Para Winfield Scott - Historia

Para Winfield Scott - Historia

Cuartel general, Ejército del Potomac,

Estimado General; Camp Winfield Scott el 11 de abril de 1862

Me encuentro con un sitio ante mí, y como abrigo fuertes esperanzas de que el resultado de las operaciones ahora inminentes será decisivo de la presente contienda, me he tomado la libertad de dar a este Campo el nombre del General bajo el cual primero aprendí el arte de la guerra y a quien siempre he considerado mi más sincero amigo. Espero, general, que las operaciones que emanan de este campamento no sean indignas de la aprobación del gran general cuyo nombre ahora lleva.

Cuando me mudé de Fort Monroe, fui engañado por los mapas que tenía ante mí y supuse que Yorktown podía girarse y su guarnición cortada por dos marchas rápidas. Por lo tanto, moví las Divisiones F. J. Porter y Hamilton por la carretera de Hampton y Big Bethel al Puente de Howard, lanzando una avanzada avanzada lo suficientemente lejos hacia el frente para forzar la evacuación de Ship Point; al mismo tiempo, trasladé las Divisiones Smith (W. F.) y Couch de Newport News en Young's Mill; con la División de Scdgwick, la Infantería y Caballería regulares y la Reserva de Artillería, me mudé a Big Bethel. Las órdenes para la marcha del día siguiente eran que la columna de la izquierda se trasladara rápidamente a Halfway House "a 6 millas de Yorktown en la carretera de Williamsburg, con el fin de cortar las comunicaciones de la guarnición de York; la columna de la derecha se desplazara hacia York e invirtiera Moví las reservas a un punto a 5 millas de Yorktown, desde donde podría dirigirlas al apoyo de cualquiera de las columnas suponiendo que la izquierda necesitaría más su ayuda.

Sin embargo, resultó ser la facilidad que la topografía del país era muy diferente de lo que se suponía y que el enemigo había ocupado y atrincherado fuertemente la margen derecha del río Warwick, que se dirige a una media milla de Yorktown. . Las obras son formidables, la artillería bastante pesada. El lecho del Warwick es casi intransitable debido a su naturaleza pantanosa y numerosas inundaciones. Las defensas del propio Yorktown y de Gloucester son realmente formidables. Las baterías de agua son tan pesadas como para disuadir a los cañoneros de atacar. Los caminos han sido infames, trabajamos enérgicamente en ellos, aterrizamos nuestros cañones de asedio y no dejamos nada sin hacer.

Nos vemos obligados al uso de morteros y cañones pesados, aunque no espero, en la actualidad, vernos obligados a recurrir a las tediosas operaciones de un asedio formal. Me acaban de devolver la División de Franklin. Con él, atacaré Gloucester Point.

Me han prometido a la mística, "acorazada de hierro. Intentaré que corra por el pasaje entre York y Gloucester, a fin de cortar los suministros y refuerzos que constantemente reciben los rebeldes a través del río York, y en al mismo tiempo, lleve sus baterías de agua al revés.

Probablemente sepa, general, que, desde que comencé este movimiento, mi ejército se ha visto debilitado por destacamentos de casi 50.000 hombres. De estos, la División de Franklin (digamos 11.000) me ha sido restituida hoy.

Disculpe, general, por molestarlo con esta larga y apresurada carta; pero estoy seguro de que tiene un gran interés en los movimientos de este Ejército; tanto, que me tomaré la libertad de escribirle de vez en cuando, si no le resulta desagradable.

Te envío, con esto, un mapa que te dará una idea general de la posición. Mañana puedo enviarte uno claro y bueno. Solo dos o tres de las numerosas baterías del enemigo están marcadas en esto.

Soy General tu amigo sincero y apegado,

Geo. B. McClellan

Mayor general


La última misión de Winfield Scott

Dos hombres que iban en diferentes direcciones, tanto literal como figurativamente, estaban parados en el andén del tren en la Union Station de Washington en el lluvioso amanecer del 2 de noviembre de 1861. Winfield Scott acababa de renunciar como general en jefe del Ejército de la Unión después de 53 años. año de carrera y estaba saliendo de la capital. Su joven sucesor, George McClellan, había venido a despedirlo. McClellan observó cómo Scott subía lenta y dolorosamente al tren, rumbo a Europa para buscar ayuda médica para sus dolencias. La escena perturbó a "Little Mac". Después de emitir una orden general alabando a su ex mentor, le escribió a su esposa: “Vi allí el final de una vida larga, activa y ambiciosa, el final de la carrera del primer soldado de su nación y era un anciano débil , apenas capaz de caminar casi nadie allí para despedirlo, excepto su sucesor ". McClellan agregó: "Si alguna vez me vuelvo jactancioso y ambicioso, recuérdame ese espectáculo". La propia carrera militar de McClellan terminaría dentro de un año, y muchos argumentarían que su vanidad y ambición fueron lo que lo hizo. Mientras tanto, el "viejo débil" Scott todavía tenía un servicio más que hacer por su país. Pero sería con el trazo de un bolígrafo en lugar de con el movimiento de una espada.

Cuando estalló la Guerra Civil, Winfield Scott era el soldado más consumado de Estados Unidos. Se había convertido en capitán de artillería del presidente Thomas Jefferson en 1808 a la edad de 22 años, y fue uno de los pocos comandantes estadounidenses que se distinguió durante la Guerra de 1812. James Madison le nombró general en 1814. En 1847 encabezó la invasión estadounidense. de México como mayor general, y en 1856 fue ascendido a teniente general, el primero en ser nombrado desde George Washington.

Durante su larga carrera, Scott también estuvo involucrado en casi todos los asuntos de seguridad nacional. Preparó fuerzas para marchar sobre Carolina del Sur cuando ese estado amenazó con ignorar un arancel federal durante la Crisis de Anulación de 1832. Sus tropas supervisaron el viaje hacia el oeste de las Cinco Tribus Civilizadas durante el Sendero de las Lágrimas. En 1859 supervisó la escalada de tensiones con Inglaterra durante la "Guerra de los cerdos", cuando ese país disputaba el borde occidental de la frontera de Estados Unidos con Canadá. Aceptó ser el último candidato presidencial del Partido Whig en declive en 1852.

