Fue el N.E.P. de Rusia exitosa en términos económicos?

Fue el N.E.P. de Rusia exitosa en términos económicos?

El Nuevo Plan Económico de la Unión Soviética fue de hecho un plan exitoso para establecer una economía de posguerra comparativamente fuerte para la Unión Soviética, pero hubo muchas imperfecciones: los precios de los alimentos fluctuaron enormemente, la brecha entre la riqueza de las personas aumentó. ¿Fue un plan exitoso de Leinin?


No. Generalmente se considera un fracaso.

El principal problema fueron las crisis recurrentes de la tijera debido a que el sector agrícola no se incorporó a una economía de productos básicos. A medida que bajaba el precio de los productos agrícolas, los campesinos se retiraban de la economía de mercado y los (muy pocos) kulaks lo hacían de la misma manera, volviendo de pequeños capitalistas rurales a campesinos ricos. Cuando la economía de mercado no operaba únicamente en interés del campesinado, éste se retiraba del mercado, creando desequilibrios en el equilibrio de precios agrícolas e industriales.

Ver el debate de Nove Millar: Millar, James R. y Alec Nove. "Un debate sobre la colectivización: ¿era realmente necesario Stalin?" Problemas del comunismo 25 (julio / agosto de 1976): 49-62.

Normativamente, si consideramos el propósito del partido bolchevique de marcar el comienzo de una sociedad sin clases a través de la agencia de la clase trabajadora, y si consideramos que esto es un objetivo "económico", fue un desastre terrible y el peor de los casos de fraude. fuera de la clase al jefe por los no trabajadores en un partido llamado de los trabajadores jamás visto. El trabajo de Simon Pirani demuestra que Lenin desmanteló el estado obrero en 1921, reemplazándolo por un estado de Partido. Cualquiera de la sociología de la NEP mostrará que instituciones como la gestión de un solo hombre desmantelaron significativamente gran parte del control de propiedad que los trabajadores tenían sobre las plantas. Entonces, la NEP aplastó las instituciones del estado obrero al desmantelar los comités de lugar de trabajo del poder político que tenían, y desmanteló significativamente la propiedad económica de los lugares de trabajo por los comités de trabajo.

Finalmente, a finales de la década de 1920, los "ultraizquierdistas" de las clases bajas del partido bolchevique exigían la colectivización, y muchos lugares de trabajo urbanos exigían una campaña de terror contra el campo debido a la falta prolongada de suministro adecuado de alimentos a las ciudades. Si la NEP estaba destinada a ser un proceso económico positivo y de largo plazo, estos problemas políticos no podrían haber surgido desde abajo. (Ver Conquista o Solzhenitsyn)


Una lectura recomendada aquí es De la granja a la fábrica: una reinterpretación de la revolución industrial soviética por el historiador económico británico Robert Allen. No conozco la literatura en detalle, pero Allen es generalmente muy respetado por su trabajo. (Google encuentra una reseña del libro aquí). De la página de Amazon en el libro:

Aunque la economía rusa comenzó a desarrollarse a fines del siglo XIX basada en las exportaciones de trigo, el crecimiento económico moderno resultó difícil de alcanzar. Pero el crecimiento fue rápido desde 1928 hasta la década de 1970, debido al éxito de los planes quinquenales. A pesar de los horrores del estalinismo, la construcción de la industria pesada aceleró el crecimiento durante la década de 1930 y elevó el nivel de vida, especialmente para los muchos campesinos que se mudaron a las ciudades. Una caída repentina de la fecundidad debido a la educación de las mujeres y su empleo fuera del hogar también facilitó el crecimiento.

Mientras destaca los logros previamente subestimados de la planificación soviética, De la granja a la fábrica también muestra, a través de un análisis metódico establecido en una prosa fluida, que los peores excesos de Stalin, como la sangrienta colectivización de la agricultura, hicieron poco para estimular el crecimiento. El desarrollo económico se estancó después de 1970, cuando los recursos vitales se desviaron hacia el ejército y cuando un liderazgo soviético carente de pensamiento original persiguió inversiones derrochadoras.

Para más detalles: ¡lea el libro! :-) (si está en una red universitaria, puede encontrar un artículo sobre el mismo tema del mismo autor aquí)


En realidad, Wikipedia contiene una respuesta razonablemente buena a esta pregunta (claramente mal planteada).

El fondo:

Los trabajadores urbanos formaron el núcleo del apoyo bolchevique, por lo que el éxodo planteó un grave problema. La producción de la fábrica se ralentizó o se detuvo severamente. Las fábricas carecían de 30.000 trabajadores en 1919. Para sobrevivir, los habitantes de la ciudad vendían objetos de valor personales, fabricaban artículos artesanales para venderlos o intercambiarlos y plantaban jardines. La gran necesidad de alimentos los llevó a obtener del 50 al 60% de los alimentos a través del comercio ilegal. La escasez de efectivo hizo que el mercado negro utilizara un sistema de trueque, que era ineficaz. La sequía y las heladas llevaron a la hambruna rusa de 1921, en la que millones murieron de hambre, especialmente en la región del Volga, y se erosionó el apoyo urbano al partido bolchevique. [10] Cuando no llegó pan a Moscú en 1921, los trabajadores se sintieron hambrientos y desilusionados. Organizaron manifestaciones contra la política de raciones privilegiadas del Partido Bolchevique, en las que el Ejército Rojo, los miembros del Partido y los estudiantes recibieron primero las raciones. La rebelión de soldados y marineros de Kronstadt estalló en marzo de 1921, alimentada por el anarquismo y el populismo. En 1921, Lenin reemplazó la política de requisición de alimentos por un impuesto, lo que marcó la inauguración de la Nueva Política Económica.

En otras palabras, la NEP se introdujo para evitar que el país (y el gobierno del Partido Comunista) colapsara. Como tal, fue un éxito evidente. Es más:

Resultados.

Después de que se instituyó la Nueva Política Económica, la producción agrícola aumentó considerablemente. Para estimular el crecimiento económico, los agricultores tuvieron la oportunidad de vender porciones de sus cultivos al gobierno a cambio de una compensación monetaria. Los agricultores ahora tenían la opción de vender algunos de sus productos, dándoles un incentivo económico personal para producir más cereales. Este incentivo, junto con la desintegración de los latifundios cuasi feudales, superó la producción agrícola anterior a la Revolución. El sector agrícola se volvió cada vez más dependiente de las pequeñas explotaciones familiares, mientras que las industrias pesadas, los bancos y las instituciones financieras siguieron siendo propiedad del Estado y dirigidas por él. Esto creó un desequilibrio en la economía donde el sector agrícola estaba creciendo mucho más rápido que la industria pesada. Para mantener sus ingresos, las fábricas subieron los precios. Debido al aumento del costo de los productos manufacturados, los campesinos tuvieron que producir mucho más trigo para comprar estos bienes de consumo, lo que aumentó la oferta y, por lo tanto, bajó el precio de estos productos agrícolas. Esta caída en los precios de los bienes agrícolas y fuerte alza en los precios de los productos industriales se conoció como la Crisis de las Tijeras (debido al cruce de gráficos de los precios de los dos tipos de productos). Los campesinos comenzaron a retener sus excedentes a la espera de precios más altos, o los vendieron a "NEPmen" (comerciantes e intermediarios) que los revenden a precios altos. Muchos miembros del Partido Comunista consideraron esto como una explotación de los consumidores urbanos. Para bajar el precio de los bienes de consumo, el estado tomó medidas para disminuir la inflación y promulgar reformas en las prácticas internas de las fábricas. El gobierno también fijó precios, en un intento por detener el efecto tijera.

La NEP logró crear una recuperación económica después de la devastación de la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa y la Guerra Civil Rusa. En 1925, a raíz de la NEP de Lenin, "... se estaba produciendo una gran transformación política, económica, cultural y espiritual". Las industrias ligeras y en pequeña escala estaban en gran parte en manos de empresarios privados o cooperativas. Para 1928, la producción agrícola e industrial se había restaurado al nivel de 1913 (antes de la Primera Guerra Mundial).

Entonces, seguramente los resultados fueron una mezcla de éxitos y fracasos.

Finalmente:

Influencia

Pantsov y Levine ven muchas de las reformas económicas post-maoístas del líder del Partido Comunista Chino Deng Xiaoping hacia una economía de mercado socialista durante la década de 1980 como influenciadas por la NEP: "Se recordará que el propio Deng Xiaoping había estudiado el marxismo a partir de los trabajos del Líderes bolcheviques que habían propuesto la NEP. Se basó en ideas de la NEP cuando habló de sus propias reformas. En 1985, reconoció abiertamente que 'quizás' el modelo más correcto de socialismo era la Nueva Política Económica de la URSS ".

Entonces, si uno usa como criterio de éxito el proverbio "La imitación es la forma más sincera de adulación", entonces sí, la NEP tuvo bastante éxito, pero no en la Rusia soviética.

Por otro lado (dado que todos los expertos deberían ser economistas de dos manos), por supuesto, la NEP fue un fracaso, vea la respuesta de Samuel Russel.


  • Crisis del gobierno comunista en 1921
  • Económico - En 1921 los campesinos se negaban a plantar más de lo que podían comer por temor a la confiscación. Las ciudades se estaban reduciendo: Petrogrado tenía sólo un tercio de su antigua población. Una hambruna mataría a unos 5 millones de rusos en 1922.
  • Campesinado - Los campesinos estaban alienados por las desamortizaciones del comunismo de guerra y no tenían vínculos reales con el Partido Comunista. Lenin los veía como un grupo separado dentro del país, con el que su proletariado tendría que llegar a un acuerdo.
  • Político - El Partido Comunista parecía dividirse internamente entre:
    • aquellos que querían una mayor democracia del Partido, pero dentro de la estructura del Partido (Centralistas Democráticos) y otros
    • aquellos que querían una transición rápida a una economía planificada y ejércitos de trabajadores (Trotsky, Preobrazhensky)
    • los que querían más democracia basada en el poder sindical (Alexandra Kollontai y la Oposición Obrera)
    • Estas "plataformas" amenazaban la existencia del Partido. Su membresía estaba disminuyendo y estaba aislado dentro del país.

    Esto se llevó a cabo en Petrogrado en marzo de 1921 en un contexto de crisis. Los delegados se utilizaron para levantar la moral de las tropas que sofocaron la revuelta de Kronstadt. El levantamiento campesino en Tambov tuvo lugar al mismo tiempo.

    El Congreso aprobó dos resoluciones importantes.

    • La desviación sindicalista y anarquista dentro de nuestro Partido: esto criticaba directamente a la Oposición Obrera.
    • Sobre la unidad del partido: definió las facciones dentro del Partido como "grupos con plataformas especiales" y pidió su disolución inmediata so pena de expulsión. La disciplina del partido se reforzó enormemente.

    Se culpó al Congreso por el movimiento hacia la dictadura dentro del Partido después de la muerte de Lenin.

    La nueva política económica (NEP)

    Lenin hizo cumplir una tregua con el campesinado. Esto era lo opuesto al comunismo de guerra..

