará al mundo una vez más.& quot (& quot El libro de Thoth & quot, www.touregypt.net/godsofegypt/thebookofthoth.htm)

El dios Osiris era la figura central de las dinastías gobernantes egipcias, y el sarcófago dorado del rey Tut (abajo) era en realidad una representación de Osiris, que era el dios en el que el rey Tut confiaba para la vida eterna. Los egipcios en ese entonces, y los más altos iniciados de la masonería hoy en día, realmente creen que esta antigua figura mítica se levantará nuevamente para gobernar el mundo una vez más.

Entonces, ¿quién fue el Osiris histórico? La investigación nos remonta al año 3100 a. C., que es la fecha del origen de la Primera Dinastía de Egipto. Según varios egiptólogos, el primer faraón de Egipto en este momento fue un rey conquistador conocido como Narmer, a quien muchos eruditos comparan con el rey Menes, que aparece al comienzo de las célebres listas de reyes del antiguo Egipto de Manetón. La famosa paleta de Narmer (derecha) representa su conquista del Alto y Bajo Egipto, junto con cuerpos decapitados, varios prisioneros y una escena de ejecución donde el rey adopta una pose de & quot Orion & quot, sosteniendo una maza lista para aplastar el cráneo de una víctima.

Según el historiador griego antiguo Diodorus Siculus (Biblioteca de Historia, Vol. 3, 3: 1 7), Osiris y sus ejércitos vinieron originalmente de Etiopía, la tierra bíblica de Cus. Esto es digno de mención porque el período de tiempo de 3100 a.C. se alinea con la gran expansión del imperio mesopotámico de Uruk, que se describe en un artículo escrito por el periodista Bruce Bower,

& quot [Existe un] reconocimiento creciente entre los arqueólogos de que la civilización mesopotámica temprana experimentó una expansión sin precedentes entre 3400 y 3100 a. C. La expansión se produjo durante la última parte de una fase llamada período Uruk (que lleva el nombre de la ciudad principal de la época). & quot ('La civilización y sus descontentos: ¿Por qué la primera civilización del mundo se abrió paso en el Cercano Oriente?' Noticias de ciencia, 3 de marzo de 1990,
http://findarticles.com/p/articles/mi_m1200/is_n9_v137/ai_8784921/)

Si nos fijamos en los registros mesopotámicos de esta época, encontramos que el constructor de la ciudad de Uruk se menciona en la Lista de reyes sumerios como el rey Enmerkar, que es el heredero de un rey que dejó Mesopotamia y estableció una base en una región montañosa al otro lado del país. mar. El historiador David Rohl concluye que este rey era Cus, quien dejó Mesopotamia y estableció una base en las montañas de Etiopía (la tierra bíblica de Cus), mientras que su heredero, el rey Enmerkar de Uruk, puede equipararse con el rey Nimrod de Erech (Uruk). . Todo esto sugiere que Enmer-kar, Nimrod y Narmer son nombres similares (N-M-R) para la misma persona, cuya vida y muerte crearon la base de la perdurable mitología pagana del Dios Moribundo.

Al estudiar los relatos de Osiris registrados por Diodorus Siculus, encontramos que también se le atribuyó el avance hacia la India e incluso el establecimiento de algunas de sus ciudades allí. Volviendo a las historias indias (hindúes), encontramos la historia de Krishna en la epopeya conocida como la Bhagavad Gita. Krishna aparece como un rey extranjero que instiga una gran batalla entre Arjuna y el resto de la familia de Arjuna en la gran Guerra del Mahabharata. ¿Podría Krishna ser otra versión histórica de Osiris? The dates certainly line up because Hindu scholars, after analyzing the ancient epics, have concluded that Krishna was killed in a "hunting accident" on February 18, 3102 BC, thirty-six years after the Mahabharata War.

These strange connections continue even into the New World, where we find Aztec (Quetzalcoatl) and Mayan (Kukulcan) versions of paganism's Dying God. We are all familiar with the Mayan Calendar by now, which ends on December 21st, 2012. However, the most interesting fact is its start date of August 13, 3114 BC. The Hindu's believed that the death of Krishna in 3102 BC marked the beginning of the epic period known as Kali Yuga. Did Mayan priests perform their own calculations from their memory of this Dying God to mark the starting point for their own calendar? In addition to these sources we find that the Septuagint chronology of Old Testament history places the career of Nimrod and the Tower of Babel exactly around the same time range of 3100 BC, give or take a few decades (see the calculations of Barry Setterfield). All of these connections to the time period around 3100 BC (in Egypt, Mesopotamia, India, Mayan culture, and in the Greek version of the Old Testament) seem beyond coincidental.

