Comida para polillas de 2000 años descubierta en Australia

Comida para polillas de 2000 años descubierta en Australia

La cueva Cloggs cerca de Buchan, en la región alpina del este de Victoria, se encuentra en el territorio ancestral del pueblo Gunaikurnai. Esta es la ubicación de la primera evidencia arqueológica concluyente de restos de comida de insectos encontrados en una herramienta de piedra. Son los restos de una polilla antigua.

Este descubrimiento no solo representa la evidencia arqueológica concluyente más temprana de restos de comida de insectos encontrados en un artefacto de piedra en cualquier lugar, no solo en Australia sino en el mundo, sino que también promete proporcionar nuevos conocimientos sobre la comida y las prácticas culinarias tradicionales del pueblo Gunaikurnai.

La polilla antigua que provocó un renacimiento

La cueva de Cloggs fue excavada por primera vez en 50 años por un equipo de investigadores de la Universidad de Monash, en colaboración con propietarios tradicionales de Gunaikurnai Land and Waters Corporation ( GLaWAC). Los restos antiguos de la polilla Bogong se encontraron sobre una pequeña herramienta de piedra de moler que data de 2000 años. El anciano de Gunaikurnai, Russell Mullett, dijo que el descubrimiento de los restos de la polilla antigua proporcionó una comprensión más profunda de las prácticas alimentarias aborígenes, que incluye "historias orales sobre comer la polilla Bogong".

Gunaikurnai El élder Russell Mullett y el profesor Bruno David han estado trabajando en una serie de proyectos de excavación en sitios en todo East Gippsland. (GLaWAC)

Cada verano, la polilla Bogong migra al país alpino de Victoria desde el sur de Queensland a través de Nueva Gales del Sur. La cueva Cloggs se encuentra a 72 metros (236,22 pies) sobre el nivel del mar y fue ocupada estacionalmente por el clan Krauatungalung de Gunaikurnai durante los meses más cálidos en East Gippsland.

Según un informe de ABC.AU, la gente de Gunaikurnai viajó a las tierras altas para darse un festín con los miles de millones de polillas llenas de grasa y proteínas, cuando otros suministros y recursos de alimentos para animales eran escasos. Mullett dijo que sus antepasados ​​desarrollaron una variedad de comidas para las polillas que incluían "cocinarlas en el fuego o molerlas para hacer pasteles o pasta, que luego podían ahumarse y conservarse durante semanas".

  • Come como un vikingo: ¡la papilla antigua era más sabrosa de lo que parece!
  • Los humanos antiguos se sentaron a comer serpientes y lagartos
  • ¿Le gustaría probar la fiesta del Rey Midas? El análisis químico reveló que era una comida rápida

Durante al menos 2.000 años, dijo Mullet, esta antigua piedra de afilar "ha estado inactiva con una historia que contar y un solo artefacto ha provocado el renacimiento del conocimiento para ayudar a contar las historias de mi gente".

Los restos de la polilla antigua se descubrieron en la piedra de afilar de la cueva de Cloggs. (A) Superficie A, con la acumulación que se formó en partes de la superficie después de su uso. (B) Superficie B. (C) Margen A. (D) Margen B. (E) Extremo estrecho. Los números en círculos son los números de muestra de residuos; las muestras de "control" se encuentran en áreas donde no se realizó la molienda. ( Richard Fullagar )

2000 años de comidas para polillas

Según el arqueólogo de la Universidad de Monash, profesor Bruno David en un artículo de la Universidad, las condiciones dentro de la cueva de piedra caliza ayudaron a preservar los restos de la polilla Bogong. Le dijo al Independent que la temperatura ambiente fría hacía que los suelos fueran más alcalinos y menos ácidos, y esto significa que son perfectamente adecuados para preservar los materiales orgánicos. Aplicando una técnica de análisis poco utilizada conocida como "tinción bioquímica", la herramienta de piedra de amolar y los restos de la polilla se colocaron en un portaobjetos de microscopio y se tiñeron con un tinte especial que hace que el colágeno y las proteínas [restos de insectos triturados] dentro de la roca sean fluorescentes, por lo tanto, más fácil de identificar.

El profesor David dijo que los resultados del análisis de las polillas "nos han abierto los ojos a las culturas alimentarias antiguas". El estudio muestra cómo los pueblos indígenas viajaron e interactuaron con diferentes paisajes en diferentes épocas del año durante los últimos 2.000 años. Y poniendo este período de tiempo en un contexto histórico, 2000 años representan alrededor de 80 generaciones del pueblo Gunaikurnai. Sin embargo, la polilla Bogong ahora es tan rara que se ha alentado a los victorianos a informar sobre avistamientos de polillas Bogong como parte de su iniciativa de ciencia ciudadana Moth Tracker.

Caída del poderoso gobernante de la noche

¿Cómo llegó el número de polillas Bogong de incontables miles de millones hace solo 2000 años, a prácticamente ninguna en la actualidad? El profesor David intentó responder esta pregunta y dijo que una serie de factores contribuyentes estaban en juego para causar esta fuerte disminución.

Miles de polillas por metro cuadrado estivando sobre una superficie rocosa. ( Eric Warrant )

En primer lugar, al observar el "factor humano", el investigador explicó que quizás la razón número uno para la desaparición de la especie fueron los pesticidas agrícolas modernos, que dijo "se están convirtiendo en un factor importante" en el declive de muchas especies. Además, se sabe que las luces de la ciudad pueden desorientar a las polillas nocturnas migratorias y simplemente “pierden el rumbo”, dijo. Luego, además de todas estas presiones provocadas por el hombre, la madre naturaleza está agravando el problema con menores cantidades de lluvia y duras sequías en la temporada de invierno.


Harina de polilla de 2000 años descubierta en Australia - Historia


Miles de años antes de la llegada de los británicos, Australia fue colonizada por los indígenas de Australia llamados aborígenes. Esta línea de tiempo comienza cuando llegaron los europeos por primera vez.

  • 1606 - El primer europeo en aterrizar en Australia es el explorador holandés Capitán Willem Janszoon.
  • 1688 - El explorador inglés William Dampier explora la costa occidental de Australia.
  • 1770 - El capitán James Cook aterriza en Botany Bay con su barco, el HMS Endeavour. Luego procede a trazar un mapa de la costa este de Australia, reclamándola para Gran Bretaña.
  • 1788 - El primer asentamiento británico se establece en Sydney por el capitán Arthur Phillip. Es el inicio de la colonia penal británica que está formada en su mayoría por prisioneros.
  • 1803 - Se demuestra que Australia es una isla cuando el navegante inglés Matthew Flinders completa su navegación alrededor de la isla.



Breve descripción de la historia de Australia

Australia fue habitada por primera vez hace unos 40.000 años por pueblos aborígenes. Durante la Era de la Exploración, la tierra fue descubierta y cartografiada por muchos europeos, incluidos los españoles, holandeses e ingleses. Sin embargo, Australia no fue realmente explorada hasta 1770 cuando el capitán James Cook exploró la costa este y la reclamó para Gran Bretaña. Lo llamó Nueva Gales del Sur.


