El coloso de Constantino

El coloso de Constantino


TOM CLARK

Parhelion o "perro del sol" [similar al que se dice que se vio en la "visión" o "sueño" del emperador Constantino I, en vísperas de su victoria sobre Majencio, 312 EC]: foto de Ralph F. Kresge / Servicio Meteorológico Nacional de EE. UU. / NOAA (imagen de Saperaud, 9 de noviembre de 2005)

A Constantino en el constante cañón de su morboso descontento
Visión distorsionada por la acritud de alguna poción misteriosa
Conspiraciones protegidas en la familia, rebelión denunciada, pajares en llamas en las fronteras
El último alboroto de las provincias se desvanece en el estruendo del ruido de fondo
La ruptura de las comunicaciones con la gente común,
La bruma de las estrellas, el hormigueo, la llama, la vergüenza de la decadencia general
A través de la gran amplitud de las tierras sometidas, no solo en su tienda imperial -

O nuevamente, más tarde, la epidemia de lamentos sobre la forma en que se vivía la vida ahora:
Las disputas entre los magos, las monedas arrojadas sobre las baldosas de mármol,
El incesante avance de la industria bárbara en las fronteras expuestas,
La noticia de que los caballeros enviados a explorar las ruinas no se había escuchado,
Que las sombras se alargaban a través del patio pavimentado, incluso cuando se esperaba que el día
Vamos - los murmullos turbulentos, el trompeteo descarado de los establos -
Al buen gobernante una vez visto golpeando su jarra en alta juerga, todos los males olvidados,
En la alegre reunión, nada de esto habría necesitado ser explicado.

De modo que los ataques de insomnio que se habían vuelto cada vez más frecuentes con los años
Ya no nos vemos interrumpidos por los breves y bienvenidos respiros de un sueño intermitente ...
Y el viento frío de la noche, otra señal, haciendo retroceder la luz de las estrellas
Para que las víctimas no pudieran distinguir las cifras astronómicas de las cuentas, esto también ...
Y la luz de las estrellas volviendo a encenderse en el viento de la noche,

Soplando sobre las montañas oscuras, a través de las vastas extensiones perdidas de los continentes sometidos
Que ahora debe dejarse a los desamparados, a los desventurados herederos,
A quien las palabras vacías, sin las experiencias a las que una vez se habían referido,
Podría significar menos que nada, meras palabras, tan claramente inútiles contra el destino.
El avance implacable también de los recuerdos del hijo envenenado, la esposa dejó a hervir en su baño - y
Otros recuerdos sofocados, ahora desplegándose en monstruos de dolor sin extremidades ...

Todo esto ocurrió exactamente como estaba escrito.

Leyenda de la verdadera cruz: el sueño de Constantino : Piero della Francesca, c. 1452-1456, San Francesco, Arezzo

Una de las dos manos derechas del Coloso de mármol de Constantino: Romano, c. 313-324 d.C., recuperado del ábside occidental de la Basílica de Majencio, 1487 Palazzo dei Conservatori, Museos Capitolinos, Roma (imagen de Jastrow, 2006)

Cabeza de mármol del Coloso de Constantino: Romano, c. 313-324 d.C., recuperado del ábside occidental de la Basílica de Majencio, 1487 Museos Capitolinos, Roma (imagen de Jean-Christophe Benoist, 3 de agosto de 2007)



Pie de mármol del Coloso de Constantino : C. 313-324 CE, Museos Capitolinos, Roma (imagen de Anthony Majanlahti, 24 de junio de 2005)

Cañón de Chelly - Navajo. Siete jinetes a caballo y paseo de perros contra el telón de fondo de los acantilados del cañón : foto de Edward S. Curtis, 1904 (Biblioteca del Congreso)


Contenido

La estatua se colocó a las afueras de la entrada principal del palacio en el término de la Via Appia en un gran atrio de pórticos que separaban la ciudad de la villa privada. [1] El arquitecto griego Zenodorus diseñó la estatua y comenzó a construirla entre el 64 y el 68 d.C. Según Plinio el Viejo, la estatua alcanzó 106,5 pies romanos (30,3 metros (99 pies)) de altura, aunque otras fuentes afirman que tenía la misma altura. como 37 metros (121 pies). [2]

Poco después de la muerte de Nerón en el 68 d.C., el emperador Vespasiano añadió una corona de rayos solares y la renombró. Coloso Solis, en honor al dios sol romano Sol. [3] Alrededor de 128, el emperador Adriano ordenó que la estatua se trasladara de la Domus Aurea al noroeste del Coliseo (Amphitheatrum Flavianum), con el fin de crear espacio para el Templo de Venus y Roma. [4] Fue movido por el arquitecto Decrianus con el uso de 24 elefantes. [5] El emperador Cómodo lo convirtió en una estatua de sí mismo como Hércules reemplazando la cabeza, [6] pero después de su muerte fue restaurado, y así permaneció. [7]

La última mención cierta de la antigüedad de la estatua es la referencia en el Cronografía de 354. Hoy, no queda nada del Coloso de Nerón, salvo los cimientos del pedestal en su segunda ubicación cerca del Coliseo. Posiblemente fue destruido durante el Saqueo de Roma en 410, o derrumbado en uno de una serie de terremotos del siglo V, y su metal fue saqueado. [8] Sin embargo, también es posible que la estatua todavía estuviera en pie durante la Edad Media, porque un poema de Beda (c. 672-735) dice: Mientras el Coloso permanezca, Roma permanecerá, cuando el Coloso caiga, Roma también caerá, cuando Roma caiga, así caerá el mundo. [9]

Los restos del pedestal de mampostería revestido de ladrillo, una vez cubierto de mármol, [10] fueron retirados en 1936 por orden de Benito Mussolini. [11] Los cimientos se excavaron en 1986 y el público puede verlos. [8]

