¿Qué fue la Declaración Balfour y cómo ha dado forma a la política de Oriente Medio?

¿Qué fue la Declaración Balfour y cómo ha dado forma a la política de Oriente Medio?

La Declaración Balfour fue la declaración de apoyo del gobierno británico en noviembre de 1917 para el establecimiento de "un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina".

Comunicada en una carta del entonces secretario de Relaciones Exteriores británico, Arthur Balfour, a Lionel Walter Rothschild, un sionista activo y líder de la comunidad judía británica, la declaración se considera generalmente como uno de los principales catalizadores de la creación del estado de Israel: y de un conflicto que aún continúa en el Medio Oriente hoy.

Con solo 67 palabras, es difícil creer que esta declaración pudiera haber tenido las enormes ramificaciones que tuvo. Pero lo que le faltaba a la declaración, lo compensaba en significado. Porque marcó la primera proclamación de apoyo diplomático al objetivo del movimiento sionista de establecer un hogar para el pueblo judío en Palestina.

En el momento en que se envió la carta, el área de Palestina estaba bajo el dominio otomano. Pero los otomanos estaban en el bando perdedor de la Primera Guerra Mundial y su imperio estaba colapsando. Solo un mes después de que se escribiera la Declaración Balfour, las fuerzas británicas habían capturado Jerusalén.

El Mandato Palestino

En 1922, en medio de las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, la Liga de Naciones le dio a Gran Bretaña el llamado "mandato" de administrar Palestina.

Este mandato fue otorgado como parte de un sistema de mandato más amplio establecido por las potencias aliadas que ganaron la guerra, bajo el cual administrarían territorios previamente controlados por los perdedores de la guerra con la intención de llevarlos hacia la independencia.

Pero en el caso de Palestina, los términos del mandato fueron únicos. La Sociedad de Naciones, citando la Declaración Balfour, requirió que el gobierno británico creara las condiciones para “el establecimiento del hogar nacional judío”, convirtiendo así la declaración de 1917 en derecho internacional.

Con este fin, el mandato requería que Gran Bretaña "facilitara la inmigración judía" a Palestina y fomentara el "asentamiento cercano de judíos en la tierra", aunque con la salvedad de que "los derechos y la posición de otros sectores de la población [no deberían] ser perjudicados". ”.

Avi Shlaim es profesor emérito de Relaciones Internacionales en St Antony's College, Oxford. Aquí analiza los antecedentes y las implicaciones de la histórica Declaración Balfour de noviembre de 1917.

Ver ahora

El legado de la declaración

Los líderes y grupos árabes y musulmanes de toda la región se han ocupado de la causa del nacionalismo palestino, lo que garantiza que el tema siga siendo una de las principales fuentes de tensión y conflicto en Oriente Medio. Ha jugado un papel en muchas de las guerras de la región, incluidas las guerras árabe-israelíes de 1967 y 1973 y la guerra del Líbano de 1982, y está en el centro de gran parte de la formulación y la retórica de la política exterior.

Pero aunque la Declaración Balfour puede haber llevado en última instancia a la creación de Israel, la carta de Lord Balfour nunca mencionó específicamente el establecimiento de un estado judío de ningún tipo, incluido uno en Palestina. La redacción del documento es ambigua y a lo largo de las décadas se ha interpretado de muchas formas diferentes.

Hasta cierto punto, sin embargo, la ambigüedad sobre a qué estaba declarando su apoyo el gobierno británico realmente no importa ahora. Las consecuencias de la Declaración Balfour no se pueden deshacer y su huella quedará en Oriente Medio para siempre.


David Byrne

Nota del editor: Recibí este correo electrónico el viernes pasado por la mañana de mi amigo Brian Eno. Lo compartí con mi oficina y todos sentimos la gran responsabilidad de publicar la nota digna y pesada de Brian. En respuesta, el amigo de Brian, Peter Schwartz, respondió con una explicación histórica reveladora de cómo llegamos aquí. Lo que está claro es que nadie tiene autoridad moral.

Siento que estoy rompiendo una regla tácita con esta carta, pero no puedo quedarme callado más.

Hoy vi una foto de un palestino llorando sosteniendo una bolsa de plástico con carne. Fue su hijo. Había sido destrozado (palabra del hospital) por un ataque con misiles israelíes, aparentemente usando su nueva arma fabulosa, bombas flechette. Probablemente sepa cuáles son: cientos de pequeños dardos de acero envueltos alrededor de explosivos que arrancan la carne de los humanos. El niño era Mohammed Khalaf al-Nawasra. Tenía 4 años.

De repente me encontré pensando que podría haber sido uno de mis hijos en esa bolsa, y ese pensamiento me molestó más que nada en mucho tiempo.

Luego leí que la ONU había dicho que Israel podría ser culpable de crímenes de guerra en Gaza, y querían lanzar una comisión al respecto. Estados Unidos no lo aceptará.

¿Qué está pasando en Estados Unidos? Sé por experiencia propia lo sesgadas que son tus noticias y lo poco que escuchas sobre el otro lado de esta historia. Pero, ¡por el amor de Dios! - No es tan difícil de averiguar. ¿Por qué Estados Unidos sigue apoyando ciegamente este ejercicio unilateral de limpieza étnica? ¿POR QUÉ? Simplemente no entiendo. Realmente odio pensar que es solo el poder de AIPAC y Hellip porque si ese es el caso, entonces su gobierno realmente es fundamentalmente corrupto. No, no creo que esa sea la razón, pero no tengo idea de qué podría ser.

La América que conozco y me gusta es compasiva, de mente amplia, creativa, ecléctica, tolerante y generosa. Ustedes, mis amigos estadounidenses más cercanos, simbolizan esas cosas para mí. Pero, ¿qué Estados Unidos respalda esta horrible guerra colonialista unilateral? No puedo resolverlo: sé que no sois las únicas personas como vosotros, entonces, ¿cómo es que todas esas voces no se escuchan o no se registran? Como es que no es tu espíritu en el que la mayor parte del mundo piensa ahora cuando escucha la palabra "América"? ¿Qué tan mal se ve cuando el único país que más que cualquier otro basa su identidad en las nociones de Libertad y Democracia luego va y pone su dinero exactamente donde está su boca? no es y apoya una teocracia rabiosamente racista?

Estuve en Israel el año pasado con Mary. Su hermana trabaja para UNWRA en Jerusalén. Mostrándonos alrededor estaban un palestino, Shadi, que es el esposo de su hermana y un guía profesional, y Oren Jacobovitch, un judío israelí, un ex mayor de las FDI que abandonó el servicio bajo una nube por negarse a golpear a los palestinos. Entre los dos pudimos ver algunas cosas desgarradoras: casas palestinas rodeadas por mallas de alambre y tablas para evitar que los colonos arrojen mierda y orines y usaran toallas sanitarias a los habitantes de los niños palestinos que iban camino a la escuela siendo golpeados por niños israelíes con béisbol. murciélagos entre los aplausos y las risas de los padres, todo un pueblo desalojado y viviendo en cuevas mientras tres familias de colonos se mudaron a sus tierras, un asentamiento israelí en la cima de una colina, desviando sus aguas residuales directamente hacia las tierras de cultivo palestinas debajo del Muro, los puestos de control y el infierno y todas las interminables humillaciones diarias. Seguí pensando: "¿Los estadounidenses realmente toleran esto? ¿Realmente piensan que esto está bien? ¿O simplemente no lo saben?".

En cuanto al Proceso de Paz: Israel quiere el Proceso pero no la Paz. Mientras 'el proceso' está en marcha, los colonos continúan acaparando tierras y construyendo sus asentamientos y el infierno y luego, cuando los palestinos finalmente estallan con sus patéticos fuegos artificiales, son martillados y destrozados con misiles de última generación y proyectiles de uranio empobrecido porque Israel 'ha un derecho a defenderse '(mientras que Palestina claramente no lo hace). Y las milicias de colonos siempre están felices de dar un puñetazo o destrozar el olivar de alguien mientras el ejército mira para otro lado. Por cierto, la mayoría de ellos no son israelíes étnicos: son judíos con 'derecho al retorno' de Rusia, Ucrania, Moravia, Sudáfrica y Brooklyn que llegaron a Israel recientemente con la idea de que tenían un inviolable (¡dado por Dios! ) derecho a la tierra, y que 'árabe' equivale a 'sabandijas': racismo sencillo de la vieja escuela entregado con la misma arrogancia y arrogancia desvergonzada que solían afectar los buenos chicos de Luisiana. Esa es la cultura que defienden nuestros impuestos. Es como enviar dinero al Klan.

Pero más allá de esto, lo que realmente me preocupa es el panorama general. Nos guste o no, a los ojos de la mayor parte del mundo, Estados Unidos representa a "Occidente". Así es El oeste eso se ve como un apoyo a esta guerra, a pesar de todo nuestro discurso prepotente sobre la moralidad y la democracia. Me temo que todos los logros de la civilización de la Ilustración y la cultura occidental están siendo desacreditados, para gran regocijo de los mulás locos, por esta flagrante hipocresía. La guerra no tiene ninguna justificación moral que yo pueda ver, pero tampoco tiene ningún valor pragmático. No tiene sentido la 'Realpolitik' kissingeriana, solo nos hace mirar malo.

Lamento cargarlos a todos con esto. Sé que estás ocupado y en distintos grados eres alérgico a la política, pero esto va más allá de la política. Somos nosotros derrochando el capital civilizatorio que hemos construido durante generaciones. Ninguna de las preguntas de esta carta es retórica: realmente no lo entiendo y desearía haberlo hecho.


Las manos galesas que dieron forma al conflicto de Oriente Medio

Hace casi 90 años, un hombre de Gwynedd llevó a los combatientes árabes a una asombrosa victoria sobre el poderoso imperio otomano, habiéndolos inspirado con su visión del autogobierno árabe en el Medio Oriente.

Hace casi 90 años, un hombre de Gwynedd llevó a los combatientes árabes a una asombrosa victoria sobre el poderoso imperio otomano, habiéndolos inspirado con su visión del autogobierno árabe en el Medio Oriente. Pero otro hombre, de la misma parte de Gales, ya había prometido algo de esa tierra al pueblo judío. Rhodri Clark compara a los galeses que dieron forma al Oriente Medio moderno

TOMA la carretera Pwllheli desde las afueras de la casa de la infancia de TE Lawrence en Tremadog y, seis millas más tarde, llegarás a Llanystumdwy, donde creció David Lloyd George.

Su crianza en estos pueblos pacíficos, ambos a poca distancia tierra adentro de la costa más al norte de Cardigan Bay, no es lo único que estos hombres tienen en común. Ambos dejaron su huella en la historia mundial al apoyar a los demandantes opositores de tierras en el Medio Oriente.

Es posible que ambos se hayan dejado llevar por sus propios ideales y su entusiasmo por crear un mundo mejor de posguerra. Al hacer un esfuerzo adicional, ayudaron a poner a Gran Bretaña en la situación embarazosa de haber prometido el mismo territorio a los demandantes rivales.

Ninguno de los dos podría haber imaginado que sus acciones podrían haber sembrado las semillas de décadas de conflicto entre Israel y Palestina.

¿Debería el pueblo galés de hoy tener un sentido de culpabilidad? Un concejal de los Valles de Gales del Sur cree que sí. Dice que sus décadas de campaña por la paz en Oriente Medio se deben en parte a la culpa por el papel de Gales.

La historia se remonta a 1917, cuando un número inimaginable de hombres ya habían muerto en acción en la Primera Guerra Mundial. Lloyd George, entonces primer ministro de guerra de Gran Bretaña, estaba ansioso por expulsar a los turcos otomanos de Oriente Medio, lo que debilitaría significativamente a sus enemigos.

TE Lawrence, un oficial de inteligencia de la región, fue reclutado para alentar y ayudar a una rebelión árabe contra los turcos. Creía que los árabes deberían gobernarse a sí mismos después de siglos bajo el yugo otomano. Su astucia, coraje y liderazgo valieron la pena cuando los árabes capturaron Damasco en octubre de 1918.

Sin embargo, rápidamente se desilusionó porque los grupos árabes pronto comenzaron a luchar entre sí.

Mientras que "Lawrence de Arabia", como se le conoció, estaba arriesgando su vida, y en un momento fue torturado por los turcos, Lloyd George estaba ocupado fomentando el apoyo judío. Algunos dicen que el líder liberal estaba motivado por un celo avivado por su trasfondo de inconformismo galés y quería que los sitios bíblicos no estuvieran en manos de los árabes. Otros dicen que estaba tratando de movilizar recursos judíos, particularmente a través de su influencia en Estados Unidos, para ayudar al esfuerzo bélico de Gran Bretaña.

Cualesquiera que sean sus razones, el resultado fue la Declaración Balfour de 1917.

Prometió a los judíos una patria en el Medio Oriente, la primera declaración de este tipo de una potencia mundial.

La declaración, que lleva el nombre del secretario de Relaciones Exteriores Arthur James Balfour, establece las opiniones de Gran Bretaña sobre cómo debería dividirse el Imperio Otomano después de la guerra. Dijo que el Gobierno aprobó el establecimiento de un "hogar nacional para el pueblo judío" en Palestina, "quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina", y que ayuda a conseguirlo. La declaración se incorporó posteriormente al tratado de paz con Turquía.

El poeta, novelista y académico Grahame Davies, experto en la historia de la escritura judía galesa, dice: “Lloyd George afirmó que su educación galesa inconformista, empapada de la historia de Israel y las promesas del regreso judío, lo había predispuesto a conceder la declaración .

“Ciertamente respaldó sus palabras con hechos, persiguiendo agresivamente la victoria sobre los turcos en Palestina y utilizando tropas galesas específicamente con fines propagandísticos.

“Hay un trabajo real por hacer para representar este episodio histórico extraordinario al pueblo galés, aunque solo sea para hacerles darse cuenta del papel crucial que jugaron su nación y sus actitudes en la creación de la situación actual en el Medio Oriente, y el responsabilidades que deberíamos sentir en consecuencia. Esos factores políticos y militares en el período de la Primera Guerra Mundial crearon las condiciones para lo que se convertiría en el estado judío ".

Ray Davies, un concejal de Caerphilly que durante mucho tiempo ha hecho campaña por la paz en el Medio Oriente, dice que siente cierta responsabilidad por el conflicto actual porque su galés lo conecta con Lloyd George. “Él y Balfour eran cristianos devotos. Balfour tiene toda la culpa de la declaración, pero Lloyd George tiene una responsabilidad aún mayor ”, dice Davies, quien recibió un disparo en la cabeza mientras hacía campaña en el Medio Oriente en 1994 y fue deportado de allí un año después.

“Lloyd George estaba incitando a Balfour a hacer incluso más de lo que estaba haciendo Balfour.

“Se veían a sí mismos como cruzados modernos. Pensaron que al hacer que los judíos regresaran, estarían protegiendo la cuna del cristianismo. Ha ocurrido exactamente lo contrario. Belén es uno de los barrios marginales más grandes de Oriente Medio.

"Si Lloyd George pudiera ver el resultado de sus esfuerzos, se estaría revolcando en su tumba".

El pacifista Rev Emlyn Richards, ministro de la capilla en Anglesey, dice que Gales es en parte responsable del conflicto actual entre israelíes y palestinos, a través de su asociación con el gobierno del Reino Unido. “Creo que Israel está bajo las garras de Estados Unidos. Gales está vinculada al gobierno británico, que apoya tanto a Estados Unidos y es tan reacio a condenar a Israel ”, dice Richards.

Él apoya la idea de que Lloyd George fue influenciado por la cultura de la capilla galesa, que experimentó un renacimiento en 1904-05 comparado con un "gran terremoto" por el entusiasta Lloyd George.

"Hay tendencias, como las que tenía Lloyd George, de considerar la historia de los judíos como demasiado sagrada", dice Richards. "Había un fundamentalismo de actitud; si la Biblia lo decía, era verdad".

