El ayudante cornudo de Papá Noel: La temible leyenda de Krampus, Castigador navideño

El ayudante cornudo de Papá Noel: La temible leyenda de Krampus, Castigador navideño

En la antigüedad, se decía que una bestia oscura, peluda y con cuernos aparecía en la puerta para golpear a los niños y llevárselos con sus afiladas garras. El Krampus se podía escuchar en la noche por el sonido de sus pezuñas hendidas resonantes y sus cadenas de hierro traqueteando. Lo más extraño fue que estaba aliado con Santa Claus.

El terror navideño

Sin embargo, la inquietante bestia no era un demonio. Era el mítico Krampus, compañero de San Nicolás (conocido como Papá Noel, Papá Noel, Kris Kringle, etc.) Mientras que San Nicolás ahora tiene la reputación de amar a todos los niños y visitarlos en Navidad, juzgar su carácter y dar regalos a los niños. los 'bonitos' y los trozos de carbón para los 'traviesos', Krampus interpreta al peligroso compañero.

Una tarjeta de felicitación de 1900 que decía "¡Saludos desde el Krampus!"

Se cree que el monstruo de cuernos largos, peludo, parecido a una cabra, con una cara alargada y enojada y una lengua bífida colgando, visitaría el hogar de los niños que se portan mal para castigarlos. Se creía que daría palizas y secuestraría a los niños, llevándolos a su guarida del inframundo para que vivieran durante un año.

Según las leyendas centenarias, si un niño se portaba mal, San Nicolás, en su omnisciencia, conocería y enviaría a su socio, Krampus. Se decía que este compañero moreno de cola serpenteante aparecía en la casa durante la temporada navideña para castigar al niño malvado; Lo golpeaba con un manojo de palos de abedul, los azotaba con crin de caballo y lo arrojaba a un saco o canasta de mimbre para llevarlo al infierno durante un año.

San Nicolás y Krampus visitan una casa vienesa (ilustración de 1896).

Si ser bueno para Santa no era suficiente para un delincuente, la reputación de Krampus y su temible apariencia aterrorizaban a los niños para que se comportaran. Como tal, fue un cuento útil contado a los niños para asustarlos y hacerlos bonitos.

Los orígenes legendarios

Los historiadores no están seguros de los orígenes exactos de la figura de Krampus en el folclore, pero se cree que, como Santa, Krampus es anterior al cristianismo, derivado de las tradiciones nórdicas y alpinas y del paganismo germánico. Como muchos personajes legendarios, incluido el propio San Nicolás, la imagen de Krampus ha evolucionado con el tiempo y en todas las regiones, pero Krampus representaba un equilibrio de luz y oscuridad, proporcionando una armonía entre el bien y el mal.

Representación de cuento popular de Papá Noel montado en una cabra.

En la noche de Krampus, o Krampusnacht, la víspera del 5 de diciembre, los niños alemanes se cuidaron de no llamar la atención de la bestia intimidante, con la esperanza de que San Nicolás trajera regalos en Nikolaustag, 6 de diciembre .

Una tarjeta de felicitación que representa a San Nicolás y Krampus en Austria.

Según National Geographic, se cree que Krampus es el hijo de Hel en la mitología nórdica (Hel, hija de Loki y supervisor de la tierra de los muertos). Su nombre se deriva de la palabra alemana Krampen, que significa garra. Comparte rasgos con otras figuras de la mitología griega, como sátiros y faunos, y ha sido retratado de manera lasciva a finales de 19. th tarjetas de felicitación del siglo, codiciando mujeres rollizas.

  • Las antiguas raíces de las costumbres navideñas
  • Por qué la Navidad se celebra el 25 de diciembre
  • El árbol de Navidad tiene sus raíces en costumbres ancestrales

Temido y amado

El mito de Krampus se puede encontrar en las regiones alpinas, Austria, Alemania, Hungría, Eslovenia y la República Checa, y la leyenda ha ganado largas piernas, extendiéndose por Europa y alrededor del mundo.

Las familias tradicionalmente intercambiaban coloridas tarjetas de felicitación, llamadas Krampuskarten, desde el siglo XIX con el Krampus a veces tonto, a veces siniestro.

A principios de los 20 th Krampus del siglo XX fue prohibido por el gobierno fascista austríaco, pero la tradición revivió con la caída del gobierno después de la Segunda Guerra Mundial.

Todavía se llevan a cabo desfiles anuales tradicionales en los que los jóvenes se visten como Krampus y corren por las calles gruñendo y agitando cadenas a los espectadores.

Desfile de Krampus en Pörtschach am Wörthersee, Austria, 2013. ( CC BY-SA 3.0 )

Muchas ciudades y pueblos, de acuerdo con la vieja tradición, tienen un Krampuslauf, una considerable reunión de juerguistas (en gran parte fortalecidos por alcohólicos aguardiente) vestidos con trajes de Krampus para perseguir a la gente por las calles. Más de 1200 austriacos se reúnen en Schladming, Estiria, cada año para disfrazarse de Krampus, golpeando a los transeúntes con palos y cencerros ruidosos. Los palitos de abedul están pintados de oro y se exhiben para recordar su llegada.

Estos dias en Krampusnacht, Krampus normalmente acompañará a St. Nicholas a hogares y negocios donde St. Nicholas entregará obsequios, y Krampus entregará paquetes de carbón y palos de abedul.

Compañeros de Santa

Además de Krampus, Santa tradicionalmente disfrutó de una gran cantidad de compañeros diferentes según la región y la cultura, lo que refleja la historia y las creencias locales. Estas figuras míticas tienen muchos rasgos comunes y generalmente desempeñan el papel de castigador o secuestrador, en contraste con el santo benevolente y generoso. A menudo llevaban una vara, un palo o una escoba, por lo general iban vestidos con harapos negros y eran peludos, con el pelo rebelde.

Se creía que los elfos, los kobolds o los espíritus domésticos precristianos de tradición inglesa y escandinava eran fabricantes de regalos o portadores, pero no compartían el mismo estatus elevado que San Nick y su compañero.