    • La requisición forzosa de productos agrícolas fue reemplazada por un "impuesto en especie" más pequeño (es decir, el impuesto pagado sobre el producto). Esto permitió a los campesinos vender su excedente en el mercado libre.
    • Se desnacionalizó la pequeña empresa. Esto permitió que un gran sector del mercado volviera a la normalidad.
    • "Las alturas dominantes de la industria" (carbón, acero, transporte, etc.) permanecieron en manos del gobierno.
    • Una purga de miembros del Partido, una reducción de la persecución de los "enemigos de clase"
      y la creación de códigos legales para permitir el regreso a la vida normal

    Mucha gente en el Partido Comunista odiaba estas medidas. Pensaron que eran compromisos. Lenin los justificó como "Un paso atrás para dar dos pasos adelante".

    Durante la NEP, la organización comunista se fortaleció enormemente. Esto hizo posible el paso posterior a una dictadura real y un control centralizado.

    El Partido Comunista mantuvo el control y la economía comenzó a recuperarse, pero la NEP nunca se consideró una característica permanente.

    Divisiones en partido sobre NEP

    • Muchos creían que era necesario atacar a los campesinos para crear grano extra.
    • Se quejó por el resurgimiento de los miembros de la NEP de clase media y los kulaks
    • No le gustaba la concesión al capitalismo
    • Lenin tuvo que tomar medidas para disuadir a la oposición a la NEP después de que los bolcheviques se dividieran
    • Faccionalismo prohibido en el partido: creación de grupos dentro del partido con quejas sobre el gobierno
    • Declaró que todos los partidos políticos, excepto los bolcheviques, fueron proscritos como solo bolcheviques capaces de formar y organizar una clase obrera proletaria.

    El éxito de la NEP

    La NEP parecía un éxito. Devolvió la economía a los niveles anteriores a 1914 y le dio al Partido Comunista el respiro que necesitaba para sobrevivir:


    La agricultura, la silvicultura y la pesca

    La dureza del medio ambiente ruso se refleja en la pequeña proporción de tierra que se utiliza para la agricultura. La tierra agrícola constituye menos de una sexta parte del territorio del país y menos de una décima parte de la superficie total de tierra es cultivable. Aproximadamente tres quintas partes de las tierras agrícolas rusas se utilizan para cultivar y el resto se dedica a pastos y praderas. En general, la agricultura contribuye poco más del 5 por ciento al producto interno bruto (PIB) de Rusia, aunque el sector emplea aproximadamente una octava parte de la fuerza laboral total.

    El principal producto de la agricultura rusa siempre ha sido el grano, que ocupa considerablemente más de la mitad de las tierras de cultivo. El trigo es el cereal principal, seguido de la cebada, el centeno y la avena. Más de un tercio del área sembrada se dedica a cultivos forrajeros: pastos sembrados, tréboles, tubérculos y, en los distritos del sur, maíz (maíz). El resto de las tierras agrícolas se dedican a cultivos industriales, como girasoles, remolacha azucarera y lino, y a patatas y otras hortalizas.

    Las variaciones en el relieve, el suelo y el clima producen variaciones regionales pronunciadas en la agricultura. En la Rusia europea, la proporción de tierra dedicada a los cultivos aumenta hacia el sur, de prácticamente ninguna en la región norte a aproximadamente dos tercios en la región de la Tierra Negra Central. En el oeste y este de Siberia y el Lejano Oriente, los cultivos se limitan en gran medida a la franja sur. Incluso en Siberia Occidental, donde la zona cultivada es más amplia, los cultivos ocupan menos de una décima parte del territorio de la región, y la proporción cae a niveles insignificantes en Siberia Oriental y el Lejano Oriente. Los cereales ocupan más de dos tercios de las tierras de cultivo en la mayoría de las regiones, pero menos de la mitad en las regiones más húmedas del noroeste y el centro, donde los cultivos forrajeros y el ganado son más importantes. La intensidad de la agricultura y los rendimientos obtenidos son generalmente mucho más altos en la sección europea que en Siberia. Lo mismo ocurre con la ganadería.

    En general, las antiguas granjas colectivas y granjas estatales han seguido funcionando en la Rusia postsoviética, aunque a menudo se las ha rebautizado como cooperativas o empresas de gestión laboral. Las granjas privatizadas han experimentado obstáculos importantes, porque muchos en el sector agrícola las trataron como parias y la tierra que se les asignó a muchos era improductiva o inaccesible. Por lo tanto, la mayor parte del grano sigue siendo producido por empresas agrícolas muy grandes, en particular las del norte del Cáucaso y las regiones económicas del Volga.


    Lectura larga: 20 años de economía rusa bajo Putin, en cifras

    El 9 de agosto de 1999, Putin fue sacado de la oscuridad y nombrado primer ministro. Dentro de seis meses sería presidente. Kremlin.ru

    La semana pasada, el presidente Vladimir Putin celebró 20 años en el poder. Echemos un vistazo a cómo se ha transformado el país bajo su liderazgo revisando los números.

    El 9 de agosto de 1999, Putin fue sacado de la oscuridad y nombrado primer ministro. Unos seis meses después, Boris Yeltsin dimitió como presidente y Putin ocupó su lugar sin problemas.

    Ese siempre había sido el plan. Rusia todavía se estaba recuperando de las secuelas del colapso de la Unión Soviética y la crisis financiera de 1998 que vio a Rusia en incumplimiento de unos $ 40 mil millones en GKO, o bonos del tesoro federal, que habían sido adquiridos por inversionistas extranjeros, y el colapso de la mayoría de los principales bancos.

    Rusia estaba asediada por lo que los académicos Barry Ickes y Clifford Gaddy habían llamado "economía virtual". El sistema de pagos se había derrumbado como resultado de la hiperinflación que sacudió al país después de que Rusia y el primer primer ministro post-soviético Yevgeny Gaidar liberalizaran los precios y se hicieran negocios. en trueque.

    20 años de Vladimir Putin: la transformación de la economía

    El crecimiento del PIB había sido negativo durante una década, excepto unos pocos meses en 1998. El gobierno se encontraba en una crisis presupuestaria permanente. La pobreza se había disparado a medida que caían en picado la esperanza de vida y los ingresos. Nuestro & ldquodespair index & rdquo (la suma de las tasas de inflación y desempleo sumadas a la proporción de personas que viven en la pobreza) había alcanzado el valor astronómico de 1440 & mdash diez veces peor que cualquier otro país del antiguo bloque socialista.

    Sin embargo, Putin tuvo una suerte increíble. La crisis de 1998 fue causada por el colapso de los precios del petróleo como consecuencia de una crisis asiática un año antes. Pero para el año 2000 los precios del petróleo comenzaron a recuperarse de su mínimo de $ 10 por barril y durante la próxima década subieron inexorablemente a un máximo de alrededor de $ 150. La avalancha de petrodólares hizo que la reconstrucción de Rusia fuera mucho más fácil, pero hay que reconocer que Putin no derrochó el dinero, sino que lo utilizó para construir un nuevo país.

    Putin fue responsable del primer intento sistemático de reformar la economía de Rusia y Rusia. En 2000 lanzó el llamado plan Gref (& ldquoPrograma para el desarrollo socioeconómico de la Federación de Rusia para el período 2000-2010 & rdquo), que lleva el nombre del entonces ministro de economía y ahora director ejecutivo de Sberbank, German Gref. Pero el plan fue abandonado cuando golpeó la crisis de 2008 cuando solo estaba completo en un 30%. Hubo muchos robos durante el primer mandato de Putin, pero se logró un progreso real, dejando a la economía de Rusia y Rusia muy por delante del resto de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

    Los números muestran una imagen más clara de los resultados mixtos, ya que el trabajo de convertir a Rusia en una economía de mercado moderna y eficiente está lejos de terminar. A continuación, seleccionamos los principales indicadores y los dividimos en tres categorías principales: macroeconómico, social y de calidad de vida.

    'Macroeconómico'

    Tamaño y participación del PIB de Rusia y rsquos

    La economía rusa es grande, pero el colapso de la Unión Soviética provocó el colapso de su valor y participación en la economía mundial. La mayor parte de ese colapso ocurrió en el reloj de Yeltsin & rsquos, pero como muestra el gráfico, la participación de Rusia & rsquos en la economía mundial & rsquos se recuperó rápidamente después de que Putin asumió el control, aumentando de aproximadamente un 2% a aproximadamente un 4%. La crisis financiera mundial de 2008 puso fin a ese proceso y la economía de Rusia y rsquos claramente comenzó a estancarse después de 2013, una desaceleración agravada por el colapso de los precios del petróleo en 2014.

    En los 10 años comprendidos entre 1999 y 2008, el PIB ruso creció un 94% y el PIB per cápita se duplicó. El valor de la economía aumentó de 210.000 millones de dólares en 1999 a un máximo de 1.8 billones de dólares en 2008. La crisis devolvió el valor a 1.2 billones de dólares y, con el estancamiento actual, no se espera que la economía vuelva a los 1.8 billones de dólares hasta 2023.

    En cuanto a la participación de Rusia en el PIB mundial, Rusia ha vuelto al punto de partida de Putin a fines de la década de 1990. El papel de Rusia en la economía mundial alcanzó su punto máximo en 2008, pero ahora Rusia corre el peligro de quedarse atrás a medida que el resto del mundo crece más rápido que Rusia.

    No hubo crecimiento bajo Yeltsin. La economía se contrajo durante una década. Pero eso cambió repentina y dramáticamente después de que Putin asumió el mando.Uno de los beneficios del colapso y la devaluación de 1998 fue que volvió a monetizar la economía y acabó con la “economía virtual”. A medida que la gente volvió a usar efectivo y los petrodólares comenzaron a inundar la economía, la economía floreció. El crecimiento del PIB en 2000 fue del 10%, ya que la economía se recuperó del colapso y alcanzó un récord aún por batir. Las dos crisis de 2008 y 2014 fueron grandes conmociones para la economía.

    El auge del crecimiento antes de 2008 reflejó principalmente el aumento de los niveles de vida y el consumo como consecuencia de los altos precios del petróleo. Después de 2014, la demanda de los consumidores se estancó y las inversiones fijas también fueron negativas, ya que la economía de Rusia y Rusia entró en una fase de auge posterior al petróleo en la que se topó con profundos problemas estructurales.

    Rusia se encuentra ahora en su cuarta fase de transformación postsoviética (primero: colapso de Yeltsin & rsquos en la década de 1990, segundo: auge de los años noventa impulsado por el petróleo, tercero: estancamientos económicos a partir de 2013 después de que se agotó el modelo petrolero) donde se están intentando los Decretos de mayo de Putin & rsquos y los 12 proyectos nacionales. para crear un nuevo modelo económico impulsado por la inversión del lado de la oferta, no por el consumo del lado de la demanda que impulsó el crecimiento en los años 2000.

    Planes de reforma económica

    Bajo Putin ha habido varios intentos de reforma, la mayoría de los cuales han fracasado.

