World Trade Center, entonces el edificio más alto del mundo, abre en la ciudad de Nueva York

World Trade Center, entonces el edificio más alto del mundo, abre en la ciudad de Nueva York

Las “Torres Gemelas” del World Trade Center se abren oficialmente en la ciudad de Nueva York. Los edificios reemplazaron al Empire State Building como el edificio más alto del mundo. Aunque solo tendrían ese título durante un año, seguían siendo una característica dominante del horizonte de la ciudad y eran reconocibles en todo el mundo mucho antes de que fueran destruidos en un ataque terrorista en 2001.

La planificación, el diseño y la limpieza del espacio para el World Trade Center tomó más de una década. La Legislatura del Estado de Nueva York aprobó originalmente la idea en 1943, pero los planes concretos no se materializaron hasta la década de 1960. El acuerdo que creó el nuevo complejo, del cual las Torres Gemelas serían la pieza central, también incluyó la creación de la Port Authority Trans-Hudson Corporation, o PATH, para operar los trenes que ingresaban a Manhattan desde Nueva Jersey en lo que se convertiría en el motivos del WTC. El arquitecto Minoru Yamasaki se inspiró en la arquitectura árabe para el diseño de las torres. Con el fin de mover a la gente de manera eficiente hacia arriba y hacia abajo de las torres de 110 pisos, Yamasaki y su equipo desarrollaron el concepto de ascensores expresos, basado en el sistema de trenes expresos y locales del metro de la ciudad de Nueva York, que viajaban directamente a los "vestíbulos elevados" en el Piso 44 y 78, desde el cual los ascensores “locales” corrían a los pisos vecinos. Los primeros inquilinos se mudaron a la Torre Norte en diciembre de 1970, y la apertura oficial de ambos edificios tuvo lugar más de dos años después.

La construcción de las torres puso fin a los 41 años de funcionamiento del Empire State Building como el edificio más alto del mundo. Fueron reemplazados por la Torre Sears de Chicago el año siguiente, un indicio de la tendencia creciente de la construcción de súper todos. El World Trade Center alteró dramáticamente el horizonte de Nueva York y el paisaje urbano del Bajo Manhattan. Como tales, a menudo se usaban como una abreviatura del área en los medios visuales, y con frecuencia se incluían en el establecimiento de tomas de películas ambientadas en Nueva York. Aunque la mayor parte del World Trade Center estaba ocupado por oficinas, la plataforma de observación Top of the World en la South Tower se convirtió en un destino turístico popular, al igual que el restaurante Windows on the World de la North Tower, que contaba con su propia escuela de vinos.

Las torres fueron atacadas por primera vez por terroristas en 1993, cuando una bomba explotó en el garaje debajo de la Torre Norte, matando a seis e hiriendo a más de 1.000. Las Torres Gemelas fueron destruidas, y fueron el lugar de la gran mayoría de las víctimas, el 11 de septiembre de 2001, un capítulo final que desde entonces ha eclipsado el resto de la historia del World Trade Center. El edificio que los reemplazó, One World Trade Center, se completó en 2014 y actualmente es el séptimo edificio más alto del mundo.

LEER MÁS: Cómo el diseño del World Trade Center cobró vidas el 11 de septiembre


Historia

Solo una estructura en la historia mundial, la Torre Eiffel, había alcanzado la altura de 1000 pies / 300 metros antes de 1929, cuando el edificio Chrysler alcanzó su aguja a 1,046 pies y 1930 cuando el Empire State se extendió a 1,250 pies, nuestro factor determinante de supertall. .

En la Exposición Universal de París de 1889, el ingeniero Gustave Eiffel construyó la entonces controvertida pero ahora querida torre de hierro forjado como una atracción turística generadora de ingresos y una demostración del progreso tecnológico de Francia. Con 300 metros, tenía casi el doble de altura que las estructuras más altas de cualquier época: las antiguas pirámides egipcias, la torre de la catedral más alta de Europa o la más alta del mundo en 1884, el Monumento a Washington de 555 pies de altura, todos los cuales eran construido en mampostería.

La historia de la altura de los edificios se cuenta con mayor frecuencia como una historia sobre la competencia por la estructura más alta del mundo. El título fue tomado de Francia por los rascacielos estadounidenses a mediados del siglo XX, luego por Malasia, Taiwán y Dubai en los Emiratos Árabes Unidos, donde aún reside en el Burj Khalifa de 828 metros, una estructura extraordinaria más de dos edificios Empire State. alto.

La exposición SUPERTALL! 2020 no enfatiza el tema de lo “más alto”, y especialmente no en el sentido de juzgar partes del edificio para contar o cómo diferentes medidas reordenan la clasificación de estructuras. Esa es la provincia del Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH), que mantiene una base de datos en línea ejemplar en su Centro de Rascacielos (enlace) y examina las diversas medidas oficiales de altura vertical y listas de los edificios más altos del mundo.


¿Por qué Nueva York ya no construye el edificio más alto del mundo?