Sin embargo, el rabino Mordechai Wollenberg, rabino de la comunidad judía ortodoxa de Cardiff, advierte contra la simplificación excesiva de una situación complicada. “La Declaración Balfour fue una declaración en principio, con la que estoy ampliamente de acuerdo. Nunca negó los derechos de los ciudadanos árabes. Puede haber problemas en la implementación, pero no creo que la declaración sea la culpable de eso ".

Dice que Israel ha ayudado a judíos que de otro modo habrían sido perseguidos.

“Escuchamos mucho sobre el lado conflictivo de las cosas. Sé por mis propios viajes a Israel que es mucho mejor de lo que la gente piensa. No todo es conflicto ".

También cree que hay gratitud hacia Lloyd George entre los judíos, que se identifican con la historia de Gales como un perdedor.

El historiador militar John Sadler dice que TE Lawrence era un inadaptado en las fuerzas armadas.

“Era un intelectual. Actuaba siguiendo órdenes, pero ejercía un cierto grado de iniciativa, independientemente de sus órdenes.

“Sintió que los árabes estaban siendo engañados y engañados. También sintió que el gobierno británico debería tener sus obligaciones principales hacia ellos, en lugar de los sionistas.

“No creo que fuera antisemita. Era un hombre bastante tolerante. Definitivamente era pro árabe.

“Lo que el gobierno no anticipó fue hasta qué punto esos árabes serían conducidos a una importante victoria militar por parte de Lawrence. Dijeron: "Puedes quedarte con lo que puedas tomar" sobre la base de que los árabes no tomarían mucho de los otomanos.

“Pero bajo el liderazgo de Lawrence tomaron Aqaba [el puerto del Mar Rojo] y Damasco. Eso impactó en los acuerdos políticos que se estaban proponiendo ”.

Él dice que Lawrence probablemente era ingenuo en sus esperanzas de la nacionalidad árabe, pero en ese momento nadie sabía cómo reaccionarían los grupos árabes a la libertad después de seis siglos de control otomano.

Para Lloyd George, la campaña de Lawrence fue un espectáculo secundario, ya que los alemanes estuvieron a punto de ganar la guerra en el frente occidental.

“Lawrence de Arabia estaba arriesgado. En gran parte, estaba fuera de contacto con sus superiores. Actuaba como un líder independiente de la facción árabe ”, dice Sadler, autor y profesor de la Universidad de Sunderland.

“Lloyd George tuvo que mirar el panorama general. El lobby judío era enormemente poderoso en Gran Bretaña y en Estados Unidos, y quería que los estadounidenses entraran en la guerra. En ese momento estábamos en bancarrota. Necesitábamos mantener el lobby financiero judío de nuestro lado ".

Lloyd George tenía estas consideraciones pragmáticas en mente cuando se redactó la Declaración Balfour, pero Sadler dice que también era un romántico al que le encantaba la idea de que los sionistas fueran al desierto para crear una civilización.

“Estaba en una posición difícil, dado que tenía una sólida formación religiosa. Como galés, también comprendió la idea del nacionalismo más que los ingleses.

“En retrospectiva, la Declaración Balfour debería haber sido un poco más detallada. Debería haber dicho que estaríamos buscando alguna forma de compromiso de partición, y la creación de un estado judío dependería de un compromiso viable con los árabes, y deberían concentrarse en ser buenos vecinos en lugar de enemigos mortales ".


Sionismo, Israel, Palestina y Paz

La palabra "sionismo" a menudo es utilizada por personas que saben muy poco o nada al respecto. El sionismo fue una reacción organizada a siglos de antisemitismo violento que amenazaba con acabar con el pueblo judío. Después de siglos de persecución y pogromos, la persecución activa de los judíos se había vuelto intolerable. Y en el horizonte estaba la completa mecanización de la sociedad. A mediados del siglo XX, el antisemitismo se mecanizaría. Los mismos métodos que organizaron y procesaron otras disciplinas para lograr la máxima eficiencia —industria, gobierno, guerra & # 8211— se aplicarían a las acciones más horribles y malvadas de la humanidad.

Incluso con una larga historia de persecución prácticamente incomparable entre las poblaciones del mundo, la persecución de los judíos a mediados del siglo XX entró en una fase que asombró y consternó incluso a los ciudadanos más cínicos y endurecidos del mundo. Las naciones del mundo decidieron que esto finalmente debía terminar. Sin forma de medir la imprevisibilidad de las repentinas violaciones de la civilidad o la racionalidad de la humanidad, las naciones del mundo determinaron que el pueblo judío necesitaba una patria, un lugar seguro para vivir. En 1948, la nación de Israel fue creada con tal propósito.

Esa es la historia que la mayoría de nosotros conocemos. Pero hay aspectos que lo hacen mucho más complicado, razones por las que el conflicto en Palestina no tiene soluciones simples. Es una historia de derechos básicos, el derecho a la propiedad de la tierra, el derecho a un hogar ancestral, el derecho a practicar una religión, el derecho a un trato justo, el derecho a un espacio adecuado para vivir y el derecho a la continuidad de tradiciones ancestrales. . La sorpresa para algunas personas puede venir del hecho de que no estamos hablando en este caso solo de judíos, sino también de árabes.

Antes que nada, debemos mirar la historia del sionismo y sus orígenes. A finales de la década de 1890, los pogromos se habían extendido desde Europa occidental hasta el último refugio de los judíos, su destino final en la huida de Europa, Polonia, Rusia y Ucrania. Incidentes como el pogromo de Kishinev, donde decenas de judíos fueron asesinados, cientos de heridos y 700 casas destruidas fueron endémicos, con más de 300 incidentes similares solo en 1896.

Al mismo tiempo, en París, un hombre llamado Theodore Herzl, que era abogado, periodista y autor, se había quedado atónito por el antisemitismo que rodeaba el caso Dreyfuss. La Francia aparentemente liberal había mostrado una oleada de antisemitismo extraordinaria e inesperadamente fuerte. Herzl se dio cuenta de que si esto podía suceder en Francia a principios del siglo XX, podría suceder en cualquier lugar, en cualquier momento y la única opción verdadera era una patria judía, un lugar al que los judíos podían retirarse en tiempos de persecución. Su idea era que los judíos eran perseguidos constantemente debido a su posición como forasteros en todos los países. Si los judíos pudieran ser tan odiados y vilipendiados como lo fueron incluso en la supuestamente tolerante y justa sociedad francesa de la belle époque, pensó Herzl, solo un estado judío estaría a salvo. Por supuesto, la historia ya había proporcionado muchos más ejemplos que el mero asunto Dreyfuss.

Persecución histórica de los judíos

Los judíos habían experimentado su parte de intolerancia mucho antes de la era moderna. Habían experimentado tanto prosperidad como desolación en la docena de siglos antes del cristianismo. En una conquista del Reino de Israel en el 722 a. C., los judíos de Israel fueron exiliados en pequeñas cantidades a todas las partes del Imperio Asirio, perdiendo sus identidades y su cultura. De esta experiencia surgieron los cuentos y las leyendas de las Diez Tribus Perdidas de Israel. En 597 a. C. el otro estado judío, el Reino de Judá, fue conquistado por los caldeos y 10,000 judíos fueron enviados a Babilonia. En este caso, aunque era un número gigantesco, todos fueron enviados al mismo lugar y continuaron con su religión y tradiciones.

Después de la Diáspora, que fue la expulsión y la prohibición de que los judíos ingresaran a partes de Palestina alrededor del año 130 d.C., los judíos se trasladaron a los países bálticos y al sur de Europa. Finalmente, algunos se mudaron a lo que ahora es Polonia, Ucrania y Rusia. Otros se movieron en dirección opuesta, hacia la parte occidental del norte de África y hasta España. Ya en el 391 d. C. tenemos cartas del emperador Teodosio en las que instruyen a los puestos avanzados en el Imperio Romano para que se abstengan de una mayor destrucción y profanación de sinagogas, ya que los judíos y su religión no estaban prohibidos. Oficialmente no hubo persecución, pero la carta misma demuestra que las sinagogas estaban siendo destruidas a principios de la Edad Media.

Pero en el año 438 d.C., mientras que la práctica del judaísmo era legal, los judíos estaban restringidos de las oficinas locales y aunque los templos judíos todavía no podían ser destruidos (aunque es interesante que en este momento en el Sacro Imperio Romano los templos paganos pudieran ser destruidos) no se podían destruir nuevos templos judíos. construido. A los pocos cientos de años de la era cristiana, hubo una competencia religiosa entre cristianos, judíos, religiones heréticas y los restos del paganismo.

A medida que el cristianismo se convirtió en la religión dominante, las declaraciones de los emperadores se volvieron cada vez más represivas. A mediados del siglo VI, algunas comunidades cristianas estaban obligando a los judíos a convertirse, derribando sinagogas y haciendo que los judíos ayudaran a construir basílicas en el lugar.

En 610 d. C. en España, el rey visigodo Sesbut prohibió el judaísmo. Los sucesivos gobernantes visigodos en España, así como los gobernantes en Francia, comenzaron a exigir que los judíos se convirtieran o fueran expulsados. Para el año 700, las regulaciones antisemitas estándar, como la identificación, la exclusión y la restricción, que se convirtieron en parte de la vida antisemita en Europa, ya estaban en camino de ser codificadas.

Los judíos en España pudieron vivir, en su mayor parte y durante algún tiempo, con mucha seguridad junto con musulmanes y cristianos. En algunas áreas incluso florecieron. Pero cuando los cristianos expulsaron a los musulmanes, la represión volvió. Para el año 1066 d.C., la ruptura del dominio moro brindó una oportunidad para que el antisemitismo comenzara en serio. Lo hizo, con una venganza, cuando más de 4.000 judíos fueron masacrados en Granada.

En 1096, la Primera Cruzada desencadenó una vorágine de violencia contra los judíos que no cesaría en 500 años. Los príncipes cristianos de Europa no solo querían vengarse de los mahometanos, sino que también querían represalias de los judíos por "matar a Cristo". Por supuesto, algunos con mentalidad más política podrían haber acusado a los príncipes de utilizar tácticas genocidas para aliviar convenientemente parte de su deuda. Con muy pocas ocupaciones abiertas para ellos, los judíos se habían convertido en prestamistas de la nobleza.

Los cruzados, tanto campesinos como príncipes, atravesaron las comunidades renanas de Speyer, Metz, Mainz y Worms con total devastación. Como muchos judíos intentaron escapar hacia el este, otros cruzados los alcanzaron y masacraron no solo a los habitantes de lugares como Magdaberg y Praga, sino a los judíos que habían huido allí. Un segmento de los cruzados siguió a los judíos a Hungría, pero el rey, harto de saquear y saquear, primero los desarmó y luego los mató a todos.

Nuevamente en la Segunda Cruzada en 1147 d. C. y hasta bien entrado el siglo siguiente, miles de judíos fueron asesinados en Francia. En España, a los judíos se les permitió existir de forma independiente durante un tiempo. Pero lo impredecible volvió a ocurrir cuando Enrique II, medio hermano de Pedro I que había protegido a los judíos, en 1360 inició persecuciones que masacraron a 12.000 judíos en Toledo. La vida en España siguió siendo peligrosa para los judíos bajo Juan I, y en 1391 una turba se amotinó y asesinó a 4.000 judíos en las calles de Sevilla.

En otras partes de Europa, la persecución fue la misma. Los judíos fueron expulsados ​​completamente de Gran Bretaña en 1290 y de Francia en 1306. En Alemania, cuando la peste negra comenzó a afianzarse, se acusó a los judíos de causar la plaga al envenenar los pozos. En 1348, sospechando de un médico judío y después de torturarlo hasta que confesó falsamente haber envenenado pozos, la gente quemó a todos los judíos de Basilea. A medida que la plaga empeoraba y la histeria aumentaba, los judíos alemanes que no escaparon fueron quemados por decenas de miles.

En 1349, comunidades judías enteras en Erfurt, Bruselas y Estrasburgo fueron aniquiladas, mientras que otros judíos fueron enviados a Polonia. En 1389, una acusación contra un niño judío se convirtió en un motín que masacró a 3.000 judíos en Praga. Desesperados, los judíos se trasladaron de Europa a Polonia y luego a Rusia, donde había menos conflictos y más espacio.

Los que se quedaran en Europa, sobre todo en España, seguirían con el peligro como compañero constante. En 1480, bajo el reinado de Fernando e Isabel de España, Torquemada se convirtió en jefe de la Inquisición. Bajo su liderazgo, la Inquisición obligó a 200.000 judíos a salir de España, a otros 50.000 a convertirse al catolicismo y asesinó a otros 2.000.

En Mecklenberg, en 1492, un judío fue sorprendentemente acusado de apuñalar un trozo de la Sagrada Eucaristía, el pan utilizado en el sacramento de la comunión. Veintisiete judíos fueron asesinados en un pogrom resultante.

En la década de 1540, durante la era de la reforma, Martín Lutero escribió en "Sobre los judíos y sus mentiras" que los judíos estaban llenos de "heces del diablo ... que se revuelcan como cerdos". Animó y logró que muchos judíos fueran exiliados de las tierras del Sacro Imperio Romano. En 1612, un pastor calvinista en Frankfurt reimprimió las obras antisemitas de Lutero, usándolas para despertar emociones contra los judíos que eventualmente resultaron en el asesinato de 3.000 judíos y la expulsión del resto. Más tarde fue ejecutado por las autoridades luteranas, pero ya era demasiado tarde para los judíos de Frankfurt.

En 1648, incluso Polonia no era segura para los judíos. Cuando los cosacos cruzaron el río Dnieper en una revuelta contra la Commonwealth polaco-lituana y el Imperio ruso, diezmaron cientos de aldeas polacas, matando a los judíos a medida que avanzaban. Algunas estimaciones son que con el tiempo murieron hasta 100.000 judíos, otras estimaciones son aún mayores.

Aún enfrentándose a cuotas, restricciones laborales y burlas por parte de muchos en Europa Occidental, a fines del siglo XVIII, muchos judíos habían sido literalmente expulsados ​​al este de Polonia. En 1791, muchas de estas tierras quedaron bajo el dominio ruso, y la emperatriz rusa Catalina la Grande decretó que habría un área donde los judíos podrían vivir, trabajar y dentro de la cual podrían viajar libremente, llamada Pale of Settlement. A los judíos en otras partes de Rusia no se les permitió viajar libremente, aunque también es cierto que a la mayoría de los campesinos también se les prohibió viajar fuera de sus propias aldeas en ese momento.

Sin embargo, en 1821 estallaron disturbios o "pogromos" contra los judíos, lo que dio inicio a la comprensión internacional del término. Comenzaron en Odessa y luego se repitieron en 1859, y en 1871. En 1881 comenzaron graves pogromos en todo el territorio. En cientos de comunidades, como Odessa, Kiev, Kishinev, Minsk, Rostov-on-Don y muchas ciudades y pueblos más pequeños, que se estima en más de 600 comunidades diferentes, hubo golpizas, violaciones, asesinatos, destrucción de hogares judíos y saqueos de su propiedad.

Entre 1881 y 1924, cuando se establecieron cuotas restrictivas, más de 2 millones de judíos emigraron de Rusia, Polonia, Galicia, Rumania, Hungría y otros lugares de Europa oriental y occidental a los Estados Unidos. En solo dos años, 1891, cuando los judíos fueron expulsados ​​de Moscú y 1892, la inmigración de Rusia se triplicó a más de 200.000. En los peores 12 meses de los pogromos rusos, 1905-1906, más de 154.000 judíos emigraron a Estados Unidos.

