¿Es este un tornillo de 300 millones de años o simplemente una criatura marina fosilizada?

¿Es este un tornillo de 300 millones de años o simplemente una criatura marina fosilizada?

Un equipo de investigación ruso conocido como Kosmopoisk Group, que investiga ovnis y actividad paranormal, afirma haber encontrado un tornillo de una pulgada incrustado dentro de una roca que tiene 300 millones de años. Dicen que el tornillo son los restos de una antigua forma de tecnología que prueba que los extraterrestres visitaron la Tierra hace millones de años. Sin embargo, los científicos dicen que el "tornillo" no es más que una criatura marina fosilizada llamada Crinoid.

El equipo ruso estaba investigando los restos de un meteorito en la región rusa de Kaluga en la década de 1990, cuando se encontraron con el extraño objeto. Se realizó un análisis paleontológico, que reveló que la piedra se formó hace entre 300 y 320 millones de años. El equipo también afirma que una radiografía de la piedra muestra que hay otro tornillo en su interior. Sin embargo, no han permitido que expertos internacionales examinen el objeto, ni han revelado de qué está hecho el tornillo.

Desde el hallazgo inicial, se ha debatido mucho el descubrimiento, y los científicos se burlaron de la sugerencia de que refleja un tornillo antiguo y sugirieron que hay una explicación mucho menos emocionante.

Ubicación de Kaluga Oblast en Rusia, donde los investigadores afirman haber encontrado un tornillo de 300 millones de años ( Wikipedia)

The Mail Online informa que los científicos que han examinado la evidencia fotográfica del objeto dicen que hay una respuesta más terrenal al fenómeno: el "tornillo" son en realidad los restos fosilizados de una antigua criatura marina conocida como crinoideo.

Los crinoideos son una especie de animal marino que se cree que evolucionó hace unos 350 millones de años. Se caracterizan por una boca en la superficie superior que está rodeada por brazos de alimentación. Hoy en día, hay alrededor de 600 especies de crinoideos, pero en el pasado eran mucho más abundantes y diversas.

Un crinoideo acechado dibujado por Ernst Haeckel. ( Wikipedia)

A lo largo de los años, los geólogos han encontrado innumerables fósiles que representan crinoideos enteros o sus segmentos, algunos de los cuales se parecen a tornillos. Los científicos han sugerido que la forma de tornillo que se ve en las muestras de fósiles puede ser la forma invertida de la criatura, que se disolvió mientras se formaba la roca a su alrededor.

Izquierda: Los restos fosilizados de un crinoideo entero ( Wikipedia). Derecha: segmentos fosilizados de crinoideos ( Wikipedia)

"Se cree que la criatura fosilizada en la roca misteriosa es una forma de 'lirio de mar', un tipo de crinoideo al que le creció un tallo cuando se convirtió en adulto, para atarse al lecho marino", escribe Mail Online. "Sin embargo, algunos dicen que los tallos de los crinoideos eran típicamente mucho más pequeños que el 'tornillo', con marcas ligeramente diferentes, y han descartado la teoría".

MÁS

Nigel Watson, autor del Manual de Investigaciones OVNI, dijo a Mail Online: “Se han informado muchos artefactos fuera de lugar, como clavos o incluso herramientas incrustadas en piedra antigua. Algunos de estos informes son ... interpretaciones erróneas de formaciones naturales ".

"Sería genial pensar que podríamos encontrar una evidencia tan antigua de una nave espacial que nos visitó hace tanto tiempo, pero tenemos que considerar si los constructores de naves espaciales extraterrestres usarían tornillos en la construcción de su nave", agregó. "También parece que esta historia es probablemente un engaño que se está difundiendo por Internet y refleja nuestro deseo de creer que los extraterrestres nos han visitado en el pasado y todavía nos visitan hoy en lo que ahora llamamos ovnis".

Por ahora, la controversia que rodea al objeto sigue muy viva y, a menos que el Grupo Kosmopoisk publique información detallada sobre el material del "tornillo", es poco probable que se llegue a un consenso en el corto plazo.

Imagen de portada: una piedra que data de alrededor de 300 millones de años, que parece mostrar un tornillo incrustado en su interior. Fuente: ancient-code.com


¿Podría este & # 8216screw & # 8217 de 300 millones de años ser una prueba de extraterrestres?

Los científicos rusos han estado reflexionando sobre su existencia desde que se encontró en la década de 1990, y muchas personas creen que es una prueba de una civilización humana perdida muy avanzada, extraterrestres o una criatura marina fosilizada.

Fue descubierto en la región de Kaluga por investigadores que buscaban en el lugar del impacto de un asteroide.

Al "tornillo" se le dio su edad después de una serie de radiografías realizadas por un equipo ovni y paranormal llamado Kosmopoisk Group.

La mayoría de los expertos cree que es probable que el objeto sea una criatura marina conocida como Crinoid.

Unas 600 especies de crinoideos están ahora extintas, pero las criaturas viven en diferentes formas en los mares modernos.

Nigel Watson, autor del Manual de Investigaciones OVNI, dijo a MailOnline: “Se han informado muchos artefactos fuera de lugar, como clavos o incluso herramientas incrustadas en piedra antigua.

“Algunos de estos informes son ... interpretaciones erróneas de formaciones naturales.

“En este caso, los escépticos afirman que el tornillo no es más que los restos fosilizados de un animal marino crinoideo, mientras que los creyentes señalan que el tornillo es muy diferente de la evidencia fósil circundante.