A finales de los locos años veinte, la ciudad de Nueva York fue testigo de una carrera a tres bandas por el edificio más alto del mundo. Primero fue el edificio Bank of Manhattan, en 40 Wall Street, que alcanzó los 927 pies (283 metros, 70 pisos) en noviembre de 1929 y se inauguró oficialmente en mayo de 1930. Luego vino el edificio Chrysler (1.046 pies, 319 metros, 77 pisos). , cuya altura final se remachó en su lugar al mismo tiempo que el Bank of Manhattan, pero no se reveló formalmente hasta que se terminó su rival.

Finalmente fue el abuelo de todos ellos, el Empire State Building. Cuando se anunció su construcción en agosto de 1929, se planeó que tuviera 1,000 pies (305 metros, 80 pisos) de altura. Sin embargo, después de que se completó el edificio Chrysler en diciembre de ese año, se agregaron cinco pisos más y un mástil de amarre de 185 pies (56 metros). El edificio se coronó en marzo de 1931 a 1.250 pies (381 metros, 102 pisos) y se inauguró oficialmente el 1 de mayo de 1931, con el presidente Hoover iluminando ceremonialmente el vestíbulo desde Washington D.C.

Fuera de gotham

Cuatro décadas más tarde, en diciembre de 1970, cuando la torre norte de las Torres Gemelas alcanzó los 1368 pies (417 metros, 94 pisos), el récord se rompió una vez más (ambas torres se inauguraron oficialmente el 4 de abril de 1973). El edificio más alto del mundo se trasladó luego a Chicago cuando la Torre Sears (Willis) alcanzó los 1.450 pies (442 metros, 110 pisos) en mayo de 1973. Después de eso a Kuala Lumpur con las Torres Petronas (1.230 pies, 452 metros, 88 pisos) en 1998. Luego el Taipei 101 en 2004 (1671 pies, 509 metros, 101 pisos). Y más recientemente, en Dubai en 2010, con el Burj Khalifa (2217 pies, 828 metros, 163 pisos).

Está claro que Nueva York se ha retirado del juego de batir récords, el mismo juego que inició en el siglo XIX. Entre 1875 y 1931, los desarrolladores de la ciudad de Nueva York se batieron diez veces por el rascacielos más alto del mundo. ¿Qué llevó a la ciudad a construir tantos récords en primer lugar y por qué dejó de competir?

¿Los ladrillos del ego?

Si le pregunta a una persona al azar en la calle por qué Nueva York construyó tantos récords, la respuesta típica seguramente será "ego". Desde que se establecieron las sociedades, los titanes han construido estructuras monumentales. Los faraones se lucieron con pirámides, reyes con grandes palacios y religiones con casas de culto. De ello se deduce que los magnates de los negocios mega-ricos mostrarían su riqueza construyendo monumentos para ellos mismos o sus empresas. Pero, en verdad, esta es una simplificación excesiva. Ciertamente, los constructores de Nueva York de hoy tienen egos tan grandes como los de antaño, y si el ego fuera el principal impulsor, seguirían siendo competitivos en la carrera de altura.

Pero la razón fundamental por la que Nueva York siguió superándose a sí misma fue que la economía subyacente de ir alto era muy favorable. El más alto de los altos representó el "pico" de la distribución de altura. Los rascacielos se construyeron para adaptarse al rápido crecimiento de la ciudad. Los valores de la tierra aumentaban mientras mejoraban la tecnología de la ingeniería y la construcción; estos dos factores, más que nada, explican las carreras de altura.

¿Una visión del futuro? Un diseño potencial para una torre de 1,1 kilómetros en Midtown Manhattan, si Nueva York volviera a construir el rascacielos más alto del mundo. Representación de Brenna Fransen y Jihoon Kim.

Los ladrillos del negocio

Si el desarrollador fuera una corporación nacional, construiría alto para albergar a sus empleados y tener un ícono de su éxito. Sin embargo, la mayoría de estas empresas no utilizaron todos los pisos que se alquilaron a empresas más pequeñas. De esta manera, la corporación recibió un retorno de su inversión además de la sede.

Para el desarrollador especulativo, el objetivo era llenar el edificio con tantas empresas como fuera posible, lo que era relativamente fácil en los distritos comerciales centrales, que estaban llenos de empresas ansiosas por alquilar en los alojamientos más nuevos y convenientes. Sin las monedas de cinco centavos de las miles de pequeñas empresas de cuello blanco, no habría habido carrera espacial.

Para algunos constructores, sin embargo, el mero hecho de ser altos no era suficiente. Tener el más alto era importante, ya sea por ego, publicidad o alguna combinación de ambos. Por lo general, esto se logró de dos maneras (o ambas). El primero fue aumentar la altura para maximizar las ganancias erigiendo una torre estrecha en la parte superior. Si bien agregar la torre no fue barato, se tendió a alquilar por tarifas más altas dados los espacios pequeños, llenos de sol y con vistas increíbles.

Altura de la vanidad

La otra estrategia fue agregar un elemento decorativo que tuviera un atractivo arquitectónico pero que no fuera ocupable de otra manera (el Council on Tall Buildings and Urban Habitat llama a esto Vanity Height). La más común era una aguja, que también podía usarse para albergar maquinaria y equipo, lo que la hacía útil, si no producía ingresos.

