Segunda Guerra Italiana / Guerra Italiana de Luis XII (1499-1503)

Segunda Guerra Italiana / Guerra Italiana de Luis XII (1499-1503)

Segunda Guerra Italiana / Guerra Italiana de Luis XII (1499-1503)

La Segunda Guerra Italiana o Guerra Italiana de Luis XII (1499-1503) comenzó con la conquista francesa de Milán, a la que siguió una campaña conjunta franco-española en Nápoles, y terminó con una guerra entre los antiguos aliados que inició el largo período. del dominio español en Nápoles (Guerras italianas, 1494-1559).

Los reyes franceses habían heredado el derecho angevino a Nápoles, que a finales del siglo XV estaba gobernada por una rama de la familia real de Aragón. En 1494 Carlos VIII había lanzado una invasión de Nápoles (Primera Guerra Italiana / Guerra Italiana de Carlos VIII). Conquistó con éxito el reino, pero su rápido éxito desencadenó una alianza anti-francesa. Carlos se vio obligado a abandonar Nápoles y pudo abrirse camino de regreso al norte de Italia antes de regresar a Francia. Las tropas que dejó en Nápoles pronto se vieron abrumadas y el statu quo en Italia parecía haberse restaurado en gran medida.

En 1498 Carlos murió y Luis XII subió al trono. También heredó el reclamo de Nápoles y también agregó un reclamo a Milán. Durante la primera guerra, Ludovico Sforza, duque de Milán, cambió de bando, pasando de ser aliado de Carlos VIII en 1494 a miembro de una alianza antifrancesa en 1495. Luis había terminado luchando contra los milaneses en 1494 (como Luis de Orleans). , y había argumentado a favor de una campaña prolongada contra Milán a fines de 1495.

Fase uno - Milán

Cuando Luis de Orleans heredó el trono como Luis XII, estaba en condiciones de hacer valer su derecho a Milán. Fue coronado duque de Milán y rey ​​de Sicilia, así como rey de Francia, y luego pasó un año preparándose para su nueva campaña. En julio de 1498 firmó un tratado con Fernando e Isabel de España. Se involucró en prolongadas negociaciones con Felipe, archiduque de Austria, hijo del emperador Maximiliano y padre del futuro Carlos V, asegurando su neutralidad en la próxima guerra. En marzo de 1499 firmó un tratado con los cantones suizos en el que acordaron proporcionar tropas a un salario acordado y, a cambio, acordó pagar 20.000 florines al año y brindar asistencia en cualquier guerra suiza. En febrero de 1499 Venecia acordó dividir Milán con los franceses: Venecia tomaría Cremona y el área al este del Adda y, a cambio, proporcionaría efectivo para ayudar a financiar la campaña. El Papa Alejandro VI fue conquistado con un buen matrimonio para su hijo Cesare Borgia. Florencia proporcionó apoyo secreto para la invasión.

Por el contrario, Ludovico luchó por encontrar aliados. Su amigo más importante fue el emperador Maximiliano, pero no pudo ofrecer ninguna ayuda concreta en 1499 y se distrajo con una guerra con los suizos. Se las arregló para contratar algunos mercenarios. Nápoles prometió enviar tropas, pero nunca llegaron. La fortaleza de Alessandria fue reforzada.

Luis envió 17.000 soldados de infantería (incluidos 6.000 suizos) y 9.000 de caballería, apoyados por un impresionante parque de artillería al otro lado de los Alpes. El 10 de agosto, el ejército, comandado por el exiliado milanés Gian Giacomo Trivulzio, estaba en Asti. Annone, Valenza y Tortona cayeron rápidamente y los franceses llegaron fuera de la fuerte fortaleza de Alessandria el 25 de agosto. El comandante huyó cuatro días después y la fortaleza fuerte cayó el 29 de agosto (sitio de Alessandria).

Esto provocó problemas en las calles de Milán. El tesorero de Ludovico fue asesinado en las calles el 30 de agosto y el 2 de septiembre Ludovico huyó de la ciudad. Dejó una guarnición en el Castillo de Milán, pero el comandante entregó el castillo a cambio de 150.000 ducados. Los aliados dividieron el Ducado según lo acordado, con Venecia ocupando el área al este del Adda y Francia el área al oeste. Parma y Piacenza también aceptaron rápidamente el dominio francés. El mismo Luis hizo su entrada formal en Milán el 6 de octubre, pasó un mes en la ciudad y luego regresó a Francia, dejando a Trivulzio al mando.

Los franceses no se quedaron mucho tiempo en posesión del Milán. Ludovico logró concertar una tregua entre Maximiliano y los suizos, acordada el 22 de septiembre, y luego reunió un ejército de 20.000 hombres, incluidos 1.500 en armas de Borgoña y un considerable contingente suizo. En enero de 1500, Ludovico lanzó una invasión en dos frentes. Avanzó desde Bormio y luego por el lago de Como, mientras que los suizos invadieron desde el oeste a través de Aosta. Los franceses intentaron detener a Ludovico en Como, pero se vieron obligados a retirarse en Milán. El 3 de febrero, Trivulzio abandonó Milán, dejando una guarnición en el castillo y los franceses se retiraron al oeste a Novara y Mortara. Ludovico entró en Milán en triunfo el 5 de febrero.

Ludovico ahora se vio obligado a dividir su ejército. Los refuerzos al mando de Yves d'Allègre habían llegado a los franceses en Novara y Mortara el 13 de febrero, y también ocuparon el castillo de Milán. Mientras parte de su ejército asediaba el castillo, Ludovico se trasladó al sur hasta Pavía y luego al oeste hasta Vigevano (sureste de Novara, noreste de Mortara), que cayó tras un breve asedio. Luego comenzó un asedio de Novara (5-21 de marzo de 1500), que terminó con la rendición de la guarnición francesa.

Este fue el último éxito de Ludovico. Los refuerzos franceses llegaron a Mortara el 23 de marzo, trayendo consigo un nuevo comandante, Louis de la Tremouille. Un cuerpo de suizos se unió el 3 de abril, haciendo que los dos ejércitos fueran casi iguales. Los franceses estaban bien financiados y la moral mejoró enormemente con el reemplazo de Trivulzio, mientras que en el campamento de Ludovico la paga se estaba agotando y no estaba claro si sus tropas suizas lucharían contra los suizos franceses. El 8 de abril, los franceses atacaron y el ejército de Ludovico se disolvió (batalla de Novara, 8 de abril de 1500). Ludovico intentó escapar entre los suizos, pero fue capturado el 10 de abril.

Los franceses eran ahora la potencia dominante en el norte de Italia, gobernaban Milán y se aliaron con Florencia, Venecia y los Estados Pontificios. Estaban dispuestos a apoyar a sus aliados con la fuerza: las tropas francesas ayudaron a Cesare Borgia en sus campañas en los Estados Pontificios, y en junio-julio llevaron a cabo un asedio infructuoso de Pisa en nombre de Florencia.

