Descarga en las playas del Día D (principal)

Descarga en las playas del Día D (principal)

Descarga en las playas del Día D (principal)

Una escena de playa concurrida en las playas del Día D, probablemente tomada unos días después del desembarco, momento en el que los barcos más grandes estaban descargando directamente en la playa.

Detalles de la izquierda - Imagen completa - Detalles de la derecha

El compañero del día D, ed. Jane Penrose. Una selección de trece ensayos separados sobre diferentes aspectos de las tierras del Día D, desde la planificación inicial hasta los monumentos conmemorativos de la posguerra; Este es un excelente trabajo que establece el aterrizaje del Día D firmemente en contexto. Un excelente punto de partida para cualquiera que quiera aprender más sobre Operation Overlord, pero su amplia gama de temas significa que es probable que sea de valor para cualquier persona interesada en el tema. [ver más]


Playas del día D en Normandía: un recorrido histórico de la Segunda Guerra Mundial (guía de viaje)

I AMOR viajes que involucran la exploración de grandes eventos históricos. Por ejemplo, soy un fanático de todo lo que está relacionado con las dos guerras mundiales del siglo XX.

Ahora, esto NO es porque sea fanático de las armas, la guerra ni la violencia. ¡Definitivamente no! Simplemente me gusta volver a visitar esta parte del pasado debido a las diversas emociones, historias y perspectivas involucradas. Y, por supuesto, debido a las numerosas lecciones que se pueden aprender de él, una de las cuales es nunca permitir que una Guerra Mundial o cualquier otra guerra vuelva a suceder.

Dado este hecho, ¡puedes imaginar mi emoción extrema cuando mi amigo y yo decidimos visitar Normandía, Francia en 2013 para volver a visitar los monumentos y museos del Día D de la Segunda Guerra Mundial!

Para darle un breve & # 8216 curso de actualización & # 8217 sobre esto, permítanme esbozar algunos hechos que rodean día D - ¡el punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial!

  • Con el objetivo de liberar Francia y ahuyentar a la Alemania nazi, el desembarco de Normandía (nombre en código como & # 8216Operation Neptune & # 8217) era el plan anfibio y naval de enviar tropas de asalto a través del Canal de la Mancha para asegurar un punto de apoyo sólido en las 50 millas de la costa de Normandía.
  • 6 de junio de 1944: Día D o & # 8216Operation Overlord & # 8217 (nombre clave) comenzó y se consideró como la invasión militar y marítima más grande de la historia. Este nombre en clave describe básicamente el plan de batalla general en Normandía desde el desembarco, hasta la construcción en las playas y hasta las etapas de combate.
  • Fue una tarea formidable. No solo fue un día con malas condiciones climáticas, sino que los alemanes también pusieron una serie de obstáculos interconectados en la costa compuestos por minas, trípodes de metal, alambres de púas, pastilleros y más. (El & # 8216Atlantic Wall & # 8217). Sin embargo, las Fuerzas Aliadas avanzaron con un pesado bombardeo aéreo, naval y aerotransportado primero, y luego seguidos por desembarcos anfibios compuestos principalmente por fuerzas estadounidenses, británicas y canadienses en 5 playas separadas del Día D con nombres en clave:
    • Playa de Utah (principalmente estadounidense)
    • Playa de Omaha (principalmente estadounidense)
    • Gold Beach (principalmente británico)
    • Juno Beach (principalmente británico y canadiense)
    • Sword Beach (principalmente británico)

    El Día D fue realmente una hazaña colosal. Para honrar a aquellos que se han atrevido a proteger el futuro que tenemos hoy, decidimos volver a visitar el pasado visitando estas playas del Día D y fue una experiencia realmente interesante que recordaré por siempre.
    .

    [box_title subtitle = & # 8221 & # 8221 subtitle_font_size = & # 822115 & # 8243 font_size = & # 822123 & # 8243 border_color = & # 8221 # ed2665 & # 8243 animation_delay = & # 82210 & # 8243 font_alignment = border & # 8221center = & # 8221 alrededor de & # 8221 animate = & # 8221 & # 8221] PLAYA DE UTAH [/ box_title]

    HITOS CERCANOS:

    • Batterie d’Azeville & # 8211 (Azeville Battery) tiene una docena de casamatas, cuatro fortines con armas pesadas, túneles subterráneos, cuartos subterráneos y almacenes de municiones. Este fue uno de los lugares donde los alemanes mantuvieron sus posiciones defensivas.
    • Museo del rincón del hombre muerto & # 8211 da una idea de la batalla de la 101 División Aerotransportada contra los Diablos Verdes (paracaidistas alemanes).
    • Musée Airborne & # 8211 (Museo Aerotransportado) muestra una amplia colección de artefactos de las Divisiones Aerotransportadas durante el Día D.
    • Musée de la Batteries de Crisberg& # 8211 (Crisbeq Gun Battery Museum) una de las baterías de artillería costera más grandes de Alemania con 21 fortines.
    • Memorial de la Liberte Retrouvee& # 8211 (Museo de la Libertad) vuelve a contar la vida cotidiana de la gente de Grench durante la ocupación de la Alemania nazi & # 8217 hasta la liberación.
    • Musée du Débarquement & # 8211 (Utah Beach Landing Museum) el museo utiliza películas, documentos y modelos para recordar el Día D de una manera única.
    • Sainte-Mère-Église & # 8211 el pueblo más famoso del Día D con hitos notables: paneles en las calles que explican la operación de los paracaidistas estadounidenses, una efigie de paracaídas en la iglesia y más.
      .

    [box_title subtitle = & # 8221 & # 8221 subtitle_font_size = & # 822115 & # 8243 font_size = & # 822123 & # 8243 border_color = & # 8221 # ed2665 & # 8243 animation_delay = & # 82210 & # 8243 font_alignment = border & # 8221center = & # 8221 alrededor de & # 8221 animate = & # 8221 & # 8221] PLAYA OMAHA [/ box_title]

    Esta fue una captura importante para asegurar el puerto de Cherburgo, que se consideró esencial para fortalecer las fuerzas aliadas contra los alemanes. (Seguramente los alemanes conocían la importancia de esta zona y por eso estaba fuertemente fortificada).

    Cuando visitamos la playa de Omaha, vimos personalmente cómo los acantilados demostraron ser una fuerza letal de los alemanes contra los aliados: ¡era muy alto y empinado!

    UNA HISTORIA GRACIOSA: Queríamos probar un camino poco común desde la cima de las colinas para llegar al fondo de la playa, sin embargo, & # 8230 siempre terminamos encontrando callejones sin salida y caídas empinadas. Después de casi una hora de caminata, nos dimos por vencidos y decidimos seguir los caminos pavimentados oficiales. (¡Así que imagina a los aliados tratando de escalar estos acantilados!)

      ★ Cementerio y monumento estadounidense de Normandía & # 8211 Recomiendo visitar este tranquilo lugar conmemorativo de 172,5 acres. Tiene vistas a la playa de Omaha con las tumbas de 9.387 soldados estadounidenses. Como uno de los 14 cementerios militares estadounidenses permanentes de la Segunda Guerra Mundial en suelo extranjero, el gobierno de Francia ha otorgado esta tierra como cementerio perpetuo y permanente (sin cargo ni impuestos) para honrar a los soldados estadounidenses que murieron durante la guerra.

