Battleship Row - Historia

Battleship Row - Historia


Battlship Missouri Memorial, Pearl Harbor, Hawái

29 de enero: el acorazado bautizado en el lanzamiento por Margaret Truman
11 de junio: Buque encargado como USS Misuri.
Agosto: Missouri en marcha en crucero Shakedown
Noviembre: camino al Pacífico
24 de diciembre: amarrado en Pearl Harbor, Hawái

Febrero: USS Misuri en curso con el Grupo de tareas 58.2 en apoyo de los ataques aéreos contra Tokio
Febrero - marzo: Missouri brinda apoyo para la invasión terrestre de Iwo Jima.
Marzo: en curso en el Grupo de tareas 58.4 para los ataques aéreos contra Kyushu
Marzo - mayo: en curso en el Grupo de tareas 58.4 en apoyo de la invasión de Okinawa
11 de abril: golpeado por un kamikaze con daño mínimo, el cuerpo del piloto se encuentra entre los escombros.
12 de abril: El piloto japonés recibe un entierro militar en el mar.
Mayo - junio: en marcha con el Grupo de trabajo 38.4 en apoyo de la invasión de Okinawa
Julio: en marcha con la Unidad de Tarea 34.8.2 en el bombardeo de Hokkaido y Honshu
2 de septiembre: Japón se rinde formalmente a las potencias aliadas a bordo del USS Misuri en la bahía de Tokio, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial
Octubre - noviembre: participa en las celebraciones del Día de la Marina en Nueva York
Diciembre: atracado en dique seco en Brooklyn Navy Yard

De marzo a mayo: participa en un crucero de buena voluntad por el Mediterráneo que incluye una visita a Estambul
Junio ​​- octubre: USS Misuri alternativamente amarrado o en marcha para ejercicios de entrenamiento
27 de octubre: amarrado en Pier Ninety, Nueva York, para la celebración del Día de la Marina
De noviembre a diciembre: participó en ejercicios de clima frío en el estrecho de Davis, Groenlandia

Enero - agosto: USS Misuri alternativamente amarrados o en curso para ejercicios de entrenamiento en el Caribe
Septiembre: En ruta desde Río de Janeiro, Brasil al Astillero Naval de Norfolk con el presidente Harry S. Truman y su familia a bordo.
11 de septiembre: los miembros de la tripulación celebran una iniciación "Cruzando la línea" para el presidente Truman
Septiembre - diciembre: atracado en dique seco en Brooklyn Navy Yard

Enero - mayo: USS Misuri alternativamente amarrado o en marcha para ejercicios de entrenamiento
Junio ​​- agosto: en marcha para el crucero de entrenamiento de guardiamarina a Europa y el Caribe
Agosto - octubre: alternativamente amarrado y en marcha para ejercicios de entrenamiento.
Noviembre: participó en ejercicios de clima frío cerca del estrecho de Davis, Groenlandia
4 de diciembre: el presidente Truman, el gobernador de Missouri Philip Matthew Donnelly y el secretario de la Marina John L. Sullivan a bordo para la presentación del servicio de plata de Missouri por parte del Estado.

Enero - marzo: USS Misuri alternativamente amarrados o en curso para ejercicios de entrenamiento en el Caribe
Abril - mayo: en marcha para el crucero de entrenamiento de reservistas navales en el Caribe
Mayo - julio: en marcha para el crucero de entrenamiento de guardiamarina a Europa y el Caribe
Agosto - septiembre: en marcha para el segundo crucero de entrenamiento de guardiamarina en el Caribe

17 de enero: USS Misuri encalla con fuerza frente a Virginia
Febrero: Reflotado y dique seco para reparaciones después de la conexión a tierra.
Mayo - julio: en marcha para el crucero guardiamarina
19 de agosto: Partió del Astillero Naval de Norfolk para el primer despliegue de la Guerra de Corea
Septiembre - Octubre: Brindó apoyo de bombardeo en tierra para las fuerzas de la ONU en Inchon.
Diciembre: se brindó apoyo para el bombardeo en tierra durante la evacuación de la ONU en Hungnam.

Enero - marzo: USS Misuri en curso en el área de operaciones frente a la costa de Corea, proporcionando apoyo de bombardeo en tierra para las fuerzas de la ONU en tierra
31 de mayo - 27 de julio: en marcha para el crucero de entrenamiento de guardiamarina a Europa y el Caribe
27 de julio - 3 de septiembre: en marcha para el segundo crucero de entrenamiento de guardiamarina al Caribe

Enero - marzo: USS Misuri alternativamente amarrado o en marcha para ejercicios de entrenamiento
Junio ​​- agosto: en marcha para el crucero guardiamarina a Europa y el Caribe
11 de septiembre: en marcha para el segundo despliegue de la Guerra de Corea
25 de octubre - 31 de diciembre: en marcha a lo largo de la costa de Corea, realizando operaciones de bombardeo en tierra en apoyo de las fuerzas de la ONU en tierra.

1 de enero - 25 de marzo: en marcha a lo largo de la costa de Corea, realizando operaciones de bombardeo en tierra en apoyo de las fuerzas de la ONU en tierra.
26 de marzo: Después de completar su misión final, el Capitán Edsall muere de un ataque al corazón mientras ingresa al puerto de Sasebo, Japón.
Junio ​​- agosto: en marcha para el crucero guardiamarina, visitando Río de Janeiro, Brasil Colón, Panamá y la Bahía de Guantánamo, Cuba

Junio-agosto: en marcha para el crucero guardiamarina con visitas a Lisboa, Portugal, Cherburgo, Francia y la bahía de Guantánamo, Cuba

26 de febrero: Desmantelado y colocado en bolas de naftalina en el Astillero Naval de Puget Sound, Washington.

USS Misuri nombrado en el Registro Nacional de Lugares Históricos del Estado de Washington

1984-86

Barco modernizado y reactivado

10 de mayo: USS Misuri re-comisionado
Septiembre a diciembre: en marcha para un crucero histórico alrededor del mundo

Septiembre-noviembre: en marcha en el Golfo Pérsico en apoyo de la Operación Earnest Will

Enero: en marcha en el Golfo Pérsico en apoyo de la Operación Escudo del Desierto
17 de enero: primer acorazado en disparar misiles Tomahawk cuando comienza la Operación Tormenta del Desierto
7 de diciembre de 1991: Participa en la Operación Remembrance en Hawái, el 50 aniversario del ataque a Pearl Harbor.

31 de marzo: Desarmado por segunda y última vez.

USS Misuri eliminado del registro de buques de la Armada

USS Misuri Memorial Association, Inc. es seleccionada para la donación del acorazado desmantelado.

21 de junio: Missouri llega a Waikiki

29 de enero: El Battleship Missouri Memorial se abre al público en Battleship Row, Ford Island, Pearl Harbor


Esta es la razón por la que Japón apuntó a & # 039Battleship Row & # 039 en el ataque a Pearl Harbor

Punto clave: Estos barcos capitales tenían que ser suficientes ya que los portaaviones estadounidenses estaban fuera.