Fase dos - Nápoles

La conquista de Milán fue solo la primera parte de los planes de Luis para Italia. El 11 de noviembre de 1500, en el Tratado de Granada, él y Fernando II de Aragón habían acordado dividir Nápoles entre ellos, utilizando la amenaza de una toma de poder otomana como excusa (a pesar de que Fernando de Aragón había ayudado a restaurar a su pariente Fernando II de Nápoles en la Primera Guerra Italiana).

Nápoles cayó rápidamente en manos de los aliados temporales. Los franceses abandonaron Lombardía en mayo. En junio, el Papa emitió una bula privando al rey Federico IV de su reino. En julio, los franceses capturaron Capua y, a principios de agosto, Federico abandonó Nápoles. Taranto resistió durante algún tiempo, pero finalmente cayó cuando Gonsalvo de Córdoba movió una flota por tierra hasta un lago detrás de la ciudad (marzo de 1502).

Los aliados se separaron muy rápidamente. Varias partes de Nápoles no estaban cubiertas por el Tratado de Granada, y la disputa estalló en una guerra abierta en julio de 1502. Córdoba, que solo tenía 4.000 hombres, se enfrentó a una fuerza francesa mucho mayor de alrededor de 10.000 hombres bajo Luis d ' Armagnac, duque de Nemours. Córdoba se vio obligado a retirarse al puerto de Barletta en Apulia, donde fue asediado libremente desde agosto de 1502 hasta abril de 1503.

En abril de 1503, 6.000 refuerzos españoles llegaron a Córdoba por mar. Decidió pasar a la ofensiva y avanzó hacia Cerignola. El 26 de abril los franceses atacaron su nueva posición, pero su ataque fue rechazado por la infantería española. Los españoles luego contraatacaron y derrotaron a los franceses. Nemours murió en la batalla y la posición francesa en Nápoles comenzó a desmoronarse (batalla de Cerignola). Unos días antes, un segundo ejército francés, comandado por Bernard Stuart, señor de Aubigny, había sido derrotado en Seminara (21 de abril de 1503). Nápoles cayó el 13 de mayo. El castillo de Uovo, cerca de Nápoles, fue tomado después de que el ingeniero Navarro detonó una espectacular mina el 26 de junio y Córdoba avanzó para sitiar la fortaleza de Gaeta (junio-octubre de 1503).

Los franceses y sus aliados italianos respondieron enviando un nuevo ejército al sur, y en octubre Córdoba se vio obligada a levantar el sitio de Gaeta y trasladarse a una posición más fuerte en el río Garigliano. Los franceses y sus aliados italianos sufrieron entonces una crisis de mando: el comandante francés, Louis de la Trémoille, estaba enfermo y sus colegas italianos no tenían el respeto de los franceses, por lo que no pudieron atacar mientras Córdoba era vulnerable.

La causa francesa no fue ayudada por sus esfuerzos divididos: en agosto de 1503 comenzaron una serie de sondeos en los Pirineos, pero fueron derrotados y terminaron en diciembre. Ese mismo mes se derrumbó la posición francesa en Nápoles.

En diciembre de 1503 Córdoba recibió refuerzos y decidió ir al ataque. Inesperadamente cruzó el río y flanqueó a los aliados (batalla del Garigliano, 28-29 de diciembre de 1503). Las fuerzas francesas e italianas se dispersaron y huyeron a Gaeta, pero su moral se rompió y el 1 de enero de 1504 se rindieron en términos generosos. A los franceses se les permitió regresar a casa por mar.

En 1505 Luis XII y Fernando acordaron el Tratado de Blois. Luis abandonó sus pretensiones sobre Nápoles y reconoció el dominio español allí. Esto inició un largo período de asociación entre Nápoles y España, primero bajo los Habsburgo y bajo los Borbones españoles a partir de la década de 1730. Los franceses continuaron amenazando a Nápoles durante las guerras italianas, pero sin gran éxito. Cuando se reanudaron los combates en Italia en 1508 (Guerra de la Liga de Cambrai), la mayor parte de la acción tuvo lugar en el norte y centro de Italia.


Luis XII

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Luis XII, de 1465 a 1498 duc d'Orléans, también llamado (de 1506) Padre del pueblo o francés Père du Peuple, (nacido el 27 de junio de 1462 en Blois, Francia; muerto el 1 de enero de 1515 en París), rey de Francia desde 1498, conocido por sus desastrosas guerras italianas y por su popularidad interna.

Hijo de Carlos, duque de Orleans y María de Clèves, Luis sucedió a su padre como duque en 1465. En 1476 se vio obligado a casarse con Juana de Francia, hija de su primo segundo, el rey Luis XI. Durante la minoría del rey Carlos VIII, lanzó una revuelta y fue encarcelado (1488). Restaurado al favor real, comandó tropas en Asti durante la invasión de Italia por Carlos (1494-1495).

Ascendió al trono a la muerte de Carlos, convirtiéndose en el único rey francés en representar a la rama Valois-Orléans de la dinastía Valois. El Papa Alejandro VI anuló el matrimonio de Luis con Juana para que Luis pudiera casarse con la viuda de Carlos, Ana de Bretaña, y así reforzar la unión personal de su ducado y el reino francés. La siguiente preocupación de Louis fue hacer valer su derecho al ducado de Milán. Su ejército, sembrando el terror deliberadamente, expulsó a su rival Ludovico Sforza de Milán en el verano de 1499, pero Sforza lo volvió a ocupar el invierno siguiente.

Siguiendo las pretensiones de Carlos VIII sobre el reino de Nápoles, Luis concluyó el Tratado de Granada (1500) con Fernando II de Aragón para una partición de ese reino, que fue conquistado en 1501, pero un año después los dos reyes estaban en guerra por la partición. y en marzo de 1504 los franceses habían perdido todo Nápoles. Por el Tratado de Blois de septiembre de 1504, instigado por Ana de Bretaña, el emperador Habsburgo Maximiliano I reconoció a Luis como duque de Milán a cambio de la promesa de que Milán y también Borgoña irían al nieto de Maximiliano, el futuro Carlos V, y su prometida. , Claude de Francia, hija de Luis XII y Ana, a menos que Luis tuviera un hijo. Claude era la heredera natural de Brittany. Sin embargo, los franceses estaban enfurecidos ante la posibilidad de perder Bretaña, y Louis reunió a representantes de las tres propiedades en Tours en mayo de 1506 para insistir en el compromiso de Claude con su presunto heredero, Francisco de Angulema.

