USS St Lois II - Historia

USS St Lois II - Historia

San Luis II

El segundo St. Louis, una cañonera casamata de rueda de popa, se lanzó el 12 de octubre de 1861 y tuvo numerosos enfrentamientos contra las obras confederadas en los ríos occidentales como una unidad de la Flota de Cañoneras Occidental antes de ser rebautizada como Baron de Kalb (qv) el 8 de septiembre. 1862.


USS San Luis (CL-49)

USS San Louis (CL-49) era un crucero de la clase Brooklyn que estaba en Pearl Habor, y luchó en las Aleutianas, en Gualdalcanal, Nueva Georgia, Bougainville, Saipan, la batalla del Mar de Filipinas, el Golfo de Leyte, las incursiones del portaaviones en Japón y la invasión. de Okinawa. Obtuvo once estrellas de batalla durante la Segunda Guerra Mundial.

los San Louis se estableció en diciembre de 1936, se lanzó en abril de 1938 y se puso en servicio el 19 de mayo de 1939. Su crucero shakedown y las obras asociadas duraron hasta el 6 de octubre de 1939, y luego se unió a la Patrulla de Neutralidad. Pasó los siguientes once meses operando con la Patrulla de Neutralidad en el Atlántico, operando entre las Indias Occidentales y el Atlántico Norte. Este período terminó a principios de septiembre de 1940, cuando se le encomendó la tarea de inspeccionar posibles emplazamientos de bases navales estadounidenses como parte del acuerdo de "destructores de bases" con Gran Bretaña. Esto tardó hasta el 27 de octubre.

El 9 de noviembre San Louis Partió hacia el Pacífico, llegando a Pearl Harbor el 12 de diciembre. Estuvo basada en Pearl Harbor entre entonces y el ataque japonés, partiendo para una revisión en Mare Island en el verano de 1941 y un viaje a Wake, Midway, Guam y Manila en septiembre. Después del final de esta gira, entró en Pearl Harbor Navy Yard. Cuando los japoneses atacaron, estaba amarrada en la esclusa del sudeste.

Durante el ataque a Pearl Harbor, el San Louis Rápidamente abrió fuego con sus cañones antiaéreos, pero sus cañones de 6 pulgadas no tenían encendido al comienzo del ataque. Aproximadamente a las 8.30 am reclamó su primera victoria, contra un bombardero torpedero. Estaba en marcha a las 9.31, y sus armas principales volvieron a estar en línea a las 9.45. Mientras se acercaba al Canal Sur, el San Louis fue el objetivo de un ataque de uno de los cinco submarinos enanos que los japoneses habían asignado al ataque. Ninguno de los cinco logró nada, excepto el que apuntó al San Louis se acercó más con al menos uno de sus torpedos explotando a menos de 200 yardas del barco. los San Louis escapó al mar y participó en los intentos inútiles de encontrar la flota japonesa en retirada.

Después de regresar a Pearl Harbor el 10 de diciembre, el San Louis ayudó a escoltar un convoy a San Francisco que transportaba a algunos de los heridos de Pearl Harbor. En el viaje de regreso, escoltó barcos de tropas que traían refuerzos a Hawai.

En enero de 1942 formó parte de Task Fore 17, con base en el portaaviones USS Yorktown. Esta fuerza escoltó a la Fuerza Expedicionaria de la Marina a Samao y luego llevó a cabo una incursión en las Islas Marshall y Gilbert.

Esto fue seguido por otro período de servicio de convoy entre Hawai y San Francisco. En uno de estos viajes escoltó el barco que transportaba al exiliado presidente Quezón de Filipinas a los Estados Unidos.

A mediados de mayo, escoltó un convoy que trasladaba aviones de la Marina y refuerzos a la isla Midway, pero luego se trasladó al norte para unirse a la fuerza de defensa en las islas Aleutianas, por lo que se perdió la batalla de Midway.

los San Louis tuvo su base en las Aleutianas desde el 31 de mayo, cuando llegó a Kodiak, hasta el 25 de octubre, cuando partió para una revisión en California. Durante ese período pasó la mayor parte de su tiempo patrullando, pero también participó en los bombardeos desde la costa de Kiska en agosto y en la ocupación estadounidense de Adak.

Después de una remodelación que duró hasta el 4 de diciembre, el San Louis Regresó al Pacífico, donde operaba en las Islas Salomón. Su primera misión de combate fue un bombardeo de los campos aéreos japoneses en Munda y Kolombangara. Pasó la mayor parte de los siguientes cinco meses participando en nuevos bombardeos en la costa, además de patrullar la "ranura", el largo canal entre las cadenas de islas norte y sur. Esto estaba siendo utilizado por el 'Tokyo Express' japonés, una fuerza naval que operaba principalmente de noche, trayendo refuerzos y suministros a las guarniciones japonesas de las islas que de otro modo estaban aisladas.

A principios de julio participó en la invasión de Nueva Georgia. En la noche del 4 al 5 de julio, bombardeó Vila y el puerto de Bairoko, antes de que las tropas estadounidenses desembarcaran en Rice Anchorage. El 6 de julio, su fuerza interceptó un escuadrón de diez destructores japoneses que se dirigían a Vila con refuerzos a bordo. En la batalla resultante del golfo de Kula, el 6 de julio de 1943, los estadounidenses hundieron dos barcos japoneses, pero perdieron el crucero USS. Helana (CL-50).

Seis días después, el San Louis participó en la batalla de Kolombangara (12-13 de julio de 1943). Durante esta batalla, los japoneses perdieron el crucero ligero. Jintsu, mientras que los aliados perdieron el destructor USS Gwin (DD-433). Los cruceros Honolulu, San Luis y HMNZS Leander estaban todos dañados. los San Louis fue alcanzado por un torpedo que destruyó la proa debajo de la segunda cubierta. Tuvo que someterse a reparaciones básicas en Tulagi y Espíritu Santo antes de regresar a través del Pacífico a Mare Island, California.

los San Louis volvió a la acción en noviembre de 1943. Del 20 al 25 de noviembre apoyó a los marines que operaban en Bougainville. En diciembre de 1943 regresó a Bougainville para realizar más bombardeos en la costa, antes de que en enero de 1944 atacara a las tropas japonesas en las islas Shortland. Luego regresó a Bougainville para apoyar a las tropas que desembarcaban en Cabo Torokina.

El 13 de febrero apoyó las operaciones en las Islas Verdes. El 14 de febrero fue atacada por seis bombarderos en picado de Aichi 'Val'. Dos de los aviones atacaron el San Louis. Sufrió un golpe directo y dos casi accidentes. El impacto directo atravesó la sala de recorte de 44 mm y explotó en el alojamiento central del barco, matando a 23 e hiriendo a 20. Su velocidad máxima se redujo a 18 nudos.

