Conflicto y celtas: la creación de la antigua Galacia

Conflicto y celtas: la creación de la antigua Galacia

Galacia fue el asentamiento celta más duradero y poderoso fuera de Europa. Fue el único reino notable que se forjó durante las invasiones celtas del Mediterráneo en los siglos IV y III a. C. Desde su fundación, Galacia fue una potencia formidable en Asia Menor, capaz de exigir tributos a estados poderosos como el Reino de Pérgamo.

Galacia estaba situada en el este de Frigia, una región ahora dentro de la actual Turquía. Desde esta fortaleza, los gálatas asaltaron y saquearon a sus vecinos en Asia Menor y el Egeo. Esta postura agresiva lo puso en conflicto con varias potencias helenísticas y, finalmente, incluso con la República Romana. A pesar de una asombrosa derrota en la Guerra de Galacia de 189 a. C., las comunidades celtas de Galacia mantuvieron su identidad hasta bien entrada la Antigüedad tardía.

El éxodo celta

Cuando llegaron las tribus de Galacia, Anatolia ya estaba repleta de diferentes pueblos, incluidas muchas otras comunidades trasplantadas.

Al principio, pequeños grupos comenzaron a asaltar cada vez más lejos, a regiones como Italia y el Danubio Medio. Esto finalmente se convirtió en una bola de nieve en movimientos de población a gran escala en la cuenca del Mediterráneo durante los siglos IV y III a. C. Los autores romanos antiguos probablemente tengan razón al suponer que los celtas que migraron fueron motivados en parte por su apetito por los lujos mediterráneos como el vino y el aceite de oliva.

Una gran coalición de tribus celtas liderada por un rey llamado Brennus invadió Grecia en el siglo III a. C. Brennus y sus celtas fueron derrotados en Delfos después de algunas victorias iniciales, después de las cuales las tribus aliadas se dispersaron. Sin embargo, un grupo disidente se separó de esta coalición e invadió Tracia antes de sitiar Bizancio. Dos jefes, Leonorius y Lutarius, lideraron este grupo escindido de tres tribus, los Tolistobogii, los Tectosages y Trocmi. Solo alrededor de la mitad de ellos eran hombres combatientes, el resto eran mujeres y niños. Esta masa de colonos dependía de las incursiones y saqueos para mantenerse, pero necesitaba urgentemente un hogar seguro a corto plazo.

Los seguidores de Leonorius y Lutarius estaban destinados a algo más impresionante que el destino que corrieron las tribus dirigidas por Brennus. Fueron estos celtas quienes se hicieron conocidos en la historia como los gálatas después de cruzar a Asia Menor.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Entrada a Anatolia

Nicomedes I de Bitinia (r. 278-255 a. C.) invitó a Leonorius y Lutarius a Anatolia como sus aliados a cambio de su ayuda marcial. Nicomedes I estaba en ese momento compitiendo contra su hermano Zipoetes II de Bitinia y el rey seléucida Antíoco I Soter (r. 281-261 a. C.). Los celtas demostraron ser valiosos aliados, y Nicomedes I salió victorioso en sus batallas. Esta alianza permitió a Leonorius y Lutarius llevar a su gente a una tierra nueva y prometedora.

Cuando llegaron las tribus de Galacia, Anatolia ya estaba repleta de diferentes pueblos, incluidas muchas otras comunidades trasplantadas. Los griegos habían establecido colonias y ciudades-estado en Asia Menor desde hacía mucho tiempo, y las tribus tracias habían emigrado a la península incluso antes de eso. Muchas de las tribus y la mayoría de las ciudades estaban algo helenizadas, ya que habían sido influenciadas por Grecia y, a su vez, influyeron en ella durante siglos.

Galacia, un reino celta en Asia Menor

Durante algún tiempo, los celtas pudieron arrasar en Asia Menor sin ningún desafío. Desde sus puntos de apoyo iniciales en el Cercano Oriente, organizaron incursiones contra las ciudades circundantes. Antiochus I Soter puso fin a este breve período de reinado libre en la "Batalla de elefantes" de 275 a. C. Los celtas que se enfrentaban a Antíoco nunca antes habían visto elefantes, y la batalla se convirtió en una aplastante derrota.

Después de la Batalla de Elefantes, las tribus celtas hicieron una alianza con Mitrídates I de Ponto (r. 281-266 a. C.). Alrededor del 232 a. C., los celtas se asentaron alrededor de la ciudad de Ankara, en una parte de Frigia. Los reyes helenísticos que dividieron Asia Menor estaban de acuerdo sobre la necesidad de resolver el problema celta, y el asentamiento de las tribus merodeadoras en las áridas colinas de Anatolia central parecía una solución adecuada. Finalmente, esta región se conoció como Galacia, derivada de Galatae, un nombre griego para celtas.

Los celtas que se establecieron en Galacia trajeron consigo su estilo de vida pastoral. Si bien algunas ciudades importantes como Ankara se utilizaron como sede tribal, los celtas no construyeron nuevas ciudades propias e incluso destruyeron algunas de las que ya existían. Las tribus gálatas construyeron castros, conocidos como oppida (cantar. oppidum), para proteger sus granjas y asentamientos. Los grupos tribales establecieron sus propios territorios y la competencia entre los jefes celtas de Galacia se reanudó rápidamente.

El geógrafo romano Estrabón (c. 64 a. C. - c. 24 d. C.) describió la historia de la organización política de Galacia:

Las tres tribus hablaban el mismo idioma y no se diferenciaban entre sí en ningún aspecto; y cada uno se dividió en cuatro porciones que se llamaron tetrarquías, cada tetrarquía tenía su propio tetrarca, y también un juez y un comandante militar, ambos sujetos al tetrarca, y dos comandantes subordinados. El Consejo de los doce tetrarcas estaba formado por trescientos hombres, que se reunieron en Drynemetum, como se llamaba. Ahora el Consejo dictaba sentencia sobre los casos de asesinato, pero los tetrarcas y los jueces sobre todos los demás. Entonces, tal era la organización de Galacia hace mucho tiempo, pero en mi tiempo el poder ha pasado a tres gobernantes, luego a dos, y luego a uno, Deïotarus, y luego a Amintas, quien lo sucedió. Pero en la actualidad los romanos poseen tanto este país como todo el país que quedó sujeto a Amintas, habiéndolos unido en una provincia.

(Geografía, 12.5.1)

Si bien los celtas no emigraron a Asia Menor en cantidades lo suficientemente grandes como para desplazar a las poblaciones locales, sí se convirtieron en la casta gobernante. La cultura celta parece haber penetrado en los niveles más bajos de la sociedad y fue asimilada a las tradiciones locales.

Rivalidad con el Reino de Pérgamo

Los gálatas no se quedaron de brazos cruzados después de establecerse en Galacia, pronto reanudaron sus incursiones en el resto de Asia Menor. Las incursiones de Galacia contra las ciudades del Egeo se intensificaron en el siglo III a. C., impulsadas por la gran riqueza y la inestabilidad política de las ciudades helenísticas.

La dinastía Attalid, con sede en su capital, Pérgamo, era la gran potencia de la región y el enemigo más poderoso de los gálatas. Eumenes I de Pérgamo (r. 263-241 a. C.) pagó tributo a los gálatas a cambio de la paz, como hicieron los demás gobernantes de Asia. El sucesor de Eumenes I, Atalo I (r. 241-197 a. EC) no tenía la intención de apaciguar a los gálatas con tesoros. En cambio, Atalo fui a la guerra con los Gálatas para afirmar su poder.

Atalo I finalmente derrotó a los gálatas en los manantiales de Kaikos en 233 a. C., una victoria dramática que se convirtió en su mayor logro. Pausanias (c. 110-180 a. C.) relató una leyenda griega de que Atalo y su derrota de los gálatas habían sido profetizados.

Que el ejército celta cruzaría de Europa a Asia para destruir las ciudades allí fue profetizado por Phaennis en sus oráculos una generación antes de que ocurriera la invasión:

'Entonces, en verdad, habiendo cruzado el estrecho estrecho del Hellespont,

La hueste devastadora de los galos cantará; y sin ley

Devastarán Asia; y mucho peor hará Dios

A los que habitan a orillas del mar

Por un corto tiempo. Porque pronto el hijo de Cronos

Les criará un ayudante, el amado hijo de un toro criado por Zeus,

¿Quién traerá a todos los galos un día de destrucción?

(Paus. 10.15.2-3)

Atalo tomé el epíteto de 'Soter' ('el Salvador') para conmemorar su derrota de los bárbaros que amenazaban las ciudades helenísticas de Asia Menor. Atalo I Soter encargó una obra de arte que representa su derrota de los gálatas. Fue por esta época cuando el guerrero galo o galo se convirtió en el bárbaro arquetípico de la imaginación griega.

La guerra de Galacia

A raíz de la Guerra de Gálatas, la República Romana obligó a los Gálatas a cesar todas las incursiones en Asia Menor occidental.

A principios del siglo II a. C., Galacia se vio envuelta en los conflictos entre la República romana y el Imperio seléucida. Antíoco III (223-187 a. C.) empleó un gran número de tropas gálatas en sus guerras con el Reino de Pérgamo. Estos gálatas estuvieron presentes durante la derrota de Antíoco III en la Batalla de Magnesia en 190 a. C. por una alianza romano-Pérgamo. La participación de Galacia en el conflicto fue utilizada por la República Romana como un casus belli para la Guerra de Galacia en 189 a. C. El año después de la Batalla de Magnesia, un general romano llamado Cneo Manlius Vulso recibió la tarea de conquistar el reino de Galacia. Atalo ayudé a los romanos en esta guerra contra sus enemigos mutuos.

En preparación para la guerra, los tectosages reunieron sus fuerzas alrededor de la ciudad de Ankara. Los Tolistobogii y Trocmi acumularon su número alrededor del Monte Olimpo (actual Uludağ) en Galacia, que no debe confundirse con la montaña más famosa de Grecia. La alianza Romano-Pérgamo derrotó a los gálatas en el monte Olimpo, conquistando efectivamente dos de las tres tribus de Galacia.

No fue fácil calcular el número de muertos, porque la huida y la carnicería se extendieron por todas las estribaciones y barrancos de la montaña, y muchos perdidos habían caído en los profundos recovecos de abajo; muchos también murieron en los bosques y matorrales. Claudio, que afirma que hubo dos batallas en el Olimpo, sitúa el número de muertos en 40.000; Valerius Antias, que suele ser más dado a la exageración, dice que no fueron más de 10.000. Los prisioneros, sin duda, ascendían a 40.000, porque habían llevado consigo a multitud de ambos sexos y de todas las edades, más emigrantes que hombres que iban a la guerra.

(Livio, Historia romana, 38.23)

Gnaeus Manlius Vulso siguió a esta victoria al derrotar a los Tectosages en Ankara más tarde ese año, lo que llevó a toda Galacia a los talones. A raíz de la Guerra de Gálatas, la República Romana obligó a los Gálatas a cesar todas las incursiones en el oeste de Asia Menor. Sin embargo, los romanos también impidieron que Pérgamo dominara Galacia.

Propaganda y poder en el altar de Pérgamo

Eumenes II encargó cuatro obras monumentales para conmemorar sus triunfos sobre los celtas en la Acrópolis de Pergamene. Estos monumentos rindieron homenaje a los triunfos de la dinastía Attalid, incluida la derrota de Eumenes II a los Gálatas c. 166 a. C. Eventos legendarios como la fundación de Pérgamo por Telephus y la Gigantomaquia de la mitología griega fueron los temas más destacados, pero también se retrataron otros incidentes del mito y la historia.

Desde entonces, los monumentos se han perdido, pero se han excavado varios grandes bloques de mármol de la base de 2,48 metros del monumento. Una inscripción de uno de estos bloques dice:

El rey Atalo habiendo conquistado en batalla a los galos Tolistobogii alrededor de los manantiales del río Kaikos [estableció esta] ofrenda de agradecimiento a Atenea. (Pollitt, 85 años)

El famoso 'Galo moribundo' (en los Museos Capitolinos) y el 'Galo Ludovisi' (en el Museo Nazionale di Roma) son algunas de las pocas copias romanas del arte helenístico del siglo II a. C. que pueden haber sido originalmente parte de este monumento. .

Legado de Galacia

Galacia emergió de un período de fuerte migración como el único gran reino nacido de la diáspora celta. La fuerza de sus ejércitos aseguró su lugar en el violento mundo del período helenístico. Los gálatas fueron ampliamente utilizados como mercenarios en el mundo antiguo, y las tribus celtas de Europa continuaron migrando al Mediterráneo, donde encontraron trabajo como mercenarios.

Los gálatas fueron utilizados por todos los grandes ejércitos helenísticos y lucharon en las guerras de los seléucidas y los tolomeos. Los mercenarios celtas tenían la reputación de ser guerreros capaces pero poco fiables. A pesar de su valor como mercenarios, a menudo se desconfiaba de los gálatas por sus costumbres extranjeras y su falta de lealtad a los reyes que compraban sus servicios.

La nación de los galos, sin embargo, era en ese momento tan prolífica, que llenaron toda Asia como con un enjambre. Los reyes del este entonces no llevaron a cabo guerras sin un ejército mercenario de galos; ni, si fueron expulsados ​​de sus tronos, buscaron protección con ningún otro pueblo que no fuera los galos. En efecto, tal era el terror del nombre galo y la invariable buena suerte de sus armas, que los príncipes pensaron que no podrían mantener su poder en la seguridad, ni recuperarlo si se perdía, sin la ayuda del valor galo.

(Marcus Junianus Justino, Epítome de la historia filípica de Pompeyo Trogus, 25.2)

Galacia estuvo fuertemente influenciada por las culturas asiática, griega y romana en la antigüedad, pero la región también mantuvo una fuerte tradición celta en el idioma local y la herencia celta de sus familias gobernantes. La referencia más conocida a la antigua Galacia es la Epístola de San Pablo a los Gálatas en el Nuevo Testamento. En el siglo IV d.C., San Jerónimo (347 - 420 d.C.) comentó las similitudes entre el idioma de los gálatas y los celtas en Treverorum (Trier).

  • Publicado anteriormente como celtas en Asia Menor: la parte 4 de la historia celta explicada sobre Magna Celtae

¡Descargar ahora!

Le facilitamos la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que buscar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con The Ancient Celts. Para comenzar a encontrar The Ancient Celts, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este ebook, ¡gracias por todos estos The Ancient Celts que puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


Gálatas (personas) (W)

los Gálatas (Γαλάται, romanizado: Galátai Latín: Galatae, Galati, Gallograeci Griego: Γαλάτες, romanizado: Galátes, iluminado. 'Galos') fueron un pueblo galo (celta) del período helenístico que habitó principalmente en las regiones centro-norte de Asia Menor o Anatolia, en lo que se conocía como Galacia, en la actual Turquía. En su origen fueron parte de la gran migración que invadió Macedonia, liderada por Brennus. Los originales que se establecieron en Galacia pasaron por Tracia bajo el liderazgo de Leotarios y Leonnorios c. 278 a. C. Consistían principalmente en tres tribus, los tectosages, los trocmii y los tolistobogii, pero también había otras tribus menores. Hablaban una lengua celta, la lengua gálata, que está escasamente atestiguada.

En el siglo I d.C., muchos gálatas del Imperio Romano fueron cristianizados por las actividades misioneras del apóstol Pablo. los Epístola a los Gálatas por Pablo el Apóstol se dirige a las comunidades cristianas de Galacia y se conserva en la Biblia (es decir, el Nuevo Testamento).

Al ver algo de un salvaje helenizado en los gálatas, Francis Bacon y otros escritores del Renacimiento los llamaron Gallo-Graeci ('Galos asentados entre los griegos') y el país Gallo-Graecia, al igual que Justino, historiador latino del siglo III d. C. El término más habitual era el griego antiguo: Ἑλληνογαλάται, romanizado: Hellēnogalátai de Diodorus Siculus ' Bibliotheca historica v.32.5, en un pasaje que se traduce & quot. y fueron llamados Gallo-Graeci debido a su conexión con los griegos ", identificando a Galacia en el este griego en oposición a la Galia en el oeste.

Brennus invadió Grecia en 281 a. C. con una enorme banda de guerra y fue rechazado antes de que pudiera saquear el templo de Apolo en Delfos. Al mismo tiempo, otro grupo galo de hombres, mujeres y niños estaba migrando a través de Tracia. Se habían separado del pueblo de Brennus en 279 a. C. y habían emigrado a Tracia bajo sus líderes Leonnorius y Lutarius. Estos invasores aparecieron en Asia Menor en 278-277 a. C., otros invadieron Macedonia, mataron al gobernante ptolemaico Ptolomeo Ceraunus, pero finalmente fueron derrocados por Antigonus Gonatas, nieto del derrotado Diadoch Antigonus el Tuerto.

Los invasores llegaron por invitación de Nicomedes I de Bitinia, quien requirió ayuda en una lucha dinástica contra su hermano. Tres tribus cruzaron de Tracia a Asia Menor. Eran unos 10.000 hombres combatientes y aproximadamente el mismo número de mujeres y niños, divididos en tres tribus, Trocmi, Tolistobogii y Tectosages. Finalmente fueron derrotados por el rey seléucida Antíoco I, en una batalla en la que los elefantes de guerra seléucidas conmocionaron a los celtas. Si bien el impulso de la invasión se rompió, los gálatas de ninguna manera fueron exterminados.

En cambio, la migración condujo al establecimiento de un territorio de Galacia de larga vida en Anatolia central, que incluía la parte oriental de la antigua Frigia, que se conoció como Galacia. Allí finalmente se asentaron, una vez fortalecidos por nuevas adhesiones del mismo clan de Europa, invadieron Bitinia y se apoyaron saqueando los países vecinos.

Los gálatas invadieron la parte oriental de Frigia al menos en una ocasión.

Estrabón describe la constitución del estado de Galacia: conforme a la costumbre, cada tribu se dividió en cantones, cada uno gobernado por un tetrarca con un juez a su cargo, cuyos poderes eran ilimitados, excepto en los casos de asesinato, que se juzgaban ante un consejo de justicia. 300 extraídos de los doce cantones y reunidos en un lugar sagrado, a veinte millas al suroeste de Ancyra, escrito en griego antiguo: Δρυνεμετον, romanizado: Drunemeton / Drynemeton, iluminado. 'lugar sagrado de roble'. Es probable que fuera un robledal sagrado, ya que el nombre significa 'santuario de los robles' en galo: *dru-nemeton (de drus, iluminado. 'roble', y Nemeton, iluminado. 'tierra sagrada'). La población local de Capadocios quedó en control de las ciudades y la mayor parte de la tierra, pagando diezmos a sus nuevos señores, quienes formaron una aristocracia militar y se mantuvieron apartados en granjas fortificadas, rodeadas por sus bandas.

Estos gálatas eran guerreros, respetados por griegos y romanos (ilustración, a continuación). A menudo fueron contratados como soldados mercenarios, a veces luchando en ambos bandos en las grandes batallas de la época.Durante años, los jefes y sus bandas de guerra devastaron la mitad occidental de Asia Menor como aliados de uno u otro de los príncipes en guerra sin ningún control serio, hasta que se pusieron del lado del príncipe seléucida renegado Antíoco Hierax, que reinaba en Asia Menor. Hierax intentó derrotar a Atalo, el gobernante de Pérgamo (241-197 a. C.), pero en cambio las ciudades helenizadas se unieron bajo el estandarte de Atalo y sus ejércitos infligieron varias derrotas severas a Hierax y los Gálatas en c. 232, obligándolos a establecerse definitivamente y a confinarse en la región a la que ya habían dado su nombre. El tema de la Galia moribunda (una famosa estatua exhibida en Pérgamo) siguió siendo uno de los favoritos en el arte helenístico durante una generación.

Su derecho al distrito fue reconocido formalmente.

El rey de Attalid Pérgamo empleó sus servicios en las guerras cada vez más devastadoras de Asia Menor. Otra banda desertó de su señor egipcio Ptolomeo IV después de que un eclipse solar les había roto el ánimo.

En 189 a. C., Roma envió a Cneo Manlius Vulso en una expedición contra los Gálatas, la Guerra de Gálatas, derrotándolos. A partir de entonces, Galacia fue dominada por Roma a través de gobernantes regionales desde el 189 a. C. en adelante. Galacia declinó, a veces cayendo bajo el dominio póntico. Finalmente fueron liberados por las Guerras Mitrídatas, durante las cuales apoyaron a Roma.

En el asentamiento del 64 a. C., Galacia se convirtió en un estado cliente del imperio romano, la antigua constitución desapareció y se designaron tres jefes (mal llamados "tetrarcas"), uno para cada tribu. Pero este arreglo pronto cedió ante la ambición de uno de estos tetrarcas, Deiotarus, contemporáneo de Cicerón y Julio César, quien se hizo dueño de las otras dos tetrarquías y finalmente fue reconocido por los romanos como 'rey' de Galacia.


