Ambrose Burnside

Ambrose Burnside

Ambrose Burnside (1824-1881) fue un oficial militar estadounidense, ejecutivo ferroviario y político mejor conocido por servir como general de la Unión durante la Guerra Civil (1861-65). Burnside vio combate por primera vez en la Guerra Civil en la Primera Batalla de Bull Run en julio de 1861. Más tarde dirigió una fuerza expedicionaria en Carolina del Norte y luego sirvió durante la Campaña de Maryland en la Batalla de Antietam. Aunque se mostró reacio a asumir el cargo, en noviembre de 1862 Burnside fue puesto a cargo del Ejército de la Unión del Potomac. Fue removido del mando en enero de 1863 después de la devastadora derrota de la Unión en la Batalla de Fredericksburg. Luego, Burnside ocupó un mando departamental en Ohio y luego participó en la defensa de Knoxville en el otoño de 1863. Más tarde dimitiría del servicio a raíz del fracaso de su unidad durante la Batalla del cráter en julio de 1864. Después de la Guerra Civil Burnside trabajó como director de ferrocarriles y luego se desempeñó como senador y gobernador de Rhode Island. Murió en 1881 a la edad de 57 años.

Ambrose Burnside: primeros años

Ambrose E. Burnside nació en Liberty, Indiana, el 23 de mayo de 1824. Hijo de un secretario judicial y granjero, Burnside pasó su juventud trabajando como sastre antes de que su padre le ayudara a conseguirle un puesto en la Academia Militar de los Estados Unidos en West. Point en 1843. Burnside tuvo éxito en sus estudios, pero luchó por adaptarse a la naturaleza estricta de la vida militar y casi fue despedido después de acumular varios deméritos. A pesar de esto, su expediente académico lo vio terminar en el puesto 18 de 38 en su clase en 1847.

Burnside fue comisionado como oficial de artillería, y su unidad sirvió como guarnición durante la Guerra México-Estadounidense (1846-48). Luego sirvió en la frontera occidental y fue herido en el cuello por una flecha durante la lucha contra los Apache en 1849. En 1852 estuvo destinado en Ford Adams en Newport, Rhode Island. Durante este tiempo conoció y se casó con Mary Richmond Bishop, una mujer local de Providence.

Burnside renunció al ejército en 1853 y comenzó a diseñar un nuevo tipo de rifle de carabina de retrocarga, una idea que había desarrollado durante su tiempo en la frontera. Esta "carabina Burnside" fracasó inicialmente como empresa comercial, y Burnside se vio obligado a vender su patente para cubrir sus deudas. A pesar de esto, el arma más tarde encontraría un uso generalizado como arma de caballería durante la Guerra Civil. Luego, Burnside se desempeñó como general en la milicia de Rhode Island y luego como tesorero del Ferrocarril Central de Illinois, que era operado por su antiguo compañero de clase de West Point y amigo George McClellan.

Ambrose Burnside: Servicio de guerra civil

Burnside ayudó a organizar un regimiento de milicianos de Rhode Island al comienzo de la Guerra Civil en 1861, y su unidad fue una de las primeras en llegar a Washington, DC Burnside sirvió en la derrota temprana de la Unión en la Primera Batalla de Bull Run (Manassas) como coronel, y poco después fue ascendido a general de brigada de voluntarios.

En septiembre de 1861, Burnside fue puesto a cargo de una fuerza expedicionaria en Carolina del Norte, y durante los siguientes meses supervisó una serie de incursiones y ataques anfibios en la costa sur. Burnside reclamó Roanoke Island y la ciudad de New Bern, Carolina del Norte, con relativa facilidad, y su campaña ayudó a establecer una base de operaciones duradera para el bloqueo de la Unión de la costa atlántica. Los éxitos de Burnside le valieron un ascenso a mayor general de voluntarios, y la mayor parte de su fuerza fue transferida al Ejército del Potomac de George McClellan. Durante este tiempo, Burnside, conocido como un hombre extremadamente modesto, rechazó dos veces la oportunidad de suceder a McClellan como jefe de las fuerzas de la Unión.

La siguiente gran operación de combate de Burnside se produjo como comandante de cuerpo durante la Campaña de Maryland en septiembre de 1862. En la Batalla de Antietam, la ineficacia de Burnside para reunir a sus tropas a través de un puente de piedra, más tarde conocido como "Puente de Burnside", dio como resultado un ataque de la Unión retrasado, y la batalla terminó como un empate táctico.

Ambrose Burnside: Comando del Ejército del Potomac

En noviembre de 1862, se ordenó a Burnside que se hiciera cargo del ejército del Potomac después de que McClellan fuera relevado de su cargo. Aceptó de mala gana e inmediatamente ordenó un avance audaz hacia la capital confederada de Richmond. Burnside sufrió grandes retrasos al cruzar el río Rappahannock, lo que permitió al general Robert E. Lee reunir su ejército del norte de Virginia en las afueras de la ciudad de Fredericksburg. En la batalla de Fredericksburg que siguió, las fuerzas de Burnside realizaron una serie de ataques frontales fallidos contra las defensas casi inexpugnables de Lee, lo que resultó en una victoria confederada decisiva y casi 13.000 bajas de la Unión.

Burnside intentó reunir a su ejército desmoralizado para una segunda ofensiva, pero el plan, más tarde conocido como la Marcha del Lodo, ​​fue frustrado por las fuertes lluvias y no se materializó. Creyendo que sus oficiales habían sido insubordinados durante la campaña, Burnside le pidió a Lincoln que relevara a varios generales del deber o aceptara su renuncia. Lincoln decidió quitar a Burnside del mando, reemplazándolo con el general Joseph Hooker en enero de 1863.

Ambrose Burnside: Servicio posterior a la guerra civil

Posteriormente, Burnside fue asignado al mando del Departamento de Ohio en marzo de 1863. El área era conocida por albergar un sentimiento contra la guerra, y Burnside causó una controversia menor cuando arrestó a un político llamado Clement Vallandigham por cargos de sedición. Luego, Burnside participó en la Campaña de Knoxville en el otoño de 1863. Superó al general confederado James Longstreet y pudo controlar con éxito la ciudad de Knoxville, Tennessee, hasta que fue reforzado por el general William T. Sherman.

En la primavera de 1864, Burnside recuperó el control de su antiguo cuerpo y participó en la campaña terrestre de Ulysses S. Grant en las batallas del desierto y el palacio de justicia de Spotsylvania. En el asedio de Petersburgo en julio de 1864, Burnside jugó un papel crucial en un audaz plan para cavar una mina bajo la posición confederada y luego detonar explosivos para crear una brecha en las líneas defensivas. El plan estuvo mal administrado y la fuerza de Burnside sufrió 3.800 bajas.

