Los misteriosos guerreros Riace: de Grecia a Italia y al descubrimiento

Los misteriosos guerreros Riace: de Grecia a Italia y al descubrimiento

Los Guerreros de Riace (o Bronzi di Riace) son un par de estatuas de bronce griegas que fueron descubiertas en el mar cerca de Riace, en la provincia de Calabria, en el sur de Italia. Las estatuas datan del siglo V a. C. y representan a dos guerreros. Ambos guerreros están desnudos y con barba, aunque se cree que uno de ellos es un individuo "más joven" y el otro es "mayor". La primera se conoce como Estatua A, mientras que la última se conoce como Estatua B. Esta elección de nombres es una indicación de que nadie está seguro de a quién se suponía que representaban las estatuas, aunque algunos eruditos han hecho sus propias especulaciones. Los Guerreros Riace se consideran tesoros del mundo antiguo por varias razones. Por un lado, las estatuas de bronce de la antigua Grecia son raras, ya que estas obras de arte a menudo se fundieron en épocas posteriores con el fin de hacer nuevos objetos.

La historia moderna de los Riace Warriors, también conocida como Riace Bronzes, comienza en 1972 d.C. El 16 th de agosto de ese año, un químico romano llamado Stefano Mariottini estaba pescando bajo el agua en el mar Jónico frente a Marina di Riace. Mientras estaba bajo el agua, Mariottini descubrió a los Guerreros Riace en la arena completamente por casualidad. El químico inicialmente pensó que había encontrado un cadáver, aunque al inspeccionarlo más de cerca, se dio cuenta de que en realidad era una estatua. En cualquier caso, Mariottini se puso en contacto con las autoridades y, pocos días después, la policía sacó del mar el par de estatuas de bronce y las entregó al superintendente arqueológico de Reggio Calabria.

A pesar de la importancia de este sorprendente descubrimiento, los Guerreros Riace aparentemente no fueron tratados con el cuidado que merecen. Por ejemplo, una gran pieza de cerámica de la antigüedad tardía fue convenientemente “olvidada” en la playa. Esta pieza de cerámica se había colocado originalmente entre el antebrazo derecho y el pecho de la Estatua A en la antigüedad para evitar que el brazo se dañara.

Los Riace Warriors “desaparecieron” durante aproximadamente una década, ya que debían ser estudiados, limpiados y restaurados antes de que pudieran mostrarse al público. Entre 1975 y 1980 d.C., los Guerreros de Riace estuvieron en Florencia, donde se les realizó un trabajo de restauración inicial. Uno de los principales objetivos de los restauradores fue limpiar y preservar la superficie externa de las estatuas.

Los Guerreros de Riace se revelaron por primera vez al público en el verano de 1981 d.C., primero en Florencia y luego en Roma. El hecho de que un millón de personas vinieran a ver las estatuas atestigua el gran interés que el público tenía por estas antiguas obras de arte. Y ese mismo año, los Guerreros de Riace también aparecieron en un sello postal italiano conmemorativo.

Los Guerreros Riace hoy se exhiben en el Museo Nazionale della Magna Grecia. ( CC BY-SA 2.5 )

Después de que fueron encontrados, los guerreros fueron restaurados dos veces más

Sin embargo, el trabajo de restauración aún no se completó del todo, y su segunda fase se llevó a cabo entre 1992 y 1995 d.C. La segunda etapa del trabajo de restauración se llevó a cabo en las estatuas en un laboratorio en el Museo Nazionale della Magna Grecia (o el Museo Nacional de Magna Graecia), en Reggio Calabria, donde actualmente se exhiben los artefactos. El objetivo de esta segunda fase de restauración fue remover la tierra dentro de las estatuas. Como la tierra estaba empapada en sal, estaba dañando el metal y, por lo tanto, tuvo que ser removida. Después de eso, los Riace Warriors regresaron a Florencia para realizar más restauraciones. Las muestras de suelo fueron posteriormente analizadas por científicos y proporcionaron información bastante interesante (ver más abajo).

Entre 2010 y 2013 d.C., la tercera y última ronda de restauración se realizó en los Guerreros de Riace, esta vez en el Palazzo Campanella, la sede del Consejo Regional de Calabria. Las estatuas se restauraron en este edificio, que se encuentra al otro lado de la ciudad de Reggio Calabria, ya que el Museo Nacional de Magna Graecia estaba en proceso de renovación. Durante este período, las estatuas se colocaron boca arriba, en una "pose indigna".

Colocar las estatuas sobre sus espaldas fue de hecho una medida práctica, ya que permitió a los restauradores trabajar en ellas con mayor facilidad. Aún así, hubo personas que encontraron esta ofensiva, sobraron la controversia e incluso solicitaron al Ministerio de Cultura que las estatuas se exhibieran adecuadamente nuevamente lo antes posible. En cualquier caso, después de que se completó la restauración, los Guerreros Riace fueron devueltos al Museo Nacional de Magna Grecia, donde fueron colocados sobre una plataforma antisísmica para reducir el riesgo de daños. Además, la habitación en la que se muestran las estatuas tiene un clima controlado, lo que ayuda a prevenir / ralentizar su deterioro. Además de eso, solo 20 visitantes pueden ingresar a la habitación a la vez, y solo después de pasar por una esclusa de aire.

Cabe mencionar que la restauración de 2010-2013 d.C. no fue la única vez que el manejo de los Guerreros de Riace generó controversia. Un año después de que las estatuas volvieran a estar en exhibición, volvieron a estar en el centro de otra controversia. En ese momento, había un plan propuesto para transportar las estatuas hasta Milán, que está a unos 1000 km (620 millas) al norte de Reggio Calabria. Las estatuas debían formar parte de la Exposición Universal, EXPO 2015, y permanecerían en Milán durante seis meses. Muchos expertos estaban preocupados con esta propuesta, ya que creían que las estatuas se encuentran ahora en un estado tan frágil que incluso el más mínimo movimiento podría resultar en su destrucción.

En un artículo sobre el tema de 2014 AD, el autor cuestiona si el plan de enviar las estatuas a la Exposición Universal es de hecho "un movimiento de dinero descarado para aumentar la venta de entradas en la EXPO 2015". Por cierto, al final, se decidió que los Riace Warriors no viajarían a Milán, ya que la EXPO 2015 “no tenía una reputación científica ni cultural” y, por lo tanto, transportar las estatuas al norte simplemente no valía la pena correr el riesgo.

