Asedio de Andros, c.480 a.C.

Asedio de Andros, c.480 a.C.

Asedio de Andros, c. 480 a. C.

El asedio de Andros (c. 480 a. C.) es un incidente registrado por Herodoto como parte del período posterior a la victoria naval griega en Salamina.

A raíz de la victoria persa en las Termópilas, se trasladaron al sur, llegando finalmente a Ática, donde saquearon Atenas. A medida que llegaron al sur, varias comunidades griegas anteriores no comprometidas se unieron a la causa persa, incluida la isla de Andros, frente al extremo sureste de Eubea, y no demasiado al este de la flota griega en Salamina.

A raíz de la victoria naval griega en Salamina, la flota persa se retiró hacia el Helesponto. El ejército terrestre permaneció en Ática un poco más, y los griegos tardaron algún tiempo en darse cuenta de que la flota se había ido. Cuando finalmente se dispusieron a perseguirlos, ya era demasiado tarde. Los griegos pronto se dieron cuenta de que la flota persa había escapado y arribaron a Andros, donde debatieron qué hacer a continuación. Según Heródoto, los atenienses querían ir al Helesponto para cortar el puente de los barcos y así atrapar al ejército persa, pero el resto de la flota quería dejar escapar a Jerjes. Cuando el ateniense Temístocles se dio cuenta de que no podía ganar el debate, cambió de bando y apoyó la idea de darles una salida a los persas.

A continuación, los griegos centraron su atención en la ciudad de Andros. De nuevo Herodoto nos brinda una anécdota entretenida. Temístocles exigió dinero de las islas del Egeo, comenzando por Andros. Argumentó que los atenienses venían armados con "persuasión" y "compulsión". En efecto, la gente de Andros estaba siendo multada por su breve apoyo a los persas entre las Termópilas y Salamina. Respondieron que Andros tenía dos dioses crueles, 'Pobreza' e 'Insuficiencia', y afirmaron que estos eran más fuertes que las afirmaciones atenienses.

Como resultado, Temístocles puso sitio a Andros. También envió demandas de dinero a otras comunidades cercanas, incluido Carystus en el extremo sureste de Eubea y Paros, ubicado un poco al sur de Andros. Ambas comunidades cedieron y enviaron dinero en lugar de correr el riesgo de ser asediadas.

El asedio parece haber sido un asunto breve. Los griegos se rindieron con bastante rapidez, lo que demuestra que el desafío de los locales estaba bien fundado. Luego, los griegos cruzaron a Eubea, donde saquearon el territorio de Carystus (tal vez esto desencadenó el pago), y luego regresaron a Salamina para preparar las ofrendas de victoria para la batalla (esto solo sugeriría que el asedio de Andros fue bastante breve ).


Fondo

Contarini, con 22 veleros, salió de Porto Poro el 28 de julio y llegó a Port Gavrion, en la costa occidental de Andros, el 3 de agosto, mientras estaba en una fuerza de galeras, al mando de Molino [ desambiguación necesaria ], fue a Kekhrios, en la Grecia continental, listo para un ataque a Tebas.

El 6 de agosto, la flota musulmana de 20 barcos otomanos y 15 africanos fue avistada al norte de Andros. Navegó alrededor de Gavrion y trató de tentar a Contarini, pero el viento era del norte (posiblemente debería ser del sur), y Contarini tenía órdenes de no entablar combate a menos que tuviera el indicador del tiempo, e incluso después de que los otomanos enviaran galiots y tropas desembarcadas todo lo que hizo fue enviar una pequeña nave para ahuyentarlos. Los otomanos se marcharon y anclaron al oeste. Durante 10 días no sucedió nada, excepto que un mercante francés que ingresaba al puerto fue disparado por los venecianos, que lo confundieron con un barco de fuego.


Contenido

Era neolítica Editar

Los rastros más antiguos de actividad (pero no necesariamente de habitación) en las Cícladas no se descubrieron en las islas mismas, sino en el continente, en Argolis, en la cueva Franchthi. La investigación allí descubrió, en una capa que data del XI milenio antes de Cristo, obsidiana originaria de Milos. [5] La isla volcánica fue así explotada y habitada, no necesariamente de manera permanente, y sus habitantes eran capaces de navegar y comerciar a una distancia de al menos 150 km.

Un asentamiento permanente en las islas solo podría ser establecido por una población sedentaria que tuviera a su disposición métodos de agricultura y ganadería que pudieran explotar las pocas llanuras fértiles. Los cazadores-recolectores habrían tenido dificultades mucho mayores. [5] En el yacimiento de Maroula en Kythnos, se ha descubierto y fechado un fragmento de hueso, utilizando carbono-14, entre los años 7.500 y 6.500 a. C. [6] Los lugares habitados más antiguos son el islote de Saliango entre Paros y Antiparos, [5] [7] Kephala en Kea, y quizás los estratos más antiguos son los de Grotta en Naxos. [5] Se remontan al quinto milenio antes de Cristo.

En Saliango (entonces conectado con sus dos vecinos, Paros y Antiparos), se han encontrado casas de piedra sin argamasa, así como estatuillas cicládicas. Las estimaciones basadas en excavaciones en el cementerio de Kephala sitúan el número de habitantes entre cuarenta y cinco y ochenta. [5] Los estudios de cráneos han revelado deformaciones óseas, especialmente en las vértebras. Se han atribuido a enfermedades artríticas, que afligen a las sociedades sedentarias. La osteoporosis, otro signo de un estilo de vida sedentario, está presente, pero más raramente que en el continente en el mismo período. La esperanza de vida se ha estimado en veinte años, con edades máximas entre los veintiocho y los treinta. Las mujeres tendían a vivir menos que los hombres. [8]

Parece haber existido una división sexual del trabajo. Las mujeres se ocupaban de los niños, la cosecha, las labores agrícolas "ligeras", el ganado "menor", el hilado (se han encontrado espirales en las tumbas de las mujeres), la cestería y la alfarería. [8] Los hombres se ocupaban de las tareas "masculinas": trabajos agrícolas más serios, caza, pesca y trabajos con piedra, hueso, madera y metal. [8] Esta división sexual del trabajo dio lugar a una primera diferenciación social: las tumbas más ricas de las que se encuentran en las cistas son las de los hombres. [8] La cerámica se hizo sin torno, a juzgar por las bolas de arcilla modeladas a mano que se aplicaron a la cerámica con pinceles, mientras que las incisiones se hicieron con las uñas. Luego, los vasos se hornearon en un pozo o en una muela; no se usaron hornos y solo se alcanzaron temperaturas bajas de 700˚-800˚C. [9] Se han encontrado objetos metálicos de pequeño tamaño en Naxos. La explotación de las minas de plata en Siphnos también puede datar de este período. [5]

Civilización cicládica Editar

A finales del siglo XIX, el arqueólogo griego Christos Tsountas, tras reunir varios descubrimientos de numerosas islas, sugirió que las Cícladas formaban parte de una unidad cultural durante el tercer milenio antes de Cristo: la civilización cicládica, [7] que se remonta al Bronce. La edad. Es famosa por sus ídolos de mármol, encontrados hasta Portugal y la desembocadura del Danubio, [7] lo que demuestra su dinamismo.

Es un poco más antigua que la civilización minoica de Creta. Los comienzos de la civilización minoica fueron influenciados por la civilización de las Cícladas: las estatuillas de las Cícladas se importaron a Creta y los artesanos locales imitaron las técnicas de las Cícladas. Se han encontrado pruebas arqueológicas que respaldan esta noción en Aghia Photia, Knossos y Archanes. [10] Al mismo tiempo, las excavaciones en el cementerio de Aghios Kosmas en Ática han descubierto objetos que demuestran una fuerte influencia cicládica, ya sea debido a que un alto porcentaje de la población es cicládica o a una colonia real originaria de las islas. [11]

Tradicionalmente se han designado tres grandes períodos (equivalentes a los que dividen al heládico en el continente y al minoico en Creta): [12]

  • Cicládica temprana I (EC I 3200-2800 aC), también llamada cultura Grotta-Pelos
  • Early Cycladic II (EC II 2800-2300 BC), también llamada cultura Keros-Syros y a menudo considerada el apogeo de la civilización cicládica
  • Cicládica III temprana (EC III 2300-2000 aC), también llamada cultura Phylakopi

El estudio de los esqueletos encontrados en tumbas, siempre en cistas, muestra una evolución desde el Neolítico. La osteoporosis fue menos prevalente aunque las enfermedades artríticas continuaron estando presentes. Por tanto, la dieta había mejorado. La esperanza de vida avanzó: los hombres vivían hasta los cuarenta o cuarenta y cinco años, pero las mujeres sólo los treinta. [13] La división sexual del trabajo siguió siendo la misma que la identificada para el Neolítico temprano: las mujeres se ocupaban de pequeñas tareas domésticas y agrícolas, mientras que los hombres se ocupaban de las tareas más importantes y la artesanía. [13] La agricultura, como en el resto de la cuenca mediterránea, se basaba en cereales (principalmente cebada, que necesita menos agua que el trigo), vides y olivos. La cría de animales ya se ocupaba principalmente de las cabras y ovejas, así como de algunos cerdos, pero muy pocos bovinos, cuya crianza todavía está poco desarrollada en las islas. La pesca completó la base de la dieta, debido, por ejemplo, a la migración regular del atún. [14] En ese momento, la madera era más abundante que en la actualidad, lo que permitió la construcción de armazones de casas y botes. [14]

Los habitantes de estas islas, que vivían principalmente cerca de la costa, eran marineros y comerciantes notables, gracias a la posición geográfica de sus islas. Parece que en ese momento, las Cícladas exportaban más mercancías de las que importaban, [15] una circunstancia bastante inusual durante su historia. Las cerámicas encontradas en varios sitios de las Cícladas (Phylakopi en Milos, Aghia Irini en Kea y Akrotiri en Santorini) demuestran la existencia de rutas comerciales que van desde la Grecia continental a Creta pasando principalmente por las Cícladas occidentales, hasta finales de las Cícladas. Las excavaciones en estos tres sitios han descubierto vasos producidos en el continente o en Creta e importados a las islas. [dieciséis]

Se sabe que hubo artesanos especializados: fundadores, herreros, ceramistas y escultores, pero es imposible decir si se ganaban la vida con su trabajo. [13] La obsidiana de Milos siguió siendo el material dominante para la producción de herramientas, incluso después del desarrollo de la metalurgia, ya que era menos costoso. Se han encontrado herramientas que estaban hechas de un bronce primitivo, una aleación de cobre y arsénico. El cobre provenía de Kythnos y ya contenía un alto volumen de arsénico. El estaño, cuya procedencia no se ha determinado, se introdujo más tarde en las islas, después del final de la civilización cicládica. El bronce más antiguo que contiene estaño se encontró en Kastri en Tinos (que data de la época de la cultura Phylakopi) y su composición prueba que provienen de Troad, ya sea como materias primas o como productos terminados. [17] Por lo tanto, existían intercambios comerciales entre Troad y Cyclades.

Estas herramientas se utilizaron para trabajar el mármol, sobre todo procedente de Naxos y Paros, ya sea para los célebres ídolos de las Cícladas o para jarrones de mármol. Parece que el mármol no se extraía entonces, como hoy, de las minas, sino que se extraía en grandes cantidades. [17] El esmeril de Naxos también proporcionó material para pulir. Finalmente, la piedra pómez de Santorini permitió un acabado perfecto. [17]

Los pigmentos que se pueden encontrar en las estatuillas, así como en las tumbas, también se originaron en las islas, así como la azurita para el azul y el mineral de hierro para el rojo. [17]

Finalmente, los habitantes abandonaron la orilla del mar y se trasladaron hacia las cumbres de las islas dentro de recintos fortificados redondeados por torres redondas en las esquinas. Fue en este momento cuando la piratería pudo haber aparecido por primera vez en el archipiélago. [12]

Minoicos y micénicos Editar

Los cretenses ocuparon las Cícladas durante el segundo milenio antes de Cristo, luego los micénicos desde el 1450 a. C. y los dorios desde el 1100 a. C. Las islas, debido a su tamaño relativamente pequeño, no pudieron luchar contra estos poderes altamente centralizados. [11]

Fuentes literarias Editar

Tucídides escribe que Minos expulsó a los primeros habitantes del archipiélago, los carianos, [18] cuyas tumbas eran numerosas en Delos. [19] Herodoto especifica que los carianos eran súbditos del rey Minos y se llamaban Leleges en ese momento. [20] Eran completamente independientes ("no pagaban tributo"), pero proporcionaban marineros para los barcos de Minos.

Según Herodoto, los carianos fueron los mejores guerreros de su tiempo y enseñaron a los griegos a colocar plumas en sus cascos, representar insignias en sus escudos y usar correas para sujetarlos.

Más tarde, los dorios expulsarían a los carianos de las Cícladas, los primeros fueron seguidos por los jonios, que convirtieron la isla de Delos en un gran centro religioso. [21]

Influencia cretense Editar

Se conocen quince asentamientos de las Cícladas medias (c. 2000-1600 a. C.). Los tres mejor estudiados son Aghia Irini (IV y V) en Kea, Paroikia en Paros y Phylakopi (II) en Milos. La ausencia de una ruptura real (a pesar de un estrato de ruinas) entre Phylakopi I y Phylakopi II sugiere que la transición entre los dos no fue brutal. [22] La principal prueba de una evolución de una etapa a la siguiente es la desaparición de los ídolos cicládicos de las tumbas, [22] que, por el contrario, cambiaron muy poco, habiendo permanecido en cistas desde el Neolítico. [23]

Las Cícladas también experimentaron una diferenciación cultural. Un grupo en el norte alrededor de Kea y Syros tendía a acercarse al noreste del Egeo desde un punto de vista cultural, mientras que las Cícladas del Sur parecen haber estado más cerca de la civilización cretense. [22] La antigua tradición habla de un imperio marítimo minoico, una imagen arrolladora que exige algunos matices, pero sin embargo es innegable que Creta terminó teniendo influencia sobre todo el Egeo. Esto comenzó a sentirse con más fuerza a partir de las Cícladas Tardías, o Minoan Tardío (de 1700/1600 aC), especialmente con respecto a la influencia de Knossos y Cydonia. [24] [25] Durante el período minoico tardío, se atestiguan contactos importantes en la cerámica minoica de Kea, Milos y Santorini y se han encontrado elementos arquitectónicos (polythyra, claraboyas, frescos), así como signos de Lineal A. [24] Los fragmentos encontrados en las otras Cícladas parecen haber llegado allí indirectamente desde estas tres islas. [24] Es difícil determinar la naturaleza de la presencia minoica en las Cícladas: colonias de colonos, protectorado o puesto comercial. [24] Durante un tiempo se propuso que los grandes edificios de Akrotiri en Santorini (la Casa del Oeste) o en Phylakopi podrían ser los palacios de gobernadores extranjeros, pero no existe ninguna prueba formal que respalde esta hipótesis. Asimismo, existen muy pocas pruebas arqueológicas de un distrito exclusivamente cretense, como sería típico de una colonia de colonos. Parece que Creta defendió sus intereses en la región a través de agentes que podrían jugar un papel político más o menos importante. De esta forma la civilización minoica protegió sus rutas comerciales. [24] Esto también explicaría por qué la influencia cretense fue más fuerte en las tres islas de Kea, Milos y Santorini. Las Cícladas eran una zona comercial muy activa. El eje occidental de estos tres fue de suma importancia. Kea fue la primera parada del continente, siendo la más cercana, cerca de las minas de Laurium Milos redistribuidas al resto del archipiélago y siguió siendo la principal fuente de obsidiana y Santorini jugó para Creta el mismo papel que Kea hizo para Attica. [26]

La gran mayoría del bronce se siguió haciendo con arsénico y el estaño avanzó muy lentamente en las Cícladas, comenzando en el noreste del archipiélago. [27]

Los asentamientos eran pequeños pueblos de marineros y agricultores, [12] a menudo fuertemente fortificados. [23] Las casas, rectangulares, de una a tres habitaciones, estaban adosadas, de tamaño y construcción modestas, a veces con un piso superior, organizadas más o menos regularmente en bloques separados por carriles pavimentados. [23] No hubo palacios como los que se encontraron en Creta o en el continente. [12] Tampoco se han encontrado “tumbas reales” en las islas. Aunque mantuvieron más o menos su independencia política y comercial, parece que desde una perspectiva religiosa, la influencia cretense fue muy fuerte. Los objetos de culto (rita zoomorfa, mesas de libación, etc.), ayudas religiosas como baños pulidos y los temas que se encuentran en los frescos son similares en Santorini o Phylakopi y en los palacios cretenses. [28]

La explosión en Santorini (entre el IA de finales de Minoan y el IB de finales de Minoan) enterró y preservó un ejemplo de un hábitat: Akrotiri.

Las excavaciones realizadas desde 1967 han descubierto un área edificada que cubre una hectárea, sin contar la muralla defensiva. [29] El trazado discurría en línea recta, con una red más o menos ortogonal de calles pavimentadas y dotadas de desagües. Los edificios tenían de dos a tres pisos y carecían de tragaluces y patios que daban a la calle que proporcionaran aire y luz. La planta baja contenía la escalera y las habitaciones que servían de almacenes o talleres, las habitaciones del siguiente piso, un poco más grandes, tenían un pilar central y estaban decoradas con frescos. Las casas tenían techos adosados ​​colocados sobre vigas sin escuadrar, cubiertas con una capa vegetal (algas u hojas) y luego varias capas de tierra arcillosa, [29] práctica que continúa en las sociedades tradicionales hasta el día de hoy.

Desde el comienzo de las excavaciones en 1967, el arqueólogo griego Spiridon Marinatos señaló que la ciudad había sufrido una primera destrucción, debido a un terremoto, antes de la erupción, ya que algunos de los objetos enterrados eran ruinas, mientras que un volcán solo pudo haberlos dejado intactos. . [30] Casi al mismo tiempo, el sitio de Aghia Irini en Kea también fue destruido por un terremoto. [24] Una cosa es cierta: después de la erupción, las importaciones minoicas dejaron de llegar a Aghia Irini (VIII), para ser reemplazadas por importaciones micénicas. [24]

Cícladas tardías: dominación micénica Editar

Entre mediados del siglo XV a.C. y mediados del siglo XI a.C., las relaciones entre las Cícladas y el continente pasaron por tres fases. [31] Aproximadamente alrededor de 1250 a. C. (tardío heládico III A-B1 o comienzo de finales de las Cícladas III), la influencia micénica se sintió sólo en Delos, [32] en Aghia Irini (en Kea), en Phylakopi (en Milos) y quizás en Grotta (en Naxos). Ciertos edificios recuerdan los palacios continentales, sin pruebas definitivas, pero se han encontrado elementos típicamente micénicos en santuarios religiosos. [31] Durante la época de disturbios acompañados de destrucción que experimentaron los reinos continentales (tardío heládico III B), las relaciones se enfriaron, llegando a detenerse (como lo indica la desaparición de objetos micénicos de los correspondientes estratos de las islas). Además, algunos sitios de la isla construyeron fortificaciones o mejoraron sus defensas (como Phylakopi, pero también Aghios Andreas en Siphnos y Koukounaries en Paros). [31] Las relaciones se reanudaron durante el Heládico Tardío III C. A la importación de objetos (tinajas con asas decoradas con calamares) se sumó también el movimiento de pueblos con migraciones provenientes del continente. [31] En Mykonos se ha encontrado una tumba en forma de colmena, característica de las tumbas micénicas continentales. [32] Las Cícladas fueron ocupadas continuamente hasta que la civilización micénica comenzó a declinar.

Llegada jónica Editar

Los jonios vinieron del continente alrededor del siglo X a.C., estableciendo el gran santuario religioso de Delos alrededor de tres siglos después. los Himno homérico a Apolo (cuya primera parte puede datar del siglo VII a. C.) alude a panegíricos jónicos (que incluían competiciones atléticas, canciones y bailes). [33] Las excavaciones arqueológicas han demostrado que se construyó un centro religioso sobre las ruinas de un asentamiento que data de las Cícladas medias. [33]

Fue entre los siglos XII y VIII a.C. cuando se construyeron las primeras ciudades de las Cícladas, incluidas cuatro en Kea (Ioulis, Korissia, Piessa y Karthaia) y Zagora en Andros, cuyas casas estaban rodeadas por un muro fechado por arqueólogos en 850 ANTES DE CRISTO. [34] La cerámica indica la diversidad de la producción local, [35] y por lo tanto las diferencias entre las islas. Por tanto, parece que Naxos, el islote de Donoussa y sobre todo Andros tenían vínculos con Eubea, mientras que Milos y Santorini estaban en la esfera de influencia dórica. [36]

Zagora, uno de los asentamientos urbanos más importantes de la época que se ha podido estudiar, revela que el tipo de edificaciones tradicionales allí encontradas evolucionó poco entre el siglo IX a.C. y el siglo XIX. Las casas tenían techos planos hechos con losas de esquisto recubiertas de arcilla y esquinas truncadas diseñadas para permitir el paso de las bestias de carga con mayor facilidad. [37]

Un nuevo apogeo Editar

A partir del siglo VIII a. C., las Cícladas experimentaron un apogeo ligado en gran parte a sus riquezas naturales (obsidiana de Milos y Sifnos, plata de Syros, piedra pómez de Santorini y mármol, principalmente de Paros). [35] Esta prosperidad también se puede ver en la participación relativamente débil de las islas en el movimiento de colonización griega, aparte del establecimiento de Cirene en Santorini. [38] Las ciudades de las Cícladas celebraron su prosperidad a través de grandes santuarios: el tesoro de Sifnos, la columna naxiana en Delfos o la terraza de leones ofrecida por Naxos a Delos.