Cruzando los Alpes nuevamente para someter a los rebeldes en Génova, Luis se reunió con Fernando en Savona en junio de 1507 para consolidar una nueva entente formalizada en 1508 como la Liga de Cambrai contra Venecia, con la inclusión de Maximiliano y el Papa Julio II. En 1510, sin embargo, Julio se volvió contra Francia. Louis respondió patrocinando un concilio general de la Iglesia Católica Romana, que se reunirá en Pisa en 1511. Maximiliano hizo una tregua separada con Venecia en abril de 1511, y el Papa, España y Venecia formaron una Liga Santa contra Francia en octubre. Enrique VIII de Inglaterra se unió rápidamente a él, aislando aún más a Luis. La victoria francesa en Rávena en abril de 1512 resultó infructuosa: los aliados suizos de la Santa Liga tomaron Milán en el verano y Maximiliano se unió a la Liga en noviembre. Luis aseguró una alianza con Venecia y una tregua con Fernando en la primavera de 1513. El ataque francés a Milán fue derrotado por los suizos en Novara el 6 de junio. Enrique VIII ganó la batalla de los Spurs, en Artois, el 16 de agosto y los suizos invadió Borgoña en septiembre. La paz anglo-francesa de Londres (agosto de 1514) se consolidó con el matrimonio de Luis, viudo desde enero de 1514, con la hermana de Enrique, María, en octubre. Las empresas demasiado ambiciosas de Luis XII terminaron en una catástrofe. Diplomáticamente, había sido burlado dos veces por Ferdinand y una vez por Julius, y su engaño de Maximilian sobre el matrimonio de Claude había sido compensado por la deserción final de Maximilian de él.

En la propia Francia, Luis XII fue muy popular. Desde la época de la asamblea de Tours (1506) fue conocido como el "Padre del Pueblo". Simplificó y mejoró la administración de justicia buscó proteger a sus súbditos más bajos contra la opresión, financió sus guerras, hasta 1509, sin aumento de impuestos directos y mantuvo su reino libre de guerras civiles y, hasta el final del reinado, de invasiones.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Michael Ray, Editor.


Guerras italianas

En 1492 terminó la Reconquista en España, con los musulmanes expulsados ​​de su bastión en Granada. La monarquía francesa buscaba más gloria después de haber derrotado a Inglaterra en la Guerra de los Cien Años. Los piqueros suizos se habían ganado el respeto con el envío de los borgoñones de Carlos el Temerario en 1476. Ahora muchos necesitaban trabajo, y Carlos VIII de Francia estaba encantado de reclutarlos en su ejército. Estaba ansioso por revivir el reclamo angevino de la corona de Nápoles y Sicilia. El papa Inocencio VIII respaldó a Carlos, y el rey de España, Fernando I, acordó no oponerse a él a cambio de una rienda suelta en las provincias pirenaicas de Rosellón y Cerdaña. Cuando, en 1494, murió el rey Ferrante I de Nápoles, parecía que había llegado el momento que Carlos había estado esperando.

Primera guerra italiana (1494-1495)

Cuando murió el rey Ferrante I de Nápoles en enero de 1494, su hijo Alfonso II heredó el cuervo. Carlos VIII vio esto como una oportunidad para hacer avanzar su propio reclamo angevino sobre Nápoles por la fuerza. Fue alentado a hacer esto por el duque Ludovico Sforza de Milán, cuyo derecho a tener su propio ducado fue disputado por el nuevo rey Alfonso. Una de las características de las guerras italianas fue ser la maraña siempre cambiante de enemigos y alianzas que ayudaron a dar forma a la acción que se desarrollaba en el gruound. El conflicto comenzó cuando Carlos invadió Italia en octubre de 1494: sus fuerzas, 25.000 hombres, combatieron a 8.000 piqueros suizos. Ahora barriendo hacia el sur, los soldados de Charles encontraron ejércitos comandados por condottieri, mercenarios contratados a ciudades individuales. Algunos intentaron contraatacar, pero Charles los aprovechó rápidamente, asediando ciudades y atacando las murallas y las defensas con enormes cañones. Sus soldados masacraron a las personas que estaban adentro, después de décadas de peleas de bajo nivel por parte de condottieri ejércitos, a menudo más interesados ​​en tomar prisioneros para pedir rescate que en matar, Italia estaba probando la "guerra total". El ejército de Carlos se abrió paso cruelmente hacia el sur: en febrero de 1495, estaba en el trono de Nápoles.

Segunda Guerra Italiana (1495)

Ludovico se dio cuenta ahora de que Carlos tenía sus propios designios sobre el ducado de Milán. El Papa Alejandro VI agregó su autoridad a los llamados de Ludovico a una alianza contra la agresión francesa. Se formó la Liga de Venecia, cuyo principal objetivo era obligar a los franceses a abandonar Italia. Francesco II Gonzaga, un condottiere y también al marqués de Mantua, se le asignó el mando. En julio de 1495, sus italianos lucharon contra los franceses hasta detenerlos en Fornovo. Obligado a retirarse a la seguridad de Francia, el ejército de Carlos sobrevivió.

Tercera guerra italiana (1499-1512)

El sucesor de Carlos, Luis XII, invadió Lombardía en 1499 y tomó Milán. Depuso al duque Ludovico y continuó hacia el sur, acordando con Fernando I de España compartir el Reino de Nápoles. Pronto, sin embargo, los dos se habían peleado. En abril de 1503, el ejército de Luis fue derrotado en Cerignola. El comandante español, Gonzalo Fernández de Córdoba, encontró que su ejército era superado en número por cuatro a uno, pero sus hombres tenían armas de fuego. En 1512, la fuerza francesa de Gaston de Foix se enfrentó a los españoles en la batalla de Rávena. Con hasta 8.000 Landsknechts en su núcleo, el ejército de De Foix prevaleció.

Invasión suiza de Italia (1512-1515)

Sin embargo, los franceses nunca vieron el beneficio: los suizos pronto invadirían Italia y tomarían Milán. Los franceses regresaron al año siguiente, pero fueron derrotados en Novara, y sus Landsknechts salieron decididamente peores contra los piqueros suizos. De acuerdo con una disputa entre suizos y Landsknechts que se remonta a varias décadas, los suizos mataron a cientos de los Landsknechts alemanes capturados. & # 160

En Marignano en 1515, el sucesor de Luis, Francisco I, encontró la respuesta a las formaciones de picas en la artillería y la caballería pesada. Sin embargo, primero tuvo que llevar sus fuerzas a través de los Alpes. Los pasos más conocidos estaban estrechamente vigilados, por lo que Francis hizo construir nuevas carreteras especialmente en rutas secundarias menos frecuentadas y arduas. Hecho eso, organizó el transporte de su artillería pesada de 70 cañones. La lucha duró 24 horas y costó hasta 20.000 vidas. Los Landsknechts hicieron su trabajo, al igual que el cañón de Francis. Los franceses salieron victoriosos y ocuparon el norte de Italia.