Esta vez el daño no fue demasiado grave y el San Louis fue reparado en teatro. Regresó a la flota en marzo de 1944. En junio formó parte de la Task Force 52, la Fuerza de Asalto de Saipan, para la invasión de las Islas Marianas. El 14 de junio estaba frente a la costa sur de Saipán. El 15 de junio bombardeó la zona de Charan Kanao y apoyó a las tropas que operaban en la zona. El 16 de junio bombardeó objetivos en Guam. Regresó a Saipán al día siguiente y permaneció al norte de la isla durante la batalla del Mar de Filipinas, el último gran ataque de la aviación naval japonesa convencional.

En julio de 1944 apoyó la invasión de Guam. A fines de mes, la enviaron de regreso a California para una revisión, que duró hasta mediados de octubre. Regresó a la flota en Leyte Gulf el 16 de noviembre de 1944.

El 27 de noviembre, su formación de crucero fue atacada por varias oleadas de aviones japoneses. A las 11.38 fue alcanzada por un bombardero Val kamikaze. Su plataforma de suspensión se incendió y toda la tripulación de cañones de 20 mm de siete a diez resultaron heridos o muertos. A las 11.51, un segundo ataque kamikaze logró un impacto muy cercano en el lado de babor, eliminando 20 pies del cinturón de blindaje. Esto también provocó que se transfiriera una lista. Los ataques continuaron, pero el San Louis evitó mayores daños. El impacto y el casi accidente mataron a 15 de su tripulación y 1 desapareció, 21 heridos de gravedad y 22 heridos leves.

Una vez más el San Louis se vio obligado a regresar a los EE. UU. para reparaciones que duraron desde diciembre hasta marzo de 1945. El San Louisse unió a la Fast Carrier Force en Ulithi a mediados de marzo, justo a tiempo para participar en los ataques de portaaviones en las islas de origen japonesas. Luego se trasladó a Okinawa, donde formó parte de TF 54. Protegió a los dragaminas y los equipos de demolición submarina, luego apoyó el desembarco en Okinawa el 1 de abril. Continuó apoyando las operaciones en Okinawa hasta mediados de mayo, luego regresó nuevamente desde mediados de junio hasta finales de julio.

El 28 de julio, como parte de TF 95, apoyó los ataques aéreos contra el continente asiático. Esto fue seguido por un barrido del Mar de China Oriental como parte de TF73, antes de llegar a Buckner Bay a principios de agosto. Ella todavía estaba allí cuando los japoneses se rindieron.

Después del final de la guerra, el San Louis permaneció en el Lejano Oriente durante dos meses y medio. Se unió a la Fuerza de Patrulla del Río Yangtze (TF 73) a fines de agosto. A fines de septiembre regresó a Buckner Bay y, a mediados de octubre, transportó tropas chinas a Formosa.

Después de esto el San Louis se unió a las fuerzas asignadas a la 'Alfombra Mágica', la operación para devolver a las tropas estadounidenses a casa. Hizo tres carreras de Magic Carpet entre esa fecha y mediados de enero.

En febrero de 1946 San Louis se mudó a Filadelfia para ser desactivado. Fue dada de baja en la Reserva el 20 de junio de 1946. El 22 de enero de 1951 fue vendida a Brasil, donde se desempeñó como Tamandare. Permaneció en el servicio brasileño hasta 1975, cuando fue golpeada y vendida como chatarra. Se necesitaron cinco años para organizar su desguace, pero en 1980 se hundió mientras era remolcada desde Río de Janeiro a los desguaces en Taiwán.


Base de datos de la Segunda Guerra Mundial


Este artículo ha sido eliminado para su revisión y actualizaciones. Vuelva a consultar pronto.

Última revisión importante: enero de 2007

Mapa interactivo del crucero ligero St. Louis

Cronograma operativo de St. Louis

19 de mayo de 1939 St. Louis se puso en servicio.
3 de septiembre de 1940 El crucero ligero USS St. Louis partió de Norfolk, Virginia, con el contraalmirante John F. Greenslade a bordo, quien fue puesto a cargo de inspeccionar las tierras recientemente obtenidas del Reino Unido para la construcción de bases militares.
25 de mayo de 1942 Las compañías C y D del segundo batallón de asaltantes y la batería de 37 mm del tercer batallón de defensa de la Infantería de Marina de los Estados Unidos llegaron a Midway a través del USS St. Louis.
12 de julio de 1943 Yugure, Yukikaze, Hamakaze y Kiyonami partieron de las Islas Shortland, Islas Salomón, escoltando una misión de transporte de tropas con el crucero ligero Jintsu a Kolombangara, Nueva Georgia, Islas Salomón. En el camino, se encontraron con buques de guerra aliados, lo que resultó en la Batalla de Kolombangara que duró hasta la mañana siguiente. El Jintsu y el USS Gwin se hundieron y el USS Honolulu y el USS St. Louis sufrieron daños. Los japoneses consiguieron desembarcar 1.200 hombres.
30 de octubre de 1944 Los cruceros USS St. Louis y Pasadena partieron de Pearl Harbor, Hawái con destino a Eniwetok en las Islas Marshall.
20 de junio de 1946 St. Louis fue dado de baja del servicio.

¿Le gustó este artículo o le resultó útil? Si es así, considere apoyarnos en Patreon. ¡Incluso $ 1 por mes será de gran ayuda! Gracias.

Comparte este articulo con tus amigos:

Comentarios enviados por el visitante

1. william Sarratt dice:
12 de abril de 2010 05:27:49 AM

¿Alguien puede arrojar algo de luz sobre lo que pudo haber sucedido o conocían a los marineros Algie Reed? Él es el tío de mi esposa y ella está tratando de averiguarlo y rendirle honor a él y a la tripulación del Saint Louis. Tenemos muy poco información si la hay. También creo que está tratando de ayudar a su padre a descubrir a quién se va a quedar más tarde en la vida. Por favor, ayúdele si puede.

2. Ken Storm dice:
25 de abril de 2010 10:39:55 a.m.

Hola
No conozco a Algie Reed, pero estoy investigando la línea Reed y he estado trabajando en Levi Algie Reed. Dado que no es un nombre común, me preguntaba si podría haber una conexión. Estos Reed eran de Kentucky y luego de Missouri. ¿Alguna idea?
Conocido

3. Anónimo dice:
14 de julio de 2011 11:18:22 a.m.

Mi tío murió a bordo del USS ST. LOUIS. 27 de noviembre de 1944. Me gustaría encontrar fotografías de él y su tripulación. ¿Cómo hago para hacer eso? Gracias

4. Anónimo dice:
3 de septiembre de 2012 08:46:58 PM

Cualquier información sobre John A. Macaulay. Fue asignado al St. Louis durante la guerra. Es de Nueva Jersey y está afincado en San Francisco.

