Terroristas bombardean trenes en Madrid

Terroristas bombardean trenes en Madrid

El 11 de marzo de 2004, 193 personas mueren y casi 2.000 resultan heridas cuando 10 bombas explotan en cuatro trenes en tres estaciones de tren del área de Madrid durante una hora punta de la mañana. Más tarde se descubrió que las bombas habían sido detonadas por teléfonos móviles. Inicialmente se sospechó que los ataques, los más mortíferos contra civiles en suelo europeo desde el atentado con bomba en el avión de Lockerbie en 1988, eran obra del grupo militante separatista vasco ETA. Pronto se demostró que esto era incorrecto cuando se acumularon pruebas contra un grupo militante islamista extremo débilmente vinculado, pero que se cree que trabaja en nombre de Al Qaeda.

Los investigadores creen que todas las explosiones fueron causadas por artefactos explosivos improvisados ​​que se empacaron en mochilas y se subieron a los trenes. Los terroristas parecen haber apuntado a la estación madrileña de Atocha, cerca de la cual detonaron siete de las bombas. Las otras bombas detonaron a bordo de trenes cerca de las estaciones El Poso del Tio Raimundo y Santa Eugenia, muy probablemente debido a retrasos en los viajes de los trenes en su camino a Atocha. Otras tres bombas no detonaron según lo planeado y luego se encontraron intactas.

Muchos en España y en todo el mundo vieron los ataques como una represalia por la participación de España en la guerra de Irak, donde estaban apostados alrededor de 1.400 soldados españoles en ese momento. Los ataques tuvieron lugar dos días antes de una gran elección española, en la que los socialistas pacifistas llegaron al poder. El nuevo gobierno, encabezado por el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero, retiró a las tropas españolas de Irak y las últimas abandonaron el país en mayo de 2004.

Un segundo bombardeo, en una vía del tren AVE de alta velocidad, se intentó el 2 de abril, pero no tuvo éxito. Al día siguiente, la policía española vinculó a los ocupantes de un apartamento en Leganés, al sur de Madrid, con los ataques. En la redada que siguió, siete sospechosos se suicidaron y un agente de las fuerzas especiales españolas al detonar bombas en el apartamento para evitar ser capturados por las autoridades. Se cree que otro atacante murió en los atentados del tren y 29 fueron arrestados. Después de un juicio de cinco meses en 2007, 21 personas fueron condenadas, aunque cinco de ellas, incluido Rabei Osman, el presunto cabecilla, fueron absueltas más tarde.

En memoria de las víctimas de los atentados del 11 de marzo, se plantó un bosque conmemorativo de olivos y cipreses en el parque de El Retiro de Madrid, cerca de la estación de tren de Atocha.


Madrid 11/03 Bombardeo de trenes. ¿Qué sabemos realmente 28 meses después?

El atentado con bomba en el tren de Madrid 11/03 fue el peor acto terrorista jamás perpetrado contra el pueblo español. Diez bombas explotaron en 4 trenes de cercanías llenos de gente que se dirigía a la escuela y al trabajo. En aproximadamente 3 minutos, 192 personas murieron y más de 1700 resultaron heridas. Veinte días después de los atentados, mientras intentaba arrestar a los principales sospechosos, la policía allanó un piso en un suburbio de Madrid donde estaban reunidos los sospechosos. Antes de que pudieran ser arrestados, se produjo una explosión que mató a los siete hombres y a un oficial de policía.

En unas semanas, las autoridades españolas tuvieron una explicación completa de lo sucedido. Sabían que los sospechosos muertos eran, de hecho, responsables de los atentados del tren y también sabían el motivo de sus acciones. Se informó al público español que los perpetradores pertenecían a una célula local terrorista islámica vinculada a AL-Qaeda. Habían perpetrado el ataque en represalia por la participación de España en la guerra de Irak y se suicidaron al estilo terrorista islámico. Esto sucedió en 2004. En ese momento, el caso quedó claro y resuelto. Sin embargo, en las últimas semanas, ha estado llegando nueva información a través de los medios de comunicación que no solo hace que el relato original parezca cuestionable, sino que también sugiere una posible alteración de la evidencia.

Los terroristas habían colocado 13 bombas en los trenes escondidas dentro de mochilas. De las 13, diez bombas, supuestamente detonadas por teléfonos móviles, explotaron. La policía encontró dos bombas sin detonar y, como medida de seguridad, la policía las hizo estallar en el acto. Una tercera bomba sin detonar, la bomba # 13, como se la conoce comúnmente, fue encontrada accidentalmente dentro de una bolsa de deporte entre las pertenencias de las víctimas en una comisaría de policía 20 horas después de la explosión del tren. Esta bolsa de deporte con la bomba y otros artículos en su interior había proporcionado algunas de las principales pistas de la investigación.

Una comisión parlamentaria llevó a cabo una investigación adicional. Después de innumerables horas de escuchar testimonios, la Comisión terminó su trabajo en junio de 2005. Concluyó, como en el relato original, que “ya se sabía todo lo que había que saber sobre el atentado de Madrid”. Con los perpetradores muertos y la mayor parte del caso resuelto, no hubo más necesidad de investigación ". El país ahora podría pasar página a un nuevo capítulo de su historia y seguir adelante.

Durante todo este tiempo, dos reporteros españoles también estuvieron investigando para sus respectivas publicaciones. Publicaron una serie de reportajes Los Agujeros Negros del 11/3 en el diario El Mundo y Los Enigmas del 11/3 en la publicación online Libertad Digital. Este último reportero mantiene actualmente un blog relacionado con el 11/3 que recibe más de un millón de páginas vistas por mes.

La investigación dirigida por el tribunal no ha arrojado nuevas pruebas en los últimos 2 años. El juez que lidera la investigación coincidió con lo determinado poco después de la masacre y luego corroborado por la Comisión de Investigación Parlamentaria. El 7 de julio de 2006, el informe de investigación del juez concluyó que los terroristas islámicos que se suicidaron en el piso allanado eran en realidad los autores de la masacre. Además, ha procesado a 29 personas por delitos relacionados con los atentados. Sorprendentemente, la mayoría de los acusados, así como los perpetradores muertos, son delincuentes menores, informantes policiales y personas que habían sido controladas por la policía mucho antes de que ocurrieran los atentados.

Debido a las inexplicables discrepancias entre los hallazgos de los reporteros y las autoridades investigadoras, se está llevando a cabo una iniciativa ciudadana privada sin precedentes. Personas de diversas profesiones y procedencias se están organizando a través de Internet para descubrir la verdad detrás de las explosiones del 11/3 en Madrid. Están utilizando el expediente de investigación del juez como su herramienta principal para encontrar la verdad y están analizando cada aspecto de la misma. Sus opiniones y comentarios se publican en un foro y juntos están construyendo una biblioteca de materiales, videos, imágenes y documentos para ayudarlos en el esfuerzo. Se llaman a sí mismos Black Pawns.

Tanto la explicación inicial de la masacre como el informe del juez están siendo cuestionados tanto por los reporteros de la investigación como por los "Peones Negros". Los aspectos del informe del juez, las pruebas y los testimonios no son consistentes y no solo cuestionan su validez, sino que también sospechan una posible alteración de las pruebas. Los desacuerdos han girado en torno a muchas partes de la investigación, pero en las últimas semanas se están discutiendo 3 temas principales: la bomba encontrada en la comisaría en una bolsa deportiva, los componentes de los explosivos que provocaron la explosión en los trenes. y si los “perpetradores” realmente se habían suicidado.

En las propias palabras de Black Pawns:

“La bomba que no explotó fue encontrada casi 20 horas después en una comisaría, pero varias evidencias llevan a sospechar que la bomba nunca estuvo en los trenes. Un teléfono móvil encontrado dentro de la bomba falsa supuestamente apuntó las investigaciones de la policía hacia los sospechosos arrestados en ese momento. Nos dijeron que la bomba no estalló debido a un error cometido por los terroristas, pero las evidencias llevan a sospechar que el dispositivo fue diseñado deliberadamente para no explotar y, por lo tanto, constituye una prueba incriminatoria falsificada ".

En cuanto a los explosivos que hicieron estallar los trenes, sostienen que los componentes no coinciden con los de la bomba # 13. Esa bomba fue la pista principal en todo el caso que condujo a arrestos y acusaciones. Según las últimas revelaciones, las bombas en los trenes contenían Metanamina, que es un compuesto que se encuentra en algunos explosivos de tipo militar, mientras que la bomba encontrada en la comisaría fue Goma2 Eco, un tipo de dinamita que no contiene Metanamina. Si lo que estalló en los trenes es diferente a la bomba # 13, toda la investigación sería defectuosa y los supuestos perpetradores no cometieron el crimen. Una nueva investigación sería inevitable. Desafortunadamente, la principal fuente de información, los trenes destruidos, ya han sido descartados y no se encuentran por ninguna parte.

En cuanto al terrorista islámico que se hizo estallar, se dijo al pueblo español que “los terroristas provocaron la explosión en un intento de llevar a cabo un típico suicidio terrorista y por lo tanto otra masacre. Pero, después de matar a 192 en los trenes, tuvieron la amabilidad de esperar hasta que todos los vecinos abandonaran el edificio antes de volarlo ". Curiosamente, a pesar de que un cuerpo humano contiene 5 litros de sangre y siete cuerpos volaron en pedazos en la explosión, no se encontró sangre después.
Hoy, más de 28 meses después de la masacre, parece cuestionable que el público español realmente sepa lo que sucedió ese terrible día. Algunos todavía se preguntan: ¿Quién causó ese terror? ¿Cuál fue la verdadera razón de la masacre? ¿Cuál fue el arma o los explosivos del crimen? ¿Por qué el 11 de marzo, tres días antes de las elecciones generales de la nación, fue la fecha seleccionada? El juez de instrucción cerró el expediente con hechos cruciales y faltan datos. El fiscal general designado por el gobierno está presionando para que se lleve a cabo un juicio rápido, mientras que el director del principal periódico de investigación predice que pronto se conocerán hechos nuevos y más impactantes. Mientras los Black Pawns prometen continuar en su búsqueda hasta que se conozca toda la verdad sobre el 11/3, permaneceremos expectantes y esperaremos un mayor desarrollo en esta historia más que escandalosa.


Terror en las vías: una historia mortal de ataques a trenes

Un tribunal especial de la MCOCA ha condenado a muerte a cinco de los convictos que explotaron en el tren de Mumbai el miércoles. Los informes indican que los cinco plantadores de las bombas han recibido la pena de muerte, mientras que los siete condenados restantes han sido condenados a cadena perpetua.

El 11 de julio de 2006, varias explosiones de bombas arrasaron los trenes locales de Mumbai en un ataque sincronizado en las horas pico de la tarde. En total 188 personas murieron y 816 resultaron heridas.