    OTROS HITOS CERCANOS:

    • Monumento de la 1a División de Infantería & # 8211 dedicado a la 1ra División de Infantería de EE. UU. (& # 8220Big Red One & # 8221) que invadió la mitad oriental de Omaha.
    • Museo del Día D en Omaha & # 8211 (Museo del Día D de Omaha) se centra en el desembarco en la playa de Omaha, desde vehículos hasta armas y equipo.
    • Musée Memorial d'Omaha Beach & # 8211 (Omaha Beach Memorial Museum) exhibe una excelente colección de ropa y equipo de guerra, así como testimonios de veteranos.
    • Musée des Rangers - Batterie de Maisy & # 8211 (Rangers Museum) muestra la historia, el equipo y la historia del segundo batallón de Rangers que atacó La Pointe du Hoc. También hay una exhibición al aire libre que muestra el grupo de baterías de artillería que tenían los alemanes.
      .

    .
    [box_title subtitle = & # 8221 & # 8221 subtitle_font_size = & # 822115 & # 8243 font_size = & # 822123 & # 8243 border_color = & # 8221 # ed2665 & # 8243 animation_delay = & # 82210 & # 8243 font_alignment = border & # 8221center = & # 8221 alrededor de & # 8221 animate = & # 8221 & # 8221] PLAYA DE ORO [/ box_title]

      ★ Batterie de Longues en Longues-sur-Mer & # 8211 situado entre las playas del desembarco de Omaha y Gold. Albergaba 4 cañones de la marina de 152 mm con un alcance de 20 km en la actualidad, es la única batería en Normandía que tiene la mayoría de sus cañones pesados ​​originales todavía en su lugar. Visitamos este lugar a última hora de la tarde, así que tenía una sensación muy desconcertante. Mientras caminábamos por el área, hubo momentos en que los aviones pequeños pasaban por encima de nosotros y me dio escalofríos al pensar en cómo se debieron sentir los soldados, sabiendo que en cualquier segundo, podrían estar muertos & # 8230

    OTROS HITOS CERCANOS:

    • ★ Arromanches & # 8211 presenciar el sitio que los aliados necesitaban para traer sus grandes suministros. Han construido pontones de hormigón aquí y 20 de los 115 pontones originales todavía se mantienen en pie hoy para desafiar el mar.
    • Arromanches 360 & # 8211 reproduce la película & # 8220 El precio de la libertad & # 8221 en 9 pantallas en un teatro circular, ya que muestra una película archivada de junio de 1944.
    • Cementerio de guerra de Bayeux & # 8211 el cementerio británico más grande que contiene tumbas de 3.843 soldados británicos.
    • Musée America Gold Beach & # 8211 (American Gold Beach Museum) recuerda el primer vuelo por correo aéreo entre EE. UU. Y Francia, el aterrizaje del Día D y la cabeza de playa británica en Gold Beach.
    • Musée des épaves sous-marines & # 8211 (Underwater Wrecks Museum) exhibe restos y artefactos recuperados después de 25 años de exploración submarina en las playas del Día D
    • Musée du Débarquement & # 8211 (The Landing Museum) cubre la hazaña tecnológica que el ejército británico había logrado en la construcción del puerto artificial en Arromanches.
    • ★ Musée Memorial de la Bataille de Normandie & # 8211 (Museo Conmemorativo de la Batalla de Normandía) muestra una presentación cronológica de los eventos durante el Día D completa con exhibiciones de equipos, armas, armas, artillería grande y más. Se dice que es uno de los mejores museos del Día D.
    • Sitio de Port-en-Bessin & # 8211 tiene un monumento erigido en memoria de los 47 ° Royal Marine Commandoes que murieron durante la liberación de Port-en-Bessin, una de las batallas clave que aseguró la victoria aliada y uno de los asaltos más valientes contra viento y marea abrumadores.
      .

    .
    [box_title subtitle = & # 8221 & # 8221 subtitle_font_size = & # 822115 & # 8243 font_size = & # 822123 & # 8243 border_color = & # 8221 # ed2665 & # 8243 animation_delay = & # 82210 & # 8243 font_alignment = border & # 8221center = & # 8221 alrededor de & # 8221 animate = & # 8221 & # 8221] JUNO BEACH [/ box_title]

    HITOS CERCANOS:

    • Cementerio de guerra canadiense de Beny-sur-Mer & # 8211 contiene tumbas de 2.044 soldados canadienses.
    • Playa de Centre Juno & # 8211 (Juno Beach Center) vuelve a contar el papel de Canadá & # 8217s en las operaciones militares a través de audio, películas y exhibiciones antes de la guerra y en tiempos de guerra.
    • Lugares para ver & # 8230
      • Sitio de Bernieres-sur-Mer & # 8211 tiene los famosos rifles propios de La Maison Queen de Canadá que conmemoran a los hombres de este regimiento.
      • Sitio de Courseulles-sur-Mer & # 8211 tiene un tanque Sherman Duplex Drive (DD) en exhibición y varios monumentos.
      • Sitio de Graye-sur-Mer & # 8211 varios monumentos como el Monumento a la Liberación, el Monumento Inns of Court, y más ...
      • Sitio de Langrune-sur-Mer & # 8211 tiene una placa en memoria de la amistad entre los veteranos del 48 ° Royal Marines Commado y los ciudadanos de la ciudad.
      • Sitio de Saint-Aubin-sur-Mer & # 8211 tiene un marco de cañón de 50 mm preservado y monumentos de piedra.
        .

      .
      [box_title subtitle = & # 8221 & # 8221 subtitle_font_size = & # 822115 & # 8243 font_size = & # 822123 & # 8243 border_color = & # 8221 # ed2665 & # 8243 animation_delay = & # 82210 & # 8243 font_alignment = border & # 8221center = & # 8221 alrededor de & # 8221 animate = & # 8221 & # 8221] SWORD BEACH [/ box_title]

      HITOS CERCANOS:

      • Mémorial Pégasus & # 8211 cubre la notable captura del regimiento de pilotos Pegasus Bridge of Gilder y el sexto aerotransportado británico.
      • Musée de la Batterie de Merville & # 8211 vuelve sobre las operaciones de la sexta aerotransportada británica.
      • Musée Du Mur De L'Atlantique & # 8211 destaca una torre de hormigón de 17 metros de altura del Muro Atlántico que es la única de su tipo que fue restaurada y reequipada a su estado original
      • Musée du Radar & # 8211 (Radar Museum) el sitio de una base de radar fortificada alemana, explica la evolución y el funcionamiento del radar.
      • Musée No4 Commando & # 8211 (N ° 4 Commando Museum) abarca la historia épica de los comandos franco-británicos que jugaron en Sowrd Beach.
      • Cementerio de guerra de Ranville & # 8211 la mayoría de las 2235 tumbas pertenecían a Ranville, los aterrizajes de paracaídas y planeadores de la 6.ª División Aerotransportada.
      • Lugares para ver & # 8230
        • Sitio D’Hermanville & # 8211 tiene monumentos como la Artillería Real, Marineros de la Armada Aliada y más.
        • Sitio D’Ouistreham & # 8211 tiene varios monumentos, memoriales, museos y cementerios militares.
        • Sitio de Colleville-Montgomery & # 8211 tiene una placa en memoria del 1er Batallón de los soldados del Regimiento de Suffolk, una estatua del General Montgomery y más.
        • Sitio de Lion-sur-Mer & # 8211 tiene monumentos como el Monumento a la Liberación, el 41 ° Royal Marine Commando y el Royal Engineers Corps.
          .