5. Anónimo dice:
26 de julio de 2017 05:51:15 p.m.

¿Alguien tiene información sobre Anthony Perille? ¿Estaba en el St. Louis durante el bombardeo de Pearl Harbor?

6. David Stubblebine dice:
26 de julio de 2017 07:09:30 p.m.

Anónimo (arriba):
Los St Louis Muster Rolls incluyen a Anthony Perille, número de servicio 300 34 07, que se alistó el 24 de enero de 1941 en Chicago IL, siendo recibido a bordo como Aprendiz de Marinero el 13 de abril de 1941 desde el Great Lakes Training Center. Fue ascendido a Seaman de 2ª clase el 24 de mayo de 1941 y de nuevo a Seaman de 1ª clase el 1 de enero de 1942. Fue reducido de nuevo a Seaman de 2ª clase el 17 de marzo de 1942 tras una corte marcial sumaria por insolencia a un suboficial. Se lo menciona por última vez en los St Louis Muster Rolls el 30 de septiembre de 1942 sin indicación de cuándo o dónde fue transferido del barco. Para obtener más información sobre sus días en la Marina, solicite una copia de su registro de servicio. Consulte http://ww2db.com/faq/#3.

Para obtener más información sobre el St. Louis durante el ataque a Pearl Harbor, consulte los dos enlaces en "Documento (s)" arriba a la derecha. El marinero Perille no se menciona en estos informes, pero el barco estuvo bastante activo durante y después del ataque (no crea las partes sobre el avistamiento del submarino enano, sin embargo, la historia ha demostrado que estas observaciones fueron casi con certeza incorrectas).

7. Anónimo dice:
30 de julio de 2017 05:54:39 ​​p.m.

Muchas gracias por la información. Él era mi padre y falleció en 2008.

8. Anónimo dice:
11 de diciembre de 2017 a las 03:32:53 p.m.

Cualquier información sobre el teniente grado Jr. Burdett Bernard Berton, quien fue asesinado en St. Louis cerca de Green Island el 14/02/1944. ¿Alguien tiene fotos de la tripulación? Él era mi abuelo, dejó una esposa y un hijo de 6 y 2 años.

9. Vernon Byrd Jr. dice:
8 de enero de 2020 09:42:13 a.m.

Mi tío, James Aubrey Byrd, se alistó en la Marina el 8 de diciembre de 1941 cuando tenía 17 años. Sirvió a bordo del St. Louis durante toda la guerra y me habló del ataque con torpedos que dañó gravemente la proa del barco. Dijo que viajaron a través del Pacífico para llegar a Mare Island Navy Yard donde se instalaría un nuevo arco. Dijo que no había ni un ojo seco a bordo del barco cuando pasabas, bajo el puente Golden Gate Brisge porque solo hicieron 6 nudos de velocidad durante el viaje y eran un objetivo bueno y lento para cualquier submarino *** en el camino. . Los ataques kamikaze y la pérdida de vidas a bordo del barco le pasaron factura porque recurrió al alcohol para olvidar. No fue posible y vivió los recuerdos hasta su muerte.

10. H. Winship Dowell dice:
10 de enero de 2021 01:32:53 PM

Mi tío, James R. McCormick fue miembro de la tripulación durante la guerra. Estuvo a bordo durante el ataque a Pearl Harbor y estuvo con el barco hasta el final de la guerra. Creo que era el navegante. Permaneció en la Armada y se retiró como Contralmirante.

Todos los comentarios enviados por los visitantes son opiniones de quienes realizan las presentaciones y no reflejan las opiniones de WW2DB.


USS St Lois II - Historia

(CL 49: dp. 10,000 1. 608'4 '' b. 61'8 '', dr. 19'10 '' (media) s. 33 k., Cpl. 888 a. 15 6 '', 8 5 '', 16 1.1 '', 12 20 mm. , 1 acto cl. St. Louis)

El quinto St. Louis (CL-49) fue establecido el 10 de diciembre de 1936 por Newport News Shipbuilding and Dry Dock Co., Newport News, Virginia, lanzado el 15 de abril de 1938, patrocinado por Miss Nancy Lee Morrill, y encargado el 19 de mayo de 1939, el capitán Charles H. Morrison al mando.

Equipado y con base en Norfolk, St. Louis completó el shakedown el 6 de octubre, luego comenzó las operaciones de la Patrulla de Neutralidad que, durante los siguientes 11 meses, la llevaron de las Indias Occidentales al Atlántico Norte. El 3 de septiembre de 1940, se hizo a la mar con una junta de inspección embarcada para evaluar posibles sitios, desde Terranova hasta la Guayana Británica, para la obtención de bases navales y aéreas a cambio de destructores transferidos al gobierno británico. Regresó a Norfolk el 27 de octubre y, el 9 de noviembre, zarpó hacia el Pacífico.

Transitando el Canal de Panamá cinco días después, St. Louis llegó a Pearl Harbor el 12 de diciembre. Participó en maniobras de la flota y realizó patrullas durante el invierno de 1940 y luego viajó a California para una revisión en Mare Island. Regresó a Pearl Harbor el 20 de junio y reanudó las operaciones en aguas de Hawai.

Dos meses después, navegó hacia el oeste con otros cruceros de la Fuerza de Batalla, patrulló entre Wake, Midway y Guam, luego se dirigió a Manila, de donde regresó a Hawai a fines de septiembre. El 28 de ese mes, entró en Pearl Harbor Navy Yard para su mantenimiento y, el 7 de diciembre, fue amarrada al muelle en Southeast Lock.

Ese domingo por la mañana a las 0756, los observadores avistaron aviones japoneses a bordo de St. Louis. En cuestión de minutos, el barco estaba en cuartel general, y sus cañones antiaéreos operables estaban tripulados y disparando contra los atacantes. En 0806, habían comenzado los preparativos para la puesta en marcha. Aproximadamente a las 0820, una de las tripulaciones de los cañones del crucero derribó su primer avión torpedo enemigo. A las 0900, dos aviones enemigos más se habían unido al primero. A las 0931, St. Louis se alejó del muelle y se dirigió hacia South Channel y mar abierto. Quince minutos más tarde, sus pistolas de 6 pulgadas, cuyos cables de alimentación habían sido desconectados, estaban en pleno funcionamiento.

Cuando el crucero entró en la entrada del canal, se convirtió en el objetivo de un submarino enano. Los torpedos del enemigo, sin embargo, explotaron al golpear un banco de arena a menos de 200 yardas del barco. Luego, los destructores golpearon el fondo con cargas de profundidad y St. Louis continuó mar adentro, donde se unió a la búsqueda de la flota japonesa. Después de no poder localizar la fuerza de ataque enemiga, los cazadores regresaron a Pearl Harbor el 10 de diciembre, y St. Louis se dedicó a escoltar transportes que transportaban víctimas a San Francisco y tropas a Hawai.