Una breve cronología de la historia celta y europea de la Edad del Bronce Antiguo

California. 7000 a. C. Los primeros pueblos agrícolas de Europa.
California. 5000 aC La agricultura llega a Iberia.
California. 4500 a. C. La metalurgia del cobre llega a los Balcanes.
California. 4000 AC Se introduce la metalurgia del cobre en Europa.
California. 3500 a. C. Construcción de tumbas y círculos megalíticos en zonas costeras atlánticas.
California. 3500 a. C. El carro y el arado se extendieron por Europa.
California. 3.000 antes de Cristo Comienza la metalurgia del bronce en Europa.
California. 3.000 antes de Cristo Los colonos nómadas indoeuropeos colonizan grandes áreas de Europa.
California. 2000 a. C. Stonehenge construyó.
California. 1800 a. C. Los protoceltas comienzan a trasladarse a Europa occidental y las islas británicas.
1300-1000 a. C. La cultura del campo de urnas comienza y se extiende por toda Europa.
1100 a. C. Los primeros sitios de fuertes en la cima de una colina en Europa.
1000-800 AC La cultura del campo de urnas penetra en Iberia.
1000-800 AC La cultura de Hallstatt comienza en Europa Central.
California. 700 a. C. La metalurgia del hierro comienza en las regiones celtas del Danubio.
650 a. C. Entierros de vagones celtas de Hallstatt en Bohemia y Baviera.
600 a. C. Los celtas ibéricos están separados de Francia por los íberos.
550 a. C. Contacto celta con la colonia griega de Massalia en el sur de Francia.
500 aC Hallstatt Celts emigran a Gran Bretaña.
450 a. C. Herodoto describe a los celtas
400 a. C. La T & egravene comienza su primera fase, los celtas se instalan en el valle del Po en el norte de Italia, en conflicto con los etruscos.
400 aC Los celtas se vuelven conocidos por los griegos y romanos (griego: Keltoi, latín: Galli)
390 a. C. Batalla de Allia, los celtas (Senones) saquean la ciudad de Roma.
368 a. C. Mercenarios celtas empleados por Siracusa.
334 a. C. Los romanos firman un tratado de paz con los Senones.
298 a. C. Los celtas invaden Tracia y son derrotados en el monte Haemus.
285-282 a. C. Roman derrota a los Senones.
279 a. C. Los celtas bajo Brennus invaden Grecia y saquean Delfos.
278 a. C. Los celtas invaden y se asientan en Anatolia (Galacia).
274 a. C. Los celtas se emplean en los ejércitos de los seléucidas y los Ptolomeos.
264-241 a. C. Celtas involucrados en la Primera Guerra Púnica.
240 a. C. Atalo derrota a los galos de Asia Menor, erige monumentos de la victoria.
225 a. C. Los celtas son derrotados en Telamón en Toscana, la expansión celta comienza a menguar.
216 a. C. Los celtas asisten en la invasión de Italia por Aníbal y en la victoria cartaginesa en Cannas.
California. 200 aC Los alemanes comienzan a dominar Europa Central.
125 a. C. Conquista romana del sur de la Galia.
123 a. C. Los romanos anexan la Gallia Narbonensis.
121 a. C. Domicio Ahenobarbus enruta Allobroges en Arveni.
113 a. C. Guerra entre romanos e íberos celtas.
106 a. C. Los romanos anexan Tolosa (Tolouse).
105 a. C. Las fuerzas romanas son derrotadas por los germánicos Cimbri y Teutones en Orange.
101 a. C. Los romanos derrotan a los cimbri y teutones en Vercelli.
California. 100 a. C. Fase final de la cultura La T & egravene.
100 a. C. Los galos belgas emigran a Gran Bretaña.
88 a. C. Mitrídates IV mata a los líderes de la Galacia celta.
58 a. C. Julio César comienza a subyugar a la Galia.
55-54 a. C. Roma envía fuerza expedicionaria a Gran Bretaña.
52 a. C. Vercengetorix lidera una rebelión gala, derrotada en el sitio de Alesia por Julio César.
9 aC Illyricum se convierte en provincia romana.
7 a. C. Monumento a la victoria en La Turbie, Provenza.
9 d.C. Arminius lidera a las tribus del norte de Alemania en la aniquilación completa de tres legiones romanas en el bosque de Teutoberg.
43 d.C. Los romanos bajo Claudio invaden Gran Bretaña.
61 d.C. La revuelta británica dirigida por la reina Boudicca de Iceni es derrotada.
69 d.C. El sur de Gran Bretaña está romanizado.
84 d.C. Los romanos derrotan a los caldonianos en el norte de Gran Bretaña.


Contenido

El primer uso registrado del nombre de celtas, como Κελτοί (Keltoi) en griego - para referirse a un grupo étnico lo hizo Hecateo de Mileto, el geógrafo griego, en el 517 aC, [19] cuando escribió sobre un pueblo que vivía cerca de Massilia (la actual Marsella). [20] En el siglo V a. C., Herodoto se refirió a Keltoi viviendo alrededor de la cabecera del Danubio y también en el lejano oeste de Europa. [21] La etimología del término Keltoi no esta claro. Las posibles raíces incluyen el indoeuropeo *kʲel 'esconder' (presente también en irlandés antiguo ceilid), ES DECIR *kʲel 'calentar' o *Kel 'impulsar'. [22] Varios autores han supuesto que es de origen celta, mientras que otros lo ven como un nombre acuñado por los griegos. La lingüista Patrizia De Bernardo Stempel cae en el último grupo y sugiere el significado de "los altos". [23]

En el siglo I a.C., Julio César informó que la gente conocida por los romanos como galos (latín: Galli) se llamaban a sí mismos celtas, [24] lo que sugiere que incluso si el nombre Keltoi fue otorgado por los griegos, había sido adoptado hasta cierto punto como un nombre colectivo por las tribus de la Galia. El geógrafo Estrabón, al escribir sobre la Galia hacia finales del siglo I a.C., se refiere a la "raza que ahora se llama tanto gala como galáctica", aunque también utiliza el término Celtica como sinónimo de Galia, que está separada de Iberia por los Pirineos. Sin embargo, informa sobre pueblos celtas en Iberia, y también usa los nombres étnicos Celtiberi y Celtici para los pueblos allí, a diferencia de Lusitani e Iberi. [25] Plinio el Viejo citó el uso de Celtici en Lusitania como apellido tribal, [26] que los hallazgos epigráficos han confirmado. [27] [28]

latín Gallus (pl. Galli) podría provenir de un nombre étnico o tribal celta originalmente, tal vez uno tomado del latín durante las expansiones celtas en Italia a principios del siglo V antes de Cristo. Su raíz puede ser el protocelta. * galno, que significa "poder, fuerza", por lo tanto, Old Irish galón "audacia, ferocidad" y galés gallu "poder, poder". Los nombres tribales de Gallaeci y el griego Γαλάται (Galatai, Latinizado Galatae ver la región de Galacia en Anatolia) probablemente tengan el mismo origen. [29] El sufijo -atai podría ser una inflexión del griego antiguo. [30] Los escritores clásicos no aplicaron los términos Κελτοί (Keltoi) o Celtae a los habitantes de Gran Bretaña o Irlanda, [6] [7] [8] lo que ha llevado a algunos eruditos a preferir no usar el término para los habitantes de la Edad del Hierro de esas islas. [6] [7] [8] [9]

celta es una palabra inglesa moderna, atestiguada por primera vez en 1707, en los escritos de Edward Lhuyd, cuyo trabajo, junto con el de otros eruditos de finales del siglo XVII, atrajo la atención académica sobre los idiomas y la historia de los primeros habitantes celtas de Gran Bretaña. [31] La forma inglesa Galia (registrado por primera vez en el siglo XVII) y galo vienen de los franceses Gaule y Gaulois, un préstamo de Frankish * Walholant, "Tierra romana" (ver Galia: Nombre), cuya raíz es proto-germánica * walha-, "extranjero, romano, celta", de donde la palabra inglesa galés (Inglés antiguo wælisċ & lt *walhiska-), Sur de Alemania welsch, que significa "hablante celta", "hablante francés" o "hablante italiano" en diferentes contextos, y nórdico antiguo valskr, pl. valir, "Galo, francés"). Protogermánico * walha se deriva en última instancia del nombre de los Volcae, [32] una tribu celta que vivió primero en el sur de Alemania y en Europa central y luego emigró a la Galia. [33] Esto significa que la Galia inglesa, a pesar de su similitud superficial, en realidad no se deriva del latín Gallia (que debería haber producido ** Jaille en francés), aunque se refiere a la misma región antigua.

céltico se refiere a una familia de lenguas y, de manera más general, significa "de los celtas" o "al estilo de los celtas". Varias culturas arqueológicas se consideran de naturaleza celta, basadas en conjuntos únicos de artefactos. El vínculo entre lenguaje y artefacto se ve favorecido por la presencia de inscripciones. [34] La idea relativamente moderna de una identidad cultural celta identificable o "celticidad" generalmente se enfoca en similitudes entre idiomas, obras de arte y textos clásicos, [35] y algunas veces también entre artefactos materiales, organización social, patria y mitología. [36] Las teorías anteriores sostenían que estas similitudes sugieren un origen racial común para los diversos pueblos celtas, pero las teorías más recientes sostienen que reflejan una herencia cultural y lingüística común más que genética. Las culturas celtas parecen haber sido muy diversas, siendo el uso de una lengua celta lo principal que tenían en común. [6]

Hoy en día, el término celta generalmente se refiere a los idiomas y culturas respectivas de Irlanda, Escocia, Gales, Cornualles, la Isla de Man y Bretaña, también conocidas como las naciones celtas. Estas son las regiones donde cuatro lenguas celtas todavía se hablan hasta cierto punto como lenguas maternas. Los cuatro son gaélico irlandés, gaélico escocés, galés y bretón, además de dos renacimientos recientes, Cornish (una de las lenguas britónicas) y Manx (una de las lenguas goidélicas). También hay intentos de reconstruir Cumbric, una lengua británica del noroeste de Inglaterra y el suroeste de Escocia. Las regiones celtas de Europa continental son aquellas cuyos residentes reclaman una herencia celta, pero donde ninguna lengua celta ha sobrevivido, estas áreas incluyen el oeste de la Península Ibérica, es decir, Portugal y el centro-norte de España (Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura). [37]

Celtas continentales son las personas de habla celta de la Europa continental y Celtas insulares son los pueblos de habla celta de las islas británicas e irlandesas y sus descendientes. Los celtas de Bretaña derivan su idioma de la migración de celtas insulares, principalmente de Gales y Cornualles, por lo que se agrupan en consecuencia. [38]

Las lenguas celtas forman una rama de la gran familia indoeuropea. Para cuando los hablantes de las lenguas celtas entraron en la historia alrededor del año 400 a. C., ya estaban divididos en varios grupos lingüísticos y se extendieron por gran parte de la Europa continental occidental, la Península Ibérica, Irlanda y Gran Bretaña. El historiador griego Éforo de Cyme en Asia Menor, que escribió en el siglo IV a. C., creía que los celtas provenían de las islas de la desembocadura del Rin y fueron "expulsados ​​de sus hogares por la frecuencia de las guerras y la violenta crecida del mar. ".

Fronteras de la región conocida como Celtica en el momento de la conquista romana c. 54 a.C. pronto lo rebautizaron Gallia Lugdunensis.

Cultura de Hallstatt

Algunos estudiosos piensan que la cultura Urnfield de Europa central occidental representa un origen para los celtas como una rama cultural distinta de la familia indoeuropea. [10] Esta cultura fue preeminente en Europa central durante la Edad del Bronce tardía, desde alrededor del 1200 a. C. hasta el 700 a. C., siguiendo las culturas Unetice y Tumulus. El período de Urnfield vio un aumento dramático de la población en la región, probablemente debido a las innovaciones en tecnología y agricultura.

La difusión del trabajo del hierro condujo al desarrollo de la cultura Hallstatt directamente desde Urnfield (c. 700 a 500 a. C.). Esta escuela de pensamiento considera que el protocelta, el último antepasado común de todas las lenguas celtas conocidas, se habló en la época de las culturas tardía de Urnfield o de Hallstatt, a principios del primer milenio antes de Cristo. [39] [40] [41] La expansión de las lenguas celtas a Iberia, Irlanda y Gran Bretaña se habría producido durante la primera mitad del primer milenio antes de Cristo, los primeros entierros de carros en Gran Bretaña datan de c. 500 AC. Otros estudiosos ven que las lenguas celtas abarcan Gran Bretaña e Irlanda, y partes del continente, mucho antes de que se encuentre en la arqueología cualquier evidencia de la cultura "celta". A lo largo de los siglos, las lenguas se convirtieron en lenguas celtíberas, goidélicas y britónicas separadas.

La cultura de Hallstatt fue sucedida por la cultura de La Tène de Europa central, que fue invadida por el Imperio Romano, aunque todavía se pueden ver rastros del estilo de La Tène en los artefactos galo-romanos. En Gran Bretaña e Irlanda, el estilo artístico de La Tène sobrevivió precariamente para resurgir en el arte insular. La literatura irlandesa primitiva arroja luz sobre el sabor y la tradición de las heroicas élites guerreras que dominaban las sociedades celtas. Los nombres de los ríos celtas se encuentran en gran número alrededor de los tramos superiores del Danubio y el Rin, lo que llevó a muchos estudiosos celtas a ubicar la etnogénesis de los celtas en esta área.

Diodorus Siculus y Strabo sugieren que el corazón de los pueblos a los que llamaban celtas estaba en el sur de Francia. El primero dice que los galos estaban al norte de los celtas, pero que los romanos se referían a ambos como galos (en términos lingüísticos, los galos eran ciertamente celtas). Antes de los descubrimientos en Hallstatt y La Tène, generalmente se consideraba que el corazón celta era el sur de Francia, ver Encyclopædia Britannica para 1813.

Teoría del litoral atlántico

Myles Dillon y Nora Kershaw Chadwick aceptaron que "el asentamiento celta de las islas británicas" podría tener que fecharse en la cultura Bell Beaker concluyendo que "no hay ninguna razón por la que una fecha tan temprana para la llegada de los celtas sea imposible". [42] [43] Martín Almagro Gorbea [44] propuso que los orígenes de los celtas se remontan al tercer milenio antes de Cristo, buscando también las raíces iniciales en el período Beaker, ofreciendo así la amplia dispersión de los celtas por toda Europa occidental, así como la variabilidad de los diferentes pueblos celtas, y la existencia de tradiciones ancestrales y perspectivas ancestrales. Con un enfoque multidisciplinar, Alberto J. Lorrio y Gonzalo Ruiz Zapatero revisaron y construyeron sobre el trabajo de Almagro Gorbea para presentar un modelo del origen de los grupos arqueológicos celtas en la Península Ibérica (celtíbera, Vetton, Vaccean, la cultura castrista del noroeste, Asturiano-Cantábrico y Celta del suroeste) y proponiendo un replanteamiento del significado de "Celta" desde una perspectiva europea. [45] Más recientemente, John Koch [46] y Barry Cunliffe [47] han sugerido que los orígenes celtas se encuentran en la Edad del Bronce Atlántica, aproximadamente contemporánea a la cultura Hallstatt pero posicionada considerablemente hacia el Oeste, extendiéndose a lo largo de la costa atlántica de Europa.

Stephen Oppenheimer [48] señala que la única evidencia escrita que ubica al Keltoi cerca de la fuente del Danubio (es decir, en la región de Hallstatt) está en el Historias de Herodoto. Sin embargo, Oppenheimer muestra que Herodoto parecía creer que el Danubio se levantó cerca de los Pirineos, lo que colocaría a los antiguos celtas en una región que está más de acuerdo con los escritores e historiadores clásicos posteriores (es decir, en la Galia y la península Ibérica).

Orígenes celtas de (Galia / Francia)

El celticista Patrick Sims-Williams (2020) defiende el origen del celta en una región, ni en Europa central ni en el Atlántico, sino en el medio, es decir, dentro de la Francia moderna, no lejos de los Alpes. [49]

Evidencia lingüística

El lenguaje protocelta se remonta generalmente a la Edad del Bronce Final. [10] Los registros más antiguos de una lengua celta son las inscripciones leponéticas de la Galia cisalpina (norte de Italia), las más antiguas de las cuales son anteriores al período de La Tène. Otras inscripciones tempranas, que aparecen en el período temprano de La Tène en el área de Massilia, están en galo, que fue escrito en el alfabeto griego hasta la conquista romana. Las inscripciones celtíberas, con su propia escritura ibérica, aparecen más tarde, alrededor del 200 a. C. La evidencia del celta insular está disponible solo desde aproximadamente 400 d.C., en forma de inscripciones primitivas irlandesas de Ogham.

Además de la evidencia epigráfica, una fuente importante de información sobre el celta temprano es la toponimia. [50]

Evidencia genética

Históricamente, muchos estudiosos postularon que existía evidencia genética de un origen común de las poblaciones atlánticas europeas, es decir: islas Orcadas, escocesas, irlandesas, británicas, bretonas e ibéricas (vascas, gallegas). [51]

La evidencia genética más reciente no respalda la noción de un vínculo genético significativo entre estas poblaciones, más allá del hecho de que todas son euroasiáticas occidentales. Los agricultores neolíticos de tipo sardo poblaron Gran Bretaña (y todo el norte de Europa) durante el período neolítico, sin embargo, investigaciones genéticas recientes han afirmado que, entre el 2400 a. C. y el 2000 a. C., más del 90% del ADN británico fue anulado por una población del norte de Europa de última generación rusa. Origen de la estepa como parte de un proceso de migración en curso que trajo grandes cantidades de ADN de la estepa (incluido el haplogrupo R1b) al norte y oeste de Europa. [52] El agrupamiento genético autosómico moderno es testimonio de este hecho, ya que las muestras británicas e irlandesas modernas y de la Edad del Hierro se agrupan genéticamente muy de cerca con otras poblaciones del norte de Europa, y algo limitadas con los gallegos, vascos o del sur de Francia. [53] [54] Estos hallazgos han puesto en reposo en gran medida la teoría de que existe un vínculo genético ancestral significativo (más allá de ser europeos) entre los diversos pueblos 'celtas' en el área atlántica, en cambio, están relacionados en el sentido de que las líneas masculinas son hermanas R1b L151 subclade con la mezcla de la línea materna nativa local que explica la distancia genética anotada.

Evidencia arqueológica

Antes del siglo XIX, los eruditos [ ¿Quién? ] asumió que la tierra original de los celtas estaba al oeste del Rin, más precisamente en la Galia, porque era donde las fuentes antiguas griegas y romanas, a saber, César, ubicaban a los celtas. Este punto de vista fue desafiado por la historiadora del siglo XIX Marie Henri d'Arbois de Jubainville [ cita necesaria ] quien colocó la tierra de origen de los celtas al este del Rin. Jubainville basó sus argumentos en una frase de Herodoto 'que colocaba a los celtas en la fuente del Danubio, y argumentó que Herodoto había tenido la intención de ubicar la patria celta en el sur de Alemania.El hallazgo del cementerio prehistórico de Hallstat en 1846 por Johan Ramsauer y el hallazgo del yacimiento arqueológico de La Tène por Hansli Kopp en 1857 llamaron la atención sobre esta área.

El concepto de que las culturas de Hallstatt y La Tène podrían verse no solo como períodos cronológicos sino como "Grupos Culturales", entidades compuestas por personas de la misma etnia y lengua, comenzó a crecer a finales del siglo XIX. A principios del siglo XX, Gordon Childe sostenía firmemente la creencia de que estos "grupos culturales" podían concebirse en términos raciales o étnicos, cuya teoría estaba influenciada por los escritos de Gustaf Kossinna. [55] A medida que avanzaba el siglo XX, la interpretación racial étnica de la cultura La Tène se arraigó mucho más, y cualquier hallazgo de la cultura La Tène y los cementerios de inhumación planos se asociaron directamente con los celtas y la lengua celta. [56] Las culturas de Hallstatt de la Edad del Hierro (c. 800–475 a. C.) y La Tène (c. 500–50 a. C.) se asocian típicamente con la cultura protocelta y celta. [57]

En varios [ aclaración necesaria ] disciplinas académicas los celtas fueron considerados un fenómeno de la Edad del Hierro de Europa Central, a través de las culturas de Hallstatt y La Tène. Sin embargo, los hallazgos arqueológicos de la cultura Halstatt y La Tène fueron raros en la Península Ibérica, en el suroeste de Francia, el norte y el oeste de Gran Bretaña, el sur de Irlanda y Galacia [59] [60] y no proporcionaron pruebas suficientes para un escenario cultural comparable a ese. de Europa Central. Se considera igualmente difícil sostener que el origen de los celtas peninsulares se pueda relacionar con la cultura anterior de Urnfield. Esto ha dado lugar a un enfoque más reciente que introduce un sustrato 'protocelta' y un proceso de celtización, que tiene sus raíces iniciales en la cultura Bell Beaker de la Edad del Bronce. [61]

La cultura de La Tène se desarrolló y floreció a finales de la Edad del Hierro (desde el 450 a. C. hasta la conquista romana en el siglo I a. C.) en el este de Francia, Suiza, Austria, el suroeste de Alemania, la República Checa, Eslovaquia y Hungría. Se desarrolló a partir de la cultura de Hallstatt sin ninguna ruptura cultural definida, bajo el ímpetu de una considerable influencia mediterránea de las civilizaciones griega y posterior etrusca. Un cambio de centros de asentamiento tuvo lugar en el siglo IV.

La cultura occidental de La Tène corresponde a la Galia celta histórica. Si esto significa que toda la cultura de La Tène puede atribuirse a un pueblo celta unificado es difícil de evaluar, los arqueólogos han concluido repetidamente que el idioma, la cultura material y la afiliación política no necesariamente van en paralelo. Frey señala que en el siglo V, "las costumbres funerarias en el mundo celta no eran uniformes más bien, los grupos localizados tenían sus propias creencias, que, en consecuencia, también dieron lugar a distintas expresiones artísticas". [62] Así, mientras que la cultura de La Tène está ciertamente asociada con los galos, la presencia de artefactos de La Tène puede deberse al contacto cultural y no implica la presencia permanente de hablantes celtas.

Evidencia histórica

Polibio publicó una historia de Roma alrededor del 150 a. C. en la que describe a los galos de Italia y su conflicto con Roma. Pausanias en el siglo II d. C. dice que los galos "originalmente llamados celtas", "viven en la región más remota de Europa en la costa de un enorme mar de mareas". Posidonio describió a los galos del sur alrededor del año 100 a. C. Aunque su trabajo original se perdió, fue utilizado por escritores posteriores como Estrabón. Este último, escrito a principios del siglo I d.C., trata de Gran Bretaña y la Galia, así como de Hispania, Italia y Galacia. César escribió extensamente sobre sus Guerras de las Galias en el 58-51 a. C. Diodorus Siculus escribió sobre los celtas de la Galia y Gran Bretaña en su historia del siglo primero.

Celtas continentales

Los romanos conocían a los celtas que vivían en la Francia actual como galos. El territorio de estos pueblos probablemente incluía los Países Bajos, los Alpes y el actual norte de Italia. Julio César en su Guerras Galicas describió a los descendientes de aquellos galos en el siglo I a. C.

El este de la Galia se convirtió en el centro de la cultura occidental de La Tène. En la Galia de la Edad del Hierro posterior, la organización social se parecía a la de los romanos, con grandes ciudades. A partir del siglo III a. C., los galos adoptaron la moneda. Los textos con caracteres griegos del sur de la Galia han sobrevivido desde el siglo II a. C.

