6 cosas que quizás no sepa sobre los premios Nobel

6 cosas que quizás no sepa sobre los premios Nobel

1. ¿Quieres ganar un premio Nobel? Estas son las reglas.
Por mucho que le guste, no puede nominarse a sí mismo para un Premio Nobel; alguien más tiene que hacerlo por usted. Debe estar vivo en el momento de su nominación (más sobre esto más adelante). Si está nominado, probablemente nunca lo sabrá a menos que gane. Hay más de 200 nominados iniciales para los distintos premios cada año, un número que un comité de selección reduce a una lista corta (generalmente de tres a cinco personas u organizaciones). Los nombres de los nominados iniciales, así como los preseleccionados, se mantienen en secreto durante 50 años, en parte para evitar el cabildeo en nombre de los nominados.

2. Técnicamente, el premio de Economía no es realmente un premio Nobel.
El testamento de Alfred Nobel estipuló la creación de solo cinco premios: física, química, fisiología o medicina, literatura y paz. Sin embargo, desde 1969 se ha entregado un sexto premio. En 1968, para honrar su 300 aniversario, el banco central de Suecia creó una donación para financiar un nuevo premio en honor a los logros en estudios económicos. Propiamente conocido como el "Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel", los ganadores del premio son elegidos por la Academia Sueca de Ciencias (que también selecciona los premios en química y física) junto con un comité de premios (separado de el que emite los premios en otras categorías) y los premiados reciben sus premios en la misma ceremonia de diciembre.

3. Mahatma Gandhi nunca ganó el Premio Nobel de la Paz.
A partir de 1937, el líder indio Mohandas Gandhi fue nominado para el premio cinco veces. Su nominación final se produjo pocas semanas después de su asesinato en enero de 1948. En ese momento de su historia, el Comité Nobel nunca había otorgado un premio póstumamente, aunque su estatuto de gobierno original lo permitía en circunstancias atenuantes. Sin embargo, el comité determinó que Gandhi no había dejado herederos adecuados u organizaciones capaces de aceptar el premio o su premio en metálico. No dispuestos a otorgar el premio póstumamente, pero reconociendo el compromiso de por vida de Gandhi con la no violencia, decidieron no otorgar el premio de la paz de ese año a nadie, afirmando que no había "candidatos vivos adecuados" dignos del premio. La controversia de Gandhi perdura: en 1961, Dag Hammarskjöld, Secretario General de las Naciones Unidas, recibió el Premio Nobel de la Paz, a pesar de que había muerto en un accidente aéreo ese mismo año. Cuando el Dalai Lama recibió el premio de la paz en 1989, anunció que aceptaba el premio, en parte, como un tributo a Gandhi. Y, en 2006, más de 50 años después de la muerte de Gandhi, el propio Comité del Nobel reconoció públicamente la omisión y expresó su pesar porque Gandhi nunca había recibido el premio.

4. Para los Curie, los premios Nobel fueron un asunto de familia.
En 1903, Marie Curie se convirtió en la primera mujer en ganar el premio Nobel cuando ella y su esposo Pierre recibieron el premio de física (también fueron el primer equipo de marido y mujer en ganar). Ocho años después, Marie ganó un segundo Nobel, esta vez por su cuenta y en el campo de la química. En 1935, la hija de Marie y Pierre, Irene, recibió un premio de química, que compartió con su esposo Frederic Joliot. Son cinco premios en solo dos generaciones. Sin embargo, la curiosa conexión de Curie con el Nobel no termina ahí. En 1965, el yerno de Marie y Pierre, Henry Labouisse, se desempeñaba como Director Ejecutivo de UNICEF cuando esa organización recibió el Premio Nobel de la Paz.

5. La ex esposa de Albert Einstein recibió el dinero del Premio Nobel.
El matrimonio del físico Albert Einstein y su primera esposa Mileva Marić fue difícil desde el principio. Mileva, una científica prometedora, abandonó sus estudios después de casarse en 1903 y pronto se dedicó a criar a sus dos hijos. En 1914, Einstein dejó a su familia y se mudó a Berlín mientras Mileva y los niños permanecían en Suiza. Dos años antes, Einstein había comenzado una relación con su prima, Elsa, y pronto estaba presionando a Mileva para que se divorciara. Después de cinco años de negociaciones, finalmente llegaron a un acuerdo. Einstein, sin dudar nunca de su propio talento, prometió que el premio monetario de cualquier futuro Premio Nobel que recibiera se pondría en fideicomiso para sus hijos, y que Mileva se beneficiaría del interés. Mileva aceptó, y cuando Einstein recibió el Nobel de Física en 1922, el dinero del premio fue debidamente transferido a su ex esposa.

6. Varias personas han rechazado el Nobel.
Es raro, pero ha sucedido. El filósofo y escritor francés Jean-Paul Satre fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1964, pero rechazó ese (y cualquier otro) honor oficial. En 1973, el líder comunista vietnamita Le Duc Tho recibió conjuntamente el premio de la paz con el secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, por su trabajo en la negociación de los Acuerdos de Paz de París durante la guerra de Vietnam. Kissinger aceptó su premio, pero Tho se negó, afirmando que en realidad no se había logrado una paz verdadera. Cuando el poeta y novelista ruso Boris Pasternak fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1958, rápidamente aceptó, telegrafiando al Comité del Nobel que estaba, sin embargo, "inmensamente agradecido" y "orgulloso", funcionarios de la Unión Soviética, que habían evitado con éxito La publicación de la obra de Pasternak (incluido el Doctor Zhivago), lo presionó casi de inmediato para que rechazara el premio. La Fundación Nobel no seleccionaría a otro ganador ni eliminaría el nombre de Pasternak de los libros de récords. Finalmente, cerca del final de la Guerra Fría en 1989, el hijo de Pasternak, Yevgeny, aceptó el premio en nombre de su padre.


¿Cómo consigues uno? Cinco cosas que debe saber sobre los premios Nobel

En esta foto de archivo del viernes 17 de abril de 2015, un empleado de la biblioteca nacional muestra la medalla de oro del Premio Nobel otorgada al fallecido novelista Gabriel García Márquez, en Bogotá, Colombia. No hay mayor honor internacional que el Premio Nobel, creado por el industrial sueco Alfred Nobel del siglo XIX, y los galardonados de 2016 serán nombrados en los próximos días para unirse al panteón de grandes que fueron honrados en años pasados. (Foto AP / Fernando Vergara, ARCHIVO)

Los actores anhelan los Oscar, los atletas anhelan el oro olímpico, pero para los científicos, escritores y campeones de la paz mundial, no hay mayor honor que un Premio Nobel.