    El primero fue el plan Gref lanzado poco después de que asumiera el cargo que terminó con la crisis de 2008.

    El siguiente fue el Concepto para el desarrollo socioeconómico a largo plazo de la Federación de Rusia hasta 2020, pero gracias a la crisis mundial nunca se implementó.

    Putin es víctima de su propio éxito

    En enero de 2011, Putin instruyó a la Escuela Superior de Economía y a la Academia Presidencial de Economía Nacional y Administración Pública para crear una nueva Estrategia 2020, que resultó en la denominada primera ronda de los Decretos de mayo de 2012, firmada el 7 de mayo de ese año. .

    El resultado de la primera ronda de Decretos de mayo hizo poco para revertir la caída hacia el estancamiento, por lo que fueron reemplazados por una nueva ronda de Decretos de mayo en 2018 que se han incrementado con los 12 proyectos nacionales que son la última versión del plan de transformación. Economía de Rusia y rsquos.

    Rentas de recursos naturales

    Rusia está bendecida con casi todos los recursos minerales y naturales conocidos por el hombre. Las exportaciones de petróleo y gas son las más importantes y el gobierno ha podido obtener rentas de este negocio que pagó gran parte de la transformación.

    El ascenso de Putin al poder coincidió con el aumento vertiginoso de las rentas de los recursos a principios de la década de 2000. Pero la renta de los recursos ha ido disminuyendo en los últimos años después de alcanzar su punto máximo en 2006-2008. Significa que el pastel se está reduciendo y los conflictos internos entre diferentes facciones están aumentando.

    Tamaño y participación de la economía sumergida

    El FMI estima que el tamaño de la economía sumergida de Rusia y Rusia hoy es del 34% y no ha cambiado mucho en los últimos 20 años. Sin embargo, bajo Yeltsin, la idea de una economía sumergida carecía de sentido, ya que la mayor parte de la actividad económica se realizaba mediante el trueque, por lo que el pago de impuestos era irrelevante, lo que alimentó la crisis en curso. Desde que Putin asumió el control, las autoridades fiscales se han racionalizado y en los últimos dos años Rusia ha visto una revolución fiscal con una eficiencia enormemente mejorada.

    Rusia todavía tiene una alta participación en la economía informal. El estado ha estado tratando de acabar con la práctica de los salarios en sobres y hacer que los trabajadores del sector informal paguen impuestos y cotizaciones sociales, sin mucho éxito.

    Reservas, deuda externa y cobertura de importaciones

    La avalancha de petrodólares que llegó en los años 2000 ha transformado las finanzas de Rusia y Rusia. Cuando ocurrió la crisis de 1998, Rusia tenía solo $ 10 mil millones de reservas internacionales, lo que fue suficiente para pagar dos meses y medio de importaciones, mucho menos de lo que los economistas creen que es necesario para garantizar la estabilidad de la moneda nacional.

    Pero a medida que avanzaban los años 2000, el gobierno guardó prudentemente los excesos en varios fondos de emergencia. Incluso después del estancamiento que se produjo a partir de 2013, el estado ha mantenido prudentemente estos niveles muy altos de reservas en previsión de más shocks y, más recientemente, en previsión de más sanciones.

    Las reservas alcanzaron su punto máximo en 2013, aproximadamente un año antes de la anexión de Crimea y el inicio del conflicto sobre Ucrania. En los años siguientes, disminuyeron debido a las intervenciones del Banco Central de Rusia (CBR) para respaldar el rublo, una política que abandonó a fines de 2014, y al gasto del Fondo de Reserva del Ministerio de Finanzas para cubrir los déficits fiscales.

    La caída de la deuda externa federal de Rusia como parte de sus reservas es tan extrema que hay que utilizar una escala logarítmica para captar el cambio: la deuda externa cayó del 1.243% de las reservas en 2000 al 8,9% en la actualidad.

    Las reservas internacionales de Rusia han superado la deuda externa del gobierno central y federal desde 2005 y este año las reservas cubren toda la deuda externa de Rusia dólar por dólar en efectivo. La reducción de la deuda ha sido una parte fundamental de la política financiera de Putin & rsquos. Entre las primeras cosas que hizo como presidente fue reembolsar los préstamos del FMI de los noventa a principios de 2005.

    Ingresos del presupuesto federal de petróleo y gas

    En los noventa, el gobierno vivía de los ingresos que obtenía de las exportaciones de gas. Gazprom fue golpeado regularmente con pagos de impuestos "quospeciales" para evitar las crisis presupuestarias. Sin embargo, la profunda devaluación del rublo en 1998 transformó el negocio del petróleo de la noche a la mañana, haciéndolo ampliamente rentable. Las principales empresas petroleras invirtieron más en 1999 de lo que habían invertido en la década anterior. A medida que los precios del petróleo se dispararon, los ingresos petroleros se volvieron progresivamente más importantes para el presupuesto.

    20 años de Vladimir Putin en el poder

    Los ingresos por petróleo y gas del presupuesto federal aumentaron espectacularmente desde principios de la década de 2000 y alcanzaron un máximo de más del 50% en 2012-2014. Su participación sigue siendo alta (y sería aún mayor si calculamos los impuestos generales en la industria del petróleo y el gas y algunos otros ingresos no tributarios)

    Ingresos del IVA del presupuesto federal

    A medida que la economía de Rusia y Rusia comenzó a funcionar con normalidad, la otra fuente importante de ingresos se ha convertido en el IVA, que ahora representa un tercio de los ingresos del gobierno y los rsquos a la par con los ingresos del petróleo y el gas, y algunas veces más. Esa es la razón por la que la decisión de aumentar el IVA en 2 puntos porcentuales a principios de este año fue un gran problema, aunque muy impopular, apuntala las finanzas del gobierno y reduce su dependencia de los precios del petróleo y el gas.

    Déficit presupuestario federal

    Una vez más, la división entre los años de bonanza, cuando el presupuesto ruso registró un superávit saludable, y los años de estancamiento en los que el presupuesto ha sido deficitario, es muy clara. Sin embargo, luego de profundas reformas en el servicio tributario y una gran mejora en la recaudación de impuestos, junto con un modesto aumento en los precios del petróleo, el presupuesto federal volvió a tener superávit. En los años de auge, los precios del petróleo tenían que ser de 115 dólares para que el presupuesto alcanzara el equilibrio, ahora deben ser de 43 dólares. La composición del presupuesto se ha transformado.

    Gasto en defensa del presupuesto federal

    El estancamiento de Rusia y Rusia a partir de 2013 se agravó aún más con el lanzamiento de la modernización de las fuerzas armadas en 2012. Putin desvió cada kopek sobrante al gasto militar, y el exministro de Finanzas Alexei Kudrin fue despedido cuando se opuso. Fue un momento fundamental en la historia de Rusia y Rusia, donde el camino se bifurcó y Putin eligió el conflicto.

    A pesar de la retórica algo militarista, Rusia en realidad está gastando poco en defensa en comparación con sus pares occidentales en términos absolutos. Durante los últimos años, el gasto en defensa promedió 50 mil millones de dólares. En su discurso de marzo de 2018 a la Asamblea Federal, Putin se jactó de una serie de nuevas tecnologías de defensa, pero esto parece contradecir la tendencia de menor gasto de los últimos años.

    La fuga de capitales

    Quizás las más decepcionantes de todas las estadísticas de la era Putin son las de la fuga de capitales. Durante la década de 1990, cualquiera que ganara más de lo necesario lo enviaba al extranjero. Los esquemas de “precios de transferencia” de las principales compañías petroleras en las que vendían barriles de petróleo a “empresas comerciales independientes” con sede en Suiza por $ 1, que luego vendieron este aceite en el mercado por $ 100 se han olvidado hoy.

    Uno de los logros más notables de Putin fue que en 2006 y 2007 había llevado la economía al punto en que esta fuga de capitales se revirtió brevemente y Rusia vio una entrada neta de $ 131 mil millones a medida que los empresarios rusos se volvieron optimistas sobre su propio país y comenzaron a invertir. Sin embargo, como muestra el gráfico, la crisis de 2008 acabó con ese entusiasmo y la afluencia se revirtió drásticamente.

    Si bien las salidas de fondos en los años 90 se centraron en asegurar la riqueza personal en un paraíso en el extranjero, las salidas desde 2008 se han relacionado tanto con el desapalancamiento de Rusia y rsquos como con los bancos y las empresas para pagar la deuda que acumularon en los años de auge.

    Mercados financieros

    Otro éxito de Putin ha sido la reforma de los mercados financieros, que han sido impulsados ​​en gran medida por las múltiples crisis por las que ha pasado Rusia. Nuevamente, los datos disponibles no se remontan a 2000, pero la mayoría de los cambios significativos se han realizado desde 2008.

    Bancario: Durante la década de 1990 y los días de & ldquowild cat bank & rdquo, se establecieron miles de pequeños bancos que fueron ampliamente utilizados para esconder dinero del recaudador de impuestos y sacar efectivo fuera de la costa. La crisis de 1998 vio el colapso de la mayoría de los bancos de control oligarcas, que eran la piedra angular de sus "grupos industriales quofinancieros" (FIGs). La banca se convirtió en un negocio serio en los años de auge, pero no fue hasta que Elvira Nabiullina asumió el cargo en 2013 como gobernadora del Banco Central de Rusia (CBR) que comenzó una limpieza seria del sector. Desde entonces, ha cerrado unos tres bancos a la semana y el número de bancos que trabajan ahora ha caído de más de 4.500 en su punto máximo a poco menos de 500 en la actualidad. Nabiullina ha introducido una serie de otras reformas a medida que el sector se vuelve más fácil de regular.

    20 años de Vladimir Putin: el auge y la decadencia de un régimen

    RTS: El Rusia Trading System (RTS), denominado en dólares, muestra que Rusia y los rsquos viajan bien en la montaña rusa. El mercado de valores se estableció en 1996 antes de que Putin asumiera el cargo y experimentó un auge en los años noventa con valoraciones que aumentaron aproximadamente a la mitad cada año hasta el máximo de 2.487,92 el 19 de mayo de 1998. El índice se desplomó a apenas 38 en octubre de 1999, pero se había recuperado a alrededor de 1.500 hasta la próxima crisis en 2008, cuando volvió a estrellarse a alrededor de 500. En los años posteriores de sanciones y estancamiento, el índice se ha mantenido dentro del rango entre 900 y 1.300. Solo en julio pasado, después de que Gazprom anunciara un gran pago de dividendos sorpresa, el índice superó los 1.400 por primera vez en años.

    OFZ: Otra reforma financiera importante bajo Putin fue la conexión del mercado de capitales nacional de Rusia y rsquos al sistema financiero internacional cuando se unió a los sistemas de pago y liquidación Clearstream y Euroclear en 2012. Había inversores extranjeros en Rusia y rsquos OFZ antes de la reforma, pero solo una minoría . El dinero se inundó después de la reforma hasta que los inversores extranjeros poseyeron unos 25.000 millones de dólares de los bonos, o el 34% del papel en su punto máximo en abril de 2018. Hubo una venta masiva inducida por sanciones el año pasado, pero los inversores han regresado en vigor y actualmente poseer el 30% de los bonos en circulación.