Los ataques terroristas contra trenes en movimiento no son infrecuentes. La gran cantidad de personas en un lugar cerrado puede hacer que los ataques terroristas sean particularmente catastróficos. Tal devastación siempre coincide con los intereses de los radicales y rsquo.

Uno, porque tales ataques causan el máximo de daño y pánico y dos, porque prevenir tales ataques es extremadamente difícil para las fuerzas de seguridad.

Estos son algunos de los peores ataques terroristas de la historia reciente con trenes y pasajeros como objetivos previstos.

1. Explosiones de trenes en Bombay en 2006

Los atentados con bombas en el tren de Mumbai del 11 de julio de 2006 fueron una serie de siete explosiones de bombas que tuvieron lugar durante un período de 11 minutos en el ferrocarril suburbano de Mumbai, la capital del estado indio de Maharashtra y la capital financiera del país.

Las bombas se detonaron en ollas a presión en trenes que recorrían la línea occidental de la red de trenes suburbanos. 188 personas murieron y más de 700 resultaron heridas.

2. Explosiones de Jaffar Express en Pakistán

La bomba golpeó el tren Jaffar Express en Baluchistán matando al menos a seis personas e hiriendo a más de 17.

El dispositivo, aparentemente colocado en la vía del tren, explotó cuando el tren se acercó a una estación en el distrito de Naseerabad, a unos 250 kilómetros (150 millas) al sureste de Quetta, la capital de la provincia de Baluchistán golpeada por la insurgencia.

3. Atentado con bomba en el tren de Chennai en 2014

El atentado con bomba en el tren de Chennai en 2014 es la explosión de dos bombas de baja intensidad en las primeras horas del 1 de mayo de 2014 en un tren con destino a Guwahati procedente de Bangalore que llega a la estación central de trenes de Chennai, matando a una pasajera e hiriendo al menos a otras 14.

4. Descarrilamiento del tren Jnaneswari Express

El descarrilamiento del Jnaneswari Express ocurrió el 28 de mayo de 2010 en el distrito de West Midnapore de Bengala Occidental, India.

Se afirmó que los militantes de Naxal bombardearon las vías del tren, lo que a su vez provocó el descarrilamiento de un tren antes de que un tren de mercancías que se aproximaba golpeara los vagones sueltos, lo que provocó la muerte de al menos 141 pasajeros.

5. Atentados con bombas en el Samjhauta Express

Los atentados del Samjhauta Express de 2007 fueron ataques terroristas que ocurrieron alrededor de la medianoche del 18 de febrero de 2007 en el Samjhauta Express, un servicio de tren dos veces por semana que conecta Delhi, India y Lahore, Pakistán.

Se detonaron bombas en dos vagones, ambos llenos de pasajeros, justo después de que el tren pasara por la estación de Diwana cerca de la ciudad india de Panipat, a 80 kilómetros (50 millas) al norte de Nueva Delhi. 68 personas murieron en el incendio subsiguiente y decenas más resultaron heridas. De las 68 víctimas mortales, la mayoría eran civiles paquistaníes.

6. Atentados con bombas en el metro de Moscú en 2010

Los atentados del Metro de Moscú de 2010 fueron atentados suicidas perpetrados por dos mujeres durante la hora punta de la mañana del 29 de marzo de 2010, en dos estaciones del Metro de Moscú (Lubyanka y Park Kultury), con un intervalo de aproximadamente 40 minutos entre ellos. Al menos 40 personas murieron y más de 100 resultaron heridas.

7. Atentados en el tren de Madrid en 2004

Los atentados con bombas en el tren de Madrid de 2004 (también conocidos en España como 11-M) fueron bombardeos coordinados y casi simultáneos contra el sistema de trenes de cercanías de Cercan & iacuteas de Madrid, España, en la mañana del 11 de marzo de 2004, tres días antes de las elecciones generales de España y dos y medio año después de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

Las explosiones mataron a 191 personas e hirieron a 1.800.

8. Atentados con bombas en Londres 7/7

En la mañana del jueves 7 de julio de 2005, cuatro extremistas islamistas detonaron por separado tres bombas en rápida sucesión a bordo de los trenes subterráneos de Londres en toda la ciudad y, más tarde, una cuarta en un autobús de dos pisos en Tavistock Square.

Cincuenta y dos civiles murieron y más de 700 más resultaron heridos en los ataques, el peor incidente terrorista en el Reino Unido desde el atentado de Lockerbie en 1988, así como el primer ataque suicida del país.


Radicalización yihadista y la red de bombardeos de Madrid de 2004

El 11 de marzo de 2004, terroristas lanzaron una serie de bombardeos coordinados contra el sistema de trenes de cercanías de Madrid, matando a 191 personas. Los terroristas que planearon y perpetraron los ataques pertenecían a múltiples grupos y organizaciones diferentes, pero compartían una ideología yihadista común. Los ataques a menudo han sido etiquetados como un caso de terrorismo “local”, resultado de actitudes extremistas causadas por la guerra en Irak, o producto de una célula auto-radicalizada. Sin embargo, una mirada más cercana a las personas involucradas en la red detrás del ataque revela una imagen más complicada.

Es importante examinar con más detalle la red responsable del complot de Madrid de marzo de 2004, ya que el incidente constituyó el atentado terrorista más letal en un país occidental desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. El análisis de la red ayudará a proporcionar una comprensión más profunda de la radicalización terrorista, un proceso que continúa ocurriendo dentro de sociedades abiertas. De hecho, las personas responsables de los atentados con bombas de marzo de 2004 en Madrid no se volvieron propensas al terrorismo en el mismo lugar, a la misma hora o mediante los mismos procesos. Un análisis detallado del caso, basado en información oficial extraída de documentos judiciales, revela interesantes variaciones en el proceso de radicalización [1].

La Red de Bombardeos de Madrid

La red terrorista responsable de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid se formó entre marzo de 2002 y noviembre de 2003. Durante este período, el deseo y luego la decisión de ejecutar un atentado terrorista en España provocó la unión de cuatro grupos relativamente pequeños de personas. . Dos de los grupos estaban interconectados porque evolucionaron a partir de los restos de una célula de Al Qaeda establecida en España a mediados de la década de 1990. Esta célula fue dirigida por Imad Eddin Barakat Yarkas, de origen sirio, más conocido como Abu Dahdah, y fue parcialmente desmantelada durante los meses posteriores al 11 de septiembre [2].

Un tercer grupo de personas que finalmente se convirtió en parte de la red estaba vinculado al Grupo de Combatiente Islámico Marroquí (GICM), que estableció estructuras en Europa Occidental en la década de 1990, particularmente en Francia y Bélgica. El cuarto grupo estaba compuesto inicialmente por una banda criminal activa en toda España y especializada en tráfico ilícito de drogas y vehículos robados.

Hay 27 personas sobre las que actualmente existen tanto datos empíricos como fundamentos legales para implicar en la preparación o ejecución de los atentados de Madrid [3]. De los 27, 13 ya han sido condenados en España, dos en Marruecos y uno en Italia, todos acusados ​​de participación en el complot de marzo de 2004. Siete personas se suicidaron en un piso franco en la localidad española de Leganés el 3 de abril de 2004. Las cuatro personas restantes son prófugos conocidos, aunque uno de ellos fue entregado a las autoridades marroquíes tras ser detenido en Siria en 2007 y aún está a la espera juicio en Marruecos.

Las 27 personas eran hombres, nacidos entre 1960 y 1983. Más de la mitad tenían entre 23 y 33 años en el momento de los atentados. La mayoría eran marroquíes nativos, a excepción de tres argelinos, un egipcio, un tunecino y un libanés. [4] Ninguno era originario de España.

En el momento de los ataques, 24 de los 27 vivían en España, un país en el que la gran mayoría de musulmanes son de ascendencia marroquí [5]. Dos del grupo vivían en la ciudad belga de Bruselas y uno en la ciudad de Milán, en el norte de Italia. La mayoría de los hombres eran inmigrantes económicos e incluían residentes extranjeros tanto legales como ilegales. Muchos de los hombres eran solteros, aunque un número significativo estaba casado y algunos tenían hijos. Aunque el perfil sociológico del grupo era diverso, por lo general tenían poca educación y no tenían trabajos bien remunerados.

¿Un caso de terrorismo local?

Al menos cuatro de las 27 personas que forman parte de la red de bombardeos de Madrid internalizaron claramente una ideología extremista fuera de España. Estos cuatro incluyen Hassan el-Haski, Youssef Belhadj, Rabei Osman y Allekema Lamari. Hassan el-Haski ya era un miembro destacado del GICM el 11 de marzo de 2004, aunque no está claro si se radicalizó en Marruecos o en Bélgica. Youssef Belhadj, por otro lado, estaba claramente radicalizado en Bélgica, donde se unió al GICM. Rabei Osman presuntamente abrazó el yihadismo mientras estaba en Egipto, donde nació, mientras que en Egipto se unió a la Jihad Islámica Egipcia, que se fusionó con Al Qaeda en 2001. Allekema Lamari era miembro del Grupo Islámico Armado (GIA) en 1996, incluso antes de llegar a España desde Argelia. En cuanto a Daoud Oughnane, quien también nació en Argelia, no está claro si adquirió una interpretación violenta del Islam antes de su llegada a España, ocurrida en la década de los noventa.

Sin embargo, los ataques terroristas de 2004 en Madrid a menudo han sido etiquetados como un caso de terrorismo “local” porque al menos 21 de las 27 personas que forman parte de la red adoptaron una ideología yihadista mientras estaban en España, aunque algunos de ellos ciertamente fueron influenciados durante estancias temporales en el extranjero. Sin embargo, los atentados de Madrid no fueron un caso de “terrorismo de cosecha propia” en el sentido más estricto de la palabra [6]. Entre los miembros de la red había personas vinculadas a grupos terroristas internacionales como el GICM y Al Qaeda. Dos de los miembros del grupo que se radicalizaron en el exterior, Rabei Osman y Youssef Belhadj, actuaron como agentes externos de radicalización de miembros de la red residentes en Madrid o cerca de Madrid, quienes a raíz de la propaganda de Osman y Belhadj decidieron involucrarse en el complot. Además, ninguno de los 27 miembros de la red nació o se naturalizó en España o en cualquier otro estado miembro de la Unión Europea. La mayor parte de la red llegó a España entre 1990-2001 como inmigrantes de primera generación en su adolescencia y mediados de los 20. Además, mientras estaban en España, sus rutinas diarias los colocaban en constante interacción con personas del mismo origen.

