¿Son las fuentes primarias de la época de la Conciergerie como prisión?

¿Son las fuentes primarias de la época de la Conciergerie como prisión?

¿Hay cartas que detallen las experiencias de los prisioneros de la Conciergerie durante la Revolución Francesa? Si es así, ¿dónde puedo encontrarlos? ¡Gracias de antemano por su ayuda!


Juana de arco

Juana de arco (Francés: Juana de Arco [4] [5] pronunciado [ʒan daʁk] c. 1412-30 de mayo de 1431), [6] apodado "La Doncella de Orleans" (Francés: La Pucelle d'Orléans) o "Doncella de Lorena" (Francés: La Pucelle de Lorraine), es considerada una heroína de Francia por su papel durante la fase de Lancaster de la Guerra de los Cien Años, y fue canonizada como santa. Nació de Jacques d'Arc e Isabelle Romée, una familia campesina, en Domrémy, en los Vosgos del noreste de Francia. Joan dijo que recibió visiones del arcángel Miguel, Santa Margarita y Santa Catalina de Alejandría que le indicaron que apoyara a Carlos VII y recuperara Francia de la dominación inglesa al final de la Guerra de los Cien Años. El rey Carlos VII, aún no ungido, envió a Juana al sitio de Orleans como parte de un ejército de socorro. Ella ganó prominencia después de que se levantara el asedio solo nueve días después. Varias victorias rápidas adicionales llevaron a la consagración de Carlos VII en Reims. Este evento tan esperado elevó la moral francesa y allanó el camino para la victoria final francesa en Castillon en 1453.

El 23 de mayo de 1430, fue capturada en Compiègne por la facción borgoñona, un grupo de nobles franceses aliados con los ingleses. Más tarde fue entregada a los ingleses [7] y juzgada por el obispo pro-inglés, Pierre Cauchon, por una variedad de cargos. [8] Después de que Cauchon la declarara culpable, fue quemada en la hoguera el 30 de mayo de 1431, muriendo aproximadamente a los diecinueve años. [9]

En 1456, un tribunal inquisitorial autorizado por el Papa Calixto III examinó el juicio, desmintió los cargos en su contra, la declaró inocente y la declaró mártir. [10] En el siglo XVI se convirtió en símbolo de la Liga Católica y en 1803 fue declarada símbolo nacional de Francia por decisión de Napoleón Bonaparte. [11] Fue beatificada en 1909 y canonizada en 1920. Juana de Arco es una de las nueve patronas secundarias de Francia, junto con San Denis, San Martín de Tours, San Luis, San Miguel, San Rémi, Santa Petronilla, San Radegund y Santa Teresa de Lisieux.

Juana de Arco ha seguido siendo una figura popular en la literatura, la pintura, la escultura y otras obras culturales desde el momento de su muerte, y muchos escritores, dramaturgos, cineastas, artistas y compositores famosos han creado y continúan creando representaciones culturales de ella.


Penalización de la enfermedad mental

Cortesía de la Biblioteca Pública de Denver y el Museo de Historia Occidental # 8211

La ética del encarcelamiento se ha debatido desde el siglo XVIII, cuando también se discutieron ampliamente la ejecución pública y la tortura. La enfermedad mental, su impacto social, tratamiento y manejo, está estrechamente relacionada con cuestiones de justicia penal.[1] Los sistemas penitenciarios modernos en Europa y los Estados Unidos se han desarrollado junto con la respuesta a las enfermedades mentales, a veces en paralelo ya veces en oposición teórica a los discursos públicos y profesionales sobre la rehabilitación y el castigo de las personas mentalmente normales. Sin embargo, solo en los últimos sesenta años se ha investigado médicamente la enfermedad mental y se ha adaptado el tratamiento médico a diferentes condiciones. En períodos anteriores, la identificación de las enfermedades mentales era relativamente poco sofisticada y abarcaba sucesivas teorías sobre sus causas y su manejo. Muchos de esos paradigmas ahora se han dejado de lado. Hoy en día, los procesos de diagnóstico se basan, al menos supuestamente, en pruebas clínicas cuidadosamente recopiladas. A pesar de que las evaluaciones generales de las personas que presentan signos de enfermedad mental han mejorado, los diagnósticos erróneos siguen siendo un obstáculo de los protocolos de tratamiento contemporáneos. Por lo tanto, aunque puede parecer que la gestión de las enfermedades mentales en el sistema penitenciario ha mejorado, la evidencia presentada aquí sugiere que ha habido pocos avances.

Cuando se le preguntó cómo ha cambiado la definición de enfermedad mental a lo largo de los años, la profesora de psicología de la Universidad de Colorado, Kristi Erdal, bromeó en respuesta: "¿Cuánto tiempo tienes?" La definición y el tratamiento de las enfermedades mentales han cambiado tanto durante el siglo pasado que es difícil resumir la complejidad del diagnóstico y el tratamiento históricos. A finales de 1800 y principios de 1900, un paciente fue admitido en el manicomio o en el instituto psiquiátrico esencialmente por cualquier crisis de comportamiento o circunstancia personal: problemas domésticos, excitación religiosa, adicción al opio, intemperancia, herencia, vejez y epilepsia. [2] El Asilo de Locos del Estado de Colorado (más tarde conocido como el Hospital del Estado de Colorado) se construyó en Pueblo en 1879 para albergar a estas personas. El alcoholismo fue el diagnóstico principal para la gran mayoría de los de Front Range, llanuras y la región intermontana de Colorado enviados al manicomio a finales del siglo XIX y principios del XX. El abuso de alcohol siguió siendo un diagnóstico frecuente en las décadas de 1940 y 1950. El primer hospital aceptó la perspectiva de “más vale prevenir que curar” sobre la institucionalización al admitir a cualquier persona que parezca tener problemas de conducta.

Debido a que la comunidad médica de principios del siglo XX y una sociedad ampliamente informada por la perspectiva profesional de los médicos previeron una amplia gama de enfermedades mentales, tantos pacientes ingresaron en la década de 1930 que el centro psiquiátrico estatal en Pueblo estaba extremadamente sobrepoblado. Aunque su construcción original preveía una capacidad de 2500 pacientes, el hospital de hecho albergaba a unos 4000, la mayoría de los cuales no tenían condenas penales [3]. Las camas de hospital se desbordaron en los pasillos y la enfermedad se propagó rápidamente. Un brote de influenza en 1928 afectó a 321 pacientes, veinte murieron. [4]

Aunque las epidemias de influenza y meningitis se vieron agravadas por el hacinamiento, los pacientes de CSH que estaban lo suficientemente sanos psíquicamente como para escapar de enfermedades corporales y la muerte se encontraron con numerosos programas de rehabilitación. En la década de 1930, la hidroterapia era una tecnología innovadora. Los lugares de rehabilitación ocupacional, como una granja lechera, una lavandería, un taller de tapicería y costura y un taller de metal, se incorporaron a la vida diaria de los pacientes mentales en las instalaciones de Pueblo. También se tuvieron en cuenta las dietas especiales durante las comidas, y los pacientes recibieron suficiente tiempo al aire libre en terrenos libres. [5]

Diagnóstico de enfermedades mentales

Un cambio importante en la interpretación de las enfermedades mentales se produjo con la introducción del primer Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) en 1952. El DSM, un recurso profesional que aún se publica en ediciones sucesivas, define varias enfermedades mentales y ofrece síntomas específicos. para cada. "Es básicamente un diagrama de flujo que los médicos usan para diagnosticar", afirma Erdal. Este manual de diagnóstico tipo diagrama de flujo, junto con ciertas regulaciones legales, requería que los jurados que se ocupaban de asuntos penales consideraran solo las enfermedades psicóticas como relevantes para las condenas penales. La esquizofrenia, el trastorno psicótico breve y otros trastornos que involucran alucinaciones generalmente se consideran psicóticos. Para que un jurado encuentre a alguien no culpable por demencia, su defensa debe demostrar que en el momento en que se cometió el crimen, el sospechoso experimentó una de las enfermedades psicóticas y experimentó una ruptura con la realidad. Este estado psicológico es extremadamente difícil de determinar, señala Erdal. Dr. Carl Bauer, quien fue entrevistado por el Telégrafo de la Gaceta de Colorado Springs en 1982, declaró,

[Un criminal] podría haber estado loco como el infierno, pero si tenía la intención de violar, eso es enfermedad mental, pero no locura. La locura tiene que ver con su estado mental, justo antes, no después del crimen. La gente se vuelve loca a veces después del crimen, sobre todo la gente normal, se desintegra. Se llama trastorno de estrés transitorio. Bajo el estrés del encarcelamiento, se derrumban. Pero eso no tiene nada que ver con la enfermedad mental que precedió al crimen y que interfirió con su capacidad para saber que era un crimen [6]. Esta distinción entre enfermedad mental más leve y locura en toda regla sigue siendo difícil de alcanzar en el siglo XXI, por lo que muchos convictos que en otros períodos o en otras circunstancias podrían haber sido enviados a una institución mental, en lugar de eso, irán a prisión.

Un ejemplo reciente y preocupante de sentencia y condena que involucra a un delincuente con enfermedad mental en Colorado es el caso de James Holmes, el estudiante graduado condenado por el tiroteo en el teatro de Aurora Colorado que dejó setenta heridos y doce muertos. Dos psiquiatras designados por el tribunal examinaron a Holmes y concluyeron que sí tenía una enfermedad mental, específicamente esquizofrenia paranoide, pero afirmaron que Holmes "todavía podía saber que sus acciones estaban equivocadas". [7] El jurado determinó que Holmes estaba legalmente cuerdo en el momento del tiroteo, determinando que su enfermedad no afectó sus decisiones en el momento del tiroteo. Sin embargo, el proceso de pensamiento de Holmes en el momento del evento es extremadamente difícil, si no imposible, de determinar. Tal vez estaba cuerdo en el momento del tiroteo, pero tal vez un episodio esquizofrénico provocó todo el evento. En lugar de recibir terapia y posiblemente tratamiento por su enfermedad, James Holmes ahora pasará el resto de su vida en una prisión de máxima seguridad sin ningún tipo de rehabilitación. Su caso indica a las comunidades médicas, judiciales y penitenciarias de Colorado, así como al público en general, paralizado por los detalles de este tiroteo masivo y su secuela, que es difícil equilibrar la justicia penal y los derechos humanos de los locos. Muchas víctimas y sus familias quieren que Holmes se pudra en una celda o incluso que reciba la pena de muerte: "ojo por ojo". El jurado ignoró cualquier signo de una enfermedad mental que pudiera haber provocado esta acción, tal vez para asegurar que se hiciera justicia.

Si una persona con enfermedad mental condenada en un proceso legal tiene la suerte de evitar la cárcel e ir directamente a una institución mental, puede encontrar que las condiciones allí no son muy diferentes de las de las cárceles para los aparentemente cuerdos. Las instituciones psiquiátricas públicas a menudo imitan las cárceles. Con los problemas constantes de hacinamiento y falta de fondos, a veces lo mejor que pueden hacer es almacenar a los enfermos mentales y mantenerlos a una distancia segura de los que están mentalmente sanos.

La cantidad de pacientes en el Hospital Estatal de Colorado en las décadas de 1930 y 1940 era de 200 a 300. Hoy en día, el asilo, ahora llamado Instituto de Salud Mental de Colorado en Pueblo (CMHIP), alberga a más personas con condenas penales que las que no las tienen y ha sido criticado por tratar a los pacientes injustamente. [8] Una demanda colectiva de 1999, Neiberger contra Hawkins, “Alegó que los pacientes estaban siendo almacenados y recibían un tratamiento inadecuado. Por lo tanto, algunos pacientes fueron retenidos injustamente en el hospital más tiempo del que hubieran cumplido en prisión por sus delitos ”. [9] Encabezada por pacientes ingresados ​​involuntariamente en la unidad forense del CMHIP, la demanda terminó con muchas modificaciones en el hospital, incluida una prometen aumentar la terapia individual. El estado se registró en el hospital durante dieciocho meses después de la demanda, pero solo regresó esporádicamente después de eso, por lo que es difícil determinar si los nuevos estándares se han aplicado correctamente [10].

Un posible punto de inflexión en el tratamiento de las enfermedades mentales entre los delincuentes encarcelados surgió en el Departamento de Correcciones de Pensilvania v. Yeskey caso en 1998. En este caso, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que la Ley de Estadounidenses con Discapacidades también se aplica a las prisiones estatales. [11] La ley esencialmente prohíbe la discriminación de las personas con discapacidad en todos los aspectos de la vida. La debilidad de ADA con respecto a los locos, especialmente a los delincuentes locos, es que no necesariamente protege a las personas encarceladas de ser maltratadas, simplemente declara que sus derechos son iguales a los delincuentes mentalmente estables ”. Pensilvania DOC v. Yeskey por lo tanto, parece ser un precedente prometedor para una mejor gestión de las enfermedades mentales en la población carcelaria. Algunas de sus estipulaciones son las siguientes:

  1. Los funcionarios de prisiones no están obligados a proporcionar adaptaciones que impongan “cargas financieras y administrativas indebidas” o que requieran “una alteración fundamental en la naturaleza [del] programa.
  2. Los funcionarios de prisiones también pueden discriminar si la participación de los reclusos discapacitados representaría "riesgos importantes para la salud y la seguridad" o una "amenaza directa" para los demás.
  3. Por último, algunos tribunales han dicho que los funcionarios penitenciarios pueden discriminar a los presos discapacitados siempre que las políticas discriminatorias sirvan a “intereses penológicos legítimos” [12].

