Estatua de Zeus en Olimpia

Estatua de Zeus en Olimpia

La monumental estatua de Zeus en Olimpia en Grecia fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Creada en la década de 430 a. C. bajo la supervisión del maestro escultor griego Fidias, la enorme estatua de marfil y oro era más grande incluso que la de Atenea en el Partenón. Adorada por peregrinos de todo el Mediterráneo, la estatua inspiró innumerables imitaciones y definió la representación estándar de Zeus en el arte griego y romano en esculturas, monedas, cerámica y piedras preciosas. Perdida en la época romana posterior tras su traslado a Constantinopla, la obra maestra de Fidias cautivó al mundo antiguo durante 1.000 años y fue la visita obligada para cualquiera que asistiera a los antiguos Juegos Olímpicos.

Fidias, maestro escultor

El maestro escultor y arquitecto Fidias (también escrito Fidias, activo c. 465-425 a. C.), que ya había supervisado la construcción del Partenón (447-432 a. C.) en Atenas y su estatua gigante de la diosa patrona de la ciudad Atenea, fue llamado de nuevo para producir una escultura igualmente monumental de Zeus. La ubicación iba a ser Olimpia en el Peloponeso occidental de Grecia, donde aguardaba un enorme templo nuevo. Fue allí donde, cada cuatro años, se dedicaron los Juegos Olímpicos Panhelénicos (776 a. C. - 393 d. C.). Entonces, Olimpia fue controlada por la polis (ciudad-estado) de Elis y el sitio sagrado atrajo a miles de viajeros, peregrinos y fanáticos de los deportes de todo el Mediterráneo. La nueva estatua de culto y el templo para albergarlo serían excelentes adiciones, lo que agregaría prestigio a Olimpia en un momento en que todavía se celebraban juegos rivales en otros sitios como Delfos, Nemea e Istmia cerca de Corinto. Además, una magnífica dedicación a Zeus, padre de los dioses olímpicos y deidad suprema de la antigua religión griega, solo podría ser positivo para el bienestar espiritual y material de los eleos y, de hecho, para todo el bienestar espiritual y material de la antigua Grecia.

Phidias fue la elección perfecta para lo que sería un proyecto desafiante que requeriría cientos de artesanos y varios años de trabajo. El maestro escultor se mudó a Olimpia, y las excavaciones en el siglo XX d.C. revelaron su taller, que contenía una simple copa ática de figura roja o jarra de vino (oinochoe) inscrito en griego Pheidio eimI, “Pertenezco a Fidias”. El taller también contenía herramientas de marfil, un pequeño martillo para trabajar el oro y moldes para piezas de una gran estatua femenina.

En el siglo V a. C., el santuario de Olimpia alcanzó su punto máximo de prosperidad y se inició un enorme templo dórico de 6 x 13 columnas.

El templo

En el siglo V a. C., el santuario de Olimpia alcanzó su punto máximo de prosperidad y se inició un enorme templo dórico de 6 x 13 columnas c. 460 a. C. Completado c. 457 a. C., fue diseñado por Libon de Elis y era el más grande de Grecia en ese momento, midiendo más de 20 metros (65,5 pies) de altura, 64,12 x 27,68 m (210 x 91 pies) a lo largo de sus lados con columnas de 10,53 m ( 34,5 pies) de altura y 2,25 metros (7 pies) de diámetro en su base. Los frontones del templo mostraban una magnífica escultura: en el lado este la mítica carrera de carros entre Pelops y Oinomaos, y en el frontón occidental una escena de batalla con centauros (Centauromaquia) con la majestuosa figura central de Apolo. Las metopas del templo representaban los trabajos de Hércules. Muchas de estas esculturas de figuras decorativas sobreviven hoy y se pueden ver en el museo en el sitio arqueológico de Olimpia.

La estatua

En la religión de la antigua Grecia, un templo se consideraba la morada de un dios, como su nombre naos ('vivienda') sugiere. Por lo tanto, la estatua de la deidad en el interior era mucho más importante que el templo en sí. La figura se colocaba típicamente en el centro del edificio para que cuando se abrieran sus puertas pudiera ver los sacrificios y ceremonias que se realizaban justo afuera en honor de ese dios. Si los adoradores realmente creían que el dios de alguna manera habitaba la estatua es un punto discutible, pero ciertamente las oraciones y los gestos rituales estaban dirigidos directamente a ella. También es interesante notar que uno de los nombres comunes de una estatua en griego era zōon o "ser vivo", tal fue el esfuerzo del escultor por capturar la materia viva en bronce o mármol insensibles. Ciertamente, la visión de Fidias era la de una estatua tan grande y reluciente en oro que sería nada menos que una epifanía impresionante para el espectador, proporcionaría un vínculo lo más estrecho posible entre la humanidad y lo divino.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

La visión de Fidias era la de una estatua tan grande y reluciente en oro que sería nada menos que una epifanía impresionante.