Por lo tanto, Herzl apenas entendía el problema. De hecho, lo peor estaba por llegar. Hasta el punto en que comenzó a pensar en un estado judío, había habido más que suficiente persecución antisemita para justificar tal visión. Lo que ya se ha enumerado aquí fue una pequeña fracción de la persecución total. Literalmente, hubo decenas de miles de incidentes de este tipo. Así que había buenas razones para pensar que una patria judía, sin importar lo acogedor que pareciera Estados Unidos en ese momento, era una solución razonable.
En lo que respecta a la inmigración a Estados Unidos, no fue ilimitada. Si bien ofreció una alternativa bienvenida a los judíos de Europa occidental, donde los judíos también habían experimentado la exclusión y la persecución, estaba más lejos, implicaba aprender una nueva cultura y un nuevo idioma. Pero nadie en ese momento podía haber previsto el grado de despotismo e inhumanidad que se produciría en Europa dentro de cincuenta años. La historia les había demostrado a los judíos que podían estar a favor en una década solo para ser expulsados ​​en la década siguiente. Sabemos de la experiencia judía incluso en los Estados Unidos ... clubes restringidos, vecindarios, cuotas universitarias ... difícilmente una sociedad perfecta. En 1900, ¿qué podía decirse de que un país que sólo 35 años antes había liberado esclavos aceptaría con certeza la hermandad universal?

Luego vino el Holocausto. Los judíos de Europa occidental habían sido líderes en erudición, ciencia, música, filosofía e industria durante generaciones. En la década de 1930, la mayoría se consideraba a sí mismos alemanes, franceses, austriacos, británicos, belgas o escandinavos a nivel nacional y judíos a nivel religioso. Habían luchado por sus países y habían contribuido enormemente a la cultura y la economía de los países donde vivían.

Pero incluso eso no ayudó. Para 1933, el mal en el mundo había vuelto a cambiar. Europa occidental se estaba volviendo más antisemita nuevamente, particularmente en Alemania, Austria, España e Italia. El fascismo se estaba apoderando de la gente de Europa occidental.

En una docena de años, los nazis y otros países fascistas y colaboradores habían matado a 5.934.000 judíos de una población judía europea total, 8.862.000, o el 67%. Mataron a 9 de cada 10 judíos en Polonia y los países bálticos, al 88% de los judíos en Alemania y Austria. Asesinaron al 90% de los judíos en el llamado Protectorado (República Checa, Bohemia, Silesia y Moravia). Incluso Herzl nunca habría anticipado este tipo de genocidio industrializado. Otros judíos lo hicieron, pero ya era demasiado tarde.

Sionismo y Palestina

Después de la muerte de Herzl, Chaim Weizmann, un distinguido químico y entusiasta sionista, se convirtió en uno de los líderes del movimiento sionista y se convirtió en presidente en 1920. Weizmann estudió química en el Instituto Politécnico de Darmstadt, en la Technical Hochschule de Berlín y en la Universidad. de Friburgo en Suiza. Dio una conferencia en la Universidad de Manchester y en 1910 se convirtió en ciudadano británico. Generalmente se le reconoce como el padre de la fermentación industrial. Utilizó este proceso para desarrollar acetona, una sustancia química utilizada en la preparación de cordita, un explosivo utilizado con artillería y armas similares. Con esta contribución a las municiones británicas, Weizmann se hizo amigo del primer ministro británico Balfour.
Weizmann vivió en Inglaterra hasta 1937 cuando se mudó a Israel. En los primeros años del siglo XX pudo persuadir al primer ministro Balfour de que los judíos necesitaban una patria. Sugirió que los judíos podrían tener una patria mediante la separación de algunas tierras en la patria original de los judíos, ahora Palestina obligatoria. Ya, ya en la década de 1880, los judíos de Europa del Este habían comenzado a llegar a Palestina, donde aproximadamente el 90% de la población había sido árabe hasta el tercer cuarto del siglo XIX.

Los británicos dominaron las decisiones sobre la geografía del Medio Oriente después de que la Primera Guerra Mundial derribara al Imperio Otomano. La Declaración Balfour, que decía que los judíos deberían tener un hogar en Palestina, aunque no exclusiva, fue por tanto un pronunciamiento muy importante, que alentó las acciones sionistas. Por otro lado, el rey Faisal de Irak y su padre habían recibido promesas sobre el nacionalismo árabe, incluida Palestina. Los árabes sintieron que se entendía que los árabes recibirían antiguas tierras tribales después de la Primera Guerra Mundial. Así que hubo pronunciamientos conflictivos y algo contradictorios por parte de los británicos. No obstante, el momento parecía propicio para que los judíos fueran considerados para tierras en Palestina, al menos alguna parte del Mandato donde pudieran encontrar refugio, un hogar en el desierto.

Los árabes palestinos tenían pocos derechos y libertades bajo el antiguo Imperio Otomano. Básicamente eran agricultores que habían vivido en la misma tierra durante generaciones. Los judíos en la primera ola de inmigración temprana, o Aliyah, a principios de la década de 1880, ascendían a solo 25000 a 35000 inmigrantes, en su mayoría de Rusia, algunos con habilidades menores y otros trabajadores agrícolas. Para los árabes que no habían experimentado la inmigración a Palestina antes, incluso esto parecía un gran número. Amenazó sus estilos de vida, tradiciones y prácticas religiosas.

Para 1905 o 1906, hubo dos inmigrantes masivas más, una desde aproximadamente 1905 hasta la Primera Guerra Mundial y la segunda después de la guerra hasta aproximadamente 1922 o 1923. Ese grupo comprendía alrededor de 70.000 judíos en total. En total, entre 1881 y 1923, alrededor de 100.000 judíos emigraron al Imperio Otomano en Arabia a lo que más tarde se convirtió en Palestina Mandataria. Todavía era un porcentaje muy pequeño de la población.

Como resultado de más persecuciones en Europa del Este, ya pesar de las cuotas establecidas por los británicos sobre la inmigración judía, Palestina vio a otros 90.000 judíos emigrar entre 1924 y 1929. Ahora había aproximadamente doscientos mil judíos en Palestina. La población judía, que no había sido más del 5% a mediados del siglo XIX, ahora superaba el 25%.

En 1929, una disputa sobre el Muro Occidental en Jerusalén, que parece haber sido causada por un sermón de un rabino sionista demasiado entusiasta, alarmó e incitó a las comunidades árabes locales a la violencia. Hubo un motín en el que ya se veían los contornos de los conflictos que se avecinaban. Según el informe británico sobre los disturbios, durante la semana del 23 al 29 de agosto, aproximadamente 133 judíos murieron y 198 resultaron heridos. En el mismo período, 116 árabes murieron y 232 resultaron heridos.

La población judía de la Palestina obligatoria estaba aumentando. Había crecido a unos 382.000 en 1936 y la población árabe a 982.000. (Aunque otras cifras dicen que los judíos constituían sólo alrededor del 27% de la población palestina total). La inmigración judía, en gran parte en violación de las cuotas enumeradas, aumentó las tensiones. En respuesta, los árabes formaron bandas cuyo trabajo consistía en hostigar a las comunidades judías locales, pero los británicos, que eran la agencia encargada de hacer cumplir la ley, fueron atraídos. Durante tres años, de 1936 a 1939, los árabes se rebelaron contra el dominio británico y la inmigración judía. El número de muertos fue sin duda al menos 3000 árabes muertos hasta quizás hasta 5000. Varios cientos de judíos, tal vez hasta 500, murieron y varios cientos de militares británicos. Fue un desastre sangriento, pero al final los británicos prevalecieron.

En este punto, conviene señalar una cosa sobre la inmigración judía y la compra de tierras. Está bastante claro en el registro histórico que no se dispone de registros confiables sobre la propiedad de la tierra en las áreas que fueron Palestina durante el período otomano hasta al menos 1860. En ese momento, sabemos con certeza que las tribus beduinas ocuparon el área y causaron Caos para los agricultores locales. Los agricultores locales luego confiaron en las autoridades otomanas, que recogieron una gran parte de la tierra. Debido a la inseguridad y la inestabilidad, muchos agricultores perdieron sus tierras por deudas o las vendieron a grandes propietarios. Había pocos pequeños agricultores propietarios de tierras. La mayor parte de la tierra estaba en manos de ricos inversores árabes, que vivían en lugares tan lejanos como Beirut o Damasco, gran parte de la cual les fue vendida o cedida por las autoridades otomanas. Un buen porcentaje de árabes, por lo tanto, eran básicamente agricultores arrendatarios o ocupantes ilegales, con riego mínimo, a menudo en condiciones de paludismo, acosados ​​de vez en cuando por bandas de beduinos merodeadores. De todas las versiones, que variaba en confiabilidad desde tan oficial como la Comisión Peel hasta tan informal como el diario de viajes de Mark Twain, el área en su conjunto no era una comunidad agrícola asentada.En la segunda mitad del siglo XIX, de hecho, muchas comunidades pequeñas habían desaparecido.

Así que la revuelta árabe comenzó en 1936 y continuó hasta 1939. Las fuerzas británicas atacaron brutalmente a la población árabe. Las organizaciones judías compraban cada vez más tierras en grandes extensiones a los terratenientes ausentes. Al principio, gran parte de la tierra era literalmente un pantano o un desierto, pero finalmente, a medida que se vendió esa tierra baldía, las organizaciones judías compraron tierras más valiosas. Sin embargo, se estima que solo entre el cinco y el diez por ciento de la tierra se consideraba fértil. Las compras de ese terreno serían significativas.

En 1935, aproximadamente 2.000.000 de dunams (500.000 acres) de los cuales solo alrededor del 25% habían sido comprados por inmigrantes judíos individuales estaban en manos de tres grandes organizaciones judías, incluido el Comité Nacional Judío. Esta organización y las otras dos eran en gran parte colectivos financiados por grandes y pequeñas donaciones de judíos de todo el mundo, pero particularmente de Europa oriental y occidental.

Los inmigrantes judíos y los sionistas iban desde aquellos que simplemente querían un lugar para aparcar a sus familias libres de persecución hasta aquellos sionistas dedicados a la religión que querían un estado mucho más grande y totalmente judío que abarcara gran parte de la Palestina original. Antes de la Segunda Guerra Mundial, incluso los grupos árabes organizados no eran rival para el ejército británico, cuyo trabajo era mantener la paz en Palestina. Aunque los británicos no eran particularmente amigables con los judíos inmigrantes, el grupo judío Haganah trabajó con los británicos contra el terrorismo árabe, ya que parte de él estaba dirigido a los colonos judíos.

Al final de los combates en 1939, cuando intervino la Segunda Guerra Mundial, los árabes tenían una fuerza organizada de unos 10.000. Los británicos habían reprimido brutalmente su revuelta, tanto contra su gobierno como contra los colonos judíos. La guía dominante hasta ese punto había sido el Libro Blanco de Churchill de 1922, que prescribía dos resultados para Palestina. Primero, que mantendría al menos parcialmente un área como patria para los judíos, y segundo, que cualquier partición tendría áreas claras y distintas tanto para judíos como para árabes. Mientras tanto, la inmigración judía se limitaría solo a niveles que fueran económicamente viables.

Por supuesto, en el momento de la declaración en 1922 nadie, incluido Churchill, previó los horrendos acontecimientos de 1933 a 1945 en Alemania y Europa del Este. Obviamente, a finales de la década de 1930, era esencial escapar a cualquier lugar desde Alemania. Naturalmente, sería preferible escapar a un área donde un gran número de otros judíos vivieran con relativa seguridad. Palestina no solo era la patria putativa del pueblo judío, sino que tenía la protección británica y ya había sido designada por los británicos esencialmente como un lugar de refugio. Por lo tanto, aunque los británicos se negaron a aumentar las cuotas de inmigración legal, la inmigración ilegal continuó.

Otro problema fue la creación del mandato de Transjordania. Como un gesto al Sharif de La Meca, Hussein bin Ali y su hijo el rey Faisal I, que habían ayudado a los británicos en la Primera Guerra Mundial, el área al oeste del río Jordán fue designada como Transjordania y gobernada por el rey Abdullah I, el hermano. del rey Faisal de Irak y el hijo de Hussein bin Ali. Esta partición estableció un estado al este del río Jordán en el que el emir tendría prácticamente autoridad y en el que no se aplicaría ninguna de las disposiciones para una patria judía en el mandato de Palestina. Cuando esto sucedió en 1922, efectivamente redujo la cantidad de tierra para una Palestina divisible, la tierra disponible para asentamientos judíos (y palestinos) en al menos la mitad.

A medida que se avecinaba la Segunda Guerra Mundial, en junio de 1939, el gobierno británico de Neville Chamberlain publicó un Libro Blanco complementario como administradores del Mandato Palestino. Este documento permitió a los británicos prescindir de los problemáticos asuntos de Palestina en los que acababan de completarse tres años de debilitante acción policial. Permitiría a los británicos centrarse en su principal problema, que para entonces sabían que era una Guerra Mundial, que, como sucedió, comenzaría dentro de apenas 90 días.

El Libro Blanco presenta algunas cuestiones sencillas. Los británicos decretaron que no más de 75,000 inmigrantes judíos podrían ingresar a Palestina entre 1940-1944. Habría un estado palestino independiente establecido dentro de diez años. Y los judíos podrían comprar poca o ninguna tierra por el momento.

Durante la guerra, ambos bandos intentaron atraer a la población árabe. Los nazis intentaron tentar a Haj Amin al-Husseini, el líder árabe en Palestina para que uniera a los árabes a la causa nazi. Hizo transmisiones de radio, los ayudó a reclutar conversos para la causa nazi y finalmente pasó la guerra en Alemania. Los judíos se organizaron durante la guerra. Con la llegada de los nazis al norte de África, los judíos de Palestina se prepararon para lo peor.

La percepción general es que los países árabes se inclinaron un poco hacia las potencias del Eje debido a la actitud de Hitler hacia los judíos. Debido a esto, sintieron que una victoria del Eje, aunque no la situación óptima, permitiría el control total de Palestina y acabaría con la influencia judía en el área. Los judíos en Palestina organizados con los británicos, crearon el Palmach como una unidad de defensa interna. Organizaron una brigada judía con oficiales judíos y algunos británicos que combatieron en Italia en 1944-1945.

No tenemos estadísticas confiables sobre la inmigración judía a Palestina durante o inmediatamente después de la guerra. Todos están expresados ​​en números que implican especulaciones sobre cuántos llegaron, cuántos pudieron ingresar, cuántos ingresaron ilegalmente y cuántos fueron rechazados, devueltos a sus destinos originales o a instalaciones de retención en lugares como Chipre. Pero sabemos que 100.000 inmigraron a Israel en 1948 legalmente. Por lo tanto, no debería ser exagerado imaginar que un número igual llegó en 1946, otro número igual en 1947. Había numerosas agencias, barcos, organizaciones que enviaban a ex miembros del Holocausto y aquellos que todavía estaban siendo perseguidos en Europa del Este a Israel. Por lo tanto, desde 1939 hasta 1948, un número conservador de inmigrantes totales podría estimarse entre 250.000 y 300.000.

El Estado de Israel y los conflictos

Solo entre 1948 y 1950, medio millón de judíos inmigraron a Israel. Eso fue en un país donde la población árabe de Palestina en ese momento (1947) era de aproximadamente 1.290.000. Entonces, la población judía de Palestina, ahora (1948) en alrededor de 608,000, agregaría 500,000 más, un total de 1.2 millones, para 1950. Creo que el sionista más dedicado vería que los árabes, el 85% de la población a fines del siglo XIX , podría estar preocupado de que el movimiento hacia una mayoría judía fuera implacable.

El crecimiento de la población en Israel, así como la continua alta inmigración, ha llevado a la población de poco más de un millón en la era de la posguerra a alrededor de 8 millones, de los cuales alrededor de 6,4 millones son judíos. Ahora, no importa lo que piense de Israel o los palestinos, y no importa lo que piense de la forma en que se han manejado las cosas desde que Israel fue declarado un estado internacional independiente, eso es una transformación masiva. Ningún árabe, sentado en un oasis en el desierto o bajo un olivo en el año 1900, podría haber imaginado tal cantidad. Dudo que los judíos o los judíos sionistas comprendieran siquiera las proporciones en las que evolucionaría todo este proceso.