El 6 de enero de 1942, partió de San Francisco con la Task Force (TF) 17, centrada en el portaaviones Yorktown, y escoltó a los barcos que transportaban la Fuerza Expedicionaria de la Marina a Samoa para reforzar las defensas allí. Entre el 20 y el 24 de enero, el grupo de Yorktown cubrió la descarga en Pago Pago, luego se trasladó para realizar ataques aéreos en Marshalls y Gilbert antes de regresar a Pearl Harbor el 7 de febrero.

A su regreso a Pearl Harbor, St. Louis reanudó sus deberes de escolta con los convoyes de Hawai y California. En la primavera, después de un viaje a las Nuevas Hébridas, escoltó al presidente de las SS Coolidge, que llevaba al presidente Quezón de Filipinas a la costa oeste, llegando a San Francisco el 8 de mayo. Al día siguiente, estaba de nuevo con destino a Pearl Harbor. Allí, se cambió a un grupo de refuerzo que transportaba aviones y personal de la Marina a Midway en previsión de los esfuerzos japoneses para tomar ese puesto de avanzada clave. El día 25, entregó sus cargas a su destino en medio del océano y luego se trasladó al norte como una unidad de TF 8 para reforzar las defensas de las Aleutianas.

El 31 de mayo, St. Louis llegó a Kodiak con reabastecimiento de combustible y se puso en marcha para patrullar el sur de la península de Alaska. Durante julio, continuó las patrullas que se dirigían hacia el oeste para interceptar los barcos enemigos. El 3 de agosto, se dirigió a Kiska para su primera misión de bombardeo en tierra. Cuatro días después, bombardeó esa isla controlada por el enemigo y luego se retiró, regresando a Kodiak el 11.

Después de esa misión, el crucero continuó patrullando el área de las Aleutianas y cubrió la ocupación aliada de Adak. El 25 de octubre, se dirigió a través de Dutch Harbor a California para una revisión en Mare Island.

El 4 de diciembre partió de San Francisco con transportes con destino a Nueva Caledonia. Guió el convoy hasta su fondeadero Noumean el día 21 y luego se trasladó a Espíritu Santo, Nuevas Hébridas, de donde procedió a las Islas Salomón. Comenzó sus operaciones allí en enero de 1943 con bombardeos de instalaciones aéreas japonesas en Munda y Kolombangara y, durante los siguientes cinco meses, repitió esas incursiones y patrulló el & quotSlot & quot en las Islas Salomón centrales en un esfuerzo por detener el & quot; Expreso de Tokio & quot, envío de refuerzos y suministros que buscaba, casi todas las noches, reforzar las guarniciones japonesas.

Poco después de la medianoche del 4 al 5 de julio, participó en el bombardeo de Vila y Bairoko Harbor, New Georgia. Su división, Cruiser Division 9 (CruDiv 9) y su pantalla, Destroyer Squadron 21 (DesRon 21), luego se retiraron hacia Tulagi para reabastecerse cuando las tropas desembarcaron en Rice Anchorage. Temprano en la mañana del día 6, sin embargo, la fuerza de destructores de cruceros localizó y enfrentó a diez destructores enemigos que se dirigían a Vila con refuerzos embarcados. En la subsiguiente batalla del golfo de Kula, Helena (CL

50) y se hundieron dos barcos enemigos.

Seis noches más tarde, la fuerza TF 18, reforzada por DesRon 12, volvió a subir por el & quotSlot & quot de Tulagi y poco después de la 0100 del día 13, se enfrentó a una fuerza enemiga de un crucero ligero, Jintsu, y cinco destructores en la Batalla de Kolombangara. Durante la batalla, que duró más de una hora, Jintsu y Gwin (DD-433) fueron hundidos y el crucero ligero de Nueva Zelanda Leander, Honolulu (C

48) y St. Louis resultaron dañados. St. Louis recibió un torpedo que golpeó bien hacia adelante y torció su arco, pero no causó bajas graves.

Regresó a Tulagi la tarde del día 13. Desde allí, se trasladó a Espíritu Santo para reparaciones temporales y luego se dirigió al este, a Mare Island, para completar el trabajo. A mediados de noviembre, regresó a las Islas Salomón y, del 20 al 25, cubrió a los infantes de marina que luchaban por Bougainville. En diciembre, regresó a esa isla para bombardear concentraciones de tropas y, en enero de 1944, se trasladó hacia el sur para bombardear las instalaciones enemigas en las islas Shortland. Desde allí regresó a Bougainville para cubrir el desembarco de refuerzos en Cabo Torokina. El 10 de enero, regresó a la isla de Florida. En febrero, se trasladó nuevamente al noroeste, esta vez hacia el extremo norte de las Islas Salomón y los Bismarcks. El día 13, llegó al área entre Buka y St. George Channel para apoyar las operaciones de desembarco en las Islas Verdes frente a Nueva Irlanda.

A las 1855 del día 14, se avistaron seis Vals acercándose al grupo de St. Louis. Cruzando la popa de los barcos, los aviones enemigos salieron hacia el sureste, giraron y volvieron a acercarse. Solo cinco permanecieron en la formación que se dividió en dos grupos. Dos de los aviones cerraron St. Louis.

El primer avión lanzó tres bombas, todas casi fallidas. El segundo soltó tres más. Uno anotó en el crucero ligero y los otros dos estuvieron a punto de fallar justo al lado del cuarto de babor. La bomba que golpeó a St. Louis penetró en la sala de recorte de 40 milímetros cerca de la montura número 6 y explotó en el compartimiento de la vivienda central. Veintitrés murieron y 20 resultaron heridos, 10 de gravedad. Se apagó un incendio que se había iniciado en la sala de recorte. Sus dos aviones quedaron inoperables, su sistema de ventilación resultó dañado. La comunicación con la sala de máquinas posterior cesó y el crucero redujo la velocidad a 18 nudos. El día 15, sobrevivió a otro ataque aéreo y luego se le ordenó regresar a Purvis Bay.

Las reparaciones se completaron a fines de mes y en marzo, St. Louis reanudó las operaciones con su división. Durante mayo permaneció en las Islas Salomón. Luego, el 4 de junio, se trasladó al norte a las Marshalls de donde, el 10, zarpó hacia las Marianas en TF 52, la fuerza de asalto de Saipan. Cuatro días después, navegó por el sur de Saipán. El día 15, bombardeó el área de Charan Kanoa y se retiró cuando se produjeron los aterrizajes, luego retrocedió para proporcionar apoyo de fuego de llamada y bombardear objetivos de oportunidad. El día 16, se dirigió hacia el sur y bombardeó la zona de la playa de Asan en Guam. Luego regresó a Saipán y, el día 17, se trasladó a un área al norte de esa isla donde permaneció durante la Batalla del Mar de Filipinas. El día 22, regresó a Saipán y, después de examinar al grupo de reabastecimiento de combustible durante dos días, se dirigió a las Marshalls.