        [box_title subtitle = & # 8221 & # 8221 subtitle_font_size = & # 822115 & # 8243 font_size = & # 822123 & # 8243 border_color = & # 8221 # ed2665 & # 8243 animation_delay = & # 82210 & # 8243 font_alignment = border & # 8221center = & # 8221around & # 8221 animate = & # 8221 & # 8221] CÓMO LLEGAR AQUÍ [/ box_title]

        En coche. Esto es lo que hicimos desde que pasar por Normandía fue parte de nuestro & # 8216Eurotrip & # 8217 el pasado 2013. Te sugiero que hagas un viaje por Normandía en coche, ya que entonces puedes controlar tu tiempo y ruta. Además, es muy conveniente, especialmente si desea pasar por ciudades más pequeñas que no estén en el camino de trenes, autobuses, etc. Viajábamos desde Bélgica, por lo que tardamos alrededor de 5 horas en llegar a las playas del Día D . Sin embargo, si viene de París, sólo le llevará de 2 a 3 horas de conducción (tome la A13, que pasa por Evreux, Rouen y Caen hasta Normandía).

        En tren. Desde París, puede elegir entre Caen o Bayeux como su destino final (Caen tarda 1 hora + 47 minutos, mientras que Bayeux tarda 2 horas + 4 minutos).

        » Para moverse dentro de Normandía & # 8230 tome los autobuses que cubren la mayoría de las principales playas del Día D. Todas las rutas son operadas principalmente por Bus Verts du Calvados.

        Por aire. Puede volar directamente a Normandía desde un lugar extranjero, pero es mejor aterrizar en París primero y luego simplemente tomar un tren a Normandía. Si ya está en París, no vale la pena tomar un vuelo a Normandía, ya que está muy cerca.


        En D-Day & # 039s Wake

        Los exitosos desembarcos del día D del 6 de junio de 1944 fueron solo las escenas iniciales de un drama naval que continuó desarrollándose en las playas de Normandía. Como los planificadores de la Operación Neptuno habían reconocido, una vez que las tropas estadounidenses, británicas y canadienses comenzaron a desembarcar, los aliados estaban en una carrera frenética con el Wehrmacht para aumentar la fuerza en el punto de contacto.

        Para las potencias occidentales, esto se redujo a mover grandes cantidades de hombres y cantidades de material a través del Canal de la Mancha mientras protegían a los convoyes de los ataques aéreos y navales alemanes. Al mismo tiempo, necesitaban interceptar el movimiento de vehículos, equipos y personal del enemigo al área de invasión desde otras partes de Europa. El ganador de este concurso estaría en la mejor posición para diezmar las fuerzas de su oponente, y o (en el caso alemán) empujar a los invasores de regreso al Canal o (en el caso de los Aliados) abrir un agujero a través de las defensas del enemigo y entrar. la campiña francesa abierta.


        Día D y el Holocausto

        El Día D fue clave para la victoria general de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, esta victoria llegó demasiado tarde en la guerra para marcar una diferencia significativa en el destino de los judíos de Europa. Más de cinco millones ya habían sido asesinados por el Día D.

        Cuando las tropas aliadas irrumpieron en tierra en el norte de Francia, los nazis deportaron y asesinaron a judíos húngaros a gran escala. Los judíos de Hungría eran la comunidad judía más grande que quedaba en la Europa ocupada en ese momento.

        A pesar de la victoria aliada durante la Operación "Overlord", los judíos continuarían siendo asesinados hasta el final de la guerra.


        Descarga en las playas del Día D (principal) - Historia

        Por Kerry Skidmore

        El historiador Christian Wolmar concluye que las dos guerras mundiales no podrían haberse librado hasta tal devastación sin los ferrocarriles militares, en su libro Engines of War. En las guerras, desde Crimea hasta la llegada del motor a reacción, los ferrocarriles fueron una tecnología dominante. En consecuencia, generalmente prevalecían los militares que mejor empleaban sus ferrocarriles para transferir tropas frescas y suministros al punto de mayor necesidad.

        El asalto a la Fortaleza de Hitler en Europa hizo que el uso estratégico de los ferrocarriles militares alcanzara su punto máximo. En 1944, todos los ejércitos principales habían alcanzado nuevos niveles de movilidad y sofisticación. Un comando militar podría lanzar ataques devastadores con unidades blindadas de gran movilidad, apoyadas por artillería táctica y apoyo aéreo y todo ello provisto por ferrocarril. En este tipo de guerra, el transporte rápido de combustible, en gran parte transportado en millones de bidones de cinco galones, y municiones eran equivalentes al éxito. El corresponsal Ernie Pyle señaló que la artillería estadounidense disparaba municiones por valor de 10 millones de dólares al día. Estas cantidades solo se pudieron trasladar con éxito por ferrocarril.

        El puerto crucial de Cherburgo

        Para la Operación Overlord, la invasión de Normandía, se habían almacenado suministros relacionados con la infantería en Inglaterra para desembarcarlos en los puertos artificiales —los milagrosos Mulberry— y trasladarlos en camión a las tropas. El plan inmediato para integrar los ferrocarriles en la cadena de suministro era utilizar el puerto de Cherburgo, ubicado en la parte superior de la península de Cotentin, y suspender el uso de las playas como depósitos de suministro lo antes posible. Si bien Cherburgo fue históricamente un puerto de desembarque turístico y su capacidad de carga fue limitada, allí había excelentes muelles de aguas profundas y un puerto interior protegido de las tormentas del Mar del Norte.

        Cherburgo se abriría en una semana. Pero los alemanes todavía tenían fuertes unidades de infantería y blindadas estacionadas a lo largo de toda la península, y Hitler tenía un plan de guerra diferente. Ordenó que la Fortaleza de Cherburgo resistiera hasta el final y que se destruyeran las instalaciones portuarias. Después de una defensa desesperada, el puerto finalmente cayó el 28 de junio de 1944. Cuando los ingenieros estadounidenses llegaron a la ciudad, descubrieron que la metódica guarnición alemana había hecho un trabajo magistral al destruir el puerto y las instalaciones.

        Los principales muelles de aguas profundas, Quai-du-Normandie, Quai-du-France y Quai-du-Homet, y toda el área del arsenal fueron bloqueados por expertos con cascos hundidos, grúas y equipos demolidos, y toneladas de concreto voladas en la parte superior. de los restos. En el puerto interior, solo la rampa del hidroavión al oeste de los grandes muelles y el área de recuperación al este no sufrieron daños. Se sembraron miles de minas magnéticas, acústicas y de contacto en las aguas, la costa y las instalaciones. Los ingenieros también se enfrentaron a decenas de las nuevas minas "Katy", que fueron diseñadas específicamente para evitar el barrido de minas.

