El cáncer existe desde los albores de los dinosaurios

El cáncer existe desde los albores de los dinosaurios

Un hueso de pierna fosilizado de 240 millones de años ha proporcionado evidencia de lo que podría ser uno de los primeros casos conocidos de cáncer que se hayan encontrado.

Los científicos en Alemania detectaron un tumor altamente maligno en el hueso fosilizado de la pierna de una tortuga de tallo, que vivió durante el Período Triásico, cuando surgieron muchas especies nuevas en la Tierra, incluidos los primeros dinosaurios y los primeros mamíferos primitivos.

La desafortunada víctima de este raro cáncer de huesos antiguo fue Pappochelys rosinae, un ancestro extinto sin caparazón de las tortugas modernas. El único conocido Pappochelys Los fósiles que se han encontrado hasta ahora surgieron en una cantera ubicada en el suroeste de Alemania y se dieron a conocer al mundo en 2015. Si bien los investigadores celebraron el hallazgo por ayudar a completar la línea de tiempo evolutiva de la tortuga moderna, Ciencia ABC informó, uno de sus descubridores notó algo intrigante: un crecimiento desigual a lo largo de un fémur izquierdo, o hueso del muslo.

Cuando un equipo de paleontólogos y médicos en Alemania analizó el fósil con una micro tomografía computarizada, concluyeron que se trataba de un tumor óseo altamente maligno conocido como osteosarcoma perióstico.

No solo eso, el tumor en esta tortuga de tallo prehistórica se veía "casi exactamente como el osteosarcoma en humanos", como dijo el coautor Patrick Asbach, médico y radiólogo de la Universidad de Medicina Charité de Berlín. National Geographic.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, el osteosarcoma en humanos es el tipo más común de cáncer que comienza en los huesos. No es un cáncer común, pero cada año se diagnostican entre 800 y 900 casos nuevos en los Estados Unidos, principalmente entre niños y adultos jóvenes. El osteosarcoma con mayor frecuencia hace metástasis a los pulmones, pero también se puede diseminar al cerebro, órganos u otros huesos.

Los científicos utilizan la paleopatología, el estudio de enfermedades antiguas tanto en humanos como en animales, para comprender cómo las enfermedades han cambiado con el tiempo en respuesta a la evolución de patógenos y sistemas inmunológicos, así como a las condiciones ambientales. Pero los casos de cáncer, en particular, son excepcionalmente raros en el registro fósil, como señalan Asbach y sus coautores en el nuevo estudio, publicado en línea en Oncología JAMA. Los cánceres tienden a atacar los tejidos blandos, que generalmente no se conservan a lo largo de los siglos.

El primer caso conocido de cáncer humano también fue el osteosarcoma, que se encuentra en el fósil de 1,7 millones de años de un antepasado humano temprano en la cueva Swartkrans en Sudáfrica. Los científicos han encontrado varios otros cánceres extremadamente antiguos en peces y anfibios fosilizados, pero el nuevo hallazgo representa el ejemplo más antiguo conocido de este tipo de cáncer en un amniote, un grupo que incluye mamíferos, aves y reptiles.

"Es casi obvio que los animales antiguos tendrían cáncer, pero es muy raro que encontremos evidencia de ello", dijo la coautora del estudio, Yara Haridy, paleontóloga del Museum für Naturkunde de Berlín. Noticias de ciencia.

A pesar de esta rareza, dice, el descubrimiento de un tumor en un animal de la era del Triásico sugiere que el cáncer es "una vulnerabilidad a la mutación profundamente arraigada en nuestro ADN".


El amanecer de los dinosaurios desencadenado por un evento de extinción masiva recientemente descubierto

Una escena de la vida de hace 232 millones de años, durante el Episodio Pluvial de Carnian después del cual los dinosaurios tomaron el control. Un gran rauisuquio acecha al fondo, mientras que dos especies de dinosaurios se encuentran en primer plano. Crédito: Davide Bonadonna

Enormes erupciones volcánicas hace 233 millones de años bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera. Esta serie de violentas explosiones, en lo que ahora conocemos como la costa oeste de Canadá, provocó un calentamiento global masivo. Nuestra nueva investigación ha revelado que este fue un evento de extinción masiva que cambió el planeta y que mató a muchos de los tetrápodos dominantes y anunció el amanecer de los dinosaurios.

La extinción masiva más conocida ocurrió al final del período Cretácico, hace 66 millones de años. Fue entonces cuando los dinosaurios, pterosaurios, reptiles marinos y amonitas se extinguieron. Este evento fue causado principalmente por el impacto de un asteroide gigante que apagó la luz del sol y causó oscuridad y congelación, seguido de otras perturbaciones masivas de los océanos y la atmósfera.

Los geólogos y paleontólogos están de acuerdo en una lista de cinco de estos eventos, de los cuales la extinción masiva del Cretácico final fue la última. Entonces, nuestro nuevo descubrimiento de una extinción masiva previamente desconocida podría parecer inesperado. Y, sin embargo, este evento, denominado Episodio Pluvial de Carnian (CPE), parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante. Los ecosistemas terrestres y marinos cambiaron profundamente a medida que el planeta se calentaba y se secaba.

Enormes erupciones volcánicas cambiaron la vida en la Tierra hace 233 millones de años.

En tierra, esto provocó cambios profundos en plantas y herbívoros. A su vez, con el declive de los tetrápodos herbívoros dominantes, como los rynchosaurios y los dicinodontos, los dinosaurios tuvieron su oportunidad.

Los dinosaurios se habían originado unos 15 millones de años antes y nuestro nuevo estudio muestra que, como resultado del CPE, se expandieron rápidamente en los siguientes 10 millones a 15 millones de años y se convirtieron en la especie dominante en los ecosistemas terrestres. El CPE desencadenó la "edad de los dinosaurios" que duró 165 millones de años más.

No fueron solo los dinosaurios a los que se les dio un punto de apoyo. Muchos grupos de tetrápodos modernos, como tortugas, lagartos, cocodrilos y mamíferos, se remontan a esta época de revolución recién descubierta.

Siguiendo las pistas

Este evento se notó por primera vez de forma independiente en la década de 1980. Pero se pensó que estaba restringido a Europa. En primer lugar, los geólogos de Alemania, Suiza e Italia reconocieron un cambio importante entre las faunas marinas hace unos 232 millones de años, denominado evento de Rheingraben.

Luego, en 1986, reconocí esto de forma independiente como un volumen de negocios a escala global entre tetrápodos y amonitas. Pero en ese momento, la datación por edades era mucho más débil que ahora y era imposible estar seguro de si ambos eran el mismo evento.

Las piezas del rompecabezas comenzaron a encajar en su lugar cuando los geólogos Mike Simms y Alastair Ruffell reconocieron un episodio de aproximadamente 1 millón de años de climas húmedos en todo el Reino Unido y partes de Europa. Luego, el geólogo Jacopo dal Corso detectó una coincidencia en el momento del CPE con el pico de erupciones de los basaltos de Wrangellia.