Sin embargo, es evidente que la discriminación a discreción de los funcionarios penitenciarios es problemática. Numerosos casos muestran que los funcionarios penitenciarios abusan de su poder sobre los presos. Uno de los muchos abusos potenciales es la capacidad de los agentes de poner a cualquier preso en régimen de aislamiento sin revisión.

Ejecución de delincuentes con enfermedades mentales

Los informes y evaluaciones de médicos, psiquiatras y prisiones, como los informes psiquiátricos en el caso de James Holmes, se han elaborado de acuerdo con estándares cambiantes a lo largo del siglo pasado, como muestran estudios de casos específicos. Un ejemplo sorprendente es el caso de Ed Hager en 1909. Hager fue condenado a muerte por el asesinato de Elizabeth James. El registro de la ciudad decía: "Hager responde fácilmente a cualquier pregunta que se le haga, pero parece no tener curiosidad por saber qué está pasando en el mundo exterior". [13] Los expertos en locura en el juicio dijeron que Hager estaba cuerdo en el momento de el asesinato, pero que "posiblemente la exposición y el hambre, después de haber alterado temporalmente su equilibrio mental", ya que estaba notablemente trastornado caminando por Pueblo después del asesinato. El hambre era la verdadera etiología registrada del estado mental perturbado de este delincuente [14]. Pero una opinión de principios del siglo XXI podría haber sido que Hager experimentó una ruptura con la realidad y debería haber sido ingresado en una habitación en una institución psiquiátrica. En cambio, fue ingresado en una celda en el corredor de la muerte.

En 1919, Cruz Romero ocupó una celda en el corredor de la muerte. Su mentalidad fue descrita como “anormalmente aburrida, nunca se ha desarrollado y su mente es como la de un niño ignorante”, sin embargo, nunca fue enviado a un hospital y nunca se le hizo una prueba de cordura o insuficiencia mental [15]. Diez años después, en 1929, Alberto Sánchez fue evaluado en cinco ocasiones distintas por médicos para evaluar su estado mental después de haber sido internado en el hospital muchas veces durante su condena. Cada vez que los médicos llegaban a un diagnóstico de cordura. Este hombre "cuerdo" procedió a matar a un compañero de prisión. [16]

Frank Bailey, un prisionero condenado a muerte en 1939, fue encontrado loco después de su juicio y era conocido por ser violento. De hecho, Bailey pasó un tiempo en el hospital por su enfermedad, pero luego fue trasladado a la prisión por ser demasiado violento para que lo manejara el hospital psiquiátrico [17]. Transferir a una persona violentamente loca al corredor de la muerte es contradictorio con los principios de rehabilitación contemporáneos, pero en los años treinta Bailey permaneció en un centro correccional no médico y continuó exhibiendo comportamientos perturbadores hasta el día en que fue ejecutado. Si Hager, Bailey o muchas personas como ellos hubieran estado vivos hoy, tal vez hubieran sido admitidos y tratados adecuadamente en un hospital en ese momento, tal vez hubieran corrido la misma suerte que el Sr. Holmes.

En 1981, dos médicos distintos determinaron en dos ocasiones que un criminal llamado Darrell Howell padecía una enfermedad mental, pero en su juicio, un Dr. Fairbanks dijo en su testimonio que estaba entre un setenta y cinco y un ochenta por ciento seguro de la cordura de Howell. [18] Como resultado, Howell fue juzgado competente y condenado. El abogado de Howell, Dennis Hartley, declaró: "Una de las cosas que estamos citando es que el juez no dictaminó la locura". [19] Los abogados de Howell y # 8217 se mostraron escépticos sobre la capacidad del juez y del jurado para evaluar adecuadamente la situación cuando viene a la enfermedad mental. ¿Cómo es posible que alguien, excepto el perpetrador, sepa realmente lo que estaba pasando por su cabeza en el momento del crimen?

El sistema penitenciario en general y, según la evidencia reunida aquí, en particular la Penitenciaría del Estado de Colorado en Cañon City, no hace un trabajo adecuado para responder a las necesidades de un criminal mentalmente inestable. La definición de inestabilidad mental se revisa constantemente. El hacinamiento de los asilos y el ojo dominante y vigilante de las instituciones actuales históricamente han hecho que los hospitales psiquiátricos sean menos efectivos de lo que podrían ser. Con la eliminación de la rehabilitación ocupacional, los recursos estatales para delincuentes con enfermedades mentales se centran en medicamentos en lugar de programas de rehabilitación. El caso de la Corte Suprema de 1998 sobre la prevención de la discriminación de los discapacitados en las cárceles fue un paso en la dirección correcta en términos de gestión de las enfermedades mentales, pero aún se puede hacer más. Algunas violaciones de los derechos humanos de los criminales dementes tienen su origen en las evaluaciones realizadas y denunciadas por psiquiatras y médicos. Los estudios de caso descritos anteriormente sugieren que los problemas de diagnóstico no han disminuido con el tiempo. Es necesario revisar el tratamiento y la gestión de los presos con enfermedades mentales para remediar las violaciones de derechos humanos.

[1] Originalmente investigado y redactado por Stephanie Kelly.

[2] Nell Mitchell, The 13th Street Review: Una historia ilustrada del Hospital Estatal de Colorado (Pueblo: My Friend, The Printer, 2009), 8.

[6] Glenn Urban, Los motivos de locura crean problemas difíciles para los tribunales ", Gazette Telegraph, 8 de noviembre de 1982.

[7] Jack Healy, "El jurado rechaza el argumento de enfermedad mental de James Holmes en Aurora Theatre Rampage", New York Times, 3 de agosto de 2015.

[8] "El tribunal aprueba el pacto de supervisión hospitalaria en la demanda de atención a los reclusos" Reportero de acción de clase, 8 de enero de 2003.

[11] Departamento de Correcciones de Pensilvania contra Yeskey, 524 U.S. 206 (1998).

[12] “Know Your Rights Legal Rights of Disabled Prisoners”, American Civil Liberties Union, 5 de noviembre de 2012, consultado el 8 de noviembre de 2015, https://www.aclu.org/files/images/asset_upload_file735_25737.pdf.

[13] "Será colgado en algún momento durante la semana que comienza el 15 de agosto", Canon City Record, 12 de agosto de 1909.

[15] "Dos asesinos en Pen se colgarán la semana del 20 de julio, uno más después", Récord de Cañon City, 10 de julio de 1919.

[16] "Notas de noticias de Colorado", Indicador de pueblo, 21 de junio de 1930.

[17] "Negro Slayer se vuelve loco en la prisión estatal de Colorado el lunes", Récord diario de Cañon City, 31 de octubre de 1938.

[18] “Howell Attorney Files for New Escape Trial”, fragmento no atribuido, 15 de septiembre de 1981, Royal Gorge Regional Museum, carpeta “Howell”.


Madre e hijo en su hogar después de la destrucción.

Fotógrafo: David Goldblatt

El refugio era un armazón de matorral clavado en la arena suelta de Cape Flats y cubierto por láminas de plástico: plástico negro cerca de la base para mayor privacidad, plástico translúcido sobre el techo para iluminación. Limpiamente, sin tocar el contenido de la casa o sus ocupantes, un equipo de cinco hombres negros, supervisados ​​por un blanco armado, levantó del suelo toda la estructura de armazón y piel plástica y la colocó cerca. Luego quitaron el plástico, rompieron el marco y arrojaron los pedazos a un camión que esperaba. Apenas se pronunció una palabra. Si bien legalmente podían destruir el armazón de madera, se les prohibió, por el capricho de una decisión judicial contra el Estado que buscaba evitar estos derribos, confiscar o destruir el plástico. Así que quedó donde cayó.

Luego, el convoy —un Landrover de la policía, el camión con el escuadrón de demolición y madera rota, y un Casspir con policías de camuflaje colgando en su espalda blindada— avanzó hacia el siguiente grupo de refugios.

Durante un tiempo, la mujer se acostó con el niño. Luego se levantó y comenzó a cortar y pelar las ramas del arbusto de Port Jackson para hacer un nuevo marco para su casa. El niño se durmió.


Lo que Margaret Sanger dijo realmente sobre la eugenesia y la raza

Fue hace 100 años y mdashon el 16 de octubre de 1916 y mdasht cuando Margaret Sanger abrió la primera clínica de control de la natalidad en los Estados Unidos. Margaret Sanger, defensora de los derechos reproductivos de las mujeres y los rsquos y también una entusiasta de la eugenesia, deja un legado complicado y uno que los conservadores han aprovechado periódicamente para lanzar ataques radicales contra la organización que ella ayudó a fundar: Planned Parenthood.

El año pasado, 25 republicanos de la Cámara de Representantes hicieron campaña para que se retirara un busto del planificador familiar pionero de la Galería Nacional de Retratos Smithsonian & rsquos, donde se incluyó en una exhibición que presenta a líderes estadounidenses de derechos civiles, llamada & ldquoThe Struggle for Justice, & rdquo con Ted Cruz & rsquos office publicando un comunicado de prensa que explica que ella no pertenecía allí por una serie de razones, la más condenatoria de las cuales es que, como parte de su "vida inhumana" y su trabajo ", ella" abogó por el exterminio de los afroamericanos ". No es la primera vez que Sanger se enfrenta a esta acusación. . Durante la pasada temporada de primarias, Ben Carson proclamó que Sanger & ldquo creía que la gente como yo debería ser eliminada & rdquo & mdash más tarde aclarando, según PolitiFact, que estaba & ldquhablando sobre la raza negra & rdquo & mda y en 2011, Herman Cain alegó que el objetivo original de Sanger para Matar a Planned Parenthood era & ldquo; bebés negros antes de que vinieran al mundo. & rdquo

Los historiadores y académicos que han examinado la correspondencia de Sanger, como informó Salon en 2011, desafían a quienes llaman racista al activista.

Gran parte de la controversia se deriva de una carta de 1939 en la que Sanger describía su plan para llegar a los líderes negros y mdash específicamente a los ministros y mdash para ayudar a disipar las sospechas de la comunidad sobre las clínicas de planificación familiar que estaba abriendo en el sur.

"No queremos que se sepa que queremos exterminar a la población negra, y el ministro es el hombre que puede enderezar esa idea si alguna vez se le ocurre a alguno de sus miembros más rebeldes", escribió. Fue, como el Washington Correo Lo llamó una oración "escrita de manera ingeniosa", pero que, en contexto, describe el tipo de acusaciones absurdas que temía y que no era su misión real. La ironía es que se ha utilizado para propagar esas mismas acusaciones. La carta de Cruz & rsquos al director de la National Portrait Gallery, por ejemplo, cita solo la primera mitad de la oración.

Sanger & rsquos declaró que la misión era empoderar a las mujeres para que tomen sus propias decisiones reproductivas. Ella centró sus esfuerzos en las comunidades minoritarias, porque ahí es donde, debido a la pobreza y el acceso limitado a la atención médica, las mujeres eran especialmente vulnerables a los efectos del embarazo no planificado. Como ella lo enmarcó, el control de la natalidad era el tema fundamental de los derechos de las mujeres y los derechos humanos. "Maternidad forzada", escribió en 1914, "es la negación más completa del derecho de una mujer a la vida y la libertad".

Eso no quiere decir que Sanger tampoco hizo algunas declaraciones profundamente inquietantes en apoyo de la eugenesia, el ahora desacreditado movimiento para mejorar la salud y el estado físico general de la humanidad a través de la cría selectiva. Ella lo hizo, y muy públicamente. En un artículo de 1921, escribió que "el problema más urgente hoy en día es cómo limitar y desalentar la sobrefertilidad de las personas con deficiencias físicas y mentales".

Por supuesto, no estaba sola en este punto de vista: en las décadas de 1920 y 1930, la eugenesia disfrutó del amplio apoyo de los médicos, científicos y el público en general. Los funcionarios de Planned Parenthood se apresuran a señalar que, a pesar de sus pensamientos sobre la idea en general, Sanger & ldquo repudió de manera uniforme la explotación racista de los principios de la eugenesia & rdquo.