La primera colonia fue establecida en Sydney por el capitán Arthur Phillip el 26 de enero de 1788. Inicialmente se consideró una colonia penal. Esto se debió a que muchos de los primeros colonos fueron criminales. Gran Bretaña a veces enviaba a sus criminales a la colonia penal en lugar de a la cárcel. A menudo, los delitos que cometía la gente eran pequeños o incluso inventados para deshacerse de ciudadanos no deseados. Poco a poco, cada vez más colonos no eran convictos. A veces, todavía oirá que la gente se refiera a Australia como iniciada por una colonia penal.

Se formaron seis colonias en Australia: Nueva Gales del Sur, 1788 Tasmania, 1825 Australia Occidental, 1829 Australia del Sur, 1836 Victoria, 1851 y Queensland, 1859. Estas mismas colonias se convirtieron más tarde en los estados de la Commonwealth de Australia.

El 1 de enero de 1901, el gobierno británico aprobó una ley para crear la Commonwealth of Australia. En 1911, el Territorio del Norte pasó a formar parte de la Commonwealth.

El primer Parlamento federal fue inaugurado en Melbourne en mayo de 1901 por el duque de York. Más tarde, en 1927, el centro de gobierno y parlamento se trasladó a la ciudad de Canberra. Australia participó tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda Guerra Mundial aliada con Gran Bretaña y Estados Unidos.


Los restos de una polilla Bogong de 2.000 años son la primera evidencia de que los primeros humanos usaban herramientas para comer insectos

Científicos de Australia han descubierto la primera evidencia arqueológica de insectos utilizados como fuente de alimento por los antiguos grupos aborígenes australianos.

Se determinó que las partículas en una piedra de afilar descubiertas en las estribaciones de los Alpes australianos eran de una polilla Bogong, que migra a la zona todos los veranos.

Se estima que la herramienta, pequeña para ser transportada por su propietario, tiene unos 2.000 años de antigüedad.

El descubrimiento es la evidencia más temprana de comida de insectos en un artefacto de piedra en cualquier lugar de la Tierra y ofrece una visión poco común de la cultura alimentaria de los antiguos aborígenes en Australia.

Una piedra de afilar descubierta en una cueva en el sureste de Australia es la primera evidencia arqueológica de que los antiguos grupos aborígenes recolectaron polillas Bogong desde hace 2.000 años.

Según la tradición oral, durante milenios, los australianos nativos subieron a los Alpes para recolectar polillas bogong, que migran a la región cada verano.

Utilizarían palos para raspar a los insectos y luego, en su fase inactiva, de las paredes de la cueva y colocarlos en sus redes y platos.

La cosecha fue una especie de festival, con miembros de diferentes clanes reconectando y festejando juntos.

Con un alto contenido de grasas y proteínas, los meses son una excelente fuente de alimento, pero había poca evidencia de que esta cosecha se remontara a principios del siglo XIX.

Según la tradición oral, los australianos nativos subieron a las montañas para cosechar polillas Bogong de las paredes de las cuevas. Utilizarían palos para raspar los insectos, luego en su fase latente, en sus redes.

En 2019, investigadores de la Universidad de Monash descubrieron una pequeña piedra de afilar durante una excavación de la cueva Cloggs, un refugio rocoso ubicado en las estribaciones del este de Victoria y los Alpes australianos.

El análisis de la herramienta, estimada en 2.000 años, reveló alas de polilla Bogong dañadas y parcialmente carbonizadas, colágeno y otras estructuras.

El análisis microscópico de la piedra de afilar reveló colágeno de la polilla Bogong, alas y otras estructuras dañadas y parcialmente carbonizadas. Las polillas a veces se cocinaban en un fuego abierto y se comían inmediatamente, o se molían en un & # 8216 pastel de polillas & # 8217 que podía conservarse

No solo fue la confirmación de la cosecha de la polilla, sino que es el primer ejemplo de alimento para insectos en un artefacto de piedra en cualquier lugar de la tierra.

Ubicada en el sureste de Australia, en tierras que pertenecen al clan Krauatungalung de los pueblos Gunaikurnai, Cloggs Cave es un fértil depósito de artefactos aborígenes.

La cueva fue excavada por primera vez en la década de 1970, y la evidencia sugiere que probablemente fue ocupada por primera vez hace unos 17.000 años como refugio de caza estacional.

El artefacto fue descubierto en Cloggs Cave, un refugio rocoso en las estribaciones de los Alpes australianos que fue habitado por primera vez por grupos aborígenes hace unos 17.000 años.

Cada verano, las polillas Bogong migran cientos de millas desde el sur de Queensland, el oeste de Nueva Gales del Sur y otras áreas hasta las cuevas montañosas del sureste de Australia.

Las polillas se prepararon de diferentes maneras, incluida la cocción a fuego abierto y la deglución.

También se pueden moler en una torta que se puede ahumar y conservar para más tarde.

Los colonos británicos en la década de 1830 escribieron sobre los grupos aborígenes que cosechaban las polillas, y los clanes de la zona tienen historias orales de que sus antepasados ​​las comían.

Pero nunca hubo evidencia arqueológica de que la práctica fuera una tradición antigua y, a las pocas décadas de la colonización, se abandonó la tradición de la cosecha.

& # 8216La falta de estudios arqueológicos de restos de comida de insectos ha resultado en una minimización u omisión del uso de insectos de narrativas arqueológicas e historias comunitarias profundas & # 8217, dijo el arqueólogo Bruno David del Centro de Estudios Indígenas de Monash.

& # 8216La comida es una expresión de la cultura: piensa en caracoles y ranas & # 8217 patas y pensamos en la cultura francesa, asociamos espaguetis con Italia & # 8217, agregó David, autor principal de un estudio publicado en la revista Scientific Reports.

Arqueólogos de la cueva Cloggs, excavada por primera vez en la década de 1970. Aunque las polillas Bogong alguna vez cubrieron cuevas como esta, su número se ha desplomado en los últimos años.

& # 8216 La ausencia de un alimento aborigen icónico del registro arqueológico equivale al silenciamiento de las culturas alimentarias aborígenes. Ahora tenemos una nueva forma de traerlo de vuelta a la historia. & # 8217

Los restos de insectos tenían entre 1.600 y 2.100 años, lo que indica que las polillas Bogong han sido cosechadas por hasta 65 generaciones de familias aborígenes.

Russell Mullett, un anciano de GunaiKurnai, dijo que el descubrimiento confirma una historia cultural cortada.

& # 8216Los registros históricos son testigos de que nuestra gente va a las montañas por las polillas Bogong, pero este proyecto nos dice que también sucedió en el pasado más profundo & # 8217 Mullett.

& # 8216 Debido a que nuestra gente ya no viaja a las montañas para los festivales de la polilla Bogong, las historias orales ya no se comparten & # 8217t, es una tradición perdida & # 8217. & # 8217

En el siglo XX, los australianos indígenas revivieron la tradición de la cosecha, creando lo que se convirtió en el Festival Mungabareena Ngan-Girra o Festival Bogong Moth.

Se dice que los insectos tienen un sabor a nuez, similar a las almendras o la mantequilla de maní, y a menudo se disfrutan como barbacoa.

& # 8216El mundo se ha convertido en un lugar diferente, pero durante 2000 años esta piedra de afilar ha estado inactiva con una historia que contar & # 8217 Mullett.