Los comerciantes griegos fundaron Massalia alrededor del año 600 a. C., y algunos objetos (en su mayoría cerámicas para beber) se comercializaron en el valle del Ródano. Pero el comercio se interrumpió poco después del 500 a. C. y se reorientó sobre los Alpes hacia el valle del Po en la península italiana. Los romanos llegaron al valle del Ródano en el siglo II a. C. y se encontraron con un galo de habla principalmente celta. Roma quería comunicaciones terrestres con sus provincias ibéricas y libró una gran batalla con los Saluvii en Entremont en 124-123 a. C. Poco a poco, el control romano se extendió y la provincia romana de Gallia Transalpina se desarrolló a lo largo de la costa mediterránea. [63] [64] Los romanos conocían el resto de la Galia como Gallia Comata - "Galia Peluda".

En el 58 a. C., los helvecios planearon emigrar hacia el oeste, pero Julio César los obligó a retroceder. Luego se involucró en la lucha contra las diversas tribus de la Galia, y en el año 55 a. C. había invadido la mayor parte de la Galia. En el 52 a. C. Vercingetorix lideró una revuelta contra la ocupación romana, pero fue derrotado en el Sitio de Alesia y se rindió.

Después de las guerras de las Galias del 58 al 51 a. C., César Celtica formó la parte principal de la Galia romana, convirtiéndose en la provincia de Gallia Lugdunensis. Este territorio de las tribus celtas limitaba al sur con el Garona y al norte con el Sena y el Marne. [65] Los romanos unieron grandes extensiones de esta región a las provincias vecinas de Bélgica y Aquitania, particularmente bajo Augusto.

El análisis e inscripciones de lugares y nombres personales sugieren que el idioma celta galo se hablaba en la mayor parte de lo que hoy es Francia. [66] [67]

Iberia

Hasta finales del siglo XIX, la erudición tradicional relacionada con los celtas reconoció su presencia en la Península Ibérica [68] [69] como una cultura material relacionada con las culturas de Hallstatt y La Tène. Sin embargo, dado que según la definición de la Edad del Hierro en el siglo XIX las poblaciones celtas eran supuestamente raras en Iberia y no proporcionaban un escenario cultural que pudiera vincularse fácilmente al de Europa Central, la presencia de la cultura celta en esa región fue generalmente no plenamente reconocido. La erudición moderna, sin embargo, ha demostrado claramente que la presencia e influencias celtas fueron más sustanciales en lo que hoy es España y Portugal (con quizás la mayor saturación de asentamientos en Europa occidental), particularmente en las regiones central, occidental y septentrional. [70] [71]

Además de los galos que se infiltran desde el norte de los Pirineos, las fuentes romanas y griegas mencionan poblaciones celtas en tres partes de la Península Ibérica: la parte oriental del Meseta (habitada por los celtíberos), el suroeste (Celtici, en el actual Alentejo) y el noroeste (Gallaecia y Asturias). [72] Una revisión académica moderna [73] encontró varios grupos arqueológicos de celtas en España:

  • El grupo celtibérico de la zona Alto-Douro-Alto-Tajo-Alto-Jalón. [74] Los datos arqueológicos sugieren una continuidad al menos desde el siglo VI a. C. En este período temprano, los celtíberos habitaban en castros (Castro). Hacia finales del siglo III a. C., los celtíberos adoptaron formas de vida más urbanas. A partir del siglo II a. C. acuñaron monedas y escribieron inscripciones utilizando la escritura celtíbera. Estas inscripciones hacen de la lengua celtibérica la única lengua hispano-celta clasificada como celta por unanimidad. [75] En el período tardío, antes de la conquista romana, tanto la evidencia arqueológica como las fuentes romanas sugieren que los celtíberos se estaban expandiendo a diferentes áreas de la Península (por ejemplo, Celtic Baeturia).
  • El grupo Vetton en la Meseta occidental, entre los ríos Tormes, Duero y Tajo. Se caracterizaron por la producción de Verracos, esculturas de toros y cerdos talladas en granito.
  • El grupo Vaccean en el valle central del Duero. Fueron mencionados por fuentes romanas ya en el 220 a. C. Algunos de sus rituales funerarios sugieren fuertes influencias de sus vecinos celtibéricos.
  • los Cultura castrista en el noroeste de Iberia, la actual Galicia y el norte de Portugal. [76] Su alto grado de continuidad, desde finales de la Edad del Bronce, hace difícil sostener que la introducción de elementos celtas se debió al mismo proceso de celticización de la Iberia occidental, desde la zona núcleo de Celtiberia. Dos elementos típicos son los baños de sauna con entradas monumentales y los "Guerreros Gallaecianos", esculturas de piedra construidas en el siglo I d.C. Un gran grupo de inscripciones latinas contienen características lingüísticas que son claramente celtas, mientras que otras son similares a las que se encuentran en la lengua lusitana no celta. [75]
  • Los Astures y el Cantabri. Esta zona se romanizó tardíamente, ya que Roma no la conquistó hasta las guerras cántabras del 29-19 a. C.
  • Celtas en el sudoeste, en la zona de Estrabón llamada Celtica [77]

Los orígenes de los celtíberos podrían proporcionar una clave para comprender el proceso de celtización en el resto de la Península. El proceso de celtización de la zona suroeste de la península por los Keltoi y de la zona noroeste no es, sin embargo, una simple cuestión celtibérica. Investigaciones recientes sobre Callaici [78] y Bracari [79] en el noroeste de Portugal están proporcionando nuevos enfoques para comprender la cultura celta (lengua, arte y religión) en el oeste de Iberia. [80]

John T. Koch, de la Universidad de Aberystwyth, sugirió que las inscripciones tartesias del siglo VIII a. C. podrían clasificarse como celtas. Esto significaría que Tartessian es el rastro más antiguo atestiguado del celta por un margen de más de un siglo. [81]

Alpes e Italia

La cultura Canegrate representó la primera ola migratoria de la población protocelta [82] [83] de la parte noroeste de los Alpes que, a través de los pasos alpinos, ya había penetrado y asentado en el valle occidental del Po entre el lago Maggiore y el lago Como. (Cultura Scamozzina). También se ha propuesto que una presencia protocelta más antigua se remonta al comienzo de la Edad del Bronce Medio, cuando el noroeste de Italia parece estar estrechamente vinculado en lo que respecta a la producción de artefactos de bronce, incluidos los ornamentos, a los grupos occidentales de los túmulos. cultura. [84] El material cultural de La Tène apareció en una gran área de la Italia continental, [85] el ejemplo más al sur es el casco celta de Canosa di Puglia. [86]

Italia es el hogar del lepontico, la lengua celta más antigua atestiguada (del siglo VI a. C.). [87] Se habla antiguamente en Suiza y en el centro-norte de Italia, desde los Alpes hasta Umbría. [88] [89] [90] [91] Según la Recueil des Inscriptions Gauloises, se han encontrado más de 760 inscripciones galas en la Francia actual - con la notable excepción de Aquitania - y en Italia, [92] [93] lo que atestigua la importancia de la herencia celta en la península.

En 391 a. C., los celtas "que tenían sus hogares más allá de los Alpes atravesaron los pasos con gran fuerza y ​​se apoderaron del territorio que se extendía entre los Apeninos y los Alpes", según Diodorus Siculus. El valle del Po y el resto del norte de Italia (conocido por los romanos como Galia Cisalpina) estaba habitado por hablantes celtas que fundaron ciudades como Milán. [94] Más tarde, el ejército romano fue derrotado en la batalla de Allia y Roma fue saqueada en 390 a. C. por los Senones.

En la batalla de Telamón en 225 a. C., un gran ejército celta quedó atrapado entre dos fuerzas romanas y fue aplastado.

La derrota de la alianza combinada samnita, celta y etrusca por parte de los romanos en la Tercera Guerra Samnita marcó el comienzo del fin de la dominación celta en la Europa continental, pero no fue hasta 192 a. C. que los ejércitos romanos conquistaron el último celta independiente que quedaba. reinos en Italia.

Expansión este y sur

Los celtas también se expandieron por el río Danubio y sus afluentes. Una de las tribus más influyentes, los Scordisci, había establecido su capital en Singidunum en el siglo III a. C., que es la actual Belgrado, Serbia. La concentración de castros y cementerios muestra una densidad de población en el valle de Tisza de la actual Vojvodina, Serbia, Hungría y Ucrania. Sin embargo, la expansión a Rumania fue bloqueada por los dacios.

Los Serdi eran una tribu celta [95] que habitaba en Tracia. Se ubicaron alrededor y fundaron Serdika (búlgaro: Сердика, latín: Ulpia Serdica, Griego: Σαρδῶν πόλις), ahora Sofía en Bulgaria, [96] que refleja su etnónimo. Se habrían establecido en esta zona durante las migraciones celtas a finales del siglo IV a.C., aunque no hay evidencia de su existencia antes del siglo I a.C. Serdi se encuentran entre los nombres tribales tradicionales registrados en la época romana. [97] Fueron tracianizados gradualmente a lo largo de los siglos, pero conservaron su carácter celta en la cultura material hasta una fecha tardía. [ ¿Cuándo? ] [ cita necesaria ] Según otras fuentes, pueden haber sido simplemente de origen tracio, [98] según otras, pueden haber pasado a ser de origen mixto traco-celta. Más al sur, los celtas se establecieron en Tracia (Bulgaria), que gobernaron durante más de un siglo, y Anatolia, donde se establecieron como los gálatas. (ver también: invasión gala de Grecia). A pesar de su aislamiento geográfico del resto del mundo celta, los gálatas mantuvieron su lengua celta durante al menos 700 años. San Jerónimo, que visitó Ancyra (la actual Ankara) en 373 d. C., comparó su idioma con el de los Treveri del norte de la Galia.

Para Venceslas Kruta, Galacia en el centro de Turquía era un área densamente poblada por los celtas.

La tribu Boii dio su nombre a Bohemia, Bolonia y posiblemente Baviera, y se han descubierto artefactos y cementerios celtas más al este en lo que hoy es Polonia y Eslovaquia. En la antigua moneda eslovaca de 5 coronas se exhibía una moneda celta (Biatec) de la ceca de Bratislava.

Como no hay evidencia arqueológica de invasiones a gran escala en algunas de las otras áreas, una escuela de pensamiento actual sostiene que la lengua y la cultura celtas se extendieron a esas áreas por contacto en lugar de invasión. [99] Sin embargo, las invasiones celtas de Italia y la expedición a Grecia y Anatolia occidental están bien documentadas en la historia griega y latina.

Hay registros de mercenarios celtas en Egipto al servicio de los Ptolomeos. Miles fueron empleados en 283–246 a. C. y también estuvieron en servicio alrededor del 186 a. C. Intentaron derrocar a Ptolomeo II.

Celtas insulares

Todas las lenguas celtas existentes en la actualidad pertenecen a las lenguas celtas insulares, derivadas de las lenguas celtas habladas en Gran Bretaña e Irlanda de la Edad del Hierro. [100] Se separaron en una rama goidélica y una britónica desde un período temprano.

Los lingüistas han estado discutiendo durante muchos años si una lengua celta llegó a Gran Bretaña e Irlanda y luego se dividió o si hubo dos "invasiones" separadas. La visión más antigua de los prehistoriadores era que la influencia celta en las Islas Británicas fue el resultado de sucesivas invasiones desde el continente europeo por diversos pueblos de habla celta a lo largo de varios siglos, lo que explica la isoglosa P-Celta frente a Q-Celta. Este punto de vista ha sido desafiado por la hipótesis de que las lenguas celtas de las Islas Británicas forman un grupo de dialectos celtas insulares filogenéticos. [101]

En los siglos XIX y XX, los estudiosos comúnmente fechaban la "llegada" de la cultura celta a Gran Bretaña (a través de un modelo de invasión) en el siglo VI a. C., lo que corresponde a la evidencia arqueológica de la influencia de Hallstatt y la aparición de entierros de carros en lo que hoy es Inglaterra. Parece que se ha producido alguna migración de la Edad del Hierro, pero se desconoce la naturaleza de las interacciones con las poblaciones indígenas de las islas. Según este modelo, aproximadamente en el siglo VI (Gran Bretaña subrromana), la mayoría de los habitantes de las islas hablaban lenguas celtas de la rama goidélica o britónica. Desde finales del siglo XX, ha surgido un nuevo modelo (defendido por arqueólogos como Barry Cunliffe e historiadores celtas como John T. Koch) que sitúa el surgimiento de la cultura celta en Gran Bretaña mucho antes, en la Edad del Bronce, y acredita su difusión. no a la invasión, sino a una aparición gradual en el lugar fuera de la cultura protoindoeuropea (quizás introducida en la región por el pueblo campaniforme, y habilitada por una extensa red de contactos que existía entre los pueblos de Gran Bretaña e Irlanda y los de la costa atlántica. [102] [103]

Los escritores clásicos no aplicaron los términos Κελτοί (Keltoi) o "Celtae" a los habitantes de Gran Bretaña o Irlanda, [6] [7] [8] lo que llevó a varios eruditos a cuestionar el uso del término celta para describir a los habitantes de la Edad del Hierro de esas islas. [6] [7] [8] [9] El primer relato histórico de las islas de Gran Bretaña e Irlanda fue el de Pytheas, un griego de la ciudad de Massalia, quien alrededor del 310-306 a. C. navegó alrededor de lo que llamó el "Pretannikai nesoi ", que se puede traducir como" Islas Pretannicas ". [104] En general, los escritores clásicos se refirieron a los habitantes de Gran Bretaña como Pretannoi o Britanni. [105] Estrabón, escrito en la época romana, distinguía claramente entre celtas y británicos. [106]

Bajo César, los romanos conquistaron la Galia celta y, desde Claudio en adelante, el imperio romano absorbió partes de Gran Bretaña. El gobierno local romano de estas regiones reflejaba de cerca las fronteras tribales prerromanas, y los hallazgos arqueológicos sugieren la participación de los nativos en el gobierno local.

Los pueblos nativos bajo el dominio romano se romanizaron y quisieron adoptar las costumbres romanas. El arte celta ya había incorporado influencias clásicas, y las piezas galo-romanas supervivientes interpretan temas clásicos o mantienen la fe en antiguas tradiciones a pesar de una superposición romana.

La ocupación romana de la Galia y, en menor medida, de Gran Bretaña, condujo al sincretismo romano-celta. En el caso de los celtas continentales, esto eventualmente resultó en un cambio de idioma al latín vulgar, mientras que los celtas insulares conservaron su idioma.

También hubo una considerable influencia cultural ejercida por la Galia en Roma, particularmente en asuntos militares y equitación, ya que los galos a menudo sirvieron en la caballería romana. Los romanos adoptaron la espada de caballería celta, la spatha, y Epona, la diosa celta del caballo. [107] [108]

En la medida en que las fuentes estén disponibles, describen una estructura social celta precristiana de la Edad del Hierro basada formalmente en la clase y la realeza, aunque esto puede haber sido solo una fase tardía particular de la organización en las sociedades celtas. César y otros también describen relaciones patrón-cliente similares a las de la sociedad romana en la Galia del siglo I a.C.

En general, la evidencia es de tribus dirigidas por reyes, aunque algunos argumentan que también hay evidencia de formas de gobierno oligárquicas republicanas que eventualmente emergen en áreas que tenían contacto cercano con Roma.La mayoría de las descripciones de las sociedades celtas las describen divididas en tres grupos: una aristocracia guerrera, una clase intelectual que incluye profesiones como druida, poeta y jurista y todos los demás. En tiempos históricos, los cargos de altos y bajos reyes en Irlanda y Escocia fueron llenados por elección bajo el sistema de tanistería, que finalmente entró en conflicto con el principio feudal de primogenitura en el que la sucesión pasa al primogénito.

Poco se sabe de la estructura familiar entre los celtas. Los patrones de asentamiento variaron de descentralizados a urbanos. El estereotipo popular de sociedades no urbanizadas asentadas en castros y duns, [109] extraído de Gran Bretaña e Irlanda (hay alrededor de 3000 castros conocidos en Gran Bretaña) [110] contrasta con los asentamientos urbanos presentes en las áreas centrales de Hallstatt y La Tène. , con los muchos importantes oppida de Galia a finales del primer milenio antes de Cristo, y con las localidades de Gallia Cisalpina.

La esclavitud, tal como la practicaban los celtas, era muy probablemente similar a la práctica mejor documentada de la antigua Grecia y Roma. [111] Los esclavos fueron adquiridos de guerras, incursiones y servidumbre por deudas y penales. [111] La esclavitud era hereditaria [ cita necesaria ], aunque la manumisión era posible. Las palabras en irlandés antiguo y galés para 'esclavo', cacht y cae respectivamente, son afines al latín captus "cautivo", lo que sugiere que el comercio de esclavos fue uno de los primeros medios de contacto entre las sociedades latina y celta. [111] En la Edad Media, la esclavitud prevalecía especialmente en los países celtas. [112] Las manumisiones fueron desalentadas por la ley y la palabra para "esclava", cumal, se utilizó como unidad de valor general en Irlanda. [113]

La evidencia arqueológica sugiere que las sociedades celtas prerromanas estaban vinculadas a la red de rutas comerciales terrestres que se extendían por Eurasia. Los arqueólogos han descubierto grandes senderos prehistóricos que cruzan pantanos en Irlanda y Alemania. Debido a su naturaleza sustancial, se cree que se crearon para el transporte sobre ruedas como parte de un extenso sistema de carreteras que facilitó el comercio. [114] El territorio de los celtas contenía estaño, plomo, hierro, plata y oro. [115] Los herreros y metalúrgicos celtas crearon armas y joyas para el comercio internacional, particularmente con los romanos.

El mito de que el sistema monetario celta consistía totalmente en trueque es común, pero en parte falso. El sistema monetario era complejo y aún no se comprende (al igual que las acuñaciones tardorromanas), y debido a la ausencia de un gran número de monedas, se supone que se utilizó "proto-dinero". Esto incluía artículos de bronce hechos a partir del período temprano de La Tène y en adelante, que a menudo tenían forma de hachas, anillos o campanas. Debido a la gran cantidad de estos presentes en algunos entierros, se cree que tenían un valor monetario relativamente alto y podrían usarse para compras "del día a día". Las monedas de potin de bajo valor, una aleación de bronce con alto contenido de estaño, se acuñaron en la mayoría de las áreas celtas del continente y en el sureste de Gran Bretaña antes de la conquista romana de estas tierras. Las monedas de mayor valor, adecuadas para su uso comercial, se acuñaron en oro, plata y bronce de alta calidad. La acuñación de oro era mucho más común que la de plata, a pesar de tener un valor sustancialmente mayor, ya que si bien había alrededor de 100 minas en el sur de Gran Bretaña y el centro de Francia, la plata se extraía con menos frecuencia. Esto se debió en parte a la relativa escasez de minas y la cantidad de esfuerzo necesario para la extracción en comparación con las ganancias obtenidas. A medida que la civilización romana creció en importancia y expandió su comercio con el mundo celta, las monedas de plata y bronce se hicieron más comunes. Esto coincidió con un importante aumento de la producción de oro en las zonas celtas para satisfacer la demanda romana, debido al alto valor que los romanos le daban al metal. Se cree que la gran cantidad de minas de oro en Francia es una de las principales razones por las que César invadió.

Solo hay registros muy limitados de la época precristiana escritos en lenguas celtas. En su mayoría son inscripciones en los alfabetos romano y, a veces, griego. La escritura Ogham, un alfabeto medieval temprano, se usó principalmente en los primeros tiempos cristianos en Irlanda y Escocia (pero también en Gales e Inglaterra), y solo se usó con fines ceremoniales, como inscripciones en lápidas. La evidencia disponible es de una fuerte tradición oral, como la preservada por los bardos en Irlanda, y finalmente registrada por los monasterios. El arte celta también produjo una gran cantidad de intrincados y hermosos trabajos en metal, ejemplos de los cuales se han conservado por sus distintivos ritos funerarios.

En algunos aspectos, los celtas atlánticos eran conservadores: por ejemplo, todavía usaban carros en combate mucho después de que los griegos y romanos los redujeran a roles ceremoniales. Sin embargo, a pesar de estar desactualizado, las tácticas de los carros celtas pudieron repeler la invasión de Gran Bretaña intentada por Julio César.

Según Diodorus Siculus:

Los galos son altos de cuerpo con músculos ondulantes y piel blanca y su cabello es rubio, y no sólo naturalmente, sino que también lo hacen su práctica por medios artificiales para aumentar el color distintivo que la naturaleza le ha dado. Porque siempre se lavan el cabello con agua de cal y lo tiran hacia atrás desde la frente hasta la nuca, con el resultado de que su apariencia es como la de los Sátiros y las Cacerolas ya que el tratamiento de su cabello lo hace tan pesado y áspero que no se diferencia en absoluto de la crin de los caballos. Algunos se afeitan la barba pero otros la dejan crecer un poco y los nobles se afeitan las mejillas pero dejan crecer el bigote hasta cubrir la boca.

Ropa

Durante la última Edad del Hierro, los galos generalmente vestían camisas de manga larga o túnicas y pantalones largos (llamados braccae por los romanos). [116] La ropa estaba hecha de lana o lino, y los ricos usaban algo de seda. Se usaban capas en el invierno. Se usaban broches y brazaletes, pero la joya más famosa era el torc, un collar de metal, a veces de oro. El Waterloo Helmet con cuernos en el Museo Británico, que durante mucho tiempo estableció el estándar para las imágenes modernas de los guerreros celtas, es de hecho una supervivencia única y puede haber sido una pieza para uso ceremonial en lugar de militar.