Los jueces Nobel anunciarán a los ganadores de los premios 2016 a partir de esta semana, un premio al día, comenzando con la medicina el lunes. Aquí hay cinco cosas que debe saber sobre los prestigiosos premios, creados por el industrial sueco del siglo XIX Alfred Nobel.

El prestigio de los premios Nobel se reduce a la historia y al dinero, dice Gustav Kallstrand, curador del Museo Nobel de Estocolmo.

Cada premio tiene un valor actual de 8 millones de coronas suecas, alrededor de $ 930.000, lo que hace que los premios Nobel se encuentren entre los premios más lucrativos del mundo. Kallstrand dice que cuando se entregaron por primera vez en 1901, el dinero del premio equivalía a unos 20 años del salario de un profesor.

Hoy el dinero es secundario, dijo. Para muchos, la mayor recompensa es unirse a personas como Albert Einstein, Marie Curie, Martin Luther King Jr. y Ernest Hemingway en el panteón de los premios Nobel.

Pregúntele a los jueces Nobel sobre los favoritos para los premios de este año y se callarán como si estuvieran protegiendo códigos nucleares secretos.

Los estatutos del Nobel les prohíben discutir cualquier nominación, además de los ganadores, durante medio siglo.

Kallstrand dice que hay dos razones para este secreto. Una es que los jueces quieren ahorrarles a aquellos que fueron nominados, pero no ganaron, el estrés de sentir que perdieron. "El Premio Nobel no es una competencia en ese sentido", dice.

La otra razón es salvaguardar la independencia de los jueces Nobel. En los primeros días del premio, dice Kallstrand, la comunidad científica mundial era bastante pequeña, por lo que los jueces a menudo conocían a los nominados y a quienes los nominaron. Al mantener las deliberaciones en secreto, los jueces pueden sentirse libres de hablar con franqueza sobre los candidatos.

En su testamento de 1895, Nobel especificó qué instituciones deberían seleccionar a los ganadores.

Para el premio de medicina, le dio la tarea al Instituto Karolinska de Estocolmo. La Real Academia Sueca de Ciencias obtuvo los premios de física y química y la Academia Sueca, que es un organismo diferente, obtuvo el premio de literatura.

En una decisión lamentada por muchos suecos, entregó el premio de la paz, el trofeo más destacado de todos, a un panel seleccionado por el Parlamento de la vecina Noruega.

Nobel nunca explicó su razonamiento, pero Noruega y Suecia formaron un sindicato en ese momento. Además, Noruega era un país pequeño y pacífico en la periferia de Europa. Quizás Nobel sintió que era más adecuado para un premio de la paz que Suecia, que tenía un historial de agresión militar contra sus vecinos, y obligó a Noruega a unirse después de perder el control de Finlandia ante Rusia.

¿ES EL PREMIO DE ECONOMÍA UN PREMIO NOBEL?

Estrictamente hablando, no. Nobel no mencionó ningún premio de economía en su testamento. Fue creado en 1968 en su memoria por el Riksbank, el banco central de Suecia.

Aún así, el premio de economía se entrega con los demás, con la misma pompa y fanfarria, en la ceremonia anual de premios el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Nobel en 1896.

Pero la Fundación Nobel, que administra los premios, todavía no lo llamará Premio Nobel. Oficialmente se llama Premio Sveriges Riksbank en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel.

¿CÓMO SE GANA UN PREMIO NOBEL?

A los galardonados se les suele hacer esta pregunta y su respuesta estándar es "trabaja duro y sigue tu pasión".

Por supuesto, ayuda a hacer un descubrimiento revolucionario como los rayos X o la penicilina.

En las categorías de ciencia, los ganadores a menudo tienen que esperar décadas antes de que los jueces del Nobel se sientan seguros de que su descubrimiento ha resistido la prueba del tiempo.

Es diferente para el premio de la paz, que a menudo se piensa como un tiro en el brazo a alguien en medio de una lucha por la paz o la democracia. Eso explica por qué algunos premios de la paz, en retrospectiva, pueden parecer un poco prematuros, como el premio de 1994 a un acuerdo de paz en Oriente Medio que ahora está hecho jirones.


5.El ganador del Premio Nobel de Economía pierde miles de millones

¿Qué harías con una fórmula que pudiera predecir los mercados? Podría saber exactamente cuándo subirán o bajarán las acciones y las materias primas. Podrías haberle dado a Bill Gates 10 dólares en los 70 y convertirte en multimillonario 20 años después. Podría haber gastado ese millón para comprar una propiedad en los años 90 y venderlo todo el día antes de que el mercado colapsara. Tendría un poder infinito sobre la probabilidad y el mercado de valores. Algo así como esa chica de X-Men, Domino.

En la década de 1970, a los economistas Myron Scholes, Fischer Black y Robert Merton se les ocurrió el modelo Black-Scholes para la equidad, un nombre que sin duda le encantó a Robert Merton. En términos sencillos, Black-Scholes intenta predecir el valor a largo plazo de una acción basándose en rendimientos anteriores y en si la gente está apostando a favor o en contra. En otras palabras, podría predecir el mercado de valores.

Como es de imaginar, los inversores se emocionaron con este nuevo descubrimiento. La gente predecía grandes beneficios y cero riesgos. Black murió en 1995, pero Scholes y Merton ganaron el Premio Nobel de Economía en 1997 después de que el modelo se convirtiera en un estándar en todo el mundo. Scholes fundó una empresa de inversión llamada Long-Term Capital Management a principios de los noventa. Naturalmente, siendo un economista de renombre mundial, tenía miles de tipos ricos clamando por ser sus clientes.

Hubo solo un problema. Scholes y su equipo asumieron que todos los inversores eran computadoras frías y lógicas cuyos movimientos eran un cálculo cuantificado. Se olvidaron de tener en cuenta el hecho de que cuando las cosas se ponen un poco peligrosas, la gente se vuelve jodidamente retardada.

Cuando golpeó la crisis financiera del este de Asia, todas las acciones que la preciosa fórmula de Scholes le dijo que subían se derrumbaron más rápido que un adicto a la cocaína que se enfría de golpe después de una juerga de 10 años. En 1998, su empresa perdió 4.600 millones de dólares en cuatro meses y en 2000 se había derrumbado.

¡Oye, pero todavía tienen ese premio Nobel!

