Cronología de Marco Aurelio

Cronología de Marco Aurelio

  • 26 de abril de 121 d. C. - 17 de marzo de 180 d. C.

  • 132 d. C.

    Marco Aurelio es introducido a la filosofía por su maestro Diognetus.

  • 138 d. C.

    Marco Aurelio adoptado por Antonino Pío como sucesor.

  • 145 d.C.

    Marco Aurelio se casa con Faustina, hija de Antonino Pío.

  • 161 d. C. - c. 166 d.C.

    Guerras partas con Roma; Lucius Verus comanda las fuerzas de Roma en el campo.

  • 7 de marzo de 161 d. C. - 17 de marzo de 180 d. C.

  • 9 de marzo de 161 d. C. - marzo de 169 d. C.

    Marcus Aurelius gobierna con Lucius Verus.

  • C. 162 d. C. - c. 166 d.C.

    Marco Aurelio persigue a la nueva secta del cristianismo.

  • Octubre 166 d.C.

    Lucius Verus y Marcus Aurelius celebran un triunfo compartido, ambos son aclamados como Pater Patriae.

  • 168 d.C.

    Las tribus germánicas cruzan el Danubio hacia el Imperio Romano.

  • 169 d. C.

    Lucius Verus muere.

  • Marzo 169 d.C.- 177 d.C.

    Marco Aurelio gobierna solo.

  • 170 d.C.- 180 d.C.

    Marco Aurelio dirige campañas contra las tribus germánicas; escribe sus famosas Meditaciones.

  • 175 d.C.

    Marco Aurelio recorre las provincias orientales del imperio; muere su esposa Faustina.

  • C. 176 d. C.

    En Roma se erige una enorme estatua de bronce de Marco Aurelio a caballo.

  • 177 d.C.- 17 de marzo de 180 d.C.

    Marco Aurelio gobierna con Cómodo.

  • C. 180 d.C.

    Se erige en Roma la Columna de Marco Aurelio y Faustina. Representa en una escultura en relieve las campañas de los emperadores a través del Danubio.


Carus

Marco Aurelio Carus (c. 222 - julio o agosto 283) fue emperador romano del 282 al 283. Durante su breve reinado, Carus luchó con éxito contra las tribus germánicas y sármatas a lo largo de la frontera del Danubio.

Murió mientras hacía campaña contra el Imperio sasánida y se cree que murió por causas no naturales. Se informó que había sido alcanzado por un rayo. [3] Fue sucedido por sus hijos Carinus y Numerian, creando una dinastía que, aunque de corta duración, proporcionó mayor estabilidad al imperio resurgente.


Biografía

Su tío Antonino Pío lo adoptó como hijo y lo designó su sucesor el 25 de febrero de 138, cuando Marco solo tenía diecisiete años. Antoninus también nombró a Lucius Verus como su sucesor. Cuando Antonino murió el 7 de marzo de 161, Marco aceptó el trono con la condición de que él y Verus fueran nombrados emperadores conjuntos (Augusti), con Verus parcialmente subordinado. Las razones de esto no están claras, pero se cree que fueron parte del arreglo de sucesión del predecesor de Antonio, Adriano. Después de la muerte de su primer hijo adoptivo, Elio Verus, Adriano nombró a Antonino Pío su sucesor con la condición de que Antonio a su vez adoptara a Marco Annio Verus, el hijo del hermano de su esposa, y a Lucio, hijo de Elio Verus, y los arreglara para ellos. ser el siguiente en la fila. Con el tiempo se convirtieron en los emperadores Marco Aurelio y Lucio Elio Verus.

La sucesión conjunta puede haber estado motivada por exigencias militares. Durante su reinado, Marco Aurelius estuvo casi constantemente en guerra con varios pueblos fuera del Imperio. Los germanos y otros pueblos lanzaron muchas incursiones a lo largo de la larga frontera europea, particularmente en la Galia. (Ellos, a su vez, pueden haber sido atacados por tribus más belicosas más al este.) En Asia, un imperio parto revitalizado renovó su asalto. Se necesitaba una figura altamente autorizada para comandar las tropas, pero el propio emperador no podía defender ambos frentes al mismo tiempo. Tampoco podía simplemente nombrar a un general para liderar un asalto. Los líderes militares populares anteriores como Julio César y Vespasiano habían usado a los militares para derrocar al gobierno existente e instalarse como líderes supremos.

Marcus Aurelius resolvió el problema enviando a Verus al mando de las legiones en el este. Tenía la autoridad suficiente para exigir la lealtad total de las tropas, pero ya lo suficientemente poderoso como para tener pocos incentivos para derrocar a Marcus. El plan tuvo éxito: Verus permaneció leal hasta su muerte en campaña en 169. Este emperador conjunto recordaba vagamente al sistema político de la República Romana, que funcionaba de acuerdo con el principio de colegialidad y no permitía que una sola persona ocupara el poder supremo. . El gobierno conjunto fue revivido por el establecimiento de la tetrarquía por parte de Diocleciano a fines del siglo III.

Aurelius se casó con Faustina la Joven en 145. Durante su matrimonio de 30 años, Faustina tuvo 13 hijos, sobre todo el hijo Cómodo que se convertiría en Emperador y la hija Lucilla, que se casó con Lucius Verus para solidificar su alianza con Marco Aurelio.

Mientras estaba en campaña entre 170 y 180, Aurelius escribió su Meditaciones como fuente de orientación y superación personal. Sus notas eran representativas de la filosofía y espiritualidad estoica. Estas meditaciones sobreviven y son estudiadas por otros hasta el día de hoy.

Marco Aurelio murió el 17 de marzo de 180 durante la expedición contra los marcomanos en la ciudad de Vindobona (Viena actual). Sus cenizas fueron devueltas a Roma y descansan en el mausoleo de Adriano. Pudo asegurar la sucesión de su hijo Cómodo, a quien nombró co-emperador en su propia vida (en 177), aunque la elección pudo haber sido desafortunada. Cómodo era un forastero político y militar, así como un egoísta extremo. Muchos historiadores creen que el declive de Roma comenzó bajo Cómodo. Por esta razón, a menudo se considera que la muerte de Aurelius fue el final de la Pax Romana.