Estatua A de los guerreros de Riace, también conocida como “Il Giovane” (“El joven”). (Luca Galli de Torino, Italia / CC BY 2.0 )

The Riace Warriors: similitudes y diferencias

Desde el principio, las dos estatuas se han denominado Estatua A y Estatua B. En Reggio Calabria, las estatuas también se conocen como "Il Giovane" ("El joven") e "Il Vecchio" ("El viejo"), respectivamente. Además de ser la más joven de las dos estatuas, la estatua A es también la más alta de las dos, aunque no mucho: la estatua A mide 1,98 metros (6,5 pies) de altura, la estatua B mide 1,97 metros (6,46 pies) de altura. Ambas estatuas también muestran diferencias en sus barbas, sus rasgos faciales y sus peinados. Y los hombres de ambas estatuas están de pie en la clásica postura de contrapposto. Aún así, se puede notar una ligera diferencia: los pies de la Estatua B están más juntos que los de la Estatua A.

Técnicamente hablando, ambas estatuas fueron fundidas usando la técnica de la cera perdida, y el bronce de las estatuas se considera muy delgado. Se ha observado que la estatua A es de un color verdoso más oscuro que la estatua B, lo que lleva a la teoría de que cada estatua se hizo con una aleación de bronce diferente. Además del bronce, también se utilizaron otros materiales, como plata, cobre y calcita en la creación de los Guerreros Riace.

Los dientes de la estatua A, por ejemplo, están hechos de plata. Se usó cobre para los pezones, los labios y las pestañas de ambas estatuas. Y las escleróticas (el blanco de los ojos) están hechas de calcita. También se cree que las estatuas se hicieron originalmente con elementos adjuntos, aunque desde entonces se han perdido. Por ejemplo, se cree que los Guerreros Riace alguna vez tuvieron cascos en la cabeza, un escudo en una mano y un arma, tal vez una lanza, en la otra. Algunos creen que estos archivos adjuntos, además de un tercer guerrero Riace que supuestamente desapareció poco después de que fuera sacado del mar, llegaron a la colección del Museo John Paul Getty de Los Ángeles. El museo, sin embargo, niega estas acusaciones.

· Boxeador en reposo: la estatua de bronce antigua más emblemática del mundo

· El Coloso de Rodas: Mega estatua griega antigua

· Se encuentra el primer altar de serpientes griego para dioses subterráneos en el sur de Turquía

Estatua B de Riace Warriors, también conocida como "Il Vecchio" ("El Viejo") . (Bronzi_Di_Riace_Statua_B.jpg: Usuario: AlMare obra derivada: Hic et nunc / CC BY-SA 2.5 )

Basado en el análisis del suelo que fue removido del interior de las estatuas durante la segunda fase de restauración, se determinó que los artefactos fueron hechos en Argos. Esta información permitió a los historiadores del arte especular sobre la identidad de los Guerreros de Riace.

Se ha sugerido, por ejemplo, que la estatua A puede representar a Tydeus, mientras que la estatua B podría ser Amphiraus. Ambos son personajes de la mitología griega, siendo el primero un héroe de Etolia e hijo del dios Ares, mientras que el segundo fue un profeta guerrero que predijo su propia muerte bajo los muros de Tebas. Ambos héroes participaron en la desafortunada expedición de los argivos contra Tebas, una empresa legendaria inmortalizada en la tragedia de Esquilo. Siete contra Tebas .

Teatro griego antiguo en Argos, Grecia, donde los arqueólogos creen que se crearon las estatuas de bronce del Guerrero Riace, mucho antes de que terminaran en Italia. ( Cristóbal / Adobe Stock)

Hecho en Grecia y luego robado o traído a Italia.

Al conectar a los Guerreros de Riace con la ciudad de Argos, los historiadores del arte también han podido especular sobre la identidad de los artistas que pudieron haberlos hecho, así como su fecha de creación. Se ha postulado que la estatua A fue realizada por Hageladas, un argivo que trabajó en el santuario de Delfos a mediados del siglo XIV. th Siglo aC. La estatua B, por otro lado, pudo haber sido creada por Alcamenes, quien era originario de la isla de Lemnos. Posteriormente, Alcamenes fue recompensado con la ciudadanía ateniense por su talento artístico. La identificación de estos artistas se basa en el conocimiento de que había un grupo de figuras de bronce, incluidos los siete héroes que sitiaron Tebas, en Argos, y que estas estatuas están asociadas con Hageladas y su escuela.

Si los Guerreros de Riace fueran de verdad de Argos, la siguiente pregunta naturalmente sería "¿Cómo terminaron en el fondo del Mar Jónico?" Una sugerencia es que las estatuas fueron saqueadas por los romanos después de la conquista de Grecia. El saqueo de obras de arte griegas y su transporte de regreso a Roma, después de todo, es bastante conocido. Sin embargo, se han planteado algunas preguntas con respecto a este escenario, lo que ha llevado a sugerencias alternativas sobre lo que realmente sucedió.

Una de las explicaciones alternativas es que los bronces no iniciaron su desafortunado viaje en Grecia, sino en el sur de Italia, que en la antigüedad se conocía como Magna Graecia. Esta hipótesis continúa sugiriendo que las estatuas residían en realidad en Epizephyrian Locris, una colonia griega no lejos de Riace. Desde el 280 al 275 a.C., la Guerra Pírrica se libró entre la República Romana y Pirro de Epiro, cuya ayuda contra Roma había sido solicitada por los habitantes de Tarento, otra ciudad griega en Magna Grecia. Pirro sitió Locris en 275 a. C., después de que se unieran a los romanos. Después de tomar Locris, Pirro saqueó la ciudad, y se especula que los Guerreros Riace fueron parte del botín llevado a Epiro.

Se cree que cuando el barco que transportaba a los Riace Warriors cruzaba el Mar Jónico (ya sea en dirección a Roma o al Epiro) fue atrapado en una tormenta y como resultado se hundió con su cargamento. Los críticos de este escenario, sin embargo, han señalado el hecho de que no se han encontrado ni el naufragio ni el resto de la carga del barco, asumiendo que el barco llevaba más de estas dos estatuas.

Alternativamente, se ha sugerido que las dos estatuas fueron arrojadas por la borda, quizás para aligerar la carga del barco mientras navegaba a través de una tormenta, o para evitar que cayeran en manos de piratas. En cualquier caso, es posible que nunca sepamos con certeza cómo terminaron los Guerreros Riace en el fondo del Mar Jónico.