Después de la elección de Abraham Lincoln en 1860, Scott, a pesar de sus raíces en Virginia, declaró su lealtad a la Unión y llenó Washington de soldados para garantizar que la toma de posesión del presidente fuera pacífica. Después del tiroteo en Fort Sumter en abril, el general y su pequeño personal movilizaron un ejército mucho más grande que cualquiera que se hubiera reunido previamente en la historia de Estados Unidos. Como principal asesor militar de Lincoln, ideó el "Plan Anaconda", un plan para bloquear el sur mientras usaba el río Mississippi para dividir la Confederación. El plan de Scott fue objeto de burlas en ese momento, pero sus elementos clave llevaron al éxito de la Unión.

Lincoln respetaba a Scott, pero la derrota de la Unión en la Primera Batalla de Bull Run el 21 de julio de 1861 convenció al presidente de que era hora de un cambio. A los 74 años, generalmente se consideraba que Scott era demasiado viejo, gordo y enfermo para dirigir en el campo. A fines de julio, Lincoln trajo al general de división George B. McClellan, de 35 años, para dirigir el Ejército del Potomac, y McClellan posteriormente ignoró las órdenes de su anciano comandante. El 31 de octubre de 1861, Scott presentó su renuncia.

Poco después, Scott anunció que navegaba a Europa para buscar tratamiento para la hidropesía, la gota y los mareos. Pero circularon especulaciones de que podría haber otra razón para su viaje. ¿Podría estar llevando a cabo una misión diplomática secreta en el extranjero?

La Confederación, ansiosa por un reconocimiento formal en Europa, había enviado a James Murray Mason y John Slidell al extranjero como enviados. La administración de Lincoln sabía de su misión y que se habían deslizado a través del bloqueo naval de la Unión y navegado hacia las Indias Occidentales Británicas. En un intento por frustrar el reconocimiento formal de la Confederación por parte de los gobiernos europeos, Lincoln había seleccionado a sus propios enviados para viajar a través del Atlántico. Thurlow Weed, amigo y asesor político del secretario de Estado William Seward, y amigo de Scott desde hace mucho tiempo, encabezó la delegación. El arzobispo católico de la ciudad de Nueva York, John J. Hughes, también amigo y aliado de Seward, y el obispo episcopal de Ohio, Charles P. McIlvaine, amigo del secretario del Tesoro, Salmon Chase, completaron la delegación.

El 3 de noviembre, el día después de su partida de Washington, Scott le escribió a Seward, ofreciéndole ayuda con la misión de la Unión en Europa y mencionando sus numerosos contactos en los tribunales de París y Londres. “Puede que esté en mi camino, en círculos privados, contrarrestar, en cierto grado, las maquinaciones de esos architraidores Slidell y Mason”, escribió Scott. "Si crees que vale la pena favorecerme con sugerencias para lograr ese fin, estaré feliz de usarlas". Seward no respondió, aunque su hijo Frederick, el subsecretario de Estado, envió a Scott una nota deseándole un buen viaje. Sin embargo, Weed recordaría más tarde en sus memorias que Scott fue "invitado a actuar con nuestra comisión", por quién, no dijo. Ya sea una coincidencia o un diseño, cuando el barco de vapor Arago Partió de la ciudad de Nueva York el 9 de noviembre de 1861, con destino a Inglaterra y Francia, Scott y Weed estaban a bordo. Los otros dos enviados tomaron un barco diferente.

Durante una travesía difícil, Weed y Scott jugaron cartas, intercambiaron historias y, sin duda, también discutieron la misión de Weed. Como Arago cerca del puerto de Southampton, Inglaterra, el 24 de noviembre, su tripulación vio al corsario confederado Nashville, que unos días antes había capturado y quemado la Unión Harvey Birch en el Canal de la Mancha. ¿Estaba ahora esperando a los enviados de Lincoln?

Weed escribió más tarde que el viejo general tomó el mando de la situación y pareció "crecer una o dos pulgadas más alto" cuando ordenó que los 30 mosquetes del barco se distribuyeran a todos los hombres a bordo, tanto tripulantes como pasajeros, y comenzó a perforarlos. Si Nashville atacó Arago cuando abandonó las aguas neutrales de Gran Bretaña, Scott estaba claramente preparado para montar una defensa vigorosa.

NashvilleResultó que estaba en el puerto para un reacondicionamiento exhaustivo y no saldría durante algún tiempo. Arago zarpó rápidamente hacia Francia, llegando a París el 27 de noviembre. Allí, Weed y Scott se enteraron de que el 8 de noviembre el capitán Charles Wilkes del USS San Jacinto había parado y subido al barco británico Trento y sacó a Mason y Slidell, que estaban destinados a prisión. Los británicos se enfurecieron por el traslado forzoso de pasajeros de un barco británico por un buque de guerra extranjero. Un estadounidense en Londres escribió a Seward: “Nunca hubo en la memoria un estallido de sentimiento como el que ha creado la noticia del abordaje [de Trento]. La gente está frenética de rabia y ... me temo que 999 hombres de cada mil declararían la guerra inmediata ".

Weed, los dos obispos y John Bigelow, cónsul general de Estados Unidos en París, estaban preocupados porque el Trento El asunto podría poner fin a su misión y comprometer los esfuerzos de Bigelow por desarrollar una opinión favorable de la Unión. Winfield Scott, que sufría de gota en su habitación de hotel, estaba a punto de entrar en la refriega.

El gobierno británico no estaba seguro de si el capitán Wilkes actuó de forma independiente o por órdenes oficiales. El 29 de noviembre, cuando el primer ministro Lord Palmerston escribió a la reina Victoria sobre la crisis, le dijo que había escuchado que “los oficiales del norte que subieron a bordo del Trento dijo que estaban actuando bajo su propia responsabilidad, sin instrucciones de Washington… ”. Añadió: “Pero se sabía que el San Jacinto… Había estado en St. Thomas y había recibido comunicaciones de Nueva York. También se dice que el general Scott, que llegó recientemente a Francia, ha dicho a los estadounidenses en París que no ha venido en una excursión de placer sino por asuntos diplomáticos que la incautación de estos enviados se discutió en el Gabinete en Washington, estando él presente , fue deliberadamente determinada y ordenada ". Palmerston también agregó que “el gabinete de Washington previó completamente que podría conducir a la guerra con Inglaterra y que él [Scott] fue el encargado de proponerle a Francia ... unirse a los estados del norte en la guerra contra Inglaterra, y ofrecer a Francia ... la restauración de la provincia francesa de Canadá [Quebec]. El general Scott probablemente se encontrará muy equivocado en cuanto al éxito de sus propuestas para que el gobierno francés esté más dispuesto al sur que al norte, y probablemente esté pensando más en Cotton que en Canadá ”.

