Por qué el pasaje contra la esclavitud de Thomas Jefferson fue eliminado de la Declaración de Independencia

Por qué el pasaje contra la esclavitud de Thomas Jefferson fue eliminado de la Declaración de Independencia

Con su retórica altísima acerca de que todos los hombres han sido "creados iguales", la Declaración de Independencia dio una voz poderosa a los valores detrás de la Revolución Americana. Los críticos, sin embargo, vieron una flagrante contradicción: muchos de los colonos que buscaban liberarse de la tiranía británica compraban y vendían seres humanos. Al apuntalar la economía naciente de Estados Unidos con la brutal institución de la esclavitud, privaron a aproximadamente una quinta parte de la población de su propio derecho "inalienable" a la libertad.

Sin embargo, lo que no es muy conocido es que el padre fundador Thomas Jefferson, en una de las primeras versiones de la Declaración, redactó un pasaje de 168 palabras que condenaba la esclavitud como uno de los muchos males que la corona británica había impuesto a las colonias. El pasaje fue cortado de la redacción final.

Entonces, aunque a Jefferson se le atribuye haber infundido en la Declaración los ideales de libertad e igualdad derivados de la Ilustración, el documento fundacional de la nación, su declaración de misión moral, permanecería para siempre en silencio sobre el tema de la esclavitud. Esa omisión crearía un legado de exclusión para los afrodescendientes que engendró siglos de lucha por los derechos humanos y civiles básicos.

LEER MÁS: 9 cosas que quizás no sepa sobre la Declaración de Independencia

Lo que decía el pasaje eliminado

En su borrador inicial, Jefferson culpó al rey Jorge de Gran Bretaña por su papel en la creación y perpetuación de la trata transatlántica de esclavos, que describe, en muchas palabras, como un crimen contra la humanidad.

Ha librado una guerra cruel contra la naturaleza humana misma, violando sus derechos más sagrados de vida y libertad en las personas de un pueblo lejano que nunca lo ofendió, cautivándolos y llevándolos a la esclavitud en otro hemisferio o incurriendo en una muerte miserable en su transporte allí.

Jefferson pasó a llamar a la institución de la esclavitud "guerra pirata", "comercio execrable" y un "conjunto de horrores". Luego criticó a la corona por

“Animando a esas mismas personas a levantarse en armas entre nosotros, y a comprar esa libertad de la que él los ha privado, asesinando a las personas a las que también les impidió: pagando así crímenes anteriores cometidos contra las libertades de un pueblo, con crímenes que les insta a cometer contra la vida de otro ".

Este pasaje se refiere a una proclamación de 1775 de Lord Dunmore de Gran Bretaña, que ofrecía libertad a cualquier persona esclavizada en las colonias estadounidenses que se ofreciera como voluntario para servir en el ejército británico contra la revuelta de los patriotas. La proclamación inspiró a miles de esclavos a buscar la libertad detrás de las líneas británicas durante la Guerra Revolucionaria.

LEER MÁS: Los ex esclavos que lucharon con los británicos

¿Por qué se eliminó el pasaje contra la esclavitud de la Declaración?

Es posible que nunca se conozcan las circunstancias exactas de la eliminación del pasaje; el registro histórico no incluye detalles de los debates realizados por el Segundo Congreso Continental. Lo que se sabe es que Jefferson, de 33 años, quien redactó la Declaración entre el 11 y el 28 de junio de 1776, envió un borrador a los miembros de un comité preseleccionado, incluidos John Adams y Benjamin Franklin, para que lo editaran antes de su presentación al Congreso. Entre el 1 y el 3 de julio, los delegados del Congreso debatieron el documento, durante el cual eliminaron la cláusula contra la esclavitud de Jefferson.

La remoción fue impulsada principalmente por conveniencias políticas y económicas. Si bien las 13 colonias ya estaban profundamente divididas sobre el tema de la esclavitud, tanto el Sur como el Norte tenían intereses económicos para perpetuarla. Las plantaciones del sur, un motor clave de la economía colonial, necesitaban mano de obra gratuita para producir tabaco, algodón y otros cultivos comerciales para exportar a Europa. Los comerciantes marítimos del norte, que también desempeñaban un papel en esa economía, seguían dependiendo del comercio triangular entre Europa, África y América, que incluía el tráfico de africanos esclavizados.

LEER MÁS: Cómo la esclavitud se convirtió en el motor económico del sur

Décadas más tarde, en su autobiografía, Jefferson culpó principalmente a dos estados del sur por la eliminación de la cláusula, al tiempo que reconoció el papel del Norte.

"La cláusula ... reprobar la esclavitud de los habitantes de África, fue eliminada en cumplimiento de Carolina del Sur y Georgia, quienes nunca habían intentado restringir la importación de esclavos, y que por el contrario todavía deseaban continuarla. Nuestros hermanos del Norte también creo que me sentí un poco tierno bajo estas censuras, porque aunque su gente tiene muy pocos esclavos, sin embargo, habían sido portadores bastante considerables de ellos para otros ”.

Muchos en el Congreso tenían intereses creados

Llamar a la esclavitud una “guerra cruel contra la naturaleza humana misma” puede haber reflejado con precisión los valores de muchos de los fundadores, pero también subrayó la paradoja entre lo que dijeron y lo que hicieron. Después de todo, a Jefferson se le había encomendado la tarea de redactar un documento que reflejara los intereses de un conjunto de colonias esclavistas con un profundo interés comercial en preservar el comercio de seres humanos. Un tercio de los firmantes de la Declaración eran esclavistas personalmente e incluso en el Norte, donde la abolición era más favorecida, los estados aprobaron leyes de "emancipación gradual" diseñadas para eliminar gradualmente la práctica.