Wrangellia es un término que los geólogos le dan a una placa tectónica estrecha que está unida a la costa oeste del continente norteamericano, al norte de Vancouver y Seattle.

Mapa que muestra la distribución de los basaltos de inundación de Wrangellia en Alaska, Yukon y Columbia Británica. Crédito: Universidad de Columbia Británica (EOAS)

Finalmente, en una revisión de la evidencia de rocas del Triásico, se detectó la firma del CPE, no solo en Europa, sino también en América del Sur, América del Norte, Australia y Asia. Esto estuvo lejos de ser un evento exclusivo de Europa. Fue global.

Erupciones volcánicas

Las erupciones masivas de Wrangellia bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera, lo que provocó el calentamiento global y un aumento de las precipitaciones en todo el mundo. Hubo hasta cinco pulsos de erupciones asociadas con picos de calentamiento de hace 233 millones de años. Las erupciones provocaron lluvia ácida a medida que los gases volcánicos se mezclaban con el agua de lluvia para bañar la Tierra en ácido diluido. Los océanos poco profundos también se acidificaron.

El fuerte calentamiento expulsó a las plantas y los animales de los trópicos y la lluvia ácida mató las plantas en la tierra, mientras que la acidificación del océano atacó a todos los organismos marinos con esqueletos de carbonato. Esto eliminó las superficies de los océanos y la tierra. Es posible que la vida haya comenzado a recuperarse, pero cuando cesaron las erupciones, las temperaturas se mantuvieron altas mientras cesaron las lluvias tropicales. Esto es lo que provocó el posterior secado de la tierra en la que florecieron los dinosaurios.

Lo más extraordinario fue el refundido de la fábrica de carbonato marino. Este es el mecanismo global por el cual el carbonato de calcio forma grandes espesores de calizas y proporciona material para que organismos como corales y moluscos construyan sus conchas. El CPE marcó el comienzo de los arrecifes de coral modernos, así como de muchos de los grupos modernos de plancton, lo que sugiere profundos cambios en la química del océano.

Resumen de los principales eventos de extinción a lo largo del tiempo, destacando el nuevo episodio pluvial de Carnian hace 233 millones de años. Crédito: D. Bonadonna / MUSE, Trento

Antes de la ECP, la principal fuente de carbonato en los océanos provenía de ecosistemas microbianos, como montículos de lodo dominados por piedra caliza, en las plataformas continentales. Pero después del CPE, fue impulsado por los arrecifes de coral y el plancton, donde aparecieron y florecieron nuevos grupos de microorganismos, como los dinoflagelados. Este profundo cambio en los ciclos químicos fundamentales de los océanos marcó el comienzo de los ecosistemas marinos modernos.

Y habrá lecciones importantes sobre cómo ayudamos a nuestro planeta a recuperarse del cambio climático. Los geólogos deben investigar los detalles de la actividad volcánica de Wrangellia y comprender cómo estas repetidas erupciones impulsaron el clima y cambiaron los ecosistemas de la Tierra. Ha habido una serie de extinciones masivas inducidas volcánicamente en la historia de la Tierra y las perturbaciones físicas, como el calentamiento global, la lluvia ácida y la acidificación de los océanos, se encuentran entre los desafíos que vemos hoy.

Los paleontólogos deberán trabajar más de cerca con los datos de los registros fósiles marinos y continentales. Esto nos ayudará a comprender cómo se desarrolló la crisis en términos de pérdida de biodiversidad, pero también a explorar cómo se recuperó el planeta.

Escrito por Michael J. Benton, profesor de paleontología de vertebrados, Universidad de Bristol.


Los orígenes del microaprendizaje

Como el meteorito que mató a los dinosaurios, la fría lluvia británica y esa canción desquiciada de Gangnam Style de hace unos años, el microaprendizaje parecía surgir de la nada. Sin embargo, el concepto había estado burbujeando bajo tierra durante bastante tiempo ...

El primer uso publicado del término microaprendizaje se remonta a 1963 en un libro titulado "La economía de los recursos humanos", de Héctor Correa (¡suena como una lectura fascinante a la hora de dormir!).

El microaprendizaje comenzó su viaje hacia el estrellato del aprendizaje electrónico con el uso doméstico de Internet a mediados de la década de 1990. Internet revolucionó la forma en que el mundo podía aprender. De repente, podíamos transmitir nuestras lecciones en línea o cargar módulos de aprendizaje en el espacio de una tarde.

A pesar de que Internet hace que sea mucho más fácil compartir la capacitación, los primeros años del aprendizaje en línea fueron el equivalente a esperar en una cola en el parque temático. usted deberían divirtiéndose mucho, pero en cambio, está atrapado con una experiencia larga, lenta y aburrida.

eLearning abrió la puerta al microaprendizaje. Pero lo que vino después lo sacó de las bisagras & # 8230

Smartphones y aplicaciones de aprendizaje

Las aplicaciones de aprendizaje están diseñadas pensando en el microaprendiz. Esto se debe principalmente a que se descargan en teléfonos inteligentes, por lo que las personas a menudo aprenderán sobre la marcha. ¿Tienes cinco minutos libres en el tren? ¡Aprendamos algo de física! ¿Quieres ejercitar tu mente en el gimnasio con un poco de español? ¡No hay problema!

El primer teléfono inteligente se lanzó en 1994 y tenía 10 aplicaciones integradas. Esto incluyó una calculadora, una libreta de direcciones, un bloc de notas, un bloc de dibujo y más. Con el nacimiento del teléfono inteligente, las oportunidades de aprendizaje se multiplicarían y más.

Con acceso a Internet disponible en todo momento en nuestro bolsillo (3G), los estudiantes fueron recibidos en un mundo de conocimiento con solo unos pocos toques. La tienda App Store ayudó a promover esto con un número cada vez mayor de aplicaciones educativas. Los diseñadores instruccionales y los creadores de aplicaciones no tardaron mucho en adaptar el contenido de aprendizaje a la experiencia móvil mediante la creación de experiencias de aprendizaje más breves y de mayor impacto.

Si tuvieras que elegir una sola fecha en la que el microaprendizaje comenzara a despegar, sería el 29 de junio de 2007, cuando se lanzó el primer iPhone. Aquí es donde el microaprendizaje realmente se disparó. Las aplicaciones de aprendizaje se convirtieron en un elemento básico del aprendizaje en línea en todo el mundo.

En 2018, Apple anunció que había más de 200.000 aplicaciones educativas en iStore. Casi ninguno de estos son conferencias prolongadas o unidades de capacitación interminables. La mayoría de estas aplicaciones enseñan en microunidades. Las aplicaciones de aprendizaje populares incluyen Duolingo, Khan Academy y la aplicación de YouTube.