Solo un miembro del grupo, Rachid Aglif, podría considerarse un terrorista "de cosecha propia". Aglif se instaló en España con su padre y otros parientes marroquíes cercanos cuando solo tenía 10 años. Además, asistió a colegios públicos de la Comunidad de Madrid y empezó a trabajar en la tienda de su familia cuando tenía 16 años.

Irak y la cronología de la radicalización

Otra suposición sobre la red de bombardeos de Madrid de marzo de 2004 es que en su mayoría se radicalizaron como resultado de la invasión de Irak en 2003 [7]. Solo entre 12 y 13 personas que forman parte de la red internalizaron una ideología yihadista después de la invasión de Irak. Al menos cinco de los que se radicalizaron en el terrorismo después de la invasión de Irak pertenecían a una banda de criminales bajo el liderazgo de Jamal Ahmidan, o "Los chinos". Otros cuatro del grupo de 12 a 13 estaban conectados levemente con miembros anteriores de la célula de Abu Dahdah al-Qa`ida en España.
Por otro lado, de 13 a 14 de los miembros de la red adoptaron una ideología violenta antes de la invasión de Irak. De estos, de cinco a seis personas se radicalizaron después de los ataques del 11 de septiembre y la posterior intervención militar en Afganistán. Ocho se volvieron propensos al terrorismo antes de los ataques del 11 de septiembre [8]. Los miembros de la red que se radicalizaron antes del 11 de septiembre fueron los principales actores de los ataques de marzo de 2004, y también fueron agentes radicalizadores críticos para el resto del grupo.

Cómo se volvieron yihadistas

Los miembros de la red que se radicalizaron antes del 11 de septiembre y estaban en contacto con la célula de Al Qaeda de Abu Dahdah asistieron a los principales lugares de culto islámico de Madrid, como la mezquita de Abu Bakr y la mezquita M-30. Fue en estos lugares donde fueron vistos como posibles seguidores. [9] Además de ser adoctrinados en estos lugares, donde se difundía material extremista, solían ser invitados a tertulias campestres junto al río Alberche, cerca de la localidad rural de Navalcarnero. En estas reuniones informales en el campo, las actividades recreativas se mezclaron con sesiones de proselitismo sobre religión, jihad y conflictos que involucraron a grandes comunidades musulmanas, como en Bosnia. Se persuadió a las personas que asistieron a estas reuniones para que donaran dinero a los muyahidin que luchan en estos conflictos, así como se les invitó a realizar entrenamiento militar en campamentos yihadistas en Afganistán. [10] Finalmente, se eligió a individuos selectos y luego se los recluyó en residencias privadas donde fueron adoctrinados. Los procesos de adoctrinamiento incluyeron ver videos de luchas en Bosnia y Chechenia y escuchar sermones grabados de predicadores radicales como Abu Qatada.

Sin embargo, semanas después de los ataques del 11 de septiembre, las autoridades españolas desmantelaron la célula de Al Qaeda de Abu Dahdah y cesaron las reuniones en el campo en la orilla del río. Las reuniones se hicieron más discretas y a puerta cerrada en pisos y escaparates de la ciudad, como una barbería ubicada en un barrio de Madrid donde se concentran los magrebíes y otras poblaciones de inmigrantes.

Durante este período después del 11 de septiembre, algunas personas que formaban parte de la red fueron socializadas en el yihadismo por personas influyentes que viajaban a España desde el extranjero, como Mimoum Belhadj y su hermano Youssef Belhadj, que ya eran miembros del GICM. El miembro de la red Abdelmajid Bouchar, por ejemplo, se radicalizó de esta manera. Otros que luego se convirtieron en parte de la red de atentados de Madrid en 2004 fueron observados en 2002 fuera de los lugares de culto en Madrid, donde fueron sometidos a proselitismo por parte de Rabei Osman. Fouad el-Morabit Amghar es un ejemplo de un miembro de la red radicalizado por este método. Otros se radicalizaron mientras cumplían condena en las cárceles españolas, como Mohamed Bouharrat [11].

¿Fue Internet una herramienta de radicalización significativa?

Internet no fue un factor de radicalización para las personas que adoptaron una ideología yihadista antes de los ataques del 11 de septiembre. Fue un factor limitado entre quienes adoptaron una ideología yihadista entre el 11 de septiembre y febrero de 2003. En cuanto a quienes se radicalizaron en violencia después de la invasión de Irak en 2003, Internet parece haber sido un factor más importante en su proceso de radicalización [12]. ] Además, quienes se radicalizaron después de la invasión de Irak en 2003 también lo hicieron más rápidamente que los demás, aunque con distintos grados de intensidad [13]. La documentación judicial del caso terrorista de marzo de 2004 proporciona información valiosa sobre los sitios de Internet visitados por los miembros de la red.

Los archivos recuperados de un disco duro y dispositivos USB encontrados entre los escombros de la explosión del apartamento de Leganés son reveladores. [14] Antes del 11 de septiembre, los principales miembros de la red terrorista de Madrid prestaron mucha atención a los textos de Abdullah Azzam y Abu Qatada. Entre el 11 de septiembre y febrero de 2003, los miembros visitaron sitios web como www.jehad.net y descargaron escritos en árabe de Sayyid Qutb. Durante este período, los miembros también descargaron las producciones audiovisuales de al-Sahab, la productora de medios de Al Qaeda. Después de marzo de 2003, los miembros visitaron sitios como www.tawhed.ws, www.almaqdese.com y www.alsunnah.info y se centraron en los textos de Abu Qatada, Ibn Taymiyya, Ayman al-Zawahiri, Abu Muhammad al-Maqdisi, Nasir. bin Hamad al-Fahd, Abdul Munim Mustafa Halima, Hamid al-Ali y Muhammad Fizazi.

El papel de los vínculos afectivos

Otros factores de radicalización significativos fueron los vínculos afectivos entre individuos. Los lazos preexistentes contribuyeron no solo a la adopción del yihadismo, sino a la inclusión real de las personas en la red terrorista. Estas relaciones generalmente se basaban en el parentesco, la amistad y los vínculos de vecindad. Por ejemplo, 11 de las 27 personas nacieron en Tetuán y Tánger en Marruecos. Sin embargo, este hecho no es una relación causal definitiva ya que más del 20% de las decenas de miles de marroquíes que viven en Madrid son de estas dos ciudades [15]. Sin embargo, hay casos en los que los miembros de la red estaban activos dentro del mismo barrio de la ciudad, conexiones que se remontan a la infancia y la juventud. Este es el caso de Jamal Zougam y Said Berraj con respecto a Tánger. En estas circunstancias, los lazos afectivos basados ​​en el barrio cobran mucha más relevancia, sobre todo si son recurrentes durante estancias puntuales en la misma ciudad de origen.

Independientemente, no es fácil establecer el lugar de nacimiento o residencia como factor causal, ya que a menudo intervienen otras variables. Jamal Ahmidan, Hicham Ahmidan y Hamid Ahmidan proceden de Tetuán, pero comparten lazos familiares. Mohamed y Rachif Oulad Akcha, ambos miembros de la red terrorista y ambos nacidos en Tetuán, son hermanos. De hecho, el 25% de los 27 individuos que forman parte de la red tenían al menos otro pariente involucrado en la trama.

En cuanto a los lazos de amistad, es difícil hacer lo que de otro modo sería una importante distinción analítica entre las relaciones existentes antes de la socialización individual en el yihadismo y las forjadas dentro de los cuatro grupos de grupos después de que se adoptaron las ideas extremistas, pero antes de la formación de una red terrorista. Sin embargo, en lo que respecta a las personas involucradas en actividades delictivas encabezadas por "Los chinos", la lealtad a la banda criminal y, sobre todo, a su líder parece haber sido el factor clave que motivó su participación en el complot del atentado de 2004 en Madrid.

La red de bombardeos de trenes de Madrid de 2004 no debe verse como un caso de terrorismo "local", o como un caso de una red "local" de simpatizantes de Al Qaeda. La red no carecía de conexiones internacionales con figuras y entidades destacadas del terrorismo mundial, y sus miembros, con una excepción, no eran personas descontentas nacidas o criadas en España o en cualquier otro país de Europa occidental.

En cuanto a los procesos de radicalización de la red, los individuos que se radicalizaron hacia el yihadismo después de la invasión de Irak en 2003 son una mayoría relativa, y este tema parece ser un factor significativo en su radicalización. Los miembros que adoptaron el yihadismo antes de la invasión de Irak en 2003 fueron influenciados por marcos de injusticia islámica, como con respecto a los principales conflictos que involucran a las comunidades musulmanas. Estos incluyen el conflicto en Bosnia antes del 11 de septiembre, o Afganistán inmediatamente después de que la invasión de Irak probablemente también contribuyó. En cuanto a los miembros que adquirieron una ideología yihadista antes del 11 de septiembre, sus procesos de radicalización fueron más lentos y tomaron de meses a años. Una posible explicación es que los agentes radicalizadores necesitaban más tiempo para generar confianza entre los sujetos de adoctrinamiento, y pueden haber creado deliberadamente varias etapas de radicalización para hacer avanzar la socialización de un recluta hacia el yihadismo.

Fue en mezquitas, lugares de culto, reuniones en el campo y residencias privadas donde la mayoría de los miembros de la red de bombardeos de Madrid adoptaron puntos de vista extremistas. Algunos adoptaron una concepción violenta del Islam mientras estaban en prisión. Internet fue claramente relevante como herramienta de radicalización, especialmente entre aquellos que se radicalizaron después de 2003, pero fue más importante un complemento de las interacciones cara a cara.

Casi seis años después de los atentados de Madrid, todavía existen muchos de estos mismos factores causales. El país sigue albergando lugares de culto donde predican varios salafistas radicales extranjeros. Las cárceles siguen siendo lugares donde se produce la radicalización yihadista. Internet solo ha crecido como una importante herramienta de radicalización y ahora se pueden encontrar documentos extremistas en español. Irak se ha convertido en otro factor de radicalización, uniéndose a otros conflictos que involucran a musulmanes como Afganistán, Somalia e incluso el norte de África.

También hay que considerar un nuevo factor potencial de radicalización. España está experimentando ahora el surgimiento de una segunda generación de descendientes de padres inmigrantes musulmanes que llegan a la mayoría de edad. Aunque esta segunda generación, en su conjunto, aún no tiene la edad suficiente para ir a la universidad, las escuelas pueden convertirse gradualmente en lugares donde grupos de pares de adolescentes de segunda generación se vean afectados finalmente por una falta de integración efectiva en la sociedad española y una ausencia concomitante de identificación con la sociedad española. país de donde vinieron sus padres. Esto podría conducir al yihadismo global como un marco de referencia cognitivo alternativo entre los varios miles de alumnos que actualmente tienen entre 14 y 17 años. Si no se previene y se contrarresta la radicalización yihadista, finalmente se podrían producir casos reales de terrorismo “local” en España, similar a incidentes en otros países de Europa occidental.