& # 8216Un solo artefacto ha provocado el renacimiento del conocimiento que ayuda a contar la historia del pueblo GunaiKurnai. & # 8217

Pero el descubrimiento se produce cuando la población de polillas de Bogong se está desplomando.

En los veranos pasados, miles de millones de insectos se han refugiado en las áreas pero, durante la última media década, algunas cuevas no han tenido ni un solo aleteo.

En años pasados, miles de millones de polillas Bogong se han refugiado en los Alpes australianos pero, durante la última media década, algunas cuevas no han tenido un solo aleteo.

"Estamos hablando de cuevas que normalmente tendrían decenas de millones de polillas en cada una, fácilmente", dijo el entomólogo sueco Eric Warrant a Australian Broadcasting gCompany en 2019.

Las polillas bogong solían migrar a lugares como el monte Kosciuszko desde zonas de reproducción a más de mil millas de distancia, pero las sequías han diezmado su número en los últimos años, dijo Warrant.

"Normalmente hay al menos suficiente lluvia para que la vegetación pueda crecer lo suficiente como para alimentar a las orugas, pero ese no ha sido el caso este año o el año pasado", dijo.

& # 8216Es & # 8217 un reflejo del cambio climático y de la forma en que están las cosas en el mundo en este momento. Es & # 8217s enfrentarse a ver esto para ser honesto. & # 8217

No está claro qué tan grave es el problema, ya que se han realizado pocas investigaciones a largo plazo sobre el tamaño de la población de polillas de Bogong.

Son una parte importante de la dieta de la vida silvestre local, incluida la zarigüeya pigmea de las montañas, ya considerada una especie amenazada.

¿SON LOS ABORÍGENES AUSTRALIANOS LA SOCIEDAD CONTINUA MÁS ANTIGUA DE LA TIERRA?

El estudio genético más detallado de los aborígenes australianos, publicado en 2016, confirmó que el grupo es la civilización continua más antigua del planeta.

La civilización se remonta a más de 50.000 años, según el artículo, que se publicó junto con otros dos en Nature.

La investigación dirigida por un equipo internacional afirma que hace unos 72.000 años, un grupo de migrantes comenzó el viaje fuera de África que finalmente moldearía el futuro de la humanidad.

Los investigadores encontraron que la & # 8216 abrumadora mayoría & # 8217 de las poblaciones no africanas proviene de una única migración desde África hace 72.000 años.

Junto con esto, encontraron evidencia de que los aborígenes australianos descienden directamente de las primeras personas que habitaron Australia.

Y el ADN reveló rastros de ADN que sugieren que los humanos modernos se cruzaron con una especie humana temprana que aún no se ha caracterizado a medida que migraron a través de Asia.

Los investigadores también dicen que parece haber una misteriosa dispersión que ocurrió en Australia hace aproximadamente 4.000 años.

Si bien estos migrantes dieron forma al discurso y al pensamiento, experimentaron una desaparición & # 8216 como un fantasma & # 8217.


Comienza el asentamiento británico en Australia

El 26 de enero de 1788, el capitán Arthur Phillip guía una flota de 11 barcos británicos que transportan convictos a la colonia de Nueva Gales del Sur, fundando efectivamente Australia. Después de superar un período de dificultades, la incipiente colonia comenzó a celebrar el aniversario de esta fecha con gran fanfarria y finalmente se conmemoró como el Día de Australia. continente y aposs Los pueblos indígenas fueron gradualmente desposeídos de su tierra a medida que la colonización blanca se extendía por todo el continente.

Australia, una vez conocida como Nueva Gales del Sur, se planeó originalmente como una colonia penal. En octubre de 1786, el gobierno británico nombró a Arthur Phillip capitán del HMS Sirius y le encargó que estableciera allí un campo de trabajo agrícola para los convictos británicos. Con poca idea de lo que podía esperar de la misteriosa y lejana tierra, Phillip tuvo grandes dificultades para reunir la flota que iba a hacer el viaje. Sus solicitudes de agricultores más experimentados para ayudar a la colonia penal fueron denegadas repetidamente, y estaba mal financiado y equipado. No obstante, acompañado por un pequeño contingente de infantes de marina y otros oficiales, Phillip dirigió a su grupo de 1,000 hombres, de los cuales más de 700 eran convictos, por África hasta el lado este de Australia. En total, el viaje duró ocho meses y se cobraron la muerte de unos 30 hombres.

Los primeros años de asentamiento fueron casi desastrosos. Maldecido por la tierra pobre, un clima desconocido y trabajadores que ignoraban la agricultura, Phillip tuvo grandes dificultades para mantener con vida a los hombres. La colonia estuvo al borde de la inanición durante varios años, y los marines enviados para mantener el orden no estaban a la altura. Phillip, quien demostró ser un líder duro pero justo, perseveró al nombrar convictos para puestos de responsabilidad y supervisión. Las flagelaciones y los ahorcamientos eran un lugar común, pero también lo era el igualitarismo. Como dijo Phillip antes de salir de Inglaterra: & # x201C En un nuevo país no habrá esclavitud y, por tanto, no habrá esclavos. & # X201D


Charla: polilla de la harina de la India

Hola, cambié la estructura de algunas oraciones en la sección principal. Corregí las citas para que aparecieran después del período. Cambié la sistemática del título por la más convencional en Wikipedia, taxonomía. Rompí párrafos grandes en la sección de descripción. Agregué algo de terminología a los cambios en la sección de fecundidad sobre receptores olfativos. También agregué información sobre canibalismo de hermanos y selección de parentesco. Interesantes secciones sobre parásitos e inmunidad. Recomendaría expandir la sección de plomo y aclarar la sección sobre competencia de sitios de pupa y alimentos. Felderp (charla) 03:26, 6 de octubre de 2017 (UTC)

Hola a todos, Pasé un tiempo revisando las ediciones anteriores y creo que este artículo ahora es digno de Buen estado de artículo. Todo está detallado y hay muchas secciones que cubren todo tipo de temas sobre la polilla. La credibilidad de las fuentes también es fuerte. ¡Buen trabajo! Iginsberg (charla) 03:58, 4 de octubre de 2017 (UTC)

Hola, entusiastas de la polilla de la harina de la India:

Acabo de agregar 18 secciones diferentes al artículo. Siéntase libre de revisarlos y hacer modificaciones. ¡Con suerte, podemos hacer que este artículo mejore en estado juntos! - Comentario anterior sin firmar agregado por Vkrishnan2 (charla • contribuciones) 20:02, 3 de octubre de 2017 (UTC)

Vkrishnan2, ¡gran trabajo en este artículo! Solo tengo un par de pequeñas sugerencias: en la descripción general, mencionas que la polilla de la harina india a menudo se confunde con la polilla de la almendra sin una explicación de por qué; esta podría ser una adición interesante. También hizo un buen trabajo incorporando subsecciones para mejorar la estructura del artículo. En la sección Historial de vida, puede agregar una subsección de Pupación para que la sección sea más completa y reasignar parte de la información sobre la pupación que incluye en la edad adulta. ¡Gracias! Hanna peterman (charla) 00:43, 5 de octubre de 2017 (UTC)

Hola Alexfree. Subí otra foto. Es más claro y muestra las principales características. Espero que no te importe. )

¿Dónde consigo las pequeñas trampas para la polilla de la harina de la India?

