Ragnarok: relato nórdico de una tierra extraña y maravillosa condenada a la destrucción - Parte I

Ragnarok: relato nórdico de una tierra extraña y maravillosa condenada a la destrucción - Parte I

Antes del surgimiento y expansión del cristianismo en el primer milenio de la era común, el paganismo era la religión común de los europeos. Así como no hay una sola fe cristiana, sino muchas denominaciones y sectas, no había un solo conjunto de creencias que uno pudiera identificar como "paganas". Por ejemplo, los griegos, los alemanes y los celtas tenían diferentes mitos que explicaban sus orígenes, y las creencias y prácticas estaban lejos de ser uniformes en estos pueblos de Europa. Entre los más coloridos de estos mitos se encuentra la mitología nórdica, escrita por primera vez en las Eddas durante el período medieval de Islandia.

Los Edda, entre otras cosas, hablan de un gran árbol del mundo llamado Yggdrasil, una tierra llamada Midgard, una gran serpiente que rodea Midgard llamada Jörmungandr, una tierra llamada Asgard que se encuentra sobre Midgard, un "puente arcoíris" llamado Bifröst que conecta Midgard y Asgard, y Ragnarök, el apocalipsis en el que Yggdrasil es destruido al final de un gran ciclo mundial. Ragnarök, a diferencia del "Fin de los tiempos" cristiano, no implica la destrucción completa del mundo y el "fin de la historia". Según el filólogo nórdico antiguo Rudolf Simek y el historiador religioso Mircea Eliade, Ragnarök marca el final de un ciclo cósmico que se repetirá indefinidamente :

“Dado que los relatos de la destrucción del mundo en las fuentes primarias del nórdico antiguo son seguidos inmediatamente por relatos de su recreación, la afirmación de que Ragnarök describe el final de la historia lineal es completamente infundada. Una lectura más sensible de las fuentes primarias hace obvio que lo que describe Ragnarök es un fin cíclico del mundo, después del cual sigue una nueva creación, que a su vez será seguida por otro Ragnarök, y así sucesivamente a lo largo de la eternidad. En otras palabras, la creación y la destrucción son puntos en los extremos opuestos de un círculo, no puntos en los extremos opuestos de una línea recta ".

Yggdrasil, el árbol del mundo. ( CC BY 2.0 )

Metafóricamente, Ragnarök se refiere a la serie de eventos en los que los dioses que gobiernan los Nueve Mundos de Yggdrasil se encuentran con su perdición, pero las Eddas también proporcionan una interpretación más literal de lo que le sucederá a Midgard como consecuencia de Ragnarök:

“Por fin, en la última inversión del proceso original de creación, la tierra devastada se hundió de nuevo en el mar y desapareció bajo las olas. La perfecta oscuridad y el silencio del vacío anticósmico, Ginnungagap, reinó una vez más. Pero esta era de muerte y reposo no duró para siempre. Pronto, la tierra volvió a salir del océano. Baldur regresó del inframundo, y la tierra feliz se volvió más exuberante y fructífera de lo que había sido desde que fue creada la vez anterior ".

  • El Enigma del Gran Lago Salado: La ciencia muestra anomalías: ¿evidencia de una inundación global?
  • La leyenda de la Atlántida: entre ruinas antiguas y el cuento de un filósofo

En uno de mis artículos anteriores, planteé la hipótesis de que el archipiélago de las Indias Occidentales es el remanente de un puente terrestre continuo que, junto con el istmo centroamericano, rodeaba completamente la Cuenca del Caribe, aislándola así del Océano Mundial. Como resultado de este aislamiento, el Mar Caribe se evaporó, dejando atrás una cuenca seca y habitable. También sostuve que el mito de los indios taínos que relata cómo se creó el mar se refería específicamente a la creación del Mar Caribe, en contraposición a la creación de todo el océano o cualquier otro cuerpo de agua.

Reconstrucción de una aldea taína en Cuba. ( CC BY-SA 2.5 )

En este artículo, argumentaré que los escandinavos también conservan el relato de una tierra extraña y maravillosa condenada a la destrucción, una tierra que, tras una inspección más cercana, tiene un parecido sorprendente con precisamente esta cuenca caribeña seca y habitable, si tuviera que haber existido.

