¿Se opuso el gobierno británico a la segregación racial en Sudáfrica entre 1815 y 1931?

¿Se opuso el gobierno británico a la segregación racial en Sudáfrica entre 1815 y 1931?

En Sudáfrica, los movimientos políticos afrikaners, incluido el Partido Nacional, tomaron la iniciativa en la extensión de la segregación en la primera mitad del siglo XX.

Los angloafricanos estaban menos entusiasmados con la segregación, pero seguían siendo racistas. Su organización política, el Partido Unido, se opuso al paso de la discriminación al apartheid en toda regla en la década de 1940.

¿Cuál fue la perspectiva del gobierno británico? ¿Fue esto un problema en algún momento desde que llegaron a Sudáfrica (¿alrededor de 1815?) Hasta el final de su influencia directa cuando aprobaron el Estatuto de Westminster en 1931? ¿Apareció en alguna de las guerras bóer?


La provincia del Cabo había tenido una franquicia calificada desde la introducción del gobierno responsable en 1853, basada en un umbral de propiedad bastante bajo para los hombres independientemente de la raza (similar al Reino Unido en ese momento) al que luego se agregó una prueba de alfabetización.

Natal tenía una franquicia que en teoría no era discriminatoria, pero en la práctica era solo para hombres blancos, y no todos. El Transvaal (República Sudafricana) y el Estado Libre de Orange tenían una restricción de color explícita y hasta la Segunda Guerra de los Bóers también estaban excluidos. uitlanders (extranjeros, es decir, angloparlantes) de la franquicia; esta última restricción en el Transvaal contribuyó al inicio de la guerra tras la llegada de un gran número de mineros de oro. De modo que la discriminación fue una de las causas de la guerra, pero fue discriminación por idioma más que por raza.

Después de la victoria británica en 1902, el gobierno de Londres quería ver una única Sudáfrica, y esto se implementó a través de la Ley de Sudáfrica de 1909. Cada provincia de la Unión consideró que preservar su propia disposición de franquicia era fundamental, mientras que el gobierno de Londres quería ver la unión. más que democracia (una franquicia masculina universal no llegó al Reino Unido hasta 1918), por lo que las disposiciones existentes continuaron en cada provincia.

El gobierno británico hizo poco para interferir en la política sudafricana después de la Primera Guerra Mundial, tratándola de manera similar a Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

La Ley de Sudáfrica consolidó la franquicia del Cabo, aunque cuando Sudáfrica se trasladó a una franquicia blanca universal en 1931, esto no se extendió a los mestizos o negros en el Cabo, para quienes el voto seguía siendo calificado y solo para hombres. Finalmente fue removido en 1956 por importantes expansiones en el Senado y el Tribunal de Apelaciones para garantizar que la constitución pudiera cambiarse a pesar del atrincheramiento.

El Partido Unido no fue la plataforma de los sudafricanos blancos de habla inglesa en las décadas de 1930 y 1940, incluso si la mayoría de ellos votó por él. Fue creado en 1934 por la fusión del Partido Nacional y el Partido de Sudáfrica, ambos liderados por políticos afrikaner que habían luchado contra los británicos en la Guerra de los Bóers, como medida de protección contra las fuerzas del comunismo y el fascismo, ambos se creía que amenazaba la estabilidad del país durante la Gran Depresión. Se dividió de nuevo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, entre los que estaban dispuestos a luchar contra Alemania y los que no; el primer grupo (todavía llamándose Partido Unido) ganó las elecciones de 1943, pero el segundo grupo (el Partido Nacionalista Reunido) ganó la mayoría de los escaños en las elecciones de 1948 con su segregación racial manifiesto a pesar de que el Partido Unido obtuvo la mayor cantidad de votos.

El gobierno de Londres no intentó en ningún momento imponer su voluntad sobre nada de esto, aunque expresó su opinión, sobre todo en el discurso "Vientos de cambio" de Harold Macmillan en 1960 ante el parlamento sudafricano.

Las opiniones más ilustradas del gobierno de Londres tuvieron un mayor impacto en los retrasos de la independencia en Rhodesia (del Sur), y Londres adoptó una política de "no independencia antes del gobierno de la mayoría", lo que llevó a los rodesianos blancos a hacer una declaración unilateral de independencia en 1965. , que a su vez condujo a sanciones lideradas por los británicos, y la posición finalmente se resolvió con la creación de Zimbabwe en 1980.


¿Por qué ocurrió el apartheid en Sudáfrica?

El apartheid se creó como un medio para consolidar el control económico y social sobre Sudáfrica y sus recursos. El país fue colonizado por ingleses y holandeses en el siglo XVII. Sin embargo, cuando se descubrió oro en la década de 1900, los británicos tomaron el control y estalló la guerra. Finalmente, se llegaron a negociaciones de paz y los dos compartieron el poder sobre Sudáfrica hasta que el Partido Nacional Reunido ganó las elecciones de 1948.

Oficialmente, Sudáfrica se formó en 1910, pero se formó bajo el dominio británico. Los británicos aceptaron que los angloparlantes nunca tendrían un gobierno mayoritario en Sudáfrica y concedieron un autogobierno limitado a los afrikaners. Desde la formación de Sudáfrica en 1910 hasta la victoria del Partido Nacional Reunido en 1948, siempre hubo alguna forma de segregación racial. Según About.com, a los nacionalistas afrikaners se les dio rienda suelta para reorganizar el país y, desde el principio, se instituyeron prácticas de segregación. Aunque los no blancos tuvieron alguna forma de representación, fue de corta duración. En 1948, el Partido Nacional Reunido extendió su poder reorganizando los distritos electorales, lo que llevó a su victoria y toma del poder en 1948. Lentamente, comenzó a despojar a los pocos derechos que se les permitía a los no blancos.

A lo largo de las décadas, se aprobaron leyes para separar a los negros, de color e indios de los blancos y entre sí. La Ley de Áreas de Grupo No 41 de 1950 creó zonas para cada grupo racial, lo que llevó a la eliminación física de los no blancos que vivían en zonas inapropiadas. Más de tres millones de personas fueron expulsadas por la fuerza. En 1951, el Partido Nacional reunido y el Partido Afrikaner se fusionaron para formar el Partido Nacional, que se convirtió en sinónimo de apartheid. Como partido más fuerte, se siguieron aprobando las leyes de segregación. La Ley de Autoridades Bantú No 68 de 1951 condujo a la creación de Bantustanes, patrias separadas creadas para cada grupo Bantú. Se restringió el movimiento fuera del área. También se instituyeron otras leyes, como las "leyes de aprobación", que exigían que los negros, los de color y los indios llevaran insignias que indicaran su raza. También se aprobaron leyes para designar ciertos trabajos como solo para blancos. A través del apartheid, el Partido Nacional controló la economía, las minas de diamantes, el empleo y los sistemas sociales y monetarios de Sudáfrica.


EL PAPEL DE GRAN BRETAÑA EN EL CRECIMIENTO DEL APARTHEID

El presidente Botha de Sudáfrica dijo a sus compatriotas blancos el otro día que están "a solas ahora con su Creador". ¿Se olvida del primer ministro Thatcher?

La Sra. Thatcher, en su "complacencia blindada", como el secretario de Relaciones Exteriores en la sombra, Denis Healey, llamó a la oposición de Thatcher a las importantes sanciones económicas contra Pretoria, no está sola. Está en compañía de sus pares en el club de imperiosos primeros ministros británicos que durante 300 años han perpetuado el apartheid en Sudáfrica.

Parece haber poca conciencia en los medios de comunicación y por parte de algunos de los parlamentarios de que la "dama de hierro" está siguiendo la tradición al resistirse a un desmantelamiento ordenado del sistema sudafricano de segregación racial.

El papel especial de Gran Bretaña y su relación simbiótica con Sudáfrica comenzó en 1652 cuando los bóers, los antepasados ​​de los afrikaners actuales, llegaron por primera vez al Cabo. Sus políticas combinadas y el compromiso británico con los bóers que abarcó tres siglos dieron como resultado la responsabilidad constitucional directa de Gran Bretaña por el largo y agonizante proceso de expropiación de tierras y propiedades y la exclusión de todos los no blancos del proceso político.

Las intervenciones incompetentes y desastrosas de una sucesión de primeros ministros británicos llevaron a tratados y constituciones que funcionaron en detrimento de los negros. Siguió la explotación desnuda de la riqueza mineral y agrícola de la tierra. Los negros proporcionaron mano de obra barata, impuesta por una fuerza aplastante. El resultado final fue la creación de la supremacía blanca con fines de lucro y un estado racista que ahora amenaza el lucro que se suponía que debía defender.

Para su crédito, los británicos instituyeron algunas reformas después de que se apoderaron del Cabo hace 180 años. Revocaron las leyes más ofensivas contra los bóers negros. Pero después de 100 años de guerras, habiendo obtenido el control político total, tomaron la decisión que condenó a los negros. Le dieron luz verde a las repúblicas bóer para privar de sus derechos a todos los no blancos.

El sistema del apartheid estaba arraigado en la constitución de la Unión redactada y aprobada por el gobierno británico, a pesar de las fuertes protestas de los negros y las ominosas advertencias de desastre de personas eminentes y conocedoras de Inglaterra y de la Unión. Luego siguió la Ley de Tierras Nativas, promulgada en 1913, que expulsó a los negros de las tierras que habían poseído o de las que habían sido arrendatarios durante años y los reubicó en barrios de chabolas en las ciudades o en zonas desoladas.

Hoy en día, los descendientes de los bóers gobiernan un país rico y próspero para los blancos construido sobre los cimientos que Gran Bretaña había sentado tan bien. Los afrikaners dirigen un estado totalitario que pone en peligro la paz y el bienestar de todo el sur de África, si no del mundo.

Una situación no mucho peor que en otros países, se podría decir, pero de la que Gran Bretaña es directamente responsable.


La reina realmente condenó la posición de Margaret Thatcher sobre las sanciones del apartheid en Sudáfrica

Aunque gran parte de La corona La temporada 4 se centra en la turbulenta relación entre el príncipe Carlos y la princesa Diana, surge un tira y afloja igualmente convincente entre la reina Isabel y Margaret Thatcher. La tensión ideológica entre la reina y la primera primera ministra británica llega a un punto crítico en el episodio 8, "48: 1", en el que la reina Isabel da el inusual paso de reprender públicamente a Thatcher por su manejo del apartheid en Sudáfrica. ¿Realmente sucedió esto? Siga leyendo para conocer la historia real.

¿Cuál fue la controvertida postura de Margaret Thatcher sobre el apartheid?

A lo largo de la década de 1980, la oposición pública al apartheid y mdash, el sistema político sudafricano construido sobre la segregación racial sistémica, aumentó hasta el punto en que era necesario emprender acciones políticas. En 1986, los líderes de las naciones de la Commonwealth se reunieron para acordar un programa de sanciones económicas contra el gobierno sudafricano en oposición al apartheid. Cuarenta y ocho de las 49 naciones firmaron un plan. ¿El único que se resiste? Bretaña.

De acuerdo a Historia de la BBC revista, la primera ministra Margaret Thatcher tenía una oposición total a las sanciones económicas de cualquier tipo, creyendo que no lograrían su objetivo y que "dañarían los extensos intereses económicos de Gran Bretaña", según Los tiempos BBC History escribe que Thatcher los vio como "un crimen contra el libre comercio". Probablemente no sorprenderá a los lectores estadounidenses que el presidente Ronald Reagan esté de acuerdo con Thatcher en este punto. Pero la BBC también sugiere que la oposición de Thatcher a las sanciones no significaba que apoyara el apartheid. Según el historiador Dominic Sandbrook, citado por la revista, Thatcher "causó mucho dolor a los líderes del país y los rsquos entre bastidores, incluso diciéndoles que liberaran a Nelson Mandela. Ella les dijo a los sudafricanos que a Gran Bretaña no le gustaba el sistema y que tuvo que cambiar. Pero debido a que ella se negó a condenarlo públicamente, la gente asumió que debía ser porque ella los apoyaba en secreto. & rdquo

¿La reina criticó públicamente a Margaret Thatcher por su negativa a apoyar las sanciones?

Este momento particularmente dramático en La corona es absolutamente cierto. Después de su discusión cara a cara sobre las sanciones (esta confrontación en particular probablemente no sucedió en la vida real), la reina está tan perturbada por la negativa de Thatcher a respaldar el plan que toma el asunto en sus propias manos. Aparte de su preocupación por el hecho de que Gran Bretaña esté en el lado equivocado de la historia con respecto al apartheid, la reina también está preocupada por el futuro de la propia Commonwealth, que ella aprecia. La óptica de que Gran Bretaña sea el único que se resiste es tan mala que podría tener un impacto real en el futuro del sindicato, o al menos en su propia posición como líder. En la vida real, los documentos desclasificados en 2017 muestran que la reina estaba tan indignada por la posición de Thatcher que consideró cancelar una de sus reuniones semanales.

En La corona, se representa una farsa de ida y vuelta en la que Thatcher se niega a firmar numerosas versiones de la declaración de las naciones de la Commonwealth y objeciones sobre la elección de palabras insignificantes. Entonces el tiempo de domingo lanza un artículo explosivo que equivale a una reprimenda pública de la reina. Aunque la propia QE2 no se cita directamente, el artículo afirma que la reina está "consternada" por la falta de compasión de Thatcher por la gente de Sudáfrica, y cita a un asistente de palacio anónimo como fuente. Este artículo exacto realmente se publicó en el tiempo de domingo el 20 de julio de 1986, por Los New York Times:

La Reina ha sido descrita en informes de prensa recientes como preocupada porque la firme oposición de la Sra. Thatcher a las sanciones amenazaba con dividir la Commonwealth de 49 naciones.

Según los informes, la Reina también cree que el Gobierno del Partido Conservador de la Sra. Thatcher carece de compasión y debería ser más solidario con los miembros menos privilegiados de la sociedad. El Sunday Times dijo.

Pero La coronaLa descripción de la película se toma más libertades de aquí en adelante. En el programa, las cosas permanecen tensas entre la reina y el primer ministro después del artículo, mientras que en la vida real la Reina supuestamente se disculpó con Thatcher por el artículo. De acuerdo a Los tiempos, Thatcher estaba "desesperadamente herida" por la acusación de que no le importaba, y la reina mortificada la llamó por teléfono con una negación, diciendo que no podía imaginar cómo llegó a circular la historia y, de todos modos, no tiene relación con la verdad, según tengo entendido. it & hellip & rdquo

¿Fue Michael Shea realmente la fuente?

En la vida real, al igual que en el programa, la fuente de la bomba tiempo de domingo La historia es el secretario de prensa del palacio Michael Shea & mdashand en la vida real, él realmente renunció poco después de la publicación del artículo. En el programa, Shea es esencialmente arrojada debajo del autobús por el palacio y específicamente por el secretario privado de la reina, Martin Charteris (quien en la vida real se había retirado en ese momento). No está claro si Shea fue expulsada en realidad.


Contenido

Segregación racial es una palabra afrikaans [19] que significa "separatividad", o "el estado de estar separado", literalmente "apartamiento" (del sufijo afrikaans -heid). [20] [21] Su primer uso registrado fue en 1929. [9]

Bajo los Artículos de Capitulación del Cabo de 1806, los nuevos gobernantes coloniales británicos debían respetar la legislación anterior promulgada bajo la ley romana holandesa [22] y esto condujo a una separación de la ley en Sudáfrica del Common Law inglés y un alto grado de autonomía legislativa. Los gobernadores y asambleas que regían el proceso legal en las distintas colonias de Sudáfrica se lanzaron por un camino legislativo diferente e independiente del resto del Imperio Británico.

En los días de la esclavitud, los esclavos necesitaban pases para viajar lejos de sus amos. En 1797, Landdrost y Heemraden de Swellendam y Graaff-Reinet extendieron las leyes de aprobación más allá de los esclavos y ordenaron que todos los khoikhoi (designados como Hotentotes) que se muevan por el país para cualquier propósito deben llevar pases. [23] Esto fue confirmado por el gobierno colonial británico en 1809 por la Proclamación Hottentot, que decretó que si un khoikhoi se mudaba necesitaría un pase de su maestro o de un funcionario local. [23] La Ordenanza No. 49 de 1828 decretó que los posibles inmigrantes negros debían recibir pases con el único propósito de buscar trabajo. [23] Estos pases debían expedirse para los mestizos y los khoikhoi, pero no para otros africanos, que todavía estaban obligados a portar pases.

La Ley de Abolición de la Esclavitud del Reino Unido de 1833 (3 y 4 Will. IV c. 73) abolió la esclavitud en todo el Imperio Británico y anuló los Artículos de Capitulación del Cabo. Para cumplir con la ley, la legislación sudafricana se amplió para incluir la Ordenanza 1 en 1835, que efectivamente cambió el estado de los esclavos a trabajadores contratados. Esto fue seguido por la Ordenanza 3 en 1848, que introdujo un sistema de contrato para Xhosa que era un poco diferente de la esclavitud. Las diversas colonias sudafricanas aprobaron leyes durante el resto del siglo XIX para limitar la libertad de los trabajadores no calificados, aumentar las restricciones a los trabajadores contratados y regular las relaciones entre las razas.

En Cape Colony, que anteriormente tenía una constitución liberal y multirracial y un sistema de sufragio abierto a hombres de todas las razas, la Ley de Franquicias y Voto de 1892 elevó la calificación de franquicia de propiedad y agregó un elemento educativo, privando a un número desproporcionado de derechos de voto. los votantes no blancos del Cabo [24] y la Ley Glen Gray de 1894 instigada por el gobierno del primer ministro Cecil John Rhodes limitaron la cantidad de tierra que los africanos podían tener. De manera similar, en Natal, el proyecto de ley de la Asamblea Legislativa de Natal de 1894 privó a los indígenas del derecho al voto. [25]

En 1896, la República de Sudáfrica introdujo dos leyes de aprobación que exigían que los africanos llevaran una insignia. Sólo a los empleados de un maestro se les permitía permanecer en el Rand y los que entraban en un "distrito laboral" necesitaban un pase especial. [26]

En 1905, la Ley General de Regulaciones de Pases negó a los negros el voto y los limitó a áreas fijas, [27] y en 1906 la Ley de Registro Asiático de la Colonia Transvaal requirió que todos los indios se registraran y portaran pases. [28] Este último fue derogado por el gobierno británico, pero volvió a promulgarse en 1908.

En 1910, se creó la Unión de Sudáfrica como un dominio autónomo, que continuó el programa legislativo: la Ley de Sudáfrica (1910) otorgó el derecho al voto a los blancos, otorgándoles un control político completo sobre todos los demás grupos raciales y eliminando el derecho de los negros. personas para sentarse en el parlamento, [29] la Ley de Tierras Nativas (1913) impidió que los negros, excepto los del Cabo, compraran tierras fuera de las "reservas", [29] el Proyecto de Ley de Nativos en Áreas Urbanas (1918) fue diseñado para forzar personas en "lugares", [30] la Ley de áreas urbanas (1923) introdujo la segregación residencial y proporcionó mano de obra barata para la industria dirigida por blancos, la Ley de barras de colores (1926) impidió que los mineros negros practicaran oficios especializados, la Ley de administración nativa (1927) hizo de la Corona británica, en lugar de jefes supremos, el jefe supremo de todos los asuntos africanos, [31] [ se necesita una mejor fuente ] la Ley de Tierras Nativas y Fideicomiso (1936) complementó la Ley de Tierras Nativas de 1913 y, en el mismo año, la Ley de Representación de Nativos eliminó a los votantes negros anteriores de la lista de votantes del Cabo y les permitió elegir a tres blancos para el Parlamento. [32] [ se necesita una mejor fuente ] Una de las primeras piezas de legislación segregante promulgada por el gobierno del Partido Unido de Jan Smuts fue la Ley de Tenencia de Tierras Asiáticas (1946), que prohibió la venta de tierras a indios y sudafricanos descendientes de indios. [33]

El gobierno del Partido Unido comenzó a alejarse de la rígida aplicación de las leyes segregacionistas durante la Segunda Guerra Mundial. [34] En medio de los temores de que la integración eventualmente condujera a la asimilación racial, el Partido Nacional estableció la Comisión Sauer para investigar los efectos de las políticas del Partido Unido. La comisión concluyó que la integración provocaría una "pérdida de personalidad" para todos los grupos raciales.

Elección de 1948 Editar

Sudáfrica ha permitido que las costumbres sociales y el derecho regulen la consideración de los asuntos multirraciales y la asignación, en términos raciales, del acceso al estatus económico, social y político. [35] La mayoría de los sudafricanos blancos, independientemente de sus propias diferencias, aceptaron el patrón predominante. [ cita necesaria ] Sin embargo, en 1948 seguía siendo evidente que existían lagunas en la estructura social, ya fueran legisladas o no, con respecto a los derechos y oportunidades de los no blancos. El rápido desarrollo económico de la Segunda Guerra Mundial atrajo a un gran número de trabajadores inmigrantes negros a los principales centros industriales, donde compensaron la escasez de mano de obra blanca durante la guerra. Sin embargo, esta tasa creciente de urbanización negra no fue reconocida por el gobierno sudafricano, que no pudo acomodar la afluencia con una expansión paralela en la vivienda o los servicios sociales. [35] El hacinamiento, el aumento de las tasas de delincuencia y la desilusión dieron como resultado que los negros urbanos apoyaran a una nueva generación de líderes influenciados por los principios de autodeterminación y libertades populares consagrados en declaraciones como la Carta del Atlántico. Los blancos reaccionaron negativamente a los cambios, permitiendo que el Partido Herenigde Nasionale (o simplemente el Partido Nacional) convenciera a un gran segmento del bloque de votantes de que la impotencia del Partido Unido para reducir la posición en evolución de los no blancos indicaba que la organización había caído bajo el influencia de los liberales occidentales. [35] Muchos afrikaners, sudafricanos blancos principalmente de ascendencia holandesa pero con infusiones tempranas de alemanes y hugonotes franceses que pronto fueron asimilados, también resentían lo que percibían como un desempoderamiento de una mano de obra negra mal pagada y el poder económico superior y la prosperidad de los angloparlantes blancos. . [36] Además, Jan Smuts, como un firme defensor de las Naciones Unidas, perdió el apoyo interno cuando Sudáfrica fue criticada por su barra de color y el mandato continuo de Sudáfrica por otros estados miembros de la ONU. [37]

Los nacionalistas afrikaner proclamaron que ofrecían a los votantes una nueva política para asegurar la continua dominación blanca. [38] Esta política se expuso inicialmente a partir de una teoría redactada por Hendrik Verwoerd y fue presentada al Partido Nacional por la Comisión Sauer. [35] Pidió un esfuerzo sistemático para organizar las relaciones, derechos y privilegios de las razas tal como se definen oficialmente a través de una serie de leyes parlamentarias y decretos administrativos. Por lo tanto, la segregación se había perseguido sólo en asuntos importantes, como las escuelas separadas, y se había dependido de la sociedad local en lugar de la ley para hacer cumplir la mayor parte de la separación; ahora debería extenderse a todo. [35] El partido le dio un nombre a esta política: segregación racial (apartamiento). El apartheid iba a ser la base ideológica y práctica básica de la política afrikaner durante el próximo cuarto de siglo. [38]

La plataforma electoral del Partido Nacional enfatizó que el apartheid preservaría un mercado para el empleo blanco en el que los no blancos no podrían competir. En los temas de la urbanización negra, la regulación de la mano de obra no blanca, el control de la afluencia, la seguridad social, las tarifas agrícolas y los impuestos no blancos, la política del Partido Unido siguió siendo contradictoria y confusa. [37] Sus bases tradicionales de apoyo no solo tomaron posiciones mutuamente excluyentes, sino que se encontraron cada vez más enfrentadas entre sí. La renuencia de Smuts a considerar la política exterior sudafricana frente a las crecientes tensiones de la Guerra Fría también provocó descontento, mientras que los nacionalistas prometieron purgar el estado y el servicio público de simpatizantes comunistas. [37]

Los primeros en desertar del Partido Unido fueron los agricultores afrikaners, que deseaban ver un cambio en el control de la afluencia debido a problemas con los ocupantes ilegales, así como precios más altos para su maíz y otros productos frente a la demanda de los propietarios de las minas de políticas de alimentos baratos. Siempre identificado con los ricos y capitalistas, el partido tampoco logró atraer a sus electores de la clase trabajadora. [37] La ​​retórica populista permitió que el Partido Nacional barriera ocho distritos electorales en los centros mineros e industriales de Witwatersrand y cinco más en Pretoria. Salvo el electorado de terratenientes predominantemente de habla inglesa de Natal, el Partido Unido fue derrotado en casi todos los distritos rurales. Sus pérdidas urbanas en la provincia más poblada del país, el Transvaal, resultaron igualmente devastadoras. [37] Como el sistema de votación estaba desproporcionadamente ponderado a favor de los distritos electorales rurales y el Transvaal en particular, la elección de 1948 catapultó al Partido Herenigde Nasionale de un pequeño partido minoritario a una posición dominante con una ventaja parlamentaria de ocho votos. [39] [40] Daniel François Malan se convirtió en el primer primer ministro nacionalista, con el objetivo de implementar la filosofía del apartheid y silenciar a la oposición liberal. [35]

Cuando el Partido Nacional llegó al poder en 1948, había diferencias entre facciones en el partido sobre la implementación de la segregación racial sistémica. La facción "baasskap" (dominación blanca o supremacista), que era la facción dominante en el PN, y las instituciones estatales, favorecían la segregación sistemática, pero también favorecían la participación de los africanos negros en la economía con el trabajo negro controlado para promover las ganancias económicas de Afrikaners. Una segunda facción eran los "puristas", que creían en la "segregación vertical", en la que los negros y los blancos estarían completamente separados, con los negros viviendo en reservas nativas, con estructuras políticas y económicas separadas, lo que, creían, implicaría un corto período de tiempo. a largo plazo, pero también conduciría a la independencia de la Sudáfrica blanca de la mano de obra negra a largo plazo. Una tercera facción, que incluía a Hendrik Verwoerd, simpatizaba con los puristas, pero permitía el uso de mano de obra negra, al tiempo que implementaba el objetivo purista de la separación vertical. [41]

Legislación Editar

Los líderes del NP argumentaron que Sudáfrica no comprendía una sola nación, sino que estaba formada por cuatro grupos raciales distintos: blanco, negro, mestizo e indio. Dichos grupos se dividieron en 13 naciones o federaciones raciales. Los blancos abarcaron los grupos lingüísticos de inglés y afrikáans, y la población negra se dividió en diez de esos grupos.