Relacionado: 4 ganadores del premio Nobel que estaban claramente locos


Transcripción de una entrevista con Kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro: Hasta octubre era algo que ganaba gente muy grande, y en mi imaginación siempre pensé que la gente mayor. No era nada que pudiera ganar. Voy a decir esto cuando pronuncie mi discurso de banquete más tarde. Pero escuché por primera vez sobre el Premio Nobel cuando era un niño pequeño en Japón y todavía recuerdo a mi madre explicándome, estoy mirando, y debe haber sido una especie de libro educativo que cuenta a los lectores sobre la historia de la Premio Nobel. Entonces, para mí, ha estado incrustado en mi imaginación durante toda mi vida. Probablemente sea el premio más grande que una persona puede ganar en el mundo.

¿Cómo se siente al ser un modelo a seguir?

Kazuo Ishiguro: Creo que es mejor no ser demasiado consciente de ser un modelo a seguir. Desde que me convertí en un escritor publicado y me hice conocido, creo que tienes ese sentido de todos modos. Que tienes que ser responsable hasta cierto punto, pero también intentar inspirar a los más jóvenes y a tus compañeros escritores. Convertirme en premio Nobel me ha hecho más consciente de este papel. Creo que esto me ha puesto en un nivel diferente en términos de ser un modelo a seguir y mi responsabilidad como figura pública, así que es algo en lo que tendré que pensar y acostumbrarme. Ya no soy solo un escritor de interés para las personas que están interesadas en los escritores. Estoy ocupando otro puesto especial como premio Nobel. Así que es algo que todavía no he resuelto del todo.

Pero creo que tengo que tener mucho cuidado porque me doy cuenta ya en los dos meses desde el anuncio me han pedido que haga todo tipo de cosas, firmar peticiones, apoyar todo tipo de campañas, participar en programas de discusión para los que no tengo ninguna calificación. participar en. Han llegado muchas invitaciones que no habría recibido antes de octubre. He recibido este consejo de los ganadores del Premio Nobel que conocí para tener cuidado. No debo ponerme en una plataforma para la que no estoy calificado. Creo que es un consejo muy importante no solo para mí, sino para el mundo. No queremos que las personas que no son expertos hablen como si lo fueran. Este es uno de los problemas del mundo actual. Así que eso es algo sobre lo que voy a ser bastante disciplinado. Solo voy a hablar de cosas que conozco.

¿Cuál es la importancia del Premio Nobel?

Kazuo Ishiguro: La importancia de cualquier premio, hay muchos premios en el mundo. La importancia de cualquier premio, la seriedad con que nos tomamos el premio, para mí depende de la integridad de las personas que entregan el premio y también de la historia de los ganadores anteriores. Creo que esas son las dos cosas importantes porque los premios mismos se utilizan ahora como una herramienta en todo el mundo para promover cosas. La mayoría de las veces para promocionar una empresa o para promover algo, pero a veces se utilizan para promover ideas políticas y, a veces, de manera bastante sutil y, a veces, menos. Hubo premios que rechacé porque pensé, ya sabes, que no eran premios horriblemente malos, pero pensé que no necesariamente deseo ayudar a promover algo.

Creo que tenemos que ser conscientes de que los premios son una técnica, a veces son propaganda, a veces son herramientas de promoción para organizaciones, corporaciones, instituciones. Así que siempre me hago esta pregunta sobre cualquier premio, si alguien más lo está recibiendo o si me lo ofrecen a mí. ¿Quién lo está dando? ¿Respeto los valores que se esconden detrás del premio y las personas que lo están dando? ¿Respeto a los ganadores anteriores? Creo que esto es lo primero que dije de manera bastante espontánea cuando recibí la llamada de la Academia Sueca. Dije, me siento emocionalmente verdaderamente honrado por el Nobel porque puedo decir con absoluta honestidad que el Nobel es una institución que respeto profundamente, y respeto profundamente a los ganadores anteriores en literatura que lo han recibido desde 1901. Me refiero a muchos de mis los héroes más grandes están en esa lista.

El Nobel es un premio que ha logrado capturar la imaginación del mundo. No como una herramienta de promoción, sino como algo que ejemplifica un ideal sobre la humanidad y aquello por lo que nos esforzamos y eso es algo bastante raro. Creo que hay muchos premios excelentes, pero creo que el Nobel establece un estándar muy alto porque no se trata solo del área de especialización en la que podemos o no sobresalir. Hay una idea más alta, pienso en la paz, la cooperación entre las personas, el esfuerzo de los seres humanos por mejorar nuestra civilización y creo que estos son ideales muy, muy elevados.

La memoria, la culpa y el engaño son temas recurrentes en tu trabajo, ¿por qué?

Kazuo Ishiguro: Creo que al principio de mi carrera siempre estuve muy interesado en mirar a las personas que lucharon con su pasado y sus recuerdos. Por lo tanto, normalmente miraría a un personaje de mediana edad o vejez. Alguien que se había sentido bastante orgulloso de sí mismo, pero que después de una edad avanzada adquiere una perspectiva de su vida. Digamos simplemente su vida. Y comienza a pensar: Oh, en realidad, tenía todos mis valores equivocados, respaldé las cosas equivocadas, respaldé las causas equivocadas. ¿Significa eso que mi vida ha sido en vano? Viví mi vida según los valores incorrectos, aunque durante la mayor parte de mi vida pensé que estaba viviendo según los valores correctos. Esa fue una situación típica que me fascinó. Escribí al menos tres o cuatro novelas sobre este tipo de ideas.

A medida que crecí como escritor, me interesé por la misma pregunta, pero la apliqué a sociedades y naciones. Eso es algo que todavía estoy tratando de averiguar, ¿cuál es la mejor manera de expresar esa pregunta? ¿Cómo lucharía una nación o un país con los recuerdos oscuros o vergonzosos de la nación? ¿Cuándo es mejor dejar estas cosas enterradas y seguir adelante? Porque ahora podemos ver en todo el mundo y, en la historia, casos en los que el conflicto sigue y sigue y sigue. Simplemente no puedes detenerlo, detener el ciclo porque la gente no olvidará las atrocidades del pasado. A veces, las personas, las generaciones, están peleando por algo que sucedió hace siglos y el odio se ha desarrollado. Por eso, a veces no es bueno recordar.

Pero particularmente en Europa creo, y también en América, Japón tenemos problemas de recuerdos que han sido reprimidos y la sociedad no está en paz consigo misma por decir racismo o lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial. Existe la sensación de que los problemas no se han abordado y esto genera todo tipo de tensiones. En este momento, Estados Unidos se encuentra en una terrible agitación porque existe la sensación de que ciertas cosas sobre su pasado, sobre los afroamericanos en particular, no se han abordado adecuadamente. Creo que Europa ha estado en un estado de tensión desde la Segunda Guerra Mundial. Entonces, esta pregunta sobre la memoria personal y la memoria nacional creo que es algo que me interesa mucho.