La estatua del poderoso Zeus tenía más de 12 m (40 pies) de altura y representaba al dios sentado en un trono. Era más grande incluso que la Athena Parthenos de Fidias en Atenas. La estatua de Zeus, como Atenea, era criselefantina, es decir, una combinación de oro y marfil sobre un núcleo de madera, con la piel del dios (cara, torso, brazos y piernas) en marfil y su barba, túnica y bastón en brillante oro, aplicado en láminas martilladas. Los detalles finos se seleccionaron utilizando una amplia variedad de materiales: plata, cobre, vidrio (para los lirios decorativos de las túnicas del dios), ébano, esmalte, pintura y joyas. Los moldes de arcilla descubiertos en el taller de Fidias para una estatua similar sugieren que primero se erigió allí en pedazos (el tamaño del taller es exactamente de las mismas dimensiones que la cella interior del templo) y luego se volvió a ensamblar en su destino final. El núcleo de madera no podría haber sido esculpido por completo o los moldes no habrían sido necesarios para dar forma a las piezas de oro exteriores.

La descripción más completa de la escultura a partir de fuentes antiguas se encuentra en el Descripción de Grecia por el geógrafo y viajero griego del siglo II d.C. Pausanias:

El dios se sienta en un trono y está hecho de oro y marfil. Sobre su cabeza hay una guirnalda que es una copia de los brotes de olivo. En su mano derecha lleva una Victoria [Nike], que, como la estatua, es de marfil y oro; lleva una cinta y, en la cabeza, una guirnalda. En la mano izquierda del dios hay un cetro, adornado con todo tipo de metal, y el pájaro posado en el cetro es el águila. También las sandalias del dios son de oro, al igual que su manto. En la túnica hay figuras bordadas de animales y las flores del lirio. El trono está adornado con oro y joyas, por no hablar de ébano y marfil. Sobre él hay figuras pintadas e imágenes labradas. (Libro 5, Capítulo 11)

El trono de Zeus, hecho con marfil, ébano y oro, e incrustado con vidrio y gemas, estaba adornado con esculturas en relieve que representaban una amplia gama de figuras de la mitología griega, muchas de las cuales eran consideradas descendientes de Zeus. Están las Gracias (Charites), las Estaciones (Horae), varias Nike, esfinges, Amazonas y los hijos de Niobe. Las pantallas entre las piernas del trono fueron pintadas por el hermano de Fidias, Panaenus (Panainos) y representaban los trabajos de Hércules, Aquiles con Penthesilea, Hippodamia con Sterope, Salamina y escenas de Grecia. El dios apoyó los pies en un taburete que estaba decorado con una escena de batalla que involucraba a Teseo luchando contra Amazonas (Amazonomaquia).

La figura de Zeus, el trono y el taburete se colocaron sobre una base de mármol negro de Eleusis que medía 9,93 x 6,25 metros (32,5 x 20,5 pies) a lo largo de sus lados. La base estaba decorada con escenas del Nacimiento de Afrodita. Finalmente, la base fue firmada por Fidias con las palabras “Fidias, hijo de Carmides, un ateniense, me hizo”.

La estatua se paró frente a una piscina poco profunda de aceite de oliva diluido o puro (a diferencia del agua en el caso de Athena Parthenos) que ayudó a mantener una atmósfera húmeda e impidió el agrietamiento de las piezas de marfil. El reflejo de la estatua en la piscina fue un efecto secundario adicional para agregar a su aura de otro mundo. La estatua terminada fue dedicada c. 430 a. C.

Las siete maravillas

Algunos de los monumentos del mundo antiguo impresionaron tanto a los visitantes de todas partes con su belleza, ambición artística y arquitectónica, y gran escala que su reputación creció como lugares de visita obligada (themata) lugares de interés para el antiguo viajero y peregrino. Siete de esos monumentos se convirtieron en la 'lista de deseos' original cuando escritores antiguos como Herodoto, Calímaco de Cirene, Antípatro de Sidón y Filón de Bizancio compilaron listas cortas de las vistas más maravillosas del mundo antiguo. La gran estatua de Zeus entró en la lista establecida de Siete Maravillas del siglo II a. C., pero para entonces ya era ampliamente conocida, imitada en esculturas y representada en pinturas de vasijas, piedras preciosas talladas y monedas del siglo IV a. C. notablemente en el reverso de los tetradracmas de plata de Alejandro Magno (336-323 a. C.) y las monedas de Elis. El emperador romano Adriano (r. 117-138 EC) todavía usaba la misma imagen en sus monedas en el siglo II EC. Además de estas representaciones supervivientes, hay copias en mármol de los hijos de Niobe desde el trono de la estatua.

La estatua de Zeus, entonces, atrajo a personas de todo el mundo conocido. Individuos y ciudades-estado trajeron ofrendas a Zeus, que incluían dinero, bellas estatuas (incluida la magnífica Nike de Paionios, c. 424 a. C., y el Hermes de Praxiteles, finales del siglo IV a. C.), trípodes de bronce, escudos, cascos y armas. lo que resultó en que Olimpia se convirtiera en un museo viviente de arte y cultura griega. Muchas ciudades también construyeron tesoros, edificios pequeños pero impresionantes para albergar sus ofrendas y elevar el prestigio de su ciudad.