    'Social'

    Pobreza versus desesperación

    Es difícil exagerar el cambio de las dificultades de la década de 1990 a la relativa prosperidad de hoy. Sin embargo, el aumento y la caída de la pobreza durante el mandato de Putin da una idea. Tomando la línea de pobreza como la ONU definió $ 1,90 al día, millones de rusos estaban en la pobreza en los años noventa. Eso se redujo rápidamente a nada en los dos primeros mandatos de Putin. Si se toma la línea de pobreza oficial rusa más alta de 10,753 rublos ($ 161), entonces la tasa de pobreza subió recientemente al 14, 3%, pero eso está a la par con la mayoría de las sociedades occidentales, e incluso un poco menos que la mayor parte de la UE.

    Hemos ideado el "Índice de desesperación", que es la suma de la tasa de desempleo, la inflación y la tasa de pobreza, que capta mejor cómo es la vida en el tercio inferior de la sociedad. En los años noventa, el índice de desesperación de Rusia se disparó a 2.200, en gran parte gracias a la hiperinflación, y fue aproximadamente 10 veces más alto que el de cualquier otro país de Europa central y oriental. Hoy en día, el índice de desesperación de Rusia se compara favorablemente con el resto del mundo desarrollado.

    Disminución de la población de Rusia y rsquos

    El caos de los años 90 tuvo un precio terrible en la demografía de Rusia y rsquos, cuyo efecto está afectando a la población trabajadora ahora. Durante los años de auge, el declive natural de la población casi se detuvo gracias a las reformas más exitosas de Putin, que fueron diseñadas para alentar a los rusos a tener más hijos.

    Pero el rebote alcanzó su punto máximo y la población rusa disminuyó nuevamente en 2018 por primera vez en una década, ya que la abolladura de los años 90 golpeó la curva demográfica. Pero el crecimiento natural de la población ha sido negativo durante la mayor parte del tiempo de Putin y solo la inmigración neta ayudó a Rusia a registrar un aumento total de la población.

    Esperanza de vida

    Es posible que la población se esté reduciendo, pero la esperanza de vida se ha recuperado y ahora está en su punto más alto, más alto que en cualquier otro momento en la Unión Soviética.

    La esperanza de vida aumenta de manera constante, lo que se explica por la menor mortalidad infantil y la vida de las personas mayores por más tiempo.

    Jubilados en aumento

    Uno de los problemas más difíciles con los que tiene que lidiar Putin es el envejecimiento de la población. Si bien la historia de "Rusia en mal estado" ocupó los titulares en años anteriores, se ha desvanecido a medida que se hace cada vez más claro que todos los países de Europa se enfrentan al mismo problema. Cuando Putin llegó al poder, dos trabajadores proporcionaron los ingresos fiscales para pagar a un pensionista. Hoy está más cerca de que un trabajador pague por un pensionista.

    Para 2018, la proporción de personas mayores de la edad laboral había aumentado al 25,4% y se proyectaba que aumentaría al 28,3% para 2028 si no se aumentaba la edad de jubilación. Debido al aumento de la edad de jubilación (en cinco años, a 60 para las mujeres y a 65 para los hombres), la proporción de personas mayores de la edad laboral disminuirá al 22,4% para 2028.

    Renta real disponible

    El reinado de Putin & rsquos se puede dividir claramente en dos períodos. En los años de auge, la riqueza personal se disparó a medida que los ingresos reales disponibles (el dinero para gastar que queda después de pagar los alimentos y los servicios públicos, ajustado a la inflación) aumentaron un 10% o más al año. La crisis de 2008 puso fin al rápido crecimiento y, después de un par de años de turbulencias posteriores al shock, el estancamiento se produjo a partir de 2013 y ha deprimido los ingresos desde entonces.

    Putin no puede permitirse acelerar la economía de Rusia

    Los ingresos reales disponibles han estado disminuyendo desde 2014, e incluso un cambio a una nueva metodología no ayudó a elevar los ingresos reportados. Sin embargo, el panorama se ve mejor cuando se ajustan los ingresos por paridad de poder adquisitivo y se agregan los ingresos grises. Según las estimaciones del FMI para 2018, esto significa que los ingresos reales, incluidos los pagos extraoficiales, son uno de los mejores en toda Europa Central y Oriental y por delante de varios países de la UE. Estos altos ingresos son el efecto de los subsidios petroleros que el Kremlin ha estado vertiendo en la economía durante dos décadas y el alto nivel de trabajo negro y los ingresos relacionados con la corrupción. Ese dinero extra coloca los ingresos de Rusia incluso por delante de Estonia, que tiene el nivel más alto de ingresos en términos de dólares nominales de la región. En términos prácticos, esto significa que gastar dinero en Rusia va un poco más lejos que en Estonia, pero hay una gran diferencia cuando los rusos abandonan el país, ya que los ingresos nominales de Estonia se acercan a los 2000 euros al mes, mientras que los ingresos nominales de Rusia son un poco. menos de 800 euros.

    'Calidad de vida'

    Asesinatos y suicidios

    El número de asesinatos y suicidios ha ido disminuyendo de manera constante durante el tiempo que Putin & rsquos estuvo en el trabajo. Aunque Putin no necesariamente puede atribuirse el mérito de estas tendencias, ya que son parte de una tendencia global, es una indicación de una mejora general en el estado de ánimo de la sociedad.

    Los rusos son famosos por ser bebedores empedernidos y el consumo de alcohol aumentó durante los dos primeros mandatos de Putin & rsquos en el cargo. Pero las cifras de Rosstat ocultan un cambio continuo de los espíritus duros como el vodka a los más suaves como el vino y la cerveza, que se han convertido en los principales tragos en Rusia.

    El nivel general de consumo de alcohol ha disminuido, pero la bebida preferida también ha cambiado. El vino superó al vodka como bebida alcohólica favorita en 2017 cuando se consumieron un total de 91,9 millones de decilitros (mndl) de vino frente a 81,1 mndl de vodka. Si incluye vinos espumosos en la categoría de vinos, el vino superó al vodka en 2014. Pero la tendencia significativa aquí es la caída en el consumo de vodka en general. En 2000, los rusos consumieron un total de 215 mndl de vodka y mdash, más de dos veces y media más de lo que beben hoy.

    Propiedad del teléfono

    A los rusos les encantan los gadgets y nada muestra mejor el paso en la calidad de vida en Rusia que el aumento de la propiedad de teléfonos móviles. El precio de un teléfono significa que es uno de los primeros artículos que comprará la recién cómoda clase media rusa. En 2000, la propiedad de teléfonos se disparó de 22,3 por cada mil personas para cubrir a toda la población en 2006 y llegar a dos teléfonos por persona en 2017.

    Préstamos hipotecarios

    Nada personifica el ascenso de la clase media bajo Putin como el crecimiento del mercado hipotecario. La propiedad de la vivienda ha sido un objetivo clave de la política del Kremlin y Putin personalmente ha tratado activamente de reducir las tasas de interés de los préstamos hipotecarios. Hasta hace poco, el estado subvenciona tasas superiores al 12%, pero cuando cayeron por debajo de ese nivel a principios de este año, se eliminó el subsidio. Sin embargo, en frecuentes comentarios a la prensa, Putin pidió hipotecas del 10%, y una vez que ese nivel se haya superado este año, ahora pide tasas del 8%. Las primeras hipotecas aparecieron alrededor de 2003, pero solo despegaron realmente alrededor de 2008. Desafortunadamente, la fecha de CBR sobre préstamos hipotecarios solo se remonta a 2006, pero para todos los primeros períodos de Putin y la mayor parte del segundo, el volumen de préstamos hipotecarios fue casi cero. .


    Crecimiento económico de Rusia

    2015 2016 2017 2018 2019
    Población (millones)147147147147147
    PIB per cápita (USD)9,2898,69910,71811,37111,583
    PIB (miles de millones de USD)1,3611,2771,5741,6691,700
    Crecimiento económico (PIB, variación anual en%)-2.00.21.82.51.3
    Consumo (variación anual en%)-9.5-2.63.73.32.5
    Inversión (variación anual en%)-10.61.34.70.11.5
    Producción industrial (variación anual en%)0.21.73.83.52.3
    Ventas minoristas (variación anual en%)-9.8-4.81.22.81.6
    Tasa de desempleo5.65.55.24.84.6
    Saldo fiscal (% del PIB)-2.4-3.5-1.42.61.8
    Deuda pública (% del PIB)13.513.214.614.915.3
    Dinero (variación anual en%)11.39.210.511.09.7
    Tasa de inflación (IPC, variación anual en%, fin de año)12.95.42.54.33.0
    Tasa de inflación (IPC, variación anual en%)15.57.13.72.94.5
    Inflación (IPP, variación anual en%)- - - - -
    Tasa de interés de la política (%)11.0010.007.757.756.25
    Bolsa de Valores (variación anual en%)26.126.8-5.511.829.1
    Tipo de cambio (vs USD)72.8860.2757.6368.8861.91
    Tipo de cambio (vs USD, aop)61.0667.0558.3362.6864.75
    Cuenta corriente (% del PIB)5.01.92.16.83.8
    Saldo de la cuenta corriente (miles de millones de USD)67.824.532.411464.7
    Balanza comercial (miles de millones de USD)14890.2115194163
    Exportaciones (miles de millones de dólares)341282353443418
    Importaciones (miles de millones de dólares)193191238249255
    Exportaciones (variación anual en%)-31.3-17.525.325.5-5.7
    Importaciones (variación anual en%)-37.3-0.824.54.32.5
    Reservas internacionales (USD)368378433468554
    Deuda externa (% del PIB)38.140.132.927.328.9

    ¿Cuál ha sido el efecto de las sanciones occidentales sobre Rusia?

    Cuando Rusia anexó Crimea de Ucrania en marzo pasado, Estados Unidos y la Unión Europea respondieron con un arma económica y sanciones # 8212.

    Las primeras rondas, aplicadas en marzo y abril de 2014, se dirigieron a funcionarios rusos y de Crimea, así como a empresarios que se consideraba que tenían vínculos estrechos con el presidente Vladimir Putin y su círculo interno con prohibiciones de viaje y activos. se congela.

    Desde entonces, Occidente ha ampliado constantemente sus sanciones contra las entidades rusas, dirigidas a las principales empresas y partes de las industrias financiera, energética y militar de Rusia.

    FRONTLINE habló con Anders Åslund, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional, el 8 de enero de 2015 sobre los efectos y consecuencias de las sanciones occidentales sobre la economía rusa. Åslund se desempeñó como asesor económico de los gobiernos de Rusia y Ucrania en la década de 1990.

    ¿Qué ronda de sanciones cree que realmente tuvo un efecto en la economía rusa? ¿Cómo medirías eso?

    Las sanciones que impuso Estados Unidos se dividieron en dos grandes partes. El primero se refería a Crimea, y eran solo sanciones personales para los líderes de Crimea y Rusia involucrados en el drama de Crimea.