¿Qué ha influido en tu estilo de escritura y para quién escribes?

Kazuo Ishiguro: Realmente nunca pienso mucho en el género. A menudo me atrae un proyecto en particular que he elegido con bastante cuidado porque no tengo muchas ideas. Tengo una buena idea cada cinco años o algo así, así que no tengo una gran elección. No me siento ahí pensando que ahora voy a escribir un thriller o ahora voy a escribir una historia de amor o algo de época. Tengo una idea y, por lo general, es una idea que todavía no tiene una configuración. Realmente no tengo un momento y un lugar geográficamente o en el momento en el que voy a escribir esta historia. Simplemente creo que ¿no sería interesante escribir una historia sobre una persona que tiene este problema en particular y luego esto le sucede emocionalmente? Es algo bastante abstracto, así que me encuentro casi como, ya sabes, la forma en que la gente del cine busca locaciones cuando tienen un guión, ¿dónde sería un buen lugar para filmar esto? Me encuentro mirando a través de la historia o buscando en diferentes géneros para tratar de descubrir cuál es la mejor manera de expresar esta historia.

Nunca soy particularmente ... Nunca empiezo diciendo que podría hacer algo que sea un poco como un libro de ciencia ficción o algo como una historia de detectives. Me desespero y utilizo todo lo que puedo para expresar la idea en particular y es solo cuando termino que alguien puede mirar lo que he escrito desde afuera y decir, oh, eso parece una pieza de fantasía o que parece ciencia ficción. . Para mí no lo he mirado desde afuera y soy como un loco tratando de construir una máquina voladora en mi garaje o en mi jardín trasero y simplemente me estoy poniendo cualquier cosa que haga volar esta cosa. Sabes, podría robar algo de la casa de al lado o pedir prestado cosas. Cualquier cosa que pueda hacer que esta cosa se eleve en el aire y vuele. Solo cuando está volando la gente lo mira y dice que parece un período de una historia de amor o algo así.

¿Cuándo decidiste convertirte en escritor?

Kazuo Ishiguro: Realmente nunca tuve una gran ambición de ser escritor y hasta que tuve casi veintitantos. Desde que tenía unos quince años mi gran ambición era ser compositora y pasé mucho tiempo escribiendo canciones en mi habitación con una guitarra. Creo que me inspiró mucho el hombre que ganó el Premio Nobel de Literatura el año pasado, en 2016, Bob Dylan. Recuerdo haber comprado un álbum suyo cuando tenía trece años. Y todavía recuerdo el álbum "John Wesley Harding". Creo que fue entonces cuando me emocioné mucho por primera vez con la idea de que puedes usar palabras de una manera muy misteriosa y crear mundos enteros con solo unas pocas palabras. Por supuesto, la música y el canto y todas estas cosas eran muy importantes para mí, es toda esa combinación. Pero creo que la emoción por las palabras y el hecho de que puedes usarlas de esta manera. Quiero decir que eso realmente me pasó a mí cuando escuché por primera vez mi primer álbum de Bob Dylan, cuando tenía trece años.

Y luego me interesé por todos estos cantautores que se encuentran en lo que podríamos llamar el final literario del boom de los setenta. Leonard Cohen fue muy importante para mí, Joni Mitchell. Yo mismo aprendí a tocar todas sus canciones. Sabía todas sus letras de memoria y lo intenté, escribí más de cien canciones yo mismo en mi habitación y las toqué con mis amigos. Y en cierto modo siento que ese fue mi aprendizaje para convertirme en escritor de ficción. En algún momento de mis veintes hice, para mí, una transición que no me pareció muy grande entre escribir canciones y escribir cuentos. Fue solo durante un período de aproximadamente un año cuando estaba escribiendo canciones a principios de este año hacia el final de ese año que la energía se había invertido en escribir cuentos.

Y después de años sin llegar a ninguna parte, profesionalmente, como cantautora alrededor de los veinticuatro años, cuando tenía veinticuatro, veinticinco tan pronto como comencé a escribir cuentos, fueron aceptados y publicados por revistas. De hecho, fui descubierto por la editorial que sigue siendo mi editorial en Londres, Faber and Faber. Una empresa que ha publicado muchos premios Nobel en realidad. Y escribí mi primera novela bajo contrato con ellos. Es como muchas cosas en la vida, estuve llamando a una puerta durante mucho tiempo y luego se abrió otra. Desde entonces quiero decir que la ficción ha sido mi enfoque, pero en algún lugar de mi mente sigo siendo un cantautor.

Todavía escribo, escribo letras de canciones para la cantante de jazz estadounidense Stacey Kent y, de hecho, creo que salió un álbum suyo en octubre, y dos de las canciones tienen mis letras. Todavía trabajo como letrista de canciones y para mí es una parte muy importante de mi vida como escritora. Es otro tipo de salida y siento que es muy importante para mí tener eso, esta otra vida de escritura, donde pienso de una manera muy diferente. Me veo obligado a pensar de otra manera porque estoy colaborando, y creo que siempre es saludable tener colaboradores. Una de las desventajas de ser novelista frente a ser… muchos de estos científicos trabajan en grandes equipos y si trabajas en el teatro o en películas, trabajas con equipos de personas. Creo que el peligro para los novelistas es que trabajamos de forma aislada y por eso hay un problema. Es posible que no crezca y se desarrolle de la misma manera. Es más fácil osificarse. Creo que para mí es muy importante colaborar con personas de otros campos, como la música o el cine. Me resulta muy estimulante y aprendo muchas cosas de lo que me veo obligado a hacer en colaboración.

¿A qué escritores admiras?

Kazuo Ishiguro: He hablado de mis primeras influencias del mundo de la música, la música de cantautores. Pero si hablamos de influencias realmente literarias, curiosamente, la gente nunca parece decir esto cuando mira mi trabajo. Pero sé que la novelista que más me ha influido es Charlotte Brontë, la novelista británica del siglo XIX, y en particular dos libros, Jane Eyre y Villette.

Y releí a Jane Eyre y Villette hace unos cinco años y estaba bastante avergonzada. Estaba lleno de cosas que pude reconocer que había robado de esos libros. Pero leí esos libros en un momento particularmente crucial de mi vida como escritora, creo. Antes empecé a escribir ficción, pero cuando empecé a pensar en escribir ficción. Y, en particular, el uso de la técnica en primera persona, la primera persona. Lo que la narradora oculta al lector y se esconde a sí misma en los libros de Charlotte Brontë se convirtió en la base para mí. Y así Charlotte Brontë sigue siendo una gran influencia.