Según una teoría, el nombre del anfiteatro romano, el Coliseo, se deriva de esta estatua. [12] [13]

Beda (c. 672-735) escribió un famoso epigrama que celebra el significado simbólico de la estatua, Quandiu stabit coliseus, stabit et Roma quando cadit coliseus, cadet et Roma quando cadet Roma, cadet et mundus ("mientras el Coloso permanezca, así será Roma cuando caiga el Coloso, Roma caerá cuando caiga Roma, así caerá el mundo"). [14] Esto a menudo se traduce erróneamente para referirse al Coliseo en lugar del Coloso (como en, por ejemplo, el poema de Byron Peregrinación de Childe Harold). Sin embargo, en el momento en que Beda escribió, el sustantivo masculino coliseo se aplicó a la estatua en lugar de a lo que todavía se conocía como el Anfiteatro Flavio. [ cita necesaria ]


La estatua de Heracles

Grabado del Farnese Heracles por Jacobus Bos, 1562, vía The Met Museum, Nueva York

El semidiós Heracles puede haber sido representado en la espina por hasta tres estatuas. Como uno de los personajes legendarios más famosos de Grecia y Roma, sus heroicas hazañas de fuerza, inteligencia y resistencia habrían sido un ejemplo fantástico para los competidores. Heracles también se sentía como en casa en la arena deportiva: era un mecenas común de las competiciones atléticas griegas y estaba directamente relacionado con el circo en la cultura romana.

Una de las estatuas expuestas se conocía como la Lisippan Heracles . El nombre del famoso escultor Lisipo del siglo III a. C., la estatua fue tomada de la colonia originalmente griega de Taras o Tarentum por los romanos. En los primeros días del imperio, los trofeos de una nación derrotada desfilaban por Roma en un triunfo militar. En el período posterior, la spolia se usa para demostrar el poder del dominio romano y su libre albedrío para tomar lo que le plazca de sus súbditos.


Las inexpugnables murallas de Constantinopla finalmente cayeron ante un sultán de 21 años.

Esas fueron las palabras que pronunció el sultán otomano Mehmed II a uno de sus soldados merodeadores ebrios de victoria. El guerrero turco enloquecido por la sangre estaba en el proceso de profanar el piso de mármol ornamentado en el edificio que albergaba el otrora orgulloso asiento de la iglesia madre de la cristiandad oriental y el hogar del Patriarca Ecuménico.

El sultán Mehmet II había estado mirando la cúpula más grande de Europa durante 53 días desde el otro lado del mar de Mármara y, finalmente, el 29 de mayo de 1453, era la suya.

El emperador romano Justiniano construyó la catedral de Santa Sofía novecientos años antes de que las botas de Mehmed caminaran sobre los mosaicos dorados de Jesucristo. Uno de los primeros actos de Mehmed como nuevo gobernante de la ciudad fue convertir este edificio de Cristo en la Mezquita de Aya Sofya en honor de Alá.

El sultán victorioso había logrado lo imposible. Ahora era el dueño de una de las ciudades más grandes de toda la cristiandad y algunos incluso afirmaron que superaba el esplendor de la Ciudad Eterna de Roma.

Retrato del sultán Mehmet II, 1480, de Gentile Bellini

Mehmed II era muy inteligente y hablaba seis idiomas; incluso de niño soñaba con conquistar Constantinopla

Su momento llegó con la muerte de su padre, Murad, en 1451. Mehmed II, que entonces tenía 19 años, anunció casi de inmediato sus planes. Afirmó que estaba en el servicio divino de Alá y que Constantinopla debía caer. En el verano de ese mismo año, inició sus preparativos para el asedio.

El joven sultán sabía que los poderosos muros de 12 millas de largo de la ciudad solo podían ser atravesados ​​por la artillería. En ese momento, el ejército otomano tenía muy poco conocimiento de los cañones, y la tecnología aún estaba en su infancia.

Adhesión de Mehmed II en Edirne, 1451

Un año después de la muerte de su padre, Mehmed logró sobornar a un ingeniero húngaro llamado Orbán para que trabajara para él. El experto fabricante de cañones había ofrecido previamente sus servicios a Constantinopla, pero había sido rechazado debido al costo.

Orbán sacó varios cañones de bronce enormes para su nuevo maestro. El más grande tenía 30 pies de largo y lanzó una pelota que pesaba más de media tonelada a una distancia de más de 1,600 yardas.

El mapa de Constantinopla (1422) del cartógrafo florentino Cristoforo Buondelmonti es el mapa más antiguo que se conserva de la ciudad y el único anterior a la conquista turca de la ciudad en 1453.

El resto de Europa miró en silencio mientras los guerreros del Islam agitaban sus cimitarras.

La antigua ciudad de Bizancio o Constantinopla era solo una sombra de su antiguo yo poderoso. Una vez fue la capital del Imperio Romano de Oriente, fundada en 395. La extensión de sus dominios se había extendido a través de la costa norteafricana hasta Gibraltar, Italia, Oriente Medio, Asia Menor y los Balcanes.

Pero en el momento de la conquista de Mehmed, el territorio gobernado por Constantinopla solo constituía unas pocas islas en el Egeo.

El emperador romano oriental Constantino XI Paleólogo reconoció el peligro inminente y pidió ayuda a los reinos de Europa. Sólo Génova y Venecia enviaron soldados a finales de enero & # 8212 unos 700 hombres, encabezados por el joven soldado genovés Giovanni Giustiniani. También llegó un puñado de españoles al mando de Don Francisco de Toledo.