Comentarios

Ok, es posible que no hayas escuchado esto , pero es algo que escucho ocasionalmente cuando la gente menciona a los humanos y nuestra historia. Dirán que los dinosaurios vivieron más tiempo / tuvieron más éxito. Bueno, por supuesto, algunas especies evolucionaron más lentamente que otras, pero ¿cómo define eso el éxito? Las especies de dinosaurios también evolucionaron. Antes de que nos gustara definirnos como humanos, todavía estábamos aquí como algún tipo de especie de simio, y antes de eso, como algún otro mamífero. Nuestra línea evolutiva ha existido desde los albores de la vida en la Tierra, lo que nos convierte, junto con todos los demás animales que aún viven actualmente, en los grupos más duraderos en la historia de la Tierra. Puede que hayamos evolucionado mucho en ese tiempo, pero hemos estado aquí desde el principio.

Dinosaurio es un término utilizado para describir una amplia gama de reptiles diferentes. Sería como decir que "los reptiles duran más que los humanos". No se puede comparar un grupo amplio con una especie específica y luego usarlo como evidencia de que el grupo más amplio estará presente por más tiempo o tendrá más éxito. Simplemente coloque a los humanos en un grupo más amplio de animales, y de repente, hemos estado más tiempo. Los dinosaurios eran un grupo de reptiles particularmente grande (en muchos casos) que existió en un momento específico. Pero solo porque nos hemos definido a nosotros mismos de manera más específica y, como tal, nuestra línea evolutiva puede haber parecido evolucionar más rápido, no significa que hayamos existido por menos tiempo, solo significa que en algún momento, a la gente le gusta poner un sello en cuando nos convertimos en "humanos" alrededor, digamos, hace un millón de años (a pesar de que la evolución es un proceso tan gradual, y tratar de poner una fecha en la que nos convertimos en humanos es imposible y sin sentido). Pero estuvimos presentes durante miles de millones de años antes de eso, evolucionando y adaptándonos gradualmente. Simplemente nos definimos a nosotros mismos de manera más específica y a los dinosaurios de manera más amplia. Hemos logrado sobrevivir a todo lo que la Tierra nos ha arrojado, ¡incluido lo que sea que mató a los dinosaurios! A veces no me gusta todo el pesimismo.

Ok, es posible que no hayas escuchado esto , pero es algo que escucho ocasionalmente cuando la gente menciona a los humanos y nuestra historia. Dirán que los dinosaurios vivieron más tiempo / tuvieron más éxito. Bueno, por supuesto, algunas especies evolucionaron más lentamente que otras, pero ¿cómo define eso el éxito? Las especies de dinosaurios también evolucionaron. Antes de que nos gustara definirnos como humanos, todavía estábamos aquí como algún tipo de especie de simio, y antes de eso, como algún otro mamífero. Nuestra línea evolutiva ha existido desde los albores de la vida en la Tierra, lo que nos convierte, junto con todos los demás animales que aún viven en la actualidad, en los grupos de mayor duración en la historia de la Tierra. Puede que hayamos evolucionado mucho en ese tiempo, pero hemos estado aquí desde el principio.

Dinosaurio es un término utilizado para describir una amplia gama de reptiles diferentes. Sería como decir que "los reptiles duran más que los humanos". No se puede comparar un grupo amplio con una especie específica y luego usarlo como evidencia de que el grupo más amplio estará presente por más tiempo o tendrá más éxito. Simplemente coloque a los humanos en un grupo más amplio de animales, y de repente, hemos estado más tiempo. Los dinosaurios eran un grupo de reptiles particularmente grande (en muchos casos) que existió en un momento específico. Pero solo porque nos hemos definido más específicamente y como tal, nuestra línea evolutiva puede haber parecido evolucionar más rápido, no significa que hayamos existido por menos tiempo, solo significa que en algún momento, a la gente le gusta poner un sello en cuando nos convertimos en "humanos" alrededor, digamos, hace un millón de años (a pesar de que la evolución es un proceso tan gradual, y tratar de poner una fecha en la que nos convertimos en humanos es imposible y sin sentido). Pero estuvimos presentes durante miles de millones de años antes de eso, evolucionando y adaptándonos gradualmente. Simplemente nos definimos a nosotros mismos de manera más específica y a los dinosaurios de manera más amplia. Hemos logrado sobrevivir a todo lo que la Tierra nos ha arrojado, ¡incluido lo que sea que mató a los dinosaurios! A veces no me gusta todo el pesimismo.

Los dinosaurios todavía están con nosotros, ¿no es así? ¿No son los pájaros y los lagartos dinosaurios?

Seguramente, según su definición, todas las criaturas vivientes en esta tierra son tan antiguas como las demás, ya que todos venimos de la misma sopa primordial.

No puedo decir lo mismo de la hierba, ¿de dónde vino eso? La hierba no estaba cuando estaban los dinosaurios, pero podría discutir conmigo mismo y decir que las raíces (juego de palabras) de la hierba ya estaban allí y que evolucionó a partir de otras cosas verdes, probablemente colas de yegua, maldita sea, odio las colas de yegua, ¿cómo? diablos los erradicaras de tu jardín.


Los 30 animales más antiguos de la tierra

La Tierra, a lo largo de sus 4.500 millones de años de historia, ha pasado por cinco grandes extinciones. Es probable que haya aprendido de al menos uno: La extinción de los crustáceos, el quinto y más reciente (relativamente hablando) evento, que acabó con más de la mitad de la vida en la tierra, incluidos los dinosaurios. Y, sin embargo, a pesar de tal tumulto biológico, algunas especies han demostrado ser particularmente hábiles para resistir cualquier cosa que el mundo arroje, no solo la Extinción Crustácea (hace 65 millones de años), sino la Extinción Triásica (210 millones) y la Extinción Pérmica (250 millones). también.

Así es, hay criaturas en la Tierra que hacen que la existencia de los seres humanos (44.000 años) sea poco más que una señal comparativa en la línea de tiempo de la historia eucariota del planeta. De hecho, los paleontólogos y geólogos han llegado tan lejos al acuñar el término "fósiles vivientes", que encaja en su precisión puntiaguda: como los fósiles, estaban aquí mucho antes que nosotros, y estarán aquí mucho después de que nos vayamos también. Y para conocer más datos fascinantes del reino animal, no se pierda los 23 animales más pequeños del planeta.

Los científicos de Nature Convervancy estiman que la elegante grulla gris se remonta a la existencia de tantos 10 millones de años atrás. Para poner eso en perspectiva, se cree que la mayoría de las especies de aves actuales solo han existido durante aproximadamente 1,8 millones de años. Estas aves que frecuentan el agua dulce son uno de los relativamente pocos tipos de animales que se aparean de por vida, después de realizar una elaborada danza de apareamiento completa con saltos y movimientos de cabeza.

Imagen a través de Wikimedia Commons

Cuente los terribles recuerdos de la infancia de su madre untándose mantequilla de maní, mayonesa o alguna otra sustancia pegajosa por todo el cabello en un intento desesperado por deshacerse de esas molestas liendres. Aparentemente, la raza humana ha estado plagada de piojos desde que tenemos memoria, los científicos del Museo de Historia Natural de Florida estiman que los insectos parásitos sin alas han existido, de una forma u otra, por 20 millones de años. Y para conocer más curiosidades sobre animales intrigantes, no se pierda estos 50 datos asombrosos sobre animales.