Hay otros escritores que son mis escritores favoritos y posiblemente Dostoievski sea mi novelista favorito, pero probablemente no haya influido mucho en mi estilo. Escribe de una manera muy, muy diferente. Sin embargo, creo que la influencia es algo muy interesante y sutil. A veces, alguien que es muy diferente a mí en temperamento, en realidad creo que debido a esa diferencia es casi como si fuera una tensión, una tensión natural. Creo que eso es muy bueno. Algo me está alejando de mi zona de confort y creo que Oh, sí, tenía que hacer eso. ¿Qué haría Dostoievski con esto? y, por supuesto, nunca podría escribir como Dostoievski, pero creo que un poco de Dostoievski ayudaría aquí.

Marcel Proust fue muy importante para mí. Más técnicamente, cómo contar una historia no necesariamente a través de la trama o la cronología de cómo se desarrollan los eventos en tu historia, sino la gran libertad que veo en el trabajo de Proust de simplemente seguir los recuerdos a la deriva o las asociaciones de pensamiento del narrador. Entonces puedes tener un episodio de ayer y va directo a la memoria de hace treinta años. Esta forma mucho más abstracta de ordenar tu lienzo como escritor. Aprendí muchísimo de Proust. Pero todo el mundo & # 8211 Kafka es otro escritor que es muy importante para mí. Kafka y Samuel Beckett y, de hecho, Harold Pinter, otro ... Creo que Kafka no lo es, pero los otros dos son ganadores del Premio Nobel. Personas que me guían e inspiran sobre cómo desviarme del realismo, de hacer algo para distorsionar la realidad familiar que vemos a nuestro alrededor. Una vez que te alejas del realismo ortodoxo, la pregunta es: ¿qué haces? ¿Cuáles son tus nuevas leyes? De hecho, esta es una línea de Bob Dylan, ¿no? "Para vivir fuera de la ley hay que ser honesto". Pero creo que eso es muy cierto cuando te desvías del realismo. Los grandes escritores como Kafka, Beckett, Pinter, son modelos para mí. Por cómo te desvías del realismo convencional.

¿Cómo ha apoyado tu esposa tu trabajo?

Kazuo Ishiguro: He tenido muchas personas que han sido importantes editores y asesores en mis escritos a lo largo de los años, quiero decir, muchos de ellos son profesionales, mis editores en la editorial. Así que mi primera agente, Deborah Rogers, que falleció ahora, y mi primer editor, Robert McCrum, fueron influencias muy importantes. Pero la persona que tiene una influencia muy profunda en lo que escribo en todos los niveles es mi esposa Lorna. Y creo que en parte se debe a que ella es mi esposa y tiende a mandarme en muchos aspectos de mi vida, por lo que mi trabajo no está excluido. Sin embargo, la clave aquí es que estábamos juntos, éramos una pareja a la vez, antes de que comenzara a escribir ficción, así que en algún lugar de su mente no cree que yo sea un autor famoso y que está criticando. el trabajo de un autor famoso. Ella todavía piensa que soy este estudiante de posgrado que tiene la loca idea de que puede escribir ficción. Ella todavía piensa un poco así.

Entonces ella lo mira y dice ¿Qué es esto? Eso nunca ha cambiado, porque ella estaba allí mirando las primeras cosas que escribí en una pequeña habitación que compartimos cuando ambos éramos estudiantes de posgrado. No creo que la relación haya cambiado mucho. Y el problema es que una vez que empiezas a ser conocido, consolidado ... Para mí, gané el premio Booker en Gran Bretaña cuando tenía treinta y cuatro años. El problema con eso es que hay muchas cosas buenas sobre ser respetado joven, pero mucha gente deja de criticarte. Temen criticarte o los editores profesionales piensan que te mudarás a otra editorial si hablan con franqueza. Así que necesito a alguien como mi esposa que piense en mí como un advenedizo que tenga todas estas ideas por encima de mi posición sobre la escritura y pueda ser bastante brutal. A veces he abandonado proyectos enteros porque ella ha echado un vistazo, por lo general cuando parece que tal vez no está de muy buen humor y dice que esto no sirve. ¡Hacer algo más!

¿Tiene algún consejo para los aspirantes a escritores?

Mucha gente me pregunta ¿Tiene algún consejo para aspirantes a escritores o escritores jóvenes? En estos días, no sé cómo es en Suecia, pero ciertamente en el mundo de habla inglesa todas las universidades parecen tener un curso de escritura creativa. Hay programas privados de escritura creativa en todas partes. Todo el mundo está muy interesado en ser escritor en estos días. Ese no era el caso cuando era joven. A nadie le interesaba la literatura. Es muy difícil para mí dar algún tipo de consejo útil sobre cómo se escribe. Todo el mundo debe hacerlo a su manera, pero hay una cosa fundamental que le diría a los jóvenes en las primeras etapas oa las personas que tienen estas ambiciones. Yo diría que particularmente en el mundo como es hoy, hay que preguntarse: ¿De verdad quieres escribir o quieres ser escritor?

Porque creo que mucha gente tiene la ambición de ser escritor. Quieren el estatus, la posición de ser un escritor. Pero en realidad, pueden descubrir que no quieren escribir en particular y creo que ser un escritor exitoso y me refiero a exitoso no solo comercialmente, sino también a ser un escritor que logra algo que vale la pena independientemente de si se publica o se vende. Tienes que tener una relación especial con la escritura. Y creo que parte de la dificultad en este momento es que es bastante difícil para las personas descubrir por sí mismas qué es lo que realmente quieren. Because being a writer has become such a coveted position now and a lot of people dream of being a writer but sometimes perhaps that is not the right thing because you know writing is not for you and that is alright. Something else may be for you. So I would say, get that very clear. Try and find out, do you really want to write? That is the important thing!

Did you find any typos in this text? We would appreciate your assistance in identifying any errors and to let us know. Thank you for taking the time to report the errors by sending us an e-mail.

To cite this section
MLA style: Transcript from an interview with Kazuo Ishiguro. NobelPrize.org. Nobel Prize Outreach AB 2021. Sat. 26 Jun 2021. <https://www.nobelprize.org/prizes/literature/2017/ishiguro/158991-kazuo-ishiguro-interview-transcript/>

Aprende más

Nobel Prizes 2020

Twelve laureates were awarded a Nobel Prize in 2020, for achievements that have conferred the greatest benefit to humankind.