De hecho, Wilkes había actuado por su cuenta. Palmerston no reveló de dónde provenía su asombrosa acusación sobre Scott y Francia, pero dondequiera que se originara, el rumor se extendió con notable rapidez. Solo 48 horas después de que Scott llegara a París, fue mencionado en el informe de Palmerston. Al primer ministro le costaba creer que alguien tan íntimamente identificado con el gobierno de Estados Unidos abandonara Estados Unidos durante una guerra civil, a menos que hubiera emprendido una misión importante.

Bigelow, con la esperanza de calmar la crisis y combatir la creciente histeria de guerra de Gran Bretaña, quería publicar una declaración autorizada de que Wilkes había actuado por su cuenta, pero en esa época no se consideraba adecuado que los diplomáticos hablaran directamente con el público a través de los periódicos. Anteriormente había escrito artículos sobre políticas para periódicos o había encargado que se escribieran, pero nunca bajo su propia firma. Por lo tanto, necesitaba un nombre autorizado para "autor" de su declaración. Inmediatamente pensó en Winfield Scott.

Bigelow se reunió con el embajador de Estados Unidos en Francia y los enviados de Lincoln, y todos coincidieron en que una carta de Scott, publicada en periódicos europeos, podría calmar la fiebre de la guerra. Su única preocupación era el propio Scott, quien, según Weed, era “meticulosamente cuidadoso ... con su reputación literaria y [reacio] a aceptar una línea o frase que no había escrito él mismo. Pero la emergencia fue tan grande que hubo que hacer un esfuerzo & # 8230 ".

Mientras Bigelow redactaba una carta, Weed fue al hotel de Scott, donde encontró al viejo general dolorido pero haciendo planes para defender la ciudad de Nueva York de la flota británica si llegaba la guerra. Cuando Weed explicó cómo una declaración podría calmar a los británicos, Scott vio rápidamente que su país no necesitaba su espada o estrategias, sino su nombre, y accedió a firmar la carta.

Weed regresó a Bigelow y los dos pronto regresaron al hotel con la declaración. Bigelow escribió más tarde que, debido a que "el general no tenía una opinión mala de su habilidad en el uso del idioma inglés, sentí algunas dudas al leerlo y me sentí inmensamente aliviado cuando lo firmó sin alterar una palabra". Titulado "General Winfield Scott a un amigo", tomó la forma de una carta privada a un hombre anónimo que había escrito a Scott, preguntándole si realmente había dicho eso. Trento fue incautado por orden del gobierno de Lincoln. En la carta, Scott insistió en que no conocía tales órdenes. “Creo que puedo satisfacerte en unas pocas palabras”, prosiguió, “que no tienes motivos serios para preocuparte por nuestras relaciones con Inglaterra, si, como profesan sus gobernantes, ella no está dispuesta a alentar la disensión en América. " Añadió que la Unión consideraba "ningún sacrificio honorable demasiado grande para la preservación de la amistad de Gran Bretaña". La carta también afirmaba que el capitán Wilkes no había violado el derecho internacional y decía que el secretario de Estado Seward negociaría voluntariamente con el ministro de Relaciones Exteriores británico para encontrar una solución pacífica a la crisis. Concluyó, “los estadistas a quienes se confían los intereses políticos de estas dos grandes personas, actúan sobre responsabilidades más altas y mejores luces, y pueden estar seguros de que un evento tan desastroso para todos como una guerra entre Inglaterra y Estados Unidos no puede ocurrir [sin] otra provocación más grave que la que ha dado ninguna de las dos naciones ".

Con fecha del 2 de diciembre, la carta se publicó menos de una semana después de que Scott llegara a París. Bigelow escribió más tarde: “La conveniencia de hacer esta declaración estaba más que justificada por el resultado. Fue copiado en su totalidad o en parte de forma bastante universal por la prensa europea. Nuestros amigos en Europa se animaron con la carta del general Scott y empezaron a preguntarse cómo sospechaban que el gobierno federal había autorizado la incautación de los comisionados o dudaban de que los procedimientos se arreglaran pacíficamente ".

La carta de Scott también ayudó a los diplomáticos estadounidenses en Europa, que aún no habían recibido instrucciones sobre lo que debían decir sobre el Trento Amorío. Pero al menos uno de ellos, el embajador de Estados Unidos en Bélgica, Henry Sanford, distinguió la letra detrás de la carta. Sanford escribió a Bigelow el 7 de diciembre, “Genl. La carta de Scott fue muy oportuna y ha funcionado bien. ¿Era su 'copia'? "

El 8 de diciembre, Weed informó a Bigelow desde Inglaterra que la carta de Scott fue "calurosamente elogiada dondequiera que vaya en Londres". los London Daily News, por ejemplo, elogió "la carta templada y viril del general Scott", especulando que "la voz de un hombre recto y honorable como el general Scott, que a lo largo de una larga carrera ha servido a su país en los puestos más difíciles y responsables, será escuchada". con respeto, y cada párrafo de su carta respira un ferviente deseo de paz ".

La carta ayudó a calmar las preocupaciones del público británico y europeo. Al hacerlo, ayudó a los esfuerzos diplomáticos del príncipe Alberto, el presidente Lincoln y otros de Inglaterra. De esta forma, el Trento La crisis llegó a un final pacífico, evitando un conflicto con Inglaterra que sólo podría haber beneficiado a la Confederación.

Pero si bien la cooperación oportuna de Scott había ayudado a calmar la crisis, el anciano general temía que la guerra aún fuera posible. Bigelow escribió a Weed en Inglaterra diciendo que Scott estaba "decidido a irse a casa", explicando que "si vamos a tener una guerra con Inglaterra, él pensó que todavía podría ser de alguna utilidad para su país y si no, prefería morir allí tratando de servir ella, que aquí de disgusto si él estaba ausente ". El 11 de diciembre, el ex comandante zarpó hacia su casa en Arago, el mismo barco del que había desembarcado apenas dos semanas antes.

Su abrupta partida provocó más especulaciones. Muchos no podían creer que alguien tan eminente como Scott se apresuraría de un lado a otro a través del Atlántico invernal sin una muy buena razón. El embajador de Estados Unidos en el Imperio Austro-Húngaro, John L. Motley, le escribió a Bigelow pidiéndole que “me diga todo lo que sabe sobre el regreso del general Scott. ¿Vio a alguien en el poder? ¿Ha recibido oficial o extraoficialmente alguna comunicación del Gobierno francés, o ha vuelto, como supongo, para hacer lo que pueda por su propia cuenta para evitar esta catástrofe? El canciller francés Edouard Thouvenel escribió a un amigo el 12 de diciembre: “[Me parece] que hay una corriente pacífica en el aire y que los ingleses y los estadounidenses, que son buenos calculadores, se lo pensarán dos veces antes de pelear. El general Scott, que iba a pasar parte del invierno aquí, se ha ido apresuradamente a Washington para apoyar, con su autoridad, ideas conciliadoras ”.