En 1966, Martin Luther King Jr. dejó en claro que estaba de acuerdo en que el trabajo de Sanger & rsquos life & rsquos era todo menos inhumano. En 1966, cuando King recibió el premio Planned Parenthood & rsquos Margaret Sanger en derechos humanos, elogió sus contribuciones a la comunidad negra. "Hay un parentesco sorprendente entre nuestro movimiento y los primeros esfuerzos de Margaret Sanger", dijo. & ldquo & hellipMargaret Sanger tuvo que cometer lo que entonces se llamaba un crimen para enriquecer a la humanidad, y hoy honramos su valentía y visión. & rdquo

Como señaló Gloria Steinem en un ensayo de 1998 para TIME, la adopción de Sanger & rsquos de la retórica eugenésica puede haber sido menos una creencia sincera que una estratagema política para ampliar el atractivo del control de la natalidad y los rsquos. Pero incluso hablar el lenguaje de la eugenesia puede resultar insidioso. Steinem escribe:

[Sanger] adoptó el lenguaje eugenésico dominante de la época, en parte como una táctica, ya que muchos eugenistas se oponían al control de la natalidad con el argumento de que los educados lo usarían más. Aunque su propio trabajo se dirigió hacia el control de la natalidad voluntario y los programas de salud pública, su uso del lenguaje eugenésico probablemente ayudó a justificar el abuso de la esterilización. Sus errores de juicio deberían hacernos preguntarnos qué errores paralelos estamos cometiendo ahora y cuestionar cualquier táctica que no encarne los fines que esperamos lograr.

Lea el ensayo completo de Gloria Steinem & # 8217, aquí en los archivos de TIME: Margaret Sanger


La historia de los esquemas Ponzi es más profunda que el hombre que les dio su nombre

En el siglo transcurrido desde su arresto el 12 de agosto de 1920, el nombre de Charles Ponzi & rsquos se ha relacionado con la estafa que condujo a su eventual condena y encarcelamiento. En esencia, un esquema Ponzi implica una inversión falsa en la que a los primeros inversores se les paga con las inversiones de los inversores posteriores, lo que hace que la empresa parezca legítima. Pero Ponzi no fue ni el primero ni el último, ni mucho menos, en perpetrar este tipo de fraude.

Los esquemas Ponzi a menudo parecen complicados en la superficie y el fraude de Charles Ponzi y rsquos no fue diferente. Ponzi les dijo a los inversores que pudo aprovechar los valores de las monedas fluctuantes para comprar cupones de respuesta postal internacionales. Se trataba de vales postales que los remitentes de una carta de un país podían incluir para facilitar la respuesta de un destinatario en otro país. Ponzi afirmó que podía comprar los cupones en el extranjero con un descuento y luego venderlos a su valor nominal en los Estados Unidos con una ganancia tremenda. Ponzi, al igual que el estafador posterior Bernie Madoff, se negó a proporcionar detalles sobre cómo operaba con precisión su estrategia de inversión, alegando que no quería dar esa información a los competidores.

Ponzi prometió a los inversores una ganancia del 50% en 45 días y una ganancia del 100% en 90 días y, según todas las apariencias, Ponzi era un hombre de palabra, ya que los primeros inversores fueron recompensados ​​generosamente. Debido a lo que parecía ser su fenomenal éxito, pronto tuvo inversores que le pedían a gritos que tomara su dinero. Sin embargo, las matemáticas simplemente no funcionaron. Detrás de escena, Ponzi solo pudo pagar a sus inversionistas con dinero de nuevos inversionistas, no con ganancias. Ponzi fue derribado debido a una serie de informes de investigación en Boston. Correo periódico, que finalmente condujo a una investigación criminal federal que resultó en cargos de fraude postal.

A pesar de la notoriedad de Charles Ponzi, el plan que lleva su nombre parece haber sido perpetrado por primera vez por Sarah Howe en Boston en 1879, cuando creó el Ladies & rsquo Deposit para ayudar a invertir dinero para las mujeres. Según el afamado economista John Kenneth Galbraith, "el hombre que es admirado por el ingenio de su hurto casi siempre está redescubriendo alguna forma anterior de fraude". apenas nueve meses. Una vez más, fueron los periodistas, esta vez los reporteros del Boston Anunciante diario, quien investigó y descubrió su estafa. Finalmente fue acusada y condenada por sus delitos y cumplió tres años de prisión. Al ser liberada, logró perpetrar una estafa idéntica durante dos años antes de ser atrapada nuevamente.

Los esquemas Ponzi comparten algunas características comunes. La gran visibilidad y popularidad de sus inversiones aparentemente lucrativas las hace parecer legítimas. Muchos intrigantes Ponzi también parecen ser terriblemente selectivos en cuanto a quién puede invertir con ellos. Este fue ciertamente el caso de Sarah Howe, Charles Ponzi y Bernie Madoff. Los inversores les rogaron a estos estafadores que les quitaran el dinero. Estos criminales explotaron un miedo desenfrenado de perder una oportunidad de oro.

Un tema común entre las víctimas del esquema Ponzi es la "exuberancia irracional", un término popularizado por el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, mediante el cual las personas observan que otros obtienen grandes ganancias de las inversiones y determinan que esto significa que las inversiones son seguras, incluso si no hay razones subyacentes para respaldar esas conclusiones. . La exuberancia irracional no es nada nuevo y ciertamente fue aplicable ya durante la tulipmania del siglo XVII en los Países Bajos, cuando la especulación en inversiones en bulbos de tulipán condujo a una dramática caída del mercado en 1637.

Cualesquiera que sean sus diferencias, las víctimas de todos los esquemas Ponzi cometen el mismo error: poner dinero en una inversión que no se comprende completamente. En una entrevista en prisión, Madoff, quien robó $ 50 mil millones de sus víctimas, incluso tuvo el descaro de culpar a sus víctimas por su difícil situación, indicando que si hubieran investigado su metodología de inversión, habrían visto que era imposible ganar consistentemente el dinero. devoluciones que afirmó entregar.

Entonces, ¿qué hemos aprendido desde que arrestaron a Ponzi hace 100 años? Aparentemente pequeño. El año pasado, las fuerzas del orden de los EE. UU. Descubrieron 60 esquemas Ponzi importantes, y las víctimas invirtieron $ 3.250 millones en estas estafas totalmente fraudulentas. Y es muy probable que el número real de estafas Ponzi que aún se están perpetrando sea mucho mayor, con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) bajo la Administración Trump siendo mucho menos agresiva en su investigación y enjuiciamiento de delitos de cuello blanco en general y de inversión. fraude en particular.

Según la Universidad de Syracuse y rsquos Transactional Records Access Clearinghouse, los enjuiciamientos de cuello blanco y corporativos se encuentran en su punto más bajo en la historia moderna de los Estados Unidos. Esa cifra no significa que los delitos de cuello blanco no estén ocurriendo. De hecho, sabiendo que la historia de los esquemas Ponzi es mucho más profunda de lo que sugiere el nombre, tal vez no sea sorprendente que un siglo no haya sido lo suficientemente largo para poner fin a las estafas.

Historiadores & # 8217 perspectivas sobre cómo el pasado informa al presente


Fuentes primarias

(1) Edward Dmytryk, entrevistado por el Comité de Actividades Antiamericanas (25 de abril de 1951)

John Howard Lawson resolvió todas las cuestiones. Si hubo un cambio en la línea del Partido, lo explicó. Si había que tomar alguna decisión, acudían a John Howard Lawson. Si hubo algún conflicto dentro del Partido Comunista, fue él quien lo resolvió. Tuvimos una tercera reunión en la que Adrian Scott trajo a Albert Maltz, que era un comunista más liberal, para defendernos. Estas reuniones terminaron en un punto muerto.

Albert Maltz había estado preocupado por la falta de libertad de pensamiento en el Partido Comunista durante algún tiempo, y este fue el detonante del artículo que escribió para el Nuevas misas sobre la libertad de pensamiento que fue tan ampliamente discutida. Entonces escribió el artículo que luego tuvo que repudiar o sacar del Partido, y optó por repudiarlo.

(2) Edward Dmytryk escribió sobre su decisión de testificar ante el Comité de Actividades Antiamericanas en su autobiografía, Es un infierno de vida (1978)

Hacía mucho tiempo que estaba convencido de que la lucha de los Diez era política que la batalla por la libertad de pensamiento, en la que creía que me estaban obligando a sacrificar a mi familia y mi carrera en defensa del Partido Comunista, del que hacía mucho tiempo separados y en los que había llegado a sentirme disgustado y desconfiado. Sabía que si alguna vez se reducía a una elección entre el Partido y nuestra estructura democrática tradicional, lucharía contra el Partido y contra nuestra estructura democrática tradicional, lucharía contra el Partido hasta el amargo final.

(3) Larry Parks accedió a hablar sobre su propia participación en el Partido Comunista, pero al principio no quiso dar los nombres de otros exmiembros cuando testificó ante el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara (octubre de 1947).

Preferiría, si me lo permitieran, no mencionar los nombres de otras personas. No me presente la opción de estar en desacato a este Comité e ir a la cárcel o obligarme a realmente arrastrarme por el barro para ser un informante. Tengo dos hijos, uno de trece meses y otro de dos semanas. ¿Es este el tipo de herencia que le gustaría transmitir a sus hijos?

(4) Declaración emitida después de una reunión de los productores de películas de Hollywood (24 de noviembre de 1947)

Los miembros de la Asociación de Productores de Películas deploran la acción de los 10 hombres de Hollywood que han sido citados por desacato. No deseamos prejuzgar sus derechos legales, pero sus acciones han perjudicado a sus empleadores y han perjudicado su utilidad para la industria.

Inmediatamente despediremos o suspenderemos sin compensación a los empleados a nuestro cargo y no volveremos a contratar a ninguno de los 10 hasta que sea absuelto o se haya purgado del desprecio y declare bajo juramento que no es comunista.

En los temas más amplios de los supuestos elementos subversivos y desleales en Hollywood, nuestros miembros también están preparados para tomar medidas positivas. No emplearemos a sabiendas a un comunista o miembro de cualquier partido o grupo que defienda el derrocamiento del gobierno de los Estados Unidos por la fuerza o por métodos ilegales o inconstitucionales. Al seguir esta política, no nos dejaremos influir por la histeria o la intimidación de ninguna fuente. Somos francos al reconocer que tal política implica peligros y riesgos. Existe el peligro de herir a personas inocentes. Existe el riesgo de crear una atmósfera de miedo. El trabajo creativo en su mejor momento no puede llevarse a cabo en una atmósfera de miedo. Con este fin, invitaremos a los gremios de talentos de Hollywood a trabajar con nosotros para eliminar a los subversivos, proteger a los inocentes y salvaguardar la libertad de expresión y una pantalla libre donde sea que se vea amenazado.

(5) Richard Collins fue entrevistado por Victor Navasky cuando estaba escribiendo su libro, Nombres de nombres (1982)

No creo que nadie de ninguno de los dos bandos haya salido muy bien. Pero mi sensación era que había estado fuera del Partido Comunista durante muchos años y tenía cierta hostilidad hacia la Unión Soviética (pero ciertamente no hacia los hombres con los que había estado, porque los comprendo y sabía que en los principales estaban muy bien motivados). En realidad, no había trabajado excepto debajo de la mesa desde 1947. Así que para mí no era una cuestión de: "Bueno, voy a recuperarme e ir a trabajar". Resultó que eso es lo que finalmente sucedió, pero eso fue todo. no es la consideración principal.

(6) Dalton Trumbo, discurso ante el Screen Writers Guild al aceptar el Premio Laurel en 1970.

La lista negra fue una época de maldad, y nadie de ninguno de los bandos que sobrevivió salió sin ser tocado por el mal. Atrapado en una situación que había pasado más allá del control de simples individuos, cada persona reaccionó como su naturaleza, sus necesidades, sus convicciones y sus circunstancias particulares lo obligaron a hacerlo. Había mala fe y buena, honestidad y deshonestidad, coraje y cobardía, desinterés y oportunismo, sabiduría y estupidez, buenas y malas en ambos lados.

Cuando tú, que tienes cuarenta años o menos, miras hacia atrás con curiosidad esa época oscura, como creo que de vez en cuando deberías hacerlo, no servirá de nada buscar villanos o héroes o santos o demonios porque no hubo ninguno, solo hubo víctimas. Algunos sufrieron menos que otros, algunos crecieron y algunos disminuyeron, pero al final todos fuimos víctimas porque casi sin excepción cada uno de nosotros se sintió obligado a decir cosas que no quería decir, a hacer cosas que no quería hacer. , para entregar y recibir heridas que realmente no quería intercambiar. Es por eso que ninguno de nosotros —derecha, izquierda o centro— emergió de esa larga pesadilla sin pecado.

(7) Albert Maltz, uno de los Diez de Hollywood, fue entrevistado por el New York Times en 1972.

Actualmente está en boga una tesis pronunciada por Dalton Trumbo que declara que todos durante los años de la lista negra fueron igualmente víctimas. Esto es una tontería fáctica y representa una posición moral desconcertante.

Para decirlo claramente: si un informante de la clandestinidad francesa que envió a un amigo a las cámaras de tortura de la Gestapo fue igualmente una víctima, entonces no puede haber bien o mal en la vida que yo entienda.

Adrian Scott fue el productor de la notable película. Fuego cruzado en 1947 y Edward Dmytryk fue su director. Fuego cruzado ganó una gran aclamación de la crítica, muchos premios y éxito comercial. Ambos hombres se negaron a cooperar con la HCUA. Ambos fueron detenidos en desacato a la HCUA y fueron a la cárcel.

