Boston Tea Party - Definición, fechas y hechos

Boston Tea Party - Definición, fechas y hechos

El Boston Tea Party fue una protesta política que tuvo lugar el 16 de diciembre de 1773 en Griffin's Wharf en Boston, Massachusetts. Los colonos estadounidenses, frustrados y enojados con Gran Bretaña por imponer “impuestos sin representación”, arrojaron al puerto 342 cajas de té, importadas por la Compañía Británica de las Indias Orientales. El evento fue el primer gran acto de desafío al dominio británico sobre los colonos. Mostró a Gran Bretaña que los estadounidenses no aceptarían los impuestos y la tiranía sentados, y reunió a los patriotas estadounidenses en las 13 colonias para luchar por la independencia.

¿Por qué ocurrió la fiesta del té de Boston?

En la década de 1760, Gran Bretaña estaba profundamente endeudada, por lo que el Parlamento británico impuso una serie de impuestos a los colonos estadounidenses para ayudar a pagar esas deudas.

La Ley del Timbre de 1765 gravaba a los colonos sobre prácticamente todos los papeles impresos que usaban, desde naipes y licencias comerciales hasta periódicos y documentos legales. Las leyes de Townshend de 1767 fueron un paso más allá, gravando elementos esenciales como pintura, papel, vidrio, plomo y té.

El gobierno británico consideró que los impuestos eran justos ya que gran parte de su deuda se ganó luchando en guerras en nombre de los colonos. Los colonos, sin embargo, no estuvieron de acuerdo. Estaban furiosos por tener que pagar impuestos sin tener representación en el Parlamento, y sentían que estaba mal que Gran Bretaña les imponga impuestos para obtener ingresos.

LEER MÁS: 7 eventos que enfurecieron a los colonos y llevaron a la revolución estadounidense

La masacre de Boston enfurece a los colonos

El 5 de marzo de 1770, ocurrió una pelea callejera en Boston entre colonos estadounidenses y soldados británicos.

Más tarde conocida como la Masacre de Boston, la pelea comenzó después de que un grupo rebelde de colonos, frustrados por la presencia de soldados británicos en sus calles, arrojaran bolas de nieve, hielo y conchas de ostras a un centinela británico que custodiaba la Aduana de Boston.

Llegaron refuerzos y abrieron fuego contra la turba, matando a cinco colonos e hiriendo a seis. La masacre de Boston y sus consecuencias incitaron aún más la ira de los colonos hacia Gran Bretaña.

Ley del té impuesta

Gran Bretaña finalmente derogó los impuestos que había impuesto a los colonos, excepto el impuesto al té. No estaba dispuesto a renunciar a los ingresos fiscales por los casi 1,2 millones de libras de té que los colonos bebían cada año.

En protesta, los colonos boicotearon el té vendido por la Compañía Británica de las Indias Orientales y contrabandearon té holandés, dejando a la Compañía Británica de las Indias Orientales con millones de libras de té excedente y enfrentando la bancarrota.

En mayo de 1773, el Parlamento británico aprobó la Ley del Té que permitía a la Compañía Británica de las Indias Orientales vender té a las colonias libre de impuestos y mucho más barato que otras compañías de té, pero aún gravaba el té cuando llegaba a los puertos coloniales.

El contrabando de té en las colonias aumentó, aunque el costo del té de contrabando pronto superó al del té de la Compañía Británica de las Indias Orientales con el impuesto adicional al té.

Aún así, con la ayuda de contrabandistas de té prominentes como John Hancock y Samuel Adams, quienes protestaron por los impuestos sin representación pero también querían proteger sus operaciones de contrabando de té, los colonos continuaron criticando el impuesto al té y el control de Gran Bretaña sobre sus intereses.

Hijos de la libertad

Los Hijos de la Libertad eran un grupo de comerciantes y comerciantes coloniales fundado para protestar contra la Ley del Timbre y otras formas de impuestos. El grupo de revolucionarios incluía patriotas prominentes como Benedict Arnold, Patrick Henry y Paul Revere, así como Adams y Hancock.

Liderados por Adams, los Hijos de la Libertad celebraron reuniones en contra del Parlamento británico y protestaron contra la llegada de Griffin’s Wharf de Dartmouth, un barco de la Compañía Británica de las Indias Orientales que transportaba té. Para el 16 de diciembre de 1773, Dartmouth se habían unido sus barcos gemelos, Castor y Leonor; los tres barcos cargados con té de China.

Esa mañana, mientras miles de colonos se reunían en el muelle y las calles circundantes, se llevó a cabo una reunión en la Old South Meeting House donde un gran grupo de colonos votó para negarse a pagar impuestos sobre el té o permitir que el té se descargue, almacene , vendido o usado. (Irónicamente, los barcos fueron construidos en Estados Unidos y eran propiedad de estadounidenses).

El gobernador Thomas Hutchison se negó a permitir que los barcos regresaran a Gran Bretaña y ordenó que se pagara la tarifa del té y se descargara el té. Los colonos se negaron y Hutchison nunca ofreció un compromiso satisfactorio.

LEER MÁS: ¿Quiénes fueron los hijos de la libertad?

¿Qué pasó en la fiesta del té de Boston?

Esa noche, un gran grupo de hombres, muchos supuestamente miembros de los Hijos de la Libertad, se disfrazaron con atuendos de nativos americanos, abordaron los barcos atracados y arrojaron 342 cajas de té al agua.

Dijo el participante George Hewes, “Entonces nuestro comandante nos ordenó abrir las escotillas y sacar todas las cajitas de té y tirarlas por la borda, e inmediatamente procedimos a ejecutar sus órdenes, primero cortando y partiendo las cajoneras con nuestros tomahawks, por lo que tan a fondo para exponerlos a los efectos del agua ".

Hewes también señaló que "estábamos rodeados por barcos armados británicos, pero no se hizo ningún intento por resistirnos".