Durante el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, el objetivo principal fue Battleship Row. Estos barcos capitales tenían que ser suficientes ya que los portaaviones estadounidenses estaban fuera. Entre los acorazados alineados junto a la isla Ford se encontraba el USS West Virginia, un buque de guerra de veinte años con una tripulación de más de mil personas. Durante la batalla, el barco recibió siete impactos de torpedos a lo largo del lado de babor junto con dos ataques de bombas alrededor de su superestructura. El barco se inundó rápidamente y se instaló en el suelo del puerto con su superestructura sobre el agua.

A raíz del ataque se hicieron esfuerzos frenéticos para salvar a los supervivientes atrapados debajo de las cubiertas de los barcos hundidos y dañados. Los cascos se abrieron y los buzos se lanzaron bajo las olas en un intento desesperado por salvarlos. El dragaminas Tern yacía junto al "Weevee", como se apodaba al acorazado, jugando con el agua sobre los fuegos que ardían a bordo de ella. Cuando los incendios se extinguieron a las 2 de la tarde, el charrán se trasladó al Arizona. El comandante D. H. Clark, el oficial de mantenimiento de la flota, informó el 9 de diciembre que Virginia Occidental era "dudosa", estimando entre doce y dieciocho meses para las reparaciones, si es que podía salvarse.

Despojado de artículos útiles

Dado que el barco no pudo ser rescatado rápidamente, fue despojado de artículos útiles. Se colocaron guardias en el barco a partir del 8 de diciembre para protegerlo contra saqueos, robos o espionaje. El deber de centinela a bordo del naufragio medio hundido de su antigua casa fue un momento triste para ellos. Durante los tiempos de tranquilidad, algunos marineros informaron haber escuchado ruidos de golpeteo provenientes de debajo de la cubierta. Creían que el ruido provenía de miembros de la tripulación atrapados que pedían ayuda desesperadamente. Faltaban unos 70 hombres en la dotación del barco. Sus oficiales les dijeron que era solo el sonido de los restos y los objetos sueltos que flotaban dentro y alrededor del barco, golpeando el casco.

No es tan malo como se sospechaba al principio

Se quitaron e instalaron varios cañones de 5 pulgadas en otros barcos y baterías costeras. Semanas más tarde, los buzos inspeccionaron los daños y descubrieron que no eran tan graves como se sospechaba al principio que el barco podría reflotarse y repararse antes de lo esperado. El 23 de diciembre, los inspectores recorrieron las cubiertas superiores, encontraron daños por quemaduras y abrieron los casilleros como si alguien hubiera saqueado el barco a raíz de las consecuencias. Se quitaron los elementos más grandes, como las armas principales, los mástiles y las pilas, aligerando el barco en preparación para reflotarlo.

Luego comenzó el proceso de sellar su casco. Mientras los buzos inspeccionaban el barco, encontraron un torpedo nunca antes visto golpeado en su popa. El barco había sufrido grandes daños, compartimentos enteros estaban esencialmente abiertos al mar. Meticulosamente, estos agujeros fueron reparados y cubiertos con el fin de reflotar el barco y poder hacer reparaciones permanentes. Finalmente, estos esfuerzos dieron sus frutos y estaban listos para devolverle la vida al acorazado.

Descubrimientos inquietantes

Las bombas comenzaron a enviar agua lentamente fuera del barco. Los cuerpos descompuestos fueron encontrados y cuidadosamente colocados en bolsas para cadáveres esperando. Se recogieron y catalogaron objetos de valor. Si se podía identificar a los propietarios, los artículos se devolvían, el resto se subastaba para el fondo de emergencia de la tripulación. El 17 de mayo, West Virginia estaba flotando nuevamente después de más de cinco meses. Se continuó trabajando para preparar el barco para el dique seco y terminar de limpiar las cubiertas inundadas. Incluso se montaron algunas ametralladoras calibre .50 en caso de otro ataque aéreo japonés.

Recién el 27 de mayo se hicieron los descubrimientos más inquietantes de la operación de salvamento. En la sala de máquinas de popa, se encontraron varios cuerpos tendidos sobre tuberías de vapor. Evidentemente, habían podido sobrevivir poco tiempo en una bolsa de aire, asfixiándose cuando finalmente se acabó el oxígeno. Peor aún se encontró en el compartimento A-111, un almacén. Cuando se abrió la puerta de este compartimiento, solo había tres pies de agua adentro. En los estantes del almacén yacían los cuerpos de tres marineros, Louis Costin, 21, Clifford Olds, 20 y Ronald Endicott, 18. Con ellos había un calendario con las fechas del 7 al 23 de diciembre marcadas con lápiz rojo. Había raciones de emergencia y acceso a un tanque de agua dulce en el compartimento.

Cada hombre tenía un reloj que les permitía marcar el paso del tiempo. La tripulación estaba horrorizada por la noticia, especialmente los buzos que habían sondeado el casco y habían escuchado respuestas pero no escucharon nada. Los centinelas que informaron haber escuchado golpes abajo estaban enojados, aunque es discutible si se pudo haber hecho algo en ese momento. El asunto fue objeto de una tranquila discusión entre los miembros de la tripulación durante años.

West Virginia fue reconstruida y sirvió durante la guerra principalmente como un buque de apoyo de fuego para desembarcos anfibios. Ella sirvió en la Batalla del Estrecho de Surigao, la última batalla de barcos grandes. Virginia Occidental también estuvo presente en la rendición japonesa en la bahía de Tokio. Desarmado después de la guerra, fue vendida como chatarra en 1959.


Construcción

El segundo barco de la clase, USS Maryland (BB-46) se colocó en Newport News Shipbuilding el 24 de abril de 1917. La construcción avanzó en el buque y el 20 de marzo de 1920, se deslizó en el agua con Elizabeth S. Lee, nuera del senador de Maryland Blair Lee, actuando como patrocinador. Siguieron quince meses adicionales de trabajo y el 21 de julio de 1921, Maryland entró en comisión, con el Capitán C.F. Preston al mando. Saliendo de Newport News, llevó a cabo un crucero a lo largo de la costa este.


Asalto a Pearl Harbor

El ataque sorpresa del 7 de diciembre no fue del todo imprevisto. Los jefes en Washington sabían que Japón pronto haría la guerra, y se advirtió a los comandantes en Pearl Harbor y en otras partes del Pacífico que la acción hostil era "posible en cualquier momento". Pero los oficiales informados de la amenaza dudaban de que ocurriera un ataque tan lejos de Japón como Pearl Harbor. Sabían que las islas Filipinas eran vulnerables a los asaltos, pero pensaron que los límites exteriores de cualquier ofensiva japonesa serían las bases estadounidenses en Guam, Wake Island o Midway, situadas 1.300 millas más cerca de Japón que Oahu. Dos portaaviones que Yamamoto esperaba atacar en Pearl Harbor, U.S.S. Empresa y U.S.S. Lexington, estaban fuera el día 7 porque habían sido enviados a entregar aviones de combate a Midway y Wake Island. Pearl Harbor no estaba en alerta máxima.

