Frente Laboral Alemán

Frente Laboral Alemán

Adolf Hitler proclamó el Primero de Mayo de 1933 como fiesta nacional y dispuso celebrarlo como nunca antes se había celebrado. Los líderes sindicales fueron trasladados a Berlín desde todas partes de Alemania. Joseph Goebbels organizó la mayor manifestación masiva que Alemania jamás haya visto. Hitler dijo a los delegados de los trabajadores: "Verán cuán falsa e injusta es la declaración de que la revolución está dirigida contra los trabajadores alemanes". Más tarde ese mismo día, Hitler dijo en una reunión de más de 100.000 trabajadores que pronto comenzaría el "restablecimiento de la paz social en el mundo del trabajo". (1)

Al día siguiente, Hitler ordenó a Sturm Abteilung (SA) que destruyera el movimiento sindical. Se ocuparon sus sedes en todo el país, se confiscaron los fondos sindicales, se disolvieron los sindicatos y se arrestó a los dirigentes. Se envió a un gran número a campos de concentración. A los pocos días, 169 sindicatos diferentes estaban bajo control nazi. (2)

Hitler le dio a Robert Ley la tarea de formar el Frente Laboral Alemán (DAF). Ley, en su primera proclama, dijo: "¡Trabajadores! Sus instituciones son sagradas para nosotros los nacionalsocialistas. Yo mismo soy hijo de un campesino pobre y entiendo la pobreza ... Conozco la explotación del capitalismo anónimo. ¡Trabajadores! no solo mantendremos todo lo que existe, sino que fortaleceremos aún más la protección y los derechos de los trabajadores ". (3)

Tres semanas más tarde, Hitler decretó una ley que ponía fin a la negociación colectiva y disponía que en adelante los "fideicomisarios laborales", nombrados por él, "regularían los contratos laborales" y mantendrían la "paz laboral". Dado que las decisiones de los fideicomisarios iban a ser legalmente vinculantes, la ley, en efecto, prohibía las huelgas. Ley prometió "restaurar el liderazgo absoluto al líder natural de una fábrica, es decir, el empleador ... Sólo el empleador puede decidir". (4)

El Frente Laboral Alemán era la única organización sindical permitida en el Tercer Reich y tenía más de 20 millones de miembros. Ley nombró a doce funcionarios estatales cuya función consistía en regular los salarios, las condiciones de trabajo y los contratos laborales en cada uno de sus respectivos distritos, y mantener la paz entre trabajadores y empleadores. (5) La DAF "se volvió totalmente dócil y los trabajadores ya no tenían voz en la dirección". (6)

Los resultados de las elecciones a los comités de empresa sugieren que los representantes del Frente Laboral no eran populares entre la población activa alemana. Como resultado, no se celebraron más elecciones después de 1935. Algunos trabajadores continuaron resistiendo al fascismo y en algunos sectores, como los trabajadores del metal y la madera, los ferroviarios y los marinos mantenían impresionantes redes ilegales. (7)

El Frente Laboral Alemán privó a los trabajadores de cualquier mecanismo de negociación. El empleador, con el apoyo del Frente Laboral, pudo decidir el monto que se pagaba a la fuerza de trabajo. En 1933 se decretó una congelación salarial que fue aplicada por el Frente Laboral durante el período en que los nazis estuvieron en el poder, a pesar del aumento del costo de vida. "El Frente Laboral se había convertido en una gigantesca prisión estatal de la que los trabajadores no tenían salida". (8)

Hubo poca resistencia a las políticas del Frente Laboral. En junio de 1936, hubo un paro de diecisiete minutos en Rüsselsheim Opel Works por parte de 262 trabajadores que protestaban contra un recorte salarial provocado por la escasez de materias primas. Los líderes fueron arrestados de inmediato y más de 40 de los hombres fueron incluidos en la lista negra. (9) Estas tácticas parecieron funcionar. En 1928 se perdieron un total de 20,339,000 días a causa de las huelgas. Después de la formación del Frente Laboral, no se registraron huelgas en la Alemania nazi.

En 1935, Robert Ley afirmó que Alemania fue el primer país de Europa en superar la lucha de clases. (10) Aunque millones más tenían empleo, la participación de todos los trabajadores alemanes en la renta nacional cayó del 56,9% en el año de la depresión de 1932 al 53,6% en el año de auge de 1938. Al mismo tiempo, los ingresos del capital y las empresas aumentaron de 17,4% de la renta nacional para el 26,6%.

William L. Shirer, autor de El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) afirma: "Todos los propagandistas del Tercer Reich desde Hitler en adelante estaban acostumbrados a despotricar en sus discursos públicos contra el burgués y el capitalista y proclamar su solidaridad con el trabajador. Pero ... las estadísticas oficiales ... revelaron que los capitalistas tan difamados, no los trabajadores, se beneficiaron más de las políticas nazis ". (11)

Robert Ley dijo a los trabajadores de la fábrica de Siemens en Berlín: "Todos somos soldados de trabajo, entre los cuales algunos mandan y otros obedecen. La obediencia y la responsabilidad tienen que volver a contar entre nosotros ... puente, porque entonces no habría nadie para izar las velas y tirar de las cuerdas. No, no todos podemos hacer eso, tenemos que comprender el hecho ". (12)

Un historiador ha afirmado que el Frente Laboral era "la más corrupta de todas las principales instituciones del Tercer Reich". (13) En los primeros meses de 1935, los periódicos alemanes informaron de más de cien casos de malversación de fondos que involucraban a funcionarios del Winter Relief, uno de los esquemas operados por el Frente Laboral. Esto dio lugar a tantos rumores y especulaciones que el Frente Laboral decidió suspender el cobro de suscripciones puerta a puerta a favor de las deducciones de los salarios. (14)

El Frente Laboral finalmente tuvo 25,3 millones de miembros. A cada trabajador se le dedujo el 1,5 por ciento de su salario para cubrir los costos. (15) En 1937, los ingresos anuales de las cuotas de los miembros del Frente Laboral alcanzaron los 160 millones de dólares. La forma en que se gastó este dinero permaneció en secreto, ya que Ley nunca publicó las cuentas de la organización. Se creía que la institución estaba abierta a la corrupción. También se alegó que Ley robó dinero que había sido confiscado a antiguos sindicatos.

Ley fue bien recompensado por su papel en el movimiento. Como jefe del Frente Laboral se le concedió un salario de 4.000 Reichsmarks. Sus ingresos se incrementaron en 2.000 Reichsmarks como líder de la organización del Reich del Partido, 700 Reichsmarks como diputado del Reichstag y 400 Reichsmarks como Consejero de Estado prusiano. También recibió regalías de libros y folletos, que se animó a los funcionarios del Frente Laboral a comprar al por mayor para distribuirlos entre los miembros.

Según Richard Evans, el autor de El Tercer Reich en el poder (2005), "Ley ... compró toda una serie de grandes villas en los distritos más de moda de los pueblos y ciudades de Alemania. Los gastos de funcionamiento, que en su villa en Grunewald de Berlín incluían una cocinera, dos niñeras, una camarera, un jardinero y un ama de llaves, fueron recibidos por el Frente Laboral hasta 1938, e incluso después de eso pagó todos los gastos de entretenimiento de Ley. Le gustaban los automóviles caros y le dio dos a su segunda esposa como regalo. Ley también hizo reacondicionar un vagón de ferrocarril para su uso personal. Coleccionaba cuadros y muebles para sus casas ". (dieciséis)

Mientras estaba en prisión en Adolf Hitler leyó muchos libros. La mayoría de ellos trataban sobre la historia y la filosofía política alemanas. Más tarde describiría su paso por la cárcel como una "educación gratuita a expensas del estado". Un escritor que influyó en Hitler mientras estaba en prisión fue la autobiografía de Henry Ford, Mi vida y mi trabajo (1922). Curt y Marguerite Thesing lo habían traducido al alemán. Era uno de una pequeña colección de libros que se encontró en su oficina después de su muerte en la sede nazi. (17)

Hitler también leyó un artículo titulado Motorización de Alemania. Fue durante este tiempo que Hitler desarrolló la idea de que quería ser responsable del Modelo T de Alemania. Según Richard Evans, autor de El Tercer Reich en el poder (2005), "a principios de la década de 1930 estaba dibujando bocetos de un pequeño vehículo familiar que se vendería por menos de mil Reichsmarks y, por lo tanto, estaría al alcance de la gran mayoría de la población". (18)