There is much more to the mystery of the "Dying Gods" than either the critics or the mainstream defenders of Christianity are willing to admit. Jesus was truly a historical figure. Even the vast majority of atheist scholars agree that He must have existed, and the deniers of the "Historical Jesus" remain on the fringe of the academic world. However, there is also a pagan "Savior figure" who appears on the historical record, who lived over three thousand years before Jesus. He ruled as a great conqueror in the ancient Near East and his legacy was remembered by every culture from that region, in some form or other. Over the millennia he truly did become the "hero with a thousand faces." But Jesus of Nazareth is not a part of this pagan "dying and rising god" mythology He is the answer to it.

& quotThe Awakening is a 70-foot statue of a giant embedded in the earth, struggling to free himself,
located at National Harbor in Prince George's County, Maryland, USA, just outside the District of Columbia."
The Awakening (sculpture), Wikipedia


"Awake, Osiris! Awake, O King!
Stand up and sit down, throw off the earth which is on you!"

(Utterance 498, Ancient Egyptian Pyramid Texts)


The Giza Discovery: Volume 1 and
Volume 2

The Second Coming of the Antichrist, by Peter D. Goodgame

Wherefore if they shall say unto you, Behold, he is in the desert go not forth:
behold, he is in the secret chambers believe it not.
For as the lightning cometh out of the east, and shineth even unto the west
so shall also the coming of the Son of man be.
For wheresoever the carcass is, there will the eagles be gathered together.


- Jesus of Nazareth, in the Gospel of Matthew 24:26-28


Archaeologists Discover Egyptian Tombs Belonging to Osiris and a Long-Forgotten Queen

The Abu Sir necropolis southwest of Cairo contains several pyramids dedicated to Egyptian pharaohs of the Fifth Dynasty (2994-2345 B.C.), including Pharaoh Neferefre. A Czech archaeological mission working at Abu Sir, in collaboration with the Egyptian antiquities authorities, recently excavated a tomb they believe belongs to Neferefre’s wife, whose name was previously unknown. The archaeologists found her name—Khentakawess—inscribed in relief on the inner walls of the burial chamber, along with the phrases “the wife of the king” and “the mother of the king.” They think Khentakawess III (two earlier queens bearing that name have been previously identified) was married to Pharaoh Neferefre and gave birth to Pharaoh Menkahur.

Antiquities Minister Mamdouh al-Damaty said in a statement that “This discovery will help us shed light on certain unknown aspects of the Fifth Dynasty, which along with the Fourth Dynasty, witnessed the construction of the first pyramids.” Inside the newly excavated tomb, the archaeologists discovered several statuettes, along with 30 utensils of limestone and copper, among the funerary objects buried with the queen.

In another stunning discovery, also announced this weekend, a team of Spanish-Italian archaeologists excavating a tomb located on Luxor’s west bank in the Al-Gorna necropolis identified it as a symbolic resting place for Osiris, the Egyptian god of the dead and ruler of the afterlife and the underworld. The site, which dates to the 25th Dynasty (around 700 B.C.) was apparently modeled on an actual royal tomb, and contains multiple shafts and chambers. From its main room𠅊 large hall with five pillars𠅊 staircase descends into a funerary complex with a carving of Osiris. In an adjoining chamber, a relief on the wall depicts demons wielding knives, which the archaeologists speculate may have been intended as guardian-like figures. Several more chambers are located deeper the complex, two of which are filled with debris but have yet to be excavated.

Egyptian authorities have stated that the archaeologist Philippe Virey discovered part of the tomb in the 1880s, but its significance remained unknown and the main chambers are only being excavated now. The burial site may have been modeled on a more famous Osirion tomb in Abydos, Sohag. Like that one, the newly excavated tomb at Al-Gorna is thought to have been used for rituals linking the ruling pharaohs to the powers of Osiris.

According to legend, Osiris was murdered by his brother and rival god Seth, who tore his corpse into 14 pieces and scattered them across Egypt. The winged goddess Isis, Osiris’ consort, found 13 of the 14 pieces (she replaced his phallus with a gold one) and buried them. Through her efforts, Osiris was brought back to life, and thereafter ruled as lord and judge of the underworld. Meanwhile, Osiris’ son Horus avenged his father’s death, defeating Seth to become king of the gods. This mythology played a central role in the Egyptian concept of divine kingship: When a pharaoh died, he was believed to become Osiris, while the dead king’s son, the living king, was identified with Horus.