Cuando Arago Llegó a Nueva York el 26 de diciembre, los periodistas abarrotaron a Scott. ¿Tenía un mensaje para Lincoln de los jefes de Europa? ¿Qué hizo su regreso durante el Trento ¿Crisis significa? Scott les dijo que ahora era una persona privada, que no tenía mensaje y que no había conocido a nadie importante, excepto a un primo del emperador francés.

El viejo guerrero vivió hasta 1866, el tiempo suficiente para ver reunida a su amada Unión y el asesinato del presidente al que había apoyado. Como hacen los generales retirados, escribió sus memorias, pero concluyó con su renuncia. No se mencionó el Trento Amorío. Sin embargo, en sus últimos años, mientras miraba hacia atrás en una carrera ilustre, Winfield Scott seguramente no había olvidado su última aventura en nombre del hogar y el país, cuando desafió dos veces a los corsarios rebeldes para desafiar el Atlántico en el invierno, y se involucró brevemente en intriga internacional, sólo por la fuerza de su nombre.

Robert D. Shuster es archivero en el Centro Billy Graham de Wheaton College (Ill.). William G. Shuster, su hermano, es un periodista que vive cerca de Filadelfia, Pensilvania.

Publicado originalmente en la edición de junio de 2013 de Tiempos de guerra civil. Para suscribirse, haga clic aquí.


Comenzando una carrera militar

Winfield Scott nació en la propiedad de su familia, Laurel Branch, ubicada cerca de la ciudad de Petersburg, Virginia. Fue uno de los cuatro hijos de Ann Mason Scott y William Scott, un granjero exitoso y veterano de la Revolución Americana (1775-83) que murió cuando Scott tenía seis años. Educado en casa hasta los doce años, Scott asistió a varios internados cuando era adolescente, y se convirtió en un joven fornido que medía 6 pies, 5 pulgadas de alto y pesaba 230 libras. Debido a un tecnicismo legal, no heredó ninguno de los bienes de su familia o una fortuna considerable y tuvo que pedir prestado dinero para pagar su matrícula en William and Mary College en Williamsburg, Virginia, donde ingresó en 1805.

Decepcionado por la falta de fe religiosa de sus compañeros de estudios, Scott dejó a William y Mary en menos de un año. Estudió derecho con un abogado de Petersburgo y aprobó el examen de la barra (la prueba que califica a los abogados), pero ejerció la abogacía durante solo un año. En 1807, enojado, como muchos jóvenes estadounidenses de la época, por lo que consideraba los crímenes de Gran Bretaña contra los barcos, marineros y derechos comerciales de los Estados Unidos en alta mar, se unió a una unidad de la milicia de Virginia (un ejército privado y voluntario que podía ser llamado para ayudar al gobierno federal en emergencias). Al año siguiente, Scott fue a Washington, D.C. y se reunió con el presidente Thomas Jefferson (1743-1826) y líderes del Congreso, presionando con éxito para que se le asignara un capitán en el ejército de los EE. UU.

A Scott se le ordenó que se reportara al estado mayor del general James Wilkinson (1757-1825), estacionado en Nueva Orleans, Luisiana. Fue ampliamente admirado como un joven oficial prometedor, pero su lengua afilada pronto lo metió en problemas cuando llamó a Wilkinson un "mentiroso y un sinvergüenza". Aunque casi todo el mundo estuvo de acuerdo con el juicio de Scott, insultar a un oficial superior de esta manera era una clara violación de las reglas del ejército. Un consejo de guerra, o juicio militar, encontró a Scott culpable y lo sentenció a un año de suspensión del ejército. Así, Scott pasó 1810 como civil, período durante el cual hizo un gran esfuerzo por educarse sobre las prácticas militares.


A DONDE VAMOS

Después de la nueva dedicación del mausoleo de Hancock en octubre de 1995, decidimos dedicar nuestra atención a educar al público sobre este magnífico hombre. Todavía conservamos nuestro nombre, El Comité de Restauración y Mantenimiento de Hancock cuando se trataba de trabajar en el mausoleo, pero cuando se trataba de tratar con el público, evolucionamos hasta convertirse en The W. S. Hancock Society. A medida que continuamos cuidando la tumba y realizamos los servicios del Día de los Caídos en mayo, ahora también frecuentamos varias representaciones y celebraciones que difunden la noble historia de Winfield Scott Hancock. Hemos desarrollado una pantalla titulada & quot Hancock: A Pictorial History & quot que nos acompaña en nuestras salidas. Bruce Stocking, quien se unió a nuestras filas durante el proceso de restauración, nos retrata al General Hancock y habla de su vida en varios grupos cívicos, iglesias, grupos de exploradores, Rountables de la Guerra Civil y sociedades históricas.

El Consejo de Arte y Cultura de la ciudad de Filadelfia nos dice que no hay dinero para este proyecto, así que, para mantener viva nuestra frágil herencia, ¡es un trabajo que nos sentimos obligados a hacer! Sus donaciones para este trabajo (que en total nos dicen que serán alrededor de medio millón de dólares) serán muy apreciadas.

Otra faceta de nuestra sociedad es nuestro profundo compromiso con la preservación del hermoso cementerio de Montgomery donde descansan el general Hancock, junto con otros cuatro generales de la Guerra Civil. Este cementerio victoriano fue una vez el principal sitio de entierro en el condado de Montgomery. Hoy, se requerirá un arduo trabajo de voluntarios comprometidos para recuperarlo del abandono y la decadencia que ha sufrido a lo largo de los años. La Sociedad Histórica del Condado de Montgomery ahora tiene la escritura de esta pieza de la Historia de Norristown y actualmente está recaudando fondos para financiar el trabajo agotador asociado con la restauración y el mantenimiento de un tesoro estadounidense.