En Alemania, Knecht Ruprecht ( Granjero Rupert , Sirviente Rupert) Era un anciano de larga barba vestido de paja o cubierto de piel. Acompañó a San Nicolás y llevó una bolsa de cenizas, y uno podría escuchar su llegada debido al repique de campanillas cosidas en su ropa. Knecht Ruprecht esperaba que los niños pudieran recitar el catecismo cristiano o decir sus oraciones, después de lo cual les daría frutas o pan de jengibre. Si no habían aprendido la lección, se decía que, en el mejor de los casos, les dejaría un palo o un trozo de carbón en los zapatos y, en el peor de los casos, colocaría a los niños en un saco y se los comería o los arrojaría. en un rio. Ruprecht se convirtió en un nombre común para el diablo en alemán.

Ilustración de Knecht Ruprecht, 1863.

En Palatinado, Alemania, así como en Pensilvania en los Estados Unidos, y en la costa este de Canadá, el compañero se llama Belsnickel. Una figura aterradora, muy parecida a Knecht Ruprect, este socio visita en Navidad y reparte obsequios o castigos. En algunas regiones, esta figura se viste de mujer y se llama Mujer de Navidad. Ella está completamente disfrazada con ropa femenina, con un paño envuelto alrededor de la cabeza y la cara, y lleva dulces y pasteles, así como un largo interruptor que actúa como un palo para golpear o una varita encantada.

Dibujo del Belsnickel de Ralph Dunkleberger. (Parpadeo/ CC BY 2.0 )

Zwarte Piet (Black Pete) es una antigua figura mítica de Bélgica, Holanda y Luxemburgo que se ha convertido en una figura controvertida en los tiempos modernos. Tradicionalmente un blackamoor (figura masculina africana que generalmente simboliza a un sirviente), se caracterizaba por ser un moro de España y un ayudante de San Nicolás que debía divertir a los niños y regalar dulces. Los actores que interpretaban a Zwarte Piet usaban "cara negra", maquillaje oscuro, pelucas negras rizadas y lápiz labial rojo, una práctica que ahora se considera un estereotipo racista. Las apariciones de Zwarte Piet ahora se protestan en los Países Bajos.

  • Los antiguos orígenes de Santa Claus
  • Shab-e-Yalda: una antigua celebración del solsticio de invierno que conmemora el triunfo de Mitra.
  • Diez criaturas mitológicas en el folclore antiguo

Sinterklaas y Zwarte Piet ( CC BY 3.0 )

La leyenda de Krampus no tiene miedo de desaparecer, ya que de hecho está ganando popularidad, a pesar de que hay quienes creen que la figura diabólica de Krampus es inapropiada para los niños, o se cree que ha sido alterada para adaptarse. sentimientos anti-navideños modernos:

“Nos guste o no, la imagen moderna de Krampus ha sido secuestrada de todas las buenas intenciones que pudo haber disfrutado en el folclore. Ahora está cimentado en varias culturas como un monstruo solo sin ningún bien que se le imponga a nadie con su presencia.

Es la personificación del miedo y la máxima pesadilla navideña, para el deleite de los adultos que quieren actuar como los mismos niños que Krampus tenía la intención de corregir ". escribe el editor de MyMerryChristmas.com.

Es bueno recordar que Krampus, aunque parece ser un demonio, no es el anti-Santa. Desde la antigüedad, ha trabajado junto a Santa para asegurarse de que las personas se respeten, se comporten y sean buenos entre sí (a su manera poco ortodoxa). ¿Qué mejor sentimiento de vacaciones puede haber?

Imagen destacada: Deriv; Juerguistas disfrazados de Krampus en Austria (Flickr / CC BY-ND 2.0 ) e Italia ( CC BY-SA 3.0) - una tradición centenaria que ahora se disfruta en lugares de todo el mundo.

Por: Liz Leafloor


Conoce a Krampus, el diablo navideño que castiga a los niños traviesos

Todos los años, a principios de diciembre, los niños de Austria se preparan para que los visite San Nicolás. Si han sido buenos, él los recompensará con obsequios y golosinas. Pero si han sido malos, obtendrán mucho más que un trozo de carbón, tendrán que enfrentarse a Krampus.

¿Quién & # x2019s Krampus, preguntas? Él & # x2019 es el mitad hombre, mitad cabra que viene todos los años para perseguir a los niños traviesos y tal vez incluso arrastrarlos al infierno. Las versiones europeas de San Nicolás han tenido durante mucho tiempo contrapartes aterradoras como Belsnickle y Knecht Ruprecht que reparten castigos. Krampus es uno de esos personajes que proviene del folclore en Austria y la región alpina de Austria, donde ha estado asustando a los niños y entreteniendo a los adultos durante cientos de años.

Krampus y St. Nick & # x2019s otros chicos malos tienen sus orígenes en las celebraciones paganas del solsticio de invierno. Más tarde, se convirtieron en parte de las tradiciones cristianas en las que San Nicolás visitaba a los niños para recompensarlos el 5 o el 6 de diciembre. Por esa época, su amenazador compañero también visitaba a los niños para castigarlos. En la Austria alpina y algunas partes de Alemania, este día se conocía como Krampusnacht, o & # x201CKrampus night, & # x201D cuando los adultos pueden disfrazarse de Krampus para asustar a los niños en sus casas.

Los niños también pueden haber visto a Krampus corriendo por la calle durante una Krampuslauf& # x2014literalmente, un & # x201CKrampus run. & # x201D Si Krampusnacht era una forma de asustar a los niños para que se comportaran, el Krampuslauf, que no está vinculado a un día específico, era una forma de que los hombres adultos se desahogaran mientras probablemente todavía asustando a los niños. Los austríacos se emborrachaban y corrían por las calles vestidos como la temible criatura. Al igual que Krampusnacht, la tradición de Krampuslauf continúa hasta nuestros días.

La introducción de los medios visuales masivos no pudo evitar arrastrar al carismático Krampus en su ola. Cuando la industria de las postales experimentó un auge en Alemania y Austria en la década de 1890, abrió el camino para Krampuskarten.

Estas tarjetas navideñas no tenían la intención de hacerte sentir cálido y confuso. Los marcados & # x201CGruss vom Krampus & # x201D (& # x201CSaludos de Krampus & # x201D) mostraban a Krampus metiendo a un niño angustiado en su cartera o preparándose para golpear a uno con su manojo de palos de abedul. Muchas de estas postales mostraban a Krampus persiguiendo a los niños con sus palos, llevándolos encadenados o llevándolos en su bolso.