Contactos con China

La primera de varias embajadas romanas en China, aunque atribuida a Antoninus Pius por Hou Hanshu (Historia de la dinastía china Han posterior), probablemente fue enviada por Marco Aurelio. Antonino Pío murió en el 161 d. C., mientras que el convoy llegó en el 166 d. C. La confusión surge porque Marco Aurelio tomó como nombres adicionales los de su predecesor, como una señal de respeto. El emperador se conoce en la historia de China como "An Tun" (= Antoninus). La misión llegó a la capital china, Luoyang, en 166 y fue recibida por el emperador Huan de la dinastía Han.


Cambio.

La naturaleza universal a partir de la sustancia universal, como si fuera cera, ahora moldea un caballo, y cuando lo ha roto, usa el material para un árbol, luego para un hombre, luego para algo más y hellip. La naturaleza que gobierna el todo pronto cambiará todas las cosas que ves, y de su sustancia producirá otras cosas. y otra vez otras cosas. . . para que el mundo sea siempre nuevo. [7.23]

La naturaleza del Universo no ama tanto como cambiar las cosas que son y hacer cosas nuevas como ellas. Porque todo lo que existe es de alguna manera la semilla de lo que será. [4.36]


Cronología de Marco Aurelio - Historia

Este artículo ofrece una breve descripción de los principales líderes de la filosofía estoica. Si eres nuevo en el estoicismo, te invitamos a inscribirte en nuestro curso gratuito de 7 días, que ofrece una introducción, ejercicios estoicos, entrevistas, un capítulo de libro gratuito del best-seller de culto estoico El obstáculo es el camino y mucho más.

Los antiguos filósofos estoicos procedían de casi todos los orígenes imaginables. Uno era esclavo, otro emperador. Uno era aguacero, otro un famoso dramaturgo. Algunos eran comerciantes, otros eran ricos de forma independiente. Algunos eran senadores y otros soldados. Lo que todos tenían en común era la filosofía que practicaban. Ya sea que se irritaran bajo los grilletes de la esclavitud o lideraran el ejército romano, no se enfocaron en el mundo externo sino en lo que estaba únicamente bajo su propio control: sus propios pensamientos, sus propias acciones, sus creencias. A continuación se muestran algunas biografías breves de algunos de los estoicos más influyentes, incluidos Marco Aurelio, Séneca, Epicteto, Catón, Zenón, Cleantes, Hecato, Musonius Rufus. Es importante recordar que estos son solo los estoicos cuyos nombres nos sobreviven; para cada uno de ellos hay docenas o cientos de otras mentes brillantes y valientes cuyo legado se nos ha perdido.

MARCUS AURELIUS

El emperador romano Marco Aurelio, nacido hace casi dos milenios, es quizás el líder estoico más conocido de la historia. Nació en una familia prominente, pero nadie en ese momento hubiera predicho que algún día sería Emperador del Imperio. Poco se sabe de su infancia, pero era un joven serio que disfrutaba de la lucha libre, el boxeo y la caza. Alrededor de su adolescencia, el emperador reinante, Adriano, sin hijos y próximo a la muerte, eligió a su sucesor preferido, Antonino. Era un senador que tampoco tenía hijos y se le pidió que adoptara a Marcus, según la condición de Hadrian. Antonino finalmente murió en 161 y es cuando comenzó el reinado de Marco.

Marco gobernó durante casi dos décadas hasta 180, y su reinado no fue nada fácil: guerras con el Imperio parto, las tribus bárbaras que amenazaban al Imperio en la frontera norte, el surgimiento del cristianismo y la plaga que dejó numerosos muertos.

Es importante darse cuenta de la gravedad de esa posición y la magnitud del poder que poseía Marcus. Ocupó la posición más poderosa del mundo en ese momento. Si quisiera, nada estaría fuera de los límites. Podía entregarse y sucumbir a las tentaciones, no había nadie que pudiera reprimirlo de ninguno de sus deseos. Hay una razón por la que el adagio de que el poder corrompe absolutamente ha sido un cliché a lo largo de la historia. Y, sin embargo, como señaló el ensayista Matthew Arnold, Marcus demostró ser digno de la posición en la que se encontraba. Como escribió el famoso historiador Edward Gibbon, bajo Marcus, el último de los 'Cinco buenos emperadores', “el Imperio Romano estaba gobernado por poder, bajo la guía de la sabiduría y la virtud ”.

La guía de la sabiduría y la virtud. Eso es lo que separa a Marcus de la mayoría de los líderes mundiales pasados ​​y presentes. Basta pensar en el diario que dejó atrás, que ahora se conoce como su Meditaciones: Son esencialmente los pensamientos privados del hombre más poderoso del mundo, advirtiéndose a sí mismo sobre cómo ser más virtuoso, más justo, más inmune a la tentación, más sabio. Es el texto definitivo sobre autodisciplina, ética personal, humildad, autorrealización y fortaleza. Si lee solo un libro este año, hágalo Meditaciones.

Para leer más sobre Marco Aurelio, lea nuestro perfil completo sobre él, que también contiene ejercicios estoicos de él, lecturas sugeridas y mucho más. Para mantener la sabiduría de Marco Aurelio al frente y al centro de su vida, considere nuestra impresión de edición limitada que presenta su máxima atemporal que se escribió a sí mismo: & # 8220 No pierda más tiempo discutiendo lo que debería ser un buen hombre. Sea uno. & # 8221 Además, nuestro popular medallón memento mori presenta una cita de Marcus Aurelius en la parte posterior: “Podrías dejar la vida ahora mismo. Deja que eso determine lo que haces, dices y piensas ".

SENECA LA JOVEN

El segundo estoico más destacado de la historia es Séneca, que nació en el sur de España hace más de 2.000 años y se educó en Roma. Era hijo de Séneca el Viejo, un escritor romano muy respetado y más tarde en su vida tío del poeta Lucano. Séneca siguió una carrera en política y se convirtió en un empleado financiero de alto rango.