El Dr. Fernando Reinares es Catedrático de Ciencias Políticas y Estudios de Seguridad en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Tras desempeñarse como Asesor Superior en Política Antiterrorista del Ministro del Interior español tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, dedicado a adaptar las estructuras de seguridad nacional a los retos del terrorismo internacional, fue nombrado Director del Programa sobre Terrorismo Global en el Real Instituto Elcano, el think-tank líder en estudios internacionales y estratégicos en España. Ha sido invitado a unirse al Woodrow Wilson Center en Washington, D.C., como Public Policy Scholar en 2011.

[1] Salvo que se indique lo contrario, todos los hechos de este artículo proceden del proceso penal por los atentados con bomba en el tren de Madrid de 2004, que en España acumulan 241 tomos y 30 volúmenes separados con registros previamente secretos, que contienen un total de 93.226 expedientes paginados. Además, la documentación judicial incluye antecedentes del juez de instrucción central responsable del caso y sentencias tanto en la Audiencia Nacional como en la Corte Suprema. Además, de procesos penales relacionados y sentencias dictadas en Milán y Sale.

[2] Esta célula de Al Qaeda en España fue detectada por la policía a finales de 1994. Entre sus miembros fundadores estaban Anwar Adnan Mohamed Saleh, también conocido como Chej Salah, quien se trasladó de Madrid a Peshawar en octubre de 1995 y Mustafa Setmarian Nasar, más conocido como Abu Mus`ab al-Suri, que se trasladó a Londres cuatro meses antes y luego se instaló cerca de Usama bin Ladin en Afganistán. Esta célula de Al Qaeda estaba conectada a la célula de Hamburgo que generó los ataques del 11 de septiembre. Abu Dahdah estuvo en contacto con Mohammed Atta desde principios de la década de 1990. El primero y otras 17 personas fueron condenados por cargos relacionados con el terrorismo por la Audiencia Nacional el 26 de septiembre de 2005.

[3] El número de personas directa o indirectamente involucradas en los ataques puede exceder las 27. Estaría más allá de los límites deontológicos del trabajo académico, obligada a respetar los derechos humanos fundamentales y las garantías del estado de derecho al investigar y publicar sobre terrorismo, para incluir personas que fueron detenidos tras los ataques pero nunca acusados, o procesados ​​pero absueltos de todos los cargos. Otros, condenados por lidiar con explosivos robados que terminaron en manos de los terroristas, no pertenecían exactamente a la red yihadista como tal y por lo tanto quedan excluidos de este análisis.

[4] Los marroquíes incluyen: Hassan el-Haski, Youssef Belhadj, Mohamed Larbi ben Sellam, Jamal Ahmidan, Said Berraj, Mohamed Afalah, Jamal Zougam, Othman el-Gnaoui, Fouad el-Morabit Anghar, Saed el-Harrak, Mohamed Bouharrat , Rachid Aglif, Abdelmajid Bouchar, Rifaat Anouar Asrih, Abdenabi Kounjaa, Mohamed Oulad Akcha, Rachid Oulad Akcha, Abdelilah Hriz, Mohamed Belhadj, Hamid Ahmidan y Hicham Ahmidan. Los argelinos incluyen: Allekema Lamari, Daoud Ouhnane y Nasreddine Bousbaa. El egipcio es Rabei Osman el-Sayed Ahmed. El tunecino es Serhane ben Abdelmajid Fakhet. El libanés es Mahmoud Slimane Aoun.

[5] La mayoría de los integrantes de la red de bombardeos que vivían en España residían en o cerca de Madrid.

[6] Una delimitación del fenómeno útil para una discusión informada sobre este y otros casos se puede encontrar en Evan F. Kohlmann, "Homegrown Terrorists: Theory and Cases in the War on Terror's Newest Front", Annals of the American Academy of Political y Ciencias Sociales 618: 1 (2008): págs. 95-109. La red responsable de los atentados de trenes de cercanías del 11/3, sin embargo, se acomoda mejor al concepto de red yihadista de base propuesto por Javier Jordán, Fernando M. Mañas y Nicola Horsburgh en “Fortalezas y debilidades de las redes yihadistas de base: El Madrid. Bombings ”, Estudios sobre conflictos y terrorismo 31: 1 (2008): págs. 17-39.

[7] Dos individuos pertenecientes a la red de bombardeos de Madrid, Mohammed Larbi ben Sellam y Abdelilah Hriz, participaron posteriormente, desde España, Turquía y Siria, en actividades destinadas a facilitar el viaje a Irak de extremistas musulmanes que se radicalizaron en Europa y querían únete a la campaña terrorista de las organizaciones relacionadas con al-Qai`da en el país. Uno de los fugitivos, Mohamed Belhadj, fue arrestado en Siria en 2007 y otro, Mohammed Afalah, llegó a Irak, donde presuntamente perpetró un ataque suicida en mayo de 2005.

[8] Cuatro de los ocho incluyen a Hassan el-Haski, Rabei Osman, Youssef Belhadj y Allekema Lamari, todos los cuales eran parte de grupos yihadistas antes de los ataques del 11 de septiembre. Tres de los ocho que se volvieron propensos al terrorismo antes de los ataques del 11 de septiembre ya formaban parte de la célula de Al Qaeda de Abu Dahdah. Entre ellos estaban Jamal Zougam, Said Berraj y Sarhane ben Abdelmajid Fakhet, "El tunecino", que se radicalizó mientras estaba en contacto con un miembro destacado de la célula, Amer Azizi. Amer Azizi, también conocido como Othman al-Andalusi, fue identificado por la policía nacional española cuando realizaba investigaciones en la celda de Abu Dahdah a la que pertenecía. Antes del 11 de septiembre, Azizi participó activamente en la radicalización de los inmigrantes magrebíes y los envió a campos de entrenamiento en Afganistán, donde viajó personalmente, probablemente más de una vez. Fue una de las figuras carismáticas cuyo impacto como agente radicalizador en España fue puntualizado por Rogelio Alonso en “Procesos de radicalización de los terroristas yihadistas en España”, Real Instituto Elcano, ARI 31/2007.

[9] Vale la pena mencionar que antes de que se radicalizara en una ideología yihadista, Serhane ben Abdelmajid Fakhet se había unido a Tablighi Jama`at. También fue dentro de este grupo, por ejemplo, donde Amer Azizi conoció por primera vez a Moustapha Maymouni, el hombre que inició la formación de la red terrorista de Madrid en 2002 pero fue detenido durante un viaje a Marruecos en 2003.

[10] Said Berraj, por ejemplo, se dirigía a Afganistán en 2001 cuando fue arrestado en Turquía. Said Berraj viajaba en compañía de otros tres seguidores de Abu Dahdah, más concretamente el propio Amer Azizi, Salaheddin Benyaich, también conocido como Abu Muhgen, y Lahcen Ikassrien, que fue capturado por el ejército estadounidense en Afganistán después del 11 de septiembre, encarcelado por unos años en la Bahía de Guantánamo y finalmente extraditado a España en 2005, donde fue liberado.

[11] Rachid Aglif, Otman el-Gnaoui y Mahmoud Slimane Aoun, todos los cuales se radicalizaron en violencia después de marzo de 2003, también cumplieron condena en prisión durante la década de 1990, pero aparentemente no dio lugar a la adopción de actitudes extremistas.

[12] Una perspectiva longitudinal sobre la radicalización entre los implicados en la red de bombardeos de Madrid indica la creciente importancia de Internet, aunque no hasta el punto de la autoradicalización o el auto-reclutamiento. Para una discusión más amplia basada en otros ejemplos, vea Peter Newmann, Joining Al-Qaeda. Reclutamiento yihadista en Europa (Londres: Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, 2008), págs. 53-62.

[13] Curiosamente, un sentido gradual de participación progresiva, generalmente considerado como una cualidad constante entre los que se están convirtiendo en terroristas, parece estar ausente para algunos recién llegados a la red de bombardeos de Madrid. Para obtener una perspectiva perspicaz sobre estos temas, consulte John Horgan, "From Profiles to Pathways and Roots to Routes: Perspectives from Psychology on Radicalization into Terrorism", Annals of the American Academy of Political and Social Sciences 618: 1 (2008): págs. 80-93.

[14] Los archivos de las unidades se crearon entre julio de 1997 y febrero de 2004.

[15] Bernabé López García y Mohamed Berriane eds., Atlas de la Inmigración Marroquí en España (Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2005), págs. 499-500.


Pistas contradictorias en los sangrientos atentados de Madrid / ¿QUÉ TERRORISTAS? Las teorías apuntan a extremistas vascos o musulmanes, o ambos

1 de 12 socorristas alinean cadáveres junto a un tren de pasajeros dañado por una bomba en la estación de Atocha luego de una serie de explosiones en trenes en Madrid el jueves 11 de marzo de 2004, solo tres días antes de las elecciones generales de España, matando a más de 170 viajeros en hora punta e hiriendo más de 500 en el peor atentado terrorista de la historia de España. (Foto AP / Denis Doyle) Los rescatistas alinean los cuerpos de las víctimas frente a un tren de pasajeros bombardeado en la estación de Atocha en Madrid. DENIS DOYLE Mostrar más Mostrar menos

2 de 12 socorristas trabajan alrededor del tren interurbano destruido en la estación de tren de Atocha en Madrid después de que varias explosiones sacudieran estaciones de tren en Madrid el jueves 11 de marzo de 2004, sólo tres días antes de las elecciones generales de España. Las explosiones mataron a más de 173 viajeros en hora punta e hirieron a más de 500 en el peor ataque terrorista de la historia de España. (Foto AP / Peter Dejong) Los equipos de rescate sacan a una víctima de un tren en la estación de tren de Atocha en Madrid, donde el número de muertos aumentó a medida que pasaban las horas. ####### 0421668233 Los socorristas retiran a una víctima de un tren de cercanías en la estación de tren de Atocha en Madrid. PETER DEJONG Mostrar más Mostrar menos

4 de 12 vagones de ferrocarril destruidos se encuentran en las vías después de que una bomba explotara en la estación de tren de Atocha en Madrid durante la hora pico de la mañana, el jueves 11 de marzo de 2004, matando al menos a 131 personas e hiriendo a cientos más. (Foto AP / EFE, Sergio Barrenechea) ** ESPAÑA FUERA ** SERGIO BARRENECHEA Mostrar más Mostrar menos

5 de 12 Rescatistas sacan a una víctima de un tren en la estación de tren de Atocha luego de una explosión allí, luego de que las explosiones sacudieran tres estaciones en Madrid el jueves 11 de marzo de 2004, solo tres días antes de las elecciones generales de España. Las explosiones mataron a más de 173 viajeros en hora punta e hirieron a más de 500 en el peor ataque terrorista de la historia de España. (Foto AP / Peter Dejong) PETER DEJONG Mostrar más Mostrar menos