    Luego, el 16 de julio se impusieron las importantes sanciones, que se denominan sanciones sectoriales.

    Podemos ver que no ha entrado dinero en Rusia después de julio. Ninguna institución financiera se atrevió a proporcionar a Rusia ningún financiamiento más de un mes después de eso. Y eso lo sabemos por hablar con los bancos. & # 8230

    La cuestión es que las sanciones financieras [de julio] han resultado mucho más severas en sus efectos de lo que nadie parece haber creído.

    ¿Las sanciones por sí solas habrían dañado la economía de Rusia sin la caída actual de los precios del petróleo?

    Hay tres causas principales de los problemas económicos de Rusia. La primera causa es la corrupción y las malas políticas económicas que sigue Putin, que por sí solas conducirían al estancamiento, o como mucho a un 1 por ciento de crecimiento.

    El segundo elemento es la caída de los precios del petróleo. Los precios del petróleo han caído tanto que los ingresos totales de exportación de Rusia este año serán dos tercios de lo que eran antes. Eso significa que Rusia tendrá que reducir sus importaciones a la mitad. Este es un gran golpe.

    Esto se ve reforzado por las sanciones financieras, de modo que Rusia no puede mitigar este golpe pidiendo dinero prestado. Según los estándares ordinarios, Rusia es perfectamente solvente con una deuda pública que representa solo el 10 por ciento del PIB. Pero si usted no tiene acceso a los mercados financieros, entonces no importa cuán digno de crédito sea, porque no es digno de crédito, por así decirlo.

    [Editor & # 8217s Nota: El 9 de enero, Fitch Ratings recortó la calificación crediticia de Rusia & # 8217 a BBB-, un paso por encima de la basura.]

    ¿Cuál ha sido el impacto en el público ruso hasta ahora?

    El gran impacto es que los precios del trigo sarraceno han aumentado hasta en un 70 por ciento. Los alimentos básicos han aumentado considerablemente. Estamos viendo el pánico de los consumidores en Rusia debido a la caída del tipo de cambio. Y la caída del tipo de cambio se debe principalmente a los precios del petróleo, pero también a las sanciones financieras. La gente tiene miedo de la situación y estamos viendo que el tipo de cambio sube y baja. Se mueve en ambos sentidos de vez en cuando en un 5 por ciento en un día. Lo peor que hemos visto es que ha bajado un 10 por ciento en un día.

    Existe una inestabilidad financiera fundamental en Rusia ahora, y esto tendrá un gran impacto en el sistema bancario. Hasta ahora hemos visto la quiebra de un banco mediano y dos de los grandes bancos estatales han necesitado una recapitalización. Veremos más de eso.

    Y esto, por supuesto, afectará al PIB. Supongo que veremos una disminución del orden del 10 por ciento este año.

    Una de las rondas iniciales de sanciones se dirigió a miembros del llamado círculo íntimo de Putin, incluido Gennady Timchenko [fundador de la empresa comercializadora de productos básicos Gunvor], Igor Sechin [presidente de Rosneft, Rusia y la principal empresa petrolera de Rusia], Arkady y Boris Rotenberg [magnates con participaciones mayoritarias en la constructora Stroygazmontazh y los bancos SMP e Investcapitalbank] y otros. ¿Fueron estas sanciones en gran parte simbólicas o causaron algún daño real?

    Creo que han hecho un daño real. Estas personas ... muchos de ellos son multimillonarios. Están acostumbrados a vivir con gran estilo, y ahora no se les permite viajar a Europa y EE. UU.

    Es particularmente [el hecho de] que no se les permita ir a Europa lo que les duele.

    [Gennedy Timchenko] vive en Ginebra. Lo que escuché es que regresó a Moscú porque se volvió imposible. Otro de ellos & # 8212 Boris Rotenberg & # 8212 vive en Finlandia. Tanto Timchenko como Rotenberg son en realidad ciudadanos finlandeses.

    Una investigación reciente de Bloomberg encontró que las empresas vinculadas a Timchenko y Arkady Rotenberg en realidad recibieron más contratos estatales después de ser sancionadas. ¿Significa eso que la estrategia de apuntar a Putin & # 8217s & # 8220inner circle & # 8221 ha fracasado de alguna manera?

    De hecho, Putin le ha dado a Timchenko y Rotenberg más contratos a través de Gazprom. Ahora parece que Putin está cometiendo el mismo error que cometió [el presidente depuesto] Viktor Yanukovych en Ucrania, dando cada vez más a sus amigos y muy poco a los demás. Putin ha sido muy bueno anteriormente distribuyendo ampliamente, pero ahora lo ha ajustado para que solo llegue a sus amigos cercanos, y es probable que eso no sea popular.

    ¿Y a qué crees que podría conducir eso, en términos de sentimiento?

    La élite [que no forma parte de su círculo íntimo] ahora está completamente alienada de Putin. No creo que se levanten de ninguna manera contra Putin, pero sacarán dinero del país lo más rápido que puedan, por lo que desestabilizará aún más el país.

    La pregunta es qué pasará en las grandes ciudades industriales fuera de las ciudades más ricas & # 8212 Moscú y San Petersburgo. Sería sorprendente si no vemos algunos disturbios sociales en el futuro, porque estos son grandes golpes para la gente común.

    ¿Son posibles más sanciones? ¿Cómo serían los próximos pasos?

    Mi opinión es que las sanciones son tan severas que simplemente no es necesario reforzarlas más. También es más fácil mantener unido el frente occidental. En este caso, Estados Unidos ha tenido mucho cuidado de mantener un frente unido con toda la Unión Europea. La administración ha pensado que es más importante mantener la unidad con la UE. que imponer sanciones aún más severas. Creo que esa política ha dado sus frutos ahora.

    ¿Las sanciones se han considerado un éxito desde la perspectiva del gobierno de EE. UU.?

    Creo que se podría argumentar fuertemente eso, porque lo que sucedió es que Rusia no puede obtener financiamiento internacional de ninguna fuente. Las reservas internacionales rusas disminuyeron el año pasado en 135.000 millones de dólares. No hemos obtenido el número final, pero ese es el pedido. Ha habido una gran salida de reservas de Rusia. Y, por supuesto, la economía rusa se encuentra ahora en una grave crisis financiera, que es, en gran medida, causada por las sanciones financieras.

    ¿Están los rusos tratando de eludir las sanciones? ¿Es eso siquiera posible?

    Claramente están tratando de evitarlo. Han estado tratando de obtener dinero de China. Pero es muy sorprendente que los chinos no estén proporcionando financiación para Rusia porque, como todos los demás, tienen miedo de los reguladores financieros estadounidenses. & # 8230


    Cambio económico en Rusia

    No hay ningún aspecto de la Rusia contemporánea que haya cambiado más rápida e inesperadamente que su situación económica. Cuando Vladimir Putin se convirtió en presidente, Rusia estaba efectivamente en bancarrota, ya que le debía más dinero al Fondo Monetario Internacional (FMI) del que tenía en reservas de divisas. Desde entonces, Rusia ha logrado una virtual revolución macroeconómica hasta el punto de que es uno de los mayores acreedores de deuda estadounidense en el mundo. Su PIB nominal en dólares se ha multiplicado por más de seis y tiene el potencial de llegar a más de 2 billones de dólares en 2010. Un crecimiento de esta magnitud equivaldría a casi diez veces el aumento del PIB en el transcurso de una década.

    A principios de 2009, el Ministerio de Comercio Económico y Desarrollo publicó un ambicioso plan en el que se describen los objetivos económicos de Rusia para el año 2020. Si se alcanzan estos objetivos, Rusia se convertiría en la economía más grande de Europa y la quinta más grande del mundo después de Estados Unidos. China, Japón e India.

    Al examinar la economía rusa, lo primero que debe tenerse en cuenta es la sostenibilidad de las tendencias de crecimiento actuales. ¿Está aplicando el gobierno ruso políticas que probablemente limiten el crecimiento? ¿Cuánto grava la corrupción la expansión económica? ¿Cómo están sopesando los líderes rusos las compensaciones de invertir en la modernización de la infraestructura, las crecientes demandas de bienestar social, la modernización militar, etc.? ¿Están el desarrollo y la distribución de los vastos recursos energéticos de Rusia impulsados ​​más por factores políticos o comerciales?

    La pregunta fundamental que Estados Unidos debe responder se refiere al grado en que el resurgimiento económico ruso presenta una oportunidad o una amenaza para sus intereses. ¿Hasta qué punto Estados Unidos debería fomentar una integración e interdependencia más profundas? En el ámbito de la seguridad, la política de Estados Unidos hacia Rusia en la actualidad consiste en general en tendencias contradictorias hacia el compromiso y la contención. Sin embargo, estas tendencias también son muy relevantes cuando se considera el futuro económico de la Federación de Rusia.

    Nunca en su historia Rusia ha sido más próspera o integrada en la economía global de lo que es ahora. Aparentemente, este es un desarrollo positivo y el logro de uno de los objetivos centrales de la política de Estados Unidos hacia Rusia desde el colapso soviético. Sin embargo, como muchos aspectos de la Rusia contemporánea, este fenómeno es muy controvertido en Washington, a menudo debido a la naturaleza conflictiva de la información económica. Este proyecto busca aclarar los intereses de Estados Unidos sobre la economía rusa y ayudar a ubicarlos en el contexto más amplio de la política de Estados Unidos hacia Rusia.

    Después de una década de asombroso crecimiento económico, impulsado por el aumento de los precios de las materias primas y el crédito extranjero barato, la economía rusa se estableció como un lugar muy atractivo para la inversión extranjera. En julio de 2008, las reservas de divisas rusas ascendían a más de 588.900 millones de dólares y los precios del petróleo batieron nuevos récords con más de 147,27 dólares por barril, mientras que los bancos rusos adquirieron deuda externa por 500.000 millones de dólares Incluso después de meses de inestabilidad financiera tras la volatilidad que sacudió los mercados financieros estadounidenses durante En la primavera de 2008, Rusia parecía estar capeando la tormenta financiera mejor que la mayoría. Sin embargo, a medida que la crisis se profundizaba, se hizo evidente que Rusia no estaría exenta de la recesión económica. Los mercados crediticios congelados, la rápida caída de los precios de la energía y el retroceso significativo de los inversores comenzaron a tener un efecto en la economía rusa. La reacción inicial del Kremlin restó importancia al impacto de la crisis en Rusia, pero en cambio despreció a los reguladores estadounidenses por no prever la recesión.