Un sello italiano de 1997 del llamado fragmento de bronce de "Cabeza de Porticello" o "Filósofo de Porticello" del siglo V aC encontrado en Porticello, frente a la costa del sur de Italia, que es otra atracción estrella en el Museo Nazionale della Magna Grecia en Reggio Calabria, Italia. (laufer / Adobe Stock )

Los Guerreros de Riace han sido sin duda las estrellas del Museo Nazionale della Magna Grecia, atrayendo a unos 130.000 visitantes al museo cada año. Sin embargo, otro artículo afirma que desde su descubrimiento en 1972 hasta 2014 d.C., solo 120.000 personas han visto a los Guerreros Riace en el museo. Independientemente, debe tenerse en cuenta que, si bien los Guerreros de Riace son las principales atracciones del museo, también se exhiben una serie de otros artefactos notables. Por ejemplo, las habitaciones en las que se exhiben los guerreros también alberga la “Cabeza de un filósofo” y la llamada “Cabeza de Basilea”. Se trata de dos cabezas de bronce, presumiblemente una vez que formaron parte de estatuas completas, que también se encontraron en el fondo del mar frente a la costa de Calabria. Uno se siente tentado a especular sobre la cantidad de estatuas de bronce antiguas que pueden estar esperando ser descubiertas en las aguas del sur de Italia.


The Riace Warriors (Bronzi di Riace) en el Museo Nazionale della Magna Grecia

los Guerreros Riace (también conocido como el Bronces Riace o Bronzi di Riace) son dos estatuas griegas de bronce de tamaño natural de guerreros barbudos desnudos. Las estatuas fueron descubiertas por Stefano Mariottini en el mar Mediterráneo cerca de la costa de Riace Marina, Italia, el 16 de agosto de 1972. Las estatuas se encuentran actualmente en el Museo Nazionale della Magna Grecia en la ciudad italiana de Reggio Calabria. Las estatuas se conocen comúnmente como "Estatua A" y "Estatua B" y originalmente se fundieron utilizando la técnica de la cera perdida.

Estatua A

El descubrimiento de las estatuas en 1972

La estatua A mide 198 centímetros de alto y representa al más joven de los dos guerreros. Su cuerpo exhibe una fuerte postura de contrapposto, con la cabeza girada hacia la derecha. Los elementos adjuntos se han perdido, lo más probable es que un escudo y una lanza, su casco ahora perdido sobre su cabeza puede haber sido coronado por una corona. La guerrera tiene barba, con detalle de cobre aplicado en labios y pezones. Los ojos insertados también sobreviven para la Estatua A. El cabello y la barba se han trabajado de manera elaborada, con rizos y rizos exquisitos.

Estatua B

Estatua A (primer plano) y Estatua B (fondo), desde el mar frente a Riace, Italia, c. 460-450 a.E.C. (?), Estatua A, 198 cm de alto, Estatua B, 197 cm de alto (Museo Archaeologico Nazionale Reggio Calabria) (foto: Robert y Talbot Trudeau, CC BY-NC 2.0)

La estatua B representa a un guerrero mayor y mide 197 centímetros de altura. Un casco ahora perdido probablemente estaba encaramado sobre su cabeza. Al igual que la estatua A, la estatua B tiene barba y está en una postura de contrapposto, aunque los pies de la estatua B están más juntos que los de la estatua A.

Estilo severo

El estilo clásico severo o temprano describe las tendencias en la escultura griega entre c. 490 y 450 a.E.C. Artísticamente, esta fase estilística representa una transición del estilo arcaico bastante austero y estático del siglo VI a. C. al estilo clásico más idealizado. El estilo Severo está marcado por un mayor interés en el uso del bronce como medio así como un aumento en la caracterización de la escultura, entre otras características.

Interpretación y cronología

Estatua A, desde el mar frente a Riace, Italia, c. 460-450 a.E.C. (?), 198 cm de altura (Museo Archaeologico Nazionale Reggio Calabria) (foto: Luca Galli, CC BY 2.0)

La cronología de los guerreros de Riace ha sido un tema de discusión entre los eruditos desde su descubrimiento. En esencia, hay dos escuelas de pensamiento: una sostiene que los guerreros son del siglo V antes de nuestra era. originales que se crearon entre 460 y 420 a. C., mientras que otro sostiene que las estatuas se produjeron más tarde e imitan conscientemente la escultura clásica temprana. Aquellos que apoyan la cronología anterior argumentan que la Estatua A es la primera de las dos piezas. Esos eruditos también establecen una conexión entre los guerreros y los talleres de famosos escultores antiguos. Por ejemplo, algunos estudiosos sugieren que el escultor Myron elaboró ​​la estatua A, mientras que Alkamenes creó la estatua B. Además, quienes apoyan la cronología anterior señalan al estilo severo como una clara indicación de una fecha clásica temprana para estas dos obras maestras.

El historiador de arte B. S. Ridgway presenta una opinión disidente, afirmando que las estatuas no deben asignarse al siglo V a. C., argumentando en cambio que lo más probable es que se produjeran juntas después del 100 a. C. Ridgway siente que las estatuas indican un interés en la iconografía clásica temprana durante el período helenístico.

En términos de identificaciones, se ha especulado que las dos estatuas representan a Tydeus (estatua A) y Amphiaraus (estatua B), dos guerreros de la obra trágica de Esquilo. Siete contra Tebas (sobre Polinices después de la caída de su padre, el rey Edipo), y puede haber sido parte de una composición escultórica monumental. Un grupo de Argos descrito por Pausanias (el viajero y escritor griego) se cita a menudo en conexión con esta conjetura: “Un poco más allá hay un santuario de las estaciones. Al regresar de aquí se ven las estatuas de Polinices, el hijo de Edipo, y de todos los jefes que con él murieron en la batalla en la muralla de Tebas ... ”(Pausanias, Descripción de Grecia 2.20.5).

Una vista conjetural restaurada de los dos guerreros / Por Leomonaci121198, Wikimedia Commons

Las estatuas tienen clavijas de plomo instaladas en sus pies, lo que indica que originalmente estaban montadas sobre una base e instaladas como parte de algún grupo escultórico u otro. La historiadora de arte Carol Mattusch sostiene que no solo se encontraron juntos, sino que originalmente se instalaron, y tal vez se produjeron, juntos en la antigüedad.

Recursos adicionales

J. Alsop, "Bronces gloriosos de la antigua Grecia: guerreros de una tumba de agua" National Geographic 163.6 (junio de 1983), págs. 820-827.

A. Busignani y L. Perugi, Los bronces de Riace, trans. J. R. Walker, (Florencia: Sansoni, 1981).

C. H. Hallett, "Kopienkritik y las obras de Polykleitos", en Policleto: el Doríforo y la tradición, ed. por W. G. Moon, págs. 121-160 (Madison: University of Wisconsin Press, 1995).