El punto crítico aquí es que la economía favorable llevaría un edificio a una cierta altura que maximiza las ganancias con algo de dinero extra, el desarrollador podría extenderlo a la zona de récord y aún generar una ganancia. Y rentables eran, por eso había tantos.

Una breve historia de los que batieron récords

Antes de la Gran Depresión, hubo tres generaciones que batieron récords. La Generación I abarcó el último cuarto del siglo XIX, con una serie de edificios que eran incrementalmente más altos de lo que se estaba construyendo en ese momento. Para romper la barrera de altura, cada uno agregó cúpulas o pequeñas torres. Todos ellos fueron construidos en el Bajo Manhattan a lo largo de Broadway o Newspaper Row, por el Ayuntamiento.

Esta generación incluye el Tribune Building (1875, 260 pies, 79 metros, 9 o 10 pisos), el World (Pulitzer) Building (1890, 308 pies, 94 metros, 18 pisos), el Manhattan Life Insurance Building (1892, 348 pies , 106 metros, 18 pisos) y el edificio Park Row (1899, 391 pies, 119 metros, 30 pisos)

Los editores de periódicos construyeron Tribune y World Buildings para albergar sus operaciones y proyectar el poder de sus periódicos y del periodismo estadounidense en general. El edificio Manhattan Life se construyó como sede. La compañía también participaba en una carrera de altura de la compañía de seguros, iniciada por Equitable Life Assurance Society y New York Life Insurance Company, cuyos edificios se completaron en 1870. El edificio Park Row era una empresa especulativa. Fue iniciado por el destacado abogado y político de Nueva York, William Mills Ivins, pero posteriormente dirigido por el financiero August Belmont. El edificio albergaba las oficinas de su empresa Interborough Rapid Transit, que construyó la primera línea de metro de la ciudad.

De izquierda a derecha: Edificio World (Pulitzer) (1890), Edificio Tribune (1875), Edificio Manhattan Life (1894), Edificio Park Row (1899).

La próxima generación

La Generación II fue el siglo XX antes de la Primera Guerra Mundial.Este cultivo incluía el Singer Building (1908, 674 pies, 205 metros, 41 pisos), la Metropolitan Life Tower (1909, 700 pies, 210 metros, 50 pisos) y el Woolworth Edificio (1913, 792 pies, 241 metros, 55 pisos). Estos representaron el florecimiento de estructuras esqueléticas totalmente de acero. Cada uno de ellos fue construido por grandes corporaciones que buscaban albergar sus negocios y producir un ícono para sus empresas.

El Singer Building fue construido para Singer Sewing Machine Company y era esencialmente un edificio de oficinas de 14 pisos con una torre súper delgada de 27 pisos con cuello de ganso hundida en su techo abuhardillado. El edificio MetLife era una pura torre inspirada en el Campanile de San Marcos en Venecia. El edificio Woolworth, construido por el magnate de las tiendas minoristas, F. W. Woolworth, era un edificio de oficinas de 30 pisos con una torre de 25 pisos.

Generación III

La Generación III fueron los tres Gigantes de Deco: el Bank of Manhattan, el Chrysler y los edificios Empire State. Cada uno de ellos fue construido después de la implementación de los códigos de zonificación de la ciudad de 1916, que exigían que los edificios se apartaran de la calle a medida que se elevaban, promoviendo así el estilo arquitectónico de pastel de bodas. Un constructor podría erigir una torre tan alta como quisiera si la huella fuera menos del 25% del lote. Dados los grandes lotes de estos tres proyectos, las partes de la torre eran económicamente viables.

De izquierda a derecha: Singer Tower (1908), MetLife Tower (1909), Woolworth Building (1913).

El edificio del Bank of Manhattan, en 40 Wall Street, fue concebido como un proyecto especulativo por el financiero George Ohrstrom. Convenció al Bank of Manhattan de alquilar 100.000 pies cuadrados (9.290 m 2) para su sede. Por el contrario, Walter Chrysler construyó el edificio Chrysler por su propia cuenta. Sin embargo, en 1928, cuando inició el proyecto, Chrysler Motor Corp. tenía solo tres años en este sentido, la línea entre Chrysler, el hombre, y Chrysler, la empresa, era muy delgada. Finalmente, el Empire State Building fue erigido como una empresa especulativa por el ex gobernador del estado de Nueva York Al Smith y el financiero y ex ejecutivo de General Motors John J. Raskob. Ellos iniciaron el proyecto a fines del verano de 1929 cuando los alquileres de Manhattan continuaron disparándose.

Las torres Gemelas

Después de la finalización de estos "tres amigos", siguieron 15 años de depresión y guerra. Cuando Nueva York volvió al negocio de los negocios, la economía de los edificios que rompían récords había cambiado. Las ciudades industriales como Gotham vieron cómo sus bases de empleo se reducían debido al auge de las ciudades con cinturones de sol y una caída en la calidad de vida. Nueva York seguía siendo el centro de los rascacielos. Sin embargo, la inflación de los costos de construcción y los alquileres de oficinas planos, combinados con un régimen de zonificación más restrictivo (iniciado en 1961), significó que la economía de los que batían récords del sector privado ya no funcionaba.