    A finales de 2008, el rublo se encontraba significativamente debilitado frente al dólar y el principal índice bursátil ruso prácticamente se había derrumbado. A medida que la producción industrial se desaceleró, aumentó el desempleo y comenzaron a aparecer incidentes aislados de disturbios civiles en todo el país. Estos factores, combinados con un problema creciente de fuga de capitales, obligaron al gobierno a actuar aprobando un amplio paquete de estímulo económico e inyectando más de 200.000 millones de dólares en la economía. En la primavera de 2009, los precios del petróleo volvieron a subir desde el punto más bajo que alcanzaron a principios de año y el impacto global de la crisis disminuyó. Aun así, los expertos predicen que Rusia seguirá sintiendo los efectos de la crisis en los años venideros con una contracción económica de entre el 7 y el 8 por ciento prevista para 2009 y sólo un crecimiento modesto en años consecutivos. La recesión financiera mundial ha puesto de relieve graves deficiencias en las políticas económicas del Kremlin y la propia economía rusa. La velocidad y la trayectoria de la recuperación de Rusia dependen en gran medida de la voluntad de los responsables políticos rusos de diversificar sus fuentes de ingresos y realizar las reformas económicas y monetarias muy necesarias.

    Los resúmenes de las reuniones del grupo de trabajo están disponibles a continuación.

    "Objetivos económicos rusos para 2020: ¿sueños o realidad?" Presentación de Mikhail Dmitriev y Anders Aslund.

    "Corrupción: ¿Una restricción al crecimiento y una amenaza para la seguridad?" Presentación de Michael Alexeev y Robert Legvold. Presentación de Powerpoint disponible.

    "Debates rusos sobre cómo asignar la nueva riqueza", Presentación de Clifford Gaddy y Barry Ickes.


    Cuatro reformadores en Rusia y la terapia de choque n. ° 8217

    A raíz de la década de 1990 y # 8217, el futuro de la naciente Rusia postsoviética estaba en manos de cuatro grupos de reformadores, a quienes se les confió la aplicación de un medicamento conocido como & # 8220shock therapy & # 8221 a un paciente que colapsaba. Estos & # 8220doctores & # 8221 eran asesores extranjeros independientes, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el gobierno de los Estados Unidos y, lo más importante, la administración del presidente Yeltsin & # 8217 (Aslund 2007a, 2007b). Solo el cuarto era un grupo interno, los otros tres eran externos al país. Los cuatro grupos estaban, en su mayor parte, comprometidos con la terapia de choque. Si bien nadie estaba más comprometido con la causa que la administración de Yeltsin, Occidente, con su capital y experiencia acumulados, podría haber jugado un papel decisivo, pero no fue así. Este ensayo examina el papel de cada & # 8220doctor & # 8221 en detalle y argumenta que la ayuda de Occidente fue mínima, mientras que la administración de Yeltsin & # 8217 fue demasiado polarizada políticamente y débil para implementar con éxito las políticas de la terapia de choque. Como resultado, la terapia de choque no logró sus objetivos fundamentales en Rusia.

    I. Terapeutas de choque versus gradualistas

    Para comprender cómo los médicos intentaron ayudar a Rusia, primero debemos comprender el modelo teórico desde el que operaron. El término & # 8220Shock Therapy & # 8221 fue una invención de los medios y una modificación de la frase de Milton Friedman & # 8220Shock Policy & # 8221. Jeffrey Sachs (2000), profesor de economía en Harvard, sostiene que Ludwig Erhard & # 8217s La rápida liberalización de los controles de precios y los recortes del gasto público en 1947-48 en Alemania Occidental sirvieron de inspiración para el modelo de terapia de choque. [1] Sin embargo, la terapia de choque, como se la conoce ahora, fue pionera en Chile en 1975 por los & # 8220Chicago Boys & # 8221 [2] después del golpe de estado de Augusto Pinochet & # 8217 y luego en Bolivia en 1985 bajo Gonzalo Sánchez de Lozada. Poco después, los países de Europa del Este siguieron su ejemplo: Polonia en 1990, Checoslovaquia y Bulgaria en 1991, Rusia, Albania y Estonia en 1992, y finalmente Letonia en 1993 (Marangos 2004). ..

    La terapia de choque se asocia a menudo con el Consenso de Washington de John Williamson, una lista de políticas económicas generalmente aceptadas para los países en desarrollo (Williamson 1990). [3] Esta lista dice lo siguiente:

    1. Se necesita disciplina fiscal.
    2. Entre los gastos públicos, se deben minimizar los subsidios discrecionales y se deben priorizar la educación, la salud y la inversión pública.
    3. La base impositiva debe ser amplia y las tasas impositivas marginales deben ser moderadas.
    4. Las tasas de interés deben estar determinadas por el mercado y las tasas de interés reales deben ser positivas.
    5. Los tipos de cambio deben ser competitivos.
    6. La política de comercio exterior debería ser bastante liberal.
    7. La inversión extranjera directa es beneficiosa pero no una alta prioridad.
    8. La privatización es beneficiosa porque la industria privada se gestiona de manera más eficiente que las empresas estatales.
    9. La desregulación es un medio útil para promover la competencia.
    10. Los derechos de propiedad deben garantizarse.

    La terapia de choque, según el FMI, consistió en tres políticas radicales de ajuste estructural contractivas: liberalización, estabilización financiera y privatización. La terapia de choque original, más lenta y menos radical de los países latinoamericanos difería de cómo se aplicó la terapia de choque en Rusia. Sachs (2012) afirmó que en Rusia, una gran y rápida privatización arraigada en el neoliberalismo condujo al & # 8220 al desmantelamiento de toda intervención gubernamental para establecer un mercado supuestamente libre & # 8221.

    En los cuatro grupos de & # 8220doctores & # 8221 había terapeutas de choque y gradualistas. Tanto los terapeutas de choque como los gradualistas abogaron por reformas de mercado similares. Los terapeutas de choque, sin embargo, fueron más radicales en su enfoque, defendiendo cambios económicos neoliberales drásticos hechos muy rápidamente, mientras que los gradualistas enfatizaron la necesidad de construir instituciones, así como tradiciones de mercado y legales.

    Aquellos que abogaban por la terapia de choque tendían a enfatizar que la rapidez era la única forma de evitar que las facciones atrincheradas se aprovecharan de la situación. También tenían la confianza general de que una vez que se introdujeran las fuerzas del mercado, las instituciones se reformarían o surgirían para satisfacer las nuevas condiciones. Iwasaki y Suzuki (2014) subdividen a los terapeutas de choque en & # 8220 radicalismo universal & # 8221 y & # 8220 radicalismo condicional & # 8221. El primero, representado por Murphy et al. (1992), de Melo et al. (1996) y Aslund (2007a), afirmaron que la terapia de choque radical debería aplicarse universalmente a todos los países postsoviéticos. Este último fue representado por Klaus (1993) y otros que creían que la terapia de choque es preferible al gradualismo siempre que se cumplan ciertas condiciones (por ejemplo, el gobierno tiene la capacidad de implementar reformas y sus ciudadanos están abiertos al capitalismo).

    Iwasaki y Suzuki (2014) subdividen el campo gradualista en cuatro grupos: & # 8220 gradualismo de ritmo lento, & # 8221 & # 8220 gradualismo paso a paso, & # 8221 & # 8220 gradualismo institucional, & # 8221 y & # 8220 gradualismo ecléctico. & # 8221 [4] El primer grupo, que aboga por reformas a un ritmo más lento para minimizar los costos socioeconómicos elevados, como el alto desempleo, la recesión prolongada y la disminución del PIB, está representado por Murrell (1992) y King (2002). El segundo grupo, que enfatiza la importancia de secuenciar reformas graduales paso a paso, está representado por Van Brabant (1993) y Lian y Wei (1998). El tercer grupo, que busca establecer o reformar instituciones como condición previa para la liberalización y la privatización, está representado por Hecht (1994), Liew (1995) y Popov (2000). El cuarto grupo, que cree que el gradualismo lento y paso a paso son igualmente importantes, está representado por Dewatripont y Roland (1992), North (1994), Stiglitz (1999) y Arrow (2000). El premio Nobel Douglass C. North, del cuarto grupo, expresó su escepticismo sobre las reformas radicales cuando afirmó:

    [La reforma radical] es simplemente una herramienta inapropiada para analizar y prescribir políticas que inducirán el desarrollo. Si bien las reglas pueden cambiarse de la noche a la mañana, las normas informales generalmente cambian solo gradualmente ... transferir las reglas políticas y económicas formales de las economías de mercado occidentales exitosas a las economías del tercer mundo y de Europa del Este no es una condición suficiente para un buen desempeño económico (citado en Aslund 2007 : 50).

    Por lo tanto, la tarea principal, sostenían los gradualistas, era crear la infraestructura institucional para una economía de mercado, dejando la privatización como tarea secundaria (Stiglitz 2002).

    Algunos terapeutas de choque abogaron por reformas radicales, pero también por plazos más largos para lograr resultados. El asesor externo independiente Jeffrey Sachs (1994: 274) afirmó que: & # 8220 [s] i puede lograrse la estabilización financiera en el primer año de reformas radicales y la transformación sistémica en los primeros cinco años, el cambio estructural en la economía es una tarea de una a dos décadas. & # 8221

    El consenso general entre los defensores de la terapia de choque fue que los objetivos económicos finales del modelo eran: el estímulo de la actividad económica, la modernización de la estructura de la industria, la competitividad en los mercados mundiales, el aumento de los niveles de vida, una moneda estable y convertible, y estabilidad presupuestaria & # 8221 (Sakwa 2008: 311). Entre las ideas y los cronogramas en competencia para lograr estos objetivos, el presidente Yeltsin y su equipo de reformadores optaron por un plan y un cronograma más radicales. En el centro de estas reformas estaba un plan masivo y organizado apresuradamente para privatizar empresas y propiedades. Los plazos también eran radicales. Yeltsin consideró que las reformas se completarían en seis a ocho meses, aunque Yegor Gaidar, que inició las reformas como Primer Viceprimer Ministro, fijó tres años como plazo (Suny 1998 Sakwa 2008 McFaul 2001). [5] Aunque los radicales ganaron en cuanto a la implementación de sus ideas, al final, los temores de los gradualistas se hicieron realidad y el cambio estructural en Rusia flaqueó.

    Como veremos más adelante, muchos factores influyeron en esto, tanto políticos como económicos. Sin embargo, un impedimento importante fue el surgimiento de la clase oligárquica de Rusia. Los terapeutas de choque más radicales equipararon a estos oligarcas con los barones estadounidenses del siglo XIX como los Harrimans y los Rockefeller, pero Stiglitz (2002: 160), un gradualista, descartó la comparación, afirmando que mientras los barones estadounidenses se enriquecían, aún creaban riqueza para el país. , por otro lado, explotó los activos rusos y dejó al país más pobre.