Era clásica Editar

La riqueza de las ciudades de las Cícladas atrajo así el interés de sus vecinos. Poco después de la construcción del tesoro de Sifnos en Delfos, las fuerzas de Samos saquearon la isla en el 524 a. C. [39] A finales del siglo VI a. C., Lygdamis, tirano de Naxos, gobernó algunas de las otras islas durante un tiempo. [39]

Los persas intentaron tomar las Cícladas a principios del siglo V a. C. Aristagoras, sobrino de Histiaeus, tirano de Miletus, lanzó una expedición con Artaphernes, sátrapa de Lydia, contra Naxos. Esperaba controlar todo el archipiélago después de tomar esta isla. En el camino hacia allí, Aristágoras se peleó con el almirante Megabetes, quien traicionó a la fuerza al informar a Naxos del acercamiento de la flota. Los persas renunciaron temporalmente a sus ambiciones en las Cícladas debido a la revuelta jónica. [40]

Median Wars Editar

Cuando Darío lanzó su expedición contra Grecia, ordenó a Datis y Artafernes que tomaran las Cícladas. [40] Saquearon Naxos, [39] Delos se salvó por razones religiosas, mientras que Sifnos, Serifos y Milos prefirieron someterse y entregar rehenes. [40] Así, las islas pasaron bajo control persa. Después de Maratón, Milcíades se propuso reconquistar el archipiélago, pero fracasó ante Paros. [40] Los isleños proporcionaron a la flota persa sesenta y siete barcos, [41] pero en vísperas de la batalla de Salamina, seis o siete barcos de las Cícladas (de Naxos, Kea, Kythnos, Serifos, Sifnos y Milos) pasarían de el lado griego. [40] Así, las islas ganaron el derecho a aparecer en el trípode consagrado en Delfos.

Temístocles, persiguiendo a la flota persa a través del archipiélago, también trató de castigar a las islas más comprometidas con respecto a los persas, un preludio de la dominación ateniense. [40]

En 479 a.C., ciertas ciudades de las Cícladas (en Kea, Milos, Tinos, Naxos y Kythnos) estuvieron presentes junto a otros griegos en la batalla de Platea, como lo atestigua el pedestal de la estatua consagrada a Zeus el Olímpico, descrita por Pausanias. [42]

Ligas Delian Editar

Cuando el peligro mediano había sido rechazado del territorio de la Grecia continental y el combate estaba teniendo lugar en las islas y en Jonia (Asia Menor), las Cícladas entraron en una alianza que vengaría a Grecia y devolvería los daños causados ​​por los persas. saqueos de sus posesiones. Esta alianza fue organizada por Atenas y comúnmente se llama la primera Liga de Delos. Desde 478-477 a. C., las ciudades en coalición proporcionaron barcos (por ejemplo, Naxos) o especialmente un tributo de plata. La cantidad del tesoro adeuda se fijó en cuatrocientos talentos, que fueron depositados en el santuario de Apolo en la isla sagrada de Delos. [43]

Con bastante rapidez, Atenas comenzó a comportarse de manera autoritaria con sus aliados, antes de someterlos a su dominio total. Naxos se rebeló en el 469 a. C. [44] y se convirtió en la primera ciudad aliada en ser transformada en un estado subordinado por Atenas, luego de un asedio. [45] El tesoro se transfirió de Delos a la Acrópolis de Atenas alrededor del 454 a. C. [44] Así, las Cícladas entraron en el "distrito" de las islas (junto con Imbros, Lesbos y Skyros) y ya no contribuyeron a la Liga, excepto a través de cuotas de plata, cuya cantidad fue fijada por la Asamblea ateniense. El tributo no era demasiado oneroso, excepto después de una revuelta, cuando se incrementó como castigo. Aparentemente, la dominación ateniense a veces tomó la forma de cleruquías (por ejemplo, en Naxos y Andros). [44]

Al comienzo de la Guerra del Peloponeso, todas las Cícladas excepto Milos [46] y Santorini eran súbditos de Atenas. [47] Así, Tucídides escribe que soldados de Kea, Andros y Tinos participaron en la Expedición a Sicilia y que estas islas eran "sujetos tributarios". [48]

Las Cícladas rindieron tributo hasta el 404 a. C. Después de eso, experimentaron un período relativo de autonomía antes de ingresar a la segunda Liga de Delos y pasar nuevamente bajo el control de Atenas.

Según Quintus Curtius Rufus, después (o al mismo tiempo) de la Batalla de Issus, un contraataque persa dirigido por Pharnabazus condujo a la ocupación de Andros y Sifnos. [49]

Era helenística Editar

Un archipiélago disputado entre los reinos helenísticos Editar

Según Demóstenes [50] y Diodoro de Sículo, [51] el tirano tesalio Alejandro de Feras dirigió expediciones piratas en las Cícladas alrededor del 362 al 360 a. C. Sus barcos parecen haberse apoderado de varios barcos de las islas, entre ellos Tinos, y trajeron un gran número de esclavos. Las Cícladas se rebelaron durante la Tercera Guerra Sagrada (357-355 a. C.), que vio la intervención de Filipo II de Macedonia contra Fócida, aliada con Feras. Así empezaron a pasar a la órbita de Macedonia.

En su lucha por la influencia, los líderes de los reinos helenísticos a menudo proclamaban su deseo de mantener la "libertad" de las ciudades griegas, en realidad controladas por ellos y a menudo ocupadas por guarniciones.

Así, en 314 a. C., Antígono I Monoftalmo creó la Liga Nesiótica en torno a Tinos y su renombrado santuario de Poseidón y Anfitrite, menos afectado por la política que el santuario de Apolo en Delos. [52] Alrededor del 308 a. C., la flota egipcia de Ptolomeo I Soter navegó alrededor del archipiélago durante una expedición en el Peloponeso y "liberó" a Andros. [53] La Liga Nesiótica se elevaría lentamente al nivel de un estado federal al servicio de los Antigonids, y Demetrius I confió en ella durante sus campañas navales. [54]

Las islas luego pasaron bajo el dominio ptolemaico. Durante la Guerra de Cremonidean, se establecieron guarniciones de mercenarios en ciertas islas, entre ellas Santorini, Andros y Kea. [55] Pero, derrotados en la batalla de Andros en algún momento entre el 258 y el 245 a. C., [56] los Ptolomeos los cedieron a Macedonia, luego gobernados por Antígono II Gonatas. Sin embargo, debido a la revuelta de Alejandro, hijo de Craterus, los macedonios no pudieron ejercer un control completo sobre el archipiélago, que entró en un período de inestabilidad. Antígono III Doson volvió a poner las islas bajo control cuando atacó a Caria o cuando destruyó las fuerzas espartanas en Sellasia en el 222 a. C. Entonces Demetrio de Pharos devastó el archipiélago [57] y fue expulsado de él por los rodios. [52]

Felipe V de Macedonia, después de la Segunda Guerra Púnica, centró su atención en las Cícladas, que ordenó al pirata etolio Dicearchus devastar [58] antes de tomar el control e instalar guarniciones en Andros, Paros y Kythnos. [59]

Después de la batalla de Cynoscephalae, las islas pasaron a Rodas [59] y luego a los romanos. Rhodes daría un nuevo impulso a la Liga Nesiótica. [52]

Sociedad helenística Editar

En su trabajo sobre Tinos, Roland Étienne evoca una sociedad dominada por una “aristocracia” agraria y patriarcal marcada por una fuerte endogamia. Estas pocas familias tenían muchos hijos y parte de sus recursos derivaban de una explotación económica de la tierra (ventas, alquileres, etc.), caracterizada por Étienne como “chantaje rural”. [52] Este “mercado inmobiliario” fue dinámico por el número de herederos y la división de herencias en el momento de su transmisión. Solo la compra y venta de tierras podría generar propiedades coherentes. Parte de estos recursos financieros también podría invertirse en actividades comerciales. [52]

Esta endogamia puede tener lugar a nivel de clase social, pero también a nivel de todo el cuerpo de ciudadanos. Se sabe que los habitantes de Delos, aunque vivían en una ciudad con numerosos extranjeros, que a veces superaban en número a los ciudadanos, practicaron una forma muy fuerte de endogamia cívica durante todo el período helenístico. [60] Aunque no es posible decir si este fenómeno ocurrió sistemáticamente en todas las Cícladas, Delos sigue siendo un buen indicador de cómo la sociedad pudo haber funcionado en las otras islas. De hecho, las poblaciones circularon más ampliamente en el período helenístico que en épocas anteriores: de 128 soldados acuartelados en la guarnición de Santorini por los Ptolomeos, la gran mayoría procedía de Asia Menor [61] a finales del siglo I a. C., Milos había una gran población judía. [62] Se debatió si debía mantenerse la condición de ciudadano. [60]

La era helenística dejó un legado imponente para algunas de las Cícladas: torres en gran número: en Amorgos [63] en Sifnos, donde se contaron 66 en 1991 [64] y en Kea, donde se identificaron 27 en 1956. [65] No todas podrían haber sido torres de observación, [65] como a menudo se conjetura. [63] Entonces, una gran cantidad de ellos en Sifnos se asoció con las riquezas minerales de la isla, pero esta cualidad no existía en Kea [65] o Amorgos, que en cambio tenían otros recursos, como productos agrícolas. Por tanto, las torres parecen haber reflejado la prosperidad de las islas durante la era helenística. [sesenta y cinco]

El poder comercial de Delos Editar

Cuando Atenas lo controlaba, Delos era únicamente un santuario religioso. Existía un comercio local y ya, el "banco de Apolo" aprobó préstamos, principalmente a las ciudades de las Cícladas. [66] En 314 a. C., la isla obtuvo su independencia, aunque sus instituciones eran un facsímil de las atenienses. Su pertenencia a la Liga Nesiótica la colocó en la órbita de los Ptolomeos hasta el 245 a. C. [66] La actividad bancaria y comercial (en almacenes de trigo y esclavos) se desarrolló rápidamente. En el 167 a. C., Delos se convirtió en puerto franco (ya no se cobraban aduanas) y volvió a pasar bajo control ateniense. [67] La ​​isla experimentó entonces una verdadera explosión comercial, [66] especialmente después del 146 a. C., cuando los romanos, los protectores de Delos, destruyeron a uno de sus grandes rivales comerciales, Corinto. [68] Los comerciantes extranjeros de todo el Mediterráneo establecieron negocios allí, como lo indica la terraza de los dioses extranjeros. Además, una sinagoga está atestiguada en Delos a mediados del siglo II a.C. [69] Se estima que en el siglo II a. C., Delos tenía una población de aproximadamente 25.000 habitantes. [70]

El notorio “ágora de los italianos” era un inmenso mercado de esclavos. Las guerras entre reinos helenísticos fueron la principal fuente de esclavos, así como de piratas (que asumieron la condición de comerciantes al entrar en el puerto de Delos). Cuando Estrabón (XIV, 5, 2) se refiere a diez mil esclavos vendidos cada día, es necesario agregar matices a esta afirmación, ya que el número podría ser la forma del autor de decir “muchos”. Además, algunos de estos "esclavos" eran a veces prisioneros de guerra (o personas secuestradas por piratas) cuyo rescate se pagaba inmediatamente al desembarcar. [71]

Esta prosperidad provocó celos y nuevas formas de "intercambios económicos": en 298 a. C., Delos transfirió al menos 5.000 dracmas a Rodas para su "protección contra los piratas" a mediados del siglo II a. C., los piratas etolios lanzaron un llamado a licitación para el Mundo egeo para negociar la tarifa que se pagará a cambio de protección contra sus exacciones. [72]

Las Cícladas en la órbita de Roma Editar

Las razones de la intervención de Roma en Grecia desde el siglo III a.C. son muchas: una llamada de auxilio de las ciudades de Iliria a la lucha contra Felipe V de Macedonia, cuya política naval inquietaba a Roma y que había sido aliado de Aníbal o asistencia a los adversarios de Macedonia. en la región (Pérgamo, Rodas y la Liga Aquea). Después de su victoria en la batalla de Cynoscephalae, Flaminius proclamó la "liberación" de Grecia. Tampoco faltaron los intereses comerciales como factor en la participación de Roma. Delos se convirtió en puerto libre bajo la protección de la República Romana en el 167 a. C. Así, los comerciantes italianos se hicieron más ricos, más o menos a expensas de Rodas y Corinto (finalmente destruidas el mismo año que Cartago en 146 a. C.). [73] El sistema político de la ciudad griega, en el continente y en las islas, se mantuvo, de hecho se desarrolló, durante los primeros siglos del Imperio Romano. [74]

Según ciertos historiadores, las Cícladas se incluyeron en la provincia romana de Asia alrededor de 133-129 aC [52] [75] otros las ubican en la provincia de Acaya [76] al menos, no se dividieron entre estas dos provincias. [77] La ​​prueba definitiva no sitúa a las Cícladas en la provincia de Asia hasta la época de Vespasiano y Domiciano.

En el 88 a. C., Mitrídates VI del Ponto, después de expulsar a los romanos de Asia Menor, se interesó por el Egeo. Su general Arquelao tomó Delos y la mayor parte de las Cícladas, que confió a Atenas debido a su declaración de favor para Mitrídates. Delos logró volver al redil romano. Como castigo, la isla fue devastada por las tropas de Mitrídates. Veinte años después, fue nuevamente destruido, asaltado por piratas aprovechando la inestabilidad regional. [78] Las Cícladas vivieron entonces un período difícil. La derrota de Mitrídates por Sila, Lúculo y luego Pompeyo devolvió el archipiélago a Roma. En el 67 a. C., Pompeyo provocó la desaparición de la piratería, que había surgido durante varios conflictos, de la región. Dividió el Mediterráneo en diferentes sectores liderados por lugartenientes. Marcus Terentius Varro Lucullus fue puesto a cargo de las Cícladas. [79] Así, Pompeyo trajo de vuelta la posibilidad de un próspero comercio para el archipiélago. [80] Sin embargo, parece que un alto costo de vida, las desigualdades sociales y la concentración de la riqueza (y el poder) fueron la regla para las Cícladas durante la época romana, con su flujo de abuso y descontento. [52]

Augusto, habiendo decidido que aquellos a quienes exilió solo podían residir en islas a más de 400 estadios (50 km) del continente, [81] las Cícladas se convirtieron en lugares de exilio, principalmente Gyaros, Amorgos y Serifos. [82]

Vespasiano organizó el archipiélago de las Cícladas en una provincia romana. [80] Bajo Diocleciano, existió una "provincia de las islas" que incluía las Cícladas. [83]

La cristianización parece haber ocurrido muy temprano en las Cícladas. Las catacumbas de Trypiti en Milos, únicas en el Egeo y en Grecia, de mano de obra muy simple, así como las pilas bautismales muy cercanas, confirman que existió una comunidad cristiana en la isla al menos desde el siglo III o IV. [84]

A partir del siglo IV, las Cícladas volvieron a experimentar los estragos de la guerra. En 376, los godos saquearon el archipiélago. [80]

Período bizantino Editar

Organización administrativa Editar

Cuando el Imperio Romano se dividió, el control de las Cícladas pasó al Imperio Bizantino, que las retuvo hasta el siglo XIII.

Al principio, la organización administrativa se basó en provincias pequeñas. Durante el gobierno de Justiniano I, las Cícladas, Chipre y Caria, junto con Moesia Secunda (actual norte de Bulgaria) y Scythia Minor (Dobruja), se reunieron bajo la autoridad de la quaestura exercitus establecido en Odessus (ahora Varna). Poco a poco, los temas se fueron configurando, comenzando con el reinado de Heraclio a principios del siglo VII. En el siglo X se estableció el tema del Mar Egeo que incluía las Cícladas, las Espóradas, Quíos, Lesbos y Lemnos. De hecho, el tema del Egeo en lugar de un ejército suministró marineros a la armada imperial. Parece que más adelante, el control del gobierno central sobre las pequeñas entidades aisladas que eran las islas disminuyó lentamente: la defensa y la recaudación de impuestos se hicieron cada vez más difíciles. A principios del siglo XII, se habían vuelto imposibles, por lo que Constantinopla había renunciado a mantenerlos. [85]

Conflictos y migraciones entre islas Editar

En 727, las islas se rebelaron contra el iconoclasta emperador León el Isauriano. Cosme, puesto a la cabeza de la rebelión, fue proclamado emperador, pero falleció durante el asedio de Constantinopla. Leo restableció brutalmente su autoridad sobre las Cícladas al enviar una flota que utilizó fuego griego. [86]

En 769, las islas fueron devastadas por los eslavos.

A principios del siglo IX, los sarracenos, que controlaron Creta desde 829, [87] amenazaron las Cícladas y lanzaron incursiones allí durante más de un siglo. Naxos tuvo que rendirles un homenaje. [88] Por tanto, las islas quedaron parcialmente despobladas: el Vida de San Theoktistos de Lesbos dice que Paros estaba desierto en el siglo IX y que allí solo se encontraban cazadores. [83] Los piratas sarracenos de Creta, habiéndolo tomado durante una incursión en Lesbos en 837, se detendrían en Paros en el viaje de regreso y allí intentarían saquear la iglesia de Panaghia Ekatontopiliani Nicetas, al servicio de León VI el Sabio, registrado los daños. [87] En 904, Andros, Naxos y otros de las Cícladas fueron saqueados por una flota árabe que regresaba de Salónica, que acababa de saquear. [87]

Fue durante este período del Imperio Bizantino que las aldeas dejaron el borde del mar hacia terrenos más altos en las montañas: Lefkes en lugar de Paroikia en Paros o la meseta de Traghea en Naxos. [89] Este movimiento, debido a un peligro en la base, también tuvo efectos positivos. En las islas más grandes, las llanuras interiores eran fértiles y adecuadas para nuevos desarrollos.Así fue durante el siglo XI, cuando Palaiopoli fue abandonada en favor de la llanura de Messaria en Andros, cuando se introdujo la cría de gusanos de seda, que aseguró la riqueza de la isla hasta el siglo XIX. [90]

En 1204, la Cuarta Cruzada tomó Constantinopla y los conquistadores se dividieron el Imperio Bizantino entre ellos. La soberanía nominal sobre las Cícladas recayó en los venecianos, quienes anunciaron que dejarían la administración de las islas a quien fuera capaz de administrarla en su nombre. En efecto, la República Más Serena no pudo hacer frente a los gastos de una nueva expedición. [91] Esta noticia generó entusiasmo. Numerosos aventureros armaron flotas a sus propias expensas, entre ellos un rico veneciano residente en Constantinopla, Marco Sanudo, sobrino del dogo Enrico Dandolo. Sin ninguna dificultad, tomó Naxos en 1205 y en 1207, controló las Cícladas, junto con sus camaradas y familiares. [91] Su primo Marino Dandolo se convirtió en señor de los otros parientes de Andros, los hermanos Andrea y Geremia Ghisi (o Ghizzi) se hicieron dueños de Tinos y Mykonos, y tenían feudos en Kea y Serifos la familia Pisani tomó Kea Santorini fue a Jaccopo Barozzi Leonardo Foscolo recibió Anafi [91] [92] Pietro Guistianini y Domenico Michieli compartieron Serifos y mantuvieron feudos en Kea, la familia Quirini gobernó Amorgos. [92] [93] Marco Sanudo fundó el Ducado de Naxos con las islas principales como Naxos, Paros, Antiparos, Milos, Sifnos, Kythnos y Syros. [91] Los duques de Naxos se convirtieron en vasallos del emperador latino de Constantinopla en 1210 e impusieron el sistema feudal occidental en las islas que gobernaban. En las Cícladas, Sanudo era el soberano y los demás sus vasallos. Por lo tanto, Venecia ya no se beneficiaba directamente de esta conquista, incluso si el ducado dependía nominalmente de ella y se había estipulado que no podía transmitirse sino a un veneciano. Sin embargo, la República había encontrado ventajas allí: el archipiélago se había deshecho de los piratas, y también de los genoveses, y la ruta comercial a Constantinopla se hizo más segura. [91] Los centros de población comenzaron a descender hacia las costas y una vez allí, fueron fortificados por sus señores latinos. Ejemplos incluyen Paroikia en Paros, y los puertos en Naxos y Antiparos.