“Sería genial pensar que podríamos encontrar una evidencia tan antigua de una nave espacial que nos visitó hace tanto tiempo, pero tenemos que considerar si los constructores de naves espaciales extraterrestres usarían tornillos en la construcción de su nave.

"También parece que esta historia es probablemente un engaño que se está difundiendo por Internet, y refleja nuestro deseo de creer que los extraterrestres nos han visitado en el pasado y todavía nos visitan hoy en lo que ahora llamamos ovnis".


Un tornillo de 300 millones de años encontrado por investigadores podría cambiar la historia

Ha habido varios descubrimientos arqueológicos que la ciencia no puede explicar
Nos hemos topado con numerosos hallazgos a lo largo de los años que terminaron siendo solo eso, tales hallazgos han llamado la atención de los investigadores pero no se han publicado explicaciones precisas.
Al igual que el infame microchip de 240 millones de años, este tornillo de 300 millones de años es probablemente otro crinoide curioso.

Mientras investigaban los restos de un meteorito en las afueras de Moscú en 1998, los científicos rusos descubrieron una roca con un tornillo firmemente fijado en su interior. Los geólogos estiman que la edad de la roca es de 300-320 millones de años, más antigua que la existencia de los dinosaurios.La evidencia muestra que los átomos de hierro del tornillo y los átomos de silicio de la roca se han extendido y fusionado, lo que sugiere que el tornillo no es de ninguna manera. significa una adición reciente a la roca.

Descubrimiento del tornillo de 300 millones de años

El artefacto anómalo fue descubierto por los científicos rusos por casualidad mientras realizaban un análisis después de la caída de un meteorito en la región de Kaluga y encontraron un objeto misterioso similar a un tornillo moderno.

El descubrimiento del artefacto fue desconcertante y los investigadores no sabían qué pensar al respecto.
¿Vino del espacio?
¿Es este tornillo evidencia de civilizaciones antiguas que vivieron en la Tierra hace millones de años?
¿O es simplemente otra criatura marina fosilizada?

Misterio detrás del tornillo

El fósil alrededor del tornillo mide unos 2 cm de largo.
Se encontró en un viaje científico que fue realizado por un grupo llamado Kosmopoisk group, un grupo de investigación científica responsable de realizar investigaciones relacionadas con ovnis, investigación criptozoológica y pseudociencia paranormal.

Al principio, se vistieron y fueron a buscar los restos del meteorito que impactó la región de Kaluga en Rusia.
De repente, se encontraron con el tornillo y, curiosamente, después de un análisis paleontológico, resultó que la edad de la piedra estaba entre 300 y 320 millones de años.
El artefacto se analizó utilizando tecnología de rayos X, que proporcionó a los investigadores otro impacto, supuestamente había otro tornillo en su interior.
.

Muchos científicos han intentado explicar el origen y los detalles del tornillo.
Algunos científicos sugirieron que podrían ser los restos de Crinoideos (animales marinos que componen la clase Crinoidea de los equinodermos).
Muchos se niegan a creer que estamos viendo Crinoideos a pesar de que esta es la explicación más precisa.

Se han dicho varias teorías sobre el tornillo.
A los escépticos les encanta desacreditar descubrimientos como este, ofreciendo una respuesta mucho más simple, sugiriendo que no es nada, probablemente los restos de una antigua fábrica, vehículo o cualquier otra cosa que pueda hacer que usted, el lector, busque respuestas en otra parte, sin prestar atención a los detalles. como la edad y la región donde se encontró.

Entonces, ¿qué es esto exactamente?
¿Es solo otro crinoideo?
¿O una prueba de que la vida extraterrestre estuvo presente en la Tierra hace millones de años?
¿O existe la posibilidad de que sea una prueba de civilizaciones antiguas en el pasado que poseían tecnología muy avanzada?
¿Cómo es posible que un tornillo haya sobrevivido "intacto" durante 300 millones de años?
¿Cuál es su composición metálica?
Estas son varias de las preguntas que aún deben responderse para obtener una imagen completa de lo que realmente es este objeto.
Sin embargo, por ahora, el misterio del tornillo de los 300 millones de años sigue sin resolverse.


El asombroso dinosaurio encontrado (accidentalmente) por mineros en Canadá

Conocido como un nodosaurio, este devorador de plantas blindado de 110 millones de años es el fósil de su tipo mejor conservado jamás encontrado.

En la tarde del 21 de marzo de 2011, un operador de equipo pesado llamado Shawn Funk estaba abriéndose camino a través de la tierra, sin saber que pronto se encontraría con un dragón.

Ese lunes había comenzado como cualquier otro en Millennium Mine, un vasto pozo a unas 17 millas al norte de Fort McMurray, Alberta, operado por la compañía de energía Suncor. Hora tras hora, la imponente excavadora de Funk devoraba su camino hacia las arenas mezcladas con betún, los restos transfigurados de plantas y criaturas marinas que vivieron y murieron hace más de 110 millones de años. Era la única vida antigua que veía con regularidad. En 12 años de excavación, había tropezado con madera fosilizada y el tocón de árbol petrificado ocasional, pero nunca con los restos de un animal, y ciertamente no con dinosaurios.

Pero alrededor de la 1:30, el cubo de Funk cortó algo mucho más duro que la roca circundante. Bultos de colores extraños salieron de la caja y se deslizaron hacia la orilla de abajo. En cuestión de minutos, Funk y su supervisor, Mike Gratton, comenzaron a pensar en las rocas de color marrón nogal. ¿Eran tiras de madera fosilizada o eran costillas? Y luego voltearon uno de los bultos y revelaron un patrón extraño: fila tras fila de discos de color marrón arenoso, cada uno con un anillo de piedra gris metalizado.