Compré la trampa de la polilla de la comida en eBay. Las trampas funcionan bien para saber de dónde vienen, pero no son efectivas para eliminarlas. - Comentario anterior sin firmar agregado por Julesdesign (charla • contribuciones) 02:54, 6 de agosto de 2012 (UTC)

Lo siento, pero no veo ninguna justificación lingüística para "Indianmeal" como una palabra, simplemente no tiene sentido. Es una "polilla de la harina" "de" la India. Revertí la última edición y sugiero que cambiemos "Indianmeal" a "Indian meal" en todo momento: GRM (charla) 17:29, 16 de julio de 2008 (UTC)

Revertí Grmanners porque las referencias existentes para el artículo usan "Indianmeal" como una palabra. Pero comprobando, no estoy seguro de cuál es la correcta. Ambos parecen utilizarse en fuentes científicas biológicas. Polilla india (Plodia interpunctella), a veces también llamado Polilla de la harina india . "o viceversa.) GRBerry 19:18, 16 de julio de 2008 (UTC) La búsqueda en Google de" polilla de la harina de la India "arroja unos 10.400 resultados, mientras que al hacer lo mismo con la" polilla de la harina de la India "se obtienen 42.700. En consecuencia, esta última gana en la Web sin embargo, me sorprende que el primero se haya puesto en uso, ¡simplemente se ve tan "incorrecto"! - GRM (charla) 18:07, 18 de julio de 2008 (UTC) Una cosa que he encontrado con otros artículos es que los resultados de Google puede variar según el sitio de Google, ya que google.com, google.co.uk y el sitio de Google australiano ofrecen resultados "primarios" diferentes. Esto es algo a tener en cuenta para el futuro. GRBerry 19:35, 19 de julio de 2008 (UTC) Creo que la confusión puede ser el resultado de, o al menos una gran ayuda, la edición de 1997 de Nombres comunes de insectos y otros artrópodos de la ESA. En este libro, la última versión impresa, el nombre común de Plodia interpunctella fue catalogado como "polilla india de la harina". Sin embargo, en algún momento después de la publicación del libro, la versión en línea (ahora la única versión) declaró que "polilla de la harina de la India" fue un error y que el nombre común correcto es "polilla de la harina de la India". Trfasulo 19:47 17 de julio de 2008 (UTC) También es un cambio muy natural, especialmente para un nombre común. La literatura científica (que vinculé anteriormente) usa ambos conjuntos. Definitivamente preferiría confiar en la literatura científica, y aún más en la literatura más autorizada que en artículos menores. Pero no conozco este campo lo suficientemente bien como para saber cuál es la literatura más autorizada. Si ambos están de acuerdo con el nombre correcto a usar, estaré de acuerdo. Sin embargo, no seré el desempate. Así que siéntase libre de preguntar en el proyecto relevante o WP: 3O para obtener otra opinión. GRBerry 19:35, 19 de julio de 2008 (UTC) El debate comenzó en Wikipedia_talk: WikiProject_Lepidoptera # Indian_meal_moth — GRM (talk) 18:05, 20 de julio de 2008 (UTC) Tiendo a apoyar las tres palabras status quo título aunque http://www.pestworld.org/For-Consumers/Pest-Guide/Pest/Indian-Meal-Moths sugiere la etimología de comida india en lugar de Plodia de pie para la polilla de la harina. Pero unir indio con comida sin guión es un estilo americano que funciona bien en algunas combinaciones, pero suena bastante extraño con las consonantes sucesivas "nm". Shyamal (charla) 18:41, 20 de julio de 2008 (UTC) Prefiero el nombre de tres palabras a menos que alguien pueda demostrar que el nombre se refiere a una polilla de la India / relacionada con los indios o que hay algo llamado harina de la India que come esta polilla. AshLin (charla) 06:24, 21 de julio de 2008 (UTC) Según mi experiencia, las personas de la industria del control de plagas (con varias excepciones notables), pero no los entomólogos con experiencia en la escuela de posgrado, tienden a ser libres cuando se trata de escritura / ortografía de nombres comunes. El sitio de la Asociación Nacional de Manejo de Plagas (NPMA) citado anteriormente enumera esta especie como "polillas indias de la harina", "polillas indias de la harina" y "polillas indias de la harina" en la misma página. La última versión del Mallis Handbook of Pest Control lo enumera como "Indian Meal Moth" (tres palabras, todas comenzando con letras mayúsculas), las letras mayúsculas también se utilizan comúnmente por el personal / editores de la industria del control de plagas para la mayoría de los insectos, a menudo incluso en la mitad de las oraciones. La NPMA Field Guide to Structural Plats por Eric Smith y Richard Whitman (ambos entomólogos muy respetados) lo enumera como "polilla de la harina de la India" con esta información: ". Dado su nombre común por un entomólogo estadounidense temprano (Asa Fitch) que lo encontró alimentándose de harina de maíz (comida india) ". La mayoría de las personas que editan / escriben publicaciones de la industria del control de plagas en línea o en papel ni siquiera tienen un B.S. en entomología. No digo esto para mostrar que no son profesionales en su profesión, sino para mostrar que muchos no están educados en los detalles más finos de los nombres científicos y comunes como lo son los entomólogos profesionales. 72.148.79.221 (Trfasulo) 01:37, 26 de julio de 2008 (UTC) Puede encontrar las discusiones sobre estos temas en el mundo de las aves de interés http://www.worldbirdnames.org/rules-compound.html http: // www .museum.lsu.edu /

Explicación del nombre y movimiento de página Editar

El nombre común de este insecto fue acuñado por Asa Fitch (1809-1879), un entomólogo del estado de Nueva York. En su libro Primer y segundo informes sobre los insectos nocivos, benéficos y de otro tipo del estado de Nueva York (1856), describe una especie de polilla que se alimenta de "harina india" (lo que ahora llamamos harina de maíz). Se refiere a esta especie como la "polilla de la harina de la India" o "la polilla de la harina de la India" (que refleja la ortografía contemporánea de la harina de maíz). El nombre común no tiene nada que ver con India. Dado que el término "comida india" (o comida india / comida india) ya no se utiliza, este nombre es confuso. Creo que el cambio a la ortografía "Indianmeal" fue un intento de rectificar esta confusión sin hacer el cambio más radical a "Cornmeal moth". Me gustaría trasladar este artículo a "Polilla de la harina de la India" por las siguientes razones:

  1. A pesar de las afirmaciones anteriores en esta discusión, obtengo resultados aproximadamente iguales para las dos ortografías en Google (44,000-51,00 para "polilla de la harina de la India" y 48,500-48,800 para la "polilla de la harina de la India"), por lo que ninguna ortografía parece ser significativamente más popular. en el presente.
  2. La NPCA y la mayoría de las publicaciones entomológicas profesionales parecen tender hacia la "harina india" en estos días.
  3. La ortografía "Indianmeal" es menos confusa ya que no implica que la polilla sea de la India, y está más cerca de la ortografía moderna de harina de maíz por la que fue nombrada.
  4. El texto del artículo utiliza actualmente "Indianmeal", por lo que el título del artículo debe ser coherente.
  • No estoy del todo convencido con este movimiento. Lingüísticamente, si la polilla se alimenta de "comida india", entonces escribo con guión la forma adjetiva "polilla de comida india", pero esto claramente no va a satisfacer la búsqueda de Google. Desde el lado de Wikipedia, pensé que se suponía que los movimientos sugeridos generarían un apoyo significativo o al menos una apatía general antes de seguir adelante. Éste no hizo ninguna de las dos cosas. Sin embargo, no voy a iniciar una guerra de nombres revirtiendo este cambio. —GRM (conversación) 12:40, 5 de febrero de 2009 (UTC)
  • Lo siento, tal vez salté el arma en movimiento. Simplemente no me gustó que el título y el texto del artículo entraran en conflicto. Ciertamente estoy abierto a un mayor debate al respecto. Por cierto, he incluido ambas grafías en la oración de introducción ahora y agregué una sección sobre la etimología del nombre. (También agregué una nueva imagen al cuadro de información e hice una limpieza general del artículo). Kaldari (charla) 20:41, 5 de febrero de 2009 (UTC)

Acabo de leer el informe de WP sobre la preocupación de que los editores activos no estén aumentando y me pregunto por qué. Luego cambié a mi página Talk y vi un mensaje sobre la polilla de la harina de la India de hace mucho tiempo. Hice clic en él para ver qué estaba pasando con la página y vi que la página todavía refleja la opinión de muchos de que "polilla de la harina de la India" debería ser "polilla de la harina de la India" o "polilla de la harina de la India". Francamente, estoy desconcertado. ¿Por qué deberían sugerirse estos dos últimos nombres como posibles alternativas o incluso como el nombre principal, cuando, como mencioné anteriormente hace varios años, el Comité de Nombres Comunes de Insectos y Otros Artrópodos de la Sociedad Entomológica de América ha determinado el nombre correcto y oficialmente reconocido para esta especie es la "polilla de la harina de la India". Esta es una especie originalmente estadounidense que se describió por primera vez en los Estados Unidos, no en la India. Dado que este comité científico es el que está autorizado para determinar el nombre común, al menos de este lado del Atlántico, ¿de dónde sacan otros la idea de que pueden discutirlo? Esta es la actitud que me llevó a dejar de hacer ediciones significativas en WP. He tenido este problema con otras páginas (entomología, historia, etc.) y me pregunto por qué debería molestarme con WP. Solo como otro ejemplo, edité una página sobre una unidad del Cuerpo de Marines de EE. UU. Con la que tenía experiencia, ya que en realidad serví. Mencioné este hecho en la página de discusión, así como el hecho de que era un U.S.M.C. oficial por 12 años. Pero luego mi edición fue revertida por alguien que dice que sabe más. Al revisar la página de esa persona, encuentro que la razón por la que sabe mejor que yo es porque es un estudiante en la escuela de periodismo. Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba perdiendo el tiempo editando mucho en WP. Thomas R. Fasulo (charla) 00:41, 14 de mayo de 2011 (UTC)

@Trfasulo: El problema realmente es que los entomólogos no interactúan con el público en general. Está bastante claro que la polilla de la harina de la India es la forma mayoritaria en Google Scholar, aunque veo que la versión con guiones también aparece en el antiguo USDA y otros textos entomológicos. Parece que el artículo se movió en contra de los resultados de esta discusión. Lo he movido de nuevo a donde User: Kaldari lo había colocado en 2009. Lo que esto requiere no es el desgaste de los entomólogos, sino una mayor participación de un mayor número de ellos. Shyamal (charla) 03:13, 9 de abril de 2018 (UTC)

Dudo mucho que una simple trampa pegajosa sin algún tipo de señuelo funcione. No se cita, por lo que debe serlo o deberíamos deshacernos de esta declaración. Además, ¿qué pasa con las hojas de laurel? No he encontrado ninguna gran fuente que apoye esto.MATThematical (charla) 04:35, 14 de septiembre de 2009 (UTC)

Según mi experiencia, el papel pegajoso sin señuelo no sirve para las polillas de la harina de la India. La declaración debe ser eliminada TL36 (conversación) 05:27, 25 de octubre de 2010 (UTC)

Tuve una infestación con la polilla india de la harina y las polillas beige de la ropa. Las larvas habitaban la almohadilla debajo de mi sofá y mi cama, ropa, toallas, pantuflas y más. Las polillas de la ropa y las polillas de la harina de la India no son solo similares a alimentarse de granos.

Encuentro estas especies en todas partes en los centros comerciales y el gimnasio. La gente suele llevarlos a casa con la compra. No me sorprende cuando escucho o veo una casa con una plaga de polillas.

  1. Use trampas para polillas con feromonas (que se encuentran en línea) para localizar el área de mayor concentración de la polilla
  2. Una vez que se encuentra el área de mayor concentración, aísle la habitación para que no puedan infestar otras habitaciones.
  3. Suponga que las larvas de la polilla están por todas partes en esa habitación. Lave los zócalos, aspire, limpie el piso con vapor, limpie las grietas en el piso de madera y revise el sofá (reposabrazos, parte trasera, grietas) en busca de capullos de polilla.

Posiblemente retire la almohadilla debajo de la cama y el sofá, ya que tienden a alimentarse del contenido aquí. El repelente de insectos puede funcionar en algunas áreas de difícil acceso.

Para matar las larvas, coloque los textiles y la ropa en la secadora durante 30 minutos. Si no puede poner los textiles en la secadora, coloque la ropa o la ropa de cama en una bolsa de plástico y en el congelador durante aproximadamente seis horas +/-. These time periods are a subjective matter of opinion.

    1. Larvae gestations comes in waves subject to food availability and room temperature. Maintain the "lock down" mode for at least 10 days from the last moth sighting.
    2. I have found that Cedar and Lavender oil and scented bags have no effect to dissuade moths.
    3. The more meticulous your are with the sterilization process, the less likely moth larvae's will be overlooked to re-infest an area
    4. Keep food items that are prone to infestation in durable sealed bags or plastic containers.
    5. Moths are often located near the area they gestated from larvae to moth. Use this notion to locate the source area of infestation
    6. Clothing moths are especially drawn to the washroom for the humidity
    7. The moth traps work well to locate their source. I have found that they have limited effect on eliminating the problem.

    I was an entomologist at major university for over 33 years, and retired almost 9 years ago. Plus, I was one of the early editors of this page, and just checked back after doing some other editing of another page. I am the senior author of the UF Indianmeal moth publication listed in External links. Someone else has listed bears, dogs and cats as predators of this insect. As a result of all my experience with insect management, I find this astounding. Unless, they can cite a source for this, those animals should be deleted from "Predators." Thomas R. Fasulo (talk) 03:05, 10 February 2021 (UTC)

    Recently I had an infestation of these in my cabinet. They were only in the brown rice (sealed package) but not the white rice (unsealed package) so I'm guessing they home in on the nutrients of the brown rice. — Preceding unsigned comment added by 66.215.15.219 (talk) 08:17, 8 November 2011 (UTC)

    I don't see this information out there, but from what I have discovered, the caterpillars are attracted to eating dried red chiles (they will even eat through plastic bags to get to it), but die after eating them. — Preceding unsigned comment added by 98.236.31.128 (talk) 16:20, 28 April 2012 (UTC)

    "Moths can be deterred from the area by using essential oils and natural pantry moth spray."