El 14 de julio, St. Louis se dirigió nuevamente a las Marianas. Al día siguiente, dañó su hélice número 3 y perdió 39 pies del eje de cola. Sin embargo, dos días después, llegó a Guam según lo programado y, durante la tarde, cubrió a los equipos de demolición submarina que trabajaban en las playas de desembarco propuestas. Siguió el bombardeo en tierra previo a la invasión y, después de los aterrizajes del día 21, proporcionó fuego de apoyo y fuego de llamada. El día 29, St. Louis partió de las Marianas hacia Pearl Harbor, de donde fue enviada a California para su revisión. A mediados de octubre, regresó a Hawái entrenado hasta fin de mes, luego se trasladó a través del Pacífico, vía Ulithi y Kossol Roads, a Filipinas, y llegó al golfo de Leyte el 16 de noviembre.

Durante los siguientes 10 días, patrulló en el golfo y en el estrecho de Surigao, agregando sus baterías a los cañones antiaéreos que protegen el transporte marítimo en el área. Poco antes del mediodía del día 27, una formación de 12 a 14 aviones enemigos atacaron la formación del crucero. St. Louis salió ileso de la breve batalla. Se solicitó cobertura de CAP, pero los aviones japoneses continuaron dominando el aire. A las 11.30, otros 10 aviones enemigos llenaron el espacio que dejó el primer vuelo y se dividieron en tres grupos de ataque de cuatro, cuatro y dos. A las 1138, un Val, golpeado y en llamas, hizo una inmersión suicida en St. Louis desde el barrio del puerto y explotó con su bomba al impactar. Se produjeron incendios en el área y los espacios del hangar del crucero. Todos los miembros de la tripulación de los cañones 7 a 10 de 20 milímetros murieron o resultaron heridos.

A las 1139, un segundo avión enemigo en llamas se dirigió hacia ella por el rayo de babor. Se aumentó la velocidad de flanco y se puso el timón a la derecha. El avión pasó por encima de la torreta número 4 y se estrelló a 100 metros de distancia.

A las 1146, todavía no había cobertura del CAP sobre la formación del crucero y, a las 1151, dos aviones enemigos más, ambos en llamas, atacaron St. Louis. El primero fue salpicado por la aleta de babor, el segundo entró por estribor y se estrelló casi a bordo por el lado de babor. Se perdió una sección de 20 pies del cinturón blindado y se abrieron numerosos agujeros en su casco. En 1152, el barco se había embarcado en una escora. A las 12.10, otro piloto japonés con mentalidad suicida cerró St. Louis. Lo detuvieron 400 yardas a popa. Diez minutos después, los aviones torpederos enemigos se acercaron para atacar. St. Louis, advertido por un bote de PT, apenas evitó el contacto con un paquete letal que cayó desde uno de los aviones.

En 1236, el crucero estaba de nuevo en equilibrio. Treinta minutos después, todos los incendios importantes se apagaron y se inició el trabajo de salvamento. La labor médica estaba muy avanzada: 15 muertos, 1 desaparecido, 21 heridos de gravedad y 22 heridos leves. El día 28, los heridos graves de St. Louis fueron trasladados y, el 30, fue trasladada a la bahía de San Pedro para reparaciones temporales que le permitieron llegar a California a fines de diciembre.

El 1 de marzo de 1945, St. Louis partió de California y, a mediados de mes, se unió a la fuerza de portaaviones rápidos en Ulithi. A finales de mes, había participado en ataques contra las islas de origen del sur de Japón y luego se trasladó al sur hacia el Ryukyus para unirse al TF 54 bombardeado en Okinawa, y guardó los dragaminas y los equipos de demolición submarina que despejaban los canales hacia las playas de asalto. El día 31, se dirigió a Kerama Retto para reabastecerse, luego regresó a la isla más grande para apoyar a las fuerzas que desembarcaron en las playas de Hagushi el 1 de abril.

Cinco días después, el crucero cubrió a los dragaminas frente a Ie Jima, luego reanudó las tareas de apoyo de fuego y antiaéreos frente a Okinawa. El 18 de mayo, partió de Hagushi para un breve respiro en Leyte y, a mediados de junio, reanudó las operaciones de apoyo frente a Okinawa. El 25 de julio cambió a TF 95 y el 28 apoyó los ataques aéreos contra instalaciones japonesas en el continente asiático. Siguieron los barridos del Mar de China Oriental y, a principios de agosto, ancló en la bahía de Buckner, donde permaneció hasta el final de las hostilidades el 15 de agosto.

Los deberes de posguerra mantuvieron el crucero en el Lejano Oriente durante otros dos meses y medio. A finales de agosto, mientras estaba en Filipinas, fue asignada a TF 73, la Fuerza de Patrulla del Río Yangtze. Durante septiembre, cuando otros barcos se unieron a la fuerza, ella estuvo en Buckner Bay y, en octubre, se trasladó a Shanghai. A mediados de octubre, ayudó a transportar unidades del ejército chino a Formosa, luego se unió a la flota de & quotMagic Carpet & quot para llevar a los veteranos de regreso a los Estados Unidos.

St. Louis completó su primera carrera con & quotMagic Carpet & quot en San Francisco el 9 de noviembre y, a mediados de enero de 1946, realizó dos carreras más, ambas a islas en el Pacífico Central y Suroeste. A principios de febrero, navegó hacia la costa este y llegó a Filade.

phia para inactivación el día 25. Fue dada de baja el 20 de junio y atracada en League Island con la 16ª Flota (Inactiva) durante la década. A principios de la década de 1950, fue designada para su transferencia al gobierno de Brasil. Su nombre fue borrado de la lista de la Armada el 22 de enero de 1951 y, el día 29, fue comisionada en la Armada de Brasil como Tamandare.


Barco que transportaba a 937 refugiados judíos que huían de la Alemania nazi es rechazado en Cuba

Un barco que transportaba a 937 refugiados judíos que huían de la persecución nazi fue rechazado de La Habana, Cuba, el 27 de mayo de 1939. Solo 28 inmigrantes son admitidos en el país. Después de que se nieguen los llamamientos a Estados Unidos y Canadá para la entrada, el resto se ve obligado a navegar de regreso a Europa, donde se distribuyen entre varios países, incluidos Gran Bretaña y Francia.