"De inmediato, Mike dijo: 'Tenemos que revisar esto'", dijo Funk en una entrevista en 2011. "Definitivamente no era nada que hubiéramos visto antes".

Casi seis años después, estoy visitando el laboratorio de preparación de fósiles en el Museo Royal Tyrrell en las tierras baldías azotadas por el viento de Alberta. El cavernoso almacén se hincha con el zumbido de la ventilación y el zumbido de los técnicos que raspan la piedra del hueso con herramientas con punta de aguja que se asemejan a martillos neumáticos en miniatura. Pero mi atención se centra en una masa de piedra de 2,500 libras en la esquina.

A primera vista, los bloques grises reensamblados parecen una escultura de un dinosaurio de nueve pies de largo. Un mosaico óseo de armaduras cubre su cuello y espalda, y círculos grises delinean escamas individuales. Su cuello se curva graciosamente hacia la izquierda, como si se dirigiera hacia alguna planta sabrosa. Pero esta no es una escultura realista. Es un dinosaurio real, petrificado desde el hocico hasta las caderas.

EL FÓSIL DE DINOSAURIO RECIÉN DIVULGADO ESTÁ MEJOR CONSERVADO DE SU TIPO

Cuanto más lo miro, más alucinante se vuelve. Restos fosilizados de piel todavía cubren las placas de armadura llenas de baches que salpican el cráneo del animal. Su antepié derecho se encuentra a su lado, sus cinco dedos extendidos hacia arriba. Puedo contar las escamas en su suela. Caleb Brown, investigador postdoctoral en el museo, sonríe ante mi asombro. "No solo tenemos un esqueleto", me dice más tarde. "Tenemos un dinosaurio como hubiera sido".

Para los paleontólogos, el asombroso nivel de fosilización del dinosaurio, causado por su rápido entierro submarino, es tan raro como ganar la lotería. Por lo general, solo se conservan los huesos y los dientes, y solo en raras ocasiones los minerales reemplazan los tejidos blandos antes de que se pudran. Tampoco hay garantía de que un fósil mantenga su forma real. Los dinosaurios emplumados encontrados en China, por ejemplo, fueron aplastados, y los dinosaurios con pico de pato "momificados" de América del Norte, entre los más completos jamás encontrados, parecen marchitos y secados al sol.

El paleobiólogo Jakob Vinther, experto en coloración animal de la Universidad de Bristol del Reino Unido, ha estudiado algunos de los mejores fósiles del mundo en busca de signos del pigmento melanina. Pero después de cuatro días de trabajar en este, raspando delicadamente muestras más pequeñas que las motas de parmesano rallado, incluso él está asombrado. El dinosaurio está tan bien conservado que “podría haber estado caminando hace un par de semanas”, dice Vinther. "Nunca había visto nada como esto".

Un cartel de la pelicula Noche en el museo cuelga de la pared detrás de Vinther. En él, un esqueleto de dinosaurio emerge de las sombras, mágicamente devuelto a la vida.

El fósil notable es una nueva especie (y género) de nodosaurio, un tipo de anquilosaurio a menudo eclipsado por sus primos famosos de caja de cereales en el subgrupo Ankylosauridae. A diferencia de los anquilosaurios, los nodosaurios no tenían garrotes de cola que les partieran las espinillas, pero también llevaban armaduras espinosas para disuadir a los depredadores. Mientras avanzaba pesadamente por el paisaje hace entre 110 millones y 112 millones de años, casi a la mitad del período Cretácico, el gigante de 18 pies de largo y casi 3,000 libras era el rinoceronte de su época, un herbívoro gruñón que se mantuvo en gran parte a sí mismo. Y si algo vino a llamar, tal vez el temible Acrocanthosaurus—El nodosaurio tenía el truco perfecto: dos púas de 50 centímetros de largo que sobresalían de sus hombros como un par de cuernos de toro fuera de lugar.

El oeste de Canadá que conoció este dinosaurio Era un mundo muy diferente de las llanuras brutalmente frías y azotadas por el viento que encontré el otoño pasado. En la época del nodosaurio, el área se parecía al sur de la Florida actual, con brisas cálidas y húmedas que flotaban a través de bosques de coníferas y prados llenos de helechos. Incluso es posible que el nodosaurio contemplara un océano. En el Cretácico temprano, las crecientes aguas abrieron una vía marítima interior que cubría gran parte de lo que ahora es Alberta, su costa occidental lamiendo el este de la Columbia Británica, donde pudo haber vivido el nodosaurio. Hoy esos antiguos fondos marinos yacen enterrados bajo bosques y campos ondulados de trigo.

Un día desafortunado, este animal marinero terminó muerto en un río, posiblemente arrastrado por una inundación. El cadáver boca arriba se abrió camino río abajo, mantenido a flote por los gases que las bacterias eructaron en su cavidad corporal, y finalmente se lavó en la vía marítima, suponen los científicos. Los vientos soplaron el cadáver hacia el este, y después de una semana más o menos a flote, el cadáver hinchado estalló. El cuerpo se hundió primero en el fondo del océano, levantando un lodo espeso que lo envolvió. Los minerales se infiltraron en la piel y la armadura y acunaron su espalda, asegurándose de que el nodosaurio muerto mantuviera su forma real mientras eones de rocas se amontonaban encima.

