USS Villalobos I - Historia

 USS Villalobos I - Historia

Villalobos I

(ScGbt: dp. 270; l. 156'2 "; b. 23'0"; dr. 7'6 "(media);
s. 11,0 k .; cpl. 57; una. 4 3 pdrs., 2 1 pdrs.)

El primer Villalobos —un cañonero de tornillo con casco de acero— fue depositado en septiembre de 1895 en Hong Kong, British Crown Colony, por Hong Kong y Whampoa Dock Co., para prestar servicio en la Armada española. Lanzada durante el año siguiente, se completó en julio de 1896 y tenía su base en Cavite, Islas Filipinas, en el momento de la Guerra Hispanoamericana. Capturado por el Ejército de los Estados Unidos junto con sus hermanos cercanos, el general Alava y Quirós, Villalobos fue adquirido por la Armada el 21 de febrero de 1900 y comisionado en Cavite el 5 de marzo de 1900, bajo el mando del teniente Edward Simpson.

Partiendo de Cavite el 13 de marzo, Vilialobos patrulló la costa desde el cabo Santiago hasta la isla Point Cueva Buriad, manteniendo un enlace de comunicación con los marines que custodiaban los faros en Santiago y Malabrigo y vigilando el tráfico que abastecía a los insurgentes filipinos. Antes de que el barco regresara a su puerto de origen el día 26, había destruido siete bancas (pequeñas embarcaciones nativas) con un cargamento valorado en $ 935.00 y también se apoderó de un bergantín, una goleta y una banca que se dedicaban al contrabando.

Después de un breve descanso en Cavite del 26 de marzo al 1 de abril, Villalobos patrulló la costa entre Niac y Laguimanoc y cooperó con un destacamento del Ejército de Taal en la captura de tres bapcas en el barrio de Hanahana y 11 en el barrio de San Luiz, remolcando ellos a Taal por no tener licencias. Durante estas operaciones, la cañonera también se apoderó de un balandro y una banca con dos estadounidenses a bordo y los arrestó por viajar sin identificación y documentos adecuados. Su tercera patrulla desde Cavite, que comenzó el 14 de abril, vio al barco transportando provisiones a los guardias en los faros de Cabo Santiago, Cabo Malabrigo e Isla Cabra antes de reanudar las tareas de comunicación de rutina con los destacamentos del Ejército en Batangas, Lucena y Laguimanoc.

Su cuarta patrulla desde Cavite la encontró regresando a las cercanías de Laguimanoc, a lo largo de la costa suroeste de Luzón. Ella cooperó con Indiana (Acorazado No. 1) y Helena (Lancha Cañonera No. 9) en el apoyo a la 29 División del Ejército para asegurar la Isla Marinduque. La cañonera luego llevó despachos de Marinduque a Batangas antes de regresar con raciones de emergencia para las tropas. El suministro de suministros a los fareros ocupó nuevamente el barco antes de que regresara a las tareas de vigilancia del comercio durante las cuales se apoderó de tres bancas para navegar sin licencia. El barco también se comunicó con puestos del Ejército en Taal, Batangas, Laguimanoc, Buac, Santa Cruz y visitó Gaza.

Regresó a Cavite el 10 de mayo para un respiro de 10 días. En marcha nuevamente el día 20, se dirigió a la región familiar de la costa suroeste de Luzón para reanudar su vigilancia sobre el tráfico bancario local y servir como enlace de comunicación para los puestos del Ejército con el "mundo exterior". Villalobos se apoderó de tres bancas más por operar sin licencia y una por tener documentos insurgentes a bordo, estableciendo un vínculo entre el último propietario de la embarcación y las fuerzas que entonces luchaban contra los nuevos ocupantes estadounidenses.

Los deberes de cooperación del Ejército incluyeron el apoyo a los destacamentos de desembarco del Ejército, incluido el 30 ° de Infantería en Bana Layley, y el 38 ° y 29 ° de Infantería en Santa Cruz y Marlango. Luego regresó a Buac antes de apoyar las operaciones de la 30ª Infantería en Unisan. Durante las operaciones terrestres del 28 ° de Infantería, Villalobos bloqueó el estrecho de Maricabau y posteriormente cumplió funciones de bloqueo frente a Nasugbu a pedido del gobernador militar estadounidense antes de llevar despachos a Buac.

Durante el resto del año 1900 y hasta 1902, Villalobos realizó patrullajes en apoyo de las fuerzas del Ejército similares a los que había estado realizando desde que fue comisionado por primera vez. Continuó trabajando en las costas norte y oeste de Luzón y en Cebú. Entre despliegues, fue reparada en Cavite antes de regresar al servicio de patrulla en el que apoyó la ocupación de Samar por parte del Ejército. El 20 de noviembre de 1902, la cañonera fue desmantelada en Cavite.