Consecuencias de la fiesta del té de Boston

Si bien algunos líderes colonos importantes como John Adams estaban encantados de saber que el puerto de Boston estaba cubierto de hojas de té, otros no.

En junio de 1774, George Washington escribió: "la causa de Boston ... siempre será considerada como la causa de Estados Unidos". Pero sus opiniones personales sobre el evento fueron muy diferentes. Expresó una fuerte desaprobación de "su conducta al destruir el té" y afirmó que los bostonianos "estaban locos". Washington, como muchas otras élites, consideraba sacrosanta la propiedad privada.

Benjamin Franklin insistió en que se reembolsara a la Compañía Británica de las Indias Orientales el té perdido e incluso se ofreció a pagarlo él mismo.

Nadie resultó herido y, aparte de la destrucción del té y un candado, ninguna propiedad fue dañada o saqueada durante la Fiesta del Té de Boston. Según los informes, los participantes limpiaron las cubiertas de los barcos antes de partir.

¿Quién organizó la fiesta del té de Boston?

Aunque dirigido por Samuel Adams y sus Hijos de la Libertad y organizado por John Hancock, los nombres de muchos de los involucrados en el Boston Tea Party siguen sin conocerse. Gracias a sus disfraces de nativos americanos, solo uno de los culpables de la fiesta del té, Francis Akeley, fue arrestado y encarcelado.

Incluso después de la independencia estadounidense, los participantes se negaron a revelar sus identidades, por temor a que aún pudieran enfrentar cargos civiles y penales, así como la condena de las élites por la destrucción de propiedad privada. La mayoría de los participantes en el Boston Tea Party tenían menos de cuarenta años y dieciséis de ellos eran adolescentes.

Actos coercitivos

Pero a pesar de la falta de violencia, el Boston Tea Party no quedó sin respuesta del rey Jorge III y del Parlamento británico.

En represalia, aprobaron los Actos Coercitivos (más tarde conocidos como Actos Intolerables) que:

  • Cerró el puerto de Boston hasta que se pagó el té perdido en el Boston Tea Party.
  • puso fin a la Constitución de Massachusetts y puso fin a las elecciones libres de funcionarios de la ciudad
  • trasladó la autoridad judicial a Gran Bretaña y los jueces británicos, básicamente creando la ley marcial en Massachusetts
  • requirió que los colonos cuartearan a las tropas británicas a pedido
  • extendió la libertad de culto a los católicos franco-canadienses bajo el dominio británico, lo que enfureció a los colonos en su mayoría protestantes

Gran Bretaña esperaba que las Leyes Coercitivas sofocaran la rebelión en Nueva Inglaterra y evitaran que las colonias restantes se unieran, pero sucedió lo contrario: todas las colonias vieron las leyes punitivas como una prueba más de la tiranía británica y se unieron en ayuda de Massachusetts, enviando suministros y tramando una mayor resistencia. .

Segunda fiesta del té de Boston

Una segunda fiesta del té de Boston tuvo lugar en marzo de 1774, cuando alrededor de 60 bostonianos abordaron el barco. Fortuna y arrojó casi 30 cajas de té en el puerto.

El evento no ganó tanta notoriedad como la primera Fiesta del Té de Boston, pero sí alentó otras manifestaciones de descarga de té en Maryland, Nueva York y Carolina del Sur.

Se Convoca Primer Congreso Continental

Muchos colonos sintieron que las leyes coercitivas de Gran Bretaña iban demasiado lejos. El 5 de septiembre de 1774, los delegados electos de las 13 colonias estadounidenses, excepto Georgia, se reunieron en Carpenter's Hall en Filadelfia para el Primer Congreso Continental para descubrir cómo resistir la opresión británica.

Los delegados estaban divididos sobre cómo avanzar, pero el Boston Tea Party los había unido en su fervor por lograr la independencia. Para cuando levantaron la sesión en octubre de 1774, habían escrito La Declaración y Resuelve que:

  • censuró a Gran Bretaña por aprobar las leyes coercitivas y pidió su derogación
  • estableció un boicot a los productos británicos
  • declaró que las colonias tenían derecho a gobernar de forma independiente
  • reunió a los colonos para formar y entrenar una milicia colonial

Gran Bretaña no capituló y en unos meses, el "disparo que se escuchó en todo el mundo" sonó en Concord, Massachusetts, lo que provocó el inicio de la Guerra Revolucionaria Estadounidense.

Fuentes

Cronología de una fiesta del té: 1773-1775. Antigua casa de reuniones del sur.
La fiesta del té de Boston. La Fundación Colonial Williamsburg.
La fiesta del té de Boston. Sociedad histórica de Massachusetts.
The Boston Tea Party, 1773. EyewitnesstoHistory.com.
Los actos intolerables. U.S.History.org.


Fiesta del té de Boston

Ni el Partido Republicano ni el Demócrata han hecho nada para apuntar sistemáticamente a los votantes asiático-estadounidenses.

Aunque al fiestero de la NFL le encanta hacer alarde de sus abdominales como la tabla de lavar, parece más fraternal que Fabio.

Eva Silverman, quien es coanfitriona de una cena en Oakland, está de acuerdo.

Aquellos que vienen a la cena son autoseleccionados, quieren hablar de ello.

Hablar de la muerte nunca es fácil, pero con comida, comodidad y familiaridad, un nuevo tipo de cena lo hace más fácil.

Unas semanas después, el acreedor tuvo la casualidad de estar en Boston y, al caminar por la calle Tremont, se encontró con su amigo emprendedor.

Hasta ahora, los bancos de Boston han recibido más beneficios de este banco que los otros bancos de este distrito.

Cuando el capitán lo tranquilizó con un sorbo de té frío y lo hizo sentarse, prosiguió el examen del libro.

Walls End Castle, cuando la fiesta se disolvió, volvió a su estado normal.