El World Trade Center fue un proyecto del gobierno, construido por la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (PANYNJ) con la ayuda del Estado de Nueva York y la Ciudad de Nueva York. Fue concebido durante la década de 1960 cuando los gobiernos de los EE. UU. Estaban promoviendo proyectos de limpieza de barrios marginales y renovación urbana. El World Trade Center, con 10 millones de pies cuadrados de espacio para oficinas en más de 16 acres, fue visto como un medio para mejorar la suerte del bajo Manhattan, que había atravesado tiempos difíciles. Las Torres Gemelas nunca habrían sido construidas por desarrolladores privados, sin embargo, demostraron ser rentables con el tiempo.

De izquierda a derecha: Edificio del Banco de Manhattan (1930), Edificio Chrysler (1930), Edificio Empire State (1931).

Un análisis económico de los que batieron récords

Un desarrollador racional va alto cuando la expectativa es que el alto costo sea recompensado con un gran ingreso. Los desarrolladores suelen tomar las rentas actuales como punto de partida. A medida que aumentan los ingresos potenciales en relación con los costos, motiva a los desarrolladores a agregar altura adicional. Para investigar hasta qué punto los que batían récords en Nueva York estaban atados a los fundamentos económicos y no libremente amarrados a ellos debido a egos furiosos, recurrí a los datos históricos.

Para comparar manzanas con manzanas y mantener el análisis relativamente simple, podemos observar el alquiler anual promedio esperado por pie cuadrado para el edificio en el momento de la apertura en relación con los costos por pie cuadrado para erigir cada edificio (incluidos los costos del terreno). . Podemos llamar a esto la relación beneficio-costo. (Los detalles sobre datos, fuentes y análisis están aquí.) Si la relación beneficio-costo para estos edificios es alta, sugiere una base económica sólida para estos edificios; de lo contrario, sugiere que las emociones dominan el proceso de toma de decisiones.

Con base en una revisión de estos datos, la conclusión es que antes de la Segunda Guerra Mundial, los edificios récord estaban justificados económicamente. De hecho, la relación promedio entre alquileres y costos de construcción fue de casi el 23% (ninguno por debajo del 18%). Esto se tradujo en un retorno de la inversión (ROI) promedio estimado del 8.0%, lo cual es bastante respetable. Esto no quiere decir que todos los edificios obtuvieron ganancias muy altas o que las expectativas de los desarrolladores se cumplieron por completo, sino más bien, significa que todos estos proyectos tenían una lógica económica fuerte y que el ego estaba por detrás de la economía.

Este hallazgo también incluye el Empire State Building, que recibió luz verde en el verano de 1929 y cuya construcción se prolongó hasta 1930, cuando el mercado inmobiliario de Nueva York aún avanzaba. A finales de 1930, cuando el mercado se hundió profundamente, la estructura estaba casi terminada y tenía contratos de alquiler en sus libros. Casi todos los edificios de Nueva York sufrieron tremendamente en 1931. La única razón por la que el Empire State Building fue ridiculizado de manera tan rotunda fue por su visibilidad.

Los beneficios de ir alto. Cada rascacielos de la tabla batió el récord del rascacielos más alto del mundo. Para cada uno, los costos totales son los costos de construcción y del terreno combinados. Las proyecciones de ingresos se basan en los alquileres promedio de pies cuadrados que los desarrolladores creían que podrían recibir cuando se abrieran sus edificios. Tenga en cuenta que no se obtuvieron datos para el Tribune Building (1875) y la MetLife Tower (1909). La relación beneficio-costo es el alquiler promedio esperado por pie cuadrado dividido por el costo total por pie cuadrado de área bruta de construcción. El ROI es el retorno de la inversión estimado, que es el ingreso operativo neto estimado del primer año dividido por el costo total de la estructura (y no incluye los costos de financiamiento). Para obtener más detalles sobre fuentes y cálculos, consulte aquí.

Torres de oficinas hoy

¿Cómo se compara la economía de las torres de oficinas para Manhattan en la actualidad? Para responder a esto, recopilé información sobre el rascacielos de oficinas más nuevo de Nueva York, One Vanderbilt (1.401 pies, 427 metros, 65 pisos), completado este año. Si bien es el cuarto edificio más alto de la ciudad (y el segundo edificio de oficinas más alto), es bastante rechoncho en comparación con el Burj Khalifa de 828 metros. En todo el mundo, es el 26º rascacielos más alto.

El costo total del proyecto para terrenos y edificios (y mejoras a la infraestructura local) ascendió a alrededor de $ 3.3 mil millones. El uso de la cifra esperada de alquileres de oficinas promedio de $ 178 por pie cuadrado (ignorando la pandemia COVID-19) da una relación beneficio-costo de 9.4% (y un ROI estimado del 4%), la mitad del promedio de la Período de la Segunda Guerra Mundial. En otras palabras, convertirse hoy en día en un súper súper todo en el sector de oficinas no parece tan rentable.

¿Qué se necesita para que Nueva York construya el edificio más alto del mundo?