El estado aprobó leyes que allanaron el camino para el "gran apartheid", que se centró en la separación de razas a gran escala, obligando a las personas a vivir en lugares separados definidos por la raza. Esta estrategia fue en parte adoptada del dominio británico "sobrante" que separó a diferentes grupos raciales después de que tomaron el control de las repúblicas bóer en la guerra anglo-bóer. Esto creó los "municipios" o "ubicaciones" sólo para negros, donde los negros fueron reubicados en sus propios pueblos. Además, se aprobaron leyes de "pequeño apartheid". Las principales leyes del apartheid fueron las siguientes. [42]

La primera gran ley del apartheid fue la Ley de Registro de la Población de 1950, que formalizó la clasificación racial e introdujo una tarjeta de identidad para todas las personas mayores de 18 años, especificando su grupo racial. [43] Se establecieron equipos o juntas oficiales para llegar a una conclusión sobre aquellas personas cuya raza no estaba clara. [44] Esto causó dificultades, especialmente para las personas de color, para separar a sus familias cuando a los miembros se les asignaron diferentes razas. [45]

El segundo pilar del gran apartheid fue la Ley de áreas grupales de 1950. [46] Hasta entonces, la mayoría de los asentamientos tenían personas de diferentes razas viviendo una al lado de la otra. Esta Ley puso fin a diversas áreas y determinó dónde se vivía según la raza. A cada raza se le asignó su propia área, que se utilizó en años posteriores como base para la expulsión forzosa. [47] La ​​Ley de Prevención de Ocupaciones Ilegales de 1951 permitió al gobierno demoler barrios marginales negros y obligó a los empleadores blancos a pagar la construcción de viviendas para aquellos trabajadores negros a los que se les permitía residir en ciudades que de otro modo estarían reservadas para los blancos. [48]

La Ley de Prohibición de Matrimonios Mixtos de 1949 prohibió el matrimonio entre personas de diferentes razas, y la Ley de Inmoralidad de 1950 tipificó como delito las relaciones sexuales con una persona de una raza diferente.

Bajo la Ley de Reserva de Servicios Separados de 1953, los terrenos municipales podrían reservarse para una carrera en particular, creando, entre otras cosas, playas, autobuses, hospitales, escuelas y universidades separados. Se aplicaron letreros como "solo blancos" en las áreas públicas, incluso en los bancos de los parques. [49] Los sudafricanos negros recibieron servicios muy inferiores a los de los blancos y, en menor medida, a los de los indios y de color. [50]

Otras leyes tenían el objetivo de suprimir la resistencia, especialmente la resistencia armada, al apartheid. La Ley de Supresión del Comunismo de 1950 prohibió cualquier partido que se suscribiera al comunismo. La ley definió el comunismo y sus objetivos de manera tan radical que cualquiera que se opusiera a la política del gobierno corría el riesgo de ser etiquetado como comunista. Dado que la ley establecía específicamente que el comunismo tenía como objetivo romper la armonía racial, con frecuencia se usaba para amordazar la oposición al apartheid. Se prohibieron las reuniones desordenadas, al igual que ciertas organizaciones que se consideraron amenazantes para el gobierno.

La Ley de Autoridades Bantú de 1951 creó estructuras gubernamentales separadas para negros y blancos y fue la primera pieza de legislación que apoyó el plan gubernamental de desarrollo separado en los bantustanes. La Ley de Promoción del Autogobierno de los Negros de 1959 consolidó la política del PN de "patrias" nominalmente independientes para los negros. Se propusieron las llamadas "unidades bantúes autónomas", que habrían transferido poderes administrativos, con la promesa posterior de autonomía y autogobierno. También abolió los asientos de los representantes blancos de los sudafricanos negros y eliminó de las listas a los pocos negros que aún estaban calificados para votar. La Ley de la Corporación de Inversiones Bantú de 1959 estableció un mecanismo para transferir capital a los países de origen para crear empleo allí. La legislación de 1967 permitió al gobierno detener el desarrollo industrial en las ciudades "blancas" y redirigir dicho desarrollo a las "patrias". La Ley de Ciudadanía de la Patria Negra de 1970 marcó una nueva fase en la estrategia de Bantustan. Cambió el estatus de los negros a ciudadanos de uno de los diez territorios autónomos. El objetivo era asegurar una mayoría demográfica de personas blancas en Sudáfrica haciendo que los diez bantustanes lograran la independencia total.

El contacto interracial en el deporte estaba mal visto, pero no había leyes deportivas segregadas.

El gobierno endureció las leyes de pases que obligan a los negros a portar documentos de identidad, para evitar la inmigración de negros de otros países. Para residir en una ciudad, los negros tenían que trabajar allí. Hasta 1956 las mujeres estaban en su mayor parte excluidas de estos aprobar requisitos, como intentos de introducir aprobar leyes porque las mujeres se encontraron con una feroz resistencia. [51]

Privación del derecho al voto de los votantes de color Editar

En 1950, D. F. Malan anunció la intención del NP de crear un Departamento de Asuntos de Color. [52] J.G. Strijdom, el sucesor de Malan como primer ministro, se movió para despojar a los residentes negros y de color de la provincia del Cabo de los derechos de voto. El gobierno anterior había presentado el Proyecto de Ley de Representación Separada de Votantes en el Parlamento en 1951, convirtiéndolo en una Ley el 18 de junio de 1951, sin embargo, cuatro votantes, G Harris, WD Franklin, WD Collins y Edgar Deane, desafiaron su validez en los tribunales con apoyo. del Partido Unido. [53] El Tribunal Supremo del Cabo confirmó la ley, pero la Corte de Apelaciones la revocó y consideró inválida la ley porque se necesitaba una mayoría de dos tercios en una sesión conjunta de ambas Cámaras del Parlamento para cambiar las cláusulas arraigadas de la Constitución. [54] A continuación, el gobierno presentó el proyecto de ley del Tribunal Superior del Parlamento (1952), que otorgó al Parlamento el poder de anular las decisiones del tribunal. [55] El Tribunal Supremo del Cabo y el Tribunal de Apelación declararon esto inválido también. [56]

En 1955, el gobierno de Strijdom aumentó el número de jueces en el Tribunal de Apelación de cinco a 11 y nombró jueces pro-nacionalistas para ocupar los nuevos puestos. [57] En el mismo año introdujeron la Ley del Senado, que aumentó el Senado de 49 a 89 escaños. [58] Se hicieron ajustes para que el NP controlara 77 de estos escaños. [59] El parlamento se reunió en una sesión conjunta y aprobó la Ley de Representación Separada de Votantes en 1956, que transfirió a los votantes de color de la lista de votantes comunes en el Cabo a una nueva lista de votantes de color. [60] Inmediatamente después de la votación, el Senado fue restaurado a su tamaño original. La Ley del Senado fue impugnada en la Corte Suprema, pero la Corte de Apelaciones recientemente ampliada, repleta de jueces que apoyan al gobierno, confirmó la ley y también la Ley para destituir a los votantes de color. [61]

La ley de 1956 permitió a los mestizos elegir a cuatro personas para el Parlamento, pero una ley de 1969 abolió esos escaños y despojó a los mestizos de su derecho al voto. Dado que a los asiáticos nunca se les había permitido votar, esto resultó en que los blancos fueran el único grupo con derecho al voto.

Un estudio de 2016 en el Journal of Politics sugiere que la privación del derecho al voto en Sudáfrica tuvo un impacto negativo significativo en la prestación de servicios básicos a los marginados. [62]

División entre blancos Editar

Antes de que Sudáfrica se convirtiera en una república en 1961, la política entre los sudafricanos blancos estaba tipificada por la división entre los sentimientos conservadores, principalmente afrikaner, y los liberales antirrepublicanos, en gran parte ingleses, [63] con el legado de la guerra de los bóers todavía un factor para algunas personas. Una vez que Sudáfrica se convirtió en república, el primer ministro Hendrik Verwoerd pidió una mejora de las relaciones y un mayor acuerdo entre las personas de ascendencia británica y los afrikaners. [64] Afirmó que la única diferencia era entre los que estaban a favor del apartheid y los que estaban en contra. La división étnica ya no sería entre afrikáans e ingleses, sino entre negros y blancos.

La mayoría de los afrikaners apoyaron la noción de unanimidad de los blancos para garantizar su seguridad. Los votantes blancos de ascendencia británica estaban divididos. Muchos se habían opuesto a una república, lo que llevó a una mayoría de votos "no" en Natal. [65] Más tarde, algunos de ellos reconocieron la necesidad percibida de la unidad blanca, convencidos por la creciente tendencia de descolonización en otras partes de África, que les preocupaba. El discurso "Wind of Change" del primer ministro británico Harold Macmillan dejó a la facción británica con la sensación de que el Reino Unido los había abandonado. [66] Los angloparlantes más conservadores apoyaron a Verwoerd [67] otros estaban preocupados por la ruptura de los lazos con el Reino Unido y permanecieron leales a la Corona. [68] Les disgustó tener que elegir entre nacionalidades británica y sudafricana. Aunque Verwoerd intentó unir estos diferentes bloques, la votación subsiguiente ilustró sólo una pequeña oleada de apoyo, [69] indicando que una gran cantidad de angloparlantes permanecían apáticos y que Verwoerd no había logrado unir a la población blanca.

Bajo el sistema de la patria, el gobierno intentó dividir Sudáfrica y el suroeste de África en varios estados separados, cada uno de los cuales se suponía que se convertiría en un estado-nación separado para un grupo étnico diferente. [70]

La separación territorial no era una institución nueva. Por ejemplo, estaban las "reservas" creadas bajo el gobierno británico en el siglo XIX. Bajo el apartheid, el 13 por ciento de la tierra estaba reservada para las tierras de los negros, una pequeña cantidad en relación con su población total y, en general, en áreas económicamente improductivas del país. La Comisión Tomlinson de 1954 justificó el apartheid y el sistema de la patria, pero afirmó que se debían dar tierras adicionales a las patrias, recomendación que no se llevó a cabo. [71]

Cuando Verwoerd se convirtió en Primer Ministro en 1958, surgió la política de "desarrollo separado", con la estructura de la patria como una de sus piedras angulares. Verwoerd llegó a creer en la concesión de la independencia a estas patrias. El gobierno justificó sus planes sobre la base ostensible de que "la política del gobierno es, por lo tanto, no una política de discriminación por motivos de raza o color, sino una política de diferenciación por motivos de nacionalidad, de diferentes naciones, que concede a cada uno de autodeterminación dentro de las fronteras de sus países de origen - de ahí esta política de desarrollo separado ". [72] Bajo el sistema de patrias, los negros ya no serían ciudadanos de Sudáfrica, convirtiéndose en ciudadanos de las patrias independientes que trabajaban en Sudáfrica como trabajadores migrantes extranjeros con permisos de trabajo temporales. En 1958 se aprobó la Ley de promoción del autogobierno de los negros y se establecieron las industrias fronterizas y la Corporación de Inversiones Bantú para promover el desarrollo económico y la provisión de empleo en los países de origen o cerca de ellos. Muchos sudafricanos negros que nunca habían residido en su tierra natal identificada fueron trasladados a la fuerza de las ciudades a sus países de origen.

La visión de una Sudáfrica dividida en múltiples etnoestados atrajo a la intelectualidad afrikaner de mentalidad reformista, y proporcionó un marco filosófico y moral más coherente para las políticas del Partido Nacional, al mismo tiempo que brindó un barniz de respetabilidad intelectual a la controvertida política de la sociedad civil. llamado baasskap. [73] [74] [75]

En total, se asignaron 20 patrias a grupos étnicos, diez en Sudáfrica propiamente dicha y diez en el suroeste de África. De estas 20 patrias, 19 fueron clasificadas como negras, mientras que una, Basterland, fue reservada para un subgrupo de mestizos conocidos como Basters, que están estrechamente relacionados con los afrikaners. Cuatro de las patrias fueron declaradas independientes por el gobierno sudafricano: Transkei en 1976, Bophuthatswana en 1977, Venda en 1979 y Ciskei en 1981 (conocidos como los estados TBVC). Una vez que a una patria se le otorgó su independencia nominal, a sus ciudadanos designados se les revocó la ciudadanía sudafricana y se la reemplazó por la ciudadanía de su patria. A estas personas se les emitieron pasaportes en lugar de libretas de ahorros. Los ciudadanos de las patrias nominalmente autónomas también tenían circunscrita su ciudadanía sudafricana, lo que significa que ya no se los consideraba legalmente sudafricanos. [76] El gobierno sudafricano intentó establecer una equivalencia entre su visión de los ciudadanos negros de la patria y los problemas que enfrentaban otros países a través de la entrada de inmigrantes ilegales.

Reconocimiento internacional de los bantustanes Editar

Los bantustanes dentro de las fronteras de Sudáfrica y el suroeste de África se clasificaron por grado de autogobierno nominal: 6 eran "no autónomos", 10 eran "autónomos" y 4 eran "independientes". En teoría, los bantustanes autónomos tenían control sobre muchos aspectos de su funcionamiento interno, pero aún no eran naciones soberanas. Los bantustanes independientes (Transkei, Bophutatswana, Venda y Ciskei, también conocidos como los estados TBVC) estaban destinados a ser completamente soberanos. En realidad, no tenían una infraestructura económica significativa y, con pocas excepciones, abarcaban franjas de territorio desconectado. Esto significaba que todos los bantustanes eran poco más que estados títeres controlados por Sudáfrica.

Durante la existencia de los bantustanes independientes, Sudáfrica siguió siendo el único país que reconoció su independencia. Sin embargo, organizaciones internas de muchos países, así como el gobierno sudafricano, presionaron por su reconocimiento. Por ejemplo, tras la fundación de Transkei, la Asociación Suiza-Sudafricana alentó al gobierno suizo a reconocer el nuevo estado. En 1976, antes de una resolución de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos que instaba al presidente a no reconocer a Transkei, el gobierno sudafricano presionó intensamente a los legisladores para que se opusieran al proyecto de ley. [77] Cada estado de TBVC extendió su reconocimiento a los demás bantustanes independientes, mientras que Sudáfrica mostró su compromiso con la noción de soberanía de TBVC mediante la construcción de embajadas en las capitales de TBVC.

Mudanzas forzosas Editar

Durante los años sesenta, setenta y principios de los ochenta, el gobierno implementó una política de "reasentamiento", para obligar a las personas a trasladarse a sus "áreas grupales" designadas. Millones de personas se vieron obligadas a trasladarse. Estas mudanzas incluyeron a personas reubicadas debido a programas de limpieza de barrios marginales, arrendatarios de mano de obra en granjas propiedad de blancos, habitantes de los llamados "puntos negros" (tierras de propiedad negra rodeadas de granjas blancas), familias de trabajadores que viven en municipios cercanos a los países de origen y la "población excedente" de las zonas urbanas, incluidas miles de personas del Cabo Occidental (que fue declarada "Zona de Preferencia Laboral de Color") [78] que fueron trasladados a los países de origen de Transkei y Ciskei. Los traslados forzosos mejor publicitados de la década de 1950 se produjeron en Johannesburgo, cuando se trasladaron 60.000 personas al nuevo municipio de Soweto (abreviatura de South Western Townships). [79] [80]

Hasta 1955, Sophiatown había sido una de las pocas áreas urbanas donde a los negros se les permitía poseer tierras, y poco a poco se estaba convirtiendo en un tugurio multirracial. A medida que crecía la industria en Johannesburgo, Sophiatown se convirtió en el hogar de una fuerza laboral negra en rápida expansión, ya que era conveniente y estaba cerca de la ciudad. Tenía la única piscina para niños negros en Johannesburgo. [81] Como uno de los asentamientos negros más antiguos de Johannesburgo, tenía una importancia casi simbólica para los 50.000 negros que contenía. A pesar de una vigorosa campaña de protesta del ANC y de la publicidad mundial, la remoción de Sophiatown comenzó el 9 de febrero de 1955 bajo el Plan de Remoción de Áreas Occidentales. En las primeras horas, policías fuertemente armados obligaron a los residentes a salir de sus hogares y cargaron sus pertenencias en camiones del gobierno. Los residentes fueron llevados a una gran extensión de tierra a 19 kilómetros (12 millas) del centro de la ciudad, conocida como Meadowlands, que el gobierno había comprado en 1953. Meadowlands pasó a formar parte de una nueva ciudad negra planificada llamada Soweto. Sophiatown fue destruida por excavadoras y en su lugar se construyó un nuevo suburbio blanco llamado Triomf (Triumph). Este patrón de expulsión y destrucción forzosas se repetiría durante los próximos años y no se limitó solo a los sudafricanos negros. Los traslados forzosos de áreas como Cato Manor (Mkhumbane) en Durban, y el Distrito Seis en Ciudad del Cabo, donde 55.000 personas de color e indios se vieron obligados a trasladarse a nuevos municipios en Cape Flats, se llevaron a cabo en virtud de la Ley de áreas grupales de 1950. Casi 600.000 personas de color, indias y chinas fueron trasladadas en virtud de la Ley de áreas de grupo. Unos 40.000 blancos también se vieron obligados a trasladarse cuando se transfirieron tierras de la "Sudáfrica blanca" a las tierras de los negros. [82] En el suroeste de África, el plan de apartheid que instituyó a los bantustanes fue el resultado del llamado Plan Odendaal, un conjunto de propuestas de la Comisión Odendaal de 1962-1964. [83]

El NP aprobó una serie de leyes que se conocieron como pequeño apartheid. La primera de ellas fue la Ley de Prohibición de Matrimonios Mixtos 55 de 1949, que prohíbe el matrimonio entre blancos y personas de otras razas. La Ley de Enmienda 21 de Inmoralidad de 1950 (modificada en 1957 por la Ley 23) prohibía las "relaciones raciales ilegales" y "cualquier acto inmoral o indecente" entre un blanco y un negro, indio o de color.