No mitiga los hechos. Hay hechos claros sobre la persecución de los judíos, incluso hoy, incluso en una tierra del tamaño de Nueva Jersey que el mundo les dio. Pero ahora hay una solución. Y esa solución es una paz negociada con los palestinos. El odio palestino a los judíos no es el mismo odio, el mismo odio fanático irracional ... no importa lo que digan ... como los judíos experimentaron en todas esas otras situaciones. Los judíos y los árabes vivieron juntos en una simbiosis a menudo incómoda, pero también poco bélica, de generación en generación. La invasión, y seamos realistas, eso es lo que fue hasta 1948, de los colonos sionistas en Palestina cambió esa relación. Y ahora los fanáticos de ambos lados, pero particularmente del lado agresor, el lado que se siente agraviado, usan cualquier retórica odiosa y exagerada que creen que unirá su causa. Esto no es infrecuente en la revolución y en la guerra.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el asesinato de seis millones de judíos y la culpa colectiva sentida por todos los gentiles racionales e imparciales del mundo decidieron la cuestión de una patria judía. Los límites de la declaración Balfour y la posterior aclaración de Churchill de 1922 se restablecieron en 1947 cuando la ONU dividió Palestina en estados judíos y árabes.

Ahora bien, cabe decir que la historia de las particiones propuestas ha sido variada y la ocupación de tierras después de guerras e incursiones ha creado aún más confusión. Pero hay algunas cosas que se pueden decir. La primera es que el plan propuesto por las Naciones Unidas en 1948, al que Israel estuvo de acuerdo y los árabes no, le habría dado a Israel unos 14.000 kilómetros cuadrados. Hoy, después de todos los combates, la ocupación y los nuevos asentamientos, Israel tiene unos 20.700 kilómetros cuadrados.

Debe decirse que el plan de 1948 fue un intento, como sucede tan a menudo en la política internacional, de llegar a un punto medio feliz que, francamente, limitaría el territorio al que Israel podría traer más inmigrantes mientras creaba dos estados relativamente iguales con algunos puntos en común. áreas y una cierta viabilidad económica mutua. No era el mejor de todos los mundos posibles, era lo mejor de lo que estaba disponible considerando las circunstancias mundiales en ese momento. Recuerde que esto sucedía en medio de países europeos que renunciaban a todas sus antiguas posesiones coloniales. Eso, combinado con la simpatía por los judíos, difícilmente proporcionó un buen contexto para los árabes que eran vistos en gran parte como no agrarios, inestables, beduinos y de naturaleza nómada. Sea cierto o no, esta era la opinión del mundo. Y no excusa la apropiación ilegal de tierras, dondequiera que haya ocurrido.

Las declaraciones de Israel como un país separado y las guerras resultantes han cobrado su precio. La llamada "Guerra de Independencia de Israel" de 1948 comenzó en mayo de 1948 cuando no sólo palestinos sino ejércitos de otros países árabes —Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Irak— más entradas posteriores, Arabia Saudita y Yemen entraron en el área asignada a Israel dentro de Palestina y atacó los asentamientos israelíes y las fuerzas militares israelíes. El resultado para los palestinos de esta guerra de aproximadamente diez meses fue que Israel retuvo su territorio y ganó alrededor del 60% de los territorios palestinos fuera de las delimitaciones territoriales originales de 1948 de Israel.

Después de la guerra de 1948, Israel devolvió grandes áreas al control árabe. Devolvieron el Sinaí a Egipto por completo y regresaron a los límites naturales del estado de Isreali. Y los israelíes se retiraron del sur del Líbano, de la Franja de Gaza y de los Altos del Golán.

Pero la guerra de 1948 causó grandes desplazamientos y eventualmente condujo a la inmigración en ambos sentidos. Como resultado de la guerra, unos 700.000 árabes, refugiados y otros abandonaron lo que ahora es Israel y nunca regresaron. Y a mediados de la década de 1990, casi un millón de judíos habían emigrado o habían sido expulsados ​​de países árabes y habían emigrado a Israel.

Hasta este punto, el número de refugiados palestinos que han podido regresar de todos los conflictos ha ascendido a solo algo así como el 1-2%. Hay casi un millón y medio de refugiados palestinos que viven en 50-60 campamentos en todo el Medio Oriente. Las leyes israelíes que permiten la compra & # 8211 algunos dirían que la confiscación & # 8211 de la propiedad de los ex palestinos es un problema enorme al que se enfrentan estos refugiados. Otras leyes israelíes dificultan incluso el regreso de los refugiados. Así entra en otro tema, el tema del Derecho al Retorno, que está claramente establecido en el derecho internacional, al que Israel no se adhiere actualmente.

Todo esto debe verse en contexto. En 1967, después de repetidos ataques de la OLP contra Israel y algunas otras acciones entre Israel y Jordania e Israel y Siria, Egipto movilizó fuerzas en la frontera israelí en la península del Sinaí. Como resultado, Israel realizó ataques preventivos contra Egipto y Siria e hizo incursiones en Cisjordania, Gaza y el Sinaí. En seis días, Israel no solo había derrotado a las fuerzas combinadas de Egipto, Siria y Jordania, así como a algunos palestinos, sino que también controlaba la Franja de Gaza, la península del Sinaí, Cisjordania, los Altos del Golán y Jerusalén Este. Gran parte de este territorio nunca ha sido devuelto y constituye la base de gran parte de la controversia actual entre Israel y los palestinos.

Los propios estados árabes fueron definidos por los británicos y los franceses en el período poscolonial. Nada menos que Israel, el territorio que ahora es Irak, que llamamos Siria e incluso Jordania ... todos estos eran mapas extraídos del botín de la Segunda Guerra Mundial y la necesidad de sacar a las potencias europeas de lo que eran tierras semíticas de Oriente Medio. . En esto, la combinación del arte británico y francés, con la aquiescencia de otros países en las Naciones Unidas, redibujó los mapas del mundo post-otomano.

Esto dejó a los saudíes a cargo de la Península Arábiga (pronto se encontrará una vasta riqueza petrolera) y a los hachemitas en Transjordania. Aparte de la guerra con Israel, los conflictos y rivalidades entre las diversas facciones árabes y persas han dado forma a la política de Oriente Medio y África del Norte desde entonces.

Después de las guerras: conflictos y soluciones

Durante las décadas posteriores a la guerra de 1948, hubo una persistente campaña de bombardeos árabes y otros dos ataques árabes a gran escala contra Israel, 1967 y 1973. Por lo tanto, durante la década de 1970, se consideró que Israel tenía la autoridad moral basada en el Holocausto. y comportamiento árabe hacia los judíos desde antes de 1948. También existía la simpatía legítima en todo el mundo por un país pequeño y joven, legalmente establecido por la voluntad de la gran mayoría de las naciones, que luchaba por sobrevivir contra una variedad de árabes más grandes y muy ricos. naciones. Sin embargo, a partir de la incursión israelí en el Líbano a principios de la década de 1980, esa posición moral comenzó a erosionarse.

Nadie debe tomar a la ligera la guerra árabe-israelí de 1967 pasando por alto y simplemente reconociendo su ocurrencia y las consecuencias políticas. Sí, los israelíes lo ganaron. Lo hicieron, si es que alguien gana una guerra. Después de que todas las personas han muerto, han sido mutiladas, las casas destruidas y las personas desplazadas, los ganadores son pocos. Pero el resultado de esa guerra ha influido en el resto de las negociaciones y ha dado a los grupos terroristas palestinos la munición moral, o al menos una excusa que suena legítima para llevar a cabo ataques letales contra las comunidades israelíes.

Uno de los problemas es que hay aproximadamente 2.000.000 de árabes viviendo en Cisjordania, con unos 500.000 israelíes. Los israelíes continúan agregando asentamientos judíos en Cisjordania, que es legalmente tierra árabe, simplemente ocupada por Israel. En consecuencia, los asentamientos israelíes son ilegales según el derecho internacional. Israel se niega a aceptar esto, a pesar de que 164 naciones distintas han declarado Cisjordania y Jerusalén Este como Territorio Ocupado. Por tanto, Cisjordania está dividida. En algunas áreas está gobernado por la Autoridad Palestina y en otras por Israel. Mientras tanto, continúan los asentamientos israelíes.

Para aquellos que no conocen la geografía de Israel y Palestina, el área tiene la forma de Illinois. Cuando lo miras en un mapa, es alto y delgado, con el río Jordán y el Jordán donde estaría Indiana y el mar Mediterráneo donde estaría el río Mississippi. En la parte inferior no hay San Luis, sino tierra árida y Egipto y en la parte superior hay un área llamada los Altos del Golán donde estaría Chicago, y luego Siria. Cuando se creó la tierra de Israel en 1948, se suponía que los árabes tenían la tierra que ahora llamamos "Cisjordania", un pedazo de tierra aproximadamente a la mitad del país, en el río Jordán, que se extiende aproximadamente dos tercios del camino. hacia el Mediterráneo a la izquierda e incluyendo las ciudades de Ramallah, Jerusalén y Bethlem en el medio. Israel tenía dos puertos marítimos en el Mediterráneo, Haifa y la capital, Tel Aviv. (Los israelíes llaman a Jerusalén su capital, a pesar de que Jerusalén era parte de las tierras árabes originales y es parte de los territorios ocupados, todavía en disputa. Todas las embajadas del mundo están en Tel Aviv. Una vez más, la idiotez religiosa reina aquí). Los palestinos también tienen una extensión de tierra en la parte inferior izquierda llamada Franja de Gaza y una sección en la parte superior, cerca de Siria.

Por supuesto, esto nunca sucedió. Los países árabes atacaron inmediatamente después de que Israel fuera declarado país. El resultado, en esa guerra y las batallas posteriores fue que los palestinos perdieron alrededor de dos tercios de Gaza, perdieron toda el área alrededor de los Altos del Golán y al menos un tercio de la parte media que llamamos Cisjordania. Es en esta sección central, que, con la Franja de Gaza restaurada, los asentamientos israelíes han llegado a la tierra que antes era Palestina, no Israel. En general, la posición de Israel es que esta es una tierra conquistada como resultado de la guerra y no está obligado a devolverla. El resto del mundo no está de acuerdo.
Como resultado, el resultado es que los israelíes dicen… .Danos la paz y nosotros… negociaremos… sobre la devolución de tu tierra. Los árabes dicen, devuélvanse nuestra tierra y no tendremos ninguna razón para no darles la paz. Pero el conflicto en sí mismo ha creado obstáculos. Los árabes viven en un territorio mucho más pequeño de lo que es posible vivir decentemente para el tamaño de su población. Los israelíes dictan la política en casi toda la zona que antes era Palestina. El resultado es que sin acción ... sin promesas (esto ha sucedido durante más de 30 años) ... los palestinos tienen muchas menos esperanzas de una vida fructífera y ahora consideran una vida fructífera haber matado a un grupo de israelíes.

El mayor problema con la paz en el área hoy son los territorios ocupados. Si los hechos en disputa realmente rodean la tierra, entonces forman el problema restante con las relaciones israelíes y palestinas. Si Israel, que se formó como un respiro de los ataques a su religión, tiene la intención de mantener la religión judía como un foco central de su país, entonces no hay más opción que tener la presencia de las Naciones Unidas para administrar Jerusalén. De lo contrario, sería posible tener un estado secular en el que cristianos, judíos y musulmanes pudieran compartir los "lugares santos". Si bien esto puede parecer irracional para muchos en todo el mundo, está claro que muchos en el Medio Oriente, incluidos los judíos, todavía albergan supersticiones y creencias premedievales. Hasta que la ciencia demuestre completamente que todos esos mitos son irracionales para la mayoría de los habitantes de los países de Oriente Medio, la religión será un gran obstáculo, ya que no tiene una base racional para la discusión.

Encontrar soluciones reales

Los acuerdos de Oslo parecen ser una base sólida desde la que comenzar el debate. Según la definición del acuerdo de Oslo, el Área C, el 99% de la cual está excluida del uso palestino, contiene la mayoría de los recursos naturales y los espacios abiertos de Cisjordania.Según el Banco Mundial, (difícilmente una organización radical) el acceso a estos recursos y espacios abiertos permitiría a los palestinos reducir a la mitad su déficit presupuestario y llevar a una expansión de su economía en un tercio.
El Área C incluye la mayoría de los asentamientos israelíes, algo así como 150. En 1972, solo había 1.000 colonos israelíes viviendo en lo que ahora es el Área C. Para 1993, su población había aumentado a 110.000. Pero, a partir de 2014, suman algo así como 350.000, frente a 150.000 palestinos. El problema con el Área C, sin embargo, es que no está controlada por los árabes, mientras que contiene aproximadamente el 60% de la tierra cultivable productora de alimentos. Además, los residentes árabes no tienen acceso a los servicios disponibles para otros palestinos en las Áreas A y B. Por lo tanto, la solución real, desagradable para los israelíes pero inconfundible, es tomar los tres asentamientos más cercanos a Israel que tienen alrededor del 80% de todo el asentamiento. población y anexarlos. Luego, haga de Jerusalén una ciudad abierta con administración internacional y devuelva la capital de Israel a Tel Aviv, que efectivamente es ahora. Luego tome el resto de Cisjordania y el área original de la Franja de Gaza y devuélvalas al control árabe y declare Palestina. Inmediatamente. Dejemos que la comunidad internacional elabore las sanciones para quienes no cumplan. Dejemos que los ejércitos del mundo entren y fuercen el cumplimiento, matando a personas de ambos lados, tal como se está haciendo ahora. La vida es una puta y luego mueres, pero al menos si cumples, no morirás mañana por una bomba o un cohete.

Algunas personas dicen que Estados Unidos no puede controlar lo que los israelíes están dispuestos a hacer. Tenemos demasiados defensores judíos aquí en el país. Pero si realmente consideras todas las posibilidades, por ejemplo, que Estados Unidos se ponga del lado de los países árabes en contra de Israel, habría mucho apoyo para eso si Israel no deja de bombardear la Franja de Gaza. ¿Crees que se necesitaría más de un embargo árabe para que las comadrejas en el Congreso acepten un acuerdo árabe-estadounidense de las cuestiones fronterizas de Isreali? Hay una docena de otras formas, y los israelíes lo saben. Simplemente jugarán el juego del poder mientras el congreso estadounidense sea totalmente ineficaz.

Según un informe de la Unión Europea de 2013, las políticas israelíes en la zona han socavado la presencia palestina allí, con un deterioro de los servicios básicos como el suministro de agua, la educación y la vivienda. Casi el 70% de las aldeas palestinas no están conectadas a la red de agua que abastece a los colonos, lo que explica el hecho de que los palestinos de la zona utilizan solo entre un cuarto y un tercio del consumo per cápita de los colonos.

La pregunta ante las organizaciones e instituciones adecuadas responsables de llevar este triste estado de cosas a un resultado relativamente equitativo para ambas partes es si ambas partes realmente quieren la paz y gobiernos que proporcionen beneficios económicos y seguridad a largo plazo para sus ciudadanos. Ambas partes deben renunciar a algunas de sus ridículas demandas religiosas. Ambas partes deben comprometer la seguridad. Ambas partes deben acordar ajustes en la tierra y los recursos. Si no pueden ponerse de acuerdo, solo quedan dos opciones. Oblígalos a hacer lo que es correcto para la gente.