¿Qué tipo de economía incentivaría al sector privado a construir la torre más alta del próximo mundo en la ciudad de Nueva York? En aras de la comparación, digamos que el edificio será una torre de oficinas ubicada en el centro, construida dentro de las asignaciones de zonificación actuales. Utilizando los costos de construcción de One Vanderbilt como punto de referencia, supongamos que el proyecto se puede construir por $ 2,000 por pie cuadrado, incluidos los costos del terreno y de la construcción.

Además, supongamos que la relación beneficio / costo tiene que ser de al menos el 20% para que una construcción sin precedentes funcione, como en los viejos tiempos. Esto significaría que los alquileres de oficinas tendrían que ser más del doble de lo que se estimó para One Vanderbilt, dados los costos. Los alquileres tendrían un promedio de alrededor de $ 400 por cuadrado para pagar una versión del siglo XXI del Empire State o Woolworth Building. Algo poco probable que suceda pronto, si es que ocurre alguna vez.

Los ladrillos de la ambición

Hablar simplemente de que Nueva York construya el edificio más alto del próximo mundo es, por supuesto, controvertido. Los edificios altos tuvieron sus detractores hace un siglo, y los NIMBYists hacen lo que pueden para detenerlos hoy. Pero es importante comprender que a lo largo de la historia de Nueva York, las fuerzas económicas han impulsado el ascenso y el crecimiento de su horizonte. Esto no quiere decir que todos y cada uno de los proyectos tuvieran una base económica sólida como una roca o que sus impactos fueran puramente benignos, pero sí quiere decir que Nueva York se convirtió en la metrópolis más grande del mundo porque fue capaz de construir para adaptarse al crecimiento de su ciudad. comercio y población.

Algún día, si la economía favoreciera a un desarrollador motivado para impulsar su edificio un kilómetro o más hacia el cielo, digo que deberíamos celebrarlo. Nueva York fue, es y siempre será una ciudad de luchadores. El horizonte se construyó con los ladrillos de la ambición y, sin él, Nueva York no sería Nueva York.


Ahora en Streaming

Sr. Tornado

Sr. Tornado es la notable historia del hombre cuyo trabajo pionero en investigación y ciencia aplicada salvó miles de vidas y ayudó a los estadounidenses a prepararse y responder a los peligrosos fenómenos meteorológicos.

La Cruzada contra la Polio

La historia de la cruzada contra la poliomielitis rinde homenaje a una época en la que los estadounidenses se unieron para conquistar una terrible enfermedad. El avance médico salvó innumerables vidas y tuvo un impacto generalizado en la filantropía estadounidense que se sigue sintiendo en la actualidad.

Oz americano

Explore la vida y la época de L. Frank Baum, creador de la amada El maravilloso mago de Oz.


El nuevo World Trade Center encabeza la torre Willis como la más alta de EE. UU.

La Torre Willis (izquierda) perdió su título como edificio más alto en los EE. UU. A la nueva torre 1 del World Trade Center en la ciudad de Nueva York (derecha), después de que el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano determinara que la aguja del WTC es una parte permanente de la edificio. (Crédito: STR / AFP / Allan Tannenbaum-Pool / Getty Images)

CHICAGO (CBS) & # 8212 La Torre Willis perdió el martes el título del edificio más alto de los Estados Unidos ante el nuevo World Trade Center en Nueva York.

Técnicamente, la antorcha ganó & # 8217t se pasará hasta el próximo año cuando 1 World Trade Center esté completamente terminado. Sin embargo, la & # 8220projection & # 8221 se emitió oficialmente el martes.

Un comité de arquitectos reconocidos como árbitros en alturas de edificios mundiales tuvo que decidir si un cambio de diseño que afectaba al nuevo World Trade Center y la aguja de 408 pies # 8217 lo descalificaba para ser contado.

Pero había más que el derecho de fanfarronear en juego 1 El World Trade Center se erige como un monumento a los muertos en los ataques terroristas.

& # 8220La palabra clave aquí, la palabra clave es permanencia, & # 8221 dijo el miembro del comité Anthony Wood.

En otras palabras, una aguja es para siempre. Las antenas se pueden mover & # 8211 o hacer más alto o más corto.

El alcalde Rahm Emanuel no estuvo particularmente de acuerdo con el fallo.

& # 8220Si parece una antena, actúa como una antena, ¿adivinen qué? Es una antena '', dijo Emanuel tras la decisión.

& # 8220 Puedes ver que soy competitivo. Willis tiene la mejor vista no desde una antena. Si quieres escalar una antena para ver la vista, adelante ".

La altura de 1,776 pies fue diseñada para corresponder con el año en que los Padres Fundadores firmaron la Declaración de Independencia. Sin la aguja, el edificio mide 1,368 pies. El Willis mide 1.450 pies. Sus antenas de transmisión no se cuentan.

La decisión fue tomada por una organización con sede en Chicago, cuya historia cultural y arquitectónica está encarnada por Willis (anteriormente Sears) Tower.

La pregunta sobre el 1 World Trade Center, que sigue en construcción y se espera que abra el próximo año, surgió debido a un cambio en el diseño de la aguja que corona la torre.