Alternativamente conocido como la rana pignose, este anfibio corpulento es bastante único, y no solo por su forma redondeada y su extraño tono malva. Se estima que la rana morada subterránea, que fue desenterrada por primera vez en India en 2003, evolucionó al menos 50 millones de años antes que cualquier otra rana del país.

Pariente lejano del ornitorrinco, el equidna espinoso pero adorable es otro nativo australiano que es uno de los pocos mamíferos que pone huevos. (Otro hecho que hace que estos tipos sean adorables: los equidnas bebés se llaman "puggles". ese, cachorros y gatitos.) Se cree que los equidnas han existido durante 50 millones de años, y fueron nombrados en honor a Echidna, una figura mitológica griega conocida como la "madre de los monstruos". Si ese título no te convenció, no, esta versión del mito griego, una mujer serpentina nefasta, no es tan linda como el animal real.

Un carnívoro inteligente, el cocodrilo tiene muchas adaptaciones que lo han equipado para durar en la Tierra durante 55 millones de años, incluida una válvula que permite al reptil abrir sus mandíbulas bajo el agua, lo mejor para comer presas. Y sí, el cocodrilo es diferente del caimán: los cocodrilos tienen un hocico más ancho y viven en ambientes de agua dulce, mientras que los cocodrilos tienen hocicos en forma de U y viven en agua salada. Y para averiguar en qué estado se encuentra el único lugar donde coexisten cocodrilos y caimanes, no se pierda el dato más loco sobre todos los estados de EE. UU.

A pesar de la "vaca", no sugeriríamos intentar ordeñar a este tipo. A veces también llamados tiburones de seis agallas (la mayoría de los tiburones solo tienen cinco agallas, por lo que es una anomalía digna de atributo), estos animales se encuentran entre los tiburones más primitivos del océano, se cree que son al menos 60 millones de años viejo. No se sabe mucho acerca de estas criaturas, ya que por lo general prefieren esconderse mucho más profundo en el océano de lo que la mayoría de los buceadores quieren aventurarse.

A diferencia de sus pares que navegan por el océano, este espécimen terriblemente gigantesco vive solo en agua dulce, y hace una aparición ocasional en los ríos de Tailandia, Nueva Guinea y Australia. Se cree que estos rayos, que pueden llegar a pesar más de 1.300 libras, son al menos 60 millones de años, pero según lo informado por National Geographic, se conoce poca información concreta sobre ellos.

Los volantes y volantes de este tiburón no son tan bonitos como parece. La parte "con volantes" de su nombre se refiere en realidad a sus branquias, cada una de las cuales está teñida con una "franja" de color rojo brillante. Con 300 dientes en forma de tridente, estos tiburones con forma de serpiente son poco menos que aterradores, y han estado deslizándose a través de las profundidades del océano durante al menos 95 millones de años.

Se cree que los primeros antepasados ​​de las abejas actuales comenzaron a zumbar casi 100 millones de años atrás. Hoy en día, hay más de 16.000 especies de abejas y los científicos no pueden ponerse de acuerdo sobre cuál de ellas llegó primero. Según la Asociación de Mejoramiento de Abejas y Criadores de Abejas, las abejas de hoy, específicamente, evolucionaron a partir de una forma primitiva de avispa cazadora que decidió hacer el cambio dietético de comer otros insectos a comer néctar.

Shutterstock

El ornitorrinco, una extraña criatura con pico de pato, patas palmeadas, que pone huevos, es uno de los animales más curiosos del mundo, es uno de los mamíferos raros que pone huevos en lugar de dar a luz crías vivas. Se cree que los ornitorrincos (el término plural técnicamente correcto, por cierto) son 110 millones de años viejos, convirtiéndolos fácilmente en los mamíferos más antiguos de Australia.

Shutterstock

Al igual que su prima cercana, la tortuga, las tortugas marinas verdes probablemente han existido desde la era de los dinosaurios, o alrededor de 110 millones de años. Prefiriendo vagar en aguas más cálidas, las tortugas marinas pasan la mayor parte de su tiempo en el océano, como era de esperar, pero las hembras siempre ponen sus huevos en tierra. Una vez que las tortugas bebé nacen, se arrastran de regreso hacia el océano, comenzando el ciclo de nuevo.

Imagen a través de Wikimedia Commons

Dilo tres veces rápido. Cuando un biólogo evolutivo descubrió esta variación de hormiga en la selva amazónica en 2008, postuló que se trataba de uno de los primeros descendientes de las primeras hormigas del mundo, lo que hace que la especie sea casi 120 millones de años viejo. El biólogo los llamó Martialis huereka, o "hormigas de Marte", en homenaje a su extraño conjunto de características (que viven en el suelo, ciegas y mandíbulas grandes) que no se replican en ninguna otra hormiga.

Es cierto que los tiburones dan miedo, pero ¿qué pasa con un tiburón que puede sacar la mandíbula pulgadas de su boca para obtener el borde adicional y agarrar a su presa? Tenemos que decir que el tiburón duende podría estar en una liga de espantoso por sí solo. Tiburones duende, que provienen de la era prehistórica, sobre 125 millones de años Hace, fueron descubiertos por primera vez en la costa de Japón. El tiburón recibió su nombre por el parecido de su largo hocico con criaturas míticas parecidas a demonios del folclore japonés, que se traduce como "tiburón duende" o, en ocasiones, "tiburón elfo" en inglés. Y si te encuentras cara a cara con uno de estos tipos, los expertos dicen que esto es lo que debes hacer si te ataca un tiburón.

Solo puedes encontrar estos reptiles parecidos a lagartos deambulando por las islas de Nueva Zelanda, y por ningún otro lugar, tal como lo han estado haciendo durante 200 millones de años. La mayor amenaza para el tuátara son las especies de ratas invasoras que han arrasado las islas, comiendo huevos y crías de tuátara. Aunque posee una vida útil promedio increíble de 60 años, el tuátara se considera en peligro de extinción, y lo ha estado desde el siglo XIX, principalmente debido a la depredación de ratas.

Ya sabes lo que dicen: lento y constante gana la carrera, de la vida, aparentemente. Si bien hay múltiples variaciones en la estatura y las rayas, desde la tortuga gigante de Galápagos hasta la tortuga radiada en peligro crítico de extinción, la estructura básica de estos reptiles que deambulan y se relajan no se ha desviado mucho de cómo se veían sus antepasados. 200 millones de años atrás. Y para obtener más información sobre cómo una especie de tortuga fue rescatada de estar al borde de la eliminación total, consulte las 15 especies de animales salvados milagrosamente de la extinción.

Un pez largo que potencialmente puede llegar a pesar hasta 1,000 libras, el esturión emite un poco de apariencia severa con sus barbillas que se asemejan a bigotes, que usa para sentir y oler su comida. Considerados como "dinosaurios vivientes", estos peces se han mantenido relativamente sin cambios desde que nadaron por primera vez en la escena más de 200 millones de años antes, pero debido a la sobrepesca, los esturiones ahora están en peligro de extinción.