Cuarta Guerra Italiana (1519-1525)

En 1519, Francisco estaba furioso cuando Carlos I de España se convirtió en emperador Carlos V, ya que Francisco había codiciado ese puesto para sí mismo. Decidió de nuevo una invasión de Italia, pero los piqueros y la caballería de Francisco fueron nuevamente mutilados por los tercios en Bicocca en 1522 y Sesia en 1524. Una nueva invasión en 1525 se detuvo en Pavía. El cañón de Francis abrió grandes brechas en las líneas imperiales, pero tuvo que cesar el fuego cuando la caballería francesa avanzó. Mientras los tiros de tierra de ambos bandos entraban en juego, los arcabuceros españoles podían disparar a su antojo. Francis, su caballo muerto debajo de él, luchó pero fue capturado. Se vio obligado a aceptar términos humillantes en el Tratado de Madrid de 1526.

Saqueo de Roma (1527)

Las tropas de Carlos pronto se desmoronaron. Se acabaron los fondos para pagar sus salarios y, enfurecidos, 30.000 hombres marcharon sobre Roma. Carlos se destacó por su piedad católica, pero el papa pro-francés, el papa Clemente VII, desconfiaba del poder imperial. Algunos de los 14.000 de Carlos V Landsknechts tenía simpatías luteranas, y esto añadió una nota de enemistad religiosa al saqueo de Roma. En mayo de 1527 sus tropas alemanas y españolas infligieron una orgía de destrucción en la que el Papa se vio obligado a refugiarse, prácticamente prisionero, en Castel Sant'Angelo.

Guerra de la Liga de Cognac (1526-30)

La Liga de Cognac, dirigida por Francia y los Estados Pontificios, se formó para intentar la eliminación de los intereses del Imperio español y del Sacro Imperio Romano Germánico de Italia. Se hizo mucho uso de los mercenarios. El motín y la deserción se produjeron cuando las tropas no fueron pagadas después. El saqueo de Roma fue seguido pronto por la declaración de independencia de la República Florentina, que luchó contra la facción imperial. Un ejército imperial sitió la ciudad durante diez meses en 1529, y Florencia finalmente se rindió cuando se hizo evidente que la ayuda exterior no llegaría.

Quinta Guerra Italiana (1536-38)

La muerte del duque de Milán Francesco II Sforza desencadenó otra ronda de conflictos por el ducado. Las tropas francesas capturaron Turín, pero no pudieron tomar Milán, mientras que una incursión imperial en Francia terminó de manera inconclusa. La paz se estableció en 1538, con Francia conquistando Piamonte y Saboya.

Sexta Guerra Italiana (1542-46)

Más disputas sobre Milán provocaron la guerra entre Francia, ahora aliada con el Imperio Otomano, y España, el Sacro Imperio Romano y varios aliados. El resultado no fue concluyente, a pesar del enorme gasto de la guerra.

Séptima Guerra Italiana (1551-59)

La ronda final de las guerras italianas vio combates en varios rincones de Europa, antes de que la bancarrota y los problemas internos obligaran a Francia y España a aceptar un acuerdo. A pesar de esto, España siguió siendo la potencia dominante en Italia al final de las guerras.


Las guerras italianas del Renacimiento

Italia y su nueva riqueza atraen a la potencia emergente, Francia. Continuando con nuestra serie sobre Francia y # 8217s Guerras. ¿Alguna vez notó que en casi todas las grandes guerras de la historia, Francia ha estado involucrada de alguna manera? Estas historias enfatizan el papel francés en estas guerras.

Resumen: Fue demasiado fácil. Cuando Francia invadió Italia en 1494, los franceses encontraron una tierra llena de cultura y riquezas pero incapaz de defenderse. La tentación atrajo a Francia a una guerra tras otra, incluso después de que las otras potencias importantes intervinieron e incluso después de que Francia no pudo contener la lucha solo contra Italia. Esos otros poderes también fueron tentados. A medida que avanzaban las décadas, los objetivos de Francia pasaron de dominar a impedir que otros dominaran la península.

Duración: 1494-1559

Fondo: El Renacimiento había convertido a las ciudades-estado de Italia en las más ricas del planeta. Para Francia, habían pasado 40 años desde el final de la Guerra de los Cien Años. La peste negra era un mal recuerdo. Los avances en organización militar y armamento de esa guerra se mantuvieron. Cuando el primer ejército francés descubrió que las ciudades amuralladas de Italia no podían resistir los disparos de la artillería francesa, la riqueza, el poder y la gloria llamaron irresistiblemente.

Principales actores:
Francia: Creciendo fuerte listo para la aventura.

Otros paises:
Papado: dividido entre abordar los desafíos espirituales de la Reforma y los desafíos mundanos de ganar territorio italiano durante la época en que era más valioso, el papado eligió dar prioridad a este último, a su dolor futuro. "Ya que Dios ha considerado oportuno concedernos el papado, disfrutémoslo". - Papa León X. Ya basta.

España: Surgió de este gran país, pasando de territorio cero en Italia al gobierno directo sobre Italia al sur de los Estados Pontificios y Milán en el norte.

Sacro Imperio Romano: Tuvo la oportunidad de obtener un verdadero dominio en Europa, pero fracasó debido a la oposición de Francia y el Imperio Otomano desde afuera y la desestabilización protestante desde adentro.

El Imperio Otomano: Otro gran triunfador, puso fin a este período dominante en los Balcanes.

Inglaterra: Enrique VIII usó la Reforma para confiscar las riquezas de la Iglesia Católica, lo gastó todo en el esplendor renacentista de su corte, pero principalmente en guerras en Francia. Inglaterra no ganó nada con estas guerras, excepto la deuda con la que Isabel tuvo que lidiar.

Los lideres:
Los reyes de Francia: Carlos VIII (1483-1498) Luis XII (1498-1514) Francisco I (1515-1547) y Enrique II (1547-1559).

Los Papas: Alejandro VI "Borgia" (1492-1503) Julio II "El Papa Guerrero" (1503-1513) León X "de Medici" (1513-1521) Clemente VII "de Medici" (1523-1534).

Sacro Imperio Romano Germánico: Maximiliano I (1486-1519) Carlos V tanto de la EDH como de España (1519-1556).

Imperio Otomano: Solimán el Magnífico (1520-1566),

Descripción: Esto ignora los nombres tradicionales de estas guerras por carecer de sentido. Cada guerra era solo una parte de esta serie de guerras con causas que servían de pretextos mientras que las ligas y alianzas servían como movimientos estratégicos. Como los conflictos que conformaron la Guerra de los Cien Años, estos conflictos fueron episodios de una guerra de 65 años por el dominio de la península italiana.

1) Guerra de 1494-1498
El duque de Milán en la parte norte de Italia le pidió a Carlos VIII de Francia que lo ayudara en su guerra contra Venecia alentándolo a hacerse cargo de Nápoles en la parte sur de Italia. Así empezó todo.