El 13 de mayo, el S.S. San Louis zarpó de Hamburgo, Alemania a La Habana, Cuba. La mayoría de los pasajeros, muchos de ellos niños, eran judíos alemanes que escapaban de la creciente persecución bajo el Tercer Reich. Seis meses antes, 91 personas fueron asesinadas y hogares judíos, negocios y sinagogas fueron destruidos en lo que se conoció como el pogrom de la Kristallnacht. Se estaba volviendo cada vez más claro que los nazis estaban acelerando sus esfuerzos para exterminar a los judíos arrestándolos y colocándolos en Campos de concentración. La Segunda Guerra Mundial y la implementación formal de La Solución Final estaban a solo unos meses del comienzo. & # XA0

Los refugiados habían solicitado visas estadounidenses y planeaban quedarse en Cuba hasta que pudieran ingresar legalmente a los Estados Unidos. Incluso antes de zarpar, su inminente llegada fue recibida con hostilidad en Cuba. El 8 de mayo hubo una masiva manifestación antisemita en La Habana. Los periódicos de derecha afirmaron que los inmigrantes entrantes eran comunistas.

los San Louis llegaron a La Habana el 27 de mayo. Aproximadamente 28 personas a bordo tenían visas o documentos de viaje válidos y se les permitió desembarcar. El gobierno cubano se negó a admitir a los casi 900 más. Durante siete días, el capitán del barco intentó negociar con los funcionarios cubanos, pero estos se negaron a cumplir.

El barco navegó más cerca de Florida con la esperanza de desembarcar allí, pero no se le permitió atracar. Algunos pasajeros intentaron cablegrafiar al presidente Franklin D. Roosevelt pidiendo refugio, pero él nunca respondió. Un telegrama del Departamento de Estado decía que los solicitantes de asilo deben esperar su turno en la lista de espera y calificar y obtener visas de inmigración antes de que puedan ser admitidos en los Estados Unidos.

Como último recurso, el San Louis continuó hacia el norte hasta Canadá, pero también fue rechazada allí. & # x201C Ningún país podría abrir sus puertas lo suficiente para recibir a los cientos de miles de judíos que quieren salir de Europa: la línea debe trazarse en alguna parte, & # x201D Frederick Blair, Canadá & # x2019s director de inmigración, dijo en ese momento .

Sin otras opciones, el barco regresó a Europa. Atracó en Amberes, Bélgica, el 17 de junio. Para entonces, varias organizaciones judías habían obtenido visas de entrada para los refugiados en Bélgica, Francia, los Países Bajos y Gran Bretaña. La mayoría de los que habían viajado en el barco sobrevivieron al Holocausto 254 más tarde murieron cuando los nazis arrasaron el continente. & # XA0


SS St Louis: el barco de refugiados judíos que nadie quería

El 13 de mayo de 1939, más de 900 judíos huyeron de Alemania a bordo de un crucero de lujo, el SS St Louis. Esperaban llegar a Cuba y luego viajar a Estados Unidos, pero fueron rechazados en La Habana y obligados a regresar a Europa, donde los nazis mataron a más de 250.

"Realmente era algo maravilloso ir en un crucero de lujo", dice Gisela Feldman. "No sabíamos realmente hacia dónde nos dirigíamos, ni cómo nos las arreglaríamos cuando llegáramos allí".

A la edad de 90 años, Feldman todavía recuerda claramente las emociones crudas y encontradas que sintió cuando una niña de 15 años abordaba los muelles de St. Louis en Hamburgo con su madre y su hermana menor.

"Siempre fui consciente de lo ansiosa que se veía mi madre, embarcándose en un viaje tan largo, sola con dos hijas adolescentes", dice.

En los años que siguieron al ascenso al poder del partido nazi de Hitler & # x27, las familias judías corrientes como Feldman & # x27 no tenían ninguna duda sobre los crecientes peligros a los que se enfrentaban.

Jewish properties had been confiscated, synagogues and businesses burned down. After Feldman's Polish father was arrested and deported to Poland her mother decided it was time to leave.

Feldman remembers her father pleading with her mother to wait for him to return but her mother was adamant and always replied: "I have to take the girls away to safety."

So, armed with visas for Cuba which she had bought in Berlin, 10 German marks in her purse and another 200 hidden in her underclothes, she headed for Hamburg and the St Louis.

"We were fortunate that my mother was so brave," says Feldman with a note of pride in her voice.

Tearful relatives waved them off at the station in Berlin. "They knew we would never see each other again," she says softly. "We were the lucky ones - we managed to get out." She would never see her father or more than 30 other close family members again.

By early 1939, the Nazis had closed most of Germany's borders and many countries had imposed quotas limiting the number of Jewish refugees they would allow in.

Cuba was seen as a temporary transit point to get to America and officials at the Cuban embassy in Berlin were offering visas for about $200 or $300 each - $3,000 to $5,000 (£1,800 to £3,000) at today's prices.

When six-year-old Gerald Granston was told by his father that they were leaving their small town in southern Germany to take a ship to the other side of the world, he struggled to understand what that meant.

"Iɽ never heard of Cuba and I couldn't imagine what was going to happen. I remember being scared all the time," he says, now aged 81.

For many of the young passengers and their parents however, the trepidation and anxiety soon faded as the St Louis began its two-week transatlantic voyage.

Feldman, who shared a cabin in the lower part of the ship with her sister Sonja, spent her time walking around the deck chatting with boys of her own age, or swimming in the ship's pool.

On board, there was a dance band in the evenings and even a cinema. There were regular meals with a variety of food that the passengers rarely saw back home.

Under orders from the ship's captain, Gustav Schroder, the waiters and crew members treated the passengers politely, in stark contrast to the open hostility Jewish families had become accustomed to under the Nazis.

The captain allowed traditional Friday night prayers to be held, during which he gave permission for the portrait of Adolf Hitler hanging in the main dining room to be taken down.

Six-year-old Sol Messinger, who was travelling with his father and mother, recalls how happy everyone seemed. In fact, he says, the youngsters were constantly being told by the adults that they were now safe from harm: "We're going away," he heard people say again and again on that outward journey. "We don't have to look over our shoulders any more."

But as the luxury liner reached the coast of Havana on 27 May, that sense of optimism disappeared to be replaced by fear, then dread.

Granston was up on deck with his father and dozens of other families, their suitcases packed and ready to disembark, when the Cuban officials, all smiles, first came aboard.

It quickly became clear that the ship was not going to dock and that no-one was being allowed off. He kept hearing the words "manana, manana" - tomorrow, tomorrow. When the Cubans left and the ship's captain announced that people would have to wait, he could feel, even as a little boy, that something was wrong.