Imagen a través de Wikimedia Commons

Si bien su nombre puede ser un poco engañoso, estas criaturas son 100 por ciento crustáceos; sus largas colas bifurcadas las hacen Mira como renacuajos anfibios! Se cree que al menos 220 millones de años Los camarones renacuajos viejos claramente han existido durante tanto tiempo debido a su increíble resistencia. Comienzan su vida en piscinas poco profundas, pero cuando las piscinas se secan, incluso si solo ha sido cuestión de 2 o 3 semanas, los camarones ya han madurado y puesto su siguiente lote de huevos, que pueden pasar años sin eclosionar.

Se rumorea que ha estado nadando mientras los dinosaurios aún estaban evolucionando, 250 millones de años Hace, se cree que el camarón de herradura es la especie de camarón más antigua que existe. Estos diminutos crustáceos, que solo llegan a medir unos 4 milímetros de largo, casi parecen modelos en miniatura del cangrejo herradura.

Las cucarachas se han escabullido por la tierra desde que existían los dinosaurios, 250 millones de años hace, lo que demuestra la creencia de que las cucarachas realmente, De Verdad nunca muere. ¿Las buenas noticias? Son magnitudes menos aterradoras en estos días que en la era Mesozoica, donde se cree que pudieron volar durante largos períodos de tiempo.

Poseyendo una boca objetivamente aterradora, con una capa tras otra de dientes afilados y puntiagudos, combinados con un par de ojos azules incongruentemente hermosos, la lamprea parecida a una anguila es una criatura que induce escalofríos. Se cree que estas criaturas carnívoras y chupadoras de sangre se han estado deslizando por el océano durante más de 360 millones de años. Y para tener pesadillas directamente de los siete mares, aprenda las 20 extrañas criaturas marinas que parecen no ser reales.

Durante siglos, los paleontólogos creyeron que el celacanto, un pez con aletas lobulares con vínculos genéticos asombrosamente estrechos con los humanos, era una especie extinta que había "desaparecido" hace 66 millones de años con los dinosaurios. Sin embargo, en 1938 se identificó un celacanto vivo en un muelle en Sudáfrica, y el 400 millones de años El pescado ha vuelto a estar en la lista de las especies más antiguas desde entonces.

Imagen vía Instagram / @ sammytripsfishing

El tiburón elefante, o C. milii, en realidad no es un tiburón, sino un miembro del grupo conocido como pez rata que se separó de los tiburones casi 400 millones de años atrás. Hoy en día, el genoma del tiburón elefante es el más cercano al del primer vertebrado con mandíbula, y si miras la apariencia externa de este pez rata, no es difícil ver cómo apenas ha evolucionado en sus 400 millones de años.

Cualquiera que haya crecido cerca de un cuerpo de agua reconocerá inmediatamente al cangrejo herradura. A 450 millones de años De edad, este artrópodo es más antiguo que cualquier dinosaurio, por lo que no sorprende que los científicos lo consideren un fósil viviente. Y para saber en qué estado se acostumbra ver a estas criaturas engendrar cada verano, no se pierda La tradición veraniega más extraña de todos los estados.

Estos marinos gelatinosos existen desde hace más 500 millones de años—Todo sin cerebro, huesos ni corazón. Y aunque una determinada comedia de situación puede haber popularizado la solución de "hacer pipí", en caso de que te pique una de estas reliquias, según Hakai revista, no debe reaccionar inmediatamente como tal. Dado que la composición química de la orina de todos varía, dependiendo de factores como el nivel de hidratación de la persona, lo mejor que puede hacer orinar sobre una picadura es simplemente tener un efecto neutralizante. Y para más sustos de las profundidades, 30 razones por las que el océano es más aterrador que el espacio.

Imagen a través de Wikimedia Commons

Otra especie, como el cangrejo herradura, que puede reclamar el título de "fósil viviente", el nautilus es un cefalópodo, lo que significa que carece de columna vertebral pero tiene tentáculos. Permaneciendo relativamente sin cambios por más 500 millones de años, estas criaturas son conocidas por sus caparazones enrollados, que en realidad inspiraron al inventor de uno de los primeros submarinos en acuñar su entonces nuevo invento "Nautilus", un nombre de embarcación que fue popularizado por Jules Verne. Veinte mil leguas de viaje submarino.

Imagen a través de Wikimedia Commons

Reputado de ser al menos 500 millones de años Los gusanos viejos de terciopelo se caracterizan, como su nombre lo indica, por su exterior aterciopelado e impermeable. Este pariente cercano de los tardígrados (más conocidos como osos de agua) se alimenta de invertebrados más pequeños, emitiendo un limo pegajoso para atrapar a su presa.

No te culparíamos si confundieras un braquiópodo con una almeja; definitivamente, el parecido está ahí. Pero la verdad es que estos 500 millones de años Los animales marinos son distintivamente únicos. Esto se debe en parte a su estructura interna que se parece notablemente a un pie, pero se usa para alimentarse y respirar en lugar de para moverse.

Algunos afirman que estos animales simples y sin pretensiones (que sí, similares a la esponja de su cocina, tienen exteriores porosos que absorben agua para filtrar la alimentación), fueron en realidad los primeros animales en la Tierra. Si bien esa afirmación puede ser un poco difícil de corroborar, las esponjas marinas son al menos 500 millones de años antiguo, e incluso hay pruebas, publicado en Reseñas de investigaciones sobre el envejecimiento, que un solo miembro de la familia de las esponjas vivió más de 11.000 años.

Shutterstock

No debe confundirse con sus primos, las medusas, ctenophora (coloquialmente: jaleas de peine) son otra variación de la criatura marina que se cree que proviene de los albores de los tiempos, de hecho, algunos científicos estiman que han estado vagando por los siete mares por una friolera 525 millones de años. ¿La diferencia más importante? Las medusas de peine no tienen tentáculos urticantes. Usan sus "peines", o pelos diminutos que suben y bajan por las bandas de color iridiscente que raya sus cuerpos transparentes y gelatinosos, para ayudarlos a flotar en la superficie del océano.

Si bien la mayoría de estos pequeños muchachos no son particularmente lindos y tiernos, las cianobacterias podrían ser las menos adorables de todas. These photosynthesizing, unicellular organisms are thought by some scientists to be at least 3.5 billion years viejo.

To discover more amazing secrets about living your best life, click here to sign up for our FREE daily newsletter!


Scientists unearth the ‘godfather’ of T-rex — the oldest relative of meat-eating dinosaurs

SANTA MARIA, Brazil — The so-called “Godfather” of the feared Tyrannosaurus rex, which lived 230 million years ago and is the oldest relative of meat-eating dinosaurs, has been unearthed in Brazil.

Erythrovenator jacuiensis preying on a mammalian forerunner in a Triassic landscape from Brazil.

Named Erythrovenator jacuiensis, it was about six and a half feet long with razor sharp teeth and claws. Researchers say the bizarre looking beast was also covered in bristles. It is the most primitive of its kind ever discovered.