Poco después de su llegada al poder en 1933, Adolf Hitler anunció que "la salvación del trabajador alemán en un enorme y completo ataque contra el desempleo". (19) En ese momento, seis millones de personas estaban registradas como desempleadas y tres millones más habían desaparecido por completo de las estadísticas de empleo, muchas de ellas mujeres. En 1929, más de 20 millones habían estado trabajando, cuando Hitler asumió el cargo, ese número se había reducido a 11,5 millones. (20)

Hitler era consciente de que era vital reducir el número de personas desempleadas si quería retener el poder. Una de sus primeras decisiones fue ordenar la construcción de nuevas carreteras bajo la dirección de Fritz Todt. Su objetivo era una red de 7,300 millas de carreteras de cuatro carriles. Todt calculó que la construcción de las autopistas daría empleo a 600.000 personas. En junio de 1935 había más de 125.000 hombres trabajando en la construcción de autopistas. Hitler anunció que este logro de la construcción de carreteras era "una apertura a la paz", pero también se emprendió para permitir el rápido movimiento de tropas en la guerra. Hitler estaba especialmente interesado en las carreteras este-oeste para satisfacer las demandas de una guerra de dos frentes. (21)

Hitler también quería llenar estas carreteras con automóviles fabricados en Alemania. En ese momento, solo había un automóvil por cada cincuenta personas (en comparación con uno por cada cinco en Estados Unidos). Los alemanes tenían que utilizar una bicicleta o el transporte público para desplazarse. Hitler se acercó a figuras destacadas de la industria privada y les exigió que produjeran un automóvil por alrededor de $ 396 (este era el tipo de precio que se pagaba por los autos baratos en Estados Unidos). Dijeron que era imposible y por eso Hitler decidió que tenían que ser producidos por el estado. (22)

En 1935, Adolf Hitler anunció que el gobierno tenía planes de producir un "Coche del Pueblo" (Volkswagen). Hitler le dio sus dibujos de su "auto escarabajo" a Ferdinand Porsche, un hombre que se había hecho famoso por diseñar autos de carreras. Sin embargo, el diseño del prototipo de Porsche no estuvo listo hasta finales de 1937. (23)

Ante la insistencia de Hitler, la producción del automóvil fue financiada por el Frente Laboral Alemán como parte de su esquema Strength Through Joy. Robert Ley, el líder del movimiento, se vio obligado a aportar 50 millones de marcos en capital para producir el automóvil. El 2 de agosto de 1938, Ley anunció que: "Un Volkswagen para todos los alemanes, que ese sea nuestro objetivo. Eso es lo que queremos lograr". También dio detalles de cómo los trabajadores podrían obtener este nuevo automóvil. "Por la presente proclamo las condiciones bajo las cuales toda persona trabajadora puede adquirir un automóvil. (I) Cada alemán, sin distinción de clase, profesión o propiedad, puede convertirse en comprador de un Volkswagen. (Ii) El pago mínimo semanal, seguro incluido , será de 5 puntos. El pago regular de esta cantidad garantizará, después de un período aún por determinar, la adquisición de un Volkswagen. El período exacto se determinará al inicio de la producción ". (24)

A diferencia de la práctica universal de alquiler con opción a compra, el plan preveía la entrega solo después del pago de la última cuota. William L. Shirer, autor de El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) escribió: "El ingenioso plan del Dr. Ley era que los propios trabajadores debían proporcionar el capital por medio de lo que se conoció como un plan de cuotas de 'pago antes de recibirlo': cinco marcos a la semana, o si un trabajador pensó que podía permitírselo, diez o quince marcos a la semana. Cuando se habían pagado 750 marcos, el comprador recibió un número de pedido que le permitía comprar un automóvil ". (25)

Se lanzó una enorme campaña publicitaria para persuadir a los trabajadores de que apartaran parte de su salario para ahorrar para uno, con el lema "un coche para todos". Fue un gran éxito y más de 330.000 trabajadores solicitaron comprar un automóvil Volkswagen. En 1938 se construyó una fábrica en Fallersleben para producirlo. (26)

Un alemán informó: "Para un gran número de alemanes, el anuncio del People's Car es una gran y feliz sorpresa ... Durante mucho tiempo, el automóvil fue un tema principal de conversación en todos los sectores de la población en Alemania. otros problemas urgentes, ya sean de política interior o exterior, quedaron relegados durante un tiempo. El gris cotidiano alemán se hundió bajo la impresión de esta música del futuro. Dondequiera que los modelos de prueba de la nueva construcción de Fuerza a través de la alegría se ven en Alemania, las multitudes se reúnen a su alrededor. El político que promete un automóvil para todos es el hombre de las masas si las masas creen en sus promesas. Y en lo que respecta al automóvil de Fuerza a través de la alegría, el pueblo alemán cree en las promesas de Hitler ". (27)

Los primeros automóviles Volkswagen terminados se exhibieron en Munich y Viena en el apogeo de la crisis de los Sudetes en octubre de 1938. (28) Se presentó otro a Adolf Hitler en el Salón Internacional del Automóvil de Berlín el 17 de febrero de 1939. Hitler se lo dio a su novia Eva Braun como regalo de cumpleaños. Se hizo conocido como el "escarabajo" por la forma redondeada que Hitler le dio en su diseño original. (29)

Poco después, la fábrica de Volkswagen en Fallersleben dejó de fabricar automóviles. En su lugar, se centró en la fabricación de bienes que serían necesarios para los militares en la Segunda Guerra Mundial que pronto comenzaría. No se produjo ni un solo automóvil para esos 330.000 trabajadores que habían pagado con su dinero al Frente Laboral Alemán. (30)

Durante la guerra, la fábrica de Volkswagen produjo el Kübelwagen y el Schwimmwagen anfibio. Parte de la mano de obra procedía del campo de Arbeitsdorf. Más tarde, la empresa admitió que utilizó a 15.000 esclavos durante el esfuerzo bélico. Los historiadores alemanes han estimado que el 80% de la fuerza laboral de Volkswagen en tiempos de guerra fue abastecida por campos de concentración. (31)

A pesar de su vida acosada, el empresario obtuvo buenas ganancias. Al empresario también le alegró la forma en que los trabajadores habían sido puestos en su lugar bajo Hitler. No hubo más demandas salariales irrazonables. En realidad, los salarios se redujeron un poco a pesar de un aumento del 25 por ciento en el costo de vida. Y sobre todo, no hubo huelgas costosas. De hecho, no hubo huelgas en absoluto. La Ley Reguladora del Trabajo Nacional de 20 de enero de 1934, conocida como Carta del Trabajo, había puesto al trabajador en su lugar y elevado al empleador a su antiguo cargo de amo absoluto, sujeto, por supuesto, a la interferencia del Estado todopoderoso. .

Odio el trato a los judíos. Creo que es un lado malo del movimiento y no tendré nada que ver con eso. No me uní al partido para hacer ese tipo de cosas. Me uní al partido porque pensaba y sigo pensando que Hitler hizo la obra cristiana más grande durante veinticinco años. Vi siete millones de hombres pudriéndose en las calles; a menudo yo también estaba allí, y a nadie, ni siquiera a las iglesias, parecía importarle que fuera una cosa perversa que los hijos de Dios pudieran pudrirse así. Entonces llegó Hitler y sacó a todos esos hombres de las calles y les dio salud, seguridad y trabajo al menos por el momento. ¿No fue eso un acto cristiano?

Hace tres años, Hitler ordenó a sus principales ingenieros de motores que diseñaran un automóvil pequeño y barato adecuado para el uso de los miembros del Frente Laboral.

El papel principal en la producción de un diseño excepcionalmente exigente lo ha desempeñado Herr Porsche, responsable de algunos de los mejores coches de carreras fabricados en Alemania. Miles de trabajadores están erigiendo una enorme fábrica a la máxima velocidad, y la fabricación comenzará este año, aunque incluso en ausencia de nuevas crisis políticas, sigue siendo incierto si se entregará una gran cantidad de automóviles en doce meses.