La inmortalidad de la criatura dependía de cada eslabón de esta inverosímil cadena de acontecimientos. Si se hubiera desplazado otros cientos de pies en ese antiguo mar, se habría fosilizado más allá de la línea de propiedad de Suncor, manteniéndolo sepultado. En cambio, Funk se topó con el dinosaurio albertano más antiguo jamás encontrado, congelado en piedra como si hubiera contemplado a Medusa.

"Fue un descubrimiento realmente emocionante", dice Victoria Arbor, paleontóloga de dinosaurios blindados en el Museo Real de Ontario de Canadá. Arbour ha visto el fósil en varias etapas de preparación, pero no participa en su estudio. “Representa un entorno tan diferente al de hoy y una época tan diferente, y tiene una gran preservación”. (Arbor ha comenzado a estudiar un anquilosaurio igualmente bien conservado encontrado en Montana en 2014, gran parte del cual permanece oculto dentro de un bloque de piedra de 35.000 libras. El 10 de mayo, Arbor y su colega David Evans publicaron una descripción del anquilosaurio de Montana, nombrándolo Zuul crurivastator- "Zuul, destructor de espinillas", según el monstruo de la película Cazafantasmas.)

El espécimen canadiense literalmente desafía las palabras, en más de un sentido. Cuando este artículo fue a la imprenta, el personal del museo estaba finalizando la descripción científica de la criatura y aún no se había decidido por un nombre común. ("Mrs. Prickley", una referencia a un personaje de comedia de sketches canadiense, no se pegó). Pero el fósil ya está proporcionando nuevos conocimientos sobre la estructura de la armadura de los nodosaurios. La reconstrucción de la armadura generalmente requiere conjeturas informadas, ya que las placas óseas, llamadas osteodermos, se dispersan temprano en el proceso de descomposición. No solo los osteodermos de este nodosaurio se conservaron en su lugar, sino también los rastros de las escamas intermedias.

Es más, las vainas que alguna vez estuvieron hechas de queratina, el mismo material que se encuentra en las uñas humanas, todavía recubren muchos de los osteodermos, lo que permite a los paleontólogos ver con precisión cómo estas vainas exageraban el tamaño y la forma de la armadura. "He estado llamando a esta piedra Rosetta para armadura", dice Donald Henderson, curador de dinosaurios en el Museo Royal Tyrrell.

Sin embargo, liberar esta piedra de Rosetta de su tumba rocosa resultó ser una tarea hercúlea.

Después de que se corriera la voz del descubrimiento en Suncor, la compañía notificó rápidamente al Museo Royal Tyrrell. Henderson y Darren Tanke, uno de los técnicos veteranos del museo, subieron a bordo de un jet Suncor y volaron a Fort McMurray. Las excavadoras de Suncor y el personal del museo cortaban la roca en turnos de 12 horas, envueltos en polvo y gases de diesel.

Eventualmente lo redujeron a una roca de 15,000 libras que contenía el dinosaurio, lista para ser sacada del pozo. Pero con las cámaras rodando, ocurrió el desastre: cuando se levantó, la roca se hizo añicos, partiendo al dinosaurio en varios trozos. El interior parcialmente mineralizado y en forma de capa del fósil simplemente no podía soportar su propio peso.

Tanke pasó la noche ideando un plan para salvar el fósil. A la mañana siguiente, el personal de Suncor envolvió los fragmentos en yeso de París, mientras Tanke y Henderson buscaban algo para estabilizar el fósil en el largo viaje hasta el museo. En lugar de maderas, la tripulación utilizó arpillera empapada de yeso enrollada como troncos.

El plan similar a MacGyver funcionó. Unas 420 millas más tarde, el equipo llegó al laboratorio de preparación del Museo Royal Tyrrell, donde los bloques fueron confiados al preparador de fósiles Mark Mitchell. Su trabajo sobre el nodosaurio ha requerido el toque de un escultor: durante más de 7.000 horas en los últimos cinco años, Mitchell ha expuesto lentamente la piel y los huesos del fósil. El minucioso proceso es como liberar polvo de talco comprimido del hormigón. “Casi tienes que luchar por cada milímetro”, dice.


10 especies más antiguas del mundo

La mayor parte de la historia de la Tierra se ha descubierto a través de la investigación de lo que se conoce como registro fósil. Gracias a esta investigación, los científicos han podido reconstruir el árbol evolutivo y la evolución de la Tierra misma. Todas las especies en esto tienen ancestros cuyos fósiles datan de hace cientos de millones de años. Además, casi todas estas especies se conocen como "fósiles vivientes" porque no han evolucionado demasiado lejos de sus formas originales.

10. Colas de caballo

La edad: más de 300 millones
Eón geológico más temprano: Devónico tardío
Reino: Plantae
Localización: En todo el mundo, excepto en la Antártida, pero concentrado principalmente en el hemisferio norte no tropical

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Equisetum, comúnmente llamado colas de caballo, es el único miembro vivo sobreviviente o clase de plantas llamadas Equisetopsida. Estas plantas tienen más de 300 millones de años y forman la mayoría del sotobosque de los bosques del Paleozoico tardío. Las antiguas colas de caballo dominaron la tierra durante más de 100 millones de años y podían crecer hasta 30 metros (98,4 pies). Hoy en día, las colas de caballo son mucho más pequeñas, pero aún se reproducen esparciendo esporas en lugar de semillas, como sus antepasados. En varios lugares del mundo, las colas de caballo se consideran malas hierbas y plagas de plantas no deseadas. Sin embargo, son ampliamente utilizados por varias culturas como alimento, abrillantador de madera y medicina.