Nueva puesta en servicio el 21 de enero de 1903, Villalobos inmediatamente comenzó a acondicionarse para el servicio en el río Yangtze. Partió hacia China el 7 de febrero y se detuvo en Dasol Bay, Filipinas, del 8 al 14 de febrero para realizar un "reconocimiento hidrográfico" de la bahía en compañía del cañonero Elcano, el tender Callao y el minero Pompey. De nuevo en marcha el 14, el escuadrón llegó a Hong Kong tres días después y permaneció allí hasta el 26, cuando Villalobos, en compañía de Pompeyo y Elcano, zarpó hacia Swatow, China. Dejando el minarete en Swatow, Villalobos y Elcano se dirigieron a Pagoda Anchorage y de allí se trasladaron a Shanghai poco después para inaugurar la Patrulla del Río Yangtze de la Armada de los Estados Unidos. Después de una breve visita a esta ciudad portuaria clave de China, Villalobos empujó el río Yangtze el 27 de marzo hasta Kiang-Yin para investigar las condiciones allí y comprobar el bienestar de los ciudadanos estadounidenses que viven en los alrededores.

Así, la antigua cañonera española comenzó su servicio con la Patrulla Yangtze, "mostrando la bandera" en el caudaloso río de lo que los chinos habían llamado "el Reino Medio". China, que alguna vez fue un poder de estatura quizás sin igual, se había convertido en una colección de estados enfrentados a medida que surgían líderes de hombres fuertes en varias áreas geográficas para la guerra contra sus vecinos. La rebelión de los bóxers a principios del siglo —u escasos tres años antes— había dado lugar al "Protocolo Bóxer", que les otorgaba a los extranjeros el derecho a estacionar barcos y hombres en el país para proteger a sus nacionales.

Villalobos partió, en compañía de Elcano, a Chinkiang y de allí a través de Nanking y Wuhu a Hankow, donde llegó el 10 de abril. Pasó los siguientes cinco días esperando una subida favorable del nivel del río para permitir el paso a I'Chang antes de ponerse en marcha el día 15 para Chenglin, Yochow y Shasi. Después de llegar a I'Chang el 19 de abril, el barco se dirigió río abajo y regresó a Hankow el 5 de mayo para investigar la posibilidad de hacer un pasaje a Changsha para los suministros necesarios. De allí a Yochow y Chin-Chi-wan, se encontró con un grupo de ingenieros estadounidenses que trazaban una ruta para el ferrocarril de Hankow a Canton.

Posteriormente, navegando hacia Changsha, Siangtan, ChuChow, Yochow y Hankow, Villalobos partió el 1 de junio hacia Kiukiang. Esperó tres días para obtener un piloto para pasar por el río Kan y el lago Poyang y, cuando finalmente lo consiguió, se puso en marcha para Nanchang. Sin embargo, al descubrir que el nivel del río había caído tan rápidamente, Villalobos no siguió adelante, sino que envió un bote ballenero río arriba para que Nanchang hiciera un reconocimiento de acuerdo con las órdenes del Almirante Robley D. Evans, Comandante en Jefe de la Flota Asiática, que había cableado la cañonera. para investigar las condiciones locales allí.

El 6 de junio, el barco regresó e informó que todo estaba tranquilo en Nanchang, y Villalobos se dirigió río abajo, sin saber por un momento que su visita había agitado las aguas diplomáticas. En el camino río abajo, el comandante de la cañonera recibió una carta, a través del cónsul estadounidense, del Tao-Tai (gobernador) local que protestó enérgicamente por la visita de Villalobos, una protesta que el cónsul parecía sancionar. Cuando llegó la noticia al almirante Evans, el comandante en jefe respondió que una cañonera francesa había hecho anteriormente el mismo viaje y había seguido los mismos procedimientos, y que se había ido sin una protesta de las autoridades chinas locales.

"Se aprueba su visita con los Villalobos a Nanchang", escribió Evans al comandante de Villalobos, "con el propósito de investigar la condición y prever el enjuiciamiento de las vidas y propiedades de los estadounidenses". El almirante continuó: "Es mi deseo que, en la medida de lo posible, se realicen visitas similares a todos los estadounidenses que tengan propiedades u otros intereses legítimos en China, para que me mantengan plenamente informado sobre todo lo relacionado con su bienestar". Refiriéndose a la afirmación del Tao Tai de que las lanchas cañoneras deberían mantenerse alejadas ya que los habitantes del distrito eran "hombres malos", el Comandante en Jefe respondió que este hecho era una razón más para visitas más frecuentes.