Their work and discoveries range from the formation of black holes and genetic scissors to efforts to combat hunger and develop new auction formats.


7 Geniuses and 1 Entire Science That Never Won the Nobel

Scientists and Intellectuals are supposed to be above petty politics and popularity contests, right? No. Here are a few bright bulbs that never got the fancy Nobel gold medallion (or the millions of Swedish krona that go with it). And you thought the Oscars were bad.

1. Joan Robinson, Economics

Great Britain's Joan Robinson may be one of the most exciting figures in the history of "the Dismal Science." An acolyte of the great John Maynard Keynes, her work covered a wide range of economic topics, from neoclassicism to Keynes's general theory to Marxian theory. Not to mention, her notion of imperfect competition still shows up in every Econ 101 class. Add to that the fact that Robinson's greatest work, The Accumulation of Capital, was published way back in 1956 but is still widely used as an economics textbook. So why no Nobel? Some say it's because she's a female, and no female has ever won the Nobel in Economics. Others say that Robinson's work over her career was too eclectic, rather than hyperfocused like that of so many other laureates. Still others claim that she was undesirable as a laureate because of her vocal praise for the Chinese Cultural Revolution, a fairly anti-intellectual enterprise.

2. Dmitri Mendeleev, Chemistry

Why would this guy deserve a Nobel Prize for chemistry? After all, his only achievement was to devise the entire periodic table of elements, the miracle of organization and inference on which all of modern chemistry is based. Mendeleev's table was so good, it even predicted the existence of elements that hadn't yet been discovered. But here's where politics rears its ugly head. In 1906, Mendeleev was selected by the prize committee to win the honor, but the Royal Swedish Academy of Sciences stepped in and overturned the decision. ¿Por qué? The intervention was spearheaded by Swedish chemist Svante Arrhenius, who had himself won the prize in 1903 for his theory of electrolytic dissociation. Mendeleev had been an outspoken critic of the theory, and Arrhenius seized the opportunity as the perfect chance to squeeze a few sour grapes.

3. Mahatma Gandhi, Peace

The Susan Lucci of Nobel Peace Prize contenders, Mohandas "Mahatma" (Great-Souled) Gandhi was nominated like crazy: 1937, 1938, 1939, 1947, and 1948.

He certainly deserved it, as his nonviolent methods helped kick the British out of India and became the model for future Peace Prize laureates like Martin Luther King Jr. Gandhi's final nomination came in 1948, and he was the odds-on favorite to win it that year. However, the "Mahatma" was assassinated just a few days before the deadline. Since the Nobel Prize is never awarded posthumously, the prize for peace went unawarded that year on the grounds that there was "no suitable living candidate." The decision was also motivated by the fact that Gandhi left no heirs or foundations to which his prize money could go.

4. James Joyce and 5. Marcel Proust, Literature

One wrote Ulysses and Finnegan's Wake, almost universally regarded as two of the most brilliant works of the 20th century (in the case of Ulysses, the most brilliant). And the other is, well, Marcel Proust. Proust's towering work, A La Recherche du Temps Perdu (In Search of Lost Time, or, sometimes, Remembrance of Things Past) is considered one of the greatest literary achievements ever, combining seven novels and 2,000 characters for a celebration of life, consciousness, and sexuality spanning 3,200 pages. James Joyce's works and stream-of- consciousness style are the basis of countless college courses, doctoral theses, and poetic ruminations. But the writings of Proust and Joyce were probably just too controversial and "out there" for the more conservative Nobel committees of their day. And Nobel's stricture against posthumous awards hasn't exactly helped, especially since the influence of these two artists has continued to grow long after their deaths. Most ironic, Proust and Joyce have been major influences on many writers who went on to win Nobels themselves, like Saul Bellow, Samuel Beckett, Jean-Paul Sartre, Albert Camus, and Hermann Hesse. Other literary giants who have gotten the Nobel shaft? Evelyn Waugh, Jorge Luis Borges, Bertold Brecht, Graham Greene, Henry James, Vladimir Nabokov, and Simone de Beauvoir, to name a few.

6. Jules-Henri Poincaré, Physics

Although Poincaré was a mathematician, his genius was too universal to be confined to one category. Sure, he came up with all sorts of mathematical theories with crazy names: algebraic topology, abelian functions, and Diophantine equations. But he was into physics, too. Poincaré laid the foundation for modern chaos theory and even beat Einstein to the punch on certain facets of the theory of special relativity. And one of his math problems, the Poincaré conjecture, even remained unsolved for nearly 100 years! So why was Henri overlooked for the Big One? Due to Alfred Nobel's stipulation that his prizes go to those whose discoveries have been of practical benefit to mankind, the Nobel committees have often been accused of rewarding experimental discoveries over purely theoretical advances. Poincaré's work in physics seems to be a victim of that prejudice.

7. Raymond Damadian, Medicine

Lots of deserving folks have been passed over for the Nobel, but few were as vocal about it as 2003 runner-up Raymond V. Damadian. He was the brain behind the science of magnetic resonance imaging (MRI), a technique that completely revolutionized the detection and treatment of cancer. But the 2003 Prize for Medicine went to Paul Lauterbur and Peter Mansfield, two scientists who expanded on Damadian's discovery. Enraged at the slight, Damadian ran full-page ads in the New York Times and Washington Post featuring a photo of the Nobel Prize medal upside down and the headline "The Shameful Wrong That Must Be Righted." The ad featured quotes from other scientists backing up Damadian's claim, even a letter of protest to be cut out, signed, and mailed to the Nobel Committee. Some claim Damadian was slighted because his fundamentalist Christian belief in creationism made him anathema to the scientific community. Others say it was because his discovery wasn't really useful in medicine until Lauterbur and Mansfield improved upon it. Either way, 2003 left the poor scientist Nobel-less.

8. Oh, and Anybody in Mathematics

When dynamite inventor (that's not a comment on his abilities he really did invent dynamite) Alfred Nobel stipulated in his will that his fortune be used to establish a fund to award five annual prizes, he famously left out mathematics. All kinds of theories have popped up to explain the omission, the most salacious of which claim that Nobel hated all mathematicians because his wife was schtupping one on the side. No. The most likely reasons for Nobel's ditching math are (1) He simply didn't like math all that much, and (2) Sweden already had a big, fancy prize for mathematics, bestowed by the journal Acta Mathematica. Although math is still a Nobel bridesmaid, a prize for economics was added in 1968, thereby giving the extremely boring sciences their due.