Su vida dio un giro brusco en el año 41 d.C. una vez que Claudio se convirtió en emperador cuando exilió a Séneca a la isla de Córcega en las instalaciones de un supuesto adulterio con la sobrina del emperador. Durante su exilio, le escribió una carta a su madre consolándola durante su exilio. Ocho años después, en otro giro, Agrippina, madre del futuro emperador Nerón y esposa de Claudio, obtuvo el permiso para que Séneca regresara y para que se convirtiera en el tutor y consejero de su hijo. Más tarde, Nerón se convirtió en uno de los emperadores más notorios y tiránicos de la historia del Imperio Romano, lo que planteó aún más preguntas sobre el carácter de Séneca. Sin embargo, la muerte de Séneca, en el 65 d.C., se produjo por orden del propio Nerón (quien pensó que Séneca era parte de un complot en su contra).

A lo largo de todos esos turbulentos períodos, el estoicismo siguió siendo una constante en su vida. La exposición de Séneca a la filosofía provino de Atalo, un filósofo estoico que fue el primer maestro de Séneca. Séneca también era un admirador de Catón, cuyo nombre aparece regularmente en sus escritos.

Después de su muerte, Séneca fue una influencia en figuras notables como Erasmo, Francis Bacon, Pascal, Montaigne hasta nuestros días. Séneca Cartas de un estoico son una lectura obligatoria para hombres y mujeres de acción que ofrecen consejos filosóficos atemporales sobre el dolor, la riqueza, el poder, la religión y la vida, siempre están ahí cuando los necesita. Incluyen consejos atemporales como: "Créame, es mejor entender el balance de la propia vida que el del comercio del maíz". "No se nos da una vida corta, pero la acortamos, y no estamos mal abastecidos, sino que la desperdiciamos". “Piense en las dificultades: las condiciones duras pueden suavizarse, las restringidas pueden ampliarse y las pesadas pueden pesar menos para quienes saben cómo soportarlas”.

Para leer más sobre Séneca, lea nuestro perfil completo sobre él, que también contiene ejercicios estoicos de él, lecturas sugeridas y mucho más.

Lo que hace que el estoicismo sea fascinante de estudiar es que tres de sus practicantes más conocidos variaban ampliamente en términos de su posición en la sociedad. Piense en los dos estoicos que acabamos de estudiar. Marco Aurelio era el emperador del Imperio Romano que ocupaba una de las posiciones más poderosas del mundo. Séneca fue consejero de un emperador, dramaturgo de renombre y una de las personas más ricas del Imperio Romano. Y luego está Epicteto, en todo lo contrario, que nació como esclavo. Eso es lo que hace que el estoicismo sea tan poderoso: puede proporcionar principios atemporales para ayudarnos tanto en la buena como en la mala fortuna, sin importar nuestra posición en la vida.

Epicteto nació hace casi 2.000 años en Hierápolis (actual Pamukkale en Turquía) como esclavo en una casa adinerada. Epafrodito, su dueño, le dio permiso para realizar estudios liberales y es así como Epicteto descubrió la filosofía a través del estoico Musonius Rufus quien se convirtió en su maestro y mentor. Más tarde, Epicteto obtuvo su libertad poco después de la muerte del emperador Nerón y comenzó a enseñar filosofía en Roma durante casi 25 años. Esto duró hasta que el emperador Domiciano desterró a todos los filósofos de Roma. Epicteto huyó a Nicópolis en Grecia, donde fundó una escuela de filosofía y enseñó allí hasta su muerte.

Epicteto ha acuñado algunas de las citas estoicas más memorables: "Para hacer lo mejor de lo que está en nuestro poder y tomar el resto como ocurre". "Que la muerte y el exilio, y todas las otras cosas que parecen terribles, estén todos los días ante tus ojos, pero la muerte principalmente y nunca albergarás ningún pensamiento abyecto, ni codiciarás nada con demasiada ansiedad".

Fue una influencia clave para Marco Aurelio y para muchos otros hombres y mujeres poderosos durante los últimos dos milenios. Lo fascinante es que esta influencia vino por pura suerte. Epicteto nunca escribió nada. Es a través de su alumno Arriano que tenemos un relato escrito de sus lecciones. Y si todos, desde los emperadores hasta los héroes de la guerra, han estado agradecidos al encontrar guía, consuelo y fuerza en las lecciones de Epicteto, entonces debe haber algo para nosotros. Pero solo si lo elegimos.

Para leer más sobre Epicteto, lea nuestro perfil completo sobre él, que también contiene ejercicios estoicos de él, lecturas sugeridas y mucho más.

CATO EL JOVEN

Catón es el cuarto estoico que miramos, y uno que siempre ha sido considerado como una de las personas que realmente vivió los valores estoicos, todos y cada uno de los días. Aunque nunca escribió nada, sus acciones hablan en voz alta de lo que significa vivir la vida filosófica. En su época, fue soldado y aristócrata, senador y estoico. Cato, el último de una familia de estadistas prominentes, pasó toda una vida en el ojo público como el abanderado de los optimates de Roma, tradicionalistas que se veían a sí mismos como los defensores de la antigua constitución de Roma, los preservadores del sistema de gobierno centenario que impulsó el crecimiento de Roma de ciudad fangosa a poderoso imperio.

La historia recuerda a Catón como el enemigo más formidable y exasperante de Julio César: a veces el líder de la oposición, a veces un partido de la oposición en sí mismo, pero siempre igual a César en elocuencia, convicción y fuerza de carácter, un hombre igualmente capaz de un discurso a todo volumen desde el amanecer hasta el anochecer ante el Senado de Roma y de una caminata de 30 días por las arenas del norte de África, a pie.

Para George Washington y toda la generación revolucionaria, Catón era Libertad, el último hombre en pie cuando cayó la República de Roma. Durante siglos de filósofos y teólogos, Catón fue el Buen Suicidio, la excepción más basada en principios y más persuasiva a la regla contra la auto-matanza.

George Washington y sus compañeros estudiaron la vida de Cato en la forma de la obra de teatro más popular de esa época: Cato: A Tragedy in Five Acts, de Joseph Addison. Los grandes hombres de la época citaron esta obra sobre Catón en declaraciones públicas y en correspondencia privada. Cuando Benjamin Franklin abrió su diario privado, fue recibido con líneas de la obra que había elegido como lema. John y Abigail Adams se citaron a Cato en sus cartas de amor. Cuando Patrick Henry desafió al rey Jorge a que le diera la libertad o la muerte, estaba recuperándose de Cato. Cuando Nathan Hale se arrepintió de tener sólo una vida para dar por su país, segundos antes de que el ejército británico lo ahorcara por alta traición, estaba robando palabras directamente de Cato.