Ciclos de creación y destrucción descritos por textos antiguos

Esta destrucción y creación cíclica del mundo descrita por las Eddas se asemeja a los ciclos de desecación e inundación que los científicos creen que ocurrieron en la cuenca mediterránea, que experimentó varios de estos ciclos hace varios millones de años, el último ocurrió hace alrededor de 5.3 millones de años. . La seca cuenca mediterránea, cuando fue inundada por el océano Atlántico, se describe adecuadamente como "hundiéndose de nuevo en el mar y desapareciendo bajo las olas". Del mismo modo, cuando el mar se volvió sin salida al mar una vez más, se habría evaporado, y un espectador que no estuviera bien versado en terminología científica podría haber descrito muy bien que la tierra había sido "levantada del océano", en lugar del mar sin salida al mar. habiéndose evaporado, transformando así lo que antes era lecho marino en tierra seca.

Pero dado que el último ciclo de secado e inundación que experimentó el Mediterráneo supuestamente fue hace 5,3 millones de años, no se debería haber conservado a la humanidad ningún relato del mismo, a menos que el conocimiento científico del hombre antiguo fuera de alguna manera lo suficientemente avanzado como para concebir este proceso cíclico sin haberlo presenciado. de primera mano, un escenario improbable en el mejor de los casos. Por lo tanto, si el ciclo de creación y destrucción que es tan central para la cosmovisión nórdica realmente se refiere al ciclo de secado y reflujo de una cuenca marginal, como he sugerido, esta cuenca debe ser diferente a la del Mediterráneo.

“The Ash Yggdrasil” (1866) de Friedrich Wilhelm Heine.

Sin embargo, incluso si se reconoce que existe una conexión entre la naturaleza cíclica de Ragnarök y la naturaleza cíclica de la desecación y la inundación de una cuenca marginal, todavía no se ha demostrado que la cuenca marginal a la que se hace referencia como Ragnarök sea específicamente la cuenca marginal. Cuenca del Caribe, que es lo que deseo demostrar. Es muy posible que haya otras cuencas y mares marginales que hayan pasado por este mismo ciclo de desecación y inundaciones que los científicos aún no han reconocido.

Por ejemplo, el Océano Ártico, aunque generalmente se clasifica como un océano por derecho propio, ha sido considerado por algunos oceanógrafos como un mar marginal del Océano Atlántico. Establecer que Ragnarök se refiere a la inundación y desecación cíclicas no solo de cualquier cuenca marginal, sino específicamente de la cuenca del Caribe, exige pruebas extraordinarias, ya que es una afirmación muy extraordinaria.

Primero, sugerir que Ragnarök, un mito de procedencia nórdica, se refiere a eventos que tienen lugar en la región del Caribe parece casi absurdo, ya que el mar Caribe y el norte de Europa, la tierra natal de los nórdicos, están separados por un vasto océano. En segundo lugar, hasta ahora solo se ha demostrado que la Cuenca del Caribe experimentó una soltero ciclo de inundación y desecación (en mis otros artículos).

  • Cuando los antiguos maestros gobernaban la tierra: las misteriosas profundidades de la cuenca de Saint Croix
  • Lo que sucedió con la Atlántida: el diluvio del cielo

Sin embargo, es necesario establecer que la Cuenca del Caribe sufrió múltiple ciclos de inundación y desecación para equiparar estos ciclos con Ragnarök, ya que Ragnarök se refiere específicamente a un ciclo que se repite indefinidamente en el tiempo en lugar de una sola ocurrencia.