Después te vimos una o dos veces tomando el té en el Ritz, y te quitaste el sombrero, así que debes haberlo recordado entonces.


Fiesta del té de Boston

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Fiesta del té de Boston, (16 de diciembre de 1773), incidente en el que patriotas estadounidenses disfrazados de indios Mohawk arrojaron 342 cajas de té pertenecientes a la Compañía Británica de las Indias Orientales desde barcos al puerto de Boston. Los estadounidenses protestaban tanto por un impuesto sobre el té (impuestos sin representación) como por el supuesto monopolio de la Compañía de las Indias Orientales.

¿Ocurrió el Boston Tea Party durante la Revolución Americana?

El Boston Tea Party tuvo lugar la noche del 16 de diciembre de 1773, unos años antes del inicio de la Revolución Americana en 1775. Fue un acto de protesta en el que un grupo de 60 colonos estadounidenses arrojaron 342 cofres de té al puerto de Boston. para protestar contra un impuesto sobre el té (que había sido un ejemplo de impuestos sin representación) y el supuesto monopolio de la East India Company.

¿Cómo empezó el Boston Tea Party?

La aprobación de la Ley del Té (1773) por parte del Parlamento británico otorgó a la Compañía de las Indias Orientales derechos exclusivos para transportar té a las colonias y le otorgó el poder de socavar a todos sus competidores. Los líderes de otras ciudades importantes de las colonias cancelaron sus órdenes en protesta, pero el gobernador de Massachusetts Bay Colony permitió que el té llegara a Boston. En respuesta, varios colonos irrumpieron en los barcos de té y arrojaron el cargamento por la borda.

¿A qué condujo el Boston Tea Party?

El Boston Tea Party presionó al Parlamento británico para que hiciera valer su autoridad, y aprobó las Leyes Intolerables en 1774. Estas medidas punitivas incluyeron cerrar el puerto de Boston hasta que se restituyera el té, reduciendo la Colonia de la Bahía de Massachusetts a una colonia de la corona con nombramientos, en lugar de elegidos, funcionarios, y permitir el acuartelamiento de tropas en edificios vacíos en toda la América del Norte británica. Las medidas se convirtieron en la justificación para convocar el Primer Congreso Continental más tarde en 1774.

Las leyes de Townshend aprobadas por el Parlamento en 1767 y la imposición de aranceles sobre varios productos importados a las colonias británicas habían provocado tal tormenta de protestas coloniales e incumplimiento que fueron derogadas en 1770, ahorrando el impuesto sobre el té, que fue retenido por el Parlamento para demostrar su presunto derecho a obtener tales ingresos coloniales sin la aprobación colonial. Los comerciantes de Boston eludieron el acto al continuar recibiendo té introducido de contrabando por comerciantes holandeses. En 1773, el Parlamento aprobó una Ley del Té diseñada para ayudar a la Compañía de las Indias Orientales con problemas financieros al otorgarle (1) un monopolio sobre todo el té exportado a las colonias, (2) una exención del impuesto a la exportación y (3) una "devolución" (devolución) de los derechos adeudados sobre determinadas cantidades excedentes de té en su poder. El té enviado a las colonias debía transportarse únicamente en barcos de la Compañía de las Indias Orientales y venderse únicamente a través de sus propios agentes, sin pasar por los cargadores y comerciantes coloniales independientes. Por lo tanto, la empresa podría vender el té a un precio inferior al habitual en Estados Unidos o en Gran Bretaña y podría venderlo por debajo del precio de cualquier otra persona. La percepción de monopolio llevó a los comerciantes coloniales normalmente conservadores a una alianza con los radicales liderados por Samuel Adams y sus Hijos de la Libertad.

En ciudades como Nueva York, Filadelfia y Charleston, los agentes de té renunciaron o cancelaron pedidos y los comerciantes rechazaron los envíos. En Boston, sin embargo, el gobernador real Thomas Hutchinson decidió respetar la ley y sostuvo que tres barcos que llegaban, el Dartmouth, Leonor, y Castor, deberían poder depositar sus cargamentos y que deberían cumplirse los derechos correspondientes. En la noche del 16 de diciembre de 1773, un grupo de unos 60 hombres, animados por una gran multitud de bostonianos, se pusieron mantas y tocados indios, marcharon al muelle de Griffin, abordaron los barcos y arrojaron las cajas de té, valoradas en 18.000 libras esterlinas. dentro del agua.

En represalia, el Parlamento aprobó una serie de medidas punitivas conocidas en las colonias como las Leyes Intolerables, incluida la Ley del Puerto de Boston, que cerró el comercio marítimo de la ciudad en espera del pago del té destruido. Los esfuerzos del gobierno británico por señalar a Massachusetts como castigo solo sirvieron para unir a las colonias e impulsar la deriva hacia la guerra.


OTRAS LECTURAS

Labaree, Benjamin Woods. La fiesta del té de Boston. Nueva York: Oxford University Press, 1968.

McCusker, John J. y Menard, Russell R. La economía de la América del Norte británica, 1607 & # x2013 1789. Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 1985.

"Recuerdos de George Hewes", en Una retrospectiva de la fiesta del té de Boston, 1843. Reimpreso en Commager, Henry Steele y Morris, Richard B., editores. El espíritu de los setenta y seis: la historia de la revolución estadounidense contada por los participantes. Volumen I. Indianápolis: Bobbs-Merrill Co., Inc., 1958.

en aproximadamente tres horas desde el momento en que subimos a bordo, teníamos. . . todos los cofres de té que se encontraban en el barco se rompían y tiraban por la borda, mientras que los de los otros barcos se deshacían del té de la misma manera, al mismo tiempo.

george hewes, zapatero y participante


Fondo

Después de la larga y costosa guerra entre Francia e Inglaterra, el rey Jorge III y el Parlamento británico implementaron un impuesto para ayudar a recaudar dinero para pagar las enormes deudas contraídas. Decidieron aplicar este impuesto al té vendido tanto en Inglaterra como en las colonias inglesas. Estaban convencidos de que la gente preferiría pagar un impuesto antes que renunciar a su té diario. También era un artículo que las colonias debían importar solo de Inglaterra. Además, el impuesto era una forma de reinar en las colonias, que habían sido descuidadas durante la larga guerra, y recordarles que su lealtad pertenecía a Inglaterra.