C. C. Mattusch, "En busca del original de bronce griego" en El antiguo arte de la emulación: estudios de originalidad y tradición artísticas desde el presente hasta la antigüedad clásica (Memorias de la Academia Americana en Roma, volúmenes suplementarios, vol. 1), editado por E. K. Gazda, págs. 99-115, (Ann Arbor: University of Michigan Press, 2002).

P. B. Pacini, "Florencia, Roma y Reggio Calabria: Los bronces de Riace", La revista Burlington, volumen 123, no. 943 (octubre de 1981), págs. 630-633.

B. S. Ridgway, Estilos del siglo V en la escultura griega (Princeton: Princeton University Press, 1981).

B. S. Ridgway, "The Riace Bronzes: A Minority Viewpoint", en Due bronzi da Riace: rinvenimento, restauro, analisi ed ipotesi di interpretazione, vol. 1, ed. por L. V. Borelli y P. Pelagatti, págs. 313-326. (Roma: Istituto poligrafico e zecca dello stato, 1984).

G. B. Triches, Due bronzi da Riace: rinvenimento, restauro, analisi ed ipotesi di interpretazione (Roma: Istituto poligrafico e zecca dello Stato, 1984).


Los bronces de Riace: ¡los guerreros de bronce que emergieron del mar, hace 43 años!

Los bronces de Riace, también llamados Guerreros de Riace, son dos famosos bronces griegos de tamaño completo de guerreros barbudos desnudos, fundidos alrededor del 460-450 a. C. y encontrados en el mar cerca de Riace en 1972. Los bronces se encuentran actualmente en el Museo Nazionale della Magna Grecia. en la ciudad de Reggio Calabria, en el sur de Italia, Italia.

Los bronces se exhiben dentro de una sala de microclima en la parte superior de una plataforma de mármol antisísmico de Carrara. Junto a los bronces, la sala también contiene dos cabezas escultóricas: “la Testa del Filosofo” y “la Testa di Basilea”, también del siglo V aC.

Aunque los bronces fueron redescubiertos en 1972, no emergieron de la conservación hasta 1981. Su exhibición pública en Florencia y Roma fue el evento cultural de ese año en Italia, que sirvió de tema de portada para numerosas revistas. Ahora considerado uno de los símbolos de Calabria, los bronces fueron conmemorados por un par de sellos postales italianos y también se han reproducido ampliamente.

El “atleta de Croacia” cuando fue encontrado en el mar, frente al puerto de Lussino. Los bronces de Riace fueron descubiertos el 16 de agosto de 1972

Las dos esculturas de bronce se conocen simplemente como "Estatua A", en referencia a la que representa a un guerrero más joven, y "Estatua B", que indica el aspecto más maduro de las dos. La estatua A mide 203 centímetros de altura, mientras que la estatua B mide 196,5 centímetros de altura.

Stefano Mariottini, entonces un químico de Roma, se topó con los bronces mientras practicaba esnórquel cerca del final de unas vacaciones en Monasterace. Mientras buceaba a unos 200 metros de la costa de Riace, a una profundidad de seis a ocho metros, Mariottini notó que el brazo izquierdo de la estatua A emergía de la arena. Al principio pensó que había encontrado un cuerpo humano muerto, pero al tocar el brazo se dio cuenta de que era un brazo de bronce. Mariottini comenzó a apartar la arena del resto de la estatua A. Más tarde, notó la presencia de otro bronce cerca y decidió llamar a la policía. Una semana después, el 21 de agosto, la estatua B fue sacada del agua, y dos días después le tocó el turno a la estatua A. No se ha identificado ningún sitio de naufragio asociado, pero en la localidad inmediata, que es una costa en hundimiento, también se han encontrado restos arquitectónicos.

La teoría más popular es que dos artistas griegos independientes crearon los bronces con una diferencia de aproximadamente 30 años alrededor del siglo V antes de Cristo. La “Estatua A” probablemente fue creada entre los años 460 y 450 aC, y la “Estatua B” entre 430 y 420 aC. Algunos creen que la "Estatua A" fue obra de Myron, y que un alumno de Fidias, llamado Alkamenes, creó la "Estatua B". La estatua A representa a un joven guerrero héroe o dios con una mirada gloriosa, consciente de su propia belleza y poder. La estatua B, por otro lado, retrata a un héroe guerrero más maduro con una pose relajada y una mirada amable y gentil.

Los bronces de Riace son adiciones importantes a los ejemplos supervivientes de la escultura griega antigua. Pertenecen a un período de transición de la escultura griega arcaica al estilo clásico temprano, que disfraza su geometría idealizada y su anatomía imposible bajo una superficie & # 8220realista & # 8221 que distrae y seduce. Son buenos ejemplos de contrapposto & # 8211 su peso está en las patas traseras, lo que las hace mucho más realistas que con muchas otras posturas arcaicas. Su musculatura es clara, pero sin incisión, y parece lo suficientemente suave como para ser visible y realista. Los bronces & # 8217 volteados no solo confieren movimiento, sino que también dan vida a las figuras. La disposición asimétrica de sus brazos y piernas les da realismo. Los arqueólogos creían que los ojos de la Estatua A estaban hechos de marfil, pero los investigadores no han encontrado material orgánico presente en los ojos durante un análisis de restauración reciente. En cambio, las estatuas y los globos oculares # 8217 están formados por calcita, mientras que sus dientes están hechos de plata. Sus labios y pezones están hechos de cobre. En un momento, tenían lanzas y escudos, pero no se han encontrado. Además, el guerrero B una vez usó un casco sobre su cabeza, y se cree que el guerrero A pudo haber usado una corona sobre la suya.

Los bronces y la historia de su descubrimiento aparecieron en el primer episodio de la serie documental de televisión de la BBC de 2005. Cómo el arte hizo el mundo, que incluyó una entrevista con Stefano Mariottini.

En diciembre de 2009, los Bronces de Riace fueron transportados al Palazzo Campanella antes de que comenzaran los trabajos de restauración en el Museo Nazionale della Magna Grecia. A principios de 2010, los restauradores de arte expertos Cosimo Schepis (también conocido como Nuccio Schepis) y Paola Donati comenzaron los trabajos de restauración de los bronces de Riace. El trabajo de restauración de las dos esculturas de bronce se completó en 2011


Los misteriosos guerreros Riace: de Grecia a Italia y al descubrimiento - Historia

Guerrero A: 197 cm., Guerrero B: 198 cm.