Cuando Dmytryk salió de su condena en prisión, lo hizo con un nuevo conjunto de principios. De repente vio la luz celestial, testificó como amigo de la HCUA, elogió sus propósitos y prácticas y denunció a todos los que se oponían a ella. Dmytryk inmediatamente encontró trabajo como director y ha trabajado todos los años desde entonces. Adrian Scott, que salió de la cárcel con sus principios intactos, no pudo volver a producir una película para un estudio hasta 1970. Estuvo en la lista negra durante 21 años. Afirmar que él y Dmytryk fueron igualmente víctimas está más allá de mi comprensión.

(8) Budd Schulberg fue entrevistado por Victor Navasky cuando estaba escribiendo su libro, Nombres de nombres (1982)

Estas personas (las que él nombró), si lo tuvieran, podrían haber escrito libros y obras de teatro. No hubo una lista negra en la publicación. No había una lista negra en el teatro.Podrían haber escrito sobre las fuerzas que los llevaron al Partido Comunista. Prácticamente no estaban escritos. Tampoco he visto a estas personas interesadas en problemas sociales en las décadas posteriores. Están interesados ​​en sus propios problemas y en la protección del Partido.

(9) Abraham Polonsky, explicó en una entrevista con Victor Navasky, lo que sentía hacia las personas que lo nombraron miembro del Partido Comunista.

En la mayoría de los casos, los informantes eligieron una ruta que les pareció una solución fácil a un problema difícil, en otras palabras, podían manejar a sus propios amigos, contra quienes testificaron, mejor de lo que podían manejar el gobierno de los Estados Unidos que los acosaba. Schulberg solo tiene que explicar una cosa: ¿Por qué se convirtió en un informante cuando lo obligaron a hacerlo? ¿Y por qué no se convirtió en informante antes de que lo obligaran a hacerlo? La razón era que antes pensaba que no era bueno hacerlo. Los nazis le apuntaron con un arma a la cabeza y le dijeron: "Mire, dennos algunos nombres", y él dice: "Sí, de todos modos odio a esos tipos".

Ojalá hubieran actuado mejor, pero no todos son de Adolf Hitler. Eso es todo. Yo mismo no quiero tener nada que ver con ellos. Después de todo, yo estaba en el barco y se bajaron y nos dejaron bajar. De hecho, la única forma en que podían bajarse era poniéndonos en el suelo. Ese es el sentimiento peculiar: no fue solo que se llevaron los botes salvavidas del Titánico, sabes que sacaron los tapones.

(10) Michael Wilson, discurso en una reunión del Gremio de Escritores de América (1976)

No quiero detenerme en el pasado, sino por unos momentos hablar del futuro. Y dirijo mis comentarios particularmente a ustedes, hombres y mujeres más jóvenes, que tal vez no se habían establecido en esta industria en el momento de la gran caza de brujas. Siento que a menos que recuerdes esta época oscura y la entiendas, es posible que estés condenado a reproducirla. No con el mismo elenco de personajes, por supuesto, o sobre los mismos temas. Pero veo que tal vez llegue un día en su vida, si no en la mía, cuando una nueva crisis de creencias se apodere de esta república, cuando la diversidad de opiniones sea etiquetada como deslealtad y cuando se ejerzan presiones extraordinarias sobre los escritores en los medios de comunicación para que se ajusten a política de la administración sobre los temas clave de la época, sean los que sean. Si este escenario sombrío llega a suceder, confío en que ustedes, hombres y mujeres más jóvenes, albergarán a los inconformistas y disidentes en sus filas, y protegerán su derecho al trabajo. El Gremio tendrá el uso y la necesidad de rebeldes si quiere sobrevivir como una unión de escritores libres. Esta nación los necesitará si quiere sobrevivir como una sociedad abierta.

(11) Larry Ceplair, Screen Actors Guild y la lista negra de películas (1998)

De 1947 a 1961, su capacidad para trabajar en la industria cinematográfica de Hollywood dependió estrictamente de si su nombre aparecía o no en una lista de presuntos activistas o simpatizantes comunistas. La lista negra. Basado en la creciente amenaza del comunismo en ese momento, la era fue un asalto a gran escala contra individuos y grupos que habían promovido el cambio político y la reforma social en Estados Unidos desde el comienzo de la Gran Depresión en 1929. Este ataque a la libertad personal fue dirigido por el Congreso de los Estados Unidos. Fue fuertemente apoyado por un grupo de ayudantes alarmantemente diverso que van desde la rama ejecutiva de nuestro gobierno hasta la AFL-CIO y grupos de la iglesia, los Veteranos de Guerras Extranjeras y empleadores en las industrias de los medios de comunicación, la información y la educación de Estados Unidos.

Decenas de ciudadanos fueron encarcelados, cientos se trasladaron a otros países y miles perdieron sus trabajos. Varios de los acusados ​​murieron por el estrés y la tensión de que sus creencias y opiniones personales fueran cuestionadas siniestramente por su propio gobierno y los sindicatos a los que pertenecían. Aquellos que no fueron perseguidos personal o profesionalmente se volvieron autocensurantes y tímidos para mantener sus cheques y evitar ser condenados y denunciados públicamente. Como resultado, una capa de mediocridad se instaló sobre la producción cultural y artística en Estados Unidos.

La calidad de las películas estadounidenses producidas durante la era de la lista negra no sufrió simplemente porque a varios cientos de artistas de la pantalla se les negó el trabajo en las profesiones que eligieron durante más de una década. Los incluidos en la lista negra no eran necesariamente los practicantes líderes o más competentes de sus oficios individuales. Había cientos de otros artistas igualmente capaces de hacer su trabajo y, como siempre, muchos artistas más jóvenes ansiosos por llevar el trabajo dondequiera que se pudiera encontrar. Tampoco disminuyó el contenido de las películas nacionales por la ausencia de las listas negras. La calidad de las películas sufrió porque los estudios y los productores simplemente tenían miedo de hacer películas que parecieran de alguna manera críticas con Estados Unidos, y los artistas, principalmente los escritores, comenzaron a censurarse a sí mismos. Para recuperar el favor de HUAC y el Congreso, los estudios comenzaron a producir docenas de películas manipuladoras anticomunistas y películas que celebraban el poder militar estadounidense como Bombers B-52.

(12) El Telégrafo diario, Edward Dmytryk (10 de julio de 1999)

Sus perspectivas empezaron a mejorar cuando llegó a RKO en 1942. Su primer éxito llegó al año siguiente con Hijos de Hitler, una de las primeras películas de Hollywood en abordar las condiciones en la Alemania nazi. La trama se refería a una niña alemana educada en Estados Unidos que regresa a visitar su país natal y se ve atrapada en la nueva ideología que convirtió a Bonita Granville en una estrella y se convirtió en & quotsleeper & quot (una pequeña película que se desempeña mucho mejor de lo esperado). Recaudó $ 7.5 millones en taquilla y le valió a Dmytryk un contrato de siete años.

La primera imagen 'A' de Dmytryk fue Compañero tierno (1944), detrás de la cual muchos luego detectaron propaganda comunista. Acerca de las viudas de guerra que establecieron una comuna de estilo socialista, fue escrito por Dalton Trumbo (otro miembro de los 10 de Hollywood). De hecho, la película estaba en consonancia con el pensamiento contemporáneo sobre la Rusia soviética, que entonces era el aliado de Estados Unidos en tiempos de guerra.

Más siniestro fue Arrinconado (1945), realizó al año siguiente, una fotografía aparentemente inocua sobre un piloto canadiense que viaja a Argentina en busca del nazi que mató a su esposa durante la guerra. Fue escrito por el "radical" John Wexley y, según Dmytryk, el guión original estaba lleno de discursos antifascistas que "llegaron a los extremos" siguiendo la línea del Partido Comunista. Dmytryk los encontró poco dramáticos y aconsejó al productor, Adrian Scott, que trajera un segundo escritor, después de lo cual Wexley solicitó una reunión en la casa de Dmytryk.

Como lo dijo Dmytryk, "Me sorprendió ver que la reunión era de comunistas y que toda la reunión era de estilo comunista". El ataque contra nosotros fue que al eliminar las líneas de Wexley, estábamos haciendo una imagen pronazi en lugar de una imagen antinazi. Nos negamos a admitir ninguno de los cargos.

En el mismo año, 1945, también con Adrian Scott como productor, Dmytryk tuvo su primer éxito de crítica. Asesinato llamado, mi dulce, era una adaptación de la novela de Raymond Chandler Adiós, mi amor, bajo cuyo título jugó en Gran Bretaña. Fue uno de los primeros de lo que se conoció como films negros y revitalizó la decadente carrera de su estrella, Dick Powell, un hombre de la canción y el baile de la década de 1930, que se transformó en el duro detective privado de Chandler, Philip Marlowe.

Trabajando con Scott de nuevo, Dmytryk logró una aclamación aún mayor en 1947 con Fuego cruzado, que fue nominada a cinco premios Oscar, incluyendo mejor película y mejor director, perdiendo frente a Elia Kazan Pacto de caballeros sobre un tema similar. Residencia en La trinchera de ladrillo, una novela de Richard Brooks, la película fue un estudio del antisemitismo en el ejército de los Estados Unidos.

La novela original trataba sobre la homofobia y la víctima era un homosexual en lugar de un judío. Bajo la censura imperante, esto no se pudo discutir en 1947, pero uno de los puntos fuertes de la película es que, al "traicionar" su fuente, la sustituyó por un tema alternativo de igual, si no mayor, resonancia.

(13) Paul Buhle y Dave Wagner, Lista negra: la guía para los amantes del cine sobre la lista negra de Hollywood (2003)

Es cierto que la izquierda de Hollywood abrió el camino en la organización de sindicatos de la industria cinematográfica, especialmente el Screen Writers Guild que incluyó en su número a casi todos los principales antifascistas de la capital del cine (con una interrupción durante los dieciocho meses del Pacto Hitler-Stalin de 1939-1941) se basó en gran parte del mejor talento teatral de Broadway y estableció una animada escena social llena de cócteles, juegos de póquer, salones literarios y musicales y discusiones políticas que fueron una fuente de gran atractivo para los recién llegados de Hollywood (y sin duda una de las razones por las que tantas figuras inverosímiles, incluido Ronald Reagan, querían unirse). Los judíos de Hollywood, particularmente aquellos que eran `` progresistas '' (o liberales de izquierda) y que trataban de forjarse una vida personal y una carrera en una sociedad en la que el antisemitismo todavía era tolerado y generalizado, encontraron el medio comunista (si los artistas e intelectuales eran estimulantes y cómodos). a pesar del período del Pacto y, en particular durante la guerra, una fuente de buenos contactos profesionales, para todos, salvo un puñado, su identidad política siguió siendo, iii su forma de pensar, secundaria a sus vidas y carreras.

Entonces llegó el momento en que no tuvieron más remedio que tomar una decisión. En ese momento, la identidad política de los artistas ya no parecía tan secundaria. Aquellos artistas que se adhirieron formal o informalmente a la izquierda, por tan solo unos meses o hasta décadas, todos pagaron el precio cuando se les exigió, si querían seguir trabajando en el cine, renunciar a su (por este medio). tiempo en su mayoría pasado) creencias y "nombrar" a sus compañeros de trabajo, amigos, amantes, primos, esposas y maridos. En la mayoría de los casos, no pudieron escuchar para convertirse en informantes. Y así, la abrumadora mayoría aceptó alguna forma de exilio que puso fin a su carrera.

Los afortunados encontraron trabajo en la televisión, regresaron al teatro o se convirtieron en expatriados en lugar de capitular ante lo que consideraban una humillación pública y un antisemitismo manifiesto a manos de políticos cuyas carreras políticas continuas a menudo dependían de la búsqueda de políticas raciales en casa ( la exclusión de los votantes negros). A veces referidos con desprecio como "comunistas de piscinas", la mayoría de los artistas se mantuvieron firmes, renunciando a sus piscinas en lugar de someterse a lo que consideraban un chantaje ético. No debería sorprenderle, entonces, que, mirando hacia atrás en sus carreras, estos artistas consideraran su trabajo como a menudo más político de lo que ellos mismos se habían dado cuenta. Es esta coincidencia de puntos de vista políticos y estéticos, tal como se expresan en las películas mismas, lo que hemos tratado de descubrir en este libro.

(14) Ronald Bergan, El guardián (4 de noviembre de 2000)

En 1947, Hollywood se convirtió en objeto de una investigación a gran escala por parte del Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes (HUAC). Diez testigos "hostiles" (productores, directores y escritores) se negaron a responder a la pregunta: "¿Es usted ahora, o ha sido alguna vez, miembro del Partido Comunista?" desprecio del Congreso de los Estados Unidos.