Fue el emperador romano Teodosio I (r. 379-395 EC) quien, a favor del cristianismo, decretó que todas las prácticas de culto, incluidos los Juegos Olímpicos, se detuvieran, y las Olimpiadas finales se llevaron a cabo en 393 EC después de una serie de 293 juegos durante más que un milenio. Después de ese tiempo, el sitio y el templo cayeron en mal estado hasta que fue profanado c. 426 EC después de un decreto contra los templos paganos por Theodosius II (r. 402-450 EC) y luego completamente destruido por terremotos en 522 y 551 EC. Las ruinas finalmente se cubrieron de limo traído por el río Alfeo a medida que cambiaba lentamente su curso con el tiempo.

Sin embargo, la estatua no sufriría la misma suerte que el templo, ya que los dos estaban destinados a separarse y nunca reunirse. La estatua fue renovada varias veces, se repararon las grietas en el marfil e incluso quizás se agregaron columnas de soporte debajo del trono. El emperador romano Calígula (r. 37-41 d. C.) había intentado audazmente quitar la estatua y llevarla a Roma, pero según el escritor romano Suetonio (c. 69 - c. 140 d. C.), el proyecto fue abandonado después de que el gigante Zeus emitió misteriosamente una carcajada y el andamio de los trabajadores se derrumbó. La siguiente indignidad fue que el emperador romano Constantino I se llevara sus partes de oro (r. 306-337 d. C.). Finalmente, la estatua de Zeus fue trasladada a Constantinopla en 395 EC, entonces la capital del Imperio Romano de Oriente, donde ella y el templo o palacio en el que se encontraba fueron destruidos durante un terremoto o tsunami en el siglo V, o más probablemente, VI. CE. Una teoría alternativa, como se registra en las obras de los historiadores Zonaras y Kedron, es que la estatua fue destruida por un incendio en 475 EC. Cualesquiera que sean las causas exactas de su pérdida final, las descripciones sobrevivientes de escritores antiguos y las imágenes tentadoras en otras obras de arte antiguas y en monedas son todo lo que sobrevive de una de las maravillas del mundo antiguo, la única que alguna vez fue genuinamente venerada.


LA ESTATUA DE ZEUS EN OLYMPIA

Cuando el escultor Fidias fue exiliado de Atenas por sospecha de malversación en la escultura de su estatua de Atenea en el Partenón, terminó en Olimpia donde se le encargó hacer la estatua. Tenía 40 pies de altura a pesar de estar sentado en un trono. La estatua tenía un núcleo de madera cubierto por marfil para la carne y oro para las prendas. Fidias también usó plata, cobre, vidrio, ébano, esmalte, pintura y joyas para los detalles. Zeus sostiene una diosa de la victoria en una mano y un bastón con un águila en la otra. La plataforma tenía "Fidias, hijo de Carmides, me hizo". Frente a la estatua había un charco de aceite de oliva. Proporcionaba humedad para evitar que el marfil se agrietara, pero también proporcionaba un reflejo divino. La estatua fue trasladada a Constantinopla después de que el emperador romano Teodosio prohibiera el culto a los dioses antiguos. (Según la leyenda, Calígula había propuesto anteriormente llevarlo a Roma, pero Zeus se rió tan fuerte que hizo que los trabajadores del andamio se cayeran). Se quemó en un incendio alrededor del 462.


Otra interpretación artística de la estatua de Zeus. (Derechos de autor Lee Krystek, 1998)

Una estatua digna del rey de los dioses

El escultor elegido para esta gran tarea fue un hombre llamado Fidias. Ya había realizado una estatua de cuarenta pies de altura de la diosa Atenea para el Partenón de Atenas y también había realizado gran parte de la escultura en el exterior de ese templo. Después de que terminó su trabajo en Atenas, Fidias viajó a Olimpia alrededor del 432 a. C. para comenzar con la que se consideraría su mejor obra, la estatua de Zeus. Al llegar, instaló un taller al oeste del templo. Tardaría los próximos 12 años en completar el proyecto.

Según los relatos, la estatua, cuando estaba terminada, se encontraba en el extremo occidental del templo. Tenía 22 pies de ancho y más de 40 pies de alto. La figura de Zeus estaba sentada en un elaborado trono. Su cabeza casi rozó el techo. El historiador Estrabón escribió: ". Aunque el templo en sí es muy grande, el escultor es criticado por no haber apreciado las proporciones correctas. Ha representado a Zeus sentado, pero con la cabeza casi tocando el techo, por lo que tenemos la impresión de que si Zeus se movió para ponerse de pie y quitaría el techo del templo ".

El Monumento a Lincoln con su gran estatua y columnas probablemente se parezca mucho al templo de Zeus, excepto que la estatua del Rey de los Dioses tenía más del doble de altura que Lincoln.

Otros que vieron ese templo no estaban de acuerdo con Estrabón y encontraron las proporciones muy efectivas para transmitir el tamaño y el poder del dios. Al llenar casi todo el espacio disponible, se hizo que la estatua pareciera aún más grande de lo que realmente era.