“It is one of the first theropods,” notes palaeontologist Dr. Rodrigo Muller, of the Federal University of Santa Maria, Brazil, in a statement. “This is the lineage of scary and carnivorous dinosaurs, like Tyrannosaurus and Velociraptor of ‘Jurassic Park’ fame. But Erythrovenator was around almost 150 million years before them. It comes from the dawn of the dinosaur age.”

The discovery sheds fresh light on the evolution of the most frightening land predators that ever lived. Theropod fossils from the late Triassic are extremely rare.

“Despite the small size, the animal was an apex predator. It was a fast and vicious hunter with strong leg muscles,” says Muller. “The animal had sharp and blade-like teeth, like other early theropods. We believe its skin had feather-like structures.”

How did Erythovenator compare to the T-rex?

An analysis of the bones showed Erythrovenator was a miniature T-rex. It also shared traits with Velociraptor and Spinosaurus – the main monster in Jurassic Park III. “You could say it is ‘The Godfather of T-rex,'” says Muller.

The ‘Godfather’ of T. rex who lived 230 million years ago and is the oldest relative of meat eating dinosaurs has been unearthed in Brazil.

The Tyrannosaurus rex weighed up to eight tons and reached 40-feet long – about the size of a school bus – from its snout to the tip of its powerful tail. Erythovenator is believed to have ripped lizards and primitive mammals to shreds. It would also have eaten insects.

The fragmented remains, including a thigh bone, which is the longest and strongest in the body, were dug up at a farm in Brazil’s southernmost state, Rio Grande do Sul. Its full name Erythrovenator jacuiensis means “red hunter from the Jacui” after the color of the fossil and a nearby river.

“We discovered this site through satellite images in 2014. The rock strata is exposed in the surroundings of a lake,” says Muller. “I have since led several expeditions there. The access is not so hard, we can reach the outcrop with our 4ࡪ pickup truck on dry days.”

More exciting prehistoric discoveries

The layer of sediment contains a treasure trove of unique fossils. It is a graveyard of animals from the distant past that were previously all unknown.

“Therefore, Erythrovenator probably comes from a poorly explored horizon, which yields some of the oldest dinosaurs,” explains Muller. “In addition to this dinosaur, the ‘Niemeyer Site’ yielded several mammalian related animals. Erythrovenator would have preyed on these forerunners.”

Known as cynodonts, they included a wolf-like fanged plant-eater called Siriusgnathus, and the smaller, possum-sized insectivore Agudotherium.

Niemeyer site where Erythrovenator was discovered.

Earth’s land mass was one supercontinent scientists call Pangaea. Dinosaurs were rare components of the land ecosystems. They went on to rule the Earth during the Jurassic and Cretaceous – 201 to 66 million years ago. “But during their origin and early radiation, dinosaurs were ‘humble’ animals in a world dominated by other ancient reptiles that became extinct at the end of the Triassic,” says Muller. “A ‘genealogical’ investigation suggests Erythrovenator is one of the most primitive theropods. Early members are carnivorous animals. Hence, the new dinosaur is a meat eater. It helps us understand how the group evolved.”

No enemies?

Erythrovenator, described in the Journal of South American Earth Sciences, may not have had any predators itself.

“So far, the only evidence from the site of an animal that may have eaten Erythrovenator is an isolated large tooth. It probably belongs to a big, primitive crocodile,” suggests Muller.

He adds “This layer provides a window into how dinosaurs got started age. We will continue to explore it to understand the faunal composition.”


Ea-nasir’s Copper Shop

A celebrity historical not quite like the ones we’ve seen before, Ea-nasir is famous for one thing. He was a terrible copper salesman. The only reason we know he exists is because of the tablets archaeologists found around his shop saying how dreadful he was. The city of Ur in 1750 BC is already a far under-utilised time traveller destination, so have the Doctor show up and face an evil alien threat that can only be defeated with some high-quality copper. It writes itself!


Dinosaurs in the Middle East and North Africa

In the Middle East and North Africa progress has been much slower, often hampered by lack of access, fewer research facilities and sometimes geopolitical issues, including conflict. But palaeontology is gaining traction, with an increasing number of discoveries in countries such as Egypt and Morocco in recent years.

Scientists believe fossils found in the region could be particularly important for filling in some of the final chapters of dinosaur existence, when the Earth was settling into its current land formations after the break-up of the super-continent of Pangaea, with one fossil find already upsetting the prevailing theory that Africa’s dinosaurs were isolated from the rest of the world.

The visibility, interest, and attention is growing, so new discoveries will certainly follow

Anne Schulp, palaeontologist

In 2018 a team from the Vertebrate Palaeontology Centre at Egypt’s Mansoura University published findings about a species of Titanosaurus from the late Cretaceous period, which they named the Mansourasaurus shahinae. The long-necked plant-eater was considered to be a critical piece of the puzzle because its remains suggested a similar anatomy to European dinosaurs.

Hesham Sallam, the director of the centre, said they now had several more discoveries awaiting further research and publication.

“In the Middle East we have outcrops that are full of wonderful fossils and are just waiting for us to take up,” he said. “There are so many of them.”

Dr Sallam, who has also previously worked in the area of North Dakota where the new fossil trove was discovered, said more field work in the region could also reveal details of the asteroid’s impact farther afield.

“Because the impact was global and the effect was global, of course there is evidence of what happened still in the Middle East,” he said. “We just need to have a strategy and more work to know more about it. I am sure a lot of questions can be answered.”

Dr Ibrahim, whose work has been focused on North Africa, led a team which uncovered rare bones from the skeleton of the predatory Spinosaurus in the 250kilometre-long Cretaceous formation known as the Kem Kem beds on the border of Morocco and Algeria.

Nizar Ibrahim excavating fossils in the Sahara. Nanni Fontana

He said the apparent golden age for palaeontology meant that new dinosaurs were being found at an “astonishing rate” around the world and scientists were spending more time exploring previously neglected regions, including the Middle East.

“In addition, a small but determined group of [often] young palaeontologists in countries like Egypt or Algeria has emerged and they are ready to usher in a new chapter of exploration,” Dr Ibrahim said.

The Middle East is of direct relevance to some major paleogeographical events, he added.

“Some slices of time, like the Late Cretaceous, record major evolutionary transitions and events in the history of vertebrates,” Dr Ibrahim said. “Discoveries from the Middle East and Gulf regions might provide new insights into these major events.”


4 Mediums And Seances

This one is a matter of personal belief. When someone shuffles off his mortal coil, some people believe that the soul may stay behind for a while. Whether the soul has unfinished business or simply does not recognize that he has actually died, the bereaved may decide to use the services of a medium to try to contact the dead. Even former First Lady Mary Todd Lincoln invited various mediums to the White House in an attempt to speak to her young son, Willie, who had died of typhoid fever.

One of the most famous debunkers of the spiritual world was magician Harry Houdini. Early in his career, he ran phony seances of his own. After Houdini&rsquos mother died, however, he became obsessed with trying to contact her. This led to his war against phony mediums and seances.