9. Celacanto

La edad: c.400 millones de años
Eón geológico más temprano: devoniano
Reino: Animalia
Localización: Costas del Océano Índico e Indonesia

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Hasta que se descubrió un espécimen vivo en 1938, se pensaba que el celacanto se extinguió hace unos 65 millones de años, junto con los dinosaurios. Los científicos creen que este pez misterioso representa un paso temprano en la evolución de los peces a animales terrestres de cuatro patas.

Los celacantos tienen muchas características únicas, incluidas sus cuatro aletas que se extienden lejos de su cuerpo como patas. Estas aletas también se mueven en un patrón alterno, similar a otros animales de cuatro patas, como un caballo al trote. También tienen una articulación en el cráneo que les permite abrir la boca lo suficiente como para adaptarse a presas más grandes y escamas gruesas que no existen en ningún otro pez vivo conocido.

8. Tiburón elefante

La edad: c.400 millones de años
Eón geológico más temprano: devoniano
Reino: Animalia
Localización: Aguas marinas frente al sur de Australia y Tasmania al sur de East Cape y Kaipara Harbour, Nueva Zelanda

fuente de la foto: New Scientist

A pesar de su nombre, el tiburón elefante no es en realidad un tiburón, sino un tipo de pez cartilaginoso. Pertenece a un grupo de peces llamado pez rata, que se separó de los tiburones hace unos 400 millones de años. Se cree que son una de las especies de vertebrados más antiguas que se conocen.

Los investigadores han secuenciado el genoma del tiburón elefante y han descubierto que es único y bastante diferente de los genomas de otros vertebrados vivos. Esperan que la información obtenida al estudiar el genoma del tiburón elefante # 8217 proporcione información sobre la evolución de los esqueletos óseos. Los científicos dicen que el tiburón elefante ha cambiado muy poco con respecto a sus antepasados, lo que lo convierte en el vertebrado conocido de evolución más lenta.

7. Cangrejo herradura

La edad: 445 millones de años
Eón geológico más temprano: Ordovícico tardío
Reino: Animalia
Localización: aguas oceánicas y fondos arenosos o fangosos suaves en todo el mundo

fuente de la foto: Pixabay

El cangrejo herradura es probablemente el fósil viviente más famoso. Estas antiguas criaturas de aspecto alienígena son casi idénticas a sus antepasados ​​más antiguos que se encuentran en los registros fósiles. En 2008, los investigadores encontraron fósiles de cangrejo herradura de 445 millones de años, que son unos 100 millones de años más antiguos que cualquier otro fósil de cangrejo herradura jamás descubierto.

Desafortunadamente, los cangrejos herradura enfrentan muchas amenazas del desarrollo humano. Su sangre tiene propiedades únicas que se utilizan para probar la seguridad de las vacunas y otra sangre inyectable. Debido a esto, cada año se recolectan alrededor de 500,000 cangrejos herradura y se extrae aproximadamente el 30 por ciento de su sangre. Entre el 10 y el 15 por ciento de estos cangrejos capturados mueren.

6. Nautilus

La edad: c.500 millones de años
Eón geológico más temprano: Cámbrico tardío
Reino: Animalia
Localización: Mares del Indo-Pacífico

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Los nautilos son fácilmente reconocibles por sus conchas con cámaras en espiral. Los nautilos modernos no han evolucionado demasiado desde sus primeros antepasados, los nautiloides. A través del registro fósil, se han descubierto más de 2500 especies de nautiloides, pero solo existen seis especies en la actualidad.

Los nautilos son los cefalópodos más longevos (pulpos, calamares y sepias), con una vida útil de 15 a 20 años. Aunque los nautilos aún no están cerca de la extinción, todos están protegidos por el Apéndice II de CITES, lo que significa que pueden extinguirse si no se hacen cumplir las regulaciones estrictas sobre el comercio de nautilos. Actualmente se cosechan en exceso por sus conchas, que contienen nácar (nácar), su carne y para su uso en acuarios.

5. Gusanos de terciopelo

La edad: c.500 millones de años
Eón geológico más temprano: cambriano
Reino: Animalia
Localización: Todos los hábitats tropicales y la zona templada del hemisferio sur

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Onychophora, comúnmente conocido como gusanos de terciopelo, son animales parecidos a gusanos con una textura aterciopelada, de ahí el apodo. Son animales antiguos estrechamente relacionados con los artrópodos (como los milpiés y los ciempiés). A diferencia de los artrópodos, los gusanos de terciopelo no tienen un exoesqueleto duro y su piel aterciopelada es repelente al agua. Además de su textura de terciopelo única, los gusanos de terciopelo son conocidos por tener muchas patas rechonchas, entre 13 y 43 pares de patas, todas con una garra en forma de gancho.

Los registros fósiles de lobopodios que se remontan al período Cámbrico se parecen mucho a los gusanos de terciopelo terrestres modernos. Dado que los gusanos de terciopelo tienen cuerpos blandos que no se fosilizan bien, no está claro cuándo sus antepasados ​​se trasladaron a la tierra. Es posible que hayan hecho la transición hace unos 490 a 430 millones de años.

4. Medusas

La edad: más de 500 millones de años posiblemente 600 - 700 millones de años
Eón geológico más temprano: cambriano
Reino: Animalia
Localización: Aguas marinas en todo el mundo algunas especies habitan en agua dulce

fuente de la foto: Pixnio

Las medusas son el animal multiorgánico más antiguo del mundo y han existido de alguna forma durante al menos 500 millones de años. El fósil de medusa definitivo más antiguo conocido se remonta a 500 millones de años. La investigación sobre el fósil se publicó en 2007 y afirma que es más de 200 millones de años más antiguo que los fósiles de medusas más antiguos.