7 de 12 Un vagón de ferrocarril destrozado se encuentra en las vías de la estación de tren de Santa Eugenia después de que varias bombas explotaran en tres estaciones de tren diferentes de Madrid durante la hora pico de la mañana, el jueves 11 de marzo de 2004, matando al menos a 170 personas e hiriendo a cientos. más. (Foto AP / EFE, Fernando Alvardo) ** ESPAÑA FUERA ** FERNANDO ALVARDO Mostrar más Mostrar menos

8 de 12 Un médico atiende a una víctima herida después de que una serie de bombas explotaran en Madrid durante la hora pico de la mañana, el jueves 11 de marzo de 2004, matando al menos a 131 personas e hiriendo a cientos más. (Foto AP / EFE, Juanjo Martín) ** ESPAÑA FUERA ** JUANJO MARTIN Mostrar más Mostrar menos

10 de 12 La policía saca los cuerpos de un tren de pasajeros en la estación de tren de Atocha en Madrid el jueves 11 de marzo de 2004, después de que una serie de bombas sacudieran estaciones de tren en Madrid el jueves 11 de marzo, matando a más de 170 viajeros en hora punta e hiriendo a cientos. más. (Foto AP / EFE, Emilio Naranjo) ** ESPAÑA FUERA ** EMILIO NARANJO Mostrar más Mostrar menos

11 de 12 Un viaje diario mortal. Gráfico del New York Times Gráfico de la crónica Mostrar más Mostrar menos

2004-03-12 04:00:00 PDT Madrid - El tamaño y el salvajismo de los atentados sincronizados de las estaciones de tren del jueves sugieren un cambio significativo en las tácticas de los separatistas vascos, o el trabajo de un jugador completamente nuevo en España.

Las autoridades españolas están lidiando con teorías contrapuestas sobre quién fue el responsable de los ataques que mataron a casi 200 personas e hirieron a aproximadamente 1.400 más. Rápidos para culpar a los militantes de ETA que luchan por separarse de España, los altos funcionarios al final del día se vieron obligados a reconocer que estaban llevando a cabo una investigación más compleja.

"¿Podrían haber sido fundamentalistas islámicos?" preguntó un alto funcionario antiterrorista español el jueves por la noche. "Podría haber sido. España es claramente un objetivo de Al Qaeda. Osama bin Laden lo ha dicho él mismo".

Aun así, las pruebas forenses, incluido el tipo de explosivos utilizados, y las detenciones en las últimas semanas de supuestos terroristas vascos armados con potentes bombas apuntan a ETA como el principal sospechoso de las masacres del jueves, dijeron los investigadores en entrevistas, haciéndose eco del ministro del Interior, Ángel Acebes.

ETA supuestamente planeó un atentado con bomba en Nochebuena en otra estación de tren de Madrid, que fue frustrado por la policía. Inteligencia reciente revela que una generación joven y despiadada de militantes vascos ha estado presionando desde el verano para lograr un golpe espectacular, según un alto funcionario policial español.

Pero los múltiples ataques bien coordinados dirigidos a víctimas civiles masivas son elementos fuera de carácter con la campaña armada de ETA de 3 décadas. ETA tradicionalmente ha apuntado a los símbolos del poder de Madrid, como la policía y los políticos, o su base económica, con golpes en los centros turísticos.

Los métodos del jueves recordaron la brutal coreografía refinada por Al Qaeda en sus ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, D.C., y más recientemente en todo el mundo. Y el descubrimiento de cintas de audio de versos coránicos junto con detonadores en una camioneta robada que se cree que fue utilizada por los atacantes obligó a los investigadores a considerar un escenario alternativo sombrío: los terroristas islámicos podrían haber elegido España para el ataque, su primer ataque exitoso en Europa Occidental.

"Buscamos tanto las posibilidades del terrorismo vasco como del terrorismo islámico", dijo un comandante de la policía española. "ETA sigue siendo la posibilidad más fuerte. Pero estos ataques fueron bastante extraños. Hay elementos que se parecen a Al Qaeda, elementos que se parecen a ETA y algunas cosas que no son ni lo uno ni lo otro".

El método de ataque alimentó una tercera teoría: que los ataques coordinados resultaron de una alianza de redes vascas e islámicas.

En las últimas décadas, los contactos mundiales de ETA la han puesto en contacto con militantes árabes en lugares como Libia y Líbano. El año pasado, los ataques de terroristas suicidas en Casablanca, Marruecos y Estambul, Turquía, mostraron la capacidad de los operativos de Al Qaeda para unir fuerzas con los grupos islámicos locales. La mayoría de los investigadores consideraban poco probable una asociación entre los nacionalistas laicos de ETA y los fundamentalistas islámicos violentos de hoy.

No obstante, el plan calculado para infligir bajas a gran escala sugiere que Al Qaeda se ha convertido en una influencia para después de septiembre. 11 terrorismo y podría haber sido copiado por ETA, dijeron las autoridades.

"Quizás lo que estamos viendo es una 'islamización' del estilo del terrorismo de ETA", dijo un investigador de la Guardia Civil paramilitar española. "Es decir, ven que los ataques espectaculares y coordinados como los llevados a cabo por Al Qaeda son los que causan el mayor impacto. Así que en lugar de matar a un concejal en alguna parte, lo hacen".

Los atentados de ETA, que han matado a unas 800 personas en un período de más de 30 años, han exhibido un cierto método. Normalmente, aunque no siempre, un miembro de ETA avisa por teléfono poco antes de una explosión. El mayor número de personas que ETA mató en un atentado con bomba fue de 22 en un supermercado de Barcelona en 1987. El grupo se disculpó más tarde por haber matado a tantos civiles.


Responsabilidad

El 14 de marzo de 2004, Abu Dujana al-Afghani, un supuesto portavoz de al-Qaeda en Europa, apareció en una cinta de vídeo reivindicando la responsabilidad de los ataques.

El poder judicial español declaró que un grupo libre de musulmanes marroquíes, sirios y argelinos y dos informantes de la Guardia Civil y la policía española eran sospechosos de haber llevado a cabo los ataques. El 11 de abril de 2006, el juez Juan del Olmo acusó a 29 sospechosos de su participación en los atentados con bombas.

Protesta anónima: & # 8216Los valientes son valientes hasta que el cobarde quiere & # 8217.

No se han encontrado pruebas de la participación de Al Qaeda, aunque el día de los ataques de las Brigadas Abu Hafs al-Masri se hizo una afirmación de Al Qaeda. Los funcionarios estadounidenses señalan que este grupo es & # 8220 notoriamente poco fiable & # 8221. En agosto de 2007, al-Qaeda afirmó estar & # 8220 orgulloso & # 8221 por los atentados de 2004 en Madrid.

The Independent informó que & # 8220Los que inventaron el nuevo tipo de bomba de mochila utilizada en los ataques se dice que fueron enseñados en campos de entrenamiento en Jalalabad, Afganistán, bajo instrucción de miembros del Grupo de Combate Islámico Radical de Marruecos & # 8217. & # 8221

Mohamed Darif, profesor de ciencias políticas en la Universidad Hassan II en Mohammedia, declaró en 2004 que la historia del Grupo de Combate Marroquí está directamente relacionada con el surgimiento de al-Qaeda en Afganistán. Según Darif, & # 8220 Desde sus inicios a finales de la década de 1990 y hasta 2001, el papel de la organización se limitó a dar apoyo logístico a al-Qaeda en Marruecos, encontrando a sus miembros lugares para vivir, proporcionándoles papeles falsos, con la oportunidad de casarse con marroquíes y con identidades falsas que les permitan viajar a Europa. Sin embargo, desde el 11 de septiembre, que puso al Reino de Marruecos del lado de la lucha contra el terrorismo, la organización cambió de estrategia y optó por ataques terroristas dentro del propio Marruecos. & # 8221

Placa conmemorativa a las víctimas en Haría, Lanzarote.

El erudito Rogelio Alonso dijo en 2007, & # 8220 que la investigación había descubierto un vínculo entre los sospechosos de Madrid y el mundo más amplio de al-Qaida & # 8221. Scott Atran dijo & # 8220 No hay & # 8217t la más mínima evidencia de relación alguna con Al Qaeda. Lo hemos estado analizando de cerca durante años y hemos sido informados por todos bajo el sol y nada los conecta. Proporciona una línea de tiempo detallada que da crédito a esta opinión.

Según el Centro Europeo de Seguridad e Inteligencia Estratégica, este es el único acto terrorista islamista en la historia de Europa en el que los islamistas internacionales colaboraron con los no musulmanes.

El ex primer ministro español José María Aznar dijo en 2011 que Abdelhakim Belhadj, líder del Grupo de Lucha Islámico Libio y actual jefe del Consejo Militar de Trípoli, era sospechoso de complicidad en los atentados.

& # 8211 Acusaciones de participación de ETA

Las reacciones inmediatas a los atentados en Madrid fueron las diversas ruedas de prensa del presidente del Gobierno español, José María Aznar, en las que participó ETA. El gobierno español mantuvo esta teoría durante dos días. Debido a que las bombas fueron detonadas tres días antes de las elecciones generales en España, la situación tuvo muchas interpretaciones políticas. La masacre también tuvo lugar exactamente dos años y medio después de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos en 2001. Otras interpretaciones de esta fecha desde el 11 de septiembre señalan que el bombardeo tuvo lugar 911 días exactamente desde el ataque terrorista del 11 de septiembre. Estados Unidos también creyó inicialmente que ETA era responsable, luego cuestionó si los islamistas eran responsables. [60] España & # 8217s tercer periódico más grande ABC, inmediatamente etiquetó los ataques como & # 8220ETA & # 8217s ataque más sangriento & # 8221.

Debido a la teoría del gobierno, las declaraciones emitidas poco después de los atentados de Madrid, incluido el del lehendakari Juan José Ibarretxe, identificaron a ETA como el principal sospechoso, pero el grupo, que generalmente se atribuye la responsabilidad de sus acciones, negó haber cometido irregularidades. Pruebas posteriores señalaron con fuerza la participación de grupos islamistas extremistas, y el Grupo Combatiente Islámico Marroquí fue nombrado centro de las investigaciones.