Os dejamos con una lección de Cato. Criticado por su silencio, decía: "Empiezo a hablar sólo cuando estoy seguro de que es mejor no dejar de decir lo que voy a decir". Piense en esta lección hoy mientras busca impulsivamente agregar su opinión o pensamientos a todos y cada uno de los asuntos de su vida.

Para leer más sobre Cato, lea nuestro perfil completo sobre él, que también contiene ejercicios estoicos de él, lecturas sugeridas y mucho más.

ZENO DE CITIUM

De todos los estoicos, Zenón tiene una de las historias más fascinantes sobre el descubrimiento de la filosofía. En un viaje entre Fenicia y Peiraeus, su barco se hundió junto con su cargamento. Terminó en Atenas y, mientras visitaba una librería, conoció la filosofía de Sócrates y, más tarde, un filósofo ateniense llamado Crates. Estas influencias cambiaron drásticamente el rumbo de su vida, llevándolo a desarrollar el pensamiento y los principios que ahora conocemos como estoicismo. Según el antiguo biógrafo Diógenes Laercio, Zenón bromeó: "Ahora que he sufrido un naufragio, estoy en un buen viaje", o según otro relato, "Lo has hecho bien, Fortuna, llevándome así a la filosofía, ”, Según los informes, dijo.

Zenón comenzó su enseñanza en la Stoa Poikile que se encontraba en el Ágora Antigua de Atenas. Este es el famoso pórtico que le dio nombre al estoicismo y que probablemente recuerde que se mencionó brevemente en su clase de filosofía de la escuela secundaria o la universidad. Pero el nombre no siempre fue así; de hecho, inicialmente sus discípulos se llamaban zenonios, pero solo más tarde llegaron a ser conocidos como estoicos.

Por supuesto, el estoicismo se ha desarrollado desde que Zenón describió por primera vez la filosofía, pero en el fondo, el mensaje es el mismo. Como él mismo dijo, "La felicidad es un buen fluir de la vida". ¿Cómo lograrlo? Tranquilidad que proviene de vivir una vida virtuosa de acuerdo con la razón y la naturaleza.

Para leer más sobre Zeno, lea nuestro perfil completo sobre él, que también contiene ejercicios estoicos de él, lecturas sugeridas y mucho más.

Cleantes fue el sucesor de Zenón y segundo director de la escuela estoica. Nacido en Assos, llegó a Atenas y comenzó a asistir a las conferencias de Zenón. Para apoyar sus estudios filosóficos y su búsqueda de la sabiduría durante el día, trabajaba como portador de agua (su apodo era el recolector de agua de pozo, Φρεάντλης en griego), lo que provocó una citación judicial. ¿Cómo podía un hombre pasar todo el día estudiando filosofía ?, se preguntó la corte. Demostrando su arduo trabajo e industria durante la noche, lo despidieron (la corte quedó tan impresionada que incluso le ofrecieron dinero, pero Zenón le hizo negarse).

Pero tenemos que dar un paso atrás. ¿Quién era este filósofo trabajador? Cleantes de Assos (c. 330 a. C. - c. 230 a. C.) fue originalmente un boxeador que llegó a Atenas. Según Diogenes Laërtius, Cleantes llegó con solo cuatro dracmas en los bolsillos y comenzó a asistir a las conferencias de Crates el Cínico y solo más tarde comenzó a presentarse en Zeno's. Más tarde se convirtió en su sucesor como director de la escuela estoica, un puesto que ocupó durante un impresionante período de 32 años, y el alumno de Cleantes, Crisipo, se convirtió más tarde en uno de los pensadores estoicos más importantes.

Al leer sobre Cleantes, uno encuentra una curiosa lección transmitida por Diógenes Laërtius: "Cuando alguien le preguntó qué lección debía darle a su hijo, Cleantes en respuesta citó palabras de la Electra: Silencio, silencio, luz sea tu paso". Y como estoico, también sostenía que vivir de acuerdo con la naturaleza es vivir virtuosamente.

Para leer más sobre Cleantes, lea nuestro perfil completo sobre él, que también contiene ejercicios estoicos de él, lecturas sugeridas y mucho más.

HECATO DE RODAS

Un filósofo sigue apareciendo una y otra vez en los escritos de Séneca. Aunque se mencionan a Catón, Epicuro y muchos otros filósofos prominentes, es probablemente Hecato quien se ha ganado la mayor cantidad de citas en la obra de Séneca. Algunos ejemplos que ha utilizado Séneca: “Deja de tener esperanza y dejarás de temer. "¿Qué progreso, preguntas, he hecho?" He comenzado a ser un amigo para mí mismo ". "Puedo mostrarte un filtro, compuesto sin drogas, hierbas o cualquier encantamiento de bruja & # 8217s: & # 8216Si quieres ser amado, amor. & # 8217"

Si bien Hecato fue un escritor prolífico en su tiempo, conocemos varios tratados de su nombre, incluidos "Sobre los bienes", "Sobre las virtudes", "Sobre las pasiones", "Sobre los fines", "Sobre las paradojas", "Máximas". ninguno de estos ha sobrevivido.

GAIUS MUSONIUS RUFUS

Puedes ver arriba cómo Epicteto fue una influencia clave para Marco Aurelio, pero ¿quién fue el mentor detrás de la filosofía de Epicteto? Fue Cayo Musonius Rufus, que nació alrededor del año 30 d.C. en Volsinii, Etruria. Se convirtió en un destacado maestro de estoicismo en Roma hasta que el emperador reinante en ese momento, Nerón, descubrió una conspiración que conspiraba contra él y desterró a Musonio a la desolada isla de Gyaros en el mar Egeo, similar al exilio de Séneca y las dificultades de Epicteto. vida. Musonius finalmente regresó a Roma bajo Galba en 68, pero solo para ser exiliado nuevamente, esta vez por Vespasiano. Si bien Vespasiano inicialmente desterró a todos los filósofos en el 71, el propio Musonio fue exiliado en el 75, lo que demuestra lo muy estimada que era su reputación en Roma en ese momento. Regresaría a Roma solo después de la muerte de Vespasiano y viviría allí hasta su propio final.