Constantino XI Palaiologos, retrato en miniatura de la Biblioteca Estense copia de la historia de Juan Zonaras

Al final, apenas 7.000 hombres estaban preparados para defender la ciudad, mientras los turcos se acercaban a las puertas con una hueste de unos 150.000 soldados respaldados por una gigantesca flota.

El 1 de abril de 1453, los vigías avistaron los primeros estandartes turcos en el horizonte. El emperador Constantino dio la orden de cerrar todas las puertas de la ciudad. Una enorme cadena de hierro bloqueó la entrada al Cuerno de Oro en Galata y todos los puentes que conducían a la ciudad fueron destruidos.

El sultán llegó con su fuerza principal el 3 de abril. Así comenzó una lucha a muerte de ocho semanas. Sin embargo, a pesar de las formidables fuerzas desplegadas contra él, el emperador Constantino XI ignoró la demanda de Mehmed de rendirse de inmediato.

La entrada del sultán Mehmed II en Constantinopla, pintura de Fausto Zonaro (1854-1929)

El 6 de abril de 1453, los cañones otomanos iniciaron su bombardeo que duró día y noche. Poco a poco, las murallas de Teodosio comenzaron a desmoronarse, trozo a trozo.

Un contingente de mineros serbios también se encontraba entre los atacantes. Su trabajo consistía en derrumbar los grandes muros mediante excavaciones de túneles y explosiones subterráneas. Sin embargo, tenían un oponente superior en el ingeniero alemán Johannes Grant. Logró localizar y destruir todos los sistemas de túneles turcos.

Como resultado, se evitó la destrucción de las murallas y la temprana conquista de la ciudad.

Siempre que los cañones de asedio lograban abrir una brecha, Mehmed enviaba miles y miles de "Bashi-Bazouks", unidades mercenarias irregulares compuestas por hombres de todo el imperio a lo largo y ancho.

Un grupo de bashi-bazouks, postal otomana

Estos hombres llevaban una mezcolanza de armamento como cimitarras, picas, pistolas y arcos. En el mejor de los casos, eran tropas poco fiables, excelentes en el primer ataque, pero que se desanimaban fácilmente si no tenían éxito de inmediato.

Cuando los Bashi-Bazouks, o carne de cañón, amenazaron con huir, varias filas de supervisores equipados con látigos o mazas obligaron a todos los fugitivos aterrorizados a regresar al frente.

Solo cuando los Bashi-Bazouks fueron aniquilados, Mehmed ordenó a sus jenízaros (tropas de élite reclutadas entre los hijos de familias cristianas subyugadas y convertidas a Isalm) que avanzaran.

Soldado Arnaout de los Bashi Bazouks

Los otomanos irrumpieron en la ciudad durante tres semanas. Sin embargo, las medidas defensivas expertas de Giovanni Giustiniani inicialmente resultaron insuperables. El sultán Mehmed necesitaba pensar en algo mejor o, de lo contrario, se vería obligado a abandonar el asedio.

El 22 de abril, el sultán Mehmed II dio la orden de que numerosos bueyes arrastraran 70 galeras de guerra por un camino de troncos engrasados ​​del Bósforo sobre el promontorio de Pera. Luego, los barcos fueron bajados al agua en el lado occidental del Cuerno de Oro detrás de la cadena de hierro que bloqueaba la entrada.

Un oficial de los Bashi Bazouks

Ahora, Constantinopla fue amenazada desde todas las direcciones.

El sultán también pensó que tenía que hacer algo por la moral destrozada de sus hombres. Para avivar su deseo de seguir luchando, proclamó que la ciudad sería de ellos para saquearla durante tres días. Les prometió que todo lo que incluyera oro y plata, ropa y mujeres sería de ellos para que lo tomaran.

Mercenarios turcos Bashi Bazouk jugando al ajedrez en un mercado

Por un golpe de suerte, los muros inexpugnables se rompieron

Los habitantes sitiados sabían que al día siguiente se produciría un ataque concertado. El emperador Constantino XI asistió a un servicio religioso final y pronunció un discurso entusiasta a los hombres y mujeres de Constantinopla.

En la mañana del 29 de mayo, dos asaltos turcos masivos fueron rechazados con éxito. En este punto, mujeres y niños se habían sumado a la defensa.

Entonces los otomanos descubrieron una puerta entreabierta a la puerta de Kerkoporta. Después de izar la bandera otomana en una de las torres conquistadas, inundaron la ciudad como un río.

El asedio final de Constantinopla, miniatura francesa contemporánea del siglo XV

Constantino lideró a los defensores desde el frente y empujó al enemigo hacia atrás. Sin embargo, en este momento crítico, una astilla de cañón golpeó a Giovanni Giustiniani. Cayó al suelo sangrando. Al ver la desaparición de su astuto adversario, los jenízaros dejaron escapar un aullido de triunfo.

El emperador Constantino luchó hasta el último suspiro. Cayó junto a su amada ciudad y nunca más se lo volvió a ver.

Pintura del pintor folclórico griego Theophilos Hatzimihail que muestra la batalla dentro de la ciudad, Constantino es visible en un caballo blanco

Todo el infierno estalló. Al mediodía, las calles y los callejones se habían enrojecido de sangre. Las casas fueron saqueadas, mujeres, hombres y niños fueron violados, maltratados o asesinados en el acto.

Muchos residentes huyeron a Hagia Sophia en busca de la salvación. Pero incluso allí fueron capturados y obligados a ser esclavos o asesinados con los sacerdotes que rezaban con ellos.

Foto histórica de la mezquita de Fatih, construida por orden del sultán Mehmed II en Constantinopla, la primera mezquita imperial construida en la ciudad después de la conquista otomana.

De una población de 50.000 almas, aproximadamente 4.000 personas fueron asesinadas. Además, 30.000 terminaron en la esclavitud, los otomanos ahora sus amos.