Como se muestra a continuación en un mapa que describe el asalto en el tiempo de Tokio, la primera ola de cazas y bombarderos japoneses llegó desde el norte y el Cmdr les ordenó atacar. Mitsuo Fuchida a las 7:49 a.m. Hora de Hawaii. Sus objetivos incluían aeródromos en Oahu, incluido Hickam Field cerca de Pearl Harbor y Ford Island en medio de ese puerto. Pero sus principales objetivos eran los buques de guerra amarrados allí.

Algunos aviones llegaron a baja altura y lanzaron torpedos, uno de los cuales golpeó al acorazado U.S.S. Oklahoma y lo hizo zozobrar. Una bomba lanzada a gran altura sobre el acorazado U.S.S. Arizona penetró en su cargador y provocó una explosión catastrófica. Alrededor de las 9 a.m., llegó la segunda ola de aviones de guerra y se sumó a la carnicería. En unas pocas horas, los atacantes hundieron o dañaron gravemente los ocho acorazados en Pearl Harbor y otros 11 buques de guerra, destruyeron 170 aviones y mataron o hirieron a más de 3.500 estadounidenses.

Tan impactante como fue este asalto, la enormidad de la ofensiva fue aún más asombrosa. Ese mismo día, Guam, la isla Wake y las Filipinas fueron atacadas, y las tropas japonesas invadieron la neutral Tailandia y Hong Kong y Malaya gobernados por los británicos. Sin embargo, la Flota del Pacífico esquivó una bala cuando los depósitos de combustible y los patios de reparación de los que dependía emergieron prácticamente intactos.


Vista mirando hacia abajo Battleship Row desde la estación aérea naval de la isla Ford, poco después del ataque del avión torpedo japonés. Pearl Harbor, Hawái, 7 de diciembre de 1941 [1280 x 1007]

Sr. Vicepresidente, Sr. Portavoz, Miembros del Senado y de la Cámara de Representantes: Ayer, 7 de diciembre de 1941, fecha que vivirá en la infamia, los Estados Unidos de América fueron repentina y deliberadamente atacados por armas navales y aéreas. fuerzas del Imperio de Japón. paz con esa nación y, a solicitud de Japón, todavía estaba en conversación con su gobierno y su emperador mirando hacia el mantenimiento de la paz en el Pacífico.

De hecho, una hora después de que los escuadrones aéreos japoneses comenzaran a bombardear la isla estadounidense de Oahu, el embajador japonés en los Estados Unidos y sus colegas entregaron a nuestro Secretario de Estado una respuesta formal a un mensaje estadounidense reciente. Si bien esta respuesta decía que parecía inútil continuar las negociaciones diplomáticas existentes, no contenía ninguna amenaza o indicio de guerra o de ataque armado.

Se registrará que la distancia de Hawai a Japón hace obvio que el ataque fue planeado deliberadamente hace muchos días o incluso semanas. Durante el tiempo transcurrido, el gobierno japonés ha tratado deliberadamente de engañar a Estados Unidos con declaraciones falsas y expresiones de esperanza de que la paz continúe.

El ataque de ayer a las islas hawaianas ha causado graves daños a las fuerzas navales y militares estadounidenses. Lamento decirles que se han perdido muchas vidas estadounidenses. Además, se ha informado de que barcos estadounidenses fueron torpedeados en alta mar entre San Francisco y Honolulu.

Ayer, el gobierno japonés también lanzó un ataque contra Malaya.

Anoche, las fuerzas japonesas atacaron Hong Kong.

Anoche, las fuerzas japonesas atacaron Guam.

Anoche, las fuerzas japonesas atacaron las Islas Filipinas.

Anoche, los japoneses atacaron la isla Wake.

Esta mañana, los japoneses atacaron la isla Midway.

Por lo tanto, Japón ha emprendido una ofensiva sorpresa que se extiende por toda la zona del Pacífico. Los hechos de ayer y de hoy hablan por sí mismos. El pueblo de los Estados Unidos ya se ha formado sus opiniones y comprende bien las implicaciones para la vida y la seguridad de nuestra nación. Como comandante en jefe del Ejército y la Armada, he ordenado que se tomen todas las medidas para nuestra defensa. Pero siempre recordará toda nuestra nación el carácter del ataque contra nosotros. No importa cuánto tiempo nos lleve superar esta invasión premeditada, el pueblo estadounidense en su justo poder vencerá hasta la victoria absoluta.

Creo que interpreto la voluntad del Congreso y del pueblo cuando afirmo que no solo nos defenderemos al máximo, sino que nos aseguraremos que esta forma de traición nunca más nos pondrá en peligro.

Existen hostilidades. No hay duda de que nuestro pueblo, nuestro territorio y nuestros intereses están en grave peligro.

Con confianza en nuestras fuerzas armadas, con la determinación inquebrantable de nuestro pueblo, obtendremos el triunfo inevitable, así que ayúdanos Dios.

Pido que el Congreso declare que desde el ataque cobarde y no provocado por Japón el domingo 7 de diciembre de 1941, ha existido un estado de guerra entre los Estados Unidos y el imperio japonés ''.


HistoryPorn | Imagen | & quot; Battleship Row y Ford Island durante el ataque a Pearl Harbor, 7 de diciembre de 1941 [780x615] & quot

Si desea transcribir esta publicación, responda a este comentario con reclamo o reclamo. Marcaré automáticamente esta publicación como en progreso para que solo una persona esté trabajando en una publicación en un momento dado. Por favor, compruebe que la publicación no infringe las reglas del suscriptor principal antes de reclamar.

Cuando haya terminado, vuelva a comentar con listo. Su estilo se actualizará para reflejar la cantidad de publicaciones que ha transcrito y la publicación se marcará como completada.

¡Aquí & # x27s una lista de verificación que podría ayudarlo!

Tipo de publicación: imagen. Utilice el siguiente formato:

Nota: Use una de estas guías de formato copiando y pegando todo en el cuadro azul de rebajas y reemplazando las indicaciones con la información relevante. Si está utilizando New Reddit, cambie su editor de comentarios al modo Markdown, no al modo Fancy Pants.

Recordar: Queremos transcribir el texto exactamente como se ve, así que por favor no corrija errores tipográficos o gramaticales. Copie emojis en su transcripción encontrando el carácter adecuado en emojipedia.


Contenido

Cuando la Armada de los Estados Unidos decidió en 1919 establecer una base naval importante en Pearl Harbor, el lado sureste de la isla Ford fue cedido del control del Servicio Aéreo del Ejército a instancias del Secretario de Guerra Newton D. Baker. Debido a su ubicación en el centro del puerto, donde el agua era más profunda y el potencial de maniobra más grande que a lo largo de las costas, esta costa de la isla Ford se convirtió en el lugar de amarre de facto para los acorazados de la Flota del Pacífico y tomó el sobrenombre de "Acorazado". Hilera".