El derecho consuetudinario del Principado de Acaya, el Assizes de Rumania, se convirtió rápidamente en la base de la legislación de las islas. [94] En efecto, a partir de 1248, el duque de Naxos se convirtió en vasallo de Guillermo II de Villehardouin y, por tanto, a partir de 1278 de Carlos I de Nápoles. [88] El sistema feudal se aplicó incluso para las propiedades más pequeñas, lo que tuvo el efecto de crear una élite local importante. Los nobles "francos" reprodujeron el estilo de vida señorial que habían dejado atrás, construyeron "castillos" donde mantuvieron cortes. Los lazos del matrimonio se sumaron a los de vasallaje. Los feudos circularon y se fragmentaron a lo largo de sucesivas dotes y herencias. Así , en 1350, quince señores, de los cuales once eran de la familia Michieli, ocupaban Kea (120 km 2 de superficie y, en ese momento, varias decenas de familias) [92].

Sin embargo, este sistema feudal "franco" (el término griego desde las Cruzadas para todo lo que venía de Occidente) se superpuso al sistema administrativo bizantino, preservado por los nuevos señores impuestos y feudales. corvées se aplicaron sobre la base de las divisiones administrativas bizantinas y el cultivo de feudos continuó según las técnicas bizantinas. [94] La propiedad bizantina y la ley matrimonial también permanecieron en vigor para la población local de origen griego. [88] La misma situación existía en el ámbito religioso: aunque la jerarquía católica era dominante, la jerarquía ortodoxa perduraba y, a veces, cuando el sacerdote católico no estaba disponible, la misa la celebraba su homólogo ortodoxo. [94] Las dos culturas se mezclaron estrechamente. Esto se puede ver en los motivos del bordado popular en las Cícladas. Las influencias italianas y venecianas están marcadamente presentes allí. [95]

En las décadas de 1260 y 1270, los almirantes Alexios Doukas Philanthropenos y Licario lanzaron un intento de reconquistar el Egeo en nombre de Michael VIII Palaiologos, el emperador bizantino. Esto no pudo tomar Paros y Naxos, [83] [88] pero ciertas islas fueron conquistadas y mantenidas por los bizantinos entre 1263 y 1278. [96] [97] En 1292, Roger de Lauria devastó Andros, Tinos, Mykonos y Kythnos. [96] quizás como consecuencia de la guerra que entonces se libraba entre Venecia y Génova. [97] A principios del siglo XIV, los catalanes hicieron su aparición en las islas, poco antes que los turcos. [97] En efecto, el declive de los selyúcidas dejó el campo abierto en Asia Menor a un cierto número de principados turcomanos, los más cercanos al mar comenzaron a lanzar incursiones en el archipiélago a partir de 1330 en las que las islas fueron saqueadas y saqueadas regularmente. sus habitantes llevados a la esclavitud. [97] Así, las Cícladas experimentaron un declive demográfico. Incluso cuando los otomanos comenzaron a imponerse y unificar Anatolia, las expediciones continuaron hasta mediados del siglo XV, en parte debido al conflicto entre los venecianos y los otomanos. [97]

El Ducado de Naxos pasó temporalmente bajo protección veneciana en 1499-1500 y 1511-1517. [88] Alrededor de 1520, los antiguos feudos de Ghisi (Tinos y Mykonos) pasaron bajo el control directo de la República de Venecia. [97]

Conquista y administración de las islas Editar

Hayreddin Barbarroja, Gran Almirante de la Armada Otomana, tomó las islas para los turcos en dos incursiones, en 1537 y 1538. El último en someterse fue Tinos, en manos venecianas desde 1390, en 1715. [94]

Esta conquista supuso un problema para la Sublime Porte. No fue posible, económica y militarmente, dejar una guarnición en cada isla. [98] Además, la guerra que estaba llevando a cabo era contra Venecia, no contra las otras potencias occidentales. Así, como Sifnos pertenecía a una familia boloñesa, los Gozzadini, y la Puerta no estaba en guerra con Bolonia, permitió que esta familia gobernara la isla. [98] Asimismo, el Sommaripa tenía a Andros. Argumentaron que eran de hecho franceses, originarios de las orillas del Somme (Sommaripa es la forma italianizada de Sommerive), para pasar bajo la protección de las capitulaciones. [98] En otros lugares también fue más fácil, utilizando este modelo, dejar en su lugar a las familias gobernantes que pasaron bajo la soberanía otomana. La mayor de las Cícladas mantuvo sus señores latinos, pero pagó un impuesto anual a la Puerta como señal de su nuevo vasallaje. Cuatro de las islas más pequeñas se encontraron bajo la administración otomana directa. [94] Mientras tanto, Juan IV Crispo, que gobernó el ducado de Naxos entre 1518 y 1564, mantuvo una corte suntuosa, intentando imitar el Renacimiento occidental. [99] Giovanfrancesco Sommaripa, señor de Andros, se hizo odiado por sus súbditos. [99] Además, en la década de 1560, la coalición entre el Papa, los venecianos y los españoles (la futura Liga Santa que triunfaría en Lepanto) se estaba estableciendo, y los señores latinos de las Cícladas estaban siendo buscados y parecían listo para unirse al esfuerzo (financiera y militarmente). [99] Finalmente, los piratas de Berbería también continuaron saqueando las islas de vez en cuando. Finalmente, los isleños enviaron una delegación a Constantinopla para alegar que ya no podían seguir sirviendo a dos amos. [99] El ducado de Naxos, al que se había añadido Andros, pasó a Joseph Nasi, un confidente del sultán en 1566. Nunca visitó "sus" islas, dejando su administración a un noble local, Coronello. [99] Sin embargo, como las islas eran de su propiedad directa y personal, la administración otomana nunca se impuso allí. [94] Las propiedades territoriales se dejaron intactas, a diferencia de otras tierras cristianas conquistadas por los otomanos. De hecho, quedaron en manos de sus antiguos dueños feudales, quienes mantuvieron sus costumbres y privilegios tradicionales. [99]

Después de la muerte de Nasi, siguieron varios señores de Naxos, de naturaleza cada vez más virtual, y poco a poco, las islas se deslizaron bajo la administración otomana normal. Fueron otorgados al Kapudan Pasha (gran almirante de la marina otomana), es decir, sus ingresos fueron para él. [99] Solo iba allí una vez al año, con toda su flota, para recibir la suma total de impuestos que se le adeudaban. Fue en la bahía de Drios, al sureste de Paros, donde echaría el ancla.

Al mismo tiempo, el Divan rara vez envió oficiales y gobernadores para dirigir las Cícladas en su propio nombre. Hubo intentos de instalar kadis y beys en cada isla grande, pero los piratas cristianos los secuestraron en cantidades tan grandes para venderlos a Malta que la Puerta tuvo que abandonar tales planes. Después, las islas solo fueron gobernadas desde lejos. Magistrados locales, a menudo llamados epitropes, gobernados localmente su función principal era la recaudación de impuestos. [94] En 1580, la Puerta, a través de un ahdname (acuerdo), concedió privilegios a la mayor de las Cícladas (las del Ducado de Joseph Nasi). A cambio de un tributo anual que comprendía un impuesto de capitación y protección militar, los terratenientes cristianos (católicos y ortodoxos) mantuvieron sus tierras y su posición dominante, negociando impuestos para su comunidad. [94]

Así nació una ley local específica, una mezcla de costumbres feudales, tradiciones bizantinas, derecho canónico ortodoxo y exigencias otomanas, todas adaptadas a la situación particular de la isla. Esta idiosincrasia legal significaba que solo las autoridades nativas podían desenredar los casos. Incluso el idioma de los documentos emitidos era una mezcla de italiano, griego y turco. [100] Esta fue una razón adicional para la ausencia de la administración otomana. [101]

Población y economía Editar

Económica y demográficamente, las Cícladas habían sufrido duramente las exacciones primero de los piratas turcomanos y berberiscos, y luego (en el siglo XVII) de los piratas cristianos. Después de la derrota en Lepanto, Uluç Ali Reis, el nuevo Kapudan Pasha, inició una política de repoblación de las islas. Por ejemplo, en 1579 se autorizó al sacerdote ortodoxo Pothetos de Amorgos a asentar colonos en Ios, una isla casi desierta. [102] Kimolos, saqueado por piratas cristianos en 1638, fue repoblado con colonos Sifniot en 1646. [103] Cristianos albaneses, que ya habían emigrado hacia el Peloponeso durante el Despotado de Morea o que habían sido trasladados a Kythnos por los venecianos. , fueron invitados por el Imperio Otomano a instalarse en Andros. [90]

El paso regular de piratas, de cualquier origen, tuvo otra consecuencia: las cuarentenas claramente no se obedecieron y las epidemias devastarían las islas. Así, la plaga descendió sobre Milos en 1687, 1688 y 1689, cada vez durante más de tres meses. La epidemia de 1689 se cobró 700 vidas de una población total de 4.000. La plaga regresó en 1704, acompañada de ántrax, y mató a casi todos los niños de la isla. [104]

La ausencia de distribución de tierras a los colonos musulmanes, junto con la falta de interés de los turcos por el mar, sin mencionar el peligro que representaban los piratas cristianos, hizo que muy pocos turcos se trasladaran a las islas. Solo Naxos recibió a varias familias turcas. [105]

Las Cícladas tenían recursos limitados y dependían de las importaciones para su suministro de alimentos. [106] Las grandes islas (principalmente Naxos y Paros) eran, por supuesto, las más fértiles debido a sus montañas, que retenían agua, y debido a sus llanuras costeras. [107]

Lo poco que se producía en las islas se dirigía, como desde la prehistoria, a un intenso comercio que permitía compartir los recursos. El vino de Santorini, la madera de Folegandros, la sal de Milos o el trigo de Sikinos circulaban por el archipiélago. Se criaron gusanos de seda en Andros y la materia prima se hiló en Tinos y Kea. No todos los productos estaban destinados al mercado local: Milos envió su piedra de molino hasta Francia y los sombreros de paja de Sifnos (cuya producción habían introducido los señores francos) también partieron hacia Occidente. [108] En 1700, un año muy escaso, el puerto de Marsella recibió once barcos y treinta y siete botes procedentes de las Cícladas. También ingresaron a la ciudad ese año 231,000 libras de trigo 150,000 libras de aceite 58,660 libras de seda de Tinos 14,400 libras de queso 7,635 libras de lana 5,019 libras de arroz 2,833 libras de piel de cordero 2,235 libras de algodón 1,881 libras de cera 1,065 libras de esponja. [109]

Las Cícladas también fueron el centro del comercio de trigo de contrabando hacia Occidente. En años con buenas cosechas, las ganancias eran grandes, pero en años de malas cosechas, la actividad dependía de la buena voluntad de las autoridades otomanas, que deseaban una mayor parte de la riqueza o un avance profesional al hacerse notar en una lucha contra este contrabando. Estas fluctuaciones fueron lo suficientemente importantes para que Venecia siguiera de cerca las nominaciones de los "oficiales" otomanos en el Archipiélago. [110]

Por tanto, la actividad comercial mantuvo su importancia para las Cícladas. Parte de esta actividad estaba vinculada a la piratería, sin incluir el contrabando. Algunos comerciantes se habían especializado en la compra de saqueo y el suministro de provisiones. Otros habían desarrollado una economía de servicios orientada hacia estos piratas: abarcaba tabernas y prostitutas. A finales del siglo XVII, las islas donde pasaban el invierno se ganaban la vida únicamente con su presencia: Milos, Mykonos y sobre todo Kimolos, [111] que debe su nombre latino, Argentieri, tanto al color de sus playas o de sus míticas minas de plata como a las cantidades gastadas por los piratas. Esta situación provocó una diferenciación entre las islas mismas: por un lado las islas piratas (principalmente estas tres), y por el otro, las respetuosas de la ley, encabezadas por el devoto ortodoxo Sifnos, donde abrió la primera escuela griega de las Cícladas. en 1687 y donde las mujeres incluso se cubrieron el rostro. [104]

Durante las guerras que enfrentaron a Venecia contra el Imperio Otomano por la posesión de Creta, los venecianos lideraron un gran contraataque en 1656 que les permitió cerrar los Dardanelos de manera eficiente. Por lo tanto, la armada otomana no pudo proteger las Cícladas, que fueron explotadas sistemáticamente por los venecianos durante una docena de años. El proverbio de las Cícladas, "Es mejor ser masacrado por los turcos que ser dado como forraje a los venecianos" parece remontarse al período de estas exacciones. Cuando la armada otomana logró romper el bloqueo veneciano y los occidentales se vieron obligados a retirarse, estos últimos devastaron las islas, los bosques y los olivares fueron destruidos y todo el ganado fue robado. [112] Una vez más, la economía de las Cícladas comenzó a sufrir.

Las Cícladas: un campo de batalla entre ortodoxos y católicos Editar

El sultán, como en todas partes de sus territorios griegos, favoreció a la Iglesia ortodoxa griega. Consideraba al Patriarca Ecuménico como el líder de los griegos dentro del Imperio. Este último era responsable del buen comportamiento de los griegos y, a cambio, se le otorgó un gran poder sobre la comunidad griega, así como los privilegios que había obtenido bajo el Imperio Bizantino. [113] En todo el Imperio, los ortodoxos se habían organizado en un mijo, pero no los católicos. [114] Además, en las Cícladas, el catolicismo era la religión del enemigo veneciano. La ortodoxia aprovechó así esta protección para intentar reconquistar el terreno perdido durante la ocupación latina. [101] En el resto del Imperio, el desarrollo agrícola de las tierras desocupadas (propiedad del sultán) a menudo se confiaba a órdenes religiosas y fundaciones religiosas musulmanas. Como estos últimos estaban ausentes en las islas, esta función recayó en los monasterios ortodoxos. [101] Tournefort, visitando las Cícladas en 1701, contó estos monasterios ortodoxos: trece en Milos, seis en Sifnos, al menos uno en Serifos, dieciséis en Paros, al menos siete en Naxos, uno en Amorgos, varios en Mykonos, cinco en Kea y al menos tres en Andros (falta información para las islas restantes). [115] Sólo tres habían sido fundados durante la era bizantina: Panaghia Chozoviotissa en Amorgos (siglo XI), Panaghia Panachrantos en Andros (siglo X) [116] y Profitis Elias (1154) [117] en Sifnos, todos los demás pertenecientes a la ola de reconquista ortodoxa bajo la protección otomana. [101] Los numerosos monasterios fundados durante el período otomano fueron establecidos de forma privada por individuos en sus propias tierras. Estos establecimientos son prueba de una evolución social en las islas. Ciertamente, en general, las grandes familias católicas se fueron convirtiendo poco a poco, pero esto no es suficiente para explicar el número de nuevos monasterios. Hay que concluir que surgió una nueva élite ortodoxa griega que aprovechó el debilitamiento de la sociedad durante la conquista otomana para adquirir la propiedad de la tierra. Su riqueza se consolidó más tarde a través de las ganancias de empresas comerciales y navales. [118] A principios del siglo XVII, la reconversión ortodoxa estaba prácticamente completa. En este contexto se sitúa la contraofensiva católica. [118]

Los misioneros católicos, por ejemplo, imaginaron el comienzo de una cruzada. Père Saulger, Superior de los jesuitas en Naxos, era amigo personal del confesor de Luis XIV, Père La Chaise. En vano, utilizó esta influencia para empujar al rey francés a lanzar una cruzada. [94]

Las Cícladas tenían seis obispados católicos: en Santorini, Syros, Naxos, Tinos, Andros y Milos. Formaban parte de la política de presencia católica, pues el número de feligreses no justificaba tantos obispos. A mediados del siglo XVII, la diócesis de Andros contenía cincuenta católicos y la de Milos, trece. [119] En efecto, la Iglesia católica se mostró muy activa en las islas durante el siglo XVII, aprovechando que estaba bajo la protección de los embajadores de Francia y Venecia en Constantinopla, y de las guerras entre Venecia y el Imperio Otomano, que debilitó la posición de los turcos en el archipiélago. La Congregación para la Propagación de la Fe, los obispos católicos y los misioneros jesuitas y capuchinos intentaron conquistar a los habitantes greco-ortodoxos para la fe católica y al mismo tiempo imponer la misa tridentina a la comunidad católica existente, a la que nunca se había presentado. [94]

Los capuchinos eran miembros de la Misión de París y, por lo tanto, estaban bajo la protección de Luis XIV, quien vio en esto una forma de reafirmar el prestigio del Rey más cristiano, pero también de establecer puntos de apoyo comerciales y diplomáticos. [118] Se fundaron establecimientos capuchinos en Syros en 1627, en Andros en 1638 (de donde fueron expulsados ​​por los venecianos en 1645 y adonde regresaron en 1700), en Naxos en 1652, en Milos en 1661 y en Paros, primero en el norte en Naoussa en 1675, luego en Paroikia en 1680. [119] Los jesuitas fueron en cambio el instrumento de Roma, incluso si ellos también se beneficiaron de la protección francesa y eran a menudo de origen francés.[119] Se fundó una casa jesuita en Naxos en 1627, en parte debido a la financiación de los comerciantes de Rouen. [120] Establecieron misiones en Santorini (1642) y en Tinos (1670). También se fundó una misión franciscana en el siglo XVI en Naxos, y se estableció un convento dominico en Santorini en 1595. [119]

Entre sus actividades de proselitismo, los jesuitas representaron obras de teatro en las que actuaron sacerdotes jesuitas y miembros de la alta sociedad católica de la isla en particular. Estas obras se representaron en Naxos, pero también en Paros y Santorini, durante más de un siglo. Los temas eran religiosos y relacionados con la cultura local: [120] “para conquistar más fácilmente el corazón de los griegos y para ello presentamos la acción en su lengua vernácula y el mismo día que los griegos celebran la fiesta de San Crisóstomo”. [121]

En el siglo XVIII, la mayoría de las misiones católicas habían desaparecido. Los misioneros católicos no habían logrado sus objetivos, excepto en Syros, que hasta el día de hoy tiene una fuerte comunidad católica. En Santorini, simplemente lograron mantener el número de católicos. En Naxos, a pesar de una caída en el número de creyentes, un pequeño núcleo católico resistió. Por supuesto, Tinos, veneciano hasta 1715, siguió siendo un caso especial, con una importante presencia católica. [119] [122] Donde existían, las comunidades católicas vivían separadas, bien separadas de las ortodoxas: pueblos completamente católicos en Naxos o un barrio en el centro del pueblo principal de la isla. Así, ellos también disfrutaron de cierta autonomía administrativa, ya que trataron directamente con las autoridades otomanas, sin pasar por los representantes ortodoxos de su isla. Para los católicos, esta situación también creó la sensación de estar asediados por “el enemigo ortodoxo”. En 1800 y 1801, los católicos naxiot notables fueron atacados por parte de la población ortodoxa, encabezada por Markos Politis. [114]

Piratería franca Editar

Cuando el norte de África se integró definitivamente en el Imperio Otomano y, sobre todo, cuando las Cícladas pasaron al Kapudan Pasha, ya no se planteó que los piratas berberiscos continuaran sus incursiones allí. Por lo tanto, estuvieron activos en el Mediterráneo occidental. Por el contrario, los cristianos habían sido expulsados ​​del Egeo después de las derrotas venecianas. Como resultado, tomaron las estaciones de relevo de los piratas musulmanes en el Archipiélago. [123]

El objetivo principal era la ruta comercial entre Egipto, su trigo e impuestos (tributo de los mamelucos) y Constantinopla. [123] Los piratas pasaron el invierno (diciembre-marzo) en Paros, Antiparos Ios o Milos. En primavera, se instalaron en las cercanías de Samos, luego, a principios del verano, en aguas chipriotas y al final del verano en la costa de Siria. En Samos y Chipre, atacaron barcos, mientras que en Siria, desembarcaron en tierra y secuestraron a musulmanes adinerados a quienes liberaron para pedir un rescate. De esta manera maximizaron su botín, que luego gastaron en las Cícladas, donde regresaron para el invierno. [123]

Los dos piratas más famosos fueron los hermanos Téméricourt, originarios de Vexin. El más joven, Téméricourt-Beninville, era un caballero de Malta. En la primavera de 1668, con cuatro fragatas, entraron en el puerto de Ios. Cuando la flota otomana, que entonces navegaba hacia Creta como parte de la guerra contra Venecia, trató de expulsarlos ese 2 de mayo, la combatieron infligiéndoles graves daños y así ganaron su reputación. [123] Hugues Creveliers, apodado "el Hércules de los mares", comenzó su carrera un poco antes, con la ayuda de los Caballeros de Malta. Rápidamente hizo fortuna y organizó la piratería cristiana en las Cícladas. Tenía entre doce y quince barcos bajo su mando directo y había adjudicado su villa a veinte armadores que se beneficiaron de su protección y le transfirieron una parte de sus ganancias. Mantuvo las islas temiendo de él. [124]

Su carrera llegó a un final bastante abrupto: Téméricourt-Beninville fue decapitado a la edad de 22 años en 1673 durante una celebración que marcaba la circuncisión de uno de los hijos del sultán, Creveliers y sus compañeros de barco saltaron a la bahía de Astypalaia en 1678. [123]

Estos piratas se consideraban corsarios, pero su situación era más ambigua. De origen livornés, corso o francés, la gran mayoría de ellos eran católicos y actuaban bajo la protección más o menos extraoficial de una orden religiosa (los Caballeros de Malta o la Orden de San Esteban de Livorno) o de las potencias occidentales que buscaban ya sea para mantener o iniciar una presencia en la región (Venecia, Francia, Toscana, Saboya o Génova). Por lo tanto, eran casi corsarios, pero expuestos en cualquier momento al repudio de sus protectores secretos, podían volver a convertirse en piratas. [123] Por lo tanto, cuando Venecia se rindió en Creta, tuvo que aceptar mediante un tratado luchar contra la piratería en el Egeo.