Descripción

Los Riace Warriors representan la culminación del estilo clásico temprano. "Las estatuas fueron descubiertas por Stefano Mariottini en el mar Mediterráneo, cerca de la costa de Riace Marina, Italia, el 16 de agosto de 1972. Las estatuas se encuentran actualmente en el Museo Nazionale della Magna Grecia en la ciudad italiana de Reggio Calabria". [ 1] Se les conoce como Guerrero A y Guerrero B. Está claro que hay dos tipos de cuerpos diferentes aquí, así como dos estilos de escultura, lo que indica que los dos tenían escultores diferentes. El Guerrero A es más robusto y más pesado en proporciones. Su pecho es más erguido y definido. También es el más joven de los dos guerreros. [2] Sus ojos están insertados haciéndolo parecer alerta, pero lo más importante, realista. Se emplean diferentes aleaciones como el cobre, por ejemplo, en su cuerpo y rostro, dando una sensación de diferentes texturas interactuando entre sí. [3] Debido a esto, el Guerrero A parece muy realista. Su piel suave contrasta con su cabello dinámico y sus cejas grandes. Los intrincados rizos y mechones de cabello dan una sensación de dinamismo a la estatua. También vemos aquí un paso más hacia la postura del contrapposto. [4] Hay una clara línea diagonal creada por el desplazamiento de sus caderas. Sin embargo, la línea diagonal creada por los hombros debería ser opuesta si se tratara de una postura de contrapposto completo. El guerrero B tiene una curvatura más fuerte que el guerrero A. Su postura tiene un poco más de influencia, con una línea continua y descendente desde su deber, hasta su cadera, hasta sus rodillas y hasta sus pies. Está menos erguido que el Guerrero A debido a esta postura.

Tanto el Guerrero A como el B son de tamaño natural y habrían tenido escudos y cascos usados ​​de plata. [5] Este es un ejemplo de fundición a la cera perdida que muestra una especie de experiencia técnica, ya que el tamaño de las estatuas lo habría hecho aún más desafiante. Además, el material de bronce en sí mismo oscurece el modelado pero da una sensación de musculatura realista debido a la naturaleza reflectante del medio. [6]

Estos dos guerreros son un ejemplo del estilo severo. “El estilo Severo está marcado por un mayor interés en el uso del bronce como medio así como un aumento en la caracterización de la escultura, entre otras características”. [7] Este estilo severo se puede ver en la placidez de la expresión. en las caras del guerrero A y del guerrero B. También se puede ver en el tratamiento del cabello en la parte superior de la cabeza del Guerrero A. Está muy cerca de su cabeza sin hebras sueltas, excepto debajo de la diadema.

Los guerreros de Riace muestran las habilidades del medio de bronce para representar el dinamismo frente al estilo severo y plácido. Junto con esto y su cercanía a la postura del contropposto, los Guerreros de Riace hacen una transición suave al período griego clásico alto.

Bibliografía

Archino, Sarah. Conferencia de clase. (Conferencia de clase ART 230, Furman University, Greenville, SC, 11 de noviembre de 2015).

[1] Becker, Jeffrey A., “Riace Warriors”, Khan Academy, consultado el 11 de noviembre de 2015, https://www.khanacademy.org/humanities/ancient-art-civilizations/greek-art/early-classical/a / guerreros-riace

[2] Becker, Jeffrey A., "Riace Warriors".

[3] Archino, Sarah, clase magistral, (clase magistral ART 230, Universidad Furman, Greenville, Carolina del Sur, 11 de noviembre de 2015).

[5] Archino, Sarah, clase magistral, (clase magistral ART 230, Universidad Furman, Greenville, Carolina del Sur, 11 de noviembre de 2015).


Comentarios 2

Puede que tenga mis pies plantados con demasiada firmeza en la terraferma, ¡pero creo que los 2 bronces son los mejores! Algunas de las & # 8216 interpretaciones son interesantes, pero no pueden & # 8216 sostener una vela & # 8217 a las originales.
Además, no aprecio a los & # 8216Bronzes & # 8217 que sustituyen al WTC. Estoy seguro de que tenían buenas intenciones, & # 8230 & # 8230 & # 8230. PERO !

Punto bien tomado con respecto al WTC. Realmente muestra cuán diferentes pueden ser las perspectivas.

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Tour Cultural Calabria

¿Interesado en un viaje de primera a Calabria? Naturaleza espectacular, cultura cautivadora y gastronomía exquisita. ¡Consulte el itinerario de Karen & # 8217s Calabria Tour y únase a nosotros!


Los bronces de Riace: guerreros rescatados del mar

"B", izquierda y "A", derecha. Un examen detenido muestra cuán omnipresente el modelado diferencia a las dos esculturas.

En un prosaico giro del destino, los magníficos guerreros de bronce ahora se conocen como "A" y "B". Es posible que nunca sepamos a quién pretendían representar estos desnudos de gran tamaño, exhibidos permanentemente en el Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria, Italia, o dónde o por quién fueron creados, o dónde se erigieron originalmente. Pero el descubrimiento casual de los Bronces de Riace (pronunciado ree-AH-chay) por un buceador aficionado frente a Riace Marina, Calabria, en 1972 marca uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX. Por lo general, datadas alrededor del 460 a. C., las dos estatuas ejemplifican el estilo clásico temprano, el primer estilo en la historia del arte que rompe los lazos de los modos esquemáticos y pictóricos de esculpir la figura humana para presentarla en términos realistas y espacialmente dinámicos. .

El avance clásico se produjo cuando los griegos incorporaron rasgos faciales más realistas en su escultura, probablemente a principios del siglo V a.C. También adoptaron la pose menos estática y más naturalista conocida como contrapposto, utilizado para los Bronces de Riace, en el que una pierna soporta el peso de la figura. La majestuosa presencia de los bronces refleja la estética clásica que dio forma a la monumental escultura de la antigüedad grecorromana durante 600 años.

Más columnas de obra maestra

Los dos guerreros difieren en altura por solo tres pulgadas y están posados ​​de manera similar, con su peso sobre sus piernas derechas, brazos derechos (que alguna vez sostuvieron lanzas) a los lados y brazos izquierdos (que alguna vez sostuvieron escudos) doblados por el codo. Aunque es muy posible que las dos estatuas hayan sido diseñadas para complementarse entre sí, son muy diferentes. Cada uno da testimonio del dominio de los griegos tanto de la articulación estructural del cuerpo humano como de las técnicas de fundición de bronce técnicamente exigentes. Los labios rojizos de cobre de los guerreros se moldearon por separado, y sus pezones también son de cobre. Los extremos de las láminas de cobre que sostenían sus ojos de calcita en su lugar se cortaron para formar pestañas. Los relucientes dientes del Guerrero A son de bronce plateado.