Teniendo en cuenta que los salarios reales todavía son bajos en Alemania, un plan para proporcionar automóviles privados a todos los miembros del Frente Laboral es definitivamente audaz, pero si los informes de la prensa alemana son confiables, el plan es al menos factible, ya que se afirma que más de Ya se han encargado 200.000 coches. Las finanzas de los Estados totalitarios continúan desconcertando a los economistas y ninguna autoridad británica ha logrado resolver los problemas. D. de esta ambiciosa empresa. Por supuesto, es obvio que si un dictador que periódicamente o continuamente exige grandes sacrificios a sus súbditos desea mantenerlos contentos, no podría encontrar un paliativo más prometedor que proporcionar un automóvil para cada familia, incluso si el plan lo permitiera. ejercería un efecto boomerang en tiempo de guerra, cuando todo el combustible sería absorbido por la Fuerza Aérea y un ejército mecanizado.

Para aliviar el descontento, Hitler concibió una nueva idea. Cada alemán debe ser dueño de su automóvil. Pidió a la industria que diseñara un modelo de automóvil popular que se construyera a un precio tan bajo que millones pudieran comprarlo. Se ha hablado del Volkswagen (automóvil del pueblo) durante los últimos cinco años y nunca se ha visto en el mercado. "Estos carros se construirán para las nuevas carreteras", dijeron los propagandistas del partido; "una familia entera podrá viajar en uno de ellos a 100 kilómetros (60 millas) por hora". Los líderes del partido dicen que las carreteras fueron construidas para el Coche del Pueblo. Pero el Coche del Pueblo es una de las ideas más extrañas que jamás hayan tenido los nazis. Alemania no es Estados Unidos. Los salarios son bajos. La gasolina es cara. Los trabajadores alemanes nunca soñaron con comprar un automóvil. No pueden pagar el mantenimiento; para ellos es un lujo.

Dr. Ley, el borracho tartamudo que es el jefe del Frente Laboral Alemán. Controla los cuatrocientos millones de marcos pagados cada año por los trabajadores alemanes como cuotas al Frente Laboral. No digo que se ponga todo este dinero en su propio bolsillo. Pero la figura ciertamente le ha vuelto la cabeza.

Hizo construir una fábrica de automóviles para la producción del People's Car. En esta ocasión inventó una nueva forma de picardía. Se invitó a los futuros compradores del People's Car a comprarlo con anticipación, realizando entregas previas a la entrega. Este es el reverso del sistema de pagos a plazos. El sistema muestra genialidad. Ley se embolsó alrededor de cien millones de marcos cuando llegó la guerra porque la fábrica de People's Car ahora tenía que producir tanques y motocicletas para el ejército.

Nos exigimos servicio hasta el final,

Incluso cuando no hay ojos sobre nosotros. Sabemos que debemos amar a nuestra Patria

Más que nuestra propia vida.

Prometemos que nadie nos superará en lealtad,

Que nuestra vida sea un gran servicio de trabajo para Alemania.

Entonces, en esta hora solemne oramos por la bendición del juramento que tomamos,

Te damos gracias, Führer, porque ahora te hemos visto,

¿Nos ves como tu propia creación?

Que nuestros corazones laten siempre con los latidos de tu corazón,

Nuestras vidas encuentran inspiración en tu amor,

¡Míranos aquí! ¡Tu Alemania somos nosotros!

(Fuente 6) Días perdidos en huelgas y desempleo en Alemania
Fecha

Días perdidos en huelgas (en miles)

% de trabajadores registrados como desempleados

1927

6,144

8.8

1928

20,339

8.4

1929

4,251

13.1

1930

4,029

15.3

19311,89023.3
19321,13030.1
19339626.3
193414.9
193511.6
19368.3
1937

4.6

Odio el trato a los judíos. Vi a siete millones de hombres pudriéndose en las calles; a menudo yo también estaba allí, y a nadie, ni siquiera a las iglesias, parecía importarle que fuera algo perverso que los hijos de Dios fueran dejados así pudriéndose. .. ¿No fue eso un acto cristiano? Entonces fue porque soy católico que dije: "Me uniré al partido y haré todo lo que pueda para ayudar a un movimiento que se niega a permitir que se desperdicie la juventud de esta nación".

Volkswagen de Hitler (El coche del pueblo) (Respuesta al comentario)

Los primeros años de Adolf Hitler (Respuesta al comentario)

El asesinato de Reinhard Heydrich (Responder al comentario)

Heinrich Himmler y las SS (Respuesta al comentario)

Los últimos días de Adolf Hitler (Respuesta al comentario)

Sindicatos en la Alemania nazi (Respuesta al comentario)

(1) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) página 252

(2) Louis L. Snyder, Enciclopedia del Tercer Reich (1998) página 64

(3) Robert Ley, proclamación (mayo de 1933)

(4) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) páginas 253-254

(5) Richard Evans, El Tercer Reich en el poder (2005) páginas 460

(6) Cocina Martin, El tercer Reich (2004) página 138

(7) Michael Burleigh, El Tercer Reich: una nueva historia (2001) página 675

(8) Louis L. Snyder, Enciclopedia del Tercer Reich (1998) página 209

(9) Richard Grunberger, Una historia social del Tercer Reich (1971) página 257

(10) Robert Ley, discurso en Berlín (1 de noviembre de 1933)

(11) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) págs.329

(12) Richard Evans, El Tercer Reich en el poder (2005) páginas 462

(13) Richard Grunberger, Una historia social del Tercer Reich (1971) páginas 132-133

(14) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) página 331

(15) Cocina Martin, El tercer Reich (2004) página 138

(16) Richard Evans, El Tercer Reich en el poder (2005) páginas 463

(17) Neil Baldwin, Henry Ford y los judíos (2001) página 182

(18) Richard Evans, El Tercer Reich en el poder (2005) páginas 327

(19) Adolf Hitler, transmisión de radio (1 de febrero de 1933)

(20) Richard Evans, El Tercer Reich en el poder (2005) páginas 327

(21) Louis L. Snyder, Enciclopedia del Tercer Reich (1998) página 284

(22) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) páginas 330-331

(23) James Taylor y Warren Shaw, Diccionario del Tercer Reich (1987) página 297

(24) Robert Ley, declaración (2 de agosto de 1938)

(25) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) página 332

(26) James Taylor y Warren Shaw, Diccionario del Tercer Reich (1987) página 297

(27) Un informe de un agente secreto que trabaja para el Partido Socialdemócrata (abril de 1939)

(28) Richard Grunberger, Una historia social del Tercer Reich (1971) página 48

(29) Richard Evans, El Tercer Reich en el poder (2005) páginas 327

(30) William L. Shirer, El ascenso y la caída de la Alemania nazi (1959) páginas 330-331

(31) Los New York Times (13 de junio de 1998)


Propaganda nazi

Este cartel anuncia los beneficios de ahorrar para "su propio automóvil KdF". 'KdF' se refería al Kraft durch Freude ('Fuerza a través de la alegría'), y el automóvil es el Volkswagen.

En mayo de 1933 la mayoría de los sindicatos fueron reemplazados por el Deutsche Arbeitsfront ('Frente Laboral Alemán'), o DAF, y se prohibieron las huelgas. Para ganarse el apoyo de la clase trabajadora, el Frente Laboral estableció dos nuevas organizaciones: Schönheit der Arbeit ('Belleza del trabajo') y Kraft durch Freude ('Fuerza a través de la alegría') o KdF. Ambos pueden verse como un intento de mejorar la situación de los trabajadores y sus condiciones de trabajo, como un sustituto de los aumentos salariales.

La filosofía oficial del Frente Laboral era reducir el ocio a un mero auxiliar del trabajo, aunque prefirió concentrarse en los logros de organizaciones como KdF y brindar a los trabajadores la perspectiva de poseer uno de los nuevos 'autos populares' que se muestran en el cartel.

Carteles similares instaban a los trabajadores a: 'Ahorrar cinco marcos a la semana y conseguir su propio automóvil'. Los trabajadores respondieron con entusiasmo y pagaron millones de marcos al plan de ahorro, pero no recibieron automóviles.