Para Musonius, la filosofía se preocupaba por cuestiones prácticas de cómo vivir la vida. Se trataba de virtud y bondad, nada más importaba. Podemos elevarnos por encima del dolor y el placer, la muerte y el mal. Sin duda, Musonius fue uno de los filósofos más prácticos. Como el profesor William O. Stephens, uno de los profesores estoicos que hemos entrevistado, describió la filosofía y el enfoque de Musonius de esta manera: “& # 8230el filósofo no estudia la virtud solo como conocimiento teórico. Más bien, Musonius insiste en que la práctica es más importante que la teoría, ya que la práctica nos lleva más eficazmente a la acción que a la teoría. Sostuvo que, aunque todos están naturalmente dispuestos a vivir sin errores y tienen la capacidad de ser virtuosos, no se puede esperar que alguien que no haya aprendido la habilidad de vivir virtuosamente viva sin errores más que alguien que no es un médico o músico capacitado. , se puede esperar que el erudito, el timonel o el atleta practiquen esas habilidades sin errores ".

Sería el erudito griego Orígenes quien señalaría, más de un siglo después de la muerte de Musonius, que "como ejemplo de la mejor vida", lo tenemos a él y a Sócrates. Es por eso que Musonius a menudo se conoce como "el Sócrates romano". Y al igual que con Sócrates, sería mejor que todos tuviéramos en cuenta el carácter de Musonius como modelo a seguir en la vida. Un ejemplo: después de haber sido exiliado varias veces, exclamó: "¿Cómo podría el exilio ser un obstáculo para la cultivación de una persona o para alcanzar la virtud cuando nadie ha sido impedido de aprender o practicar lo que el exilio necesita?"

Para aprender más y seguir el ejemplo de Musonius Rufus de vivir una buena vida, solicite sus Conferencias y dichos traducidos por Cynthia King.

¿Quieren más? Te invitamos a inscribirte en nuestro curso gratuito de 7 días, que ofrece una introducción, ejercicios estoicos, entrevistas, un capítulo de libro gratuito del bestseller de culto estoico The Obstacle is the Way y mucho más.


Sexto de Chaeronea

Sexto de Chaeronea era sobrino del famoso filósofo platónico Plutarco. Según Filostrato, Marco todavía asistía a las conferencias de Sexto a una edad avanzada, quizás alrededor del 177 d.C., después de la rebelión de Avidio Casio, y antes de regresar a la frontera norte.

El emperador Marco era un ávido discípulo de Sexto, el filósofo beocio, que estaba a menudo en su compañía y frecuentaba su casa. Lucius, que acababa de llegar a Roma, preguntó al Emperador, a quien conoció en su camino, adónde iba y en qué misión, y Marcus respondió: & # 8220 es bueno incluso para un anciano saber que ahora estoy en mi camino a Sexto el filósofo para aprender lo que todavía no sé. & # 8221 Y Lucio, levantando su mano al cielo, dijo, & # 8220O Zeus, el rey de los romanos en su vejez toma sus tablas y va a escuela. & # 8221

Marcus escribe sobre él en Las meditaciones:

De Sexto, bondad [eumenes], y el ejemplo de una familia gobernada paternalmente, y el concepto de vivir acorde con la naturaleza y un comportamiento serio sin afectación, y de velar por los intereses de los amigos, y de tolerar a las personas ignorantes y a quienes forman. opiniones sin consideración: tenía el poder de acomodarse fácilmente a todos, de modo que las conversaciones con él eran más agradables que cualquier halago y, al mismo tiempo, era muy reverenciado por quienes se asociaban con él: y tenía la facultad de ambos descubriendo y organizando, de manera inteligente y metódica, los principios [dogmas] necesarios para la vida y nunca mostró enojo ni ninguna otra pasión, pero estaba completamente libre de pasión y sin embargo lleno de afecto natural y podía expresar su aprobación sin un ruidoso exhibición, y poseía mucho conocimiento sin ser pretencioso. (Meditaciones, 1.9)

Las referencias a la terminología estoica en este pasaje son sorprendentes. Sexto le mostró a Marcus el virtuoso sentimiento estoico de bondad (eumenes) y lo que realmente significa & # 8220vivir de acuerdo con la naturaleza & # 8221, la meta estoica de la vida. También le mostró lo que significa reconciliar la indiferencia estoica (apatheia) con cariño natural (Philostorgia).


Una historia alternativa del Imperio Romano: los últimos años de Marco Aurelio

En el articulo anterior, analizamos los eventos del 180 d.C. y la muerte de Marco Aurelio por enfermedad. ¿Qué pasaría si en cambio sobreviviera? Este artículo trata sobre un posible escenario. Hay otros pero nos limitaremos a una posibilidad.

Al recuperarse de su enfermedad, surgirían los inevitables rumores de que los médicos deseosos de congraciarse con su aburrido e impaciente hijo no habían hecho exactamente todo lo posible para ayudarlo a recuperarse. Por lo tanto, Marcus & # x27 recurriría a sus médicos de familia a largo plazo más confiables, quienes le aconsejarían que un invierno más en el frío de Europa Central lo mataría. Como resultado, podría aprovechar al máximo el verano de 180 para supervisar la eliminación de más tribus recalcitrantes de Marcomannian y la construcción de la red de fortalezas romanas de madera, carreteras, pequeñas ciudades, asentamientos mineros en las montañas para extraer plata y un 'limes' fortificado de barreras de madera, fuertes y zanjas a través de la brecha del Elba en los Cárpatos noroccidentales y la brecha de Ostrava más al este. Pero, a instancias de los médicos, volvería a Italia en el otoño de 180 con su hijo, dejando alrededor de las tres cuartas partes de su ejército para completar los arreglos en la nueva provincia durante un año más.

Sin embargo, para 181, las fuerzas principales se retirarían. Sólo quedarían allí tres legiones como guarnición permanente con Marius Maximus al mando como gobernador. Podría ser sucedido en unos pocos años por un comandante en ascenso "hombre nuevo". Septimius Severus, de una familia romana expatriada que vive en Tripolitania (Libia), y una historia anterior de gran éxito de la guerra como comandante legionario sería la elección obvia. Duro, astuto, imperturbable y bastante capaz de la brutalidad para aterrorizar a los miembros de las tribus locales, Severus estaba entre los oficiales más jóvenes recomendados por el "alto mando" de Marcus para el mando superior al final de la guerra. Otro éxito fue su hermano menor Septimius Geta, quien en esta línea de tiempo es poco probable que sea designado para Sicilia, pero permanecería en la Alta Moesia y Dacia a mediados de los años 180.