Nuevos estudios de alrededor de 2011 han revelado que las medusas son más complejas de lo que se pensaba. Un biólogo marino cuestionó la sabiduría convencional de que las medusas carecen de un sistema nervioso central. Dijo que el sistema nervioso de las medusas podría no ser tan obvio como lo es en los animales con un cerebro conectado a la médula espinal, pero es distinto a su manera.

3. Esponjas

La edad: 600 millones de años
Eón geológico más temprano: precámbrico
Reino: Animalia
Localización: Aguas marinas en todo el mundo algunas especies habitan en agua dulce

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Aunque investigaciones recientes sugieren que las medusas de peine son más antiguas, todavía se cree que las esponjas son el primer grupo en ramificarse del árbol evolutivo del ancestro común de todos los animales. A diferencia de la mayoría de los otros animales, las esponjas carecen de paredes celulares, tejidos y órganos verdaderos, y tienen cuerpos asimétricos. Hay alrededor de 5.000 a 10.000 especies diferentes de esponjas.

Los primeros registros fósiles de esponjas se remontan a hace unos 580 millones de años. Se pensaba que estas esponjas fósiles bien conservadas eran las más antiguas hasta que se encontró un fósil de 600 millones de años en 2015. El nuevo hallazgo desafía lo que los científicos saben actualmente sobre el momento de la evolución animal.

2. Ctenóforos (medusas en forma de peine)

La edad: 700 millones de años
Eón geológico más temprano: cambriano
Reino: Animalia
Localización: Aguas marinas en todo el mundo

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Hasta hace unos años, se pensaba que las esponjas eran los primeros animales del árbol evolutivo. Sin embargo, una investigación más reciente sugiere que los ctenóforos (medusas de peine) son los primeros animales verdaderos, no las esponjas. Los científicos secuenciaron por primera vez el genoma de la jalea de peine más antigua, la nuez de mar (Mnemiopsis leidyi), y lo comparó con varias otras especies de medusas de peine para determinar que se separaron del ancestro común del reino animal antes que las esponjas.

El Instituto Nacional de Salud (NIH) encabezó esta investigación sobre jaleas de peine para ayudar en la investigación de animales como modelos de enfermedades humanas. Más de la mitad de los genes de enfermedades conocidas en los seres humanos están presentes en las jaleas de peine.

1. Cianobacterias

La edad: disputada & # 8211 posiblemente 3.5 mil millones de años, la evidencia indiscutible más antigua dice 2.1 - 2.7 mil millones de años
Eón geológico más temprano: Arcaico
Reino: Eubacterias
Localización: Casi todos los hábitats terrestres y acuáticos del mundo

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Las cianobacterias son las especies más antiguas del mundo. Se cree que estas bacterias son la forma de vida más antigua conocida de la Tierra. Los estromatolitos fosilizados, un tipo de roca estratificada formada por esteras microbianas de microorganismos, que datan de hace más de 3.500 millones de años, contienen evidencia de actividad de cianobacterias. Sin embargo, esta evidencia es controvertida y, en 2010, la evidencia indiscutible más antigua de cianobacterias tiene 2.100 millones de años.

Las cianobacterias viven en casi todos los hábitats terrestres y acuáticos del mundo, incluidos los océanos, el suelo húmedo, las rocas del desierto que estaban temporalmente mojadas e incluso las rocas antárticas. Son conocidas por su color azul verdoso, especialmente las cianobacterias acuáticas, que pueden formar flores muy visibles y coloridas.


Las Piedras de Ica

Brattarb / Wikimedia Commons / CC SA BY 2.0

En la década de 1930, el Dr. Javier Cabrera recibió el regalo de una extraña piedra de un agricultor local. La piedra intrigó tanto al médico que comenzó a recolectar otras, y finalmente se jactó de una colección de más de 1,100 piedras de andesita. Se estima que tienen entre 500 y 1,500 años, las piedras se conocen como las Piedras de Ica.

Las piedras tienen grabados, muchos de los cuales son sexualmente gráficos. Algunos representan ídolos, mientras que otros representan prácticas como la cirugía a corazón abierto y los trasplantes de cerebro. Los grabados más asombrosos, sin embargo, representan claramente a los dinosaurios: brontosaurios, triceratopses, estegosaurios y pterosaurios.

Si bien los escépticos consideran que las Piedras de Ica son un engaño, su autenticidad no ha sido probada ni refutada.


¿Es este un tornillo de 300 millones de años o simplemente una criatura marina fosilizada?

Un equipo de investigación ruso conocido como Kosmopoisk Group, que investiga los ovnis y la actividad paranormal, afirma haber encontrado un tornillo de una pulgada incrustado dentro de una roca que tiene 300 millones de años. Dicen que el tornillo son los restos de una antigua forma de tecnología que prueba que los extraterrestres visitaron la Tierra hace millones de años. Sin embargo, los científicos dicen que el & lsquoscrew & rsquo no es más que una criatura marina fosilizada llamada Crinoid.

El equipo ruso estaba investigando los restos de un meteorito en la región rusa de Kaluga en la década de 1990, cuando se encontraron con el extraño objeto. Se realizó un análisis paleontológico, que reveló que la piedra se formó hace entre 300 y 320 millones de años. El equipo también afirma que una radiografía de la piedra muestra que hay otro tornillo en su interior. Sin embargo, no han permitido que expertos internacionales examinen el objeto, ni han revelado de qué está hecho el tornillo.