Conexiones entre el mito nórdico, la cuenca del Caribe y el escenario del fin del mundo

Sorprendentemente, existen numerosas semejanzas entre la mitología nórdica y la geografía de la cuenca del Caribe. En el centro de la cosmología nórdica se encuentra Yggdrasil, el Árbol del Mundo, cuyas ramas y raíces forman los Nueve Mundos. Midgard y Asgard son dos de estos nueve mundos. Se decía que Midgard estaba rodeado por un vasto e intransitable mar en el que habitaba la serpiente Jörmungandr. Esta serpiente fue descrita como "tan enorme que su cuerpo forma un círculo alrededor de Midgard". Al interpretar esta serpiente como una característica geográfica en lugar de como un dispositivo puramente metafórico, tiene un gran parecido con el puente terrestre (cuyos restos son el istmo centroamericano y el arco insular de las Indias Occidentales) que supuse rodeaba la cuenca del Caribe. Así como la Cuenca del Caribe, si hubiera estado seca, debió estar completamente rodeada por este hipotético puente terrestre, los Eddas describen Midgard como completamente rodeada por Jörmungandr.

Thor y la serpiente de Midgard.

Los paralelos entre Midgard y Ragnarök, por un lado, y la Cuenca del Caribe y su cataclísmica inundación no terminan aquí. En el Gylfaginning, la primera parte de la Prosa Edda, la serpiente Jörmungandr se describe no sólo rodeando Midgard, sino también como "agarrando su propia cola con sus colmillos"; además, se afirma que cuando la serpiente suelte la cola, comenzará el Ragnarök. Si esta serpiente que rodea completamente Midgard antes de Ragnarök es de hecho una metáfora de un puente terrestre continuo que rodea la Cuenca del Caribe antes de su inundación, como supuse, entonces la relación de causa y efecto en la que la serpiente suelta su cola hace que Ragnarök ocurra puede Se interpretará literalmente como una brecha que se forma en este continuo puente terrestre provocando la inundación apocalíptica en la que se forma el Mar Caribe.

Si no se especificara la naturaleza precisa de la destrucción desatada por Ragnarök, entonces esta conexión sería bastante endeble, pero las Eddas especifican sin ambigüedades que Ragnarök hace que Midgard se hunda en el mar y desaparezca bajo las olas. En otras palabras, la agencia de destrucción tanto en el Ragnarök como la destrucción que ocurriría en la Cuenca del Caribe si el puente terrestre que lo rodea colapsara, es el agua.

El diluvio.

Así como la formación de una brecha en la "serpiente" que rodea a Midgard señala el inicio de un escenario apocalíptico en el que Midgard se hunde en el mar y desaparece, la formación de una brecha en el hipotético puente terrestre (el colapso de cualquier parte de este puente terrestre hasta debajo del nivel del mar) que rodea la cuenca del Caribe habría provocado que las aguas de los océanos Pacífico o Atlántico, dependiendo de dónde ocurrió el colapso, comenzaran a verterse en esta cuenca en un diluvio de proporciones épicas, lo que provocó que la cuenca se derrumbara. finalmente se desvanecen en el mar. Finalmente, sería poéticamente apropiado describir este puente terrestre continuo que rodea la cuenca del Caribe como una “serpiente gigante”, porque el istmo centroamericano y una masa continental continua de las Indias Occidentales son de hecho serpentinas, sus longitudes son mucho mayores que sus anchuras.

  • La corriente de misterios del norte: Futhark y escuelas de misterios de la era vikinga
  • La historia de la serpiente de Midgard: una caída en picada mitológica

Volcanes debajo de las olas

Ahora demostraré que la Cuenca del Caribe necesariamente debe haber sufrido en el pasado y pasará en el futuro no solo uno, sino múltiples ciclos de desecación e inundaciones. Primero, probaré, usando un argumento probabilístico, por qué no solo es plausible, sino esencialmente inevitable dado el paso de un intervalo de tiempo suficiente, que el arco de islas de las Indias Occidentales se convertirá en una cadena de tierra continua e ininterrumpida que se encuentra completamente sobre el mar. nivel, lo que hace que el Mar Caribe se aísle del Océano Atlántico y se evapore.

Como se puede ver en el mapa a continuación, el arco de islas de las Indias Occidentales está salpicado por numerosos volcanes a lo largo de toda su longitud. Muchos de estos volcanes están activos o inactivos, lo que significa que no han entrado en erupción recientemente, pero se espera que lo hagan en el futuro. Pero este mapa, que solo muestra los volcanes que están situados en islas que ya están sobre el nivel del mar, no representa completamente la actividad volcánica que ocurre a lo largo de la cadena de islas, y omite específicamente los volcanes submarinos ubicados entre las islas individuales que componen el arco de la isla.