Para los israelíes, como mínimo, pondría fin a los asentamientos, restauraría gran parte de las tierras árabes, las tierras ocupadas, y cedería parte del control de las áreas árabes mantenidas solo por razones religiosas. Cuando se trata de salvar la vida de los niños o sacarlos de la miseria, puedes creer esto: Dios o Alá aprobarían algunos ajustes a las antiguas tradiciones religiosas. Podemos obligar a los israelíes a hacerlo. Podemos obligar a los palestinos a hacer cualquier cosa. El trabajo consiste simplemente en decirles la verdad a los judíos estadounidenses. Luego haga una votación o una encuesta. Los judíos de este país son tan honestos y compasivos como es posible. Dejemos que nuestra política exterior siga la encuesta. Incluso si pierde y la propaganda gana, mírelo de esta manera: tendríamos otros $ 3 mil millones al año para gastar en nuestras propias escuelas.

Para aquellos que dicen que los palestinos no estarán de acuerdo, incluso con cualquier propuesta razonable impuesta (si es necesario) a los israelíes, en realidad es más sencillo tratar con ellos. Reúna a los jefes de Francia, Gran Bretaña, los otros países europeos, Australia, Corea del Sur, Canadá y algunos otros. No necesitaría hablar con un mayor número de personas que esos líderes. Acuerde que si los palestinos no aceptan las propuestas que Estados Unidos ha obligado a ofrecer a Israel, entonces los dejaremos a todos, judíos y árabes, morir como perros en sus propios disparos. Si no quieren vivir felices y prósperamente, lo que estas propuestas les ayudarían a hacer, simplemente déjelas de lado para siempre. E Israel. Dejemos que los dos bandos, los árabes… ..todos los árabes… .y los israelíes. Que se maten entre ellos, a sus hijos y nietos. Después de todo, ya hemos hecho lo suficiente por dos grupos de personas que no nos han dado nada a cambio excepto dolor, terrorismo y confusión. Si no pueden aceptar propuestas razonables de ambos lados, aislarlos del mundo y dejar que se maten entre sí.

Los acuerdos de Oslo han dado un buen comienzo. Haga un seguimiento incorporando los tres asentamientos que abarcan al 80% de los colonos israelíes ilegales, todos dentro de las 5 millas de la "zona verde", en Israel. Básicamente, esto volvería a dibujar el mapa de Israel y permitiría que otros colonos, tal vez con alguna compensación del gobierno, se mudaran a esos territorios. En cualquier caso, están y estarían ilegalmente en territorio palestino. Parte de la propuesta sería que podrían quedarse allí si quisieran. Sin embargo, sería Palestina, no Israel. A continuación, las Naciones Unidas establecerían una comisión para administrar Jerusalén. Sería una comisión perpetua a menos que y hasta que los dos países presentaran un plan de mutuo acuerdo que ambos firmarían, momento en el que la comisión de la ONU se disolvería y se marcharía. A continuación, Israel cedería más tierra al nuevo estado palestino, quizás al sur de Belén a lo largo del Mar Muerto, o se expandiría desde la antigua Gaza. Esto compensaría las tierras que han tomado los asentamientos judíos ilegales, las que hasta ahora no han sido devueltas ... tierras muy valiosas ... y compensaría a los cientos de miles de desplazados que legalmente tienen derecho a regresar.

A muchas personas les gustaría crear una ilusión. La ilusión es, como dijimos al principio, que miles de años de persecución judía terminaron con el desarrollo de una patria nacional para los judíos. Por tanto, dentro de ese Estado, y dentro de esos principios internacionales, no hay lugar para el debate. Pero hay espacio para el debate. La respuesta está en los detalles, no en la situación vista en general. Como hemos mostrado, cientos de miles de judíos llegaron ilegalmente a Palestina. Con el aumento de la población y la subsiguiente inmigración legal e ilegal al nuevo estado de Israel, esas familias de inmigrantes ahora se cuentan por millones. Grandes organizaciones internacionales compraron tierras palestinas. No había nada ilegal al respecto. Pero tampoco había nada de malo con los Credit Default Swaps, pero a todos nos gustaría una segunda oportunidad con las personas que los crearon. Independientemente de lo que piense de Fatah, Hamas o la OLP, todo esto les sucedió a los árabes que eran personas sencillas, que vivían en tierras que habían habitado durante milenios.

Otro punto es este. Además de los que ahora viven en Israel, hay millones de judíos que viven en todo el mundo. Muchos en los Estados Unidos tienen doble ciudadanía con Israel. Entonces, teóricamente, pueden veranear en los EE. UU. Y pasar sus inviernos en Israel en lugar de Miami Beach. ¿Es eso justo? Estamos hablando ahora de un trato equitativo de los ciudadanos de un área geográfica con espacio limitado.

Si los israelíes no pueden basarse en los principios básicos de equidad, probablemente sea imposible llegar a un acuerdo. No importa qué lado tenga la ventaja hoy, las cosas pueden cambiar en un mes, un año o una década. Ambas partes deben considerar la posibilidad de que cualquiera de las dos pueda terminar en destrucción total si no pueden llegar a un terreno común.

En cualquier caso, es hora de que Estados Unidos deje en claro al mundo que si los judíos y árabes en Israel y Palestina no aceptan políticas racionales y esto significa una acción real e inmediata por parte de los israelíes, no meras promesas, y una aceptación real por parte de los palestinos. sin rencor o cualquier acto terrorista futuro & # 8211 entonces nos lavamos las manos de todos los resultados futuros y ya no apoyaremos a ninguna de las partes militar o financieramente.


Nacionalismo árabe

¿Qué es el nacionalismo árabe ?:Esta sección del conflicto árabe-israelí se ocupará de la historia del nacionalismo árabe y de cómo sigue siendo una fuerza activa en el Medio Oriente. El nacionalismo árabe, en pocas palabras, fue el movimiento de un estado totalmente árabe y, como otros movimientos nacionalistas de la historia, el Movimiento Nacionalista Árabe quería unificar a los árabes. El movimiento & # 8217s quería crear una nación árabe pura con el idioma árabe y el Islam como sus dos piedras angulares. El nacionalismo árabe fue esencialmente un movimiento ideológico contra la penetración occidental en el Medio Oriente y el Imperio Otomano. Muchos árabes creían que el Imperio Otomano había perdido sus raíces islámicas con Mustafa Kemal Ataturk implementando ideologías occidentales en la sociedad turca. Además, muchos árabes estaban descontentos con la influencia de las potencias occidentales como Gran Bretaña y Francia. El impulso del nacionalismo árabe disminuyó un poco con el auge del sionismo y los conflictos entre árabes e israelíes, sin embargo, el nacionalismo árabe todavía está bien y vivo hoy en el Medio Oriente.

Aquí hay una buena explicación de lo que realmente es el nacionalismo árabe por 4 profesores e historiadores. En esta página exploraremos qué es el nacionalismo árabe, cómo surgió el nacionalismo árabe y qué es el nacionalismo árabe hoy. Con suerte, a través de esta página entenderemos completamente el nacionalismo árabe, lo que nos dará una mejor comprensión del conflicto árabe-israelí.

Esta es una muy buena fuente sobre la historia del nacionalismo árabe de Martin Kramer.

Inicios del Movimiento Nacionalista Árabe: Alrededor de 1913, cuando el Imperio Otomano estaba en gran declive, un grupo de grupos reformistas árabes se reunieron en París, Francia para formar el Congreso Árabe, sobre todo al-Fatat (& # 8220The Young Arab Society & # 8221). Este fue uno de los primeros comienzos oficiales del concepto de nacionalismo árabe. En general, el propósito de este congreso fue discutir reformas entre los pueblos árabes y romper con las potencias otomanas y no árabes en el Medio Oriente. El congreso estableció algunos de los principios más importantes del nacionalismo árabe, siendo el árabe el idioma unificador del pueblo árabe. Sin embargo, la religión no era tan importante en comparación con la cultura y el idioma árabes (sin embargo, fue un factor principal, el hecho de que los árabes cristianos contribuyesen al movimiento nacionalista árabe sugirió que la religión no era un factor importante).

Figuras influyentes: A lo largo del nacionalismo árabe ha habido muchos líderes influyentes que iniciaron y avanzaron el movimiento. Aquí, se destacarán dos líderes influyentes, Sayyid Qutb y Gamal Abdel Nasser. Ambos de Egipto (con razón, considerando que Egipto era el epicentro del mundo árabe en cultura, idioma, académicos y ciencias religiosas) establecieron las bases para el movimiento del nacionalismo árabe con sus muchas obras y, en el caso de Nasser, un carisma excepcional.

Sayyid Qutb (izquierda) es conocido por su amplio conocimiento del Corán. Su comentario de 30 volúmenes, Fi Zilal al-Qur & # 8217an, es una de las obras más influyentes del mundo musulmán. Es el fundador de la Hermandad Musulmana, que se construyó en torno al concepto de panarabismo. En general, no era un nacionalista de ninguna manera, pero su postura sobre el anti-occidentalismo y un solo Estado islámico son algunos de los pilares del nacionalismo árabe, por lo que vale la pena mencionarlo.

Sayyid Qutb tenía una opinión muy alta de los Estados Unidos, eran un estado relativamente nuevo, eran cristianos y experimentaron una prosperidad abundante, por lo tanto, en 1949 Qutb fue a visitar los Estados Unidos para ver cómo tenían tanto éxito. Lo que encontró Qutb fue, a sus ojos, muy repulsivo y malvado. Qutb vio la segregación, el racismo contra los no blancos y la obsesión de Estados Unidos con la carne (es decir, sexo, drogas y rock and roll). Regresó a Egipto con una opinión muy diferente de Occidente y Estados Unidos. Qutb argumentó que Oriente Medio estaba ocupado por Occidente y sus valores mundanos. Para resolver este problema, pensó que la jihad contra estos ocupantes era la única forma de expulsarlos del mundo musulmán. Junto con la yihad, Qutb creía que debería crearse un Estado islámico para devolver al mundo islámico a sus & # 8220 años dorados & # 8221 antes de la penetración occidental.

****** Aquí hay un comentario sobre la visita de Sayyid Qutb & # 8217 a los Estados Unidos. TENGA EN CUENTA: esto es desde una perspectiva occidental, por lo que está un poco sesgado, sin embargo, este es un buen video sobre cómo obtener la perspectiva de Qutb & # 8217 de los EE. UU. ********

El otro actor en el movimiento nacionalista árabe (me gustaría señalar en este punto al nacionalismo árabe también se puede referir con el término panarabismo y la unificación de los pueblos árabes) fue el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser. El presidente Nasser vino con ganas de modernizar y secularizar Egipto tomando a Egipto del antiguo régimen (una monarquía) y colocándolo en el siglo XX. Nasser estableció una unión temporal con Siria, la República Árabe Unida (UAR), con Nasser como presidente. El propósito de la UAR era principalmente expulsar a los comunistas sirios y eliminar cualquier oposición a la unión dentro de Egipto y Siria. Nasser también declaró la guerra a Israel en 1967, la Guerra de los Seis Días, al estar convencido de que Israel iba a atacar a Siria. Nasser quería la destrucción total de Israel y creía que el pueblo árabe estaría más que dispuesto a luchar por los derechos del pueblo palestino. Esto terminó en desastre con la derrota de las fuerzas árabes (Egipto, Jordania y Siria). En general, tanto Nasser como Qutb tuvieron una gran influencia en la creación y el avance de los ideales nacionalistas árabes. Muchas de sus opiniones se pueden ver hoy más específicamente en la región israelí-palestina.

***** Aquí hay un buen comentario en youtube sobre el nacionalismo árabe y Gamal Adbel Nasser. *****

Los partidos Ba & # 8217ath, Hezbollah, Nacionalista Socialista Sirio y Hamas: En esta sección veremos brevemente algunos partidos islámicos influyentes que promueven el nacionalismo árabe y los ideales islámicos. Todos son famosos por varias razones y son buenas referencias a las diversas ideologías dentro del espectro nacionalista árabe. En general, veremos qué representa cada partido y cómo se relacionan con el nacionalismo árabe.

La fiesta de Ba & # 8217ath: El partido Ba & # 8217ath está presente en todo el Medio Oriente, pero solo ha ocupado el poder en Siria e Irak. Representa la ausencia de influencias extranjeras y la unidad nacional en todos los estados árabes. Lo interesante del partido Ba & # 8217ath es que muchos de los fundadores eran árabes cristianos, lo que demuestra que el movimiento nacionalista árabe no se basa necesariamente en la religión, sino en la etnia.

Hezbollah: Hezbollah tiene su sede en Shi & # 8217i y es prominente en el Líbano. Una de las posturas de Hezbollah es la eliminación del estado de Israel y la unificación de la ummah o mundo islámico.

Partido Social Nacionalista Sirio (SSNP): El SSNP en general representa el nacionalismo sirio y que Siria es para los sirios y sus principios. El partido comparte rasgos socialistas comunes como el control gubernamental y una fuerte presencia del ejército. En general, el SSNP no está tan preocupado por la unificación de los árabes, pero dado que Siria está compuesta en su mayoría por sirios, el SSNP comparte valores y objetivos comunes de los partidos pro-árabes en todo el Medio Oriente.

Hamás: Hamas es un partido palestino sunita que está en contra de los estados de Israel y está a favor de un Estado palestino islámico. Fue fundada durante la primera Intifada entre Israel y Palestina. En Occidente, Hamas es conocido por sus ataques terroristas en el área palestino-israelí. Hamás puede estar relacionado con la Hermandad Musulmana y su ideología.

El nacionalismo árabe hoy y la evolución del nacionalismo palestino: Hoy en día, el nacionalismo árabe no es tan significativo como lo fue a mediados o finales del siglo XX. En la mayoría de los casos, el nacionalismo árabe ha sido reemplazado por el nacionalismo egipcio o el nacionalismo palestino. Aunque estos movimientos nacionalistas no son exactamente árabes, comparten la misma ideología que el nacionalismo árabe. Por ejemplo, el nacionalismo palestino se alimenta principalmente de la presencia de Israel y la reclamación de la tierra que Israel ha robado (desde el punto de vista palestino). Además, el movimiento es muy anti-occidental.

Breve descripción del nacionalismo palestino: En pocas palabras, el nacionalismo palestino provino del panarabismo y luchó por el autogobierno palestino y derrocó a los gobernantes no árabes dentro de Palestina. El movimiento palestino realmente despegó después de la creación de Israel, que fue ordenada por los británicos en la Declaración Balfour. Sin embargo, el movimiento palestino existió durante la época del Imperio Otomano con Muhammad Ali estableciendo una dinastía extranjera en la región. Durante ese período, tres familias notables iniciaron rebeliones y tuvieron gran influencia en Palestina: los al-Husaynis, Nashashibis y al-Hadis.

En general, los Nashashibis estaban muy metidos en la política palestina. La otra familia, los al-Hadis, también fueron muy influyentes y crearon el Hizb al-Istiqlal (Partido de la Independencia). Ellos también fueron muy influyentes en la política palestina, pero una nota al margen durante su reinado de influencia fue que eran más amigables con los judíos que las otras familias. Hoy y en la historia reciente el principal antagonista de la

Palestina es Israel. Ha habido muchos líderes influyentes en ambos lados y la paz ha sido una lucha constante por conseguir. Algunas guerras y conflictos han ido y venido con la Guerra de los Seis Días, Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza como campos de batalla contra Palestina e Israel. El nacionalismo palestino también se vio a través de las Intifadas, los levantamientos contra Israel y la ideología e identidad occidentales. A diferencia del nacionalismo árabe, el nacionalismo palestino sigue siendo muy fuerte hoy. Las conversaciones de paz siempre se llevan a cabo periódicamente, lamentablemente, parece muy poco probable que palestinos e israelíes puedan cooperar plenamente de manera pacífica.


Trasfondo: Medio Oriente

El Medio Oriente es una región geográfica que ha sido de gran importancia en la historia desde la antigüedad. Ubicado estratégicamente, es un puente terrestre natural que conecta los continentes de Asia, África y Europa. Fue el sitio de algunas de las primeras civilizaciones del mundo y el lugar de nacimiento de tres grandes religiones: el judaísmo, el cristianismo y el Islam. En los últimos tiempos, sus enormes depósitos de petróleo han hecho que Oriente Medio sea más importante que nunca.