Esta Ley del Azúcar se aprobó en 1764 imponiendo derechos de aduana sobre varios artículos diferentes, incluido el té. El primer ministro Grenville quería aumentar los ingresos imponiendo un impuesto directo a los colonos en lugar de a los puertos, por lo que se demoró para darles a los colonos la oportunidad de encontrar una manera de recaudar fondos ellos mismos. Ellos no lo hicieron & # 8217t.

Al año siguiente, se aprobó la Ley del Timbre. Todos los documentos y papeles oficiales debían tener un sello oficial. El costo de este sello fue directamente a la corona.

Los colonos estaban indignados. Se quejaron amargamente de que, debido a su distancia con Inglaterra, recibían una representación inadecuada en el Parlamento. No habían aceptado que se aplicaran estos nuevos impuestos a sus colonias.

La Ley del Timbre fue finalmente derogada, pero no antes de que los Hijos de la Libertad se formaran y comenzaran a realizar manifestaciones públicas y boicots, a veces con violencia y saqueos. Los colonos estaban frustrados por la cantidad de impuestos que el Parlamento seguía tratando de imponerles sin su consentimiento.

En 1767, las Townshend Acts sacudieron a las colonias cuando reemplazaron la Stamp Act con un arancel de importación sobre todo tipo de bienes esenciales. El Parlamento pensó erróneamente que las colonias se oponían únicamente a los impuestos internos o las compras como los objetos descritos en la Ley del Timbre, y que los impuestos a la importación no serían un problema.

Luego, el Parlamento ofreció un monopolio sobre la importación de té a las colonias a la Compañía de las Indias Orientales, que a su vez aumentó el precio del té. El té vendido en las colonias ya no tendría un impuesto, sino que se gravaría en cada puerto individual, y se designaron agentes para recibir y vender el té y pagar el impuesto.

Esta fue la Ley del Té, aprobada por el parlamento británico el 10 de mayo de 1773. Fue un intento del gobierno británico de apuntalar a la fracasada Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Redujo los impuestos y eliminó todos los aranceles sobre la exportación de té de la Compañía de las Indias Orientales. Sin embargo, incluso cuando se redujo el impuesto al té con la Ley de indemnización, los colonos protestaron, no por el precio, sino por el principio de que no estaban obligados a pagar los impuestos que se les imponían sin su consentimiento.

A menudo se pasaba por alto que la gente de Inglaterra estaba sujeta a las mismas leyes e impuestos y estaba contrabandeando té, incluso más que las colonias americanas. Lo que más molestó a los colonos fue que se sentían sin representación, sin ser escuchados y explotados por un Parlamento & # 8220 malvado & # 8221.

Cuando se eliminaron los impuestos, algunos de los colonos hicieron una pequeña fortuna con el té de contrabando, incluido John Hancock. Cuando el contrabando no se detuvo y tampoco la violencia causada por los Hijos de la Libertad, se desplegaron tropas británicas en Boston.

Su presencia no era bienvenida y solo se sumaba a la hostilidad que los colonos sentían contra la corona. La hostilidad aumentó hasta llegar a un punto crítico con la masacre de Boston con un nombre inexacto cuando murieron cinco personas. Esto se utilizó como propaganda en los periódicos, fomentando el malestar y aumentando la tensión.

Los colonos estaban convencidos de que estas leyes eran un intento de socavar los negocios coloniales. Tampoco estaban de humor comprometedor. Estaban enojados por la masacre de Boston. La mayoría de ellos dejaron de beber té por completo porque, si bien las leyes de Townshend habían sido derogadas a principios de año, sus obligaciones sobre el té todavía estaban en vigor.

Gran Bretaña bajó el precio del té hasta que el té de contrabando fue en realidad más caro que el té normal. Aquellos que estaban obteniendo ganancias con el té de contrabando continuaron haciéndolo, pero ahora ya no se trataba de ahorrar dinero y más en nombre de la protesta por los colonos & # 8217 derechos a & # 8220 impuestos sin representación & # 8221.

En Nueva York y Filadelfia, los colonos se negaron a dejar que los barcos aterrizaran y regresaron a Inglaterra. En Charleston, las protestas fueron tan desenfrenadas que los funcionarios de aduanas pudieron confiscar todo el té.

En 1772, la Ley de indemnización que reducía el precio del té expiró y dejó el impuesto de Townshend sobre el té. Los consumidores vacilaron ante el repentino aumento del precio del té, pero la Compañía de las Indias Orientales siguió importándolo. A pesar de que la empresa estaba fracasando, el Parlamento se negó a dar marcha atrás con respecto a su derecho a cobrar impuestos a las colonias. Además, este impuesto pagaba los salarios de los funcionarios gubernamentales designados por el Parlamento, y detestaban permitir que esos funcionarios dependieran de los colonos para sus salarios, por temor a que los impulsara a apoyar más su causa.