Jean Chardin relata así la llegada a Mykonos de dos barcos venecianos en 1672:
“Entraron allí durante la noche. El almirante, mientras echaba el ancla, lanzó bengalas. […] Esto fue para advertir a los corsarios cristianos que pudieran estar en el puerto que se retiraran antes del amanecer. En ese momento, eran dos. Zarparon a la mañana siguiente. […] La República se había comprometido en el Tratado de Candia a expulsar a los corsarios cristianos junto al Gran Señor, […] aprovechando esta atención para satisfacer la Puerta sin actuar en absoluto contra los corsarios ”. [125]

El Chevalier d'Arvieux también informa de la actitud ambigua de Francia hacia Téméricourt-Beninville, de la que fue testigo en 1671. Esta actitud, también compartida por el marqués de Nointel, embajador de Francia en Constantinopla varios años después, fue un medio de aplicar cuasi- presión diplomática cuando surgió el tema de la renegociación de las capitulaciones. [123] Asimismo, el marqués de Fleury, considerado pirata, llegó a instalarse en las Cícladas con el respaldo económico de la Cámara de Comercio de Marsella en un momento en que se negociaba la renovación de las capitulaciones. Ciertos comerciantes occidentales (sobre todo los que evadían la quiebra) también se pusieron al servicio de los piratas en las islas que frecuentaban, comprando su botín y proporcionándoles equipos y suministros. [123]

También existían vínculos muy estrechos entre la piratería católica y las misiones católicas. Los capuchinos de Paros protegieron a Creveliers e hicieron decir misas por el reposo de su alma. En numerosas ocasiones, también recibieron generosas limosnas de piratas corsos como Angelo Maria Vitali o Giovanni Demarchi, quienes les obsequiaron 3.000 piastras para construir su iglesia. [123] Parece haber habido una especie de simbiosis entre piratas y misioneros católicos. El primero protegió a las misiones de las exacciones de los turcos y del progreso de la Iglesia ortodoxa. Los monjes proporcionaron provisiones y, a veces, santuario. [123] La presencia de estos piratas corsarios en las Cícladas a finales del siglo XVII no se debía nada al azar y formaba parte de un movimiento más amplio para intentar devolver a los occidentales al archipiélago.

A principios del siglo XVIII, el rostro de la piratería en las Cícladas cambió. La pérdida final de Venecia de Creta disminuyó el interés de la República en la región y, por lo tanto, sus intervenciones. Luis XIV también cambió su actitud. [126] Los corsarios occidentales fueron desapareciendo poco a poco y fueron reemplazados por nativos que participaron tanto en la piratería como en el contrabando o el comercio. Luego, las grandes fortunas de los armadores se fueron gestando lentamente. [127]

Decadencia del Imperio Otomano Editar

La vida bajo la dominación otomana se había vuelto difícil. Con el tiempo, las ventajas de la soberanía otomana frente a la latina se desvanecieron. Cuando los viejos maestros fueron olvidados, las deficiencias de los nuevos se hicieron cada vez más evidentes. los ahdname de 1580 concedieron libertades administrativas y fiscales, así como una amplia libertad religiosa: los ortodoxos griegos podían construir y reparar sus iglesias y, sobre todo, tenían derecho a tocar las campanas de sus iglesias, un privilegio del que no disfrutaban otras tierras griegas bajo Dominio otomano. [128] Las ideas de la Ilustración también tocaron las Cícladas, traídas por los comerciantes que entraron en contacto con las ideas occidentales durante sus viajes. A veces, algunos de ellos enviaban a sus hijos a estudiar en universidades occidentales. [129] Además, durante los siglos XVII y XVIII circularon varias leyendas populares sobre la liberación de los griegos y la reconquista de Constantinopla.

Estas historias contaban de Dios, sus santos guerreros y el último Emperador, Constantino XI Palaiologos, quien se despertaba y abandonaba la cueva donde los ángeles lo habían llevado y lo transformaban en mármol. Estos poderes celestiales llevarían a los soldados griegos a Constantinopla. En esta batalla, también estarían acompañados por un xanthos genos, una raza rubia de libertadores venida del norte. [130] Fue por esta razón que los griegos recurrieron a los rusos, los únicos ortodoxos que no habían sido conquistados por los turcos, para que los ayudaran a recuperar su libertad.

Rusia, que buscaba un puerto de aguas cálidas, se enfrentó regularmente al Imperio Otomano en su intento de acceder al Mar Negro y, a través de él, al Mediterráneo supo aprovechar estas leyendas griegas. Por lo tanto, Catalina había nombrado a su nieto, que debía sucederla, Constantino.

Las Cícladas participaron en varios levantamientos importantes, como el de 1770-74 durante la revuelta de Orlov, que provocó un breve paso de los rusos de Catalina II por las islas. Las operaciones tuvieron lugar principalmente en el Peloponeso, y los combatientes nativos de las Cícladas abandonaron sus islas para unirse a la batalla. [131] En 1770, la armada rusa persiguió a la armada otomana a través del Egeo y la derrotó en Chesma. Luego pasó el invierno en la bahía de Naoussa, en la parte norte de Paros. Sin embargo, golpeado por una epidemia, abandonó a sus aliados y evacuó la Grecia continental en 1771. [132] Sin embargo, parece que los rusos permanecieron en las Cícladas durante algún tiempo: “en 1774, [los rusos] se apoderaron de las islas del archipiélago , que ocuparon en parte durante cuatro o cinco años ”[133] Mykonos permanecería bajo la ocupación rusa de 1770 a 1774 [134] y los barcos rusos permanecerían en Naoussa hasta 1777. [135]

Una nueva guerra ruso-turca (1787-1792) que terminó con el Tratado de Jassy volvió a tener operaciones en las Cícladas. Lambros Katsonis, un oficial griego de la armada rusa, operaba con una flotilla greco-rusa de la isla de Kea, desde donde atacó a los barcos otomanos. [136] Una flota turco-argelina terminó derrotándolo frente a Andros el 18 de mayo de 1790 (OS). Katsonis logró huir con solo dos barcos hacia Milos. Había perdido a 565 hombres los turcos, más de 3000. [137]

Sin embargo, no todo estaba perdido para los griegos, ya que el Tratado de Küçük Kaynarca (1774) permitió a las islas desarrollar su comercio bajo la protección rusa. Además, las islas se vieron relativamente poco afectadas por las exacciones retributivas de los otomanos.

Las Cícladas durante la guerra de independencia Editar

El Tratado de Küçük Kaynarca de 1774 aseguró la prosperidad general de las islas griegas, mucho más allá de aquellas como Hydra o Spetses asociadas con famosos armadores. Andros aprovechó esta situación poniendo en marcha su propia flota mercante. [90] Esta prosperidad tuvo dos consecuencias contradictorias también vinculadas al ausentismo administrativo de los otomanos en las Cícladas. Por un lado, el “gobierno” turco ya no parecía tan insoportable. Por otro lado, compartir los frutos de esta prosperidad con los turcos, en lugar de guardar todo para uno mismo en un estado independiente, se estaba volviendo cada vez menos aceptable. [133]

Para los católicos del archipiélago, la situación era bastante similar. Al comienzo de la Guerra de la Independencia, las Cícladas tenían alrededor de 16.000 católicos (especialmente en Naxos, Syros, Tinos y Santorini). [138] La lejana dominación otomana no era insoportable, pero los otomanos eran considerados enemigos del cristianismo en general. Si la revolución fracasaba, las represalias turcas serían crueles, como después del paso de los rusos en la década de 1770. Sin embargo, si la revolución triunfaba, la perspectiva de vivir en un estado fundamentalmente ortodoxo no agradaba a los isleños católicos. Además, en las islas “liberadas” del Imperio Otomano, los comisionados griegos instaurados obligaron a los católicos a pagarles los impuestos que hasta entonces habían recaído en los turcos. [114] Los católicos no participaron en el conflicto, especialmente después de que el Papa declaró su neutralidad [138] que la Austria de Metternich lo obligó a mantener a pesar de la misión diplomática de Germanos. [114]

La insurrección nacional se lanzó en marzo de 1821 con el mítico llamamiento de Germanos, metropolitano de Patras. Kapetanoi (comandantes, jefes de guerra) extendieron la revuelta por Grecia, principalmente en el Peloponeso y Epiro.

Esta ambivalencia explica las diferencias de actitud en el Archipiélago en el momento de la Guerra de la Independencia. Esta situación se vio agravada por las consecuencias de la guerra: una reanudación de la piratería con pretexto patriótico, un “impuesto revolucionario” exigido por los jefes de guerra, la desaparición de las instituciones locales, el ajuste de viejas cuentas de quienes se aprovecharon de la anarquía para provocar un levantamiento social (pobre contra rico) o religioso (griego contra latín). [133] La bandera francesa ondeó sobre las iglesias católicas de Naxos durante todo el conflicto, lo que las protegió del resentimiento de los ortodoxos, que llamaban a los católicos "amantes de los turcos". [114]

Por lo tanto, las Cícladas participaron en el conflicto solo esporádicamente. Como Hydra o Spetses, Andros, [90] Tinos [139] y Anafi [140] pusieron sus flotas al servicio de la causa nacional. Mado Mavrogenis, la hija de un Phanariote, usó su fortuna para abastecer al “almirante” Emmanuel Tombazis con 22 barcos y 132 cañones de Mykonos. [141] Los griegos ortodoxos de Naxos reunieron una tropa de ochocientos hombres que lucharon contra los otomanos. [142] Paros envió un contingente al Peloponeso que se distinguió durante el Sitio de Tripolitsa dirigido por Theodoros Kolokotronis. [143]

Las vicisitudes del conflicto en el continente tuvieron sus repercusiones en las Cícladas. Las masacres de Quíos y Psara (cometidas en julio de 1824 por las tropas de Ibrahim Pasha) llevaron a una afluencia de personas a las Cícladas, y los supervivientes se convirtieron en realidad en refugiados allí. [144] En 1825, cuando Ibrahim Pasha desembarcó en el Peloponeso con sus tropas egipcias, un gran número de refugiados inundó Siros. Como resultado, la composición etno-religiosa de la isla y su estructura urbana se transformó totalmente. La isla católica se volvió cada vez más ortodoxa. Los griegos que usaban el rito griego se trasladaron a la costa en lo que más tarde se convertiría en el muy concurrido puerto de Ermoupoli, mientras que los griegos de rito latino permanecieron en las alturas de la ciudad medieval. [114]

Desde el comienzo de la insurrección, Milos fue ocupado por rusos y franceses, que deseaban observar lo que sucedía en el Peloponeso. [145]

Al final de la Guerra de Independencia, las Cícladas fueron entregadas al joven reino griego de Otto en 1832. Sin embargo, su asignación a Grecia no fue automática. El Imperio Otomano no tenía ningún deseo particular de conservarlos (nunca lo habían traído mucho), pero Francia mostró un gran interés en su adquisición en nombre de la protección de los católicos. [145]

Economía y sociedad Editar

Prosperidad fluctuante en el siglo XIX Editar

Las canteras de mármol de Paros, abandonadas durante varios siglos, se volvieron a poner en servicio en 1844 por un orden muy específico: el de la tumba de Napoleón en Les Invalides. [146] Posteriormente, en 1878, se creó una “Société des Marbres de Paros”.

Syros jugó un papel fundamental en el comercio, el transporte y la economía de Grecia en la segunda mitad del siglo XIX. La isla tenía una serie de ventajas al final de la Guerra de la Independencia. Había estado protegida por la relativa neutralidad de las Cícladas y por los franceses, que habían tomado a los católicos de Syros bajo su protección (y por lo tanto a la isla en su conjunto). Además, ya no tenía rivales: islas de armadores como Hydra y Spetses habían estado tan profundamente involucradas en el conflicto que las arruinó. [147] Ermoupolis fue durante mucho tiempo el puerto más grande de Grecia y la segunda ciudad del país (Salónica todavía estaba en el Imperio Otomano). También fue un importante centro industrial. [144] En 1872, las primeras máquinas de vapor comenzaron a aparecer en Grecia en el Pireo y en Ermoupolis, también se establecieron plantas de gas. [148] En Ermoupolis, estalló la primera huelga en la historia social de Grecia: 400 empleados de curtidurías y astilleros navales dejaron de trabajar en 1879, exigiendo aumentos salariales. [149]

Cuando se inauguró el Canal de Corinto en 1893, Syros y las Cícladas en general comenzaron a colapsar. La llegada de los barcos de vapor los hizo aún menos indispensables como escala marítima. El ferrocarril, vector de la revolución industrial, fue esencialmente incapaz de llegar a ellos, lo que también resultó fatal. [144] Una situación similar ocurrió con el triunfo del automóvil y del transporte por carretera en el siglo XX.

La enfermedad que diezmó a los gusanos de seda durante el siglo XIX también asestó un duro golpe a la economía de la vecina Tinos de Andros. [90]

Mientras tanto, a partir de este período, algunas islas experimentaron un importante éxodo rural. Los habitantes de Anafi partieron en tan gran número a Atenas durante y después del reinado de Otto que el barrio que construyeron, en su arquitectura tradicional, al pie de la Acrópolis todavía lleva el nombre de Anafiotika. [150]

Movimientos de población Editar

Los cambios de suerte de la Idea Megali durante el siglo XIX siguieron cambiando la composición étnica y social de las islas. El fracaso de la insurrección cretense de 1866-67 trajo numerosos refugiados a Milos, que se trasladó, como los peloponesios en Siros unos años antes, a la costa y allí creó, al pie del antiguo pueblo medieval de los señores francos, un nuevo puerto, el de Adamas. [144]

Los censos de 1889 y 1896 muestran la evolución de la población de las Cícladas. El total de habitantes aumentó un 2,4%, de 131.500 a 134.750. Este crecimiento fue el más débil de toda Grecia (+ 11% en promedio, + 21% para Ática). Al mismo tiempo, la ciudad de Ermoupolis perdió 8.000 habitantes (-27%), pasando de más de 30.000 a 22.000 habitantes. Ya estaba sufriendo los efectos de la apertura del Canal de Corinto y el desarrollo del Pireo. [151]

En 1922, tras la derrota griega en Asia Menor y sobre todo la captura, masacres y fuego de Esmirna, la población griega de la región huyó en embarcaciones improvisadas. Una buena parte de ellos encontró refugio en las Cícladas, antes de dirigirse hacia Macedonia y Tracia. [152] Así, las islas también sintieron, aunque en menor medida, el impacto de la “Gran Catástrofe”.

La década de 1950 fue un período de grandes cambios para Grecia.La proporción urbana de la población pasó del 37% al 56% entre 1951 y 1961, absorbiendo Atenas el 62% del crecimiento urbano total. De 1956 a 1961, 220.000 personas abandonaron el campo rumbo a Atenas, mientras que otras 600.000 emigraron al extranjero. [153] Entre 1951 y 1962, 417 pariots dejaron su isla hacia Atenas debido a lo que consideraban condiciones de vida deplorables y con la esperanza de encontrar trabajo en Atenas. [154]

Transformaciones económicas del siglo XX (además del turismo)

A mediados de la década de 1930, la densidad de población de las Cícladas estaba entre 40 y 50 habitantes por km 2, a la par con el promedio nacional de 47. [155]

En un artículo general sobre la economía griega escrito a mediados de la década de 1930, el autor, un economista estadounidense, citó muy pocos datos sobre las Cícladas. Para la agricultura, destacó la producción de vino de Santorini, pero no dijo nada sobre la industria pesquera. Su capítulo dedicado a la industria citó talleres de cestería en Santorini y para Syros, actividad en cestería y curtiduría. Sin embargo, las Cícladas aparecieron por sus recursos minerales. El esmeril de Naxos, extraído constantemente desde la prehistoria, se explotó principalmente para la exportación. Sifnos, Serifos, Kythnos y Milos proporcionaron mineral de hierro. Santorini proporcionó puzolana (ceniza volcánica) Milos, azufre y Antiparos y Sifnos, zinc en forma de calamina. Syros siguió siendo uno de los puertos orientados a la exportación del país. [155]

Se encontraron importantes depósitos de bauxita en las capas de piedra caliza del sustrato de las islas, principalmente en Amorgos, Naxos, Milos, Kimolos y Serifos. Los recursos de Amorgos ya estaban siendo explotados en 1940. En 1946, las reservas griegas se estimaron en 60 millones de toneladas. [156]

El agotamiento del mineral de hierro en Kythnos fue una de las causas de una emigración significativa a partir de la década de 1950. [157]

Andros fue una de las pocas islas de armadores que logró operar máquinas de vapor (por ejemplo, la fuente de la fortuna de los Goulandris) y hasta las décadas de 1960 y 1970, suministró a la Armada Helénica numerosos marineros. [90]

Hasta el día de hoy, una cierta cantidad de recursos naturales ofrecen a las Cícladas ocupaciones distintas del turismo. En algunas islas, la agricultura sigue siendo una actividad de suma importancia, de hecho tan desarrollada que la isla podría prescindir de la presencia de turistas (este es el caso de Naxos). Las Cícladas producen pero sobre todo exportan vino (Andros, Tinos, Mykonos, Paros, Naxos, Sikinos y Santorini), higos (Syros, Andros, Tinos, Mykonos, Naxos y Sikinos), aceite de oliva (Syros, Sifnos, Naxos e Ios). , cítricos (Andros, Sifnos y Naxos), hortalizas (Syros, Tinos, Sifnos, Ios y Santorini), entre los que se encuentra la famosa patata de Naxos. Se crían ovejas, cabras y algunas vacas (Sifnos, Paros y Naxos). También están presentes los recursos minerales: mármol (Paros, Tinos y Naxos) y polvo de mármol para cemento (Paros), esmeril (Naxos), manganeso (Mykonos), hierro y bauxita (Serifos). Milos está salpicada de enormes minas al aire libre que producen azufre, alumbre, bario, perlita, caolín, bentonita y, como ha sucedido a lo largo de su historia, obsidiana. Syros todavía tiene astilleros navales, industria metalúrgica y curtidurías. [158]

Segunda Guerra Mundial: hambre y guerra de guerrillas Editar

El ataque italiano a Grecia había sido precedido por el torpedeado del crucero. Elli, un barco simbólico para Grecia, [159] en la bahía de Tinos el 15 de agosto de 1940. [160] Los italianos querían crear una "Provincia delle Cicladi" italiana después del final de la guerra. [161] Un proceso de "italianización" se inició en el verano de 1941, principalmente en las áreas católicas: tuvo un éxito parcial en la ciudad de Ano Syros. [162]

El ataque alemán de abril de 1941 supuso una derrota total y la ocupación de Grecia desde finales de ese mes. Sin embargo, las Cícladas fueron ocupadas tarde y más por tropas italianas que alemanas. Las primeras fuerzas de ocupación aparecieron el 9 de mayo de 1941: Syros, Andros, Tinos y Kythnos fueron ocupados por italianos y los alemanes tomaron Milos. [163] Este retraso permitió que las islas sirvieran de escala para los políticos que se dirigían a Egipto para continuar la lucha. George Papandreou y Konstantinos Karamanlis se detuvieron en Tinos antes de reunirse en Alejandría. [164]

Tras la rendición italiana, el 8 de septiembre de 1943 el OKW ordenó a los comandantes de unidades en el sector mediterráneo que neutralizaran, por la fuerza si era necesario, las unidades italianas. El 1 de octubre de 1943, Hitler ordenó a su ejército que ocupara todas las islas del Egeo controladas por los italianos. [165]

En ese momento, el objetivo de Churchill en el Mediterráneo oriental era tomar el Dodecaneso ocupado por Italia para presionar a la neutral Turquía y volcarla en el campo aliado. Así, las tropas británicas se hicieron con el control de este archipiélago poco a poco (ver campaña del Dodecaneso). El contraataque alemán fue espectacular. El general Müller abandonó la Grecia continental el 5 de noviembre de 1943 y se trasladó de isla en isla, ocupando cada una, hasta que llegó a Leros el 12 de noviembre y luchó contra los británicos. [166] Así, las Cícladas estaban, por el momento, bajo la ocupación alemana definitiva.