Definiendo el Medio Oriente. Nunca ha habido acuerdo sobre una definición de Oriente Medio. Históricamente, la región incluye las tierras que antes formaban parte del Imperio Otomano (turco) más Persia (Irán moderno), un antiguo imperio por derecho propio.Por lo tanto, el área ocupada por las naciones modernas que surgieron de la desintegración del Imperio Otomano, junto con Irán, se acercaría a lo que generalmente entendemos por Medio Oriente. Un término anterior, el Cercano Oriente, fue en un momento de uso común. Por lo general, se refería a las tierras de la península balcánica del sudeste de Europa que alguna vez estuvieron bajo el dominio otomano, además del territorio que ahora se considera parte del Medio Oriente.

El núcleo del Medio Oriente actual consiste en los numerosos países del suroeste de Asia y las naciones africanas de Egipto y Libia. Túnez, Argelia y Marruecos a veces se incluyen en la región. En ocasiones se incluyen Afganistán y Sudán.

La gente

Comparaciones de población

El Medio Oriente tiene una población de aproximadamente 246 millones, o casi tanta gente como Estados Unidos. La distribución de la población varía mucho. Las regiones fértiles están muy densamente pobladas, muchas otras están poco pobladas, mientras que otras, particularmente en los desiertos, están completamente vacías de vida humana. Los países más poblados del Medio Oriente son Turquía, Egipto e Irán, cada uno con más de 50 millones de habitantes. Los estados del Golfo Pérsico de Bahrein y Qatar tienen las poblaciones más pequeñas, alrededor de 400.000 cada uno. Arabia Saudita, aunque tiene la mayor superficie, tiene una población relativamente pequeña para su tamaño, un poco más de 10 millones, porque gran parte de su tierra es desértica.

Grupos étnicos

Desde la antigüedad, Oriente Medio ha atraído a personas que emigran. Mezclados con los primeros habitantes de la región, produjeron los pueblos que hoy componen el Medio Oriente. Se pueden clasificar en tres grupos étnicos principales: árabes, turcos e iraníes. Además, hay un número menor de kurdos, que se encuentran dispersos por Turquía, Irán e Irak, judíos (de origen étnico variado), que viven principalmente en Israel, paquistaníes, armenios y griegos, que viven principalmente en la nación insular de Chipre.

Lengua y religión

El idioma y la religión son elementos básicos de la identidad cultural en Oriente Medio. Los principales idiomas de la región, que corresponden a los tres principales grupos étnicos, son el árabe, el idioma más utilizado, el turco y el persa (o farsi), el idioma de los iraníes. El kurdo está relacionado con el persa. El hebreo que se habla en Israel es, como el árabe, una lengua semítica. Las personas educadas en todo el Medio Oriente con frecuencia también hablan inglés o francés.

El Islam, la religión de los musulmanes, es la fe predominante en Oriente Medio. Hay dos ramas principales: el Islam sunita, la rama más grande, y el Islam chiita, que se encuentra principalmente en Irán, Irak y Líbano. Algunos árabes practican el cristianismo, especialmente en el Líbano, los griegos de Chipre y los coptos en Egipto. El judaísmo era la fe del antiguo Israel y es la religión del moderno estado de Israel.

Estilo de vida

No más del 10 por ciento de la población de la región siguió alguna vez la forma de vida nómada, representada por los beduinos del desierto, y aún menos lo hacen hoy. La civilización temprana en el Medio Oriente se centró en la agricultura y la mayoría de la gente todavía se gana la vida como agricultores asentados.

Hubo un tiempo en que la mayoría de la gente de la región habitaba pueblos o pequeñas ciudades, viviendo y trabajando como lo habían hecho sus antepasados ​​durante siglos. Esto ha cambiado drásticamente a medida que un número cada vez mayor de personas se ha visto atraído por las ciudades, donde ahora reside aproximadamente la mitad de la población de la región.

La tierra

El Medio Oriente es una vasta región. Con un área total de casi 3,500,000 millas cuadradas (9,000,000 de kilómetros cuadrados), es solo un poco más pequeño que los Estados Unidos. Arabia Saudita es el más grande de los países centrales del Medio Oriente en área. Bahrein, una nación insular en el Golfo Pérsico, es el más pequeño de los estados del Medio Oriente.

Montañas, Mesetas, Desiertos

En el norte, la región está casi completamente rodeada de cadenas montañosas. Pequeñas cadenas de colinas y montañas se extienden a lo largo de las zonas costeras del Mediterráneo oriental. La Península Arábiga, que representa más de una cuarta parte del área de la región, está delimitada por alturas montañosas en el oeste y el sur. La mayor parte del interior de la región es plano y contiene algunos de los desiertos más imponentes del mundo, entre ellos el libio (u occidental), el árabe (u oriental) y el acertadamente llamado Rub al Khali o Empty. Quarter, de Arabia Saudita.

Valles de los ríos fértiles

Los dos sistemas fluviales principales de la región son el Nilo y el Tigris y el Éufrates. El Nilo, el río más largo del mundo, es el alma de Egipto, la mayor parte del cual es desierto. El Tigris y el Éufrates se elevan en Turquía, fluyen a través de Siria y se unen en Irak, formando allí la región conocida desde hace mucho tiempo como Mesopotamia (que significa tierra entre ríos). Estos valles fluviales contienen gran parte de las tierras fértiles limitadas de la región y son las áreas más densamente pobladas, y fue aquí donde surgieron las primeras civilizaciones conocidas hace miles de años.

Clima: una tierra caliente y seca

El clima cálido y seco es común en el Medio Oriente durante gran parte del año, excepto en las montañas más altas, donde la nieve es frecuente. La temporada de lluvias en la mayoría de los lugares dura aproximadamente de octubre a abril. En la parte sur de la Península Arábiga, las lluvias llegan principalmente entre mayo y septiembre. Pero solo hay lluvias leves y breves en la mayor parte de la región y en algunas áreas nunca llueve en absoluto. En los desiertos, que son horneados por el sol abrasador, la temperatura diurna a menudo se eleva a más de 125 ° F (52 ° C). Sin embargo, por la noche los desiertos son frescos o incluso fríos.

La vida misma en el Medio Oriente ha dependido durante mucho tiempo de la cantidad y ubicación del agua. Los vientos que llevan la lluvia a menudo no pueden penetrar en el interior de la región porque están bloqueados por las montañas circundantes. Las áreas mejor regadas suelen ser las franjas de tierra que se encuentran entre las montañas y el mar, pero el Medio Oriente generalmente sufre una grave escasez de agua debido a la escasez de precipitaciones.

Agua e Historia

Hace mucho tiempo, la disponibilidad de agua determinaba dónde podían vivir las personas en el Medio Oriente y cómo podían ganarse la vida. La cantidad de agua disponible limitaba la elección de cultivos por parte del agricultor. Obligó a los nómadas, que viajaban de un lugar a otro en busca de tierras de pastoreo para sus rebaños, a depender de cabras, ovejas y camellos, ya que el ganado no podía sobrevivir fácilmente en el ambiente duro y seco. La ubicación de las fuentes de agua también determinó las rutas de viaje y comercio.

Desde los tiempos más remotos, el poder de los imperios de Oriente Medio dependía de la disponibilidad de agua. No es casualidad que los valles del Nilo y los ríos Tigris y Éufrates fueran, y sigan siendo, los principales centros de vida de la región. Algunos de los sistemas de riego más antiguos del mundo se desarrollaron en Oriente Medio. Muchos todavía están en uso, junto con sistemas más nuevos.

Represas y destilación de agua de mar

Los métodos modernos para proporcionar un suministro regular de agua en la región incluyen la presa alta de Asuán, que irriga grandes áreas de Egipto y también proporciona energía hidroeléctrica. En Israel se ha construido un sistema de tuberías para desviar el agua del río Jordán a las zonas desérticas del Negev. Turquía completó en 1990 la gran presa de Ataturk para aprovechar las aguas del río Éufrates. Arabia Saudita, Kuwait y otros países de la Península Arábiga están convirtiendo el agua de mar en agua potable mediante varios procesos de destilación. El éxito de los programas para elevar el nivel de vida en todo el Medio Oriente dependerá en gran medida del resultado de los diversos proyectos de agua.

Ciudades principales

La civilización temprana del Medio Oriente desarrolló grandes ciudades, y las ciudades continúan desempeñando un papel importante en la vida de la región. La ciudad más grande del Medio Oriente es El Cairo, la capital de Egipto. Fundada por conquistadores árabes en los años 900 d.C., tiene una población de unos 6 millones en la ciudad propiamente dicha y unos 14 millones en su área metropolitana. La antigua ciudad portuaria egipcia de Alejandría, reconstruida por Alejandro Magno en los años 300 a. C., era famosa por su gran biblioteca, la más grande del mundo antiguo. Estambul, la principal ciudad de Turquía, se encuentra en uno de los sitios más históricos del mundo, que abarca Europa y Asia. Como Constantinopla, fue una vez la capital de los imperios romano y bizantino.

Bagdad, capital de Irak, se encuentra a orillas del río Éufrates. Fundada en el 700 d.C., fue la sede de la dinastía abasí de gobernantes musulmanes, cuya figura más reconocida fue Harun al-Rashid, famoso en Occidente como el califa en Las mil y una noches. Damasco, la capital de Siria, es una de las ciudades más antiguas del mundo, que se remonta al menos al 732 a. C. Fue el sitio de la conversión de San Pablo al cristianismo, y desde el 66 al 750 d.C. sirvió como capital de la dinastía musulmana omeya.

La importancia de Jerusalén, la capital de Israel, es mucho mayor que su tamaño, ya que contiene lugares sagrados para judíos, cristianos y musulmanes. Teherán, capital de Irán, es una ciudad relativamente nueva para los estándares del Medio Oriente, que ganó prominencia por primera vez en el siglo XVI.

Actividad económica

Agricultura

Aunque solo alrededor del 15 por ciento de la tierra es apta para la agricultura, la agricultura sigue siendo la actividad económica más importante de la región. El trigo, la cebada y el arroz son los principales cultivos alimentarios. Los higos y los dátiles se cultivan en oasis desérticos y cítricos en la región costera del Mediterráneo. Los principales cultivos comerciales son el algodón, el café y el tabaco. La ganadería es especialmente importante para la economía agrícola.

Petróleo e industria. El descubrimiento de vastos depósitos de petróleo revolucionó la economía de Oriente Medio. Más de la mitad de las reservas de petróleo conocidas en el mundo se encuentran en la región, aunque no están distribuidas por igual. Arabia Saudita tiene los depósitos más grandes y es el principal productor y exportador de petróleo del mundo. Irán, Irak y el pequeño estado del Golfo Pérsico de Kuwait son los otros grandes productores. Aparte del petróleo, el cromo, el carbón, el azufre y el magnesio extraídos en Turquía y los fosfatos de Jordania, la región generalmente es pobre en recursos minerales.

Turquía, Egipto e Israel son los países más desarrollados industrialmente de la región. El procesamiento de productos agrícolas, la refinación de petróleo y la producción de petroquímicos, textiles y artesanías tradicionales como el tejido de alfombras son las principales áreas de actividad industrial. Se fomenta la industria pesada, incluida la producción de maquinaria y acero y el ensamblaje de vehículos de motor.

Quizás el problema subyacente más importante del Medio Oriente en la actualidad es el de la modernización. ¿Cómo van a afrontar las sociedades tradicionales de la región el mundo moderno? ¿Cómo van a utilizar sabiamente la nueva riqueza petrolera para cambiar, pero no destruir, las estructuras sociales existentes? También existe una gran tensión política entre los países que tienen petróleo y los que no lo tienen y entre los ricos y los pobres dentro de los países.

Historia

Historia temprana

El Medio Oriente ha sido llamado la cuna de la civilización. Hace más de 8.000 años, los habitantes de esta parte del mundo descubrieron los métodos de agricultura que los liberaban de la necesidad de deambular en busca de alimento como cazadores y recolectores. Siguió el desarrollo de comunidades asentadas y las primeras formas de gobierno. Entre 4000 y 3000 a.C., las ciudades-estado, sobre todo Sumer, comenzaron a surgir en la parte sur de la fértil región entre los ríos Tigris y Éufrates.

Antes del comienzo de la era cristiana, el Medio Oriente ya había visto el surgimiento y eventual caída de numerosos reinos e imperios: los de los egipcios, hititas, babilonios, asirios y persas entre ellos. Sus grandes contribuciones a la civilización incluyeron códigos de leyes, sistemas de escritura, inventos mecánicos como la rueda y el desarrollo de las ciencias, como la astronomía y las matemáticas. El judaísmo, la primera gran religión monoteísta (la fe en un solo Dios), evolucionó entre un grupo relativamente pequeño de personas, los antiguos hebreos.

Griegos, romanos, árabes

Alejandro Magno invadió la región con un ejército de macedonios y griegos en los años 300 a.C. y forjó un vasto imperio basado en la cultura griega. Los romanos comenzaron su propia conquista de la región unos tres siglos más tarde. Cuando el Imperio Romano en Occidente se derrumbó en los años 400 d.C., su sucesor en Oriente, el Imperio Bizantino, centrado en Constantinopla, perduró otros mil años. Mientras tanto, los árabes, recién convertidos a la religión musulmana por el profeta Mahoma, abandonaron la Península Arábiga en los años 600 y crearon un imperio islámico.

El imperio Otomano

Otros conquistadores (turcos selyúcidas, cruzados europeos y mongoles) siguieron a su vez. El último gran imperio de la región fue el de los turcos otomanos, que alcanzaron el apogeo de su poder en la década de 1500, cuando todo el Medio Oriente, excepto Persia, quedó bajo su dominio. Desde este punto alto, el poder otomano declinó lentamente, aunque el imperio que se desmoronaba duraría, al menos de nombre, hasta principios de la década de 1900.

Período de nacionalismo

La ruptura final de lo que quedaba del Imperio Otomano se produjo como resultado de la Primera Guerra Mundial (1914-18), en la que los turcos se pusieron del lado de las potencias centrales, encabezadas por Alemania y Austria-Hungría. Su derrota ante los aliados, encabezados por Gran Bretaña y Francia, dividió el imperio y redujo a Turquía a su territorio actual. Durante la guerra, muchos árabes lucharon con los aliados contra los turcos, con la esperanza de obtener su independencia. Pero después de la guerra, gran parte de la región quedó bajo el control británico y francés a través de la Sociedad de Naciones.

En 1932 se crearon dos naciones árabes, Arabia Saudita e Irak. La mayoría del resto ganó su independencia durante o poco después de la Segunda Guerra Mundial (1939-45). Estos años también vieron el desarrollo a gran escala de los recursos petroleros de la región.

Conflictos recientes

Desde la Segunda Guerra Mundial, Oriente Medio se ha visto desgarrado por conflictos, incluidas cinco guerras entre Israel y sus vecinos árabes. Israel firmó un tratado de paz con Egipto en 1979. Sin embargo, sus relaciones con el resto del mundo árabe siguieron siendo hostiles hasta 1993. Ese año, Israel y la Organización de Liberación de Palestina (OLP) firmaron el primero de una serie de acuerdos que otorgan una autonomía limitada. gobernar a los árabes palestinos en los territorios ocupados por Israel. Israel y Jordania también firmaron un tratado de paz en 1994. Israel retiró sus fuerzas del sur del Líbano en 2000. Pero al mismo tiempo, estalló nuevamente la violencia entre israelíes y palestinos. Las relaciones mejoraron con la muerte en 2004 del antiguo líder palestino Yasir Arafat.