El Frente Laboral Alemán (Deutsche Arbeitsfront, DAF) bajo la dirección del Reichsleiter Dr. Robert Ley se estableció inmediatamente después de que el Partido Nazi asumiera el poder en 1933. El partido declaró ilegales todos los sindicatos y los abolió en toda Alemania. Se prohibió la membresía y se confiscaron sus propiedades y dinero. Los trabajadores se vieron obligados a unirse al nuevo DAF bajo un nuevo conjunto de reglas y pagar alrededor del 1,5% de sus salarios mensuales como cuotas. Bajo el nacionalsocialismo, los empleadores podían exigir más de sus trabajadores. A cambio, los trabajadores recibieron una mayor seguridad laboral y varios programas de seguridad social. El DAF se esforzó por controlar el capitalismo, el liberalismo, los disturbios laborales y las huelgas que podrían dañar al estado nacionalsocialista.

En teoría, la DAF existía para actuar como un medio a través del cual los trabajadores y los propietarios podían representar mutuamente sus intereses. Sin embargo, en realidad era un medio por el cual se controlaba a los trabajadores, lo que garantizaba que las demandas salariales no se hicieran con demasiada frecuencia. Los salarios fueron fijados por doce administradores de DAF. Arbeitsfront brindó a los trabajadores programas sociales y de ocio como el KdF, comedores, descansos regulares y horarios de trabajo regulares. En general, los trabajadores alemanes se mostraron bastante satisfechos con lo que les dio el DAF a cambio de su absoluta lealtad.

La membresía de DAF era teóricamente voluntaria, pero cualquier trabajador de cualquier área del comercio o la industria alemana habría tenido dificultades para conseguir un trabajo sin ser miembro. La membresía requería una tarifa dentro del rango de 15 pfennig a 3 reichsmark, dependiendo de la categoría en la que cayera un miembro en una gran escala de 20 grupos de membresía. Se recaudó una cantidad sustancialmente grande de ingresos a través de las cuotas. (En 1934, la ingesta total fue de 300.000.000 de marcos).

Se establecieron varias otras suborganizaciones:

La estructura del DAF era paralela a la estructura del NSDAP. Su organización se extendía desde el Zentralb & uumlro controlado por el Leiter der Deutschen Arbeitsfront Dr Ley hasta los niveles de Gau, Kreis y Ortsgruppen hasta la célula comercial de fábrica más pequeña (Betriebszellen) dirigida por un Betriebsfiihrer o Líder de Unidad Comercial. El propósito del DAF era garantizar la estabilidad política y el funcionamiento sin huelgas de la industria y el comercio alemanes. Los Werksscharen tenían la apariencia externa de un delegado sindical, pero en realidad eran los perros guardianes del NSDAP que controlaban a los trabajadores en la fuente.

En noviembre de 1933, la DAF emitió uniformes azul oscuro que fueron pagados por los miembros del sindicato. El rango estaba indicado por una serie de galones en los brazos, plateado para los rangos bajos y dorado para los líderes más altos. Cuatro colores indicaban los distintos niveles estatales: amarillo para OberstWerksscharf y uumlhrer, rojo para Gau-Werksscharf y uumlhrer, negro para Kreis-Werksscharf y uumlhrer, y azul claro para Haupt-Werksscharf, uumlhrer y Werksscharf y uumlhrer. Estos cuatro colores se usaron como ribetes en las correas de los hombros y para los cordones de colores que se usan en el uniforme.


Uniformes Reichsarbeitsdienst

Músico RAD Truppenführer, instructor RAD Unterfeldmeister, oficial RAD Arbeitsführer, guardia RAD Obervormann, trabajador RADwJ Arbeitsmaid

Estos ejemplos son una muestra de las muchas variaciones y estilos de uniformes que usaban los miembros de la RAD tanto antes como durante la Segunda Guerra Mundial. Se muestran para dar una impresión del uniforme central que lleva la RAD. Copyright de las ilustraciones Pierre Turner.


Fundación de la empresa e integración en la economía de guerra

Este impasse se rompió en enero de 1937, cuando la responsabilidad del proyecto fue asumida por el Deutsche Arbeitsfront (DAF), o Frente Laboral Alemán, una organización unificada que engloba tanto a empleadores como a empleados, que buscaba un proyecto de prestigio para pulir su imagen. En el mismo período, a principios de abril de 1937, comenzaron las pruebas de la serie W30 de 30 vehículos, que involucraron más de dos millones de kilómetros de pruebas en total. El 28 de mayo de 1937, la DAF en Berlín estableció la "Gesellschaft zur Vorbereitung des Deutschen Volkswagens", o "Corporación para preparar el camino para el Automóvil del Pueblo Alemán", que el 16 de septiembre de 1938 pasó a llamarse Volkswagenwerk GmbH. En febrero de 1938 se inició el trabajo en un sitio al este de Fallersleben en el canal Mittelland para construir la planta principal, que fue diseñada para operar como una fábrica modelo estructurada verticalmente y en gran parte autónoma. El objetivo era producir 150.000 unidades en el primer año después de la apertura programada de la planta en otoño de 1939, y 300.000 en el segundo año, con una capacidad que aumentaría a 450.000 unidades el año siguiente. El objetivo a medio plazo era construir 1,5 millones de "coches del pueblo". Se planeó que la fuerza laboral creciera de 7.500 a 14.500 y, en última instancia, a 21.000 personas. No hubo financiación para la inversión estimada de unos 172 millones de Reichsmarks en el sitio y 76 millones de Reichsmarks para la planta de maquinaria. Los ingresos de la venta de propiedades confiscadas a los sindicatos independientes ahora disueltos se destinaron a ayudar a pagar la inversión.

El tamaño, el equipo técnico y la profundidad de fabricación de la instalación se orientaron a los de la planta de Ford en River Rouge en Detroit, que era considerada la fábrica de automóviles más avanzada del mundo y fue visitada dos veces por Ferdinand Porsche y el equipo de planificación. Paralelamente a la construcción de la planta principal en lo que hoy es Wolfsburg, se construyó una instalación en Braunschweig (Brunswick), conocida como "Vorwerk" (obras externas), para proporcionar herramientas y matrices y para servir como centro de formación para los expertos. mano de obra requerida. La escasez de mano de obra y materias primas retrasó el avance de ambos proyectos de construcción.

En la ceremonia de colocación de los cimientos, cargada de propaganda, el 26 de mayo de 1938, Hitler bautizó el vehículo de Ferdinand Porsche como "KdF-Wagen" (basado en el lema nazi "Kraft durch Freude", o Fuerza a través de la alegría). Acompañado por una campaña publicitaria masiva, el 1 de agosto de 1938, el DAF lanzó un plan de ahorro a plazos para los compradores del KdF-Wagen. El automóvil podría adquirirse mediante un pago mínimo de solo cinco Reichsmarks a la semana al DAF. Pero los ambiciosos planes se vieron frustrados por la falta de poder adquisitivo: un Volkswagen seguía siendo realmente inasequible para un trabajador industrial. Unas 336.000 personas finalmente se inscribieron en el plan de ahorro a plazos, mucho menos que el objetivo previsto por el gigantesco plan de fabricación.

Si bien el Vorwerk de hecho comenzó a capacitar a aprendices y a fabricar herramientas y matrices en 1938, el acondicionamiento de la planta principal se pospuso continuamente debido a que se dio prioridad a los armamentos. No se había producido ni un solo automóvil cuando comenzó la guerra el 1 de septiembre de 1939. En cambio, la remodelación de la planta para la producción de armamentos significó que todas las operaciones de la compañía se realinearon. A fines de 1939, Volkswagenwerk GmbH comenzó a realizar reparaciones para la Fuerza Aérea Alemana en el avión de combate Junkers Ju 88, además de suministrar alas y tanques de caída de madera. A medida que el Ejército se volvió más motorizado en 1940, la empresa comenzó a fabricar automóviles. La producción en masa de vehículos utilitarios militares (Kübelwagen), y luego, a partir de 1942, los vehículos anfibios de transporte de personal, estableció una segunda rama del negocio. Al final de la guerra, la planta había construido un total de 66.285 vehículos. Entre 1940 y 1944, el volumen de ventas aumentó de 31 a 297 millones de Reichsmarks.