The Egyptian Myth of the Death of Osiris - History

T he pharaohs of Egypt traced their lineage to the god Horus. Horus was the son of Osiris and Isis, two of the nine primeval gods of the Egyptian Ennead.

The story begins when Osiris reigned on earth and married his sister Isis. Their mission was to bring civilization to humanity, to teach people about the practice of government, religion and marriage. Isis's magical healing powers, and her knowledge of weaving, crop growing, corn grinding and flax spinning were also passed on to the Egyptian people.

Holding a crook and flail, Osiris sits on his throne under a canopy in judgement of the dead. His wife, Isis (left), and his sister Nephthys stand behind him.
Book of the Dead, Papyrus of Hunefer
British Museum

Asesinato

One day, disaster struck. Seth, the god of disorder, murdered his brother Osiris, the god of order. Seth was furious because his wife, Nephthys, had conceived a child, named Anubis, by Osiris. The murder happened at a banquet when Seth invited guests to lie down in a coffin he had made for the king. Several guests tried unsuccessfully. When Osiris climbed in, Seth and his conspirators nailed down the lid, weighed the coffin down with lead and cast it into the Nile.

This happened in July when the waters of the Nile were rising. Nun (the primeval sea) took Osiris away to hide his secrets. The death of Osiris threw the cosmos into chaos and made the gods weep. Isis, greatly distraught, wandered throughout the land in search of her husband, asking everyone if they had seen him.

A Child Is Conceived

Through divine revelation, Isis found out that the coffin had drifted down to the sea and washed ashore at Byblos, in Phoenicia. A tamarisk tree had grown up around the coffin, completely enclosing it in its trunk. When Isis found the tree, she released the coffin from it and shipped it back to Egypt. While grieving over her husband's body, she transformed herself into a kite. As she flew over the body, she miraculously conceived a child.

Hiding in the Marshes

When Isis returned to Egypt, she hid from Seth in the delta marshes. One day, Seth discovered Osiris's coffin and dismembered his body into fourteen parts that he scattered throughout the land. Isis managed to find all the parts, except the phallus, which she reconstituted. She anointed his body with precious oils and performed the rites of embalming for the first time. In so doing, she restored Osiris to eternal life. Osiris went on to live in the land of the deceased, presiding over the judgement of the dead.

Wild ducks fly over a papyrus thicket in the Nile marshlands. This painting comes from Amarna, the city built by the pharaoh Akhenaten.

Isis tried to hide her pregnancy from Seth. Thoth, the god of wisdom, advised her to flee because Seth would try to kill her child. She went to the marshes, where she gave birth to her son, Horus. Isis hid the child in the marshes, where she cured him from scorpion, snake and crocodile bites. One day, she left her son to search for food, and upon her return, she found him half dead. Seth had entered the marsh, transformed himself into a poisonous snake and bit the child.

Healing Horus

Isis called for help from the high gods. Her pleas were heard by the gods in the Bark of Millions of Years (the solar bark). Thoth descended to talk to her. He told her that the powers of Re would set things right and that good would triumph over evil. Then the solar bark stopped and the earth fell into darkness. Thoth assured Isis that the earth would remain in darkness, that wells would dry up and that crops would fail until Horus was cured. Then, in the name of the sun, he exorcised the poison from Horus's body and cured the child.

The sun god travels through the darkness of night in his solar bark.
Drawing: Nancy Ruddell

The people of the marshland rejoiced with Isis at the recovery of her son. Horus became the archetype of the pharaohs, the sun god's representative on earth. It was now the duty of the people to protect the pharaohs from harm, to love and respect them. If they did not, world order would collapse and the people would perish. Isis kept her young son hidden until he became an adolescent and could face Seth to claim his rightful inheritance, the throne of Egypt.

The Sun God's Secret

While Horus was growing up, the sun god, Re, grew old and started drooling. Isis took the saliva that fell to the ground and modelled it into a serpent. She placed the serpent across Re's daily path in the sky, and it bit the sun. Since the sun had not made the serpent, he could not cure himself. He turned to Isis for help. She said she could do nothing unless he revealed his secret name to her. By learning his name, she would gain knowledge of his power.