        Además de los problemas de los invasores, el American Mulberry en Omaha Beach había sido destruido por una tormenta con fuerza de huracán el 21 de junio. Para las fuerzas estadounidenses, la única buena alternativa era transportar cargamento a las playas usando el anfibio DUKW de 2.5 toneladas ( abreviatura militar de 1942, utilidad, tracción delantera y trasera). Pronto, los barcos de carga estaban descargando en los omnipresentes DUKW y todas las variedades de lanchas de desembarco y se transportaban a la costa.

        En Cherburgo, la Armada logró despejar carriles hacia la rampa del hidroavión y la playa de arena (Terre Plein) en el área de recuperación, perdiendo varios dragaminas en el esfuerzo. Se trajeron más DUKW y lanchas de desembarco y se inició la descarga en estas playas. Los suministros se apilaron rápidamente en espera de transporte. Si bien estas embarcaciones más pequeñas no tuvieron problemas para aterrizar, las mareas de 24 pies en Cherburgo dificultaron el aterrizaje de equipos pesados, camiones y trenes. Su traslado desde los barcos en alta mar fue un proceso lento y peligroso.

        Coronel Bingham & # 8217s Breathing Bridge

        Los trenes, especialmente las locomotoras de vapor de 70 toneladas, presentaban desafíos adicionales porque sus largos bastidores fijos requerían un área de aterrizaje plana. El método estándar era descargar desde un barco Liberty o Seatrain atracado con grúas pesadas y vigas en I directamente en las vías de un muelle. Alternativamente, las locomotoras podrían cargarse en una embarcación de poco calado y llevarse al muelle, siempre que la cubierta del barco y el muelle estuvieran casi nivelados. Este método limitaba los desembarcos a dos veces al día si el mar lo permitía.

        El coronel Sidney H. Bingham, gerente del sistema de metro de Nueva York en tiempos de paz, ideó un "puente de respiración" para aterrizar el material rodante ferroviario incluso hasta la línea de marea baja. Una rampa con ruedas de brida, que se conectaría a los rieles colocados en un LST (Barco de desembarco, tanque), se corrió hasta la línea de marea más baja y se acopló a la rampa de proa de un LST. Para el 8 de julio, Bingham tenía cuatro de los puentes de respiración operando en Terre Plein, cada uno descargando 22 vagones en 21 minutos.

        Se suministraron miles de locomotoras de ferrocarril desde Estados Unidos a Europa Occidental
        durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, lo que permitió que tropas y suministros muy necesarios se movieran por ferrocarril. En esta foto, una locomotora se descarga de un carguero en la principal ciudad portuaria de Cherburgo, Francia.

        Con su equipo pesado en tierra, el Cuerpo de Ingenieros despejó rápidamente las carreteras y los ferrocarriles de la ciudad. Pronto, un flujo constante de camiones trasladó los suministros atrasados ​​al frente, luego tan al sur como Carentan. Excepto por un túnel ferroviario colapsado, el ferrocarril estaba sorprendentemente intacto, varias locomotoras y una cantidad de material rodante se encontró intacto (entre ellos, seis locomotoras "General Pershing" 2-8-0 entregadas a los franceses al final de la Primera Guerra Mundial) . Los ingenieros repararon las 15 millas de vía existente y colocaron una nueva vía hacia el área de recuperación, duplicando la capacidad ferroviaria del puerto.

        Un frente sediento de suministros

        En el frente, los aliados seguían avanzando poco contra los alemanes, abriéndose paso a duras penas a través del Bocage, o país de los setos. Sin embargo, las interceptaciones de reconocimiento e inteligencia revelaron que las defensas alemanas al oeste de Caen se estaban desmoronando. Para romper el estancamiento de seis semanas, el 12. ° Grupo de Ejércitos estadounidense, comandado por el general Omar Bradley, lanzó la Operación Cobra.

        El 25 de julio, el VII Cuerpo, comandado por el general J. Lawton Collins, atacó al oeste de St. Lo y rápidamente rompió las defensas alemanas. Carentan fue tomada el 28 y la ciudad costera de Avranches cayó el 30. Con las defensas alemanas al sur de Caen colapsando rápidamente, el general Bradley activó el Tercer Ejército para explotar el avance.

        El general George Patton había sido seleccionado para comandar el Tercer Ejército el 22 de enero de 1944. De marzo a julio, había desempeñado el papel de comandante del Primer Grupo de Ejércitos de EE. UU. (FUSAG), la treta de gran éxito que mantuvo a los alemanes atados a la defensa de la Paso de Calais. Patton acompañó al comandante del VIII Cuerpo, el general Troy Middleton hacia el sur, hasta Avranches durante el avance. Cuando se activó el Tercer Ejército el 1 de agosto, se le ordenó a Patton que enviara al VIII Cuerpo al oeste para tomar la Península de Bretaña mientras él se dirigía al resto del Tercer Ejército hacia el este. Su objetivo era el centro de transporte de Le Mans. La misión de Patton era atrapar y destruir al Séptimo Ejército alemán, comandado por el general Gunther von Kluge, al oeste del río Sena.

        Este Jeep americano ha sido equipado con ruedas de tren para igualar el ancho del sistema ferroviario francés. Esto permitió al personal de reparación de ferrocarriles aliados viajar arriba y abajo de las vías mientras evaluaba la solidez de las líneas que conducían a los depósitos de suministros y al frente.

        El 7 de agosto, Kluge contraatacó hacia el oeste en un intento desesperado por cortar la línea de suministro del Tercer Ejército en Avranches. Bradley, bien informado sobre el próximo ataque de la inteligencia del Ejército, vio esta amenaza como una oportunidad para atrapar a los alemanes. El 8 de agosto, se ordenó a Patton que volviera al Tercer Ejército hacia el norte hacia Argentan, mientras que las fuerzas canadienses de Montgomery se trasladaron al sur hacia Falaise. El XV Cuerpo de Estados Unidos, al mando del general Wade Haislip, habiendo tomado Le Mans el 8 de agosto, corrió hacia el norte y capturó el depósito de suministros alemán en Alençon el 12 y se acercó a Argentan el 13. Desde Mayenne, el VII Cuerpo se movió hacia el noreste para cubrir el flanco izquierdo del XV Cuerpo. Patton estaba listo para cerrar la trampa.

        Lo que siguió fue uno de los episodios más controvertidos de la guerra. Los canadienses no pudieron llegar a Falaise, pero el Tercer Ejército se mantuvo en Argentan. Gran parte del Séptimo Ejército alemán escapó después de sufrir tremendas bajas. Ya el 14, Bradley estaba seguro de que los alemanes se habían escapado, por lo que envió a Patton al este en su persecución. El combustible escaseaba ahora. La armadura de Patton consumía un promedio de 336,500 galones de gasolina al día y necesitaba trenes para entregarlo todo.