La participación de la empresa en la industria de armamento alemana condujo a la adquisición de filiales, incluidas Luckenwalde y Ustron, a partir de 1941. En 1943/44, Volkswagenwerk GmbH amplió su capacidad de producción subcontratando a Francia y reutilizando minas de deriva de asfalto y mineral de hierro para crear instalaciones de fabricación subterráneas. Tras varios bombardeos en el complejo del canal Mittelland, en 1944/45 el negocio se descentralizó cada vez más a medida que los departamentos de producción se trasladaron a locales temporales. Las necesidades de productividad de la creciente operación de armamentos se cubrieron a partir del verano de 1940 mediante el uso cada vez mayor del trabajo forzoso. El primer grupo de estos trabajadores esclavos fueron mujeres polacas desplegadas en la planta principal de la empresa. Más tarde, se asignó a trabajar allí a prisioneros de guerra y presos de campos de concentración, unas 20.000 personas en total. Provenían de países europeos que habían estado ocupados o estaban bajo el control del Reich alemán, y en 1944 representaban dos tercios de la plantilla de la empresa. En la Alemania nazi, los trabajadores forzosos no tenían derechos y estaban sujetos a distintos niveles de discriminación racial. La alimentación insuficiente, la violencia física y la explotación socavaron su salud y pusieron en peligro sus vidas.

Las tropas estadounidenses que llegaron el 11 de abril de 1945 detuvieron la producción de armamento de la planta y liberaron a su mano de obra esclava. El anhelado final de la dictadura nazi marcó el comienzo de una nueva era también para Volkswagen.


El guión fascista: los múltiples significados de la plantilla italiana y sus efectos

El imperio colonial de Italia adquirió varios significados para los alemanes. En primer lugar, dado que la política de conquista de Mussolini había sido un impulsor significativo de las aspiraciones coloniales dentro de Alemania, Hitler se dio cuenta de que se podía utilizar a Italia para publicitar sus propias visiones de la conquista imperial en Europa del Este. En otras palabras, el liderazgo nazi intentó aprovechar el entusiasmo colonial en Alemania trazando paralelismos entre el colonialismo italiano en África y el dominio alemán en Europa del Este. Esencialmente, el régimen buscó aprovechar las aspiraciones coloniales existentes dentro de la sociedad en la búsqueda de sus objetivos. En este esfuerzo, el imperio italiano sirvió como una herramienta extremadamente útil: ayudó a traducir las ideas nazis al lenguaje del colonialismo, un idioma que todavía se entendía ampliamente en Alemania. Por lo tanto, funcionó como un vínculo crucial entre el "viejo mundo colonial" y el nuevo imperio nazi.

Este contexto ayuda a explicar por qué los nuevos territorios italianos en el norte de África fueron presentados en la propaganda oficial del régimen como nuevos y únicos. Los nazis argumentaron que los nuevos territorios no eran colonias tradicionales, sino que representaban una parte integral de la patria italiana, al igual que los nuevos territorios en Europa del Este serían una parte integral de Alemania. Para fortalecer la aceptación pública de esta narrativa, las actividades de asentamiento italiano en África, incluido en particular el envío de los primeros 20.000 colonos italianos a Libia en octubre de 1938 (el famoso "ventimila’) - recibió una cobertura de prensa masiva. Los diversos periodistas enviados a Libia como corresponsales especiales no solo tenían acceso privilegiado a los funcionarios italianos, que a menudo organizaban visitas guiadas a los nuevos asentamientos. Nota a pie de página 52 También pudieron dar a sus historias un toque muy personal: informaron, por ejemplo, sobre sus conversaciones privadas con familias italianas comunes y sus sentimientos acerca de dejar sus hogares para siempre para establecerse en Libia, lo que facilita que los lectores alemanes relacionarse con ellos.

En sus historias sobre Libia, los periodistas destacaron que el país había dejado de ser una colonia tradicional. En 1938, su región costera se había "integrado en la patria italiana" y ahora formaba la "cuarta costa de Italia". Nota 53 Libia era "suelo italiano", los colonos no "emigraron" a una colonia, sino que simplemente se reasentaron. En este contexto, los periodistas alemanes utilizaron la palabra "umgesiedelt"(" Reasentado ") para referirse a su propia reubicación de personas al este. Basándose en sus experiencias personales al acompañar a los colonos italianos a sus nuevos hogares, un periodista explicó que los nuevos territorios eran simplemente una extensión de Italia en África. Un artículo en el Voelkischer Beobachter, el periódico oficial del partido nazi, lo dejó muy claro: en Libia los fascistas habían creado "cuatro nuevas provincias para Italia". Nota al pie 54

Elogiar los esfuerzos coloniales de los fascistas italianos permitió al régimen nazi promover su propio plan de asentamientos y superar las dudas sobre sus planes para los territorios recién conquistados. De hecho, los funcionarios del estado, los comerciantes y los pequeños agricultores alemanes expresaron un escepticismo considerable hacia la instalación en Polonia y sus países vecinos, estos territorios fueron vistos como el "Salvaje Oriente". Nota a pie de página 55 Por lo tanto, fue útil para el régimen nazi aprovechar la experiencia de Italia para demostrar cómo el reasentamiento ya se había practicado con gran éxito y enfatizar que los colonos italianos no abandonaron su país en sí, sino que simplemente se mudaron a otra parte de él. .

Las comunicaciones internas revelan que el liderazgo nazi sentía curiosidad por saber cómo el régimen fascista había convencido a los colonos para que se mudaran a África. De hecho, Berlín nombró un enviado especial, el agregado laboral de la embajada alemana en Roma, para acompañar a los 20.000 colonos que el régimen fascista envió a Libia en octubre de 1938 para comprender sus esperanzas y temores. Nota a pie de página 56 Fue con "especial interés" que el Ministro de Trabajo, Franz Seldtke, leyó este detallado informe de viaje y solicitó de inmediato información adicional sobre el colonialismo italiano. Nota a pie de página 57

Los efectos de la propaganda del régimen en la sociedad alemana son difíciles de evaluar. Sin embargo, hay varios indicios de que sus esfuerzos despertaron el entusiasmo entre los alemanes por el proyecto colonial en el este. Es cierto que muchos no pudieron ser persuadidos y permanecieron escépticos sobre la viabilidad de asentar a millones de alemanes en un corto período de tiempo. Hermann Stresau, un bibliotecario y escritor, que tuvo dificultades para ganarse la vida en la Alemania nazi debido a sus creencias políticas liberales, es un representante digno de mención del campo escéptico. Como señaló en sus diarios, una noche asistió a una conferencia pública sobre el colonialismo italiano, organizada por la Sociedad Cultural Italo-Alemana local. Aunque el orador proclamó que todo el continente africano pronto estaría bajo el dominio alemán e italiano, Stresau estaba más impresionado por las limitadas posibilidades que el norte de África ofrecía a los colonos blancos. Nota al pie 58

Aunque claramente impopular en algunos sectores, los sueños de imperio italianos y alemanes también fueron apoyados por segmentos de la sociedad alemana. Al examinar una amplia variedad de fuentes, como informes oficiales, cartas personales y diarios, parece que el régimen pudo llegar a un amplio espectro de la emergente "comunidad nacional". Los escolares se encontraban entre los principales grupos a los que se apuntaba. De hecho, el régimen de Hitler centró sus aspiraciones en las generaciones futuras, con la esperanza de impartir el "verdadero espíritu nazi" en el área de la construcción del imperio. Ganar los corazones y las mentes de los jóvenes adquirió una enorme importancia. Las aspiraciones coloniales de Italia, por ejemplo, se enseñaron oficialmente en las aulas alemanas. Volk und Führer, el libro de texto básico de historia para las escuelas primarias alemanas, hizo una comparación directa entre los objetivos expansionistas del Reich y de Italia, y enfatizó que a ambas naciones se les había negado un "espacio vital" durante años. Nota a pie de página 59 Para preparar a los profesores para la presentación de este tema, la Organización de Profesores Nazi proporcionó información adicional en su revista. Nota al pie 60

A los estudiantes se les mostraron películas que trazaban paralelismos entre las ambiciones imperiales de la Alemania nazi y la Italia fascista. Un buen ejemplo es Los hombres hacen historia: la marcha sobre Abisinia, película producida por el Departamento de Propaganda del NSDAP en 1938 y distribuida en todas las escuelas del Reich. Solo en Stuttgart, 30.000 escolares vieron la película. La forma en que se presentó el imperio fascista y el exotismo del escenario africano ciertamente tuvieron sus efectos. Como informó a sus superiores en Roma el cónsul italiano local, que había asistido a la proyección para supervisar las reacciones de la audiencia, los estudiantes aplaudieron con entusiasmo la película. Nota a pie de página 61 Esto no fue solo una ilusión, ni fue un intento de ganarse el favor del régimen al informar lo que muchos querían escuchar, los periódicos privados también corroboran la opinión oficial. Como el escritor de Alemania Oriental Hermann Kant recordó sus días escolares de la era nazi en su novela de 1977 Der Aufenthalt, he and his schoolmates played ‘Bombs on Adua’, a game they had invented after seeing the film. Some of his friends who took the role of the Italian soldiers shot huge stones with a catapult at the ‘Abyssinians’ hiding under a tin sheet. Footnote 62 In the truest sense of the word, German children playfully learned and internalized the violent ideals of both regimes.