También hubo tarjetas que eran un poco más & # x2026adult. Las cartas de Krampus de principios del siglo XX lo muestran castigando a los niños, sí, pero también proponiendo proposiciones a las mujeres. En algunas cartas, Krampus es retratada como una mujer grande que azota a hombres diminutos con sus palos de abedul y se los lleva en su cartera. En otro, una mujer sonriente cuelga un Krampus de aspecto derrotado en el aire, sosteniendo su manojo de palos de abedul detrás de su espalda. Puede sacar sus propias conclusiones sobre la política de género en estos.

Durante más de un siglo, la mayoría de los estadounidenses probablemente nunca vieron una tarjeta Krampus o incluso supieron quién era Krampus. Eso cambió en 2004, cuando el director de arte y diseñador gráfico Monte Beauchamp publicó un libro de tarjetas Krampus y ayudó a organizar una exposición de arte inspirada en las tarjetas.


por ANIYA MEDINA

Al crecer, todos hemos escuchado múltiples historias de diferentes leyendas urbanas dentro de nuestra cultura. Aquí en Estados Unidos, todos hemos escuchado diferentes historias que giran en torno a diferentes días festivos. Todos hemos oído hablar del conejito de Pascua durante el mes de abril para la celebración de la Pascua. Todos hemos oído hablar de múltiples historias durante la época de Halloween, como historias de brujas e historias de personas como Michael Myers y Jason. No es sorprendente que no seamos los únicos en tener tales tradiciones de estas leyendas urbanas durante las vacaciones. Muchos países siguen algunas de las historias que tenemos aquí en América, pero muchos países también tienen sus propias leyendas urbanas. Los alemanes reconocen las tradiciones que tenemos en torno a nuestra temporada navideña y le dan un gran giro a eso. Lo llaman Krampus.

Podemos remontar la leyenda urbana de Krampus a la época de la mitología griega. Se dice que es el hijo de Hel de los nórdicos en la mitología. Se dice que es la diosa del inframundo. En el inframundo es donde se dice que reúne a todas las personas que serían enviadas al "infierno" y las convierte en un ejército que atacará un día y provocará el fin del mundo. Además de que se dice que es el hijo de Hel, los orígenes de Krampus son desconocidos y son un misterio para la cultura actual.

A diferencia de cómo hacemos las cosas aquí en Estados Unidos, la gente de Alemania usa Krampus durante sus festividades navideñas como una forma de asegurarse de que los niños se estén portando bien. Se dice que Krampus es esta criatura antropomórfica que es mitad cabra y mitad demonio. Tiene cuernos largos y dientes afilados. A veces, también se le ve con cadenas alrededor de las muñecas y los tobillos. En la tradición alemana, a los niños se les muestra a Krampus para que les dé una sensación de miedo. Si no se están portando bien, se les dice que Krampus los perseguirá. Vendrá en la noche y robará a los niños que se portan mal y los tomará como rehenes, posiblemente comiéndose algunos de ellos. Algunas familias también llegan a afirmar que si sus hijos se portan mal, Krampus no solo irá tras ellos, sino que también irá tras toda su familia.

Cada año, en la noche del 5 de diciembre, los alemanes celebran Krampusnacht, o la Noche de Krampus. Esta es la forma en que los alemanes pueden mostrar su verdadero espíritu navideño. Durante este desfile, la gente se viste como Krampus y deambula por las calles de la ciudad. La gente sale y observa cómo Krampus intenta asustar a la gente. Algunos incluso dicen que puede intentar atacar a quienes se le acerquen, golpeándolos con objetos como palos. Además de asustar a la gente en el desfile, algunas personas también dicen que Krampus irá tan lejos como para ir a las casas de algunos de los residentes y asustar a los niños.

Las historias sobre el mito de Krampus durante la temporada navideña les hacen mucho a los niños de Alemania. A medida que se les infunde miedo a los niños, no solo están aprendiendo a comportarse, sino que también están aprendiendo el valor de sus familias. Esto se puede ver a lo largo de la película de Krampus de 2016. Durante la temporada navideña aquí en Estados Unidos, una abuela alemana que vive con su hijo y su familia asegura que transmite su historia de Krampus a su familia. Su nieto es retratado como un niño de buen comportamiento que ama a su familia y sigue todas las reglas. Pero los problemas comienzan cuando sus primos descontrolados vienen a pasar las vacaciones con la familia, y la hermana loca decide que prefiere pasar la Navidad con su novio que con su familia.

Mientras la abuela alemana observa todo lo que está sucediendo, intenta advertir a su hijo del problema que vendría si los niños no comenzaran a comportarse. A medida que los niños empeoran y la familia se separa cada vez más, Krampus comienza a entrar en la casa de la familia sacando a cada persona que se porta mal, una por una. Al final de la película, vemos que nada de eso sucedió realmente, pero la familia parece estar más unida y comportarse mejor que al principio de la película.

Al crear una historia como esta, el director de la película está dando a sus espectadores una imagen clara del efecto que la leyenda urbana de Krampus tiene en los niños. La película muestra el poder que hay detrás de contarles a los niños que se portan mal todas las cosas horribles que hará Krampus. No solo muestra cómo el miedo a Krampus cambiará el comportamiento de los niños, sino que también muestra cómo el miedo a Krampus puede unir a una familia dividida y disfuncional.

Cuando vemos la película de Krampus, o escuchamos la historia de Krampus de alguien, rápidamente comenzamos a creer que Krampus es simplemente lo opuesto a Santa Claus. Suponemos que la gente en Alemania no celebra la leyenda urbana de Santa Claus en absoluto, y solo se centra estrictamente en la leyenda urbana de Krampus. Pero, en realidad, celebran ambos. Krampus no se ve como lo opuesto a Santa Claus. En Alemania, se le ve como el ayudante oscuro y demoníaco de Santa. Durante la temporada navideña, se considera que Krampus sigue detrás de Santa recogiendo a todos los niños traviesos que Santa deja atrás. En el artículo, "Los orígenes de Krampus: El mal giro de Europa en Santa", Jennifer Billock afirmó que "Krampus es el yin del yang de St. Nick. Tienes al santo, tienes al diablo. Se nutre de un deseo macabro subconsciente que mucha gente tiene y que es lo opuesto a la Navidad empalagosa con la que muchos de nosotros crecimos ”. La gente de Alemania tiende a centrarse más en el aspecto de Krampus que en los dos juntos. Aquí en Estados Unidos, nos enfocamos solo en la leyenda urbana de Santa Claus y en traer alegría, no miedo, durante la temporada navideña.