For the next seven days, Captain Schroder tried in vain to persuade the Cuban authorities to allow them in. In fact, the Cubans had already decided to revoke all but a handful of the visas - probably out of fear of being inundated with more refugees fleeing Europe.

The captain then steered the St Louis towards the Florida coast, but the US authorities also refused it the right to dock, despite direct appeals to President Franklin Roosevelt. Granston thinks he too was worried about the potential flood of migrants.

By early June, Captain Schroder had no option but to turn the giant liner back towards Europe. "The joy had gone out of everything," Feldman recalls. "No-one was talking about what would happen now."

As the ship headed back across the Atlantic, six-year-old Granston kept asking his father whether they were going back to see their grandparents. His father just shook his head in silent despair.

By then, people were openly crying as they wandered the ship - one passenger even slit his wrists and threw himself overboard out of sheer desperation. "If I close my eyes, I can still hear his shrieks and see the blood," Granston says quietly.

In the end, the ship's passengers did not have to go back to Nazi Germany. Instead, Belgium, France, Holland and the UK agreed to take the refugees. The American Jewish Joint Distribution Committee (JDC) posted a cash guarantee of $500,000 - or $8 million (£4.7m) in today's money - as part of an agreement to cover any associated costs.

On 17 June, the liner docked at the Belgian port of Antwerp, more than a month after it had set sail from Hamburg. Feldman, her mother and sisters all went on to England, as did Granston and his father.

They both survived the war but between them they lost scores of relatives in the Holocaust, including Feldman's father who never managed to get out of Poland.

Messinger and his parents went to live in France but then had to flee the Nazis for a second time, leaving just six weeks before Hitler invaded.

Two-hundred-and-fifty-four other passengers from the St Louis were not so fortunate and were killed as the Nazis swept across Western Europe.

Gisela Feldman, Gerald Granston and Sol Messinger spoke to Testigo - which airs weekdays on BBC World Service radio.


Base de datos de la Segunda Guerra Mundial

¿Disfrutaste esta fotografía o te resultó útil esta fotografía? Si es así, considere apoyarnos en Patreon. ¡Incluso $ 1 por mes será de gran ayuda! Gracias.

Comparte esta fotografía con tus amigos:

  • »1.102 biografías
  • »334 eventos
  • »38,814 entradas en la línea de tiempo
  • »1.144 barcos
  • »339 modelos de aviones
  • »191 modelos de vehículos
  • »354 modelos de armas
  • »120 documentos históricos
  • »226 instalaciones
  • »464 reseñas de libros
  • » 27,602 photos
  • »359 mapas

"An appeaser is one who feeds a crocodile, hoping it will eat him last."

La base de datos de la Segunda Guerra Mundial fue fundada y administrada por C. Peter Chen de Lava Development, LLC. El objetivo de este sitio es doble. Primero, su objetivo es ofrecer información interesante y útil sobre la Segunda Guerra Mundial. En segundo lugar, es mostrar las capacidades técnicas de Lava.


Fechas clave

Saturday, May 13, 1939
937 Jewish refugees flee Nazi Germany and sail for Havana, Cuba

A German passenger ship, the San Louis, leaves the port of Hamburg with approximately 900 passengers, mainly Jewish refugees holding Cuban landing permits. On 15 May 1939, the San Louis stops in Cherbourg, France, to take on more passengers. The total number of passengers reaches 937. The ship sails for Havana, Cuba. What the captain and the passengers do not know, however, is that the Cuban government has invalidated all landing permits.

May 27, 1939
Cuban president denies entry for refugees

los San Louis arrives in the Havana port, but the passengers are not permitted to leave the ship. The Cuban president, Federico Laredo Bru, refuses to accept their landing permits. Less than 30 passengers meet the new visa requirement and are allowed to enter Cuba. The ship remains anchored in the Havana harbor for six days in the hope that the refugees will eventually be allowed to land. Jewish refugees already in Cuba take boats into the harbor to get a glimpse of family members on the ship. On June 2, 1939, President Bru insists that the San Louis leave the Havana harbor. The ship sails north, close to the Florida coast. The refugees hope that the United States will permit them to land.

June 6, 1939
Jewish refugees abandon hope of refuge and sail for Europe

After failing to dock in Cuba and the United States, the San Louis is forced to return to Europe. Other countries agree to take the refugees. Belgium takes 214, the Netherlands 181, Great Britain 287, and France 224. On June 17, 1939, the San Louis docks in Antwerp, Belgium, and the passengers are taken to their countries of refuge. Hundreds of passengers who disembarked in Belgium, the Netherlands, and France eventually fall victim to the Nazi "Final Solution."


Brief History of the St. Mary's

Designed by Charles B. Brodie for use in the Mediterranean Squadron, the Sloop-of-War Saint Mary's was laid down in 1843 at the Washington Navy Yard. She was launched on November 24, 1844 and received a commission from the U.S. Navy on December 13th of the same year. However, by the time her construction was finished she was needed in the Gulf of Mexico where she served as a diplomat and troop transport before engaging in the hostilities of the Mexican War.

A speedy design, St. Mary's was 958 tons with dimensions of 149Ɗ" length, a beam of 37Ɗ" and a maximum draft of 17 feet. The compliment size varied in the sources from 195 to 210. She displaced 1,025 tons, held 5 to 18 tons of ballast, stocked 25,000 gallons of water, and could hold provisions for six months. Her armament varied over time but the register of ships shows her as having sixteen 4 to 8 inch guns that lobbed 18 to 32 pound munitions, plus additional guns accounting her to a 20-gun first-class sloop. Her initial cost to build was $192,113 and around this time St. Mary's cost about $180,000 to provision and operate.


USS St Lois II - History

J ews in Germany were estimated to be one percent of the total population before WWII. Fifty percent of the Jewish population fled the Reich between 1938 and 1939, mostly after the pogrom of the Kristallnacht. But at the end of the 1930s, not many countries were willing to welcome more refugees, let alone Jews. Though President Roosevelt initiated the Evian Conference in 1938, hoping to find responses to the refugee crisis (mostly Jewish refugees, victims of Nazi persecutions), most of the delegations stated in careful diplomatic language that they could not welcome more refugees.

In 1938 and 1939, with the exception of Shanghai and Cuba, Jewish refugees from the Reich did not have many options. Although individual emigration remained possible &ndash though administratively complicated &ndash mass emigration became more and more challenging at that time.

Within that context, 907 Jews from Germany and Austria boarded the S.S. St. Louis, the biggest vessel of the Hapag Company (Hamburg-American-Line) in Hamburg on May 13, 1939. They had obtained from the Cuban consulate landing permits (not visas) to Cuba.