De acuerdo con los criterios actuales del consejo, las agujas que son parte integral del diseño estético de un edificio, cuentan con antenas de transmisión que se pueden agregar y quitar, no.

Los diseñadores del 1 World Trade Center tenían la intención de encerrar el mástil y el equipo de comunicaciones # 8217 en un revestimiento decorativo hecho de fibra de vidrio y acero.

Pero el desarrollador eliminó esa carcasa exterior del diseño, diciendo que sería imposible de mantener o reparar adecuadamente.

El Willis tiene un lugar central en la historia de Chicago, hablando de la propia tradición de la ciudad de recuperarse de la adversidad desde el Gran Incendio de 1871 y su historia de creación de maravillas arquitectónicas, dijo Peter Alter, archivero del Museo de Historia de Chicago.

Skidmore, Owings & amp Merrill, con sede en Chicago, diseñaron Willis, que se inauguró como Torre Sears en 1973 y siguió siendo el edificio más alto del mundo hasta 1996, cuando el consejo dictaminó que las Torres Gemelas Petronas en Kuala Lumpur, Malasia, lo habían derribado. el primer lugar.

Y Willis todavía puede afirmar que eleva a los visitantes más alto: el piso más alto ocupado en los 1,450 pies (sin incluir la altura de la antena), la Torre Willis de 110 pisos es aún más alto que el del World Trade Center 1 de 104 pisos.

(TM y & copy Copyright 2013 CBS Radio Inc. y sus subsidiarias relevantes. CBS Radio y EYE Logo TM y Copyright 2012 CBS Broadcasting Inc. Usado bajo licencia. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido. Associated Press contribuyó a este informe).


One World Trade Center encabeza el Empire State Building como el más alto: historia de la carrera de rascacielos en la ciudad de Nueva York [FOTOS]

El One World Trade Center y el horizonte de Manhattan se ven desde Nueva Jersey el 29 de abril de 2012. Una columna de acero será izada sobre el One World Trade Center el lunes, convirtiéndolo en el edificio más alto de Nueva York, informaron los medios locales. La primera columna del piso 100 del One World Trade Center llevará la torre a una altura de 387 metros (1271 pies), por lo que será 6 metros (21 pies) más alta que el Empire State Building, dijeron los medios. Foto: REUTERS / Eduardo Muno

One World Trade Center es oficialmente el edificio más alto de la ciudad de Nueva York. Reclamó el título el lunes por la tarde cuando superó los 1,250 pies del Empire State Building. Pero el One World Trade Center aún no está terminado y cuando esté completo, el rascacielos más grande de Nueva York tendrá 1,776 pies, incluida su antena de 408 pies.

La fecha de finalización está fijada para 2013. Entonces será el edificio más alto del hemisferio occidental y el tercer edificio más alto del mundo después del Burj Khalifa de los Emiratos Árabes Unidos y el Makkah Royal Clock Tower Hotel de Arabia Saudita.

Ubicada en Ground Zero, justo al norte de donde alguna vez estuvieron las Torres Gemelas, la llamada Freedom Tower contará con 104 pisos y aproximadamente tres millones de pies cuadrados de espacio para oficinas. Está siendo construido por la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey y tiene un precio informado de más de $ 3.8 mil millones.

Los planes para construir una nueva estructura se produjeron después de la destrucción del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001. La construcción de One World Trade Center comenzó en 2006.

La carrera por el edificio más alto comenzó a principios del siglo XX. Los primeros rascacielos en Manhattan, como Metropolitan Life Insurance Tower (700 pies, 50 pisos), el Edificio Woolworth (792 pies, 60 pisos) y el Bank of Manhattan (927 pies, 71 pisos) maravillaron a muchos. El edificio Woolworth fue el más alto del mundo entre 1913 y 1930.

El edificio Chrysler también mantuvo brevemente el título de más alto del mundo en 1930 con 1046 pies y 77 pisos. Sin embargo, rápidamente perdió el primer lugar ante el Empire State Building, que fue construido entre 1930 y 1931 y diseñado por la firma de Shreve, Lamb y Harmon.

Durante más de 40 años, el Empire State Building y sus 102 pisos ostentaron la corona entre los rascacielos más altos. Pero en 1972 su reinado como el mundo, y el más alto de la ciudad, llegó a su fin cuando su altura fue superada por el World Trade Center, que se situó en 1,368 pies y tenía 110 pisos.

Cuando un ataque terrorista derribó el World Trade Center en 2001, el Empire State Building recuperó ese título de más alto de la ciudad de Nueva York.


¿Es el edificio más alto del World Trade Center en EE. UU.? Tal vez no

CHICAGO - Resurgiendo de las cenizas del 11 de septiembre, la nueva torre del World Trade Center se elevó sobre el horizonte de Nueva York para alcanzar su altura poderosamente simbólica de 541 metros (1,776 pies) y convertirse en el edificio más alto del país. ¿O lo tiene?