        El servicio ferroviario militar

        El Servicio de Ferrocarriles Militares (MRS) se desarrolló en respuesta a las lecciones de la Primera Guerra Mundial. Ferrocarril estadounidense Clase I y colocado en estado de reserva bajo el nombre del ferrocarril patrocinador. Tras su activación, los supervisores de los ferrocarriles se convirtieron en oficiales de batallón y los empleados incorporados informaron a los pelotones relacionados con su especialidad ferroviaria. Cada batallón tenía 18 oficiales y 803 soldados.

        Cada batallón contaba con una empresa de cuartel general, que incluía despachadores y gestión de señales, empresa A, mantenimiento de vías y señales, empresa B, mantenimiento de equipos, incluidas reparaciones de vagones y locomotoras, empresa C, tripulaciones de trenes y capitanes de trenes. Los 23 oficiales de la RSB y los 658 hombres alistados eran estrictamente empresas de reparación y montaje de talleres.

        Los aliados habían comenzado a transportar equipos ferroviarios a Inglaterra en 1942. En junio de 1944, unas 900 locomotoras de vapor, 651 motores diesel Whitcomb y 20.000 coches prefabricados estaban listos para enviar a Normandía. Cuando el segundo MRS, responsable en última instancia de las operaciones en el norte de Francia, llegó a Inglaterra, se les puso a montar material rodante y a aprender los procedimientos operativos de los ferrocarriles europeos. Desafortunadamente, muchas unidades llegaron justo cuando la invasión era inminente y partieron hacia Francia sin herramientas y solo con la ropa que llevaban puesta.

        Francia & # 8217s Infraestructura ferroviaria en ruinas

        Antes de la guerra, Francia tenía 26.000 millas de vías de ancho estándar. Muchas de las líneas tenían doble seguimiento para operaciones bidireccionales simultáneas. Si bien el material rodante francés era más ligero y mucho más antiguo que el de los ferrocarriles estadounidenses, los ferrocarriles franceses se consideraban excelentes. La guerra relámpago de Francia de 1940 tuvo éxito en parte porque los alemanes utilizaron los ferrocarriles interconectados para proporcionar apoyo logístico a sus ejércitos. A medida que se acercaba la invasión del Overlord, los ferrocarriles franceses, ahora una parte integral de las defensas alemanas, fueron fuertemente bombardeados y saboteados por partisanos. A pesar de estas campañas de interdicción, los ingenieros alemanes demostraron ser muy hábiles para mantener abiertas algunas líneas críticas hasta el final. Cuando los aliados los expulsaron del oeste de Francia, estos ingenieros demostraron ser igualmente hábiles para destruir lo poco que quedaba.

        Los bombarderos y cazas aliados dañaron gravemente la infraestructura del sistema ferroviario francés antes del Día D y durante la campaña de Normandía. En este 1 de agosto de 1944, el daño fotográfico a una estación de ferrocarril en la ciudad de Coutances, Francia, es claramente visible.

        A medida que avanzaba la fuga, los regimientos de servicio del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU. Lo siguieron de cerca. Estas unidades de servicio, a menudo bajo fuego, trabajaron para abrir carreteras, bloquear túneles, destrozar vías y destruir puentes. Detrás de ellos, los batallones de operaciones ferroviarias lucharon por restablecer el servicio ferroviario. La práctica aliada en este momento era reparar el equipo operativo autóctono y utilizar a los trabajadores ferroviarios experimentados del sistema para operar sus ferrocarriles.

        Sin embargo, se descubrió que toda la infraestructura ferroviaria francesa había sido destruida o inutilizada. Un alto porcentaje de puentes, rieles y traviesas se rompieron. Pocas instalaciones de agua y bombas estaban intactas. No había carbón, ni electricidad, y los sistemas de señales, líneas telefónicas y otros equipos fueron destruidos sistemáticamente.

        En los patios, se dinamitaron los interruptores y las ranas ferroviarias, impidiendo efectivamente su uso el material rodante destruido bloqueó todo. Muchos de los trabajadores ferroviarios franceses habían sido arrastrados por los nazis en retirada, los que quedaban habían tomado sus herramientas y se estaban escondiendo.

        Restauración de las líneas ferroviarias

        Los batallones de ferrocarriles se vieron obligados a empezar de cero. Tuvieron que construir sus propias herramientas y luego desarrollar instalaciones. Muchos eran primitivos pero ingeniosos. En varias áreas se llamó a los departamentos de bomberos locales para que suministraran agua para las locomotoras. El 31 de julio, se inauguró la línea ferroviaria de Cherburgo a Avranches, pero estaba lejos de ser totalmente funcional. Las primeras operaciones a menudo se comparaban con un Toonerville Trolley de segunda categoría.

        Las tripulaciones del tren de cinco hombres partieron con una caja de raciones K en trenes de un cuarto de milla de largo que transportaban 1,000 toneladas de combustible o municiones sobre vías apenas reparadas, a menudo sin saber si había vías más adelante. Por la noche, se desplazaban desmayados y realizaban cambios mediante el uso de linternas, encendedores de cigarrillos o incluso cigarrillos encendidos. Las tripulaciones a menudo pasaban 90 horas en un solo viaje. Los naufragios, desde descarrilamientos menores hasta conflagraciones volcánicas, eran operaciones ferroviarias frecuentes y completamente detenidas.

        A medida que el Tercer Ejército se movía hacia el este, el VIII Cuerpo en Bretaña y el Primer Ejército en el norte también se movían rápidamente. Cada una de estas campañas se llevó a cabo a lo largo de una línea ferroviaria importante y en cada una de ellas los regimientos de servicio del Cuerpo de Ingenieros intentaban frenéticamente restaurar las líneas al servicio. Además de estos daños, la escasez de equipo y tropas tanto en los batallones de ingeniería como en los ferroviarios también obstaculizó los esfuerzos para restablecer el servicio.

        Para el 31 de julio, la 2.ª MRS todavía tenía una sola gran división entre Cherburgo y Avranches. Sólo se habían enviado desde Inglaterra 40 locomotoras diésel y de vapor y 184 vagones de carga. Los aliados solo habían capturado y reparado 100 locomotoras, 1,641 vagones de carga y 76 autocares. A medida que los ferrocarriles eran cada vez más incapaces de proporcionar apoyo directo a los ejércitos que avanzaban, los camiones e incluso los puentes aéreos se convirtieron en los principales medios para llevar suministros a los tanques. Esta situación obstaculizó las operaciones estadounidenses hasta el final de la guerra.

        & # 8220 Terminará en 2000 & # 8221

        La ruta del Tercer Ejército invirtió la principal línea ferroviaria desde los puertos de Bretaña hasta París. Este ferrocarril de doble vía pasaba por Avranches, Rennes, Laval, La Chappelle y Le Mans. La presencia alemana en el área consistía en unidades de retaguardia que intentaban mantener abiertas las rutas de escape para las fuerzas que se retiraban al este del río Sena. Estas unidades solo ralentizaron al Tercer Ejército al destrozar aún más las carreteras y los ferrocarriles a medida que retrocedían.