On his deathbed in 1926, he told his wife that he would try to contact her from beyond the grave if it were possible. Every Halloween, seances are held all over the United States in an attempt to reach him. So far, they have all been unsuccessful. Houdini remains silent. [7]

On the other side of the coin is the story of Kate and Margaret Fox. In the 1800s, they held the first seance ever written about. The two girls came up with a system of table raps to signify certain answers to questions asked of ghosts. The Foxes invited neighbors and friends to witness the seances. Most people were astounded by the validity of the responses.


Cancer Has Been Around Since the Dawn of the Dinosaurs - HISTORY

D inosaurs we've had a fascination with them for more than a century. Even before Andrew Carnegie mounted in his Pittsburgh museum the longest fossil dinosaur skeleton, the world has been hooked on these exotic creatures. Scientists, Hollywood and our own imaginations have provided us with many reasons to love dinosaurs: They're huge. They're scary. They represent a time lost to history, when the Earth was vastly different from what we see around us today. Pero esa no es toda la historia. Through their study of prehistoric life forms, paleontologists point to even more reasons to be interested in dinosaurs and the era in which they lived. Surprisingly, some of this information contradicts what we took for granted about dinosaurs and the Mesozoic era.

Continental Drift Leads to Speciation

Diversity did not reach full flower until the continents began to separate. For two populations to become progressively distinct they must be prevented from exchanging genes, and scientists agree that geographical barriers such as oceans, mountains and river are key to diversification, even speciation, of all life forms.

"Say you have one species of monkeys living in the Amazon basin," explains Carnegie paleontologist Christopher Beard, "and the river changes course due to a flood. It's now a large barrier difficult for the monkeys to cross. Through time, those on one side, because of genetic isolation, can become a different species than the monkeys on the other side." This would not happen overnight, of course, but after one or two million years the two species would no longer be able to interbreed. The differentiation of populations due to a geographic barrier is known as "vicariance," from the Latin vicarious for "substitute" or "change."

On a larger scale, when Pangaea began breaking up as the Triassic gave way to the Jurassic some 195 million years ago, the world's oceans became barriers that restricted life forms to their own continents, thus limiting gene flow. This isolation, in turn, stimulated speciation and led to the immense variety of life that inhabits the Earth today.

"Talk about vicariance," Beard continues, "the Earth has never seen more important splitting of land masses than what happened during the age of dinosaurs." That age, the Mesozoic, which extended from the Triassic through the Cretaceous, saw progressive fragmentation of Pangaea, first into two continents, Laurasia (North America, Europe, Asia) and Gondwana (South America, Africa, Australia, Antarctica and the Indian subcontinent), and then into the seven that we have today. But it turns out that all seven were not entirely separate from each other.

Land Bridges Allow Intercontinental Travel

"It was wide-open territory," Beard says of their invasion of North America. "There were no good competitors in North America doing what ceratopsians did well, so they got in and took over." But ceratopsians were by no means the only group of animals to come here from Asia. The fossil record indicates that the same pattern was repeated through time by other dinosaurs as well as by mammals, amphibians and reptiles, all of which flowered once they arrived on this continent, diversifying and overtaking competitors. Closer to home, even an early hominid, Clovis Man, made it across the bridge from Asia to North America a mere 12,000 years ago.

Likewise, the 1995 discoveries by University of Chicago paleontologist Paul Sereno in the Moroccan Sahara indicate dinosaurs' use of another land bridge to travel between northern and southern continents.

Before Sereno's African discoveries, that continent was "essentially an unknown" in terms of dinosaurs, Beard says. But since Africa was a major component of Gondwana, Sereno recognized its potential significance to the comprehensive fossil record. Based on what is known about the continental breakup, Sereno made some predictions about what he might find in Africa, namely, that any dinosaurs he discovered would be related to those of South America, the land mass attached to Africa in the former Gondwana. What he found, however, surprised not only him but the whole paleontological community: One of his finds, Carcharodontosaurus saharicus ("shark-toothed reptile of the Sahara"), is related not only to a South American dinosaur, Giganotosaurus carolinii, found in 1995 in Argentina, but also to Acrocanthosaurus atokensis of North America. What's more, his second Moroccan prize, Deltadromeus agilis ("agile delta runner"), is a relative of T.rex.

These relationships between North American and African dinosaurs indicate that their ancestors traveled between the northern and southern continents over a string of islands or a land bridge, such as the extant Straits of Gibraltar connecting Spain to Northern Africa.

They're Not All Gigantic

But all dinosaurs were not as large as these popular specimens. Some of them were downright tiny, relatively speaking. Consider the diminutive Psittacosaurus, which lived in Asia 113 million years ago and was about the size of a dog, earning it the nickname "teddy bear of dinosaurs." This is not to say that Psittacosaurus was an animal you would want to cuddle up with, however. (But then again, neither is a bear.) An herbivore, it had a large, sharp beak that it used for biting stems and other hard plant material, and it had short front legs and was bipedal at most speeds.

Coelophysis was another small dinosaur and is one of North America's oldest, dating from the late Triassic around 220 million years ago. The first known theropod, Coelophysis was only four feet long and had a tail of the same length. But like Psittacosaurus, this little dinosaur was not one you would send out into the yard with your kids. A carnivore, it had the requisite sharp teeth and was voracious, hunting down thecodonts (small reptiles from which dinosaurs descended) and other primitive prey. Other dinosaurs were even smaller, like the late Jurassic period's Compsognathus, which was the size of a chicken.

These small dinosaurs coexisted with the larger varieties we're more familiar with, according to Carnegie paleontologist Mary Dawson, and had to use their speed and cunning to avoid capture by animals further up the food chain.

"Just as today we have life forms large and small, so too did the Mesozoic era contain animals as diverse in size as insects and dinosaurs," she says.

Conversely, some scientists see more of an upward pattern in the sizes of dinosaurs and other animals through the millennia. The aforementioned Psittacosaurus, for instance, was the oldest and most primitive of the ceratopsians. Over millions of years it gave way to the increasingly larger Protoceratops, Triceratops and Torosaurus, whose skull alone was six feet long. This evolutionary pattern of animals evolving upward in size is known as Cope's Rule, proposed in the late 19th century by the prominent Philadelphia paleontologist Edward Drinker Cope. While the rule is disregarded by many scientists, Beard is a believer.

"It's a trend seen all over the animal kingdom," he says. "The earliest known hominid, Lucy, was tiny compared with later hominids and modern humans. The earliest known theropod, Coelophysis, was tiny compared with the latest known theropod, T. rex. Nine times out of 10, evolutionary lineages start small and become large. That's an exciting generalization about the history of life on Earth that many people don't firmly grasp."

Dawson debates the issue, pointing out, "As with many of the late 19th-century 'rules,' straight lines of descent are interesting mainly for the exceptions to them. Cope's Rule is certainly in this category. It is more interesting to consider the environmental and evolutionary conditions that may or may not have led to any trends."

Sharing the Turf

"By all indications, mammals originated about the same time as the earliest dinosaurs that is, what would be anatomically acceptable as dinosaurs and mammals." In other words, mammals and dinosaurs as we define them appeared around 220 million years ago, but reptilian relatives of both, known as amniotes, go back another 120 million years to the lower Carboniferous era. In fact, all permanently terrestrial vertebrates can trace their common ancestry back to early amniotes, whose distinguishing characteristic was the water-tight egg in which its embryo developed. Some 30 or 40 million years later, the amniote lineage split into synapsids, which evolved into mammals, and diapsids, which led to dinosaurs and birds.