Un comité de arquitectos reconocidos como árbitros en alturas de edificios mundiales se reunió el viernes para decidir si un cambio de diseño que afecta la aguja de 124 metros (408 pies) del rascacielos lo descalifica para ser contado. La descalificación negaría a la torre el título de la más alta de la nación.

Pero hay más que los derechos de fanfarronear en juego 1 El World Trade Center se erige como un monumento a los muertos en los ataques terroristas, y el fallo podría atenuar el eco del año de la fundación de Estados Unidos en la altura de la estructura. Sin la aguja, el edificio mide 1368 pies (417 metros), un número que también tiene un peso simbólico como la altura del World Trade Center original.

Además, la decisión la toma una organización con sede en Chicago, cuya historia cultural y arquitectónica está encarnada por la Torre Willis, anteriormente Sears, que quedaría en segundo lugar con un voto a favor de la estructura de Nueva York.

"La mayoría de las veces estas decisiones no son tan controvertidas", dijo Daniel Safarik, arquitecto y portavoz de la organización sin fines de lucro Council on Tall Buildings and Urban Habitat. Los 30 miembros de su Comité de Altura se están reuniendo para emitir un juicio a puerta cerrada en Chicago, donde apareció el primer rascacielos del mundo en 1884.

El comité, compuesto por profesionales de la industria de todo el mundo, anunciará su decisión la próxima semana.

La pregunta sobre el 1 World Trade Center, que sigue en construcción y se espera que abra el próximo año, surgió debido a un cambio en el diseño de la aguja que corona la torre. Según los criterios actuales del consejo, las torres que son una parte integral del diseño estético de un edificio cuentan con antenas de transmisión que se pueden agregar y quitar, no.

Los diseñadores del 1 World Trade Center tenían la intención de encerrar el equipo de comunicaciones del mástil en un revestimiento decorativo hecho de fibra de vidrio y acero. Pero el desarrollador eliminó esa carcasa exterior del diseño, diciendo que sería imposible de mantener o reparar adecuadamente.

Sin él, la pregunta es si el mástil es ahora principalmente una antena de transmisión.

Según la firma de arquitectura detrás del edificio, Skidmore, Owings & amp Merrill LLP, la aguja tendrá una plataforma de comunicaciones para equipos de radio y televisión, pero también estará rematada con una baliza LED que disparará un rayo de luz horizontal visible desde hasta 50 millas (80 kilómetros) de distancia en una noche clara, una característica que se ha descrito como un faro de esperanza.

Los desarrolladores probaron las luces el viernes por la noche y cientos de módulos LED rojos, blancos y azules iluminaron el bajo Manhattan.

Safarik dijo que el comité podría considerar enmendar sus criterios de altura, una medida con implicaciones mucho más amplias que podría forzar una reorganización en la clasificación de los edificios más altos del mundo.

If the matter weren't so steeped in emotion it might have set off some of the good natured ribbing emblematic of the history of one-upmanship between New York and Chicago. But 1 World Trade Center is a monument to American resilience admired well beyond Manhattan.

"I don't think anybody's going to argue with the pride in building that new tower," said 31-year-old software developer Brett Tooley, who works across the street from the Willis Tower. "Not only is it going to be the tallest building it's going to be one of the strongest buildings in the history of America. It's a marvel of engineering."

"We take our hats off to them out here in Chicago and the Midwest," said Robert Wislow, chairman and chief executive of U.S. Equities, the firm that manages the Willis Tower. "And we welcome the building to the elite club of the tallest buildings in the world. Nobody's looking at this like a competition."

Still, the Willis has a central place in Chicago's history, speaking to the city's own tradition of recovering from adversity ever since the 1871 Great Fire and its history of creating architectural marvels, said Peter Alter, an archivist at the Chicago History Museum.

Skidmore, Owings & Merrill, headquartered in Chicago, also designed the Willis. Then known as the Sears Tower, it was completed in 1973 and remained the tallest building in the world until 1996 when the council ruled that the Petronas Twin Towers in Kuala Lumpur, Malaysia, had knocked it from the top spot.

The Burj Khalifa, in Dubai, is currently world's tallest building, standing 2,722 feet (830 metres).

And the Willis can still claim to get visitors up higher: The highest occupied floor in the 1,450-foot (442-meter) (not including antenna height), 110-story Willis Tower is still higher up than that of the 104-story 1 World Trade Center. In a sign of just how in dispute building measurements can be, the council says the Willis has 108 floors.

At the Willis' 103rd floor, thrill-seekers can step out into one of the glass boxes known as The Ledge that extend outside the building's steel frame and look straight down 1,353 feet (412 metres).


On November 12th, the Council on Tall Buildings and Urban Habitat (yes, there really is such a body) ruled (yes, they really did rule) that the new One World Trade Center is officially the tallest building in the country. You can read all about it on the Council’s web site – click here – but the main point of contention addressed by the Council’s Height Committee (yes, there really is…) had to do with the enormous mast at the tower’s top, which, by adding 408 feet, raises the building’s height to a symbolic 1776 feet, and makes it taller than Chicago’s Willis Tower (known better by most of us as the Sears Tower) — which had, in turn, long ago snatched the title of World’s Tallest Building from the first World Trade Center. Of course, as the World’s Tallest title has since moved off shore, the competition is merely for the U.S. title. But still, it’s nice to have it back in New York, where it belongs. (To understand why, read the history of “world’s tallest buildings” by clicking here.)