Como el resto del país, las Cícladas sufrirían la Gran Hambruna organizada por el ocupante alemán. Además, en las islas, los caïques ya no tenían autorización para salir a pescar. [167] Así, sobre Tinos, se estima que 327 personas en la localidad de Tinos y alrededor de 900 en la región de Panormos murieron de hambre durante el conflicto. [164] Naxos de antes de la guerra dependía de Atenas para un tercio de sus suministros, transportados por seis caiques. Durante la guerra, mientras la gente moría de hambre en la capital, la isla ya no podía depender de esta contribución y cuatro de sus barcos habían sido hundidos por los alemanes. [167] En Syros, el número de muertes pasó de 435 en 1939 a 2290 en 1942, y también se notó un déficit de natalidad: 52 nacimientos en exceso en 1939, 964 nacimientos en exceso en 1942. [167]

La resistencia se organizó en cada isla, pero debido a su aislamiento, las fuerzas de la Resistencia no pudieron montar el tipo de guerra de guerrillas que se produjo en el continente. Sin embargo, en la primavera de 1944, las islas se convirtieron en escenario de combates cuando la unidad de fuerzas especiales de la Banda Sagrada Griega y los comandos británicos asaltaron las guarniciones alemanas. Así, el 24 de abril de 1944 la SBS allanó Santorini el 14 de mayo de 1944, la Banda Sagrada atacó el aeródromo construido en Paros por los alemanes y se apoderó de él, así como de su comandante el 24 de mayo de 1944, la guarnición alemana de Naxos fue atacada, y nuevamente el 12 de octubre, lo que llevó a la liberación de la isla el día 15. En Mykonos, un escuadrón de 26 hombres atacó un depósito de municiones, matando a seis soldados alemanes y finalmente obligando a los alemanes a evacuar la isla el 25 de septiembre de 1944. Aunque casi toda Grecia fue evacuada en septiembre de 1944, quedaron algunas guarniciones, como la de Milos, que no se rindió a la banda sagrada de la isla hasta el 7 de mayo de 1945. [168]

Un lugar de exilio una vez más Editar

Durante las diversas dictaduras del siglo XX, las Cícladas, primero Gyaros y más tarde Amorgos y Anafi, recuperaron su antiguo papel como lugares de exilio.

A partir de 1918, los realistas fueron deportados allí en el contexto de la Ethnikos Dikhasmos (Cisma Nacional). [169] En 1926, el gobierno dictatorial de Pangalos exilió a los comunistas a las islas. [169]

Durante la dictadura de Metaxas (1936-1940), más de 1.000 personas (miembros del KKE, sindicalistas, socialistas u opositores en general) fueron deportadas a las Cícladas. En ciertas islas, los deportados superaban en número a la población local. Venían principalmente de regiones productoras de tabaco en el norte de Grecia y pertenecían a todo tipo de clases sociales: trabajadores, maestros, médicos, etc. [169] El exilio en las islas era la solución más sencilla. Evitó el hacinamiento en las cárceles del continente y su presencia en las islas permitió un control más fácil sobre los prisioneros: la comunicación con el mundo exterior era, en esencia, limitada. [169] A diferencia de las cárceles, donde se alojaba y alimentaba a los detenidos, los deportados en las islas tenían que procurarse refugio, comida, utensilios para comer, etc. para ellos mismos, lo que lo hacía más barato para el gobierno. Algunas de las Cícladas quedaron parcialmente despobladas por el éxodo rural desde mediados del siglo XIX, por lo que las casas vacías estaban a disposición de los deportados, que tenían que alquilarlas. Los exiliados pobres recibieron una asignación diaria de 10 dracmai (una cuarta parte del salario de un trabajador agrícola) para comida y alojamiento. Los exiliados considerados "prósperos" no recibieron nada. [169]

Los exiliados tuvieron que establecer una forma de organización social para poder sobrevivir. Esta organización estaba perfectamente en su lugar cuando los italianos o los alemanes tomaron el lugar de la policía griega durante la Segunda Guerra Mundial. [169] Así tenían la posibilidad de aplicar en la práctica los principios que defendían políticamente. Se establecieron “comunas”, encabezadas por un “comité ejecutivo” que incluía, entre otros, un tesorero, un oficial de ahorro y una secretaria encargados de organizar debates y grupos de estudio. Las comunas tenían regulaciones muy estrictas con respecto a las relaciones entre los miembros de la comuna y los isleños, con quienes tenían contacto continuo para el pago de la renta (en las casas, luego durante la guerra en la tierra donde los exiliados cultivaban o dejaban pastar sus rebaños) o compra de alimentos. El trabajo se hizo en común. Las diversas tareas del hogar fueron divididas y realizadas por cada uno por turno. Las comunas prohibieron a sus miembros, la gran mayoría de ellos hombres, cualquier relación sexual con las mujeres de las islas, a fin de mantener un buen entendimiento y quizás así ganarse a los isleños a las ideas políticas de los deportados. Asimismo, los médicos exiliados no solo atendían a los miembros de su comuna, sino también a los nativos. [169] El principal efecto que tuvo la presencia de los exiliados en la población local fue revelar a los isleños cómo varios gobiernos pensaban en su isla: como un lugar desierto e inhóspito donde nadie vivía de buena gana. [169] Algunos isleños bromeaban diciendo que podían tener las opiniones políticas que quisieran, ya que el gobierno no tenía otro lugar para deportarlos. [169]

En 1968, 5.400 opositores de la junta fueron deportados a Gyaros, enfrentando a Andros. [170]

La negativa de los gobiernos en las décadas de 1950 y 1960 a mejorar la infraestructura portuaria y vial en ciertas islas pequeñas de las Cícladas fue interpretada por los habitantes como un deseo del Estado de preservar los lugares de exilio aún suficientemente aislados del mundo. que no hizo querer a Atenas a los isleños. [169] Por lo tanto, Amorgos no se electrificó hasta la década de 1980 y la carretera que une los dos pueblos principales no fue pavimentada hasta 1991. [171] Esta situación obstaculizó el desarrollo turístico de las Cícladas.

Desarrollo turístico de los siglos XIX y XX Editar

Grecia ha sido un destino turístico durante mucho tiempo. Ya formaba parte del itinerario de los primeros turistas, los inventores de la palabra: los británicos del Grand Tour.

A principios del siglo XX, el principal interés turístico de las Cícladas era Delos, cuya antigua importancia había alimentado los estudios de los "turistas". los Guía Baedeker mencionado sólo Syros, Mykonos y Delos. Syros era el puerto principal que tocan todos los barcos. Mykonos era la escala obligatoria antes de la visita a Delos. Syros contó con dos hoteles dignos de su nombre (Hôtel de la ville y Hôtel d'Angleterre). En Mykonos, uno tenía que contentarse con la “casa” de Konsolina o confiar en los Epistates (oficial de policía) de las Antigüedades, en cuyo caso la competencia entre los visitantes potenciales de Delos debió ser dura. [172] El Guía Joanne de 1911 también insistió en Delos (tratándola en 12 de las 22 páginas dedicadas a las Cícladas), pero todas las demás islas importantes fueron mencionadas, aunque sólo fuera en un solo párrafo. Mientras tanto, el desarrollo turístico ya se notaba en estas otras islas: Mykonos tenía un hotel en ese momento (Kalymnios) y dos pensiones distintas a la de la Sra. Konsolina (que estaba bien establecida), también estaba la de la Sra. Malamatenia. [173]

En 1933, Mykonos recibió a 2.150 turistas y 200 extranjeros visitaron Delos y el museo de Mykonos. [174]

El turismo masivo en Grecia solo despegó realmente a partir de la década de 1950. Después de 1957, los ingresos que generó crecieron un 20% anual. [175] Pronto rivalizaron con los ingresos obtenidos de la principal materia prima para la exportación, el tabaco, y luego lo superaron. [176]

Hoy, el turismo en las Cícladas es un fenómeno contrastante. Algunas islas, como Naxos con sus importantes recursos agrícolas y mineros, o Syros, que todavía juega un papel comercial y administrativo, no dependen únicamente del turismo para su supervivencia. Esto es menos cierto para las rocas pequeñas e infértiles como Anafi [177] o Donoussa, que cuenta (2001) con 120 habitantes y seis alumnos en su escuela primaria, pero 120 habitaciones para alquilar, dos agencias de viajes y una panadería que abren solo durante el verano. [178]

En 2005, había 909 hoteles en las Cícladas, con 21.000 habitaciones y 40.000 plazas. Los principales destinos turísticos son Santorini (240 hoteles, de los cuales 6 tienen cinco estrellas) y Mykonos (160 hoteles, con 8 de cinco estrellas), seguidos de Paros (145 hoteles, solo uno de cinco estrellas) y Naxos (105 hoteles ). Todas las demás islas ofrecen menos de 50 hoteles. En el otro extremo, Schoinoussa y Sikinos tienen cada uno solo un hotel de dos estrellas. El principal tipo de alojamiento en las Cícladas es el hotel de dos estrellas (404 establecimientos). [179] En 1997, se midió la carga turística: las Cícladas tenían 32 camas por km 2, o 0,75 camas por habitante. En Mykonos, Paros, Ios y Santorini (de norte a sur), la carga turística es más fuerte, no solo para las Cícladas, sino para todas las islas del Egeo, con más de 1,5 camas por habitante. Sin embargo, a nivel del archipiélago, la carga turística es más pesada en el Dodecaneso. [180] Esto se debe al hecho de que las islas de las Cícladas son más pequeñas y menos pobladas que las otras islas, por lo que la carga en una isla individual es más fuerte que en el archipiélago en su conjunto.

En la temporada 2006, las Cícladas recibieron 310.000 visitantes de los 11,3 millones que llegaron a Grecia en su conjunto [181] Las Cícladas tuvieron 1,1 millones de pernoctaciones mientras que el país tuvo 49,2 millones, una tasa de ocupación del 61%, equivalente a la media nacional. [182] La cifra de 1,1 millones de pernoctaciones se ha mantenido estable durante varios años (en 2007), mientras que el número de turistas que visitan Grecia ha disminuido: las Cícladas siguen atrayendo el mismo número, mientras que Grecia ha atraído menos. [183] ​​[184]

Una tendencia que comienza en la década de 2000 es que el turismo extranjero sea reemplazado poco a poco por el turismo nacional griego. En 2006, el 60% de los turistas a Santorini eran de origen griego, y no se diferenciaban fundamentalmente de los turistas extranjeros (estancia media: 6,5 noches para un griego y 6,1 noches para un extranjero, gasto medio para un griego: 725 € y 770 € para un extranjero). Las únicas diferencias son que los griegos preparan su estadía más tarde (20 días antes) que los extranjeros (45 días antes) y regresan (en 2007, el 50% de los griegos había realizado más de dos viajes, frente al 20% de los turistas extranjeros). [185]


Las muertes más extrañas de la historia clásica

La historia clásica es notoria por su colección de historias sobre muertes extrañas y humillantes. Hoy escucharemos historias sobre un filósofo que se cubrió con estiércol de vaca y fue devorado por perros salvajes, un líder militar que se suicidó bebiendo sangre de toro y # 8217s, un dramaturgo que fue asesinado por una concha de tortuga que caía, un poeta que saltó a un volcán para hacer pensar a la gente que era un dios, un trágico que fue asesinado como un personaje en una de sus tragedias, un tirano que fue asesinado con un palillo envenenado, un filósofo estoico que literalmente se rió hasta morir, e incluso un líder religioso cristiano que hizo popó sus propios órganos internos. Todas estas historias son casi con certeza apócrifas, ¡pero aún son interesantes de volver a contar!

Herakleitos de Efesos

Herakleitos de Éfeso (vivió c. 535 - c. 475 a. C.), también conocido como & # 8220 Herakleitos el Oscuro & # 8221 y & # 8220 el filósofo llorón & # 8221, fue un filósofo griego presocrático de la ciudad de Éfeso en Asia Menor . Han sobrevivido muchos fragmentos de los escritos de Herakleitos & # 8217s. Él es quizás más conocido por sus dichos oraculares, como πάντα ῥεῖ (& # 8220All things flow & # 8221), ὁδὸς ἄνω κάτω (& # 8220The way up is also the way down & # 8221), y δὶς ἐς τὸν αὐτὸν ποὐαμμ ἂν ἐμβαίης (& # 8220You nunca puede pisar el mismo río dos veces & # 8221).

Nadie sabe cómo murió realmente Herakleitos, porque casi todo lo que sabemos de él proviene de sus propios escritos y, obviamente, no estuvo allí para registrar su propia muerte. Más tarde, sin embargo, surgió una extraña historia para explicar cómo murió. Según un relato dado por el biógrafo griego del siglo III d.C. Diógenes Laërtios en el Libro IX de su libro Las vidas y opiniones de eminentes filósofos, tomado del escritor anterior Neanthes de Kyzikos, Herakleitos sufría de hidropesía y, en un esfuerzo por curarse, se cubrió con estiércol de vaca.

Supuestamente, un médico le había indicado a Herakleitos que lo hiciera, quien le dijo que el calor del estiércol sacaría los humores nocivos que estaban causando su aflicción. Según la historia, Herakleitos encontró alivio, pero no de la variedad que esperaba, supuestamente fue despedazado por perros salvajes, quienes lo confundieron con un animal salvaje.

ENCIMA: Heráclito, pintado hacia 1630 por el pintor barroco holandés Johannes Moreelse, que muestra la imaginación del autor de cómo podría haber sido Herakleitos, basada en la iconografía tradicional

Temístocles de Atenas

El general ateniense Temístocles (vivió c. 524 - c. 459 a. C.) fue probablemente el líder griego más singularmente importante durante la Segunda Invasión persa de Grecia en 480 a. C. Él fue quien tendió la trampa para los persas en Salamina, permitiendo que la armada ateniense aplastara por completo a los persas y cambiara el rumbo de la guerra. Temístocles, sin embargo, recibió pocas gracias por sus contribuciones. En 473 o 472 a.C., los atenienses lo excluyeron (es decir, lo desterraron de la ciudad durante diez años), creyendo que había comenzado a adquirir demasiado poder.

Temístocles, irónicamente, terminó viéndose obligado a huir a Asia Menor para buscar refugio con los persas. (Oh, sí, escuchaste correctamente que el hombre que diseñó casi sin ayuda la última derrota de los persas en las guerras greco-persas se vio obligado a acudir a los persas en busca de refugio porque sus propios griegos nativos no lo aceptarían).

Temístocles convenció al persa Shah-in-Shah ("Rey de reyes") Artajerjes I (gobernó entre el 465 y el 424 a. C.) para que lo nombrara sátrapa de la satrapía persa de Magnesia, diciéndole que realmente había estado del lado de los persas en todos los casos. y había sido realmente sincero con su carta antes de la Batalla de Salamina en la que decía a los persas que los griegos estaban en desorden.

En realidad, Temístocles murió de causas naturales en algún momento alrededor del 459 a. C. o más o menos como gobernador de Magnesia, pero los griegos posteriores contaron una historia muy extraña sobre cómo pensaban que había muerto este viejo traidor. Cuenta la historia que, supuestamente, solo, exiliado y deprimido, Temístocles había optado por suicidarse bebiendo sangre de toro. Sin embargo, lo extraño es que la sangre de toro no es realmente venenosa y puedes beberla sin que te mate, simplemente no es muy apetitosa. Obviamente, Temístocles no pudo haber muerto de esta manera.

Sin embargo, de alguna manera, la historia se vuelve a contar a través de una serie de fuentes griegas clásicas, incluida la de Thoukydides. Historias de la guerra del Peloponeso, De Diodoros Sikeliotes Historia Universaly Ploutarchos de Chaironeia Vida de Themistokles. En su comedia Los Caballeros, que se representó por primera vez alrededor del 324 a. C., el dramaturgo cómico ateniense Aristófanes (vivió entre 446 y 386 a. C.) utiliza el ejemplo de Temístocles de suicidarse bebiendo sangre de toro como la forma más masculina y heroica en que un hombre podría morir.

El clasicista británico Percy Gardner (vivió en 1846-1937) argumentó en un artículo publicado en 1898 titulado & # 8220A Themistoclean Myth & # 8221 que la historia del extraño suicidio de Themistokles puede haberse originado en un intento ignorante de interpretar una estatua en Atenas que lo retrató de pie. en una pose heroica, sosteniendo una copa como ofrenda a los dioses. Gardner argumentó que la gente pudo haber confundido la estatua con un retrato del suicidio de Themistokles y que esta pudo haber sido la fuente de la leyenda de que se había suicidado bebiendo sangre de toro.

ARRIBA: Fotografía de Wikimedia Commons de una copia romana en mármol de un busto de retrato griego de Temístocles originalmente tallado alrededor del 470 a. C. Se cree que el busto es un retrato realista, lo que lo hace muy inusual para los bustos de este período.

Aischylos de Atenas

El dramaturgo trágico ateniense Aischylos (vivió c. 525 - c. 455 aC) es uno de los tres únicos trágicos griegos para los que se han conservado obras completas bajo su propio nombre. Aischylos probablemente escribió originalmente en algún lugar entre setenta y noventa obras, pero solo seis obras que definitivamente fueron escritas por él han sobrevivido hasta la actualidad completas: Los persas, Los siete contra Tebas, Los suplicantes, Agamenón, Los portadores de libaciones, y Las Eumenides. (Una séptima obra completa superviviente, Prometeo atado, se atribuye tradicionalmente a Aischylos, pero es de autoría controvertida).

La historia de cómo supuestamente murió Aischylos fue contada por primera vez por el escritor romano Valerius Maximus de principios del siglo I d.C. Dichos y hechos memorables libro 9, capítulo 12. Según Valerio Máximo, Aischylos fue asesinado mientras estaba en Sicilia. Había salido de la ciudad donde se hospedaba y estaba sentado en un área abierta y soleada en medio de un campo.

Entonces, un águila que volaba sobre su cabeza con un caparazón de tortuga lo vio y confundió su cabeza calva con una roca. El águila dejó caer el caparazón de tortuga sobre la cabeza de Aischylos, con la esperanza de abrir el caparazón para poder comerse la tortuga que está adentro. En cambio, el proyectil rompió la cabeza de Aischylos y lo mató.

El posterior escritor romano Plinio el Viejo (vivió entre el 23 y el 79 d.C.) refina esta historia cuando la vuelve a contar en su Historia Natural 10,7. Plinio agrega que Aischylos había estado en el campo porque un oráculo le advirtió que lo mataría un objeto que cayera y, por lo tanto, estaba tratando deliberadamente de permanecer en espacios abiertos donde presumía que nada podría caer sobre él.

Según el erudito clásico J. C. McKeown, la historia de la extraña muerte de Aischylos puede haber sido inspirada por un pasaje sobreviviente de su tragedia perdida. Los nigromantes, en el que el vidente Tiresias predice la muerte de Ulises, declarando:

& # 8220Una garza volando por encima te golpeará con el estiércol vaciado de su vientre. Su cuero cabelludo envejecido, del que se ha caído el cabello, se infectará con una espina debido a su comida recolectada en el mar. & # 8221

No es difícil ver cómo una historia de una de las tragedias de Aischylos sobre que Ulises fue asesinado por una columna vertebral venenosa en un pedazo de estiércol que una garza dejó caer sobre su cabeza podría transformarse en una historia sobre el propio Aischylos muerto por un caparazón de tortuga. cayó sobre su cabeza por un águila.

ARRIBA: Fotografía de Wikimedia Commons de un busto de mármol romano de Aischylos que data de alrededor del 30 a. C., una copia de un original de bronce griego anterior que data de entre 340 y 320 a. C.