Nota del editor: Después de servir en la Marina durante Vietnam, Ed Offley informó sobre cuestiones navales durante tres décadas para La estrella del libro mayor en Norfolk y El Seattle Post-Intelligencery fue redactor jefe de Estrellas y rayas. Ha escrito cinco libros, incluido uno de nuestros favoritos, Scorpion Down: hundido por los soviéticos, enterrado por el Pentágono. Estamos encantados de publicar un informe en dos partes sobre la dramática historia del acorazado. USS Nevada (BB-36), que sobrevivió al ataque japonés a Pearl Harbor y pasó a servir en las Aleutianas, el deber de escolta de convoyes del Atlántico, la liberación aliada de Normandía y el sur de Francia, y las batallas culminantes de Iwo Jima y Okinawa. La segunda parte del ensayo es "La venganza de Nevada" en junio de 2021 Herencia americana.

Gracias a la planificación proactiva de un joven oficial naval y al pensamiento rápido de la tripulación, el USS Nevada fue el único acorazado que se puso en marcha en Pearl Harbor en la mañana del 7 de diciembre de 1941. Después de sufrir graves daños, fue varado intencionalmente en Wapio Point, luego se reparó y regresó al servicio activo.

El 11 de mayo de este año, un sumergible no tripulado se abrió camino lentamente a lo largo del lecho marino del Pacífico a casi tres millas por debajo de la superficie del océano, cazando a su presa. El vehículo operado por control remoto (ROV) llevaba una cámara de video y luces para iluminar un objetivo si se encontraba.

Durante varias semanas se había realizado la búsqueda del acorazado de la Segunda Guerra Mundial. USS Nevada (BB-36), perdido en las profundidades durante más de siete décadas. De repente, fragmentos de una gran nave aparecieron en pantallas digitales en la sala de control de la nave nodriza. Constructor del Pacífico en lo alto de la superficie: un inmenso casco que descansaba boca abajo sobre el fondo del mar, su sección de proa muy cerca, con tablas de teca y una cadena de ancla claramente visible más allá descansaba otro fragmento de casco.

El ROV continuó su búsqueda, y pronto rodeó la tercera sección principal. Allí, pintado de blanco y todavía claramente visible, el casco número 36 quedó a la vista. los Nevada había sido encontrado. Pero ese descubrimiento no fue el único logro del equipo de búsqueda.

Al anunciar el avistamiento del buque de guerra, los científicos e ingenieros de la firma de robótica marina Ocean Infinity y su socio, la firma de arqueología submarina SEARCH Inc., también resucitaron un capítulo olvidado en la historia naval estadounidense: la larga saga en paz y guerra de los Estados Unidos. USS Nevada. Es una historia que comenzó a principios del siglo XX, abarcó dos guerras mundiales y culminó en los albores de la era nuclear. La rica historia del barco merece atención, especialmente la acción heroica sin precedentes de su tripulación en el día más oscuro de la Marina de los EE. UU.

Los restos del USS Nevada, incluido un mástil que una vez se elevó 100 pies sobre su cubierta, fueron encontrados en mayo durante una expedición de investigación al suroeste de Hawai. Ocean Infinity / BUSCAR Foto

7 de diciembre de 1941. En los últimos momentos de paz, el abarrotado fondeadero naval de Oahu estaba tranquilo y en calma. Una suave brisa llegó desde el noreste cuando el sol se elevó sobre el monte Tantalus y el resto de la cordillera de Ko'olau que forma la columna vertebral geológica de la isla. Los muelles y los muelles de amarre en Pearl Harbor estaban llenos de más de setenta buques de guerra de la Flota del Pacífico de los Estados Unidos, incluidos ocho acorazados, ocho cruceros y treinta destructores, así como varias docenas de auxiliares.

Los únicos buques de guerra importantes que faltaban eran los tres portaaviones de la flota: USS Enterprise (CV-6) y sus escoltas de cruceros y destructores habían salido de Pearl Harbor el 28 de noviembre para entregar aviones adicionales a los Marines en Wake Island siete días después. USS Lexington (CV-2) con sus escoltas partieron para entregar aviones a Midway Island. El tercer portador, USS Saratoga (CV-3), estaba en San Diego para un mantenimiento preprogramado.

Normalmente, la mitad de los acorazados estarían en el mar mientras los demás estaban en el puerto, pero debido a que los dos portaaviones habían optado por la velocidad mientras navegaban hacia Midway y Wake, habían dejado atrás los acorazados más lentos. Por lo tanto, Nevada, USS Arizona (BB-39) y USS Oklahoma (BB-37) el 5 de diciembre se había separado del grupo de trabajo de Lexington para unirse al resto de la flota en Pearl Harbor.

Anclado en el atracadero F-8, más allá del extremo norte de la isla Ford, Nevada's sLos ailors tenían una vista despejada mirando hacia abajo Battleship Row, donde seis de los vagones de batalla de la flota y el engrasador de la flota USS Neosho (AO-23) estaban amarrados. El barco de reparaciones USS Vestal (AR-4) estaba atado junto Arizona en el siguiente muelle, Berth F-7, seguido de cuatro acorazados amarrados en dos pares - USS Tennessee (BB-43) y USS Virginia Occidental (BB-48) en el atracadero F-6, y Maryland (BB-46) y Oklahoma en F-5. Luego vino el engrasador de la flota Neosho en F-4, seguido de USS California (BB-44) en el muelle más occidental en uso, atracadero F-3. Más abajo y al otro lado del canal principal, otras dos docenas de barcos estaban amarrados a los muelles o en dique seco en el Astillero Naval de Pearl Harbor, incluido el octavo acorazado, USS Pensilvania (BB-38). Otros 40 destructores y auxiliares estaban anclados en los lagos al norte y al oeste de la isla Ford.

Nadie a bordo del barco esa mañana podría haberse dado cuenta de que esta escena de tranquilidad estaba a punto de estallar en un infierno de caos, destrucción y muerte. Menos de dos horas después, el Nevada - liderado por un teniente comandante de reserva, y ayudado por un puñado de jóvenes alférez y una tripulación esquelética - estaría navegando por el canal más allá de la isla Ford a través de asfixiantes nubes de combustible de búnker ardiendo mientras el resto de la fuerza de acorazados del Pacífico ardía, mientras docenas de los bombarderos en picado enemigos se precipitaron en el ataque ni que su carrera desesperada por mar abierto se convertiría en una leyenda de coraje bajo el fuego, y un rayo raro de buenas noticias en medio de la catástrofe del ataque japonés.

A PRINCIPIOS de diciembre de 1941, el Nevada fue uno de los diecisiete acorazados operativos en la Marina de los Estados Unidos, y en su vigésimo quinto año de servicio. Era el cuarto acorazado operativo más antiguo y el presente más antiguo en Pearl Harbor. Establecido el 4 de noviembre de 1912 en el astillero Fore River Shipbuilding Co. en Quincy, Massachusetts, tras su puesta en servicio en 1916, Nevada fue elogiado como el buque de guerra más poderoso del mundo. También fue en ese punto el resultado final de una carrera armamentista naval mundial que comenzó mucho antes de que nacieran los jóvenes marineros que tripularon sus rieles ese año.