Esteem, money and mystery: Five things to know about the Nobels

In this file photo dated Friday, April 17, 2015, a national library employee shows the gold Nobel Prize medal awarded to the late novelist Gabriel Garcia Marquez, in Bogota, Colombia. The Nobel prize has greater personal impact than merely receiving the monetary award, as it marks the recipient in terms of esteem and global recognition. (AP Photo/Fernando Vergara, FILE)

In terms of esteem and recognition, it's always a good year to win a Nobel Prize. In terms of money, 2017 is better than the past two years.

The Nobel Prize announcements begin Monday with the medicine award and each prize this year is worth 9 million kronor ($1.1 million). In the previous five years, the amount was 8 million kronor—$930,000 at last year's exchange rate.

The physics award will be announced Tuesday, chemistry on Wednesday and the Peace Prize on Friday. The prize for literature is always announced on a Thursday but the Swedish Academy waits until three days before to say which Thursday. The economics prize, which is, strictly speaking, not a Nobel, will be announced on Oct. 9.

Here are five things to know about the prestigious prizes created by 19th-century Swedish industrialist Alfred Nobel.

WHO GETS TO NOMINATE NOBEL CANDIDATES?

Even if there's someone you'd like to win a Nobel, chances are good that you can't put their name in the running.

The Nobel Peace prize casts its net the widest for nominees—national legislators, ministers and heads of state can make nominations, along with university professors in several disciplines, former laureates and some others. There were 318 nominees for this year's prize, down from last year's all-time high of 376.

For the literature prize, the Swedish Academy sends invitations to qualified nominators, including literature and linguistics professors and members of national academies.

The science prize nominations are by invitation only to a more restricted field. Professors from appropriate departments at Nordic universities are included, as are professors from at least six other institutions worldwide. The prize-awarding institutions can approach other experts as they see fit.

Ask Nobel judges about the front-runners for this year's awards and they will clam up as if they're protecting secret nuclear codes.

The Nobel statutes prohibit them from discussing any nominations—besides the winners—for half a century.

Gustav Kallstrand, curator of the Nobel Museum in Stockholm, says there are two reasons for this secrecy. One is that judges want to spare those who were nominated, but didn't win, the stress of feeling like they lost.

"The Nobel Prize isn't a competition in that sense," he says.

The other reason is to safeguard the independence of the Nobel judges. In the early days of the prize, Kallstrand says, the world's scientific community was quite small, so the judges often knew the nominees and those who nominated them. By keeping the deliberations secret, judges could feel free to speak candidly about the candidates.

In his 1895 will, Nobel specified which institutions should select the winners.

For the medicine award, he gave the task to Stockholm's Karolinska Institute. The Royal Swedish Academy of Sciences got the physics and chemistry awards and the Swedish Academy, which is a different body, got the literature prize.

In a decision lamented by many a Swede, he gave the peace prize—the most high-profile trophy of them all—to a panel selected by the Parliament of neighboring Norway.

Nobel never explained his reasoning, but Norway and Sweden were joined in a union at the time. Also, Norway was a small, peaceful country on Europe's periphery. Perhaps Nobel felt it was more suitable for a peace prize than Sweden, which had a history of military aggression against its neighbors, and had coerced Norway into a union after losing control of Finland to Russia.

IS THE ECONOMICS AWARD A NOBEL PRIZE?

Strictly speaking, no. Nobel didn't mention a prize for economics in his will. The economics prize was created in 1968 in his memory by the Riksbank, the central bank of Sweden.

Still, the economics award is handed out with the others, with the same pomp and fanfare, at the annual award ceremony on Dec. 10, the anniversary of Nobel's death in 1896. The winner will be named on Oct. 9.

But the Nobel Foundation, which administers the awards, still won't call it a Nobel Prize. Officially it's called the Sveriges Riksbank Prize in Economic Sciences in Memory of Alfred Nobel.

HOW DO YOU WIN A NOBEL PRIZE?

Laureates often get asked this question, and their standard reply is "work hard and follow your passion."

It helps, of course, to make a groundbreaking discovery like X-rays or penicillin.

In the science categories, winners often have to wait decades before the Nobel judges feel confident their discovery has withstood the test of time.

It's different for the peace prize, which is often intended as a shot in the arm to someone in the midst of a struggle for peace or democracy. That explains why some peace prizes, in hindsight, can seem a bit premature—like the 1994 award for a Middle East peace agreement that is now in tatters.


5. We want a bigger boom

Though nitroglycerin had been discovered in 1846, it was not weaponized because of it being so incredibly volatile. That means that the Crimean War was fought with much the same explosive compound that had dominated battlefields for centuries: gun powder.

Early in the Crimean War, the Russians were forced to evacuate the strategic port of Sevastopol, and in typical Russian fashion they employed a scorched earth policy. Before they were routed from their stronghold, they blew up several forts and ships so as to not let them fall into enemy hands. They used powder, and it was evident to Nobel that there was a demand for much more powerful explosives.


15 Facts About the Nobel Prize

1. Robert Lucas, winner of the 1995 economics prize for his work on the theory of "rational expectations," split his $1 million prize with his ex-wife. A clause in their divorce settlement from seven years earlier had stipulated that "wife shall receive 50 percent of any Nobel Prize." The clause expired on October 31, 1995. Had Lucas won any year after that, he would have kept the whole prize.

2. Physicist Lise Meitner, whose work helped lead to the discovery of nuclear fission, was reportedly nominated for the Nobel Prize 13 times without ever winning. This makes her the Dynasty of the Nobel Prize scene (the show was nominated for 24 Emmy Awards but never won).

3. In 2007, two winners had a combined age of 177. At 90, professor Leonid Hurwicz is the oldest person to ever win (one-third of the Prize in Economics) at 87, writer Doris Lessing is the oldest woman (Literature).

4. DNA expert Kary Mullis "“ 1993 winner of the Nobel Prize in Chemistry "“ was scheduled to be a defense witness in O.J. Simpson's murder trial. However, Simpson lawyer Barry Scheck felt the prosecution's DNA case was already essentially destroyed, and he didn't want Mullis' personal life to distract jurors (read: he'd expressed an affinity for LSD and surfing.)

5. In the last 10 years, the Nobel Prize in Literature has gone for the first time to authors in Portugal, China, Trinidad & Tobago, Hungary, Austria and Turkey [source].

6. Nobel laureates you must know: Teddy Roosevelt, Woodrow Wilson, Rev. Martin Luther King, Jr., Mother Teresa, Elie Wiesel, Mikhail Gorbachev, Nelson Mandela, Yasser Arafat, Shimon Peres, Yitzhak Rabin, Jimmy Carter, Toni Morrison, William Faulkner, T.S. Eliot, Ernest Hemingway, Samuel Beckett, Pierre & Marie Curie, Max Planck and Albert Einstein.