A los ojos de los conquistadores, los incrédulos se habían convertido en esclavos y los guerreros del Islam habían llevado a sus hermosas niñas a sus tiendas para su placer.

Pintura de la caída de Constantinopla, de Theophilos Hatzimihail

El sultán Mehmed II entró en Constantinopla montado en un semental blanco una semana después de que comenzara el saqueo. Las calles estaban llenas de sangre y los edificios habían sido despojados de todo lo que tenía valor. Todo a su alrededor fue profanado y desnudo.

El victorioso y generalmente taciturno sultán casi se conmovió hasta las lágrimas, aparentemente diciendo: "Qué ciudad hemos entregado al saqueo y la destrucción".

Asedio de Constantinopla representado entre 1453 y 1475

Luego proclamó que los supervivientes no sufrirían ningún daño. Sus propiedades les serían devueltas, su rango y religión salvaguardados.

Cuando entró en Hagia Sophia, el sultán dio la orden al imán principal de que subiera al púlpito y proclamara una gran victoria en el nombre de Alá.

La recién nombrada Estambul pronto se convirtió en la capital del Imperio Otomano. Unas generaciones más tarde, bajo el reinado del sultán Solimán el Magnífico, el Imperio alcanzaría su máxima expansión, rivalizando incluso con la antigua Roma.


Archivo de presentación de historia del arte

Introducción

El reinado del emperador Constantino desde el año 306 hasta su muerte en 337 fue un período de cambios drásticos en todo el Imperio Romano. Es bien conocido por ser el primero de los emperadores cristianos en Roma e instigar el cambio de poder de los emperadores divinos del pasado a la iglesia. Durante su gobierno, Constantino hizo muchas revisiones significativas al imperio, incluida la transformación de la ciudad de Bizancio en Constantinopla, que se convertiría en la nueva capital del Imperio Romano y seguiría siendo la capital del Imperio de Bizancio durante más de 1000 años. Constantino hizo muchas reformas legales prominentes durante su gobierno, incluido el ordenamiento de un mejor trato a los prisioneros dentro de Roma, la prohibición de los juegos de gladiadores y la limitación de los derechos de los amos de esclavos. Este es nuestro primer vistazo al tema constante del gobierno de Constantino, el emperador benevolente.

El predecesor de Constantino y # 8217, Majencio, era un tirano del sistema de Diocleciano que oprimía a los cristianos en el imperio. El más notable de los logros de Constantino fue su firma e implicación del Edicto de Milán en 313, que otorgó tolerancia religiosa en todo el imperio. Esto no solo revirtió la persecución de los cristianos que había estado ocurriendo bajo los emperadores anteriores, sino que también permitió que los pueblos de otras religiones practicaran libremente dentro del imperio. Por esto ha sido llamado tanto Constantino el Grande como San Constantino por diferentes sectas de la iglesia cristiana. Uno de los movimientos políticos más ingeniosos de Constantino fue su aceptación de otras religiones además del cristianismo. El paganismo no estaba prohibido en el momento en que Constantino llegó al poder; de hecho, las monedas acuñadas durante los primeros años de su gobierno todavía mostraban las figuras de los antiguos dioses romanos. Además, Constantine & # 8217s Arch en sí no contiene referencias cristianas directas. Este movimiento permitió al imperio un período de gracia religiosa en el que la gente podía entender el cambio que estaba ocurriendo y seguir por elección. Constantino creía que un cambio rápido perturbaría el imperio y, especialmente, molestaría a aquellos que deseaban mantener el status quo y continuar practicando creencias antiguas. Si hubiera impuesto el cristianismo a los ciudadanos de una manera revolucionaria, no habría sido mejor para el pueblo que el tirano al que había reemplazado.

El Arco de Constantino
El Arco de Constantino fue construido para conmemorar la victoria de Constantino sobre el mencionado Majencio en la Batalla del Puente Milvio en 312, lo que permitió a Constantino tomar todo el poder del imperio occidental. Se dice que antes de la batalla, Constantino vio una cruz crucifixión de luz sobre el sol que decía: & # 8220 Con esto conquistar & # 8221 Constantino a su vez ordenó a sus tropas que adornaran sus escudos con el emblema chi-rho de los cristianos. Al asociarse con el Dios cristiano, Constantino y sus soldados fueron percibidos como luchando por el cristianismo y con la bendición de Dios. Mientras que en el pasado las victorias militares fueron vistas como actos del emperador divino, la conquista de Constantino fue vista como un acto de Dios. Su victoria marcó el último obstáculo que los cristianos tuvieron que superar para practicar su religión libremente dentro del Imperio Romano. El 7 de marzo de 321 se declaró el domingo día oficial de descanso en el que se desmantelaron los mercados y se cerraron las oficinas, como aún hoy lo observamos. Esta declaración del domingo como el día de Dios es la primera implicación importante del movimiento del Imperio para volverse totalmente cristiano.