A raíz de lo que se conoció como la Batalla del Cráter, Burnside fue puesto en licencia. Permaneció ausente del ejército hasta abril de 1865, cuando presentó su dimisión poco después de la rendición de Robert E. Lee en Appomattox.

Ambrose Burnside: vida posterior

Después de la guerra, Burnside pasó a una distinguida carrera civil, sirviendo como director de varios ferrocarriles y como primer presidente de la Asociación Nacional del Rifle. Se desempeñó como gobernador de Rhode Island de 1866 a 1869, y en 1874 fue elegido senador de los Estados Unidos. Burnside serviría en el Congreso hasta su muerte en 1881 a la edad de 57 años.


Grandes barbas en la historia estadounidense

Aquellos de nosotros que vivimos en los EE. UU. Nos estamos preparando para las celebraciones del Día de la Independencia de esta semana comprando demasiadas hamburguesas y perritos calientes, reuniendo una reserva de fuegos artificiales y recogiendo un barril o dos. El 4 de julio es una época en la que muchos de nosotros hacemos fiestas para celebrar las libertades de la nación junto a amigos y familiares y disfrutamos de una noche viendo cómo las cosas explotan.

También es una oportunidad para reflexionar sobre los innumerables hombres y mujeres a lo largo de la historia que trabajaron incansablemente para hacer de Estados Unidos un lugar mejor. Algunos lucharon por liberarnos o mantenernos libres, mientras que otros se propusieron hacer una crónica del esplendor que Estados Unidos tiene para ofrecer. Este año, The Beard Club desea rendir homenaje a algunos de los principales actores en la historia de los Estados Unidos que ayudaron a definir el país mientras lucían un vello facial verdaderamente histórico. Echemos un vistazo al pasado de nuestra nación para recordar a los patriotas que ayudaron a hacer grande esta tierra, y lo hicieron mientras se veían increíbles.


Ближайшие родственники

Acerca del Mayor General Ambrose Burnside (EE. UU.), Gobernador, Senador de EE. UU.

Ambrose Everett Burnside (23 de mayo de 1824 & # x2013 13 de septiembre de 1881) fue un soldado estadounidense, ejecutivo ferroviario, inventor, industrial y político de Rhode Island, que se desempeñó como gobernador y senador de los Estados Unidos. Como general del Ejército de la Unión en la Guerra Civil estadounidense, llevó a cabo campañas exitosas en Carolina del Norte y el este de Tennessee, pero fue derrotado en la desastrosa Batalla de Fredericksburg y la Batalla del cráter. Su estilo distintivo de vello facial ahora se conoce como patillas, derivado de su apellido.

Burnside nació en Liberty, Indiana, el cuarto de nueve hijos de Edghill y Pamela (o Pamilia) Brown Burnside, una familia de origen escocés. Su tatarabuelo Robert Burnside (1725 & # x20131775) nació en Escocia y se estableció en la provincia de Carolina del Sur. Su padre, nativo de Carolina del Sur, era un dueño de esclavos que liberó a sus esclavos cuando se mudó a Indiana. Ambrose asistió al Liberty Seminary cuando era un niño, pero su educación se interrumpió cuando su madre murió en 1841, fue aprendiz de un sastre local y finalmente se convirtió en socio del negocio. Su interés en los asuntos militares y las conexiones políticas de su padre obtuvieron un nombramiento en la Academia Militar de los Estados Unidos en 1843. Se graduó en 1847, ocupando el puesto 18 en una clase de 38, y fue comisionado como segundo teniente brevet en la 2.a artillería estadounidense. Viajó a Veracruz para la Guerra México-Estadounidense, pero llegó después de que cesaron las hostilidades y realizó principalmente tareas de guarnición alrededor de la Ciudad de México.

Al final de la guerra, el teniente Burnside sirvió dos años en la frontera occidental, al mando del capitán Braxton Bragg en la 3.a artillería de los EE. UU., Una unidad de artillería ligera que se había convertido al servicio de caballería, protegiendo las rutas postales occidentales a través de Nevada a California. . En 1849, fue herido por una flecha en el cuello durante una escaramuza contra Apaches en Las Vegas, Nuevo México. En 1852, fue asignado a Fort Adams, Newport, Rhode Island y, mientras estaba allí, se casó con Mary Richmond, obispo de Providence, Rhode Island, el 27 de abril. El matrimonio, que duró hasta la muerte de Burnside, no tuvo hijos.

En 1853, Burnside renunció a su cargo en el Ejército de los Estados Unidos, aunque mantenía un puesto en la milicia estatal, y dedicó su tiempo y energía a la fabricación del famoso rifle que lleva su nombre, la carabina Burnside. El Secretario de Guerra del presidente James Buchanan, John B. Floyd, contrató a la Burnside Arms Company para equipar a una gran parte del Ejército con su carabina y lo indujo a establecer extensas fábricas para su fabricación. Los Bristol Rifle Works no se completaron cuando otro fabricante de armas supuestamente sobornó a Floyd para romper su contrato de $ 100,000 con Burnside. Burnside se postuló como demócrata para uno de los escaños del Congreso en Rhode Island en 1858 y fue derrotado de manera aplastante. Las cargas de la campaña y la destrucción por el fuego de su fábrica contribuyeron a su ruina financiera, y se vio obligado a ceder sus patentes de armas de fuego a otros. Se fue al oeste en busca de empleo y se convirtió en tesorero del Ferrocarril Central de Illinois, donde trabajó y se hizo amigo de uno de sus futuros oficiales al mando, George B. McClellan.

Al estallar la Guerra Civil, Burnside era un general de brigada en la Milicia de Rhode Island. Crió un regimiento, el 1º de Infantería Voluntaria de Rhode Island, y fue nombrado coronel el 2 de mayo de 1861. En un mes, ascendió al mando de brigada en el Departamento del Noreste de Virginia. Él comandó la brigada sin distinción en la Primera Batalla de Bull Run en julio, comprometiendo sus tropas por partes y asumió el mando de la división temporalmente para el Brig herido. El general David Hunter. Después de que su regimiento de 90 días quedó fuera de servicio, fue ascendido a general de brigada de voluntarios el 6 de agosto y fue asignado a entrenar brigadas provisionales en el naciente Ejército del Potomac.