Normas sexuales y de género

Existen muy pocas fuentes confiables con respecto a los puntos de vista celtas sobre las divisiones de género y el estatus social, aunque alguna evidencia arqueológica sugiere que sus puntos de vista sobre los roles de género pueden diferir de sus contrapartes clásicas contemporáneas y menos igualitarias de la era romana. [117] [118] Hay algunas indicaciones generales de los cementerios de la Edad del Hierro en las regiones de Champagne y Borgoña del noreste de Francia, lo que sugiere que las mujeres pueden haber tenido roles en el combate durante el período anterior. La Tène período. Sin embargo, la evidencia está lejos de ser concluyente. [119] Se han identificado ejemplos de individuos enterrados con joyas y armas femeninas, como la Tumba Vix, y hay preguntas sobre el género de algunos esqueletos que fueron enterrados con ensamblajes de guerreros. Sin embargo, se ha sugerido que "las armas pueden indicar rango en lugar de masculinidad". [120]

Entre los celtas insulares, hay una mayor cantidad de documentación histórica que sugiere roles guerreros para las mujeres. Además del comentario de Tácito sobre Boudica, hay indicios de historias de períodos posteriores que también sugieren un papel más sustancial para las "mujeres como guerreras", en papeles simbólicos, si no reales. Posidonio y Estrabón describieron una isla de mujeres donde los hombres no podían aventurarse por miedo a la muerte y donde las mujeres se destrozaban entre sí. [121] Otros escritores, como Ammianus Marcellinus y Tacitus, mencionaron que las mujeres celtas incitaban, participaban y lideraban batallas. [122] Los comentarios antropológicos de Posidonio sobre los celtas tenían temas en común, principalmente el primitivismo, la ferocidad extrema, las prácticas de sacrificio crueles y la fuerza y ​​el coraje de sus mujeres. [123]

Según la ley Brehon, que se redactó a principios de la Irlanda medieval después de la conversión al cristianismo, una mujer tenía derecho a divorciarse de su marido y obtener sus bienes si éste no podía cumplir con sus deberes maritales debido a la impotencia, la obesidad, la inclinación homosexual o la preferencia por Otras mujeres. [124]

La literatura clásica registra las opiniones de los vecinos de los celtas, aunque los historiadores no están seguros de cuánta relación tenían con la realidad. Según Aristóteles, la mayoría de las "naciones beligerantes" estaban fuertemente influenciadas por sus mujeres, pero los celtas eran inusuales porque sus hombres preferían abiertamente a los amantes masculinos (Política II 1269b). [125] H. D. Rankin en Celtas y el mundo clásico señala que "Ateneo se hace eco de este comentario (603a) y también Amiano (30.9). Parece ser la opinión general de la antigüedad". [126] En el libro XIII de su Deipnosofistas, el retórico y gramático griego Ateneo, repitiendo las afirmaciones hechas por Diodoro Siculus en el siglo I a.C. (Bibliotheca historica 5:32), escribió que las mujeres celtas eran hermosas pero que los hombres preferían dormir juntos. Diodoro fue más allá, afirmando que "los jóvenes se ofrecerán a extraños y se sentirán insultados si la oferta es rechazada". Rankin sostiene que es probable que la fuente última de estas afirmaciones sea Posidonius y especula que estos autores pueden estar registrando "rituales de unión" masculinos. [127]

Cassius Dio señaló la libertad sexual de las mujeres en Gran Bretaña:

. Se dice que la esposa de Argentocoxus, un caledoniano, le hizo un comentario muy ingenioso a Julia Augusta. Cuando la emperatriz estaba bromeando con ella, después del tratado, acerca de las relaciones sexuales libres de su sexo con hombres en Gran Bretaña, ella respondió: "Cumplimos con las demandas de la naturaleza de una manera mucho mejor que ustedes, las mujeres romanas, porque nos asociamos abiertamente con el mejores hombres, mientras que ustedes se dejen corromper en secreto por los más viles ". Tal fue la réplica de la mujer británica. [128]

Hay casos registrados en los que las mujeres participaron tanto en la guerra como en la realeza, aunque eran minoría en estas áreas. Plutarco informa que las mujeres celtas actuaron como embajadoras para evitar una guerra entre jefaturas celtas en el valle del Po durante el siglo IV a. C. [129]

Arte celta

El arte celta es generalmente utilizado por los historiadores del arte para referirse al arte del período de La Tène en toda Europa, mientras que el arte medieval temprano de Gran Bretaña e Irlanda, que es lo que el "arte celta" evoca para gran parte del público en general, se llama arte insular en historia del Arte. Ambos estilos absorbieron influencias considerables de fuentes no celtas, pero mantuvieron una preferencia por la decoración geométrica sobre los temas figurativos, que a menudo son extremadamente estilizados cuando aparecen escenas narrativas que solo aparecen bajo influencias externas. Son características enérgicas formas circulares, triskeles y espirales. Gran parte del material que se conserva es de metales preciosos, lo que sin duda da una imagen muy poco representativa, pero aparte de las piedras pictas y las cruces altas insulares, la gran escultura monumental, incluso con talla decorativa, es muy rara, posiblemente originalmente era común en madera. Los celtas también fueron capaces de crear instrumentos musicales desarrollados como los carnyces, estas famosas trompetas de guerra utilizadas antes de la batalla para asustar al enemigo, como las mejor conservadas encontradas en Tintignac (Galia) en 2004 y que estaban decoradas con una cabeza de jabalí o una serpiente. cabeza. [130]

Los patrones entrelazados que a menudo se consideran típicos del "arte celta" eran característicos de todas las islas británicas, un estilo conocido como arte insular o arte hiberno-sajón. Este estilo artístico incorporó elementos de La Tène, tardorromano y, lo más importante, el estilo animal II del arte del Período de migración germánica. El estilo fue adoptado con gran habilidad y entusiasmo por los artistas celtas en trabajos en metal y manuscritos iluminados. Del mismo modo, las formas utilizadas para el mejor arte insular fueron todas adoptadas del mundo romano: libros del Evangelio como el Libro de Kells y el Libro de Lindisfarne, cálices como el Cáliz de Ardagh y el Cáliz de Derrynaflan, y broches penanulares como el Broche de Tara y el Broche de Roscrea. Estas obras pertenecen al período de mayor logro del arte insular, que duró del siglo VII al IX, antes de que los ataques vikingos hicieran retroceder drásticamente la vida cultural.

En contraste, el arte menos conocido pero a menudo espectacular de los primeros celtas continentales más ricos, antes de que fueran conquistados por los romanos, a menudo adoptaba elementos de estilo romano, griego y otros estilos "extranjeros" (y posiblemente utilizaba artesanos importados) para decorar objetos que eran distintivamente celta. Después de las conquistas romanas, algunos elementos celtas permanecieron en el arte popular, especialmente la cerámica romana antigua, de la cual Galia fue en realidad el mayor productor, principalmente en estilos italianos, pero también produciendo obras de gusto local, incluidas estatuillas de deidades y artículos pintados con animales y otras materias en estilos muy formalizados. La Gran Bretaña romana también se interesó más por el esmalte que la mayor parte del Imperio, y su desarrollo de la técnica del champlevé fue probablemente importante para el arte medieval posterior de toda Europa, del cual la energía y la libertad de la decoración insular fue un elemento importante. El nacionalismo en ascenso trajo avivamientos celtas del siglo XIX.

La guerra tribal parece haber sido una característica habitual de las sociedades celtas. Si bien la literatura épica describe esto como un deporte más centrado en las incursiones y la caza que en la conquista territorial organizada, el registro histórico es más de tribus que utilizan la guerra para ejercer control político y hostigar a sus rivales, para obtener ventajas económicas y, en algunos casos, para conquistar territorios. [ cita necesaria ]

Los celtas fueron descritos por escritores clásicos como Estrabón, Livio, Pausanias y Floro como luchando como "bestias salvajes" y como hordas. Dionisio dijo que su

"La forma de luchar, siendo en gran medida la de las bestias salvajes y frenética, era un procedimiento errático, bastante carente de ciencia militar. Así, en un momento levantaban sus espadas en alto y golpeaban a la manera de los jabalíes, arrojando todo peso de sus cuerpos en el golpe como leñadores o hombres cavando con azadones, y de nuevo lanzaban golpes transversales dirigidos a ningún objetivo, como si tuvieran la intención de cortar en pedazos los cuerpos enteros de sus adversarios, armaduras protectoras y todo ". [131]

Tales descripciones han sido cuestionadas por historiadores contemporáneos. [132]

Polibio (2.33) indica que la principal arma celta era una espada de hoja larga que se usaba para cortar de canto en lugar de apuñalar. Polibio y Plutarco describen a los guerreros celtas como personas que frecuentemente tienen que dejar de luchar para enderezar sus espadas. Esta afirmación ha sido cuestionada por algunos arqueólogos, quienes señalan que el acero nórdico, acero producido en celta Noricum, era famoso en el período del Imperio Romano y se utilizó para equipar al ejército romano. [133] [134] Sin embargo, Radomir Pleiner, en La espada celta (1993) sostiene que "la evidencia metalográfica muestra que Polibio estaba en lo cierto", ya que alrededor de un tercio de las espadas supervivientes del período bien podrían haberse comportado como él describe. [135]

Polibio también afirma que algunos de los celtas lucharon desnudos, "La aparición de estos guerreros desnudos fue un espectáculo aterrador, porque todos eran hombres de físico espléndido y en la flor de la vida". [136] Según Livio, esto también era cierto para los celtas de Asia Menor. [137]

Caza de cabezas

Los celtas tenían fama de cazadores de cabezas. Según Paul Jacobsthal, "entre los celtas la cabeza humana era venerada por encima de todo, ya que para los celtas la cabeza era el alma, centro de las emociones y de la vida misma, símbolo de la divinidad y de los poderes del otro. -mundo." [138] Los argumentos a favor de un culto celta de la cabeza cortada incluyen las numerosas representaciones esculpidas de cabezas cortadas en las tallas de La Tène, y la mitología celta superviviente, que está llena de historias de las cabezas cortadas de héroes y los santos que llevan sus propias cabezas cortadas. cabezas, hasta Sir Gawain y el Caballero Verde, donde el Caballero Verde levanta su propia cabeza cortada después de que Gawain se la ha quitado, justo cuando St. Denis llevó su cabeza a la cima de Montmartre. Existe evidencia física de la importancia ritual de la cabeza cortada en el centro religioso de Roquepertuse (sur de Francia), destruido por los romanos en 124 a. C., donde se encontraron pilares de piedra con nichos prominentes para exhibir cabezas cortadas.

Un ejemplo más de esta regeneración después de la decapitación se encuentra en los cuentos de San Feichin de Connemara, quien después de ser decapitado por piratas vikingos llevó su cabeza al pozo sagrado en la isla de Omey y al sumergir la cabeza en el pozo la colocó de nuevo sobre su cuello y fue restaurado a plena salud.

Diodorus Siculus, en su siglo I Historia Tenía esto que decir sobre la caza de cabezas celta:

Cortan las cabezas de los enemigos muertos en la batalla y las unen al cuello de sus caballos. Los despojos manchados de sangre los entregan a sus asistentes y entonan un himno y cantan un canto de victoria y clavan estos primeros frutos en sus casas, al igual que aquellos que ponen a los animales salvajes bajos en ciertos tipos de caza. Embalsaman en aceite de cedro las cabezas de los enemigos más distinguidos, y las guardan cuidadosamente en un cofre, y las exhiben con orgullo a los extraños, diciendo que por esta cabeza uno de sus antepasados, o su padre, o el hombre mismo, rechazó la oferta de una gran suma de dinero. Dicen que algunos de ellos se jactan de rechazar el peso de la cabeza en oro.

En Dioses y luchadores, Traducción de Lady Gregory's Celtic Revival de la mitología irlandesa, las cabezas de los hombres muertos en la batalla se describen al comienzo de la historia La lucha con los bolgs de abeto tan agradable para Macha, un aspecto de la diosa de la guerra Morrigu.

Politeísmo

Como otras sociedades tribales europeas de la Edad del Hierro, los celtas practicaban una religión politeísta. [139] Se conocen muchos dioses celtas a partir de textos e inscripciones de la época romana. Los sacerdotes conocidos como druidas llevaban a cabo los ritos y sacrificios. Los celtas no vieron a sus dioses con formas humanas hasta finales de la Edad del Hierro. Los santuarios celtas estaban situados en áreas remotas como colinas, arboledas y lagos.

Los patrones religiosos celtas eran regionalmente variables, sin embargo, algunos patrones de formas de deidades y formas de adorar a estas deidades aparecieron en un amplio rango geográfico y temporal. Los celtas adoraban tanto a dioses como a diosas. En general, los dioses celtas eran deidades de habilidades particulares, como los talentosos Lugh y Dagda, mientras que las diosas estaban asociadas con características naturales, particularmente ríos (como Boann, diosa del río Boyne). Sin embargo, esto no era universal, ya que diosas como Brighid y The Morrígan estaban asociadas tanto con características naturales (pozos sagrados y el río Unius) como con habilidades como la herrería y la curación. [140]

La triplicidad es un tema común en la cosmología celta, y varias deidades fueron vistas como triples. [141] Este rasgo es exhibido por Las Tres Madres, un grupo de diosas adoradas por muchas tribus celtas (con variaciones regionales). [142]

Los celtas tenían cientos de deidades, algunas de las cuales eran desconocidas fuera de una sola familia o tribu, mientras que otras eran lo suficientemente populares como para tener seguidores que cruzaban las barreras lingüísticas y culturales. Por ejemplo, el dios irlandés Lugh, asociado con tormentas, relámpagos y cultura, se ve en formas similares a Lugos en Galia y Lleu en Gales. También se ven patrones similares con la diosa del caballo celta continental Epona y lo que bien pueden ser sus contrapartes irlandesas y galesas, Macha y Rhiannon, respectivamente. [143]

Los informes romanos de los druidas mencionan que las ceremonias se llevaban a cabo en arboledas sagradas. La Tène Celts construyó templos de diferentes tamaños y formas, aunque también mantuvieron santuarios en árboles sagrados y estanques votivos. [139]

Los druidas cumplieron una variedad de roles en la religión celta, sirviendo como sacerdotes y oficiantes religiosos, pero también como jueces, sacrificadores, maestros y guardianes del saber. Los druidas organizaban y dirigían ceremonias religiosas, y memorizaban y enseñaban el calendario. Otras clases de druidas realizaron sacrificios ceremoniales de cultivos y animales para el beneficio percibido de la comunidad. [144]

Calendario galo

El calendario Coligny, que se encontró en 1897 en Coligny, Ain, fue grabado en una tablilla de bronce, conservada en 73 fragmentos, que originalmente tenía 1,48 metros (4 pies 10 pulgadas) de ancho y 0,9 metros (2 pies 11 pulgadas) de alto (Lambert pág.111). Basado en el estilo de las letras y los objetos que lo acompañan, probablemente data de finales del siglo II. [145] Está escrito en letras mayúsculas latinas y en idioma galo. La tableta restaurada contiene 16 columnas verticales, con 62 meses distribuidos en 5 años.

El arqueólogo francés J. Monard especuló que fue registrado por druidas que deseaban preservar su tradición de cronometraje en una época en la que el calendario juliano se impuso en todo el Imperio Romano. Sin embargo, la forma general del calendario sugiere los calendarios públicos de clavija (o parapegmata) que se encuentran en todo el mundo griego y romano. [146]

Influencia romana

La invasión romana de la Galia trajo una gran cantidad de pueblos celtas al Imperio Romano. La cultura romana tuvo un profundo efecto en las tribus celtas que quedaron bajo el control del imperio. La influencia romana llevó a muchos cambios en la religión celta, el más notable de los cuales fue el debilitamiento de la clase druida, especialmente en lo religioso, los druidas finalmente desaparecerían por completo. Las deidades romano-celtas también comenzaron a aparecer: estas deidades a menudo tenían atributos tanto romanos como celtas, combinaban los nombres de deidades romanas y celtas y / o incluían parejas con una deidad romana y una celta. Otros cambios incluyeron la adaptación de la Columna de Júpiter, una columna sagrada establecida en muchas regiones celtas del imperio, principalmente en el norte y este de la Galia. Otro cambio importante en la práctica religiosa fue el uso de monumentos de piedra para representar dioses y diosas. Los celtas solo habían creado ídolos de madera (incluidos monumentos tallados en árboles, que se conocían como postes sagrados) antes de la conquista romana. [142]

Cristianismo celta

Mientras que las regiones bajo el dominio romano adoptaron el cristianismo junto con el resto del imperio romano, las áreas no conquistadas de Irlanda y Escocia comenzaron a pasar del politeísmo celta al cristianismo en el siglo quinto. Irlanda fue convertida por misioneros de Gran Bretaña, como San Patricio. Los misioneros posteriores de Irlanda fueron una fuente importante de trabajo misionero en Escocia, partes anglosajonas de Gran Bretaña y Europa central (ver Misión Hiberno-Escocesa). El cristianismo celta, las formas de cristianismo que se afianzaron en Gran Bretaña e Irlanda en este momento, durante algunos siglos sólo tuvo un contacto limitado e intermitente con Roma y el cristianismo continental, así como algunos contactos con el cristianismo copto. Algunos elementos del cristianismo celta desarrollaron, o conservaron, características que los distinguieron del resto del cristianismo occidental, siendo el más famoso su método conservador para calcular la fecha de la Pascua. En 664, el Sínodo de Whitby comenzó a resolver estas diferencias, principalmente adoptando las prácticas romanas actuales, que la Misión Gregoriana de Roma había introducido en la Inglaterra anglosajona.

Los estudios genéticos sobre la cantidad limitada de material disponible sugieren una continuidad entre las personas de la Edad del Hierro de áreas consideradas celtas y la cultura anterior de Bell Beaker de la Europa Occidental de la Edad del Bronce. [150] [151] Al igual que los Bell Beakers, los antiguos celtas tenían una cantidad sustancial de ascendencia esteparia, que se deriva de los pastores que se expandieron hacia el oeste desde la estepa póntico-caspio durante el Neolítico tardío y la Edad del Bronce temprana. [152] Los individuos examinados portan abrumadoramente tipos del haplogrupo paterno R-M269, [147] [148] [149] mientras que los haplogrupos maternos H y U son frecuentes. [153] Estos linajes están asociados con la ascendencia esteparia. [147] [153] La propagación de los celtas en Iberia y el surgimiento de los celtíberos se asocia con un aumento en la ascendencia europea del centro-norte en Iberia, y puede estar conectado con la expansión de la cultura Urnfield. [154] El haplogrupo paterno haplogrupo I2a1a1a se ha detectado entre los celtíberos. [155] Parece haber habido un flujo de genes significativo entre los celtas de Europa occidental durante la Edad del Hierro. [156] Las poblaciones modernas de Europa occidental, en particular las que todavía hablan lenguas celtas, muestran una continuidad genética sustancial con las poblaciones de la Edad del Hierro de las mismas áreas. [157] [158]


¡Descargar ahora!

Le facilitamos la búsqueda de libros electrónicos en PDF sin tener que buscar. Y al tener acceso a nuestros libros electrónicos en línea o al almacenarlos en su computadora, tiene respuestas convenientes con The Ancient Celts. Para comenzar a encontrar The Ancient Celts, tiene razón en encontrar nuestro sitio web, que tiene una colección completa de manuales enumerados.
Nuestra biblioteca es la más grande de estas que tiene literalmente cientos de miles de productos diferentes representados.

Finalmente recibí este ebook, ¡gracias por todos estos The Ancient Celts que puedo obtener ahora!

No pensé que esto funcionaría, mi mejor amigo me mostró este sitio web, ¡y funciona! Obtengo mi eBook más buscado

¡¿Qué es este gran libro electrónico gratis ?!

¡Mis amigos están tan enojados que no saben cómo tengo todos los libros electrónicos de alta calidad que ellos no saben!

Es muy fácil obtener libros electrónicos de calidad)

tantos sitios falsos. este es el primero que funcionó! Muchas gracias

wtffff no entiendo esto!

Simplemente seleccione su botón de clic y luego descargar, y complete una oferta para comenzar a descargar el libro electrónico. Si hay una encuesta, solo toma 5 minutos, pruebe cualquier encuesta que funcione para usted.


GALATAS & amp El origen celta poco conocido de sus habitantes es otro ejemplo de la costumbre de Paul de acercarse a rebeldes y marginados.

Comentario del Dr. Whitesel: Cuando hablamos de los gálatas, pensamos en ellos como habitantes de una ciudad más de la región. Pero eran una ciudad de rebeldes desplazados, que tras atacar y no poder someter la ciudad griega de Delfos, se retiraron a esta parte de Asia Menor y establecieron un enclave de bárbara cultura celta. Para Pablo, incluirlos en sus iglesias y orientarlos fue un ejemplo de cómo llegar a los marginados del Imperio Romano. Lea estos antecedentes para obtener más información.

Antecedentes de los habitantes, por BORJA PELEGERO, National Geographic, 4/10/21.

Un siglo después, los ejércitos celtas tenían otro premio a la vista: en 279 a. C., después de asentarse en áreas de los Balcanes, las fuerzas celtas intentaron capturar las riquezas del Santuario de Apolo en Delfos. Fueron derrotados por los griegos, pero parte del ejército disperso, junto con otros celtas balcánicos, fundaron el área en el centro de Turquía conocida por los griegos como Galacia, derivada de la palabra griega para "Galia". Más tarde, los primeros cristianos de Galacia fueron objeto de una misiva alrededor del año 50 d.C., un documento que ahora es el noveno libro del Nuevo Testamento: la Epístola de San Pablo a los Gálatas.

Con asentamientos que se extienden desde Irlanda hasta Turquía, esta cultura de la Edad del Hierro utilizó sus habilidades en el trabajo de los metales para construir extensas redes comerciales con la antigua Grecia y Roma.


Asentamiento y redefinición: Oriente celta y Oriente de Galacia

Tribus en Tracia. Pueblos celtas, incluidos los galos de Tylis. / Wikimedia Commons

La fundación de los estados celtas del este se encuentra en la gran migración celta en 279 a. C. Como grupo de exiliados, esos inmigrantes celtas fueron desplazados de su tierra natal. Por tanto, su asentamiento en el mundo del Mediterráneo oriental significó la creación de una nueva identidad política celta. Sin embargo, los gálatas no fueron el primer grupo en construir esta nueva identidad política en el mundo celta. El Reino de Tylis fue su precedente. Según Polibio, los galos, que fueron expulsados ​​de su hogar con el liderazgo de Brennus, conquistaron a los tracios y establecieron el Reino de Tylis bajo el liderazgo de Comontorius. [23] La declaración de Polibio aquí aclara dos hechos cruciales. Primero, esos inmigrantes celtas fueron expulsados ​​de su tierra natal y, por lo tanto, perdieron su identidad política original. Con base en este hecho, Polybius señala que su identidad política se restableció gracias a la fundación de Tylis y al exitoso liderazgo de Comontorius. Estos dos hechos juntos sugieren que la fundación de Tylis restauró la identidad celta de aquellos exiliados celtas sin hogar al promover una identidad pan-celta. Es decir, Tylis se estableció en el mundo del Mediterráneo oriental como un "estado celta" que acogió a todos los celtas independientemente de sus identidades tribales anteriores.