El propio Jefferson tenía una relación complicada con la "institución peculiar". A pesar de su aborrecimiento filosófico de la esclavitud y sus continuos esfuerzos legislativos para abolir la práctica, Jefferson a lo largo de su vida esclavizó a más de 600 personas, incluidos sus propios hijos con su concubina esclavizada Sally Hemings. A su muerte en 1826, Jefferson, plagado de deudas durante mucho tiempo, decidió no liberar a ninguno de los seres humanos que reclamaba como propiedad.

LEER MÁS: Cómo Sally Hemings y otras personas esclavizadas aseguraron valiosos bolsillos de libertad

Tales conflictos no pasaron desapercibidos. ¿Cómo fue posible, escribió el ensayista británico Samuel Johnson al comienzo de la guerra, "que escuchemos los gritos más fuertes por la libertad entre los conductores de negros?" El leal estadounidense y ex gobernador de Massachusetts Thomas Hutchinson se hizo eco de estos sentimientos en sus "Estricciones sobre la Declaración del Congreso en Filadelfia":

“Me gustaría preguntarles a los delegados de Maryland, Virginia y las Carolinas, cómo justifican sus electores el privar a más de cien mil africanos de su derecho a la libertad y la búsqueda de la felicidad y, en cierto grado, de sus vidas, si estos derechos son absolutamente inalienables ... "

El legado de una omisión fundamental

Los firmantes finalmente reemplazaron la cláusula eliminada con un pasaje que destacaba la incitación del rey Jorge a "insurrecciones domésticas entre nosotros", por provocar la guerra entre los colonos y las tribus nativas, dejando el pasaje original como una nota al pie de lo que podría haber sido.

De hecho, eliminar la condena de la esclavitud de Jefferson sería la eliminación más significativa de la Declaración de Independencia. El hecho de que los fundadores no abordaran directamente la cuestión de la esclavitud expuso la vacuidad de las palabras "todos los hombres son creados iguales". No obstante, los ideales subyacentes de libertad e igualdad expresados ​​en el documento han inspirado a generaciones de estadounidenses a luchar por obtener sus derechos inalienables.


Transcripción

¿Cómo se lee algo que no está ahí? Bueno, no puedes, a menos que de alguna manera sepas que solía estar allí. Hay muchos ejemplos del proceso creativo en funcionamiento en todas sus innumerables variedades desordenadas: múltiples borradores de novelas, obras de teatro, poemas, sinfonías, etc., que nos muestran cómo las obras se modifican y podan y, a veces, se desmontan y se vuelven a armar.

Esto es a menudo cierto, particularmente, en la elaboración de leyes en una legislatura contemporánea, se llevan minutas meticulosas que registran las enmiendas propuestas, los discursos pronunciados, las votaciones tomadas, etc., para que el público y las generaciones futuras puedan saber, si les importa, cómo sucedió todo. sucedió y, además, a quién agradecer o culpar si su provisión particular lo hizo, o no.

Este no siempre fue el caso, y uno de nuestros documentos más preciados y fundamentales se sometió a una serie de ediciones y revisiones de lo trivial a lo profundo, y estamos en gran parte a oscuras en cuanto a cómo y por qué, y una pieza en particular, tomado en una de las decisiones más cruciales de nuestra historia temprana, resuena, incluso - especialmente - en su ausencia, hoy.

Un documento que cambió el mundo: un pasaje que comienza con “Ha librado una guerra cruel”, eliminado por el Segundo Congreso Continental de la Declaración de Independencia de 1776.

Soy Joe Janes, de la Escuela de Información de la Universidad de Washington, y esa fecha está tan arraigada en la conciencia estadounidense que en cierto modo borra todo lo demás que sucedió ese año. El primer volumen de Gibbon's Decadencia y caída del Imperio Romano fue publicado, al igual que el Riqueza de las naciones, Catalina la Grande está en medio de su reinado, Luis XVI en el tercer año del suyo, y la sociedad Phi Beta Kappa se funda en William y Mary ese invierno. Pero el lugar de honor es el documento redactado por Thomas Jefferson en un apartamento alquilado en el segundo piso en la esquina de las calles 7 th y Market en Filadelfia en nombre de un comité de cinco miembros del Congreso.

Hay muchas, muchas historias sobre la Declaración, incluida la primera copia impresa que estuve a punto de estornudar una mañana de invierno en la Biblioteca del Congreso, pero tendrán que esperar otro día. Lo básico: Jefferson estaba mucho más interesado en ayudar a preparar la nueva constitución de Virginia y sólo con cierta reticencia asumió la tarea de redactarla. John Adams afirmó más tarde que lo convenció. Tomó prestado libremente de numerosas fuentes, y su esfuerzo inicial se dirigió primero al resto del comité, incluidos Adams y Benjamin Franklin, quienes luego hicieron unos 47 cambios, en su mayoría menores, agregando varios párrafos.

Hay 7 versiones y fragmentos en la mano de Jefferson, incluido lo que se conoce como el "borrador original", que se ve exactamente así. Tiene tachaduras, adiciones, recuadros, incluso una solapa pegada, que muestra cómo evolucionó el texto, si no las razones o las personas responsables. Por ejemplo, de alguna manera pasamos de "Consideramos que estas verdades son sagradas e innegables" a "evidentes por sí mismas". ¿Quien hizo eso? ¿Franklin, Adams, Jefferson? No lo sabemos. Hasta el día de hoy, la investigación continúa sobre los procesos de redacción y edición, incluidos los recientes y sofisticados estudios de imágenes de los borradores de Jefferson.