Los guerreros no fueron concebidos como retratos individualizados, un desarrollo posterior del arte griego. Podrían representar héroes míticos o grandes generales de la historia reciente, y es posible que originalmente pertenecieran a un grupo escultórico más grande que incluía divinidades. La tira que circunnavega el elaborado peinado de A posiblemente acomodaba una diadema real, mientras que la parte posterior del cráneo de B está alargada porque originalmente usaba un casco levantado. A B también le falta el ojo izquierdo.

Warrior A looks off to his right—on the alert, ready for battle, his anatomy taut, breath retracted. The emphatic line running between his pectoral and abdominal muscles and down to the navel, an enduring vestige of archaic linear technique, is thus vertical, while there is a slight convexity to the abdomen’s profile. B, who some consider a later work, represents a counterpoint—and not just in terms of the much simpler treatment of his beard and hair. He reads as a commander after a battle. His body is relaxed as he exhales: hence the conspicuous curve to his pectoral-abdominal line, and the concavity in his abdomen. His head, tilted slightly downward and to his right, indicates a pensive mood, perhaps even weariness, rather than military readiness. While A’s shoulders are tensed on a near horizontal, there is a slope from B’s left to right shoulder, and the arrangement of his left, “free” leg, with his left foot less advanced than A’s, likewise subtly conveys the impression of bodily relaxation. The two figures’ contrasting mental states provide a foretaste of the psychologically variegated treatment of the defeated Gallic warriors portrayed in celebrated Hellenistic group compositions centuries later.

Close examination of the Riace Bronzes shows how pervasively the modeling differentiates the two figures. Stand behind the statues and you will see that the activated muscles in A’s shoulder region are modeled with great precision. With B the same muscles are subsumed rather than emphasized. The distinct treatment of the two figures’ buttocks likewise conforms to their different bodily states.

B’s right arm and left forearm are not original, but antique restorations likely dating to the Roman era the original upper left arm was reattached to the torso at the same time. If the statue was altered rather than simply restored—for a new, presumably Roman context—the job was done without compromising the sense of organic unity B conveys. That would not have been a trivial feat, but again, we may never know. Like so much Greek sculpture that has come down to us, these marvelous statues will always have much to show, and much to hide.

&mdashMr. Leigh writes about public art and architecture.

Copyright ©2020 Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8


Riace Bronzes

The Riace Warriors were discovered by Stefano Mariottini on August 16, 1972, on the bottom of the Ionic Sea near Riace Marina in Calabria in Italy. The statues have been dated to roughly 450BC. The statues' eyes are inlaid with bone and glass, the lips and nipples are made from copper while the teeth are silver. Both statues at one point held spears and shields however, those have not been recovered. Both statues stand firmly on the right foot, with the left foot forward and left knee relaxed. The right hip is thrust out with the right hand lowered at the side. The left forearm is raised to hold a shield and the head is angled to the right (Mattusch 1996).

The dating of both statues has been made difficult due to their unique location. Hundreds of years under the salt water have aided in the deteriorating of the statues. Scientists have rather had to rely on the style in which both statues were created to properly determine the time in which they were created. Both of the statues exhibit typical features of a 5th century statue. Beginning in the 5th century the ideals for a perfect statue moved from realistic to a more idyllic form. The statues were created in a symmetrical form with unnatural enhancements. The continuation of the iliac crest to the back of the statue creating a divide along the rear as emphatically as the front was added to be aesthetically pleasing, as was the dimple added on the descent of the spinal cord (Spivey 1996). It is at this same time that Greek scientists and doctors were delving more deeply into the human body, investigating the human form from the inside out to better understand how a person moved and functioned. This newfound knowledge is most certainly applied to the statues which show an advanced understanding of movement (Pedley 2007).

Many possibilities exist as to the origin and creator(s) of both of the Riace Bronzes, however the one thing that scientists agree.


Contenido

It is notable as the place where the Bronzi di Riace (Riace bronzes), bronze statues of warriors, were found in the sea in 1972. These Ancient Greek sculptures can be seen in the Museo Nazionale della Magna Grecia (National Museum of Magna Graecia, i.e. the colonies of Greater Greece) in Reggio Calabria.

Riace has also reached worldwide attention through its innovative approach to dealing with refugees, as led by Mayor Domenico Lucano, in the context of European migrant crisis. [4] As of January 2011, about 450 refugees from 20 countries had settled there among the 1,800 inhabitants, revitalising the village and preventing the closure of the village school. [5] [6] The mayor, Domenico Lucano, came second runner-up in the 2010 World Mayor competition. (The winner was the Mayor of Mexico City, which has about nine million inhabitants.) [7] He was also listed by Fortuna as one of the world's greatest leaders in 2016 [6] [8] featuring at number 40 in the magazine's listing. [9]

  1. ^"Superficie di Comuni Province e Regioni italiane al 9 ottobre 2011". Istat . Retrieved 16 March 2019 .
  2. ^
  3. "Popolazione Residente al 1° Gennaio 2018". Istat . Retrieved 16 March 2019 .
  4. ^ All demographics and other statistics from the Italian statistical institute (Istat)
  5. ^
  6. Sreenivasan, Hari (April 3, 2016). PBS NewsHour Weekend. |access-date= requires |url= (help)
  7. ^
  8. Ash, Lucy (10 January 2011). "Italian mayor saves his village by welcoming refugees". BBC News . Retrieved 26 September 2016 .
  9. ^ aB
  10. Poggioli, Sylvia (April 12, 2016). NPR Morning Edition (radio). National Public Radio . Retrieved 2016-04-13 .
  11. ^World Mayor 2010 results
  12. ^
  13. "Riace: The Italian village abandoned by locals, adopted by migrants". BBC News. 25 September 2016 . Retrieved 26 September 2016 .
  14. ^
  15. "World's Greatest Leaders" . Retrieved 2016-04-13 .

This Calabrian location article is a stub. You can help Wikipedia by expanding it.


The Mysterious Riace Warriors: From Greece To Italy To Discovery - History

Posted on 04/01/2003 11:15:04 AM PST by u-89

Ancient Greek Bronze Fished from Sea Dazzles Italy

ROME (Reuters) - Italy unveiled an ancient Greek bronze statue of a dancing satyr on Tuesday, five years after Sicilian fishermen dragged it from the Mediterranean seabed in one of the most important marine archaeological finds ever.

The 2,500-year-old satyr went on public display inside Italy's parliament in Rome, where it will spend two months before being moved to a permanent home in Mazara del Vallo, the fishing village in western Sicily nearest to where it was found.