Junto con el establecimiento de una nueva identidad nacional, Tylis también fue conocido por sus tratados con los bizantinos. Polybius introduce que durante el reinado de Comontorius, los bizantinos pagaron tres mil, cinco mil y diez mil monedas de oro a Tylis como tributo para proteger sus territorios de las incursiones. [24] En este punto, Polibio describe claramente a Comontorius como un líder que entendía la situación política y sabía cómo utilizarla en su beneficio. Por un lado, en lugar de usar la violencia directamente, amenazó a los bizantinos con la fama de los celtas guerreros y así adquirió una fuente financiera continua para Tylis. Por otro lado, sabía que los tracios eran hostiles tanto a los Tylis Celtas como a los Bizantinos. En este asunto, Tylis y Byzantium estaban orientados por su necesidad política mutua: luchar contra los tracios. Como resultado, los bizantinos proporcionaron dinero mientras Tylis apoyaba con mano de obra. Por lo tanto, como señala Polibio, los bizantinos y Tylis finalmente llegaron a un tratado a largo plazo en el que los bizantinos pagarían ochenta talentos anualmente a Tylis para su protección. [25] Estas pruebas muestran que los galos de Tylis no eran simplemente un grupo de bárbaros en el sentido tradicional. Por el contrario, estaban gobernados por un monarca deliberado que no solo ayudó a crear una nueva identidad celta para los galos de Tylis, sino que también utilizó el renombre de la ferocidad celta en beneficio de Tylis para participar en la geopolítica de los Balcanes del norte durante el siglo III. AEC.

La fundación del estado de Galacia marcó el final de la migración celta en 278 a. C. Al igual que los Tylis galos, los gálatas también se aprovecharon de la feroz reputación de la nación celta e influyeron significativamente en la política en Asia Menor. Según Livio, los inmigrantes celtas, comandados por Leonnorius y Lutarius, penetraron en el país de los bizantinos. Les exigieron tributos y barcos para poder cruzar el Estrecho del Bósforo.26 De la descripción de Livio, está claro que los predecesores de los posteriores llamados "Gálatas" también se dieron cuenta de la debilidad militar de Bizancio. Por lo tanto, lo tomaron como su
oportunidad de irrumpir en Asia Menor.

Después de que estos celtas entraron en Asia Menor, su valentía y ferocidad les dio una gran oportunidad. Livy menciona que el rey Nicomedes I de Bitinia apoyó en gran medida la intrepidez de estos celtas y los contrató para sus propios fines. Después de recibir ayuda de estos celtas, Nicomedes derrotó a su hermano y controló todo Bitinia. Los celtas fueron recompensados ​​con tierras para establecerse. [27] La descripción de Livy destaca las características feroces de estos celtas. Como los Tylis Celtas, los Gálatas también preservaron su identidad como guerreros intrépidos. Esta identidad fue muy valorada por los estados helenísticos como Bizancio y Bitinia. La exitosa migración de los Tylis Celtas y Gálatas al mundo helenístico enriqueció la guerra de mercenarios y la complejidad política en Anatolia. Por un lado, los estados helenísticos del Mediterráneo oriental ahora podrían usar dinero para contratar a esos temibles soldados celtas para lograr sus objetivos militares. Por otro lado, esos estados podrían necesitar ser cautelosos porque esos celtas asentados también podrían ser sus peores enemigos. En otras palabras, debido a la presencia de los gálatas en Anatolia, el equilibrio político anterior de Asia Menor se alteró dramáticamente.

La base de la identidad pancelta de los gálatas difería ligeramente de la de los celtas Tylis. Los tres grupos que eventualmente se convirtieron en la nación de Galacia tenían diferentes antecedentes. Según Estrabón, el origen de los Tectosages se remonta directamente a su tribu de origen en el sur de la Galia, mientras que los Tolistobogii y Trocmi recibieron el nombre de sus líderes. [28] La declaración de Strabo aquí aclara que los cimientos de los Tolistobogii y Trocmi siguieron el modo Tylis que les permitió formar nuevas identidades tribales basadas únicamente en la etnia de sus miembros. En otras palabras, sus identidades anteriores ya no les importaban ya que fueron dirigidos por sus nuevos líderes y fundaron nuevas tribus sobre la base de una nueva agrupación de individuos que estaban unidos por un sentido de una identidad celta compartida más amplia. Sin embargo, la fundación de los Tectosages de Galacia no fue modelada de esta manera. Su identidad tribal anterior aún no había sido abandonada cuando llegaron a Anatolia porque todavía usaban su antiguo nombre tribal para simbolizar su nueva identidad. Por lo tanto, el modo Tylis no fue adoptado universalmente por todos los celtas orientales para reformar sus identidades tribales.

Aunque las identidades de tres tribus gálatas se reformaron dependiendo de los detalles de su situación individual, su identidad gálata en su conjunto se modeló a partir del modo Tylis. En otras palabras, se promovió una identidad pancelta dentro del estado de Galacia. Strabo señala que los Tectosages, Tolistobogii y Trocmi juntos gobernaron su país (τὴν χωράν) como Gálatas (οἱ Γαλάται). [29] Es decir, en un sentido amplio, el propio estado de Galacia simbolizaba una identidad pancelta que contenía a las personas que todavía se definían a sí mismas como descendientes de sus antiguas tribus (tectosages) y a las que ya se consideraban a sí mismas como miembros de nuevos clanes (Tolistobogii y Trocmi). Por lo tanto, la identidad étnica de los gálatas se estableció en la identidad pancelta entre esos inmigrantes celtas, aunque esta identidad todavía tenía variaciones entre sus tribus individuales.

Las formas de las nuevas identidades celtas en Tylis y Galatia también estaban profundamente relacionadas con su constante guerra con los ejércitos de los Reinos Sucesores. Según Pausanias, durante la invasión celta de Delfos, Antígono Gonatas envió sus tropas para ayudar a los atenienses y defendió con éxito Grecia. [30] Al mostrar la intervención de Antigonus en la repulsión de los celtas, Pausanias ilustra claramente que el apoyo del ejército sucesor de Antigonus jugó un papel fundamental en repeler la invasión celta en 279 a. C.

Después de que la fuerza celta marchara hacia el norte, pronto fueron derrotados por el ejército de Antígono por segunda vez. En La vida de los filósofos eminentes, Diógenes Laercio señala que Antígono dirigió su ejército y venció a los invasores celtas cerca de la ciudad de Lisimaquia en Tracia. Después de esto, regresó a Macedonia como rey. [31] La declaración de Diógenes aclara que el triunfo de Antígono después de la batalla de Lisimaquia lo calificó como un defensor capaz de Grecia y lo ayudó a reclamar el trono de Macedonia. Sin embargo, los restos de los celtas derrotados se vieron obligados a trasladarse más a Tracia y, finalmente, se convirtieron en los fundadores de los estados celtas orientales. [32] Con todas estas piezas juntas, está claro que las campañas exitosas de Antígono fueron un factor crucial que ayudó a poner fin a la invasión celta de Grecia en 279 a. C. Al repeler la fuerza de invasión celta dos veces en Grecia, Antígono demostró ser una fuerza a tener en cuenta en la península de los Balcanes. En otras palabras, sus éxitos militares obligaron a los celtas a pensar en una forma de permanecer en el mundo del Mediterráneo oriental sin provocar a Macedonia.

Por tanto, la fundación de Tylis fue consecuencia de esta consideración. Como describe Polibio, los celtas Tylis se aliaron con Bizancio y lucharon contra los tracios. [33] Es decir, aunque los Tylis Celts aún conservaban su naturaleza expansionista, ya se definían a sí mismos como una potencia regional en Tracia después de haberse asentado en los Balcanes. En otras palabras, las aplastantes derrotas que Antígono había infligido a los Tylis Celtas continuaron siendo influyentes para ellos a lo largo de su historia. Por lo tanto, preferirían luchar contra sus feroces vecinos tracios que enfrentarse de nuevo al ejército macedonio de Antígono. Es decir, aunque los Tylis Celts no perdieron su identidad celta como guerreros, la destreza militar de Antígono todavía los obligó a adaptarse a la geopolítica tracia. Por estas razones, la identidad política de los Tylis Celts parece ser un "estado celta-tracio".

El crecimiento de la Galacia de Anatolia tampoco fue un proceso pacífico. La naturaleza agresiva de los guerreros galos chocaba con frecuencia con los poderes helenísticos en Asia Menor. Appian escribe en las guerras sirias que Antíoco I derrotó con éxito la invasión de galos / gálatas (Γαλάται) y por lo tanto ganó el apellido Soter. [34] Aquí, Appian señala que los gálatas, como un grupo de celtas belicosos, aún conservaban su ferocidad y agresividad al luchar contra el Imperio seléucida. Al igual que sus compañeros celtas en Tylis, los gálatas también percibían a sus vecinos como no celtas. Por lo tanto, las acciones hostiles hacia estas personas estaban justificadas. En este punto, se pudo observar claramente la misma característica compartida del celtismo entre los Tylis Celtas y los Gálatas. Sin embargo, a diferencia de Antigonus Gonatas, Antiochus I falló en dominar a los gálatas demostrando la destreza de su ejército helenístico. Según Eliano, Antíoco I murió en otra batalla contra los gálatas en 261 a. C. [35] Por lo tanto, en comparación con los Tylis Celts, los gálatas no se vieron obligados a adaptarse a un nuevo entorno. Se defendieron con éxito de las guerras contra el Imperio seléucida y, por lo tanto, sobrevivieron como una potencia geopolítica importante en Asia Menor. Es decir, su identidad política en Anatolia surgió de su victoria contra un poder sucesor. Al matar a Antíoco I y derrotar a su ejército, los gálatas aseguraron su posición en el Asia Menor helenística y finalmente se convirtieron en un estado "helénico-celta".Con base en esta evidencia, está claro que la identidad étnica de los estados celtas del este permaneció intacta después de sus inmigraciones. Sin embargo, sus identidades políticas cambiaron con el tiempo debido a sus conflictos con los estados sucesores. Por esta razón, las identidades políticas de los celtas orientales estaban sustancialmente relacionadas con la geopolítica de las áreas en las que se habían asentado.


Contenido

Los primeros restos humanos encontrados en Bulgaria fueron excavados en la cueva de Kozarnika, con una edad aproximada de 1,6 millones antes de Cristo. Esta cueva probablemente guarda la evidencia más antigua de comportamiento simbólico humano jamás encontrada. Un par de mandíbulas humanas fragmentadas, que tienen 44.000 años de antigüedad, se encontraron en la cueva de Bacho Kiro, pero se discute si estos primeros humanos eran en realidad Homo sapiens o neandertales. [6]

Las primeras viviendas en Bulgaria, las viviendas neolíticas de Stara Zagora, datan del 6.000 a. C. y se encuentran entre las estructuras artificiales más antiguas descubiertas hasta ahora. [7] A finales del neolítico, la cultura Hamangia y Vinča se desarrolló en lo que hoy es Bulgaria, el sur de Rumanía y el este de Serbia. [8] [9] La primera ciudad conocida de Europa, Solnitsata, se encontraba en la actual Bulgaria. [10] El asentamiento del lago Durankulak en Bulgaria comenzó en una pequeña isla, aproximadamente 7000 aC y alrededor de 4700/4600 aC la arquitectura de piedra ya era de uso general y se convirtió en un fenómeno característico que era único en Europa.

La cultura eneolítica de Varna (5000 aC) [11] representa la primera civilización con una jerarquía social sofisticada en Europa. La pieza central de esta cultura es la Necrópolis de Varna, descubierta a principios de la década de 1970. Sirve como una herramienta para comprender cómo funcionaron las primeras sociedades europeas, [12] principalmente a través de entierros rituales bien conservados, cerámica y joyas de oro. Los anillos de oro, brazaletes y armas ceremoniales descubiertos en una de las tumbas se crearon entre el 4.600 y el 4200 a.C., lo que los convierte en los artefactos de oro más antiguos descubiertos hasta ahora en el mundo. [13] La cultura Karanovo se desarrolló simultáneamente con la de Varna, y sus capas de tierra sirven como indicador estratigráfico de la prehistoria de la región de los Balcanes en general.

Algunas de las primeras evidencias del cultivo de la uva y la domesticación del ganado están asociadas con la cultura Ezero de la Edad del Bronce. [14] Los dibujos de la cueva de Magura datan de la misma época, aunque no se pueden precisar los años exactos de su creación.

Los tracios editar

Las primeras personas que dejaron huellas duraderas y patrimonio cultural en toda la región de los Balcanes fueron los tracios. Su origen permanece oscuro. Generalmente se propone que un pueblo proto-tracio se desarrolló a partir de una mezcla de pueblos indígenas e indoeuropeos desde la época de la expansión protoindoeuropea en la Edad del Bronce Temprano [15] cuando este último, alrededor del 1500 aC, conquistó a los indígenas. pueblos. [16] Los artesanos tracios heredaron las habilidades de las civilizaciones indígenas anteriores a ellos, especialmente en el trabajo del oro. [17]

Los tracios eran generalmente desorganizados, pero tenían una cultura avanzada a pesar de la falta de su propio guión adecuado, y reunieron poderosas fuerzas militares cuando sus tribus divididas formaron uniones bajo la presión de amenazas externas. Nunca lograron ninguna forma de unidad más allá de las reglas dinásticas breves en el apogeo del período clásico griego. Al igual que los galos y otras tribus celtas, se cree que la mayoría de los tracios vivían simplemente en pequeñas aldeas fortificadas, generalmente en las colinas. Aunque el concepto de centro urbano no se desarrolló hasta la época romana, fueron numerosas las fortificaciones más grandes que también sirvieron como centros de mercado regionales. Sin embargo, en general, a pesar de la colonización griega en áreas como Bizancio, Apolonia y otras ciudades, los tracios evitaron la vida urbana. Las primeras colonias griegas en Tracia se fundaron en el siglo VIII a. C. [18]

Las tribus tracias permanecieron divididas y la mayoría de ellas cayeron bajo el dominio persa nominal desde finales del siglo VI hasta la primera mitad del siglo V, [19] hasta que el rey Teres unió a la mayoría de ellas en el reino odrisio alrededor del 470 a. C., probablemente después de la derrota persa. en Grecia, [20] que más tarde alcanzó su punto máximo bajo el liderazgo del rey Sitalces (431-424 aC) y de Cotys I (383-359 aC). Al comienzo de la guerra del Peloponeso, Sitalces se alió con los atenienses y en 429 a. C. invadió Macedonia (entonces gobernada por Perdiccas II) con un vasto ejército que incluía 150.000 guerreros de tribus tracias independientes. Cotys I, por otro lado, fue a la guerra con los atenienses por la posesión del quersoneso tracio. A partir de entonces, el Imperio macedonio incorporó el reino odrisio [21] y los tracios se convirtieron en un componente inalienable de las expediciones extracontinentales de Felipe II y Alejandro III (el Grande).

Dominio persa aqueménida Editar

Desde que el rey macedonio Amintas I entregó su país a los persas alrededor del 512-511 a. C., los macedonios y los persas ya no eran extraños. [2] La subyugación de Macedonia fue parte de las operaciones militares persas iniciadas por Darío el Grande (521–486 a. C.). En el 513 a. C., después de inmensos preparativos, un enorme ejército aqueménida invadió los Balcanes e intentó derrotar a los escitas europeos que deambulaban por el norte del río Danubio. [2] El ejército de Darío subyugó a varios pueblos tracios y prácticamente a todas las demás regiones que tocan la parte europea del Mar Negro, como partes de la actual Bulgaria, Rumania, Ucrania y Rusia, antes de regresar a Asia Menor. [2] [22] Darío dejó en Europa a uno de sus comandantes llamado Megabazus cuya tarea era lograr conquistas en los Balcanes. [2] Las tropas persas subyugaron Tracia, las ciudades costeras griegas, ricas en oro, y también derrotaron y conquistaron a los poderosos Paeonians. [2] [23] [24] Finalmente, Megabazus envió enviados a Amintas, exigiendo la aceptación de la dominación persa, que el macedonio aceptó. [2] Después de la revuelta jónica, el dominio persa sobre los Balcanes se aflojó, pero fue firmemente restaurado en 492 a. C. a través de las campañas de Mardonio. [2] Los Balcanes, incluida la actual Bulgaria, proporcionaron muchos soldados para el ejército multiétnico aqueménida. Se han encontrado varios tesoros tracios que datan del dominio persa en Bulgaria. [25] La mayor parte de lo que es hoy Bulgaria permaneció firmemente bajo el dominio persa hasta el 479 a. C. [2] [26] La guarnición persa en Doriscus en Tracia resistió durante muchos años incluso después de la derrota persa, y al parecer nunca se rindió. Permaneció como el último bastión persa en Europa. [27] [ fuente autoeditada ]

Los celtas editar

En 298 a. C., las tribus celtas llegaron a lo que hoy es Bulgaria y se enfrentaron con las fuerzas del rey macedonio Casandro en el monte Haemos (Stara Planina). Los macedonios ganaron la batalla, pero esto no detuvo el avance celta. Muchas comunidades tracias, debilitadas por la ocupación macedonia, cayeron bajo el dominio celta. [28]

En 279 a. C., uno de los ejércitos celtas, liderado por Comontorius, atacó Tracia y logró conquistarla. Comontorius estableció el reino de Tylis en lo que hoy es el este de Bulgaria. [29] El pueblo actual de Tulovo lleva el nombre de este reino relativamente efímero. Las interacciones culturales entre tracios y celtas se evidencian en varios elementos que contienen elementos de ambas culturas, como el carro de Mezek y casi con certeza el caldero de Gundestrup. [30]

Tylis duró hasta el 212 a. C., cuando los tracios lograron recuperar su posición dominante en la región y la disolvieron. [31] Pequeñas bandas de celtas sobrevivieron en el oeste de Bulgaria. Una de esas tribus eran los serdi, a partir del cual Serdica - el antiguo nombre de Sofía - se origina. [32] Aunque los celtas permanecieron en los Balcanes durante más de un siglo, su influencia en la península fue modesta. [29] A finales del siglo III, apareció una nueva amenaza para la gente de la región de Tracia en la forma del Imperio Romano.

Período romano Editar

En 188 a. C., los romanos invadieron Tracia y la guerra continuó hasta el 46 d. C. cuando Roma finalmente conquistó la región. En el 46 d.C., los romanos establecieron la provincia de Tracia. En el siglo IV, los tracios tenían una identidad indígena compuesta, como "romanos" cristianos que conservaban algunos de sus antiguos rituales paganos. Los traco-romanos se convirtieron en un grupo dominante en la región, y finalmente cedieron varios comandantes militares y emperadores como Galerio y Constantino I el Grande. Los centros urbanos se desarrollaron bien, especialmente los territorios de Serdika, lo que hoy es Sofía, debido a la abundancia de manantiales minerales. La afluencia de inmigrantes de todo el imperio enriqueció el paisaje cultural local. Se han descubierto templos de Osiris e Isis cerca de la costa del Mar Negro. [33]

En algún momento antes del 300 d.C., Diocleciano dividió aún más Tracia en cuatro provincias más pequeñas. Más tarde, en el siglo IV, un grupo de godos llegó al norte de Bulgaria y se estableció en Nicopolis ad Istrum y sus alrededores. Allí, el obispo gótico Ulfilas tradujo la Biblia del griego al gótico, creando el alfabeto gótico en el proceso. Este fue el primer libro escrito en lengua germánica, y por esta razón al menos un historiador se refiere a Ulfilas como "el padre de la literatura germánica". [34] El primer monasterio cristiano en Europa fue fundado en 344 por San Atanasio cerca de la actual Chirpán siguiendo el Concilio de Serdica. [35]

Debido a la naturaleza rural de la población local, el control romano de la región siguió siendo débil. En el siglo V, los hunos de Atila atacaron los territorios de la actual Bulgaria y saquearon muchos asentamientos romanos. A finales del siglo VI, los ávaros organizaron incursiones regulares en el norte de Bulgaria, que fueron un preludio de la en masa llegada de los eslavos.

Durante el siglo VI, la cultura tradicional grecorromana siguió siendo influyente, pero la filosofía y la cultura cristianas fueron dominantes y comenzaron a reemplazarla. [36] Desde el siglo VII, el griego se convirtió en el idioma predominante en la administración, la Iglesia y la sociedad del Imperio Romano de Oriente, reemplazando al latín. [37]

Los eslavos editar

Los eslavos emergieron de su tierra natal original (más comúnmente se cree que estaba en Europa del Este) a principios del siglo VI y se extendieron a la mayor parte del este de Europa Central, Europa del Este y los Balcanes, formando así tres ramas principales: los eslavos occidentales, el este Eslavos y eslavos del sur. Los eslavos del sur más orientales se asentaron en el territorio de la actual Bulgaria durante el siglo VI.

La mayoría de los tracios fueron finalmente helenizados o romanizados, y los últimos restos sobrevivieron en áreas remotas hasta el siglo quinto. [38] [39] Una parte de los eslavos del sur orientales asimiló a la mayoría de ellos, antes de que la élite búlgara incorporase a estos pueblos en el Primer Imperio Búlgaro. [40]

Búlgaros Editar

los Búlgaros (además Bolgares o proto-búlgaros [41]) eran un pueblo seminómada de ascendencia turca, originario de Asia Central, que desde el siglo II en adelante vivió en las estepas al norte del Cáucaso y alrededor de las orillas del río Volga (entonces Itil). Una rama de ellos dio lugar al Primer Imperio Búlgaro. Los búlgaros estaban gobernados por khans hereditarios. Había varias familias aristocráticas cuyos miembros, con títulos militares, formaban una clase gobernante. Los búlgaros eran politeístas, pero adoraban principalmente a la deidad suprema Tangra.