El Congreso debatió la presentación del comité durante tres días antes de adoptarla el 4 de julio. La resolución original sobre la declaración de la independencia se aprobó el día 2, pero nadie recuerda eso. Celebramos la adopción de la Declaración el 4 como nuestra fiesta nacional en lugar de, digamos, la adopción de la Constitución o incluso, como predijo John Adams, el 2, cuando se tomó la decisión. El Congreso hizo otras 39 ediciones, lo que molestó seriamente a Jefferson, que ahora se sentía más que un poco protector con la prosa, y luego calificó a sus colegas de "pusilánimes" al tratar de no ofender demasiado al pueblo británico.

De todos modos, lo adoptó, y el comité lo llevó a su impresor oficial, John Dunlap, esa noche para que le hicieran copias impresas. Se sabe que 26 de estas "andanadas Dunlap" sobreviven a una descubierta escondida en un marco de imagen en un mercado de pulgas en 1991, que se vendió en una subasta por $ 2.5 millones de dólares. La versión absorta, escrita a mano, fue firmada, primero por John Hancock, a partir del 2 de agosto. Ha tenido un viaje propio, ha sido movido al menos 20 veces, incluso sentado al sol durante unos 35 años en la Oficina de Patentes, en una biblioteca del Departamento de Estado con chimenea para otros 17 y un viaje a Fort Knox para esperar a que pase la Segunda Guerra Mundial. Ha residido desde 1952 en el Archivo Nacional, ahora en la rotonda, protegido por un sistema de monitoreo diseñado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro, y para nada susceptible de ser robado y enrollado como papel tapiz como viste en Tesoro Nacional que no puedo creer que vendan el DVD en la tienda de regalos de Archives. Seriamente.

La Declaración ha sido inspiradora, no solo por sus palabras e ideas, sino como una idea en sí misma. Visite el Álamo en San Antonio y podrá disfrutar de considerables discusiones sobre la Declaración de Independencia, de Texas, firmada en 1836. La declaración de secesión de 1860 de Carolina del Sur también hace referencia explícita a ella. En 1777, solo unos meses después, se presentó a la legislatura de Massachusetts una “Petición de libertad” de “Un gran número de negros”. Las declaraciones de independencia han sido redactadas a lo largo de las décadas por grupos laborales, campesinos, mujeres, socialistas y otros. Frederick Douglass preguntó, en un discurso de 1852, "¿Qué es el 4 de julio para un esclavo?"

Una de las enmiendas más serias eliminó una sección de unas 168 palabras, presentando uno de la letanía de cargos y acusaciones contra Jorge III, acumulando las acusaciones y justificando así la idea bastante novedosa de separarse. Por lo general, se lo conoce por sus palabras iniciales como el pasaje “Ha librado una guerra cruel”, y acusa al rey de perpetuar la trata de esclavos y, por inferencia, la esclavitud misma. Adams dijo en 1822 que nunca pensó que llegaría, aunque sus diarios, por lo demás completos, de los días relevantes guardan silencio sobre lo que sucedió. Jefferson también se mostró optimista, aunque un poco sarcástico al respecto, diciendo que fue "tachado en complacencia con Carolina del Sur y Georgia, que nunca habían intentado restringir la importación de esclavos ... Creo que nuestros hermanos del Norte también se sintieron un poco tiernos ... por eso". su gente tiene muy pocos esclavos, sin embargo, habían sido portadores bastante considerables de ellos para otros ".

El diario del Congreso no es de ayuda sobre lo que realmente sucedió, simplemente registra que hubo discusión y debate, como un comité del pleno, y aprobación, pero eso es todo. El siguiente orden del día se refería al alquiler de un barco a Mr. Walker.

Se ha escrito mucho sobre la posición profundamente conflictiva de Jefferson como dueño de esclavos y defensor de los derechos individuales. En el momento de redactar la Declaración, poseía 180 esclavos, llegando a 267 en 1822. Tenía 6 hijos de Sally Hemmings, su esclava y media hermana de su difunta esposa, y no liberó a sus esclavos, como suele ser la práctica. a su muerte. Hay pocas manos limpias aquí, al menos un tercio de los firmantes eran propietarios de esclavos, e incluso en los estados del norte la abolición fue gradual Nueva York no proscribió la esclavitud hasta 1827, el censo de 1840 enumera siete esclavos en Rhode Island, y en al menos unos pocos La abolición total de los estados sindicales no se logró hasta 1865. Y para que no nos enorgullezcamos demasiado de todo esto, las estimaciones sitúan el número actual de personas en trabajos forzados o trata de personas entre 20 y 35 millones.

Esta edición puede verse como ordinaria y sin complicaciones, este tipo de cosas ocurren todo el tiempo: las disposiciones se redactan, revisan, eliminan, agregan, vuelven a revisar, etc., todo como parte del proceso de discusión y llegar a un acuerdo.

Para muchos, sin embargo, esta es la marca nacional estadounidense de Caín, la lata proverbial que ha sido pateada por nuestro camino proverbial durante casi un cuarto de milenio. Sí, es cierto, además de un cliché, decir que se ha avanzado, incluidas las Enmiendas Decimocuarta y Decimonovena (a una Constitución que aprueba la esclavitud sin ensuciarse las manos con la palabra abiertamente). También puede señalar la legislación de derechos civiles, las decisiones de la Corte Suprema de marrón para Obergefell, la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, etc. Y sin embargo, bueno, ya sabes.

Cualquier escritor te dirá que menos puede ser más, y muchas son las veces que estuve perdiendo la batalla con algo que estaba escribiendo, y descubrí que usar menos palabras podía abarcar más territorio y resolver mi problema. De la misma manera, sin embargo, a veces más es más, más palabras, más ideas, más voces, más personas. Las aleaciones son más fuertes por una razón.

Esta decisión ha sido cuestionada, criticada y defendida desde, al parecer, el primer día, muchos creen que la Declaración y la nueva nación nunca hubieran funcionado de otra manera. Posiblemente, aunque eso no elimina el aguijón inherente. Es difícil no pensar en esto como un giro perdido, una oportunidad perdida.