Filón de Bizancio, que escribió sobre todas las maravillas, sin duda quedó impresionado. "Mientras que nos preguntamos por las otras seis maravillas, nos arrodillamos frente a esta con reverencia, porque la ejecución de la habilidad es tan increíble como la imagen de Zeus es sagrada".

En el 97 d.C., otro visitante, Dio Crysostomos, declaró que la imagen era tan poderosa que "si un hombre, con el corazón apesadumbrado por el dolor y el dolor de la vida, se para frente a la estatua, olvidará todo esto".

En su mano derecha la estatua sostenía la figura de Nike (la diosa de la victoria) y en la izquierda había un cetro "con incrustaciones de todo tipo de metal", que estaba rematado con un águila. Quizás incluso más impresionante que la estatua en sí fue el trono hecho de oro, ébano, marfil y con incrustaciones de piedras preciosas. Talladas en la silla había figuras de dioses griegos y animales místicos, incluida la esfinge mitad hombre / mitad león.

Construcción de la estatua

Un grabado realizado por Philippe Galle en 1572 fue su interpretación de la estatua y su templo asociado.

La piel de la figura estaba compuesta de marfil y la barba, el cabello y la túnica de oro. La construcción se realizó mediante una técnica conocida como criselefantina en la que las secciones de bronce y marfil bañadas en oro se unían a un marco de madera. Debido a que el clima en Olimpia era tan húmedo, la estatua requería cuidados para que la humedad no agrietara el marfil. Se dice que durante siglos los descendientes de Fidias tuvieron la responsabilidad de este mantenimiento. Para mantenerla en buen estado, la estatua fue tratada constantemente con aceite de oliva guardado en un depósito especial en el piso del templo que también servía como estanque reflectante. La luz reflejada en la piscina desde la entrada también puede haber tenido el efecto de iluminar la estatua.

El viajero griego Pausanias registró que cuando finalmente se completó la estatua, Fidias le pidió a Zeus una señal de que el trabajo era de su agrado. El dios respondió tocando el templo con un rayo que no hizo daño. Según el relato, se colocó una hidria de bronce (recipiente de agua) en el lugar donde el rayo golpeó la estructura.

Además de la estatua, había poco dentro del templo. Los griegos preferían que el interior de sus santuarios fuera sencillo. La sensación que dio fue probablemente muy parecida al Monumento a Lincoln o al Monumento a Jefferson con sus altas columnas de mármol y estatuas grandes e individuales. Sin embargo, con una altura de más de 40 pies, la estatua de Zesus era más del doble de alta que la imagen de Lincoln en su memorial en el centro comercial de Washington D.C ..

Se hicieron copias de la estatua, pero ninguna sobrevive, aunque las imágenes encontradas en las monedas dan a los investigadores pistas sobre su apariencia.

Concepción artística de 1908 del templo de Olimpia en Grecia.

A pesar de su magnífico trabajo en Olimpia, Fidias se metió en problemas cuando regresó a casa. Era un amigo cercano de Pericles, que gobernaba Atenas. Los enemigos de Pericles, incapaces de atacar directamente al gobernante, atacaron a sus amigos. Fidias fue acusado de robar oro destinado a la estatua de Atenea. Cuando esa acusación no se cumplió, afirmaron que había tallado su imagen y la de Pericles en la escultura que se encuentra en el Partenón. Esto habría sido inapropiado a los ojos de los griegos y Fidias fue encarcelado donde murió en espera de juicio.

Sin embargo, su obra maestra siguió viva. Fue dañado por un terremoto en 170 a.C. y reparado. Sin embargo, gran parte de su grandeza probablemente se perdió después de que el emperador Constantino decretó que el oro fuera despojado de todos los santuarios paganos después de convertirse al cristianismo a principios del siglo IV d.C. Luego, en el 392 d.C., los Juegos Olímpicos fueron abolidos por el emperador Teodosio I de Roma, un cristiano. que veía los juegos como un rito pagano. Después de eso, según el historiador bizantino Georgios Kedrenos, la estatua fue trasladada por un adinerado griego llamado Lausus a la ciudad de Constantinopla, donde pasó a formar parte de su colección privada de arte clásico. Se cree que los restos de la estatua fueron destruidos por un incendio que arrasó la ciudad en el 475 d.C. Sin embargo, otras fuentes dicen que la estatua todavía estaba en el Templo Olímpico cuando se quemó en el 425 d.C.

El primer trabajo arqueológico en el sitio de Olimpia fue realizado por un grupo de científicos franceses en 1829. Pudieron localizar los contornos del templo y encontraron fragmentos de la escultura que mostraban los trabajos de Heracles. Estas piezas fueron enviadas a París, donde todavía se exhiben hoy en el Louvre.

La siguiente expedición llegó desde Alemania en 1875 trabajó en Olimpia durante cinco veranos. Durante ese período, pudieron trazar un mapa de la mayoría de los edificios allí, descubrieron más fragmentos de la escultura del templo y ubicaron los restos de la piscina en el piso que contenía el aceite para la estatua.