Ahora que conocemos la historia de Krampus y para qué se usa exactamente, la gran pregunta es, ¿es esto cruel para los niños en Alemania? ¿Es esta una forma humana de hacer que los niños se comporten? Los niños que creen en leyendas como Santa Claus todavía se encuentran en las etapas de desarrollo más importantes de sus vidas. No solo siguen creciendo mentalmente, sino que también están creciendo emocionalmente. En Estados Unidos, se nos enseña que durante estas etapas de la vida de un niño, cosas como las historias de terror y las películas se consideran malas para los niños. Los dejan sin nada más que miedo dentro de ellos. Esto los deja temerosos de la oscuridad, miedo a ciertos ruidos, etc., y potencialmente obstaculiza su crecimiento emocional y mental. Es por eso que hacemos todo lo posible para que Halloween sea menos aterrador para los niños más pequeños y hacer que cualquier otra festividad e historia sea lo más alegre posible.

Claramente, este no es el caso en otros países. En lugar de alejar a los niños de tal horror, hacen que sea una tradición inculcarles el miedo todos los años. ¿Cuáles son los impactos emocionales y mentales sobre esto más adelante en la vida de los niños que están expuestos a tal horror? ¿Los niños de otros países todavía esperan con ansias la temporada navideña o tienen miedo por el mero hecho de pensar en ella? La mayoría de nosotros podemos estar de acuerdo en que si nos contaran la leyenda de Krampus aquí en Estados Unidos mientras crecíamos, estaríamos absolutamente aterrorizados de respirar de la manera incorrecta a medida que se acercaran las temporadas de vacaciones.

Cuando contamos leyendas urbanas, parece haber una razón detrás de cada una de ellas. Según Tom Harris en el artículo “Cómo funcionan las leyendas urbanas”, contamos leyendas urbanas para enseñar lecciones morales y acciones de precaución. Por ejemplo, cuando los niños piensan en la leyenda de Santa Claus, piensan en la lista traviesa o agradable. ¿Recibirán un regalo o una bolsa de carbón? Esta leyenda enseña a los niños a querer portarse bien al ser recompensados ​​con regalos la mañana de Navidad. La lección más profunda que se puede extraer de la leyenda es que las cosas buenas que haces en el mundo siempre serán recompensadas de alguna manera. Harris también afirma que las leyendas urbanas tienden a girar en torno a la cultura en la que se les cuenta y proporcionan una visión valiosa de la cultura en la que se cuentan.

Entonces, ¿qué dice esto sobre la cultura en Alemania? ¿Cuál es la lección moral que se puede aprender de la horrible historia de Krampus que se les contó a los niños? La historia de Santa Claus y Krampus puede ir de la mano en Alemania, pero ¿cómo influirá en los niños la idea de portarse mal? Aquí en Estados Unidos, un niño sabe que portarse mal o no hacer lo correcto no conduce a ninguna recompensa. En Alemania, lleva a los niños a creer que portarse mal o no hacer lo correcto conduce no solo a la muerte de ellos mismos, sino a la muerte de toda su familia. Es bueno ser bueno y recibir regalos debajo del árbol de Navidad, o no ser bueno y morir junto a tu familia.

Contar una historia tan cruel para hacer que un niño se comporte puede verse como una forma de mala crianza. En lugar de simplemente enseñarle a un niño a comportarse, una persona iría y colocaría este miedo horrible dentro de su hijo para hacer el trabajo por ellos. Esto deja al niño en un estado de angustia y horror. Aunque es posible que no sigamos la leyenda de Krampus aquí en Estados Unidos, todavía tenemos nuestras formas separadas de usar la narración para asegurarnos de que nuestros hijos estén haciendo lo correcto. En lugar de simplemente enseñarles, seguimos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que nuestros hijos sepan que si no hacen lo correcto, no obtendrán las recompensas de cualquier leyenda urbana que se les presente. Pero, lo que esto muestra es la diversidad en cada cultura y país. Lo que podemos considerar incorrecto en un país puede considerarse correcto en otro. Además de diferentes puntos de vista, las variaciones en la forma en que las diferentes culturas hacen las cosas muestra la diversidad de un pasado cultural y de un ancestro de culturas.

Las leyendas urbanas son una forma de contar historias que muestra cómo funcionan ciertas sociedades y culturas. Muestran cómo las personas se crían dentro de una familia y muestran en qué creen las personas dentro de ciertas culturas. Podemos ver la leyenda urbana de Krampus como una crueldad aquí en Estados Unidos, pero en lugares como Alemania, Krampus es una gran parte de la tradición. Les enseña a sus hijos el bien del mal y lleva el espíritu festivo a la casa.


El ayudante cornudo de Papá Noel: La temible leyenda de Krampus, Castigador navideño

En la antigüedad, se decía que una bestia oscura, peluda y con cuernos aparecía en la puerta para golpear a los niños y llevárselos con sus afiladas garras.

El Krampus se podía escuchar en la noche por el sonido de sus pezuñas hendidas resonantes y sus cadenas de hierro traqueteando. Lo más extraño fue que estaba aliado con Santa Claus.

Sin embargo, la inquietante bestia no era un demonio. Fue el mítico Krampus, compañero de San Nicolás (conocido como Santa Claus, Papá Noel, Kris Kringle, etc.)

Si bien San Nicolás ahora tiene la reputación de amar a todos los niños y visitarlos en Navidad, juzgar su carácter y dar regalos a los "agradables" y trozos de carbón a los "traviesos", Krampus interpreta al peligroso compañero.

Se cree que el monstruo de cuernos largos, peludo, parecido a una cabra, con una cara alargada y enojada y una lengua bífida colgando, visitaría el hogar de los niños que se portan mal para castigarlos. Se creía que daría palizas y secuestraría a los niños, llevándolos a su guarida del inframundo para que vivieran durante un año.

Según las leyendas centenarias, si un niño se portaba mal, San Nicolás, en su omnisciencia, conocería y enviaría a su socio, Krampus.

Se decía que este compañero moreno de cola serpenteante aparecía en la casa durante la temporada navideña para castigar al niño malvado, lo golpeaba con un manojo de palos de abedul, los azotaba con crin de caballo y lo arrojaba a un saco o canasta de mimbre. para llevarlo al infierno durante un año.