Desde el hallazgo inicial, ha habido mucho debate en torno al descubrimiento, y los científicos se burlaron de la sugerencia de que refleja un tornillo antiguo y sugirieron que hay una explicación mucho menos emocionante.

Ubicación de Kaluga Oblast en Rusia, donde los investigadores afirman haber encontrado un tornillo de 300 millones de años (Wikipedia)

The Mail Online informa que los científicos que han examinado la evidencia fotográfica del objeto dicen que hay una respuesta más terrenal al fenómeno: el & lsquoscrew & rsquo es en realidad los restos fosilizados de una antigua criatura marina conocida como crinoideo.

Los crinoideos son una especie de animal marino que se cree que evolucionó hace unos 350 millones de años. Se caracterizan por una boca en la superficie superior que está rodeada por brazos de alimentación. Hoy en día, hay alrededor de 600 especies de crinoideos, pero en el pasado eran mucho más abundantes y diversas.

Un crinoideo acechado dibujado por Ernst Haeckel. (Wikipedia)

A lo largo de los años, los geólogos han encontrado innumerables fósiles que representan crinoideos enteros o sus segmentos, algunos de los cuales se parecen a tornillos. Scientists have suggested that the screw-like shape seen in fossil samples may be the reversed-shape of the creature, which dissolved while the rock was shaped around it.

Left: The fossilized remains of a whole crinoid (Wikipedia). Right: Fossilized segments of crinoids (Wikipedia)

&ldquoIt is thought that the fossilised creature in the mysterious rock is a form of &lsquosea lily&rsquo &ndash a type of crinoid that grew a stalk when it became an adult, to tether itself to the seabed,&rdquo write the Mail Online. &ldquoHowever, some say that the stalks of crinoids were typically much smaller than the &lsquoscrew&rsquo, with slightly different markings, and have discarded the theory.&rdquo

Nigel Watson, author of the UFO Investigations Manual told Mail Online: &ldquoLots of out-of-place artefacts have been reported, such as nails or even tools embedded in ancient stone. Some of these reports are&hellipmisinterpretations of natural formations.&rdquo

&ldquoIt would be great to think we could find such ancient evidence of a spaceship visiting us so long ago, but we have to consider whether extra-terrestrial spacecraft builders would use screws in the construction of their craft,&rdquo he added. &ldquoIt also seems that this story is probably a hoax that is being spread by the internet, and reflects our desire to believe that extra-terrestrials have visited us in the past and are still visiting us today in what we now call UFOs.&rdquo

For now, the controversy surrounding the object remains very much alive, and unless the Kosmopoisk Group releases detailed information regarding the material of the &lsquoscrew&rsquo, it is unlikely that consensus will be reached any time soon.


Tubular and spiky

Animals that lived during the Cambrian period half a billion years ago are known for being a little weird. During this time of explosive diversity, many bizarre forms emerged. There were enormous, shrimp-like predators sea creatures encased in bladed armor filament-covered comb jellies and eyeless swimmers with figure-8-shaped bodies.

The researchers unearthed six fossil specimens of A. nuda from a site known for preserving a rich diversity of such Cambrian life — the Chengjiang site in Yunan province in southern China. The fossils had symmetrical, tubular bodies that were tapered toward the bottom and had an opening at the top tiny, upward-pointing spines studded the creature's surface, and its single orifice was circled by a beard-like ring of spikes, the study authors reported.

Based on the biggest specimen, which was incomplete, the researchers determined that the creature could grow as long as about 20 inches (50 centimeters). This is much bigger than its fellow chancelloriids, which typically top out at 8 inches (20 cm) long, according to the study.

The scientsts soon found that the new species — and the chancelloriid group — had even more in common with sponges than prior studies had indicated. A. nuda's small, sparse spines offered an unprecedented view of the chancelloriid's body, emphasizing that their bodies, like sponges, were simple and hollow, with only a single opening, Cong and Harvey wrote in the email.

But it also hinted at something else — a ring-shaped "growth zone" at one end of the animal, where all its new spines would emerge. This body growth pattern, only known in some modern sponges, would represent a biological feature shared only by sponges and chancelloriids, suggesting more complex similarities between the two than were previously described, Cong and Harvey said.


11 beautiful fossils from the Jurassic Coast World Heritage Site 2

The world’s biggest bite

The fossilised head of this pliosaur in the collection of Dorset County Museum is 2.4m long. The entire animal, which patrolled the seas during the Jurassic and Cretaceous periods, would have been up to 15m long and from fin tip to fin tip it would have measured about 10m wide. It was discovered by local collector, Kevan Sheehan. After discovering three massive pieces of bone, Kevan went back over a five year period to the same spot to recover the rest as it was washed out of a landslide. The fossil, thought to be the best preserved pliosaur skull in the world, is now believed to represent a new species called Pliosaurus kevani – in recognition of the efforts of its finder.

110 million-year-old lobster

Image taken by Paul Carter / paulcarter-photographer.co.uk Image © Sidmouth Museum

This amazing fossil of a lobster from Sidmouth Museum is over 110 million years old – yet it looks exactly like our lobsters today. Not only is it exceptionally well-preserved but it’s also very well-prepared. Removing the surrounding rock from a delicate specimen like this is a highly-skilled and time-consuming task. Crustaceans such as this are occasionally found in the hard sandstone lenses of the Upper Greensand.