Aunque ETA tiene un historial de ataques con bombas en Madrid, los atentados del 11 de marzo superaron cualquier atentado previamente intentado por una organización europea. Esto llevó a algunos expertos a señalar que las tácticas empleadas eran más típicas de los grupos extremistas militantes islamistas, tal vez con cierto vínculo con al-Qaeda, o tal vez con una nueva generación de activistas de ETA que utilizan al-Qaeda como modelo. Los observadores también señalaron que ETA habitualmente, pero no siempre, emite advertencias antes de sus bombardeos masivos y que no había habido ninguna advertencia para este ataque. El director de Europol, Jürgen Storbeck, comentó que los bombardeos & # 8220 podrían haber sido ETA & # 8230. Pero estamos ante un ataque que no se corresponde con el modus operandi que han adoptado hasta ahora.

Los analistas políticos creen que la culpabilidad de ETA habría fortalecido las posibilidades de reelección del PP, ya que esto se habría considerado como la agonía de una organización terrorista reducida a medidas desesperadas por la fuerte política antiterrorista de la administración Aznar. . Por otro lado, un ataque islamista se habría percibido como el resultado directo de la participación de España en Irak, una guerra impopular que no había sido aprobada por el Parlamento español.

& # 8211 Investigación

Se cree que todos los dispositivos estaban ocultos dentro de las mochilas. La policía investigó los informes de tres personas con pasamontañas que subían y bajaban de los trenes en varias ocasiones en Alcalá de Henares entre las 7:00 y las 7:10. Se encontró una furgoneta Renault Kangoo estacionada fuera de la estación de Alcalá de Henares que contenía detonadores, cintas de audio con versos del Qur & # 8217anic y teléfonos móviles.

El jefe provincial de TEDAX (los expertos en desactivación de bombas de la policía española) declaró el 12 de julio de 2004 que los daños en los trenes no podían ser causados ​​por dinamita, sino por algún tipo de explosivo militar, como C3 o C4. Una fuente anónima de la administración Aznar afirmó que el explosivo utilizado en los atentados había sido Titadine (utilizado por ETA e interceptado en su camino a Madrid 11 días antes).

En marzo de 2007, el jefe de TEDAX afirmó que sabían que el explosivo sin detonar encontrado en la camioneta Kangoo era Goma-2 ECO el mismo día de los atentados. También afirmó que & # 8220es imposible conocer & # 8221 los componentes de los explosivos que estallaron en los trenes, aunque luego afirmó que era dinamita. El juez Javier Gómez Bermúdez respondió & # 8220 no entiendo & # 8221 a estas afirmaciones.

& # 8211 Examen de dispositivos sin explotar

Un informe de radio mencionó un explosivo plástico llamado & # 8220Special C & # 8221. Sin embargo, el gobierno dijo que el explosivo encontrado en un dispositivo sin detonar, descubierto entre las bolsas que se cree fueron víctimas y el equipaje perdido # 8217, era el Goma-2 ECO de fabricación española. El dispositivo sin detonar contenía 10 kg (22 lb) de explosivo con 1 kg (2,2 lb) de clavos y tornillos empaquetados a su alrededor como metralla. Sin embargo, a raíz de los ataques, el forense jefe alegó que no se encontró metralla en ninguna de las víctimas.

Goma-2 ECO nunca antes había sido utilizado por al-Qaeda, pero The Independent describió el explosivo y el modus operandi como marcas registradas de ETA, aunque el Daily Telegraph llegó a la conclusión opuesta.

Dos bombas, una en Atocha y otra en las estaciones de El Pozo, números 11 y 12, fueron detonadas accidentalmente por la TEDAX. Según el jefe provincial de la TEDAX, las mochilas desactivadas contenían algún otro tipo de explosivo. La bomba número 13, que fue trasladada a una comisaría, contenía dinamita, aunque no explotó porque le faltaban dos cables que conectaban los explosivos al detonador. Esa bomba usó un teléfono móvil (Mitsubishi Trium) como temporizador, requiriendo una tarjeta SIM para activar la alarma y así detonar. El análisis de la tarjeta SIM permitió a la policía arrestar a un presunto autor. El sábado 13 de marzo, cuando tres marroquíes y dos musulmanes paquistaníes fueron arrestados por los ataques, se confirmó que los ataques provenían de un grupo islámico. Sólo una de las cinco personas (el marroquí Jamal Zougam) detenidas ese día fue finalmente procesada.

La Guardia Civil desarrolló un amplio plan de acción para monitorear los registros correspondientes al uso de armas y explosivos. Se realizaron 166.000 inspecciones en todo el país entre marzo de 2004 y noviembre de 2004. Se descubrieron unas 2.500 infracciones y se incautaron más de 3 toneladas de explosivos, 11 kilómetros de cordón detonante y más de 15.000 detonadores.

& # 8211 Suicidio de sospechosos

El 3 de abril de 2004, en Leganés, al sur de Madrid, cuatro terroristas murieron en una aparente explosión suicida, matando a un agente de policía del Grupo Especial de Operaciones (GEO) e hiriendo a once policías. Según testigos y medios de comunicación, ese día escaparon entre cinco y ocho sospechosos.

Edificio dañado en Leganés donde murieron los cuatro terroristas.

Fuerzas de seguridad realizaron una explosión controlada de un bulto sospechoso hallado cerca de la estación de Atocha y posteriormente desactivaron los dos artefactos sin detonar del tren de Téllez. Un tercer dispositivo sin detonar fue trasladado posteriormente desde la comisaría de El Pozo a una comisaría de policía de Vallecas, y se convirtió en una pieza central de prueba para la investigación. Parece que la bomba de El Pozo no detonó porque la alarma de un teléfono celular que se utilizó para activar la bomba se puso 12 horas tarde.

& # 8211 Teorías de la conspiración

Sectores del Partido Popular (PP) y determinados medios, como el diario El Mundo y la emisora ​​COPE, continúan apoyando las teorías que relacionan el atentado con una vasta conspiración para sacar del poder al partido gobernante. También apoyó la conspiración la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la mayor asociación de víctimas del terrorismo de España.

Estas teorías especulan que ETA y miembros de las fuerzas de seguridad y de los servicios secretos nacionales y extranjeros (Marruecos) estuvieron involucrados en los atentados. Defensores de las afirmaciones de que ETA participó de alguna forma en los atentados del 11 de marzo han afirmado que existen indicios circunstanciales que vinculan a los islamistas con dos miembros de ETA que fueron detenidos mientras conducían por las afueras de Madrid en una furgoneta que contenía 500 kg de explosivos 11 días antes de la Bombardeos de trenes. El juez de Madrid Coro Cillán sigue escuchando casos de teoría de la conspiración, incluido uno que acusa a funcionarios del gobierno de ordenar el desguace de los vagones bombardeados para destruir pruebas.

& # 8211 Política de invasión de Irak

El público parecía convencido de que los atentados de Madrid fueron el resultado de la alineación del gobierno de Aznar con Estados Unidos y su invasión de Irak. Los terroristas detrás del ataque del 11-M tuvieron algo de éxito debido al resultado de las elecciones. Antes del ataque, el Partido Popular en el poder lideraba las encuestas en un 5 por ciento. Se cree que el Partido Popular habría ganado las elecciones si no hubiera sido por el atentado terrorista. El Partido Socialista, liderado por José Luis Rodríguez Zapatero, terminó ganando las elecciones por un 5%. El Partido Socialista había pedido la retirada de las tropas españolas de Irak durante su campaña. Zapatero prometió retirar las tropas españolas antes del 30 de junio de 2004, y las tropas se retiraron un mes antes de lo esperado. El veintiocho por ciento de los votantes dijo que los atentados influyeron en sus opiniones y votos. Una enorme cantidad de 1 millón de votantes cambiaron su voto al Partido Socialista después de los atentados de Madrid. Estos votantes que cambiaron su voto ya no estaban dispuestos a apoyar la postura del Partido Popular sobre la política de guerra. Los atentados también influyeron en la votación de 1.700.000 ciudadanos que no tenían previsto votar originalmente. Por otro lado, los ataques terroristas disuadieron a 300.000 personas de votar. En general, hubo un aumento neto del 4 por ciento en la participación de votantes.

& # 8211 de prueba

El juez Juan del Olmo encontró a & # 8220 células locales de extremistas islámicos inspirados a través de Internet & # 8221 culpables de los ataques del 11 de marzo, no al Grupo Islámico Armado ni al Grupo Combatiente Islámico Marroquí.Estas células locales están formadas por traficantes de hachís de origen marroquí, remotamente vinculados a una célula de al-Qaeda que ya había sido capturada. Estos grupos compraron los explosivos (dinamita Goma-2 ECO) a ladrones de bajo nivel, policías y confidentes de la Guardia Civil en Asturias con dinero del narcotráfico a pequeña escala.

Según El Mundo, & # 8220 las notas sobre el confidente marroquí & # 8216 Cartagena & # 8217 demuestran que la Policía tenía bajo vigilancia a los líderes de la célula responsables de los atentados del 11 de marzo & # 8221. Sin embargo, ninguna de las notas se refiere a la preparación de cualquier ataque terrorista.

El juicio de 29 imputados comenzó el 15 de febrero de 2007. Según El País, & # 8220el Tribunal desmanteló una a una todas las teorías conspirativas & # 8221 y demostró que cualquier vínculo o implicación de los atentados con ETA era engañoso o carecía de fundamento. Durante el juicio, los acusados ​​retiraron sus declaraciones anteriores y negaron cualquier implicación. Según El Mundo las preguntas sobre & # 8220quién, por qué, cuándo y dónde se planificaron los atentados al tren de Madrid & # 8221 siguen & # 8220 abiertas & # 8221, porque los presuntos autores intelectuales de los atentados fueron absueltos. El Mundo también afirmó, entre otros recelos, que el Poder Judicial español llegó a conclusiones & # 8220 científicamente erróneas & # 8221 sobre el tipo de explosivos utilizados en los trenes, y que no se encontró ningún vínculo directo con Al Qaeda, desmintiendo así el argumento clave de la versión oficial & # 8221. El autoproclamado experto Scott Atran, antropólogo de profesión, describió el juicio de Madrid como & # 8220 una completa farsa & # 8221 señalando el hecho de que & # 8220No hay & # 8217t la más mínima evidencia de relación operativa con al-Qaida & # 8221. . En cambio, & # 8220La abrumadora mayoría de células terroristas en Europa no tienen nada que ver con Al Qaeda más que una vaga relación de ideología & # 8221.

Aunque el juicio se desarrolló sin contratiempos en sus primeros meses, 14 de los 29 acusados ​​organizaron una huelga de hambre en mayo, en protesta por el supuesto papel & # 8220 injusto & # 8221 de los partidos políticos y los medios de comunicación en los procesos judiciales. El juez Javier Gómez Bermúdez se negó a suspender el juicio a pesar de la huelga, y los huelguistas terminaron su ayuno el 21 de mayo.

La última audiencia del juicio se celebró el 2 de julio de 2007. Las transcripciones y videos de las audiencias se pueden ver en datadiar.tv.