Orígenes de la fiesta del té

Históricamente, los movimientos populistas en los Estados Unidos han surgido en respuesta a períodos de dificultades económicas, comenzando con los movimientos proto-populistas Greenback y Granger en las décadas de 1860 y 70 y continuando con el Partido Populista de William Jennings Bryan en la década de 1890 y el político de Louisiana Huey Long. Programa Share Our Wealth durante la Gran Depresión de la década de 1930. A raíz de la crisis financiera que azotó al mundo en 2008, el sentimiento populista volvió a aumentar. El catalizador de lo que se conocería como el movimiento Tea Party se produjo el 19 de febrero de 2009, cuando Rick Santelli, comentarista de la cadena de noticias empresariales CNBC, hizo referencia al Boston Tea Party (1773) en su respuesta a Pres. El plan de alivio hipotecario de Barack Obama. Hablando desde la sala de la Bolsa Mercantil de Chicago, Santelli declaró acaloradamente que el rescate "subsidiaría las hipotecas de los perdedores" y propuso un Chicago Tea Party para protestar contra la intervención del gobierno en el mercado de la vivienda. El clip de cinco minutos se convirtió en una sensación en Internet, y el grito de guerra del "Tea Party" tocó la fibra sensible de aquellos que ya habían visto miles de millones de dólares fluir hacia firmas financieras en decadencia. A diferencia de los movimientos populistas anteriores, que se caracterizaban por una desconfianza hacia las empresas en general y los banqueros en particular, el movimiento Tea Party centró su ira contra el gobierno federal y ensalzó las virtudes de los principios del libre mercado.

En cuestión de semanas, las secciones del Tea Party comenzaron a aparecer en los Estados Unidos, utilizando sitios de redes sociales como Facebook para coordinar eventos de protesta. Fueron estimulados por expertos conservadores, particularmente por Glenn Beck de Fox News Channel. El carácter generalmente libertario del movimiento atrajo a los republicanos descontentos a la bandera del Tea Party, y su tono antigubernamental resonó entre los miembros del movimiento de milicias paramilitares. El propio Obama sirvió como una poderosa herramienta de reclutamiento, ya que las filas del Tea Party estaban engrosadas por "Birthers", individuos que afirmaban que Obama había nacido fuera de los Estados Unidos y, por lo tanto, no era elegible para ocupar el cargo de presidente (a pesar de una declaración del director de el Departamento de Salud del Estado de Hawái atestiguando que había visto el certificado de nacimiento de Obama y podía confirmar que había nacido en el estado), así como por aquellos que consideraban a Obama un socialista y aquellos que creían que Obama, quien frecuentemente hablaba públicamente de su cristianismo , era secretamente musulmán.

La primera gran acción del movimiento Tea Party fue una serie de manifestaciones a nivel nacional el 15 de abril de 2009, que atrajo a más de 250.000 personas. Históricamente, el 15 de abril es la fecha límite para presentar declaraciones de impuestos sobre la renta de las personas físicas, y los manifestantes afirmaron que "Tea" era un acrónimo de "Taxed Enough Already". El movimiento cobró fuerza durante el verano de 2009, y sus miembros se presentaron en las reuniones del ayuntamiento del Congreso para protestar por las reformas propuestas al sistema de salud estadounidense.

A nivel nacional, varios grupos afirmaron representar al movimiento del Tea Party en su conjunto, pero, con algunas excepciones, el Tea Party carecía de un líder claro. Cuando la ex candidata republicana a la vicepresidencia Sarah Palin renunció como gobernadora de Alaska en julio de 2009, se convirtió en una especie de portavoz no oficial sobre temas del Tea Party, y en febrero de 2010 pronunció el discurso de apertura en la primera Convención Nacional del Tea Party. Beck, cuyo Proyecto 9/12, llamado así por los "9 principios y 12 valores" de Beck, así como la obvia alusión a los ataques del 11 de septiembre, ayudó a atraer a decenas de miles de manifestantes al Capitolio de los EE. UU. El 12 de septiembre de 2009, ofrecido diariamente. afirmaciones de las creencias del Tea Party en sus programas de radio y televisión. FreedomWorks, un grupo de defensa de la economía del lado de la oferta encabezado por el exlíder republicano de la mayoría de la Cámara de Representantes, Dick Armey, brindó apoyo logístico para las grandes reuniones del Tea Party, y el senador Jim DeMint de Carolina del Sur apoyó a los candidatos del Tea Party dentro del establecimiento republicano. La colección difusa de grupos e individuos que componían el movimiento Tea Party fue única en la historia del populismo estadounidense, ya que parecía sacar fuerza de su capacidad para "separarse".

La ausencia de una estructura organizativa central fue citada como prueba de las credenciales de base de los Tea Party, pero también significó que los objetivos y creencias del movimiento estaban muy localizados e incluso personalizados. No obstante, el Tea Party demostró su influencia en las urnas. En una elección especial en el distrito 23 del Congreso de Nueva York en noviembre de 2009, Tea Partiers se movilizó detrás del candidato del Partido Conservador Doug Hoffman, lo que obligó al candidato republicano Dierdre Scozzafava a retirarse de la carrera pocos días antes de las elecciones. Sin embargo, esta táctica fracasó y el escaño fue para el demócrata Bill Owens Owens fue el primer demócrata en representar al distrito desde el siglo XIX. Al Tea Party le fue mejor en Massachusetts en enero de 2010, en las elecciones especiales para ocupar el escaño en el Senado de los Estados Unidos que quedó vacante tras la muerte de Ted Kennedy. El candidato a caballo negro Scott Brown derrotó a la presunta sucesora de Kennedy, la fiscal general de Massachusetts Martha Coakley, en una carrera que cambió el equilibrio en el Senado, privando a los demócratas de la mayoría de 60 votos a prueba de obstruccionismo que habían tenido desde julio de 2009. En mayo de 2010 el Tea Party ejerció su influencia nuevamente, esta vez en Kentucky, donde Rand Paul, hijo del ex candidato presidencial libertario Ron Paul, ganó las primarias republicanas para un escaño en el Senado de Estados Unidos. Paul derrotó a Trey Grayson, el secretario de estado de Kentucky y la elección favorita del líder de la minoría del Senado y el kentuckiano Mitch McConnell, en una carrera que fue ampliamente vista como un repudio al establecimiento del Partido Republicano.


¿Qué fue el Boston Tea Party y por qué sucedió?