Entonces, terminamos donde comenzamos: ¿cómo se lee algo que no está ahí? Existe una diferencia entre algo que simplemente no existe y nunca estuvo, y algo que se ha eliminado, intencionalmente, a propósito. Quizás saber cómo sucedió y por qué y para quién sería útil, o marcaría la diferencia, quizás no sin un registro más completo, nunca lo sabremos. En última instancia, esta es una historia sobre un lenguaje e ideas grandiosos y nobles, que han conmovido almas durante generaciones y, en su interior, un silencio que, sin embargo, todavía dice mucho.


La cláusula eliminada de la Declaración de Independencia

Como tributo a los grandes acontecimientos que ocurrieron hace 241 años, quería reconocer la importancia de la unidad de propósito detrás del apoyo a la libertad en todas sus formas. Si bien es una declaración inequívoca de los derechos naturales y las virtudes de la libertad, la Declaración de Independencia también estuvo cerca de traer otro aspecto vital de la libertad al primer plano de la atención pública. Como se ha abordado en múltiples podcasts fascinantes (Joe Janes, Robert Olwell), una censura de la esclavitud y la conexión de George III con la trata de esclavos estaba en el primer borrador de la Declaración.

Thomas Jefferson, un hombre que ha sido criticado como un hombre de contradicción inherente entre su alta moral y su participación activa en la esclavitud, fue un importante contribuyente a la popularización de los principios liberales clásicos. Muchos han señalado su hipocresía en el sentido de que poseía más de 180 esclavos, engendró hijos con ellos y no los liberó en su testamento (debido a sus deudas). Incluso teniendo en cuenta sus esclavos personales, Jefferson dejó bastante clara su postura moral sobre la esclavitud a través de sus famosos esfuerzos por poner fin a la trata transatlántica de esclavos, que ejemplifican los primeros pasos para asegurar la abolición del repugnante acto de esclavitud en los Estados Unidos y la aplicación de principios liberales clásicos hacia todos. humanos. Sin embargo, esta misma práctica puede haberse promulgado mucho antes, evitando décadas de espantosa miseria y sus efectos de largo alcance, si su posición (hipócrita pero de principios) hubiera sido adoptada desde el día en que Estados Unidos probó la libertad política por primera vez.

Este es el texto de la cláusula eliminada de la Declaración de Independencia:

& # 8220 Ha librado una guerra cruel contra la propia naturaleza humana, violando sus más sagrados derechos de vida y libertad en las personas de un pueblo lejano que nunca lo ofendió, cautivándolos y llevándolos a la esclavitud en otro hemisferio o incurriendo en una miserable muerte en su transporte. allá. Esta guerra pirata, el oprobio de los poderes infieles, es la guerra del Rey cristiano de Gran Bretaña. Decidido a mantener abierto un mercado donde los Hombres deberían comprarse y venderse, ha prostituido su negativa de reprimir todo intento legislativo de prohibir o frenar este execrable comercio. Y para que este conjunto de horrores pueda no querer ningún hecho distinguido, ahora está animando a esas mismas personas a levantarse en armas entre nosotros y a comprar esa libertad de la que los ha privado, asesinando a las personas a las que les ha impuesto. : pagando así antiguos crímenes cometidos contra las libertades de un pueblo, con crímenes que les insta a cometer contra la vida de otro .. & # 8221

El segundo Congreso Continental, basado en los votos de la línea dura de Carolina del Sur y el deseo de evitar alienar a posibles simpatizantes en Inglaterra, patriotas esclavistas y las ciudades portuarias del Norte que eran cómplices de la trata de esclavos, abandonó esta vital declaración de principios.

La eliminación de la cláusula contra la esclavitud de la declaración no fue la única vez que los esfuerzos de Jefferson podrían haber llevado al fin prematuro de la "institución peculiar". El economista e historiador cultural Thomas Sowell señala que el proyecto de ley contra la esclavitud de 1784 de Jefferson, que tuvo los votos para aprobarse pero no lo hizo debido a la ausencia de un solo legislador enfermo, habría terminado con la expansión de la esclavitud a cualquier estado recién admitido a la Unión. años antes del infame compromiso de las tres quintas partes de la Constitución. Uno se pregunta si Estados Unidos habría visto un movimiento secesionista o una Guerra Civil, y cómo se habrían desarrollado las economías de los estados desde Alabama y Florida hasta Texas sin el trabajo esclavo, que en algunos estados y condados constituía la mayoría.

Estas ideas forman un principio moral fundamental para la mayoría de los estadounidenses de hoy, pero no son hipotéticas ni irrelevantes para los debates modernos sobre la libertad. Aunque Estados Unidos y el mundo occidental en general han puesto fin al debate sobre la esclavitud, el mundo en general no lo ha hecho, aunque los países han convertido oficialmente la esclavitud en un crimen (cierto solo desde 2007), muchos dentro de los niveles más altos de ayuda gubernamental e instigadores de la práctica. 30 millones de personas en todo el mundo sufren los mismos tipos de esclavitud de bienes muebles que se vieron hace milenios, incluidos los aliados nominales de Estados Unidos en el Medio Oriente. Los debates entre la búsqueda de la no intervención como una forma de libertad y la defensa de la libertad de los demás como una forma de libertad han sido consistentemente importantes desde el siglo XIX (o posiblemente antes), y creo que es vital que estas discusiones continúen. en el foro público. Espero que este 4 de julio nos recuerde que la libertad no es solo un concepto distante, sino un conjunto de valores que requiere apoyo constante, nutrición intelectual y búsqueda.