Empedokles de Akragas

Empedokles de Akragas (vivió c. 494 - c. 434 aC) fue un filósofo y poeta pluralista griego presocrático de la ciudad de Akragas en Sicilia. Fue un pensador muy místico y estuvo muy influenciado por la filosofía de los pitagóricos (de los que hablo en este post anterior de marzo de 2018).

Empedokles es quizás más famoso por haber desarrollado la idea de que todas las cosas se componen de cuatro elementos básicos: fuego, agua, tierra y aire. Hoy en día, estos se conocen como los & # 8220cuatro elementos clásicos & # 8221 y, aunque ahora sabemos que la idea de Empedokles no es literalmente cierta, ha tenido una gran influencia en nuestra cultura. Han sobrevivido más escritos de Empedokles que los de cualquier otro filósofo griego presocrático.

Nadie sabe cómo murió realmente Empedokles, por la misma razón nadie sabe cómo murió realmente Herakleitos. En pocas palabras, casi todo lo que sabemos sobre él proviene de sus propios escritos, pero, obviamente, él no estaba presente para escribir sobre su propia muerte. Sin embargo, en tiempos posteriores, una leyenda fabulosa surgió de un pasaje de uno de sus poemas supervivientes, en el que Empedokles declara: & # 8220 Soy un dios divino para ti, ya no mortal & # 8221.

Lo que Empedokles quiso decir realmente con esta afirmación es discutible. Es completamente discutible, basado en la redacción y el contexto de la declaración, que simplemente se estaba burlando de la manera cariñosa en que la gente lo veneraba al comentar satíricamente que pensaban que era un dios. No obstante, los escritores posteriores interpretaron este pasaje en el sentido de que Empedokles se había declarado públicamente un dios inmortal.

Una leyenda a la que aludió por primera vez el poeta romano Horacio (vivió entre el 65 y el 8 a.C.) en su poema Ars poética, escrito alrededor del 19 a.C. y narrado en su totalidad por Diógenes Laërtios en el Libro VIII de su Vidas y opiniones de eminentes filósofos Sostiene que, cuando Empedokles comenzaba a envejecer, comenzó a temer la perspectiva de que moriría de una muerte normal como cualquier otro ser humano y que, entonces, la gente se diera cuenta de que no era un dios inmortal.

Empedokles, por lo tanto, supuestamente ideó un plan absolutamente brillante y totalmente infalible: decidió saltar al Monte Etna, un volcán activo. ¡Entonces nadie podría encontrar su cuerpo y todos pensarían que lo habían llevado al cielo para estar con los otros dioses! Entonces, una noche, lo siguió y saltó al monte Etna.

Empedokles, sin embargo, tenía la peculiar costumbre de llevar sandalias con suela de bronce. Supuestamente, poco después de que la gente descubriera que había desaparecido, lo buscaron y descubrieron una de sus exclusivas sandalias con suela de bronce en la ladera del monte Etna. A partir de la sandalia, pudieron averiguar qué había hecho realmente Empedokles. Por lo tanto, demostraron al mundo entero que él era en verdad mortal, haciendo que todo su suicidio fuera completamente inútil.

ENCIMA: La muerte de Empédocles, pintado entre 1665 y 1670 por el pintor barroco italiano Salvator Rosa, que muestra a Empedokles saltando al monte Etna

Eurípides de Atenas

Aischylos no fue el único gran trágico del que se dice que sufrió una muerte terrible. El trágico posterior Eurípides (vivió c. 480 - c. 406 a. C.), que es mejor conocido hoy por sus obras Medeia, Alkestis, Hipólito, Las mujeres troyanas, y Las bacantes, también se dijo que murió horriblemente.

Se dice que Eurípides dejó Atenas cerca del final de su vida y se retiró a la corte del rey Felipe II de Macedonia en la capital real de Macedonia, Pella. Según el autor romano Aulus Gellius (vivió c. 125 - c. 180 d.C.) en el libro 15, capítulo 20 de su Noches del áticoEurípides volvía a casa a altas horas de la noche después de haber cenado con el rey Felipe II, cuando fue atacado y despedazado por una jauría de perros de caza que le atacó un rival celoso.

Aulus Gellius no da ningún detalle de lo que supuestamente sucedió, pero el Souda, una enciclopedia bizantina compilada en el siglo X d.C., elabora considerablemente la historia. De acuerdo con la Souda, los rivales que organizaron la liberación de los perros fueron Arrhibaios de Macedonia y Krateuas de Tesalia, y el que realmente liberó a los perros fue un esclavo del rey Felipe II llamado Lisimacho que había sido sobornado con diez minae.

La historia de la trágica muerte de Eurípides parece haberse inspirado en sus propias tragedias. El personaje Pentheus en Eurípides & # 8217s sobreviviente del juego Las bacantes es famoso por Mainads cerca del final de la obra. También se sabe que la figura mitológica de Orfeo (que también se dice que fue destrozado por Mainads) y Aktaion (que se dice que fue destrozado por los sabuesos de Artemisa) hicieron apariciones prominentes en las obras de Eurípides.

ARRIBA: Fotografía de Wikimedia Commons de un busto de mármol romano de Eurípides, basado en un original de bronce griego que data de alrededor del 330 a. C.

Agathokles de Siracusa

Agathokles de Siracusa (vivió entre el 361 y el 289 a. C.) fue su tirano arquetípico. Se podrían usar muchas palabras para describirlo: astuto, engañoso, conspirador, brutal, despiadado e incluso francamente sediento de sangre. Este era un hombre que podía salirse con la suya y que no se detendría en ningún momento para alcanzar un mayor poder. Era tan arquetípico que nada menos que el propio Niccolò Machiavelli lo citó en su tratado político El príncipe como modelo del tirano criminal, llamándolo "traicionero, despiadado, irreligioso".

Quizás por eso es tan extraño que supuestamente se necesitó tan poco para que Agathokles y su reinado de tirano se derrumbaran. Se registra que Agathokles, como ve, fue asesinado por un palillo envenenado por instigación de su propio nieto Archagathos. Imagínese eso: un tirano brutal derribado por algo tan pequeño como un palillo de madera.

Desafortunadamente, no sabemos si esta historia es precisa y hay otros informes de que Agathokles simplemente murió por causas naturales.

ARRIBA: Retrato de Agathokles de Siracusa del anverso de una de sus propias monedas

Crisipo de Soloi

Crisipo de Soloi (vivió c. 279 - c. 206 a. C.) fue un importante filósofo que perteneció a la escuela filosófica griega helenística del estoicismo, que discuto en profundidad en este artículo de enero de 2020. Los miembros de esta escuela creían que las emociones nublan nuestro juicio y nos llevan a tomar decisiones precipitadas o impulsivas de las que luego nos arrepentimos. Por lo tanto, los estoicos enseñaron que la gente debería tratar de tomar todas las decisiones desde un estado de apatheia (ἀπάθεια apátheia literalmente & # 8220sin pasión & # 8221), o la racionalidad objetiva y sin emociones. Por eso nuestra palabra estoico en inglés se usa para referirse a alguien que no muestra emoción.

Por lo que podemos decir, el Crisipo histórico parece haber vivido bien su vida de acuerdo con las enseñanzas estoicas, pero una historia contada siglos después de su muerte sobre cómo murió retrata su muerte de una manera extraña y humillante. Según Diogenes Laërtios en el libro VII de su libro Las vidas y opiniones de eminentes filósofos, cuando Crisipo era un anciano, vio a un burro comiendo higos y pensó que era tan gracioso que no podía dejar de reír.

Supuestamente, para mayor diversión, Crisipo ordenó a uno de sus esclavos que le diera al burro un poco de vino fino para lavar los higos. Crisipo vio como el burro trataba de beber el vino que le habían traído y él seguía riendo y riendo incontrolablemente. Finalmente, se rió tanto que literalmente murió de risa.

Curiosamente, esta historia, que es casi con certeza apócrifa, no se contó originalmente sobre Crisipo, sino más bien —en su forma más antigua atestiguada— sobre el dramaturgo cómico ateniense Filemón (vivió entre 362 y 262 a. C.). Ciertamente tiene mucho más sentido que un dramaturgo cómico haya muerto de la risa que un filósofo estoico, por lo que debemos preguntarnos cómo llegó a contarse la historia de Crisipo.

La explicación más probable es que la legendaria muerte por risa probablemente fue atribuida por primera vez a Crisipo por alguien hostil a la filosofía estoica. Al atribuir una muerte tan humillante y tan absolutamente contraria a las doctrinas del estoicismo a uno de los más grandes pensadores de la escuela, quienquiera que haya hecho esto probablemente quiso demostrar que los estoicos eran hipócritas y que su filosofía de la racionalidad sin emociones no podía seguirse de manera realista.

Crisipo está lejos de ser la única figura histórica antigua cuya reputación ha sido mancillada por un bulo reciclado, como analizo en este artículo de agosto de 2020, la acusación de beber perlas caras disueltas en vinagre se atestigua por primera vez en Horace Sátiras 2.3.239-42, en el que la persona que disuelve y bebe las caras perlas es el hijo anónimo del famoso orador Esopo. Sin embargo, la acusación se aplicó más tarde tanto a la reina Cleopatra VII Philopator de Egipto como al emperador romano Calígula.

ARRIBA: Fotografía de Wikimedia Commons de un busto de mármol romano de Crisipo, basado en un original griego que data de finales del siglo III o principios del II a. C.

Areios de Baukalis

La muerte más ignominiosa en la que puedo pensar que se dice que sufrió una persona famosa o notoria es la muerte legendaria supuestamente sufrida por el obispo cristiano primitivo Areios de Baukalis (vivió c. 250 o c. 256–336 d. C.). Areios fue el principal proponente de la llamada "herejía arriana", que sostenía que Jesús no era de una sustancia con Dios el Padre, sino más bien la primera creación del Padre y, por lo tanto, un ser creado menor. Areios era una figura enormemente controvertida en su día y sus oponentes teológicos lo odiaban con intensa pasión.

Nadie sabe cómo murió realmente Areios, pero los oponentes de Areios inventaron una historia elaborada sobre su supuestamente humillante muerte para satisfacer su intenso odio hacia él. Según el historiador griego Sokrates Scholastikos (vivió c. 380-después de c. 439 d. C.), un devoto escritor cristiano trinitario que es quizás mejor conocido hoy por su famoso relato de la muerte de Hipatia de Alejandría, un día, cuando Areios pasaba una estatua del emperador romano Constantino I en el foro de Constantinopla, de repente se vio afectado por una terrible y urgente necesidad de defecar.

Areios se dirigió desesperadamente a los baños públicos al costado del foro. Sufría un dolor inmenso y terrible. Cuando llegó y finalmente se sentó, estaba a punto de desmayarse. Supuestamente hizo caca con tanta fuerza que se le cayó todo el recto, provocando una gran cantidad de sangre. Luego, su intestino delgado, bazo e hígado salieron a borbotones y murió una muerte horrible y dolorosa sentado en el inodoro.

Sokrates Scholastikos describe este evento como milagroso y afirma que, incluso en su propio tiempo, más de cien años después de la muerte de Areios, la gente todavía señalaba el mismo baño donde supuestamente había muerto Areios. Sokrates Scholastikos probablemente no inventó esta historia él mismo, sino que la escuchó de otros cristianos trinitarios en Constantinopla. Tiene todo el sabor de una leyenda local que probablemente se transmitió originalmente por vía oral.

ARRIBA: Grabado ficticio de 1493 que representa a Areios tal como lo imaginaba el artista. (Nadie sabe cómo eran realmente los Areios históricos).

Compartir este:


HERÓDOTO Y LA CAÍDA DE BABILONIA

El historiador griego Herodoto (c. 480-425 a. C.) produjo uno de los libros más famosos de la antigua Grecia, el Historia. Su enfoque es la serie de guerras entre Persia y los griegos que duraron aproximadamente desde el 490 al 479 a. C. Herodoto dedicó mucha atención al trasfondo de las guerras y en el proceso ofreció una visión bastante amplia del mundo del Mediterráneo oriental durante los siglos VI y V a. C.

La inscripción de ladrillo dice: & # 8220 Ciro, rey del mundo, rey de Anshan, hijo de Cambises, rey de Anshan. Los grandes dioses entregaron todas las tierras en mis manos, e hice que esta tierra habitara en paz. & # 8221

La palabra griega historiai (literalmente & # 8220investigations & # 8221) describe acertadamente cómo Herodoto recopiló y registró información sobre las costumbres e historias de los pueblos que encontró. Se le considera el padre de la escritura histórica occidental porque trató de limitarse a los acontecimientos humanos y evitar los mitos.

A veces, sin embargo, las afirmaciones de Herodoto tienen un valor cuestionable. Es incorrecto afirmar, como algunos lo han hecho, que Herodoto simplemente inventó sus historias. Sin embargo, sí incluyó rumores, leyendas y chismes en sus historias y, en ocasiones, puede haber malinterpretado sus fuentes.

Herodoto & # 8217 relato de la caída de Babilonia (Historia, 1.189-191) en 539 aC se relaciona con el relato profético de & # 74 & # 101 & # 114 & # 101 & # 109 & # 105 & # 97 & # 104 & # 32 & # 53 & # 48 & # 45 & # 53 & # 49, así como a Daniel & # 8217 indica que Babilonia cayó durante la noche durante un festival (& # 68 & # 97 & # 110 & # 105 & # 101 & # 108 & # 32 & # 53 & # 58 & # 51 & # 48 & # 45 & # 51 & # 49). Herodoto comenzó con una historia fantástica de cómo Cyrus y el caballo # 8217 se ahogaron en el río Gyndes y cómo él. para castigar al río haciéndolo débil y poco profundo, obligó a su ejército a pasar un verano desviándolo en 360 canales. Al llegar a Babilonia, Ciro se enfrentó a la perspectiva de un asedio prolongado. Babilonia era lo suficientemente grande como para almacenar alimentos durante muchos años, por lo que cualquier intento de someter a la ciudad de hambre habría sido inútil.

Pero, señaló Heródoto, la ciudad tenía una característica peculiar: el río Éufrates atravesaba el centro de Babilonia y la dividía en dos partes. Cyrus decidió que los canales del río debajo de las paredes brindaban la única posibilidad de entrar, pero el volumen de agua y la fuerza de la corriente eran demasiado grandes. Sin embargo, el rey persa tramó un plan ingenioso: colocó soldados en los puntos por los que el Éufrates entraba y salía de la ciudad e instruía a sus hombres para que se movieran a través del río cuando se volviera vadeable. Mientras tanto, los no combatientes subieron río arriba y desviaron gran parte del río hacia un pantano artificial. Cuando el nivel del agua bajó lo suficiente, los soldados persas entraron y capturaron la capital babilónica.

¿Qué vamos a hacer con este relato? La mayoría de los historiadores creen que la versión de Herodoto de los eventos es al menos hasta cierto punto confusa y engañosa. En su conquista real de Babilonia, las fuerzas de Ciro descendieron desde el norte y rápidamente vencieron la resistencia. Un segundo frente fue abierto contra Babilonia por un tal Ugbaru, gobernador de Gutium. Ugbaru procedió a capturar Babilonia para Cyrus con una velocidad asombrosa, y el propio Cyrus entró en la ciudad poco después.

Varios factores pueden haber contribuido a la victoria persa.Primero, Cyrus pudo haber mantenido al grueso de las fuerzas babilónicas ocupadas con su ejército mientras Ugbaru entraba por la retaguardia. En segundo lugar, el régimen babilónico era impopular y la gente parece haber acogido a Cyrus como un libertador. En tercer lugar, Ugbaru parece haber entrado en Babilonia mediante un subterfugio (como se refleja en la versión de la historia sobre la desviación del Éufrates).

Sin embargo, es seguro que Babilonia cayó repentinamente. Herodoto tiene razón al afirmar que el Éufrates dividió la ciudad en dos, y la Crónica de Nabonido confirma que cayó sin batalla. Por tanto, el relato sobre el desvío del Éufrates puede ser cierto. Tanto & # 68 & # 97 & # 110 & # 105 & # 101 & # 108 & # 32 & # 53 como Herodoto declararon: & # 8220 Debido al tamaño de la ciudad, dicen los habitantes, aquellos en las áreas periféricas fueron capturados sin los del centro saberlo. & # 8221

& # 68 & # 97 & # 110 & # 105 & # 101 & # 108 & # 32 & # 53 narra la historia de la fiesta de Belsasar & # 8217, y puede ser considerado un testigo independiente. Herodoto, tanto en este relato como en otros lugares, era pintoresco y no siempre del todo confiable, pero parece haber conservado algo (y quizás una buena parte) de la historia real.


Batalla de Andros (246 a. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

los Batalla de Andros fue una oscura batalla naval durante la Tercera Guerra Siria. A pesar de su superioridad numérica, la flota egipcia, probablemente comandada por Sofrón de Éfeso, perdió ante una flota macedonia dirigida por Antígono II Gonatas. El capitán egipcio Ptolomeo Andromachou, medio hermano ilegítimo del faraón, perdió su barco y tripulación y apenas pudo escapar a Éfeso.

La fecha de la batalla es incierta, pero generalmente se acepta el año 246/245 a. C. & # 911 & # 93 Después de la batalla, el rey egipcio Ptolomeo III Euergetes perdió el dominio de la Liga Nesiótica ante Antigonus Gonatas. & # 912 & # 93


La historia de Andros y su mitología

La historia de Andros y la mitología, como es natural, está directamente ligada a la del resto de islas del Egeo y Grecia. Andros tiene nombres antiguos como Hydrusa (con mucha agua), Epagris, Nonagria (campo líquido), Lasia (con exuberante vegetación) y Gavros. La versión más común del nombre de la isla se remonta a la mitología.

Mitología para Andros

Antes del 3000 a. C. de la unión de Apolo con Ríos (hija de Staphylos, hijo de Dioniso) nació Anios. Apolo nombró a Anio rey de Delos, quien tuvo tres hijas y dos hijos, Andros y Mykonos. Sus hijos reinaron en dos islas y les dieron sus nombres. Los orígenes mitológicos de los habitantes de la isla interpretan el culto dominante al dios Dioniso y la presencia de los dioses-antepasados ​​en sus monedas.

Historia de Andros durante la prehistoria y la época arcaica

El asentamiento conservado más grande del Neolítico del Egeo.

La historia de Andros durante el período prehistórico y arcaico menciona a los primeros habitantes de la isla pelasgos. Luego vinieron Kares, más tarde los fenicios, los cretenses y finalmente los jonios. En la época del cobre, los asentamientos que han experimentado un acné particular son Mikrogiali, Plaka y Strofilas, ¡considerado el asentamiento conservado más grande del Neolítico del Egeo! Los asentamientos de Zagora e Ypsilis conocieron un gran acné en los años 900-700 a. C., como lo demuestran las huellas del asentamiento, se revelaron en Zagora (cerca de Zaganiari). La versión predominante es la que quiere a Andros como primer poblador de la isla.

Historia de Andros durante la época clásica

Exposiciones en el Museo Palaeopolis

La historia de Andros durante la época clásica encuentra que la isla tiene su capital en Paleopolis. La prosperidad de este período es evidente por las ricas monedas y la impresionante estatua de Hermes de Andros (una copia de los años helenísticos, Museo Arqueológico de Chora). En el siglo VII a. C., los andreos junto con los Halkides fundaron en Chalkidiki 4 ciudades & # 8211 Apoikies, Acantho, Argilo, Sani y la famosa patria Stageira del filósofo Aristóteles. Uno de los monumentos mejor conservados del período helenístico es la Torre Agios Petros, construida en forma cilíndrica. Dioniso era el dios de adoración preeminente de los habitantes.

Historia de Andros durante la hegemonía ateniense y la guerra del Peloponeso

Con el comienzo de la guerra del Peloponeso, Andros luchó al lado de los atenienses. Después de la derrota en Sicilia en el 412 a. C., la isla se rebeló. Al final, después de muchas batallas, el resultado fue la oligarquía y Andros para luchar junto a los espartanos.

Historia de Andros durante la época romana

La historia de Andros durante el período romano indica que los habitantes no vieron mucha diferencia cuando los romanos llegaron a Andros. El motivo fue que mantuvieron las tradiciones, costumbres y costumbres de la isla. La única diferencia estaba en el idioma y la constitución. Pero después de muchos años estas diferencias desaparecieron porque los romanos se unieron a los griegos. En la época romana, prevaleció el culto a Isis, según un monumento epigráfico que hasta 1987 se construyó en la casa de Ioannis Loukreζis en Paleopolis, Museo Palaeopolis.