Another group to be targeted were the educated bourgeois elites in Germany. Here, the regime could rely on a plethora of organizations to disseminate knowledge on the Italian empire, mainly in the cultural sector. For instance, starting in the late 1920s, in dozens of towns local elites set up Italo-German cultural societies, often in the context of sister-city partnerships. Footnote 63 Talks and slide shows on Italian Africa were particularly popular among an audience of lawyers, doctors, university professors, entrepreneurs, and other local dignitaries. As the directors of the Deutsch-Italienische Studienstiftung, a foundation started by a Siemens Corporation executive in Berlin, observed, the encounters between the German audience and the Italian speakers proved to be particularly fruitful, as there was a chance to exchange ideas at a more informal level after the talk. These discussions ‘over a beer or two’ were ‘highly inspirational’ for both sides. Footnote 64

Finally, members of Erwin Rommel’s Afrikakorps also showed much affection for the Italian colonization project and were able to relate it to Germany’s own quest for new territories. Not only had they been exposed to German propaganda on the Fascist and Nazi empires to prepare them for the fighting in Africa they also witnessed what the Italians had actually achieved in Libya. Although many soldiers expressed contempt for the purportedly poor fighting abilities of their Axis comrades, they were impressed by the new Fascist settlements in the desert. In their letters, war diaries, and memoirs, soldiers described the villages and farms with their palm trees and green gardens as true paradises. Footnote 65 The concept most often used in this context was ‘clean and neat’. Footnote 66 With ‘untiring diligence’ the settlers had greened the desert, and huge fields of golden grain surrounded villages whose centres were formed by elegant and snow-white buildings.

Sometimes, however, the soldiers’ enthusiasm about Fascist endeavours was so great that the original message of the official propaganda got lost: namely, the link to Germany’s expansionism in eastern Europe. For instance, in various letters German soldiers wrote that the fighting in North Africa was ultimately for German colonies in Africa. Footnote 67 Others, however, did see links between Africa and the eastern territories. When viewing the Italian villages in Libya for the first time, a veterinary officer wrote that he was reminded of ‘German settlements in our eastern provinces’. The regime deemed the letter to be so important that it was published in a major newspaper. Footnote 68 In sum, the Nazi regime could use Fascist colonialism as a tool for social mobilization, even though it did not always control how Germans imbued these ideas with meaning.

However, Fascist colonialism was not only a means of social activation. It also provided a blueprint for emulation when the Nazi regime began developing plans for a future German empire in Africa y eastern Europe. Indeed, settlement experts were particularly interested in the racist dimension of Fascist rule in Africa. More specifically, German planning staff were intrigued by the Italian policies of racial segregation and their guidelines regarding the racial improvement of future settlers. On the basis of previously unearthed material, there is indication that German experts emulated Italian apartheid laws when they drafted the Kolonialblutschutzgesetz, a law to protect the ‘purity of the German blood’ in Germany’s future African possessions. They were also inspired by Italian directives regarding the selection of settlers for the newly conquered territories in eastern Europe. Footnote 69

This emulation process was facilitated by channels of exchange that Hans Frank and Heinrich Himmler had managed to create. A leading lawyer of the Nazi regime and subsequently a governor in occupied Poland, Frank helped both to elaborate the legal frameworks for the new German territories and to implement them on the ground. A fervent admirer of Mussolini who spoke some Italian, he quickly forged close links with leading legal experts of Germany’s main Axis partner. The Academy for German Law, established in 1933 as the main institution to transform Germany into a dictatorship and headed by Frank himself, provided an important hub for cross-cultural exchange and learning. Italian specialists in colonial law were regular guests at the meetings of its Committee for Colonial Law, where they provided detailed information on current Italian legislation. Footnote 70 For instance, in May 1939 Renzo Meregazzi, Chief of Cabinet to the Ministry of Italian Africa, gave a speech to his German colleagues on the ‘Fundamentals of colonial law and colonial policies within the Fascist empire’. Footnote 71 In his talk, Meregazzi stressed that Fascist Italy had taken an intransigent stance towards the problem of ‘racial mixing’, gradually enforcing its legislation over the last few years. In Africa the Fascist state protected not only Italian nationals but also the entire ‘white race’ from being ‘contaminated’ by those whom they identified as ‘inferior races’. Laws forbade marriage and sexual contact between white and black people, and violators were severely punished, with multi-year prison sentences. Footnote 72

Frank and his colleagues were so intrigued by Meregazzi’s paper that they immediately translated and published it in German, along with other official texts. Footnote 73 For example, the law on ‘Penalties for the Defence of the Prestige of the Race in regard to African Italian Natives’ of May 1939 was reprinted in its entirety in Zeitschrift für vergleichende Rechtswissenschaft, the leading journal on comparative law, and introduced by Giuseppe Lo Verde. Footnote 74 A visiting professor at the University of Königsberg and co-editor of the eminent quarterly Reich–Volksordnung–Lebensraum (Reich, population order, and living space), Lo Verde regularly published on various problems of Italian and German law and was thus an important academic intermediary between the two countries. Footnote 75 Finally, scholars such as Lo Verde were supported by the German embassy in Rome, which in late 1941 appointed a proper liaison officer for colonial matters. This post – a unique institution within the Reich’s inter-imperial relations – was to guarantee a broad and constant flow of information between German and Italian academia. Footnote 76

The main reason why Frank’s staff were so attentive to foreign experiences in managing race relations was that the Nazi regime was about to draft its own colonial legislation for Germany’s future colonies in Africa. Footnote 77 Beginning in 1933, the Nazi administration developed serious plans for a German Mittelafrika that was to encompass the former German East Africa, the Belgian Congo, French Senegal, and Madagascar. As victory over the Allies seemed within reach in 1940, preparations for the acquisition of African colonies intensified. When assuming control of the Allies’ colonies, Germany would be confronted with a major problem: miscegenation. Thus, the new colonial masters were to administer and regulate race relations. Of course, the Germans had considerable expertise in racial legislation, the most notorious being the Nuremberg Laws of 1935. Indeed, the Nuremberg Laws were initially to provide the basis for all subsequent legal planning for Germany’s future colonies.

Yet as legal experts such as Wilhelm Wengler soon realized, the social and cultural context into which the law was to be inserted was different from the one at home. In Africa, the key problem was not separating ‘German Jews’ from ‘Aryans’, but ‘white people’ from ‘black people’. Thus, it was not possible simply to extend domestic legislation to the colonies. Rather, the Germans needed a solution that was appropriate for the local situation. Wengler, one of the leading experts of comparative law at the Kaiser-Wilhelm Institut, was an advocate for mimicking the Fascist legal template for Italian East Africa. Footnote 78 Not only was Italian legislation in this area quite restrictive – banning, for example, cohabitation between black women and white men – but its main value was that it had been tested on the ground. In other words, it had been shown to work effectively in Africa. Footnote 79

Fascist colonial legislation inspired German law in various ways. Above all, the severity with which the Italian authorities punished any transgression of the colour line appealed to German officials’ views regarding colonial racial relations. Footnote 80 In their deliberations on the future colonial law, senior officials at the Ministry of Justice believed that Mussolini’s Italy could provide a ‘strong stimulus’ to the new Germany. Footnote 81 In contrast to the British and French, who did little to impede the creation of a new race of ‘half-castes’, the Italians had established one of the most comprehensive systems of racial segregation in colonial Africa, banning interracial marriage and cohabitation. Footnote 82

The success of the Italian authorities guided the Germans’ decision to punish legal transgressions and provided a framework for determining the adequate degree of penalties. Footnote 83 While the first German draft of the Kolonialblutschutzgesetz had called for the expulsion of whites who had experienced sexual relationships with a black person, in the following versions the sentences were increased. Just as in Africa Italiana, whites who had sexual contact with non-whites were penalized with imprisonment. German officials had learned from the Italian experience that they needed stricter laws to deter possible offenders and enforce racial segregation. Indeed, before introducing prison sentences, Italian authorities had simply deported offenders, yet this had proven ineffective.