Burnside comandó la División de la Costa, o Fuerza Expedicionaria de Carolina del Norte y tres brigadas reunidas en Annapolis, Maryland, que formaron el núcleo de su futuro IX Cuerpo y el Departamento de Carolina del Norte, desde septiembre de 1861 hasta julio de 1862. Llevó a cabo una exitosa campaña anfibia. que cerró más del 80% de la costa del mar de Carolina del Norte a la navegación confederada durante el resto de la guerra. Por sus éxitos en las batallas de Roanoke Island y New Bern, las primeras victorias importantes de la Unión en el Eastern Theatre, fue ascendido a mayor general el 18 de marzo. En julio, sus fuerzas fueron transportadas al norte a Newport News, Virginia, y se convirtió en el IX Cuerpo del Ejército del Potomac.

Tras el fracaso del mayor general George B. McClellan en la campaña de la península, a Burnside se le ofreció el mando del ejército del Potomac. Rechazando esta oportunidad & # x2014 debido a su lealtad a McClellan y porque entendía su propia falta de experiencia militar & # x2014, separó parte de su cuerpo en apoyo del Ejército de Virginia del General de División John Pope en la Campaña de Virginia del Norte. Los telegramas extremadamente críticos de las habilidades de Pope como comandante del mayor general Fitz John Porter que recibió en este momento y remitió a sus superiores en concurrencia más tarde jugarían un papel importante en el consejo de guerra de Porter, en el que Burnside aparecería como un testigo estrella.

Burnside volvió a declinar el mando tras la debacle de Pope en Second Bull Run.

Burnside recibió el mando del "ala derecha" del ejército del Potomac (el I Cuerpo y el IX Cuerpo) al comienzo de la Campaña de Maryland para la Batalla de South Mountain, pero McClellan separó los dos cuerpos en la Batalla de Antietam, colocándolos en los extremos opuestos de la línea de batalla de la Unión, volviendo a Burnside al mando del IX Cuerpo. Negándose implícitamente a renunciar a su autoridad superior, Burnside trató primero al mayor general Jesse L. Reno (asesinado en South Mountain) y luego a Brig. El general Jacob D. Cox como comandante del cuerpo, canalizando las órdenes al cuerpo a través de ellos. Este engorroso arreglo contribuyó a su lentitud para atacar y cruzar lo que ahora se llama "Puente de Burnside" en el flanco sur de la línea Union.

Burnside no realizó un reconocimiento adecuado del área, y en lugar de aprovechar varios sitios fáciles de vadear fuera del alcance del enemigo, sus tropas se vieron obligadas a realizar repetidos asaltos a través del estrecho puente que estaba dominado por francotiradores confederados en terreno elevado. Al mediodía, McClellan estaba perdiendo la paciencia. Envió una sucesión de mensajeros para motivar a Burnside a seguir adelante. Le ordenó a un ayudante: `` Dígale que si cuesta 10,000 hombres debe irse ahora ''. Aumentó la presión al enviar a su inspector general a confrontar a Burnside, quien reaccionó indignado: `` McClellan parece pensar que no estoy haciendo todo lo posible para llevarle este puente. Soy el tercero o cuarto que ha estado conmigo esta mañana con órdenes similares. El retraso permitió que la división confederada del mayor general AP Hill llegara desde Harpers Ferry y rechazara el avance de la Unión. McClellan rechazó las solicitudes de refuerzos de Burnside y la batalla terminó en un punto muerto táctico.

McClellan fue destituido después de fracasar en perseguir la retirada del general Robert E. Lee de Antietam, y Burnside fue asignado al mando del Ejército del Potomac el 7 de noviembre de 1862. Obedeció a regañadientes esta orden, la tercera en su breve carrera. El presidente Abraham Lincoln presionó a Burnside para que tomara medidas agresivas y el 14 de noviembre aprobó su plan para capturar la capital confederada en Richmond, Virginia. Este plan condujo a una humillante y costosa derrota de la Unión en la Batalla de Fredericksburg el 13 de diciembre. Su avance sobre Fredericksburg fue rápido, pero planificó la clasificación de puentes de pontones para cruzar el río Rappahannock y su propia renuencia a desplegar porciones de su ejército a través de los puntos de vadeo. más tarde retrasó el ataque. Esto permitió al general Lee concentrarse a lo largo de Marye's Heights, al oeste de la ciudad, y rechazar fácilmente los ataques de la Unión. Los asaltos al sur de la ciudad, que se suponía que eran la principal vía de ataque, también fueron mal administrados, y los avances iniciales de la Unión no fueron respaldados. Molesto por el fracaso de su plan y por las enormes bajas de sus repetidos e inútiles asaltos frontales, Burnside declaró que lideraría un asalto de su antiguo cuerpo. Los comandantes de su cuerpo lo convencieron de que no lo hiciera, pero las relaciones entre el comandante y sus subordinados eran tensas. Aceptando toda la culpa, se ofreció a retirarse del Ejército de los Estados Unidos, pero esto fue rechazado.

En enero de 1863, Burnside lanzó una segunda ofensiva contra Lee, pero se empantanó en las lluvias invernales antes de que lograra algo y se la ha llamado irónicamente la Marcha del Mud. A continuación, pidió que varios oficiales, que eran abiertamente insubordinados, fueran relevados de sus funciones y sometidos a consejo de guerra. También se ofreció a renunciar. Lincoln eligió la última opción el 26 de enero y lo reemplazó con el mayor general Joseph Hooker, uno de los oficiales que habían conspirado contra Burnside.

Lincoln no estaba dispuesto a perder a Burnside del Ejército y lo asignó al mando del Departamento de Ohio y su antiguo IX Cuerpo. En Ohio, Burnside emitió su controvertida Orden General Número 38, por lo que es un crimen expresar cualquier tipo de oposición a la guerra. Burnside lo usó para arrestar al ex congresista de Ohio y candidato a gobernador de Ohio, Clement Vallandigham, un líder prominente del movimiento pacifista cabeza de cobre, y juzgarlo en un tribunal militar (a pesar de que era un civil). Burnside también se ocupó de asaltantes confederados como John Hunt Morgan.

En la Campaña de Knoxville, Burnside avanzó a Knoxville, Tennessee, primero pasando por alto el Cumberland Gap controlado por los Confederados. Después de ocupar Knoxville sin oposición, envió tropas de regreso a Cumberland Gap. Bergantín. El general John W. Frazer, el comandante confederado, se negó a rendirse ante dos brigadas de la Unión y Burnside llegó con una tercera, lo que obligó a Frazer y a 2.300 confederados a rendirse. Después de que el general de división de la Unión William S. Rosecrans fuera derrotado en la batalla de Chickamauga, Burnside fue perseguido por el teniente general James Longstreet, contra cuyas tropas había luchado en Marye's Heights. Burnside superó hábilmente a Longstreet en la batalla de la estación de Campbell y pudo llegar a sus atrincheramientos y seguridad en Knoxville, donde fue asediado brevemente hasta la derrota confederada en la batalla de Fort Sanders en las afueras de la ciudad. Atar el cuerpo de Longstreet en Knoxville contribuyó a la derrota del general Braxton Bragg ante el general de división Ulysses S. Grant en Chattanooga. Las tropas al mando del mayor general William T. Sherman marcharon en ayuda de Burnside, pero el asedio ya se había levantado. Longstreet se retiró y finalmente regresó a Virginia.