El párrafo sobre la esclavitud que nunca se incluyó en la Declaración de Independencia

Al igual que con tantos debates en nuestro momento del siglo XXI, la cuestión de la raza y la Declaración de Independencia se ha convertido en una cuestión dividida y, a menudo, abiertamente partidista. Aquellos que trabajan para resaltar y desafiar la injusticia notarán que Thomas Jefferson, autor de la Declaración y su sentimiento de “Todos los hombres son creados iguales”, era como muchos de sus compañeros fundadores un dueño de esclavos y, además, uno que bien podría haber tenido hijos ilegítimos. con uno de sus esclavos. En respuesta, aquellos que buscan defender a Jefferson y los ideales fundacionales de la nación rechazarán estas historias como anacrónicas, demasiado simplistas, ejemplificando la peor forma de "historia revisionista".

Sin embargo, si empujamos más allá de esas perspectivas divididas, podemos encontrar un trío de intersecciones más complejas de la raza y la Declaración, momentos y figuras históricas que encarnan tanto las limitaciones como las posibilidades de los ideales de Estados Unidos. Cada uno puede y debe convertirse en parte de lo que recordamos el 4 de julio en conjunto, ofrecen una imagen muy completa de nuestra identidad y comunidad fundacionales y en evolución.

Por un lado, Jefferson se involucró directamente con la esclavitud en su borrador inicial de la Declaración. Lo hizo al convertir la práctica de la esclavitud en una de sus letanías de críticas al rey Jorge:

Ha librado una guerra cruel contra la naturaleza humana misma, violando sus más sagrados derechos de vida y libertad en las personas de un pueblo lejano que nunca lo ofendió, cautivándolos y llevándolos a la esclavitud en otro hemisferio, o incurriendo en una miserable muerte en su transporte acá. ... Y ahora está animando a esas mismas personas a levantarse en armas entre nosotros, y comprar esa libertad de la que él los había privado, asesinando a las personas sobre las que él también les impidió: pagando así antiguos crímenes cometidos contra el libertades de un pueblo, con crímenes que les insta a cometer contra el vidas de otro.

Como tantas cosas en la fundación estadounidense, estas líneas son a la vez progresistas y racistas, admitiendo los errores de la esclavitud pero describiendo a los esclavos mismos como "entrometidos" y amenazando la vida de los colonos. No es sorprendente que este párrafo complejo y contradictorio no sobreviviera a las revisiones comunales de la Declaración, y el documento final no menciona la esclavitud o los afroamericanos.

Sin embargo, la ausencia de la raza en el borrador final de la Declaración no impidió que los afroamericanos de la era revolucionaria usaran el lenguaje y los ideales del documento para sus propios propósitos políticos y sociales. Ya en 1777, un grupo de esclavos de Massachusetts y sus aliados abolicionistas presentaron una petición de libertad basada directamente en la Declaración ante la legislatura de Massachusetts. "Sus peticionarios ... no pueden dejar de expresar su asombro", escribieron, "que nunca se ha considerado que todos los principios desde los que Estados Unidos ha actuado en el curso de sus infelices dificultades con Gran Bretaña son más fuertes que mil argumentos a favor de sus peticionarios. . "

Cuando Massachusetts redactó su propia constitución estatal en 1780, la extensión de ese documento de los sentimientos de la Declaración agregó más munición a tales peticiones de esclavos. Y así, entre 1781 y 1783, varios casos judiciales, incluido un trío centrado en el esclavo fugitivo Quock Walker, llevaron a los tribunales de Massachusetts a declarar ilegal la esclavitud según la constitución estatal. Con la Revolución y el futuro político de Estados Unidos aún desarrollándose, estos esclavos y casos dejaron en claro que, a pesar de las elisiones de la Declaración, los ideales y acciones de la nueva nación influirían todos de sus comunidades.

La nación en su conjunto no siguió el ejemplo de Massachusetts después de la Revolución, por supuesto. De hecho, la Constitución consolidó la legalidad de la esclavitud al definir a los esclavos como tres quintas partes de una persona a los efectos de las poblaciones estatales y las representaciones políticas. Sin embargo, el debate sobre la raza y los ideales fundacionales de la nación no cesó, y más de 75 años después de la Declaración, Frederick Douglass dio voz al argumento más apasionado y potente en ese debate en curso.

En su discurso "El significado del 4 de julio para el negro", pronunciado en el Corinthian Hall de Rochester el 5 de julio de 1852 y luego rebautizado como "¿Qué es el 4 de julio para el esclavo?", Douglass se basa en las hipocresías e ironías de la ocasión. y vacaciones. "¿Quieren decir, ciudadanos, burlarse de mí, pidiéndome que hable hoy?" pregunta, y agrega "Este cuatro de julio es tuyo, no mía. usted puede regocijarse, I debe llorar ".

Sin embargo, como lo hizo a lo largo de su larga carrera, Douglass combina críticas mordaces con argumentos poderosos sobre la urgencia de avanzar hacia una unión más perfecta, inspirada en nuestros ideales nacionales. “Yo, por tanto, dejo donde empecé, con esperanza”, concluye. "Si bien recibo el aliento de la Declaración de Independencia, los grandes principios que contiene y el genio de las instituciones estadounidenses, mi espíritu también se anima por las tendencias obvias de la época".

Esas tendencias de hecho resultaron en la abolición de la esclavitud estadounidense, una abolición iniciada por el mismo presidente que una vez más hizo un llamamiento al momento y la historia de la Declaración en su famosa apertura del discurso de Gettysburg "Hace cuatro y siete años". Sin embargo, como los acontecimientos y las tragedias recientes nos han recordado tan plenamente, el debate sobre la raza y la identidad y los ideales estadounidenses, y el papel de la esclavitud dentro de esas historias, continúa. Al celebrar el 4 de julio de este año, haríamos bien en recordar no solo a Jefferson y su cohorte, sino también a Quock Walker y el suyo, cada uno a su manera, parte de la fundación revolucionaria de la nación. Y mientras recitamos la apertura de la Declaración, debemos citar también el discurso de Douglass y comprometernos con lo que la festividad ha significado y significa para todos nuestros conciudadanos, pasados ​​y presentes.