En la década de 1950, una excavación descubrió el taller de Fidias que se descubrió debajo de una iglesia cristiana primitiva. Los arqueólogos encontraron herramientas de escultor, un pozo para fundir bronce, moldes de arcilla, yeso para modelar e incluso una parte de uno de los colmillos de elefante que había proporcionado el marfil para la estatua. Muchos de los moldes de arcilla, que se habían utilizado para dar forma a las planchas de oro, llevaban números de serie que debieron haber sido utilizados para mostrar el lugar de las planchas en el diseño.

Una expedición del siglo XIX posa sobre las revueltas ruinas del Templo de Zeus.

Hoy el estadio en el sitio ha sido restaurado. Sin embargo, queda poco del templo, excepto algunas columnas desordenadas en el suelo. De la estatua, que fue quizás la obra más maravillosa en Olimpia, ahora todo ha desaparecido por completo.


Estatua de Zeus en Olimpia

La estatua dorada de Zeus en Olimpia: La Estatua de Zeus en Olimpia se considera legítimamente como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Esta maravillosa obra de arte fue tallada por el famoso escultor Fidias en el siglo V a. C. Fue tallado en una plataforma sentada y todo el ancho del pasillo se construyó exclusivamente para albergar la estatua, que tenía 40 pies (12 metros) de altura.

Zeus estaba siendo presentado sentado en un majestuoso trono hecho de la mejor calidad de madera de cedro y revestido con marfil, oro, ébano y numerosas piedras preciosas. Zeus tenía una estatua en miniatura de Nike, la diosa de la Victoria, en su mano derecha y un águila en su mano izquierda.

Plutarco, en sus libros, informa que el general romano Emilio Paulo se conmovió tanto cuando vio la estatua como si hubiera presenciado a Dios en persona, mientras que el orador griego Dio Crisóstomo había dicho que un vistazo a la estatua de Zeus haría a un hombre. olvídate de sus problemas.

Nunca ha habido un acuerdo sobre la causa exacta de la destrucción de la estatua. Algunos piensan que la estatua murió en el siglo V d.C. junto con el templo mismo, mientras que otros argumentan que la estatua fue llevada hasta Constantinopla, donde fue destruida en el devastador incendio de Lauseion.


3. ¿Quién creó el Templo de Zeus en Olimpia?

Debido a la riqueza que el Eleans estaban adquiriendo como anfitriones de la popular Juegos olímpicos, que fueron populares en toda Grecia, pudieron encargar una enorme estatua en honor a Zeus.

Encargaron a uno de los escultores más reconocidos de esos días llamado Fidias, quien también fue el creador de la Atenea Partenos dentro del famoso Partenón sobre el Acrópolis en Atenas.

Claramente no sabían que Fidias había sido acusado de malversando parte del oro que se suponía que iba a ser utilizado para el Atenea Partenos. Sin embargo, es probable que las acusaciones hayan sido por motivos politicos por tener el amigo equivocado, Pericles, que no era del agrado de Atenas.

De cualquier manera, en 435 a. C.. Fidias creó un taller al oeste del Templo de Zeus y comenzó su trabajo en la Estatua de Zeus en Olimpia. Le tomó casi 12 años para completar eso.

Un modelo en miniatura de la estatua de Zeus / Wiki Commons

La estatua de Zeus en Olimpia


Esta es la estatua del dios en cuyo honor se llevaron a cabo los Juegos Olímpicos Antiguos. Estaba ubicado en el terreno que dio nombre a los Juegos Olímpicos. En el momento de los juegos, las guerras se detuvieron y los atletas llegaron de Asia Menor, Siria, Egipto y Sicilia para celebrar los Juegos Olímpicos y adorar a su rey de dioses: Zeus.

Localización
En la antigua ciudad de Olimpia, en la costa oeste de la Grecia moderna, a unos 150 km al oeste de Atenas.

Historia
El antiguo calendario griego comienza en el 776 a. C., ya que se cree que los Juegos Olímpicos comenzaron ese año. El magnífico templo de Zeus fue diseñado por el arquitecto Libon y fue construido alrededor del 450 a. C. Bajo el creciente poder de la antigua Grecia, el sencillo templo de estilo dórico parecía demasiado mundano y se necesitaban modificaciones. La solución: una estatua majestuosa. Al escultor ateniense Fidias se le asignó la tarea "sagrada", que recuerda a las pinturas de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.

Durante los años siguientes, el templo atrajo a visitantes y fieles de todo el mundo. En el siglo II a. C. se hicieron hábiles reparaciones en la estatua envejecida. En el siglo I d.C., el emperador romano Calígula intentó transportar la estatua a Roma. Sin embargo, su intento fracasó cuando se derrumbó el andamio construido por los obreros de Calígula. Después de que el emperador Teodosio I prohibiera los Juegos Olímpicos en 391 d.C. como prácticas paganas, se ordenó el cierre del templo de Zeus.

Olimpia también fue golpeada por terremotos, deslizamientos de tierra e inundaciones, y el templo fue dañado por un incendio en el siglo V d.C. Anteriormente, la estatua había sido transportada por griegos adinerados a un palacio en Constantinopla. Allí, sobrevivió hasta que fue destruido por un severo incendio en el 462 dC. Hoy no queda nada en el sitio del antiguo templo, excepto rocas y escombros, los cimientos de los edificios y las columnas caídas.