Evans autorizó al oficial al mando de Villalobos a informar a cualquier funcionario chino que pudiera plantear objeciones similares que las cañoneras de la Flota "siempre están ampliamente provistas para tratar con 'hombres malos'. El almirante advirtió que si se mostraba algo más que el "debido respeto" a los estadounidenses en China, se impondría un "castigo severo y duradero" a quienes se atrevieran a insultar a los ciudadanos de los Estados Unidos. protección adecuada ", entonces las cañoneras que vuelan las barras y estrellas lo harían por ellos. Como si eso no fuera suficiente, Evans escribió" Nuestras cañoneras continuarán navegando por el lago Poyang y otras aguas interiores de China, dondequiera que estén los estadounidenses y dónde, por tratado con China, están autorizados a realizar negocios o residir con el propósito de difundir el Evangelio ".

Cuando la noticia de la posición de Evans llegó al ministro estadounidense en China en Pekín, Edward Conger, se puso del lado de Tao-Tail. Conger le preguntó a Evans con qué autoridad había sancionado la visita de Villalobos a Nanchang. El almirante respondió que no había actuado bajo ningún tratado específico, sino que basó su acción en el principio general de extender la protección estadounidense a dondequiera que residieran los ciudadanos de este país. Gloria de oro o evangelio. Si bien las comunicaciones entre lugares muy separados a menudo tomaban semanas o incluso meses y el asunto pasaba a Washington y los Departamentos de Estado y Marina, las cañoneras estadounidenses continuaron patrullando el lago Poyang.

John Hay, el secretario de Estado, le escribió a Conger poniéndose del lado de Evans, cuya posición consideraba "adecuada y correcta". Además, Evans en ese momento no tenía conocimiento de tratados que se aplicaran indirectamente a los derechos estadounidenses en China, aunque se habían hecho con otras naciones. El artículo 52 del Tratado Británico de 1858, hizo referencia al trato de "nación más favorecida", sin que Evans lo supiera, y se aplicó directamente a la controvertida visita de Villalobos. El almirante había establecido así un precedente para la Flota Asiática que continuaría hasta finales de la década de 1930.

Villalobos permaneció desplegado en el Yangtze durante los siguientes 23 años, a través de varias reorganizaciones y designaciones de lo que finalmente se conoció como la Patrulla Yangtze de la Flota Asiática de los Estados Unidos. Durante la Primera Guerra Mundial, las naciones beligerantes retiraron sus barcos de las aguas chinas o los vieron internados. El vacío así creado por el internamiento o el redespliegue de cañoneras británicas, francesas y alemanas en el Yangtze dejó solo a los estadounidenses disponibles para "mantener la paz". Sin embargo, no se produjeron guerras importantes entre facciones y señores de la guerra.

La entrada de Estados Unidos en la guerra pronto resultó en el internamiento de las cañoneras estadounidenses. Mientras Wilmington (cañonera n. ° 8) navegaba hacia Manila dentro del tiempo asignado para evitar el internamiento forzoso, Palos (cañonera n. ° 1 del río), Monocacy (cañonera n. ° 2 del río), Samar, Quirós y Villalobos permanecían en Shanghái, manteniéndose con un complemento del 75 por ciento y ocupando su tiempo con el trabajo de mantenimiento habitual y de rutina del barco, hasta que China entró en la guerra del lado de las Potencias Aliadas y Asociadas el 16 de agosto de 1917. En ese momento, Villalobos y sus cañoneras hermanas reanudaron su patrullaje y continuaron a través del armisticio y en los años de la posguerra.

En marzo de 1921, el puerto de origen de los antiguos cañoneros españoles -Villalobos, Quirós y Elcano- se cambió oficialmente de Manila a Shanghai. Viltatobos, ahora designada PG-2, patrullaba el Yangtze medio a mediados de 1921, observando las condiciones locales y continuando con su deber de estar lista para proteger las vidas y propiedades estadounidenses en caso de que surgiera la necesidad. El primer oficial de bandera al mando de la Patrulla Yangtze, el contralmirante WHG Bullard, consideró que la venerable Villalobos y sus hermanas cercanas eran "casos desesperados" en términos de mantenimiento, potencia de fuego y condiciones de vida, pero, sin embargo, permanecieron en servicio. En este punto, no tenían mucho que hacer, ya que la "guerra" entre los señores de la guerra que comandaban las provincias de Szechwan y Hupeh había colocado a soldados felices a lo largo de ambas orillas del río superior, deteniendo con éxito el tráfico fluvial. Villalobos informó el 22 de julio de 1921 que "el negocio está paralizado" tanto en el medio como en el alto del río Yangtze.