Ring Lardner Jr, que murió a los 85 años, fue el último miembro superviviente de los 10 de Hollywood. Los otros nueve eran Alvah Bessie, Herbert Biberman, Lester Cole, John Howard Lawson, Albert Maltz, Samuel Ornitz, Adrian Scott, Dalton Trumbo y Edward. Dmytryk. Solo Dmytryk cooperó con el comité y nombró nombres, incluido el de Lardner después de cumplir sus condenas, los otros nueve fueron incluidos en la lista negra.

Lardner había sido reclutado por el Partido Comunista de Hollywood en 1937. Más tarde se convirtió en miembro de la Liga Antinazi de Hollywood, el Comité de Ciudadanos para la Defensa de la Juventud México-Americana, la Movilización de Escritores de Hollywood contra la Guerra y la junta de la Screen Writers Guild, todo contaminado con el pincel & quotred & quot.

Aunque Lardner permitió que su afiliación al partido caducara, todavía dijo, en Moscú, en 1987: "Nunca me he arrepentido de mi asociación con el comunismo". Sigo pensando que alguna forma de socialismo es una forma más racional de organizar una sociedad, pero reconozco que todavía no ha funcionado en ninguna parte ''.

Lardner Jr nació en Chicago, hijo de Ring Lardner, uno de los más grandes humoristas de Estados Unidos, y se unió al club socialista mientras estudiaba en Princeton. Después de su segundo año, viajó a la Unión Soviética y quedó impresionado. En 1935, regresó a Nueva York, a los 20 años, donde trabajó como reportero antes de ir a Hollywood como publicista de la nueva compañía cinematográfica de David O Selznick.

Poco después, Selznick pidió en secreto a Lardner y Budd Schulberg, un joven del departamento de historias, que reescribieran varias escenas de William Wellman. Ha nacido una estrella (1937). Aunque no se les atribuye el mérito, se dice que han ideado algunas de las mejores líneas, como el comentario del agente de publicidad después de que el actor alcohólico Norman Maine (Fredric March) se ahogara: "¿Cómo le envías felicitaciones al Océano Pacífico?", Lardner también contribuido - sin acreditar de nuevo - al diálogo en la comedia mordaz de Wellman, Nada sagrado (1937).

Sus primeros créditos en la pantalla fueron como coguionista de dos películas de la popular serie médica Dr. Christian. Pero su avance llegó con el guión de George Stevens Mujer del año (1942), sobre el matrimonio de amor y odio de un columnista político sofisticado y un periodista deportivo brusco, basado en la relación de Lardner padre con Dorothy Parker. La primera, y una de las mejores, de las nueve películas de Katherine Hepburn-Spencer Tracy, enfatizó el ángulo feminista hasta el final (reescrito por Michael Kanin), en el que el personaje de Hepburn se somete a la domesticidad para mantener al hombre que ama. Le ganó a Lardner (con Kanin) su primer Oscar al mejor guión original.

Después del servicio militar en tiempos de guerra, Lardner coescribió tres guiones antinazis con cara de desprecio: La Cruz de Lorena (1944), Mañana el mundo (1944) y Capa y espada (1946).

En 1947, Lardner firmó un lucrativo contrato con 20th-Century Fox para escribir Ámbar para siempre, del destripador de corpiños de Kathleen Winsor sobre una niña pobre (Linda Darnell) que duerme en su camino hacia Carlos II. Sin embargo, debido a la censura de la época, Lardner y sus coautores tuvieron que sugerir, más que mostrar, erotismo.

Luego vino su aparición en HUAC. Cuando le preguntaron si era o alguna vez había sido comunista, Lardner respondió: "Podría responder la pregunta exactamente de la manera que usted quiera, pero si lo hiciera, me odiaría a mí mismo por la mañana".

Después de nueve meses en prisión y sin poder trabajar en Hollywood, Lardner finalmente encontró trabajo en Londres, contribuyendo a la serie de televisión de la década de 1950. Las aventuras de robin hood. Al igual que varios otros escritores incluidos en la lista negra, se vio obligado a utilizar un seudónimo para permitir las ventas en Estados Unidos. Virgin Island (1958), de fabricación británica, atribuye el guión a & quot; Philip Rush & quot ;, aunque un historiador británico del mismo nombre escribió al Times refutando cualquier conexión con la mediocre película.

La rehabilitación llegó en 1965, cuando Norman Jewison consiguió que Lardner y Terry Southern entregaran un guión espectacular para el clásico de stud-poker The Cincinnati Kid, protagonizado por Steve McQueen. Escribir bajo su propio nombre revitalizó nuevamente a Lardner, y la sátira iconoclasta y antibélica MEZCLA (1970) lo encontró en su apogeo. La película de Robert Altman tocó la fibra sensible del público joven, que vio el escenario de la guerra de Corea como una referencia a Vietnam.

Una de las últimas películas que escribió Lardner fue La mayor (1977), en el que Muhammad Ali se interpretó a sí mismo. Aunque la mayor parte del trabajo es inocuo, el guión todavía tiene el coraje de incluir la línea de Malcolm X, "Un hombre blanco es un diablo de ojos azules", y la protesta de Ali contra la guerra de Vietnam: "Ningún vietcong me llamó nunca ******". .

En años posteriores, Lardner escribió dos novelas, sus memorias, Me odiaría a mí mismo por la mañana, se publicará póstumamente. Primero se casó con la secretaria de Selznick, Sylvia Schulman, de quien se divorció, y luego con Frances Chaney, la viuda de su hermano David, quien fue asesinado por una mina terrestre en Alemania mientras informaba sobre la Segunda Guerra Mundial para el Neoyorquino. Ella le sobrevive, al igual que tres hijos y dos hijas.


Esclavitud

La esclavitud en Estados Unidos: la trata de esclavos de Montgomery

Explore el informe de EJI sobre la Era 1: Esclavitud y descubra cómo el encarcelamiento masivo es un legado de la esclavitud.

A partir del siglo XVII, millones de africanos fueron secuestrados, esclavizados y enviados a través del Atlántico hacia las Américas en condiciones horribles. Casi dos millones de personas murieron en el mar durante el agonizante viaje.

Durante los siguientes dos siglos, la esclavitud de los negros en los Estados Unidos creó riqueza, oportunidades y prosperidad para millones de estadounidenses. A medida que evolucionó la esclavitud estadounidense, se creó una mitología elaborada y duradera sobre la inferioridad de los negros para legitimar, perpetuar y defender la esclavitud. Esta mitología sobrevivió a la esclavitud y la abolición formal # 8217 después de la Guerra Civil.

Este cortometraje animado de la aclamada artista Molly Crabapple, con narración de Bryan Stevenson, ilustra cómo la elaborada mitología de la diferencia racial que se creó para justificar y mantener la esclavitud evolucionó después de la abolición.

En el sur, donde la esclavitud de los negros fue ampliamente aceptada, la resistencia a poner fin a la esclavitud persistió durante otro siglo después de la aprobación de la 13ª Enmienda en 1865. Hoy, 150 años después de la Proclamación de Emancipación, se ha hecho muy poco para abordar el legado de la esclavitud. y su significado en la vida contemporánea.

En muchas comunidades como Montgomery, Alabama, que en 1860 era la capital del comercio doméstico de esclavos en Alabama, hay poca comprensión del comercio de esclavos, la esclavitud o el esfuerzo de larga data para mantener la jerarquía racial que creó la esclavitud. De hecho, ha surgido una narrativa alternativa en muchas comunidades del sur que celebra la era de la esclavitud, honra a los principales defensores y defensores de la esclavitud y se niega a reconocer o abordar los problemas creados por el legado de la esclavitud.

Los hombres encarcelados en la prisión de Maula en Malawi se ven obligados a dormir "como esclavos en un barco de esclavos".

Joao Silva / The New York Times / Redux

Un hombre esclavizado, el soldado Gordon, fue golpeado con tanta frecuencia que los múltiples latigazos dejaron cicatrices gráficas representadas en esta fotografía de 1863.

En 1860, Montgomery era la capital del comercio de esclavos domésticos en Alabama, uno de los dos estados propietarios de esclavos más grandes de Estados Unidos.

De 1848 a 1860, la oficina de sucesiones otorgó licencias a 164 traficantes de esclavos en Montgomery. El Legacy Museum de EJI se construyó en un sitio donde se almacenaba a personas esclavizadas.

En 2013, con el apoyo del Black Heritage Council, EJI erigió tres marcadores en el centro de Montgomery que documentan el papel destacado de la ciudad en la trata de esclavos domésticos del siglo XIX.

El arrendamiento de convictos volvió a esclavizar a miles de afroamericanos mediante el uso de códigos penales aplicados selectivamente para condenar y luego arrendar a personas negras a plantadores, minas y otros negocios.

Archivos estatales de Florida, Florida Memory

La invocación del orgullo y la identidad confederados acompañó la resistencia blanca a los derechos civiles y la igualdad racial durante y después de la Reconstrucción, en el apogeo del movimiento de derechos civiles y en el siglo XXI.

Los hombres encarcelados en la prisión de Maula en Malawi se ven obligados a dormir "como esclavos en un barco de esclavos".

Joao Silva / The New York Times / Redux

Un hombre esclavizado, el soldado Gordon, fue golpeado con tanta frecuencia que los múltiples latigazos dejaron cicatrices gráficas representadas en esta fotografía de 1863.

En 1860, Montgomery era la capital del comercio de esclavos domésticos en Alabama, uno de los dos estados propietarios de esclavos más grandes de Estados Unidos.

De 1848 a 1860, la oficina de sucesiones otorgó licencias a 164 traficantes de esclavos en Montgomery. El Legacy Museum de EJI se construyó en un sitio donde se almacenaba a personas esclavizadas.

En 2013, con el apoyo del Black Heritage Council, EJI erigió tres marcadores en el centro de Montgomery que documentan el papel destacado de la ciudad en la trata de esclavos domésticos del siglo XIX.

El arrendamiento de convictos volvió a esclavizar a miles de afroamericanos mediante el uso de códigos penales aplicados selectivamente para condenar y luego arrendar a personas negras a plantadores, minas y otros negocios.

Archivos estatales de Florida, Florida Memory

La invocación del orgullo y la identidad confederados acompañó la resistencia blanca a los derechos civiles y la igualdad racial durante y después de la Reconstrucción, en el apogeo del movimiento de derechos civiles y en el siglo XXI.


Fuentes primarias

(1) Eugene Debs, Apelación a la razón (11 de septiembre de 1915)

No me opongo a toda guerra, ni me opongo a luchar en todas las circunstancias, y cualquier declaración en contrario me descalificaría como revolucionario. Cuando digo que me opongo a la guerra me refiero a la guerra de la clase dominante, porque la clase dominante es la única clase que hace la guerra. No me importa si esta guerra es ofensiva o defensiva, o qué otra excusa mentirosa se pueda inventar para ella, me opongo a ella y me fusilarían por traición antes de entrar en una guerra así.

Las guerras capitalistas por la conquista capitalista y el saqueo capitalista deben ser libradas por los propios capitalistas en lo que a mí respecta, y sobre esa cuestión no puede haber compromiso ni malentendido en cuanto a mi posición. No tengo ningún país para luchar por mi país es la tierra Soy un ciudadano del mundo. No violaría mis principios por Dios, mucho menos por un káiser loco, un zar salvaje, un rey degenerado o una banda de parásitos barrigudos.

Me opongo a todas las guerras menos una. Estoy a favor de la guerra con el corazón y el alma, y ​​esa es la guerra mundial de la revolución social. En esa guerra estoy dispuesto a luchar de cualquier forma que la clase dominante haga necesaria, incluso hasta las barricadas.

Ahí es donde estoy y donde creo que el Partido Socialista está, o debería estar, sobre la cuestión de la guerra.

(2) Juez de primera instancia que sentencia a Kate Richards O'Hare a cinco años de prisión por pronunciar un discurso contra la guerra en Dakota del Norte (julio de 1917)

Esta es una nación de libertad de expresión, pero este es un momento de sacrificio, cuando las madres están sacrificando a sus hijos. ¿Es demasiado pedir que, por el momento, los hombres repriman cualquier deseo que puedan tener de pronunciar palabras que puedan tender a debilitar el espíritu o destruir la fe o la confianza de la gente?

(3) Eugene Debs, discurso en Canton, Ohio (16 de junio de 1918)

El otro día condenaron a Kate Richards O'Hare a la penitenciaría por cinco años. Piense en condenar a una mujer a la cárcel simplemente por hablar. Estados Unidos, bajo un gobierno plutocrático, es el único país que enviaría a una mujer a prisión durante cinco años por ejercer el derecho a la libertad de expresión. Si esto es traición, que la aprovechen al máximo.