        El 12 de agosto, las reparaciones del ferrocarril de Cherburgo a Pontaubault aún estaban lejos de completarse. Solo en una sección cerca de Folligny, 2.000 cuerpos de ingenieros y tropas del ROB estaban trabajando sin parar en las reparaciones. Al atardecer del día 12, el coronel Emerson C. Itschner, al mando de los regimientos del Cuerpo de Ingenieros en el norte de Francia, recibió una instrucción notablemente profética del Tercer Ejército:

        “El general Patton se ha abierto paso y está atacando rápidamente por París. Dice que sus hombres pueden arreglárselas sin comida, pero sus tanques y camiones no funcionarán sin gasolina. Por lo tanto, el ferrocarril debe estar construido a Le Mans antes de la medianoche del martes. Hoy es sábado. Utilice un hombre por pie para hacer reparaciones si es necesario ".

        Itschner tenía solo 75 horas para abrir una línea ferroviaria de 135 millas de largo. Para esta tarea tenía las Unidades de Servicios Generales de Ingenieros 347 y 322 (los 2.000 hombres cerca de Folligny). Otras 8.500 tropas se dispersaron por todo el alojamiento aliado. A estas unidades, y a todo el equipo que pudiera reunirse, se les ordenó que se apresuraran hacia el sur.

        Los ingenieros de combate trabajan para erigir un puente Bailey sobre un arroyo en Francia.

        Al amanecer del día 13, Itschner sobrevoló la zona en busca de la ruta que pudiera repararse antes de la fecha límite. El daño al viaducto alto de Laval eliminó inmediatamente la línea principal. Itschner was forced to select an alternate route over secondary single track lines from Pontanaubault to St. Hilaire-du-Harcouet, south to Fougeres, east to Mayenne, and south to rejoin the main line east of Laval and on into Le Mans.

        This route was in little better condition. Five bridges were down. The most serious was an 80-foot span at St. Hillarie-du-Harcourt, but Itschner believed all could be repaired in time. All day on Sunday and Monday elements of the 392nd, 390th, and 95th Engineer Regiments— now some 9,000 men—began arriving piecemeal and were soon working on all the trouble spots simultaneously.

        With six hours remaining before the deadline, Itschner flew over the line. Below him the engineers had spelled out “will finish at 2000” in white concrete. Thirty-one gasoline-loaded trains left Folligny at 1900 hours on the 14th and began crossing the St. Hilaire-du-Harcouet Bridge at midnight. Despite nine delays, the quarter-mile-long trains arrived at 30-minute intervals in Le Mans beginning at midnight on the 15th.

        “Toot Sweet Express”

        The Corps of Engineers had completed a dramatic achievement in military railway construction. On their rails the ROBs, the last leg anchored by the 740th Railway Operating Battalion, had transited the 135 miles using improvised rail lines to deliver the important fuel on time. For its effort, the 740th was to bring the first train into Paris on August 30. A remarkable opportunity, in a remarkable month, resulted in a total effort and assured that Patton would continue to pursue and destroy the Germans.

        The U.S. XII Corps, commanded by General Manton Eddy, took Orleans on the 16th, and XX Corps, under General Walton Walker, occupied Chartres on the 18th. By August 24, the Third Army had four bridgeheads across the Seine, 30 miles south of Paris.

        On August 25, the Third Army resumed its drive eastward toward Metz as far as logistics permitted. This drive created something of a reversal of roles for the logistical support chain. The railways east of the Seine were in excellent condition, while their western counterparts remained primitive, still relying on single-track lines and hand signaling and lacking rolling stock.

        In response, Red Ball Express truck transport was initiated to move supplies to Paris where they were loaded onto trains and moved eastward. Unfortunately, even this distance was too great for the trucks to support the Third Army indefinitely. By the end of August, 90 to 95 percent of all supplies were still on the beaches or at Cherbourg, 300 miles from the Third Army spearheads. The crisis reached a climax at the end of August nothing was moved eastward from August 27 until September 2. Third Army, at the German frontier, was out of fuel.

        Special cargos were loaded onto expedited trains, affectionately named the “Toot Sweet Express.”

        Eisenhower’s Decision: Montgomery over Patton

        Supreme Allied Commander General Dwight D. Eisenhower had to make a choice give the available fuel to Patton or the British 21st Army Group under General Bernard L. Montgomery in the north. For reasons more political than strategic, Eisenhower gave his erstwhile subordinate Montgomery all the available fuel to conduct his ill-conceived Operation Market-Garden, the ground and airborne invasion of Holland to seize vital bridges for a strike at the Ruhr, the industrial heart of Germany.

        Third Army, which many historians believe could have continued to advance, would not receive fuel again until the port of Antwerp, Belgium, became fully operational later in the year. Thus, despite the somewhat anticlimactic end, the combat engineers and railway workers recorded a monumental achievement in the summer of 1944.


        Remembering the Paratroopers of D-Day

        As the doors opened, the paratroopers held their breaths and trusted in their training and blind faith. I&rsquove never been a fan of heights, and the thought of stepping out of a plane, weighted down with equipment and violently deploying parachutes, and no idea where I&rsquom going to land absolutely terrifies me. Throw in the very real threat of enemy forces waiting on the ground to kill me, and I am definitely thankful for the brave souls who fought for our country on D-Day.

        Paratroopers boarding their aircraft.

        It&rsquos been 75 years since the monumental battles of D-Day, and the world is looking back to commemorate this historic event. Some have found unique ways to remember those who fought. One such individual, Warren Johnson of St. Louis, is honoring his grandfather&rsquos brother by traveling to Normandy to reenact the D-Day jump &ndash parachuting from the same C-47 that carried his granduncle 75 years ago.

        I cannot imagine what these men went through that historic day, and throughout the war, nor can I fathom what they must have felt as they performed their duty on that fateful morning. What we can do, however, is remember and pay tribute to those who fought hard for us &hellip not just on the 75th anniversary, but through all our history.


        OMAHA BEACH

        Omaha was the most heavily defended of all the D-Day beaches its bunkers, fighting positions, and obstacles were intended to repel any Allied landing. Though they exacted by far the heaviest toll of the attackers, its defenses delayed movement inland by only several hours.

        Omaha spanned ten statute miles in seven sectors (A, B, C, D, E, F, and G), bounded by the Douve Estuary separating Utah Beach on the west and by Gold on the east. However, the first three sectors were not used. Before the landing craft touched shore, the area was attacked by hundreds of bombers, mostly B-24 Liberators, but their bombs fell too far inland. Forced to drop through an undercast, the bombers were concerned about ‘‘overs’’ that might endanger the naval force offshore. Consequently, no German defenses were damaged, and no bomb craters were available to provide cover for the GIs on the beach.

        Omaha was by far the toughest assignment in Overlord. Inland from the tidal flats, with their mines and booby-trapped obstacles, was a line of barbed wire and an artificial seawall. Next came a level, grassy plain between 150 and three hundred yards wide, also strewn with mines and providing almost no cover. Dominating the entire scene was a line of bluffs about 150 feet high, defended by a dozen primary concrete bunkers, including concrete casemates for 50, 75, and 88 mm artillery. There were also innumerable fighting holes for riflemen and machine gunners, with carefully designed interlocking fields of fire. Additionally, mortars and artillery behind the bluffs, largely invulnerable to naval gunfire, could cover almost any part of Omaha Beach.