In their meetings, the legal experts of Frank’s Academy explicitly referred to their country’s fascist neighbour. Footnote 84 While also considering the emerging apartheid regime of the Union of South Africa as a possible template, they almost immediately scrapped this idea. As the delegate of the NSDAP’s Office for Racial Policy proclaimed, it was an independent country. The situation on the ground could thus not be compared with the future German holdings in Africa, as these were to be dependent on the core areas of the German Reich. This argument was not entirely convincing, as the apartheid system could have been emulated regardless of the country’s actual constitutional basis. However, the German debate is quite telling, for it shows us how foreign models that did not entirely fit the ideological frameworks of the Nazi regime were discarded as inappropriate.

The experiences of other colonial powers crucially informed German empire-building not just in Africa but in eastern Europe as well. In this connection, Heinrich Himmler was the foremost player in establishing close relations with Italian officials, experts, and technocrats. These relationships were significant, as Himmler was put in charge of the vast German resettlement programme for eastern Europe (commonly known as the Plan general Ost) in October 1939. He not only sent his experts on field investigations to Italian North Africa (something that never occurred in the case of French North Africa) but also created an institutional framework for these contacts to put them on more solid footing. Thus, he established a joint Italian–German expert group to exchange ideas on agrarian and settlement problems, an organization with no equivalent in British–German or American–German relations. In this context, Giuseppe Tassinari, a famous agronomist and under-secretary in the Italian Ministry of Agriculture, gave a talk about Italy’s new possessions in Abyssinia to an audience of select Nazi officials and settlement experts at the Harnack House in Berlin, one of the most important forums for scholarly dialogue in the Third Reich. The talk was deemed so important that it was immediately published in German. Footnote 85

Two aspects of the Italian efforts in Africa absorbed Himmler in particular: the complete incorporation of the new territories into the homeland and the selection of settlers. Indeed, in 1939, after years of intensive colonization and land improvement, Libya’s coastal region was officially recognized as Italian homeland, an accomplishment that perfectly matched Himmler’s own idea for transforming the newly conquered eastern European territories into German lands, the infamous ‘Germanization policies’. Footnote 86 Thus, the Italian example served as a source of encouragement to Himmler and his men, who felt that they were pursuing the correct policies when acquiring new territories. It is against this backdrop that we must understand Himmler’s famous 1942 speech on empire-building in eastern Europe. According to him, these new territories would be ‘a colony today, an area of settlement tomorrow and part of the Reich the day after tomorrow’. Footnote 87 The speech is intriguing for two reasons: on the one hand, it shows us how much Himmler’s thinking was shaped by a colonial mindset on the other, it makes it clear that he wanted to transcend that very same notion of colonialism – just as he thought the Italians had done.

Like Hans Frank before him, Himmler and his staff began gathering information on the Fascist empire in more systematic ways. A good example is provided by Helmut Müller-Westing’s work. A junior officer of the SS and a law student in Prague, Müller-Westing was encouraged to travel to Libya and write his PhD thesis on the legal and technical aspects of the Italian settlements, with the main focus being the contract that settlers signed with the state. Footnote 88 His mentors were the agrarian expert Wilhelm Saure, who at the time worked for the Race and Settlement Office of the SS, and Oswald Pohl, one of Himmler’s closest collaborators. Both were particularly interested in the Italian authorities’ practical experiences since the nation had begun ‘venturing off to new shores’ of Africa. Footnote 89 Thus, the guiding question that Westing examined was cómo settlements should best be organized. As the author’s introduction explained, now that the Nazi regime had entered a ‘space without people’ in eastern Europe and was about to design proper contracts with its future settlers, his thesis was meant to provide the necessary information for German experts to learn from an advanced system. Footnote 90

One of Müller-Westing’s and other scholars’ findings was that large and productive settler families were key to colonial success. Footnote 91 However, as the Italian experience had shown, it was crucial for the male head of the family to be supported by at least two grown sons who could perform the farm’s heavy manual labour. Himmler’s men were so interested in Müller-Westing’s conclusions that they immediately published them in their specialist journal Neues Bauerntum, noting that the author gave settlement experts much to consider. Footnote 92

It was at this time that Himmler personally intervened in German planning for eastern Europe. In November 1941, he suggested a clause be inserted in the drafts for a German settler contract requiring presumptive settlers to have two grown sons. Footnote 93 Although similar regulations had been discussed among German experts, Footnote 94 it was only after the Italian African experience that the head of the German settlement programme made it a mandatory requirement. Given that Himmler’s staff at the very same time emulated Italian colonial architecture to serve as a model for the German settlements in eastern Europe, an important learning process appears to have taken place. Footnote 95 Selecting the right settlers became the key prerequisite for the emergence and prosperity of a new German imperial society as ‘Commissioner for the Strengthening of Germandom’, it was Himmler’s task to secure that society’s ‘racial integrity’ in eastern Europe. Thus, it is not without irony that the measures taken to preserve the German race in the new territories were actually inspired by a foreign country.


German Labour Front

los German Labour Front (Deutsche Arbeitsfront) was the labour organisation of National Socialist Germany, which replaced the various independent trade unions. Its leader was Robert Ley.

Corporatism and Volksgemeinschaft views may have contributed to various pro-worker policies associated with the German Labour Front, as well as that Communists had had significant voter support and had been prominent opponents of the NSDAP, meaning that decreasing such support was important.

In addition to wage and work policies, following the National Socialist’s Volksgemeinschaft approach towards developing a greater "people's community", the DAF expanded or established new social, educational, sports, health, and entertainment programs for German workers via the Strength through Joy, which included factory libraries and gardens, swimming pools, low-priced hot meals, adult education programs, periodic work breaks, physical education, sports facilities, gymnastic training, orchestral music during lunch breaks, free tickets to concerts and opera, and subsidized vacations that saw over 10.3 million Germans signed up by 1938.[2] The DAF financed the building of ocean-going vessels that permitted German workers to pay minimal prices to sail to many foreign destinations. Up to six ocean liners were operating just before the start of World War II. According to the chief of the Associated Press in Berlin, Louis P. Lochner, ticket prices for ocean steamer vessels ranged from twelve to sixteen marks for "a full week on such a steamer". For those who desired vacations closer to home, the DAF constructed spa and summer resort complexes. The most ambitious was the 4.5 km long Prora complex on Rugen island, which was to have 20,000 beds, and would have been the largest beach resort in the world. It was never completed and the massive complex largely remained an empty shell right through until the 21st century.

To help finance such ambitious social programs, the DAF also operated one of the largest financial institutions—the Bank of German Labour—along with additional community programs such as medical screening, occupational training, legal assistance and programs to improve the company's working environment. The DAF was one of the largest National Socialist organizations, boasting of over 35,000 full-time employees by 1939. To help Hitler keep his promise to have every German capable of owning an affordable car (Volkswagen—the People’s Car) the DAF subsidized the construction of an automobile factory, which was partially paid from worker’s payroll deductions. None of the 340,000 workers who were paying for a car ever received one, since the factory had to be retooled for war production after the start of WWII.


German Labour Front - History

Purveyors of Authentic Militaria

  • Home /
  • Europe /
  • Germany /
  • Third Reich Flags & Militaria /
  • Flags & Penants /
  • Germany, DAF. A German Labour Front (DAF) Flag

This item is part of eMedals Presents a Gentleman's Collection Germany 1933-1945 . Click Here to view all items in this collection.

Our price is lower than the manufacturer's "minimum advertised price." As a result, we cannot show you the price in catalog or the product page.

You have no obligation to purchase the product once you know the price. You can simply remove the item from your cart.

Our price is lower than the manufacturer's "minimum advertised price." As a result, we cannot show you the price in catalog or the product page.

You have no obligation to purchase the product once you know the price. You can simply remove the item from your cart.