Historia de Andros durante el período bizantino

La historia de Andros durante los años bizantinos encuentra que la isla se desarrolló en el campo de la orfebrería. Era la época del Imperio de la Komnene (siglo XII). Esto lo convirtió en un centro de exportación de seda y tejidos en Occidente. Durante este período, Paleopolis declina y sus habitantes se ocupan de la agricultura en el interior de la isla. En la época del Imperio Bizantino, el cristianismo se extendió por toda la isla. Cuando Constantinopla se convirtió en el mayor centro comercial y económico, Andros languideció.

Historia de Andros durante la dominación veneciana

Con el caída de Constantinopla por los francos, la isla cayó en manos de los venecianos. En 1207 a Marino Dandolo se le asignó un pariente del Dogo de Venecia y permaneció en su soberanía hasta 1566. Para proteger la isla de los piratas Marinos Dandolos construyó torres y castillos. Así que construyó el & # 8220Kato Kastro & # 8221 Lower Castle primero (Castel a basso) de hoy & # 8217s Chora. El nombre Riva sobrevivió a partir de ese momento, ya que era el muelle principal de Chora. La segunda fortificación medieval se considera más grande y más fuerte, fue el Castillo Superior & # 8220Pano Kastro & # 8221 (Castel del alto). Los castillos y fortificaciones más pequeños se esparcieron en la isla. Entre ellos se encuentra la Torre de Makrotandalos, el Vryokastro en Varidi y el Kastellaki en Gides. Durante la ocupación veneciana, les pertenece el asentamiento de los arvanitas, que se asentaron principalmente en la parte norte de Andros. Una pintura veneciana de 1470 informa que Andros está habitado por 2.000 personas.

Historia de Andros durante el Imperio Otomano

En 1566 Andros cayó en manos de los otomanos. Durante el período de dominación otomana, Andros gozó de un trato privilegiado, lo que le proporcionó una relativa prosperidad económica. Durante el mismo período, el transporte marítimo ha crecido rápidamente. En la década de 1770, Andros pasó a manos de los rusos. En 1790 Lambros Katsonis chocó con la flota turca en la batalla naval de Andros pero fue derrotado perdiendo la mayoría de sus barcos. La economía del lugar seguía siendo rural. Los kozambasides de Upper Castle & # 8220Kato Kastro & # 8221 (Korthi) eran ricos terratenientes y señores. En Kato Kastro, sin embargo, había comenzado a desarrollarse una nueva clase de marineros, los & # 8220gemitzides & # 8221. En 1813, Andros tenía 40 barcos y 400 marineros.

Historia de Andros desde la Revolución en adelante

Theophilos Kairis, uno de los pioneros de la Ilustración griega moderna.

El 10 de mayo de 1821, Theophilos Kairis, uno de los pioneros de la Ilustración griega moderna. Levantó la bandera de la Revolución y así comenzó la nueva historia, que encuentra Andros, gracias a su fuerte envío. Principalmente gracias a la perspicacia de sus armadores que invirtieron tiempo en el transporte marítimo a vapor, al borde de la prosperidad económica. Vale la pena señalar que Dimitris Moraitis lanzó la línea de Grecia & # 8211 América del Norte a principios del siglo XX, mientras que en 1939 Andros fue el segundo, después del Pireo, en el número de registros de barcos. Andros fue golpeado por dos guerras mundiales que causaron graves pérdidas de vidas y barcos, mientras que Chora en 1944 fue bombardeada muchas veces.


Retiro de Barbarroja

Después de navegar por los mares a lo largo de su vida y capturar y ampliar el Imperio Otomano más allá de las islas y los mares, finalmente se retiró a su palacio en 1545 en Estambul, dejando a su hijo, Hassan Pasha, a cargo de sus posiciones en Argel y los mares.

Hayreddin Barbarroja, el gran héroe musulmán, murió pacíficamente el 4 de julio de 1546 en su palacio junto al mar. Fue puesto a descansar en el Barbaros Türbesi (el mausoleo de Barbarroja) en Estambul (Constantinopla) en el lado europeo del Bósforo.

Durante muchos años, se convirtió en una costumbre que los barcos turcos saluden a la tumba del marinero más temido y valiente. El epitafio de Barbarroja dice:

"Esta es la tumba del conquistador de Argel y de Túnez, el ferviente soldado islámico de Dios, el capudan Khair-ed-Deen Barbarroja, sobre quien descanse la protección de Dios".


Esgrima griega antigua

Parece que la guerra griega, a diferencia de la de los pueblos itálico y celta de su oeste y norte, enfatizaba el empuje de lanzas en lugar de espadas. El hoplita y la falangita llevaban sus espadas únicamente como arma secundaria en caso de que su lanza se rompiera o de que un cuerpo a cuerpo se volviera extremadamente congestionado.

Los antiguos griegos usaban varios tipos de espadas. El más típico parece haber sido el xiphos, una espada corta de doble filo que mostraba una vaga familiaridad a un gladius romano. Alternativamente, algunos llevaban espadas similares a la falcata celtíbera, cuchillos de carne glorificados como el makhaera o la kopis.

¿Los antiguos griegos desarrollaron alguna vez el arte de la esgrima? ¿Por qué parecen haberle dado poco valor al manejo de la espada en el campo de batalla?

Antiochos III Megas

Midas

Los hoplitas usaban espadas cortas. Imagina una pelea entre Spartans y Argeads, empujándose unos a otros con el escudo. En ese combate estrecho es mejor usar una espada corta, aunque pesada, para cortar y causar un gran daño. ¿Cómo, de lo contrario, apuñalarías a un oponente que te empuja si necesitas varios metros para blandir tu espada?

Sin embargo, por otro lado, los primeros griegos usaban espadas extensivamente. Las espadas micénicas son enormes. Si bien la tendencia en la guerra cambió, también lo hicieron las preferencias griegas por las armas.

Okamido

A pesar de las creencias generales de algunos, de hecho había entrenamiento para el manejo de la espada en el mundo griego. En primer lugar, en Esparta, donde hubo tiempo suficiente para diversas formas de entrenamiento, incluida la esgrima, tenemos el Pyrric Dance. Este es un baile de espadas donde los hombres básicamente practicarían lo que consideraríamos, kata.

En segundo lugar, en el resto de Grecia, existían hombres conocidos como hoplomachoi. Estos hombres asumirían el cargo de tutores privados en el manejo de la espada después de completar el entrenamiento básico en doratismos (lucha con lanza). Más allá de eso, los hoplomachoi podían instruir a los hombres en todos los aspectos de las artes militares y tenemos la suerte de tener los nombres de varios de ellos: Stesileos, los hermanos Euthydemos y Dionysodoros de Chios, Phalinos de Stymphalos (quien más tarde se desempeñó como asesor militar de el general persa Tisafernes en la batalla de Cunaxa en 401 aC) y Diomilos de Andros. Tanto Jenofonte como Platón hablaron de estos instructores y el propio Platón comentó sobre la necesidad de la formación especializada que ofrecían en caso de que se rompieran filas. Para promover eso, Licurgo, en 335, pidió reformas en Atenas que requerían entrenamiento especializado en cada una de las artes / habilidades militares, y los hombres para lograr esto.

Creo que es seguro decir que la esgrima no se pasa por alto en el entrenamiento de un hoplita.

Pitágoras

A pesar de las creencias generales de algunos, de hecho había entrenamiento para el manejo de la espada en el mundo griego. En primer lugar, en Esparta, donde hubo tiempo suficiente para diversas formas de entrenamiento, incluida la esgrima, tenemos el Pyrric Dance. Este es un baile de espadas donde los hombres básicamente practicarían lo que consideraríamos, kata.

En segundo lugar, en el resto de Grecia, existían hombres conocidos como hoplomachoi. Estos hombres asumirían el cargo de tutores privados en el manejo de la espada después de completar el entrenamiento básico en doratismos (lucha con lanza). Más allá de eso, los hoplomachoi podían instruir a los hombres en todos los aspectos de las artes militares y tenemos la suerte de tener los nombres de varios de ellos: Stesileos, los hermanos Euthydemos y Dionysodoros de Chios, Phalinos de Stymphalos (quien más tarde se desempeñó como asesor militar de el general persa Tisafernes en la batalla de Cunaxa en 401 aC) y Diomilos de Andros. Tanto Jenofonte como Platón hablaron de estos instructores y el propio Platón comentó sobre la necesidad de la formación especializada que ofrecían en caso de que se rompieran filas. Para promover eso, Licurgo, en 335, pidió reformas en Atenas que requerían entrenamiento especializado en cada una de las artes / habilidades militares, y los hombres para lograr esto.

Creo que es seguro decir que la esgrima no se pasa por alto en el entrenamiento de un hoplita.

Dromon

Minksterella

Podría haber sido una copia. Cualquiera que sea la ciudad que adopte la falange primero, destruirá a cualquier otro ejército. Se correría la voz, hasta que la mayoría de los ejércitos tuvieran esa técnica. Probablemente solo usaron eso porque nadie más tenía una forma revolucionaria de luchar, hasta que fueron reemplazados por una mejor técnica.

No tengo idea de si esto es cierto, pero podría haber sucedido. Por favor, discúlpeme si esto está completamente mal, solo estoy adivinando. ¿Alguien aquí sabe dónde se originó la falange por primera vez específicamente?

Okamido

Se originó en Sumeria (hasta donde sabemos) hace más de 4000 años, y se abrió camino hacia el oeste desde allí. Se suponía que había sido instituido en Esparta o Argos entre los siglos VII y VIII.

Basándome en el tiempo que les tomó a los espartanos subyugar a los mesenios, así como en las descripciones anacrónicas de la falange para la Primera guerra, me inclino hacia Argos.

Kampfringen

A pesar de las creencias generales de algunos, de hecho había entrenamiento para el manejo de la espada en el mundo griego. En primer lugar, en Esparta, donde hubo tiempo suficiente para diversas formas de entrenamiento, incluida la esgrima, tenemos el Pyrric Dance. Este es un baile de espadas donde los hombres básicamente practicarían lo que consideraríamos, kata.

En segundo lugar, en el resto de Grecia, existían hombres conocidos como hoplomachoi. Estos hombres asumirían el cargo de tutores privados en el manejo de la espada después de completar el entrenamiento básico en doratismos (lucha con lanza). Más allá de eso, los hoplomachoi podían instruir a los hombres en todos los aspectos de las artes militares y tenemos la suerte de tener los nombres de varios de ellos: Stesileos, los hermanos Euthydemos y Dionysodoros de Chios, Phalinos de Stymphalos (quien más tarde se desempeñó como asesor militar de el general persa Tisafernes en la batalla de Cunaxa en 401 aC) y Diomilos de Andros. Tanto Jenofonte como Platón hablaron de estos instructores y el propio Platón comentó sobre la necesidad de la formación especializada que ofrecían en caso de que se rompieran filas. Para promover eso, Licurgo, en 335, pidió reformas en Atenas que requerían entrenamiento especializado en cada una de las artes / habilidades militares, y los hombres para lograr esto.

Creo que es seguro decir que la esgrima no se pasa por alto en el entrenamiento de un hoplita.

Buen post, pero por favor no confunda un baile de espada con entrenamiento marcial. La referencia de kata también es mala. Incluso el kata en Oriente como método de entrenamiento preferido es una invención moderna. Espero que el kata tampoco se considere un baile de espadas.

Yo agregaría a su excelente publicación diciendo que cualquier ejército profesional de ese período de tiempo (o este período de tiempo), que decidiera equipar a sus hombres con espadas o cualquier otra arma, sería ignorante y pasaría por alto el entrenamiento en el arma.

Puede que no sepamos cuál era su arte, pero tenemos amplia evidencia para decir que tenían uno.


Asedio de Andros, c. 480 aC - Historia

Por Fred Eugene Ray

Las guerras libradas por Esparta y Atenas en el siglo V aC enfrentaron a una ciudad-estado con el ejército más grande de la antigua Grecia contra una que ostentaba su flota más poderosa. Sin embargo, los soldados espartanos y atenienses siguieron formas de guerra que diferían en mucho más que una simple preferencia por luchar en tierra en lugar de mar. De hecho, los enfoques distintivos que un hoplita espartano y un soldado ateniense adoptaron para combatir abarcaban una amplia gama de tácticas, de las cuales solo unas pocas estaban vinculadas a su división tradicional en la costa.

Los historiadores militares han tendido a centrarse en el severo régimen de entrenamiento de la niñez en Esparta (la agoge) y la potente combinación de físico resistente y filosofía marcial de voluntad férrea que promovió. Pero la forma de guerra espartana no era simplemente una cuestión de dureza individual sobresaliente, fuerza o incluso habilidades de armamento. Las tácticas superiores también jugaron un papel clave: la discreción era a menudo la mejor parte del valor para los espartanos. Eran expertos en evaluar las probabilidades de batalla y, en caso de que no fueran de su agrado, se dirigían a casa sin luchar.

A pesar de su imagen feroz, Esparta tenía un historial más extenso de esquivar enfrentamientos armados que cualquier otra ciudad-estado griega. No era inusual que los comandantes espartanos retrocedieran antes de cruzar una frontera hostil si los presagios eran malos. E incluso al borde del combate, podrían optar por evitar la acción. El rey espartano Agis II (427-400 a. C.) afirmó una vez que “los espartanos no preguntan cuántos son los enemigos, solo dónde están”, pero en al menos cuatro ocasiones se negó personalmente a entablar contacto con el enemigo.

Ventajas del enfoque de los hoplitas espartanos en la guerra

Los griegos clásicos lucharon en una densa formación lineal o falange como lanceros acorazados conocidos como hoplitas. Estos hoplitas estaban protegidos desde los tobillos hacia arriba con grebas, coraza, escudo y casco mientras permanecían juntos en filas que podían tener varios cientos de hombres de ancho. Esto les permitió presentar un frente amplio que era difícil de superponer o superponer.

Hoplita espartana (c. 500 a. C.), vestida
con un casco corintio, armadura y
grebas, armadas con lanza, espada y
blindaje.

flanquear. Pero había un límite en lo delgado que podía ser una formación sin caer en el desorden. Por lo tanto, la mayoría de los griegos intentaron formar una fila de al menos ocho hombres de profundidad para aceptar la batalla. Los espartanos, sin embargo, podían avanzar y maniobrar con eficacia en filas tan delgadas como cuatro hombres. Aquellos en las primeras tres filas golpearon con sus lanzas en el frente enemigo, y la cuarta fila se unió a las filas dos y tres para presionar escudos en la espalda de sus compañeros en un esfuerzo concertado para empujar a través de la oposición, una táctica llamada othismos. Esta capacidad para maniobrar cuando se disponía de personal insuficiente tuvo éxito varias veces, la más famosa de las cuales fue contra un ejército arcadiano mucho más grande en Dipaea en el 464 a. C.

La mayoría de los ejércitos griegos avanzaron con hombres gritando de aliento y emitiendo distintivos gritos de batalla. A continuación, se apresurarían los últimos metros a la acción de cerca. Por el contrario, los espartanos avanzaban lentamente con pasos mesurados al son de los tubos y el canto rítmico de la poesía de batalla. Esto les permitió mantener un excelente orden durante todo el proceso de participación.Además, los espartanos vieron la ruidosa carrera de sus oponentes como amateur, lo que indica una falsa valentía para reprimir el miedo. Su propio ritmo deliberado y disciplinado estaba destinado a establecer un tono de confianza abrumadora y amenaza mortal. Tan desconcertante fue este enfoque que muchos enemigos se separaron y corrieron antes del primer contacto.

Los hoplitas espartanos siguieron un impulso natural cuando marcharon a la batalla para acercarse al hombre a su derecha. Hicieron esto para obtener una mejor cobertura del escudo que sostenía en su brazo izquierdo. Esta tendencia hizo que las falanges se desvanecieran hacia la derecha a medida que avanzaban y, a menudo, resultó en una superposición mutua de flancos de formación en extremos opuestos del campo. Los espartanos explotaron esto exagerando deliberadamente sus propios movimientos hacia la derecha. Combinarían el movimiento con el movimiento bien practicado de las tropas de élite en su extremo derecho para rodear el flanco izquierdo de un enemigo. Una vez envuelto, el ala rodeada se rompería y correría, provocando el colapso de la falange enemiga.

Además de explotar el fenómeno común de la deriva hacia la derecha, los espartanos también utilizaron esquemas más únicos en el campo de batalla. El rey Agis una vez cambió de unidades en su formación durante un avance. Intentar esto en la misma cara del enemigo sugiere que los espartanos consideraban que tales movimientos arriesgados estaban dentro de sus capacidades. El general ateniense Cleandridas derrotó a los miembros de una tribu italiana en el 433 a. C. al ocultar un contingente de hoplitas detrás de su falange. Esto disfrazó su verdadera fuerza y, una vez comprometido, le permitió empujar a sus hombres contra el flanco enemigo para desencadenar una derrota.

La maniobra de batalla más atrevida de los espartanos fue romper en medio del combate y retirarse. Todos los demás ejércitos griegos evitaron esto por temor a invitar al desastre. Los Spartans, sin embargo, no solo podían salir de lugares desesperados con una pérdida mínima, sino que también podían fingir la maniobra y engañar a los enemigos para que rompieran la formación para perseguirlos. Herodoto citó esos falsos retiros en las Termópilas en 480 a. C. Luego, los espartanos dieron vueltas cada vez y aniquilaron a los persas demasiado ansiosos, que habían caído en actividades prematuras y desordenadas. Platón afirmó que los persas también sufrieron esta misma estratagema espartana en Platea un año después.

Mientras los espartanos castigaban duramente a los que rompían filas para que siguieran sus fingidas retiradas, ellos mismos se abstuvieron de cualquier tipo de persecución. Primero, no vieron ningún beneficio en arriesgar vidas preciosas para perseguir a un enemigo ya derrotado. Además, permanecer en el campo de batalla les permitió poseer el campo al final del día. Esta fue la definición universalmente aceptada de victoria formal en la guerra griega. Finalmente, al mantener la formación, los espartanos podrían reformarse rápidamente en un frente diferente, dándoles la oportunidad de montar un segundo ataque contra cualquier oponente que todavía estuviera intacto.

Los espartanos eran muy conscientes de que el éxito en el campo de batalla podía conllevar un peligro especial en forma de fuego amigo. Los cascos limitaban la visión y el estruendo de la batalla era ensordecedor, lo que hacía que los hoplitas confundieran fácilmente a un amigo con un enemigo en las filas mezcladas. Tucídides citó un incidente tan trágico dentro del ala derecha ateniense que la rodeaba en Delium en el 424 a. C. Una forma en que los Spartans redujeron este peligro fue adoptando un equipo uniforme para identificarse más fácilmente entre sí en el fragor de una confusa refriega. Para ello, llevaban túnicas muy visibles teñidas de carmesí. Sus capas también podrían haber sido rojas, sin embargo, rara vez, si es que alguna vez, llevaban estas engorrosas prendas al combate. Los espartanos también pintaron grandes dispositivos en sus escudos para identificación, siendo el más famoso la letra griega lambda. Con el aspecto de una "V" invertida, esta era la primera letra de "Lacedaemon", que era el nombre de los antiguos griegos para Esparta.

Los ataques furtivos no eran un elemento básico del ejército espartano, pero uno logró una victoria en Sepeia en el 494 a. C. Allí, el famoso rey Cleómenes de Esparta se enfrentaba a una hueste un poco más grande de Argos. Al organizar una tregua temporal y acampar frente a los argivos, Cleomenes estableció una rutina que incluía señalar las comidas con un cuerno. Cuando el enemigo se retiró al mismo tiempo para su propia comida, hizo que sus hombres cargaran y pusieron a los desprevenidos argivos en una espantosa derrota. Otro comandante espartano que utilizó un ataque furtivo con buenos resultados fue Brásidas en Anfípolis en el 422 a. C., donde estuvo sitiado por Cleón de Atenas. Cleon se había alineado para regresar a su base después de una expedición de exploración cuando los espartanos lo sorprendieron al salir corriendo de la ciudad en dos destacamentos, cortando la columna ateniense por la mitad y derrotando cada segmento en detalle. Brasidas puso fin a la fase inicial de la guerra del Peloponeso con la victoria, aunque él mismo murió en la batalla.

Incluso los mejores ejércitos a veces encuentran inevitable la retirada. Los espartanos, que habían perdido 300 hombres escogidos y un rey en una acción de retaguardia en el 480 a. C. en las Termópilas, encontraron una forma menos costosa de retirarse: la caja de marcha. Utilizada con éxito por primera vez bajo Brásidas en 423 a. C., esta formación consistía en formar a la mayor parte de la infantería hoplita en un rectángulo hueco, colocar a los soldados y no combatientes ligeramente armados dentro de la formación, y luego desplegar a los hoplitas restantes hacia adelante y hacia atrás para hacer frente a las amenazas enemigas. La caja de marcha podía retirarse y defenderse de todas las formas de ataque. Jenofonte de Atenas se atribuyó el mérito de haber creado el arreglo durante la famosa “Retirada de los Diez Mil” después de la Batalla de Cunaxa en el 401 a. C. Sin embargo, es más probable que Jenofonte simplemente modificara modestamente el protocolo Spartan existente.