Si ser bueno para Santa no era suficiente para un delincuente, la reputación de Krampus y su temible apariencia aterrorizaba a los niños para que se comportaran. Como tal, fue un cuento útil contado a los niños para asustarlos y hacerlos bonitos.

Los historiadores no están seguros de los orígenes exactos de la figura de Krampus en el folclore, pero se cree que, como Santa, Krampus es anterior al cristianismo, derivado de las tradiciones nórdicas y alpinas y del paganismo germánico.

Como muchos personajes legendarios, incluido el propio San Nicolás, la imagen de Krampus ha evolucionado con el tiempo y en todas las regiones, pero Krampus representaba un equilibrio de luz y oscuridad, proporcionando una armonía entre el bien y el mal.

En la Noche de Krampus, o Krampusnacht, la víspera del 5 de diciembre, los niños alemanes se cuidaron de no atraer la atención de la bestia intimidante, con la esperanza de que San Nicolás traiga regalos en Nikolaustag, el 6 de diciembre.

Según National Geographic, se cree que Krampus es el hijo de Hel en la mitología nórdica (Hel, hija de Loki y supervisor de la tierra de los muertos).

Su nombre se deriva de la palabra alemana krampen, que significa garra. Comparte rasgos con otras figuras de la mitología griega, como sátiros y faunos, y ha sido retratado de manera lasciva en tarjetas de felicitación de finales del siglo XIX, codiciando mujeres rollizas.

El mito de Krampus se puede encontrar en las regiones alpinas, Austria, Alemania, Hungría, Eslovenia y la República Checa, y la leyenda ha ganado largas piernas, llegando a través de Europa y alrededor del mundo.

Las familias intercambiaban tradicionalmente coloridas tarjetas de felicitación, llamadas Krampuskarten, desde el siglo XIX con el Krampus a veces tonto, a veces siniestro.

A principios del siglo XX, Krampus fue prohibido por el gobierno fascista austríaco, pero la tradición revivió con la caída del gobierno después de la Segunda Guerra Mundial.

Todavía se llevan a cabo desfiles anuales tradicionales en los que los jóvenes se visten como Krampus y corren por las calles gruñendo y agitando cadenas a los espectadores.

Muchas ciudades y pueblos, de acuerdo con la antigua tradición, organizan un Krampuslauf popular, una reunión considerable de juerguistas (en gran parte fortificados con aguardiente alcohólico) vestidos con trajes de Krampus para perseguir a la gente por las calles.

Más de 1200 austriacos se reúnen en Schladming, Estiria cada año para disfrazarse de Krampus, golpeando a los transeúntes con palos y cencerros que suenan ruidosamente. Los palitos de abedul están pintados de oro y se exhiben para recordar su llegada.

En estos días en Krampusnacht, Krampus comúnmente acompañará a San Nicolás a hogares y negocios donde San Nicolás entregará regalos, y Krampus entregará paquetes de carbón y palos de abedul.

Además de Krampus, Santa tradicionalmente disfrutaba de una gran cantidad de compañeros diferentes según la región y la cultura, lo que refleja la historia y las creencias locales. Estas figuras míticas tienen muchos rasgos comunes, y generalmente juegan el papel de castigador o secuestrador, en contraste con el santo benevolente y generoso.

A menudo llevaban una vara, un palo o una escoba, por lo general iban vestidos con harapos negros y eran peludos, con el pelo rebelde.

Se creía que los elfos, los kobolds o los espíritus domésticos precristianos de tradición inglesa y escandinava eran fabricantes de regalos o portadores, pero no compartían el mismo estatus elevado que San Nick y su compañero.

En Alemania, Knecht Ruprecht (Farmhand Rupert, Servant Rupert) era un anciano de larga barba vestido de paja o cubierto de pieles. Acompañó a San Nicolás y llevó una bolsa de cenizas, y uno podría escuchar su llegada debido al repique de campanillas cosidas en su ropa.

Knecht Ruprecht esperaba que los niños pudieran recitar el catecismo cristiano o decir sus oraciones, después de lo cual les daría frutas o pan de jengibre.

Si no habían aprendido la lección, se decía que, en el mejor de los casos, les dejaría un palo o un trozo de carbón en los zapatos y, en el peor de los casos, colocaría a los niños en un saco y se los comería o los arrojaría. en un rio. Ruprecht se convirtió en un nombre común para el diablo en alemán.

En Palatinado, Alemania, así como en Pensilvania en los Estados Unidos, y en la costa este de Canadá, el compañero se llama Belsnickel. Una figura aterradora, muy parecida a Knecht Ruprect, este socio visita en Navidad y reparte obsequios o castigos.

En algunas regiones, esta figura se viste de mujer y se llama Mujer de Navidad. Ella está completamente disfrazada con ropa de mujer, con un paño envuelto alrededor de la cabeza y la cara, y lleva dulces y pasteles, así como un interruptor largo que actúa como un palo para golpear o una varita encantada.

Zwarte Piet (Black Pete) es una antigua figura mítica de Bélgica, Holanda y Luxemburgo que se ha convertido en una figura controvertida en los tiempos modernos. Tradicionalmente un blackamoor (figura masculina africana que generalmente simboliza a un sirviente), se caracterizaba por ser un moro de España y un ayudante de San Nicolás que debía divertir a los niños y regalar dulces.

Los actores que interpretaban a Zwarte Piet usaban "cara negra", maquillaje oscuro, pelucas negras rizadas y lápiz labial rojo, una práctica que ahora se considera un estereotipo racista. Las apariciones de Zwarte Piet ahora se protestan en los Países Bajos.

La leyenda de Krampus no tiene miedo de desaparecer, ya que de hecho está ganando popularidad, a pesar de que hay quienes creen que la figura diabólica de Krampus es inapropiada para los niños, o se cree que ha sido alterada para adaptarse. sentimientos anti-navideños modernos:

“Nos guste o no, la imagen moderna de Krampus ha sido secuestrada de todas las buenas intenciones que pudo haber disfrutado en el folclore. Ahora está cimentado en varias culturas como un monstruo solo sin ningún bien que se le imponga a nadie con su presencia.

“Es la personificación del miedo y la máxima pesadilla navideña, para el deleite de los adultos que quieren actuar como los mismos niños que Krampus tenía la intención de corregir”, escribe el editor de MyMerryChristmas.com.

Es bueno recordar que Krampus, aunque parece ser un demonio, no es el anti-Santa.