Descripción
Fidias comenzó a trabajar en la estatua alrededor del 440 a. C. Años antes, había desarrollado una técnica para construir enormes estatuas de oro y marfil. Esto se hizo erigiendo un marco de madera en el que se colocaron láminas de metal y marfil para proporcionar la cubierta exterior. El taller de Fidias en Olimpia todavía existe, y coincidentemente, o puede que no sea, idéntico en tamaño y orientación al templo de Zeus. Allí, esculpió y talló las diferentes piezas de la estatua antes de que fueran ensambladas en el templo.

Cuando se completó la estatua, apenas encajaba en el templo. Strabo escribió:

"... aunque el templo en sí es muy grande, el escultor es criticado por no haber apreciado las proporciones correctas. Ha mostrado a Zeus sentado, pero con la cabeza casi tocando el techo, por lo que tenemos la impresión de que si Zeus se movía para estar de pie levantaría el techo del templo ".

Estrabón tenía razón, excepto que el escultor debe ser elogiado, no criticado. Es esta impresión de tamaño lo que hizo que la estatua fuera tan maravillosa. Es la idea de que el rey de los dioses es capaz de destechar el templo si se pone de pie lo que fascinó a poetas e historiadores por igual. La base de la estatua tenía unos 6,5 m (20 pies) de ancho y 1,0 metro (3 pies) de alto. La altura de la estatua en sí era de 13 m (40 pies), equivalente a un edificio moderno de 4 pisos.

La estatua era tan alta que los visitantes describían el trono más que el cuerpo y los rasgos de Zeus. Las patas del trono estaban decoradas con esfinges y figuras aladas de la Victoria. Dioses griegos y figuras míticas también adornaron la escena: Apolo, Artemisa y los hijos de Niobe. El griego Pausanias escribió:

En su cabeza hay una corona esculpida de aerosoles de oliva. En su mano derecha sostiene una figura de Victoria hecha de marfil y oro. En su mano izquierda sostiene un cetro con incrustaciones de todo tipo de metal, con un águila posada en el cetro. Sus sandalias son de oro, al igual que su manto. Sus vestiduras están talladas con animales y con lirios. El trono está decorado con oro, piedras preciosas, ébano y marfil.

La estatua fue decorada ocasionalmente con regalos de reyes y gobernantes. el más notable de estos obsequios fue una cortina de lana "adornada con patrones tejidos asirios y tinte fenónico" que fue dedicada por el rey sirio Antíoco IV.

Se hicieron copias de la estatua, incluido un gran prototipo en Cirene (Libia). Ninguno de ellos, sin embargo, sobrevivió hasta nuestros días. Se cree que las primeras reconstrucciones como la de von Erlach son bastante inexactas. Para nosotros, solo podemos preguntarnos sobre la verdadera apariencia de la estatua, la obra más grande de la escultura griega.


Archivo de la etiqueta: Estatua de Zeus en Olimpia

El otro día vi alguna atracción caracterizada como la Octava Maravilla del Mundo. Era un casino de Las Vegas o un campo de golf en miniatura o algo así, no puedo recordarlo. Se me ocurrió que algunas personas se impresionan fácilmente o que los estándares de las siete maravillas que están por encima de él deben haber sido rebajados.

Hace mucho tiempo & # 8212 hace dos milenios & # 8212 las Siete Maravillas originales eran una especie de lista de deseos para los viajeros en el área del Mediterráneo. Eran maravillas hechas por el hombre ensalzadas por poetas e historiadores. La lista era una especie de versión oficial de su conocido actual que dice: & # 8220Oh, ¿vas a ir a Inglaterra? DEBE ver Stonehenge. & # 8221

Desafortunadamente, es difícil saber cuán maravillosas fueron las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, porque todas menos una han desaparecido. La Gran Pirámide de Keops en Giza (Egipto) sigue en pie y ostenta el récord de estructura más alta durante más de 4.000 años. Los jardines colgantes de Babilonia (Irak) ya no existe, si es que alguna vez existió. Muchos eruditos modernos piensan que eran solo una leyenda, la invención de los poetas.

El mausoleo de Halicarnaso (Turquía) fue una enorme tumba construida para un gobernante llamado Mausolus, quien murió en 353 a. C. Fue un tributo de su esposa y su hermana, que resultó ser la misma persona. Algunos fragmentos están ahora en exhibición en Londres & # 8217s British Museum. (Cuando esté en Inglaterra, DEBE ir allí).

Terremotos destruidos El faro de Alejandría (Egipto), también conocido como Pharos. De pie cerca de la desembocadura del Nilo, el faro tenía unos 380 pies de altura y se decía que su luz era visible desde 30 o 40 millas de distancia.

He estado en los sitios de las otras tres maravillas antiguas y puedo informar que ya no hay mucho que ver. El templo de Artemisa en Éfeso (Turquía), una vez considerado el más espectacular de los siete, ahora es unas piedras esparcidas cubiertas de maleza. También hay un museo cercano que tiene artefactos encontrados en el sitio. Una que recuerdo era una estatua de Artemisa que la representaba con varias docenas de pechos. (Le habría resultado imposible encontrar un sostén que le quedara cómodo).