Uno de esos volcanes, descubierto en 1939, se llama "Kick 'em Jenny" y se encuentra entre las islas de Granada y Carriacou. Su cono se eleva casi 5,000 pies (1524 metros) sobre el lecho marino y se encuentra a menos de 600 pies (183 metros) bajo el agua. Según el Dr. George Pararas-Caryannis, un distinguido científico marino, Kick 'em Jenny está aumentando a una tasa promedio de 12 pies (3.6 metros) por año, y se espera que llegue a la superficie y se convierta en una isla en algún momento de este siglo. Además, hay un volcán submarino ubicado en el canal entre Les Saintes y Basse-Terre (el nombre de la mitad occidental de la isla Guadalupe).

Mapa de ubicación del volcán submarino Kick-'em-Jenny.

Estos volcanes submarinos proporcionan una fuerte evidencia de que los volcanes no se encuentran solo en islas que actualmente están sobre el nivel del mar, sino también entre ellas. Además, como se puede ver en el mapa a continuación, los volcanes están presentes en todo el istmo centroamericano. En otras palabras, la actividad volcánica prevalece a lo largo del completo límite de la Placa del Caribe, tanto en las partes que se encuentran actualmente sobre el mar (América Central y las islas de las Indias Occidentales) como en las partes que están actualmente por debajo del mar (los canales entre las islas de las Indias Occidentales) en lugar de estando confinado a las islas que ya están sobre el nivel del mar.

  • La excepcional ciudad submarina de Cuba: una nueva teoría sobre sus orígenes - Parte I
  • Los nueve mundos de la mitología nórdica

Mapa de volcanes del Caribe. ( Islas repetidas )

En el ejemplo de Kick'em Jenny, el Dr. Pararas-Caryannis concluyó que el volcán se elevaría sobre el mar y se convertiría en una isla en algún momento más adelante en este siglo (basado en su tasa actual de aumento). Por supuesto, esta conclusión supone que las erupciones futuras, en promedio, resultarán en un aumento en lugar de una disminución en la altura del volcán.

El último caso, una erupción que reduce la altura de un cono volcánico, no es de ninguna manera un escenario hipotético. Por ejemplo, la altura del monte Pelee (un volcán ubicado en la isla Martinica) se redujo de aproximadamente 5.100 pies (1554 metros) a 4.587 pies (1398 metros) cuando entró en erupción violentamente en 1902, al igual que el monte St. Helens cuando explotó. rematar en 1980. Por supuesto, otras erupciones del monte Pelee deben haber causado que su altura aumentara, como si no hubiera tales erupciones y todos Las erupciones causaron una disminución en la altura, el monte Pelee ni siquiera sería una montaña, sino una depresión gigante, lo que claramente no es el caso.

Esta observación no se limita al monte Pelee, sino que puede generalizarse a todos los volcanes, y especialmente a los estratovolcanes, que son la clase predominante de volcanes que se encuentran a lo largo del borde de la Placa del Caribe: es decir, diferente erupciones del mismo volcán puede resultar en un aumento o una disminución en la altura de ese volcán.

Demostraré que a la larga, todo el límite de la placa del Caribe se elevará sobre el nivel del mar, cerrando así las brechas que ahora existen entre las islas de las Indias Occidentales y resultando en el aislamiento de la Cuenca del Caribe del Océano Atlántico y su eventual evaporación ...

[Lea la PARTE II: Ragnarok: el puente arcoíris que conecta el cielo y la tierra en la cuenca del Caribe]

Brad Yoon es ingeniero de software y escritor. Completó una licenciatura en matemáticas aplicadas y una especialización en antropología en UCLA. Investiga y escribe sobre civilizaciones perdidas y otros misterios antiguos.

--


Ver el vídeo: Historias de Midgard: El fin de los reinos. Ragnarok, La furia de las nornir Partida 3