Una de las principales diferencias que se muestran en el Arco de Constantino en relación con los memoriales de los emperadores pasados ​​es el uso de la propaganda de Constantino para mostrarse como un gobernante amable y carismático, en lugar de un dictador divino. Al mostrarse a sí mismo como un gobernante benevolente, Constantino esperaba ganarse la lealtad de los ciudadanos, lo que los obligaría a seguirlo a una nueva edad de oro por elección, en lugar de a causa de la opresión. Este arco en particular también se considera relativamente más político que artístico en comparación con los monumentos del pasado, por lo que es de mucho interés. El Arco se estudia en gran parte debido a su uso de spolia, piezas de arte tomadas de monumentos y estatuas del pasado y reutilizadas en una nueva pieza, para transmitir los mensajes políticos de Constantino a los ciudadanos romanos. En el caso de Constantine & # 8217s Arch, los spolia se utilizan para mostrar una yuxtaposición de arte nuevo y antiguo. Los marcos tomados del pasado son extremadamente detallados y realistas, mientras que los marcos constantinianos que flanquean son desproporcionados, carentes de profundidad y rígidos. Cuando se ve uno al lado del otro en el Arco, el arte constantiniano parece completamente plano en comparación con las escenas del pasado. Este cambio dramático en el estilo artístico permite establecer una conexión entre la era de Constantino y los tiempos prósperos que se muestran dentro del spolia, mientras que simultáneamente muestra la transformación de la clase dominante para permitir un futuro brillante para todos en Roma. La importancia de esta yuxtaposición artística y la transformación dentro de la clase dominante se hará más evidente una vez que se hayan discutido en profundidad los propios spolia y el arte constantiniano del Arco.

Los spolia incluidos en el Arco de Constantino estaban destinados originalmente a mostrar las victorias y los méritos de los grandes emperadores romanos Trajano, Adriano y Marco Aurelio. Cuando se examinan, se notará que en cualquier lugar que aparezcan estos tres emperadores dentro de los diferentes marcos de spolia, la cabeza del emperador ha sido reemplazada por la de Constantino.


Esto, en efecto, muestra a Constantino conectando sus triunfos con su época de gobierno. Constantino ha hecho una asociación dentro de las mentes de los romanos entre su época de poder y los tiempos prósperos del pasado. Otro aspecto importante a considerar es la forma en que se muestra a Constantino con la mano derecha extendida hacia la gente en varias escenas del Arco. Al usar el spolia como propio, además de llegar a toda la gente de Roma, Constantine está demostrando que él es el individuo vital para la prosperidad en el imperio, así como el portador de un futuro brillante.

La spolia
Uno de los tres conjuntos de espolias presentes en Constantine & # 8217s Arch es el Gran Friso Trajano, dos paneles de los cuales están ubicados en el interior del arco central y uno en cada lado este y oeste del Arco, para un total de cuatro escenas. . Las escenas representadas dentro del friso dan un relato cronológico de una batalla, incluida una llegada imperial, dos escenas de batalla que incluyen al propio Trajano y soldados romanos con bárbaros capturados. Más importante que la narrativa ilustrada en el friso es el estilo artístico en el que aparecen las figuras.

Las figuras del friso de Trajano se muestran de manera similar a las de la columna de Trajano, pero son menos realistas y más idealizadas. Ejemplos de esto son el vestido ceremonial que usan los soldados, en lugar del atuendo de batalla, así como Trajano en la batalla sin casco. La intención de estas escenas idealizadas es mostrar el poder y el dominio del ejército romano y el alcance de la destreza militar de Roma.

El segundo de los tres conjuntos de espolias son los ocho medallones de Adriano, 2 pares de los cuales están en cada fachada, tanto al norte como al sur. Cada pareja representa una escena de caza combinada con una siguiente escena de sacrificio. Las cuatro escenas de caza que se representan son la salida para la caza, la caza del oso, la caza del león y la caza del jabalí. Cada una de las cacerías terminó con un sacrificio a la deidad apropiada, Silvanus, Diana, Hércules y Apolo respectivamente. Estos marcos de caza ilustran a Constantino (recortado de la figura original de Adriano) matando a la bestia, con la intención de representar a los enemigos del imperio. Los sacrificios posteriores aseguran que los dioses lo harán afortunado y poderoso, lo que obliga al espectador a ver que la prosperidad del imperio está en manos del emperador.

El conjunto final de spolia son los paneles aurelianos de la época de Marco Aurelio. Hay ocho escenas en total, dos pares en cada fachada del Arco. En el lado sur vemos el primer conjunto que incluye la preparación para la guerra con la purificación ritual del enemigo y un discurso imperial, destinado a mostrar una relación armoniosa entre el emperador y sus tropas. Estos eventos son importantes porque a los ojos de los soldados, ambos fueron vitales para asegurar una victoria en la batalla que siguió. En la fachada norte vemos las escenas militares que se desarrollan cronológicamente entre los dos conjuntos de paneles del lado sur. Esto incluye representaciones del emperador administrando justicia al enemigo, así como una llegada militar y una salida de la batalla. Estos marcos le dan al espectador una sensación de la valentía y el liderazgo del emperador, además de ayudar al espectador a comprender la importancia del sistema imperial y la generosidad de su gobernante para el bienestar del imperio. El segundo conjunto de la fachada sur muestra el éxito de los preparativos, después de la batalla. La victoria se muestra, en primer lugar, por los acuerdos que se hacen entre el re-cortado Constantino y los gobernantes de los pueblos conquistados para unirse al Imperio Romano, y en segundo lugar por la clemencia del emperador hacia el pueblo recién sometido, que de nuevo sigue el tema del gobernante benevolente. .


El arte constantiniano
El último componente del Arco es el Friso Constantiniano, que cuenta la historia del ascenso al poder de Constantino. El friso narrativo describe a Constantino y sus ejércitos partiendo de Milán, el sitio de Verona, el ataque a la ciudad, la Batalla del Puente Milvio,

los enemigos señalan la retirada, Constantino y los ejércitos regresan triunfalmente a Roma, Constantino se dirige al pueblo y, finalmente, Constantino distribuye limosnas a los ciudadanos. Las dos últimas escenas mencionadas son de gran importancia por dos razones, la primera es la comparación de estas escenas con el spolia directamente al lado de ellas en términos de estilo artístico. Como se mencionó, los espolios del pasado son mucho más detallados y precisos. Al colocar un estilo artístico drásticamente diferente directamente al lado del arte antiguo, Constantine muestra no solo una conexión con las grandes tradiciones del pasado, sino también una diferencia con el imperio del pasado para un futuro aún más brillante. La segunda y clave pieza a notar es el hecho de que en estas escenas constantinianas, Constantino se ha colocado en medio del pueblo, con cada uno de los romanos mirando hacia él de manera ordenada. Este diseño tiene una relación directa con la aparición de La última cena. Constantino ha representado subliminalmente al pueblo romano que él será el que lleve al imperio a una nueva era de prosperidad, no a través de la tiranía y la opresión, sino a través de la bondad y la compasión.