Carlos compró la paz con las demás potencias cediendo las provincias francesas del sur a España y las provincias francesas del norte y este a Maximiliano del Sacro Imperio Romano Germánico. Luego invadió Italia y avanzó triunfalmente hasta Nápoles.

Regresar a Francia demostró el problema cuando las potencias italianas se unieron contra él. En la batalla dibujada de Fornovo se metieron entre su equipaje, aunque el ejército francés logró abrirse paso a través del principal ejército italiano. Charles regresó a Francia sin su botín. Mientras tanto, en el sur, los españoles derrotaron a la Nápoles francesa y restauraron ese reino, aunque como un protectorado español.

Al final, esta guerra fue una pérdida neta para Francia, ya que las provincias cedidas a España y los Habsburgo antes de las operaciones activas permanecieron perdidas.

2) Guerra de 1499-1504
Francia invadió de nuevo y se apoderó del Ducado de Milán. Esta fue una conquista que valió la pena, no solo porque se trataba de una zona rica, sino también por su proximidad a la patria francesa. Luis XII también quería la lejana Nápoles. Esto llevó a un conflicto directo con España que Francia perdió. La guerra terminó con Francia manteniendo Milán y la ventaja en el norte de Italia y España manteniendo Nápoles y Sicilia también, y la supremacía en el sur de Italia.

3) Guerra de 1508-1516
Francia no pudo contener esta guerra a Italia. Finalmente, se luchó en múltiples frentes con España, Alemania bajo el Sacro Imperio Romano Germánico e Inglaterra. Francia se alió con Escocia, lo que le dio a Inglaterra un segundo frente también. Después de perder Milán a Suiza, Francia la retomó, obteniendo un tratado de paz que mantuvo su territorio.

4) Guerra de 1521-1526
Cuando Maximiliano I del Sacro Imperio Romano Germánico murió en 1519, tanto Francisco I, Rey de Francia como Carlos V, Rey de España hicieron campaña para sucederlo. Cuando Charles ganó la votación, Francis atacó. La lucha principal se produjo en Flandes y en el Rin, pero en Italia Francisco perdió la batalla decisiva de Pavía en 1525 y fue capturado. Francia perdió todo en Italia. En un desesperado paso de Avemaría, Francia se alió con el Imperio Otomano. El sultán otomano Solimán el Magnífico invadió los Balcanes y ganó la decisiva batalla de Mohacs en 1526, que tuvo el gran resultado estratégico de ganar Hungría y tierras al sur para los otomanos y llevar a Carlos a la mesa de la paz.

5) Guerra de 1526-1530
Teniendo en cuenta que Carlos V unió ahora el poder del Sacro Imperio Romano Germánico y el creciente Imperio mundial de España y considerando su creciente dominio en Europa después de la última guerra, el resto de las potencias se unieron para preservar un equilibrio de poder. Esta guerra contó con más derrotas para Francia, pero Francisco salió fácil ya que Carlos V lo dejó salir temprano para que pudiera concentrarse en el resto de la coalición en su contra. Los grandes perdedores fueron las ciudades-estado italianas independientes. Esta fue la guerra en la que el ejército imperial de Carlos saqueó Roma. Venecia perdió territorio y Florencia perdió su forma republicana de gobierno.

6) Guerra de 1536-1538
La última guerra había dejado a Carlos V en muy buena forma. Como rey de España, dominó la mitad sur de Italia. Como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con su poder centrado en Alemania, dominó la mitad norte de Italia. Lo que mantuvo la paz fue que él no gobernó directamente, sino que dominó a través de gobernantes títeres. Francia y otros podrían al menos mantener reclamos teóricos sobre territorio italiano. Cuando murió su duque de Milán, Carlos puso otra marioneta en su lugar, la ilusión de los derechos diplomáticos se hizo añicos. Francisco nuevamente se alió con los otomanos y declaró la guerra. Esta vez capturó Turín, pero falló en su objetivo principal de volver a tomar Milán. Sin embargo, al fin había conseguido algo.

7) Guerra de 1542-1546
Los conflictos de intereses subyacentes entre Francisco y Carlos no se resolvieron con la última guerra. En 1542, Francisco se sintió lo suficientemente fuerte como para reanudar la lucha. Esta vez, el Imperio Otomano envió una flota alrededor de Italia que se unió a los franceses para capturar la ciudad de Niza. Las ganancias adicionales se compensaron en el norte de Francia cuando Carlos invadió desde Luxemburgo y Alemania, mientras que los ingleses bajo el mando de Enrique VIII invadieron desde su puerto en Calais. Los ingleses capturaron la ciudad de Boulogne. Francisco tuvo que hacer transferencias masivas desde el frente italiano para apuntalar el frente norte. Esto estabilizó la situación y Francia volvió al status quo antes de la guerra.

8) Guerra de 1551-1559
Cuando Francisco I murió, Enrique II tomó la antorcha. Durante esta guerra, Carlos V abdicó y sus dominios se dividieron entre los Habsburgo españoles y alemanes / austríacos. Los franceses de Enrique fueron nuevamente rechazados en el frente italiano, pero en el frente del Rin se alejaron de esta guerra con los territorios de Metz, Toul y Verdun. Estos permanecen en manos francesas hasta el día de hoy.

Secuelas: Francia se empobreció con estas guerras. Si bien había ganado los 3 territorios en la última guerra, todavía había perdido los 4 territorios que Carlos VIII había cedido justo antes de la primera de estas guerras. Durante esta época, Francisco conocí a Leonardo da Vinci, quien accedió a mudarse a Francia y llevarse su Mona Lisa con él. Ese cuadro todavía cuelga en el Louvre de París. La Reforma ganó mucho durante este período y obstaculizó enormemente la base de Carlos V en Alemania. Ahora Francia enfrentaría sus efectos.


Guerra de los Cuatro Años, Liga de Cognac y Guerra de 1542: 1521-26, 1526-30, 1542-46

F RANCIS I. RECHAZANDO LAS EXIGENCIAS DEL E MPEROR.
Los celos entre Francia y España con respecto a sus posesiones en Italia habían sido la fuente de conflicto durante varias décadas, pero cuando Carlos V, entonces rey de España, Austria y los Países Bajos fue seleccionado como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, a pesar de la objeción del rey francés. Francisco I, el conflicto latente estalló una vez más. Las hostilidades comenzaron en 1521, con las incursiones francesas en los Países Bajos, pero el centro del conflicto se trasladó rápidamente a Italia, ya que el Papa, Enrique VIII de Inglaterra y Carlos V formaron una alianza contra Francia.

La guerra en Italia fue mal para los franceses. Su aliada Venecia hizo las paces por separado, y el ejército francés fue expulsado primero de Milán, y luego el propio Francisco I fue capturado en Pavía. Se negoció la paz mientras Francisco estaba en cautiverio, pero la repudió casi de inmediato. Tan pronto como Francisco regresó a París, comenzó a formar una nueva alianza, esta vez con Venecia, los Estados Pontificios e Inglaterra contra el imperio de Carlos V. Esta segunda alianza se llamó Liga de Cognac.