Re realized this was the only way he could be cured. He hid from the other gods and allowed his secret name to be passed from his bosom directly to hers. Isis was forbidden from revealing it to anyone except her son Horus. The Eye of Re – the supreme power of the creator – was thus given to Horus, and subsequently to all the pharaohs down through the ages. It then became known as the Eye of Horus.

Horus, King of the Two Lands

When Horus was a young man, he and his uncle Seth quarrelled over who was the legitimate divinely appointed ruler of Egypt. During the fierce battle that ensued, Horus castrated Seth, and Seth tore out Horus's weak eye, the moon. A tribunal of the gods was held to settle the dispute.

It was decided that Horus should rule over Lower Egypt and Seth should rule over Upper Egypt. This was later considered unworkable, so Horus was made king of the Two Lands of Egypt, and Seth took on the role of defender of Re by standing at the prow of the solar bark. Horus became the god of kingship, and the pharaohs traced their lineage to him, the god who triumphed over evil.


Referencias

Aguilar-Moreno, M. 2006. Handbook to life in the Aztec world . Oxford University Press: USA.

Geggel, L. 2015. “8 Million Dog Mummies Found in ‘God of Death’ Mass Grave” in Ciencia viva . Available at: https://www.livescience.com/51232-millions-of-dog-mummies-found.html

Johns, C. 2008. Dogs: History, Myth, Art . Harvard University Press

Dennis-Bryan, K. and Morgan, T. 2020. The Complete Dog Breed Book . London: Dorling Kindersley.

Milbrath, S. 2013. Heaven and Earth in Ancient Mexico: Astronomy and Seasonal Cycles in the Codex Borgia. University of Texas Press.


Osiris Myth - Influence

The effect of the Osiris myth on Egyptian culture was greater and more widespread than that of any other myth. In literature, the myth was not only the basis for a retelling such as "Contendings" it also provided the basis for more distantly related stories. "The Tale of Two Brothers", a folk tale with human protagonists, includes elements similar to the myth of Osiris. One character's penis is eaten by a fish, and he later dies and is resurrected. Another story, "The Tale of Truth and Falsehood", adapts the conflict of Horus and Set into an allegory, in which the characters are direct personifications of truth and lies rather than deities associated with those concepts.

From at least the time of the Pyramid Texts, kings hoped that after their deaths they could emulate Osiris' restoration to life and his rule over the realm of the dead. By the early Middle Kingdom (c. 2055–1650 BC), non-royal Egyptians believed that they, too, could overcome death as Osiris had, by worshipping him and receiving the funerary rites that were partly based on his myth. Osiris thus became Egypt's most important afterlife deity. The myth also influenced the notion, which grew prominent in the New Kingdom, that only virtuous people could reach the afterlife. As the assembled deities judged Osiris and Horus to be righteous, undoing the injustice of Osiris' death, so a deceased soul had to be judged righteous in order for his or her death to be undone.

As the importance of Osiris grew, so did his popularity. By late in the Middle Kingdom, the centuries-old tomb of the First Dynasty ruler Djer, near Osiris' main center of worship in the city of Abydos, was seen as Osiris' tomb. Accordingly, it became a major focus of Osiris worship. For the next 1,500 years, an annual festival procession traveled from Osiris' main temple to the tomb site. This procession made reference to, and may have ritually reenacted, Isis and Nephthys' mourning, restoration, and revival of their murdered brother. Kings and commoners from across Egypt built chapels, which served as cenotaphs, near the processional route. In doing so they sought to strengthen their connection with Osiris in the afterlife. Another major funerary festival, a national event spread over several days in the month of Khoiak in the Egyptian calendar, became linked with Osiris during the Middle Kingdom. During Khoiak the djed pillar, an emblem of Osiris, was ritually raised into an upright position, symbolizing Osiris' restoration. By Ptolemaic times (305–30 BC), Khoiak also included the planting of seeds in an "Osiris bed", a mummy-shaped bed of soil, connecting the resurrection of Osiris with the seasonal growth of plants.

The myth's religious importance extended beyond the funerary sphere. Mortuary offerings, in which family members or hired priests presented food to the deceased, were logically linked with the mythological offering of the Eye of Horus to Osiris. By analogy, this episode of the myth was eventually equated with other interactions between a human and a being in the divine realm. In temple offering rituals, the officiating priest took on the role of Horus, the gifts to the deity became the Eye of Horus, and whichever deity received these gifts was momentarily equated with Osiris.