LA MAGNÍFICA HISTORIA DEL MAYOR GENERAL WINFIELD SCOTT HANCOCK

Haga clic en la imagen para revelar su historia


Plan Anaconda del general Winfield Scott & # 039s

Fuente Plan Anaconda

El experimentado general en jefe de 74 años Winfield Scott, comandante del ejército de los EE. UU. Desde 1841, esbozó un plan a continuación para estrangular a la Confederación tomando el control del Mississippi y haciendo cumplir un bloqueo costero. Los periódicos ridiculizaron el llamado Plan Anaconda por considerarlo demasiado lento, y el editor Horace Greeley escribió: "¡Adelante a Richmond!" Dos semanas antes, Robert E. Lee había rechazado la oferta de Scott de asumir el mando del ejército de la Unión, lo que sin duda subrayó la impopular creencia de Scott de que la guerra no terminaría rápidamente.

Washington, 3 de mayo de 1861

Mayor General George B. McClellan,

Al mando de los voluntarios de Ohio, Cincinnati, OH

Confiamos en gran medida en la operación segura de un bloqueo completo de los puertos del Atlántico y del Golfo que pronto comenzará. En relación con dicho bloqueo, proponemos un poderoso movimiento por el Mississippi hasta el océano, con un cordón de postes en los puntos adecuados, y la captura de Forts Jackson y Saint Philip, con el objetivo de despejar y mantener abierta esta gran línea de comunicación en conexión con el bloqueo estricto del litoral, para envolver a los Estados insurgentes y reconciliarlos con menos derramamiento de sangre que cualquier otro plan. Supongo que se necesitarán de doce a veinte cañoneras de vapor, y un número suficiente de transportes de vapor (digamos cuarenta) para transportar todo el personal (digamos 60.000 hombres) y el material de la expedición, la mayoría de las cañoneras que estarán en avanzar para abrir el camino, y el resto para seguir y proteger la retaguardia de la expedición, & ampc. Este ejército, en el que no es improbable que te inviten a tomar parte importante, debe estar compuesto por nuestros mejores habituales para el avance y por voluntarios de tres años, todos bien formados, y con cuatro meses y medio de instrucción. en campamentos antes (digamos) del 10 de noviembre. En el avance del río, todas las baterías enemigas en sus orillas, por supuesto, daríamos la vuelta y capturaríamos, dejando un número suficiente de puestos con guarniciones completas para mantener el río abierto detrás de la expedición. Por último, será necesario que Nueva Orleans sea ocupada con fuerza y ​​mantenida con seguridad hasta que se solucionen las dificultades actuales.

Con mucho respeto, tuyo, de verdad

De La guerra de rebelión: una recopilación de los documentos oficiales de la Unión y los ejércitos confederados, serie 1, vol. LI, Parte 1 (Imprenta del gobierno, 1897).


Un editor de Cincinnati ridiculizó el Plan Anaconda de Scott como demasiado lento y pesado, exagerándolo en un mapa fantasioso, arriba.


Para Winfield Scott - Historia

Winfield Scott (13 de junio de 1786-29 de mayo de 1866) fue el general del ejército de los Estados Unidos con más años de servicio, comisionado por el presidente Thomas Jefferson y retirado bajo el presidente Abraham Lincoln, y candidato presidencial fracasado del Partido Whig en 1852.

Conocido como "Viejo alboroto y plumas" y el "Gran Anciano del Ejército", sirvió en servicio activo como general durante más tiempo que cualquier otro hombre en la historia de Estados Unidos y muchos historiadores lo califican como el mejor comandante estadounidense de su tiempo. En el transcurso de sus cuarenta y siete años de carrera, comandó fuerzas en la Guerra de 1812, la Guerra México-Estadounidense, la Guerra del Halcón Negro, la Segunda Guerra Seminole y, brevemente, la Guerra Civil Estadounidense, concibiendo la estrategia de la Unión. conocido como el Plan Anaconda que se utilizaría para derrotar a la Confederación. Se desempeñó como Comandante General del Ejército de los Estados Unidos durante veinte años, más que cualquier otro titular del cargo.

Héroe nacional después de la guerra entre México y Estados Unidos, se desempeñó como gobernador militar de la Ciudad de México. Tal era su estatura que, en 1852, el Partido Whig de los Estados Unidos pasó por alto a su propio presidente en ejercicio de los Estados Unidos, Millard Fillmore, para nominar a Scott en las elecciones. Scott perdió ante el demócrata Franklin Pierce en las elecciones generales, pero siguió siendo una figura nacional popular, recibiendo un ascenso brevet en 1856 al rango de teniente general, convirtiéndose en el primer estadounidense desde George Washington en mantener ese rango. Scott se interesó mucho en el desarrollo profesional de los cadetes de la Academia Militar de los Estados Unidos. Cuando comenzó la Guerra Civil en la primavera de 1861, Scott tenía 74 años y sufría numerosos problemas de salud, como gota e hidropesía. También tenía mucho sobrepeso y no podía montar a caballo o revisar tropas. Como no podía llevar tropas a la batalla, ofreció el mando del ejército federal al coronel Robert E. Lee el 17 de abril de 1861 (Scott se refirió a Lee como "el mejor soldado que he visto en mi vida"). Sin embargo, cuando Virginia abandonó la Unión ese mismo día, Lee renunció y el mando de las fuerzas de campaña federales que defendían Washington, D.C. pasó al general de brigada Irvin McDowell. Aunque nació y se crió en Virginia, Scott permaneció leal a la nación a la que había servido durante la mayor parte de su vida y se negó a renunciar a su cargo tras la secesión de su estado natal.

Cuando Lincoln recibió la noticia de que el Ejército de la Unión había sido derrotado en Manassas el 21 de julio de 1861, fue a la residencia de Scott. Scott asumió la responsabilidad de la derrota de la Unión. Lincoln estaba buscando el consejo de Scott sobre si retirar tropas de Washington para reforzar a McClellan. En poco tiempo, George McClellan fue nombrado jefe del ejército.