    Los radicales han sido más indulgentes en su análisis histórico. Aslund (2011) evaluó en retrospectiva que en Rusia, & # 8220 [m] arke las reformas económicas han tenido mucho éxito, mientras que la democratización ha sido solo parcialmente auspiciosa, y la introducción del estado de derecho aún menos. & # 8221 Sin embargo, Los terapeutas de choque también encontraron evidencia del éxito de sus políticas en áreas fuera de Rusia, particularmente en los Estados Bálticos y Polonia, lo que solo intensificó el debate sobre la efectividad del modelo de terapia de choque. Tras cinco años de terapia de choque en la Europa del Este post-soviética, Sachs (1994) evaluó que los países con las reformas más radicales fueron más lejos en restaurar la estabilidad y sentar las bases para mejores niveles de vida. [6]

    II. ¿Qué tan bien funciona la terapia de choque?

    Dados los resultados muy diferentes que ha tenido la terapia de choque en varios países, los argumentos sobre la efectividad de la teoría en la práctica se han calentado. Popov (2000) aportó una nueva perspectiva al debate dicotómico, afirmando que se centró erróneamente en la velocidad, desde las reformas gradualistas de Gorbachov en 1985-1991 (que habían intentado introducir reformas de libre mercado más moderadas en un plan de cuatro años) y Las reformas más radicales de Yeltsin en 1991-92 fracasaron debido a la debilidad de las instituciones, no a la velocidad. Además, presentó los ejemplos de Vietnam y China como dos países que compartían muchas condiciones iniciales similares pero lograron un crecimiento económico sin una recesión prolongada al tiempo que adoptaron dos estrategias muy diferentes: Vietnam siguió la terapia de choque mientras que China eligió un camino gradualista. Por el contrario, Polonia y Rusia llevaron a cabo programas de terapia de choque más radicales, pero terminaron con resultados muy diferentes.

    Para ilustrar los diferentes caminos tomados bajo sus terapias de choque específicas, la Figura 1 a continuación compara seis países durante cinco años antes y cinco años después de sus reformas. Todos, excepto China, adoptaron formas de terapia de choque. Los países latinoamericanos, como Bolivia y Chile, adoptaron una forma más suave de terapia de choque, mientras que Rusia adoptó la terapia de choque más radical a través de la privatización a gran escala. Otros países se encuentran en algún punto intermedio. Dados los diferentes legados históricos y los diferentes niveles de desarrollo económico, algunas de estas comparaciones pueden ser inmerecidas (ver Figura 2). Rusia, por ejemplo, fue con mucho la economía más grande e industrializada hasta el momento, Rusia está rezagada de principio a fin. La comparación más cercana con Rusia es Polonia, que aún difiere de Rusia en que históricamente tuvo instituciones más fuertes y un consenso general entre su población para llevar a cabo reformas de mercado (Aslund 2007a, 2007b).

    Los esfuerzos de reforma tienen efectos diferentes en cada país. Chile, Polonia y Bolivia muestran caídas repentinas justo después de la terapia de choque, seguidas de un crecimiento sostenido. China no tiene un bajón, ya que no se sometió a terapia de choque. De hecho, las políticas de reforma de China de 1978 la impulsaron a su año de mayor crecimiento, aunque experimentó una caída justo después de eso. Vietnam es un caso curioso porque es el que menos sufre en el año en que implementó reformas. Polonia experimenta una caída posterior, mientras que Rusia experimenta una doble caída.

    Figura 1 Cada línea de tiempo traza un mapa del crecimiento económico durante cinco años antes y después de las reformas económicas. Esta línea de tiempo para Rusia es de 1987-97 para Polonia, 1984-94 para Vietnam, 1981-91 para Chile, 1970-1980 para Bolivia, 1980-1990 y para China, 1973-83. China siguió un enfoque gradualista, mientras que todos los demás países siguieron un enfoque de terapia de choque. La fecha que aparece después del nombre de cada país & # 8217s es la fecha en que se implementaron las reformas. Fuente: Obtenido de los datos del USDA 2013 de los Indicadores de desarrollo mundial del Banco Mundial y las Estadísticas financieras internacionales del FMI.

    Figura 2 El nivel de desarrollo económico y el tamaño de la economía (aquí el PIB ruso no incluye a otros estados exsoviéticos) ha sido en gran medida heterogéneo para estos grupos de comparación. Este es un argumento común entre los académicos rusos que sostienen que las reformas chinas y rusas son una comparación inapropiada, ya que Rusia ya se había industrializado en el momento de la terapia de choque, mientras que China partió de las reformas agrícolas.

    figura 3 UNStats 2014. FSU son las siglas de Ex Unión Soviética. El rendimiento del PIB de Rusia en comparación con otros países de la ex Unión Soviética de 1990 a 2014.

    Si bien se podrían dar muchas explicaciones para estas tendencias, Popov (2000) enfatizó que las reformas diferían enormemente en los resultados según los regímenes políticos vigentes y de dónde provenían los fondos para las reformas, es decir. si los fondos provinieron en última instancia de desviar dinero del & # 8220 gobierno ordinario & # 8221 (es decir, programas sociales e infraestructura), o de tomar dinero de presupuestos militares y subsidios gubernamentales (es decir, de órganos de poder). Él escribe eso,

    • Bajo regímenes autoritarios fuertes como el de China, los recortes del gasto público se producen a expensas del gasto militar, los subsidios y las inversiones gubernamentales, pero el gasto del & # 8220gobierno ordinario & # 8221 como porcentaje del PIB permanece prácticamente sin cambios (Naughton 1997).
    • Bajo regímenes democráticos fuertes como el de Polonia, el gasto para el & # 8220gobierno ordinario & # 8221 disminuyó solo en el período anterior a la transición, pero aumentó durante la transición.
    • Sin embargo, bajo regímenes democráticos débiles como Rusia, la reducción del gasto público condujo a una disminución del gasto militar, los subsidios y la inversión, así como los gastos para el & # 8220 gobierno ordinario & # 8221.

    Por lo tanto, vemos que el éxito de la terapia de choque se correlaciona con la fuerza del gobierno para centrarse en el bienestar de la población en lugar del mantenimiento de los órganos de poder tradicionales. Para lograr esto, las estructuras de gobierno tendrían que ser poderosas en relación con esos intereses.

    Los estudios de USAID, por ejemplo, coinciden en que la estabilidad política y el estado de derecho son decisivos para el éxito de las transiciones (USAID y MSI 2002). La estabilidad política y el estado de derecho pueden lograrse mediante democracias fuertes o regímenes autoritarios fuertes, pero no mediante democracias débiles o regímenes autoritarios débiles. El consenso político se puede establecer en democracias fuertes y se puede eludir en regímenes autoritarios fuertes. Tal fue el caso de Stalin, quien, en un régimen autoritario fuerte, implementó sus reformas económicas y aplastó sin piedad a cualquier oposición. Tal fue también el caso de Chile bajo el autócrata Pinochet, cuya terapia de choque se implementó de manera rápida y completa. Tal fue también el caso de la China autoritaria, donde se implementaron reformas graduales de manera gradual y completa bajo el fuerte control centralizado del Partido Comunista Chino. La terapia de choque de Polonia tuvo éxito en gran parte debido a un consenso político democrático sobre trabajar para unirse a la Unión Europea, mantener el bienestar social y construir instituciones domésticas (Mueller 2007 Popov 2000 Murrell 1993). En contraste, las reformas económicas han demostrado ser más débiles en democracias débiles y polarizadas políticamente como Rusia (Frye 2010).

    En general, la terapia de choque ha perdido el apoyo que alguna vez tuvo con las organizaciones internacionales en los años ochenta y noventa. Sin embargo, la terapia de choque continúa aflorando en los debates sobre cómo transformar radicalmente las economías políticas. Por ejemplo, en medio de los disturbios en Ucrania tras la invasión de Crimea, Leszek Balcerowicz, un economista polaco que administró terapia de choque en Polonia, recomendó que Ucrania implementara la terapia de choque (Philips 2014).

    III. Rusia: la política que socavó la economía

    Frye (2010: 3) sostiene que la administración de Yeltsin, una democracia débil y altamente polarizada, estaba destinada a reformas más lentas y menos consistentes. Habiendo venido de una carrera académica, Gaidar, el principal reformista, carecía de experiencia política para maniobrar a través de estas burocracias. Además, el gobierno central no tenía el control de grandes sectores de la sociedad y la economía, incluido, por ejemplo, el complejo militar-industrial. Esto significó que las reformas consistentes eran imposibles y el esfuerzo estaba condenado al fracaso (Popov 2000 Dabrowski 1993).

    Las políticas económicas casi siempre dependen en gran medida del entorno político y de la fuerza de quienes toman las decisiones. A pesar de enfrentar una miríada de problemas apremiantes, los & # 8220doctores & # 8221 primero deberían haber puesto el hospital en orden, por así decirlo. Yeltsin reflexionó en sus memorias sobre la crisis constitucional de 1993 y sus políticas:

    Tal vez, de hecho, me equivoqué al elegir un ataque en el frente económico como la dirección principal, dejando la reorganización del gobierno a compromisos perpetuos y juegos políticos. No dispersé el Congreso. . . . Por inercia, seguí percibiendo al Soviet Supremo como un cuerpo legislativo que estaba desarrollando la base legal para la reforma. No noté que el Congreso mismo estaba siendo cooptado & # 8230, pero las dolorosas medidas propuestas por Gaidar, como yo lo veía, requerían calma, no nuevos trastornos sociales. Mientras tanto, sin respaldo político, las reformas de Gaidar quedaron colgando en el aire. (1994: 127)

    Yeltsin asumió erróneamente que disolver la Unión Soviética y lograr la independencia de Rusia era suficiente para generar consenso político y estabilidad. Por supuesto, entendió que la democracia rusa sería un trabajo en progreso, pero no esperaba que estuviera tan limitada por un gobierno débil como Gorbachov & # 8217s.

    Incluso los terapeutas de choque admitieron fracasos en la consolidación democrática. Yeltsin, luego de la crisis constitucional de 1993, hizo retroceder la democracia al forzar un sistema superpresidencial. [7] Si bien era cierto que antes de la crisis constitucional había un & # 8220dual estado & # 8221, también había un equilibrio de poder democrático informal e imperfecto. Sin embargo, el sistema superpresidencial de Yeltsin sirvió como catalizador para un eventual ascenso de la estructura de poder más centralizada de Vladimir Putin. La mayoría de los académicos que apoyaron el shock están de acuerdo en que, al final, esto es lo que socavó la consolidación democrática de Rusia. (Aslund 2007b).