Hay dos elementos finales del Friso Constantiniano que son importantes para la percepción del emperador por parte del espectador. Dentro del friso, hay estatuas de Adriano y Marco Aurelio, así como el Arco de Septimio Severo. Constantino vuelve a situarse entre las tradiciones de estos grandes emperadores del pasado. Además, Constantine se muestra entre personas de diversas clases, como funcionarios gubernamentales, contables, beneficiarios de alto rango y una multitud de peticionarios anónimos. El hecho de que haya múltiples clases representadas es extremadamente importante porque esto se convertiría en una premisa para el cambio del gobierno romano de una dictadura tiránica a una jerarquía de burocracia en la que el poder recae en nuevas clases y es supervisado por el emperador.

El tema central proyectado por Constantino a través del uso de la spolia, así como el arte de estilo constantiniano, es el de un gobernante amable y generoso. Cabe señalar que en los lados este y oeste del Arco, en el que se encuentran las dos escenas de los ejércitos de Constantino, una en la que salen de Milán y la otra en la que regresan triunfalmente a Roma, junto con los medallones. de los dioses del Sol y la Luna pretendía mostrar una diferencia de tiempo entre los inicios de la conquista y su glorioso regreso. Además, los Frisos Constantinianos en los lados este y oeste del Arco se muestran debajo de los del Friso Trajano para transmitir una victoria y prosperidad predeterminadas. El medallón del sol tiene otro significado específico en el contexto del Arco: el dios sol Sol es el tema del monoteísmo pagano.
Esta conexión monoteísta entre Sol y el Dios cristiano formó un puente para la eventual reforma del paganismo al cristianismo en el Imperio Romano. Aunque el poder es el centro de atención dentro de las escenas, se pretende que sea el poder del emperador Constantino para conquistar, salvar, traer armonía y beneficiar a todo el pueblo de Roma.

Conclusión
El componente final del Arco es el primero en llamar la atención entre los muchos marcos artísticos del arco, la inscripción escrita que dedica el Arco. Dice: & # 8220 Para el emperador César Flavio Constantino Máximo, Pío Félix Augusto, ya que a través de la inspiración divina y gran sabiduría él ha librado al estado del tirano y todas sus facciones, por su ejército y armas nobles, el Senado y el pueblo romano. , dedica este arco decorado con insignias triunfales. & # 8221 La inscripción envuelve todo lo que se ha visto en toda la pieza, hablando del gran poder y sabiduría de Constantino y sus poderosos ejércitos que han permitido al Imperio escapar de la opresión. La frase de mayor importancia en esta inscripción es & # 8220 a través de la inspiración divina & # 8221, que se cree que es una referencia a la cruz de luz que Constantino había visto a través del sol. Esta idea de someter la gloria a un poder divino que no sea el propio emperador no se había visto hasta este momento. La ideología de que el imperio podría entrar en una nueva Edad de Oro con un emperador que fuera benévolo y carismático con todo el pueblo de Roma se convirtió en el tema del cambio para el Imperio Romano a partir de este momento.

Bibliografía
Brenk, Beat. "Spolia de Constantino a Carlomagno: estética versus ideología". Documentos de Dumbarton Oaks: Estudios sobre arte y arqueología 41 (1987): 103-109.

Burckhardt, Jacob. La era de Constantino el Grande. Garden City, Nueva York: Doubleday, 1956.
Burns, Paul C., comp. Revista de estudios cristianos primitivos. 1998. Prensa de la Universidad Johns Hopkins. 20 de abril de 2008

Clark, Gillian. Christianity and Roman Society. Cambridge, UK: Cambridge UP, 2004.
Hartley, Elizabeth, Jane Hawkes, and Martin Henig. Constantine the Great : York's Roman Emperor. Aldershot, England: Lund Humphries, 2006.

Herbermann, Charles G., and Georg Grupp. "Constantine the Great." New Advent Catholic Encyclopedia. 1908. Robert Appleton Company. 19 Apr. 2008

Odahl, Charles M. Constantine and the Christian Empire. London: Routledge, 2004.

Patrizio Pensabene e Clementina Panella (eds.): Arco di Costantino: tra archeologia e archeometria, "L'Erma" di Bretschneider, Roma, 1999.

Peirce, Phllip. "The Arch of Constantine: Propaganda and Ideology in Late Roman Art." Art History 12 (1989): 387-418.


Featured Online Schools

Artículos relacionados

There are many history myths that just won't go away. Some times, a myth is just garbled truth, mispoken facts and disordered details. Other times, a myth is simply guessing, or even deception, touted as historical fact. Even some history teachers are unwittingly teaching some of these myths as facts. Read on and see if you have fallen for any of these history myths.


  • The fragment was sent by the Louvre Museum in Paris to the Capitoline Museums in Rome
  • It is not known where the fragment of the finger was before its discovery in Paris in 1860
  • The reunification of the finger and hand comes 550 years after they were separated

The 38cm-long index finger was recently sent to the Capitoline Museums in Rome by the Louvre Museum in Paris.

This week the piece was finally being returned to its rightful position on the hand, which sits in the museum alongside the colossal bronze bust of Constantine.