¿Qué fue el Boston Tea Party y por qué sucedió? Los eventos del 16 de diciembre de 1773 tuvieron orígenes globales, sugiere Benjamin Carp, y desde entonces han inspirado actos de desobediencia civil no violenta en naciones tan diversas como Líbano y China. Aquí está su guía para el momento crucial en la historia de Estados Unidos y su legado global de largo alcance.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: noviembre 25, 2020 a las 11:50 am

¿Qué pasó durante el Boston Tea Party?

Unos cien hombres abordaron tres barcos en el puerto de Boston la noche del 16 de diciembre de 1773. Nadie sabe con certeza quiénes eran, ni cuántos de ellos estaban allí exactamente. Habían envuelto mantas alrededor de sus hombros y se habían untado pintura y hollín en la cara. Un informe de un periódico los llamó "hombres decididos (vestidos como mohawks o indios)". En dos o tres horas, izaron 340 cofres sobre las cubiertas, los abrieron con hachas y vaciaron su contenido sobre los rieles. Como la marea estaba baja, se podían ver grandes grupos de cosas amontonadas junto a los barcos.

De hecho, se trataba de 46 toneladas de té por un valor de más de 9.659 libras esterlinas. En ese momento, una tonelada de té costaba aproximadamente lo mismo que una casa de dos pisos. El evento se convirtió en un momento crucial en la historia de Estados Unidos, que condujo al derrocamiento del gobierno imperial británico, una guerra civil de ocho años y la independencia de Estados Unidos.

¿Por qué ocurrió el Boston Tea Party?

La historia del Boston Tea Party pertenece no solo a los Estados Unidos de América, sino al mundo. El Tea Party se originó con una mercancía china, una crisis financiera británica, el imperialismo en India y los hábitos de consumo estadounidenses. Resonó en un mundo de esclavitud afrocaribeña, disfraces de nativos americanos y tiranía y opresión generalizadas. Y durante más de 200 años desde entonces, el Boston Tea Party ha inspirado movimientos políticos de todo tipo, mucho más allá de las costas de Estados Unidos.

Para entender por qué el té se había vuelto tan controvertido en Boston, tendríamos que mirar la historia de cómo esta planta había llegado a ser adoptada por los británicos de todo el mundo. Camellia sinensis creció entre las estribaciones de las altas montañas que separaban a China del subcontinente indio. Durante más de mil años, fueron los chinos quienes popularizaron y comercializaron la bebida. Los comerciantes chinos intercambiaban té con barcos japoneses, jinetes mongoles y caravanas persas. Pocos europeos habían probado el té antes de 1680. Sin embargo, en el siglo XVIII, empresas comerciales como la Compañía Inglesa de las Indias Orientales negociaban regularmente con hongs (comerciantes) y hoppos (supervisores de puertos) cantoneses para llevar el té al oeste. A medida que creció el comercio del té, el precio bajó.

El sabor amargo del té podría haber sido desagradable para los europeos si no hubiera sido por el comercio de otro producto: el azúcar. El siglo XVII había visto cómo el cultivo de la caña de azúcar en las Indias Occidentales producía una cosecha enormemente rentable. Para cultivar caña y procesar azúcar, los plantadores de las Indias Occidentales dependían del trabajo de esclavos africanos. Los británicos no organizaron una objeción a la esclavitud, el azúcar y el té hasta finales del siglo XVIII. Mientras tanto, el té y el azúcar iban de la mano.

El té llegó a puertos estadounidenses como Boston, Massachusetts e incluso a los confines de la frontera estadounidense. Parte de ella se compró legalmente y el resto se pasó de contrabando para evitar los aranceles británicos. Pronto se convirtió en la bebida de las familias respetables de todo el imperio británico, aunque también dolió a los críticos preocupados por sus efectos corruptores. Lamentaron que el té genere vanidad y orgullo, alentará a las mujeres a reunirse y chismear, y amenazó con socavar a la nación. Sin embargo, el gobierno británico, que dependía de los ingresos del comercio mundial, no hizo nada para interponerse en el camino de los bebedores de té. De hecho, en 1767, el parlamento aprobó una Ley de Ingresos que recaudaba un impuesto sobre todo el té enviado a las colonias estadounidenses.

Cronología: de la fiesta del té de Boston a la independencia estadounidense

16 de diciembre de 1773 Los manifestantes arrojan 340 cajas de té de la Compañía de las Indias Orientales en el puerto de Boston

De enero de 1774 Londres se entera de la destrucción del té y de otras protestas estadounidenses

Marzo 1774 El parlamento aprueba la primera de las llamadas leyes coercitivas, la Ley del puerto de Boston, que cierra el puerto de Boston hasta que la ciudad restituya el té.

Mayo 1774 El parlamento aprueba dos leyes más para restaurar el orden en Massachusetts. Estas leyes limitan las reuniones municipales, colocan al consejo provincial bajo nombramientos reales y permiten que los funcionarios civiles británicos acusados ​​de delitos capitales trasladen sus juicios a otras jurisdicciones.

1 de junio de 1774 La Boston Port Act entra en vigor y el gobernador Thomas Hutchinson parte hacia Inglaterra para no regresar jamás. Su reemplazo es el general Thomas Gage, un comandante militar.

Verano de 1774 Los manifestantes de Massachusetts se resisten a las leyes coercitivas al interrumpir los tribunales locales y obligar a los concejales a renunciar a sus escaños.

Septiembre a octubre de 1774 El Primer Congreso Continental se reúne, declara su oposición a las Leyes Coercitivas y llama al boicot de las mercancías británicas y un embargo a las exportaciones a Gran Bretaña.

Febrero 1775 El Parlamento declara a Massachusetts en estado de rebelión. El gobernador Gage recibirá más tarde órdenes para hacer cumplir las leyes coercitivas y reprimir el levantamiento.