El 31 de octubre de 2007, la Audiencia Nacional de España emitió sus veredictos. De los 28 acusados ​​en el juicio, 21 fueron declarados culpables de diversos cargos, desde falsificación hasta asesinato. Dos de los acusados ​​fueron condenados cada uno a más de 40.000 años de prisión.


Trenes y terrorismo

Es temprano en la tarde de un brillante y soleado martes de primavera en la estación de tren de Halifax. La convocatoria de embarque para El océano, VIA Rail & # 8217s lujoso tren de pasajeros nocturno a Montreal, acaba de hacerse sobre el sistema de megafonía de la estación & # 8217. Mientras el centenar de pasajeros caminan hacia la plataforma de embarque, no piensan en el hecho de que la única documentación que necesitan para abordar el tren es el boleto que tienen en la mano.

La vulnerabilidad de los trenes a un ataque terrorista se hizo evidente en marzo de 2004 cuando terroristas que afirmaban estar vinculados a Al Qaeda volaron cuatro trenes de cercanías en Madrid durante la hora punta, matando a 191 personas e hiriendo a casi 2.000 más. La posibilidad muy real de la amenaza se reforzó un año después cuando terroristas locales en Gran Bretaña atacaron el sistema de metro de Londres, matando a 52 personas, incluidos los terroristas, e hiriendo a otras 700.

En los días inmediatamente posteriores al atentado del metro de Londres en 2005, un reportero de CBC pudo colarse en un tren VIA que partía de Toronto hacia Windsor. Pudo irrumpir en el vagón de equipajes sin ser detenido por ningún miembro del tren y la tripulación del # 8217.

Malcolm Andrews, gerente senior de comunicaciones corporativas de VIA Rail # 8217, dice que a pesar de la aparente falta de seguridad, VIA Rail ha tomado muchas medidas para hacer que sus trenes sean más seguros y protegidos. Andrews dice que los esfuerzos de VIA Rail & # 8217 se remontan a los ataques al World Trade Center y al Pentágono en septiembre de 2001. Desde ese momento, VIA Rail ha trabajado para recordar a todos sus empleados que estén atentos a cualquier cosa que pueda parecer fuera de lugar. ordinario.

En estos días, los pasajeros ni siquiera pueden llevar agua embotellada en un avión por temor a que puedan ser explosivos líquidos disfrazados. En los Estados Unidos, Amtrak está imponiendo nuevas y estrictas medidas de seguridad a sus pasajeros. Pero una investigación periodística de Kings sugiere que VIA Rail hace poco para confirmar la identidad de los pasajeros que abordan sus trenes. A pesar de un acuerdo con el gobierno para verificar la identidad de todos los poseedores de boletos, una copia impresa de Internet fue suficiente para recoger un boleto de ida y vuelta a Truro y regresar a bordo. El océano.

La seguridad del aeropuerto se ha reforzado significativamente desde 2001, y los pasajeros están sujetos a procedimientos de seguridad mucho más rigurosos que incluyen múltiples controles de identificación, inspecciones más intensivas del equipaje de mano, mayor uso de detectores de metales y restricciones más estrictas sobre lo que está permitido en el equipaje de mano.

VIA Rail transporta cuatro millones de pasajeros al año en 480 trenes en una red de 14.000 kilómetros repartidos en ocho provincias.

& # 8220Canadá & # 8217s la red ferroviaria es una gran red interconectada abierta & # 8221, dijo Maryse Durette, portavoz de Transport Canada, & # 8220, con más de 50 líneas ferroviarias de carga y pasajeros que operan un promedio de 775 trenes por día & # 8221 Más de dos tercios de toda la carga de superficie en Canadá se transporta por ferrocarril.

La documentación obtenida del sitio web del CSIS & # 8217 indica que durante los últimos cinco años el CSIS ha emitido numerosas advertencias que indican que Canadá corre el riesgo de ser atacado por terroristas.

John Thompson, director del Instituto Mackenzie, un grupo de expertos en seguridad con sede en Toronto, dijo que no estaba sorprendido por la falta de medidas de seguridad efectivas de VIA Rail. Dijo que es común que las grandes corporaciones como VIA Rail introduzcan una nueva política, que luego no se aplica a nivel de base. Él cree que la probabilidad de que Canadá sea atacado por terroristas es baja, pero no descarta la posibilidad. Él atribuye parte de la reducción del riesgo a la dramática reorganización de la comunidad de inteligencia canadiense que ha ocurrido durante los últimos siete años. Sin embargo, reconoce que algunos grupos como Al Qaeda pueden desear apuntar a Canadá por su papel activo en Afganistán.

Thompson cree que los trenes pueden ser tanto una bendición como una maldición para los terroristas. Por un lado, pueden aislarse fácilmente y son en gran parte autosuficientes, pero por otro lado, Thompson admite fácilmente que los trenes son extremadamente vulnerables al sabotaje y que la seguridad de la estación es mínima.

& # 8220Prevenir un incidente es extremadamente difícil, & # 8221, dijo.

El Dr. Denis Stairs, profesor de ciencias políticas jubilado de la Universidad de Dalhousie que ha escrito extensamente sobre seguridad y política exterior canadiense, no está de acuerdo con Transport Canada. Él cree que Canadá corre un riesgo significativo de ser atacado por terroristas. Él pone énfasis en el papel activo de Canadá en la lucha contra Al Qaeda y los talibanes en Afganistán, pero también señala que hay otros factores que podrían verse como una causa de un ataque terrorista contra Canadá.

Los pasajeros con capacidad para dormir en un automóvil deben registrar su equipaje adicional cuando se registren en el mostrador de boletos, para guardarlo en el automóvil. Los artículos más pequeños, como las mochilas, se pueden llevar directamente al tren sin necesidad de registrarlos. En ningún momento durante el proceso de embarque se requiere que los pasajeros pasen por un detector de metales o cualquier forma de escáner de cuerpo completo. Las plataformas de embarque de la estación # 8217 están separadas del resto del mundo solo por una cerca de tela metálica rematada con alambre de púas.

La seguridad en Truro era igualmente mala, si no más. La estación de tren de Truro consta de una habitación en un centro comercial. Solo había dos empleados de la estación y el andén de la estación estaba totalmente abierto al público, gracias a una pasarela peatonal cubierta a unos cientos de pies de la estación de tren. La estación en sí no tenía cámaras, ni en el interior ni en el andén.

Una empleada de la estación en Truro, que no ha sido identificada para proteger su trabajo, dijo que VIA Rail no registra a los pasajeros ni al equipaje # 8217 en busca de materiales de contrabando. Dijo que tomó capacitación en seguridad en forma de un curso en línea. Ella cree que la capacitación en seguridad que VIA Rail brinda a sus empleados es efectiva, sin embargo, ya que cuatro hombres fueron detenidos recientemente en Truro después de intentar comprar boletos de tren en Halifax con francos franceses.

& # 8220El viejecito de la esquina podría ser cualquier cosa & # 8221, dijo. & # 8220 Usted simplemente no & # 8217t sabe. & # 8221

Esta no es la primera vez que VIA Rail sufre una violación de seguridad. En los días inmediatamente posteriores al atentado del metro de Londres en 2005, un reportero de CBC pudo colarse en un tren VIA que partía de Toronto hacia Windsor. Pudo irrumpir en el vagón de equipajes sin ser detenido por ningún miembro del tren y la tripulación del # 8217.

Varios empleados de VIA Rail en Halifax se negaron a comentar cuando fueron entrevistados.

Sin embargo, la situación en Estados Unidos es diferente. Amtrak, la contraparte estadounidense de VIA Rail & # 8217, ha implementado recientemente nuevos procedimientos de seguridad diseñados para reducir el riesgo de que ocurra un incidente terrorista a bordo de uno de sus trenes. La portavoz de Amtrak, Tracy Connell, dijo que no había una amenaza específica y que estos planes de seguridad han estado en las etapas de planificación durante algún tiempo.

Connell también dijo que Amtrak ha tomado su decisión a raíz de los bombardeos de trenes que han ocurrido en los últimos años. Agregó que las medidas de seguridad de Amtrak # 8217, que incluyen controles aleatorios de pasajeros y su equipaje, así como registrar el tren con perros detectores de bombas y seguridad detrás de escena que Connell se negó a comentar. Connell también dijo que las nuevas medidas de seguridad se implementarán primero en el noreste con un enfoque en el corredor Nueva York-Boston-Washington. Si las nuevas medidas de seguridad tienen éxito allí, se implementarán en el resto del sistema de Amtrak y los equipos de seguridad de Amtrak realizarán barridos de seguridad aleatorios.

& # 8220Creemos que las nuevas medidas de seguridad han sido muy efectivas hasta ahora & # 8221, dijo Connell.

& # 8220Nunca ha habido una amenaza desde 2001, & # 8221 dice Andrews. Independientemente de ese hecho, VIA Rail ha consultado con expertos en seguridad externos y ha elaborado planes de respuesta para una amplia variedad de escenarios. Andrews se negó a comentar sobre lo que implican esos escenarios, pero dijo que se revisan de forma regular y que algunos de ellos incluso se han sometido a simulaciones completas.

& # 8220 Nuestro credo es que algunas cosas tienes que mejorar continuamente & # 8221, dice Andrews. Con ese fin, Andrews dice que VIA Rail ha trabajado muy duro para identificar áreas de debilidad potencial y corregirlas antes de que se conviertan en problemas mayores.

Andrews también dice que VIA Rail mantiene vínculos muy estrechos con el gobierno, las fuerzas del orden y la industria ferroviaria en general.

Andrews también dice que VIA Rail somete a sus empleados a una capacitación en seguridad en la que se les enseña a buscar cualquier cosa fuera de lo común. Sin embargo, la cantidad de tipo de capacitación recibida varía según la ubicación geográfica y la ocupación individual. Por ejemplo, los empleados en el tren reciben capacitación para posibles situaciones de emergencia, como un descarrilamiento o un incendio.

Andrews dice que depende del empleado individual determinar si una situación determinada requiere o no socorristas. Con ese fin, Andrews dice que VIA Rail ha desarrollado programas de capacitación que ayudan a sus empleados a ser más observadores.

Rob Cameron, portavoz de la Asociación de Ferrocarriles de Canadá, dijo que la industria ferroviaria canadiense firmó recientemente un memorando de entendimiento con Transport Canada sobre las prácticas de seguridad en la industria ferroviaria. El nuevo acuerdo entre el RAC y Transport Canada reemplaza un acuerdo anterior que se firmó en 1997.