La administración y la opinión pública clamaban por una victoria rápida, pero Scott sabía que eso era imposible. Elaboró ​​un plan complicado para derrotar a la Confederación bloqueando los puertos del sur y luego enviando un ejército por el valle del Mississippi para flanquear a la Confederación. Este Plan Anaconda fue ridiculizado en la prensa, sin embargo, en sus líneas generales, fue la estrategia que la Unión realmente utilizó, particularmente en el Teatro Occidental y en el bloqueo naval algo exitoso de los puertos confederados. Aunque el bloqueo impidió que la mayoría de los buques de alta mar salieran o llegaran a puntos a lo largo de la línea costera confederada, un buen número de corredores del bloqueo se abrieron paso a través de los que típicamente llevaban cargamentos de suministros básicos, armas y correo. Sin embargo, Lincoln cedió a la presión pública por una victoria dentro de los 90 días y rechazó el Plan Anaconda, pero la estrategia final utilizada por la Unión en 1864-1865 se basó en gran medida en el plan original de Scott. Las enfermedades físicas de Scott ponen en duda su resistencia, sufría de gota y reumatismo y su peso se había disparado a más de 370 libras, lo que llevó a algunos a usar una obra de teatro con su apodo de "Viejo alboroto y plumas", en lugar de llamarlo "Viejo gordo y débil". " El general de división McClellan, el comandante de campo, estaba ansioso por que Scott fuera apartado. La presión política de los partidarios de McClellan en el Congreso llevó a la renuncia de Scott el 1 de noviembre de 1861. McClellan luego lo sucedió como general en jefe. Aunque oficialmente retirado, Scott todavía era consultado ocasionalmente por Lincoln para obtener consejos estratégicos durante la guerra. El general Scott vivió para ver la victoria de la Unión en la Guerra Civil. Murió en West Point, Nueva York el 29 de mayo de 1866 y está enterrado en el cementerio de West Point.

Legado: Scott sirvió bajo todos los presidentes desde Jefferson hasta Lincoln, un total de catorce administraciones, y fue un general en servicio activo durante trece de ellas, un total de 63 años de servicio como oficial, incluidos 47 años de servicio como general. Los historiadores valoran a Scott como estratega y como comandante del campo de batalla.

Winfield Scott in the 21st Century

John M. Hart Jr., a longtime resident of Scranton, Pennsylvania, was born and raised in the city of Carbondale. A product of Carbondale’s public school system, he was graduated in 1971 from the Benjamin Franklin High School of Carbondale and pursued further studies at the University of Scranton, being awarded degrees in history and English from that institution in 1975-76. An avid historian, Hart joined the Confederation of Union Generals in 2007 and took on the persona of Lieut. Gen. Winfield Scott in 2011.

In 1973 and while in college, he accepted a position with the former Scrantonian-Tribune as a neighborhood reporter. Hart remained at the newspapers for some 13 years, serving in almost every editorial post with the publications, including night city editor. Early in 1983 Hart become involved in a community effort to create the world’s largest steam railroading museum in Scranton – Steamtown. After chairing a $2 million public fund drive, he was first named to the board of trustees of the museum and later became its executive director and chief operating officer. During this time, in 1986, Hart made the initial contact with elected officials in Washington and Harrisburg with his plans to develop the museum into a national park. Late in 1986 President Ronald Reagan signed into law the Steamtown National Historic Park Act, designating $88 million dollars to make Steamtown the newest national historic site in the nation. Hart was honored by the National Park Service which proclaimed he was the key connection in the establishment of the historic site. During this same time, he was selected by the Lackawanna County Commissioners to serve on a task force to save freight railroad service in the county and later helped establish and served as the first chairman of the Lackawanna County Railroad Authority. The Authority today oversees freight service in Lackawanna, Wayne and Monroe Counties, providing a freight rail link helping to protect hundreds of area jobs.

Following his work at Steamtown, Hart entered the private sector establishing a commercial printing business in the city. Shortly after buying out one of his competitors, he turned his efforts back to journalism, establishing several community newspapers, including The Dunmorean, the publication serving the borough of Dunmore today.

His first wife of 26 years, Meg, died in 2005 after bearing him two children Elizabeth Mary McDonald, a dietitian with Geisinger Health Services and John M Hart III, the Assistant District Attorney of Lakawanna County, PA. His second wife, Maureen, also serves as editor of The Dunmorean. Hart met his second wife while both were cub reporters in 1973. Maureen’s husband of 32 years, died six months before Hart’s first wife. They were married in 2007. Mrs. Hart today takes on the persona of Maria DeHart Mayo Scott, the general’s wife. and her daughter, Rebecca, assumes the role of the general’s youngest daughter, Adeline.

In addition to his business interests, Hart is the founder of and was commander of GAR Post II, Camp 299, Sons of Union Veterans of the Civil War (SUVCW) of the Union League of Philadelphia, is a past commander of Griffin Camp 8 of Scranton, and is the founder of and was commander of the Delaney DeLacy Guard, Sons of Veterans Reserve, also in Scranton. The general has twice been honored with the Distinguished Service Medal of the Sons of Veterans Reserve as well as a Unit Citation Medal for community service. He is twice the recipient of the SUVCW Benjamin Stephenson Award.

He is a member and past president of The Scranton Club and the Union League and served on the Antique Automobile Club of America (AACA) finance committee for the development of this country’s national antique automobile museum which opened in 2003 in Hershey, Pennsylvania. He also served as president of the Scranton Region of the Antique Automobile Club. In addition to his membership in the SUCVW, the national and local AACA, he is also a member of COUG’s Board of Directors, The Newspaper Guild, The International Federation of Journalists, and the Columbia Hose Co. of his native Carbondale.


A Brief History of Chitwood and Winfield

Chitwood was a community developed by one family of people. They cared very little about boundaries, city lines, county lines or state lines they cared for people and their community. This community has been in four states and possibly five counties, maybe more. It was rumored to have been settled by four brothers, well that s part of the truth. There were four brothers and also their mother and father. There was also their sister, two sisters in fact, some black servants and a cousin. The brothers were LAZARUS, WILLIAM, DANIEL and PLEASANT. The sisters were WINNIE and ELIZABETH. The parents were JAMES and MARTHA, and the cousin SHADRACK. All were of the CHITWOOD family, and it was known as Chitwood for 75 or 80 years that we know of.

The Post Office was located in a common house operated by JAMES CHITWOOD in the Pine Grove Community at the head-waters of Hunt Creek. The post office in that day consisted of nothing more than a table and small cubby holes at the back of the table. When they changed post masters they changed tables (they moved the table with them) so they changed the post office. Now the best we can find out the original post office is in a museum in Lexington, Ky. where the first land grant was granted. It was granted in Pulaski County, the county seat is in Somerset.

The community has supplied military men for all wars, even the Revolutionary War. I understand that JAMES CHITWOOD served in it. There was a Camp Chitwood that furnished replacements for the Northern Army and also guarded the supply route that ran from Somerset through Winfield to Knoxville by way of the Huntsville-Jacksboro Road (or Williamsburg-Jacksboro road.). This supply route runs directly in front of my house as of now and hopefully they will not be changing the road.