Antigua Gran Bulgaria Editar

En 632, Khan Kubrat unió las tres tribus búlgaras más grandes: Kutrigur, Utugur y Onogonduri, formando así el país que ahora los historiadores llaman Gran Bulgaria (también conocido como Onoguria). Este país estaba situado entre el curso inferior del río Danubio al oeste, el mar Negro y el mar de Azov al sur, el río Kuban al este y el río Donets al norte. La capital era Phanagoria, en el Azov.

En 635, Kubrat firmó un tratado de paz con el emperador Heraclius del Imperio Bizantino, expandiendo el reino búlgaro hacia los Balcanes. Más tarde, Kubrat fue coronado con el título de Patricio por Heraclio. El reino nunca sobrevivió a la muerte de Kubrat. Después de varias guerras con los jázaros, los búlgaros fueron finalmente derrotados y emigraron al sur, al norte y principalmente al oeste hacia los Balcanes, donde vivían la mayoría de las otras tribus búlgaras, en un estado vasallo del Imperio bizantino. desde el siglo V.

Uno de los sucesores de Khan Kubrat, Kotrag dirigió nueve tribus búlgaras hacia el norte a lo largo de las orillas del río Volga en lo que hoy es Rusia, creando el Reino de los búlgaros del Volga a finales del siglo VII. Este reino se convirtió más tarde en el centro comercial y cultural del norte, porque se encontraba en una posición muy estratégica creando un monopolio sobre el comercio entre los árabes, los nórdicos y los ávaros. Los búlgaros del Volga fueron los primeros en derrotar a la horda mongola y protegieron a Europa durante décadas, pero después de innumerables invasiones mongoles, el Reino de los búlgaros del Volga fue destruido y la mayoría de sus ciudadanos asesinados o vendidos como esclavos en Asia.

Otro sucesor de Khan Kubrat, Asparuh (hermano de Kotrag) se trasladó al oeste, ocupando el sur de Besarabia. Después de una guerra exitosa con Bizancio en 680, el kanato de Asparuh conquistó inicialmente Escitia Menor y fue reconocido como un estado independiente bajo el tratado subsiguiente firmado con el Imperio Bizantino en 681. Ese año generalmente se considera como el año del establecimiento de la actual Bulgaria. y Asparuh es considerado el primer gobernante búlgaro. Otra horda búlgara, liderada por el hermano de Asparuh, Kuber, se instaló en Panonia y luego en Macedonia. [42] [43])

Durante el Imperio Romano tardío, varias provincias romanas cubrían el territorio que comprende la actual Bulgaria: Escitia (Escitia Menor), Moesia (Alta y Baja), Tracia, Macedonia (Primera y Segunda), Dacia (Costera e Interior, ambas al sur de Danubio), Dardania, Rhodope y Haemismontus, y tenía una población mixta de griegos bizantinos, tracios y dacios, la mayoría de los cuales hablaban griego o variantes del latín vulgar. Varias oleadas consecutivas de migración eslava a lo largo del siglo VI y principios del VII llevaron a un cambio dramático de la demografía de la región y su eslavicización casi completa.

Después del reinado de Asparuh, su hijo y heredero Tervel, se convierte en gobernante. A principios del siglo VIII, el emperador bizantino Justiniano II pidió ayuda a Khan Tervel para recuperar su trono, por lo que Tervel recibió la región de Zagore del Imperio y se le pagó grandes cantidades de oro. También recibió el título bizantino "CésarAños más tarde, el emperador decidió traicionar y atacar a Bulgaria, pero su ejército fue aplastado en la batalla de Anhialo. Tras la muerte de Justiniano II, los búlgaros continúan sus cruzadas contra el imperio y en 716 llegan a Constantinopla. La amenaza de Tanto los búlgaros como la amenaza árabe en el este obligan al nuevo emperador Teodosio III a firmar un tratado de paz con Tervel. El sucesor, León III el Isauriano, tiene que enfrentarse a un ejército de 100.000 árabes dirigido por Maslama ibn Abd al-Malik. y una flota de 2.500 barcos que asedian Constantinopla en el año 717. Basándose en su tratado con Bulgaria, el emperador le pide a Khan Tervel que le ayude a hacer frente a la invasión árabe. Tervel acepta y los árabes son diezmados fuera de los muros del La flota sufre graves daños con la ayuda del fuego griego. Los barcos restantes son destruidos por una tormenta, en un intento de huir. Así que terminó el segundo asedio árabe de Constantinopla. Después del reinado de Tervel, hubo cambios frecuentes en la ciudad. las casas gobernantes, que conducen a la inestabilidad y la crisis política.

Décadas más tarde, en 768, Khan Telerig de la casa Dulo, gobernó Bulgaria. Su campaña militar contra Constantino V en el año 774 resultó infructuosa. Emocionado con su éxito contra Telerig, el emperador bizantino envió una flota de 2.000 barcos cargados de jinetes. Esta expedición resultó ser un fracaso, debido a los fuertes vientos del norte cerca de Mesembria. Telerig estaba al tanto del aumento de la presencia de espías en la capital, Pliska. Para disminuir esta influencia bizantina, envió una carta al emperador en la que pide refugio en Constantinopla y quiere saber qué espías bizantinos pueden ayudarlo. Conociendo sus nombres, mata a todos los agentes de la capital. Su gobierno marcó el final de la crisis política.

Bajo el guerrero Khan Krum (802-814) Bulgaria se expandió al noroeste y al sur, ocupando las tierras entre los ríos Danubio medio y Moldavia, toda la actual Rumanía, Sofía en 809 y Adrianópolis en 813, y amenazando a la propia Constantinopla. Krum implementó una reforma legal con la intención de reducir la pobreza y fortalecer los lazos sociales en su estado enormemente ampliado.

Durante el reinado de Khan Omurtag (814–831), los límites noroccidentales con el Imperio franco se establecieron firmemente a lo largo del Danubio medio. En la capital búlgara, Pliska, se construyeron un magnífico palacio, templos paganos, residencia del gobernante, fortaleza, ciudadela, conductos de agua y baños, principalmente de piedra y ladrillo.

Omurtag siguió una política de represión contra los cristianos. Menologion of Basil II, glorifica al emperador Basil II mostrándolo como un guerrero que defiende la cristiandad ortodoxa contra los ataques del Imperio Búlgaro, cuyos ataques a los cristianos están ilustrados gráficamente.

Cristianización Editar

Bajo Boris I, Bulgaria se convirtió oficialmente en cristiana, y el Patriarca Ecuménico acordó permitir un arzobispo búlgaro autónomo en Pliska. Los misioneros de Constantinopla, Cirilo y Metodio, idearon el alfabeto glagolítico, que fue adoptado en el Imperio búlgaro alrededor de 886. El alfabeto y la lengua búlgara antigua que evolucionó del eslavo [44] dieron lugar a una rica actividad literaria y cultural centrada en el Preslav y las escuelas literarias de Ohrid, establecidas por orden de Boris I en 886.

A principios del siglo IX, se desarrolló un nuevo alfabeto, el cirílico, en la Escuela Literaria Preslav, adaptado del alfabeto glagolítico inventado por los santos Cirilo y Metodio. [45] Una teoría alternativa es que el alfabeto fue ideado en la Escuela Literaria de Ohrid por San Climent de Ohrid, un erudito búlgaro y discípulo de Cirilo y Metodio.

A finales del siglo IX y principios del X, Bulgaria se extendió a Epiro y Tesalia en el sur, Bosnia en el oeste y controló toda la actual Rumanía y el este de Hungría al norte reuniéndose con viejas raíces. Un estado serbio nació como dependencia del Imperio búlgaro. Bajo el zar Simeón I de Bulgaria (Simeón el Grande), quien fue educado en Constantinopla, Bulgaria se convirtió nuevamente en una seria amenaza para el Imperio Bizantino. Su política agresiva tenía como objetivo desplazar a Bizancio como socio principal de las organizaciones políticas nómadas de la zona. Al subvertir los principios de la diplomacia bizantina y la cultura política, Simeón convirtió su propio reino en un factor estructurador de la sociedad en el mundo nómada. [46] [47]

Simeón esperaba tomar Constantinopla y convertirse en emperador de búlgaros y griegos, y libró una serie de guerras con los bizantinos durante su largo reinado (893–927). Al final de su gobierno, el frente había llegado al Peloponeso en el sur, convirtiéndolo en el estado más poderoso del sudeste de Europa contemporáneo.[47] Simeón se autoproclamó "Zar (César) de los búlgaros y los romanos", título que fue reconocido por el Papa, pero no por el emperador bizantino. Se decía que la capital, Preslav, rivalizaba con Constantinopla, [48] [49] la nueva Iglesia Ortodoxa Búlgara independiente se convirtió en el primer nuevo patriarcado además de la Pentarquía y las traducciones búlgaras de textos cristianos esparcidos por todo el mundo eslavo de la época. [50]

Después de la muerte de Simeón, Bulgaria se vio debilitada por las guerras internas y externas con los croatas, magiares, pechenegos y serbios y la propagación de la herejía de Bogomil. [51] [52] Dos invasiones bizantinas y rus consecutivas resultaron en la toma de la capital Preslav por el ejército bizantino en 971. [53] Bajo Samuil, Bulgaria se recuperó un poco de estos ataques y logró conquistar Serbia y Duklja. [54]

En 986, el emperador bizantino Basilio II emprendió una campaña para conquistar Bulgaria. Después de una guerra que duró varias décadas, infligió una derrota decisiva a los búlgaros en 1014 y completó la campaña cuatro años después. En 1018, después de la muerte del último zar búlgaro, Ivan Vladislav, la mayor parte de la nobleza de Bulgaria decidió unirse al Imperio Romano de Oriente. [55] Sin embargo, Bulgaria perdió su independencia y permaneció sujeta a Bizancio durante más de siglo y medio. Con el colapso del estado, la iglesia búlgara cayó bajo el dominio de los eclesiásticos bizantinos que tomaron el control del arzobispado de Ohrid. [56]

No queda evidencia de una resistencia importante o de un levantamiento de la población o la nobleza búlgara en la primera década después del establecimiento del gobierno bizantino. Dada la existencia de oponentes tan irreconciliables a los bizantinos como Krakra, Nikulitsa, Dragash y otros, esta aparente pasividad parece difícil de explicar. Algunos historiadores [57] explican esto como consecuencia de las concesiones que Basilio II otorgó a la nobleza búlgara para ganar su lealtad.

Basilio II garantizó la indivisibilidad de Bulgaria en sus antiguas fronteras geográficas y no abolió oficialmente el gobierno local de la nobleza búlgara, que pasó a formar parte de la aristocracia bizantina como arcontes o strategoi. En segundo lugar, las cartas especiales (decretos reales) de Basilio II reconocieron la autocefalia del arzobispado búlgaro de Ohrid y establecieron sus límites, asegurando la continuación de las diócesis ya existentes bajo Samuil, sus propiedades y otros privilegios. [58]

Después de la muerte de Basilio II, el imperio entró en un período de inestabilidad. En 1040, Peter Delyan organizó una rebelión a gran escala, pero no pudo restaurar el estado búlgaro y fue asesinado. Poco después, la dinastía Komnenos entró en sucesión y detuvo el declive del imperio. Durante este tiempo, el estado bizantino experimentó un siglo de estabilidad y progreso.

En 1180, el último de los Komnenoi capaces, Manuel I Komnenos, murió y fue reemplazado por la relativamente incompetente dinastía Angeloi, lo que permitió a algunos nobles búlgaros organizar un levantamiento. En 1185, Peter y Asen, importantes nobles de origen búlgaro, cuman, valaco o mixto supuestos y controvertidos, encabezaron una revuelta contra el dominio bizantino y Peter se declaró a sí mismo zar Pedro II. Al año siguiente, los bizantinos se vieron obligados a reconocer la independencia de Bulgaria. Peter se autodenominó "Zar de los búlgaros, griegos y valacos".

La Bulgaria resucitada ocupó el territorio entre el Mar Negro, el Danubio y Stara Planina, incluida una parte del este de Macedonia, Belgrado y el valle del Morava. También ejerció control sobre Valaquia. [59] El zar Kaloyan (1197-1207) se unió al papado, asegurando así el reconocimiento de su título de "Rex", aunque deseaba ser reconocido como "Emperador" o "Zar" de los búlgaros. y Vlachs. Libró guerras en el Imperio Bizantino y (después de 1204) en los Caballeros de la Cuarta Cruzada, conquistando gran parte de Tracia, los Ródopes, Bohemia y Moldovia, así como toda Macedonia.

En la batalla de Adrianópolis en 1205, Kaloyan derrotó a las fuerzas del Imperio Latino y así limitó su poder desde el primer año de su establecimiento. El poder de los húngaros y, en cierta medida, de los serbios impidió una expansión significativa hacia el oeste y el noroeste. Bajo Ivan Asen II (1218-1241), Bulgaria se convirtió una vez más en una potencia regional, ocupando Belgrado y Albania. En una inscripción de Turnovo en 1230 se tituló a sí mismo "En Cristo el Señor, el fiel zar y autócrata de los búlgaros, hijo del viejo Asen".

El Patriarcado Ortodoxo Búlgaro fue restaurado en 1235 con la aprobación de todos los Patriarcados orientales, poniendo así fin a la unión con el Papado. Ivan Asen II tenía reputación de gobernante sabio y humano, y abrió relaciones con el occidente católico, especialmente Venecia y Génova, para reducir la influencia de los bizantinos en su país. Tarnovo se convirtió en un importante centro económico y religioso, una "Tercera Roma", a diferencia de la ya decadente Constantinopla. [60] Como Simeón el Grande durante el primer imperio, Ivan Asen II expandió el territorio a las costas de tres mares (Adriático, Egeo y Negro), anexó Medea, la última fortaleza antes de las murallas de Constantinopla, asedió sin éxito la ciudad en 1235 y restauró el destruido desde 1018 Patriarcado búlgaro.

El poderío militar y económico del país declinó después del final de la dinastía Asen en 1257, enfrentándose a conflictos internos, constantes ataques bizantinos y húngaros y dominación mongola. [40] [61] El zar Teodore Svetoslav (que reinó entre 1300 y 1322) restauró el prestigio búlgaro desde 1300 en adelante, pero solo temporalmente. La inestabilidad política siguió creciendo y Bulgaria comenzó a perder territorio gradualmente. Esto llevó a una rebelión campesina liderada por el porquerizo Ivaylo, quien finalmente logró derrotar a las fuerzas del zar y ascender al trono.

Incursiones otomanas Editar

Una Bulgaria debilitada del siglo XIV se enfrentó a una nueva amenaza del sur, los turcos otomanos, que cruzaron a Europa en 1354. En 1371, las divisiones entre facciones entre los terratenientes feudales y la expansión del bogomilismo habían provocado que el Segundo Imperio Búlgaro se dividiera en tres pequeños tsardoms —Vidin, Tarnovo y Karvuna— y varios principados semiindependientes que lucharon entre sí, y también con bizantinos, húngaros, serbios, venecianos y genoveses.

Los otomanos enfrentaron poca resistencia de estos estados búlgaros divididos y débiles. En 1362 capturaron Philippopolis (Plovdiv), y en 1382 tomaron Sofía. Los otomanos volvieron entonces su atención a los serbios, a quienes derrotaron en Kosovo Polje en 1389. En 1393, los otomanos ocuparon Tarnovo después de un asedio de tres meses. En 1396 también se invadió el Zaardom de Vidin, lo que puso fin al Segundo Imperio Búlgaro y a la independencia de Bulgaria.

En 1393, los otomanos capturaron Tarnovo, la capital del Segundo Imperio Búlgaro, después de un asedio de tres meses. En 1396, Vidin Tsardom cayó después de la derrota de una cruzada cristiana en la batalla de Nicopolis. Con esto, los otomanos finalmente subyugaron y ocuparon Bulgaria. [38] [62] [63] Una cruzada polaco-húngara comandada por Władysław III de Polonia se propuso liberar a Bulgaria y los Balcanes en 1444, pero los turcos salieron victoriosos en la batalla de Varna.

Las nuevas autoridades desmantelaron las instituciones búlgaras y fusionaron la Iglesia búlgara separada en el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla (aunque un pequeño arzobispado autocéfalo búlgaro de Ohrid sobrevivió hasta enero de 1767). Las autoridades turcas destruyeron la mayoría de las fortalezas medievales búlgaras para evitar rebeliones. Las grandes ciudades y las áreas donde predominaba el poder otomano permanecieron severamente despobladas hasta el siglo XIX. [64] [ página necesaria ]

Los otomanos normalmente no exigían que los cristianos se hicieran musulmanes. Sin embargo, hubo muchos casos de islamización individual o masiva forzada, especialmente en los Ródopes. Los búlgaros que se convirtieron al Islam, los pomaks, conservaron el idioma búlgaro, la vestimenta y algunas costumbres compatibles con el Islam. [38] [63] [ página necesaria ] .

Dominio otomano Editar

El sistema otomano comenzó a declinar en el siglo XVII y, a finales del siglo XVIII, casi se derrumbó. El gobierno central se debilitó a lo largo de las décadas y esto había permitido a varios propietarios otomanos locales de grandes propiedades establecer un dominio personal sobre regiones separadas. [65] Durante las dos últimas décadas del siglo XVIII y la primera del siglo XIX, la península de los Balcanes se disolvió en una virtual anarquía. [38] [66]

La tradición búlgara llama a este período el kurdjaliistvo: bandas armadas de turcos llamados kurdjalii plagó el área. En muchas regiones, miles de campesinos huyeron del campo a las ciudades locales o (más comúnmente) a las colinas o bosques, algunos incluso huyeron más allá del Danubio a Moldavia, Valaquia o el sur de Rusia. [38] [66] El declive de las autoridades otomanas también permitió un renacimiento gradual de la cultura búlgara, que se convirtió en un componente clave en la ideología de liberación nacional.

Las condiciones mejoraron gradualmente en ciertas áreas en el siglo XIX. Algunas ciudades, como Gabrovo, Tryavna, Karlovo, Koprivshtitsa, Lovech, Skopie, prosperaron. Los campesinos búlgaros realmente poseían su tierra, aunque oficialmente pertenecía al sultán. El siglo XIX también trajo consigo mejoras en las comunicaciones, el transporte y el comercio. La primera fábrica en tierras búlgaras abrió en Sliven en 1834 y el primer sistema ferroviario comenzó a funcionar (entre Rousse y Varna) en 1865.

El nacionalismo búlgaro surgió a principios del siglo XIX bajo la influencia de ideas occidentales como el liberalismo y el nacionalismo, que se filtraron al país después de la Revolución Francesa, principalmente a través de Grecia. La revuelta griega contra los otomanos que comenzó en 1821 también influyó en la pequeña clase educada búlgara. Pero la influencia griega estaba limitada por el resentimiento general búlgaro por el control griego de la Iglesia búlgara y fue la lucha por revivir una Iglesia búlgara independiente lo que primero despertó el sentimiento nacionalista búlgaro.

En 1870, un firman creó un exarcado búlgaro y el primer exarca búlgaro, Antim I, se convirtió en el líder natural de la nación emergente. El Patriarca de Constantinopla reaccionó excomulgando al exarcado búlgaro, lo que reforzó su voluntad de independencia. Una lucha por la liberación política del Imperio Otomano surgió frente al Comité Central Revolucionario Búlgaro y la Organización Revolucionaria Interna liderada por revolucionarios liberales como Vasil Levski, Hristo Botev y Lyuben Karavelov.

Levantamiento de abril y guerra ruso-turca (década de 1870)

En abril de 1876, los búlgaros se rebelaron en el Levantamiento de Abril. La revuelta estuvo mal organizada y comenzó antes de la fecha prevista. Se limitó en gran parte a la región de Plovdiv, aunque también participaron algunos distritos del norte de Bulgaria, Macedonia y la zona de Sliven. El levantamiento fue aplastado por los otomanos, que trajeron tropas irregulares (bashi-bazouks) de fuera del área. Innumerables aldeas fueron saqueadas y decenas de miles de personas masacradas, la mayoría de ellas en las ciudades insurgentes de Batak, Perushtitsa y Bratsigovo, todas en el área de Plovdiv.

Las masacres provocaron una amplia reacción pública entre los europeos liberales como William Ewart Gladstone, quien lanzó una campaña contra los "horrores búlgaros". La campaña fue apoyada por muchos intelectuales y figuras públicas europeas. Sin embargo, la reacción más fuerte provino de Rusia. La enorme protesta pública que el Levantamiento de Abril había provocado en Europa condujo a la Conferencia de las Grandes Potencias de Constantinopla en 1876-1877.

La negativa de Turquía a implementar las decisiones de la conferencia le dio a Rusia una oportunidad largamente esperada de realizar sus objetivos a largo plazo con respecto al Imperio Otomano. Con su reputación en juego, Rusia declaró la guerra a los otomanos en abril de 1877. Los búlgaros también lucharon junto a los rusos que avanzaban. Rusia estableció un gobierno provisional en Bulgaria. El ejército ruso y el búlgaro Opalchentsi derrotaron decisivamente a los otomanos en Shipka Pass y Pleven. En enero de 1878 habían liberado gran parte de las tierras búlgaras.