    This assertion is made with zero supporting evidence. And whoever inserted this line didn't even bother to list what oils or ingredients they are talking about. Surely, in the absence of evidence, this sentence is ripe for deletion. — Preceding unsigned comment added by 58.111.93.232 (talk) 14:52, 10 January 2015 (UTC)

    Please add photos of the instars.-71.174.177.113 (talk) 13:42, 19 June 2015 (UTC)

    I have just modified one external link on Indian mealmoth. Please take a moment to review my edit. If you have any questions, or need the bot to ignore the links, or the page altogether, please visit this simple FaQ for additional information. I made the following changes:

    When you have finished reviewing my changes, please set the comprobado parameter below to cierto o failed to let others know (documentation at <> ).

    As of February 2018, "External links modified" talk page sections are no longer generated or monitored by InternetArchiveBot . No special action is required regarding these talk page notices, other than regular verification using the archive tool instructions below. Editors have permission to delete these "External links modified" talk page sections if they want to de-clutter talk pages, but see the RfC before doing mass systematic removals. This message is updated dynamically through the template <> (last update: 15 July 2018).

    • If you have discovered URLs which were erroneously considered dead by the bot, you can report them with this tool.
    • If you found an error with any archives or the URLs themselves, you can fix them with this tool.

    Just a note that on Wikipedia the standard way of writing section headings is in sentence case. That is, the first word is capitalized and subsequent words are not capitalized unless they include a proper noun. That's explained at MOS:HEADINGS in our Manual of Style. Also ending punctuation generally comes before the reference as explained at WP:CITEFOOT. Thanks, SchreiberBike | ⌨ 20:58, 2 October 2017 (UTC)

    ¡Hola! I am editing this page for a Behavioral Ecology course. Overall, this article is very clearly written and holds a lot of interesting information, and I made only minor general edits (grammar, sentence structure, etc.) throughout the page. My one suggestion would be to add more to the "Male pheromones" section, if possible. Nice work! LucasKat (talk) 03:34, 30 November 2017 (UTC)

    This article is really well done. The only thing I can think of is to maybe change the order of the first few sections. I'm used to seeing Description first, and I think you might also want Taxonomy to come before you go into Distribution. Just a thought, do whatever makes more sense to you! Mnoronha456 (talk) 05:21, 30 November 2017 (UTC)

    Crítico: Cwmhiraeth (talk · contribs) 09:49, 11 January 2018 (UTC)


    I propose to review this, and will study it in detail shortly. Cwmhiraeth (talk) 09:49, 11 January 2018 (UTC)

    First reading Edit

    I have read through the article which is in general well-written. Here are a few points for starters:


    2,000-year-old moth first evidence humans used tools to eat bugs

    • An ancient grindstone with remains of a Bogong moth was found in a cave in the Australian Alps
    • Aboriginal groups would harvest the moths by scraping them off cave walls
    • High in fat and protein, they would be roasted on a fire or mashed into a ‘cake’
    • The moth festival ended shortly after colonists arrived in the 1800s

    Scientists in Australia have uncovered the first archaeological evidence of insects being used as a food source by ancient Australian Aboriginal groups.

    Particles on a grindstone discovered in the foothills of the Australian Alps were determined to be from a Bogong moth, which migrates to the area every summer.

    The tool, small to be carried around by its owner, is estimated to be about 2,000 years old.

    The discovery is the earliest evidence of insect food on a stone artifact anywhere on Earth, and offers a rare insight into the food culture of ancient Aboriginal people in Australia.

    A grindstone discovered in a cave in Southeastern Australia is the first archaeological evidence that ancient Aboriginal groups harvested Bogong moths as far back as 2,000 years ago

    According to oral tradition, for a millennia native Australians climbed the Alps to gather bogong moths, which migrate to the region each summer.

    They would use sticks to scrape the insects, then in their dormant phase, off cave walls into their nets and plates.

    The harvest was something of a festival, with members of different clans reconnecting and feasting together.

    High in fat and protein, the months make for a great food source but there was little evidence of this harvest dating further back than the early 19th century.

    According to oral tradition, native Australians climbed the mountains to harvest Bogong moths from cave walls. They would use sticks to scrape the insects, then in their dormant phase, into their nets

    In 2019 researchers from Monash University uncovered a small grindstone during an excavation of Cloggs Cave, a rockshelter located in the foothills of eastern Victoria’s Australian Alps.

    Analysis of the tool, estimated to be 2,000 years old, revealed damaged and partly carbonized Bogong moth wings, collagen and other structures.

    Microscopic analysis of the grindstone revealed Bogong moth collagen, damaged and partly carbonized wings and other structures. The moths were sometimes cooked on an open fire and eaten immediately, or ground into a ‘moth cake’ that could be preserved

    Not only was it confirmation of the moth harvest, it’s the earliest example of insect food on a stone artifact anywhere on earth.

    Located in southeastern Australia on lands belonging to the Krauatungalung clan of the Gunaikurnai peoples, Cloggs Cave is a fertile repository of Aboriginal artifacts.

    The cave was first excavated in the 1970s, with evidence suggesting it was probably first occupied around 17,000 years ago as a seasonal hunting shelter.

    The artifact was discovered in Cloggs Cave, a rockshelter in the foothills of the Australian Alps that was first inhabited by Aboriginal groups some 17,000 years ago

    Every summer, Bogong moths migrate hundreds of miles from southern Queensland, western New South Wales and other areas to the mountain caves of southeast Australia

    The moths were prepared a number of different ways, including being cooked on an open fire and gobbled up.

    They could also be ground into a cake that could be smoked and preserved for later.

    British settlers in the 1830s wrote about Aboriginal groups harvesting the moths, and clans in the area have oral histories of their ancestors eating them.

    But there was never any archaeological evidence the practice was an ancient tradition and, within a few decades of colonization, the harvest tradition was abandoned.

    ‘A lack of archaeological studies of insect food remains has resulted in a downplay or omission of the use of insects from archaeological narratives and deep-time community histories,’ said archaeologist Bruno David of the Monash Indigenous Studies Center.

    ‘Food is an expression of culture: think of snails and frogs’ legs and we think of French culture, we associate spaghetti with Italy,’ added David, lead author of a study published in the journal Scientific Reports.

    Archaeologists at Cloggs Cave, first excavated in the 1970s. Though Bogong moths once blanketed caves like this one, their numbers have plummeted in recent years

    ‘The absence of an iconic Aboriginal food from the archaeological record is tantamount to the silencing of Aboriginal food cultures. Now we have a new way of bringing it back into the story.’

    The insect remains were between 1,600 and 2,100 years old, indicating Bogong moths have been harvested by up to 65 generations of Aboriginal families.

    Russell Mullett, a GunaiKurnai elder, said the discovery confirms a severed cultural history.

    ‘Historical records are witness to our people going to the mountains for the Bogong moths but this project tells us that it also happened in the deeper past,’ Mullett said.