El acuerdo exige la mejora de las prácticas de seguridad actuales, que incluyen un mejor mantenimiento de registros y simulacros de seguridad más frecuentes. Más de 100 millas de tráfico de mercancías cruzan la frontera entre Canadá y Estados Unidos todos los días. Como resultado, un punto importante en el acuerdo entre la industria ferroviaria y el gobierno incluyó la implementación de escáneres en todos los principales enlaces ferroviarios fronterizos, así como pautas más estrictas para los vagones de carga de construcción. Juntas, estas medidas están destinadas a reducir el riesgo de que se derramen gases tóxicos o productos químicos en caso de descarrilamiento.

Para proteger mejor a los pasajeros, la Asociación dice que VIA Rail debe verificar la identidad de todos los titulares de boletos en sus trenes. VIA Rail también tiene cartas de acuerdo con los cuerpos policiales provinciales y federales que les permiten ingresar a la propiedad de VIA Rail para hacer cumplir las leyes de intrusión y merodeo. Esto tiene como objetivo aumentar la visibilidad de la policía y brindar a las fuerzas del orden la oportunidad de capacitar a las unidades K-9 en un entorno del mundo real.

El Dr. Stairs también cree que la red ferroviaria canadiense es vulnerable a un ataque de este tipo. Él cree que mientras que otras áreas de la infraestructura, como la distribución de energía y los sistemas de alcantarillado son objetivos más atractivos, los trenes no son inmunes a ser objetivos del terrorismo.

& # 8220Dependemos en gran medida de la infraestructura vulnerable, & # 8221 dijo Escaleras, & # 8220, por ejemplo, líneas de transmisión de electricidad, tuberías, sistemas de transporte por vía marítima, etc., etc. & # 8221

Stairs también dice que los ferrocarriles no están tan bien vigilados como otras formas de transporte masivo como los aviones. Admite que esto se debe en gran parte al hecho de que la infraestructura necesaria para soportar una red ferroviaria a gran escala está muy dispersa. Sin embargo, también cree que los puntos de acceso como estaciones de ferrocarril, puertos y puentes no están muy bien protegidos.

Además, Stairs también cuestiona la afirmación de Transport Canada de que la red ferroviaria canadiense se encuentra entre las más seguras del mundo. No cree que exista evidencia para respaldar esta afirmación, pero también argumenta que debido a que los principales ferrocarriles de Canadá están orientados al transporte de mercancías, no de personas, & # 8220, podría ser más difícil conseguir un espectacular accidente mortal. el sistema canadiense. & # 8221

Durette dijo que la seguridad ferroviaria ha cambiado considerablemente desde los ataques al World Trade Center en 2001. Ella atribuye gran parte de esto a los atentados con bombas en el tren de Madrid en marzo de 2004.

Desde entonces, Transport Canada ha estado trabajando con ferrocarriles individuales y con la industria ferroviaria en su conjunto para garantizar que la red ferroviaria canadiense sea segura.

& # 8220La seguridad y protección de todo el sistema de transporte son las principales prioridades para Transport Canada. & # 8221

Desde 2004, Transport Canada ha estado trabajando con líderes en la industria ferroviaria para crear asociaciones con el objetivo de mejorar la comunicación. La comunicación regular es importante para compartir información confiable entre los operadores ferroviarios participantes. Además, una red de comunicaciones confiable también es importante para una comunicación confiable entre los operadores ferroviarios y el gobierno.

El memorando de entendimiento que se firmó en 1997 y se actualizó en noviembre de 2007 exige comunicaciones regulares entre los ferrocarriles individuales, Transport Canada y el Ministro de Transporte, Industria y Comunicaciones. Según Transport Canada, cada ferrocarril debe presentar un plan de seguridad individual al gobierno, que se revisará al menos una vez al año. Malcolm Andrews confirmó que VIA Rail tiene planes de respuesta para una variedad de escenarios, sin embargo, debido a su naturaleza sensible, Andrews no pudo hacer más comentarios.

Según Durette, estos planes de seguridad describen los procedimientos para compartir información, practicar simulacros de seguridad y medidas de seguridad física como vallas, iluminación, cámaras de seguridad y programas mejorados de concienciación de los empleados.

Transport Canada también está instituyendo Transit Secure, un programa de dos años diseñado para brindar asistencia financiera a los operadores de tránsito en las principales ciudades canadienses que buscan actualizar sus acuerdos de seguridad.

Durette no negó la existencia de un plan de respuesta de emergencia en caso de que los terroristas interrumpan la red ferroviaria canadiense, pero se negó a comentar más, diciendo que solo existe ese plan.

Manon Berube, un oficial de enlace público del Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense, pudo confirmar que el CSIS emite evaluaciones regulares de amenazas relacionadas con la seguridad nacional del estado de Canadá. Sin embargo, no pudo hacer más comentarios y solo dijo que & # 8220 el contraterrorismo es nuestra prioridad número uno. & # 8221 La documentación obtenida del sitio web del CSIS & # 8217 indica que Canadá no es inmune a la posibilidad del terrorismo local, también. como grupos e individuos conectados o inspirados por Al Qaeda.


Métodos

El jueves 11 de marzo de 2004, se perpetró un atentado terrorista con bomba en Madrid, España, que provocó una de las situaciones de lesiones masivas más calamitosas de este tipo en Europa durante las últimas décadas. Diez bolsas que contenían cargas de TNT (trinitrotolueno) fueron detonadas en cuatro trenes de cercanías en hora punta que los trenes se encontraban en diferentes estaciones de tren en el centro de la ciudad. Las explosiones ocurrieron entre las 07:39 y las 07:42, y todos los servicios de emergencia fueron alertados de inmediato. Los datos globales sobre el número de víctimas atendidas en los diferentes hospitales, centros de atención primaria y en el lugar, así como la logística involucrada, fueron comunicados por la Autoridad Sanitaria de la Comunidad de Madrid. Los datos sobre los pacientes recibidos en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (GMUGH), la organización quirúrgica y los recursos utilizados fueron en parte guardados de forma concurrente por los autores y en parte obtenidos de forma retrospectiva mediante revisión de historias clínicas.

Definimos como `` crítico '' a cualquier herido que presentara problemas respiratorios, circulatorios o neurológicos agudos en las vías respiratorias que requirieran intervención quirúrgica inmediata y / o ingreso en una unidad de cuidados intensivos (UCI), y todos los pacientes ingresados ​​con intubación endotraqueal. El estado neurológico se evaluó rápidamente cuando fue apropiado utilizando la Escala de coma de Glasgow. El grado de gravedad en pacientes críticos se evaluó mediante el Injury Severity Score (ISS) y el puntaje Acute Physiology and Chronic Health Evaluation (APACHE) II durante las primeras 24 horas de ingreso a la UCI. La lesión pulmonar explosiva (BLI) se diagnosticó sobre la base de hipoxemia y opacidades pulmonares radiográficas características, con o sin neumotórax, y ausencia de fracturas costales o lesión de la pared torácica [7]. Sin embargo, es bien sabido que la presencia de una lesión en la pared torácica no excluye necesariamente el BLI, solo hace que sea más difícil de diagnosticar. Se utilizaron la prueba exacta de Fisher y las pruebas de χ 2 para comparar el grupo con BLI versus el grupo con contusiones pulmonares resultantes de un traumatismo en la pared torácica.


España dividida

Después de los ataques del 11 de septiembre en los EE. UU. Y los atentados del 7 de julio en Londres, los políticos de EE. UU. Y el Reino Unido se unieron frente a una amenaza común.

Pero después de los atentados del 11 de marzo en Madrid, la clase política española se dividió sobre las afirmaciones del entonces gobierno sobre quién era el responsable.

Una década después y el PP vuelve al poder.

Y en vísperas del décimo aniversario de los atentados, rodeado de obras de arte, entre ellas una paloma hecha con 191 cintas negras, el ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz, dijo que era `` hora de mirar lo que nos une, no lo que divide ''. nosotros & quot. "Estábamos todos en esos cuatro trenes", añadió.

Ese es el sentimiento predominante en el aniversario.

Hoy en día, el principal partido socialista de oposición de España es crítico, pero sus líderes no acusan al gobierno de José María Aznar de mentiras.

Pero en un segundo plano quedarán los recuerdos de la reacción política a los atentados y las profundas divisiones políticas ante la crisis, que en cierta medida se mantienen en la España actual.


Terroristas bombardean trenes en Madrid - 11 de marzo de 2004 - HISTORIA.com

TSgt Joe C.

En este día de 2004, 191 personas mueren y casi 2.000 resultan heridas cuando 10 bombas explotan en cuatro trenes en tres estaciones de tren del área de Madrid durante una hora pico de la mañana. Más tarde se descubrió que las bombas habían sido detonadas por teléfonos móviles. Inicialmente se sospechó que los ataques, los más mortíferos contra civiles en suelo europeo desde el atentado con bomba en el avión de Lockerbie en 1988, eran obra del grupo militante separatista vasco ETA. Pronto se demostró que esto era incorrecto cuando se acumularon pruebas contra un grupo militante islamista extremo débilmente vinculado, pero que se cree que trabaja en nombre de Al Qaeda.

Los investigadores creen que todas las explosiones fueron causadas por artefactos explosivos improvisados ​​que se empacaron en mochilas y se subieron a los trenes. Los terroristas parecen haber apuntado a la estación madrileña de Atocha, cerca de la cual detonaron siete de las bombas. Las otras bombas detonaron a bordo de trenes cerca de las estaciones El Poso del Tio Raimundo y Santa Eugenia, muy probablemente debido a retrasos en los viajes de los trenes en su camino a Atocha. Otras tres bombas no detonaron según lo planeado y luego se encontraron intactas.

Muchos en España y en todo el mundo vieron los ataques como una represalia por la participación de España en la guerra de Irak, donde estaban apostados alrededor de 1.400 soldados españoles en ese momento. Los ataques tuvieron lugar dos días antes de una gran elección española, en la que los socialistas pacifistas llegaron al poder. El nuevo gobierno, encabezado por el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero, retiró a las tropas españolas de Irak y las últimas abandonaron el país en mayo de 2004.

Un segundo bombardeo, en una vía del tren AVE de alta velocidad, se intentó el 2 de abril, pero no tuvo éxito. Al día siguiente, la policía española vinculó a los ocupantes de un apartamento en Leganés, al sur de Madrid, con los ataques. En la redada que siguió, siete sospechosos se suicidaron y un agente de las fuerzas especiales españolas al detonar bombas en el apartamento para evitar ser capturados por las autoridades. Se cree que otro atacante murió en los atentados del tren y 29 fueron arrestados. Después de un juicio de cinco meses en 2007, 21 personas fueron condenadas, aunque cinco de ellas, incluido Rabei Osman, el presunto cabecilla, fueron absueltas más tarde.

En memoria de las víctimas de los atentados del 11 de marzo, se plantó un bosque conmemorativo de olivos y cipreses en el parque de El Retiro de Madrid, cerca de la estación de tren de Atocha.