El Tratado de San Stefano se firmó el 3 de marzo de 1878 y estableció un principado búlgaro autónomo en los territorios del Segundo Imperio Búlgaro, incluidas las regiones de Moesia, Tracia y Macedonia, [67] [68] aunque el estado era de jure solo autónomo pero de facto funcionó de forma independiente. Sin embargo, tratando de preservar el equilibrio de poder en Europa y temiendo el establecimiento de un gran estado cliente ruso en los Balcanes, las otras grandes potencias se mostraron reacias a aceptar el tratado. [67]

Como resultado, el Tratado de Berlín (1878), bajo la supervisión de Otto von Bismarck de Alemania y Benjamin Disraeli de Gran Bretaña, revisó el tratado anterior y redujo el estado búlgaro propuesto. El nuevo territorio de Bulgaria estaba limitado entre el Danubio y la cordillera de Stara Planina, con su sede en la antigua capital búlgara de Veliko Turnovo e incluida Sofía. Esta revisión dejó a grandes poblaciones de búlgaros étnicos fuera del nuevo país y definió el enfoque militarista de Bulgaria en los asuntos exteriores y su participación en cuatro guerras durante la primera mitad del siglo XX. [67] [69] [70]

Alejandro de Battenberg, un alemán con estrechos vínculos con el zar de Rusia, fue el primer príncipe (knyaz) de la Bulgaria moderna a partir de 1879. Todos habían asumido que Bulgaria se convertiría en un aliado de Rusia. Al contrario, se convirtió en un baluarte contra la expansión rusa y cooperó con los británicos. [71] Bulgaria fue atacada por Serbia en 1885, pero derrotó a los invasores. De ese modo se ganó el respeto de las grandes potencias y desafió a Rusia. En respuesta, Rusia aseguró la abdicación del príncipe Alejandro en 1886. [72]

Stefan Stambolov (1854-1895) sirvió en 1886-1894 primero como regente y luego como primer ministro del nuevo gobernante, Fernando I de Bulgaria (príncipe 1887-1908, zar 1908-1918). Stambolov creía que la liberación rusa de Bulgaria del dominio turco había sido un intento de la Rusia zarista de convertir a Bulgaria en su protectorado. Su política se caracterizó por el objetivo de preservar la independencia búlgara a toda costa, trabajando tanto con la mayoría liberal como con los partidos minoritarios conservadores. Durante su liderazgo, Bulgaria se transformó de una provincia otomana en un estado europeo moderno. Stambolov lanzó un nuevo rumbo en la política exterior búlgara, independiente de los intereses de cualquier gran potencia. Su principal objetivo de política exterior era la unificación de la nación búlgara en un estado-nación que constara de todos los territorios del exarcado búlgaro concedido por el sultán en 1870. Stambolov estableció estrechas conexiones con el sultán para animar el espíritu nacional búlgaro en Macedonia y oponerse a la propaganda griega y serbia respaldada por Rusia. Como resultado de las tácticas de Stambolov, el sultán reconoció a los búlgaros como el pueblo predominante en Macedonia y dio luz verde a la creación de una iglesia e instituciones culturales fuertes. Stambolov negoció préstamos con países de Europa occidental para desarrollar la fuerza económica y militar de Bulgaria. En parte, esto fue motivado por su deseo de crear un ejército moderno que pudiera asegurar todo el territorio nacional. Su acercamiento a Europa occidental fue de maniobras diplomáticas. Comprendió los intereses del Imperio austríaco en Macedonia y advirtió a sus diplomáticos en consecuencia. Su política interna se distinguió por la derrota de los grupos terroristas patrocinados por Rusia, el fortalecimiento del estado de derecho y el rápido crecimiento económico y educativo, que condujo a un cambio social y cultural progresivo, y al desarrollo de un ejército moderno capaz de proteger la independencia de Bulgaria. Stambolov era consciente de que Bulgaria tenía que ser política, militar y económicamente fuerte para lograr la unificación nacional. Él trazó el rumbo político que convirtió a Bulgaria en una potencia regional fuerte, respetada por las grandes potencias del momento. Sin embargo, el liderazgo regional de Bulgaria duró poco. Después de la muerte de Stambolov, se abandonó el curso independiente de su política. [73]

Bulgaria emergió del dominio turco como un país agrícola pobre y subdesarrollado, con poca industria o recursos naturales explotados. La mayor parte de la tierra era propiedad de pequeños agricultores, y los campesinos comprendían el 80% de la población de 3,8 millones en 1900. El agrarismo era la filosofía política dominante en el campo, ya que el campesinado organizaba un movimiento independiente de cualquier partido existente. En 1899, se formó la Unión Agraria Búlgara, que reunió a intelectuales rurales, como maestros, con campesinos ambiciosos. Promovió prácticas agrícolas modernas, así como la educación primaria. [74]

El gobierno promovió la modernización, con especial énfasis en la construcción de una red de escuelas primarias y secundarias. Para 1910, había 4.800 escuelas primarias, 330 liceos, 27 instituciones de educación postsecundaria y 113 escuelas vocacionales. De 1878 a 1933, Francia financió numerosas bibliotecas, institutos de investigación y escuelas católicas en toda Bulgaria. En 1888, se estableció una universidad. Fue rebautizada como Universidad de Sofía en 1904, donde las tres facultades de historia y filología, física y matemáticas y derecho produjeron funcionarios para las oficinas gubernamentales nacionales y locales. Se convirtió en el centro de las influencias intelectuales, filosóficas y teológicas alemanas y rusas. [75]

La primera década del siglo fue testigo de una prosperidad sostenida, con un crecimiento urbano constante. La capital de Sofía creció en un factor de 600%: de 20.000 habitantes en 1878 a 120.000 en 1912, principalmente de campesinos que llegaron de las aldeas para convertirse en trabajadores, comerciantes y buscadores de oficinas. Los macedonios utilizaron Bulgaria como base, a partir de 1894, para hacer campaña por la independencia del Imperio Otomano. Lanzaron un levantamiento mal planificado en 1903 que fue brutalmente reprimido y provocó que decenas de miles de refugiados adicionales llegaran a Bulgaria. [76]

Las guerras balcánicas editar

En los años posteriores a la independencia, Bulgaria se militarizó cada vez más y a menudo se la llamó "la Prusia balcánica", en relación con su deseo de revisar el Tratado de Berlín mediante la guerra. [77] [78] [79] La partición de territorios en los Balcanes por las grandes potencias sin tener en cuenta la composición étnica llevó a una ola de descontento no sólo en Bulgaria, sino también en sus países vecinos. En 1911, el primer ministro nacionalista Ivan Geshov formó una alianza con Grecia y Serbia para atacar conjuntamente a los otomanos y revisar los acuerdos existentes en torno a líneas étnicas. [80]

En febrero de 1912 se firmó un tratado secreto entre Bulgaria y Serbia y en mayo de 1912 se selló un acuerdo similar con Grecia. Montenegro también se incorporó al pacto. Los tratados preveían la partición de las regiones de Macedonia y Tracia entre los aliados, aunque las líneas de partición se dejaron peligrosamente vagas. Después de que el Imperio Otomano se negó a implementar reformas en las áreas en disputa, la Primera Guerra de los Balcanes estalló en octubre de 1912 en un momento en que los otomanos estaban atados en una gran guerra con Italia en Libia.Los aliados derrotaron fácilmente a los otomanos y se apoderaron de la mayor parte de su territorio europeo. [80]

Bulgaria sufrió las mayores bajas de cualquiera de los aliados y al mismo tiempo hizo las mayores reclamaciones territoriales. Los serbios, en particular, no estuvieron de acuerdo y se negaron a desalojar el territorio que se habían apoderado en el norte de Macedonia (es decir, el territorio que corresponde aproximadamente a la actual República de Macedonia del Norte), diciendo que el ejército búlgaro no había cumplido con sus preceptos. objetivos de guerra en Adrianópolis (para capturarlo sin la ayuda de Serbia) y que el acuerdo de preguerra sobre la división de Macedonia tenía que ser revisado. Algunos círculos en Bulgaria se inclinaron por ir a la guerra con Serbia y Grecia por este tema.

En junio de 1913, Serbia y Grecia formaron una nueva alianza contra Bulgaria. El primer ministro serbio Nikola Pasic prometió a Grecia Tracia a Grecia [sin referencia] si ayudaba a Serbia a defender el territorio que había capturado en Macedonia, el primer ministro griego Eleftherios Venizelos estuvo de acuerdo [sin referencia]. Al ver esto como una violación de los acuerdos de antes de la guerra, y alentado en privado por Alemania y Austria-Hungría, el zar Fernando declaró la guerra a Serbia y Grecia el 29 de junio.

Las fuerzas serbias y griegas fueron inicialmente rechazadas desde la frontera occidental de Bulgaria, pero rápidamente obtuvieron la ventaja y obligaron a Bulgaria a retirarse. La lucha fue muy dura, con muchas bajas, especialmente durante la Batalla clave de Bregalnitsa. Poco después, Rumania entró en la guerra del lado de Grecia y Serbia, atacando a Bulgaria desde el norte. El Imperio Otomano vio esto como una oportunidad para recuperar sus territorios perdidos y también atacó desde el sureste.

Enfrentando la guerra en tres frentes diferentes, Bulgaria pidió la paz. Se vio obligado a ceder la mayor parte de sus adquisiciones territoriales en Macedonia a Serbia y Grecia, Adrianapole al Imperio Otomano y la región del sur de Dobruja a Rumania. Las dos guerras de los Balcanes desestabilizaron enormemente a Bulgaria, detuvieron su hasta entonces constante crecimiento económico y dejaron 58.000 muertos y más de 100.000 heridos. La amargura por la traición percibida de sus antiguos aliados empoderó a los movimientos políticos que exigieron la restauración de Macedonia a Bulgaria. [81]

Primera Guerra Mundial Editar

Tras las guerras de los Balcanes, la opinión búlgara se volvió contra Rusia y las potencias occidentales, por quienes los búlgaros se sintieron traicionados. El gobierno de Vasil Radoslavov alineó a Bulgaria con el Imperio alemán y Austria-Hungría, aunque esto significó convertirse en un aliado de los otomanos, el enemigo tradicional de Bulgaria. Pero Bulgaria ahora no tenía reclamos contra los otomanos, mientras que Serbia, Grecia y Rumania (aliados de Gran Bretaña y Francia) tenían tierras percibidas en Bulgaria como búlgaras.

Bulgaria se quedó fuera el primer año de la Primera Guerra Mundial recuperándose de las Guerras de los Balcanes. [82] Alemania y Austria se dieron cuenta de que necesitaban la ayuda de Bulgaria para derrotar militarmente a Serbia, abriendo así líneas de suministro desde Alemania a Turquía y reforzando el Frente Oriental contra Rusia. Bulgaria insistió en importantes ganancias territoriales, especialmente Macedonia, que Austria se mostró reacia a otorgar hasta que Berlín insistió. Bulgaria también negoció con los Aliados, quienes ofrecieron términos algo menos generosos. El zar decidió ir con Alemania y Austria y firmó una alianza con ellos en septiembre de 1915, junto con un acuerdo especial búlgaro-turco. Imaginó que Bulgaria dominaría los Balcanes después de la guerra. [83]

Bulgaria, que tenía la fuerza terrestre en los Balcanes, declaró la guerra a Serbia en octubre de 1915. Gran Bretaña, Francia e Italia respondieron declarando la guerra a Bulgaria. En alianza con Alemania, Austria-Hungría y los otomanos, Bulgaria obtuvo victorias militares contra Serbia y Rumania, ocupando gran parte de Macedonia (tomando Skopje en octubre), avanzando hacia la Macedonia griega y tomando Dobruja de Rumania en septiembre de 1916. Así, Serbia fue temporalmente eliminado de la guerra, y Turquía fue temporalmente rescatada del colapso. [84] En 1917, Bulgaria desplegó más de una cuarta parte de sus 4,5 millones de habitantes en un ejército de 1.200.000 efectivos, [85] [86] e infligió grandes pérdidas en Serbia (Kaymakchalan), Gran Bretaña (Doiran), Francia (Monastir). , el Imperio Ruso (Dobrich) y el Reino de Rumania (Tutrakan).

Sin embargo, la guerra pronto se volvió impopular entre la mayoría de los búlgaros, que sufrieron grandes dificultades económicas y tampoco les agradaba luchar contra sus compañeros cristianos ortodoxos en alianza con los musulmanes otomanos. La Revolución Rusa de febrero de 1917 tuvo un gran efecto en Bulgaria, extendiendo el sentimiento antibelicista y antimonárquico entre las tropas y las ciudades. En junio, el gobierno de Radoslavov dimitió. Estallaron motines en el ejército, Stamboliyski fue liberado y se proclamó una república.

Años de entreguerras Editar

En septiembre de 1918, el zar Fernando abdicó en favor de su hijo Boris III para acabar con las tendencias revolucionarias antimonárquicas. En virtud del Tratado de Neuilly (noviembre de 1919) Bulgaria cedió su costa egea a Grecia, reconoció la existencia de Yugoslavia, cedió casi todo su territorio macedonio al Reino de los serbios, croatas y eslovenos, y tuvo que devolver Dobruja a Rumanía. El país tuvo que reducir su ejército a no más de 22.000 hombres y pagar reparaciones superiores a 400 millones de dólares. Los búlgaros generalmente se refieren a los resultados del tratado como la "Segunda Catástrofe Nacional". [87]

Las elecciones de marzo de 1920 dieron a los agrarios una amplia mayoría y Aleksandar Stamboliyski formó el primer gobierno campesino de Bulgaria. Se enfrentó a enormes problemas sociales, pero logró llevar a cabo muchas reformas, aunque la oposición de las clases media y alta, los terratenientes y los oficiales del ejército siguieron siendo poderosos. En marzo de 1923, Stamboliyski firmó un acuerdo con el Reino de Yugoslavia reconociendo la nueva frontera y acordando suprimir la Organización Revolucionaria Macedonia Interna (VMRO), que favorecía una guerra para recuperar Macedonia de Yugoslavia. [88]

Esto desencadenó una reacción nacionalista y el golpe de Estado del 9 de junio de 1923 finalmente resultó en el asesinato de Stamboliykski. Un gobierno de extrema derecha de Aleksandar Tsankov tomó el poder, respaldado por el ejército y el VMRO, que libró un terror blanco contra agrarios y comunistas. En 1926, después de la breve Guerra del Perro Callejero, el zar convenció a Tsankov de que dimitiera, asumió el poder un gobierno más moderado de Andrey Lyapchev y se proclamó una amnistía, aunque los comunistas siguieron prohibidos. Una alianza popular, que incluía a los agrarios reorganizados, ganó las elecciones de 1931 con el nombre de "Bloque Popular". [88]

En mayo de 1934 se produjo otro golpe de Estado, que sacó del poder al Bloque Popular y estableció un régimen militar autoritario encabezado por Kimon Georgiev. Un año después, el zar Boris logró sacar del poder al régimen militar, restableciendo una forma de gobierno parlamentario (sin el restablecimiento de los partidos políticos) y bajo su propio control estricto. El régimen del zar proclamó la neutralidad, pero gradualmente Bulgaria gravitó hacia una alianza con la Alemania nazi y la Italia fascista.

Segunda Guerra Mundial Editar

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno del Reino de Bulgaria bajo Bogdan Filov declaró una posición de neutralidad, estando decidido a observarlo hasta el final de la guerra, pero esperando ganancias territoriales incruentas, especialmente en las tierras con un significativo Población búlgara ocupada por países vecinos después de la Segunda Guerra Balcánica y la Primera Guerra Mundial [ cita necesaria ] Pero estaba claro que la posición geopolítica central de Bulgaria en los Balcanes conduciría inevitablemente a una fuerte presión externa por parte de ambos lados de la Segunda Guerra Mundial. [ cita necesaria ] Turquía tenía un pacto de no agresión con Bulgaria. [ cita necesaria ]

Bulgaria logró negociar la recuperación del sur de Dobruja, parte de Rumania desde 1913, en el Tratado de Craiova patrocinado por el Eje el 7 de septiembre de 1940, que reforzó las esperanzas búlgaras de resolver los problemas territoriales sin una participación directa en la guerra. Sin embargo, Bulgaria se vio obligada a unirse a las potencias del Eje en 1941, cuando las tropas alemanas que se preparaban para invadir Grecia desde Rumanía llegaron a las fronteras búlgaras y exigieron permiso para pasar por territorio búlgaro. Amenazado por un enfrentamiento militar directo, el zar Boris III no tuvo más remedio que unirse al bloque fascista, que se hizo oficial el 1 de marzo de 1941. Había poca oposición popular, ya que la Unión Soviética estaba en un pacto de no agresión con Alemania. [89] Sin embargo, el rey se negó a entregar a los judíos búlgaros a los nazis, salvando 50.000 vidas. [90]

Bulgaria no se unió a la invasión alemana de la Unión Soviética que comenzó el 22 de junio de 1941 ni declaró la guerra a la Unión Soviética. Sin embargo, a pesar de la falta de declaraciones oficiales de guerra por ambas partes, la Armada búlgara estuvo involucrada en una serie de escaramuzas con la Flota soviética del Mar Negro, que atacó a la navegación búlgara. Además de esto, las fuerzas armadas búlgaras guarnecidas en los Balcanes lucharon contra varios grupos de resistencia. El gobierno búlgaro fue obligado por Alemania a declarar una guerra simbólica al Reino Unido y los Estados Unidos el 13 de diciembre de 1941, un acto que resultó en el bombardeo de Sofía y otras ciudades búlgaras por aviones aliados.

El 23 de agosto de 1944, Rumania abandonó las potencias del Eje y declaró la guerra a Alemania, y permitió que las fuerzas soviéticas cruzaran su territorio para llegar a Bulgaria. El 5 de septiembre de 1944, la Unión Soviética declaró la guerra a Bulgaria e invadió. En tres días, los soviéticos ocuparon la parte noreste de Bulgaria junto con las principales ciudades portuarias de Varna y Burgas. Mientras tanto, el 5 de septiembre, Bulgaria declaró la guerra a la Alemania nazi. Se ordenó al ejército búlgaro que no ofreciera resistencia. [91]

El 9 de septiembre de 1944, en un golpe de Estado, el gobierno del primer ministro Konstantin Muraviev fue derrocado y reemplazado por un gobierno del Frente de la Patria dirigido por Kimon Georgiev. El 16 de septiembre de 1944, el Ejército Rojo soviético entró en Sofía. [91] El ejército búlgaro marcó varias victorias contra la 7ª División de Montaña de Voluntarios SS Prinz Eugen (en Nish), la 22ª División de Infantería (en Strumica) y otras fuerzas alemanas durante las operaciones en Kosovo y en Stratsin. [92] [93]

Durante este período, el país fue conocido como la "República Popular de Bulgaria" (PRB) y fue gobernado por el Partido Comunista de Bulgaria (BCP). El BCP se transformó en 1990, cambiando su nombre a "Partido Socialista Búlgaro".

El líder comunista Dimitrov había estado en el exilio, principalmente en la Unión Soviética, desde 1923. Aunque Stalin ejecutó a muchos otros exiliados, estaba cerca de Dimitrov y le otorgó altos cargos. Dimitrov fue arrestado en Berlín y mostró un gran valor durante el juicio por incendio del Reichstag de 1933. Stalin lo nombró jefe del Komintern durante el período del Frente Popular '[94].

Después de 1944 también estaba cerca del líder comunista yugoslavo Tito y creía que Yugoslavia y Bulgaria, como pueblos eslavos del sur estrechamente relacionados, deberían formar una federación. Esta idea no fue favorecida por Stalin. Durante mucho tiempo ha habido sospechas de que la repentina muerte de Dimitrov en Moscú en julio de 1949 no fue accidental, aunque esto nunca se ha probado. Coincidió con la expulsión de Stalin de Tito del Kominform y fue seguida por una caza de brujas "titoísta" en Bulgaria. Esto culminó con el juicio espectáculo y la ejecución del viceprimer ministro Traicho Kostov (fallecido el 16 de diciembre de 1949). El anciano primer ministro Vasil Kolarov (nacido en 1877) murió en enero de 1950 y el poder pasó luego a un estalinista, Vulko Chervenkov (1900-1980).

La fase estalinista de Bulgaria duró menos de cinco años. Bajo su liderazgo, se colectivizó la agricultura, se aplastaron las rebeliones campesinas y se lanzó una campaña de industrialización masiva. Se establecieron campos de trabajo y en el punto álgido de la represión se alojó a unas 100.000 personas. Miles de disidentes fueron ejecutados bajo el régimen comunista y muchos murieron en campos de trabajo. [95] [96] [97] El Patriarca ortodoxo fue confinado en un monasterio y la Iglesia fue puesta bajo control estatal.

En 1950 se rompieron las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Pero la base de apoyo de Chervenkov en el Partido Comunista era demasiado estrecha para que él sobreviviera mucho tiempo una vez que su patrón Stalin se había ido. Stalin murió en marzo de 1953 y en marzo de 1954 Chervenkov fue depuesto como secretario del Partido con la aprobación de la nueva dirección en Moscú y reemplazado por Todor Zhivkov. Chervenkov permaneció como primer ministro hasta abril de 1956, cuando fue destituido y reemplazado por Anton Yugov.

Durante la década de 1960, Zhivkov inició reformas y aprobó algunas políticas orientadas al mercado a nivel experimental. [98] A mediados de la década de 1950, el nivel de vida aumentó significativamente y en 1957 los trabajadores agrícolas colectivos se beneficiaron del primer sistema de pensiones y bienestar agrícola en Europa del Este. [99] Lyudmila Zhivkova, hija de Todor Zhivkov, promovió el patrimonio nacional, la cultura y las artes de Bulgaria a escala mundial. [100] Una campaña de asimilación de finales de la década de 1980 dirigida contra los turcos étnicos resultó en la emigración de unos 300.000 turcos búlgaros a Turquía, [101] [102] lo que provocó una caída significativa en la producción agrícola debido a la pérdida de mano de obra. [103]

Cuando el impacto del programa de reforma de Mijaíl Gorbachov en la Unión Soviética se sintió en Bulgaria a fines de la década de 1980, los comunistas, como su líder, se habían debilitado demasiado para resistir la demanda de cambio durante mucho tiempo. En noviembre de 1989 se realizaron en Sofía manifestaciones sobre cuestiones ecológicas que pronto se ampliaron a una campaña general de reforma política. Los comunistas reaccionaron destituyendo a Zhivkov y reemplazándolo por Petar Mladenov, pero esto les valió solo un breve respiro.

En febrero de 1990, el Partido renunció voluntariamente a su derecho al monopolio del poder y en junio de 1990 se celebraron las primeras elecciones libres desde 1931, ganadas por el Partido Comunista, impulsado por su ala más dura y rebautizado como Partido Socialista Búlgaro. En julio de 1991 se adoptó una nueva Constitución, en la que el sistema de gobierno se estableció como una república parlamentaria con un presidente elegido directamente y un primer ministro responsable ante la legislatura.