A las personas negras no se les permitía dirigir negocios o prácticas profesionales en áreas designadas como "Sudáfrica blanca" a menos que tuvieran un permiso, que se otorga solo excepcionalmente. Se les pidió que se mudaran a las "patrias" negras y establecieran negocios y prácticas allí. Se segregaron trenes, hospitales y ambulancias. [84] Debido al menor número de pacientes blancos y al hecho de que los médicos blancos preferían trabajar en hospitales blancos, las condiciones en los hospitales blancos eran mucho mejores que las de los hospitales negros, a menudo superpoblados y con escasez de personal y con fondos significativamente insuficientes. [85] Las áreas residenciales estaban segregadas y los negros podían vivir en áreas blancas solo si estaban empleados como sirvientes e incluso entonces solo en las habitaciones de los sirvientes. Los negros estaban excluidos de trabajar en áreas blancas, a menos que tuvieran un pase, apodado el dompas, también deletreado dompass o pase dom. El origen más probable de este nombre es del afrikaans "verdomde pas" (que significa pase maldito), [86] aunque algunos comentaristas lo atribuyen a las palabras afrikaans que significan "pase tonto". Sólo los negros con derechos de la "Sección 10" (aquellos que habían emigrado a las ciudades antes de la Segunda Guerra Mundial) fueron excluidos de esta disposición. Se emitió un pase solo a una persona negra con trabajo aprobado. Los cónyuges e hijos tuvieron que quedarse atrás en las tierras de los negros. Se emitió un pase para un distrito magisterial (generalmente una ciudad) que limitaba al titular a esa área únicamente. Estar sin un pase válido hizo que una persona fuera objeto de arresto y juicio por ser un migrante ilegal. A menudo, esto iba seguido de la deportación al país de origen de la persona y el enjuiciamiento del empleador por emplear a un inmigrante ilegal. Las camionetas de la policía patrullaban las áreas blancas para reunir a los negros sin pases. A los negros no se les permitió emplear a blancos en la Sudáfrica blanca. [87]

Aunque los sindicatos de trabajadores negros y de color habían existido desde principios del siglo XX, no fue hasta las reformas de la década de 1980 que se desarrolló un movimiento sindical negro masivo. Los sindicatos bajo el apartheid fueron segregados racialmente, con 54 sindicatos siendo solo blancos, 38 para indios y mestizos y 19 para personas negras. La Ley de Conciliación Industrial (1956) legisló contra la creación de sindicatos multirraciales y trató de dividir los sindicatos multirraciales existentes en ramas u organizaciones separadas según criterios raciales. [88]

Cada patria negra controlaba sus propios sistemas de educación, salud y policía. A los negros no se les permitía comprar licor fuerte. Solo pudieron comprar cerveza de baja calidad producida por el estado (aunque esta ley se relajó más tarde). Se segregaron las playas públicas, las piscinas, algunos puentes peatonales, los estacionamientos de los autocines, los cementerios, los parques y los baños públicos. Los cines y teatros en áreas blancas no podían admitir negros. Prácticamente no había cines en zonas negras. La mayoría de los restaurantes y hoteles en áreas blancas no podían admitir a negros excepto como personal. A los negros se les prohibió asistir a las iglesias blancas bajo la Ley de Enmienda de las Leyes Nativas de las Iglesias de 1957, pero esto nunca se hizo cumplir rígidamente, y las iglesias eran uno de los pocos lugares donde las razas podían mezclarse sin la interferencia de la ley. Los negros que ganaban 360 rand al año o más tenían que pagar impuestos, mientras que el umbral de los blancos era más del doble, 750 rand al año. Por otro lado, la tasa impositiva para los blancos era considerablemente más alta que la de los negros. [ cita necesaria ]

Los negros nunca podrían adquirir tierras en áreas blancas. En los países de origen, gran parte de la tierra pertenecía a una "tribu", donde el cacique local decidía cómo debía usarse la tierra. Esto resultó en que los blancos fueran propietarios de casi todas las tierras industriales y agrícolas y gran parte de las preciadas tierras residenciales. La mayoría de los negros fueron despojados de su ciudadanía sudafricana cuando las "patrias" se volvieron "independientes" y ya no pudieron solicitar pasaportes sudafricanos. Los requisitos de elegibilidad para un pasaporte habían sido difíciles de cumplir para los negros, el gobierno sostenía que un pasaporte era un privilegio, no un derecho, y el gobierno no otorgó muchos pasaportes a los negros. El apartheid impregnaba la cultura y la ley, y estaba arraigado en la mayoría de los principales medios de comunicación. [ cita necesaria ]

Clasificación de colores Editar

La población se clasificó en cuatro grupos: africana, blanca, india y de color (en mayúsculas para denotar sus definiciones legales en la ley sudafricana). El grupo de color incluía a personas consideradas de ascendencia mixta, incluidos los de ascendencia bantú, khoisan, europea y malaya. Muchos descendían de personas traídas a Sudáfrica desde otras partes del mundo, como India, Sri Lanka, Madagascar y China como esclavos y trabajadores contratados. [89]

La Ley de Registro de la Población, (Ley 30 de 1950), definió a los sudafricanos como pertenecientes a una de tres razas: blanca, negra o de color. Las personas de ascendencia india se consideraban de color según esta ley. La apariencia, la aceptación social y la ascendencia se utilizaron para determinar la calificación de un individuo en una de las tres categorías. Una persona blanca fue descrita por el acto como alguien cuyos padres eran blancos y poseían los "hábitos, habla, educación, comportamiento y comportamiento" de una persona blanca. Los negros fueron definidos por el acto como pertenecientes a una raza o tribu africana. Por último, los de color eran aquellos que no podían ser clasificados como blancos o negros. [90]

La burocracia del apartheid ideó criterios complejos (y a menudo arbitrarios) en el momento en que se implementó la Ley de Registro de Población para determinar quién era de color. Los funcionarios menores administraban pruebas para determinar si alguien debería ser categorizado como de color o blanco, o si otra persona debería ser categorizada como de color o negro. Las pruebas incluyeron la prueba del lápiz, en la que se introdujo un lápiz en el cabello rizado de los sujetos y se les obligó a negar con la cabeza. Si el lápiz se atascaba, se consideraba negro, si se desprendía, se pronunciaba de color. Otras pruebas incluyeron examinar la forma de las líneas de la mandíbula y las nalgas y pellizcar a las personas para ver en qué idioma dirían "Ouch". [91] Como resultado de estas pruebas, diferentes miembros de la misma familia se encontraron en diferentes grupos raciales. Otras pruebas determinaron la pertenencia a los diversos grupos subraciales de los mestizos.

Discriminados por el apartheid, los mestizos fueron, como una cuestión de política estatal, forzados a vivir en municipios separados, como se define en la Ley de Áreas de Grupos (1950), [92] en algunos casos dejando los hogares que sus familias habían ocupado durante generaciones, y recibieron un salario inferior. educación, aunque mejor que la proporcionada a los africanos. Desempeñaron un papel importante en el movimiento contra el apartheid: por ejemplo, la Organización Política Africana establecida en 1902 tenía una membresía exclusivamente de color.

Los derechos de voto se les negaron a los mestizos de la misma manera que se les negaron a los negros entre 1950 y 1983. Sin embargo, en 1977 el caucus del NP aprobó propuestas para incorporar a mestizos e indios al gobierno central. En 1982, las propuestas constitucionales finales produjeron un referéndum entre los blancos y se aprobó el Parlamento Tricameral. La Constitución fue reformada el año siguiente para permitir la participación de las minorías de color y asiáticas en Cámaras separadas en un Parlamento Tricameral, y Botha se convirtió en el primer Presidente Ejecutivo del Estado. La idea era que a la minoría de color se le pudieran otorgar derechos de voto, pero la mayoría negra se convertiría en ciudadana de patrias independientes. [90] [92] Estos arreglos separados continuaron hasta la abolición del apartheid. Las reformas de Tricameral llevaron a la formación del Frente Democrático Unido (anti-apartheid) como un vehículo para tratar de evitar la cooptación de mestizos e indios en una alianza con los blancos. Las batallas entre la UDF y el gobierno del NP de 1983 a 1989 se convertirían en el período más intenso de lucha entre sudafricanos de derecha y de izquierda.

Educación Editar

La educación fue segregada por la Ley de Educación Bantú de 1953, que creó un sistema de educación separado para los estudiantes negros sudafricanos y fue diseñado para preparar a las personas negras para la vida como una clase trabajadora. [93] En 1959 se crearon universidades separadas para negros, mestizos e indios. A las universidades existentes no se les permitió inscribir a nuevos estudiantes negros. El Decreto Medio Afrikáans de 1974 requería el uso del afrikáans y del inglés en pie de igualdad en las escuelas secundarias fuera de los países de origen. [94]

En la década de 1970, el estado gastó diez veces más por niño en la educación de niños blancos que en niños negros dentro del sistema educativo bantú (el sistema educativo en las escuelas negras dentro de la Sudáfrica blanca). La educación superior se proporcionó en universidades y colegios independientes después de 1959. Se crearon ocho universidades negras en los países de origen. La Universidad de Fort Hare en Ciskei (ahora Eastern Cape) debía inscribir solo a estudiantes de habla xhosa. Los oradores de Sotho, Tswana, Pedi y Venda se colocaron en la recién fundada University College of the North en Turfloop, mientras que la University College of Zululand se inauguró para atender a los estudiantes zulúes. Los mestizos y los indios iban a tener sus propios establecimientos en el Cabo y Natal, respectivamente. [95]

Cada patria negra controlaba sus propios sistemas de educación, salud y policía.

En 1948, antes del apartheid formal, existían diez universidades en Sudáfrica: cuatro eran afrikáans, cuatro para el inglés, una para los negros y una universidad por correspondencia abierta a todos los grupos étnicos. En 1981, bajo el gobierno del apartheid, se construyeron 11 nuevas universidades: siete para negros, una para mestizos, una para indios, una para afrikáans y una en dos idiomas, afrikáans e inglés.

Mujeres bajo el apartheid Editar

El colonialismo y el apartheid tuvieron un gran impacto en las mujeres negras y de color, ya que sufrieron discriminación racial y de género. [96] [97] Judith Nolde argumenta que, en general, las mujeres sudafricanas fueron "privadas [d] [.] De sus derechos humanos como individuos" bajo el sistema del apartheid. [98] Los trabajos a menudo eran difíciles de encontrar. Muchas mujeres negras y de color trabajaban como trabajadoras agrícolas o domésticas, pero los salarios eran extremadamente bajos, si es que existían. [99] Los niños padecían enfermedades causadas por problemas de desnutrición y saneamiento, por lo que las tasas de mortalidad eran elevadas. El movimiento controlado de trabajadores negros y de color dentro del país a través de la Ley de Áreas Urbanas Nativas de 1923 y las leyes de pases separaron a los miembros de la familia entre sí, porque los hombres podían probar su empleo en los centros urbanos mientras que la mayoría de las mujeres eran meras dependientes, en consecuencia, corrían el riesgo de ser deportados a zonas rurales. [100] Incluso en las zonas rurales había obstáculos legales para que las mujeres fueran propietarias de la tierra, y fuera de las ciudades los trabajos eran escasos. [101]

Deporte bajo el apartheid Editar

En la década de 1930, el fútbol asociativo reflejaba la sociedad balcanizada de Sudáfrica.El fútbol se dividía en numerosas instituciones basadas en la raza: la Asociación Sudafricana de Fútbol (Blanca), la Asociación Sudafricana de Fútbol de la India (SAIFA), la Asociación Sudafricana de Fútbol Africana (SAAFA). ) y su rival, la Asociación Sudafricana de Fútbol Bantú y la Asociación Sudafricana de Fútbol de Color (SACFA). La falta de fondos para proporcionar el equipo adecuado sería notable en lo que respecta a los partidos de fútbol amateur negro, lo que reveló las vidas desiguales a las que estaban sujetos los sudafricanos negros, en contraste con los blancos, que estaban mucho mejor económicamente. [102] La ingeniería social del apartheid hizo más difícil competir a través de líneas raciales. Por lo tanto, en un esfuerzo por centralizar las finanzas, las federaciones se fusionaron en 1951, creando la Federación Sudafricana de Fútbol (SASF), que reunió a las asociaciones nacionales de negros, indios y mestizos en un solo organismo que se oponía al apartheid. En general, el creciente gobierno del apartheid se opuso cada vez más a esto y, con la segregación urbana reforzada con las políticas racistas en curso, era más difícil jugar al fútbol siguiendo estas líneas raciales. En 1956, el régimen de Pretoria, la capital administrativa de Sudáfrica, aprobó la primera política deportiva del apartheid al hacerlo, enfatizó la oposición del gobierno liderado por los blancos al interracialismo.

Si bien el fútbol estuvo plagado de racismo, también jugó un papel en la protesta contra el apartheid y sus políticas. Con las prohibiciones internacionales de la FIFA y otros eventos deportivos importantes, Sudáfrica estaría en el centro de atención a nivel internacional. En una encuesta de 1977, los sudafricanos blancos clasificaron la falta de deporte internacional como una de las tres consecuencias más dañinas del apartheid. [103] A mediados de la década de 1950, los sudafricanos negros también utilizarían los medios de comunicación para desafiar la "racialización" de los deportes en Sudáfrica. Las fuerzas antiapartheid habían comenzado a señalar al deporte como la "debilidad" de la moral nacional blanca. Periodistas negros para el Tambor de Johannesburgo Magazine fueron los primeros en dar a conocer públicamente el tema, con un intrépido número especial en 1955 que preguntaba: "¿Por qué no se debe permitir a nuestros negros en el equipo de SA?" [103] A medida que pasara el tiempo, la posición internacional con Sudáfrica continuaría siendo tensa. En la década de 1980, mientras el sistema opresivo colapsaba lentamente, el ANC y el Partido Nacional comenzaron las negociaciones sobre el fin del apartheid, las asociaciones de fútbol también discutieron la formación de un único organismo de control no racial. Este proceso de unidad se aceleró a fines de la década de 1980 y condujo a la creación, en diciembre de 1991, de una Asociación Sudafricana de Fútbol incorporada. El 3 de julio de 1992, la FIFA finalmente dio la bienvenida a Sudáfrica al fútbol internacional.

El deporte ha sido durante mucho tiempo una parte importante de la vida en Sudáfrica, y el boicot de los juegos por parte de equipos internacionales tuvo un efecto profundo en la población blanca, quizás más que los embargos comerciales. Tras la reaceptación de los equipos deportivos de Sudáfrica por parte de la comunidad internacional, el deporte desempeñó un importante papel unificador entre los diversos grupos étnicos del país. El apoyo abierto de Mandela a la fraternidad de rugby predominantemente blanca durante la Copa Mundial de Rugby de 1995 se consideró fundamental para reunir a los fanáticos de los deportes sudafricanos de todas las razas. [104]

Boxeo profesional Editar

Las actividades en el deporte del boxeo profesional también se vieron afectadas, ya que se registraron 44 peleas de boxeo profesional por títulos nacionales consideradas "solo para blancos" entre 1955 y 1979, [105] y 397 peleas consideradas "para no blancos" entre 1901 y 1978. [106]

La primera pelea por un título nacional "Blanco" se llevó a cabo el 9 de abril de 1955 entre Flyweights Jerry Jooste y Tiny Corbett en el Ayuntamiento de Johannesburgo. Jooste ganó por decisión de doce puntos por decisión. [107] El último fue entre el campeón nacional de peso semipesado "blanco" Gerrie Bodenstein y el retador Mervin Smit el 5 de febrero de 1979 en la pista de hielo Joekies en Welkom, Free State. fue ganado por el campeón por un nocaut técnico en el quinto asalto. [108]

La primera pelea por el campeonato nacional sudafricano "no blancos" en el registro aparentemente (la fecha aparece como "incierta" en los registros) tuvo lugar el 1 de mayo de 1901, entre Andrew Jephtha y Johnny Arendse por el cinturón vacante de peso ligero, Jephtha ganó por nocaut. en la ronda diecinueve de un partido de veinte rondas programadas, en Ciudad del Cabo. [109]

La última pelea por el título "no blancos" tuvo lugar el 18 de diciembre de 1978, entre Sipho Mange y Chris Kid Dlamini Mange-Dlamini fue la pelea culminante de un programa de boxeo que incluyó varios otros campeonatos "no blancos". Mange ganó el título vacante de peso súper gallo no blanco al superar a Dlamini en doce asaltos en el Goodwood Showgrounds en Ciudad del Cabo. [110]

Los asiáticos durante el apartheid Editar

Definir su población asiática, una minoría que no parecía pertenecer a ninguno de los tres grupos no blancos designados inicialmente, fue un dilema constante para el gobierno del apartheid.

La clasificación de "blanco honorario" (término que se utilizaría de forma ambigua en todo el apartheid) se concedió a los inmigrantes de Japón, Corea del Sur y Taiwán - países con los que Sudáfrica mantenía relaciones diplomáticas y económicas [111] - ya sus descendientes.

Los sudafricanos indios durante el apartheid fueron clasificados en muchos rangos de categorías, desde "asiáticos" hasta "negros" [ aclaración necesaria ] a "Coloreado" [ aclaración necesaria ] e incluso la categoría monoétnica de "indio", pero nunca tan blanco, habiendo sido considerado "no blanco" a lo largo de la historia de Sudáfrica. El grupo se enfrentó a una discriminación severa durante el régimen del apartheid y fue objeto de numerosas políticas racistas.

En 2005, Josephine C. Naidoo y Devi Moodley Rajab realizaron un estudio retrospectivo, donde entrevistaron a una serie de sudafricanos indios sobre su experiencia de vivir a través del apartheid. Su estudio destacó la educación, el lugar de trabajo y la vida cotidiana en general. Un participante que era médico dijo que se consideraba la norma que los médicos no blancos y blancos se mezclaran mientras trabajaban en el hospital, pero cuando había algún tiempo de inactividad o descansos, debían regresar a sus habitaciones segregadas. No solo hubo una severa segregación para los médicos, sino que a los no blancos, más específicamente a los indios, se les pagaba de tres a cuatro veces menos que a sus homólogos blancos. Muchos describieron ser tratados como un "ciudadano de tercera clase" debido a la humillación del estándar de trato para los empleados no blancos en muchas profesiones. Muchos indios describieron un sentido de superioridad justificada por parte de los blancos debido a las leyes del apartheid que, en la mente de los sudafricanos blancos, legitimaron esos sentimientos. Otro hallazgo de este estudio fue el daño psicológico causado a los indios que vivían en Sudáfrica durante el apartheid. Uno de los mayores efectos a largo plazo sobre los indios fue la desconfianza hacia los sudafricanos blancos. Hubo un fuerte grado de alienación que dejó un fuerte sentimiento psicológico de inferioridad. [112]

Los sudafricanos chinos, que eran descendientes de trabajadores migrantes que llegaron a trabajar en las minas de oro alrededor de Johannesburgo a fines del siglo XIX, inicialmente fueron clasificados como "de color" u "otros asiáticos" y estaban sujetos a numerosas formas de discriminación y restricción. [113] No fue hasta 1984 que los chinos sudafricanos, aumentados a unos 10.000, recibieron los mismos derechos oficiales que los japoneses, para ser tratados como blancos en términos de la Ley de Áreas de Grupos, aunque todavía enfrentaban discriminación y no recibían todos los beneficios / derechos de su estatus blanco honorario recién obtenido, como votar. [ cita necesaria ] [114]

Los indonesios llegaron al Cabo de Buena Esperanza como esclavos hasta la abolición de la esclavitud durante el siglo XIX. Eran predominantemente musulmanes, se les permitió la libertad religiosa y formaron su propio grupo / comunidad étnica conocida como Cape Malayos. Fueron clasificados como parte del grupo racial de color. [115] Esto fue lo mismo para los sudafricanos de ascendencia malaya que también fueron clasificados como parte de la raza de color y, por lo tanto, considerados "no blancos". [89] Los sudafricanos de ascendencia filipina fueron clasificados como "negros" debido a la perspectiva histórica sobre los filipinos por parte de los sudafricanos blancos, y muchos de ellos vivían en bantustanes. [89]

La población libanesa fue un tanto anómala durante la era del apartheid. La inmigración libanesa a Sudáfrica era principalmente cristiana, y el grupo fue clasificado originalmente como no blanco, sin embargo, un caso judicial en 1913 dictaminó que debido a que los libaneses y sirios se originaron en la región de Canaán (el lugar de nacimiento del cristianismo y el judaísmo), no podían ser discriminados por las leyes raciales que tenían como objetivo a los no creyentes y, por lo tanto, fueron clasificados como blancos. La comunidad libanesa mantuvo su condición de blanca después de la entrada en vigor de la Ley de Registro de Población; sin embargo, se restringió la inmigración desde el Medio Oriente. [116]

Conservadurismo Editar

Junto al apartheid, el Partido Nacional implementó un programa de conservadurismo social. Se prohibieron la pornografía [117] y los juegos de azar [118]. Los cines, las tiendas que venden alcohol y la mayoría de los demás negocios tenían prohibido abrir los domingos. [119] El aborto, [120] la homosexualidad [121] y la educación sexual también estaban restringidos. El aborto era legal solo en casos de violación o si la vida de la madre estaba amenazada. [120]

La televisión no se introdujo hasta 1976 porque el gobierno vio la programación en inglés como una amenaza para el idioma afrikáans. [122] La televisión funcionaba según las líneas del apartheid: TV1 se transmitía en afrikáans e inglés (dirigido a una audiencia blanca), TV2 en zulú y xhosa, TV3 en Sotho, Tswana y Pedi (ambas dirigidas a una audiencia negra) y TV4 se mostraba principalmente. programas para una audiencia negra urbana.

El apartheid provocó una significativa resistencia interna. [13] El gobierno respondió a una serie de levantamientos populares y protestas con brutalidad policial, lo que a su vez aumentó el apoyo local a la lucha de resistencia armada. [123] La resistencia interna al sistema del apartheid en Sudáfrica provino de varios sectores de la sociedad y vio la creación de organizaciones dedicadas de diversas maneras a las protestas pacíficas, la resistencia pasiva y la insurrección armada.

En 1949, el ala juvenil del Congreso Nacional Africano (ANC) tomó el control de la organización y comenzó a defender un programa nacionalista negro radical. Los nuevos líderes jóvenes propusieron que la autoridad blanca solo podría ser derrocada a través de campañas masivas. En 1950 esa filosofía vio el lanzamiento del Programa de Acción, una serie de huelgas, boicots y acciones de desobediencia civil que llevaron a enfrentamientos violentos ocasionales con las autoridades.

En 1959, un grupo de miembros del ANC desencantados formó el Congreso Panafricanista (PAC), que organizó una manifestación contra las libretas de pases el 21 de marzo de 1960. Una de esas protestas se llevó a cabo en el municipio de Sharpeville, donde 69 personas murieron a manos de la policía en la masacre de Sharpeville.

A raíz de Sharpeville, el gobierno declaró el estado de emergencia. Más de 18.000 personas fueron arrestadas, incluidos líderes del ANC y PAC, y ambas organizaciones fueron prohibidas. La resistencia pasó a la clandestinidad, con algunos líderes en el exilio en el extranjero y otros involucrados en campañas de sabotaje interno y terrorismo.

En mayo de 1961, antes de la declaración de Sudáfrica como República, una asamblea que representaba al proscrito ANC convocó a negociaciones entre los miembros de las diferentes etnias, amenazando manifestaciones y huelgas durante la inauguración de la República si se ignoraban sus llamados.

Cuando el gobierno los pasó por alto, los huelguistas (entre los principales organizadores se encontraba Nelson Mandela, de 42 años, originario de Thembu) llevaron a cabo sus amenazas. El gobierno respondió rápidamente otorgando a la policía la autoridad para arrestar personas por hasta doce días y deteniendo a muchos líderes de huelga en medio de numerosos casos de brutalidad policial. [124] Derrotado, los manifestantes cancelaron su huelga. El ANC luego decidió lanzar una lucha armada a través de un ala militar recién formada, Umkhonto we Sizwe (MK), que llevaría a cabo actos de sabotaje en las estructuras tácticas del estado. Sus primeros planes de sabotaje se llevaron a cabo el 16 de diciembre de 1961, aniversario de la Batalla de Blood River.

En la década de 1970, el Black Consciousness Movement (BCM) fue creado por estudiantes de educación terciaria influenciados por el movimiento Black Power en los EE. UU. BCM apoyó el orgullo negro y las costumbres africanas e hizo mucho para alterar los sentimientos de insuficiencia inculcados entre los negros por el sistema de apartheid. El líder del movimiento, Steve Biko, fue detenido el 18 de agosto de 1977 y muerto a golpes mientras estaba detenido.

En 1976, los estudiantes de secundaria de Soweto salieron a las calles en el levantamiento de Soweto para protestar contra la imposición del afrikáans como único idioma de instrucción. El 16 de junio, la policía abrió fuego contra los estudiantes que protestaban pacíficamente. Según informes oficiales, 23 personas murieron, pero el número de personas que murieron generalmente se da como 176, con estimaciones de hasta 700. [125] [126] [127] En los años siguientes se formaron varias organizaciones estudiantiles para protestar contra apartheid, y estas organizaciones fueron fundamentales para los boicots escolares urbanos en 1980 y 1983 y los boicots rurales en 1985 y 1986.