        American soldiers wading toward Omaha Beach: U.S. Army via Martin K.A. Morgan. Omaha came under the Western Naval Task Force led by Rear Adm. Alan G. Kirk. In direct supervision of the Omaha landings was Rear Adm. J. L. Hall.

        The first wave of the First and Twenty-ninth Infantry Divisions scheduled to hit the beach at 0630 in sectors designated (west to east) Dog Green, Dog White, Dog Red, Easy Green, Easy Red, and Fox Green. Apart from ferocious German opposition, winds and tidal currents forced most landing craft off course, and only the 116th Infantry of the Twenty-ninth Infantry Division landed where expected.

        The landing sectors mostly lay within the operating area of the German 352d Infantry Division, with most of the landing sectors defended by the 916th Regiment plus the 726th Regiment of the 716th Division.

        One American summarized, “Omaha was a killing zone” while another called it “a shooting gallery.” Two 352d Division machine gunners, Corporal Heinrich Severloh and Private Franz Gockel, are thought to have inflicted many of the U.S. casualties from Wiederstandnest 62 overlooking the beach. The defense was so fierce that the 352nd’s commander, Generalleutnant Dietrich Kraiss, accepted reports that the Americans were withdrawing. Consequently, he committed his reserves against Gold Beach to his right, permitting other GIs to get ashore.

        Three towns fronted Omaha Beach, and they became immediate objectives. From west to east they were Vierville-sur-Mer, St. Laurent-sur-Mer, and Colleville-sur-Mer. Each controlled one of the main exits from the beach into the interior—respectively, Dog One, Dog Three, and Easy Three. By day’s end nearly forty thousand men had landed on Omaha Beach, quickly moving inland to exploit the breakout.


        Unloading on the D-Day beaches (main) - History

        This section of the World War II History info guide is devoted to "Operation Overlord," the Allied invasion of Nazi-occupied Europe that began on D-Day -- June 6, 1944 -- on the beaches of Normandy, France.

        D-Day Introduction

        June 1944 was a major turning point of World War II, particularly in Europe. Although the initiative had been seized from the Germans some months before, so far the western Allies had been unable to mass sufficient men and material to risk an attack in northern Europe.

        By mid-1944 early mobilization of manpower and resources in America was beginning to pay off. Millions of American men had been trained, equipped, and welded into fighting and service units. American industrial production had reached its wartime peak late in 1943. While there were still critical shortages -- in landing craft, for instance -- production problems were largely solved, and the Battle of the Atlantic had been won. Ever increasing streams of supplies from the United States were reaching anti-Axis fighting forces throughout the world.

        By the beginning of June 1944, the United States and Great Britain had accumulated in the British Isles the largest number of men and the greatest amount of materiel ever assembled to launch and sustain an amphibious attack. Strategic bombing of Germany was reaching its peak. In May 1943, the Combined Chiefs of Staff had given high priority to a Combined Bomber Offensive to be waged by the Royal Air Force and the U.S. Army Air Forces. By late summer 1943, Allied bombers were conducting round-the-clock bombardment of German industry and communications. In general, British planes bombed by night and American planes bombed by day. Whereas an air raid by 200 planes had been considered large in June 1943, the average strike a year later was undertaken by 1,000 heavy bombers.

        After considerable study strategists determined to make the cross-channel attack on the beaches of Normandy east of the Cherbourg Peninsula. Early objectives of the operation were the deep-water ports at Cherbourg and at Brest in Brittany.

        Three months before D-Day, a strategic air campaign was inaugurated to pave the way for invasion by restricting the enemy's ability to shift reserves. French and Belgian railways were crippled, bridges demolished in northwestern France, and enemy airfields within a 130-mile radius of the landing beaches put under heavy attack. Special attention was given to isolating the part of northwestern France bounded roughly by the Seine and Loire Rivers. The Allies also put into effect a deception plan to lead the Germans to believe that landings would take place farther north along the Pas de Calais.

        Opposed to the Allies was the so-called Army Group B of the German Army, consisting of the Seventh Army in Normandy and Brittany, the Fifteenth Army in the Pas de Calais and Flanders, and the LXXXVIII Corps in Holland -- all under command of Field Marshal Erwin Rommel. Commander of all German forces in western Europe was Field Marshal von Rundstedt who, in addition to Group B, also had at his disposal Group G composed of the First and Nineteenth Armies. In all, Von Rundstedt commanded approximately fifty infantry and ten Panzer divisions in France and the Low Countries.


        1) after the dieppe raid, the allies prepare for d-day

        The Dieppe Raid, bearing the unfortunate code name of Operation Jubilee, was carried out on 19 August 1942 with appalling casualties. It did at least provide valuable information on how not to carry out such amphibious operations, of which this was the first on any scale. Consisting mainly of Canadian troops, it was principally designed to test the German defences. With over 900 deaths among the Canadians alone, it fuelled German propaganda on the invincibility of their so-called ‘Atlantic Wall’.


        Called Seaside To Normandy D Day Beaches

        I find it very strange, yet synchronistic that I ended up here. Was I called? D Day beaches in Normandy are certainly very pretty, but because of all the blood shed there, they frankly were not my first thought for a seaside stay.

        Having to plan a rather last-minute vacation, I considered the entire Atlantic coast down beyond the Spanish border and of course Brittany , before Normandy.

        In the end, I did not want to drive very far, considering the time and all the expensive tolls you pay to travel anywhere here in France.

        So here I am at Courseulles Sur Mer, where Juno Beach is located. It is only a 2 and 1/2 hours drive from Paris, and yes the beaches are really lovely despite the horrific history.

        It is just one of the several D-day beaches where allied troops landed to free France from the occupying Nazi regime. Utah, Omaha and Gold are all near by, each one having a specific battle history with different allied troops.

        Was it because I found another apartment with a splendid view that drew me here, or was it something beyond the explainable?

        It’s hard to ignore the history of the place, when military tanks are displayed like shrines in the center of the villages and road signs point to the American and Canadian cemeteries?

        Making it even stranger was the fact that we arrived on the 7th of June, just one day slight of the anniversary on June 6, the day I had originally planned on arriving.

        Of course you would never know from the looks of these beautiful beaches today, pristinely clean and nestled along peaceful green pastures where grazing cows dot the landscape.

        Bombed to smithereens, during World War II, the towns and villages along the coast have all been rebuilt and most look very modern and clean in appearance. They bear little resemblance to the typical quaint rural villages found throughout France.

        There is always an annual ceremony to commemorate the invasion that saved France, along with many activities of several weeks duration, that draw many French and foreign tourists to honor this deliverance from a devastating war.

        The list of elderly soldiers who participated keeps diminishing as I write. They are mostly in their 90’s by now.

        My own father was an air force pilot during this time, who was expecting to fly off to the cause just before he married my Southern belle mother.

        Before I was born, he had made tiny little booties crafted from one of his thick wool insulated black leather bomber jackets, that always intrigued me.

        My son was extremely interested in the military evasion here to the point that I considered it more than a little boy’s war stories phase. He could recount which allied forces landed where and all sorts of other various details that I never knew, nor cared about knowing.