The bronze pieces were originally donated to the Roman people by Pope Sixtus IV in 1471, and the reunification of the finger and hand comes 550 years after they were separated.

It is not known where the fragment of the finger was before it was found again in the collection of the marquis Giampietro Campana, a prominent collector of Roman art, in Paris in 1860.

The finger was discovered to belong to Constantine's hand in May 2018, thanks to a 3D model brought to Rome from the Louvre.

Constantine ruled Rome in the fourth century, and was the first Roman emperor to convert to Christianity.

Of the bronze colossus, only the enormous head and left hand — which is also missing other fragments — remain.


THE LATIN JESUS CHRIST UNMASKED AT LAST!!

The Greek word CRISTOS is a TITLE and equivalent to the Hebrew word MESSIAH. The English word Christ is transliterated from the Greek Cristos, Christus in German, Christ in French, Cristo in Italian and Spanish. The classical Latin transliteration of the Greek CRISTOS is CRISTUS.

The Great Apostasy predicted by the Apostle Paul, and the rise of Antichrist predicted by the Apostle John, began in the wilderness—at the most remote outpost of the Roman Empire (II Thessalonians 2:3, Apocalypse 17:3).

There is nothing new under the sun (Ecclesiastes 1:19). Satan's template for creating the New Covenant apostasy was based on the Babylonian King Nimrod marrying his mother Queen Semiramis, and having a son named T ammuz (Genesis 10:9, Ezekiel 8:14). That is why Saint Martin Luther entitled his 1620 magnum opus: On the Babylonian Captivity of the Church. That brilliant and prolific author calculated that the Babylonian Captivity began around 260 (260+1260=1520).

Eburacum was the remotest outpost of the Roman Empire in Britannia.

It was inhabited by wild men called Brigantes, who were ruled by women painted their bodies, stripped for battle, and married their mothers (Leviticus 18:7).

In early 208, Eburacum had a most unexpected visitor: the mighty Roman Emperor Septimius Severus "Severe Seven."

Caesar was accompanied by his wife/boss Julia Domna, and rival sons Caracalla and Geta.

Septimius Severus was known as the "African Emperor" as he was a Carthaginian Canaanite. The Carthaginians were the deadly enemies and rivals of Roma for centuries . Femme fatale Julia Augusta was also a Canaanite and Jezebel on steroids!

The Romans ruled Britannia for 3 centuries, yet few visible traces of their presence can be found.

Londinium was founded by Emperor Claudius, and Emperor Hadrian built a huge wall across the northern part of the island.

Hadrian's Wall required the presence of many legions (St. Mark 5:9) so the Latin language predominated.

Saint Patrick's ancestors were Christian Roman Britons who fled to the north of the island during the great persecution of Emperor Diocletian.

While Caesar Septimius Severus was fighting 'barbarians," his wife Julia was having sex with her son Caracalla. The baby she left behind became the grandfather of Esus Constantinius Clorus.

The baby born to Julia Domna in Eburucum was adopted by a Roman Tribune named Esus Constantinus.

Constantinus was the father of Esus Constantinius Clorus.

In 212, Caracalla gave Roman citizenship to all free men and women in the Empire.

Around 272, Constantinus Clorus married Druidess Helena.

According to "historian" Edward Gibbon, Helena was a Balkan barmaid. In the Roman Empire, lupa (she-wolf) and barmaid were slang words for prostitutes. Another legend has Helena the daughter of "Old King Cole."

Constantine and Helena became lovers, and the result was the birth of a son that Helena named Cristus (Christ in English).

To escape the wrath of his father, Constantine fled to the Court of Emperor Diocletian at Nicomedia.

While he was there, Diocletian launched the last great pagan persecution of the Christians, which lasted 10 years (Apocalypse 3:2).

Millions of books were burned, and the primary target was the Holy Scriptures.

Even anti-Christian pagan books were burned because they would reveal the true name of the Messiah. Constantine made sure that all Scriptures that condemned "kissin' cousins," or his depraved lifestyle, were consumed in the Empire-wide holocaust.

During the persecution in the East, Constantine "escaped" from the Court of Diocletian. Later hagiographers compared that flight to Moses escaping from Pharaoh.

In 305, Constantine arrived back in Eburacum, and the following year he sent his father to Hades.

After the untimely death of his father, he was proclaimed Caesar by his troops.

To cement his claim to the throne he married Helena, and adopted Cristus as his son and heir! Helena became Augusta when she married her son. Augusta was a title reserved exclusively for wives of Roman Emperors.

With his mother/wife by his side, and accompanied by his son Cristus, Constantine set out to conquer the entire Roman Empire. His final goal was to impose his version of "Christianity" on the whole world. Before Constantine it was illegal to be a Christian . . . now it would be illegal not to be a Christian.

Jesus Constantine, and his army of 80,000 naked Brigantes appeared before the walls of Roma in October 312.

At noonday, before the battle commenced, he claimed to have seen a vision of a cross in the sky, and a voice that said In Hoc Signo Vinces or "with this sign, conquer."

That was a counterfeit of Saint Paul's conversion on the Damascus Road, when at noonday he saw a light BRIGHTER than the sun (Acts 22:6).

After Constantine conquered the entire Roman Empire, he called the Council of Nicaea to resolve disputes among the Christians about the true nature of Christ. Was he created . . . or did he always exist?

The Council of Nicaea was held just before the 300th anniversary of the death and Resurrection of the Messiah. For the first 300 years, the Scriptures were the sole guide for Christians on all matters of faith and morals.

Counterfeit Christian Jesus Constantine presided as "bishop" over the Council of Nicaea.

The burning issue was the true nature of the Cristos or Cristus.

Most of the Bibles were burned during the great persecution so Constantine told them what to believe.