240 million year old Chrinoid sea lily

This beautiful specimen of Encrinus liliformis from the Triassic period is in the collection of Lyme Regis Museum. It shows the crinoid’s stalk and crown of arms, which are used for filtering food from the water, wonderfully preserved in three dimensions. Crinoids from the Jurassic Coast are usually flatter than this, as they were not as robust as this specimen from Germany. Lyme Regis Museum has recently been refurbished and their fossil collections updated with new interpretation.

Mammoth pelvic bone

Image taken by Paul Carter / paulcarter-photographer.co.uk Image © Allhallows Museum

One of a collection of bones, including elephant, hippopotamus and deer, found during the construction of the Honiton bypass in 1965. At no more than 135 thousand years old, these bones are the youngest fossils found in the Jurassic Coast region.

Now in the collection of Allhallows Museum in Honiton, this bone dates to a warm period in the last Ice Age called the Ipswichian interglacial when Southern England had a climate similar to Africa today. The Ice Age was not a single glacial event it consisted of several very cold periods when ice sheets extended over most of the UK, interspersed with warm periods that were in fact warmer than today. The Ipswichian interglacial is the second from last warm period and roughly dates back to between about 135 and 110 thousand years ago.

A 50 million year old shark tooth

Shark teeth can be very common especially where the London Clay is being eroded by the sea at places such as the Isle of Sheppey in the Thames Estuary or the slightly younger Barton Beds at Barton on Sea in Hampshire. However, this specimen from Dorset County Museum is an unlikely find as it was discovered near T E Lawrence’s Cottage in Moreton Wood, Dorset – some seven miles from the coast. Yet, when the clay was formed, this area was under the sea.

Shark teeth are very hard and resistant to erosion, so this one has survived as the underlying clays weathered over thousands of years.

Nautilus – the Living fossil

The nautilus has survived unchanged for millions of years. It’s known as a ‘living fossil’. They can still be found swimming in the Indian and Pacific Oceans, but they’re rarely seen because they spend most of their time in very deep water.

In this beautifully-prepared nautilus from Bridport Museum the hollow inside of the shell has been filled with calcite crystal and the shell itself has broken away to expose the chambered structure underneath.

Mystery Triassic reptile

Image taken by Paul Carter / paulcarter-photographer.co.uk. Image © Sidmouth Museum

This beautiful specimen was found in Pennington Point, Port Royal, Sidmouth and is now in the collection of Sidmouth Museum. It has been studied and described by a team from Bristol University, but not enough of the specimen survived to enable it to be assigned to a known species or to support a new species.

Portland Screw

Image taken by Paul Carter / paulcarter-photographer.co.uk
Image © Portland Museum

This Portland roach stone in the collection of Portland Museum contains high-spired snails, Aptyxiella portlandica, also called Portland screws. There are also bivalve shells, visible at the top and right side of image. They are all preserved as internal casts – the shell itself has been dissolved away to reveal the hollow space inside that filled with sediment.

Beautiful bivalve

Image taken by Paul Carter / paulcarter-photographer.co.uk Image © Fairlynch Museum

Often beautiful and highly-decorated, bivalves have a triangular shape which gave rise to the old name Trigonia, but they have now been reclassified and given a new name, Myophorella.
This 150 million-year-old specimen from Fairlynch Museum, Budleigh Salterton is a burrowing bivalve that lived in the sediment on the sea bed. Siphons extended through the sediment allowing the animal to suck water into the shell, filter it for food and then exhale, or squirt it back out again.

The photo shows the bivalve from different angles. The right-hand image is upside down – in life, the shell was orientated the other way around and the siphons extended from a gap between the shells.

Plesiosaur vertebrae

Image taken by Paul Carter / paulcarter-photographer.co.uk
Image © Swanage Museum

Three views of a plesiosaur vertebra, almost certainly from the Kimmeridge Clay and now in the collection of Swanage Museum. The neural arch on top of the vertebra (central image) is largely broken off, while the canal in which the spinal chord once ran can clearly be seen in the left-hand image. The holes and pits in the right-hand image (the underside) are where blood vessels ran into the bone.

A 90 million-year-old sea urchin

This beautiful Upper Cretaceous sea urchin shows the lovely detailed structure of the shell. The rounded lumps, or tubercles, are where the spines of the animal were attached to the shell. Such well-preserved specimens like this one at Lyme Regis Museum are not often found.

Visit fossil finder at jurassiccoast.org/fossilfinder/ and search for a particular fossil by its common name, browse by fossil type or use the additional filters to browse by time period, strata, museum, etc.

Buy the Book: Fossils of the Jurassic Coast a 228-page full colour book by Jurassic Coast Programme Manager for Heritage and Conservation, Sam Scriven, offering an engaging perspective on the fossils found on the Jurassic Coast. Priced £14.95.

Categorías

Popular on Museum Crush

Post Britain’s best places to see: Heritage graveyards and cemeteries Britain’s best places to see: Heritage graveyards and cemeteries Britain’s best places to see: Heritage graveyards and cemeteries

Post Less Protein, Less Lust: Decoding the Protein Man’s placard Less Protein, Less Lust: Decoding the Protein Man’s placard Less Protein, Less Lust: Decoding the Protein Man’s placard

Post Britain’s best places to see: Open air museums Britain’s best places to see: Open air museums Britain’s best places to see: Open air museums

Post Britain’s best places to see: First World War museums and collections Britain’s best places to see: First World War museums and col. Britain’s best places to see: First World War museums and collections

Post Robert the Bruce didn’t have leprosy and here’s his face to prove it Robert the Bruce didn’t have leprosy and here’s his fac. Robert the Bruce didn’t have leprosy and here’s his face to prove it