Lejos de los inviernos austriacos, en este escenario Marco Aurelius vivió debidamente hasta abril de 190, muriendo a los 69 años, aunque durante gran parte de su última década probablemente sería un semi-inválido moviéndose con cautela solo entre Roma, Tibur y Bayas. No haría más giras provinciales, ese trabajo se dejaría a uno u otro de sus yernos bajo concesiones especiales de 'imperium' (autoridad legal para invalidar a los gobernadores locales) para comisiones específicas, con la ayuda de paneles de senadores de la 'nobleza de servicio'. Pero, dados sus intereses militares, todavía desearía reformar los comandos legionarios en varias provincias cuyos destacamentos a su guerra marcomaniana no habían estado a la altura de la disciplina o la voluntad de soportar dificultades, y envió nuevos comandantes duros y, por encima de ellos, nuevos provinciales. gobernadores para revitalizar la "cadena de mando" y eliminar a los holgazanes y a los excesivamente indulgentes. Sin embargo, al hacerlo, debe asegurarse de que se pague a las tropas y se les otorguen generosas concesiones de tierras cuando se retiren para que no haya excusas para el motín. Praesens, el padre de Cómodo y su esposa, sería una opción obvia para encargarse de organizar los nuevos nombramientos y trasladar algunas legiones a nuevas provincias a mediados de los años 180 para que no pudieran mantener las conexiones locales y vivir en un ambiente semi-civil. moda, y se organizaron desfiles y juegos militares entre unidades para mantenerlos ocupados. Como resultado, hasta que Praesens muriera, él & # x27d sería visto como el 'supremo' militar del Imperio bajo Marcus en términos de estrategia general y nombramientos, y como un posible 'César' bajo el débil Commodus como el próximo Emperador. .

Entre los aliados disciplinarios de Praesens, el más notable para la política futura fue el veterano Helvidius Pertinax (nacido en 126), emperador tanto en OTL como en esta línea de tiempo. Pertinax era el hijo provincial italiano hecho a sí mismo de un ex empresario esclavo que se convirtió en gobernador de Gran Bretaña en 184-7, donde se enfrentó a un motín de soldados subempleados en fuertes en territorio de Brigantian (Yorkshire). Con Prasens a cargo de las fuerzas armadas, es probable que pueda lidiar con esto de manera más firme y exitosa que en la realidad, por lo que luego será trasladado a Roma para asesorar al Prefecto Pretoriano en lugar de verse obligado a renunciar. Esto haría probable que consiguiera un trabajo más notable, como gobernador de Siria en 187-9 y City Praefect en 189-90. Though still disliked as a ‘provincial peasant’ and of servile origins by snobbish senators, Pertinax would be the most noticeable of a group of rising provincial meritocrats who Marcus intruded into the Senate as capable and reliable ‘new blood’ in the 180s. Though it was probably just over-suspiciousness by the more exclusive ‘old dynasties’ like the Quadrati and Quinctilii to imply that this was a deliberate ploy by Marcus or his palace bureaucrats to elbow them away from power and prestige – and hopes of the succession. Among Pertinax’s admirers and proteges might be Septimius Severus, who might serve under him in this scenario, and as Praefect he was admired and sought out for advice by Marcus as a man who would tell him the truth and not just what he hoped his master wanted to hear.

More on an ‘inner track’ as a member of the elite and senatorial connection as opposed to just an Imperial favourite was the wealthy Didius Julianus from Mediolanum, a former colleague of Pertinax in a suffect consulship in the mid-170s and related to a leading lawyer of Hadrian’s reign. He had proven to be a capable commander in the mid-170s German wars noted for promotion by the ‘high command’ for showing initiative. He was more of an administrator than a fighting general, and could elbow his way to prominence as a successful provincial governor (Asia Minor and North Africa ) in the 180s whose contacts at court kept him in the Imperial eye and provided future lucrative jobs.

Marcus’ continuing rule would also mean continuing commitment to his expensive new province of Marcomannia that OTL Emperors weren't willing to make. The income from the silver mines and cutting down forests would take the best part of a decade to start making a difference to the Imperial treasury, and would never paid for itself but it was a commitment Marcus thought needed for the Empire's security. This meant that heɽ be able to complete the conquest and garrisoning of Marcomanni territory (Bohemia) in the early 180s and establish a firm and well-protected Carpathian frontier. Marcomannia would be divided into two provinces, East and West. The rising general Septimius Severus would be a good choice for governing the west in the late 180s or early 190s. One can imagine him putting down a local tribal revolt by counter attacking ambushes and driving off larger numbers of attackers,as he did in OTL battles. The semi-autonomous tribal kingdom of the Lazyges would survive between the middle Danube and Theiss. And, as they did elsewhere, the Romans would build wooden frontier walls and ditches to separate their territory from the Germans to the North and in the Beskids gaps between the western and central Carpathians. Theyɽ also have forts in the Carpathian passes, linked by roads to the Danube with a frontier road running East to West along the South side of the Carpathians.

But what of Marcus’ lazy, nonintellectual and easily-influenced surviving son Commodus in a scenario where he does not become Emperor in 180? We can offer one scenario based on what we know of the characters involved. With more time for his family, Commodus might produce a Heir who heɽ call Titus Aurelius (after his deceased twin), but heɽ still soon bored with his wife. His fawning but shrewd chamberlain Saoterus, an ambitious freedman who clearly though the way to the goodwill of the future Emperor was to be a prolific pimp for him, would start providing mistresses for him. This rising tide of not-so-secret debauchery behind the austere and disapproving Marcus’ back would soon become gossip. Youɽ imagine itɽ be duly reported to Commodus's sister Lucilla by her ‘toy-boy’ younger lover Quintianus, a cousin who had superseded her work-distracted husband in her affections and then Lucilla would tell Marcus. But, when confronted, Commodus would grovel theatrically before his father and promise to amend his ways, blaming his chamberlain, and so the result is that Marcus forgave him but executed Saoterus. As Heir Commodus would be on a much tighter leash than as Emperor.