Cuando Carlos V se enteró de los designios franceses, reunió un ejército tanto de España como de Austria y marchó sobre Roma. El saqueo de Roma esencialmente destruyó el poder de los estados papales e hizo que el Papa mismo huyera. Francia y sus aliados intentaron sitiar Nápoles, pero la plaga estalló y destruyó gran parte de su ejército. En este punto, Francisco buscó la paz y se sometió en gran medida a los términos acordados cuatro años antes. Al final de la Guerra del Cognac, España era la fuerza predominante en Italia y el poder de los Habsburgo estaba en su apogeo.

This time, the Peace between Spain and France lasted for six years, but it erupted again after the death of the Duke of Milan in 1536. That particular conflict however, was short lived and had no lasting consequence.

Still Francis I was not content. In 1542, he tried once more to restore his fortunes in Italy, this time making an alliance with the Ottoman Turks. The French-Turkish force captured Nice, but it was relieved soon after. The allies fought a pitched battle at Ceresole in 1544 and gained territory from the Charles V, but before the French king could follow up on his victories, Charles V and Henry VIII attacked northern France. The war eventually ended in a stalemate, primarily due to exhaustion, still without a permanent resolution.

FechaBattle Summary
No Battle information for Battle
1524 Battle of Rebec ( Four Years War ) Imperials victory
Fought 1524, between the Imperialists, under Constable de Bourbon, and the French, under Bonnivet. The French were totally defeated, with heavy loss, among those who fell being the Chevalier de Bayard, felled by fire from a very early fire-arm.
1525 Battle of Pavia ( Habsburg-Valois ) Imperials victory
Fought February 25, 1525, between the French, under Francis I, and the Imperialists, under Lannoy. Francis, who was besieging Pavia, awaited the attack of the Imperialists on his lines, and his artillery wrought great havoc in their ranks, then, charging at the head of his cavalry, he was repulsed by Lannoy's infantry, and the Swiss mercenaries being taken in flank, and thrown into disorder, the battle was lost. Francis was captured. This is the occasion on which he wrote to his mother, "Rien ne m'est demour , except l'honneur et la vie qui est sauve."
1527 Siege of Rome ( Second Italian ) Imperials victory
The city was taken by storm May 9, 1527, by the Imperialists under the Constable de Bourbon, who fell in the assault. A massacre followed, in which 8,000 of the inhabitants perished. The Pope retired to the Castle of St. Angelo, where he held out until November 26, when a treaty between him and Charles V put an end to the conflict.
1544 Battle of Cerisolles Victoria francesa
Fought 1544, between the French under Francois de Bourbon, and the Imperialists under du Gast, the French gaining a complete victory.
1544 Siege of Boulogne ( War of 1542 ) English victory
Siege was laid to the town by the English under Henry VIII, September 14, 1544. It was defended with great gallantry, and, in the face of enormous difficulties, for two months, when it was forced to surrender, the inhabitants being allowed to march out with their arms and property.

Comandante Short Biography
Renowned French knight who was thought to embody the ideals of chivalry.
16th century Hapsburg Emperor who ruled Austria, the Netherlands, Spain and parts of Italy.
General in service to the Papal states during the Italian Wars.


Contenido

In 1499 Louis concluded an alliance with the Republic of Venice and Swiss mercenaries and invaded the Duchy of Milan under the condition that the Lombardian territories be split between Venice and France. Papal support was given for the campaign in exchange for Louis XII's military support for Cesare Borgia's Romagna campaigns. Ludovico Sforza, having hired an army of Swiss mercenaries himself, returned to the city to find it occupied by Gian Giacomo Trivulzio, who had joined the French Ludovico's army was soon scattered, and he himself imprisoned in France.

Fearful of the new acercamiento between Louis XII and the Italian powers, Ferdinand II of Aragon offered an alliance against Frederick IV of Naples whom Ferdinand II of Aragon considered an illegitimate inheritor of the Neapolitan title upon the death, without direct male heirs, of his nephew Ferdinand II of Naples. Louis XII and Ferdinand II agreed to these terms on 11 November 1500 and Pope Alexander VI, nominal overlord of the Kingdom of Naples, provided his approval on 25 June 1501. [ 2 ]

In 1501, French and Aragonese armies seized Naples. The two kings now quarreled over the division of the spoils Ferdinand's insistence that he be recognized as king of both Naples and Sicily soon led to war between France and Spain.

When the conflict broke out again in the second half of 1502, Don Gonzalo de Cordoba lacked numeric superiority, but was able to apply the lessons learned in 1495 against the Helvetic infantry moreover, the Spanish terceros, accustomed to close combat after the Reconquista, addressed some of this imbalance. [ 3 ] Cordoba avoided encounter with the enemy at first, hoping to lure the French into complacency. Later, the conflict became characterized by short skirmishes. During this campaign, a French knight, il La Motte, was captured by Spanish forces and later used this time as a hostage to declare his famous Challenge of Barletta on 13 February 1503. [ 4 ] Chronic in-fighting between the Italian and French knights, as well as a better supply-line guaranteed by the Spanish navy, gave Cordoba the upper hand against the French, who suffered defeat at Cerignola (April 1503) and Garigliano (December 1503). Louis XII, forced to abandon Naples, withdrew to Lombardy.


Isabella d’Este

Isabella d’Este was the Marchioness of Mantua, Italy from 1490-1519. Recognized as the “First Lady of the Renaissance.” Isabella is famous for her patronage of the arts, literature and music, during the high Renaissance.

Born in 1474 at the Este Castle in Ferrara, she was a brilliant child that astonished instructors. At the age of six, a marriage was arranged by her royal family. Creating a military alliance with Mantua. The Marquees of Mantua, held the powerful position, Captain of the Papal Army. In 1490 at the age of 15, Isabella d’Este married Francesco Gonzaga, the Marquees of Mantua.

In 1491, Isabella’s younger sister, Beatrice, married the Regent of Milan. The regent, Ludovico Sforza, was the acting ruler of Milan and patron of Leonardo da Vinci. Isabella was introduced to Leonardo through her sister at the court of Milan. Where Leonardo worked as an engineer, artist and teacher to a small group of apprentices.

While working for Ludovico, Leonardo created the Gran Cavallo (Sforza Monument), The Last Supper and Lady with Ermine, a portrait of Ludovico’s mistress, Cecilia Gallerani. Invented weapons and fortifications for the city. In addition to designing decorations for the Sforza Castle, festivals in Milan and theatrical performances.