A Burnside se le ordenó llevar al IX Cuerpo de regreso al Teatro del Este, donde, en Annapolis, Maryland, lo construyó con una fuerza de más de 21.000 efectivos. El IX Cuerpo luchó en la Campaña Overland de mayo de 1864 como un comando independiente, reportando inicialmente a Grant que su cuerpo no fue asignado al Ejército del Potomac porque Burnside superó en rango a su comandante, el Mayor General George G. Meade, quien había sido un comandante de división bajo Burnside en Fredericksburg. Este engorroso arreglo se rectificó el 24 de mayo justo antes de la Batalla de North Anna, cuando Burnside acordó renunciar a su precedencia de rango y fue puesto bajo el mando directo de Meade.

Burnside luchó en las batallas de Wilderness y Spotsylvania Court House, donde no actuó de manera distinguida, atacando poco a poco y pareciendo reacio a enviar a sus tropas a los asaltos frontales que caracterizaron estas batallas. Después de North Anna y Cold Harbor, ocupó su lugar en las líneas de asedio de Petersburgo.

Cuando los dos ejércitos se enfrentaban al estancamiento de la guerra de trincheras en Petersburgo en julio de 1864, Burnside aceptó un plan sugerido por un regimiento de mineros del carbón de Pensilvania en su cuerpo: cavar una mina debajo de un fuerte en los atrincheramientos confederados y encender explosivos allí para lograr un avance sorpresa. El fuerte fue destruido el 30 de julio en lo que se conoce como la Batalla del Cráter. Debido a la interferencia de Meade, a Burnside se le ordenó, solo unas horas antes del ataque de infantería, que no usara su división de tropas negras, que habían sido especialmente entrenadas para esta misión. En su lugar, se vio obligado a utilizar tropas blancas sin entrenamiento. No pudo decidir qué división elegir como reemplazo, por lo que hizo que sus tres comandantes subordinados echaran suertes. La división elegida al azar fue la comandada por Brig. El general James H. Ledlie, quien no informó a los hombres sobre lo que se esperaba de ellos y durante la batalla se informó que estaba borracho muy detrás de las líneas, sin proporcionar liderazgo. Los hombres de Ledlie entraron en el enorme cráter en lugar de rodearlo, quedaron atrapados y fueron sometidos al fuego asesino de los confederados alrededor del borde, lo que provocó un gran número de bajas.

Burnside fue relevado del mando el 14 de agosto y Grant Meade nunca lo llamó al servicio. Más tarde, un tribunal de investigación culpó del fiasco del cráter a Burnside y sus subordinados. En diciembre, Burnside se reunió con el presidente Lincoln y el general Grant sobre su futuro. Estaba contemplando la dimisión, pero Lincoln y Grant solicitaron que permaneciera en el ejército. Al final de la entrevista, Burnside escribió: `` No se me informó de ningún deber que se me asignará ''. Finalmente renunció a su cargo el 15 de abril de 1865.

Después de su renuncia, Burnside fue empleado en numerosas direcciones de ferrocarriles e industriales, incluidas las presidencias del Ferrocarril de Cincinnati y Martinsville, el Ferrocarril de Indianápolis y Vincennes, el Ferrocarril de El Cairo y Vincennes y la Locomotora de Rhode Island. Fue elegido por tres mandatos de un año como gobernador de Rhode Island (mayo de 1866 a mayo de 1869). Fue comandante en jefe de la asociación de veteranos del Gran Ejército de la República de 1871 a 1872. En sus inicios en 1871, la Asociación Nacional del Rifle lo eligió como su primer presidente.

Durante una visita a Europa en 1870, Burnside intentó mediar entre los franceses y los alemanes en la guerra franco-prusiana. En 1874 fue elegido senador estadounidense de Rhode Island, fue reelegido en 1880 y sirvió hasta su muerte en 1881. Durante ese tiempo, Burnside, que había sido demócrata antes de la guerra, se postuló como republicano, interpretando a un destacado papel en asuntos militares, además de servir como presidente del Comité de Relaciones Exteriores en 1881.

Burnside murió repentinamente de un ataque al corazón el 13 de septiembre de 1881 en Bristol, Rhode Island, y está enterrado en el cementerio Swan Point, Providence, Rhode Island. Una estatua ecuestre en su honor fue erigida a finales del siglo XIX en Burnside Park en Providence.

Personalmente, Burnside siempre fue muy popular, tanto en el ejército como en la política. Hizo amigos fácilmente, sonrió mucho y recordó el nombre de todos. Su reputación militar profesional, sin embargo, era menos positiva, y era conocido por ser obstinado, falto de imaginación e inadecuado tanto intelectual como emocionalmente para el alto mando. Grant declaró que no estaba "apto" para el mando de un ejército, y que nadie lo sabía mejor que Burnside. Conociendo sus capacidades, rechazó dos veces el mando del Ejército del Potomac, y solo aceptó cuando le dijeron que el mando iría a Joseph Hooker. Jeffry D. Wert describió el alivio de Burnside después de Fredericksburg en un pasaje que resume su carrera militar:

Había sido el comandante más desafortunado del ejército, un general que había sido maldecido al suceder a su líder más popular y un hombre que creía que no era apto para el puesto. Su mandato había estado marcado por una amarga animosidad entre sus subordinados y un terrible, si no innecesario, sacrificio de vidas. Firme patriota, carecía del poder de la personalidad y de la voluntad de dirigir a generales recalcitrantes. Había estado dispuesto a luchar contra el enemigo, pero la terrible pendiente antes de Marye's Heights es su legado.

& # x2013 Jeffry D. Wert, La espada de Lincoln

Bruce Catton resumió a Burnside:

. Burnside había demostrado repetidamente que había sido una tragedia militar otorgarle un rango superior al de coronel. Una razón podría haber sido que, con todas sus deficiencias, Burnside nunca tuvo ángulos propios para jugar, era un soldado simple, honesto y leal, que hacía lo mejor que podía incluso si eso no era muy bueno, nunca intrigaba, conspiraba o murmuraba. . Además, era modesto en un ejército cuyos generales eran insoportables prima donnas, Burnside nunca se confundió con Napoleón. Físicamente era impresionante: alto, solo un poco corpulento, con lo que probablemente era el conjunto de bigotes más artístico e inspirador de todo ese ejército de bigotes. Por lo general, usaba un sombrero de fieltro alto con corona de campana con el ala hacia abajo y una levita cruzada hasta las rodillas, con cinturón en la cintura & # x2014, un disfraz que, desafortunadamente, es probable que parezca muy atractivo al ojo moderno. como el de un fornido policía de la década de 1880.