7. Big names who never won: Leo Tolstoy, Virginia Woolf, James Joyce, Marcel Proust, Mangesh Hattikudur, Mark Twain, Gertrude Stein, Paul Tagliabue, Henrik Ibsen, Thomas Edison and Mahatma Gandhi.

8. The following people refused the Prize:

Le Duc Tho was awarded the 1973 Nobel Peace Prize with Henry Kissinger for their roles in brokering a Vietnam cease fire at the Paris Peace Accords. Citing the absence of actual peace in Vietnam, Tho declined to accept.

Jean Paul Sartre waved off the 1964 Nobel Prize in Literature. His explanation: "It is not the same thing if I sign Jean-Paul Sartre or if I sign Jean-Paul Sartre, Nobel Prize winner. A writer must refuse to allow himself to be transformed into an institution, even if it takes place in the most honorable form."

Afraid of Soviet retribution, Boris Pasternak declined to accept the 1958 Prize in Literature, which he'd earned for Doctor Zhivago. The Academy refused his refusal. "This refusal, of course, in no way alters the validity of the award. There remains only for the Academy, however, to announce with regret that the presentation of the Prize cannot take place."

Erik Axel Karlfeldt won for Literature in 1918. He did not accept because he was Secretary of the Swedish Academy, which awards the prize. He was given the award posthumously in 1931.

9. As part of his divorce settlement, Einstein's Nobel Prize money went to his ex-wife, Mileva Maric.

10. Winners without the greatest reputations:

Daniel Carleton Gajdusek, who won in 1976 for his research in human slow-virus infections, spent 19 months in jail after pleading guilty in 1997 to charges of child molestation.

Johannes Fibiger won in 1926 after discovering parasitic worms cause cancer "“ a breakthrough that turned out to not be true.

Yasser Arafat shared the 1994 Nobel Peace Prize with Shimon Peres and Yitzhak Rabin. This decision caused Nobel Committee member Kare Kristiansen to resign. "What consequences will result," he asked at the time, "when a terrorist with such a background is awarded the world's most prestigious prize?"

William Shockley won for Physics in 1956 for his role in the invention of the semiconductor. But his support of the eugenics movement alienated the scientific community. Shockley also donated sperm to the Repository for Germinal Choice, a sperm bank developed to spread humanity's best genes (Pizarra did a great series on this in 2001.)

11. The first Nobel Laureates collected 150,800 Swedish kronor (about $15,420 today). The stakes have been raised. This year's prize was $1.5 million "“ shared in the case of multiple winners.

12. The Curie family is a Nobel Prize machine, winning five: Pierre and Marie for Physics in 1901 Marie solo for Chemistry in 1911 daughter Irene and her husband Frederic Joliot-Curie for Chemistry in 1935 and Henry Labouisse, who was married to Pierre and Marie's daughter Eve, accepted on behalf of UNICEF in 1965.

13. Marie Curie's second prize was marred by scandal. Then a widow, Curie had an affair with a married scientist, Paul Langevin "“ a former pupil of Pierre Curie. Love letters were involved, eventually leading to a duel between Langevin and the editor of the newspaper that had printed them (no shots were actually fired.) When it was suggested that she not accept the prize, she wrote a shrewd letter, in which "she pointed out that she had been awarded the Prize for her discovery of radium and polonium, and that she could not accept the principle that appreciation of the value of scientific work should be influenced by slander concerning a researcher's private life."

14. Alfred Nobel "“ inventor of dynamite "“ may have been inspired to create the Nobel Prize after a premature obituary in a French newspaper called him a "merchant of death."

15. Nobel died on December 10, 1896. The formal awards ceremony is held in Stockholm each year on the anniversary of his death. The first awards show took place on December 10, 1901. These things take time to plan.

And in case you were wondering just how much of a say Alfred Nobel had in the prize, here's his will:

The whole of my remaining realizable estate shall be dealt with in the following way:

The capital shall be invested by my executors in safe securities and shall constitute a fund, the interest on which shall be annually distributed in the form of prizes to those who, during the preceding year, shall have conferred the greatest benefit on mankind. The said interest shall be divided into five equal parts, which shall be apportioned as follows: one part to the person who shall have made the most important discovery or invention within the field of physics one part to the person who shall have made the most important chemical discovery or improvement one part to the person who shall have made the most important discovery within the domain of physiology or medicine one part to the person who shall have produced in the field of literature the most outstanding work of an idealistic tendency and one part to the person who shall have done the most or the best work for fraternity among nations, for the abolition or reduction of standing armies and for the holding and promotion of peace congresses.

The prizes for physics and chemistry shall be awarded by the Swedish Academy of Sciences that for physiological or medical works by the Caroline Institute in Stockholm that for literature by the Academy in Stockholm and that for champions of peace by a committee of five persons to be elected by the Norwegian Storting. It is my express wish that in awarding the prizes no consideration whatever shall be given to the nationality of the candidates, so that the most worthy shall receive the prize, whether he be Scandinavian or not.


1) Arnold Sommerfeld:

Arnold Johannes Wilhelm Sommerfeld was a German physicist. He was nominated for the Nobel prize 84 times, certainly the biggest number of nominations in history, but has never won it. Though he supervised the highest number of Nobel prize recipients in their doctoral studies. In his biography entitled “Arnold Sommerfeld- Science, Life and Turbulent Times 1868–1951” by Michael Eckert, it was mentioned rightly in his regard that

Planck was the authority, Einstein the genius, and Sommerfeld the teacher”.

He was known for the work on atomic theory in the field of quantum physics as well as in the field of mathematical diffraction theory. The work which stands out among others is the generalization of Bohr’s atomic model, which gives the accurate description of atom at that time, probably the most important results in the “old quantum theory”.


Henry Dunant - 1901

Henry Dunant and Frédéric Passy were the first ever Nobel Peace Prize winners.

Mr Dunant was born in 1828 and died in 1910, and founded the International Committee of the Red Cross (ICRC) in Geneva.

He witnessed thousands of Italian, French and Austrian solders kill and injure one another during an 1859 battle in northern Italy.

Off his own back, his organised aid work and later wrote the book A Memory of Solferino which contained a plan for all countries to form groups to help the sick and wounded on the battlefield — no matter what side they were on.

The result was the establishment of the ICRC in 1863, and the adoption of the Geneva Convention in the following year.


Ver el vídeo: Premios Nobel Física 1921-1940