En 2005, Israel entregó todos sus asentamientos en la Franja de Gaza y algunos en Cisjordania a los palestinos. En 2007, sin embargo, Hamas, un partido militante islámico cuyo objetivo es destruir a Israel, tomó el control de Gaza de manos de Fatah, la facción palestina más moderada. Hamas pronto comenzó a disparar misiles hacia el sur de Israel, y los israelíes bombardearon y luego invadieron Gaza. El asalto de dos semanas devastó Gaza.

El Líbano libró una guerra civil desde mediados de la década de 1970 hasta 1990 y estuvo ocupado durante mucho tiempo por Israel y Siria. Irán e Irak libraron una amarga guerra de 1980 a 1988. Irak invadió Kuwait en 1990, lo que condujo a la Guerra del Golfo Pérsico (1991). Irak fue rápidamente derrotado por una coalición multinacional liderada por Estados Unidos. Estados Unidos lideró una segunda guerra contra Irak en 2003 y derrocó a su dictador, Saddam Hussein. Irak celebró elecciones democráticas en 2005, a pesar de la mortífera insurgencia sunita contra el gobierno iraquí dominado por los chiítas, así como contra las fuerzas de ocupación estadounidenses.

El nivel de violencia en Irak disminuyó en 2007-08, y en 2009, las tropas de combate estadounidenses fueron retiradas de las ciudades iraquíes. Las fuerzas iraquíes asumieron el control de la seguridad. A fines de 2009, sin embargo, todavía había alrededor de 115.000 soldados estadounidenses en Irak. Mientras tanto, la violencia aumentó en algunas partes del país. Y los desacuerdos políticos entre las distintas facciones iraquíes amenazaron con forzar el aplazamiento de las importantes elecciones nacionales previstas para 2010.

Las fuerzas sirias permanecieron en el Líbano hasta 2005. Fueron expulsadas después de que los libaneses protagonizaran una revolución anti-siria, en la que culparon a los funcionarios sirios del asesinato del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri. Sin embargo, estaba claro que Siria seguía manteniendo una poderosa influencia sobre el Líbano.

También hubo conflictos en otras partes de Oriente Medio. En 2009, el gobierno de Yemen enfrentó una rebelión, un movimiento separatista y ataques de miembros de Al Qaeda, la red terrorista islámica internacional. Y el gobierno de Irán ignoró la opinión pública mundial y continuó enriqueciendo uranio. Irán insistió en que su programa nuclear tenía fines pacíficos. Pero Estados Unidos y muchos otros países temían que su propósito fuera desarrollar armas nucleares.

En 2010, la violencia regresó a la Franja de Gaza, que estaba controlada por Hamas, la facción militante palestina. Israel había estado bloqueando la entrada a Gaza. Los barcos de la armada israelí detuvieron una flotilla de barcos turcos que llevaban suministros a Gaza, y nueve personas en uno de los barcos murieron.

Hyman Kublin
Autor, El borde de Asia
Revisado por Arthur Campbell Turner
Coautor, Poder e ideología en el Medio Oriente


Guerra y revolución en las periferias (década de 1980)

La paz separada de Egipto y la revolución de Irán prepararon el escenario para dos guerras en las "periferias" del núcleo árabe que nuevamente reformaron el sistema de Oriente Medio. Estos eventos intensificaron masivamente la inseguridad que los estados intentaron abordar no a través de instituciones colectivas sino a través de la autoayuda: el fortalecimiento del estado y la carrera armamentista. Incluso cuando los estados árabes estaban mejor capacitados para manejar las presiones transestatales en casa, cada uno, al fortalecerse y liberarse de las limitaciones panárabes, también comenzó a convertirse más en una amenaza potencial y menos en un aliado potencial para su país. vecinos. Esto y el colapso del triángulo árabe, dejando al mundo árabe sin centro, extendieron el dilema de seguridad desde las periferias hasta el corazón del sistema árabe. En estas condiciones de fragmentación, el clásico equilibrio de poder realista se convirtió cada vez más en la principal fuente de orden. Este equilibrio, sin embargo, resultó desastrosamente inestable, en buena parte porque la fragmentación árabe debilitó radicalmente a los estados árabes frente a las periferias no árabes. La coincidencia de abruptos desequilibrios de poder y el surgimiento de liderazgos revisionistas en Israel, Irán e Irak llevaron a dos grandes guerras que aceleraron el movimiento hacia algo más parecido a un sistema de estados multipolares de tipo "westfaliano".


Grandes potencias, Oriente Medio y la Guerra Fría

El choque de grandes potencias para controlar el Medio Oriente, particularmente entre los Estados Unidos y la URSS, no comenzó después del final de la Segunda Guerra Mundial ni terminó con la desaparición de la Unión Soviética a principios de la década de 1990. Hoy, las potencias regionales de China, Estados Unidos, Rusia y Oriente Medio compiten por influir en la política y los recursos cotidianos. Atesorada por los extranjeros, la región seguirá siendo codiciada durante los siglos venideros.Los tres elementos principales que dieron forma a la historia de Oriente Medio durante miles de años no desaparecerán: su ubicación geográfica en el extremo oriental del mar Mediterráneo, como la región entre el norte y el sur y el este y el oeste como cuna de las tres principales religiones monoteístas, donde ha irradiado una sed absolutamente insaciable por parte de los seguidores de todo el mundo por afirmar la presencia y el control, y la disponibilidad de las reservas de petróleo y gas más grandes del mundo.

Históricamente, fue difícil atravesar el Medio Oriente de norte a sur o de este a oeste. El fácil acceso al interior de la región estaba bloqueado por vastas áreas desérticas y zonas montañosas. No hubo múltiples ríos y sistemas ferroviarios posteriores, como los que dieron forma al comercio, el desarrollo y la política en Europa o en los Estados Unidos. En cambio, el control de los principales pasajes de agua se volvió fundamental para las potencias extranjeras: el estrecho de Ormuz, entre Irán y Omán, el estrecho de Bab al-Mandab entre Djibouti y Adén para acceder al Mar Rojo, y el estrecho turco de Dardanelos y el Bósforo. El camino de Rusia hacia el mar Mediterráneo. Del mismo modo, el dominio de las costas fue estratégicamente ventajoso para las poblaciones locales y extranjeras. El control de las áreas litorales desde el norte de Gaza hasta Latakia en Siria fue de inmenso valor. Una serie de dos docenas de castillos cruzados abrazaron la costa desde Alexandretta en el norte hasta Al-Arish en el sur. Una vez que se abrió el Canal de Suez en 1869 y la distancia entre Londres y el Golfo Pérsico / Árabe se redujo en un 43 por ciento, su control fue vital para el tráfico marítimo a través del Medio Oriente. Conectando el sur de Asia y más allá con los destinos del Mediterráneo y el Mar Negro, el Canal aceleró las ya tensas rivalidades entre los países europeos y Rusia por la influencia en todo el Medio Oriente. Estimulados tanto por líderes seculares como por celo religioso, los cruzados cristianos europeos lucharon desde el siglo XI hasta finales del siglo XIII para controlar lugares sagrados religiosos clave en Jerusalén, Belén, Nazaret y Capernaum, entre otros cerca de la costa mediterránea. Cuando el presidente sirio Hafez al-Assad le explicó a Jimmy Carter en 1987 el significado de una derrota crítica de los cruzados cerca de Jerusalén en 1187, no describió la derrota europea como un éxito del Islam sobre el cristianismo, sino como una victoria de los árabes sobre Occidente. Assad vio este éxito militar no en términos religiosos sino en términos nacionalistas, una exitosa defensa árabe contra la intrusión extranjera. El control y la soberanía últimos sobre Jerusalén con su significado religioso sigue siendo un tema polémico en el corazón de la resolución del actual conflicto árabe-israelí.

Particularmente influyente en la historia local de la región fue la ausencia de fuentes de agua, con importantes excepciones (las cuencas de los ríos Nilo y Tigris-Éufrates y algunas áreas montañosas), así como la extraordinaria deficiencia de tierra cultivable para sostener a las poblaciones de la región más allá de los niveles de agricultura subsistente. trabaja. La escasez de tierra cultivable y agua dio forma a la cultura política de la región. Qué recaudadores de impuestos, familias, tribus o dinastías controlaban la tierra y el agua determinaban quién estaba en el poder y durante cuánto tiempo. Desde la década de 1860 hasta la de 1950, esos relativamente pocos individuos dominaron la política regional, estas mismas élites a menudo afirmaron la legitimidad de su gobierno local colaborando con potencias extranjeras. Sucedió en Egipto, Palestina, Irak, Siria, la Península Arábiga y en el norte de África. Los descubrimientos de petróleo y gas natural del siglo XX en cantidades exportables alteraron notablemente las estructuras de poder en el Medio Oriente. Los países ricos en petróleo eran pobres en población y los países ricos en población eran pobres en petróleo. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial y particularmente después de la Guerra del Medio Oriente de 1973, la dinámica de la política interregional se inclinó fuertemente a favor de los países ricos en petróleo, ya que adquirieron una gran riqueza muy rápidamente. Aquellos países que literalmente tenían las mayores reservas de petróleo conocidas en el mundo se convirtieron en objetivos muy preciados para los países ricos y pobres con una sed de petróleo insaciable. La disponibilidad de petróleo también provocó murmuraciones políticas interregionales y celos interminables. Los países exportadores de petróleo de Oriente Medio tenían una enorme influencia sobre los precios del mercado del petróleo y un suministro interminable de petrodólares.

El imperialismo y el colonialismo modernos reavivaron la competencia estratégica europea y rusa por el acceso a Oriente Medio ya través de él. En 1863, tratando de ejercer protección para sus súbditos cristianos ortodoxos rusos bajo el gobierno del sultán otomano, Rusia se vio envuelta en disputas con Francia por el control de los lugares sagrados de Palestina. Como resultado, estalló la Guerra de Crimea. La participación extranjera en la región creció a medida que franceses y británicos se interesaron en la construcción del Canal de Suez, que culminó con la ocupación británica de Egipto en 1881. En las dos últimas décadas del siglo XIX, Alemania dirigió sus intereses geopolíticos y económicos hacia el este el Imperio Otomano en lo que se denominó, Drang nach Osten (Conduzca hacia el este)Gran Bretaña, Francia, Alemania y Rusia participaron en una intensa competencia entre sí por la influencia sobre los activos del Imperio Otomano en medio de la lenta desaparición del imperio durante las primeras décadas del siglo XX. La competencia por el acceso, el comercio y el control del Mediterráneo oriental se entrelazó con la desintegración del Imperio Otomano, que se convirtió en la llamada "Cuestión del Este". La media década anterior a la Primera Guerra Mundial fue esencialmente la primera manifestación de la guerra fría moderna en el Medio Oriente.

Más allá del mando sobre el Canal de Suez, Gran Bretaña expandió su búsqueda de dominio no solo sobre las tierras árabes adyacentes, sino también hacia otras tierras tan al este como el Golfo Pérsico, Afganistán y la Península Arábiga. Desde finales del siglo XIX hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña negoció decenas de acuerdos con líderes árabes en toda la región, haciendo alianzas que aseguraron el dominio británico en el Medio Oriente. Los funcionarios británicos fueron francos sobre sus intenciones de dominar el Medio Oriente. Lord Curzon, quien se convirtió en virrey británico en India, clasificó las áreas del Medio Oriente como "piezas en un tablero de ajedrez". D.G. Hogarth, más tarde miembro de la Oficina Árabe de Inglaterra en El Cairo, llamó al Medio Oriente una "tierra intermedia, una vía pública" a controlar. Los franceses situaron su presencia cultural y avance estratégico en las zonas del norte de África, Líbano y Siria.

Con Gran Bretaña y Francia victoriosos sobre el Imperio Otomano y sobre su aliado Alemania en la Primera Guerra Mundial, el escenario estaba listo para las próximas tres décadas para que Londres y París ejercieran un dominio prácticamente indiscutible sobre las antiguas provincias árabes del Imperio Otomano. La Primera Guerra Mundial estuvo marcada por feroces discusiones públicas y múltiples acuerdos secretos sobre el comercio, el acceso a la navegación y los derechos de control de la tierra en el Medio Oriente, como se evidencia en la Convención de Suez (1888), el Acuerdo de Constantinopla (1915), el Acuerdo Sykes-Picot (1916). ) y el Convenio de Montreux (1936).

Buscando asegurar el acceso al puerto y la relevancia económica, una prioridad estratégica que se extendió desde Catalina la Grande a mediados del siglo XVIII hasta Vladimir Putin, los líderes rusos y soviéticos han luchado perennemente por el acceso a los Dardanelos y el Mar Negro hasta las aguas abiertas del Mediterráneo. . Durante el período de la Primera Guerra Mundial, los líderes sionistas se comprometieron intencionalmente con sus homólogos rusos para asegurar el apoyo a una patria judía en Palestina, sabiendo del interés estratégico ruso en el Medio Oriente y ofreciéndose como amigos a los líderes rusos a cambio del apoyo de un hogar nacional.

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría entre los EE. UU. Y la URSS se extendió por todo el mundo. Fue llevado a cabo por representantes y aliados en el sudeste asiático, África, Oriente Medio y el Caribe. Alcanzó puntos importantes de confrontación directa entre las grandes potencias durante la crisis de los misiles cubanos de 1962 y estuvo al borde de una confrontación nuclear al final de la Guerra de Octubre de 1973. La Guerra Fría que se desarrolló en el Medio Oriente durante la segunda mitad del siglo XX fue solo un momento muy corto en la larga historia del Medio Oriente, donde las potencias externas lucharon por influir sobre lo que consideraban esencial estratégico, económico y emocional. necesidades.

En 1947, los líderes soviéticos y rusos consideraron el estado judío recién formado como un medio para acelerar la salida británica de Egipto, Palestina y otras partes del Medio Oriente. Moscú respaldó el plan de partición de la ONU de 1947 para crear estados árabes y judíos en Palestina, y luego reconoció a Israel inmediatamente después de su fundación en mayo de 1948. El Departamento de Estado de Estados Unidos le dijo sin rodeos al presidente Truman que temía la creación de un estado judío debido a muchos de sus inmigrantes recientes los que procedían de Rusia podrían inclinarse favorablemente hacia Moscú. Con profunda preocupación por la floreciente relación soviético-israelí, Truman envió un enviado especial al primer ministro israelí Ben-Gurion. Truman abrazó a Israel para asegurarse de que se alinearía con los valores democráticos estadounidenses y permanecería comprometido con la gran población judía de Estados Unidos. Truman y Eisenhower temían la creciente influencia soviética en el Mediterráneo oriental y Oriente Medio. Ambos presidentes emitieron fuertes doctrinas presidenciales, Truman en 1947 y Eisenhower en 1956, respectivamente, instando a la contención de las incursiones ofensivas de Moscú en todo el mundo, particularmente en el Medio Oriente.

El presidente egipcio Nassar había expulsado a los británicos de Suez en 1956. Para entonces, Moscú estaba proporcionando a Egipto ayuda militar, técnica y económica. En 1958, cuando Nassar trató de influir en la política libanesa, Washington lo vio como un intento abierto de Moscú de extender la influencia soviética allí. Fue visto como un desafío directo a la doctrina de Eisenhower, que prometía ayuda militar o económica a cualquier país del Medio Oriente que resistiera la agresión comunista / soviética. El desembarco de marines estadounidenses en el Líbano en 1958 se llevó a cabo precisamente para evitar que el presidente egipcio Nassar extendiera la influencia de Moscú allí.