Desde la antigüedad, ha trabajado junto a Santa para asegurarse de que las personas se respeten, se comporten y sean buenos entre sí (a su manera poco ortodoxa). ¿Qué mejor sentimiento de vacaciones puede haber?


Contenido

Se ha teorizado que la historia de la figura de Krampus se remonta a las tradiciones alpinas precristianas.

Al discutir sus observaciones en 1975 mientras estaba en Irdning, una pequeña ciudad en Estiria, el antropólogo John J. Honigmann escribió que:

La fiesta de San Nicolás que estamos describiendo incorpora elementos culturales ampliamente distribuidos en Europa, en algunos casos que se remontan a la época precristiana. El propio Nicolás se hizo popular en Alemania alrededor del siglo XI. La fiesta dedicada a esta patrona de los niños es solo una ocasión invernal en la que los niños son objeto de especial atención, siendo otras las Martinmas, la Fiesta de los Santos Inocentes y el Día de Año Nuevo. Los diablos enmascarados que actúan ruidosamente y se molestan a sí mismos son conocidos en Alemania desde al menos el siglo XVI, mientras que los diablos enmascarados de animales combinan espantoso-cómic (schauriglustig) payasadas aparecieron en obras de teatro de la iglesia medieval. Una gran cantidad de literatura, en gran parte de folcloristas europeos, trata sobre estos temas. . Los austriacos de la comunidad que estudiamos son bastante conscientes de que los elementos "paganos" se mezclan con elementos cristianos en las costumbres de San Nicolás y en otras ceremonias tradicionales de invierno. Creen que Krampus se deriva de un pagano sobrenatural que fue asimilado al diablo cristiano. [3]

Las figuras de Krampus persistieron, y en el siglo XVII Krampus se había incorporado a las celebraciones cristianas de invierno al emparejar a Krampus con San Nicolás. [4]

A raíz de las elecciones de 1932 en Austria, la tradición de Krampus fue prohibida por el régimen de Dollfuss [5] bajo el Frente de la Patria fascista clerical (Vaterländische Front) and the Christian Social Party. In the 1950s, the government distributed pamphlets titled "Krampus Is an Evil Man". [6] Towards the end of the century, a popular resurgence of Krampus celebrations occurred and continues today. [7]

The Krampus tradition is being revived in Bavaria as well, along with a local artistic tradition of hand-carved wooden masks. [8] [9] In 2019 there were reports of drunken or disorderly conduct by masked Krampuses in some Austrian towns. [10]

Although Krampus appears in many variations, most share some common physical characteristics. He is hairy, usually brown or black, and has the cloven hooves and horns of a goat. His long, pointed tongue lolls out, [11] [12] and he has fangs. [13]

Krampus carries chains, thought to symbolize the binding of the Devil by the Christian Church. He thrashes the chains for dramatic effect. The chains are sometimes accompanied with bells of various sizes. [14] Of more pagan origins are the Ruten, bundles of birch branches that Krampus carries and with which he occasionally swats children. [11] El Ruten may have had significance in pre-Christian pagan initiation rites. [11] The birch branches are replaced with a whip in some representations. Sometimes Krampus appears with a sack or a basket strapped to his back this is to cart off evil children for drowning, eating, or transport to Hell. Some of the older versions make mention of naughty children being put in the bag and taken away. [11] This quality can be found in other Companions of Saint Nicholas such as Zwarte Piet. [15]

The Feast of St. Nicholas is celebrated in parts of Europe on 6 December. [16] On the preceding evening of 5 December, Krampus Night or Krampusnacht, the wicked hairy devil appears on the streets. Sometimes accompanying St. Nicholas and sometimes on his own, Krampus visits homes and businesses. [11] The Saint usually appears in the Eastern Rite vestments of a bishop, and he carries a golden ceremonial staff. Unlike North American versions of Santa Claus, in these celebrations Saint Nicholas concerns himself only with the good children, while Krampus is responsible for the bad. Nicholas dispenses gifts, while Krampus supplies coal and the Ruten bundles. [17]

Perchtenlauf Editar

A seasonal play that spread throughout the Alpine regions was known as the Nikolausspiel ("Nicholas play"). Inspired by Paradise plays, [ cita necesaria ] which focused on Adam and Eve's encounter with a tempter, the Nicholas plays featured competition for the human souls and played on the question of morality. In these Nicholas plays, Saint Nicholas would reward children for scholarly efforts rather than for good behavior. [18] This is a theme that grew in Alpine regions where the Roman Catholic Church had significant influence. [ cita necesaria ]

There were already established pagan traditions in the Alpine regions that became intertwined with Catholicism. People would masquerade as a devilish figure known as Percht, a two-legged humanoid goat with a giraffe-like neck, wearing animal furs. [18] People wore costumes and marched in processions known as Perchtenlaufs, which are regarded as an earlier form of the Krampus runs. Perchtenlaufs were looked at with suspicion by the Catholic Church and banned by some civil authorities. Due to sparse population and rugged environments within the Alpine region, the ban was not effective or easily enforced, rendering the ban useless. Eventually the Perchtenlauf, inspired by the Nicholas plays, introduced Saint Nicholas and his set of good morals. The Percht transformed into what is now known as the Krampus and was made to be subjected to Saint Nicholas' will. [19]

Krampuslauf Editar

It is customary to offer a Krampus schnapps, a strong distilled fruit brandy. [11] These runs may include Perchten, similarly wild pagan spirits of Germanic folklore and sometimes female in representation, although the Perchten are properly associated with the period between winter solstice and 6 January.