Durante los siguientes cinco años, Villalobos continuó con sus actividades habituales en el río, con períodos ocasionales de mantenimiento en el Muelle y Obras de Ingeniería de Kiangnan, de propiedad china. Sin embargo, a finales de agosto de 1926, hubo indicios de que podría haber acción reservada para la cañonera en Hankow. Las fuerzas comunistas estaban en marcha.

En marcha el 27 de agosto, el barco navegó río arriba y pasó buques de guerra chinos en Kinkow, vio soldados de los señores de la guerra a lo largo de las orillas y vio un cadáver ocasional flotando con la marea, todo lo cual indicaba que más río arriba había posibilidades de problemas. Después de anclar por la noche, Villalobos se puso en marcha al día siguiente solo para encallar pronto. Mientras que en otras partes de la Flota un incidente de este tipo sería motivo de un consejo de guerra, en China las frecuentes corrientes caprichosas y los niveles cambiantes de los ríos con frecuencia resultaban en tales contratiempos náuticos. Pero con el río bajando un pie por día, si el barco no volvía a flotar pronto, estaría allí hasta el invierno. Pronto pasó ayuda. Un remolcador británico de Butterfield y Swire Line apareció a la vista remolcando un encendedor. Cerrando la cañonera, el británico acudió al rescate y la tripulación de Villalobos transfirió casi todo lo portátil, incluidas municiones y provisiones, al encendedor del remolcador. En la misma coyuntura, Pigeon (AM-47) —un dragaminas clase Avefría convertido en una cañonera fluvial— pasó también bien encaminado río abajo de Changsha mientras el río todavía le permitía pasar río abajo de forma segura. Con su calado reducido y los esfuerzos combinados de tracción de Pigeon y el bote Butterfield y Swire, Villalobos se liberó del banco de arena poco después e inmediatamente comenzó a recargar todas las provisiones y municiones. Cuando terminó esa tarea, reanudó su paso.

Después de su llegada tardía, Villalobos permaneció en Changsha durante los siguientes cuatro meses hasta que Palos la relevó el 28 de febrero. Continuando río abajo, Villalobos llegó a Hankow el 2 de marzo, uniéndose a Isabel (PY10), buque insignia, comandante, patrulla Yangtzee, contralmirante H. Hough, Truxtun (DD-229) y Pope (DD-225). Desafortunadamente, las condiciones serenas que prevalecieron en esa zona no duraron mucho, ya que las fuerzas nacionalistas chinas invadieron Nanking el 24 de marzo y sometieron las instalaciones comerciales estadounidenses y británicas a fuertes ataques. El día 25, el teniente comandante. Earl A. MacIntyre ordenó a su tripulación que colocara más placas de caldera de acero alrededor de posiciones vitales de control y armas a bordo de Villalobos en espera de acción. En dos semanas, estallaron disturbios en Hankow y comenzaron los saqueos en la sección japonesa de la ciudad, lo que llevó a los japoneses a desembarcar fuerzas para sofocar los disturbios. Con la evacuación de los estadounidenses, Villalobos se mantuvo al margen, vigilando la escena con sus armas listas para la acción.

Ordenado río abajo para proteger la instalación de la compañía petrolera estadounidense Socony-Vacuum, Villalobos se unió a las cañoneras británicas HMS Teal y HMS Scarab en una vigilancia sin incidentes. Relevado por Palos el 27 de mayo, Villalobos partió de Hankow y el área del río medio y navegó hacia Shanghai con las órdenes: "Si se dispara y se puede localizar la fuente, regrese y silencie el fuego con la batería adecuada".

Mientras tanto, mientras Villalobos y sus ex hermanas españolas completaban sus recorridos en el Yangtze, se estaban construyendo seis nuevas cañoneras especialmente para el servicio en Yangtze. El informe de la Secretaría de Marina de 1927 indicaba que Villalobos se encontraba en mal estado tanto en casco como en maquinaria y tenía poco valor de venta. Así, el 29 de diciembre de 1927, el presidente Calvin Coolidge autorizó la destrucción de Villalobos a balazos; y la cañonera fue puesta fuera de servicio el 29 de mayo de 1928. Sacada de la lista de la Armada el 4 de octubre, la venerable cañonera fue remolcada al mar y hundida en ejercicios experimentales de artillería de destructores frente a la costa de China el 9 de octubre de 1928.


Ver el vídeo: USS INDIANAPOLIS: El Peor Ataque de Tiburones de la Historia - Real