        The light golden brown sand beach against a pale greenish blue sea is why this area is called La Côte de Nacre. The colour of the sea does indeed remind me of the inside of a mother of pearl(nacre) shell.

        Our wonderful huge terrace looked directly over the beach and I loved just sitting out looking at the surf whooshing in rhythmically. Even more so listening to the loud surf falling asleep.

        The tides cause the sea to recede quite a distance from the shore, and like clock

        work every 7 hours, come rushing back in, narrowing the sand beach considerably.

        I imagined that with each white crest wave crashing on the sand and then dissolving into millions of white bubbles releasing tons of healing ions of oxygen to my thirsting grieving neurons.

        With each breath, I visioned breathing in deeply this life infused sea mist elixir like a newborn taking their first breaths.

        This is a do nothing type beach vacation for me. The emphasis is on the sea and nature rather than seeing ancient historical sites or wandering around tiny medieval streets as I did in Sicily recently.

        Courseulles Sur mer still has their “criée” or fisherman’s wharf where the catches of the day are for sale. The women do the selling and males and females take turns with the cleaning and preparation of the fish, hounded by the sea gulls.

        I see fishing boats go out several times during the day and in the evening. Maybe the majority of the evening catch goes to Rungis in Paris, where fishmongers go to get their fish to sale.

        I like walking there in the morning to see the fisherman unloading the vast trays of fish and watching the ever present sea gulls fighting over morsels of remains.

        They make quite a noisy bunch of characters squawking and screeching in very high decibels with such variations of pitch , that it must be a rich vocabulary comprehended by sea gulls only.

        I saw one daring bird steal right out of the tray a whole sole flying off to devour it while defending himself from fellow bird thieves in hopes of catching him off guard.

        I came prepared to cook more than eating out, envisioning being delighted in the right off the boat fish bounty.

        Normandy is likewise very famous for the richest of butters and cream from Isigny, sparkling apple cider, Calvados, buttery white crust cow cheeses, especially Camembert!

        Since I was driving, I could really load up with a few kitchen essentials I would not leave home without.

        I never know how equipped rental kitchens will be, so I try to be prepared. My pepper grinder, sel de Guérande and champagne bottle corker are the first to go in, then olive oil, fresh herbs, garlic and lemon.

        I carried a sharp chopping knife, a serrated one, oyster knife, and a steel whip as I knew that I would be making beurre blanc sauce for fish.

        Filets of Saint Pierre or John Dory was my first choice to serve with my delicious beurre blanc made from beurre d’Isigny.

        I can count on the French to have champagne flutes, but have some in plastic for travel to other countries. This kitchen, though tiny with no real counter space was surprising well equipped with even a food processor and lots of pots and pans.

        As it turns out, I was glad I came to cook, as the two times we ate out were disappointing. Once it was not as fresh as it should be, the other time overcooked.

        No excuse for any restaurant serving stale fish,

        I get very fresh fish at the poissonnerie of my neighborhood marché, bought at Rungis in the wee hours of the morning.

        If I overcook my fish, It is certainly my fault. When I am paying restaurant prices at a place specialising in regional seafood, I am not happy.

        I was rather shocked when the very young chef came out to defend his cooking, rather than accommodate my very politely delivered complaint and refused my request to exchange it!

        Maybe he can get away with this in a small seacoast town that swells with tourists during July and August, but in Paris that would be unheard of if he wanted to keep clients.

        Insofar as oysters, and I know that I am generalizing somewhat, because I certainly haven’t tasted all oyster producers n Normandy, but I prefer the oysters from Brittany.

        I find them lacking in brininess that I find more pleasing to my palate, but eating them in front of the ocean made up for any deficits.

        They are more nutty and buttery as an oyster goes, which I think suits them well to being served warmed with sauces seen here, rather than just on the half shell.

        North Atlantic fish such as turbot, saint pierre, cod, carrelet(plie)and of course sole are priced much lower than in Paris, and the same for lobsters, langoustines, tourteau and spider crabs.

        I was tempted by the lobsters, but there weren’t any claw crackers, or a large enough pot at the apartment. Besides, I always have a problem with “dispatching” them to a pot of boiling water.

        I would not be able to briefly ‘anesthetize” them in the tiny freezer compartment either. Forget about cutting them in two, as still feel traumatized by doing that once, written about on January 4, 2016.

        My father, who spent his childhood summers at Cape Cod, Massachusetts was a huge lobster aficionado and would not have had the least bit of problem doing the dirty work.

        Northern Atlantic crabs are much larger than the blue crabs of the Gulf of Mexico that I love, and I do not find them to be as sweet, not as succulent as the Louisiana blue crabs of my past.

        Unfortunately those huge fat prawns that I delighted in Sicily were missing, except those imported at 48 euros a kilo! That’s normal of course as they are warm water creatures from the Mediterranean, not the cold Atlantic!

        We settled on the raie(sting ray) which was absolutely succulent served with a beurre noisette and capers on the terrace.

        So much for the culinary treats I enjoyed, as I had only one other thing that I wanted to do while here, besides walking the beaches.

        I felt called to go to the American cemetery again near Colleville Sur Mer, a mere 10 or so kilometers away.

        I had visited it for the first time with my son André, when he was living in Paris doing his culinary studies at Ferrandi.

        The cemetery is set on a cliff overlooking the vast and sweeping Omaha beach. France gave this immense parcel of land as a perpetually concession , never to have charges, nor being taxed in gratitude for the sacrifice of these brave American soldiers.

        The first time I visited, I remember vividly being overwhelmed with sadness and tears, that I couldn’t hold back. A field of white crosses as far as my eyes could see was something that I never could have imagined before.

        My return visit, I felt more somber, and my tears felt frozen intertwined with my own grief. For every soldier who died and is buried here, there was a grieving mother like myself.

        I was not alone in their pain as I walked meditatively through the countless rows of marble white crosses and a few stars of David. There are 9, 387 courageous young soldiers buried here, certainly a small fraction of lives lost during WWII.

        Stems of fresh roses had been laid at the foot of the crosses, and I was especially touched that each cross of an unknown soldier had a long stem white rose.

        Here rests in honored glory, a comrade in arms, known but to God. I sent silent prayers to each of these men and three women buried here for the supreme sacrifice they made for a very noble cause.

        Their very young lives cut short in fierce combat against a heinous military plague lead by an evil leader. A very stark reminder of the pain and loss of war, that many French people endured having their homes and villages totally destroyed.

        The French people are very grateful to the Allied Forces for giving them back their freedom, easily witnessed by all the American, Canadian, Irish and British flags waving in the wind at each sea coast village here.

        My own son died in a combat against severe Bipolar II and addiction, certainly cruel fierce enemies, but hardly still recognised as such.

        I wonder if it was he who called me here again, despite my reluctance to hang around these beautiful beaches with a very sad and violent past.

        Perhaps yes. At times I felt his presence and even his words would surface spontaneously as if he was just next to me.

        I want with all my heart to believe they were from him, and not a replay in my mind. So thank you son for bringing me back here and being by my side with love.


        Ver el vídeo: Οι Καλύτερες Παραλίες Ελληνικών Νησιών - Best Beaches of Greek Islands