La isla griega de Rodas es un destino fascinante debido a todas las capas de la historia que allí durante un breve tiempo fue famosa. El coloso de Rodas. Una estatua que representa al dios del sol Helios, el Coloso a veces se representa a caballo entre la entrada del puerto & # 8212 pero no & # 8217t. Era una estatua colosal para los estándares antiguos, de un poco más de 100 pies de altura. (Para darte una idea, la Estatua de la Libertad en Nueva York mide unos 150 pies, sin contar el pedestal). Actualmente, la entrada a Rodas cuenta con dos columnas que pueden tener unos 30 pies de altura. Cada uno tiene una estatua de un ciervo, y permítame anticiparme a su pregunta: no tengo idea de por qué.

Finalmente, La estatua de Zeus en Olimpia (Grecia) se sentó en un templo durante 800 años aproximadamente, sirviendo como lugar de reunión durante los Juegos Olímpicos. La estatua, hecha de marfil y bronce bañado en oro, fue destruida por un incendio en el año 462 d.C. Lo que queda del templo se parece mucho al Templo de Artemisa: escombros y malas hierbas. Sin embargo, el área es muy pintoresca, con un par de pequeños ríos cerca y montañas a lo lejos.

Entonces & # 8230 si tuvieras que compilar una lista de las maravillas actuales del mundo, ¿qué incluirías? No tienes que nombrar siete, necesariamente me pregunto cuáles crees que son las maravillas de nuestro tiempo.


Estatua de Zeus en Olimpia - Historia

La Estatua de Zeus en Olimpia era una figura gigante sentada, de unos 13 m (43 pies) de altura, hecha por el escultor griego Fidias alrededor del 435 a. C. en el santuario de Olimpia, Grecia, y erigida en el Templo de Zeus allí. Le tomó 12 años, desde el 430 al 422 a.C., para completar la estatua. Una escultura de placas de marfil y paneles de oro sobre un marco de madera, representaba al dios Zeus sentado en un elaborado trono de madera de cedro adornado con ébano, marfil, oro y piedras preciosas. Zeus era considerado el rey de los dioses griegos y esta magnífica estatua fue creada para honrarlo.

La apariencia de la estatua debe haber sido imponente, impresionante e inspiradora. La estatua sentada tenía más de 40 pies de altura. Se colocó en el Templo de Olimpia, un santuario dedicado a Zeus donde se celebraban los Juegos Olímpicos cada cuatro años. El Templo de Zeus en Olimpia fue el hogar de uno de los mayores logros escultóricos de la historia antigua. La estatua de Zeus en Olimpia representó el pináculo del diseño escultórico clásico.La estatua fue destruida por un incendio en el siglo V d.C. Hoy en día, solo quedan ruinas de piedra que se utilizaron para la construcción del templo.

En un lugar cerca de la antigua Olimpia estaba el Santuario de Zeus, también conocido como Altis. El Altis, o bosque sagrado, era un lugar donde la gente podía ir a adorar a los dioses de la antigüedad. It held many different worship centers including the Temple of Zeus, altars, treasuries, and many other buildings. The Greeks wanted to please the highest of gods named Zeus. One way of honoring Zeus was to hold a ceremony for athletic competitions. In the year of 776 BC, the first recorded Olympic Games were held between competitors from other regions in the area.

The Olympic Games were held every four years creating the term “Olympiad”. When the Olympic Games were to be held, there was a truce throughout the Greek world. Messengers would travel the region announcing the time period when the competitions were to begin and end. All fighting was to cease during this time so that athletes from all regions would have safe travel to and from the competitions. Only athletes who could speak the Greek language and who were free men were able to participate in the competitions.

In 400 BC, Hippias of Elis had gathered historical data from the past Olympic Games. He listed the only game held from 776 BC through 724 BC was the 200 yard dash. Additional games were added in future years and by 408 BC, there were a total of eleven games which included the Pentathlon (added in 708 BC), Wrestling (added in 708 BC) and Races in Armor (added in 520 BC).

Around the year 470 BC, the Greeks decided to begin construction on a magnificent temple for Zeus within the Altis. The construction of the temple began around 470 BC and was completed around 450 BC. The temple was designed by Libon of Elis, a Greek architect.

The beautiful, rectangular shaped temple consisted of massive columns along each side. There were eleven columns located along the sides and six columns at each end. The columns supported the artistically sculptured roof over the top of the temple. After the temple was completed, the Statue of Zeus was designed to be located near the back end of the temple.

The Statue of Zeus was designed and built by Pheidias, a Greek sculptor. Pheidias was chosen for this project because he had completed other magnificent works such as the statue of the goddess of Athena located in the Parthenon. Pheidias began working on the Statue of Zeus around the year of 435 BC. The statue was completed in about 12 years.

The Statue of Zeus was seated on a beautifully carved throne near the rear of the Temple of Zeus. The statue was 22 feet wide (approximately 6.70 meters) and 40 feet tall (approximately 12 meters). Pheidias used a special technique in creating the statue called chryselephantine. The process involved creating an object out of inferior materials such as wood and overlaying that material with ivory for flesh, gold and other magnificent jewels for additional regal decorations.