One of the major issues up for discussion by the HC of the CTBUH was whether that 408-foot-tall mast qualified as part of the building. As reported in a New York Times article, the New York tower “was deemed taller [than the Willis/Sears Tower] even though it has six fewer floors and its roof is more than 100 feet lower than the top side of the Willis Tower.” The two long masts on the Chicago building “are considered antennas, which the council does not count.” So why should the 408-foot mast in New York count? Because it is called, by contrast, “a spire,” and its developers “insisted it was a critical and permanent element of the architects’ overall design.” (Rahm Emmanuel, Chicago’s mayor, was not happy with this line of thinking.)

If that description seems like a distinction without a difference, consider the Empire State Building. (Remember the Empire State Building?) It has *both* a spire *and* an antenna. When it took the title of World’s Tallest from the Chrysler Building, it did so by adding a dirigible mooring mast at the top – and though dirigibles never moored there, the mast raised the ESB’s height to 1250 feet, well beyond Chrysler’s 1046 feet – which was apparently the point. But that’s not the top of the building as we see it today – instead, atop the dirigible mooring mast rises an enormous television antenna, which makes the tower’s silhouette much slenderer than the original. Yet nobody uses that antenna in calculating the building’s height – just the top of the dirigible mast.

What’s perhaps most remarkable is that these arguments have been going on since the race to the top began with the Singer Tower shortly after the turn of the last century. When the 700-foot-tall Metropolitan Life Tower took the title in 1908, a few years after Singer had claimed it, the Singer Company countered that though its building’s height was just 612 feet “from the sidewalk to the base of the flagstaff,” it could actually be considered 672 feet “to the top of its flagstaff,” and, in fact, when measured from its foundations, the building rose to 762 feet.

Flagstaffs, foundations, antennas, dirigible mooring masts – these were all arguments put forward by grown-ups they seemed silly then, and they seem silly now. And yet, somehow, we care. The Council’s ruling has been reported in newspapers around the world. And here we are, talking about it…..


Mas leido

"Developers are all trying to edge out their competition in the race for high-net-worth buyers," said Robin Schneiderman of Halstead Property Development Marketing.

Barnett's plan would indeed help cement the reputation of W. 57th St. as Billionaires' Row. Barnett has already built One57, a luxury tower between Sixth and Seventh Aves., and the new property a block away is expected to draw wealthy investors from around the globe.

The bottom of the building aims to be as impressive as the top, with a seven-floor Nordstrom department store.

Adrian Smith + Gordon Gill Architecture, a firm associated with some of the world's tallest buildings, is reportedly involved in Barnett's project. The firm is also designing what will be the world's tallest building, the 3,281-foot-tall Kingdom Tower in Jeddah, Saudi Arabia.

The 57th St. building is one in a string of giant structures planned just south of Central Park. Park advocates have long been opposed to the spate of new towers, saying that it will cause long shadows over the park.


1 World Trade Center named as tallest US building

CHICAGO (AP) — The new World Trade Center tower in New York replaced Chicago's Willis Tower as the nation's tallest building when an international panel of architects announced Tuesday that the needle atop the skyscraper can be counted when measuring the structure's height.

The Height Committee of the Council on Tall Buildings and Urban Habitat said the needle is not an antenna but a spire, and thus is a permanent part of the building.

The needle, measuring 408 feet tall, was more than enough to confirm Chicago is the Second City when it comes to tall buildings.

With the needle, 1 World Trade Center is a symbolically important 1,776 feet tall. Without it, the building would have been only 1,368 feet tall — well short of the 1,451-foot Willis Tower.

At stake was more than just bragging rights in two cities that feast on superlatives and the tourist dollars that might follow: 1 World Trade Center stands as a monument to those killed in the 9/11 attacks, and its architects had sought to capture the echo of America's founding year in the structure's height.

"The committee was well aware of the gravity of the situation," Antony Wood, the council's executive director, said during a news conference in Chicago.

The building's 1,368 feet height without the needle also holds symbolism it is the height of the original World Trade Center.

The Height Committee comprises 30 industry professionals from all over the world and is widely recognized as the final arbiter of official building heights around the world. They conferred behind closed doors last week in Chicago, where the world's first skyscraper appeared in 1884.

The new World Trade Center tower remains under construction and is expected to open next year.

The designers originally had intended to enclose the mast's communications gear in decorative cladding made of fiberglass and steel. But the developer removed that exterior shell from the design, saying it would be impossible to properly maintain or repair. Without it, the question was whether the mast was primarily just a broadcast antenna.

Under the council's current criteria, spires that are an integral part of a building's aesthetic design count. Broadcast antennas that can be added and removed do not.

Daniel Safarik, an architect and spokesman for the nonprofit council, said it might consider amending its height criteria. Such a move would have much broader implications that could force a reshuffle in the rankings of the tallest buildings in the world.


Ver el vídeo: RASCACIELOS DE NUEVA YORK