"The sea has given us back an extraordinary heirloom of our Mediterranean culture," said Pierferdinando Casini, speaker of the lower house of parliament, at the statue's formal inauguration on Monday night.

Italian President Carlo Azeglio Ciampi and Rome Mayor Walter Veltroni hailed the find on the satyr's first public outing since it was brought into port.

"This is one of the most important archaeological finds we have seen in this country," said Veltroni.

The satyr is missing both arms and one leg, but the head and torso are remarkably well-preserved despite centuries spent at the bottom of the sea.

With its head tilted at a jaunty angle, curly hair flying and remaining leg suggesting it is in mid-leap, the two-meter tall satyr cuts a striking figure.

It is thought to have been part of a group of statues of Dionysus, the Greek god of wine and revelry, with dancing fauns, satyrs and other mythological creatures.

No one knows how the satyr ended up 1,600 feet under water off Sicily.

Experts from Italy's art restoration institute spent four painstaking years cleaning the sculpture and fitting it with a new internal steel structure to help it stand upright.

Some art historians have attributed the priceless bronze, dating from the fourth century BC, to the great sculptor Praxiteles, one of ancient Greece's most original artists.

"I am confident that this work is by Praxiteles. It has the artistry and technical excellence that were his trademark," said Paolo Moreno, a professor of ancient Greek art and history.

Shunning the formal, majestic style of earlier Greek sculptors, Praxiteles favored sensuous forms and graceful movements and left a profound mark on later classical art.

The last comparable archaeological find in Italy was a pair of astonishingly preserved fifth-century BC Greek sculptures of warriors, the Riace Bronzes, found in the sea in 1972 and now housed in a museum in the southern city of Reggio Calabria.


Here are a couple of other recent finds:

International hunt for stolen statue http://www.theaustralian.news.com.au/common/story_page/0,5744,6155746%255E401,00.html
FROM CORRESPONDENTS IN ROME
March 20, 2003
POLICE have recovered fragments of an ancient Roman ivory statue of Apollo that were illegally excavated several years ago near Rome. The most significant find was the face of the statue, estimated to be from around the 1st century AD, police said. The fragments were recovered in London after a six-year investigation that led authorities through Germany, Switzerland and Cyprus. "Given the fragility of the material, there are very few ivory statues left from the age of antiquity," said Colonel Ugo Zottin, of the police art theft squad. "No comparable works exist" in Italy, he said. Officials said a group illegally excavated the face of the sculpture and about 100 fragments of it and another statue outside Rome seven years ago. Two people have been arrested in the case. The Culture Ministry said the market value of the statue fragments had not been established. The original ivory statue stood two metres high.< fragments. art ancient of thousands over turned already had that investigation international larger a part was seizure latest the said Police>

Necropolis proves headache for Vatican car park builders
http://www.guardian.co.uk/italy/story/0,12576,911638,00.html
Sophie Arie in Rome
Tuesday March 11, 2003
El guardián

Tombs from the time of the Roman emperor Nero have been unearthed as the Vatican tried to clear space for a multi-level underground car park.
Digging for the 300-space car park began several months ago, but Vatican officials are now rethinking the project after the remains of the nearly 2,000-year-old necropolis were unearthed.
Among the graves is the tombstone of Nero's secretary, along with well-preserved urns and amphorae.
Officials denied that the plans for the car park would threaten the discovery.
"Of course, no one will destroy any archaeological finds," said Monsignor Francesco Marchisano, the head of the Pontifical Commission for Sacred Archaeology.
Other Vatican officials, desperate to "decongest" the Vatican, told the newspaper la Repubblica that ancient ruins were uncovered every time digging began in Italy. In this case they "did not seem that important", they said, and should not prevent the car park from being built.
"These days, even in the Vatican, it's difficult to drive around and find somewhere to park," said Archbishop Gianni Danzi, who is in charge of the Vatican's technical department.
The three-level car park is planned near a popular supermarket inside the walls of Vatican City.
The Vatican has faced growing parking problems in recent years as its 900 residents compete with outsiders for slots. Visitors tend to leave their cars in the Holy See before walking over the bridge across the Tiber into the restricted centre of Rome.
Before the 2000 Jubilee, the Pope blessed a 900-space car-and-coach park on the Janiculum Hill, next to the Vatican. Before it could be completed, the frescoed walls of a second-century villa had had to be removed by the Italian culture ministry.
Archaeological experts from the Vatican Museum were called in to advise on the new car park in late February, reportedly when security guards stopped a lorry leaving the building site loaded with amphorae and tombstones from the necropolis, inscribed in Latin.
Professor Andrea Carandini, - the archaeologist who led excavations of the walls on the Palatine hill, where legend has it that Romulus founded the city of Rome - said: "I don't believe that death should always triumph over life. Sometimes the two can live together, as is the case for the Athens metro.
"But first, they need to decide if they really need this car park."

No, this satyr has a prominent "3-incher." That's more than twice Clintoon's gnarled unit.


Calabria: meeting my heroes, the superb Riace bronzes

The Costa degli Dei, the coast of the gods, is 40 kilometres of shoreline along Italy's south-eastern coast

Follow the author of this article

Follow the topics within this article

Forty years ago, on the morning of August 16 1972, Stefano Mariottini, a chemist from Rome on a scuba-diving holiday, was gliding through the waters of the Tyrrhenian Sea a few hundred yards off the coast of Calabria when he was startled to see, thrusting from the sea floor below him, what looked like a human arm. The deep south of Italy is just across the water from Sicily with its Mafia connections, and as signor Mariottini swam closer, he feared at first that he might have come upon the remains of a corpse.

But no police were to be involved here: what was cautiously dredged from beneath the calm blue surface and borne ashore to the village of Riace, proved to be a pair of statues, larger than life-size, nude and flamboyantly male, two of the finest examples of mid-fifth-century-BC Greek sculpture to be found anywhere in the world. Wrapped in the soft Calabrian sand, the Riace bronzes had slept on the seabed for 2,500 years.

The presence of the bronzes transformed Reggio Calabria from a stopover on the drive south to Sicily to a destination in itself. Fighting off central government plans to move the bronzes to a major national museum, the town stubbornly claimed ownership and insisted their statues should remain where they belonged. A lengthy process of restoration work began.

In due course, the bronzes were allowed out on loan to Florence and Rome. They were permitted a triumphant tour of Italy they were celebrated on postage stamps. Safely back in the Museo Nazionale in Reggio Calabria, they were placed on permanent exhibition as the star exhibits of what had hitherto been a little-visited museum. And the restoration went on removal of encrustation and the corrosive effects of the seawater, damage of various sorts, all needed skilled attention to preserve the statues. And 40 years later, the work remains ongoing.