Europeans have been exchanging greeting cards featuring Krampus since the 19th century. Sometimes introduced with Gruß vom Krampus (Greetings from Krampus), the cards usually have humorous rhymes and poems. Krampus is often featured looming menacingly over children. He is also shown as having one human foot and one cloven hoof. In some, Krampus has sexual overtones he is pictured pursuing buxom women. [20] Over time, the representation of Krampus in the cards has changed older versions have a more frightening Krampus, while modern versions have a cuter, more Cupid-like creature. [ cita necesaria ] Krampus has also adorned postcards and candy containers. [21]

In Styria, the Ruten bundles are presented by Krampus to families. The twigs are painted gold and displayed year-round in the house—a reminder to any child who has temporarily forgotten Krampus. In smaller, more isolated villages, the figure has other beastly companions, such as the antlered "wild man" figures, and St Nicholas is nowhere to be seen. These Styrian companions of Krampus are called Schabmänner o Rauhen. [11]

A toned-down version of Krampus is part of the popular Christmas markets in Austrian urban centres like Salzburg. In these, more tourist-friendly interpretations, Krampus is more humorous than fearsome. [22]

North American Krampus celebrations are a growing phenomenon. [23]

Similar figures are recorded in neighboring areas. Klaubauf Austria, while Bartl o Bartel, Niglobartl, y Wubartl are used in the southern part of the country. In most parts of Slovenia, whose culture was greatly affected by Austrian culture, Krampus is called parkelj and is one of the companions of Miklavž, the Slovenian form of St. Nicholas. [11] [24]

In many parts of Croatia, Krampus is described as a devil wearing a cloth sack around his waist and chains around his neck, ankles, and wrists. As a part of a tradition, when a child receives a gift from St. Nicholas he is given a golden branch to represent his good deeds throughout the year however, if the child has misbehaved, Krampus will take the gifts for himself and leave only a silver branch to represent the child's bad acts. [25] [26] [27] [28]

The character of Krampus has been imported and modified for various North American media, [29] [30] including print (e.g. Krampus: The Devil of Christmas, a collection of vintage postcards by Monte Beauchamp in 2004 [31] Krampus: The Yule Lord, a 2012 novel by Gerald Brom [32] ), television – both live action ("A Krampus Carol", a 2012 episode of The League [30] ) and animation ("A Very Venture Christmas", a 2004 episode of The Venture Bros., [29] "Minstrel Krampus", a 2013 episode of American Dad! [33] )–video games (CarnEvil, a 1998 arcade game, [34] The Binding of Isaac: Rebirth, a 2014 video game [35] ), and film (Krampus, a 2015 Christmas comedy horror movie from Universal Pictures [36] ).

Krampus mit Kind ("Krampus with a child") postcard from around 1911


7# The Dark Side of Christmas: Krampus, Santa’s horned helper!

In ancient times, a dark, hairy, horned beast was said to show up at the door to kidnap children. The Krampus could be heard in the night by the sound of his echoing cloven hooves and his rattling iron chains. All interesting….but the strangest part is that he is, like Santa Claus, part of Christmas!
However, this beast was no a demon. He was the mythical Krampus, companion to Saint Nicholas (known as Santa Claus, Father Christmas, Kris Kringle, etc.). While Saint Nicholas has the reputation of loving all children and visiting them at Christmastime and giving gifts, Krampus is his dangerous sidekick.
It is believed that the long-horned monster, similar at a goat with a long angry face and forked tongue would visit the home of bad children to punish them.
According to the legends, if a child misbehaved, Saint Nicholas, in his omniscience, would know and send his associate, Krampus which, with a serpentine tail would turn up to the house during the Christmas season to punish the wicked child.
Bad children? If being good for Santa wasn’t enough, Krampus’ story and fearsome appearance terrified children into behaving!

So, in the 17th century Krampus was tied into Christian celebrations, and paired with St. Nicholas. According to the legends, he joined St. Nicholas on his treks the night before St. Nicholas’ feast. While St. Nicholas would reward the good with gifts and treats, Krampus would punish the bad. In some cases he would leave coal, but darker stories tell of ill-behaved children being stuffed into his sack to be carried away to hell for a year.
Historians are unsure as to the exact origins of the Krampus figure in folklore, but it is believed that like Santa, Krampus predates Christianity, and came from Norse and Alpine traditions and Germanic paganism. Like many legendary characters, including St. Nicholas himself, Krampus’ image has evolved over time and throughout regions, but always represented a balance of light and dark, providing a harmony between good and evil.

The legend is part of a centuries-old Christmas tradition in Germany, where Christmas celebrations begin in early December. Krampus is the counterpart of St. Nicholas, who rewarded children with sweets. Krampus, in contrast, would swat bad children, stuff them in a sack, and take them away to his lair for a year.
On Krampus Night, or Krampusnacht, the eve of December 5, German children took care to not attract the attention of the beast, in hopes that St. Nicholas would bring presents on Nikolaustag, December 6.
According to one of the lot legends, Krampus is the son of Hel in Norse mythology (Hel is daughter of Loki and overseer of the land of the dead). His name is derived from the old Bavarian word “krampn”, which means “dead”, “putrefied”, or from the German word “krampen”, meaning “claw”, and the legendary beast also shares characteristics with other scary, demonic creatures in Greek mythology, including satyrs and fauns.

The myth of Krampus is usual in the Alpine regions, Austria, Germany, Hungary, Slovenia, and the Czech Republic, and the legend is now know across Europe and around the world.
Families traditionally exchanged colorful greeting cards, called Krampuskarten, since the 1800s featuring the sometimes silly, sometimes sinister Krampus.
In the early 20 th century Krampus was prohibited by the Austrian Fascist government, but the tradition was revived with the fall of the government after World War II.
There are traditional annual parades still today, where drunken men dressed as Krampus take over the streets for a Krampuslauf—a Krampus Run of sorts, when people are chased through the streets by the “devils.”.
Many cities and towns, in keeping with old tradition, run a popular Krampuslauf, a sizeable gathering of revelers, largely fortified by alcoholic schnapps, dressed in Krampus costume to chase people through the streets.
Every year, more than 1200 Austrians gather in Schladming, Styria, to dress up as Krampus, swatting passers-by with sticks and loudly ringing cowbells. Birch sticks are painted gold and displayed to remind of his arrival.
These days on Krampusnacht, Krampus will commonly accompany St. Nicholas to homes and businesses where St. Nicholas will give out gifts, and Krampus will hand out coal and birch stick bundles!

The legend of Krampus is gaining in popularity, even if there are people who believe the devil-like Krampus figure is inappropriate for children, or he is believed to have been altered to suit modern anti-Christmas sentiments.
However Krampus, while appearing like a demon, is not the anti-Santa.
Since ancient times he has worked alongside Santa to ensure that people had respect, behaved, and were good to each other….even though in an unorthodox way, and Krampus is a scary beast for sure. You better be nice….