But, this means Lucilla would temporarily be in favour with her father and so be allowed to accompany an Imperial delegation to the Olympic Games in 184 as Marcus (too weak after chest problems to go across the choppy Adriatic himself) played up his Greek cultural enthusiasms in his new role as heir to Hadrian and she embarked on a ‘charm offensive’ in the Greek part of the Empire. Marcus himself might visit the nearer Sicily as part of the same effort, where he could tour famous sites of the Ancient Greek era and speak wistfully of the past intellectual glories of the local master-scientist Archimedes of Syracuse whose house there was made an Imperially-sponsored shrine. He might also recall the failed attempt of the ruthless but cultured tyrant Dionysius of Syracuse (died 367 BC) to get his spoilt and drunken son and heir Dionysius II reformed into a model ruler by the philosopher Plato as his tutor. Later history as a hint that he was losing confidence in the similarly spoilt Commodus to reform might play this up. One can imagine much later written reports of advisers saying to him on their tour of Dionysius‘ palace at the Ortygia citadel at Syracuse that Rome did not need the coups and wars of a new Dionysius II but the quick and peaceful transfer of power to a wiser successor, the equivalent of Dionysius II’s learned and honest uncle Dio. The account might even be so unsubtle as to say, when asked who could be Rome’s Dio, Marcus looked at a bust of the rising governor Pertinax (his eventual successor) and said ‘Maybe this man’. But this is likely to be a later imagination, he would not act on it at this point. Regardless, as a philosopher it is likely he would return to Sicily and spend summers there if his health allows. And much like he had set up new Imperially-funded lecturers in all the liberal arts at the Academy in Athens on a visit in 176 in OTL so he would do similarly at a new ‘Academy of Plato’ at Syracuse.

Soon Lucilla would be in turn exposed by courtiers keen to impress her alienated brother, her by now numerous affairs carefully recorded and presented to her father was told, and she ended up, as one court wit quipped, playing not the ‘new Livia’ as she had wanted but the ‘new Julia’ – banished by her father for adultery in 187, though to strict supervision at an estate in Sicily rather than to a small island. Commodus might now take up chariot-racing, one of his OTL hobbies, and be rumoured to be secretly training at his country estate as a gladiator too. His father would tolerate his racing and his huge equestrian stud-farm as less demeaning or immoral than his mistresses, and in 188 he might preside at the Olympics in turn, in Greek costume to match his sister, and then, given his tastes, go on an extravagant tour of Asia Minor and Syria. The Emperor would hope that his interest in military sport and the races and military Games which he was allowed to arrange on his tour would draw him back into liking military life and agreeing to lead a planned war to humiliate Parthia by annexing all of upper Mesopotamia around Nisibis, but he likely would not oblige. Commodus' lifestyle means he could easily die in an accident prior to 190 and his father's death. It is easy to imagine him perishing in a chariot-racing accident after drinking too much in a competition with his fellow-rakes. Marcia, Commodus' mistress and assassin in OTL, would thus be spared involvement in the squabbles for the throne and would therefore settle down as the wife of a senior official, out of the view of history.

In this scenario, Marcus would have no sons left. So he might turn to his son-in -law Pompeianus as his intended adult heir – the long-suffering and capable official would not have shared in Lucilla’s disgrace as he had been her victim rather than her supporter and so would have remained among the Imperial advisers. The idea would be for Pompeianus , despite his undistinguished family’s non-senatorial rank which still caused hostility from the older senatorial families to him, to act as a ‘stop-gap’ ruler after Marcus died until Commodus’ small son Titus was adult, as Antoninus Pius had ruled after Hadrian until the then teenage Marcus was older. But Pompeianus did not covet the throne as co-emperor and in effect senior ruler despite the urgings of his allies and in particular the foes of the Quinctilii, who now saw their chance to stand as the candidates of the ‘old’ aristocracy and block Pompeianus . The senatorial families in Rome were also afraid of a ‘new man’ general assuming the throne given the priority of constant military watchfulness for a new German or Parthian war, and their main fear was of Praesens as grandfather to the next, probably under-age emperor (Titus) once Commodus died but in this scenario lets assume Praesens died before Marcus, in late summer 190. Marcus’ other senior military commanders from the mid-late 170s, Marcus Valerius Maximianus (governor of Rhaetia in the late 170s and consul in 184 ) and Aufidius Victorinus (governor of Mauretania in the mid-170s and of Cappadocia in 180-3 then consul in 185) were also spoken of as ‘dark horse’ candidates to succeed Marcus and had some senatorial support but, likewise, they might predecease him.

This is essentially the concept of the scenario explored in this essay. That by delaying Marcus' death ten years, most of the people whoɽ be his natural successors would themselves have died. Being the Heir to the Roman Empire was always a dangerous position.

In this scenario, therefore before Marcus died in September 190 he would chose as the next co-emperor with his grandson Titus the most worthy and disciplinarian man among his senior generals in the 180s - Helvius Pertinax, ex-governor of Britain and current Praefect of Rome, aged 64, who Marcus trusted for his traditionalist morals and strict personal probity. Didius Julianus, Pertinax’s fellow-consul in 175, would make a play for the heirship as a court favourite, being able to marry his son off to a daughter of one of the Quinctilii in 188 in an alliance against Praesens, but Marcus would rule him out as living in too lavish a manner and for the rumours of financial chicanery surrounding him. Pertinax would be made ‘Caesar’ on the spot when summoned to see the sick Marcus at the Palace, invested as such by the Senate, and when Marcus died three weeks later, become ‘Augustus’ . From then it's easy to see the boy-emperor Titus Antoninus dying early, the dynasty ending and him left as sole Emperor. Indeed, apart from Titus being named first in official documents and required to attend various annual religious ceremonies and the Games in Rome the boy-emperor had made no impact on the Empire and had mostly lived in suburban villas with his mother and tutors while his colleague got on with the business of governing. Pertinax continued the line of ‘Six Good Emperors’ (Nerva, Trajan, Hadrian, Antoninus, Marcus, Pertinax), all adoptive not hereditary as the philosophers around Marcus enthused – but he was not interested in philosophy himself and as a brusque ‘non-nonsense’ administrator he soon sent them all packing from the palace as a waste of money. With a smooth succession and no regicide in 192 (as in real life), the Guard did not revolt despite Pertinax’s stern reductions of expenditure and privileges for them. The recalled Lucilla tried to meddle with them and was banished again, to an isolated island off Majorca this time.