Permítanme revisar un poco de historia en relación con este caso. Conozco íntimamente a Kate Richards O'Hare desde hace veinte años. Estoy familiarizado con su registro público. Personalmente la conozco como si fuera mi propia hermana. Todos los que conocen a la Sra. O'Hare saben que es una mujer de incuestionable integridad. Y también saben que es una mujer de lealtad intachable al movimiento socialista. Cuando salió a Dakota del Norte para dar su discurso, seguida de hombres vestidos de civil al servicio del gobierno con la intención de efectuar su arresto y asegurar su enjuiciamiento y condena, cuando salió, fue con pleno conocimiento de su parte. parte que tarde o temprano estos detectives cumplirían su propósito. Ella pronunció su discurso, y ese discurso fue tergiversado deliberadamente con el propósito de asegurar su condena. El único testimonio en su contra fue el de un testigo contratado. Y cuando los agricultores, los hombres y mujeres que estaban en la audiencia a la que se dirigió, cuando fueron a Bismarck donde se llevó a cabo el juicio para testificar a su favor, para jurar que ella no había usado el idioma que se le acusaba de haber usado, el El juez se negó a permitirles subir al estrado. Esto me parecería increíble si no hubiera tenido mi propia experiencia con los tribunales federales.

Rose Pastor Stokes! Y cuando menciono su nombre me quito el sombrero. Aquí tenemos a otro compañero heroico e inspirador. Tenía sus millones de dólares al mando. ¿Su riqueza la detuvo un instante? Al contrario, su suprema devoción a la causa sobrepasaba todas las consideraciones de índole económica o social. Salió audazmente a defender la causa de la clase trabajadora y ellos recompensaron su gran coraje con una sentencia de diez años a la penitenciaría. ¡Piénsalo! ¡Diez años! ¿Qué crimen atroz había cometido? ¿Qué cosas espantosas había dicho? Déjame responder con franqueza. No dijo nada más de lo que he dicho aquí esta tarde. Quiero admitir, quiero admitir sin reservas que si Rose Pastor Stokes es culpable de un delito, yo también. aboga por mi inocencia. Y si debería ser enviada a la penitenciaría durante diez años, sin duda yo también debería hacerlo.

¿Qué dijo Rose Pastor Stokes? Por qué, dijo que un gobierno no podía servir al mismo tiempo tanto a los especuladores como a las víctimas de los especuladores. ¿No es verdad? Ciertamente lo es y nadie puede discutirlo con éxito. Roosevelt dijo mil veces más en el mismo papel, la Estrella de Kansas City. Roosevelt dijo jactanciosamente el otro día que lo escucharían si iba a la cárcel. Sabe muy bien que no corre ningún riesgo de ir a la cárcel. Está tendiendo astutamente sus cables para la nominación republicana en 1920 y es un experto en hacer el llamamiento del demagogo.

Rose Pastor Stokes nunca pronunció una palabra que no tuviera el derecho legal y constitucional de pronunciar. Pero su mensaje a la gente, el mensaje que agitó sus pensamientos y abrió sus ojos, que debe ser reprimido, su voz debe ser silenciada. Así que fue sometida de inmediato a un juicio simulado y condenada a la penitenciaría por diez años. Su convicción era una conclusión inevitable. El juicio de un socialista en un tribunal capitalista es, en el mejor de los casos, una farsa. ¿Qué fantasma de oportunidad tenía ella en un tribunal con un jurado abarrotado y una herramienta corporativa en el estrado? No es el menos importante del mundo. Y así va a la penitenciaría por diez años si llevan a cabo su brutal y vergonzoso programa gracioso. Por mi parte, no creo que lo hagan. De hecho, estoy seguro de que no lo harán. Si la guerra terminara mañana, las puertas de la prisión se abrirían a nuestra gente. Simplemente pretenden silenciar la voz de protesta durante la guerra.

(4) Las masas (Septiembre de 1917)

La Oficina de Correos estuvo representada por el Fiscal de Distrito Auxiliar Barnes. Explicó que el Departamento interpretó que la Ley de Espionaje le otorgaba el poder de excluir de los correos cualquier cosa que pudiera interferir con la conducción exitosa de la guerra.

Cuatro caricaturas y cuatro textos en la edición de agosto fueron especificados como violaciones a la ley. Las caricaturas eran de Boardman Robinson. Hacer del mundo un lugar seguro para la democracia, De H. J. Glintenkamp campana de la Libertad y las caricaturas de la conscripción, y una de Art Young sobre Congreso y Grandes Empresas. La caricatura de reclutamiento fue considerada por el Departamento como "lo peor de la revista". El texto objetado fue Una pregunta, un editorial de Max Eastman Un tributo, un poema de Josephine Bell, un párrafo de un artículo sobre Objetores de conciencia y un editorial, Amigos de la libertad estadounidense.

(5) Floyd Dell, regreso a casa (1933)

Las masas hostigado por las autoridades de la oficina de correos, fue suprimido en octubre de 1917 por el Gobierno, y sus editores fueron acusados, entre ellos yo, en virtud de la llamada Ley de Espionaje, que no se utilizaba contra los espías alemanes sino contra los socialistas estadounidenses. Pacifistas y radicales pacifistas. Se estaban cumpliendo condenas de veinte años para todos los que se atrevieran a decir que esta no era una guerra para poner fin a la guerra, o que los préstamos aliados nunca se pagarían. Pero los tribunales probablemente no se acercarían a nosotros hasta el próximo año e inmediatamente hicimos planes para comenzar otra revista. El libertadory decir más la verdad, apoyaríamos el programa wilsoniano de antes de la guerra y pediríamos una paz negociada.

(6) Artículo de Philip Randolph en El mensajero que lo llevó a ser acusado bajo la Ley de Espionaje (julio de 1918)

En una convención reciente de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), estuvo presente un miembro del Departamento de Inteligencia de la Administración. Cuando el Sr. Julian Carter de Harrisburg se quejaba del prejuicio racial que las tropas blancas estadounidenses habían llevado a Francia, el representante de la administración se levantó y advirtió a la audiencia que los negros estaban bajo sospecha de haber sido afectados por la propaganda alemana.

De acuerdo con el ultrapatriotismo del tipo de líderes negros de la vieja línea, la NAACP no aprovechó su oportunidad. Pudo haber informado a los representantes de la Administración que el descontento entre los negros no fue producido por la propaganda, ni puede ser eliminado por la propaganda. Las causas son profundas y oscuras, aunque obvias para todos los que quieran usar sus ojos mentales. Peonaje, privación de derechos, Jim-Crowism, segregación, discriminación civil de rango, injusticia de legislaturas, tribunales y administradores: estas son la propaganda del descontento entre los negros.

La única conexión legítima entre este malestar y el germanismo es el extenso anuncio del gobierno de que estamos luchando por "hacer que el mundo sea seguro para la democracia", para llevar la democracia a Alemania, que estamos reclutando al negro en los establecimientos militares e industriales para lograr este fin para la democracia blanca. a cuatro mil millas de distancia, mientras que al negro en casa, al soportar la carga en todos los sentidos, se le niega la democracia económica, política, educativa y civil.

(7) Philip Randolph y Chandler Owen, coeditores de El mensajero, ambos fueron acusados ​​de violar la Ley de Espionaje en agosto de 1918. Randolph escribió más tarde sobre su juicio.

El juez se asombró al vernos y leer lo que habíamos escrito en el Mensajero. Chandler y yo teníamos veintinueve años en ese momento, pero parecíamos mucho más jóvenes. El juez dijo, pues, no éramos más que niños. No podía creer que tuviéramos la edad suficiente, o, siendo negros, lo suficientemente inteligentes, para escribir esas cosas candentes en el Mensajero. No había duda, dijo, de que los socialistas blancos nos estaban utilizando, que habían escrito el material para nosotros.

Se volvió hacia nosotros: "¿De verdad escribiste esta revista?" Le aseguramos que teníamos. "¿Qué sabes sobre el socialismo?" él dijo. Le dijimos que éramos estudiantes de Marx y fervientes creyentes en la socialización de la propiedad social. `` ¿No sabe '', dijo, `` que se opone a su propio gobierno y que está sujeto a prisión por traición? ''. Le dijimos que creíamos en el principio de la justicia humana y que nuestro derecho a expresar nuestra conciencia estaba por encima del ley.

(8) Kate Richards O'Hare, Apelación a la razón (24 de julio de 1920)

Los socialistas conocíamos la relación de los beneficios con la guerra e insistíamos en decir la verdad al respecto. Hablamos de guerra y ganancias, guerra y ganancias, guerra y ganancias hasta que la administración se vio obligada, en pura defensa propia, a intentar aplastarnos. Primero, la administración violó la disposición constitucional para la prensa libre y de un plumazo destruyó la mayor parte de la prensa socialista. Pero aún podríamos hablar si no pudiéramos publicar periódicos, y hablamos y hablamos y hablamos. Y el mejor método que pudo idear la limitada inteligencia de la administración para aplastar a los socialistas parlantes era enviarlos a la cárcel.

En mi caso, fue una tensión espantosa para el "cerebro de la administración" encontrar alguna excusa plausible para enviarme a prisión. Con la mejor investigación que pudo hacer el Departamento de Justicia, se vio obligado a admitir que no había violado ninguna ley. Yo era de sangre estadounidense durante muchas generaciones. Mi familia siempre había sido debidamente patriota y había participado en todas las guerras que Estados Unidos había librado a mi público. Las expresiones y la vida privada demostraron que no era pro-alemán y que era más enfáticamente pro-estadounidense. Era completamente & quot; agradable & quot; y & quot; respetable & quot; y & quot; como una dama & quot; y había logrado caminar hasta la cómoda mediana edad con el mismo esposo e hijos con los que comencé. De hecho, solo tenía un vicio: insistí en decir la verdad sobre la guerra y la política. Y la guerra y las ganancias fue el único tema que la administración demócrata no se atrevió a permitirme discutir.

Tanta gente se ha maravillado de que debería haber viajado por todo el país diciendo la verdad, tal como la vi, sobre la guerra y las ganancias sin ser molestado, hasta que aterricé en una pequeña y desconocida ciudad en el noroeste, y allí me `` incriminaron ''. , arrestado, juzgado, condenado y enviado a prisión. Pero realmente no tiene nada de maravilloso, simplemente era más peligroso para los capitalistas, los especuladores de la guerra y el Partido Demócrata en el noroeste que en cualquier otra sección de los Estados Unidos.

(9) En julio de 1920, la revista, Apelación a la razón , informó sobre Kate Richards O'Hare visitando a Eugene Debs en prisión.

En una visita plagada de incidentes dramáticos, Kate Richards O'Hare visitó a Eugene V. Debs en la penitenciaría federal de Atlanta el 2 de julio, para transmitirle el amor de los socialistas en todas partes.

Kate O'Hare fue introducida en la prisión, los dos camaradas conocieron y abrazaron a Kate Richards O'Hare, recientemente liberada de la prisión federal y a Eugene V.Debs en traje de prisión con nueve años de vida en prisión por delante, con ambas manos todavía sobre ella. hombros, dijo: `` Qué feliz estoy de verte libre, Kate ''.

"Tu venida aquí es como una nueva luz del sol para mí. Hábleme de sus experiencias en la prisión '', dijo Debs. Ella respondió: "Genio, no estoy pensando en mí, sino en la pequeña Mollie Steimer, que ahora ocupa mi celda en Jefferson City y en su espantosa condena de quince años". Es una niña de diecinueve años, más pequeña que mi Kathleen, cuyo único delito es su amor por los oprimidos.

Entonces Kate abrió su tarjetero de cuero y le mostró a Debs la foto del grupo familiar que había llevado consigo durante los catorce meses de prisión. La vista de esa imagen le había proporcionado mucho consuelo durante las horas de temible silencio y monotonía de la prisión.

(10) Emma Goldman, Viviendo mi vida (1931)

La Ley de Espionaje resultó en llenar las cárceles civiles y militares del país con hombres sentenciados a penas increíblemente largas Bill Haywood recibió veinte años, sus ciento diez International Workers of the World coacusados ​​de uno a diez, Eugene V. Debs diez años , Kate Richards O'Hare cinco. Estos fueron solo unos pocos entre los cientos que fueron conducidos a muerte en vida. Luego vino el arresto de un grupo de nuestros jóvenes camaradas en Nueva York, compuesto por Mollie Steimer, Jacob Abrams, Samuel Lipman, Hyman Lachowsky y Jacob Schwartz. Su delito consistió en hacer circular una protesta impresa contra la intervención estadounidense en Rusia.

(11) Howard Zinn, Una historia popular de los Estados Unidos (1980)

A principios de septiembre de 1917, los agentes del Departamento de Justicia realizaron redadas simultáneas en cuarenta y ocho salas de reuniones de la IWW en todo el país, confiscando correspondencia y literatura que se convertiría en evidencia en los tribunales. Más tarde ese mes, 165 líderes de la IWW fueron arrestados por conspirar para obstaculizar el reclutamiento, alentar la deserción e intimidar a otros en relación con disputas laborales. Ciento uno fue a juicio en abril de 1918 y duró cinco meses, el juicio penal más largo en la historia de Estados Unidos hasta ese momento.

El juez sentenció a Haywood y otros catorce a veinte años de prisión. A treinta y tres les dieron diez años, el resto sentencias más breves. Fueron multados con un total de $ 2,500,000. La IWW se hizo añicos. Haywood saltó la fianza y huyó a la Rusia revolucionaria, donde permaneció hasta su muerte diez años después.