Naturally, Constantine believed that his son Cristus was the Messiah.


Icon depicting Emperor Constantine and
the bishops at the Council of Nicaea .

During the Council a new calendar was adopted which began at 5508 BC, and the date for Passover-Resurrection was changed to the corrupt Latin computation.

Helena was the only wife Constantine recognized, but most Romans objected to his incestuous marriage.

As a result, he married a woman named Flavia Fausta, who bore him 3 sons and 2 daughters.

Fausta wanted her firstborn son to succeed as Emperor, so she accused Cristus of trying to seduce her.

As a result, Constantine ordered the execution of Cristus . . . and then he murdered Fausta.


Reverse of coin of Cristus with the words
"the security of the Republic."

Naturally, Helena was also anxious to get rid of Fausta. The death of Cristus, on the 300th anniversary of Christianity, was also a parody of the death of the real Cristus.

As "penance" for the deaths of Cristus and Fausta, Constantine sent his mother to Jerusalem to discover the True Cross.

Amazingly, she discovered the True Cross at the site of the future fake "Holy Sepulchre."

That "Holy Sepulchre" is still a bone of contention between the Latin West and the Orthodox East.

With gold and silver confiscated from the pagan temples, Constantine went on a building spree, erecting "Christian" houses of worship all over the Empire. He constructed the Lateran Palace in Roma, and he also built a tomb to house his remains, and those of his mother/wife Helena. Prior to Constantine, Roman Emperors were cremated!


The mausoleum of Helena at Roma was originally
built for Constantine and his mother/wife Helena.

The monster Nero killed his own mother Agrippina because she refused to marry him!

The SPQR Romans did not want Constantine in their city because they still despised his marriage to his mother.

The Senate also refused to make him a king because kings were banned forever in 509 BC.

As revenge for not allowing him to be buried in Roma, Constantine founded the Papacy under Pope Julius I.

Helena Augusta went to Hades in 330, and she was buried in the huge mausoleum that was built for both of them. Like all his deluded followers today, Jesus Constantine believed that the waters of baptism would wash away his many sins. That was why he delayed baptism until just before his death.

He was buried in Constantinople, in a massive building called the Church of the Holy Apostles surrounded by images of the 12 Apostles of Christ. In 1453, that church was demolished by the Terrible Turks, and turned into a mosque. No one knows where his bones lie, but perhaps Apollyon has one more mission for Jesus Constantine before the end of time.


Equestrian statue of Emperor Jesus
Constantine in St. Peter's Basilica.

Saint John saw a frightening vision of the 4 Horseman of the Apocalypse, and they were led by a rider on a White Horse.

That rider was/is Emperor Jesus Constantine.

Then John was taken to the wilderness and he saw a vision of a woman sitting on a scarlet colored beast with 7 heads and 10 horns.

That woman was/is Empress Helena.

Pope Julius I did not want the new "Christian" city associated with its pagan past, so he changed Romulus and Remus to Saints Peter and Paul.


Statue of "Virgin" Helena holding the
infant Cristus in St. Peter's Basilica.

The "Virgin" mother of Christ that is the main focus of Catholic worship is actually Helena the mother/wife of Constantine.

That is why they can claim to follow Christ, but their "Christ" is actually the Latin Cristus.

The Orthodox Church in Constantinople enthusiastically embraced Constantinian "Christianity," but they only accepted the decrees of the first 7 ecumenical councils.


Orthodox icon of "Saint" Constantine
with his mother/wife "Saint" Helena.

That means that they totally rejected the idea of pick-pocket "Purgatory," or a second chance to be saved after death!

Fulfilled prophecy is one of the greatest proofs that the Bible is true:

And now I (Christ) have told BEFORE it comes to pass, that WHEN it comes to pass, ye might believe (Saint John 14:29).

The Alpha and Omega not only predicts the future but he give the time frame when the prophecies would come to pass!

The real Saint Peter also stressed the infallible words of prophecy:

We also have a more sure word of prophecy, which ye do well to take heed as a light that shines in a dark place, until the day dawns, and the morning star rises in your hearts (II Saint Peter 1:19).

Jackass "historians" changed the name CRIS T US to CRIS P US. Changing one letter in a name can cause chaos and deceive millions. In 1066, Anglo-Saxon King HAR O LD was killed by Viking King HAR A LD of Norway. Change one letter in L U THER and you can spell H I TLER. Change one letter in GOD and it spells GOG. Change one letter in ROM A and it spells ROM E.

The biggest spelling mistake of all is the change of the name of the Jewish Messiah:

I am A LPHA and O MEGA, the beginning and the ending, saith JEHOVAH, who is and who was and who is to come, the Almighty (Apocalypse I:8, 1:11, 21:6, 22:13).


Massive 16th Century Sculpture of a Guardian Colossus

Shrouded within the park of Villa Demidoff (just north of Florence, Italy), there sits a gigantic 16th century sculpture known as Colosso dell'Appennino, or the Appennine Colossus. The brooding structure was first erected in 1580 by Italian sculptor Giambologna. Like a guardian of the pond in front of him, the giant is in an endless watchful pose, perched atop his earthy seat.

At one point, the colossal figure stood amidst a number of other bronze statues, many of which have now gone lost or stolen. The massive brick and stone structure withstood centuries in the same spot, managing to maintain its figurative composition in all that time.

The park that the colossus is situated in, once built as an estate for the mistress of an Italian duke, serves as the perfect setting for the gentle giant. His presence demonstrates a connection between man and nature. The massive size of the structure also echoes the relationship that is greater than reality. The colossus presents a surreal bond to nature.


Ver el vídeo: ΠαντελήςΚωνσταντίνος Παντελίδης - Τα σχοινιά σου