Construido en 1912 en Quincy, Massachusetts y puesto en servicio cuatro años más tarde, el USS Nevada fue un acorazado "super-Dreadnought", uno de los primeros en utilizar petróleo en lugar de carbón. Archivos navales

Con el advenimiento en la década de 1880 de los buques de guerra con casco de acero propulsados ​​por vapor y blandiendo cañones navales que disparaban proyectiles explosivos, las principales potencias navales cayeron en una competencia implacable para construir buques de guerra que superarían a adversarios y aliados por igual. Durante el lapso de veinte años entre 1894 y 1914, la Marina de los Estados Unidos construyó y operó treinta y siete acorazados de carbón que comprenden tres generaciones distintas de tecnología naval. Esto comenzó con el relativamente primitivo USS Texas y su barco hermano condenado USS Maine (que desencadenó la Guerra Hispanoamericana cuando estalló y se hundió en el puerto de La Habana). Inicialmente designados como "cruceros blindados", los dos barcos fueron posteriormente reclasificados como "acorazados costeros". Las victorias de la Armada de los Estados Unidos en la Bahía de Manila y en Santiago de Cuba fueron posibles porque los escuadrones españoles obsoletos y envejecidos eran incluso menos capaces que la Armada de Estados Unidos, que había encargado cuatro escuadrones de 10,000 toneladas. Indiana-Clase de acorazados antes del estallido de las hostilidades.

Durante los ocho años posteriores a la rendición española, los astilleros estadounidenses produjeron catorce nuevos acorazados que comprenden una segunda generación de tecnología naval. Solo en armamento, los nuevos barcos eran claramente superiores.

Construido durante la Primera Guerra Mundial, el USS Nevada era un "súper acorazado" con enormes cañones de 14 "que disparaban proyectiles de 1.400 libras.

Mientras los condenados Maine tenía un par de 12 ”/ 35-cal. armas principales que dispararon un proyectil de 510 libras a un máximo de 12,000 yardas (menos de seis millas náuticas), los últimos acorazados lucían cuatro de 12 ”/ 45 cal. cañones en un par de torretas gemelas que podrían disparar un proyectil perforador de blindaje de 870 libras hasta un alcance máximo de 20.000 yardas (casi diez millas náuticas). Los acorazados más nuevos también fueron diseñados para operaciones en mar abierto, con un alcance máximo de crucero de 5,000 millas náuticas, un aumento del 33 por ciento sobre los acorazados costeros de primera generación. Sin embargo, cuando el presidente Theodore Roosevelt envió dieciocho de estos buques de guerra en un crucero extendido alrededor del mundo como "La Gran Flota Blanca", ellos también habían quedado obsoletos. Los británicos en 1906 habían encargado un acorazado cuyas capacidades eclipsaban a las de todas las demás armadas.

Acorazado HMS era un enorme acorazado de 18.000 toneladas armado con diez de 12 ”/ 45 cal. armas principales que dispararon un proyectil perforador de blindaje de 850 libras a 25.000 yardas. El primer acorazado propulsado por turbinas de vapor, fue el más rápido del mundo, capaz de navegar a una velocidad máxima de 21 nudos por 6.600 millas náuticas. Su aparición desencadenó una renovada carrera armamentista naval en todos los océanos. Entre 1908 y 1914, las armadas de ocho potencias marítimas lanzaron más de sesenta Acorazado-Barcos de guerra equivalentes, incluidos diez que enarbolan la bandera estadounidense. La culminación llegó en 1908, cuando los expertos estadounidenses en construcción naval celebraron una serie de conferencias de planificación para diseñar un acorazado que se adelantara al Acorazado diseño.

El nuevo acorazado tendría una innovación importante: las calderas del barco funcionarían con petróleo en lugar de carbón. Al requerir menos espacio de almacenamiento a bordo, el petróleo también aumentaría el rango de operación del barco hasta en un 40 por ciento, por un máximo de 10,000 millas a 10 nudos. El desplazamiento de 30.500 toneladas del nuevo buque de guerra también le permitiría montar sus diez 14 ”/ 45-cal. cañones principales en cuatro torretas: un par de soportes de cañón triple y dos torretas gemelas, lo que crea una reducción significativa de peso con respecto a las cinco torretas gemelas montadas en sus predecesores inmediatos. Los líderes de la Armada optaron por nombrar este nuevo "super-Dreadnought" en honor al estado trigésimo sexto que se unió a la Unión, y por coincidencia, llevaría ese mismo número en su casco: USS Nevada (BB-36).

Mientras una multitud de varios miles de trabajadores de los astilleros, familiares y dignatarios se reunieron para el botadura del barco el 11 de julio de 1914, los remolcadores del astillero empujaron al Nevada hacia el muelle donde, durante los próximos veinte meses, tomaría forma definitiva como la primera "super-Acorazado. " Un observador que observaba con atención cómo el barco se deslizaba por los caminos hacia el río Weymouth Fore ese día era el subsecretario de la Marina de 32 años. Ésta no sería la única vez que el Nevada Compartiría un momento de la historia con Franklin D. Roosevelt.

Durante un período de dos años en el entrenamiento de rutina y el shakedown posterior a la puesta en servicio, Estados Unidos ingresó a la Primera Guerra Mundial el 6 de abril de 1917. Nevada desplegado brevemente a las Islas Británicas el otoño siguiente para unirse a otros seis acorazados estadounidenses que sirven con la Royal Navy. La guerra terminó sin Nevada encontrándose con la Flota Alemana de Alta Mar, y regresó a los Estados Unidos.

Durante las siguientes dos décadas y media, el acorazado llevó a cabo una amplia gama de misiones de entrenamiento de rutina en tiempo de paz con las flotas del Atlántico y el Pacífico. Uno de los aspectos más destacados de la carrera del barco se produjo en 1925, cuando se unió a una armada naval estadounidense en un crucero transpacífico extendido de cinco meses y 15,800 millas a Hawai, Samoa, Australia y Nueva Zelanda. El crucero logró el doble objetivo de la Armada de intercambiar saludos y entrenamiento conjunto con los aliados "de abajo" mientras le indicaba a la Armada Imperial Japonesa (desde la distancia) que los buques de guerra estadounidenses podían operar en cualquier parte del Pacífico.

El USS Nevada había alcanzado su vigésimo quinto año de servicio en 1941, lo que lo convierte en el acorazado más antiguo presente en Pearl Harbor y el cuarto barco operativo más antiguo de la Marina de los EE. UU. Archivos navales

Otro hito importante en Nevada Su carrera llegó a finales de 1927, cuando el barco entró en el Astillero Naval de Norfolk para una modernización de dos años que alteró drásticamente su apariencia física. Los dos mástiles de "jaula" fueron reemplazados por mástiles de trípode elevados, cada uno rematado con una estación de control de fuego y observación de tres niveles para guiar las baterías de armas principal y secundaria. Con hidroaviones de observación que ahora se utilizan para guiar los disparos del barco, los constructores de barcos instalaron dos catapultas hidráulicas de 30 pies en su popa.