& # x2013 Bruce Catton, Ejército del Sr. Lincoln

Burnside se destacó por su inusual vello facial, uniendo tiras de cabello en frente de sus orejas a su bigote, pero con la barbilla bien afeitada se acuñó la palabra burnsides para describir este estilo. Las sílabas se invirtieron más tarde para dar patillas.

Burnside Street en Portland, Oregon, lleva el nombre del General Burnside, al igual que la residencia de estudiantes Burnside en la Universidad de Rhode Island en Kingston.

Burnside fue interpretado por Alex Hyde-White en la película Gods and Generals de Ronald F. Maxwell de 2003, que incluye la batalla de Fredericksburg.


Punto Oeste

Al aprender el oficio, Burnside eligió utilizar las conexiones políticas de su padre en 1843 para obtener un nombramiento en la Academia Militar de EE. UU. Lo hizo a pesar de su educación cuáquera pacifista. Al inscribirse en West Point, sus compañeros de clase incluían a Orlando B. Willcox, Ambrose P. Hill, John Gibbon, Romeyn Ayres y Henry Heth. Mientras estuvo allí demostró ser un estudiante mediocre y se graduó cuatro años más tarde en el puesto 18 en una clase de 38. Comisionado como segundo teniente brevet, Burnside recibió una asignación a la 2da Artillería de los Estados Unidos.


Ambrose E. Burnside

Ambrose Everett Burnside comenzó su carrera militar de éxito variado después de graduarse 18 ° en una clase de 47 de la Academia Militar de los Estados Unidos en 1847. Recibió una posición de segundo teniente brevet en la 2da Artillería, y sirvió durante la Guerra México-Estadounidense principalmente en guarnición. deber en la Ciudad de México. Después de la guerra, sirvió brevemente como guarnición en el suroeste de los Estados Unidos y renunció a su cargo en 1853. Se puso a trabajar en un rifle de retrocarga, que finalmente falló, fue nombrado general de división de la milicia de Rhode Island. y recibió una nominación al Congreso.
Al estallar la Guerra Civil, Burnside organizó la 1ra Infantería de Rhode Island, que fue una de las primeras unidades en llegar a Washington y ofrecer protección al capitolio. En la batalla de First Manassas, Burnside comandó una brigada de infantería y fue nombrado general de brigada de voluntarios el 6 de agosto de 1861 por sus acciones.

En septiembre de 1861, Burnside recibió el mando de tres brigadas conocidas como la Fuerza Expedicionaria de Carolina del Norte y lanzó un ataque contra la costa de Carolina del Norte. Su fuerza logró establecerse en Carolina del Norte, lo que resultó en el ascenso de Burnside a mayor general de voluntarios el 18 de marzo de 1862. En la batalla de Antietam, el general de la Unión George B. McClellan le dio a Burnside el mando del IX Cuerpo y Yo Cuerpo. Sin embargo, durante la batalla, mientras estaba a cargo del IX Cuerpo, las órdenes demasiado precisas de Burnside causaron confusión y retrasos, lo que provocó grandes dificultades para capturar lo que se conoció como el "Puente de Burnside".

Después de que McClellan no siguiera al general Robert E. Lee después de la batalla de Antietam, Burnside fue nombrado comandante del Ejército del Potomac el 7 de noviembre de 1862. Burnside decidió intentar un acercamiento rápido a Richmond, lo que llevó a una costosa derrota de la Unión en 13 de diciembre en la Batalla de Fredericksburg, durante la cual el ejército de la Unión recibió 13.000 bajas después de realizar numerosos asaltos contra posiciones confederadas inexpugnables. Esta debacle de la Unión, combinada con un segundo intento fallido que se conoció como la "Marcha del Lodo", hizo que Burnside fuera relevado del mando, y Joseph Hooker recibió el mando del Ejército del Potomac.

En marzo de 1863, Burnside recibió el mando del Departamento de Ohio. Durante su mandato, arrestó al excongresista Clement L. Vallandigham por hacer comentarios sediciosos, un acto que provocó algunas críticas a Burnside. En otoño de 1863, Burnside comandó con éxito sus tropas contra el general confederado James L. Longstreet. Burnside pudo superar a Longstreet y se aferró con éxito a la ciudad de Knoxville hasta que llegaron los refuerzos de la Unión al mando de William T. Sherman y obligaron a Longstreet a retirarse.

Después de su exitosa defensa de Knoxville, se ordenó a Burnside que tomara el mando del IX Cuerpo en apoyo del Ejército del Potomac. Participó en gran parte de la campaña Overland bajo la dirección del general Ulysses S. Grant, incluidas las batallas de Wilderness, Spotsylvania Court House, North Anna y Cold Harbor. Durante el asedio de Petersburgo, Burnside comandó tropas en la batalla del cráter, durante la cual una mina de la Unión excavada bajo posiciones confederadas se llenó con explosivos y detonó, creando una brecha de cincuenta metros en las líneas confederadas. Burnside no aprovechó la brecha en el tiempo, lo que resultó en la pérdida de soldados de la Unión. Después de este fracaso, Burnside renunció a su cargo el 15 de abril de 1865.

Después de la guerra, Burnside se desempeñó brevemente como senador del estado de Rhode Island. El distintivo vello facial que usó durante la mayor parte de su vida llevó a la identificación de esa forma de vello facial con el nombre moderno, patillas, creado a partir de su apellido.


Ambrose Everett Burnside

Dirigió una brigada en First Manassas y más tarde sucedió a McClellan como jefe del Ejército del Potomac. Fue removido por Lincoln después de Fredericksburg. Ambrose Burnside generalmente conocía sus límites, pero a pesar de eso fue promovido más allá de su capacidad.

Nació en Indiana, fue al seminario por un tiempo, luego a West Point (clase de 1847) y sirvió en México. No vio ninguna acción, solo deberes de guarnición. Contra los indios fue diferente: fue herido en 1849 en el Territorio de Nuevo México. Renunció en 1853 para hacer fortuna inventando una carabina de retrocarga. El ejército no se lo tragó y se fue a la quiebra al intentarlo. (Sus acreedores tenían que estar contentos con la patente, que les hizo ganar millones durante la Guerra Civil, cuando el Ejército estaba feliz de tener el arma). Se mudó a Illinois y se convirtió en tesorero de Illinois Central.