Ben Railton es profesor asociado de inglés en la Fitchburg State University y miembro de Scholars Strategy Network.


La relación de Jefferson con la esclavitud

La oposición de Jefferson a la esclavitud puede sorprender a algunos, porque es bien sabido que el propio Jefferson era un dueño de esclavos del sur. Sin embargo, los historiadores afirman que Jefferson realmente apoyó la abolición de la esclavitud.

"Estaba sinceramente en contra de la esclavitud", dijo a ATTN John Boles, profesor de historia en la Universidad Rice que ha escrito sobre Jefferson: "Simplemente no sabía cómo terminar con esto por sí mismo o por la nación, pero creía que la esclavitud estaba terriblemente mal, y habló y escribió en contra de ella muchas veces".

Boles dijo que Jefferson nació en una sociedad de esclavos y heredó esclavos, y se sentía atrapado en una posición difícil. Finalmente liberó a algunos de sus esclavos.

Annette Gordon-Reed, profesora de historia en Harvard que escribió un libro sobre Jefferson y sus esclavos llamado "Los Hemingses de Monticello: una familia estadounidense", dijo a ATTN: Jefferson estaba firmemente en contra de la esclavitud.

"Jefferson ciertamente creía que la esclavitud era un mal", dijo Gordon-Reed. "Perdió la fe en el deseo de sus compañeros virginianos de hacer algo sobre la institución y se concentró en otras cosas, a saber, la política de los Estados Unidos de América".

Se puede argumentar que sus creencias y sus acciones a veces estaban a millas de distancia. Hasta el día de hoy hay un debate en curso sobre Jefferson y su esclava Sally Hemings, quien muchos historiadores creen que tuvo seis de los hijos de Jefferson. El dueño de una esclava que tiene relaciones sexuales con una esclava constituye una violación según los estándares actuales, especialmente si era menor de edad. Sigue habiendo cierto desacuerdo sobre cómo era realmente su relación, mientras que otros dicen que está mal conjurar factores atenuantes en el abuso sexual que era común en la esclavitud.

Gordon-Reed dijo que si las palabras de Jefferson contra la esclavitud hubieran permanecido en la Declaración, podría haber tenido un impacto importante.

"Tiene algunas palabras bastante duras que decir sobre la trata de esclavos y reconoce a los africanos como seres humanos de una manera muy elocuente", dijo. "Creo que esas palabras podrían haberse utilizado a lo largo de la historia de Estados Unidos si hubieran permanecido en la Declaración".


Preguntas de discusión

  1. ¿Cómo utilizan estos documentos la Declaración de Independencia (y declaraciones y peticiones anteriores) para argumentar que la esclavitud es unsolo? Naciones Unidasigual? Naciones Unidaspiadoso?
  2. ¿Qué frases específicas de la Declaración se utilizan para reforzar la acusación de esclavitud?
  3. ¿Cómo presentan los escritores el inconsecuencia de esclavitud por colonos que acusan a la madre patria de esclavizar ellos?
  4. ¿Qué escritores van un paso más allá y acusan a los colonos de hipocresía? ¿Por qué es un cargo de hipocresía más condenatorio que un cargo de inconsecuencia?
  5. ¿En qué se diferencian los documentos según el hablante: blanco y negro, secular y religioso, estadounidense e inglés?
  6. De estos documentos, ¿qué argumentos opuestos puede inferir, es decir, argumentos contra ¿equiparar la lucha de los colonos por la libertad con las peticiones de libertad de los esclavos?
  7. ¿Qué argumentos se dan para posponer la discusión sobre la abolición hasta después de la guerra?
  8. En el borrador de la Declaración de Independencia de Jefferson, ¿qué condenas específicas hace de la esclavitud como institución? del rey en la promoción del comercio de esclavos en América?
  9. How does his tone in the clause differ from that in the rest of the declaration?
  10. What can you learn about Jefferson's motives from his handwritten manuscript that would not be apparent in a transcription?
  11. Why was Jefferson's anti-slavery clause omitted from the final Declaration?

What a Line Deleted from the Declaration of Independence Teaches Us About Thomas Jefferson

M. Andrew Holowchak, Ph.D., is a philosopher and historian, editor of "The Journal of Thomas Jefferson's Life and Times," and author/editor of 16 and 100 published essays on Thomas Jefferson. He can be reached through www.mholowchak.com.

In his first draft of Declaration of Independence, Jefferson listed a &ldquolong train of abuses & usurpations,&rdquo at the hand of King George III. Those, he added, are &ldquobegun at a distinguished period, & pursuing invariably the same object.&rdquo Those abuses are indicative of &ldquoarbitrary power,&rdquo and it is the right, even duty, of those abused to throw off such discretionary abuse of authority and establish such government, by consent of the people, in accordance of the will of the people.

One passage&mdashby far the longest and intentionally placed, for effect, after all other complaints&mdashwas a gripe about George III&rsquos role in the North American slave trade, and it was excised by members of the Congress, because the issue of slavery was a divisive issue and the time was not right for debate on it. Yet it is still of importance to scholars of Jefferson because it tells us much of his thinking on slavery at the time of composition of the Declaration. It also contains a heretofore undisclosed argument, implicit, on George III&rsquos hypocrisy apropos of slavery, and that argument has implications for the hypocrisy of the colonists.