By the time of the late Triassic, the Earth was populated by a variety of life forms, all of which were dominated by the dinosaur. Mesozoic mammals, for instance, were far less abundant and diverse than they are now, and most were insectivores about the size of a mouse. Like today, by the end of the Mesozoic there were egg-laying mammals, or monotremes pouched mammals, or marsupials and placental mammals. There were also more primitive mammals including triconodonts, symmetrodonts and multituberculates, all of which are now extinct.

The largest known Mesozoic mammal was Gobiconodon, which weighed 10 12 pounds, measured 18-20 inches and might have resembled a large opossum, but more robust and powerful, and less agile. It was likely more of a walker than a runner and climber, and fossil sites show that it coexisted with several kinds of dinosaurs. Its sharp teeth confirm that it was a predator or scavenger.

Mesozoic birds included several known specimens, among them Archaeopteryx ("ancient wing") lithographica, a winged animal with feathers and a furcula (wishbone), or fused collarbone, which allows for attachment of flight muscles. Were it not for the feathers and a furcula, Archaeopteryx would be considered more a reptilian dinosaur due to its teeth, long tail, fingers at the end of its wings and ribs underneath its body. Also around during the Mesozoic was Deinonychus, a fleet-footed bird-like dinosaur without wings but with undeniably bird-like talons.

"Many behavioral and anatomical features suggest that birds, crocodilians and dinosaurs are closely related, according to Carnegie herpetologist John Wiens. For example, all three have a large hole in the lower jaw that is absent in other vertebrates.

"Most scientists now classify birds, crocodilians (alligators, crocodiles and their relatives), dinosaurs and their extinct relatives into a larger group called the archosaurs," he says. "The fact that crocodilians appear to be closely related to birds shows that the group 'reptiles' is an artificial one. Even though crocodilians are superficially similar to lizards, snakes and turtles, they are actually more closely related to birds."

While the birds we see today did not appear until after the Mesozoic, the fossil record indicates a clear evolutionary progression leading directly back to the theropods a carnivorous, bipedal group of dinosaurs.

The "birds-from-dinosaurs" theory popular today was first hypothesized in the late 19th century, and compelling evidence leads many scientists to subscribe to it.

"Actually, birds are dinosaurs," says Carnegie ornithologist Bradley Livezey, because they are so directly related to theropods and have striking anatomical similarities. "According to this prevailing view," he continues, "it's safe to say that dinosaurs are not extinct."

Another camp of scientists, including Carnegie ornithologist Kenneth Parkes, puts no stock in the birds-from-dinosaurs theory, claiming that birds evolved separately from some other group of reptiles.

"I've always felt strongly that the evolution of feathers was in connection with the evolution of flight. There was a fuss recently over a fossil of a dinosaur with feathers," says Parkes, referring to Sinosauropteryx, the supposedly feathered theropod that made news in 1996, "but it simply has a ridge down the middle of its back." Parkes believes this ridge is not enough to suggest that Sinosauropteryx was feathered, or that birds descended from dinosaurs.

"Also, the dinosaurs that are considered to be most closely related to Archaeopteryx appeared about 76 million years later than Archaeopteryx," he continues, offering further argument against the birds-from-dinosaurs theory.

Insects have been around through it all, says John Rawlins, invertebrate zoologist at Carnegie Museum of Natural History.

"The earliest known insects were wingless things that looked like silverfish," he says. These primitive insects appeared more than 100 million years before dinosaurs, in the Devonian period (395 345 million years ago).

"Then there was an explosive radiation in the Lower Carboniferous [345 310 million years ago] to produce many of the major insect groups that we have today. By the end of the Permian [on the cusp of the appearance of dinosaurs] you have almost all of the insect orders all but Lepidoptera, and there is still argument about that one."

So by the time dinosaurs appeared in the Mesozoic, most insects were already well established, and they changed but little, Rawlins says, looking very much like those we see today.

Insects did, however, increase in variety, aided by two major events: The appearance of flowering plants, or angiosperms, at the end of the Cretaceous, provided new foods for insects and thus promoted variety. The appearance of major mountain uplifts fairly recently, in the Pleistocene, provided a geographical barrier to cause speciation.

The entire array of Mesozoic animal life existed in a landscape that was fairly uniform, says Carnegie botanist Frederick Utech. Since angiosperms did not appear until late in the Mesozoic, dinosaurs and their contemporaries were surrounded primarily by ginkos, ferns, evergreen cone-bearing trees including conifers, such as the Metasequoia (dawn redwood), and cycads. Today's botanical landscape, while much more varied, contains living examples of all of these Mesozoic plant groups.

The End of the Dinosaur Era

"It really upset the ecological picture," says Mary Dawson of the advent of angiosperms. In addition to their effect on dinosaurs, "angiosperms' more efficient reproductive structures led to their takeover, and many non-angiosperms became extinct." Flowering plants had no adverse effect on mammals, she adds, as most herbivorous mammals had not yet evolved.

Other theories on dinosaur extinction abound. Many scientists subscribe to that of the asteroid impact, which holds that an asteroid crashed into the Gulf of Mexico 65 million years ago, carving out the Chicxulub crater. Hot, flying debris would have rained down upon all parts of the Earth for weeks, and the resulting cloudiness would have altered the climate. According to the theory, these atmospheric conditions eliminated dinosaurs entirely, but spared enough of all other animal groups to bring them into the Cenozoic.

Once dinosaurs were extinct, mammals had a unique opportunity in a world devoid of many terrestrial vertebrates, and over millions of years they moved into a dominant position among these animals. But despite the diversity that blossomed among mammals at that point, there are several modern mammals that have changed very little since their appearance during the age of dinosaurs.

"The opossums of our woods would have been at home in Mesozoic times," Dawson says. "Likewise, the duck billed platypus and echidna, now of the Australian region, would not have been out of place. Even our shrews, small insectivorous mammals, had Mesozoic counterparts."

Even behaviors that we see in some of today's animals were shared by Mesozoic animals, including dinosaurs, scientists say. Nesting, for instance, is a trait that originated with the common ancestor of birds, dinosaurs and crocodilians. Other behaviors that evolved in the Mesozoic or earlier, and are still present in today's animals, include constricting in snakes and singing in birds.

Similarities also exist among contemporary and Mesozoic plants. Ferns, evergreens and ginkos are common plants in the contemporary landscape. Some are native only to particular areas but are transplanted widely, for example the gingko and the Metasequoia conifer, which are native to small regions in China, and the Norfolk Island pine, native only to several south Pacific islands.

While dinosaurs have been extinct for 65 million years, their descendants, and descendants of their contemporaries, are with us today in the plants and animals that we see around us. They are reminders that the Mesozoic world is not as foreign as we might have believed, and that the age of dinosaurs lives on.