Dejó eso en 1861, ascendiendo y convirtiéndose en coronel del primer Rhode Island. Actuaba como comandante de brigada en First Manassas, y no mostró mucha perspicacia, liderando una serie de ataques parciales en lugar de concentrarse para uno abrumador en las primeras etapas importantes de la batalla. He and his men were mustered out in August 1861 (their enlistments had run out) but four days later he was a Brigadier General and in charge of an independent force.

Burnside was in charge of the North Carolina expedition, and grabbed (against light opposition) bases on Roanoke Island, and the port of New Bern. He wasn't brilliant, and there wasn't the strength to press inland, but he certainly helped the Union blockade. Success anywhere, anyhow, was enough for promotion and he pinned up his second star, and Lincoln offered him command of the Army of the Potomac. Burnside wisely declined, letting John Pope have a turn. When Pope proved incompetent, Lincoln made Burnside the same offer, but it was again declined.

Instead Burnside was given oversight of two Corps (I and IX) during the Antietam campaign. At the actual battle they were on opposite ends of the Union line, and he stationed himself with IX Corps, which made slow progress crossing the Antietam Creek. Burnside, the professional soldier, saw a bridge and apparently assumed the creek was to deep to ford. Successive attacks across the bridge failed, while he could simply have pushed across the stream and flanked the few Confederate defenders. (He also detached men from the main effort, scattering his forces.) He finally cleared the bridge and seemed to be pushing through into Lee's rear, unopposed, but he'd waited too long. A.P. Hill's Light Division slammed into Burnside's flank and sent the Union troops reeling.

With McClellan removed after the battle, Lincoln told Burnside to take command. He was still hesitant but felt he could not refuse an order. He stole a march on Lee and attacked Fredericksburg, again after delays actually crossing the river. The delays meant Lee could concentrate, and the Army of the Potomac paid heavily for it, in their most one-sided defeat. Having tricked Lee once in December 1862, Burnside tried it again in January 1863. This time it turned into the "Mud March" and Lee hardly needed to respond while Union soldiers drowned in mud. Burnside was sacked after saying he wanted out and also wanted a batch of officers court-martialed.


July 30, 1863

HDQRS. SIXTH DIVISION, SIXTEENTH ARMY CORPS,

Maj. Gen. STEPHEN A. HURLBUT,

Commanding Sixteenth Army Corps:

GENERAL: I have the honor to acknowledge receipt of your communication of 29th instant, with copy of Brigadier-General Dodge’s telegram.

Colonel Waring’s command was, on the 27th instant, 6 miles northwest of Paris, Tenn., and a portion of his cavalry were in Paris, but found no enemy there. I believe his command is now at Feliciana, near the State line. Inclosed please find my instructions just sent to him.

The Kentucky election, occurring on next Monday, is also of importance. Lucien Anderson, the Union candidate for Congress, was at Columbus yesterday. The rebel sympathizers will struggle to elect disloyal men and, after mature consideration, I felt compelled to issue the inclosed explanatory order, as an addition to your Special Orders, No, 159, which had already been published and widely circulated.

Very respectfully, general, your obedient servant,

HDQRS. SIXTEENTH ARMY CORPS,

Memphis, Tenn., July 14, 1863.

In so much of the State of Kentucky as is within the District of Columbus it is ordered:

1er. That no person be permitted to be a candidate for office who is not avowedly and unconditionally for the Union and the suppression of the rebellion.

2d. That no person shall exercise the privilege of an elector and vote at said elections who is not avowedly and unconditionally for the Union and the suppression of the rebellion.

3d. The military authorities in said District of Columbus will see to it that this order is carried out. Judges of elections will be governed by the principles herein set forth, and will demand evidence upon oaths in such cases as may be in doubt, and allow no person to exercise the franchise of voting who does not take the oath required.

By order of Maj. Gen. S.A. Hurlbut:

HEADQUARTERS DISTRICT OF COLUMBUS,

SIXTH DIVISION, SIXTEENTH ARMY CORPS,

The above orders of the general commanding corps are communicated to the civil and military authorities for their information. Military officers making arrests for violation of these orders will be governed by the circular from office of Commissary-General of Prisoners, dated Washington, May 11, 1863.

By order of Brigadier-General Asboth:

HDQRS. 6TH DIV., SIXTEENTH ARMY CORPS,

That no further doubt may exist as to the intent and meaning of Special Orders, No. 159, dated Headquarters Sixteenth Army Corps, July 14, 1863, it is ordered that no person shall be permitted to be voted for or be a candidate for office who has been or is now under arrest or bonds, by proper authority, for uttering disloyal language or sentiments.

County judges within this district are hereby ordered to appoint as judges and clerks of the ensuing August election only such persons as are avowedly and unconditionally for the Union and the suppression of the rebellion, and are further ordered to revoke and recall any appointments of judges and clerks already made who are now such loyal persons.

Judges and clerks of elections are hereby ordered not to place the name of any person upon the poll-books to be voted for at said election who is not avowedly and unconditionally for the Union and the suppression of the rebellion, or who may be opposed to furnishing men and money for the suppression of the rebellion.

The following oath is prescribed, and will be administered by judges of elections to voters and to such candidates as reside within this district:

I do solemnly swear that I have never entered the service of the so-called Confederate States that I have not been engaged in the service of the so-called provisional government of Kentucky, either in a civil or military capacity that I have never, either directly or indirectly, aided the rebellion against the Government of the United States or the State of Kentucky that I am unconditionally for the Union and the suppression of the rebellion, and am willing to furnish men and money for the vigorous prosecution of the war against the rebellion league known as the Confederate States. Así que ayúdame Dios.

Any voter, judge or clerk of election, or other person, who may evade, neglect, or refuse compliance with the provisions of this order, will be arrested and sent before a military commission as soon as the facts are substantiated.

By order of Brigadier-General Asboth:

A battery of artillery and two train-loads of cavalry are between Falmouth and Cynthiana. I think it will be well to let them go on to Nicholasville, to go from there to Richmond or Hickman Bridge, as you may like. What have you done with Gilbert’s cavalry? The cavalry that is on its way is part of Wolford’s brigade. The Forty-fifth Ohio belongs to the same brigade, and has just arrived at Paris. Will it not be well to order it to Nicholasville also, or do you think it would be better for the whole force to get off the trains at Paris, and move toward Irvine? I don’t think they can overtake Sanders, but by making a junction with Gilbert’s cavalry at Richmond, or near there, they can, with the battery, keep the enemy from coming on the Big Hill road from Irvine. Colonel Ross might march direct from Paris to Richmond at his leisure, and meet Wolford’s and Gilbert’s cavalry there. Respuesta.