Otras mejoras fueron menos visibles pero aún significativas: el casco se engrosó con ampollas anti-torpedo para minimizar la amenaza de una explosión de ojiva. Seis calderas Bureau Express nuevas y más eficientes rejuvenecieron su sistema de propulsión. Sus diez cañones principales se modificaron para aumentar la elevación del cañón de 15 a 30 grados, aumentando su rango de disparo efectivo de 23,000 a 34,000 yardas. Y en reconocimiento de la amenaza potencial para el barco de los aviones enemigos, los constructores de barcos instalaron ocho de un solo barril de 5 ”/ 25 cal. cañones antiaéreos. Este fue un paso en la dirección correcta, pero lejos de ser suficiente, como la Armada aprendería más tarde a su pesar.

Durante once años después de dejar el astillero de Norfolk en 1930, Nevada operado como una unidad de la Flota del Pacífico de EE. UU. Sus misiones de entrenamiento de rutina llevaron el barco desde su puerto de origen en San Pedro, California a Panamá, San Francisco, Puget Sound, Hawai, Midway y otras áreas operativas del Pacífico, con incursiones ocasionales en el Caribe y el Atlántico a través del Canal de Panamá. Y el 5 de diciembre de 1941, el barco entró en puerto para lo que su tripulación anticipó sería una tranquila semana de libertad en tierra.

Una vista aérea de Pearl Harbor mirando hacia el suroeste el 30 de octubre de 1941. La estación aérea naval de la isla Ford se encuentra en el centro, con el Navy Yard de Pearl Harbor un poco más allá. Archivos navales.

Una decisión de OPORTUNIDAD de un joven oficial naval en la tranquilidad antes del amanecer del 7 de diciembre Nevada posible salida histórica durante el ataque japonés. Mientras realizaba la guardia 0400-0800 como oficial de cubierta, el alférez Ernest H. Dunlap decidió, como una cuestión de rutina, encender una de las seis calderas del Bureau Express del barco. En condiciones normales, cuando Nevada amarrados en el puerto, los ingenieros apagarían todas las calderas del barco menos una, utilizando la que quedaba en línea para proporcionar energía y electricidad. Haciendo sus rondas en el barco dormido esa mañana, Dunlap miró el registro de ingeniería del barco y notó que la caldera No. 2 había estado en uso desde que el barco atracó dos días antes. El nativo de Birmingham, Alabama, de 26 años, ordenó que se encendieran fuegos debajo de la Caldera No. 6 y planeó cambiar la carga una vez que alcanzara la presión máxima.

Normalmente se necesitaría Nevada encendiendo sus cinco calderas inactivas durante casi tres horas para generar suficiente vapor para comenzar. Fortunately for the battleship, Dunlap’s act ordering the second boiler online cut the time to just forty-five minutes after the Japanese attack began. But in that forty-five minutes, Pearl Harbor had already become an inferno.

Crossing a 4,000-mile swath of the North Pacific in twelve days under strict radio silence, the six aircraft carriers of the Kido Butai (carrier strike force) reached their launch point 230 miles north of Oahu at 6 a.m. on December 7. In quick, coordinated launches, the Japanese sent the first attack wave of 183 aircraft toward the ships at Pearl Harbor and six military airfields on the island. The first wave included fifty-one Aichi Val dive-bombers with a single 550-pound bomb that were targeted on three airfields and any warship targets of opportunity. A force of forty-five Mitsubishi Zero fighters would provide air cover. The main brunt of the attack force consisted of eighty-nine Nakajima Kate aircraft assigned to attack the American battleships: forty each carrying a single 1,750-pound aerial torpedo, and another forty-nine configured as high-altitude bombers with a solitary 1,750-pound armor-piercing bomb.

Lieutenant Commander Mitsuo Fuchida, a 39-year-old aviator with over 3,000 flight hours and an expert in high-level bombing, was overall commander of the aerial strike force. He personally led the first wave. Piloting one of the lead Kate bombers, Fuchida at 0753 gazed down at the crowded naval anchorage, and in the absence of any anti-aircraft gunfire or swarming American fighters, signaled First Air Fleet Commander-in-Chief Vice Admiral Chiuchi Nagumo on the carrier flagship Akagi the fateful dispatch signaling complete strategic surprise: “Tora, Tora, Tora.” Crewmen on the Nevada – like everyone else on Oahu – were just minutes away from the heart-stopping moment when peace exploded into war.

For Ensign Joseph K. Taussig Jr., the transition would be particularly brutal. Sound asleep in his stateroom that morning, he was awakened by a junior quartermaster of the watch, who whispered, “Mr. Taussig, it’s 0700. You have the forenoon watch, sir.” The 21-year-old Naval Academy graduate and son of a vice admiral hastily dressed and ate breakfast. It was going to be his first time ever standing watch as Nevada’s officer of the deck. It would also be his last.

Arriving on the quarterdeck at 0745, Taussig waited as Ensign Dunlap, the outgoing OOD, finished writing his entries in the ship’s log. He noticed a liberty party of a dozen sailors nearby, patiently waiting for a motor launch to pull up and take them ashore at 0800. He would later recall his biggest worry was “whether the correct-sized national ensign had been ordered for the raising of colors at 0800.”

los USS Nevada, located at number 7 in this map, was the only battleship not moored alongside another off Ford Island at Pearl Harbor, allowing it to maneuver into the south channel during the attack.

Aft on the fantail, the Nevada’s band had already formed up to play the national anthem when at 0758, Bandmaster Oden McMillen glanced up and saw several aircraft approaching at low level from Southeast Loch directly to port. Just as McMillen raised his baton and the band launched into the national anthem, two Japanese Kate torpedo bombers flashed by. The gunner on the first plane opened fire with a rear-mounted machine gun, fortunately missing the musicians.

Taussig also saw the Kate torpedo bombers approaching. He watched as the first one dropped a torpedo into the harbor. “My reaction was merely to think of the welcome break in the Sunday morning tedium that we would have watching the salvage operation of digging the torpedo out of the mud,” Taussig recalled. Suddenly, multiple deafening explosions and soaring plumes of water erupted where the first of twelve aerial torpedoes slammed into the Oklahoma y West Virginia.

los Nevada was not on combat alert when the attack started, but neither was the ship or her crew completely asleep. The ship was equipped with eight .50-cal. machine guns mounted four each atop the two tripod masts in what sailors called the “bird baths.” Operated by the ship’s Marine detachment, the two positions were manned around the clock as a standard security precaution. Their gunners opened fire within a minute of the attack at 0802, shooting down one Kate that crashed within 100 yards of the ship.

As the battleship went to General Quarters, junior officers raced to assume duty stations normally manned by their superiors. In the absence of Captain F.W. Scanland, who was ashore along with most of Nevada’s senior officers, command of the ship fell to the senior officer aboard, Lieutenant Commander Francis J. Thomas. Another junior officer, Lieutenant Lawrence Ruff, was attending mass on board the hospital ship USS Solace anchored just 400 yards away off the north end of Ford Island when the first torpedo bombers came swooping in. At the sight of the first explosions, Ruff and others jumped into the Solace’s motor launch, which carried them back to the Nevada. Scrambling up to the bridge, he found Thomas and volunteered to supervise the bridge watch while Thomas commanded the ship from the Battle Two control station belowdecks.