    ‘Because our people no longer travel to the mountains for Bogong moth festivals, the oral histories aren’t shared anymore, it’s a lost tradition.’

    In the 20th century, Indigenous Australians revived the harvest tradition, creating what became the Mungabareena Ngan-Girra Festival or Bogong Moth Festival.

    The insects are said to have a nutty flavor, similar to almonds or peanut butter, and are often enjoyed as barbecue.

    ‘The world has become a different place, but for 2,000 years this grindstone has been sitting idle with a story to tell,’ Mullett said.

    ‘A single artifact has sparked the rebirth of knowledge that helps to tell the story of the GunaiKurnai people.’

    But the discovery comes as the Bogong moth population is plummeting.

    In summers past, billions of the bugs have taken refuge in the areas but, for the past half-decade, some caves haven’t had a single flutter.

    In years past, billions of Bogong moths have taken refuge in the Australian Alps but, for the past half-decade, some caves haven’t had a single flutter

    ‘We’re talking about caves that normally would have tens of millions of moths in each, easily,’ Swedish entomologist Eric Warrant told the Australian Broadcasting gCompany in 2019.

    Bogong moths used to migrate to places like Mount Kosciuszko from breeding grounds more than a thousand miles aways, but droughts have decimated their numbers in recent years, Warrant said.

    ‘Normally there is at least enough rain for the vegetation to be able to grow sufficiently to feed the caterpillars, but that hasn’t been the case this year or last year,’ he said.

    ‘It’s a reflection of climate change and the way things are in the world at the moment. It’s confronting to see this to be honest.’

    It’s not clear how serious the problem, is as little long-term research has been done on the size of the Bogong moth population.

    They are a major part of the diet of local wildlife, including the mountain pygmy possum, already considered a threatened species.

    ARE ABORIGINAL AUSTRALIANS THE OLDEST CONTINUOUS SOCIETY ON EARTH?

    The most detailed genetic study of Aboriginal Australians, published in 2016, confirmed that the group is the oldest continuous civilization on the planet.

    The civilization dates back more than 50,000 years, according to the paper, which was published alongside two others in Nature.

    The research led by an international team claims that around 72,000 years ago, a group of migrants began the journey out of Africa that would ultimately shape the future of humanity.

    The researchers found that the ‘overwhelming majority’ of non-African populations stem from a single migration from Africa 72,000 years ago.

    Along with this, they found evidence that Aboriginal Australians are descended directly from the first people to inhabit Australia.

    And, the DNA revealed traces of DNA which suggest modern humans interbred with an early human species that has not yet been characterized as they migrated through Asia.

    The researchers also say there appears to be a mysterious dispersal that occurred in Australia roughly 4,000 years ago.

    While these migrants shaped speech and thought, they experienced a ‘ghost-like’ disappearance.


    Later explorations

    Cook’s voyages led to settlement but did not complete the exploration of the Australian coasts. Marion Dufresne of France skirted Tasmania in 1772, seeing more than had Tasman. The count de La Pérouse, another French explorer, made no actual discoveries in Australia but visited Botany Bay early in 1788. In 1791 the British navigator George Vancouver traversed and described the southern shores discovered by Pieter Nuyts years before. The French explorer Joseph-Antoine Raymond de Bruni, chevalier d’Entrecasteaux, also did significant work, especially in southern Tasmania.

    Two Britons— George Bass, a naval surgeon, and Matthew Flinders, a naval officer—were the most famous postsettlement explorers. Together they entered some harbours on the coast near Botany Bay in 1795 and 1796. Bass ventured farther south in 1797–98, pushing around Cape Everard to Western Port. Flinders was in that region early in 1798, charting the Furneaux Islands. Late that year Flinders and Bass circumnavigated Tasmania in the Norfolk, establishing that it was an island and making further discoveries. Several other navigators, including merchantmen, filled out knowledge of the Bass Strait area most notable was the discovery of Port Phillip in 1802.

    Meanwhile Flinders had returned home and in 1801 was appointed to command an expedition that would circumnavigate Australia and virtually complete the charting of the continent. Over the next three years Flinders proved equal to this task. Above all, he left no doubt that the Australian continent was a single landmass. Appropriately, Flinders urged that the name Australia replace New Holland, and this change received official backing from 1817.

    France sponsored an expedition, similar in intent to Flinders’s, at the same time. Under Nicolas Baudin, it gave French names to many features (including “Terre Napoléon” for the southern coast) and gathered much information but did little new exploration. It was on the northern coast, from Arnhem Land to Cape York Peninsula, that more exploration was needed. Two Admiralty expeditions—under Phillip Parker King (1817–22) and John Clements Wickham (1838–39)—filled this gap.


    A rich food source

    The moths migrate in their billions from southern Queensland each year, through to New South Wales and eventually land in Victoria's alpine country to keep cool during the summer.

    Gunaikurnai people would travel to the high country to feast on the moths, taking advantage of their large numbers and high fat content which provided a rich food source when other animal food supplies were down.

    Different methods were used to create meals out of the moths, including cooking them in a fire or grinding them into cakes or paste, which could then be smoked and preserved for weeks.

    "For 2,000 years this grindstone has been sitting idle with a story to tell and a single artefact has sparked the rebirth of knowledge to help tell the stories of my people," Mr Mullett said.

    "It's critical for First Nations input into these projects because these remains are our properties, so we should make the decisions about how they're managed, who has access to them and what happens with them."


    University of Tasmania

    Account holders will now be able to login using their University of Tasmania credentials.
    If you have trouble logging in please email us on so we can assist you.

    Public users can still access the records in this repository as normal

    • Repository Home
    • Library Home
    • Buscar
    • Sobre
    • Estadísticas
    • Navegar
      • Browse by Year
      • Browse by Author
      • Browse by Collections
      • Browse by Theses
      • Browse by Types
      • Browse by Latest Additions

      Aboriginal populations used Bogong moths as a food source 2,000 years ago, researchers find

      Researchers found food remains of Bogong moths on a stone tool in a cave in the foothills of the Australian Alps in Victoria. Image on the left is by Ajay Narendra and the Bogong moth-covered wall is by Eric Warrant.

      The first conclusive archaeological evidence of insects as a food source in Australia has been discovered by a group of archaeologists and traditional land owners.

      Led by Monash University and the Gunaikurnai Land and Waters Aboriginal Corporation (GLaWAC), the researchers found food remains of Bogong moths on a stone tool in a cave in the foothills of the Australian Alps in Victoria.

      The microscopic remains were found on a small, portable grindstone that would have been carried around by its owners during travels.

      The group can also lay claim to discovering the first conclusive archaeological evidence of insect food remains on stone artefacts anywhere in the world.

      The findings provide insights into the antiquity of important Aboriginal dietary practices that have until now remained archaeologically invisible.

      Published in the journal Scientific Reports, the group&rsquos paper, 2000 Year‑old Bogong moth (Agrotis infusa) Aboriginal food remains, Australia, outlines how they found microscopic remains of ground and cooked Bogong moths on a recently excavated grindstone from Cloggs Cave, in the southern foothills of the Australian Alps.