In 1498, Isabella decided to seek the best portrait painter to capture her image. Judging portraits by Bellini and Leonardo. Isabella requesting the loan of Lady with Ermine, from Cecilia Gallerani. Cecilia sent the painting to Mantua. Where Isabella determined Leonardo to be the winner of her contest. Unable to release himself from the demands of Ludovico. Leonardo remained in Milan until French forces invaded in 1499.

After the invasion, several Milanese took refuge in Isabella’s nearby castle of Mantua. The natural aquatic fortification of the city and the military position of the Marquees of Mantua, lead many to find shelter within the walls of the Castello di San Giorgio. Including Cecilia Gallerani, Leonardo da Vinci, Luca Pacioli and Duchess Isabella d’Aragona.

During his stay in Mantua, Leonardo began the portrait of Isabella. Finishing two masterful sketches of the 25-year-old Marchioness. Leaving one for Isabella. Leonardo took the second, as he traveled on the Venice. The musician Lorenzo Pavia wrote Isabella in March of 1500, “Leonardo Vinci is in Venice, and has shown me a portrait of Your Highness, which is exactly like you, and is so well done that it is not possible for it to be better.”

In April of 1501, Leonardo contacted Isabella through Frater Petrus de Novellara. “If he can, as he hopes, end his engagement with the King of France without displeasing him by the end of the month at the latest, he would rather serve Your Excellency than any other person in the world.” Concluding, “He will do your portrait immediately.” Later that month, Isabella received news from Leonardo, through her father’s envoy in Florence, Manfredo de Manfredi. “All he could say for the moment was that I might send you word that he has begun what Your Highness desired.”

In 1504, Isabella writes Leonardo thanking him in a letter. “We shall remain so deeply obliged to you that our sole desire will be to do what you wish, and from this time for the we are ready to do your service and pleasure.” Correspondence between Isabella and Leonardo begin with his departure from Milan, and continue until his return in 1506.

In April of 1507, Isabella was invited to Milan for the festival of the French King Louis XII. Where a tournament was given in her honor. Leonardo was present at the King’s request, to create triumphal arches and arrange court pageants. Isabella and Leonardo, once again, assembled at the court in Milan. Provided the opportunity for Isabella to see her portrait, Leonardo brought with him. After this visit, there are no further inquiries about her portrait. It is hard to image the elation Isabella must have felt. When Leonardo revealed the unimaginable beauty he created, reflecting her image.

Isabella spent the rest of her life supporting and fostering geniuses of the high Renaissance. However, none would compare to the brilliance exhibited by the Great Leonardo. Capable of immortalizing subject and artist, in the world’s most celebrated painting.


Italian Wars

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Italian Wars, (1494–1559) series of violent wars for control of Italy. Fought largely by France and Spain but involving much of Europe, they resulted in the Spanish Habsburgs dominating Italy and shifted power from Italy to northwestern Europe. The wars began with the invasion of Italy by the French king Charles VIII in 1494. He took Naples, but an alliance between Maximilian I, Spain, and the pope drove him out of Italy. In 1499 Louis XII invaded Italy and took Milan, Genoa, and Naples, but he was driven out of Naples in 1503 by Spain under Ferdinand V. Pope Julius II organized the League of Cambrai (1508) to attack Venice, then organized the Holy League (1511) to drive Louis out of Milan. In 1515 Francis I was victorious at the Battle of Marignano, and in 1516 a peace was concluded by which France held onto Milan and Spain kept Naples. Fighting began in 1521 between Emperor Charles V and Francis I. Francis was captured and forced to sign the Treaty of Madrid (1526), by which he renounced all claims in Italy, but, once freed, he repudiated the treaty and formed a new alliance with Henry VIII of England, Pope Clement VII, Venice, and Florence. Charles sacked Rome in 1527 and forced the pope to come to terms, and Francis gave up all claims to Italy in the Treaty of Cambrai (1529). By the Peace of Cateau-Cambrésis (1559), the wars finally ended.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado por última vez por Adam Augustyn, editor en jefe, contenido de referencia.


Uniforms of Italian Wars (1494-1559)

A series of sharp but also intermittent conflicts broke out over control of Italy at the close of the Italian Renaissance, shattering the peninsular balance of power system achieved in the Peace of Lodi (1454). The main antagonists were no longer Italy’s city-states, but two rival dynasties: the Valois of France and the Habsburgs of Austria and Spain. Northern Italy- occupied by small and fractious states-was vital to Habsburg security, and secondarily to their control of Burgundy and the Netherlands: it was both a base for the strategic Spanish Road and a recruitment area for reinforcements for the Army of Flanders. Open warfare began when France’s young king, Charles VIII (1470-1498), invaded Italy in 1494 with an army of 25,000, including a cohort of Swiss mercenaries. With a siege train of 40 smaller and mid-sized mobile cannon he blasted through and captured, in just days, fortified towns that had stood against prior sieges for months or in some cases for years. His powerful artillery astonished Italian observers, including Machiavelli. The French penetrated as far south as Naples, entering the city in February 1495. That provoked formation of an anti-French coalition (“Holy League”) comprised of Spain, the Holy Roman Emperor, the pope, Milan, and Venice. But Charles won at Seminara in June and still held Naples. Under Louis XII, in 1499 the French took Genoa and seized Milan, where they deposed the Sforzas (1499). A brief respite from fighting resulted from the Peace of Trent (1501) between Louis XII and Ferdinand II of Spain, who agreed to partition Naples but leave the French in occupation of northern Italy. A quarrel soon broke out over details of the Milanese partition and the war resumed in 1502. The Battle of Barletta (1502) was indecisive, but the Spanish won definitively at the Garigliano River (1503), where French and Swiss troops suffered sharp reverses at the hands of the new Spanish tercios, even though French artillery sometimes ripped bloody lanes in the Spanish ranks. France accepted the permanent loss of Naples to Ferdinand of Aragon in the Treaties of Blois (1504-1505), in return for confirmation of French control of Milan. In 1508, Pope Julius II (1443-1513) arranged an aggressive alliance, the League of Cambrai, nominally aimed at the Ottomans but in fact intended to reduce or at least contain Venice. That city-state had taken advantage of the chaos in the peninsula engendered by the Italian Wars to expand its holdings within Italy, not least at papal expense. The Venetians were bested by a French army at Agnadello (May 14, 1509). Meanwhile, armies and populations alike were decimated by epidemics of syphilis and typhus directly related to the spread of fighting, and therefore of infected soldiers, flowing from the Italian Wars. Syphilis notably infected the ruling House of Valois in France, and spread as well into the harems and blood streams of the rulers of the Ottoman Empire, weakening both royal families.