In his right hand, Zeus held a form of Nike, the winged goddess of victory. The left hand of Zeus held a jeweled scepter of which an eagle sat on top. Pheidias placed upon the head of Zeus a sculpted olive wreath in the form of olive sprays.

The impressive throne was stunning as it was finished with gold, ivory, ebony and a variety of precious jewels. The detailed carvings in the legs of the throne included mythical pictures of gods and animals.

It was recorded that some people felt the statue was excessive compared to the temple. The head of Zeus almost touched the ceiling and it was said that if Zeus were to stand up, his head would lift the roof of the temple. Others stated that the proportions were exactly correct as the size of Zeus portrayed his magnificence and importance of the time.

Pausanias, Pheidias’ student who also worked on the Statue of Zeus, wrote that after the statue was completed, Pheidias asked for a sign from Zeus showing he was happy with the statue. Soon thereafter, Zeus had responded by striking the temple with a lightning bolt but allowing no damage to be done to either the temple or the statue. It was also stated that if a troubled man stood in front of the Statue of Zeus, all his troubles would be forgotten.

To this day, there are discrepancies as to how and where the Statue of Zeus was destroyed. One suggestion lists the Roman Emperor Theodosius I (379 AD to 395 AD) ordered all the Greek statues be destroyed because of their pagan affiliations. Another account stated that Theodosius II ordered all the temples to be destroyed and that perhaps the Statue of Zeus was destroyed at that time or was moved to Constantinople and was destroyed by a fire which occurred around 475 AD.

There have been many archeologists trying to find the location of Pheidias’ workshop. In the early 19th century, some French researchers located parts of the Temple of Zeus. Later in the 19th century, German archeologists located more areas of the temple. During the mid 1950’s, Pheidias’ workshop was discovered through excavation work by other German archaeologists. Items which have been found included terracotta molds, sculptors tools, and a wine cup inscribed on the bottom stating “I am [the property of] Pheidias”.


How the Seven Wonders of the Ancient World Work

Zeus, king of the Greek gods, was embodied in larger-than-life form in the Temple at Olympia in ancient Greece. Olympia was a sacred site and the location of the Olympic games. The temple represented Greek architecture's fascination with proportion. It was 68 feet (20.7 meters) tall with 72 Doric columnas. The pediment and metopes (eaves beneath the roof) were sculpted, and imposing bronze doors opened to reveal the wonder housed within.

Written accounts described that temple visitors shuddered and cowered under the shadow of Zeus' mighty statue. The Greek artist Phidias was commissioned to create this likeness of the god. His work began in 450 B.C. and concluded eight years later with a legendary masterpiece of ivory and gold. Ivory was an unusual choice for sculptural media, but it might have been a natural choice for the king of the gods, given its rarity [source: Times]. Phidias sculpted Zeus sitting ramrod-straight in a bejeweled throne. The statue measured 50 feet (12 meters) high, and observers noted that if Zeus were to rise from his throne, his head would likely burst through the ceiling.

Perhaps the most remarkable thing about the statue was Zeus' expression. His eyes appeared to penetrate even the most hardened souls to elicit piety [source: Smithsonian]. He held an object in each hand: in the right, a statue of Nike (goddess of victory) and in the left, a scepter adorned with an eagle. Zeus' throne was carved with images from mythology of gods, demigods and other heroes.

Legends say that Phidias asked for Zeus' blessing when he finished his sculpture. In response, a bolt of lightning struck the temple.

There is some debate about the statue's reign as master of the temple. While some sources claim that the statue was placed in the temple around 450 B.C., others estimate the date 430 B.C. With Christianity's encroaching threat to the ancient gods, some Greeks paid to have their beloved statue removed to safety in Constantinople, which is modern-day Istanbul. Christians shut down the temple in 391 A.D., and the statue was guaranteed safe-keeping until either 462 or 475 A.D., when it was burned in a fire.

We know quite a bit about the statue. Just as United States' currency depicts important monuments and faces, ancient Greek coins featured the prominent statue of Zeus. This currency gives us details about his appearance, and we can judge how strong an attraction the statue had to tourists based on how far they carried coins from Olympia. And in 1950, a major archaeological breakthrough came when Dr. Emil Kunze and his team found the remains of Phidias' workshop next to the temple's ruins. Using evidence from inch-long to 18-inch-long terra cotta and iron molds, Kunze was able to reconstruct what the statue might have looked like and how it might have been built. Kunze theorized that the statue was built from thin plates of gold stretched across wood model.

From the immortal god to the immortalization of an ordinary king, our exploration of the ancient wonders takes us back to Turkey next.

Phidias was well-known in the ancient world. In addition to the statue of Zeus, he also sculpted the statue of Athena for the Parthenon in Athens. Artistically, he was quite innovative. He really broke the mold sculpting Zeus -- most statues of the classical era were made from marble. Phidias earned a reputation for perfection in the mathematical world, too. The golden ratio, also known asphi, comes from his name [source: Times].


Ver el vídeo: . - Statue of Zeus at Olympia 2021