For half a lifetime I've wanted to see the Riace bronzes. Over the years, as I trawled Italy for its treasures (Ravenna for the mosaics, Arezzo for the Piero frescoes, Orvieto for the Signorelli chapel) the bronzes were always lurking, put off until next time. I almost got there once from Sicily. I ran out of time in Naples. Puglia offered other distractions.

But this time the bronzes were top of my list. The simple route would have been a flight to Reggio itself, but the town is not famed for its charm, so I decided this could be an opportunity to explore some of Calabria's coastline, while catching up at last with my Greek heroes.

The Costa degli Dei, the coast of the gods, is 40 kilometres of shoreline along Italy's south-eastern coast – an area little-known to British tourists, though George Gissing made the trip and wrote eloquently about it in By the Ionian Sea. The Romans were here, and the Greeks before them – Calabria lies within Magna Graecia, the name itself a leftover of the Byzantine Empire. The small town of Tropea was to be my base.

The local airport, Lamezia Terme, is 55km (35 miles) from my destination, and out of season the buses and local trains dwindle to about two a day. I settle for a taxi, the road winding through fishing villages and small towns, the intervening landscape scarred by nondescript, sad-looking development attempts. Along the coastline there are steep cliffs and glimpses of narrow, curving beaches.

The old town of Tropea sits on a headland overlooking the volcanic island of Stromboli. los centro storico literally edges the soaring clifftop a maze of alleyways lined with faded 18th-century palazzi built on even older foundations. The rise and fall of empires was accompanied by the occasional earthquake, and often the later buildings grew from the medieval rubble that lay beneath. There are several punti di visto – public "balconies" – around the Tropean clifftop, each with spectacular coastal views and most with steps (in one case, over 200, cut into the cliff face) leading down to one of several white sandy beaches spread out below.

Tropea is one of those Italian towns – Lucca in the north is another – that seem to cast a spell on the visitor: with no great art or ancient ruins to offer, the place exerts a pull, composed of charm and a sense of restfulness. Days pass. You fail to leave. So might the sirens have worked their legendary seductive magic not far away to the north are the waters where Odysseus lashed himself to the mast and stopped his sailors' ears with beeswax so that he could hear the sirens' song and live to tell the tale.

The murmur of Tropean surf on shore is itself something of a siren spell, but I reminded myself I was here for the bronzes, and finally, strapped into a shared people carrier, I swerved and bumped my way to Reggio Calabria. The ride took about an hour (the local train takes twice as long). We navigated Scilla – Homer's Scylla – its fortress and looming crag poised high above the shore, across the strait from gaping-mouthed Charybdis, and drove safely on, but alarm bells rang when I heard that the bronzes were not at present in the museum itself, but nearby, in the laboratorio.

They were in restauro – two words to strike dread into the heart of the visitor. The Piero della Francesca frescoes in Arezzo were in restauro for a decade before the wraps finally came off. The land is littered with the broken hearts of visitors who travelled across the world to discover the object of their journey is indefinitely in restauro, behind closed doors or under plastic sheeting. I feared the worst.

Reggio itself proved an agreeable surprise: largely rebuilt after the earthquake of 1908, it's a mix of architectural styles, the seafront elegant, a long, panoramic promenade lined with palm trees interspersed with rather pricey cafés.

We reach the laboratorio, and here they are, at long last, close enough to touch, though sealed off by a glass wall not the looming figures I was expecting, larger than life, familiar from so many illustrations, but supine, cradled in protective wooden crossbeams, not resplendent, but fallen warriors, touching in their vulnerability.

Archeologists and historians have still not established their identity. Military heroes, say some others suggest they could be athletes. Or possibly characters in a play by Euripides. Another theory places them as part of a group from Delphi. There is, too, the mystery of how they came to be lying on the seabed off the Calabrian coast. Here, most experts are roughly in agreement: en route from Greece to Rome, caught in a storm, the statues were thrown from a ship to lighten its load – or possibly the rough seas dislodged them from their place on deck. No wreck was found on the seabed.

Marvels of the sculptors' art, the pair have an intense humanity. Lifelike, natural, relaxed. Nothing stiff or emblematic. They could almost be turning to each other to exchange a word. And from March, we are assured, they will be upright once more, on new, improved earthquake-proof bases, in the Museo Nazionale.

Statues A and B, as they have come to be known, were almost certainly not by the same sculptor: statue A, the younger warrior could be the work of the leading Attic sculptor Myron, known for his mastery of movement and ability to capture a likeness, while B could be by Alkamenes, a pupil of Phidias. Each is a masterpiece.

I study their limbs, the muscles, veins and subtle hollows the riotous curls and luxuriant beards. Their eyes are inlaid ivory and glass, the teeth glint silver eyelashes, lips and nipples are copper. As I peer more closely my breath clouds the glass for a moment the prone figures are obscured, they seem to hover in a mist.

Spartan mothers sent their sons into battle instructing them to come back with their shields – or on them. Death or glory. The Riace heroes have lost their shields, fists clenched around what once were handles. But they retain their glory.

So, at last, I have seen the bronzes. Not in their arrogant splendour that was a disappointment, yes, but the statues themselves could never disappoint.

And besides, had I not gone to Calabria I would have missed the serendipitous discovery of Tropea, never tasted the local sweet red onions or seen the setting sun sink into the open mouth of Stromboli.

Riace basics

The Riace bronzes are still in Palazzo Campanella, (Via Cardinale Portanova – Reggio Calabria) which is open to the public every day (Sunday included) from 9am to 7.30pm, admission free. However, the Heritage and Cultural Department still don't know when they will be replaced in the Palazzo Piacentini. It should be within this year, but check the latest situation before booking travel. The official website, bronzidiriace.org is not currently up-to-date, but we will update this article online (telegraph.co.uk/travel) as soon as we have confirmation web.italiantouristboard.co.uk may also have useful information.

Tropea is 35 miles from Lamezia Terme airport, served by Monarch (monarch.co.uk) from Gatwick and Ryanair (ryanair.com) from Stansted. Try to stay in the old town in Tropea where Lee Langley rented "Martina", one of five simply-furnished apartments in the 18th century Palazzo Braghò. Rates from 300 euros a week through Homelidays (www.homelidays.co.uk/holiday_rentals) and follow the link for Calabria.

If you don't have a rental car, the best way to reach Reggio Calabria to see the bronzes, is to take the local train from Tropea station, or book a round trip with car and driver from a local agent in the town.


Ver el vídeo: Exhibición explora intercambios multiculturales de Italia en la antigua Grecia