Paralelamente a las protestas estudiantiles, los sindicatos iniciaron acciones de protesta en 1973 y 1974. Después de 1976, se considera que los sindicatos y los trabajadores desempeñaron un papel importante en la lucha contra el apartheid, llenando el vacío dejado por la prohibición de los partidos políticos. En 1979, los sindicatos negros fueron legalizados y podían entablar negociaciones colectivas, aunque las huelgas seguían siendo ilegales. El economista Thomas Sowell escribió que la oferta y la demanda básicas llevaron a violaciones del Apartheid "a gran escala" en todo el país, simplemente porque no había suficientes empresarios sudafricanos blancos para satisfacer la demanda de diversos bienes y servicios. Gran parte de la industria de la confección y la construcción de nuevas viviendas, por ejemplo, pertenecían y operaban efectivamente a negros, que trabajaban subrepticiamente o eludían la ley con una persona blanca como gerente nominal y testaferro. [128]

En 1983, los líderes anti-apartheid decididos a resistir el parlamento tricameral reunido para formar el Frente Democrático Unido (UDF) con el fin de coordinar el activismo anti-apartheid dentro de Sudáfrica. Los primeros presidentes de la UDF fueron Archie Gumede, Oscar Mpetha y los patrocinadores de Albertina Sisulu fueron el Arzobispo Desmond Tutu, el Dr. Allan Boesak, Helen Joseph y Nelson Mandela. Basando su plataforma en la abolición del apartheid y la creación de una Sudáfrica democrática no racial, el UDF proporcionó una vía legal para que grupos nacionales de derechos humanos e individuos de todas las razas organizaran manifestaciones y campañas contra el apartheid dentro del país. Las iglesias y los grupos eclesiásticos también surgieron como puntos fundamentales de resistencia. Los líderes de la iglesia no eran inmunes a los enjuiciamientos y ciertas organizaciones religiosas estaban prohibidas, pero el clero en general tenía más libertad para criticar al gobierno que los grupos militantes. En consecuencia, la UDF, junto con la protección de la iglesia, permitió un papel importante para el arzobispo Desmond Tutu, quien se desempeñó como una voz nacional prominente y como portavoz internacional denunciando el apartheid e instando a la creación de un estado no racial compartido. [129]

Aunque la mayoría de los blancos apoyó el apartheid, alrededor del 20 por ciento no lo hizo. La oposición parlamentaria fue galvanizada por Helen Suzman, Colin Eglin y Harry Schwarz, que formaron el Partido Federal Progresista. La resistencia extraparlamentaria se centró en gran medida en el Partido Comunista de Sudáfrica y en la organización de mujeres Black Sash. Las mujeres también se destacaron por su participación en organizaciones sindicales y partidos políticos prohibidos. Los intelectuales públicos también, como Nadine Gordimer, la eminente autora y ganadora del Premio Nobel de Literatura (1991), se opusieron con vehemencia al régimen del apartheid y, en consecuencia, reforzaron el movimiento en su contra.

Commonwealth Editar

Las políticas de Sudáfrica fueron objeto de escrutinio internacional en 1960, cuando el primer ministro del Reino Unido, Harold Macmillan, las criticó durante su discurso Wind of Change en Ciudad del Cabo. Semanas después, las tensiones llegaron a un punto crítico en la Masacre de Sharpeville, lo que resultó en más condena internacional. Poco después, el primer ministro Hendrik Verwoerd anunció un referéndum sobre si el país debería convertirse en una república. Verwoerd redujo la edad de voto de los blancos a los dieciocho años e incluyó a los blancos del suroeste de África en la lista. El referéndum del 5 de octubre de ese año preguntó a los blancos "¿Están ustedes a favor de una República para la Unión?", Y el 52 por ciento votó "Sí". [130]

Como consecuencia de este cambio de estatus, Sudáfrica tuvo que volver a solicitar la permanencia en el Commonwealth, con el que tenía vínculos comerciales privilegiados. India se había convertido en una república dentro de la Commonwealth en 1950, pero quedó claro que los estados miembros africanos y asiáticos se opondrían a Sudáfrica debido a sus políticas de apartheid. Como resultado, Sudáfrica se retiró del Commonwealth el 31 de mayo de 1961, el día en que nació la República.

Naciones Unidas Editar

Estamos hoy aquí para saludar a la Organización de las Naciones Unidas y a sus Estados Miembros, tanto individual como colectivamente, por unir fuerzas con las masas de nuestro pueblo en una lucha común que ha traído nuestra emancipación y ha hecho retroceder las fronteras del racismo.

El sistema de apartheid como problema se llamó por primera vez formalmente la atención de las Naciones Unidas, con el fin de defender a los indios que residen en Sudáfrica. El 22 de junio de 1946, el gobierno indio solicitó que el trato discriminatorio de los indígenas residentes en Sudáfrica se incluyera en la agenda de la primera sesión de la Asamblea General. [132] En 1952, el apartheid se volvió a discutir después de la Campaña de Desafío, y la ONU estableció un equipo de trabajo para vigilar el progreso del apartheid y la situación racial en Sudáfrica. Aunque las políticas raciales de Sudáfrica eran motivo de preocupación, la mayoría de los países de la ONU coincidieron en que se trataba de un asunto interno, que quedaba fuera de la jurisdicción de la ONU. [133]

En abril de 1960, la postura conservadora de la ONU sobre el apartheid cambió tras la masacre de Sharpeville, y el Consejo de Seguridad acordó por primera vez una acción concertada contra el régimen del apartheid. La resolución 134 exhortó a la nación de Sudáfrica a abandonar sus políticas que implementan la discriminación racial. El Comité Especial de las Naciones Unidas contra el Apartheid, recién fundado, redactó y aprobó la Resolución 181 el 7 de agosto de 1963, que exhortaba a todos los estados a cesar la venta y el envío de todas las municiones y vehículos militares a Sudáfrica. Esta cláusula fue finalmente declarada obligatoria el 4 de noviembre de 1977, privando a Sudáfrica de la ayuda militar. A partir de 1964, Estados Unidos y el Reino Unido interrumpieron su comercio de armas con Sudáfrica. El Consejo de Seguridad también condenó la masacre de Soweto en la Resolución 392. En 1977, el embargo voluntario de armas de la ONU se hizo obligatorio con la aprobación de la Resolución 418. Además de aislar militarmente a Sudáfrica, la Asamblea General de las Naciones Unidas, alentó el boicot de las ventas de petróleo a Sudáfrica. [134] Otras acciones tomadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas incluyen la solicitud de todas las naciones y organizaciones, “suspender los intercambios culturales, educativos, deportivos y de otro tipo con el régimen racista y con organizaciones o instituciones en Sudáfrica que practican el apartheid”. [135] Ilustrando que durante un largo período de tiempo, las Naciones Unidas estaban trabajando para aislar el estado de Sudáfrica, presionando al régimen del Apartheid.

Después de mucho debate, a fines de la década de 1980, Estados Unidos, el Reino Unido y otras 23 naciones habían aprobado leyes que imponían diversas sanciones comerciales a Sudáfrica. La desinversión del movimiento de Sudáfrica en muchos países se extendió de manera similar, con ciudades y provincias individuales de todo el mundo que implementaron varias leyes y regulaciones locales que prohíben a las corporaciones registradas bajo su jurisdicción hacer negocios con firmas, fábricas o bancos sudafricanos. [136]

Iglesia católica Editar

El Papa Juan Pablo II fue un franco oponente del apartheid. En 1985, mientras visitaba los Países Bajos, pronunció un apasionado discurso en la Corte Internacional de Justicia condenando el apartheid y proclamando que "ningún sistema de apartheid o desarrollo separado será jamás aceptable como modelo para las relaciones entre pueblos o razas". [137] En septiembre de 1988, hizo una peregrinación a los países limítrofes con Sudáfrica, mientras evitaba demostrativamente a la propia Sudáfrica. Durante su visita a Zimbabwe, pidió sanciones económicas contra el gobierno sudafricano. [138]

Organización para la Unidad Africana Editar

La Organización de la Unidad Africana (OUA) fue creada en 1963. Sus objetivos principales eran erradicar el colonialismo y mejorar la situación social, política y económica en África. Censuró el apartheid y exigió sanciones contra Sudáfrica. Los estados africanos acordaron ayudar a los movimientos de liberación en su lucha contra el apartheid. [139] En 1969, catorce naciones de África Central y Oriental se reunieron en Lusaka, Zambia, y formularon el Manifiesto de Lusaka, que fue firmado el 13 de abril por todos los países asistentes excepto Malawi. [140] Este manifiesto fue posteriormente adoptado tanto por la OUA como por las Naciones Unidas. [139]

El Manifiesto de Lusaka resumió las situaciones políticas de los países africanos autónomos, condenando el racismo y la desigualdad y pidiendo el gobierno de la mayoría negra en todas las naciones africanas. [141] Sin embargo, no rechazó a Sudáfrica por completo, adoptando una forma apaciguadora hacia el gobierno del apartheid e incluso reconociendo su autonomía. Aunque los líderes africanos apoyaron la emancipación de los sudafricanos negros, prefirieron que esto se lograra por medios pacíficos. [142]

La respuesta negativa de Sudáfrica al Manifiesto de Lusaka y el rechazo de un cambio en sus políticas provocó otro anuncio de la OUA en octubre de 1971. El Declaración de Mogadiscio declaró que el rechazo de las negociaciones por Sudáfrica significaba que su pueblo negro solo podía ser liberado por medios militares, y que ningún estado africano debería conversar con el gobierno del apartheid. [143]

Política orientada hacia el exterior Editar

En 1966, B. J. Vorster se convirtió en Primer Ministro. No estaba preparado para desmantelar el apartheid, pero trató de reparar el aislamiento de Sudáfrica y revitalizar la reputación global del país, incluso aquellos con mayoría negra en África. A esto lo llamó su política de "Mirar hacia el exterior". [144] [145] [146]

La voluntad de Vorster de hablar con los líderes africanos contrastaba con la negativa de Verwoerd a comprometerse con líderes como Abubakar Tafawa Balewa de Nigeria en 1962 y Kenneth Kaunda de Zambia en 1964. En 1966, se reunió con los jefes de los estados vecinos de Lesotho, Swazilandia y Botswana. En 1967, ofreció ayuda tecnológica y financiera a cualquier estado africano preparado para recibirla, afirmando que no había ataduras políticas, consciente de que muchos estados africanos necesitaban ayuda financiera a pesar de su oposición a las políticas raciales de Sudáfrica. Muchos también estaban vinculados económicamente a Sudáfrica debido a su población laboral migrante que trabajaba en las minas de Sudáfrica. Botswana, Lesotho y Swazilandia seguían siendo críticos abiertos del apartheid, pero dependían de la asistencia económica de Sudáfrica.

Malawi fue el primer país no vecino en aceptar la ayuda de Sudáfrica. En 1967, los dos estados establecieron sus relaciones políticas y económicas. En 1969, Malawi fue el único país en la asamblea que no firmó el Manifiesto de Lusaka condenando la política de apartheid de Sudáfrica. En 1970, el presidente de Malawi, Hastings Banda, hizo su primera y más exitosa escala oficial en Sudáfrica.

Las asociaciones con Mozambique siguieron su ejemplo y se mantuvieron después de que ese país ganó su soberanía en 1975. Angola también recibió préstamos de Sudáfrica. Otros países que establecieron relaciones con Sudáfrica fueron Liberia, Costa de Marfil, Madagascar, Mauricio, Gabón, Zaire (ahora República Democrática del Congo) y la República Centroafricana. Aunque estos estados condenaron el apartheid (más que nunca después de la denuncia de Sudáfrica del Manifiesto de Lusaka), el dominio económico y militar de Sudáfrica significó que siguieron dependiendo de Sudáfrica en diversos grados [ aclaración necesaria ] .

Deportes y cultura Editar

Edición inicial

El aislamiento de Sudáfrica en el deporte comenzó a mediados de la década de 1950 y aumentó a lo largo de la década de 1960. El apartheid prohibía el deporte multirracial, lo que significaba que los equipos extranjeros, en virtud de que tenían jugadores de diferentes razas, no podían jugar en Sudáfrica. En 1956, la Federación Internacional de Tenis de Mesa rompió sus lazos con la Unión Sudafricana de Tenis de Mesa, compuesta exclusivamente por blancos, y prefirió la Junta de Tenis de Mesa Sudafricana no racial. El gobierno del apartheid respondió confiscando los pasaportes de los jugadores de la Junta para que no pudieran asistir a los juegos internacionales.

Aislamiento Editar

Años Verwoerd Editar

En 1959, se formó la Asociación Deportiva Sudafricana no racial (SASA) para asegurar los derechos de todos los jugadores en el campo global. Después de reunirse sin éxito en sus esfuerzos por obtener crédito mediante la colaboración con establecimientos blancos, SASA se acercó al Comité Olímpico Internacional (COI) en 1962, pidiendo la expulsión de Sudáfrica de los Juegos Olímpicos. El COI envió a Sudáfrica una advertencia en el sentido de que, si no había cambios, se le prohibiría competir en los Juegos Olímpicos de 1964 en Tokio. Se iniciaron los cambios y, en enero de 1963, se creó el Comité Olímpico No Racial de Sudáfrica (SANROC). El Movimiento Anti-Apartheid persistió en su campaña por la exclusión de Sudáfrica, y el COI accedió a excluir al país de los Juegos Olímpicos de 1964. Sudáfrica seleccionó un equipo multirracial para los próximos Juegos Olímpicos y el COI optó por incorporarse a los Juegos Olímpicos de la Ciudad de México de 1968. Sin embargo, debido a las protestas de las AAM y las naciones africanas, el COI se vio obligado a retractarse de la invitación.

Las quejas extranjeras sobre los deportes intolerantes de Sudáfrica trajeron más aislamiento. Equipos deportivos de Nueva Zelanda seleccionados racialmente recorrieron Sudáfrica, hasta que la gira de rugby All Blacks de 1970 permitió a los maoríes ingresar al país bajo el estatus de "blancos honorarios". En 1981 se produjeron protestas enormes y generalizadas en Nueva Zelanda contra la gira Springbok: el gobierno gastó $ 8,000,000 en la protección de juegos usando el ejército y la fuerza policial. Una gira planificada de los All Black a Sudáfrica en 1985 removilizó a los manifestantes de Nueva Zelanda y fue cancelada. En 1986 se llevó a cabo una "gira rebelde", no autorizada por el gobierno, pero después de que se cortaron los lazos deportivos y Nueva Zelanda tomó la decisión de no trasladar un equipo de rugby autorizado a Sudáfrica hasta el fin del apartheid. [147]

Años de Vorster Editar

El 6 de septiembre de 1966, Verwoerd fue apuñalado fatalmente en la Casa del Parlamento por el mensajero parlamentario Dimitri Tsafendas. John Vorster asumió el cargo poco después y anunció que Sudáfrica ya no dictaría a la comunidad internacional cómo deberían ser sus equipos. Aunque esto reabrió la puerta para los encuentros deportivos internacionales, no marcó el final de las políticas deportivas racistas de Sudáfrica. En 1968, Vorster fue en contra de su política al negarse a permitir que Basil D'Oliveira, un jugador de críquet de color nacido en Sudáfrica, se uniera al equipo de críquet inglés en su gira por Sudáfrica. Vorster dijo que el bando había sido elegido solo para demostrar un punto, y no por méritos. D'Oliveira finalmente fue incluido en el equipo como primer suplente, pero la gira fue cancelada. Las protestas contra ciertas giras provocaron la cancelación de varias otras visitas, incluida la de un equipo de rugby de Inglaterra que realizó una gira por Sudáfrica en 1969/70.

La primera de las "Prohibiciones Blancas" ocurrió en 1971 cuando el presidente de la Asociación Australiana de Críquet, Sir Don Bradman, voló a Sudáfrica para encontrarse con Vorster. Vorster esperaba que Bradman permitiera que la gira del equipo de cricket australiano siguiera adelante, pero las cosas se calentaron después de que Bradman preguntó por qué a los deportistas negros no se les permitía jugar al cricket. Vorster declaró que los negros eran intelectualmente inferiores y no tenían delicadeza para el juego. Bradman, pensando así de ignorante y repugnante, preguntó a Vorster si había oído hablar de un hombre llamado Garry Sobers. A su regreso a Australia, Bradman emitió una breve declaración: "No jugaremos contra ellos hasta que elijan un equipo sobre una base no racista". [148] Las opiniones de Bradman estaban en marcado contraste con las de la gran tenista australiana Margaret Court, quien había ganado el Grand Slam el año anterior y comentó sobre el apartheid que "los sudafricanos tienen esto mejor organizado que cualquier otro país, particularmente Estados Unidos" y que ella "volvería allí en cualquier momento". [149]

En Sudáfrica, Vorster expresó públicamente su ira contra Bradman, mientras que el Congreso Nacional Africano se regocijó. Esta fue la primera vez que una nación predominantemente blanca se había puesto del lado del deporte multirracial, produciendo una inquietante resonancia de que venían más boicots "blancos". [150] Casi veinte años después, cuando salió de prisión, Nelson Mandela le preguntó a un estadista australiano que estaba de visita si Donald Bradman, su héroe de la infancia, todavía estaba vivo (Bradman vivió hasta 2001).

En 1971, Vorster modificó aún más sus políticas al distinguir el deporte multirracial del multinacional. El deporte multirracial, entre equipos con jugadores de diferentes razas, seguía estando prohibido. Sin embargo, el deporte multinacional ahora era aceptable: los equipos internacionales no estarían sujetos a las estipulaciones raciales de Sudáfrica.

En 1978, Nigeria boicoteó los Juegos de la Commonwealth porque se consideró que los contactos deportivos de Nueva Zelanda con el gobierno sudafricano no estaban de acuerdo con el Acuerdo de Gleneagles de 1977. Nigeria también encabezó el boicot de 32 naciones de los Juegos de la Commonwealth de 1986 debido a la actitud ambivalente de la Primera Ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, hacia los vínculos deportivos con Sudáfrica, que afectó significativamente la calidad y rentabilidad de los Juegos y, por lo tanto, hizo que el apartheid se convirtiera en el centro de atención internacional. [151]

Boicot cultural Editar

En la década de 1960, los movimientos contra el apartheid comenzaron a hacer campaña a favor de los boicots culturales del apartheid en Sudáfrica. Se pidió a los artistas que no presentaran ni permitieran que sus obras se alojaran en Sudáfrica. En 1963, 45 escritores británicos firmaron una afirmación que aprobaba el boicot y, en 1964, el actor estadounidense Marlon Brando pidió una afirmación similar para las películas. En 1965, el Gremio de Escritores de Gran Bretaña pidió la proscripción del envío de películas a Sudáfrica. Más de sesenta artistas estadounidenses firmaron una declaración contra el apartheid y contra los vínculos profesionales con el estado. También se vetó la presentación de algunas obras de teatro sudafricanas en Reino Unido y Estados Unidos. [ ¿por quién? ] Después de la llegada de la televisión a Sudáfrica en 1975, la Unión de Actores Británica, Equity, boicoteó el servicio, y ningún programa británico relacionado con sus asociados pudo venderse a Sudáfrica. De manera similar, cuando los videos caseros se hicieron populares en la década de 1980, la división australiana de CBS / Fox Video (ahora 20th Century Fox Home Entertainment) colocó calcomanías en sus casetes VHS y Betamax que etiquetaban la exportación de tales casetes a Sudáfrica como "una infracción de los derechos de autor". . [152] Los boicots deportivos y culturales no tuvieron el mismo impacto que las sanciones económicas, [ cita necesaria ] pero hicieron mucho para concienciar a los sudafricanos normales de la condena global del apartheid.

Influencia occidental Editar

Mientras crecía la oposición internacional al apartheid, los países nórdicos, y Suecia en particular, proporcionaron apoyo moral y financiero al ANC. [153] El 21 de febrero de 1986, una semana antes de su asesinato, el primer ministro de Suecia, Olof Palme, pronunció el discurso de apertura del Parlamento del pueblo sueco contra el apartheid celebrada en Estocolmo. [154] Al dirigirse a los cientos de simpatizantes anti-apartheid, así como a líderes y funcionarios del ANC y del Movimiento Anti-Apartheid como Oliver Tambo, Palme declaró: "El apartheid no se puede reformar, hay que eliminar". [155]

Otros países occidentales adoptaron una posición más ambivalente. En Suiza, la Asociación Suiza-Sudafricana presionó en nombre del gobierno sudafricano. La administración Nixon implementó una política conocida como Tar Baby Option, según la cual Estados Unidos mantuvo estrechas relaciones con el gobierno supremacista blanco de Sudáfrica. [156] La administración Reagan eludió las sanciones internacionales y brindó apoyo diplomático en foros internacionales para el gobierno sudafricano. Estados Unidos también aumentó el comercio con el régimen supremacista blanco de Sudáfrica, al tiempo que describió al ANC como "una organización terrorista". [157] Al igual que la Administración Reagan, el gobierno de Margaret Thatcher denominó esta política "compromiso constructivo" con el gobierno del apartheid, vetando la imposición de sanciones económicas de la ONU. Justificación del gobierno de Estados Unidos para apoyar el régimen del Apartheid dada públicamente como una creencia en el "libre comercio" y la percepción del gobierno de derecha sudafricano como un bastión contra las fuerzas marxistas en el sur de África, por ejemplo, por la intervención militar de Sudáfrica. gobierno en la Guerra Civil de Mozambique en apoyo de los insurgentes de derecha que luchan por derrocar al gobierno. Estados Unidos y el Reino Unido declararon al ANC una organización terrorista, [158] y en 1987 el portavoz de Thatcher, Bernard Ingham, dijo que cualquiera que creyera que el ANC formaría el gobierno de Sudáfrica estaba "viviendo en la tierra de las nubes". [159] El American Legislative Exchange Council (ALEC), una organización de cabildeo conservadora, hizo una campaña activa contra la desinversión en Sudáfrica durante la década de 1980. [160]

A fines de la década de 1980, sin señales de una resolución política en Sudáfrica, la paciencia occidental comenzó a agotarse. Para 1989, una iniciativa bipartidista republicano / demócrata en los EE. UU. Favoreció las sanciones económicas (realizadas como la Ley integral contra el apartheid de 1986), la liberación de Nelson Mandela y un acuerdo negociado con el ANC. Thatcher también comenzó a tomar una línea similar, pero insistió en la suspensión de la lucha armada del ANC. [161]

La importante participación económica del Reino Unido en Sudáfrica puede haber proporcionado cierta influencia con el gobierno sudafricano, con el Reino Unido y los EE. UU. Presionando y presionando para que se celebren negociaciones. Sin embargo, ni el Reino Unido ni los Estados Unidos estaban dispuestos a ejercer presión económica sobre sus intereses multinacionales en Sudáfrica, como la empresa minera Anglo American. Aunque una reclamación de indemnización de alto perfil contra estas empresas fue desestimada en 2004, [162] la Corte Suprema de los Estados Unidos en mayo de 2008 confirmó un fallo de la corte de apelación que permitió otra demanda que busca daños por más de 400.000 millones de dólares de las principales empresas internacionales que están acusados ​​de ayudar al sistema de apartheid de Sudáfrica. [163]

Impacto de la Guerra Fría Editar

"Total Onslaught" Editar

Durante la década de 1950, la estrategia militar sudafricana fue moldeada de manera decisiva por los temores del espionaje comunista y una amenaza soviética convencional a la ruta comercial estratégica del Cabo entre el Atlántico sur y los océanos Índico. [164] El gobierno del apartheid apoyó a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) liderada por Estados Unidos, así como su política de contención contra los regímenes e insurgencias respaldados por los soviéticos en todo el mundo. [165] A finales de la década de 1960, el surgimiento de estados clientes soviéticos en el continente africano, así como la ayuda soviética a los movimientos militantes contra el apartheid, se consideraba una de las principales amenazas externas al sistema del apartheid. [166] Los funcionarios sudafricanos acusaron con frecuencia a los grupos de oposición nacionales de ser representantes comunistas. [167] Por su parte, la Unión Soviética veía a Sudáfrica como un bastión del neocolonialismo y un aliado regional occidental, lo que ayudó a impulsar su apoyo a diversas causas contra el apartheid. [168]

A partir de 1973, gran parte de la población blanca de Sudáfrica consideró cada vez más a su país como un bastión del mundo libre asediado militar, política y culturalmente por el comunismo y el nacionalismo negro radical. [169] El gobierno del apartheid se percibía a sí mismo como encerrado en una lucha por poder con el Pacto de Varsovia y, por implicación, las alas armadas de las fuerzas nacionalistas negras como Umkhonto we Sizwe (MK) y el Ejército Popular de Liberación de Namibia (PLAN), que a menudo recibió armas y entrenamiento soviéticos. [168] Esto se describió como "Embestida total". [169] [170]