The abuses Jefferson limns in his draft of the Declaration are many, at least 25&mdashsome complaints he lists are compound claims&mdashand he lists last and devotes the most ink to introduction of slavery into the colonies.

he has waged cruel war against human nature itself, violating it&rsquos most sacred rights of life & liberty in the persons of a distant people who never offended him, captivating & carrying them into slavery in another hemisphere, or to incur miserable death in their transportation thither. this piratical warfare, the opprobrium of infidel powers, is the warfare of the Christian king of Great Britain, determined to keep open a market where MEN should be bought & sold, he has prostituted his negative for suppressing every legislative attempt to prohibit or to restrain this execrable commerce: and that this assemblage of horrors might want no fact of distinguished die, he is now exciting those very people to rise in arms among us, and to purchase that liberty of which he has deprived them, & murdering the people upon whom he also obtruded them thus paying off former crimes committed against the liberties of one people, with crimes which he urges them to commit against the lives of another.

First, there is Jefferson&rsquos use of capital letters for the word men. Nowhere else in his draft does he do use capitals. That shows philosophically and unequivocally that Jefferson considered Blacks as men, not as chattel, and that argues decisively against the naïve view, articulated by many in the secondary literature, that the Declaration was not meant to include Blacks. Blacks, qua men, are deserving of the same axial rights as all other men.

Second, Jefferson accused the king of Tartuffery or religious hypocrisy. George III is a &ldquoChristian king,&rdquo yet he is guilty of &ldquopiratical warfare&rdquo: taking people, who have done nothing to offend him, and conveying them like cattle to America. The king, of course, did not introduce slavery to America, and Jefferson is not accusing George of that. That occurred in 1619, when Dutch merchants brought 20 Africans, perhaps indentured servants, to Jamestown, Virginia. Those who settled in America eventually found Africans to be a cheaper and more abundant labor source than other indentured servants, mostly penurious Europeans, and so the practice continued. Yet the king, Jefferson asserts, has &ldquoprostituted his negative&rdquo&mdashthat is, he has availed himself of none of presumably numerous legislative opportunities for nullifying or even minifying slave trading. George III could have put an end to the transplantation of Africans, but he did not.

Third and most importantly for this essay, there is a layered argument in Jefferson&rsquos draft of the Declaration of Independence that has hitherto gone unnoticed by scholars. George III has been implicitly sanctioning the opprobrious institution, which strips men of their God-given rights and makes commercial gains of them without their sanction of will, by refusal to stop the slave trade by use of his negative. While colonists make slaves of the Blacks brought to the colonies, King George, through abuses and usurpations, makes slaves of his colonial subjects. Thus, there are two levels of slaves: colonists, who are not deserving of the same rights and treatments of other British citizens perhaps because of their transplantation, and transplanted Blacks, who are the property of the colonists or the slaves of the Colonial &ldquoslaves.&rdquo

Is that itself significant?

It is difficult to say. Jefferson might have in mind two notions. One, introduction of slavery is a means of keeping colonists preoccupied with slaves, so that they will not see that George is making slaves of them. Second, getting colonists inured to the institution of slavery&mdashto men of one kind treating men of another kind as inferiors&mdashwill make them somewhat less uncomfortable with being treated as slaves&mdashviz., as men without rights. Such notions, however, are mere speculations.

Yet George III then encourages African slaves, Blacks who have been stripped of their humanity by being stripped of their rights, to rise up in revolt against their white masters by joining the British in the Revolutionary War. His inducement is freedom from their insufferably oppressive condition&mdasha condition for which he, through his own refusal to act, is in large part responsible. Nonetheless, by the same argument, the colonists, stripped of their humanity by being stripped of their rights, are entitled to rise up against the king, as George III is implicitly sanctioning a generic argument that any people stripped of their rights have a right to revolt. Thus, the king himself is thereby sanctioning implicitly colonial revolution.

In giving birth to the layered argument in the passage and in underscoring the king&rsquos Tartuffery, Jefferson must have often reflected on the hypocrisy of colonists, who had taken in the transported Blacks and accepted them as slaves. That the king might be responsible for the transplantation of slaves to the continent does not exculpate colonists for continuing enslavement. A person, knowing certain goods to be stolen and accepting them as a gift, is equally guilty and deserving of inculpation as the stealer.

Finally, the undue length and the placement of the passage in Jefferson&rsquos first draft are revelatory. There are 168 words in the passage. No other grievance comes near to it in length. That argues for the strength of Jefferson&rsquos conviction that slavery is opprobrious. Moreover, that Jefferson positions the lengthy grievance in the last place is indicative that he considers the grievance to be his golpe de gracia.

Those things noted, there is something strained in the passage. Carl Becker in his The Declaration of Independence writes: &ldquoThe passage is clear, precise, carefully balanced. It employs the most tremendous words&mdash&lsquomurder,&rsquo &lsquopiratical warfare,&rsquo &lsquoprostituted,&rsquo and &lsquomiserable death.&rsquo But in spite of every effort, the passage somehow leaves us cold.&rdquo It is &ldquocalm and quiescent,&rdquo lacking in warmth, and fails to move us. Readers get a sense of &ldquolabored effort&rdquo&mdashthat is, of &ldquodeliberate striving for an effect that does not come.&rdquo

Becker is right but fails to recognize the reason: the hypocrisy of the colonists, Jefferson included. He blames the king of sanctioning slavery by not stopping the exportation of slaves to America, but he nowise addresses the issue of the colonists, freed Blacks among them, putting transmigrated Blacks to work as slaves. The guilt here must be shared.

Jefferson&rsquos anti-slavery passage, we know, was excised by Congress, and so it did not appear in the Declaration of Independence. The reason was certainly that slavery, widely practiced in the South, was a divisive issue and the Declaration of Independence was to be a pronouncement about which all states would be in agreement. Inclusion of the lengthy grievance, Jefferson should have seen, would have been reason for large dissension among members of Congress that would have led to unneeded controversion. The moment was kairotic and dissention needed to be avoided at all costs.