19 de abril de 1775 British regular troops and Massachusetts militiamen exchange fire at Lexington and Concord. In response, armed New Englanders surround the British fortifications at Boston

March 1776 American forces take Dorchester Heights and the British evacuate Boston

July 1776 The Continental Congress adopts the Declaration of Independence of the United States

These were years when Great Britain, still groaning under the debts incurred during the Seven Years’ War (1756–63), began tightening the reins on its imperial possessions all over the globe. In America, this meant restrictions on westward expansion, stronger enforcement of customs regulations, and new taxes. In India, this meant increased control over the East India Company.

The employees of the East India Company were not just traders in tea and textiles. Since the reign of Elizabeth I, the company had also been fortifying, making allies, and fighting rivals in the lands east of the Cape of Good Hope. It had a monopoly on the eastern trade, and its role took an imperial turn in the 1750s. Eight years after Robert Clive defeated the Nawab of Bengal at the battle of Plassey in 1757, he arranged to have the company assume the civil administration (and tax collection) in Bengal.

General clamour

Many Britons had high hopes for this new source of revenue but then, in the autumn of 1769, Indian affairs took a horrific turn. A famine struck Bengal, killing at least 1.2 million people – this was equivalent to half the population of the 13 American colonies at the time. A horrified British public blamed the East India Company for the disaster. “The oppressions of India,” wrote Horace Walpole, “under the rapine and cruelties of the servants of the company, had now reached England, and created general clamour here.”

The East India Company’s troubles multiplied. In 1772, manipulations of its stock were blamed for a series of bank failures that sent a shockwave of bankruptcies across the globe. The company was losing money on its military ventures in India. The Bank of England refused to keep lending it money, and it owed hundreds of thousands of pounds in back taxes. What’s more, competition from smugglers and excessive imports led the company to amass 17.5 million pounds of tea in its warehouses – more than the English nation drank in a year.

To rescue the company (and gain greater control over it), parliament passed a series of laws in 1773, including the Tea Act. This law levied no new taxes on Americans, but it allowed the company to ship its tea directly to America for the first time. The legislation, Americans feared, would have three effects. First, it granted a monopoly company special privileges in America, cutting out American merchants (except a few hand-picked consignees). Second, it encouraged further payment of a tax that the Americans had been decrying for six years. Third, the revenue from the tax was used to pay the salaries of certain civil officials (including the Massachusetts governor), leaving them unaccountable to the people.

Americans were vitriolic in their response, and their pamphlets resounded in global language. “Hampden”, a New York writer, warned that the East India Company was “lost to all the Feelings of Humanity” as they “monopolised the absolute Necessaries of Life in India, at a Time of apprehended Scarcity”. The new tea trade, he warned, would “support the Tyranny of the [Company] in the East, enslave the West, and prepare us fit Victims for the Exercise of that horrid Inhumanity they have… practised, in the Face of the Sun, on the helpless Asiaticks”. John Dickinson, a Pennsylvania lawyer who gained fame as a protestor against British taxes, similarly attacked the East India Company. “Their Conduct in Asia, for some Years past, has given ample Proof, how little they regard the Laws of Nations, the Rights, Liberties, or Lives of Men.”

Having drained Bengal of its wealth, he wrote, they now “cast their Eyes on America, as a new Theatre, wheron to exercise their Talents of Rapine, Oppression and Cruelty. The Monopoly of Tea, is, I dare say, but a small Part of the Plan they have formed to strip us of our Property. But thank GOD, we are not Sea Poys, or Marattas, but British Subjects, who are born to Liberty, who know its Worth, and who prize it high.”

Bostonians responded to these warnings. Under pressure from the Sons of Liberty (a group of American patriots) in New York and Philadelphia, they threatened Boston’s consignees until they fled the town. When the first of the tea ships arrived on 28 November 1773, the Bostonians demanded that the cargo be returned to London without unloading. The owner, a Quaker merchant named Francis Rotch, protested that he couldn’t do this, by law, and so a stalemate of almost three weeks ensued. Upon the stroke of midnight on 17 December, the British customs service would have the power to step in, seize the tea, and sell it at auction.

Therefore, the evening before, on 16 December, the Bostonians got their Indian disguises ready. These were crude costumes, not meant to conceal so much as warn the community not to reveal the perpetrators’ identities. Yet the choice of a Native American disguise was still significant. Americans were often portrayed as American Indians in British cartoons, and the colonists were often lumped in with the indigenous population and derided as savages. What better way to blunt the sting of this epithet than to assume an Indian disguise?

The Bostonians may have been inspired by a New York City newspaper piece in which “The MOHAWKS” wrote that they were “determined not to be enslaved, by any power on earth”, and promised “an unwelcome visit” to anyone who should land tea on American shores. The tea destroyers of Boston selected a costume that situated them on the other side of the Atlantic ocean from the king and parliament. They were beginning to think of themselves as Americans rather than British subjects, as free men throwing off the shackles of empire.

Who were the key players in the Boston Tea Party?

Although most of the tea destroyers were born in Massachusetts, some had more far-flung origins. James Swan, an anti-slavery pamphleteer, was born in Fifeshire, Scotland. Nicholas Campbell hailed from the island of Malta. John Peters had come to America from Lisbon. Although there were wealthy merchants and professionals among the destroyers, the bulk of them were craftsmen who worked with their hands, which enabled them to haul the chests of tea to the decks in a short time. Mostly young men between the ages of 18 and 29, they were thrilled to make a bold statement to the world.

And the world responded. Prints of the Boston Tea Party appeared in France and Germany. In Edinburgh, the philosopher Adam Smith shook his head disapprovingly at the “strange absurdity” of the East India Company’s sovereignty in India. He stitched his ideas together into a foundational theory of free market capitalism in 1776. A Persian historian in Calcutta would write in the 1780s that the British-American conflict “arose from this event: the king of the English maintained these five or six years past, a contest with the people of America (a word that signifies a new world), on account of the [East India] Company’s concerns.” Many years later, activists from China to South Africa to Lebanon would explain their actions by comparing them to the Tea Party. As a symbol of anti-colonial nationalism, non-violent civil disobedience, or costumed political spectacle, the Tea Party was irresistible.