Venta de armas israelíes Editar

El apoyo soviético a los movimientos militantes contra el apartheid funcionó a favor del gobierno, ya que su afirmación de reaccionar en oposición a la expansión comunista agresiva ganó mayor plausibilidad y lo ayudó a justificar sus propios métodos de militarización nacional, conocidos como "Estrategia Total". [169] La estrategia total implicó la creación de una formidable capacidad militar y de contrainteligencia convencional. [169] Fue formulado sobre tácticas contrarrevolucionarias como las defendió el destacado estratega francés André Beaufre. [170] Se dedicó un esfuerzo considerable a eludir las sanciones internacionales sobre armas, y el gobierno incluso llegó a desarrollar armas nucleares, [171] supuestamente con la ayuda encubierta de Israel. [172] En 2010, El guardián publicó documentos del gobierno sudafricano que revelaban una oferta israelí de vender armas nucleares al régimen del apartheid. [173] [174] Israel negó estas acusaciones y afirmó que los documentos eran actas de una reunión que no indicaban ninguna oferta concreta para la venta de armas nucleares. Shimon Peres dijo que El guardián El artículo se basó en una "interpretación selectiva. y no en hechos concretos". [175]

Como resultado de la "estrategia total", la sociedad sudafricana se volvió cada vez más militarizada. Muchas organizaciones civiles nacionales se inspiraron en estructuras militares, y las virtudes militares como la disciplina, el patriotismo y la lealtad fueron muy apreciadas. [176] En 1968, el servicio nacional para los hombres blancos sudafricanos duró nueve meses como mínimo, y podían ser llamados a filas para el servicio de reserva hasta la mediana edad tardía si fuera necesario. [177] La ​​duración del servicio nacional se extendió gradualmente a doce meses en 1972 y a veinticuatro meses en 1978. [177] En las escuelas públicas, los estudiantes varones blancos se organizaban en formaciones de estilo militar y se ejercitaban como cadetes o como participantes en un plan de estudios de defensa civil o "preparación para jóvenes". [176] Se introdujo la educación militar obligatoria y, en algunos casos, la formación paramilitar para todos los estudiantes varones blancos mayores en las escuelas públicas de tres provincias sudafricanas. [176] Estos programas presidieron la construcción de refugios antiaéreos en las escuelas y simulacros de simulacros de incursiones insurgentes. [176]

Desde finales de la década de 1970 hasta finales de la de 1980, los presupuestos de defensa en Sudáfrica aumentaron exponencialmente. [170] En 1975, el ministro de defensa israelí Shimon Peres firmó un pacto de seguridad con el ministro de defensa sudafricano P.W. Botha que dio lugar a 200 millones de dólares en transacciones de armas. En 1988, las ventas de armas israelíes a Sudáfrica ascendieron a más de 1.400 millones de dólares. [178] Las operaciones encubiertas centradas en el espionaje y la contrasubversión doméstica se volvieron comunes, el número de unidades de fuerzas especiales aumentó y la Fuerza de Defensa de Sudáfrica (SADF) había acumulado suficiente armamento convencional sofisticado para representar una seria amenaza para la "línea del frente estados ", una alianza regional de países vecinos opuestos al apartheid. [170]

Operaciones militares extranjeras Editar

La estrategia total se avanzó en el contexto de las incursiones guerrilleras del Ejército Popular de Liberación de Azania (APLA) y MK, PLAN en Sudáfrica o contra objetivos sudafricanos en el suroeste de África, frecuentes ataques de represalia sudafricanos contra las bases externas de estos movimientos en Angola, Zambia, Mozambique, Zimbabwe, Botswana y otros lugares, a menudo implicando daños colaterales a la infraestructura extranjera y poblaciones civiles y quejas periódicas presentadas ante la comunidad internacional sobre violaciones sudafricanas de la soberanía de sus vecinos. [179]

El gobierno del apartheid hizo un uso juicioso de las operaciones extraterritoriales para eliminar a sus oponentes militares y políticos, argumentando que los estados vecinos, incluidas sus poblaciones civiles, que albergaron, toleraron en su suelo o albergaron a grupos insurgentes anti-apartheid no podían eludir la responsabilidad de provocar represalias. huelgas. [179] Si bien se centró en militarizar las fronteras y sellar su territorio nacional contra las incursiones insurgentes, también se basó en gran medida en una estrategia agresiva preventiva y de contraataque, que cumplía un propósito preventivo y disuasorio. [180] Las represalias que ocurrieron más allá de las fronteras de Sudáfrica involucraron no solo a estados hostiles, sino también a gobiernos neutrales y comprensivos, obligándolos a menudo a reaccionar en contra de su voluntad e intereses. [181]

Las operaciones militares externas de Sudáfrica tenían como objetivo eliminar las instalaciones de entrenamiento, los refugios, la infraestructura, el equipo y la mano de obra de los insurgentes. [180] Sin embargo, su objetivo secundario era disuadir a los estados vecinos de ofrecer refugio a MK, PLAN, APLA y organizaciones similares. [180] Esto se logró disuadiendo a la población extranjera que la apoyaba de cooperar con la infiltración y socavando así las áreas santuario externas de los insurgentes.[182] También enviaría un mensaje claro al gobierno anfitrión de que colaborar con las fuerzas insurgentes implicaba costos potencialmente altos. [182]

La escala y la intensidad de las operaciones extranjeras variaron, y abarcaron desde pequeñas unidades de fuerzas especiales que realizaban incursiones en lugares al otro lado de la frontera que sirvieron como bases para la infiltración insurgente hasta importantes ofensivas convencionales que incluían blindados, artillería y aviones. [180] Acciones como la Operación Protea en 1981 y la Operación Askari en 1983 involucraron tanto una guerra convencional a gran escala como una operación de represalia de contrainsurgencia. [183] ​​[184] Las bases insurgentes generalmente estaban situadas cerca de las instalaciones militares del gobierno anfitrión, por lo que los ataques de represalia de la SADF también golpearon esas instalaciones y atrajeron la atención internacional y la condena de lo que se percibió como una agresión contra las fuerzas armadas de otro estado soberano. . [185] Esto inevitablemente resultaría en enfrentamientos importantes, en los que las unidades expedicionarias de la SADF tendrían que lidiar con la potencia de fuego de las fuerzas del gobierno anfitrión. [185] La guerra convencional intensiva de esta naturaleza conllevaba el riesgo de graves bajas entre los soldados blancos, que debían mantenerse al mínimo por razones políticas. [180] También hubo altos costos económicos y diplomáticos asociados con el despliegue abierto de un gran número de tropas sudafricanas en otro país. [180] Además, la participación militar en esa escala tenía el potencial de evolucionar hacia situaciones de conflicto más amplias, en las que Sudáfrica se enredó. [180] Por ejemplo, las actividades de Sudáfrica en Angola, inicialmente limitadas a contener PLAN, luego escalaron a una participación directa en la Guerra Civil Angoleña. [180]

A medida que se hizo más claro que las operaciones convencionales a gran escala no podían cumplir eficazmente con los requisitos de un esfuerzo regional de contrainsurgencia, Sudáfrica recurrió a varios métodos alternativos. Los bombardeos de artillería retributivos eran el medio menos sofisticado de represalia contra los ataques insurgentes. Entre 1978 y 1979, la SADF dirigió fuego de artillería contra lugares de Angola y Zambia desde los que se sospechaba que se habían lanzado cohetes insurgentes. [186] [187] Esto precipitó varios duelos de artillería con el ejército de Zambia. [187] Se lanzaron redadas de fuerzas especiales para hostigar a PLAN y MK liquidando a miembros prominentes de esos movimientos, destruyendo sus oficinas y refugios, y confiscando registros valiosos almacenados en estos sitios. [188] Un ejemplo fue la redada de Gaborone, llevada a cabo en 1985, durante la cual un equipo de fuerzas especiales sudafricanas cruzó la frontera hacia Botswana y demolió cuatro casas seguras sospechosas de MK, dañando gravemente otras cuatro. [188] Otros tipos de operaciones de fuerzas especiales incluyeron el sabotaje de la infraestructura económica. [189] La infraestructura saboteada de la SADF se utiliza para el esfuerzo de guerra de los insurgentes, por ejemplo, las instalaciones portuarias en el distrito de Moçâmedes, en el sur de Angola, donde las armas soviéticas se descargaban con frecuencia para PLAN, así como la línea ferroviaria que facilitó su transporte a la sede de PLAN en Lubango. , eran objetivos comunes. [190] El sabotaje también se utilizó como táctica de presión cuando Sudáfrica estaba negociando con un gobierno anfitrión para dejar de proporcionar refugio a las fuerzas insurgentes, como en el caso de la Operación Argon. [191] Las acciones de sabotaje exitosas de objetivos económicos de alto perfil socavaron la capacidad de un país para negociar desde una posición de fuerza y ​​lo hicieron más probable para acceder a las demandas de Sudáfrica en lugar de arriesgarse a los gastos de una mayor destrucción y guerra. [191]

También son dignos de mención los esfuerzos de espionaje transnacional de Sudáfrica, que incluyeron asesinatos encubiertos, secuestros e intentos de interrumpir la influencia extranjera de las organizaciones contra el apartheid. Se sabía que agentes de inteligencia militar sudafricanos habían secuestrado y asesinado a activistas contra el apartheid y otros sospechosos de tener vínculos con MK en Londres y Bruselas. [192] [193]

Durante la década de 1980, el gobierno, encabezado por P.W. Botha, se preocupó cada vez más por la seguridad. Estableció un poderoso aparato de seguridad estatal para "proteger" al estado contra un aumento anticipado de la violencia política que se esperaba que desencadenaran las reformas. La década de 1980 se convirtió en un período de considerable malestar político, con el gobierno cada vez más dominado por el círculo de generales y jefes de policía de Botha (conocidos como securócratas), que administraban los diversos Estados de Emergencia. [194]

Los años de Botha en el poder también estuvieron marcados por numerosas intervenciones militares en los estados fronterizos con Sudáfrica, así como por una extensa campaña militar y política para eliminar la SWAPO en Namibia. En Sudáfrica, mientras tanto, la vigorosa acción policial y la estricta aplicación de la legislación de seguridad dieron como resultado cientos de arrestos y prohibiciones, y un final efectivo de la campaña de sabotaje del Congreso Nacional Africano.

El gobierno castigó brutalmente a los infractores políticos. Anualmente, 40.000 personas fueron sometidas a latigazos como forma de castigo. [195] La gran mayoría había cometido delitos políticos y fueron azotados diez veces por su delito. [196] Si es declarado culpable de traición, una persona podría ser ahorcada y el gobierno ejecutó a numerosos delincuentes políticos de esta manera. [197]

A medida que avanzaba la década de 1980, se formaron más y más organizaciones contra el apartheid y se afiliaron a la UDF. Liderado por el reverendo Allan Boesak y Albertina Sisulu, el UDF pidió al gobierno que abandonara sus reformas y en su lugar aboliera el sistema de apartheid y eliminara las patrias por completo.

Estado de emergencia Editar

La violencia política grave fue una característica destacada entre 1985 y 1989, cuando los municipios negros se convirtieron en el centro de la lucha entre las organizaciones contra el apartheid y el gobierno de Botha. A lo largo de la década de 1980, la gente de los pueblos se resistió al apartheid actuando contra los problemas locales que enfrentaban sus comunidades en particular. El foco de gran parte de esta resistencia fue contra las autoridades locales y sus líderes, que se consideraba que apoyaban al gobierno. Para 1985, el objetivo del ANC se había convertido en hacer "ingobernables" los municipios negros (un término que luego fue reemplazado por "poder popular") mediante boicots de rentas y otras acciones militantes. Numerosos concejos municipales fueron derrocados o colapsados, para ser reemplazados por organizaciones populares no oficiales, a menudo dirigidas por jóvenes militantes. Se establecieron tribunales populares y los residentes acusados ​​de ser agentes del gobierno recibieron castigos extremos y, en ocasiones, letales. Concejales y policías negros, y en ocasiones sus familias, fueron atacados con bombas de gasolina, golpeados y asesinados con collares, donde se colocó una llanta en llamas alrededor del cuello de la víctima, luego de que fueron inmovilizados envolviéndoles las muñecas con alambre de púas. Este acto emblemático de tortura y asesinato fue acogido por el ANC y sus líderes. [ cita necesaria ]

El 20 de julio de 1985, Botha declaró el estado de emergencia en 36 distritos judiciales. Las áreas afectadas fueron el Cabo Oriental y la región de PWV ("Pretoria, Witwatersrand, Vereeniging"). [198] Tres meses después, se incluyó el Cabo Occidental. Un número cada vez mayor de organizaciones fueron prohibidas o incluidas (restringidas de alguna manera) a muchas personas se les impusieron restricciones como el arresto domiciliario. Durante este estado de emergencia, unas 2.436 personas fueron detenidas en virtud de la Ley de Seguridad Interna. [199] Esta ley otorgó amplios poderes a la policía y al ejército. El gobierno podría implementar toques de queda controlando el movimiento de personas. El presidente podía gobernar por decreto sin hacer referencia a la constitución o al parlamento. Se convirtió en un delito penal amenazar a alguien verbalmente o poseer documentos que el gobierno percibiera como amenazantes, aconsejar a alguien que se mantuviera alejado del trabajo o que se opusiera al gobierno, y revelar el nombre de cualquier persona arrestada bajo el estado de emergencia hasta que el gobierno publicó ese nombre, con hasta diez años de prisión por estos delitos. La detención sin juicio se convirtió en una característica común de la reacción del gobierno ante los crecientes disturbios civiles y, en 1988, se había detenido a 30.000 personas. [200] Los medios de comunicación fueron censurados, miles fueron arrestados y muchos fueron interrogados y torturados. [201]

El 12 de junio de 1986, cuatro días antes del décimo aniversario del levantamiento de Soweto, el estado de emergencia se amplió a todo el país. El gobierno enmendó la Ley de Seguridad Pública, incluido el derecho a declarar áreas de "disturbios", permitiendo medidas extraordinarias para aplastar las protestas en estas áreas. La severa censura de la prensa se convirtió en una táctica dominante en la estrategia del gobierno y se prohibió a las cámaras de televisión ingresar a esas áreas. La emisora ​​estatal, South African Broadcasting Corporation (SABC), proporcionó propaganda en apoyo del gobierno. La oposición de los medios al sistema aumentó, apoyada por el crecimiento de una prensa clandestina pro-ANC en Sudáfrica.

En 1987, el estado de emergencia se prorrogó por otros dos años. Mientras tanto, unos 200.000 miembros del Sindicato Nacional de Mineros iniciaron la huelga más larga (tres semanas) en la historia de Sudáfrica. El año 1988 vio la prohibición de las actividades de la UDF y otras organizaciones anti-apartheid.

Gran parte de la violencia a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990 estuvo dirigida contra el gobierno, pero una cantidad sustancial se produjo entre los propios residentes. Muchos murieron en la violencia entre miembros de Inkatha y la facción UDF-ANC. Más tarde se comprobó que el gobierno manipuló la situación apoyando a un bando u otro cuando le convenía. Agentes del gobierno asesinaron a opositores dentro de Sudáfrica y en el extranjero y llevaron a cabo ataques transfronterizos del ejército y de la fuerza aérea contra bases sospechosas del ANC y del PAC. El ANC y el PAC, a cambio, detonaron bombas en restaurantes, centros comerciales y edificios gubernamentales, como tribunales de magistrados. Entre 1960 y 1994, según las estadísticas de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, el Partido de la Libertad Inkatha fue responsable de 4.500 muertes, las fuerzas de seguridad sudafricanas fueron responsables de 2.700 muertes y el ANC fue responsable de 1.300 muertes. [202]

El estado de emergencia continuó hasta 1990 cuando fue levantado por el presidente estatal F. W. de Klerk.

Factores Editar

Racismo institucional Editar

El apartheid se desarrolló a partir del racismo de las facciones coloniales y debido a la "industrialización única" de Sudáfrica. [203] Las políticas de industrialización condujeron a la segregación y clasificación de las personas, que fue "desarrollada específicamente para nutrir industrias primitivas como la minería". [203] La mano de obra barata era la base de la economía y esta se tomó de lo que el Estado clasificó como grupos campesinos y migrantes. [204] Además, Philip Bonner destaca los "efectos económicos contradictorios" ya que la economía no tenía un sector manufacturero, por lo que promovía la rentabilidad a corto plazo pero limitaba la productividad laboral y el tamaño de los mercados locales. Esto también condujo a su colapso, ya que "Clarkes enfatiza que la economía no podía proveer y competir con rivales extranjeros porque no lograron dominar la mano de obra barata y la química compleja". [205]

Contradicciones económicas Editar

Las contradicciones [ aclaración necesaria ] en la economía tradicionalmente capitalista del estado del apartheid dio lugar a un debate considerable sobre la política racial y la división y los conflictos en el estado central. [206] En gran medida, la ideología política del apartheid había surgido de la colonización de África por potencias europeas que institucionalizaron la discriminación racial y ejercieron una filosofía paterna de "civilizar a los nativos inferiores". [206] Algunos académicos han argumentado que esto puede reflejarse en el calvinismo afrikaner, con sus tradiciones paralelas de racismo [207], por ejemplo, ya en 1933 el consejo ejecutivo de Broederbond formuló una recomendación para la segregación masiva. [207]

Influencia occidental Editar

La influencia occidental externa, que surge de las experiencias europeas en la colonización, puede verse como un factor que influyó mucho en las actitudes políticas y la ideología. La Sudáfrica de finales del siglo XX fue citada como un "ejemplo no reconstruido de civilización occidental torcida por el racismo". [208]

En la década de 1960, Sudáfrica experimentó un crecimiento económico solo superado por el de Japón. [209] El comercio con los países occidentales creció y la inversión de los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido se vertió.

En 1974, la resistencia al apartheid fue alentada por la retirada portuguesa de Mozambique y Angola, después de la Revolución de los Claveles de 1974. Las tropas sudafricanas se retiraron de Angola a principios de 1976, sin evitar que el MPLA ganara el poder allí, y los estudiantes negros en Sudáfrica celebraron.

La Declaración de Fe de Mahlabatini, firmada por Mangosuthu Buthelezi y Harry Schwarz en 1974, consagró los principios de la transición pacífica del poder y la igualdad para todos. Su propósito era proporcionar un modelo para Sudáfrica mediante el consentimiento y la paz racial en una sociedad multirracial, haciendo hincapié en las oportunidades para todos, la consulta, el concepto federal y una Declaración de Derechos. Provocó una división en el Partido Unido que finalmente realineó la política de oposición en Sudáfrica con la formación del Partido Federal Progresista en 1977. La Declaración fue el primero de varios acuerdos conjuntos de este tipo entre reconocidos líderes políticos negros y blancos en Sudáfrica.

En 1978, el ministro de Defensa del Partido Nacional, Pieter Willem Botha, se convirtió en primer ministro. Su régimen de minoría blanca estaba preocupado por la ayuda soviética a los revolucionarios en Sudáfrica al mismo tiempo que el crecimiento económico de Sudáfrica se había desacelerado. El gobierno sudafricano señaló que estaba gastando demasiado dinero para mantener patrias segregadas creadas para los negros, y las patrias estaban demostrando ser antieconómicas. [210]

Mantener a los negros como ciudadanos de tercera clase tampoco funcionaba bien. La mano de obra negra seguía siendo vital para la economía y los sindicatos de trabajadores negros ilegales estaban floreciendo. Muchos negros seguían siendo demasiado pobres para contribuir significativamente a la economía a través de su poder adquisitivo, aunque constituían más del 70% de la población. El régimen de Botha temía que se necesitara un antídoto para evitar que los negros se sintieran atraídos por el comunismo. [211]

En julio de 1979, el gobierno nigeriano alegó que Shell-BP Petroleum Development Company of Nigeria Limited (SPDC) estaba vendiendo petróleo nigeriano a Sudáfrica, aunque había pocas pruebas o lógica comercial para tales ventas. [212] El supuesto incumplimiento de las sanciones se utilizó para justificar la incautación de algunos de los activos de BP en Nigeria, incluida su participación en SPDC, aunque parece que las verdaderas razones fueron el nacionalismo económico y la política interna antes de las elecciones nigerianas. [213] Muchos sudafricanos asistieron a escuelas en Nigeria, [214] y Nelson Mandela reconoció el papel de Nigeria en la lucha contra el apartheid en varias ocasiones. [215]

En la década de 1980, los movimientos contra el apartheid en Estados Unidos y Europa estaban ganando apoyo para los boicots contra Sudáfrica, la retirada de empresas estadounidenses de Sudáfrica y la liberación del encarcelado Nelson Mandela. Sudáfrica se hundía hasta el fondo de la comunidad internacional. La inversión en Sudáfrica estaba terminando y había comenzado una política activa de desinversión.

Parlamento tricameral Editar

A principios de la década de 1980, el gobierno del Partido Nacional de Botha comenzó a reconocer la inevitabilidad de la necesidad de reformar el sistema de apartheid. [216] Las primeras reformas fueron impulsadas por una combinación de violencia interna, condena internacional, cambios dentro de la circunscripción del Partido Nacional y cambios demográficos: los blancos constituían solo el 16% de la población total, en comparación con el 20% cincuenta años antes. [217]

En 1983, se aprobó una nueva constitución que implementa lo que se llamó el Parlamento Tricameral, que otorga a los mestizos y a los indios derechos de voto y representación parlamentaria en cámaras separadas: la Cámara de la Asamblea (178 miembros) para los blancos, la Cámara de Representantes (85 miembros) para los mestizos. y la Cámara de Delegados (45 miembros) para los indios. [218] Cada Cámara manejó leyes relativas a los "asuntos propios" de su grupo racial, incluida la salud, la educación y otros asuntos comunitarios. [219] Todas las leyes relativas a "asuntos generales" (asuntos como defensa, industria, impuestos y asuntos negros) fueron manejadas por un gabinete compuesto por representantes de las tres cámaras. Sin embargo, la cámara blanca tenía una gran mayoría en este gabinete, asegurando que el control efectivo del país permaneciera en manos de la minoría blanca. [220] [221] Los negros, aunque constituían la mayoría de la población, fueron excluidos de la representación y siguieron siendo ciudadanos nominales de sus países de origen. [222] Las primeras elecciones de Tricameral fueron en gran parte boicoteadas por votantes de color e indios, en medio de disturbios generalizados. [223]

Reformas y contacto con la ANC bajo Botha Editar

Preocupado por la popularidad de Mandela, Botha lo denunció como un archimarxista comprometido con la revolución violenta, pero para apaciguar la opinión negra y nutrir a Mandela como un líder benévolo de los negros, [210] el gobierno lo transfirió de la máxima seguridad Robben Island a la La prisión de Pollsmoor de menor seguridad en las afueras de Ciudad del Cabo, donde la vida en prisión era más cómoda para él. El gobierno permitió a Mandela más visitantes, incluidas visitas y entrevistas de extranjeros, para que el mundo supiera que lo estaban tratando bien. [210]

Las patrias negras fueron declaradas naciones-estado y se abolieron las leyes de aprobación. Los sindicatos negros fueron legitimados, el gobierno reconoció el derecho de los negros a vivir en áreas urbanas de forma permanente y les otorgó derechos de propiedad allí. Se expresó interés en derogar la ley contra el matrimonio interracial y también en derogar la ley contra las relaciones sexuales entre diferentes razas, que estaba siendo objeto de burla en el extranjero. El gasto para las escuelas negras aumentó a una séptima parte de lo que se gastaba por niño blanco, en comparación con una dieciséis en 1968. Al mismo tiempo, se prestó atención al fortalecimiento de la eficacia del aparato policial.