Meanwhile, Taussig raced aft and climbed six levels to his combat station as air defense officer. His battle station was the ship’s starboard Mark 19 fire control director, an armored turret that controlled the fire of the 5”/25-cal. anti-aircraft guns on that side. Dunlap raced for the portside gun director.

When Taussig climbed into the director, he immediately saw that his guns were already firing under “local control,” aimed by each gun crew directly. “As I climbed through the door of the director, I was conscious that the cross hairs on my check sight were on an airplane, and I saw that it was hit almost immediately and went down trailing smoke,” he later recalled.

Now guided by Taussig, the five-inch guns began concentrated fire at the Japanese, adding to the ever-growing din of exploding bombs and torpedoes up and down Battleship Row. Taussig’s gunners later reported downing another Kate, which disintegrated when a shell set off its torpedo warhead.

Then the Japanese struck Nevada. Just as Thomas and Ruff began organizing an ad hoc maneuvering watch to get underway, the battleship shuddered from stem to stern. An aerial torpedo slammed into the port bow fifteen feet below the waterline between the two forward gun turrets. It blew a hole in the side 45 feet long and 30 feet high. When the ship quickly began listing to port, Thomas ordered counter-flooding of four void compartments on the starboard side. That stabilized the ship for the time being. They anxiously waited for the steam in Boiler No. 6 to reach full pressure, and for the duty engineering gang to get the other four boilers online. Since Nevada was not obstructed by another ship moored alongside, the acting CO was confident his team could get Nevada underway before the Japanese could strike a fatal blow.

All around Pearl Harbor, the attacking Japanese aircraft were wreaking havoc. Just four minutes after the first Kate roared overhead, Nevada’s sailors on deck watched in horror as two berths down channel, their sister ship, Oklahoma, slowly capsized after absorbing five torpedoes in her port side. Directly astern of the stricken battleship, Virginia del Oeste took seven torpedoes and also began rolling over, but quick counterflooding kept the ship erect. It slowly sank upright into the harbor mud.

At the same moment, a wave of horizontal bombers began dropping their ordnance on Battleship Row. Thomas noted in the ship’s deck log that several bombs fell close aboard the Nevada’s inclinarse. Another three bombs struck Arizona in quick succession at its mooring just 100 feet away, and two more fell on Vestal tied alongside. The blasts started several fires, and a large plume of burning fuel oil began spreading toward Nevada. Before Thomas could even consider how to keep the flaming oil from threatening his ship, came the biggest wallop of all.

At 0805, the world seemed to vanish in an explosion and fire that both blinded and deafened Nevada watchstanders on deck: A Japanese bomb – actually a 1,760-pound armor-piercing artillery shell mounted with aerial fins – plummeted into Arizona’s forward hull, pierced through three decks, and exploded. It set off more than 100 tons of black powder, destroying the battleship and killing all but 335 of its 1,512-man crew. In seven seconds, the broken hull of Arizona lay on the harbor bed, its forward tripod mast leaning over as if bowing in defeat. A towering black cloud of smoke rose to the sky.

Joe Taussig would have no clear memory of the Arizona tragedy, or the simultaneous shock sailors everywhere felt as they watched Oklahoma slowly capsize. He was slewing the Mark 19 director around searching for a target when a Japanese fighter strafed Nevada. One of its 50-cal. bullets struck him in the left thigh, nearly severing his leg. “There was no pain, and because I was clutching the sides of the hatch as the director slewed around, I did not fall down,” Taussig recalled years later. “My left foot was grotesquely under my left armpit, but in the detachment of shock, I was not aware that this was particularly bad.”

Fellow crewmen lifted Taussig out of the director and placed him on a basket stretcher. Pharmacist’s Mate 2nd Class Ned B. Curtis, manning an aid station nearby, bandaged his wounded leg and doused him with morphine, later lowering Taussig to the main deck as Japanese warplanes strafed the ship. Joe Taussig’s war had lasted just ten minutes.

While Thomas monitored conditions from Battle Two, and Nevada’s bridge watch, including Lieutenant Ruff with Quartermaster Chief Robert Sedberry at the helm, waited for the engineering gang to get the steam boilers up to pressure, elsewhere in the ship other crewmen were desperately trying to keep their equipment functioning or carry out their specific tasks to help the ship get underway.

In the battleship’s forward dynamo room, Warrant Machinist Donald K. Ross and his small team were monitoring the electrical generator to ensure that it was correctly delivering power throughout the ship. When Thomas gave the order at 0820 to “single up” all mooring lines, one deck supervisor took matters into his own hands. Noticing that the sailors on Quay F-8 responsible for casting off the ship’s lines were taking shelter from a Japanese fighter strafing the berth, Boatswain Chief Edwin J. Hill jumped down from the ship, cast off the lines himself, then dove into the water and swam back to Nevada. The 5-inch gun crews and machine gunners high atop Nevada’s tripod masts continued to fire at the enemy aircraft overhead.

The USS Nevada entered Drydock #2 at the Pearl Harbor Navy Yard on February 18, 1942, four days after being refloated. An oil stain along the hull marked the waterline where the ship was beached. Naval Archives

Thomas noted in the ship’s deck log that at 0820 hours the Japanese attack “slackened somewhat.” The acting Nevada CO could not have been more wrong. What he did not know was that the first attack wave had finished their passes along Battleship Row, but a second wave of 170 warplanes, including eighty Val dive bombers designated to attack any surviving ships, were closing in on Oahu.

Another blow then nearly halted Nevada in her tracks. A Japanese bomb from a Kate glanced off the bridge structure, penetrated the deck and exploded, killing or injuring a number of sailors and setting fires to the bridge and compartments beneath the forecastle. Far below, the engine room gang rushed to secure two boilers as water began flowing into the fire rooms. Several minutes later they were able to relight one of them, and by 0839, the ship had built up sufficient steam to get underway.

Nevada began slowly backing out from Berth F-8. Carefully edging around a nearby fuel pipeline, the battleship moved into the south channel and headed for the narrow Pearl Harbor entrance channel two miles away, and the open sea beyond. As the ship passed the smoking ruin of Arizona, deckhands saw three survivors swimming in the water and tossed them lines. Once aboard, they joined one of the starboard five-inch gun crews.

Aboard the battleship, crewmen struggled to keep her vital systems operating. Damaged by the first bomb hit, the forward dynamo room quickly filled with smoke and steam from a ruptured line. The temperature in the compartment soared to well over 120 degrees, and Ross ordered the rest of his crew to evacuate. He continued monitoring the dynamo as it churned electricity to the rest of the ship. At one point, blinded by the heat, steam and choking on smoke, the 30-year-old Kansas native fell unconscious. Crewmen rescued and revived the warrant officer, who rose to his feet, secured the forward dynamo room, and rushed aft to man the aft dynamo until he again lost consciousness from heat exhaustion.