Having described a possible way to avoid the tyranny of 180-92 and the Year of the Five Emperors, we will examine in the next article what a Pertinax reign that lasted longer than a couple of months would look like.


Expansion and Consolidation

The period of the Five Good Emperors saw the Roman Empire achieve its greatest territorial extent. Trajan’s 19-year reign, which lasted from 98 AD to 117 AD, saw a number of military campaigns being carried out in the East. In 101 AD Trajan launched his first military campaign against the Dacians followed by a second one in 105 AD. The Romans emerged victorious and the emperor’s triumph over the Dacians was commemorated in a triumphal column known as Trajan’s Column . The emperor then campaigned against the Parthians and succeeded in sacking the Parthian capital of Ctesiphon. Moreover, Trajan’s campaign saw the annexation of the Nabataean Kingdom, Armenia, and Mesopotamia.

View of Rome with Equestrian Statue of Marcus Aurelius, the Column of Trajan and a Temple. ( DcoetzeeBot / Public Domain )

The task of consolidating the empire, however, was left in the hands of Trajan’s successor Hadrian, who reigned for 21 years, from 117 AD to 138 AD. Realizing that it was impossible to hold on to the territorial gains made by his predecessor, Hadrian decided to abandon Armenia and Mesopotamia. Unlike Trajan, who believed that Rome’s prestige rested on military conquest, Hadrian was of the opinion that it was more important to develop the areas already under the Rome’s control. Hadrian’s concern for the provinces may be seen in the fact that he visited almost every province of the empire during his reign.
Hadrian, however, was not well-loved by the Senate and after his death was refused deification. His successor Antoninus Pius, however, succeeded in persuading the Senate to confer the customary divine honors upon his adoptive father, thereby earning him the title ‘Pius’. Antoninus Pius’ reign of 23 years, which lasted from 138 AD to 161 AD, was a period of peace during which no major wars or revolts occurred.

Statue of Antonius Pius in armor. (Jean-Pol GRANDMONT/ Public Domain )


1. Life

Marcus Aurelius was born in 121 C.E.. His early education was overseen by the Emperor Hadrian, and he was later adopted by the Emperor Antoninus Pius in 138 C.E.. After an initial education in rhetoric undertaken by Fronto, Marcus later abandoned it in favor of philosophy. Marcus became Emperor himself in AD 161, initially alongside Lucius Verus, becoming sole Emperor in AD 169. Continual attacks meant that much of his reign was spent on campaign, especially in central Europe. However, he did find time to establish four Chairs of Philosophy in Athens, one for each of the principal philosophical traditions (Platonic, Aristotelian, Stoic, andEpicurean). He died in AD 180.


Marcus Aurelius Letter About Christian Martyrs in the Roman Army

Marcus Aurelius

A letter (supposed) of the emperor Marcus Aurelius from the copy enjoined to Justin Martyr's First Apology, as contained in The Ante-Nicene Fathers, vol. I.

Abridged and updated by Paul Pavao. (You didn't want to read this in a century-old translation.)

Introducción

The Emperor Caesar Marcus Aurelius Antoninus, Germanicus, Parthicus, Sarmaticus, to the People of Rome, and to the sacred Senate, greeting!

My books and those Christian-history.org has published get great reviews. Synopses are at my Rebuilding the Foundations site. They are available wherever books are sold!

This site is also supported by Xero shoes because their shoes have relieved the arch pain I have had since leukemia. I wear the Mesa Trail model it is the only model I've tried. Their shoes sell themselves.

Circunstancias

I explained my plan to you and what advantages I had gained on the borders of Germany after much labor and suffering. Due to the circumstances of this war, I was surrounded by the enemy in Carnuntum. 74 cohorts cut us off from help, being stationed 9 miles off.

Then the scouts pointed out to us that the enemy was at hand. Our general, Pompeianus showed us that a mixed multitude of 977,000 men was closing in on us, which we all could see. I was cut off by this vast host, and I had with me only a battalion composed of the first, tenth, double, and marine legions.

I examined my own position and my army, considered the vast mass of the barbarian enemy, and I quickly betook myself to prayer to the gods of my country. They disregarded me.

So I summoned those among us who go by the name of Christians. After some inquiry, I determined that there was a great number and vast host of them. When they appeared before me, I raged against them.

This was not appropriate, for afterwards I learned their power.

The Christians Go to Battle

They began the battle not by preparing weapons or bugles. Such preparation is hateful to them because of the God they carry around in their conscience. We call them atheists, but it seems that they have a God as their ruling power in their conscience.

Mosaic of Roman battle at Pompeii

I say this because they threw themselves on the ground and prayed not only for me, but for the whole army as it stood, so that they might be delivered from the present thirst and famine. For five days we had gotten no water because there was none. We were in the heart of Germany and in the enemy's territory.

As soon as they threw themselves on the ground and began praying to God—a God of whom I am ignorant—water poured from heaven. On us it was most refreshing and cool, but upon the enemies of Rome it was a withering hail.

We also immediately recognized the presence of a God after their prayer, a God unconquerable and indestructible.

Marcus Aurelius Honors the Christians

Because of this, then, let us pardon such as are Christians, lest they pray for and obtain such a weapon against us! And I counsel that no such person be accused by our courts only on the ground of being a Christian.

If anyone is found laying to the charge of a Christian that he is a Christian, I desire that it be made clear that he who is accused is a Christian. If he acknowledges that he is one and is accused of nothing else, then whoever arraigns him should be burned alive.

I also desire that whoever is entrusted with the government of the province shall not compel the Christian, who confesses and certifies such a matter, to retract.

These things should be confirmed by a decree of the Senate.

I command that this my edict be published in the Forum of Trajan in order that it may be read. The prefect Vitrasius Pollio will also see that it is transmitted to all the provinces round about.


Ver el vídeo: Autoestima y Egoísmo, Marco Aurelio Denegri