In 1773, the diplomat Sir George Macartney waxed poetic about Great Britain, “this vast empire, on which the sun never sets, and whose bounds nature has not yet ascertained”. Bostonians tested those bounds later that year. The Boston Tea Party is often spun as the opening act in the origin story of the United States. Yet it is better understood as a bright conflagration on the horizon of a big world – a fire that still burns brightly.

The global legacy of the Boston Tea Party

More than two centuries after it took place, campaigners around the world are still inspired by the Boston Tea Party as a model of peaceful protest…

Temperance movement

During the 19th century, Americans periodically drew upon the Boston Tea Party as a precedent for democratic protests: labour unions, the Mashpee tribe of Native Americans, women’s suffragists, and both foes and defenders of the anti-slavery movement. As a lawyer in 1854, the future president Abraham Lincoln defended nine women who had destroyed an Illinois saloon in the name of the temperance movement. He argued that the Boston Tea Party was a worthy model for their actions.

Mahatma Gandhi

After the British government in South Africa mandated that resident Indians had to be registered and fingerprinted under the Asiatic Registration Act of 1907, Mahatma Gandhi adopted the practice of satyagraha, or non-violent protest. He led the Indian community in the burning of registration cards at mass meetings in August 1908. Gandhi later wrote that a British newspaper correspondent had compared the protest to the Boston Tea Party.

US tax protestors

Today the Boston Tea Party is proving a rallying point for conservative Americans. American tax protesters have often invoked the Tea Party as their inspiration since the 1970s. The libertarian presidential candidate Ron Paul held a campaign fundraiser on 16 December 2007. In February 2009, a business news broadcaster called for a “tea party” to protest against the US government’s plan to help refinance home mortgages. With the help of national organisations and media attention, the movement stitched together local groups of protestors. The tea partiers have been calling for less federal regulation and lower taxes.

Republic of China (Taiwan)

In late 1923, during the struggle for power in China between the Kuomintang (Chinese Nationalist Party) and the Communist Party of China, Sun Yat-Sen, head of the Kuomintang, threatened to seize customs revenues from Guangzhou. The United States and other western nations sent warships to intervene. On 19 December (three days after the 150th anniversary of the Boston Tea Party), Sun wrote: “We must stop that money from going to Peking to buy arms to kill us, just as your forefathers stopped taxation going to the English coffers by throwing English tea into Boston Harbor.”

African-American civil rights

In his 1963 ‘Letter from a Birmingham Jail,’ the Reverend Martin Luther King Jr called for a “nonviolent direct action program” in Birmingham, Alabama. Discussing his historical inspiration, he wrote: “In our own nation, the Boston Tea Party represented a massive act of civil disobedience.” Three years later, Robert F Williams would recall the Tea Party to rally more violent action on behalf of African-American civil rights: “Burn, baby, burn.”

Benjamin L Carp is associate professor of history, Tufts University, Massachusetts. Su libro Defiance of the Patriots: The Boston Tea Party and the Making of America (Yale University Press) is out now.

Libros: Defiance of the Patriots: The Boston Tea Party and the Making of America by Benjamin L Carp (Yale, 2010) The Corporation that Changed the World: How the East India Company Shaped the Modern Multinational by Nick Robins (Pluto, 2006) The Shoemaker and the Tea Party: Memory and the American Revolution by Alfred F Young (Beacon, 1999)


The Tea Act of 1773

Though unwilling to repeal the Townshend duty on tea, Parliament did move to aid the struggling East India Company by passing the Tea Act in 1773. This reduced importation duties on the company and also allowed it to sell tea directly to the colonies without first wholesaling it in Britain. This would result in East India Company tea costing less in the colonies than that provided by smugglers. Moving forward, the East India Company began contracting sales agents in Boston, New York, Philadelphia, and Charleston. Aware that the Townshend duty would still be assessed and that this was an attempt by Parliament to break the colonial boycott of British goods, groups like the Sons of Liberty spoke out against the act.


Tax Deadline

With the arrival of the three shipments of British East India Company tea to Boston, the tax on tea, which had been implemented with the passing of the 1767 Townshend Revenue Act, had to be paid the moment the tea was unloaded from the Beaver, Dartmouth, y Leonor. The absolute deadline for payment of the tax was twenty days after the arrival of the tea. If the tax was not paid within the twenty days following the ships’ arrival, the ships and their cargoes of British East India Company Tea would be seized by authorities. The deadline to pay the tax on the tea the Dartmouth delivered to Boston was December 17. Immediately following the arrival of the Dartmouth at the end of November 1773, pamphlets distributed by the Sons of Liberty appeared throughout the streets of Boston proclaiming, “Friends! Brethren! Countrymen! That worst of Plagues, the detested tea shipped for this port by the East India Company, is now arrived in the Harbor the hour of destruction, or manly opposition to the machinations of Tyranny stares you in the Face…” For the twenty days following the arrival of the Dartmouth, meetings occurred on a daily basis throughout Boston at locations such as the Green Dragon Tavern, Faneuil Hall, and Old South Meeting House to discuss what was to be done about the shipments of “detested tea”. The Sons of Liberty, led by Samuel Adams, was responsible for organizing the Boston Tea Party.

The people of Boston and the surrounding towns meet to discuss the “tea crisis” at the Old South Meeting House. November 29 to 30, 1773.

The people of Boston and the surrounding towns meet for the last time prior to the Boston Tea Party at the Old South Meeting House.

The night that the Sons of Liberty carry out the Boston Tea Party.

The destruction of the British East India Company tea by the Sons of Liberty.


Ver el vídeo: La historia detrás del Motín del té en Boston - Ben Labaree