The ideology surrounding the living king was also affected by the Osiris myth. The Egyptians envisioned the events of the Osiris myth as taking place sometime in Egypt's dim prehistory, and Osiris, Horus, and their divine predecessors were included in Egyptian lists of past kings such as the Turin Royal Canon. Horus, as a past king and as the personification of kingship, was regarded as the predecessor and exemplar for all Egyptian rulers. His assumption of his predecessor's throne and pious actions to sustain that spirit in the afterlife were the model for all pharaonic successions to emulate. Each new king was believed to renew maat after the death of the preceding king, just as Horus had done. In royal coronations, rituals alluded to Osiris' burial, and hymns celebrated the new king's accession as the equivalent of Horus' own.

The myth influenced popular religion as well. One example is the magical healing spells based on Horus' childhood. Another is the use of the Eye of Horus as a protective emblem in personal apotropaic amulets. Its mythological restoration made it appropriate for this purpose, as a general symbol of well-being.

As the antagonist of the myth, Set did not enjoy increased popularity. Although he was credited with positive traits in the Osiris myth, the sinister aspects of his character predominate. Overall he was viewed with ambivalence until, during the first millennium BC, he came to be seen as a totally malevolent deity. This transformation was prompted more by his association with foreign lands than by the Osiris myth. Nevertheless, in these late times, the widespread temple rituals involving the ceremonial annihilation of Set were often connected with the myth.

Both Isis and Nephthys were seen as protectors of the dead in the afterlife because of their protection and restoration of Osiris' body. Isis, as Horus' mother, was also the mother of every king according to royal ideology, and kings were said to have nursed at her breast as a sign of their divine legitimacy. Her appeal to the general populace was based in her protective character, as exemplified by the magical healing spells. In the Late Period, she was credited with ever greater magical power, and her maternal devotion was believed to extend to everyone. By Roman times she was the most important goddess in Egypt. The image of the goddess holding her child was used prominently in her worship—for example, in panel paintings that were used in household shrines dedicated to her. Isis' iconography in these paintings closely resembles and probably influenced the earliest Christian icons of Mary holding Jesus.

In the late centuries BC, the worship of Isis spread from Egypt across the Mediterranean world, and she became one of the most popular deities in the region. Although this new, multicultural form of Isis absorbed characteristics from many other deities, her original mythological nature as a wife and mother was key to her appeal. Horus and Osiris, being central figures in her story, spread along with her. It was to a Greek priestess of Isis that Plutarch wrote his account of the myth of Osiris. Her importance continued into the fourth century AD, when Christianity eclipsed it. But Christianity absorbed many of the traditions surrounding Isis and incorporated them into the veneration of Mary, such as Isis' title "Mother of the God" (referring to Horus), which influenced Mary's title "Mother of God".

Through the work of classical writers such as Plutarch, knowledge of the Osiris myth was preserved even after the middle of the first millennium AD, when Egyptian religion ceased to exist and knowledge of the writing systems that were originally used to record the myth were lost. The myth remained a major part of Western impressions of ancient Egypt. In modern times, when understanding of Egyptian beliefs is informed by the original Egyptian sources, the story continues to influence and inspire new ideas, from works of fiction to scholarly speculation and new religious movements.

Read more about this topic: Osiris Myth

Famous quotes containing the word influence :

&ldquo . so long as the serpent continues to crawl on the ground, the primary influence of woman will be indirect . & rdquo
&mdashEllen Glasgow (1873�)

&ldquo Mothers have as powerful an influence over the welfare of future generations, as all other causes combined. & rdquo
&mdashJohn Abbott. The Mother at Home or the Principles of Maternal Duty, John Abbott, Crocker and Brewster (1833)

&ldquo If I had influence with the good fairy who is supposed to preside over the christening of all children, I should ask that her gift to each child in the world be a sense of wonder so indestructible that it would last throughout life. & rdquo
&mdashRachel Carson (20th century)


Celebrations

los celebrations dedicated to Osiris, including the Great Mystery Festival and a 5 day religious ritual, were held each spring. They included plays, story telling, religious services, feasting, and fun. Some of the celebrations commemorated his life by planting grain moistened with water from the Nile in gardens in the shape of Osiris. The grain's subsequent germination and growth symbolized his death and resurrection.

Egyptians believed the sprouting grain symbolized his unwavering vitality y strength. The people praised Osiris as 'The one who came from heaven and was the bread which sustained the lives of mankind'. He was called 'The one who continues to be perfect'. These celebrations were held in the last month of the inundation of the Nile.


Ver el vídeo: The New Find In Egypt That Frightened The Scientists