(12) Max Eastman, Amor y revolución (1964)

A pesar de un fallo del Fiscal General de que `` el derecho constitucional de libertad de expresión, libertad de reunión y petición existe tanto en tiempo de guerra como en tiempo de paz '', casi dos mil hombres y mujeres fueron encarcelados por sus opiniones durante la Primera Guerra Mundial, y sus condenas se extendieron tan alto como treinta años.

La Ley de Espionaje, firmada por Wilson un mes después de nuestra entrada en la guerra, aunque no contenía una cláusula de censura de prensa, y estaba aparentemente diseñada para proteger a la nación contra agentes extranjeros, estableció tres nuevos crímenes que hicieron peligroso criticar la política de guerra y imposible expresar la más leve objeción al servicio militar obligatorio.

Una enmienda posterior conocida como Ley de Sedición, definió como sediciosa y castigó todo lenguaje desleal y ataques contra el gobierno, el ejército, la marina o la causa de los Estados Unidos en la guerra. En virtud de esta ley, se convirtió en un delito escribir una carta de "desleal", o un artículo contra la guerra que pudiera llegar a un campo de entrenamiento, o expresar sentimientos contra la guerra a una audiencia que incluía hombres en edad de reclutamiento, o donde la expresión pudiera ser escuchada por constructores de barcos o de municiones.

En nuestros números de junio y julio (de The Masses) teníamos dos caricaturas pacifistas de Boardman Robinson: una foto del Tío Sam encadenado y esposado, & quot; Todos listos para luchar por la libertad & quot; y una de Jesucristo siendo arrastrado en un cuerda por un oficial de reclutamiento idiota. George Bellows contribuyó con otro Jesús, ahora con rayas, con bola y cadena y una corona de espinas: "El prisionero usó un lenguaje que tendía a disuadir a los hombres de alistarse en el ejército de los Estados Unidos:" No matarás - Bienaventurados los pacificadores ".

(13) Oliver Wendell Holmes Jr., declaración sobre la Ley de espionaje (1919)

Creo que la resistencia a los Estados Unidos significa algún acto forzoso de oposición a algún procedimiento de los Estados Unidos en pos de la guerra. Creo que la intención debe ser la intención específica que he descrito y, por las razones que he dado, creo que tal intención no se demostró ni existió de hecho. También creo que no hay indicios de resistencia a los Estados Unidos como interpreto la frase.

En este caso, se han impuesto penas de veinte años de prisión por la publicación de dos folletos que creo que los acusados ​​tenían tanto derecho a publicar como el gobierno tiene a publicar la Constitución de los Estados Unidos, ahora invocada en vano por ellos. Incluso si estoy técnicamente equivocado y se puede exprimir lo suficiente de estos anonimatos pobres y mezquinos para cambiar el color del papel tornasol legal, agregaré, incluso si lo que creo que se mostró la intención necesaria fue el castigo más nominal, me parece todo lo que posiblemente podría ser infligidos, a menos que se deba hacer sufrir a los acusados, no por lo que alega la acusación, sino por el credo que confiesan, un credo que creo que es el credo de la ignorancia y la inmadurez cuando se sostiene honestamente, ya que no veo ninguna razón para Dudo que se haya celebrado aquí, pero que, si bien fue objeto de examen en el juicio, nadie tiene derecho ni siquiera a considerarlo al tratar los cargos ante la Corte.

La persecución por la expresión de opiniones me parece perfectamente lógica. Si no tiene ninguna duda de sus premisas o de su poder y quiere un resultado determinado con todo su corazón, naturalmente expresa sus deseos en la ley y barre toda oposición. Permitir la oposición mediante el habla parece indicar que piensas que el discurso es impotente, como cuando un hombre dice que ha cuadriculado el círculo, o que no te preocupas de todo corazón por el resultado, o que dudas de tu poder o de tus premisas. Pero cuando los hombres se han dado cuenta de que el tiempo ha trastornado muchas religiones en lucha, pueden llegar a creer incluso más de lo que creen en los fundamentos mismos de su propia conducta de que el bien supremo deseado se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas, que la mejor prueba de la verdad. es el poder del pensamiento para ser aceptado en la competencia del mercado, y esa verdad es la única base sobre la cual sus deseos pueden llevarse a cabo con seguridad. En todo caso, ésa es la teoría de nuestra Constitución.

Es un experimento, como toda la vida es un experimento. Cada año, si no todos los días, tenemos que apostar nuestra salvación a alguna profecía basada en un conocimiento imperfecto. Si bien ese experimento es parte de nuestro sistema, creo que deberíamos estar eternamente atentos a los intentos de controlar la expresión de opiniones que detestamos y creemos que están cargadas de muerte, a menos que amenacen tan inminentemente con una interferencia inmediata con los propósitos legales y urgentes de la ley de que se requiere un control inmediato para salvar al país.

Estoy totalmente en desacuerdo con el argumento del gobierno de que la Primera Enmienda dejó en vigor el derecho consuetudinario en cuanto a la difamación sediciosa. La historia me parece en contra de la noción. Había concebido que los Estados Unidos a lo largo de muchos años habían mostrado su arrepentimiento por la Ley de Sedición de 1798 al reembolsar las multas que impuso. Sólo la emergencia que hace que sea inmediatamente peligroso dejar la corrección de los malos consejos al tiempo justifica hacer alguna excepción a la orden general "El Congreso no promulgará ninguna ley". . . abreviando la libertad de expresión. '' Por supuesto, estoy hablando sólo de expresiones de opinión y exhortaciones, que fueron todo lo que se pronunció aquí, pero lamento no poder expresar con palabras más impresionantes mi creencia de que, en su convicción sobre esta acusación, los acusados fueron privados de sus derechos bajo la Constitución de los Estados Unidos.

(14) William Borah, discurso (1923)

Tengamos presente, amigos míos, que estos hombres no están en la cárcel en este momento por ningún acto de violencia contra personas o bienes. Cualquier cosa que pudiera haber surgido en el caso con referencia a estos asuntos al principio, hace mucho tiempo que pasó fuera del caso, y estos hombres se encuentran hoy en la cárcel, separados de sus familias, privados de la oportunidad de ganarse la vida, y su salud está comprometida. por la única y única razón de que expresaron sus opiniones sobre la guerra y las actividades del gobierno en el enjuiciamiento de la guerra. Son clara e indiscutiblemente presos políticos en el verdadero sentido de ese término. No están allí por violar las leyes penales ordinarias ni por hechos de violencia de ningún tipo.

En otras palabras, están en prisión unos cuatro años después de la guerra por expresar una opinión al respecto. Pensaba hoy, mientras reflexionaba sobre esta situación, que seis meses antes de que declaramos la guerra, algunos de los miembros más destacados del gobierno en ese momento habrían sido culpables del mismo delito por el que estos hombres están ahora en prisión. Seis meses antes de que entremos en la guerra, en Estados Unidos se consideraba de lo más objetable abogar por entrar en la guerra. Seis meses antes de que comenzara la guerra se nos dijo que esta gran Guerra Mundial tenía sus raíces en causas que no entendíamos y que no nos preocupaban y que debíamos mantenernos al margen. Parecería que la ofensa más grave por parte de estos hombres, en lo que respecta a expresar sus opiniones, es que se retrasaron en ponerse al día con la procesión. No pudieron o no pudieron ajustar sus puntos de vista al cambio de situación de las cosas tan fácilmente como los demás.

No me malentiendas. Soy uno de los que creen que cuando mi país está en guerra, involucrado en una lucha mortal con un enemigo, como cuestión de política, debemos renunciar a nuestros puntos de vista individuales y apoyar al gobierno si es posible. En esos momentos, debemos reconciliarnos con la conducción exitosa de la guerra por parte de nuestro gobierno. Pero si bien esa es mi creencia, también es mi argumento, basado en los principios más profundos del gobierno libre, que si un hombre piensa que una guerra es injusta o imprevista, o que se está llevando a cabo de una manera corrupta, es su absoluta responsabilidad. derecho a decirlo. De hecho, si se trata del método de llevar a cabo la guerra y él cree que es imprudente o injusto, es su deber decirlo.


Teoría crítica de la raza: qué es y cómo combatirla

Christopher F. Rufo es fundador y director de Battlefront, un centro de investigación de políticas públicas. Se graduó de la Universidad de Georgetown y fue miembro de Lincoln en el Instituto Claremont para el Estudio de la Estadística y la Filosofía Política. Como director ejecutivo de la Documentary Foundation, ha dirigido cuatro películas para PBS, incluida la más reciente América perdida, que explora la vida en Youngstown, Ohio, Memphis, Tennessee y Stockton, California. También es editor colaborador de Diario de la ciudad, donde cubre temas que incluyen la teoría crítica de la raza, la falta de vivienda, la adicción y el crimen.

Lo siguiente es una adaptación de una conferencia impartida en Hillsdale College el 30 de marzo de 2021.

La teoría crítica de la raza se está convirtiendo rápidamente en la nueva ortodoxia institucional de Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses nunca han oído hablar de él y, de los que sí lo han hecho, muchos no lo entienden. Es hora de que esto cambie. Necesitamos saber qué es para saber cómo combatirlo.

Para explicar la teoría crítica de la raza, es útil comenzar con una breve historia del marxismo. Originalmente, la izquierda marxista construyó su programa político sobre la teoría del conflicto de clases. Marx creía que la característica principal de las sociedades industriales era el desequilibrio de poder entre capitalistas y trabajadores. La solución a ese desequilibrio, según Marx, era la revolución: los trabajadores eventualmente tomarían conciencia de su difícil situación, tomarían los medios de producción, derrocarían a la clase capitalista y marcarían el comienzo de una nueva sociedad socialista.

Durante el siglo XX, varios regímenes experimentaron revoluciones de estilo marxista y cada uno terminó en un desastre. Los gobiernos socialistas en la Unión Soviética, China, Camboya, Cuba y otros lugares acumularon un recuento de muertos de casi 100 millones de su propia gente. Son recordados por sus gulags, juicios de espectáculos, ejecuciones y hambrunas masivas. En la práctica, las ideas de Marx desataron las brutalidades más oscuras del hombre.

A mediados de la década de 1960, los intelectuales marxistas de Occidente habían comenzado a reconocer estos fracasos. Retrocedieron ante las revelaciones de las atrocidades soviéticas y se dieron cuenta de que las revoluciones obreras nunca ocurrirían en Europa Occidental o Estados Unidos, donde había grandes clases medias y niveles de vida en rápida mejora. Los estadounidenses en particular nunca habían desarrollado un sentido de conciencia de clase o división de clases. La mayoría de los estadounidenses creían en el sueño americano: la idea de que podían trascender sus orígenes mediante la educación, el trabajo duro y la buena ciudadanía.

Pero en lugar de abandonar su proyecto político de izquierda, los académicos marxistas de Occidente simplemente adaptaron su teoría revolucionaria a los disturbios sociales y raciales de la década de 1960. Abandonando la dialéctica económica de Marx de capitalistas y trabajadores, sustituyeron la raza por la clase y buscaron crear una coalición revolucionaria de los desposeídos basada en categorías raciales y étnicas.

Afortunadamente, los primeros defensores de esta coalición revolucionaria en los EE. UU. Perdieron en la década de 1960 ante el movimiento de derechos civiles, que buscaba, en cambio, el cumplimiento de la promesa estadounidense de libertad e igualdad ante la ley. Los estadounidenses prefirieron la idea de mejorar su país a la de derrocarlo. La visión de Martin Luther King, Jr., la búsqueda de la Gran Sociedad por parte del presidente Johnson y el restablecimiento de la ley y el orden prometido por el presidente Nixon en su campaña de 1968 definieron el consenso político estadounidense posterior a la década de 1960.

Pero la izquierda radical ha demostrado ser resistente y duradera, que es donde entra en juego la teoría crítica de la raza.

La teoría crítica de la raza es una disciplina académica, formulada en la década de 1990, construida sobre el marco intelectual del marxismo basado en la identidad. Relegado durante muchos años a universidades y oscuras revistas académicas, durante la última década se ha convertido cada vez más en la ideología por defecto en nuestras instituciones públicas. Se ha inyectado en agencias gubernamentales, sistemas de escuelas públicas, programas de capacitación de maestros y departamentos corporativos de recursos humanos en forma de programas de capacitación en diversidad, módulos de recursos humanos, marcos de políticas públicas y planes de estudios escolares.

Hay una serie de eufemismos desplegados por sus partidarios para describir la teoría crítica de la raza, que incluyen "equidad", "justicia social", "diversidad e inclusión" y "enseñanza culturalmente receptiva". Los teóricos críticos de la raza, maestros en la construcción del lenguaje, se dan cuenta de que el “neomarxismo” sería difícil de vender. Capital, por otro lado, suena no amenazante y se confunde fácilmente con el principio estadounidense de igualdad. Pero la distinción es amplia e importante. De hecho, la igualdad, el principio proclamado en la Declaración de Independencia, defendido en la Guerra Civil y codificado en ley con las Enmiendas 14 y 15, la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derechos Electorales de 1965, es rechazada explícitamente por críticas teóricos de la raza. Para ellos, la igualdad representa "mera no discriminación" y proporciona "camuflaje" para la supremacía blanca, el patriarcado y la opresión.