Jefferson expressed contempt that the excised passage was not included in the final draft. He said in notes on the Continental Congress: &ldquothe clause&hellip, reprobating the enslaving the inhabitants of Africa, was struck out in complaisance to South Carolina & Georgia, who had never attempted to restrain the importation of slaves, and who on the contrary still wished to continue it. our Northern brethren also I believe felt a little tender under those censures for tho&rsquo their people have very few slaves themselves yet they had been pretty considerable carriers of them to others.&rdquo

His hypocrisy aside, Jefferson is to be lauded for articulating his anti-slavery views in his draft of the document, even if the paragraph was axed. By doing so, he was sticking out his neck, so to speak, by placing himself at odds with most others from the South, his own state especially, on slavery. The passage did reach the hands of others in the Congress and Jefferson&rsquos opposition to slavery became widely known by members. In that regard, the excised passage was not then without effect and ought not now to be without effect. Yet today&rsquos scholars often conveniently overlook the risk Jefferson was taking in crafting that passage.


Scrapped Declaration Of Independence Passage Denounced Slavery

Most everyone knows the Declaration of Independence was written by Thomas Jefferson. But most don't know about a very big edit before the final draft.

History is full of footnotes and missed opportunities. Thomas Jefferson gets the credit for writing the Declaration of Independence, but it wasn't his work alone. He was on a committee of five appointed by the Continental Congress on June 11, 1776. With Jefferson - John Adams, Benjamin Franklin, Roger Sherman and Robert Livingston. Jefferson wrote a rough draft and presented it to the other four. Seventeen days later, they presented their draft to the Continental Congress. There were edits, debates then final approval on, yes, July 4. Most of the changes to the document were cosmetic except one. In the list of grievances against King George III, there was a section denouncing slavery. It was penned by Jefferson, a slave owner, and part of it went like this.

UNIDENTIFIED MAN: (Reading) He has waged cruel war against human nature itself, violating its most sacred rights of life and liberty in the persons of a distant people who never offended him, captivating and carrying them into slavery in another hemisphere or to incur miserable death in their transportation thither.

MARTIN: The sentiments did not go over well with the Southern delegates, and some Northern delegates, who were profiting from the slave trade. The paragraph was dropped, and the rest is history.

Copyright © 2015 NPR. All rights reserved. Visite las páginas de términos de uso y permisos de nuestro sitio web en www.npr.org para obtener más información.

Verb8tm, Inc., un contratista de NPR, crea las transcripciones de NPR en una fecha límite urgente, y se producen mediante un proceso de transcripción patentado desarrollado con NPR. Este texto puede no estar en su forma final y puede ser actualizado o revisado en el futuro. La precisión y la disponibilidad pueden variar. El registro autorizado de la programación de NPR & rsquos es el registro de audio.


Anti-Slavery Passage Was Cut From Declaration of Independence

NEW YORK—A rare copy of Thomas Jefferson’s draft of the Declaration of Independence, which calls slavery “a cruel war against human nature,” is now on exhibit in New York City.

According to William Stingone, a New York Public Library (NYPL) curator of manuscripts, Jefferson “was upset with some of the changes” in the final version and wrote out five copies of his version to send to friends. In Jefferson’s version, underlined words and sections show parts that were later removed.

Jefferson’s wording of the Declaration is one of two rare American historical documents now on display for a brief period before July 4 in New York City. An earlier version of the Bill of Rights is being shown with it at the NYPL’s Schwarzman Building on Fifth Avenue.

Stingone was on hand last week during a special preview of the documents before they went on public display.

The largest underlined section not used in the final document in Jefferson’s version of the Declaration is about the institution of slavery, which Stingone said was one of the colony’s grievances with the monarchy in England.

Jefferson’s underlined portions read, in part, that slavery was “…violating its most sacred of life and liberty of a distant people, who never offended him, captivating and carrying them into slavery in another hemisphere, or to incommensurable death in their transportation thither.”

Article Continues after the discussion. Vote and comment

Jefferson went on to call the king’s actions “piratical warfare” and to point out that the practice of slavery had not been halted despite attempts from the colonies to do so.

“…determined to keep open a market where MEN should be bought and sold, he has prostituted his negative for suppressing every legislative attempt to prohibit or to restrain this execrable commerce.”

Jefferson then accuses the king after making an “assemblage of horrors” through slavery, of also intending to use those made slaves to fight against colonists.

“He is now exciting those very people to rise in arms among us, and to purchase that liberty of which he has deprived them, by murdering the people upon whom he also obtruded them.”

NYPL curator Stingone says that seeing the documents in person brings American history to life.

“What stands out for me is the fundamental principles that we constantly hear brought up in school and politics,” said Stigone. He added that seeing “Jefferson’s own editorial changes, and struggles with the proper word to use” is also fascinating.

“It humanizes the people who made them.”

Alongside the Declaration will be an exhibition of a copy of the Bill of Rights—with two additional amendments that were ultimately taken out before the final version we know of today was approved. It is the first time the documents have been displayed together.

The two documents are part of the NYPL’s Emmet Collection, a treasure trove of 94 volumes of manuscripts and extra-illustrated books, put together over a period of fifty years by Dr. Thomas Addis Emmet. Dr. Emmet was an early collector of American manuscripts from the revolutionary era, as well as a renowned surgeon. The Emmet Collection was bought by John S. Kennedy and gifted to the NYPL in 1896.


Ver el vídeo: Christopher Hitchens on Thomas Jefferson: Influence on the Revolution u0026 Louisiana Purchase 2006