Nevada passed slowly down Battleship Row, where sailors drenched in oil, grease and sweat frantically worked on the stricken behemoths to put out fires and rescue shipmates trapped by flooding and fire. As the ship passed capsized Oklahoma, several of her crew stood up and cheered loudly. Naval historian Gordon W. Prange would describe Nevada’s passage in elegiac terms:

By now Pearl Harbor was a hellpit of smoke – gray, brown, white, lemon yellow, black, and again black – acrid, foul, mushrooming billows erupting skyward, folding in and opening out like a mass of storm clouds. Out of this pall came a sight so incredible that its viewers could not have been more dumbfounded had it been the legendary Flying Dutchman – Nevada, heading into the channel, a hole the size of a house in her bow, her torn flag rippling defiance.

That scene lifted the hearts of countless American sailors as they struggled to respond to the devastating nightmare. Unfortunately, the spectacle of an American battleship underway at the height of the attack also pumped the adrenalin of scores of Japanese Val pilots overhead.

Circling high above the conflagration in his command aircraft, Fuchida saw the Nevada moving down the channel and instantly realized that if his second-wave dive bombers could sink her in the narrow channel to the sea, the rest of the Pacific Fleet would be hopelessly bottled up. “Ah, good!” he recalled thinking years later. “Now just sink that ship right there.”

At 0850, at least a half-dozen Val dive bombers swarmed the Nevada as it passed the sinking California at the lower end of Battleship Row. In the din of anti-aircraft fire and exploding bombs, several scored direct hits on the ship’s forecastle. The blast from one of them blew Boatswain Chief Hill and his group of deckhands over the side, killing them instantly.

There were at least a dozen near-misses that sprayed shrapnel and water across the ship’s decks, but five scored hits. Salvage crews later determined that three bombs struck and penetrated the ship forward of main Turret No. 1, while another pair fell between the ship’s massive exhaust stack and the boat deck immediately aft. With fires spreading uncontrollably and flooding accelerating, the senior port admiral flashed Nevada a message ordering it not to attempt passage through the narrow entrance channel. At 0910 Thomas decided to beach the battleship bow first on the east side of the channel entrance between the shipyard’s Floating Drydock No. 2 and Hospital Point.

But before Nevada’s crew could take any more steps to secure their severely damaged ship at this temporary spot, a spectacular explosion erupted just several hundred yards away. A bomb from a Japanese Val struck the destroyer Shaw (DD-373) in Drydock 2. The impact set off the destroyer’s forward ammunition magazines in a massive fireball, demolishing the front half of the ship and sinking the floating drydock. Flaming debris flew as far as a half-mile away, much of it raining down on Nevada.

Unable to anchor because a bomb had destroyed the windlass and other equipment, Thomas decided to move the ship to Wapio Point on the western side of the entrance channel. Five minutes after Captain Scanland managed to return aboard his ship at 0915, two harbor tugs nudged the Nevada free from Hospital Point and it backed at two-thirds speed across the waterway, intentionally grounding itself stern first. The ship continued to settle into the mud, its flooding and fires still out of control.

Following the attack, a Hawaiian Dredging Company crane barge and other ships assisted the USS Nevada back into the harbor to prepare for drydocking on February 17, 1942. Naval Archives

Two hours after the Japanese first struck at 0755, the last of the second wave aircraft flew off to rejoin the Kido Butai north of Oahu. Still on fire and gradually sinking as the seawater infiltrated her hull, the ship had sustained 50 fatalities and 109 crewmen wounded. For the Nevada, it was the end of the Japanese raid. But it was also, for the battleship, the beginning of a very long war. She was repaired and upgraded, and went on to serve in the Aleutians, Atlantic convoy escort duty, the Allied liberation of southern France and Normandy, where she served as a flagship, and in the climactic battles of Iwo Jima and Okinawa.

Epilogue: In the aftermath of Pearl Harbor, Lieutenant Commander Thomas and Ensigns Taussig and Dunlap were among fifteen members of Nevada’s crew awarded the Navy Cross, the service’s second-highest decoration for valor. So too was Pharmacist’s Mate Curtis. Boatswain Chief Hill was posthumously awarded the Medal of Honor. And Warrant Machinist Ross was one of only five living recipients of the Medal of Honor for his heroic service on December 7, 1941.

The second part of this essay is "Revenge of the Nevada" in the June 2021 Herencia americana.


A Utah Naval Officer Died a Hero’s Death at Pearl Harbor

The Japanese attack on Pearl Harbor on December 7, 1941, shocked the nation and propelled the United States into World War II. The surprise attack killed 2,396 American civilians and military personnel and severely crippled the U. S. Pacific Fleet. The main Japanese targets were the U. S. battleships, including the USS Virginia del Oeste with its Utah-born commanding officer, Captain Mervyn S. Bennion.

Mervyn Sharp Bennion was born in Vernon, Utah, on May 5, 1887. After attending high school in Salt Lake City, he received an appointment to the U.S. Naval Academy at Annapolis in 1906, where he graduated near the top of his class. His first tour of duty was in the engineering section of the USS California. The young officer eventually specialized in ordnance and gunnery, and he commanded the 1-inch batteries aboard the battleship USS Dakota del Norte during World War I. His first command was the destroyer USS Bernadou, followed by a tour as commander of Destroyer Division One. After a shore tour as a student and instructor at the Naval War College, Bennion assumed command of the West Virginia, on July 2, 1941.

The “Wee Vee,” as she was affectionately called, was moored with other vessels at Battleship Row along the southeast side of Ford Island in Pearl Harbor on a quiet Sunday morning, December 7, 1941. Japanese torpedo bombers struck the battleships just before 8:00 A.M., and the Virginia del Oeste was hit hard almost immediately. At least six torpedoes struck the giant vessel’s port side, along with two bombs. Captain Bennion, struggling to organize defenses from the bridge, was hit in the stomach by bomb splinters from the nearby Tennessee. Still, he continued to direct his ship’s battle, eventually ordering his men to leave him and save themselves. Crew members nevertheless carried him from the bridge to a safer spot where his wounds soon proved fatal.

Bennion’s heroism during the one-sided attack was recognized by awarding him posthumously the Congressional Medal of Honor, the nation’s highest. In his presentation, President Franklin D. Roosevelt noted in part that “as commanding officer of the U.S.S. Virginia del Oeste, after being mortally wounded, he evidenced apparent concern only in fighting and saving his ship, and strongly protested against being carried from the bridge.”

Captain Bennion received another traditional Navy tribute on July 4, 1943, when the destroyer USS Bennion was christened by his widow Louise. The Bennion went on to fight in a number of important actions during the successful American offensive in the Pacific. In 1951 the Salt Lake City Navy Mother’s Club dedicated a plaque in honor of World War II veterans in Salt Lake’s Memory Grove. Bennion was also honored in 1968 by the University of Utah’s Naval Reserve Officer Training Corps, which dedicated the midshipmen wardroom in the Naval Science Building to him.


Ver el vídeo: Attack on Pearl Harbor 1941