GENERAL: Received dispatch from Sanders, dated 6.40 p.m. yesterday nothing since. He had then just got a force across Red River, on the Irvine road had only 1 man wounded and had captured 15 prisoners. After leaving Winchester, the rain had made the road so difficult that the artillery could with difficulty get along the heaviest pieces were left with a guard, and instructions to come along as fast as possible. Enemy had abandoned a number of wagons on the road. Sanders’ force, sent to Paris, lost its way, and has not yet arrived. Have ordered the Fifth East Tennessee and what is at Paris, with battery, to Richmond, and will send there those that are on trains now. Enemy who was at Paris went in direction of Mount Sterling.

Maj. Gen. AMBROSE E. BURNSIDE.

HEADQUARTERS MILITARY POST,

SIR: About 2 o’clock yesterday the telegraph operator at Winchester arrived here and informed me that the rebels occupied Winchester he did not know in what force, as he did not wait to ascertain, being afraid of capture. No official information had been received of any immediate danger at this point, but, in view of the proximity of the enemy, immediate steps were taken to meet him, should he venture to cut the railroad here.

About 4 p.m. the rebel advance drove in our pickets, but were immediately engaged by about 100 men of the Twenty-third Michigan and one piece of artillery of Henshaw’s battery. This force held the enemy until re-enforced by another company of the Twenty-third Michigan and one piece of von Sehlen’s (Fifteenth Indiana) battery. Our whole force might have been concentrated in the front at once, but it was feared they would, by leaving a sufficient force to engage our troops on the Winchester pike, flank us on the Maysville pike, and burn the large trestle-work bridge of the Kentucky Central Railroad, which was doubtless their sold object in visiting us. In view of this contingency, I kept every approach to the bridges strongly guarded by the companies of the Twenty-third Michigan not engaged in front, and the detachment of the One hundred and eighteenth Ohio Volunteer Infantry and two pieces of the Fifteenth Indiana Battery. A little after 6 o’clock the enemy broke, and disappeared in great disorder back on the Winchester pike. Capt. G. Reid was sent to follow them up with about a dozen of his scouts — all that were present — which they did for a distance of 2 miles. I subsequently learned that the enemy left the Winchester pike about 6 miles from Paris, and took a dirt road which led to the Mount Sterling pike. During the night following, Colonels Maltby and Ross arrived from Winchester, bringing with them some prisoners taken at that place. The number of the enemy engaged with my force was counted by a Union farmer he states that he counted 375 before they attempted to “trade horses with him,” and that 15 or 20 passed afterward. I have about 175 men and two pieces of artillery engaged. The enemy was mounted, and for a time fired briskly, but the artillery threw him into, and kept him in, disorder, until he fled. The enemy’s known loss is 1 wounded severely casualties on our side, none.

In closing this report, I deem it proper to mention the valuable assistance rendered me by Brigadier-General Burbridge, who, although he did not assume command, yet I was aided by his advice and plans for defense, and he took charge of the execution of the most important and dangerous part of it himself.

I have the honor to be, colonel, very respectfully, your obedient servant,

Lieutenant-Colonel 118th Ohio Volunteer Infantry, Comdg. Correo.

GENERAL: The Forty-fifth Ohio have arrived from Winchester. They report the main rebel force, 2,000 strong, with eight pieces of artillery, as having retreated on the Irvine road. Colonel Sanders is in pursuit. They retreated after being driven back by us, finding the place too strong for them. Colonel Ross captured 1 captain and 15 men, near Paris. They are waiting for the force that crossed Stoner Creek. I will have the party pursued. Where shall the prisoners be sent?

Maj. Gen. GEORGE L. HARTSUFF.

HEADQUARTERS DEPARTMENT OF EAST TENNESSEE,

Bergantín. Gen. W. PRESTON, Abingdon, Va.:

GENERAL: The major-general commanding directs me to inform you of his intention to march next Sunday morning (August 2) on the enemy now stationed on Louisa and Beaver Creeks. You will please hold 600 infantry at your command, your two batteries and 1,000 cavalry in readiness to march at any moment. The main force of the expedition will be furnished from other brigades, to whom you will furnish the necessary transportation for 80,000 rations, 400,000 rounds of ammunition for small-arms, and 3,000 rounds for artillery.

You will please inform these headquarters of the latest and most reliable information received relative to the position of the enemy at the above-mentioned points.

At Saltville are two Napoleon guns, fully equipped. The major general commanding proposes to borrow them, for the time of the expedition, of Maj. Gen. Sam. Jones, and furnish him in their place with four 6-pounder guns. You will please make the necessary arrangements with General Jones to that effect.

I have the honor to be, general, very respectfully, your obedient servant,


Sir Charles James Napier

Charles Napier was best known for his exploits in India prior to and during British rule there. Going by Napier’s portrait, he had a bushy “English” mustache, a type in which long whiskers are pulled right and left under the nose.


General Order No. 38

General Order No. 38 sought to eliminate open support for the Confederacy in the Department of Ohio during the American Civil War.

In April 1863, General Ambrose Burnside, commander of the Department of Ohio, issued General Order No. 38. Burnside placed his headquarters in Cincinnati. Located on the Ohio River, just north of the slave state of Kentucky, Cincinnati had a number of residents sympathetic to the Confederacy. Burnside hoped to intimidate Confederate sympathizers with General Order No. 38.

Burnside also declared that, in certain cases, violations of General Order No. 38 could result in death.

Most Peace Democrats in Ohio objected to General Order No. 38. Clement Vallandigham, the best known Peace Democrat in the state, helped organize a rally for the Democratic Party at Mount Vernon, Ohio, on May 1, 1863. Peace Democrats Vallandigham, Samuel Cox, and George Pendleton all delivered speeches denouncing General Order No. 38. Vallandigham was so opposed to the order that he allegedly said that he "despised it, spit upon it, trampled it under his feet." He also supposedly encouraged his fellow Peace Democrats to openly resist Burnside. Vallandigham went on to chastise President Abraham Lincoln for not seeking a peaceable and immediate end to the Civil War and for allowing General Burnside to thwart citizen rights under a free government.

In attendance at the Mount Vernon rally were two army officers under Burnside's command. They reported to Burnside that Vallandigham had violated General Order No. 38. The general ordered his immediate arrest. On May 5, 1863, a company of soldiers arrested Vallandigham at his home in Dayton and brought him to Cincinnati to stand trial.

Burnside charged Vallandigham with the following crimes:

A military tribunal heard the case, and Vallandigham offered no serious defense against the charges. He contended that military courts had no jurisdiction over his case. The tribunal found Vallandigham guilty and sentenced him to remain in a United States prison for the remainder of the war.