Atenas como potencia militar

El respeto por los atenienses clásicos como luchadores en general se ha quedado atrás de su fama como creadores de la democracia y maestros de la cultura estética. Desde la antigüedad hasta el presente, los espartanos han tenido una reputación marcial mucho mayor. Sin embargo, Atenas, en su apogeo del siglo V a. C., no solo luchó más de tres veces más batallas que Esparta, sino que en realidad disfrutó de una tasa general de éxito de combate ligeramente superior. De hecho, los atenienses desarrollaron la máquina de guerra más grande y sofisticada de toda Grecia y aplicaron tácticas tan creativamente como perseguían las bellas artes.

Atenas siguió a la adopción de la democracia en 510 a. C. con un período de rápida expansión. Los atenienses mantuvieron el ritmo de los crecientes compromisos territoriales aumentando considerablemente el tamaño de sus fuerzas armadas. El ejército de Atenas pasó de un recuento de 3.600 lanceros acorazados a finales del siglo VI a. C. a 13.000 ciudadanos habituales en las listas en el 431 a. C. Asimismo, la flota ateniense pasó de 60 a 300 barcos durante el mismo período. Esparta podía responder con solo la mitad de sus hoplitas espartanos y no tenía armada en absoluto.

Escasos de efectivo y con una ciudadanía muy limitada, los espartanos dependían de un sistema de alianzas. La Liga del Peloponeso les dio acceso a una tremenda mano de obra, pero tenía serias desventajas. Esparta a menudo tuvo que coaccionar o engatusar a los aliados reacios a actuar. También existía el peligro de que un aliado reticente desencadenara un conflicto no deseado y costoso. De hecho, Tucídides sugirió que Corinto desencadenó la gran guerra del Peloponeso de esa manera. En contraste, Atenas tenía control total sobre sus propios ejércitos más grandes, así como sobre los de otros estados que estaban mucho más cerca de ser súbditos que verdaderos socios.

Los lanceros hoplitas se enfrentan a las fuerzas de caballería en este fragmento de un pergamino ático, alrededor del 510 a. C.

A medida que los soldados atenienses aumentaron en número y fuerza, la ciudad-estado griega también aumentó considerablemente su número de jinetes. Su fuerza de caballería creció de menos de 100 jinetes a unos 2200 durante el siglo V a. C. Este era el único contingente de su tipo entre los griegos del sur y era bastante grande incluso para los estándares de la Grecia central y norte rica en caballos. Además, los atenienses tenían una ventaja sobre la otra caballería en arqueros montados. Originalmente importados de Scythia, estos jinetes mortales ascendieron a 200 personas. Los caballos se convirtieron en blancos fáciles para las jabalinas de los hostigadores rivales. Al utilizar una pantalla alternativa de veloces arqueros a caballo con arcos compuestos de mayor alcance, Atenas transformó su caballería en una de las más peligrosas y versátiles de toda Grecia.

La experiencia de la caballería inspiró a los atenienses a desarrollar más habilidades para proteger sus flancos. Pueden ser barreras naturales o artificiales, la última de las cuales se utilizó en Marathon en el 490 a. C. Frontino describió a los atenienses construyendo una tosca barricada de madera, o abatis, para estirar su frente contra una ladera y desalentar un ataque enemigo montado. Asimismo, explotaron las estructuras existentes fuera de Siracusa en el 414 a. C. para repeler a los jinetes, y lo hicieron nuevamente dentro de Atenas en la batalla de Muniquia en el 403 a. C. De todos modos, la confianza en las barreras naturales fue la táctica más común. En Platea y Micala (479 a. C.), Eurimedón (466 a. C.) y Anapo (415 a. C.), los atenienses obtuvieron victorias con sus flancos apoyados en la orilla del mar, el lecho de un río o las tierras altas.

El uso del arco era aún más particular para Atenas que la experiencia en la guerra de caballería o en las barreras de flanco. Junto con su singular despliegue de arqueros montados, los atenienses estaban solos entre los griegos al enviar un gran número de arqueros a pie. Su ejército incluía arqueros de 800 pies que lucharon en conjunto con 300 hoplitas especialmente entrenados. Este último se dispuso a tres de profundidad en la parte delantera, arrodillándose mientras las flechas volaban por encima de su cabeza y de pie para repeler cualquier intento de alcanzar a los arqueros detrás de ellos. Estas tropas especializadas jugaron un papel importante en Platea, donde hicieron retroceder a la caballería persa.

Además, entre 400 y 500 arqueros también sirvieron a bordo de la flota ateniense. A diferencia de otros griegos, que apilaron hasta 40 hoplitas en cada barco para el combate cuerpo a cuerpo con otros barcos, los atenienses utilizaron solo 14 infantes de marina (10 hoplitas y cuatro arqueros) y fueron pioneros en el arte de la marinería de combate. Esto requirió maniobrar sus naves en posición para golpear a las naves enemigas con una proa blindada mientras las arrojaban con flechas. Ya sea en tierra o en el mar, Atenas hizo un mejor uso del arco que cualquier otra ciudad-estado.

La flota superior de Atenas entró en juego para las operaciones sorpresa. Aprovechando su gran capacidad anfibia, Atenas lanzó más ofensas inesperadas que cualquier otra ciudad-estado griega. Los desembarcos marítimos habían sido comunes desde las guerras persas. Pero combinarlos con un fuerte elemento sorpresa surgió a mediados del siglo V a. C. como táctica del comandante ateniense Tolmides, que navegó por el Peloponeso para descender en busca de ataques inesperados contra oponentes superados. Los atenienses refinaron el esquema con el tiempo con el uso de transportes de tropas, reemplazando los bancos superiores de remeros en galeras de guerra con una mezcla de soldados atenienses, infantería ligera y jinetes. Un comandante podría aterrizar con una enorme ventaja con un armamento grande y diverso en el momento y lugar de su elección. Además, en el improbable caso de que surgiera una resistencia efectiva, simplemente podría volver al mar con muy poco riesgo para él o sus hombres.

Cuando se trataba de operaciones furtivas, los atenienses no siempre dependían de su fuerza naval. En el 458 a. C., un año antes de que Tolmides hiciera su primer ataque sorpresa desde el mar, Myronides de Atenas ganó dos batallas como resultado de marchas terrestres inesperadas. Estos llegaron a Cimolia, al este de Corinto, donde superó dos veces a los habituales de este último con fuerzas reunidas desde reservas, extranjeros residentes y aliados locales. Esta no sería la última vez que Tolmides ganó un compromiso con una marcha inesperada. Un año después, dirigió un ejército hacia el norte para coger desprevenidos a las fuerzas de la Liga Beocia. A raíz de la subsiguiente victoria en Enófita, Atenas pudo dominar a toda Beocia excepto Tebas durante la siguiente década.

Maestros de las operaciones sorpresa, los atenienses también se destacaron en el sigilo y el engaño a nivel táctico. Sus tácticas incluían emboscadas, ataques furtivos, desviaciones y desinformación. Ya en Salamina, en 480 a. C., Temístocles engañó a los persas para que llevaran a cabo una tonta ofensiva naval al filtrar planes falsos. Tales tácticas vieron su mayor utilidad durante la Guerra del Peloponeso, cuando Demóstenes lanzó una emboscada que derrotó a una falange más grande en Olpae en 426 a. C. y llevó a cabo tres asaltos nocturnos separados, ganando los dos primeros antes de sufrir una ruinosa derrota en el último.

Demóstenes era un líder atrevido, pero los hombres más cautelosos también utilizaron tácticas engañosas en nombre de Atenas. Aunque notoriamente conservador, Nicias usó engaños dos veces para aterrizar de manera segura ejércitos en suelo hostil, la primera vez con un ataque de distracción y la segunda proporcionando información falsa al enemigo. Y un equipo de generales atenienses empleó varios engaños en Bizancio en el 408 a. C. Jenofonte y Diodoro detallaron cómo se retiraron por la noche de un asedio, solo para escabullirse y asaltar los muelles con tropas ligeramente armadas. Luego tomaron la ciudad mediante una entrada sorpresa de sus hoplitas a través de una puerta interior. Los comandantes atenienses no dejaban de engañar a sus propios hombres.

Un hoplita salvaje luce un escudo decorado de forma improbable con el dibujo de un perro.

Myronides en Oenophyta engañó a los hoplitas en su ala derecha haciéndoles pensar que su izquierda estancada ya había salido victoriosa. Esto los inspiró a un esfuerzo renovado que llevó su lado del campo y convirtió el éxito fantasma de Myronides en algo real.

Quizás el aspecto menos conocido de la destreza militar de Atenas fue su historial de exitosa experiencia en combate. Una gran verdad de la guerra es que la victoria a menudo proviene menos de destruir a un enemigo que de romper su voluntad de luchar. Esto fue evidente en los campos de batalla de la antigua Grecia, donde comparativamente pocos soldados cayeron cara a cara, pero muchos murieron después de que un bando vacilara y tratara de huir. Tener confianza en su liderazgo, camaradas y capacidad personal les dio a los hoplitas la moral necesaria para imponer su voluntad a un enemigo. Más de un tercio de todos los compromisos importantes de tierras librados por los hoplitas griegos durante el siglo V a. C. fueron victorias atenienses. De hecho, el total de victorias de Atenas durante este período más que triplicó el de cualquier otra ciudad-estado y superó a Esparta en un factor de más de cuatro. Por lo tanto, cuando los atenienses entraron en acción, esperaban completamente ganar, y la mayoría de las veces lo hicieron.

Todos los aspectos únicos de la guerra ateniense se unieron al servicio de un nuevo concepto estratégico desarrollado por Pericles al comienzo de la Guerra del Peloponeso para hacer frente a los enormes ejércitos que Esparta y sus aliados podían desplegar. Atenas esperaba evitar la batalla apocalíptica de la falange a favor de pequeñas acciones e infligir dolor económico a largo plazo. Explotando sus habilidades tácticas características y estableciendo puestos de avanzada fortificados (epiteichismoi) en suelo enemigo, Atenas estuvo a punto de derribar a Esparta. Fue solo después de que los espartanos adoptaron elementos clave del enfoque ateniense que finalmente reclamaron la victoria después de casi tres décadas de guerra. Aún así, no pudieron reprimir Atenas por mucho tiempo y abandonaron una ocupación de la ciudad muy disputada después de un solo año. Los atenienses pronto tuvieron una democracia completamente restaurada y reconstruyeron su imperio de ultramar, levantándose a principios del siglo siguiente para desafiar nuevamente a Esparta por la supremacía.

Era raro que espartanos y atenienses disputaran el mismo terreno. Esto sucedió menos de una docena de veces durante todo el siglo V a. C. Cuando estos encuentros tomaban la forma de grandes batallas a balón parado, Esparta siempre se quedaba con la victoria. Los compromisos más pequeños fueron más frecuentes y dieron como resultado una serie ininterrumpida de éxitos atenienses. Estas tendencias aparentemente contradictorias eran reflejos directos de los diferentes enfoques tácticos de los estados.

Primera batalla de Tanagra

Solo tres grandes batallas en el siglo V aC vieron a espartanos y atenienses en bandos opuestos. El primero ocurrió en el 457 a. C., cuando Nicomedes de Esparta condujo a un ejército de sus compatriotas y aliados a Beocia en una poderosa manifestación destinada a desalentar la agresión ateniense contra Tebas, un aliado espartano. Atenas respondió de la misma manera, y un compromiso

Entrenados desde la niñez para la batalla, los hoplitas griegos se enfrentan a punta de lanza.

(Tanagra I) tuvo lugar en el que participaron más de 25.000 hoplitas espartanos. A medida que se desarrollaba la batalla, los lanceros espartanos ganaban el día a su derecha con la ayuda de jinetes tesalianos traidores que abandonaron a los atenienses justo cuando comenzaba la lucha. Los hoplitas atenienses, de pie a su derecha, tuvieron el mismo éxito; sin embargo, abandonaron el campo para perseguir a sus enemigos vencidos. Como resultado, los atenienses finalmente perdieron ante una falange espartana más disciplinada que se aferró al campo de batalla.

Primera batalla de Mantinea

Pasarían casi dos generaciones antes de que Esparta y Atenas volvieran a encontrarse en un gran enfrentamiento. Esto se produjo en el 418 a. C. en Mantinea I, donde Argos intentó luchar contra el dominio espartano local con la ayuda de los atenienses y otros aliados. Después de varias salidas en falso, las dos partes finalmente llegaron a los golpes con más de 17.000 hoplitas. El rey espartano Agis abrió la acción con una maniobra fallida que permitió a los hombres de Argos perforar y derribar su ala izquierda. Sin embargo, cuando los argivos cometieron el error de perseguir a los hombres derrotados, Agis envolvió a los soldados atenienses en el flanco opuesto. Mientras lo hacía, las tropas argivas en el centro y junto al contingente de Atenas perdieron los nervios y huyeron al primer contacto con los espartanos. Su huida dejó a los atenienses con lanceros enemigos acercándose por ambos lados, obligándolos a retirarse a un alto costo. La batalla terminó con la reforma de los espartanos para derrotar al ala derecha argiva cuando regresaba de su imprudente persecución.

Batalla de Halae Marsh

El último gran enfrentamiento entre las dos ciudades-estado dominantes se produjo cuando los espartanos derrocaron al régimen democrático de Atenas después de la guerra del Peloponeso y establecieron una oligarquía para gobernar la ciudad, apoyándola con mercenarios y algunos de sus propios hoplitas. En el 403 a. C., el rey espartano Pausanius reaccionó a la creciente oposición ateniense dirigiendo una oleada de tropas frescas a la ciudad. Luego, sin darse cuenta, tropezó con la batalla en un estrecho tramo sobre Halae Marsh, un pequeño pantano costero al sur del puerto principal de Atenas. Unos 7.500 hoplitas espartanos se enfrentaron a 3.000 lanceros atenienses en el espacio restringido. Muchos de los atenienses solo tenían equipo improvisado, pero con sus flancos anclados junto a los humedales y una pendiente ascendente, lucharon enérgicamente.

Al final, los archivos más profundos de Pausanius finalmente se abrieron paso hacia la victoria. Como de costumbre, los espartanos no los persiguieron. Esta vez, su moderación no solo limitó las bajas, sino que también generó buena voluntad que permitió a Pausanius negociar una retirada pacífica. Esto dejó a sus viejos enemigos en Atenas libres para reagruparse, pero también aseguró su objetivo principal de poner fin a los desagües físicos y fiscales que la ocupación había estado infligiendo a Esparta.

Haciendo un buen uso de tácticas bien ejercidas, los soberbios hoplitas de Esparta habían intimidado a sus enemigos, maniobrado alrededor de los flancos de las formaciones y se aferraron al terreno conquistado para azotar a los atenienses en todas las reuniones a gran escala a lo largo de más de medio siglo. Sin embargo, no pudieron duplicar esta hazaña en enfrentamientos menores, mientras que Atenas podría emplear mejor sus propias habilidades marciales características.

Entrenados desde la niñez para la batalla, los hoplitas griegos se enfrentan a punta de lanza.

Aún así, éxitos incluso más pequeños podrían tener un impacto significativo, como los tres primeros que Atenas ganó sobre Esparta a principios de la Guerra del Peloponeso.Estos comenzaron en el 425 a. C. en Spaectaria, una isla estrecha frente al suroeste de Grecia, donde los atenienses vencieron a una guarnición espartana varada. Lo lograron con un desembarco cerca del amanecer que puso quizás a 1.000 lanceros pesados ​​y más de 1.500 tropas de armas ligeras en tierra contra sólo 420 hoplitas. Reprimiéndose de la lucha cuerpo a cuerpo, este enorme grupo de desembarco llevó a los espartanos al extremo norte de la isla bajo una lluvia de jabalinas y flechas y finalmente los obligó a rendirse.

En un año, los soldados atenienses fueron decisivos en dos victorias más modestas sobre Esparta. El primero fue en Cythera, cerca del continente espartano. Nicias de Atenas lanzó un asalto repentino desde el mar contra el puerto de esta isla para desviar la atención de un desembarco con quizás 2.000 hoplitas. Dirigiéndose hacia el interior, luego se encontró con una falange espartana con la mitad de sus fuerzas cerca de la capital de Cythera. Como había ocurrido tan a menudo, los Spartans avanzaron para dar una buena pelea a pesar de estar escasamente presentados. Pero los atenienses, veteranos de muchas victorias pasadas, no se asustaron. Manteniendo el equilibrio, retrocedieron con archivos dos veces más profundos hasta que obligaron a sus enemigos a retirarse.

Nicias envió a los espartanos sobrevivientes a casa bajo una tregua y convirtió a Cythera en una base para incursiones anfibias a lo largo de la costa de Esparta. Sus enemigos tenían pocas posibilidades de interceptar los ataques rápidos y no anunciados, y cuando lo hicieron, se encontraron con una oposición abrumadora. Tucídides informó que una pequeña guarnición espartana cerca de un par de pueblos costeros llegó a los golpes al impugnar uno de esos desembarcos. Teniendo quizás no más de 300 hoplitas, los defensores encontraron una rápida derrota contra lo que probablemente era tres veces más lanceros atenienses. El doloroso revés, sumado a los de Spaectaria y Cythera, apagó el ardor de los espartanos por la guerra y los indujo a ofrecer la paz, solo para encontrar el rechazo de una Atenas cada vez más confiada.

El general tebano Epaminondas salva la vida del general Pelopidas durante la victoria sobre los espartanos en Leuctra en el 371 a. C.

Los atenienses arrebataron tres pequeñas victorias más de Esparta más tarde en la Guerra del Peloponeso. El primero ocurrió en el 411 a. C., cuando el monarca espartano Agis dirigió una gran columna hacia Atenas con la esperanza de aprovechar la agitación política allí. Unos 600 hoplitas del regimiento Sciritae de Esparta componían la vanguardia del rey y, cuando esta unidad se adelantó demasiado, fue atacada. Los atenienses se abalanzaron sobre los Sciritae con una fuerza mixta de hoplitas, infantería ligera y caballería. Incapaces de defenderse de un asalto en todos los frentes, los lanceros espartanos hicieron una retirada de combate, sufriendo grandes pérdidas en el proceso. Cuando la ayuda llegó al lugar, los atenienses ya habían barrido el campo y regresaron a casa con los cuerpos de los caídos.

Completamente desanimado, Agis canceló su ofensiva y concertó una tregua para recuperar los restos de sus hombres perdidos. Lo intentó de nuevo, esta vez consiguiendo llegar a Atenas. Allí, sin embargo, se topó con una falange que se mantenía cerca debajo de la muralla de la ciudad, donde contaba con un excelente apoyo de los arqueros que se alineaban en las murallas de arriba. Juzgando que sufriría bajas inaceptables antes incluso de enfrentarse a los hoplitas opuestos, el rey simplemente se dio la vuelta. Mientras marchaba, su retaguardia se quedó atrás y provocó un ataque de soldados y jinetes atenienses.

El último revés de los espartanos en la guerra contra las tropas atenienses se produjo en el 407 a. C. en la isla egea de Andros. Allí, una fuerza de desembarco al mando de Alcibíades de Atenas sorprendió y venció a una guarnición de la mitad de su tamaño. Los Spartans, que estaban en el centro y la derecha en una formación fina, perdieron cuando los aliados locales cedieron el paso a la izquierda.

Dos ciudades-estado únicas, dos formas únicas de guerra

Los relatos de los combates reales entre Esparta y Atenas en su apogeo dejan en claro que cada uno tuvo una buena parte de éxito contra el otro. Los atenienses utilizaron su experiencia en la movilización sorpresa, las operaciones anfibias y la guerra con armas ligeras (tanto montadas como a pie) para lograr un mayor número de victorias. Pero los hoplitas de Esparta utilizaron sus propias habilidades mortales para ganar todas las grandes acciones. Cualquier ventaja en las tácticas que cualquiera pudiera reclamar era fugaz, el producto temporal de circunstancias únicas que dominaban un campo de batalla determinado. El siglo se cerró después de largas décadas de luchas sangrientas casi como había comenzado, con Esparta y Atenas todavía ferozmente independientes e igualmente poderosas en sus diferentes enfoques de la guerra.


Ver el vídeo: Γαλατική εισβολή: Η μάχη στις Θερμοπύλες, οι θηριωδίες των Γαλατών και η τελική συντριβή τους