Then came the railroad and the railroad created a great business within itself. Winfield has had railroad workers ever since it has been here. Even today we have people working on the same railroads. The first passenger train that came through here I understand was about 1880 and then in the early 1900s, because of this railroad, there was a tanbark business. In about 1908 there was a flooring and planing mill established in Winfield, just because of the railroad. That started a lumber business that has been carried on ever since and is still going today. It is a tradition in Winfield. We have timber and lumber businesses today. Those businesses at that time, back in the early 1900s, supported two hotels, one boarding house, a couple of restaurants, 10 or 12 doctors and other professional people. Because of this settlement came various communities such as Pleasant Grove. PLEASANT CHITWOOD is buried at Pleasant Grove in the Perkins Cemetery. At one time it had a two-year high school Clay Hill had a school and a church it was the home of NELSON CHITWOOD, the grandson of LAZARUS CHITWOOD, the first land grant holder in Winfield. New Light was probably settled by SHADRACK because his first born son is buried in the New Light Cemetery. SHADRACK moved on to Missouri and is buried there. His son RICHARD married ELIZABETH TRAMMELL, that s where a lot of our other settlers came from, the relatives of the Chitwood spouses. DANIEL is buried at the back of the present Winfield post office and WILLIAM is buried at Jellico Creek. There is a key to where the first settlers went. First land grant was given to LAZARUS in 1812 at the headwaters of Ponch Creek which is in the Pine Grove community (even though the maps of Scott County list Perkins Creek at Ponch Creek). He left and went south and is buried at either Georgia or Alabama. Each of the settled areas had their own school and churches. Now the schools have been consolidated, but the churches remain almost at the same places they once were since organized. At one time we even had Methodist services in the Baptist church and some of our citizens from our community established and helped establish the First Baptist Church in Oneida. There is a story that was told at the Great Revival that started in Pleasant Grove, I had heard about it then found an account of it in CLAY SMITH s "Dusty Bits of the Forgotten Past." It started at Pleasant Grove community from a girl s funeral. From the revival it spread to Winfield after they finished at Pleasant Grove. From Winfield they went to Second Bethlehem Church, then to Buffalo, and from Buffalo they went to Paint Rock. There were at least forty people that were taken into the churches by baptism. From that revival come our older, better known ministers such as HARRISON DUNCAN, JOHN STANLEY, SILAS STANLEY, ROE SEXTON, ALBERT CRABTREE, JONATHAN PHILLIPS and then there were what we termed then our public brothers and sisters who spoke audibly in church, prayed audibly it was pretty well known, Brother STANLEY probably better known than the others.

Then from Bowl Tennessee came the industry of the bowl factory that made wooden bowls and shipped them to various parts of the country. We have some of the products of that manufacturing in our community today by some of the descendants of the manufacturers.

From our community came a man who wrote music, sang quite a bit, taught school and even wrote the alma mater for Oneida Independent School so I ve been told. We have ancestors from our community scattered all over the United States because of wars and their service to their country in various forms.

The man that wrote the alma mater to Oneida School is ANDY CRABTREE and he wrote it in 1917. It is covered by H. CLAY SMITH s "Dusty Bits of the Forgotten Past."

Some of our more prominent people are politicians, school teachers, ministers, doctors, and numerous other civic minded people.

Now we have an incorporated community, but it still does not stay within the boundaries of that cities incorporation. Our community is built in the hearts of our people and our concern is for our fellow men. Above all, out of all the people we have produced, we have produced some very, very quality Americans!

FNB Chronicle, Vol. 1, No. 2 Winter 1990
First National Bank
CORREOS. Box 4699
Oneida, TN 37841
(page 8)

This page was created by Timothy N. West and is copyrighted by him. Reservados todos los derechos.


To Winfield Scott - History

Winfield Scott (1786-1866) was a general in the United States Army, known as its “Grand Old Man” because of the length of his service. He was an active general for longer than anyone else in American history. He gained a reputation as a superb commander. His service record stretched from the War of 1812 to the Civil War, in which he thought up what would become known as the Anaconda Plan.

In 1852, he made an unsuccessful bid to become President, but his political career was of little significance when compared to his military achievements.

Early Life

Scott was born in Virginia, near the town of Petersburg, and was educated at the College of William and Mary. However, he did not graduate from the college, and he then spent a few years meandering around the borders of other professions.

After a rather short-lived attempt at training to become a lawyer, Scott dropped his studies in law in 1808 and signed up for the U.S. Army, in which role he was to spend the great majority of the remainder of his life.

This was in fact not quite his first military experience, since the previous year, Scott had served for a few months as a corporal in the cavalry of the Virginia militia.

The War of 1812 saw Scott’s first significant experience of front-line service when, as a young lieutenant colonel, he served in Canada. At Queenston Heights, he was taken by British soldiers and was held by the British for about a year. After this time, an exchange of prisoners between the two sides resulted in Scott’s release.

By March 1814, was promoted to brigadier general, and in this position he was instrumental in the conduct of the American action at the Battle of Lundy’s Lane. Badly wounded in the engagement, Scott spent his time after the war touring Europe in order to improve his knowledge of military tactics.

Becoming a War Hero

By 1832, having fully recovered from his injuries, Scott was in action in short campaign against the so-called British Band, the Black Hawk War. Later on, President Andrew Jackson decided to send him to South Carolina, in order that he might help to soothe tensions among that state’s inhabitants over the then-raging nullification crisis. Six years later, he played a major part in forcing the Cherokee Indians, who had been living in Georgia, to Western reservations along the infamous Trail of Tears.

In 1839, Scott assisted in bringing about a truce in the Aroostook War, and two years later, he was made the U.S. Army’s general-in-chief. He was to hold that job for a full two decades, a feat described then and now as an extraordinary achievement.

At the outbreak of the Mexican-American War, which was fought in the late 1840s, Scott was placed in command of the entirety of the American forces. He took personal control of the troops engaged in the campaign in the south, with his right hand man, Zachary Taylor, commanding the troops further north.

Scott commanded the forces that led the successful assault on Vera Cruz, capturing it from the Mexicans in the early months of 1847. Scott’s army was assisted by significant naval forces. Once this had been achieved, he took his men west on an extended march toward Mexico City. On the way, he took part in a number of major battles, including Contreras, Cerro Gordo, Chapultepec and Churubusco. By September 1847, Scott’s forces had succeeded in capturing the national palace of Mexico.