The Hapag Company, created in 1847, developed cruise lines starting in 1891 thanks to a German Jew, Albert Ballin. After its fleet had been totally destroyed during WWI, it flourished again in the 1920s. In 1933, the Third Reich became its major owner. los San Louis was one of the most luxurious vessels of the entire fleet, but she was not the only vessel carrying a large majority of Jewish passengers. Neither was the Hapag the only European cruise company that transported Jewish immigrants/refugees at the end of the 1930s.

los San Louis passengers were mostly families who had legal documents to emigrate. All ages (the oldest passenger was born at the end of the 19th century and the youngest was a baby born at the beginning of 1939) and almost all social categories were represented, unlike in the case of illegal immigration where it was mostly young men. By boarding the San Louis, they stepped into a world of luxury that even the wealthier passengers no longer had access to because of anti-Semitic persecution. Children swam in the pool on the deck, though the youngest might not have known how to swim, since swimming pools were forbidden to Jews. Couples danced in the ballroom, played shuffleboard, took sunbaths on the deck, and above all, enjoyed delicious meals and full cruise service offered by dedicated staff. Aunque el San Louis belonged to the Reich, Captain Gustav Schröder refused to apply Nazi laws on his vessel and told his crew that they would serve Jewish passengers like anyone else on a cruise.

los San Louis arrived in the Havana Harbor on the hot day of May 27, 1939. The passengers were ready to disembark in this tropical land, which most of them considered a temporary refuge before immigrating to the United States. In fact, 734 of the San Louis passengers had registered on the US quota lists, waiting for their number to come up in order to be allowed to enter America. But, after several hours it became clear that there were complications with their arrival.

Until 1938, Cuban society was not particularly anti-Semitic. The Cuban population after all was the result of various waves of immigration, and Jews had settled on the island since the Spanish Inquisition &ndash then more came after WWI from the former Ottoman Empire, and in the 1930s persecution in Europe by extreme-right regimes forced more Jews to Cuba. In 1938, however, Cuban newspapers began publishing articles against new immigrants, and above all against the Jews. Nazi Germany had sent agitators to Cuba, as they did with many other countries including the US. As a result of these and other factors, Cuba in the late 1930s became less welcoming to Jewish refugees.

los San Louis passengers had legal landing permits, however, so why didn&rsquot the Cuban government let them disembark? In fact, the beneficiary behind this traffic in documents was Manuel Benitez Jr., Secretary of Immigration, who also happened to be supported by Fulgencio Batista, the main political opponent of the Cuban president. In order to reestablish his political power in his own government, the Cuban president, Federico Laredo Bru issued decree #937 on May 5th to put an end to immigration and thus to his Secretary of Immigration&rsquos lucrative traffic. The fate of the San Louis passengers (along with the fate of the passengers of two other ships, the Flandres y el Orduña, fell under this new decree that prevented them from disembarking despite their landing permits.

Families and friends of the San Louis passengers rented small embarkations that navigated around the anchored vessel. They tried to see from afar their loved ones on the decks and to communicate with them. Some even brought exotic fruits (pineapples, bananas) to share.

The American Jewish Joint Distribution Committee (JDC) asked Lawrence Berenson, its representative, to negotiate with the Cuban authorities to help the passengers, but to no avail. Even the Captain of the San Louis got involved to help those he considered &ldquohis&rdquo passengers, but soon he would receive the order to leave Cuban waters. He opted to sail between Cuba and Florida while the negotiations were still on.

The passengers would then be able to see the lights of Miami, the palm trees. But even though most would have preferred to immigrate to the US rather than Cuba, the US was not willing to make an exception to the 1924 Immigration Act.

This &ldquohumanitarian failure&rdquo occurred amid the complex political situation of 1939. The US government intended to respect to the letter the Immigration Law with no exceptions that would potentially open the door to hundreds of thousands of immigrants (both Jewish and non-Jewish) from Europe. Some historians tend to blame FDR, ignoring that he was not the only decision-maker.

In 1939, the government did not ignore that war in Europe was inevitable, but nothing should be done that would jeopardize the commercial and diplomatic US-German relationship. Additionally, one must take into account that the US was not free of anti-Semitism. In 1939, most Americans were not ready to welcome more Jews into the country they were afraid that European immigrants would spread Communism, and the fear of the power of the Fifth Column maintained anti-immigrant feelings among the population, let alone the State Department.

Nevertheless, the National Archives contains 233 letters and telegrams sent by Americans to both FDR, and the State Department to plea for the San Louis passengers. Whether those letters evoked religious, historical, or humanitarian reasons, they all reflected the generosity of individuals. Some of them even offered to host a family or to provide work, knowing that immigrants to the US cannot by law be a public charge however, nothing would change the government&rsquos decision.

los San Louis had no option but to sail back. On its journey back to Europe, the atmosphere on board was, understandably, no longer joyful. Some of the male passengers had been arrested during the Kristallnacht and had already experienced Nazi concentration camps. They left the Reich without the possibility of return. Articles published in most countries involved in the San Louis case mentioned the risk of mutiny on board, but considering that those immigrants were mostly families, suicides were more of a concern than mutiny.

Mientras que la San Louis was on its way back, the JDC asked its European representative based in Paris, Morris Troper, to negotiate with some governments. Troper engaged in a race against the clock to prevent the passengers from returning to the Reich. After long and complicated discussions that involved officials of Great Britain, France, the Netherlands, Belgium, and representatives of Jewish organizations, eventually the four countries each agreed to accept a portion of the San Louis passengers: 288 in the United Kingdom, 224 in France, 214 in Belgium, and 181 in the Netherlands.

One should not forget, however, that the San Louis passengers didn&rsquot have any legal documents to immigrate to those European countries. Their status changed from the moment Cuban authorities refused to let them disembark. That simple bureaucratic decision turned legal passengers into illegal immigrants, not yet refugees. In Europe, they would not be able to work since they had no papers to do so and would have to be helped by Jewish associations. For a few months, the San Louis passengers would be safe, but soon war broke out.

Some of the former passengers who ended up in Belgium crossed the border with France when German troops invaded Belgium. France would arrest some of the former passengers to send them as &ldquoenemy alien(s)&rdquo to internment camps in the Southern zone of the country ruled by the Vichy government.

Only those who had the chance to find refuge in the UK were safe. While many of those on the continent survived by various means, 231 of them perished during the Holocaust.

In 1940, the San Louis returned to Germany after a long cruise, and in 1944 she was bombed by the Royal Air Force in Hamburg harbor and almost totally destroyed. The magnificent vessel was then cut into pieces and sold for scrap she no longer exists but on postcards and tourist brochures of the 1930s.

In 1957, two years before he passed away, Captain Gustav Schröder received a medal from West Germany for helping the San Louis passengers as best he could. And, in 1993, Yad Vashem awarded him posthumously the title of Righteous among the Nations.


Ver el vídeo: Только История: крейсер USS St. Louis C-20