Al igual que los otros regímenes poscomunistas de Europa del Este, Bulgaria encontró la transición al capitalismo más dolorosa de lo esperado. La anticomunista Unión de Fuerzas Democráticas (UDF) asumió el cargo y entre 1992 y 1994 el gobierno de Berov llevó a cabo la privatización de la tierra y la industria mediante la emisión de acciones en empresas gubernamentales a todos los ciudadanos, pero estas fueron acompañadas de un desempleo masivo como no competitivo. las industrias fracasaron y se reveló el estado atrasado de la industria y la infraestructura de Bulgaria. Los socialistas se retrataron a sí mismos como los defensores de los pobres contra los excesos del libre mercado.

La reacción negativa contra la reforma económica permitió que Zhan Videnov, del BSP, asumiera el cargo en 1995. En 1996, el gobierno del BSP también estaba en dificultades y en las elecciones presidenciales de ese año fue elegido Petar Stoyanov de la UDF. En 1997, el gobierno del BSP se derrumbó y la UDF llegó al poder. Sin embargo, el desempleo se mantuvo alto y el electorado se mostró cada vez más insatisfecho con ambos partidos.

El 17 de junio de 2001, Simeón II, hijo del zar Boris III y él mismo ex Jefe de Estado (como zar de Bulgaria de 1943 a 1946), obtuvo una estrecha victoria en las elecciones. El partido del zar, el Movimiento Nacional Simeón II ("NMSII"), obtuvo 120 de los 240 escaños del Parlamento. La popularidad de Simeón declinó rápidamente durante su mandato de cuatro años como primer ministro y el BSP ganó las elecciones en 2005, pero no pudo formar un gobierno de partido único y tuvo que buscar una coalición. En las elecciones parlamentarias de julio de 2009, el partido de centro-derecha Ciudadanos para el Desarrollo Europeo de Bulgaria de Boyko Borisov obtuvo casi el 40% de los votos.

Desde 1989 Bulgaria ha celebrado elecciones multipartidistas y ha privatizado su economía, pero las dificultades económicas y una ola de corrupción han llevado a más de 800.000 búlgaros, incluidos muchos profesionales cualificados, a emigrar en una "fuga de cerebros". El paquete de reformas introducido en 1997 restauró un crecimiento económico positivo, pero condujo a un aumento de la desigualdad social. El sistema político y económico posterior a 1989 virtualmente fracasó en mejorar tanto los niveles de vida como en generar crecimiento económico. Según una encuesta del Pew Global Attitudes Project de 2009, el 76% de los búlgaros dijeron que no estaban satisfechos con el sistema de democracia, el 63% pensaba que el libre mercado no mejoraba la situación de las personas y solo el 11% de los búlgaros estaba de acuerdo en que la gente corriente se había beneficiado de la cambios en 1989. [104] Además, la calidad de vida promedio y el desempeño económico en realidad permanecieron más bajos que en los tiempos del comunismo hasta principios de la década de 2000 (década). [105]

Bulgaria se convirtió en miembro de la OTAN en 2004 y de la Unión Europea en 2007. En 2010 ocupó el puesto 32 (entre Grecia y Lituania) entre 181 países en el Índice de globalización. [106] El gobierno respeta la libertad de expresión y de prensa (a partir de 2015), pero muchos medios de comunicación están en deuda con los principales anunciantes y propietarios con agendas políticas. [107] Véase también Derechos humanos en Bulgaria. Las encuestas realizadas siete años después de la adhesión del país a la UE encontraron que solo el 15% de los búlgaros sentían que se habían beneficiado personalmente de la membresía. [108]


Los celtas en Asia Menor, siglo III a. C. al siglo IV d. C.

Los celtas que cruzaron la estrecha franja de agua entre Europa y Asia eran un grupo variado que comprendía tres tribus separadas, los Tolistobogii, los Tectosages y los Trocmi. Se habían separado de la fuerza principal que atacó a Delfos y estaban dirigidos por Leonorios y Lutorios. Lo que es particularmente interesante es que la mitad de su número total de 20.000 eran no combatientes: las mujeres, los niños y los ancianos. Esto sugiere que, a diferencia de los guerreros que optaron por seguir a Brennos en su incursión, los grupos que se quedaron con Leonorios y Lutorios eran poblaciones migrantes en busca de nuevas tierras para asentarse.

En Asia Menor, los diversos grupos celtas se denominaban colectivamente gálatas y su historia se registró en los libros perdidos de Demetrio de Bizancio, que probablemente sirvió como fuente utilizada por Polibio y Tito Livio. Nicomedes empleó a los celtas en su conflicto con Antíoco I, instalándolos en territorio disputado entre su propio reino de Bitinia y el gobernado por Antíoco. El período de inestabilidad que siguió culminó con la derrota de los celtas en 275-274 a. C. en la famosa "Batalla de elefantes" en la que Antioco utilizó elefantes para abrumar a su enemigo. A partir de entonces, los celtas se trasladaron a una zona árida de las tierras altas que flanqueaban a los Halys. A partir de aquí, durante los siguientes cuarenta y cinco años más o menos, se convirtieron en un azote para las ciudades circundantes, organizando frecuentes incursiones desde su base de operaciones, especialmente contra las ricas ciudades helenizadas, donde fácilmente se podían obtener saqueos o sobornos. Según Livy, cada una de las tres tribus de Galacia tenía su propio territorio para atacar: los Tolistobogii asaltaron Aeolis, los Trocmi se centraron en el Helespont, mientras que los Tectosages consideraban el interior de Asia Menor como su esfera de actividad. Finalmente, una alianza con Mitrídates I de Ponto los animó a mudarse a una nueva tierra alrededor de Ancyra (Ankara).

A partir de mediados del siglo III, las incursiones celtas contra las ciudades de la zona costera del Egeo comenzaron a intensificarse y Eumenes I de Pérgamo (263-241 a. C.), ahora la primera potencia en el oeste, decidió comprarlas. Su sucesor, Atalo I (241-197 a. C.), sin embargo, prefirió mantenerse firme y finalmente ganó una batalla decisiva en los manantiales de Kaikos alrededor del 233 a. C. Para celebrar esta victoria se erigió un monumento en la acrópolis de Pérgamo, algunas estatuas de las cuales sobreviven en copias romanas, siendo la más famosa la Galia moribunda.

En la última parte del siglo III, los celtas se utilizaron ampliamente como mercenarios en los ejércitos de los gobernantes seléucidas y ptolemaicos, aunque por los fragmentarios relatos que sobreviven parecen haber sido rebeldes y algo poco fiables. Un grupo que se desmoralizó en un eclipse de luna tuvo que ser enviado de regreso con sus esposas e hijos al Helesponto en caso de que hubieran decidido cambiar de bando. El incidente es interesante, porque muestra que aún llegaban nuevos grupos de mercenarios de Europa. Fue durante este período que los guerreros celtas entraron en acción en lugares tan lejanos como Egipto. En 218 Atalo II contrató a una tribu celta de Europa, los Aigosages, para que participara en sus campañas en Aeolis y Frigia, y luego les cedió tierras en las fronteras de Frigia, desde donde, por iniciativa propia, comenzaron a llevar a cabo extensas incursiones hasta que toda la tribu fue asesinada por Prusias de Bitinia en 217.

En 191 a. C., los romanos se vieron envueltos en la agitación política de Asia Menor como aliados de Pérgamo contra el rey seléucida Antíoco III. En Magnesia, en 190, el ejército seléucida, junto con sus mercenarios gálatas, fue profundamente derrotado por una fuerza combinada romana y de Pérgamo, y al año siguiente el nuevo comandante romano Cn. Manlius Vulso partió hacia Anatolia central para tratar con los gálatas en su territorio de origen. En preparación para el ataque, los Tolistobogii y los guerreros de Trocmi se reunieron en el Monte Olimpo, tres días de viaje al oeste de Ancyra, mientras que los Tectosages y las familias de Trocmi se dirigieron al Monte Magaba, justo al este de Ancyra. En un rayo, Manlius derrotó primero a los Tolistobogii y Trocmi, vendiendo a los que capturó —40.000 hombres, mujeres y niños— como esclavos. Luego se movió rápidamente para derrotar a los Tectosages. En la paz que se concluyó, los gálatas acordaron detener todas las incursiones en las partes occidentales de Asia Menor. Aparte de un intento fallido de Ortiagon, el jefe tolistobogiano, de unir a Galacia en una guerra en Pérgamo, prevaleció la paz comparativa, y los romanos se aseguraron de que los gálatas permanecieran libres del control de Pérgamo. Sin embargo, en 167 los ataques de Galacia se reanudaron y Eumenes II se vio obligado a emprender vigorosas campañas contra ellos. Dos años más tarde se acordó un nuevo tratado de paz.

La victoria de Pérgamo fue ampliamente celebrada. En Pérgamo se añadió un gran friso esculpido al altar de Zeus, mientras que en la acrópolis ateniense los Pérgamenes dedicaron un monumento a la victoria proclamando, en una alegoría esculpida, que los gobernantes de Pérgamo, como los griegos, eran los salvadores del mundo civilizado. .

A partir de entonces, las incursiones, tan necesarias para el mantenimiento de la sociedad celta, se desviaron del territorio controlado por las potencias occidentales hacia otros estados. Capadocia fue la primera en sufrir y después el Ponto, pero gradualmente las comunidades celtas —conocidas universalmente como los gálatas— absorbieron las costumbres de Grecia y Roma y de sus vecinos asiáticos. Cuando, a mediados del siglo I d.C., el apóstol cristiano Pablo escribió su carta a los Gálatas, no los trató de manera diferente a cualquier otra comunidad en el mundo ahora romano.

Un sentido de identidad étnica, quizás fomentado anteriormente por la práctica de las incursiones, está implícito en el uso generalizado del nombre "Gálata", que refleja la fuerza profundamente arraigada de las tradiciones celtas. Un recordatorio aún más impresionante de esto es la persistencia de su idioma. Cuando, en el siglo IV d.C., San Jerónimo ofreció la observación de que el lenguaje usado por los gálatas alrededor de Ancyra era similar al que había escuchado entre los Treveri en Trier, estaba reconociendo, aunque tal vez con la visión retrospectiva de un historiador, al celta. ascendencia de ambas personas.

Los Gálatas

Los gálatas de Asia Menor proporcionan un ejemplo interesante de comunidades celtas que conservan su integridad étnica después del asentamiento inicial a principios del siglo III a. C. Sin embargo, parecen haber adoptado la cultura material de su nueva tierra natal con poca o ninguna referencia a la de sus raíces.

La historia de los Gálatas se ha descrito anteriormente (Capítulo 6) y no es necesario repetirla aquí. Baste decir que la visión histórica registra el movimiento de unas 20.000 personas, de las cuales sólo la mitad eran combatientes, a Asia Menor en el 278-277 a. C. bajo el liderazgo de Leonorios y Lutorios. Vinieron, se nos dice, por invitación del rey Nicomedes de Bitinia para servir al rey en sus conflictos con sus vecinos. Después de unos cincuenta años como mercenarios al servicio de diferentes facciones y como asaltantes por derecho propio, finalmente se establecieron en Frigia, en las cercanías de Ancyra.

Livio, sin duda siguiendo a Polibio, da cuenta de los migrantes en el momento de su llegada. Se dividieron en tres grupos tribales, los Tolistobogii, los Trocmi y los Tectosages, todos hablando el mismo idioma, y ​​cada uno de ellos reclamaba un territorio sobre el cual atacar y atacar. Fue en esta fase móvil de su ocupación que proporcionaron servicios mercenarios a cualquier potentado helenístico dispuesto a emplearlos. Después de una gran derrota alrededor del 232 a. C., los pueblos celtas se vieron obligados a concentrarse en Frigia. Los tectosages ya estaban en la región de Ancyra y las otras dos tribus se establecieron cerca. Un acuerdo con el rey de Pergamene, Atalo, reconoció el derecho de los celtas a la tierra que ahora ocupaban a cambio de un acuerdo para dejar de asaltar el reino de Pergamene y otras esferas de interés de Pergamene. En realidad, esto dejó solo las tierras al este como legítimas para la explotación y probablemente fue en este momento cuando tuvo lugar alguna expansión territorial al este del río Halys. El acuerdo con Atalo marca el punto en el que Galacia, la tierra de los Gálatas, se convirtió en un territorio reconocido, y de ahora en adelante podemos hablar de los habitantes como Gálatas.

Para entonces, los gálatas deben haberse mezclado étnicamente. Los linajes de élite bien pueden haber sido descendientes de las familias migrantes originales de dos generaciones pasadas, pero la población indígena de Frigia ahora habrá sido absorbida, aunque solo sea en una posición subordinada, en el estado de Galacia.

La estructura social de los Gálatas parece haber cambiado poco desde su forma anterior. Según Estrabón, cada una de las tres tribus estaba dividida en cuatro partes, que se llamaban tetrarquías, y cada una tenía su propio líder general, un tetrarca, ante el cual un juez, un líder de guerra y dos comandantes subordinados eran responsables. Un consejo, que representaba a las doce tetrarquías y estaba compuesto por 300 hombres, se reunió en Drunemeton. Entre sus funciones estaba la de emitir juicios sobre casos de homicidio. El sistema tiene similitudes interesantes con la organización de los galos celtas descrita por César. Existe la misma separación de liderazgo entre un líder civil y militar y el reconocimiento de una clase judicial distinta. Un consejo supremo también era una característica de la sociedad gala. Originalmente, el consejo galo se reunía una vez al año bajo alguna forma de autoridad druídica en el territorio de los carnutes, pero Augusto lo refunda como Consilium Galliarum y le pidió que se reuniera en Lugdunum el 1 de agosto en el Altar de Roma y Augusto. El nombre del lugar de reunión del consejo de los gálatas, Drunemeton, también implica un enfoque religioso, ya que nemeton es una palabra celta para un lugar sagrado y sugiere una autoridad religiosa controladora.

No se registra cuánto tiempo este sistema esencialmente celta de organización social duró entre los gálatas. Estrabón, al escribir sobre el cambio de milenio, menciona específicamente que en su tiempo el poder había pasado primero a tres gobernantes, luego a dos y finalmente a uno, en contraste con "la organización de Galacia hace mucho tiempo". Esto puede haber sido, en parte, el resultado del estímulo o coacción romana, pero hay claros signos de cambio antes. En 189 a. C. nos enteramos de que Ortagion, un jefe de los Tolistobogii, quería unir a los gálatas bajo su liderazgo, pero sus intentos tuvieron poco éxito y unos años más tarde se mencionan varias unidades sociales, cada una con su propio jefe.

Un siglo después, el antiguo sistema de tetrarcas parece estar todavía en vigor. El vistazo lo proporciona un incidente traicionero orquestado por Mithridates IV. En el 88 a. C., en un intento por tomar el control de Asia Menor, destruyó efectivamente la oposición de Galacia al invitar a los jefes de Galacia a reunirse con él en Pérgamo. De los sesenta que aparecieron, todos menos uno fueron masacrados. Los que no asistieron fueron eliminados en ataques individuales, solo tres tetrarcas lograron sobrevivir.

La masacre de los tetrarcas bien pudo haber sido el factor decisivo para provocar cambios de gran alcance en el antiguo orden social. No solo debilitó en gran medida a la élite gobernante, sino que demostró que el liderazgo dividido era ineficaz para hacer frente a los problemas de un mundo que cambiaba rápidamente. El incidente llevó a los gálatas al bando romano, y al estado romano le interesaba fomentar un liderazgo más unificado.

Se sabe muy poco del ritual o la religión de Galacia. La existencia de Drunemeton es un indicio de que había lugares sagrados, presididos, quizás, por un sacerdocio druídico, pero no hay evidencia directa de esto. Lo que está claro es que los cultos indígenas fueron asimilados por los celtas. Tal fue el caso del culto a la Diosa Madre en Pessinus. A finales del siglo II a. C., el sumo sacerdote, conocido con el nombre ritual de Attis, era un celta cuyo hermano Aiorix llevaba un nombre característicamente celta. Una inscripción posterior, romana, implica que la mitad del colegio de sacerdotes del templo probablemente eran de origen celta. Sin embargo, el santuario de Pessinus era un lugar completamente helenizado. Estrabón se refiere a él como construido por los reyes de Pérgamo "de una manera acorde con un lugar sagrado con un santuario y también con pórticos de mármol blanco". A pesar de su aceptación de los cultos y prácticas nativos, los gálatas pudieron volver a una práctica más típicamente bárbara, como lo hicieron en el 165 a. C. cuando, tras la conclusión de una guerra con Eumenes, los prisioneros más importantes fueron sacrificados a los dioses. , mientras que los menos favorecidos fueron despachados con lanzas. En este incidente, podemos estar presenciando un resurgimiento de la creencia celta en la necesidad de sacrificar el botín de guerra a las deidades.

Las prácticas de lucha de los gálatas fueron, como hemos visto, vívidamente representadas por los artistas de Pérgamo en una serie de monumentos de la victoria. Su fiereza y ferocidad en la batalla eran legendarias. En el 189 a. C. un ejército romano, al mando de Cn. Manlius Vulso, se movió contra los Tolistobogii y Trocmi y ganó una victoria decisiva en el Olimpo cerca de Pessinus. Livio ofrece un relato detallado del compromiso, aprovechando la ocasión para ofrecer a su lector una serie de estereotipos familiares sobre el celta como luchador (Hist. 38, 19-30). Así, de la boca del comandante, en su discurso pre-batalla, viene una referencia directa a los incidentes de la invasión celta de Italia en el siglo IV. Que Livio enfatice la comparación de esta manera muestra, por lo menos, que estaba muy consciente de las similitudes de los dos pueblos, a pesar de que pudo haberlos subrayado o simplificado demasiado. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta estas posibles distorsiones, surgen varios puntos interesantes. Los gálatas, al parecer, todavía usaban el tipo arcaico de escudo celta, 'largo, pero no lo suficientemente ancho para el tamaño de sus cuerpos y ... plano en la superficie', y todavía adoptaban la práctica de luchar desnudos, un punto con amor. descrito por Livio: "Sus heridas eran fáciles de ver porque luchan desnudos y sus cuerpos son regordetes y blancos, ya que nunca están expuestos excepto en la batalla." No hay razón para suponer que estas observaciones no fueron específicas del evento. Juntos muestran que el comportamiento en la batalla había cambiado poco, a pesar de casi un siglo de aclimatación en Asia Menor. Sin embargo, Livy podría informar que el comandante romano dijo: "Los galos aquí son ahora degenerados, una raza mixta, verdaderamente descritos por su nombre gallogrecianos".

En su breve reseña del territorio de Galacia, Estrabón (Geog. 12, 5) no menciona las ciudades. Los Trocmi, dice, tienen `` tres guarniciones amuralladas '', Tavium, Mithridatium y Danala, los Tectosages dominan la fortaleza de Ancyra, mientras que las fortalezas de los Tolistobogii son Blucium y Peïum, siendo la primera la residencia real del rey Deïotarus y la última donde guardó su tesoro. El uso que hace Estrabón de "fortaleza" tiene la clara intención de implicar que estos sitios no eran ciudades en el sentido clásico. Sin embargo, sí dice que Tavium era "el emporio de la gente en esa parte del país" y usa la misma palabra para describir a Pessinus en la región fronteriza al oeste de Galacia. Por "emporio", presumiblemente buscaba enfatizar las funciones de mercado de los dos lugares. Si podemos aceptar las distinciones de Strabo, la implicación es de una sociedad esencialmente no urbana centrada en una serie de recintos fortificados y con una economía articulada en unos pocos centros comerciales, al menos uno de ellos ubicado en un santuario importante. Las ciudades de los indígenas frigios se dejaron en ruinas, pero en el momento de la anexión romana en el 25 a. C., Ancyra, Pessinus y Tavium eran lo suficientemente importantes como para convertirse en las capitales de las tres tribus.

Se han localizado varias fortalezas de Galacia. Blucium ha sido identificado provisionalmente y las fortificaciones excavadas parcialmente en Karalar, 35 kilómetros al noroeste de Ankara. Una tumba cercana con una inscripción funeraria que mostraba que había pertenecido al rey Deïotarus (hijo del rey del mismo nombre que era un aliado de Roma) proporcionó cierta seguridad de la identificación. Se cree que Peïum, la segunda de las fortalezas de Tolistobogii mencionadas por Estrabón, se encuentra en el meandro del río Girmir en Tabanliog˘lu Kale. El río profundamente inciso proporciona al sitio una protección más que adecuada en tres lados, mientras que el cuello del promontorio está defendido por un muro protegido por bastiones multi-angulares construidos con fina mampostería helenística. La fuerza de las defensas sería totalmente apropiada para una fortaleza que guarda el tesoro del rey. La calidad de la arquitectura de Peïum (si se identifica correctamente) es un recordatorio de que la élite gálata era capaz de utilizar técnicas de construcción helenísticas, incluso si sus sitios fortificados eran típicos castros celtas en tamaño y ubicación.

La cultura material de los gálatas no se ha estudiado extensamente, pero se sabe lo suficiente como para sugerir que los estilos y tecnologías indígenas se adoptaron desde el principio. Las piezas distintivas de la orfebrería de La Tène se limitan en la actualidad a unas pocas pulseras y una veintena de broches de toda Asia Menor. Si bien algunos de estos elementos se encontraron, como era de esperar, en Galacia y en la costa del mar Egeo, la concentración más densa se encuentra en el sureste del país en Capadocia, un patrón que podría sugerir que los grupos de asalto celtas se distribuyeron en una zona más amplia. territorio de lo que podría suponerse a partir de las fuentes clásicas

Los gálatas proporcionan un ejemplo fascinante de un pueblo celta que mantuvo un alto grado de identidad étnica durante varios siglos, aunque debieron representar una minoría en su territorio. Su persistencia como pueblo reconociblemente celta es el resultado del dominio de la élite. Como grupo guerrero poderoso, unido por la migración y los períodos de servicio mercenario, pudieron mantener su identidad sin recurrir a los símbolos materiales de su etnia.


Ver el vídeo: Unterrichtsmaterial: Schöpfungsmythos und Götterwelt im Alten Ägypten Ausschnitt Schulfilm