En contraste con la igualdad, la equidad tal como la definen y promueven los teóricos críticos de la raza es poco más que un marxismo reformulado. En nombre de la equidad, la profesora de derecho de UCLA y teórica crítica de la raza Cheryl Harris ha propuesto suspender los derechos de propiedad privada, apoderarse de la tierra y la riqueza y redistribuirlos según las líneas raciales. El gurú de la raza crítica Ibram X. Kendi, que dirige el Centro de Investigación Antirracista de la Universidad de Boston, ha propuesto la creación de un Departamento Federal de Antirracismo. Este departamento sería independiente (es decir, no rendiría cuentas a) las ramas electas del gobierno y tendría el poder de anular, vetar o abolir cualquier ley en cualquier nivel de gobierno y restringir el discurso de los líderes políticos y otras personas que se consideren insuficientes. "anti racista."

Un resultado práctico de la creación de tal departamento sería el derrocamiento del capitalismo, ya que según Kendi, "para ser verdaderamente antirracista, también tienes que ser verdaderamente anticapitalista". En otras palabras, la identidad es el medio y el marxismo es el fin.

Una forma de gobierno basada en la equidad significaría el fin no solo de la propiedad privada, sino también de los derechos individuales, la igualdad ante la ley, el federalismo y la libertad de expresión. Estos serían reemplazados por la redistribución de la riqueza basada en la raza, los derechos de grupo, la discriminación activa y la autoridad burocrática omnipotente. Históricamente, se ha abusado de la acusación de “antiamericanismo”. Pero en este caso, no es una cuestión de interpretación: la teoría crítica de la raza prescribe un programa revolucionario que anularía los principios de la Declaración y destruiría la estructura restante de la Constitución.

¿Cómo se ve la teoría crítica de la raza en la práctica? El año pasado, escribí una serie de informes centrados en la teoría crítica de la raza en el gobierno federal. El FBI estaba llevando a cabo talleres sobre la teoría de la interseccionalidad. El Departamento de Seguridad Nacional les estaba diciendo a los empleados blancos que estaban cometiendo "microinequidades" y que habían sido "socializados en roles opresores". El Departamento del Tesoro celebró una sesión de capacitación en la que les dijo a los miembros del personal que "prácticamente todos los blancos contribuyen al racismo" y que deben convertir a "todos en el gobierno federal" a la ideología del "antirracismo". Y Sandia National Laboratories, que diseña el arsenal nuclear de Estados Unidos, envió ejecutivos varones blancos a un campo de reeducación de tres días, donde les dijeron que la "cultura masculina blanca" era análoga al "KKK", los "supremacistas blancos" y la "cultura de masas". asesinatos ". Luego, los ejecutivos se vieron obligados a renunciar a su "privilegio de hombre blanco" y escribir cartas de disculpa a mujeres ficticias y personas de color.

Este año, produje otra serie de informes centrados en la teoría crítica de la raza en la educación. En Cupertino, California, una escuela primaria obligó a los estudiantes de primer grado a deconstruir sus identidades raciales y sexuales, y clasificarse a sí mismos según su "poder y privilegio". En Springfield, Missouri, una escuela secundaria obligó a los maestros a ubicarse en una "matriz de opresión", basada en la idea de que los varones cristianos heterosexuales, blancos, de habla inglesa son miembros de la clase opresora y deben expiar sus privilegios y "encubiertos". la supremacía blanca." En Filadelfia, una escuela primaria obligó a los estudiantes de quinto grado a celebrar el "comunismo negro" y simular una manifestación del Poder Negro para liberar a la radical de los años 60 Angela Davis de la prisión, donde una vez estuvo detenida por cargos de asesinato. Y en Seattle, el distrito escolar les dijo a los maestros blancos que son culpables de "asesinato espiritual" contra niños negros y que deben "arruinar [su] privilegio en reconocimiento de [su] herencia robada".

Soy solo un periodista de investigación, pero he desarrollado una base de datos de más de 1000 de estas historias. Cuando digo que la teoría crítica de la raza se está convirtiendo en la ideología operativa de nuestras instituciones públicas, no es una exageración: desde las universidades hasta las burocracias y los sistemas escolares K-12, la teoría crítica de la raza ha permeado la inteligencia colectiva y el proceso de toma de decisiones de los Estados Unidos. gobierno, sin signos de desaceleración.

Este es un cambio revolucionario. Cuando se establecieron originalmente, estas instituciones gubernamentales se presentaron como neutrales, tecnocráticas y orientadas hacia percepciones generales del bien público. Hoy, bajo el creciente dominio de la teoría crítica de la raza y las ideologías relacionadas, se están volviendo contra el pueblo estadounidense. Esto no se limita a la burocracia permanente en Washington, D.C., sino que también se aplica a las instituciones en los estados, incluso en los estados rojos, y se está extendiendo a los departamentos de salud pública de los condados, los pequeños distritos escolares del Medio Oeste y más. Esta ideología no se detendrá hasta que haya devorado todas nuestras instituciones.

Hasta ahora, los intentos de detener la invasión de la teoría crítica de la raza han sido ineficaces. Hay un número de razones para esto.

Primero, demasiados estadounidenses han desarrollado un miedo agudo a hablar sobre temas sociales y políticos, especialmente aquellos relacionados con la raza. Según una encuesta reciente de Gallup, el 77 por ciento de los conservadores tienen miedo de compartir públicamente sus creencias políticas. Preocupados por ser acosados ​​en las redes sociales, despedidos de sus trabajos, o peor aún, permanecen callados, cediendo en gran medida el debate público a quienes promueven estas ideologías antiamericanas. En consecuencia, las propias instituciones se convierten en monocultivos: dogmáticos, recelosos y hostiles a la diversidad de opiniones. Los conservadores tanto en el gobierno federal como en los sistemas escolares públicos me han dicho que sus departamentos de “equidad e inclusión” sirven como oficinas políticas, buscando y eliminando cualquier disidencia de la ortodoxia oficial.

En segundo lugar, los teóricos críticos de la raza han construido su argumento como una trampa para ratones. El desacuerdo con su programa se convierte en evidencia irrefutable de la "fragilidad blanca", el "sesgo inconsciente" o la "supremacía blanca internalizada" de un disidente. He visto esta proyección de falsa conciencia en sus oponentes jugar docenas de veces en mis informes. Los capacitadores de diversidad harán una afirmación escandalosa, como "todos los blancos son intrínsecamente opresores" o "los maestros blancos son culpables de que el espíritu asesine a niños negros", y luego, cuando se enfrentan al desacuerdo, adoptan un tono condescendiente y explican que los participantes que se sienten "a la defensiva ”O“ ira ”están reaccionando por culpa y vergüenza. A los disidentes se les instruye a permanecer en silencio, "apoyarse en la incomodidad" y aceptar su "complicidad en la supremacía blanca".

En tercer lugar, los estadounidenses de todo el espectro político no han logrado separar la premisa de la teoría crítica de la raza de su conclusión. Su premisa, que la historia estadounidense incluye la esclavitud y otras injusticias, y que debemos examinar y aprender de esa historia, es innegable. Pero su conclusión revolucionaria, que Estados Unidos fue fundada y definida por el racismo y que nuestros principios fundacionales, nuestra Constitución y nuestra forma de vida deben ser derrocados, no se sigue con razón, y mucho menos necesariamente.

En cuarto y último lugar, los escritores y activistas que han tenido el coraje de hablar en contra de la teoría crítica de la raza han tendido a abordarla en el nivel teórico, señalando las contradicciones lógicas de la teoría y el relato deshonesto de la historia. Estas críticas son valiosas y buenas, pero mueven el debate al ámbito académico, que es un terreno amigable para los defensores de la teoría crítica de la raza.No logran obligar a los defensores de esta ideología revolucionaria a defender las consecuencias prácticas de sus ideas en el ámbito de la política.

Ya no es simplemente un asunto académico, la teoría crítica de la raza se ha convertido en una herramienta del poder político. Para tomar prestada una frase del teórico marxista Antonio Gramsci, está logrando rápidamente la "hegemonía cultural" en las instituciones públicas de Estados Unidos. Cada vez más, está impulsando la vasta maquinaria del estado y la sociedad. Si queremos tener éxito en oponernos a él, debemos abordarlo políticamente en todos los niveles.

Los teóricos críticos de la raza deben ser confrontados y obligados a hablar de los hechos. ¿Apoyan las escuelas públicas que separan a los estudiantes de primer grado en grupos de "opresores" y "oprimidos"? ¿Apoyan los planes de estudio obligatorios que enseñan que "todos los blancos juegan un papel en la perpetuación del racismo sistémico"? ¿Apoyan a las escuelas públicas que instruyen a los padres blancos a convertirse en "traidores blancos" y abogar por la "abolición de los blancos"? ¿Quieren que se exija a los que trabajan en el gobierno que se sometan a este tipo de reeducación? ¿Qué hay de los gerentes y trabajadores en las empresas estadounidenses? ¿Qué hay de los hombres y mujeres de nuestro ejército? ¿Qué hay de cada uno de nosotros?

Hay tres partes en una estrategia exitosa para derrotar las fuerzas de la teoría crítica de la raza: acción gubernamental, movilización de base y apelación a los principios.

Ya vemos ejemplos de acción gubernamental. El año pasado, uno de mis informes llevó al presidente Trump a emitir una orden ejecutiva que prohíbe los programas de entrenamiento críticos basados ​​en la teoría racial en el gobierno federal. El presidente Biden anuló esta orden en su primer día en el cargo, pero proporciona un modelo a seguir por los gobernadores y líderes municipales. Este año, varias legislaturas estatales han presentado proyectos de ley para lograr el mismo objetivo: evitar que las instituciones públicas lleven a cabo programas que estereotipan, tomen como chivos expiatorios o degraden a las personas por motivos de raza. Y he organizado una coalición de abogados para presentar demandas contra escuelas y agencias gubernamentales que imponen programas críticos basados ​​en la teoría de la raza sobre la base de la Primera Enmienda (que protege a los ciudadanos del discurso obligado), la Decimocuarta Enmienda (que brinda igual protección bajo la ley). ) y la Ley de Derechos Civiles de 1964 (que prohíbe a las instituciones públicas discriminar por motivos de raza).

A nivel de base, está surgiendo una coalición multirracial y bipartidista para luchar contra la teoría crítica de la raza. Los padres se están movilizando contra los planes de estudio racialmente divisivos en las escuelas públicas y los empleados se están pronunciando cada vez más contra la reeducación orwelliana en el lugar de trabajo. Cuando ven lo que está sucediendo, los estadounidenses naturalmente se indignan de que la teoría crítica de la raza promueva tres ideas —el esencialismo racial, la culpa colectiva y la neo-segregación— que violan los principios básicos de igualdad y justicia. Como anécdota, muchos estadounidenses de origen chino me han dicho que, habiendo sobrevivido a la Revolución Cultural en su antiguo país, se niegan a permitir que ocurra lo mismo aquí.

En términos de principios, necesitamos emplear nuestro propio lenguaje moral en lugar de permitirnos estar confinados por las categorías de la teoría crítica de la raza. Por ejemplo, a menudo nos encontramos debatiendo sobre la "diversidad". La diversidad, como la mayoría de nosotros entendemos, es generalmente buena, en igualdad de condiciones, pero tiene un valor secundario. Deberíamos hablar y apuntar a excelencia, un estándar común que desafía a personas de todos los orígenes a alcanzar su potencial. En la escala de los fines deseables, la excelencia siempre vence a la diversidad.

De manera similar, además de señalar la deshonestidad de la narrativa histórica sobre la que se basa la teoría crítica de la raza, debemos promover la verdadera historia de Estados Unidos, una historia que sea honesta sobre las injusticias en la historia de Estados Unidos, pero que las coloque en el contexto de nuestra altos ideales de la nación y el progreso que hemos hecho para hacerlos realidad. La historia estadounidense genuina está llena de historias de logros y sacrificios que conmoverán los corazones de los estadounidenses, en marcado contraste con la narrativa sombría y pesimista presionada por los teóricos críticos de la raza.

Sobre todo, debemos tener coraje, la virtud fundamental que se requiere en nuestro tiempo. Valor para pararse y decir la verdad. Valor para resistir los epítetos. Valor para enfrentarse a la turba. Valor para hacer caso omiso del desprecio de las élites. Cuando suficientes de nosotros superemos el miedo que actualmente impide que tantos hablen, el dominio de la teoría crítica de la raza comenzará a resbalar. Y el coraje engendra coraje. Es fácil detener a un disidente solitario; es mucho más difícil detener a 10, 20, 100, 1,000, 1,000,000 o más que se unen para defender los principios de Estados Unidos.

La verdad y la justicia están de nuestro lado. Si podemos reunir el valor, venceremos.


Ver el vídeo: CONCIERGERIE, RESIDENCIA REAL Y PRISIÓN. PARIS JULIO 27 2021