      Cloggs Cave is located 72m above sea level in the lands of the Krauatungalung clan of the GunaiKurnai Aboriginal peoples of southeastern Australia.

      The moths were considered by Aboriginal populations from multiple clans and language groups to provide an ample food source due to their large numbers and high fat content.

      An array of different methods were used to create meals from the moths, from cooking them in a fire or grinding them into cakes or a paste which could then be smoked and preserved for weeks.

      Early settler writings from the 1830s-1850s reported congregations of Aboriginal groups took advantage of the annual migration of the moths in and near the Australian Alps.

      While many Aboriginal groups from SE Australia have oral histories of their ancestors eating Bogong moths, no reliable archaeological evidence of Bogong moth exploitation or processing has ever been discovered, signalling a major gap in the archaeological history of Aboriginal groups, researchers said.

      &ldquoA lack of archaeological studies of insect food remains has resulted in a downplay or omission of the use of insects from archaeological narratives and deep-time community histories,&rdquo said coordinating archaeologist and Monash University&rsquos Professor Bruno David of the Monash Indigenous Studies Centre.

      &ldquoFood is an expression of culture: think of snails and frogs&rsquo legs and we think of French culture, we associate spaghetti with Italy. The absence of an iconic Aboriginal food from the archaeological record is tantamount to the silencing of Aboriginal food cultures. Now we have a new way of bringing it back into the story.&rdquo

      The group excavated a small grindstone in 2019 and independent archaeologist and pharmacologist Birgitta Stephenson then studied the grindstone under the microscope, finding damaged and partly carbonised Bogong moth wing, collagen and moth structures using adapted biochemical staining protocols.

      The remains were found to be between 1,600 and 2,100 years old.

      The researchers said this indicates Bogong moths would have been harvested, prepared and cooked by up to 65 generations of Aboriginal families.

      The Bogong moths were used for food during their summer feasts, as documented in the 1800s and in current oral traditions and Aboriginal groups coordinated social congregations with the arrival of the Bogong moths during the warmer months.

      &ldquoThe archaeological visibility of Bogong moth remains on stone tools therefore now helps archaeologists better understand how people moved across the landscape in the deeper past,&rdquo said Professor David.

      &ldquoIt&rsquos important to note, however, the cessation of the annual Bogong moth festivals within three decades of colonial intrusion in and surrounding the Australian Alps until their revival in the twentieth century, coupled with what has been until now an inability to recover definitive archaeological traces of Bogong moths, has denied their inclusion in deep-time Aboriginal histories.&rdquo

      Russell Mullett, GunaiKurnai Elder and GLaWAC Registered Aboriginal Party Manager, said the project reflected a severed cultural history.

      &ldquoHistorical records are witness to our people going to the mountains for the Bogong moths but this project tells us that it also happened in the deeper past,&rdquo he said. &ldquoBecause our people no longer travel to the mountains for Bogong moth festivals, the oral histories aren&rsquot shared anymore, it&rsquos a lost tradition.

      &ldquoThe world has become a different place, but for 2,000 years this grindstone has been sitting idle with a story to tell. A single artefact has sparked the rebirth of knowledge that helps to tell the story of the GunaiKurnai people.&rdquo

      Archaeological excavations were first undertaken in 1971&ndash1972, followed by a new program of excavations in 2019&ndash2020, initiated by GLaWAC and directed by Professor David.


      Ancient discovery set to rewrite Australian history

      Five copper coins and a nearly 70-year-old map with an ‘‘X’’ might lead to a discovery that could rewrite Australia’s history.

      Australian scientist Ian McIntosh, currently Professor of Anthropology at Indiana University in the US, plans an expedition in July that has stirred up the archaeological community.

      The scientist wants to revisit the location where five coins were found in the Northern Territory in 1944 that have proven to be 1000 years old, opening up the possibility that seafarers from distant countries might have landed in Australia much earlier than what is currently believed.

      Back in 1944 during World War II, after Japanese bombers had attacked Darwin two years earlier, the Wessel Islands - an uninhabited group of islands off Australia’s north coast - had become a strategic position to help protect the mainland.

      Australian soldier Maurie Isenberg was stationed on one of the islands to man a radar station and spent his spare time fishing on the idyllic beaches.

      While sitting in the sand with his fishing-rod, he discovered a handful of coins in the sand.

      He didn’t have a clue where they could come from but pocketed them anyway and later placed them in a tin.

      In 1979 he rediscovered his ‘‘treasure’’ and decided to send the coins to a museum to get them identified.

      The coins proved to be 1000 years old.Still not fully realising what treasure he held in his hands, he marked an old colleague’s map with an ‘‘X’’ to remember where he had found them.

      The discovery was apparently forgotten again until anthropologist McIntosh got the ball rolling a few months ago.

      The coins raise many important questions: How did 1000-year-old coins end up on a remote beach on an island off the northern coast of Australia?

      Did explorers from distant lands arrive on Australian shores way before James Cook claimed it for the British throne in 1770?

      We do know already that Captain Cook wasn’t the first white seafarer to step on Australia’s shores.

      In 1606 a Dutch explorer named Willem Janszoon reached the Cape York peninsula in Queensland, closely followed a few years late by another Dutch seafarer Dirk Hartog.

      And the Spaniard Luiz Vaez de Torres discovered the strait between Papua New Guinea and Australia, which was later named Torres Strait in his honour.

      However, none of these explorers recognised that they had discovered the famed southern continent, the ‘‘terra australis incognita’’, which was depicted as a counterweight to the known land masses of the northern hemisphere on many world maps of the day.

      McIntosh and his team of Australian and American historians, archaeologists, geomorphologists and Aboriginal rangers say that the five coins date back to the 900s to 1300s.

      They are African coins from the former Kilwa sultanate, now a World Heritage ruin on an island off Tanzania.

      Kilwa once was a flourishing trade port with links to India in the 13th to 16th century.

      The trade with gold, silver, pearls, perfumes, Arabian stone ware, Persian ceramics and Chinese porcelain made the city one of the most influential towns in East Africa at the time.

      The copper coins were the first coins ever produced in sub-Saharan Africa and according to McIntosh have only twice been found outside Africa: once in Oman and Isenberg’s find in 1944.

      The old coins might not be of monetary value, but for archaeologists they are priceless, says McIntosh.

      Archaeologists have long suspected that there may have been early maritime trading routes that linked East Africa, Arabia, India and the Spice Islands even 1,000 years ago.

      Or the coins could’ve washed ashore after a shipwreck.

      When Isenberg discovered the copper coins he also found four coins that originated from the Dutch East India Company - with one dating back to 1690 raising memories of those early Dutch seafarers that stepped on Australian shores well before Cook.

      McIntosh wants to answer some of these mysteries during his planned expedition to the Wessel Islands in July.

      And it’s not only about revisiting the beach that was marked with an ‘‘X’’ on Isenberg’s map.

      He will also be looking for a secret cave Aboriginal legends talk about.

      This cave is supposed to be close to the beach where Isenberg once found the coins and is said to be filled with doubloons and weaponry of an ancient era.

      Should McIntosh and his team find what they are looking for, the find might not only be priceless treasure, but relics that could rewrite Australian history.


      Ver el vídeo: Cuido mi Despensa