En enero de 1985, Botha se dirigió a la Cámara de la Asamblea del gobierno y declaró que el gobierno estaba dispuesto a liberar a Mandela con la condición de que Mandela se comprometiera a oponerse a los actos de violencia para promover objetivos políticos. La respuesta de Mandela fue leída en público por su hija Zinzi, sus primeras palabras distribuidas públicamente desde su sentencia a prisión 21 años antes. Mandela describió la violencia como responsabilidad del régimen del apartheid y dijo que con democracia no habría necesidad de violencia. La multitud que escuchaba la lectura de su discurso estalló en vítores y cánticos. Esta respuesta ayudó a elevar aún más el estatus de Mandela a los ojos de quienes, tanto a nivel internacional como nacional, se oponían al apartheid.

Entre 1986 y 1988, se derogaron algunas leyes insignificantes del apartheid, junto con las leyes de pases. [224] Botha dijo a los sudafricanos blancos que "se adapten o mueran" [225] y dos veces vaciló en vísperas de lo que fueron anunciados como anuncios "rubicón" de reformas sustanciales, aunque en ambas ocasiones se alejó de cambios sustanciales.Irónicamente, estas reformas solo sirvieron para desencadenar una violencia política intensificada durante el resto de la década de 1980 cuando más comunidades y grupos políticos en todo el país se unieron al movimiento de resistencia. El gobierno de Botha no llevó a cabo reformas sustanciales, como levantar la prohibición del ANC, PAC y SACP y otras organizaciones de liberación, liberar a los presos políticos o derogar las leyes fundamentales del gran apartheid. La postura del gobierno fue que no contemplarían negociar hasta que esas organizaciones "renunciaran a la violencia".

Para 1987, la economía de Sudáfrica estaba creciendo a una de las tasas más bajas del mundo, y la prohibición de la participación de Sudáfrica en eventos deportivos internacionales frustraba a muchos blancos en Sudáfrica. En Kenia y Zimbabwe existían ejemplos de estados africanos con líderes negros y minorías blancas. Los rumores de que Sudáfrica un día tuvo un presidente negro hizo que más blancos de línea dura apoyaran a los partidos políticos de derecha. Mandela fue trasladado a una casa propia de cuatro dormitorios, con una piscina y a la sombra de abetos, en una granja de la prisión a las afueras de Ciudad del Cabo. Tuvo una reunión sin publicidad con Botha. Botha impresionó a Mandela caminando hacia adelante, extendiendo su mano y sirviendo el té de Mandela. Los dos tuvieron una discusión amistosa, con Mandela comparando la rebelión del Congreso Nacional Africano con la rebelión de Afrikaner y hablando de que todos son hermanos.

Se realizaron varias reuniones clandestinas entre el ANC en el exilio y diversos sectores de la lucha interna, como mujeres y educadores. Más abiertamente, un grupo de intelectuales blancos se reunió con el ANC en Senegal para charlas conocidas como Conferencia de Dakar. [226]

Presidencia de F. W. de Klerk Editar

A principios de 1989, Botha sufrió un derrame cerebral y se vio obligado a dimitir en febrero de 1989. [227] Fue sucedido como presidente ese mismo año por F. W. de Klerk. A pesar de su reputación inicial de conservador, de Klerk avanzó con decisión hacia las negociaciones para poner fin al estancamiento político en el país. Antes de su mandato, F. W. de Klerk ya había experimentado el éxito político como resultado de la base de poder que había construido en el Transvaal. Durante este tiempo, F. W. de Klerk se desempeñó como presidente del Partido Nacional provincial, que estaba a favor del régimen del apartheid. La transición de la ideología de de Klerk con respecto al apartheid se ve claramente en su discurso de apertura al parlamento el 2 de febrero de 1990. FW de Klerk anunció que derogaría las leyes discriminatorias y levantaría la prohibición de 30 años de los principales grupos antiapartheid como el African National Congreso, Congreso Panafricanista, Partido Comunista Sudafricano (SACP) y Frente Democrático Unido. Se puso fin a la Ley de Tierras. F. W. de Klerk también hizo su primer compromiso público de liberar a Nelson Mandela, volver a la libertad de prensa y suspender la pena de muerte. Se levantaron las restricciones a los medios de comunicación y se puso en libertad a los presos políticos no culpables de delitos de derecho común.

El 11 de febrero de 1990, Nelson Mandela fue liberado de la prisión Victor Verster después de más de 27 años tras las rejas.

Habiendo recibido instrucciones del Consejo de Seguridad de la ONU de poner fin a su participación de larga data en el suroeste de África / Namibia, y ante el estancamiento militar en el sur de Angola, y una escalada en el tamaño y el costo del combate con los cubanos, los angoleños , y las fuerzas de la SWAPO y el costo creciente de la guerra fronteriza, Sudáfrica negoció un cambio de control. Namibia se independizó el 21 de marzo de 1990.

Negociaciones Editar

El apartheid fue desmantelado en una serie de negociaciones entre 1990 y 1991, que culminaron en un período de transición que culminó con las elecciones generales del país en 1994, las primeras en Sudáfrica celebradas con sufragio universal.

En 1990, las negociaciones se iniciaron con seriedad, con dos reuniones entre el gobierno y el ANC. El propósito de las negociaciones era allanar el camino para las conversaciones hacia una transición pacífica hacia el gobierno de la mayoría. Estas reuniones lograron establecer las condiciones previas para las negociaciones, a pesar de las considerables tensiones que aún abundan en el país. La legislación del apartheid fue abolida en 1991. [2]

En la primera reunión, el PN y la ANC discutieron las condiciones para el inicio de las negociaciones. La reunión se llevó a cabo en Groote Schuur, la residencia oficial del presidente. Publicaron el Acta Groote Schuur, que decía que antes de que comenzaran las negociaciones se liberaría a los presos políticos y se permitiría el regreso de todos los exiliados.

Se temía que el cambio de poder fuera violento. Para evitarlo, era fundamental que se alcanzara una solución pacífica entre todas las partes. En diciembre de 1991, la Convención por una Sudáfrica Democrática (CODESA) inició negociaciones sobre la formación de un gobierno de transición multirracial y una nueva constitución que extendiera los derechos políticos a todos los grupos. CODESA adoptó una Declaración de Intenciones y se comprometió con una "Sudáfrica indivisa".

Las reformas y negociaciones para poner fin al apartheid provocaron una reacción violenta entre la oposición blanca de derecha, lo que llevó al Partido Conservador a ganar una serie de elecciones parciales contra los candidatos del NP. De Klerk respondió convocando un referéndum exclusivo para blancos en marzo de 1992 para decidir si las negociaciones deberían continuar. El 68% votó a favor y la victoria infundió a De Klerk y al gobierno mucha más confianza, lo que le dio al NP una posición más fuerte en las negociaciones.

Cuando las negociaciones se reanudaron en mayo de 1992, bajo la etiqueta de CODESA II, se hicieron demandas más fuertes. El ANC y el gobierno no pudieron llegar a un compromiso sobre cómo se debe compartir el poder durante la transición a la democracia. El NP quería mantener una posición sólida en un gobierno de transición y el poder de cambiar las decisiones tomadas por el parlamento.

La violencia persistente se sumó a la tensión durante las negociaciones. Esto se debió principalmente a la intensa rivalidad entre el Partido de la Libertad Inkatha (IFP) y el ANC y la erupción de algunas rivalidades tribales y locales tradicionales entre las afinidades tribales históricas zulúes y xhosa, especialmente en las provincias del sur de Natal. Aunque Mandela y Buthelezi se reunieron para resolver sus diferencias, no pudieron detener la violencia. Uno de los peores casos de violencia ANC-IFP fue la masacre de Boipatong del 17 de junio de 1992, cuando 200 militantes del IFP atacaron el municipio de Boipatong en Gauteng, matando a 45. Testigos dijeron que los hombres habían llegado en vehículos policiales, lo que respaldaba las afirmaciones de que elementos dentro del la policía y el ejército contribuyeron a la violencia en curso. Investigaciones judiciales posteriores encontraron que la evidencia de los testigos no era confiable o estaba desacreditada, y que no había evidencia de participación del Partido Nacional o de la policía en la masacre. Cuando de Klerk visitó el lugar del incidente, inicialmente fue recibido calurosamente, pero de repente se encontró con una multitud de manifestantes blandiendo piedras y carteles. La caravana salió a toda velocidad de la escena mientras la policía trataba de contener a la multitud. La policía hizo disparos y la PAC declaró que tres de sus partidarios habían sido abatidos a tiros. [228] No obstante, la masacre de Boipatong ofreció al ANC un pretexto para participar en la política arriesgada. Mandela argumentó que De Klerk, como jefe de estado, era responsable de poner fin al derramamiento de sangre. También acusó a la policía sudafricana de incitar a la violencia ANC-IFP. Esto formó la base para la retirada de la ANC de las negociaciones, y el foro de CODESA se rompió por completo en esta etapa.

La masacre de Bisho el 7 de septiembre de 1992 puso las cosas en un punto crítico. La Fuerza de Defensa de Ciskei mató a 29 personas e hirió a 200 cuando abrieron fuego contra los manifestantes del ANC que exigían la reincorporación de la patria de Ciskei en Sudáfrica. Posteriormente, Mandela y de Klerk acordaron reunirse para encontrar formas de poner fin a la creciente violencia. Esto llevó a la reanudación de las negociaciones.

La violencia de derecha también se sumó a las hostilidades de este período. El asesinato de Chris Hani el 10 de abril de 1993 amenazó con hundir al país en el caos. Hani, el popular Secretario General del Partido Comunista Sudafricano (SACP), fue asesinado en 1993 en Dawn Park en Johannesburgo por Janusz Waluś, un refugiado polaco anticomunista que tenía estrechos vínculos con el nacionalista blanco Afrikaner Weerstandsbeweging (AWB). Hani disfrutó de un apoyo generalizado más allá de su circunscripción en el SACP y el ANC y había sido reconocido como un sucesor potencial de Mandela, su muerte provocó protestas en todo el país y en toda la comunidad internacional, pero finalmente resultó ser un punto de inflexión, después del cual los principales partidos presionaron para un acuerdo con mayor determinación. [229] El 25 de junio de 1993, la AWB utilizó un vehículo blindado para atravesar las puertas del Kempton Park World Trade Center, donde aún se estaban celebrando conversaciones con el Consejo de Negociación, aunque esto no descarriló el proceso.

Además de la continua violencia de "negro sobre negro", hubo una serie de ataques contra civiles blancos por parte del ala militar del PAC, el Ejército de Liberación del Pueblo Azaniano (APLA). El PAC esperaba fortalecer su posición atrayendo el apoyo de los jóvenes enojados e impacientes. En la masacre de la iglesia de St. James el 25 de julio de 1993, miembros del APLA abrieron fuego en una iglesia en Ciudad del Cabo, matando a 11 miembros de la congregación e hiriendo a 58.

En 1993, de Klerk y Mandela fueron galardonados conjuntamente con el Premio Nobel de la Paz "por su trabajo para la terminación pacífica del régimen del apartheid y por sentar las bases de una nueva Sudáfrica democrática". [230]

La violencia persistió hasta las elecciones generales de 1994. Lucas Mangope, líder de la patria de Bophuthatswana, declaró que no participaría en las elecciones. Se había decidido que, una vez que la constitución temporal entrara en vigor, las patrias se incorporarían a Sudáfrica, pero Mangope no quería que esto sucediera. Hubo fuertes protestas contra su decisión, que llevaron a un golpe de estado en Bophuthatswana el 10 de marzo que depuso a Mangope, a pesar de la intervención de derechistas blancos que esperaban mantenerlo en el poder. Tres militantes de AWB murieron durante esta intervención, y se mostraron imágenes desgarradoras en la televisión nacional y en los periódicos de todo el mundo.

Dos días antes de las elecciones, un coche bomba explotó en Johannesburgo y mató a nueve personas. [231] [232] El día antes de las elecciones, otro estalló, hiriendo a 13. A la medianoche del 26 al 27 de abril de 1994, se izó la vieja bandera y el antiguo (ahora cooficial) himno nacional. Muere el tallo ("The Call") se cantó, seguido por el izado de la nueva bandera del arco iris y el canto del otro himno cooficial, Nkosi Sikelel 'iAfrika ("Dios bendiga a África").

Elecciones de 1994 Editar

La elección se celebró el 27 de abril de 1994 y se desarrolló pacíficamente en todo el país cuando 20.000.000 de sudafricanos emitieron sus votos. Hubo algunas dificultades para organizar la votación en las zonas rurales, pero la gente esperó pacientemente durante muchas horas para votar en medio de un sentimiento palpable de buena voluntad. Se agregó un día adicional para darles a todos la oportunidad. Los observadores internacionales coincidieron en que las elecciones fueron libres y justas. [233] El informe de la Unión Europea sobre las elecciones compilado a finales de mayo de 1994, publicado dos años después de las elecciones, criticaba la falta de preparación de la Comisión Electoral Independiente para las urnas, la escasez de material de votación en muchos centros de votación y la ausencia de salvaguardias eficaces contra el fraude en el proceso de recuento. En particular, expresó su inquietud porque "no se permitió la presencia de observadores internacionales en la etapa crucial del escrutinio cuando los representantes de los partidos negociaron las votaciones disputadas". Esto significó que tanto el electorado como el mundo quedaron "simplemente para adivinar la forma en que se logró el resultado final". [234]

El ANC obtuvo el 62,65% de los votos, [235] [236] menos que el 66,7% que le habría permitido reescribir la constitución. 252 de los 400 escaños fueron para miembros del Congreso Nacional Africano. El NP obtuvo la mayoría de los votos de blancos y de color y se convirtió en el partido oficial de oposición. Además de decidir el gobierno nacional, la elección decidió los gobiernos provinciales, y el ANC ganó en siete de las nueve provincias, con el NP ganando en Western Cape y el IFP en KwaZulu-Natal. El 10 de mayo de 1994, Mandela prestó juramento como nuevo presidente de Sudáfrica. Se estableció el Gobierno de Unidad Nacional, cuyo gabinete estaba integrado por 12 representantes del ANC, seis del PN y tres del IFP. Thabo Mbeki y de Klerk fueron nombrados vicepresidentes.

El aniversario de las elecciones, el 27 de abril, se celebra como un día festivo conocido como Día de la Libertad.

Las siguientes personas, que anteriormente habían apoyado el apartheid, se disculparon públicamente:

    : "Pido disculpas en mi calidad de líder del NP a los millones que sufrieron una desgarradora interrupción de las expulsiones forzadas que sufrieron la vergüenza de ser arrestados por delitos de ley de aprobación y que durante décadas sufrieron las indignidades y humillaciones de la discriminación racial". [237]: "El Partido Nacional trajo el desarrollo a una sección de Sudáfrica, pero también trajo sufrimiento a través de un sistema basado en la injusticia", en un comunicado poco después de que el Partido Nacional votara a favor de la disolución. [238] [239] lavó los pies de Frank Chikane, víctima del apartheid, en un acto de disculpa por los errores del régimen del apartheid. [240]: "Ahora estoy más convencido que nunca de que el apartheid fue un terrible error que arruinó nuestra tierra. Los sudafricanos no escucharon las risas y los llantos de los demás. Lamento haber sido tan difícil de oír durante hasta la vista". [241]

La experiencia sudafricana ha dado lugar a que el término "apartheid" se utilice en varios contextos distintos del sistema sudafricano de segregación racial. Por ejemplo: El "crimen de apartheid" está definido en el derecho internacional, incluida la ley de 2007 que creó la Corte Penal Internacional (CPI), que lo califica como crimen de lesa humanidad. Incluso antes de la creación de la CPI, la Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid de las Naciones Unidas, que entró en vigor en 1976, consagró como ley el "crimen de apartheid".

El término apartheid ha sido adoptado por los defensores de los derechos palestinos y por las principales organizaciones israelíes y de derechos humanos, en referencia a la ocupación en Cisjordania, el tratamiento legal de los asentamientos ilegales y la barrera de Cisjordania. [242] [243] [244] [245] Dentro de las fronteras israelíes anteriores a 1967, los defensores de los derechos palestinos han expresado su preocupación por la planificación de la vivienda "discriminatoria" contra los ciudadanos palestinos de Israel, comparándolo con la "segregación racial". [246]

El apartheid social es la segregación basada en la clase o el estatus económico. Por ejemplo, el apartheid social en Brasil se refiere a los diversos aspectos de la desigualdad económica en Brasil. El apartheid social puede clasificarse en varias categorías. La discriminación económica y social por motivos de género a veces se denomina apartheid de género. La separación de personas según su religión, ya sea de conformidad con las leyes oficiales o de conformidad con las expectativas sociales, a veces se denomina apartheid religioso. El trato de los gobernantes sauditas hacia los no musulmanes y las mujeres se ha denominado apartheid.

El concepto en terapia ocupacional de que los individuos, grupos y comunidades pueden verse privados de una actividad significativa y con un propósito a través de la segregación debido a factores sociales, políticos, económicos y por razones de estatus social, como raza, discapacidad, edad, género, sexualidad, preferencia religiosa, La preferencia política, o credo, o debido a condiciones de guerra, a veces se conoce como apartheid ocupacional.

La gestión y el control desproporcionados de la economía y los recursos del mundo por parte de países y empresas del Norte global se ha denominado apartheid global. Un fenómeno relacionado es el apartheid tecnológico, un término utilizado para describir la negación de las tecnologías modernas al Tercer Mundo o las naciones en desarrollo. Los dos últimos ejemplos utilizan el término "apartheid" de forma menos literal, ya que se centran en las relaciones entre países, no en el trato desigual de las poblaciones sociales dentro de un país o jurisdicción política.


BIBLIOGRAFÍA

Callinicos, Luli. 2004. Oliver Tambo: más allá de las montañas Engeli. Ciudad del Cabo, Sudáfrica: David Philip.

Davis, Stephen, M. 1987. Apartheid & # x2019 s Rebels: Inside South Africa & # x2019 s Hidden War. New Haven, CT y Londres: Yale University Press.

Lodge, Tom. 2004. El ANC y el desarrollo de la política de partidos en la Sudáfrica moderna. Revista de estudios africanos modernos 42 (2): 189-219.

Fideicomiso Sudafricano de Educación para la Democracia. 2004. El camino hacia la democracia en Sudáfrica, Vol. 1 (1960-1970). Ciudad del Cabo, Sudáfrica: Zebra Press.

Walshe, Peter. 1970. El ascenso del nacionalismo africano en Sudáfrica: el Congreso Nacional Africano, 1912-1952. Londres: C. Hurst.


Antes del apartheid

Entre 1948 y 1994, los sudafricanos vivieron bajo un sistema racista de leyes llamado apartheid. Los hombres y mujeres que crearon, se opusieron, mantuvieron, resistieron y desmantelaron el apartheid son el tema de este libro. Algunas personas en Sudáfrica han pertenecido a grupos étnicos presentes en la zona durante siglos o incluso milenios, otras rastrean su genealogía hasta Holanda e Inglaterra y otras partes de Europa, mientras que otras llegaron del sudeste asiático, la mayoría como esclavos, y otras del sur. Asia, hace más de un siglo. Un largo período de dominio colonial y las últimas décadas de apartheid ayudaron a determinar cómo todos estos grupos conciben sus identidades, así como las identidades de los demás. Esta historia ha moldeado la forma en que se ven a sí mismos y la forma en que ven a las personas de otros grupos de identidad.

Este mapa del siglo XIX representa las líneas fronterizas, las ciudades, los ríos, los lagos y los cambios de elevación conocidos en África.

Los primeros sudafricanos

La gente ha vivido en el sur de África durante muchos milenios. De hecho, allí se han encontrado restos de algunos de los primeros antepasados ​​humanos, en una zona conocida como "la Cuna de la Humanidad". Los primeros seres humanos emigraron de esta región y la migración sigue siendo un factor importante en la formación de identidades en el sur de África. A lo largo de los siglos, personas de otras partes de África, de Europa y de Asia han emigrado a lo que hoy es Sudáfrica.

La diversidad de la población ha presentado un desafío para la forma en que los diferentes grupos conviven. El conflicto entre los grupos nunca ha sido inevitable, a veces, diversos grupos convivieron pacíficamente. Pero a medida que el territorio se volvió cada vez más próspero, con exuberantes tierras de cultivo y la extracción de diamantes y oro, algunos grupos buscaron quedarse con la riqueza del país controlando y excluyendo a otros grupos. La historia de la lucha por el control y los recursos dio forma a cómo los grupos llegaron a comprender sus propias identidades.

Antes de la llegada de los colonos europeos, una variedad de grupos étnicos y lingüísticos vivían en la región más austral del continente africano. Los primeros habitantes conocidos fueron los pueblos Khoisan.Los san más igualitarios vivían de la pesca, la caza y la recolección, mientras que los khoikhoi ("hombres de hombres"), más jerárquicos, eran principalmente pastores. Durante siglos, vivieron en pequeñas comunidades de 20 a 80 familias emparentadas por sangre y matrimonio. Un líder masculino estaba marcado por cierto grado de riqueza, vestimenta distintiva y, en algunos casos, varias esposas. Si bien estos grupos alguna vez ocuparon gran parte de lo que hoy es Sudáfrica, los recién llegados que emigraron de otras partes de África los desplazaron gradualmente. Durante miles de años, los recién llegados integraron a muchos san y khoikhoi en sus comunidades y empujaron a los san restantes a las regiones más áridas del interior y al resto de los khoikhoi al extremo suroeste del territorio.

Los recién llegados eran en su mayoría agricultores y pastores que hablaban idiomas de un gran grupo de lenguas africanas conocido como bantú. A medida que los migrantes se establecieron en varias partes del territorio, las personas que vivían en las proximidades desarrollaron gradualmente idiomas y culturas distintos, creando nuevos grupos étnicos. Por ejemplo, los grupos étnicos zulú, xhosa, ndebele y swazi modernos tienen todos sus orígenes en un grupo anterior, conocido como nguni, y sus idiomas hoy en día siguen siendo mutuamente comprensibles.

Con el tiempo, muchos grupos más pequeños se fusionaron gradualmente en comunidades políticas más grandes, a veces de forma voluntaria, a veces por la fuerza. El proceso de formación de grupos se mantuvo fluido hasta hace relativamente poco tiempo. Por ejemplo, hasta finales de 1700, los zulúes eran un pequeño grupo en el este. Bajo el liderazgo de varios reyes poderosos, especialmente Shaka Zulu, que llegó al poder en 1816, los zulúes conquistaron varios grupos vecinos. Aquellos que no se sometieron al gobierno zulú no tuvieron más remedio que huir, y algunos se trasladaron tan al norte como la actual Zimbabwe. En la actualidad, Sudáfrica incluye diez grandes grupos étnicos africanos y varios grupos más pequeños. Juntos, estos grupos étnicos africanos constituyen más del 80% de la población de Sudáfrica.

La llegada de los europeos a Sudáfrica y su conquista gradual de los pueblos africanos, el establecimiento y el ejercicio del control colonial sobre los africanos y, más tarde, el apartheid, tuvieron importantes impactos en la formación y el cambio de la identidad de grupo. Las prácticas coloniales europeas, las guerras entre los holandeses y los koi, y las "incursiones de caza" holandesas a lo largo del tiempo provocaron la desaparición de los khoikhoi como un grupo étnico distinto, ya que perdieron el control de su tierra ante los colonos blancos o huyeron del control colonial y se incorporaron a otros grupos étnicos, en particular la vecina Xhosa.