French success broke up the League of Cambrai, as Venice appeased the pope and emperor with fresh concessions. The renowned army of the Swiss Confederation then intervened, taking Milan from the French in 1512. At Ravenna (April 11, 1512), the French destroyed a sizeable Spanish army, but at Novara (1513) the Swiss routed the French to take control of Lombardy. The young French king, Francis I, crushed the Swiss at Marignano (1515), regaining Milan and most of Lombardy for France. The Peace of Noyon (1516) essentially partitioned Italy between France and Spain until a vigorous young Emperor, Charles V, united all Habsburg power in a single pair of hands in 1519. Fighting recommenced in 1521. Francis was defeated at La Bicocca (April 22, 1522), and trounced and taken captive at Pavia (February 23-24, 1525). That forced him to sign the Treaty of Madrid renouncing French claims in Italy. Francis denounced this coerced concession once he was ransomed and set free. He assembled an anti-Habsburg alliance, the “League of Cognac,” that included England, Florence, Venice, and the Papal States. Charles responded to the pope’s perfidy by sending an army to take Rome, which it did with real ferocity, running amok there in May 1527. Francis besieged Naples but could not take the city. In September 1529, Charles and the Austrians were briefly distracted by the first Ottoman siege of Vienna. This may have been coordinated in secret with Francis to draw the Emperor east. If so, the plan failed: Charles stayed in the west and forced France to terms in the Treaty of Cambrai (1529), which reconfirmed renunciation of French claims to territory in northern Italy.

War between the Valois and Habsburgs over control of Italy resumed from 1542 to 1544. Battles, such as the French victory at Ceresole (April 14, 1544), were indecisive: neither victory nor defeat led to permanent political change. In any case, France was militarily incapable of matching its Habsburg enemies or displacing them by force from north Italy. A final try to push back the French frontier in the south came in 1556-1557. At St. Quentin (August 10, 1557) the French lost 14,000 men out of a 26,000-man army and Coligny and Montmorency were both captured. This time the defeat was complete: the supremacy of Philip II and the Habsburgs in Italy was codified in the Peace of Cateau-Cambrésis (1559). It was then sanctified by royal marriages between and among the various warring houses. The end of the Italian Wars and the start of the French Civil Wars (1562-1629) then together opened the door to the Spanish effort to crush rebellion in the Netherlands during the Eighty Years’ War (1568-1648).

Suggested Reading: J. R. Hale, Renaissance War Studies (1983) Bert Hall, Weapons and Warfare in Renaissance Europe (1997) F. L. Taylor, The Art of War in Italy, 1494 to 1529 (1921).


Second Italian War/ Italian War of Louis XII (1499-1503) - History

Louis of Orléans was one of the great feudal lords who opposed the French monarchy in the conflict known as the Mad War. At the royal victory in the Battle of Saint-Aubin-du-Cormier in 1488, Louis was captured, but Charles VIII pardoned him and released him.

He subsequently took part in the Italian War of 1494� as one of the French commanders. When Louis XII became king in 1498, he had his marriage with Joan annulled by Pope Alexander VI and instead married Anne of Brittany, the widow of his cousin Charles VIII. This marriage allowed Louis to reinforce the personal Union of Brittany and France.

Louis persevered in the Italian Wars, initiating a second Italian campaign for the control of the Kingdom of Naples. Louis conquered the Duchy of Milan in 1500 and pushed forward to the Kingdom of Naples, which fell to him in 1501. Proclaimed King of Naples, Louis faced a new coalition gathered by Ferdinand II of Aragon and was forced to cede Naples to Spain in 1504.

Louis XII coin

Louis XII did not encroach on the power of local governments or the privileges of the nobility, in opposition with the long tradition of the French kings to attempt to impose absolute monarchy in France.

A popular king, Louis was proclaimed "Father of the People" (French: Le Père du Peuple) in 1506 by the Estates-General of Tours for his reduction of the tax known as taille, legal reforms, and civil peace within France. Louis, who remained Duke of Milan after the second Italian War, was interested in further expansion in the Italian Peninsula and launched a third Italian War (1508�), which was marked by the military prowess of the Chevalier de Bayard.

Although he came late (and unexpectedly) to power, Louis acted with vigour, reforming the French legal system, reducing taxes and improving government much like his contemporary Henry VII did in England. To meet his budget after having reduced taxes, Louis XII reduced the pensions for the nobility and for foreign princes. In religious policy, Louis XII re-instituted the Pragmatic Sanction, which established the Roman Catholic Church in France as a "Gallic Church" with most of the power of appointment in the hands of the king or other French officials. As noted above, these reforms had been proposed at the meeting of the Estates General in 1484.

Louis was also skilled in managing his nobility, including the powerful Bourbon faction, greatly contributing to the stability of French government. In the Ordinance of Blois of 1499 and the Ordinance of Lyon issued in June 1510 he extended the powers of royal judges and made efforts to curb corruption in the law. Highly complex French customary law was codified and ratified by the royal proclamation of the Ordinance of Blois of 1499. The Ordinance of Lyon tightened up the tax collection system requiring, for instance, that tax collectors forward all money to the government within eight days after they collected it from the people. Fines and loss of office were prescribed for violations of this ordinance.

Louis XII leaving Alessandria to attack Genoa, by Jean Bourdichon

To assert his claim to his half of the Kingdom of Naples, Louis XII sent an army under the command of Bernard Stuart of Aubigny composed of 1,000 lances, 10,000 infantrymen including 5,000 Swiss troops to Naples in early June 1501. In May 1501, Louis had obtained free passage for his troops to march through Bologne on the way to Naples. As the army approached Rome, Spanish and French ambassadors notified Pope Alexander VI of the thus far secret Treaty of Grenada, signed 11 November 1500, which divided the Kingdom of Naples between France and Spain.

The Pope was pleased and enthusiastically issued a bull naming the two kings — Louis XII of France and Ferdinand II of Spain — as the Pope's vassals in Naples. Indeed, the public announcement of the treaty in the Vatican was the first news that Federico IV, the current king of Naples, had received about his fate and his betrayal by his own cousin, King Ferdinand II of Spain. Being a stern disciplinarian, Lord Stuart held the troops of his army to strict decorum during most of the march to Naples.

However, discipline fell apart when the army passed through Capua. The French army plundered and raped Capua mercilessly. However, when news of the rape of Capua spread throughout southern Italy, resistance to the French vanished. King Federigo, King of Naples fled and the French Army entered Naples unopposed. Louis XII claimed the throne of Naples and pursuant to the sharing agreement with Ferdinand II shared half the income of Naples with Spain. However, as Machiavelli had said, the agreement could not last and in early 1502 relations between France and Spain had gone sour.

Negotiations were started between France and Spain over their disagreements about Naples. However, in April 1502, without waiting for the conclusion of these negotiations, Louis sent an army under the command of Louis d' Armagnac, Duke of Nemours against the Spanish in Apulia. On 24 December 1514, Louis was reportedly suffering from a severe case of gout. In the early hours of 1 January 1515, he had received the final sacraments and died later that evening. Louis was interred in Saint Denis Basilica.


Ver el vídeo: Las duras agallas. Frente italiano. Segunda Guerra Mundial.