Vallandigham's attorney, George Pugh, appealed the tribunal's decision to Humphrey Leavitt, a judge on the federal circuit court. Pugh, like his client, claimed that the military court did not have proper jurisdiction in this case and violated Vallandigham's constitutional rights. Judge Leavitt rejected Vallandigham's argument. He agreed with General Burnside that military authority was necessary during a time of war to ensure that opponents to the United States Constitution did not succeed in overthrowing the Constitution and the rights that it guaranteed United States citizens.

As a result of Leavitt's decision, authorities were required to send Vallandigham to federal prison. President Lincoln feared that Peace Democrats across the Union might rise up to prevent Vallandigham's detention. The president commuted Vallandigham's sentence to exile in the Confederacy. On May 25, Burnside sent Vallandigham into Confederate lines.

Some historians have viewed General Order No. 38 as Burnside's personal attack on Vallandigham. While Burnside clearly objected to his views, the general was not personally targeting Vallandigham. Numerous Ohioans, especially those with family members living in or economic ties to Confederate states, openly objected to the war. Other Union military commanders issued similar orders. Burnside attempted to restrain all Confederate sympathizers residing in the Department of Ohio with General Order 38.

Critics of General Order No.38 commonly argued that this and several other actions by the Union government violated Americans' civil liberties, including the writ of habeas corpus and freedom of speech. The Union's actions clearly restricted freedoms that most Americans held dear in the 1860s and many hold dear still today, yet Union officials sought to preserve the Union, even if that meant a temporary suspension of these fundamental rights.


Burnside, Ambrose E. (1824–1881)

Ambrose E. Burnside was a major general in the Union army during the American Civil War (1861–1865). Instantly recognizable for his bushy sideburns (the term itself is derived from reversing his last name), Burnside was one of four men to command the Army of the Potomac in Virginia. Offered the job twice previously—following George B. McClellan ‘s failed Peninsula Campaign in 1862 and following the Second Battle of Manassas later that summer—he turned it down, citing his own lack of experience and encouraging his peers and, subsequently, historians to question his self-confidence. When he did take command of the army, he led it into disaster at the Battle of Fredericksburg (1862), perhaps the Union’s most lopsided defeat of the war. After his corps was badly defeated at the Battle of the Crater (1864) he went home on a leave of absence from which he was never called back to duty. Burnside’s dismal reputation is probably unfair, however. He was an innovative engineer but an unlucky general who was often made a scapegoat for larger failures.

Ambrose Everett Burnside was born May 23, 1824, near Liberty, Indiana, and finished near the middle of his class at the U.S. Military Academy at West Point in 1847. After serving garrison duty in the Mexican War (1846–1848) and two years on the western frontier, he resigned his commission in 1853, settled in Rhode Island, and was issued a patent for the breech-loading Burnside carbine. The weapon, however, proved popular only after Burnside had gone bankrupt attempting to manufacture it. While treasurer of the Illinois Central Railroad, he worked for McClellan, a friend from West Point.

Burnside began his service in the Civil War as colonel of the 1st Rhode Island Infantry, but after the First Battle of Manassas (1861), he was made a brigadier general. In charge of what would later become the Army of the Potomac’s Ninth Corps, he battled gale-force winds, seasickness, and knee-deep swamps to seize and occupy Roanoke Island and the North Carolina sounds, victories that helped to solidify the Union navy’s blockade of the Atlantic coast.

Several months later, in July 1862, Burnside’s corps joined the Army of the Potomac and, after Second Manassas, he refused command of the army for the second time, partly out of loyalty to his old friend McClellan. At the Battle of Antietam on September 17, Burnside’s supposed delay in attacking from the left flank infuriated McClellan. (In fact, McClellan tried to excuse his own uncoordinated assaults by exaggerating the amount of time it took Burnside to make his attack.) In the meantime, McClellan’s refusal to pursue Confederate commander Robert E. Lee aggressively after the battle incensed U.S. president Abraham Lincoln, who replaced his commander with Burnside. His attack on Fredericksburg in December was suitably aggressive, but it was also a disastrous loss for Union forces that involved repeated frontal assaults on heavily fortified Confederate lines. By the end of the battle, Burnside was intensely frustrated and offered to personally lead a final charge before being dissuaded by his subordinates. The engagement’s failure was due in part to misunderstandings with Major General William B. Franklin, who had commanded the Union left subversion by Franklin’s generals led to Burnside’s removal early in 1863. But this came only after a disastrous, rain-soaked retreat known as the “Mud March,” during which nearby Confederate pickets held up signs that mockingly read, “This Way to Richmond.”

As commander of the Department of the Ohio in May 1863, Burnside attempted to impose military discipline on the civilian population by arresting Ohio’s outspoken antiwar politician, Clement L. Vallandigham, on charges of sympathizing with the enemy. Vallandigham’s conviction by military tribunal marked a low point both in Burnside’s career and in the Lincoln administration, which supported the arrest and the attendant suspension of habeas corpus. (Vallandigham, a Democrat, would be nominated for Ohio governor in 1864 while in exile in North Carolina.) That summer of 1863 Burnside liberated East Tennessee from Confederate control, but after the Union defeat at the Battle of Chickamauga, Major General William Rosecrans unfairly blamed Burnside for not coming to his aid, although he could only have done so by abandoning East Tennessee.

Burnside returned to Virginia and led the Ninth Corps through the Overland Campaign and into the siege of Petersburg in the spring of 1864. After the entrenched Union and Confederate forces fought to a stalemate outside the city, Burnside encouraged the remarkable idea of excavating a 511-foot-long mine that would end twenty to thirty feet beneath a Confederate artillery battery at Colquitt’s Salient. After nearly a month of digging, the mine was packed with explosives and detonated, after which the Ninth Corps assaulted the Confederate lines. Incompetent generals in the leading division compromised the attack, however, and when Union general-in-chief Ulysses S. Grant called off the operation, Burnside’s men became trapped in the explosion’s crater, serving as easy targets for what a Confederate general later described as a “turkey shoot.” Afterward, Grant issued Burnside a leave of absence and never called him back to duty.

Although Burnside has been lampooned as a particularly poor general, that reputation is not fully deserved. He tended to give his subordinates too much latitude, a policy that succeeded so long as those subordinates were experienced professionals, but the amateurs who rose to the top through battlefield attrition required a tighter rein than he was accustomed to administering. The worst charges against him, however, have been filed by those who found him to be a convenient scapegoat for themselves or their allies.


Ver el vídeo: General Robert E. Lee explains the concept of sacred geography