A principios de la década de 1950, la Unión Soviética había reaccionado al alineamiento de Israel con Estados Unidos estableciendo fuertes alianzas e influencia con los vecinos árabes de Israel, incluidos Egipto, Siria, Irak, Libia y con numerosas organizaciones palestinas. Egipto, Siria y Libia poseían ventajas geográficas adicionales para la URSS porque cada uno poseía instalaciones portuarias potenciales y reales para las flotas navales de Moscú. En 1953, la Unión Soviética cortó las relaciones diplomáticas con Israel. Israel y la Unión Soviética renovaron las relaciones bajo la administración de Jruschov, pero las tensiones persistieron. Israel participó en numerosas misiones secretas para extraer información crucial de la Guerra Fría para Estados Unidos. Para Israel, desde la década de 1950 en adelante, la capacidad de Moscú para acciones nefastas, además de apoyar un mundo árabe unificado dirigido por Nasser, representó la mayor amenaza física para el estado judío. Al mismo tiempo, Washington se acercó más a Israel porque líderes árabes como Nasser se negaron a convertirse en aliados de Washington. El liderazgo dominante de Moscú sobre sus aliados de Europa del Este moldeó las relaciones diplomáticas enconadas de Israel con esos países, además de Rumania y Yugoslavia, que siguieron sus propios cursos por separado con Jerusalén.

Durante varias décadas, antes del colapso de la Unión Soviética en 1991, Moscú proporcionó grandes cantidades de armamento y recursos a los vecinos árabes de Israel. Apoyó abiertamente el terrorismo árabe palestino contra Israel y se convirtió en el mayor adversario diplomático de Israel en las Naciones Unidas e internacionalmente. Habiendo proporcionado armas y entrenamiento militar a los estados árabes, utilizados en última instancia contra Israel en la guerra de junio de 1967, la guerra de desgaste de 1969-1970 y la guerra de octubre de 1973, Israel temía una posible intervención rusa en estos enfrentamientos árabe-israelíes. Moscú fue responsable de la coreografía de la infame Resolución de la ONU de 1975 que definió al sionismo como racismo. Moscú volvió a romper relaciones diplomáticas con Israel después de la guerra de 1967, y no las restableció hasta 1991, justo antes de la Conferencia de Paz de Madrid en Oriente Medio. Las relaciones perpetuamente tensas de Moscú con Israel y una política intencionada de Estados Unidos de excluir a Moscú de las negociaciones árabe-israelíes mantuvieron a Moscú fuera de la mediación árabe-israelí del conflicto dominada por Estados Unidos. Desde la guerra de 1967, Estados Unidos se complació mucho en que las armas suministradas por Moscú a los árabes fueran superadas por las armas proporcionadas en parte por Estados Unidos al ejército israelí. El Medio Oriente, al igual que otras partes del mundo, se convirtió en uno de los tensos y violentos campos de batalla de la Guerra Fría entre Moscú y Washington. Cada uno tenía sus amigos, clientes, apoderados y competencias que sobrevivieron a la caída de la Unión Soviética.

Después del colapso de la Unión Soviética en diciembre de 1991, los objetivos estratégicos de Rusia para la región eran los mismos que los de su estado predecesor: el acceso hacia y a través de Oriente Medio, puertos de agua caliente en el Mediterráneo oriental, que todavía buscan influencia política y económica en partes de la región. . Como importante exportador de petróleo, Rusia necesitaba influir en los precios y la producción. Durante la segunda mitad del siglo XX, Moscú se insertó en la dimensión israelí-palestina del conflicto árabe-israelí. En 2020, mantiene asociaciones diplomáticas pragmáticas con Hamas, Fatah, la OLP y la Autoridad Palestina, Turquía, Siria e Irán.

Si bien Rusia e Israel tienen intereses similares en contener el aventurerismo iraní en Siria y en otras partes de la región, el presidente ruso Putin y el primer ministro israelí Netanyahu han fortalecido los lazos, diplomática y personalmente. El compromiso pragmático entre los líderes refleja intereses comunes. Para Israel, la participación de la Unión Soviética incluso al final de la Guerra Fría tuvo la ventaja estratégica de catalizar la emigración de más de un millón de judíos de la ex Unión Soviética a Israel. Desde el comienzo de la historia de Israel hasta la actualidad, la relación Moscú-Jerusalén es pragmática; sin embargo, durante la mayor parte de la existencia de Israel, Moscú fue sin duda un desafío diplomático internacional y temía a una gran potencia.

La Guerra Fría en el Medio Oriente entre Estados Unidos y la URSS contribuyó simultáneamente a la seguridad nacional de Israel y a sus peores temores. En 1956 y nuevamente durante la guerra de junio de 1967, el ministro de defensa de Israel temía la intervención militar soviética en nombre del ejército egipcio. Durante la Guerra de Desgaste de 1970 sobre Suez, Israel derribó varios aviones soviéticos, y nuevamente Israel temió su intervención al final de la Guerra de octubre de 1973 en nombre de Egipto. La alianza de Moscú con los estados árabes desde la década de 1950 hasta la de 1980 resultó en una rápida aceptación por parte de Washington de Israel como un aliado confiable, amigo y, en última instancia, un socio estratégico. Estados Unidos se convirtió en el mediador clave del proceso de negociación árabe-israelí, esencialmente el abogado de Israel en muchas de las negociaciones que se desarrollaron. Así, la Guerra Fría contribuyó en gran medida a que Estados Unidos se convirtiera en la fuente más importante y constante de ayuda económica, suministros militares y apoyo diplomático internacional de Israel. Las brasas ardientes de la Guerra Fría permanecen en la región en 2020. A medida que Estados Unidos bajo los presidentes Bush, Obama y Trump han retirado lentamente la presencia de Estados Unidos en el Medio Oriente durante las dos primeras décadas de la década de 2000, la competencia por la influencia y la presencia se ha agudizado entre China y Estados Unidos, así como entre representantes y amigos de Rusia y Estados Unidos. La versión actual de la Guerra Fría es ahora multipolar con Europa como la fuerza dominante en la región hace un siglo, notablemente ausente, mientras que las potencias regionales como Turquía, Irán e Israel compiten intensamente por la influencia y la hegemonía.


¿Qué fue la Declaración Balfour y cómo ha dado forma a la política de Oriente Medio? - Historia

Sí, fark esos tipos. Es sorprendente la mala planificación que se requiere para construir una región a perpetuidad.

¿Fue por los mismos tipos que están tratando de abandonar la UE?

Lo que me llama la atención de inmediato es lo que proponen para Siria, con dos países partiendo y tomando la costa, el Rumpistan (Sunnistan) en el medio no tiene ningún acceso al mar. Eso siempre es malo. Deberían dejarles una pequeña zona de amortiguación entre "Allawiteistan" y Jabal Aldruze que es un dedo del territorio de Sunnistan que termina en un puerto, de lo contrario eventualmente habría una guerra iniciada por Sunnistan para obtener acceso al mar.

Medic Zero: Lo que es mucho más interesante es el artículo vinculado:
http://www.nytimes.com/interactive/2013/09/29/sunday-review/how-5-coun​tries-could-become-14.html?ref=sunday

Lo que me llama la atención de inmediato es lo que proponen para Siria, con dos países partiendo y tomando la costa, el Rumpistan (Sunnistan) en el medio no tiene acceso al mar en absoluto. Eso siempre es malo. Deberían dejarles una pequeña zona de amortiguación entre "Allawiteistan" y Jabal Aldruze que es un dedo del territorio de Sunnistan que termina en un puerto, de lo contrario eventualmente habría una guerra iniciada por Sunnistan para obtener acceso al mar.

Lo mismo ocurre con Wahabistán en la Península Arábiga. Es casi como si quien elaboró ​​estos mapas quisiera aislar a los sunitas y wahabíes, lo cual es bastante divertido, porque pensé que se basaban en entrevistas de en qué pensaba la gente de la región que debían dividirse los territorios.

¿Ninguna mención de Woodrow Wilson? Tsk tsk.

"Fue fascinante cómo la gente de la región, al mirar su futuro, decidir por sí mismos, esculpió 14 naciones diferentes de las cinco que existen hoy", dice.

¿Solo 14? No en serio, ¿solo 14? La regla allí es que cualquiera que tenga un pariente más lejano que su primo segundo es automáticamente "ese enemigo extranjero hereje" de esa "tribu pagana" que vive al otro lado de la colina y por lo tanto debe ser ejecutado brutalmente por razones. Dejados a sus propios dispositivos durante un siglo, ese lugar sería más como 14.000 "naciones" de gotas de tinta, y cada una de ellas todavía lucharía con todos sus vecinos.

Si la humanidad tuviera algún sentido, colocarían una cúpula gigante sobre todo el Medio Oriente con cámaras en el techo y convertirían todo en una estación de televisión de deportes de sangre de realidad 24/7 híbrida "Truman Show / Thunderdome".

Medic Zero: Lo que es mucho más interesante es el artículo vinculado:
http://www.nytimes.com/interactive/2013/09/29/sunday-review/how-5-coun​tries-could-become-14.html?ref=sunday

Lo que me llama la atención de inmediato es lo que proponen para Siria, con dos países partiendo y tomando la costa, el Rumpistan (Sunnistan) en el medio no tiene acceso al mar en absoluto. Eso siempre es malo. Deberían dejarles una pequeña zona de amortiguación entre "Allawiteistan" y Jabal Aldruze que es un dedo del territorio de Sunnistan que termina en un puerto, de lo contrario eventualmente habría una guerra iniciada por Sunnistan para obtener acceso al mar.

Lo más tonto es incluir países como Jordania y Arabia Saudita (o incluso Libia; Fezzan no tiene posibilidades de sobrevivir) en la partición.Dejando eso a un lado, los chiítas no solo permitirán que los sunitas tengan control sobre "Sunnistán", e incluso en "Alawitestan" los alauitas son una minoría en la mayor parte y las ciudades metropolitanas como Damasco y Alepo no se pueden dividir claramente entre culturas o grupos étnicos.

He considerado la partición como el resultado probable en Siria durante varios años, pero nunca podría seguir líneas tan claras como esa, y los estados resultantes probablemente seguirían siendo desordenados y no homogéneos.

Kurdistán es quizás la propuesta más complicada, aunque solo sea porque a Turquía no le gustará. Ni un poco. Un estado kurdo independiente que abarque lo que ahora llaman Rojava hasta el norte de Irak será visto como una gran amenaza por Turquía (y una amenaza menor por Irán). Este mapa se detiene convenientemente en Turquía, pero políticamente no puedes ignorarlos.

NephilimNexus: ¿Solo 14? No en serio, ¿solo 14? La regla allí es que cualquiera que tenga un pariente más lejano que su primo segundo es automáticamente "ese enemigo extranjero hereje" de esa "tribu pagana" que vive al otro lado de la colina y por lo tanto debe ser ejecutado brutalmente por razones. Dejados a sus propios dispositivos durante un siglo, ese lugar sería más como 14.000 "naciones" de gotas de tinta, y cada una de ellas todavía lucharía con todos sus vecinos.

Eso describe todo el mundo en un momento u otro. El Medio Oriente no está tan singularizado como para que deba manejarse de manera diferente.

NephilimNexus: Si la humanidad tuviera algún sentido, colocarían una cúpula gigante sobre todo el Medio Oriente con cámaras en el techo y convertirían todo en una estación de televisión de deportes de sangre de realidad 24/7 híbrida "Truman Show / Thunderdome".

Creo que entonces tendríamos que dejar de usar el término "humanidad" para describirnos a nosotros mismos.

Sí, fark esos tipos. Es sorprendente la mala planificación que se requiere para construir una región a perpetuidad.

fusillade762: Es sorprendente la mala planificación que se requiere para construir una región a perpetuidad.

Dirígete a todos los lugares que fueron infiernos bombardeados por la guerra en 1945.

No existe tal cosa como una región que sea engañada a perpetuidad a menos que sea constantemente dirigida por farsantes, ladrones, dictadores y lunáticos.

wantoncunnilinguslover: [img.fark.net imagen 850x404]
Todavía no estoy contento con eso.

El truco, licencioso amante, es no importarle que duela.

El truco es no importar que duela

Vlad_the_Inaner: El truco es no importar que duela

Estaba hablando de sexo anal, por cierto.

Anguila devoradora: fusillade762: Es sorprendente la mala planificación que se requiere para construir una región a perpetuidad.

Dirígete a todos los lugares que fueron infiernos bombardeados por la guerra en 1945.

No existe tal cosa como una región que sea engañada a perpetuidad a menos que sea constantemente dirigida por farsantes, ladrones, dictadores y lunáticos.

¿Cómo te atreves a traer sentido común a este hilo de ataques contra Occidente? Es casi como si las personas que viven allí tuvieran que asumir alguna responsabilidad.

NobleHam: Medic Zero: Lo que es mucho más interesante es el artículo vinculado:
http://www.nytimes.com/interactive/2013/09/29/sunday-review/how-5-coun​tries-could-become-14.html?ref=sunday

Lo que me llama la atención de inmediato es lo que proponen para Siria, con dos países partiendo y tomando la costa, el Rumpistan (Sunnistan) en el medio no tiene acceso al mar en absoluto. Eso siempre es malo. Deberían dejarles una pequeña zona de amortiguación entre "Allawiteistan" y Jabal Aldruze que es un dedo del territorio de Sunnistan que termina en un puerto, de lo contrario eventualmente habría una guerra iniciada por Sunnistan para obtener acceso al mar.

Lo más tonto es incluir países como Jordania y Arabia Saudita (o incluso Libia: Fezzan no tiene posibilidades de sobrevivir) en la partición. Dejando eso a un lado, los chiítas no solo permitirán que los sunitas tengan control sobre "Sunnistán", e incluso en "Alawitestan" los alauitas son una minoría en la mayor parte y las ciudades metropolitanas como Damasco y Alepo no se pueden dividir claramente entre culturas o grupos étnicos.

He considerado la partición como el resultado probable en Siria durante varios años, pero nunca podría seguir líneas tan claras como esa, y los estados resultantes probablemente seguirían siendo desordenados y no homogéneos.

Kurdistán es quizás la propuesta más complicada, aunque solo sea porque a Turquía no le gustará. Ni un poco. Un estado kurdo independiente que abarque lo que ahora llaman Rojava hasta el norte de Irak será visto como una gran amenaza por Turquía (y una amenaza menor por Irán). Este mapa se detiene convenientemente en Turquía, pero políticamente no puedes ignorarlos.

Acordado. Fezzan no ha tenido mucha (¿alguna?) Tierra cultivable en medio milenio, y no tendría un puerto, no es que tenga mucho (¿algo?) Para exportar. Además de tener muy poca gente. Hubo un tiempo en que al menos una ruta comercial pasaba por allí, pero ese tiempo ha pasado MUCHO tiempo. Fezzan no puede ser un país.

FarkaDark: Gulper Eel: fusillade762: Es sorprendente la mala planificación que se requiere para construir una región a perpetuidad.

Dirígete a todos los lugares que fueron infiernos bombardeados por la guerra en 1945.

No existe tal cosa como una región que sea engañada a perpetuidad a menos que sea constantemente dirigida por farsantes, ladrones, dictadores y lunáticos.

¿Cómo te atreves a traer el sentido común a este hilo de ataques contra Occidente? Es casi como si las personas que viven allí tuvieran que asumir alguna responsabilidad.

Sería útil si otros países no respaldaran a los dictadores para que puedan obtener acceso al petróleo, tal vez hubieran dejado de luchar si otras personas no vinieran de vez en cuando y derribaran lo que están construyendo.


Formato de examen

EL EXAMEN FINAL NO ES ACUMULATIVO. Solo incluirá el material cubierto después de la mitad de período. El formato será esencialmente el mismo que el de mitad de período. Sin embargo, dado que el examen final es un examen de 120 minutos, no de 75 minutos, habrá tres partes en lugar de dos. En la Parte I, se le darán 10 preguntas de respuesta corta y responderá 7. (60%) En la Parte II, habrá 4 preguntas de desarrollo largas y responderá 1. (20%) En la Parte III, Habrá 2 preguntas de ensayo basadas en el libro de Paul Berman. Terror y liberalismo y responderás 1. (20%) No habrá sorpresas. Cualquier pregunta que vea en el examen se tomará casi palabra por palabra de esta guía de estudio o de las preguntas de estudio publicadas en la web.


Ver el vídeo: Declaración de Balfour, 1917.