By DR. Richard B. Spence On the morning of 7 April 1933, south of Berlin, workmen came upon a grisly discovery. Near the road that linked the German capital to the town of Baruth was the bullet-riddled body of a… Read More &rsaquo

By Mitch Horowitz The year 1910 marked a turning point in Western spirituality. It saw the deaths of some of the most luminous religious thinkers of the nineteenth century, including psychologist-seeker William James popular medium Andrew Jackson Davis and Christian… Read More &rsaquo


Krampus, the Fearsome Christmas Horned Punisher

In ancient times, a dark, hairy, horned beast was said to show up at the door to beat children, and carry them off in his sharp claws. The Krampus could be heard in the night by the sound of his echoing cloven hooves and his rattling iron chains. The strangest part was that he was in league with Santa Claus.

The unnerving beast was no demon, however. He was the mythical Krampus, companion to Saint Nicholas (known as Santa Claus, Father Christmas, Kris Kringle, etcetera) While Saint Nicholas now has the reputation of loving all children and visiting them at Christmastime, judging their character and giving gifts to the “nice” ones and lumps of coal to the “naughty” ones, Krampus plays the dangerous sidekick.

It is believed that the long-horned, shaggy, goat-like monster with a long, angry face and lolling, the forked tongue would visit the home of misbehaving children to punish them. It was believed he would give beatings, and kidnap the kids, bringing them down to his underworld lair to live for a year.

According to the centuries-old legends, if a child misbehaved, Saint Nicholas, in his omniscience, would know and send his associate, Krampus. It was said this dark partner with a serpentine tail would turn up to the house during the Christmas season to punish the wicked child He would beat him with a bundle of birch sticks, whip them with horsehair, and throw him into a sack or wicker basket to take him down to Hell for a year.

If being good for Santa was not enough for a delinquent, Krampus’ reputation and fearsome appearance terrified children into behaving. As such, it was a useful tale told to children to scare them into goodness.

Historians remain unsure as to the exact origins of the Krampus figure in folklore, but it is believed that like Santa, Krampus predates Christianity, stemming from Norse and Alpine traditions and Germanic paganism. Like many legendary characters, including St. Nicholas himself, Krampus’ image has evolved over time and throughout regions, but Krampus represented a balance of light and dark, providing harmony between good and evil.

On Krampus Night, or Krampusnacht, the eve of December 5th, German children took care to not attract the attention of the intimidating beast, in hopes that St. Nicholas would bring presents on Nikolaustag, December 6th.

According to National Geographic, Krampus is believed to be the son of Hel in Norse mythology (Hel, daughter of Loki and overseer of the land of the dead). His name is derived from the German word krampen, meaning claw. He shares traits with other figures in Greek mythology, such as satyrs and fauns, and has been portrayed in a salacious manner in late nineteenth-century greeting cards, lusting after buxom women.

The myth of Krampus can be found in the Alpine regions, Austria, Germany, Hungary, Slovenia, and the Czech Republic, and the legend has gained long legs, reaching across Dollarspe and around the world.

Families traditionally exchanged colourful greeting cards, called “Krampuskarten”, since the 1800s featuring the sometimes absurd, sometimes sinister Krampus.

In the early twentieth-century, Krampus was prohibited by the Austrian Fascist government, but the tradition was revived with the fall of the government after World War II.

Traditional annual parades are still held in which young men dress as the Krampus, and race through the streets snarling and shaking chains at onlookers.

Many cities and towns, in keeping with old tradition, run a popular Krampuslauf, a sizeable gathering of revellers (mainly fortified by alcoholic schnapps) dressed in Krampus costume to chase people through the streets. More than 1200 Austrians gather in Schladming, Styria each year to dress up as Krampus, swatting passers-by with sticks and loudly ringing cowbells. Birch sticks are painted gold and displayed to remind of his arrival.

These days on “Krampusnacht”, Krampus will commonly accompany St. Nicholas to homes and businesses where St. Nicholas will give out gifts, and Krampus will hand out coal and birch stick bundles.


I found some stuff that will help bring cheer or freak out the residents of Oak Park. Il during the Christmas season like the legend of Krampus to the original A Christmas Carol movie, I plan to add this to the free E-books on the season and making Holiday crafts that I found online I am going to add it all together to make everyone at the holiday party crazy.

Because all they want to do is talk and shit and sit around with kids running around up your ass, plus they don’t want to have strong drinks like tequila “because of the kids” but tell you that while holding a glass of wine. (((SIGH)))

This little bit of information will freak the kids screwing up their minds forever:

OR you can do the video thing from YouTube for those kids with ADHD:

The Life and Times of Krampus by Andreas Ziebart which explains the whole legend https://www.youtube.com/watch?v=GlSa922DgNY

This is the link to a Christmas classic movie of the Charles Dickens novel called “A Christmas Carol” but add this with the Krampus stuff, and you will have the kids paranoid for next year! Nothing like putting a little terror in their hearts.


The Yule Log – Do You Burn it or Eat it?

In many countries, especially in Europe, it is common to light what is referred to as a Yule log at Christmas time. Cakes shaped like logs are served and called Yule cakes. The modern Christmas celebration itself is sometimes even referred to as Yule, as a traditional festival descending from a Pre-Christian midwinter Germanic or Nordic countries connected to the celebration of the Wild Hunt, the god Odin, and the pagan Anglo-Saxon Mōdraniht.

The word ‘Yule’ itself seems to descend from jól – found in many languages: Common Germanic, Old Norse, Icelandic, among others. References to burning a Yule log at Christmas (or Yuletide) appear in the 17th century, but the original origins are unclear. Earlier in history, the pagan Celts, Teutons, and Druids burned massive logs in winter ceremonies in celebration of the sun.

When Christianity emerged in Europe, the Yule log remained popular. In order to justify this ancient pagan ritual, Church officials gave it a new significance – that of the light that came from Heaven when Christ was born.

The huge block, or log, of wood would be burned at one end for a duration of 12 days — The Twelve Days of Christmas, also known as Twelvetide— a festive Christian celebration of the Nativity of Jesus. Much feasting and merrymaking was had, similar to ancient practices.

The Yule log would burn 12 days. ( vitaliy_melnik /Adobe Stock)

The wood wouldn’t be burned completely, but taken off the fire with the intent to burn the same block the next year, and so on. During the rest of the year, the charred wood log would bring good fortune to the household. It was believed to ward off toothache, lightning, fire, mildew, and other misfortunes.

Top Image: Find out why mistletoe, holly and wreaths are popular Christmas symbols. Source: allasimacheva /Adobe Stock


Ver el vídeo: Peter revisa los orificios de Quagmire Padre de familia, Español latino