By this time, Scott had come to be regarded as a war hero throughout the nation and, since he had strong Whig sympathies, Washington’s Democrats began to look for ways in which they might manage to undermine him. For this reason, President James K. Polk recalled him to the capital in 1848 in order that Scott might be forced to appear before a court of inquiry.

In the event, none of the charges were actually pressed. Scott continued his work for the Whigs and was adopted by that party as its candidate in the Presidential Election held in 1852. Unfortunately for his party, Scott was an ineffective campaigner and the Whigs were crushed: Franklin Pierce, the Democratic candidate, won 254 electoral college votes to Scott’s mere 42, while the Whigs carried only four of the nation’s 31 states.

Later Career and Civil War

Returning to his more impressive Army career, Scott was sent to the Islands of San Juan in Washington in 1859, to defend territory which had been claimed by Britain. By now the threat of secession by certain Southern states was becoming real. Scott, although a Southerner, was strongly opposed to the breaking up of the United States.

Scott was still general-in-chief of the U.S. Army when war finally came in 1861, but by this time he was not the fit and able commander of his younger days. He was overweight, and his health was failing. Scott was an old man in his mid-seventies.

Mindful of his deteriorating condition, Scott suggested to President Abraham Lincoln that overall command should be transferred to Robert E. Lee, but the latter refused to accept Lincoln’s offer.

Scott devised the strategy that was later to be called the “Anaconda Plan,” an encircling blockade which would slowly starve the South of men and supplies. In the early stages of the war, this was a highly unpopular view: both camps believed that the conflict would be short and sharp. Only at the First Battle of Bull Run, in which the Union forces were crushed, did Scott’s plan begin to be taken more seriously.

President Lincoln allowed Scott to resign from his post in November 1861. Somewhat reinvigorated by the lifting of the burden of command, he survived for another five years, allowing him to see the war come to a close – and to see something close to the Anaconda Plan he had first suggested be implemented with some success. He spent his last years traveling across Europe and writing his memoirs. Despite his liking for military finery, which brought him the nickname of “Old Fuss and Feathers”, Scott’s legacy was secure: he is often ranked with Lee as one of the finest military commanders since George Washington.


Who’s the 'Scott' in Great Scott?

Hearing the phrase Great Scott! might evoke an image of a wide-eyed, Einsteinian Christopher Lloyd, but people were using it long before it became Dr. Emmett Brown’s go-to expression of surprise, consternation, and basically any other emotion in Back to the Future.

Like the real McCoy and many similar centuries-old colloquial terms, it’s difficult to prove exactly when the phrase emerged and who the original “great Scott” was. That said, most signs point to Winfield Scott, an American army general who towered over his troops both literally and figuratively. Scott stood 6 feet, 5 inches tall, and is said to have weighed as much as 300 pounds by the end of his life.

“What a monster size he was!” Virginia congressman John Sergeant Wise wrote in 1899. “His talk was like the roaring of a lion, his walk like the tread of the elephant.”

While his formidable physical appearance could’ve been enough to compel people to exclaim “Great Scott!” in his presence, his military reputation was just as impressive. Scott began his career as a captain of artillery during the War of 1812, where his triumphs in the battles of Chippewa and Lundy’s Lane in July 1814 earned him an official promotion to major general and the unofficial honor of being known as a national hero. Scott solidified his status as one of the greatest military commanders of the 19th century during the Mexican-American War, delivering the U.S. several key victories and marching into Mexico City in the summer of 1847, which brought about the end of the entire conflict. Scott unsuccessfully ran for president in 1852, losing to Franklin Pierce, but remained a high-ranking member of the military until retiring partway through the Civil War.

The phrase Great Scott! started to gain popularity around the same time the general himself was becoming a household name. As lexicographer Barry Popik points out on his blog, the earliest known reference to the phrase was in an 1845 issue of an Ohio political publication called the Spirit of Democracy: “Great Scott! is it possible that we ever promised to publish this law.”

Though that writer didn’t shed any light on who “Scott” was, others did. A 1952 article from Illinois’s Quincy Whig explained that “The exclamation of great SCOTT,’ so frequently used by many people, is said to allude to Gen. Scott, the whig candidate for President.” And Slate reports that author John William De Forest mentioned the general in two different works from the era.

“I follow General Scott,” he wrote in his 1867 Civil War novel Miss Ravenel’s Conversion From Secession to Loyalty. “We used to swear by him in the army. Great Scott! the fellows said.”

De Forest repeated the exclamation in an 1871 story, explaining that the character was “using the then commander-in-chief for an oath, as officers sometimes did in those days.”

Based on that evidence, it looks like Winfield Scott left his mark on military history and on the history of minced oaths—non-offensive replacements for profanity like Great Scott!, Zoonters!, and these 15 other goofy expletives.


High-resolution images are available to schools and libraries via subscription to American History, 1493-1943. Verifique si su escuela o biblioteca ya tiene una suscripción. O haga clic aquí para obtener más información. También puede solicitarnos un pdf de la imagen aquí.

Gilder Lehrman Collection #: GLC02640 Author/Creator: Jesup, Thomas S. (1788-1860) Place Written: Fort Mitchell, Florida Type: Letter signed Date: 18 June 1836 Pagination: 3 p. : docket 25 x 20 cm.

General Jesup writes to General Scott to defend his military actions in Florida during the second Seminole War, which violated Scott's planned campaign. Written in a disrespectful tone, he remarks that "I am not a boy to be lectured by you." Indicates that he will appeal to President Jackson. This was the beginning of a feud that ultimately led to Jesup's dismissal.

Aviso de derechos de autor La ley de derechos de autor de los Estados Unidos (título 17, Código de los Estados Unidos) rige la realización de fotocopias u otras reproducciones de material protegido por derechos de autor. Under certain conditions specified in the law, libraries and archives are authorized to furnish a photocopy or other reproduction. Una de estas condiciones específicas es que la fotocopia o reproducción no debe ser "utilizada para ningún propósito que no sea el estudio, la beca o la investigación privados". Si un usuario solicita, o utiliza posteriormente, una fotocopia o reproducción para fines que excedan el “uso justo”, ese usuario puede ser responsable de la infracción de los derechos de autor. This institution reserves the right to refuse to accept a copying order if, in its judgment, fulfillment of the order would involve violation of copyright law.

(646) 366-9666

Sede: 49 W.45th Street 2nd Floor Nueva York, NY 10036

Nuestra Colección: 170 Central Park West New York, NY 10024 Ubicado en el nivel inferior de la Sociedad Histórica de Nueva York


Ver el vídeo: The Story of Winfield Scott