En la Sudáfrica moderna, particularmente en entornos urbanos, los sudafricanos negros de varios grupos étnicos viven juntos en comunidades diversas, donde las identidades étnicas individuales son menos importantes. Sin embargo, las tradiciones de los diferentes grupos étnicos no se pierden por completo. Ceremonias como nombramientos, bodas y entierros a menudo siguen las tradiciones de comunidades étnicas específicas. Las artes, la artesanía, la música y la danza que llevan las marcas de grupos específicos son parte de la escena moderna de la Sudáfrica rural y urbana. Más importante aún, como ilustra la lectura de Identidades africanas, el orgullo por las tradiciones y culturas de los diversos grupos africanos fue un recurso e inspiración importante para los sudafricanos negros en su lucha contra el apartheid y otras formas de opresión.

Esta boda Tswana-Venda demuestra la importancia continua de la cultura tradicional en la sociedad sudafricana contemporánea.

Diversos lugares, experiencias y tradiciones han dado forma a las culturas sudafricanas negras y han promovido una variedad de identidades diferentes con muchas características superpuestas. Las referencias a una identidad opositora uniforme —la idea de que la identidad de los sudafricanos negros fue formada exclusivamente por la experiencia del apartheid— son engañosas. Si bien la mayoría de los sudafricanos negros reconocen una experiencia compartida, la mayoría sigue siendo también miembros de un grupo étnico específico. El desafío de mantener el control sobre su cultura fue uno de los factores en la lucha africana contra el colonialismo, como se refleja en la lectura y el poema My Name.

Los recién llegados

La llegada de Jan van Riebeeck, un navegante y administrador colonial holandés, a Table Bay (Cabo de Buena Esperanza) marcó el comienzo del asentamiento europeo permanente en la región.

Los colonos holandeses, conocidos como boers (la palabra holandesa para "agricultores"), se establecieron en la región del Cabo de Buena Esperanza a partir de 1652 para proporcionar alimentos frescos y agua a los barcos que pasaban de Europa a Asia. Vivieron la dura vida fronteriza de los colonos, manteniéndose a sí mismos mediante la agricultura, la ganadería y la caza. Desarrollaron una perspectiva de autosuficiencia e independencia, en el centro de la cual estaba su estricta fe protestante calvinista. La población bóer se expandió cuando los protestantes calvinistas franceses huyeron de Europa para escapar de la persecución tras la revocación del Edicto de Nantes en 1685.

A medida que crecía el número de colonos de habla holandesa, comenzaron a avanzar hacia el interior y hacia la costa, ocupando por la fuerza tierras para sus granjas y causando un gran conflicto con los pueblos indígenas africanos. Aunque los sudafricanos blancos describieron históricamente su asentamiento en Sudáfrica como un proceso pacífico, de hecho la ocupación europea del territorio implicó una violencia considerable y se entiende mejor como conquista colonial. Uno de los grupos que los europeos intentaron desplazar, los xhosa del Cabo Oriental, resistió con éxito la invasión europea durante varias décadas, pero los colonos de habla holandesa poseían mejores armas que las que utilizaron para someter a los xhosa y conducir a muchos. de ellos fuera de su tierra. A principios del siglo XVIII, muchos de los habitantes africanos originales habían sido desposeídos de la mayor parte de sus tierras y se vieron obligados a ocupar puestos de servidumbre como jornaleros en las granjas de los colonos europeos. Los bóers emplearon a mucha gente local en acuerdos de explotación, y también importaron esclavos de Indonesia, Sri Lanka y Madagascar, personas que finalmente llegaron a ser conocidas colectivamente como "malayos del cabo" y fueron consideradas parte de la población "de color", junto con personas de ascendencia mixta. Las prácticas económicas de explotación permitieron a los bóers dominar la región hasta que gradualmente perdieron el poder ante un segundo grupo de colonos: los británicos.

En 1795, como parte de un gran conflicto entre Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos y otros estados europeos, los británicos enviaron tropas al Cabo, en el que sus comerciantes que comerciaban con la India habían confiado durante mucho tiempo para obtener suministros. Capturaron Ciudad del Cabo después de seis semanas de lucha. John Barrow, un inglés que fundó la Royal Geographical Society, viajó al sur de África dos años después. En An Account of Travels into the Interior of Southern Africa, declaró que los holandeses habían descuidado su responsabilidad para con la humanidad al tratar a los sudafricanos negros (a quienes describió como "apacibles, racionales y en cierto grado civilizados") como objetos. Barrow y otros que lo siguieron estaban interesados ​​en poseer el Cabo, e hicieron una justificación moral para el colonialismo argumentando que el colonialismo británico era más humano. En 1803, la Colonia del Cabo fue devuelta brevemente a los holandeses, pero en 1806, durante las guerras napoleónicas, los británicos tomaron el control permanente.

Los angloparlantes comenzaron a emigrar a la colonia en grandes cantidades y rápidamente dominaron las áreas urbanas, tomando el control de la política, el comercio, las finanzas, la minería y la manufactura, mientras que los granjeros bóers permanecieron en gran parte en el campo. Los encuentros de los bóers con las poblaciones sudafricanas negras locales llevaron a conflictos interminables por el robo de ganado y cosechas. Mientras los zulúes, xhosa, sotho y bóers luchaban entre ellos, los mismos grupos también lucharon, en última instancia sin éxito, contra la invasión de la dominación británica. Los británicos a menudo explotaron las divisiones entre los demás habitantes de la región.

Los colonos holandeses (bóers) cargan vagones llenos de suministros en preparación para su migración al interior de Sudáfrica en la década de 1830.

Habiendo vivido como agricultores pioneros independientes durante muchas décadas, los bóers estaban resentidos por el dominio británico. Cuando los nuevos gobernantes del Cabo abolieron la esclavitud en 1834, muchos bóers se opusieron. Para mantener su estilo de vida, los granjeros bóer se trasladaron al norte en busca de nuevas tierras fuera del control británico. La migración de miles de familias de habla holandesa al interior del sur de África se conoció como la "Gran Caminata" (morir Groot Trek) los que emigraron fueron conocidos como "Trekboers". Algunas de las tierras a las que llegaron los Trekboers estaban poco pobladas, debido a las interrupciones de las guerras zulúes, pero algunos lugares ya estaban habitados. Después de matar o expulsar violentamente a estas poblaciones sudafricanas negras locales, como los ndebele, y derrotar decisivamente a los zulúes en la batalla de Blood River en 1838, los Trekboers ocuparon grandes porciones de tierra, particularmente en una fértil meseta conocida como Highveld. Los sudafricanos negros que anteriormente habían vivido en algunos de estos territorios fueron empujados cada vez más hacia territorios más remotos y menos fértiles. Los Trekboers crearon tres nuevos estados independientes: Natalia, la República Sudafricana (o Transvaal) y el Estado Libre de Orange. Los británicos ocuparon Natalia, ubicada estratégicamente a lo largo de la costa, en 1843 y cambiaron su nombre a Natal.

Debido a que Transvaal y el Estado Libre de Orange estaban lejos de la costa y parecían tener poco valor, los británicos permitieron que existieran por un tiempo como estados independientes. Sin embargo, finalmente se descubrieron diamantes y oro en las tierras reclamadas por los Trekboers. A pesar de esta extraordinaria oportunidad de enriquecerse, los bóers optaron por mantener su estilo de vida agrario rural, permitiendo que los intereses externos explotaran los nuevos recursos, en particular los inversores británicos, que establecieron minas. Muchos británicos pensaban en los bóers como agricultores atrasados, mientras que los bóers se referían a los recién llegados como rooineks, una referencia peyorativa a cuellos quemados por el sol. Afrikaners como los bóers, descendientes de los primeros colonos europeos de la región, consideraban a los británicos en lo que eventualmente sería Sudáfrica, con un pie en Inglaterra y el otro en África, mientras se veían a sí mismos como los legítimos dueños del territorio.

Los bóers, agricultores seminómadas de ascendencia holandesa, a menudo vivían en condiciones de pobreza debido al aislamiento social y sus opiniones sobre la superioridad racial.

Aquí, en una forma temprana y simple, están las raíces de las identidades que los dos principales grupos europeos llegarían a abrazar en Sudáfrica. Si los bóers se veían a sí mismos como pioneros, luchando por cumplir su destino en el vasto paisaje imaginado como deshabitado, los británicos se imaginaban a sí mismos como gobernantes ilustrados y más bien liberales. Ambos grupos se veían a sí mismos como superiores a las poblaciones sudafricanas negras locales, a las que consideraban incivilizadas, improductivas y violentas. Estas actitudes racistas moldearon las interacciones europeas con los sudafricanos negros y sirvieron para justificar la creciente opresión de la mayoría de la población en el territorio.

Mientras los británicos y los bóers competían por el control de la región, los británicos ofrecieron promesas de seguridad a algunos grupos sudafricanos negros amenazados por las repúblicas bóer. En la práctica, estos protectorados se convirtieron en colonias británicas, donde los líderes perdieron gradualmente el control sobre sus propios territorios. Al mismo tiempo, mientras los británicos buscaban extender su control y obtener acceso a más tierras en Cape Colony y más tarde en Natal, usaron la fuerza para reprimir a otros grupos, como los xhosa, que se enfrentaron a una serie de ataques británicos a lo largo del siglo XIX. y los zulúes, que se enfrentaron a un ataque británico a gran escala en 1879.

Cuando la Conferencia de Berlín de 1884-1885 lanzó la "lucha por África", donde las potencias europeas se reunieron para dividirse y hacer sus reclamos sobre el continente africano, los británicos se adentraron más en el interior del sur de África, creando nuevas colonias en lo que hoy son los países de Malawi, Zimbabwe y Zambia. A pesar de toda su charla sobre las actitudes ilustradas hacia los sudafricanos negros, los británicos demostraron estar tan interesados ​​en la conquista y dominación colonial como los bóers.

Inmigrantes indios

La gente de la colonia británica de la India comenzó a llegar a Sudáfrica en grandes cantidades después de que los británicos abolieran la esclavitud en todo su imperio en 1833, lo que obligó a los colonos a buscar nuevas formas de mano de obra barata. Aunque estas personas provenían de territorios que ahora constituyen los países de India, Pakistán y Bangladesh, en el sur de África se les conocía colectivamente como "indios". Algunos llegaron como sirvientes contratados, a menudo comprometiéndose a servir en duras condiciones laborales, particularmente en las plantaciones de azúcar. Los trabajadores aceptaron cinco o más años de trabajo a cambio de, en principio, que se les permitiera emigrar y comenzar una nueva vida, pero cuando terminaron los términos de su servicio, se les animó a renovar sus "contratos" o regresar a su hogar. país. Muchos optaron por quedarse.

Otros inmigrantes eran "indios pasajeros" que pagaban sus viajes por sí mismos con el objetivo de encontrar mejores perspectivas económicas. Por lo general, procedían de un entorno comercial y la competencia de las tiendas minoristas con los propietarios de tiendas europeos provocó una discriminación generalizada. 1

Los comerciantes indios, que inicialmente operaban en Durban, se expandieron tierra adentro hasta Transvaal, estableciendo comunidades y asentamientos entre Johannesburgo y Durban.

La población india se concentró en la colonia de Natal, donde, en 1904, se había expandido lo suficiente como para superar en número a los sudafricanos blancos de la región. Su poder económico aumentó en ese momento, y en las minas de carbón constituían el 44,5% de la población activa. 2 Este crecimiento de la comunidad india en gran parte libre, cuyos miembros ahora consideraban a Sudáfrica su hogar, hizo que muchos colonos europeos, especialmente aquellos en áreas rurales, presionasen al gobierno colonial para que restringiera la inmigración. También fue durante este período de tiempo que los colonos europeos, creyendo que estaban perdiendo su monopolio del poder, insistieron en una legislación perjudicial para los indígenas, actitudes que se evidencian en la lectura Indian Identities: Mohandas K. Gandhi.

Oro, guerra e identidades cambiantes

El descubrimiento de diamantes en 1869 en Orange Free State y de oro en 1886 en Transvaal marcó un importante punto de inflexión en la historia de Sudáfrica. Los campos de diamantes y oro, todos en manos de empresarios con vínculos con Inglaterra, resultaron ser extremadamente productivos. Las minas de Kimberley multiplicaron por diez la producción mundial de diamantes y resultó que la meseta de Witwatersrand, cerca de Johannesburgo, contenía casi la mitad de las reservas de oro conocidas del mundo.

La población de habla holandesa en el sur de África se veía cada vez más a sí misma como un grupo nacional distinto. Llamándose a sí mismos afrikaners, desarrollaron una identidad basada en un abrazo de la vida rural, la sensación de que eran pioneros en resistir valientemente tanto la opresión británica como el "salvajismo" sudafricano negro, y su fuerte fe reformada holandesa, una versión estricta y austera del dibujo protestante. sobre las enseñanzas del líder de la Reforma Suiza, Juan Calvino. Llegaron a creer que eran el nuevo "pueblo elegido" de Dios a quien se le había dado el territorio como una nueva tierra prometida.

Al favorecer un estilo de vida agrícola, los afrikaners tenían un interés limitado en desarrollar los recursos recién descubiertos en sus territorios al principio, pero los británicos consideraron esto como una gran oportunidad. Los británicos obtuvieron fácilmente el control de las minas de diamantes de Kimberley, simplemente anexando el área a Cape Colony. Pero Witwatersrand en Transvaal, donde se ubicaban las reservas de oro, estaba en el corazón del territorio controlado por los afrikaners. Los británicos se habían movido originalmente para anexar la República Sudafricana (Transvaal) en 1880, incluso antes del descubrimiento de oro en el territorio, pero la población de Transvaal se levantó contra el intento británico de ocupación y derrotó con éxito a los británicos en 1880-1881. guerra, recuperando la independencia de la República Sudafricana.

Cuando se descubrió oro en Witwatersrand unos años más tarde, el interés británico en el Transvaal se intensificó. Un gran número de europeos de Gran Bretaña, Gales, Alemania y otros lugares emigraron a Transvaal para trabajar en las minas. Los capitalistas británicos invirtieron fuertemente en el desarrollo de minas de oro, y los conglomerados dirigidos por los británicos pronto monopolizaron la industria minera. Frente a los impuestos y la obstrucción administrativa del gobierno de Transvaal, los propietarios de la mina apelaron al gobierno de Gran Bretaña para que interviniera en su nombre. Por su parte, los afrikaners tenían una considerable antipatía hacia los británicos, como se refleja en la lectura Afrikaner Identity, y sus gobiernos se movieron para limitar el creciente dominio británico. La decisión del gobierno afrikaner de construir una línea de ferrocarril que uniría las minas de oro a la costa a través del territorio portugués de Mozambique en lugar de Natal resultó ser la gota que colmó el vaso.

En 1887 y 1888, Cecil Rhodes consolidó varios reclamos individuales de minas de diamantes alrededor de Kimberley para formar una sola compañía llamada De Beers Consolidated Mines.

Los británicos se trasladaron a ocupar Transvaal nuevamente en 1899. A través de un sangriento conflicto conocido por los británicos como la Segunda Guerra de los Bóers y por los afrikaners como la Segunda Guerra de la Libertad (1899-1902), los británicos tomaron el control permanente tanto de Transvaal como de Orange Free. Estado. Si bien ambos bandos sufrieron inmensas bajas durante esta guerra, los afrikaners consideraron las acciones británicas como particularmente brutales. Los británicos incendiaron granjas en Transvaal y Orange Free State, destruyeron cosechas y mataron ganado, y colocaron familias en campos de concentración, donde unos 26.000 bóers murieron de hambre y enfermedades. Los británicos expulsaron efectivamente al "pueblo elegido" de su tierra, los humillaron y cometieron una masacre que quedó grabada a fuego en la memoria colectiva de los afrikaners. La memoria de la guerra jugó un papel integral en la solidificación de la identidad nacional afrikaner moderna en las décadas de 1920 y 1930. 3 Esta segunda guerra fue impulsada por el deseo británico de tomar el control de las minas de oro, en particular dado el temor de que la línea ferroviaria a través de Mozambique cerrara a los británicos del comercio del oro. Habiendo sido ocupados repetidamente y finalmente derrotados por los británicos, los afrikaners se consideraban a sí mismos como un grupo perseguido cuyos derechos otorgados por Dios para controlar Sudáfrica estaban siendo negados por los británicos. A medida que el movimiento nacionalista afrikaner crecía en el transcurso del siglo siguiente, estos africanos de ascendencia europea afirmaron sus propios derechos en parte negando los de la población sudafricana negra indígena.

Con Gran Bretaña en control y la región volviéndose más urbana e industrializada, los afrikaners se sentían cada vez más marginados por sus compañeros blancos. Una población urbana de habla inglesa dominaba la Unión de Sudáfrica, que se creó en 1910 cuando los británicos unieron la Colonia del Cabo, Natal, el Estado Libre de Orange y Transvaal como un dominio autónomo del Imperio Británico.El estilo de vida de los agricultores, que era el núcleo de la identidad afrikaner, estaba en declive, ya que las tácticas británicas en la Segunda Guerra de los Bóers habían devastado el sustento de muchos agricultores rurales. Muchos se mudaron a las ciudades, uniéndose a una multitud de inmigrantes y habitantes locales que clamaban por un empleo industrial. Algunos buscaron trabajo en las minas, compitiendo por trabajos con inmigrantes sudafricanos negros.

Los propietarios de las minas, la mayoría de los cuales eran ingleses o tenían fuertes vínculos con Inglaterra, empezaron a preocuparse por la situación laboral. Los propietarios veían a los trabajadores en los que confiaban como una amenaza. Los afrikaners, aunque derrotados en la guerra, permanecieron resentidos y podrían volver a recurrir a la violencia. Las minas dependían de una gran cantidad de trabajo humano, y los propietarios alentaron a los negros de todo el sur de África a migrar a las minas. Sin embargo, también les preocupaba que los negros superaran cada vez más a los blancos en la región. Los propietarios estaban particularmente preocupados de que los trabajadores blancos y negros pudieran unirse a través de líneas raciales para forzar concesiones extensas y costosas en términos de salarios y mejores condiciones de trabajo.

Los capitalistas británicos elaboraron un compromiso para cooptar a los mineros afrikaner reservando puestos gerenciales y de mano de obra calificada para los blancos, mientras que los negros ocupaban puestos de trabajo pesado y poco calificados, que pagaban mucho menos. Esto permitió que se desarrollara una escala salarial que aumentó los salarios de los blancos y redujo los salarios de los sudafricanos negros, que se convirtieron en la gran mayoría de la fuerza laboral. 4 Este sistema de diferenciación laboral basada en la raza, una invención de los sudafricanos blancos de habla inglesa, obtuvo el respaldo del gobierno de la Unión de Sudáfrica, que promulgó una legislación de gran alcance después de la independencia en 1910. Entre las leyes se encontraban restricciones a la movilidad de trabajadores negros sudafricanos, la mayoría de los cuales debían vivir en áreas designadas y se les prohibía traer a sus familias con ellos. Estas leyes fueron los antecedentes del apartheid.

A medida que la búsqueda de oro llevó a los trabajadores más profundamente a la tierra, la industria entró en una nueva fase técnica que requería mano de obra más calificada. Una disputa entre los propietarios de una mina y 20.000 trabajadores blancos desató la sangrienta Revuelta Rand de 1922. El gobierno declaró la ley marcial y empleó la fuerza militar para restablecer el orden, pero los huelguistas blancos finalmente tuvieron éxito: ganaron concesiones que reforzaron y exacerbaron la escala salarial de dos niveles para blancos y negros. Como indica la lectura Mines in South Africa, el trabajo que los sudafricanos negros llevaban a cabo en las minas era un trabajo agotador y difícil, y se los trataba como infrahumanos.

La población de habla inglesa de Sudáfrica mantenía estrechos lazos con Gran Bretaña y se identificaba como británica, a menudo hablando de lugares como Cornualles o Cardiff como su hogar. Además, el culto al individualismo de Inglaterra obstaculizó el desarrollo de una identidad grupal única. Muchos inmigrantes europeos a Sudáfrica, como los mineros alemanes, aprendieron inglés y se integraron en la comunidad de habla inglesa. Si bien los inmigrantes británicos y sus descendientes estaban comprometidos con las preocupaciones locales, no desarrollaron una identidad clara tan uniforme e independiente como la de los afrikaners. 5

Los sudafricanos negros se organizan

La riqueza de Sudáfrica se construyó más sobre la baratura de la mano de obra sudafricana negra y sobre la esclavitud que sobre sus minas de oro y diamantes. Para obtener ganancias, las compañías mineras de oro necesitaban encontrar cientos de miles de hombres que estuvieran dispuestos a trabajar por poco dinero. Los salarios estaban generalmente por debajo del costo de supervivencia de una familia. Sin embargo, las empresas pudieron atraer a sudafricanos negros, en gran parte porque se les había privado de sus tierras y de muchas otras formas de ganarse la vida. Los hombres vivían en complejos abarrotados durante el período de sus contratos (inquebrantables) de nueve meses o más. Se prohibió la visita de las familias. Las condiciones bajo tierra eran peligrosas y físicamente agotadoras. 6 El erudito Francis Wilson describió el trabajo de un minero típico:

Mientras los blancos trabajaran para legislar sobre el racismo, los sudafricanos negros se enfrentaron a ellos. Es importante recordar que la resistencia que se apoderó de esta época fue precedida por siglos de resistencia a la opresión colonial. Un activista político de este período, John Tengo Jabavu, fue uno de los primeros enemigos de las leyes que elevaron la calificación de propiedad para votar y, con el tiempo, también se convirtió en un defensor de la educación de la mujer. En 1884, estableció un periódico que utilizó para promover la resistencia a la Asamblea Legislativa del Cabo. Su visión e impulso lo llevaron a la creación de la Asociación Unión de Vigilancia Nativa. La asociación de protesta más exitosa, el South African Native National Congress, fue fundada en 1912 para protestar por el trato a los sudafricanos negros. En 1919, el grupo cambió su nombre por el de Congreso Nacional Africano (ANC).

Antes de 1910, los derechos de los que gozaban los “ciudadanos de color”, como el periodista Sol Plaatje se refería a los sudafricanos negros en ese momento, variaban ampliamente en las cuatro colonias separadas. En Cape Colony, por ejemplo, los derechos de voto se basaban en la propiedad de la propiedad más que en el color de la piel. Sin embargo, el establecimiento de la Unión de Sudáfrica resultó un revés considerable para los ciudadanos de color, ya que se anunció un parlamento exclusivamente blanco. John Tengo Jabavu dijo en ese momento: "La barra de color en el parlamento ha quitado la preciada garantía de libertad política y satisfacción política, y ha hecho ilusoria la franquicia africana".

Un ingrediente importante en las respuestas de los sudafricanos negros fue una conversación en 1911 entre Pixley ka Isaka Seme, una abogada sudafricana negra que concibió el grupo que se convertiría en el ANC, y Mohandas Gandhi, un inmigrante de origen indio en Sudáfrica que disfrutó de éxitos tempranos liderando la resistencia pasiva allí antes de regresar a su tierra natal y llevar a la India a la independencia. Se conocieron en la granja de Gandhi, poco antes de que Seme asistiera a la reunión que fundó el ANC, para una larga conversación sobre la importancia de una organización que pudiera reunir a la población negra sudafricana. En los primeros años después de la formación del ANC, sus fundadores consultaron regularmente con Gandhi sobre estrategias para organizar su grupo e influir en la política. Gandhi los animó a adoptar un enfoque no violento que incluía la participación de personas de todas las razas.