The Nazi Party: Appeal to all Working Germans by the German Labor Front

…The German Labor Front is the grouping of all working men without difference of economic or social status. It should include the worker and the employer, who will not be separated any longer by associations and leagues serving the interests of specific economic or social groups.

The value of the personality, whether he is a worker or employer, will be the determining factor in the German Labor Front. Trust can be won from one man to another, not from one organization to another.

According to the wish of our Fuehrer Adolf Hitler the German Labor Front is not the institution that will decide on material problems of workers daily life or the natural contrasting interests of individual workers. Within a short time the forms for the regulation of working conditions will be established in a manner that will assign the leader and the followers in an enterprise the appropriate positions dictated by the National Socialist ideology.

The supreme goal of the Labor Front is to educate all working Germans towards a National Socialist state and in the spirit of National Socialism. It will act especially to educate those people who have decisive roles in the organizations dealing with social conditions, labor courts and social security. It will see to it that the honor of the leader of the enterprise and his followers will become a real motivating power in the new order of society and economy.

Thus today we call on all German workers, those who work with their heads and those who work with their hands, to join the German Labor Front so that all will gather forces to `accomplish the enormous challenges.

Fuentes: Yad Vashem W. Michalka (Hg.), "Das Dritte Reich," Vol. 1 Muenchen, 1985, pp. 79-80.

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


The Czech Crisis 1938- 1939

Czechoslovakia was set up after PP settlement, self-determination. From Austria-Hungary . Buffer state against communism. Little Entente new buffer states. Home of several nationalities. Conflicts amongst them. Slovaks + Germans against Czechs.

Konran Heinleid --- German in Czechoslovakia that wanted to give Sudetenland to Germany .

Sudaten German People s Party Henleid meetings with Hitler and got $ from him. Hitler supported for transfer of Sudetenland to Germany .

1938, Hitler stronger because:

- army economy and people prepared for war

- stresa front failed, Britain agreed to naval agreement

- remilitarisation of the Rhineland . Security to west.

- Treaties signed with Italy and Japan .

- The Anschluss had placed Czechoslovakia like a fish in the jaws of a shark

- Soviet Union had domestic upheaval to upheaval with Stalin s purges and the Five year Plans.

1938- Hitler instructed generals to make plans to invade. He told Heinland to make trouble in Sudetenland .

Told generals to make plans to invade. Heinland was to make trouble as riots. Then he was to make impossible demands for independence so the Czech government would reject them and followers could make riots to show that government had no control. Then German army would maintain order, as Czechs had failed to do so.

Czechoslovakia was well equipped for fighting, army only a little smaller than Germany . USSR and France would help.

France did not have good army and had failed to show resistance in 1936. In 1938 they would do less. USSR was in was with Japan and had economic and political problems. Czechoslovakia also had allies with Rumania and Yugoslavia .

1. Berchtesgaden where Hitler told chamberlain that it was his last territorial aim in Europe and that he would be willing to go to war for the Sudetenland . Poland and Hungary also demanded borders.

2. Godesburg - Chamberlain went for Hitler to agree with a proposal, but Hitler said he wanted all of Czechoslovakia . Chamberlain returned to Britain to prepare for war.

3. Munich Mussolini was alarmed and proposed a four-power conference, France, Italy Germany and Britain , Czechs nor Russians were invited.

- immediately transfer the Sudetenland to Germany .

- Later transfer to Teschen to Poland and Ruthania to Hungary .

- Britain and France to protect rest of Czechoslovakia .

Czechoslovakians were forced to sign the Munich Agreement or face Germany . Czechoslovakia had to sign because had no allies.

Hitler said it was his last claim on Europe and that Britain and Germany would never go to war.

- weakened Czechoslovakia . made it an easy target in 1939.

- Hungary , Yugoslavia and Rumania tried to come to terms with Germany

- Mussolini was encouraged in his ambitions for southeast Europe and looked for closer ties with Germany .

- Hitler believed Britain and France would not fight to protect rest of Czechoslovakia .

- Convinced Russians that they could not rely on British and France and would have to make their own arrangements where Germany was concerned.

- Gave Britain and France time to rearm. Germany also gained time.

Munich ended Czechoslovakia , it was stripped of defences and abandoned.

million Germans still living in Bohemia .

1939- Poland was next step for Germany . Anglo/French guarantee to Poland to help if Germany was to invade. Rumania and Greece were also given guarantees.

Appeasement: policy to avoid war with threatening powers, giving in to demands as long as they re reasonable

mid 20 s 37 war must be avoided. Britain and France accepted things fairly unreasonable all together.

Chamberlain believed in taking initiative. Would find out what Hitler wanted and negotiate it.

Beginning of appeasement seen in Dawes and Young Plan and Locarno Treaties.

Why was appeasement reasonable at the time?

- Essential to avoid war after the glimpses of Sino-Japanese war and Spanish civil war, war seemed devastating. They were afraid of innocent civilians dying in bombs.

- Britain was in economic crisis, could not afford rearmament and expenses of Great War.

- British government supported by pacific public opinion. Italy and Germany had grievances. Britain should show sympathy. Remove need of aggression.

- League hopeless. Chamberlain thought only way to solve dispute was through face-to-face meetings.

- Economic cooperation would be good for both. If Britain helped economy with trouble, Germany would be grateful.

- Fear of communist Russia spreading.

- Nobody should treat Britain without respect.

- Britain did want to fight Japan in east at same time as fighting Germany in west.

- It would give Britain more time to get stronger, make Germany get scared of Britain .

East Prussia had been split from Germany to create a Polish corridor . Here was city, Danzig , where most people were German.

Hitler convinced Hungary to invade Ruthenia and made Czechs and Slovaks be under German protection, German troops marched into Prague . No more Czechoslovakia . Hitler moved from lebensraum, to correcting the errors of Versailles .

1 week later, Hitler took Memel from Lithuania

Chamberlain realised Hitler had lied, the Sudetenland wasn t his last territorial objective. Appeasement was not working. Public opinion agreed.

o USA lend money to Germany to help pay reparations. France knew she was going to get paid and let the Ruhr go.

o German currency reorganised

- Young Plan (pact of París ) (1929)

o Reduce amount of reparations by 75% gave her 59 years to pay.

o Never worked because of Wall Street Crash

- Kellogg Briand Pact (1928)

o First only France and U.S.A

o Agree not to go to war for 5 years

o Settle disputes by peaceful means

o Included: USA , Germany , USSR , Italy and Japan .

- Washington Naval Conference (1922)

o Limit navies (British, American, French and Japanese)

o Not to build any new battleships or cruisers for 10 years.

- both created stable economic conditions and optimism about peace. Didn t reduce German grievances at all.

Hitler wanted city of Danzig , where most inhabitants were German and the Polish corridor , which had once belonged to him.

Preparing to invade Polonia :

- March 1939 Hitler convinced Hungary to invade Ruthenia and Czechs and Slovaks to place themselves under German protection .

- Then marched into Prague and Czechoslovakia ceased to exist.

- 1 week later Memel from Lithuania .

All this went against his promise of the Sudetenland being his last-territorial objective. Chamberlain was appalled. He realised appeasement was not working. Hitler had now moved from lebensraum to correcting the errors of Versailles . Czechoslovakia no longer had a majority German population.

April 1939 Anglo-French guarantee to Poland Britain and France predicted Poland to be the next victim. Hitler had reason to believe that it was a bluff (as previous pacts had failed to work, e.g. Stresa Front, Munich Agreement).

May 1939 Pact of Steel Germany and Italy to stand by each other through war. Was issued after Italy invaded Albania who had guarantees from other countries.

Britain and France tried to ask Russia for help, but did not pursue it.

Hitler began to consider possibilities of two front war with Russia in east and Britain and France in West, he was terrified. However, Britain and France turned down Russia s treaty of mutual assistance.

German army was only ready to invade Poland , not ready for war. Did not want Czech affair to repeat, he knew there was to be a war, but first he had to isolate Poland .

August 23 1939 signed Non-Aggression pact with Russia , for Russia not to attack Germany to protect Poland . As a result, Russia would get half of the Polish conquer.

Justifying the Non-Aggression pact:

- Stalin needed time to prepare for war

- Germany would be weakened by Britain and France

- Fear of two-front war with Japan

- Secured peace for 1 years

- New land would protect them and help him spread communism

Hitler thought this Non-Aggression pact would make Britain and France less likely to help Poland .