La política y la popularidad del ANC cambiaron a lo largo de los años. El ANC operó junto con una serie de otras asociaciones de no blancos, sindicatos e incluso el Partido Comunista. El liderazgo del ANC creía que la identidad de Sudáfrica solo podía entenderse como una combinación de todos sus grupos étnicos; su afinidad con otros africanos en todo el continente era secundaria a su alianza con otros sudafricanos, incluidos los de ascendencia europea. El ANC siempre ha incluido en sus filas a miembros blancos, "de color" e indios.

Nacionalismo afrikaner

En respuesta a una sensación de marginación política y económica, los afrikaners se unieron en torno a un movimiento nacionalista a principios del siglo XX. Los líderes enfatizaron la supuesta superioridad racial de los europeos sobre los sudafricanos negros e insistieron en la superioridad cultural sobre los británicos de los afrikaners, con su historia de autosuficiencia y cristianismo estricto. Este era un dogma que atraía a la base afrikaner: hombres y mujeres blancos de clase trabajadora que creían que habían sido maltratados por los británicos.

Ser afrikaner era hablar afrikáans, un dialecto del holandés con muchas palabras tomadas de los idiomas de Sudáfrica: inglés, alemán, portugués, malayo y khoikhoi. Algunos no europeos, incluidos los malayos del cabo y las poblaciones mestizas del cabo, también hablaban afrikáans. Como parte de un movimiento para fortalecer el nacionalismo afrikaner, las élites blancas se movieron para estandarizar el afrikaans, purgando el idioma de algunas de sus influencias no holandesas. En la década de 1920, los nacionalistas afrikaners lucharon por reemplazar el holandés, reconocido como uno de los idiomas oficiales del país, por el afrikáans.

En la década siguiente, se hicieron esfuerzos para restaurar la autoconfianza afrikaner aplastada por la Guerra de los Bóers. Una recreación de la Gran Caminata en 1938, en el centenario de la victoria afrikaner sobre los zulúes en la Batalla de Blood River, culminó con la colocación ceremonial de los cimientos del Monumento Voortrekker en las afueras de Pretoria. Los afrikaners revisaron las victorias militares sobre los sudafricanos negros, enfatizando su propia superioridad innata sobre los grupos que derrotaron.

El Monumento Voortrekker, ubicado en la región de Pretoria de Sudáfrica, conmemora la historia y la migración del pueblo afrikaner. La estructura fue diseñada por Gerard Moerdijk y se completó en 1949.

Las dos guerras mundiales sirvieron como una fuente importante de tensión entre los afrikaners y la población anglófona de Sudáfrica. Dados sus sentimientos anti-británicos, un grupo significativo dentro de la población afrikaner resintió la entrada de Sudáfrica en la Primera Guerra Mundial del lado de Gran Bretaña, a pesar de que la decisión fue tomada por el primer ministro Jan Smuts, quien era afrikaner. En la década de 1930, cuando los nacionalistas afrikaners desarrollaban sus propias ideas de superioridad racial, muchos llegaron a admirar las políticas de la Alemania nazi sobre la "pureza racial". Instaron a Sudáfrica a permanecer neutral en el creciente conflicto entre Alemania y Gran Bretaña y se opusieron cuando Sudáfrica se unió a la Segunda Guerra Mundial del lado de los Aliados.

Presagiando el apartheid

En el preludio de la implementación formal del apartheid, los grupos más grandes de Sudáfrica se redefinieron a sí mismos. Los sudafricanos negros dejaron de lado las divisiones étnicas y formaron organizaciones nacionales para oponerse a la opresión. Los afrikaners reaccionaron a la devastación de la guerra de los bóers con una antipatía duradera hacia los sudafricanos británicos y con campañas para formalizar el afrikaans como un idioma distinto.

Las identidades fueron reformuladas por forasteros, ya que los pueblos nativos de Sudáfrica fueron presionados en categorías legales creadas originalmente para identificar y controlar a los esclavos. Los esclavos que habían sido formalmente liberados de la esclavitud carecían de libertad en la práctica, ya que en la década de 1790 solo podían salir de su área de residencia con el permiso de las autoridades coloniales. Este sistema se extendió a todos los hombres y mujeres sudafricanos negros en el Estado Libre de Transvaal y Orange a mediados del siglo XIX. La segregación se reafirmó en la Ley de Representación de los Nativos, la Ley de Fideicomisos y Tierras Nativas y la Ley de Enmienda de las Leyes Nativas, aprobadas en 1936 y 1937.

Decenas de leyes y reglamentos separaron a la población en distintos grupos, lo que garantizaba a los sudafricanos blancos el acceso a la educación, trabajos mejor pagados, recursos naturales y propiedades, mientras se les negaba esas cosas a la población sudafricana negra, los indios y las personas de raza mixta. Entre la unión en 1910 y 1948, una variedad de partidos políticos sólo para blancos gobernaron Sudáfrica. Como el acuerdo que creó la Unión negó a los sudafricanos negros el derecho al voto, uno de los principales objetivos del gobierno fue mantener feliz a la gran población afrikaner, por ejemplo, proporcionando al sector agrícola mano de obra negra barata. Las regulaciones apartaron una cantidad cada vez mayor de las tierras más fértiles para los agricultores blancos y obligaron a la mayoría de la población sudafricana negra a vivir en áreas conocidas como reservas. Ocupando las tierras menos fértiles y menos deseables y sin industrias u otros desarrollos, las reservas eran lugares difíciles para ganarse la vida. Las malas condiciones de las reservas y las políticas, como el requisito de que los impuestos se paguen en efectivo, llevaron a muchos sudafricanos negros, especialmente a los hombres, a las granjas y ciudades en busca de oportunidades de empleo. Las regulaciones sobre el movimiento obligaron a muchas familias a separarse, ya que los hombres fueron en busca de trabajo mientras que las mujeres se quedaron en las zonas rurales para cultivar y criar a sus hijos. A fines de la década de 1940, los barrios de chabolas establecidos en las afueras de las ciudades blancas por negros pobres que dependían de las ciudades para obtener ingresos habían aumentado enormemente, y el fracaso del presidente Jan Smuts del Partido Unido para hacer frente a este cambio demográfico agotó al partido de los Estados Unidos. apoyo. Como se ve en la lectura Africans Resist White Control, los grupos e individuos negros sudafricanos rechazaron cada una de estas leyes para defender sus derechos.

La apertura ofrecida por la abanderada autoridad del Partido Unido después de la Segunda Guerra Mundial fue tomada por Daniel François Malan, líder del Partido Nacional Herenigde (“Reunidos”). Malan y sus colegas eran muy cercanos al Afrikaner Broederbond ("hermandad"), una organización secreta dedicada a la promoción de los intereses afrikaner. El Broederbond incluía a muchos afrikaners influyentes entre sus miembros y tenía una influencia política considerable. Casi todos los generales afrikaners, políticos de alto rango, agentes del orden, educadores y jueces se convirtieron en parte del Broederbond, que a menudo se llamaba el "centro neurálgico del apartheid". El Broederbond simpatizaba con el Partido Nazi en Alemania y se opuso a la entrada de Sudáfrica en la Segunda Guerra Mundial. La organización apoyó al Partido Nacional Herenigde de Malan, creyendo que el partido serviría a los intereses no solo de los blancos, sino específicamente de los afrikaners. Malan hizo campaña con la promesa de "proteger el carácter blanco de nuestras ciudades" y eliminar muchos de los ya escasos derechos de los que disfrutaban los sudafricanos negros. 8

Con una mayoría en la Cámara de la Asamblea Nacional el 26 de mayo de 1948, el Partido Nacional de Herenigde y sus aliados del Partido Afrikaner fortalecieron las leyes discriminatorias de Sudáfrica, implementando el sistema de apartheid para segregar las razas del país y garantizar el dominio de la minoría blanca.


María Isabel Rey

Mary Elizabeth King es politóloga y autora de aclamados libros sobre resistencia civil, el más reciente "Lucha gandhiana no violenta e intocabilidad en el sur de la India: el Vykom Satyagraha de 1924–25 y los mecanismos del cambio". Es profesora de estudios sobre la paz y los conflictos en la Universidad para la Paz afiliada a la ONU, Distinguished Rothermere American Institute Fellow en la Universidad de Oxford, Gran Bretaña, y directora del James Lawson Institute. Su especialidad académica en el estudio de la acción noviolenta data de cuatro años trabajando en Atlanta y Mississippi para el movimiento de derechos civiles de los Estados Unidos de la década de 1960 como personal del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos, o SNCC. Allí aprendió los fundamentos de la lucha noviolenta del Reverendo James M. Lawson en esta profunda experiencia que definiría su vida. Su sitio web es maryking.info.

Más de Mary Elizabeth King
El genio de la inquebrantable disciplina noviolenta de John Lewis
¿Podemos celebrar los logros de Gandhi y al mismo tiempo aprender de sus errores?
Cómo se puede honrar mejor el Verano de la Libertad de Mississippi

Encuentro que esta pieza es interesante por varias razones: primero, busca aclarar & # 8211 o, al menos explicar & # 8211, algunas de las controversias que rodean el legado y la reputación de una de las personas más grandes que jamás haya vivido, Mohandas. K. Gandhi. En segundo lugar, llama la atención sobre una de las limitaciones clave de la reciente #CancelCulture, donde se hacen llamadas a completamente & # 8220bury & # 8221 personas por sus errores y decisiones pasadas & # 8212 sin darles espacio para el cambio y / o la evolución. De hecho, no podría & # 8217t estar más de acuerdo con la autora cuando mencionó que & # 8220 los estándares actuales no pueden usarse para juzgar a alguien o eventos de un período completamente diferente & # 8230 [y que] los seres humanos evolucionan, y & # 8230 [deben, por lo tanto, ser evaluados de manera integral, conscientes de sus situaciones contextuales] & # 8221. Creo que este tipo de pensamiento y amonestación hará mucho bien a la lucha #Cancelar mientras continúan sus esfuerzos para moldear e influir en el comportamiento público.

Sin embargo, tengo problemas con el artículo por su lectura selectiva y presentación de la participación de Gandhi en el movimiento negro en Sudáfrica. Hay demasiado esfuerzo (un poco exagerado, en mi opinión) para proyectar a Gandhi como consciente y preocupado por las necesidades y luchas de la población negra en Sudáfrica. Esto simplemente no era cierto. Ahora, antes de seguir adelante, permítame decirle que no creo que la falta de conciencia o preocupación de Gandhi por los sudafricanos negros deba anular todos los otros buenos proyectos en los que participó. Pero debería abrirnos los ojos al hecho de que , como seres humanos, estamos más preocupados por las cosas que nos interesan y / o nos afectan que por las que afectan a otros individuos. Solemos iniciar y / o unirnos a movimientos y actividades que promuevan la causa de nuestros intereses o de las personas cercanas a nosotros. Podríamos simpatizar con & # 8212 y tomar lecciones de & # 8212 las luchas que enfrentan otras personas que no se parecen a nosotros o que no se relacionan con nosotros, pero difícilmente tomamos medidas en su nombre a menos que tales acciones vuelvan a ayudarnos de una manera o el otro (para avanzar en nuestras carreras, mejorar nuestra imagen pública, retrasar / destruir las injusticias a las que nos enfrentamos, etc.). Como muchos de nosotros, Gandhi vio las luchas que enfrentaba la población & # 8216negro & # 8217 en Sudáfrica y se solidarizó con ellas. Pero nunca actuó en su nombre porque tal acción no beneficiaría a la causa de la población india & # 8212 que describió como & # 8220anterior & # 8221 o más allá del estatus de los sudafricanos negros (kaffir) para ser colocados en su nivel.

El autor menciona el artículo de 1906 de Gandhi en el Indian Opinion, en el que enfatizaba que los movimientos de liberación de la India y los negros sudafricanos deberían permanecer separados pero & # 8230 & # 8220 pueden fortalecerse mutuamente para instar a sus derechos comunes ”, como prueba de que apoyaba a los sudafricanos negros a que se les concedieran sus derechos. Pero lo que es clave, y no se aborda en este artículo, es el uso de & # 8220common rights & # 8221 por parte de Gandhi en lugar de & # 8220equal rights & # 8221. Hay un contexto importante para su uso de la palabra & # 8220common & # 8221. A lo largo de su estancia en el país, Gandhi buscó convencer a los británicos (y a sus aliados) de que los indios eran superiores en muchos aspectos a la población negra sudafricana. Se negó no solo a aceptar un trato desigual por parte de los & # 8220whites & # 8221 como indio, sino también a ser tratado con más respeto que los sudafricanos negros inferiores. Él creía que a pesar de que la población negra & # 8212 quien describió como & # 8220 vagos & # 8221 y & # 8220savages & # 8221 en su carta de 1893 al parlamento de Natal & # 8212 merecía algunos derechos, no tenían los mismos derechos que los & # 8220whites & # 8221 o los indios. Se tomó serios problemas con cualquier intento de mezclar a los indios con los africanos o de tratarlos igual que ellos. Tomemos, por ejemplo, la carta que escribió en 1904 a un funcionario de salud de Johannesburgo en el sentido de que el consejo & # 8220 debe retirar Kaffirs & # 8221 de un tugurio insalubre llamado & # 8220Coolie Location & # 8221, donde un gran número de africanos vivían junto a los indios.En esta carta escribe que, & # 8220 acerca de la mezcla de los cafres con los indios, debo confesar que lo siento con más fuerza & # 8230 [y exijo atención inmediata]. & # 8221 Evidentemente, estaba preocupado por cualquier intento de asociar a los indios con los africanos. mientras que en Sudáfrica. Además, si realmente creyera que los africanos merecen & # 8220 iguales derechos & # 8221, podría haber continuado sus llamados en su nombre mientras se encontraba en su misión en la India, o al menos se habría retractado de algunos de los comentarios despectivos que hizo sobre ellos como lo hizo con muchos. de las primeras posiciones controvertidas que asumió sobre los grupos minoritarios en la India.

En fin, permítanme reiterar que no soy de la escuela de pensamiento que cree que Gandhi debe ser #Cancelado por sus (in) acciones hacia la comunidad negra sudafricana. Creo que es un verdadero héroe que allanó el camino para los movimientos sociales y el activismo, y continúa teniendo un impacto masivo (positivo) en nuestro mundo de hoy. Sin embargo, también creo que cualquier esfuerzo por pintar una imagen diferente de sus verdaderas posiciones sobre el tema del África negra hace un gran flaco favor a nuestra búsqueda de aprender colectivamente de las deficiencias y deficiencias de grandes personas como él & # 8212 y nos coloca en el camino a seguir. camino para repetir esos mismos errores al no recordarnos a nosotros mismos que, como Gandhi, los humanos podemos estar menos interesados ​​en tomar medidas sobre los problemas que generalmente no nos afectan.

Encuentro que esta pieza es interesante por varias razones: primero, busca aclarar, o al menos explicar, algunas de las controversias que rodean el legado y la reputación de una de las personas más grandes que jamás haya vivido, Mohandas K. Gandhi. En segundo lugar, llama la atención sobre una de las limitaciones clave de la reciente #CancelCulture, donde se hacen llamados a "enterrar" a las personas por sus errores y decisiones pasadas, sin dejarles espacio para el cambio y / o la evolución. De hecho, no podría estar más de acuerdo con la autora cuando mencionó que “los estándares actuales no pueden usarse para juzgar a alguien o eventos de un período completamente diferente ... [y que] los seres humanos evolucionan, y ... [por lo tanto, deben evaluarse de manera integral, conscientes de sus situaciones contextuales] ”. Creo que este tipo de pensamiento y amonestación hará mucho bien a la lucha #Cancelar mientras continúan sus esfuerzos para moldear e influir en el comportamiento público.

Sin embargo, tengo problemas con el artículo por su lectura selectiva y presentación de la participación de Gandhi con el movimiento negro en Sudáfrica. Hay demasiado esfuerzo (un poco exagerado, en mi opinión) para proyectar a Gandhi como consciente y preocupado por las necesidades y luchas de la población negra en Sudáfrica. Esto simplemente no era cierto. Ahora, antes de seguir adelante, permítame decirle que no creo que la falta de conciencia o preocupación de Gandhi por los sudafricanos negros deba negar todos los otros buenos proyectos en los que participó. Pero debería abrirnos los ojos al hecho de que nosotros, como Los seres humanos, se preocupan más a menudo por las cosas que nos interesan y / o nos afectan que por las que afectan a otros individuos. Solemos iniciar y / o unirnos a movimientos y actividades que promuevan la causa de nuestros intereses o de las personas cercanas a nosotros. Podríamos simpatizar con las luchas que enfrentan otras personas que no se parecen a nosotros o que no se relacionan con nosotros, y podemos aprender de ellas, pero difícilmente actuamos en su nombre a menos que tales acciones regresen para ayudarnos de una forma u otra (para avanzar en nuestras carreras, mejorar nuestra imagen pública, retrasar / destruir las injusticias a las que nos enfrentamos, etc.). Como muchos de nosotros, Gandhi vio las luchas que enfrentaba la población "negra" en Sudáfrica y se solidarizó con ellas. Pero nunca actuó en su nombre porque tal acción no beneficiaría a la causa de la población india - que él vio como "por encima" o más allá del estatus de los sudafricanos negros (kaffir) para ser colocados a su nivel.

El autor menciona el artículo de 1906 de Gandhi en el Indian Opinion, en el que enfatizaba que los movimientos de liberación de la India y los negros sudafricanos deberían permanecer separados pero "pueden fortalecerse mutuamente para exigir sus derechos comunes", como prueba de que apoyaba a los negros. A los sudafricanos se les entregan sus derechos. Pero lo que es clave, y no se aborda en este artículo, es el uso de Gandhi de "derechos comunes" en lugar de "derechos iguales". Hay un contexto importante para su uso de la palabra "común". A lo largo de su estancia en el país, Gandhi buscó convencer a los británicos (y a sus aliados) de que los indios eran superiores en muchos aspectos a la población negra sudafricana. Se negó no sólo a aceptar un trato desigual de los "blancos" como indio, sino también a ser tratado en las mismas condiciones que los sudafricanos negros. Creía que aunque los africanos, a quienes describió como "vagos" y "salvajes" en su carta de 1893 al parlamento de Natal, merecían algunos derechos, no tenían los mismos derechos que los "blancos" o los indios. Se tomó serios problemas con cualquier intento de mezclar a los indios o tratarlos como iguales a los africanos. Tomemos, por ejemplo, la carta que escribió en 1904 a un funcionario de salud en Johannesburgo que el consejo "debe retirar Kaffirs" de un barrio marginal insalubre llamado "Coolie Location" donde un gran número de africanos vivían junto a los indios. En esta carta escribe que, "acerca de la mezcla de los cafres con los indios, debo confesar que lo siento más fuertemente ... [y exijo su remoción inmediata]". Evidentemente, estaba preocupado por cualquier intento de asociar a los indios con los africanos mientras se encontraba en Sudáfrica. Además, si realmente creyera que los africanos merecen "los mismos derechos", podría haber continuado sus llamados en su nombre mientras estaba en su misión en la India, o al menos retractarse de algunos de los comentarios despectivos que hizo sobre ellos como lo hizo para muchos de los posiciones controvertidas que asumió sobre los grupos minoritarios en la India en las primeras etapas de su movimiento.

En fin, permítanme reiterar que no soy de la escuela de pensamiento que cree que Gandhi debe ser #Cancelado por sus (in) acciones hacia la comunidad negra sudafricana. Creo que es un verdadero héroe que allanó el camino para los movimientos sociales y el activismo, y continúa teniendo un impacto masivo (positivo) en nuestro mundo de hoy. Sin embargo, también creo que cualquier esfuerzo por pintar una imagen diferente de sus verdaderas posiciones sobre el tema del África negra hace un gran flaco favor a nuestra búsqueda de aprender colectivamente de las deficiencias y deficiencias de grandes personas como él, y nos encamina hacia el futuro. Repetir esos mismos errores al no recordarnos a nosotros mismos que, como Gandhi, los humanos podemos estar menos interesados ​​en tomar medidas sobre los problemas que generalmente no nos afectan.

Mary King, como de costumbre, escribe con tanta gracia, precisión y profundidad. Es útil ver a Gandhi como una persona que evolucionó de muchas maneras. Aquí se hace hincapié en sus puntos de vista sobre & # 8220race & # 8221 y las contribuciones positivas que hizo para promover los derechos comunes / nacionalistas y la igualdad de derechos. Sin embargo, mantuvo un sesgo hacia los africanos. El género es otra área en una sociedad profundamente patriarcal donde hizo contribuciones al estatus y la igualdad de la mujer. Sus puntos de vista sobre el género evolucionaron y, sin embargo, siguió siendo patriarcal de varias maneras. Supongo que lo que saco de este ensayo es la importancia de aprender y crecer. ¿Estamos dispuestos a cambiar individual y socialmente nuestros puntos de vista en función de nuestra experiencia? ¿Estamos dispuestos a seguir escuchando las voces marginadas? ¿Estamos dispuestos a hacer sacrificios personales por los demás?

Muy valioso. Encantado de encontrar más detalles para dar en respuesta a las acusaciones de que Gandhiji exhibió racismo mientras estaba en Sudáfrica. Estaba hablando con una joven de ascendencia india criada en los Estados Unidos después de que nos arrestaran por el tema del clima en DC. Se había enterado de que Gandhi había mostrado prejuicios contra los indios de piel más oscura de la India. ¿Te importaría abordar eso en algún momento?

Escucho a la gente decir que no deberíamos juzgarlo hoy por los estándares que tenía en ese entonces, pero eso no es cierto porque recuerde esa misma época y antes.
Había millones de blancos en los Estados Unidos racistas que no estaban en absoluto de acuerdo con la esclavitud o que los africanos eran inferiores a los blancos.
A Ghandi no le importaba nadie más que su gente y eso no sería un problema excepto por el hecho de que trató enérgicamente de hacer que su raza pareciera más civilizada que los africanos.
y como siempre los europeos pero él en su lugar.


¿Cuándo terminó la segregación en Sudáfrica y cómo?

No ha terminado por completo, pero las famosas leyes de segregación forzada (apartheid) estuvieron vigentes durante 41 años, de 1948 a 1989. Se eligió un gobierno democrático en 1994, que es el año oficial del fin del apartheid, pero legalmente todos era libre de ir como quisieran desde 1989. El apartheid tenía mucho que ver con el gobierno y el control de todo el país, así como con la segregación, y no solo con los derechos civiles como en Estados Unidos, porque, con mucho, la mayoría de los sudafricanos son negros. Aunque los blancos fueron finalmente una minoría muy pequeña en 1989, la demografía fue un poco diferente después de la Segunda Guerra Mundial. En 1948, cuando comenzó el apartheid, la población de Sudáfrica era aproximadamente dos tercios de raza negra. No es una coincidencia que la segregación terminara inmediatamente después de la caída del Muro de Berlín, señalando el fin del comunismo. La oposición al gobierno de la minoría blanca, el Congreso Nacional Africano, tenía una ideología del comunismo como su sistema oficial de gobierno económico. Aunque el apartheid era un sistema racista, también era la única otra opción para una Sudáfrica comunista. El gobierno blanco no solo tuvo que lidiar con cuestiones de derechos civiles y política, sino también con la economía. Si hubieran renunciado al poder antes del fin del comunismo, también habrían entregado simultáneamente todas sus propiedades y pertenencias personales. Visto bajo su propia luz, la segregación residencial fue extremadamente exitosa y continúa (informalmente) hasta el día de hoy. Este arreglo no terminará por algún tiempo, ya que es un hecho natural en todo el mundo.


Ver el vídeo: Peoples Century: Racismo