    También hubo otros golpes para el desarrollo de la democracia rusa. Rose-Ackerman (1999), por ejemplo, observó que si bien las elecciones aumentaban la responsabilidad de los políticos, también generaban nuevos incentivos para la corrupción a medida que aumentaban las necesidades de financiamiento político. Otro golpe vino de la disminución del apoyo popular al gobierno cuando los programas sociales del gobierno declinaron. El programa de préstamos por acciones había sido diseñado por banqueros para permitir que los activos pasaran a manos de bancos privados a través de préstamos otorgados por los bancos. Sin embargo, los préstamos generalmente fracasaron porque los primeros tramos y activos nunca regresaron al gobierno, lo que significa que los bancos y sus propietarios retuvieron la propiedad después de haberle dado al gobierno pagos muy pequeños. Este programa diseñado por banqueros y, en última instancia, rentable solo para unos pocos banqueros privados, demostró ser impopular y, en última instancia, no rentable para el gobierno, lo que impidió su capacidad para mantener los gastos del & # 8220 gobierno ordinario & # 8221. El programa de préstamos por acciones demostró ser impopular y, en última instancia, no rentable para el gobierno, lo que impidió su capacidad para mantener los gastos del & # 8220 gobierno ordinario & # 8221. En realidad, estos programas sociales tenían una motivación política que era menos para el pueblo que para fortalecer la administración de Yeltsin. Gaidar (2000) recordó & # 8220 [l] os acuerdos relacionados con los préstamos a cambio de acciones estaban dirigidos ante todo a crear una masa crítica de fuerzas políticas influyentes y poderosas, que estaban vitalmente interesadas en evitar el regreso del régimen comunista. & # 8221

    Sin embargo, la rápida privatización asestó otro golpe a la construcción del Estado ruso al alimentar la corrupción y reducir la eficacia de los recursos y la base industrial de Rusia en la creación de riqueza pública. Treisman (2000) observó que las nuevas democracias se vuelven significativamente menos corruptas solo después de unos cuarenta años, cuando las instituciones son reconocidas y adheridas por la sociedad y otras estructuras de gobierno dentro del país. Rusia & # 8217s democracia fue más exactamente O & # 8217Donell & # 8217s (1994) & # 8220Delegative Democracy & # 8221 [8] o Zakaria & # 8217s (1997) & # 8220Illiberal Democracy & # 8221 [9] En otras palabras, Rusia, en el 1990, se convirtió en una democracia más de nombre que en la práctica.

    V. Los Doctores

    Hubo varios asesores externos independientes clave, todos los cuales cooperaron con otras instituciones que buscaban influir en las reformas de Rusia. Por ejemplo, Wedel (1998) se refirió a cuatro asesores económicos de alto perfil: Jeffrey Sachs, Andrei Shleifer, Lawrence Summers y David Lipton juntos como los & # 8220Harvard Boys & # 8221, ya que los cuatro economistas eran de Harvard y trabajaban en estrecha colaboración. Además, Summers trabajó en el Banco Mundial (1991-1993) y más tarde en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos (1995-2001). David Lipton, quien fue protegido de Sachs & # 8217, también trabajó en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (1993-1998). [10] Tales conexiones existían para la mayoría, si no para todos, de los asesores, y debido a esto, la influencia que ejercían tendía a estar ligada a las organizaciones que representaban simultáneamente. Sin embargo, tres asesores que merecen una mención especial son Andrei Shleifer, Jeffrey Sachs y Joseph Stiglitz.

    Andrei Shleifer, profesor de economía de Harvard nacido en Rusia y director de proyectos en Rusia del Instituto de Harvard para el Desarrollo Internacional (HIID), asesoró a Chubais de 1992 a 1997. Fue en el HIID donde se introdujo por primera vez la idea de la privatización de los vales (Aslund 2007b ), y Shleifer continuó trabajando en estrecha colaboración con Chubais en el programa de privatización de préstamos por acciones que transformó permanentemente las relaciones de propiedad en el país. HIID administró fondos anticipados del gobierno de los EE. UU.: $ 57.7 millones otorgados por USAID y $ 350 millones que el presidente George HW Bush destinó para Estados Unidos & # 8217 & # 8220 Freedom of Russia and the Emerging Eurasian Democracies and Open Market Support Act & # 8221 (McClintick 2005 Wedel 2001) . Shleifer, entre otros, jugó un papel decisivo en la promoción de la opinión de que el gobierno necesitaba ser expulsado de la economía de la manera más rápida y completa posible. Como uno de los asesores principales de Anatoly Chubais & # 8217, ayudó a escribir una publicación llamada Privatizando Rusia en 1995, que dice:

    Al menos en Rusia, la influencia política sobre la vida económica fue la causa fundamental de la ineficiencia económica, y que el principal objetivo de la reforma era, por tanto, despolitizar la vida económica. La liberalización de precios fomenta la despolitización porque priva a los políticos de la oportunidad de asignar bienes. La privatización fomenta la despolitización porque priva a los políticos del control de las empresas.

    Shleifer también ayudó a empañar el legado de las reformas lideradas por Occidente al invertir secretamente en valores rusos mientras lideraba el proyecto, en violación de HIID y las reglas de conflicto de intereses del gobierno de EE. UU. (Sachs 2012). Cuando el gobierno de Estados Unidos se enteró, demandó a la Universidad de Harvard. En 2005, se llegó a un acuerdo con Harvard pagando 26,5 millones de dólares en multas y Shleifer pagando 2 millones de dólares (McClintick 2005). El fraude probablemente hizo que el gobierno de Estados Unidos se mostrara más reacio a escuchar a los asesores externos y más escéptico sobre la asistencia.

    Otro de los & # 8220Harvard Boys & # 8221, Jeffrey Sachs, profesor de economía en Harvard, se desempeñó como asesor de 1991 a 1994. Sachs (2012) consideró personalmente su papel mínimo, por ejemplo, porque asesoró a Gaidar, quien era despedido 13 meses en la terapia de choque. Sin embargo, siguió siendo asesor del gobierno ruso hasta 1994 y también se convirtió en director de HIID & # 8217 entre 1995 y 1999 (Nelson y Kuzes 1994 McClintick 2005).

    Sin embargo, Sachs tiene razón en que muchos de sus consejos no fueron escuchados. Sachs (2012) defendió la liberalización y la privatización, pero también puso un mayor énfasis en las redes de seguridad, permitió una mayor propiedad estatal de las empresas de recursos naturales y presionó para obtener más ayuda extranjera. Consideró que sólo dos de sus siete recomendaciones, la liberalización de precios y la comercialización de empresas, se lograron en Rusia. Las siete recomendaciones fueron las siguientes (Sachs 2012):

    1. Liberalización inmediata de precios
    2. Ajuste inmediato de la oferta monetaria y los subsidios a las empresas.
    3. Redes de seguridad sólidas (por ejemplo, el sistema de atención de la salud)
    4. Asistencia extranjera a gran escala y oportuna
    5. Comercialización de sus empresas convirtiéndolas en corporaciones de propiedad estatal
    6. Privatización rápida pero transparente y basada en la ley
    7. Las grandes empresas de recursos naturales permanecen en manos del estado para garantizar que el gobierno ruso reciba ingresos.

    Sachs fue especialmente franco sobre la necesidad de una asistencia extranjera a gran escala y oportuna para la creación de condiciones previas para el crecimiento y la consolidación democrática. Graham Allison, de la Harvard Kennedy School of Government y Grigory Yavlinsky, diseñaron una infusión a gran escala de asistencia financiera y técnica occidental conocida como & # 8220Grand Bargain & # 8221. rondar los $ 30 mil millones por año durante cinco años o $ 150 mil millones en total (Sachs 2012). Rusia recibió solo $ 22,7 mil millones en total en fondos del FMI en el transcurso de siete años (FMI 2014).

    Otro asesor importante fue Joseph Stiglitz: se desempeñó en el Consejo de Asesores Económicos de la Administración Clinton entre 1992 y 1997. Se desempeñó en el Banco Mundial como Economista Jefe entre 1997 y 2000, donde se convirtió en un crítico abierto del FMI y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

    Stiglitz (2002) defendía las reformas gradualistas y no veía al gobierno como el problema, sino como una parte crucial de la solución. Por mucho que apoyara muchas de las políticas de terapia de choque, afirmó que sin secuenciar las reformas y construir las instituciones adecuadas primero, las políticas económicas fallarían y como los dos primeros pilares de la terapia de choque (liberalización y estabilización) fracasaron, crearon obstáculos para el tercero. (privatización). A diferencia de Sachs, sostuvo que Rusia era un país rico en recursos que podía salir de los problemas de forma independiente y que, si no lo hacía, ningún monto de préstamos lo salvaría. El factor disuasorio, por supuesto, fue la corrupción y Stiglitz no consideró prudente otorgar préstamos a un país que no tenía la capacidad institucional para asignar estos préstamos de manera transparente y prudente. Por ejemplo, durante el período del programa de préstamos del FMI de 1992-1999, la fuga de capitales ascendió a al menos $ 45-50 mil millones cada año entre 1992 y 1998 (Sakwa 2008 Odling-Smee 2004), eclipsando enormemente la contribución del FMI de $ 22.7 mil millones. Hasta el 30 por ciento de esa fuga de capitales ocurrió ilegalmente. Los críticos acusaron a los inversores y oligarcas occidentales de complicidad y lavado de dinero (Bishara 2012 Bedirhanoğlu 2004). Stiglitz evaluó los resultados de la siguiente manera:

    Los reformadores radicales en Rusia intentaban simultáneamente una revolución en el régimen económico y en la estructura de la sociedad. El comentario más triste es que, al final, fracasaron en ambos: una economía de mercado en la que muchos antiguos appartachiks del partido simplemente habían recibido poderes mejorados para administrar y beneficiarse de las empresas que anteriormente administraban, en las que los ex funcionarios de la KGB todavía tenían el poder. palancas de poder. Había una nueva dimensión: unos pocos oligarcas nuevos, capaces y dispuestos a ejercer un inmenso poder político y económico (2002: 163).

    En cierto sentido, ningún occidental fue tan abiertamente crítico con las acciones de Occidente como él. Stiglitiz (2002) criticó abiertamente al Tesoro de los Estados Unidos y al FMI por brindar apoyo incondicional a Yeltsin y Chubais. Sostuvo que los intereses a largo plazo de Occidente habrían sido mejor atendidos al brindar un apoyo amplio a los procesos democráticos mediante el apoyo a los líderes jóvenes y emergentes en toda Rusia. Sin embargo, como se describe aquí, los asesores externos independientes tuvieron una influencia mínima en Rusia como individuos, con la posible excepción de Shleifer (Sachs 2012 Wedel 2001).

    Al final, Rusia recibió una cantidad sorprendentemente pequeña de ayuda exterior. Entre 1992 y 1999, el país recibió un total de $ 22,7 mil millones en fondos del FMI (FMI 2014). Por el contrario, a Ucrania, después de su revolución pro-occidental de 2014, se le prometieron 17.500 millones de dólares, que se entregarían en cuatro años (FMI 2015a). Si se miden las cosas en términos constantes, 22.7 mil millones en 1999 sería aproximadamente el equivalente a 32.2 mil millones en 2014. Sin embargo, la economía de Ucrania en 2014 era siete veces más pequeña que la economía rusa de 1992. Como otro ejemplo, Polonia, cuya población y la economía era mucho más pequeña que la de Rusia & # 8217, recibió $ 42,3 mil millones durante su período de transición (Sozialistische Zeitung 2010).

    En una autoevaluación, el FMI concluyó que su influencia sobre las reformas de Rusia y # 8217 fue modesta, afirmando que tuvo un impacto limitado en la política fiscal general y reformas estructurales importantes, pero tuvo, en su estimación, un impacto positivo en la política monetaria (Odling -Smee 2004). El FMI había abogado por reformas estructurales e institucionales a más largo plazo en términos de política fiscal (Onis y Fikret 2005). En términos de política monetaria, las recomendaciones del FMI para respaldar los tipos de cambio y la inflación objetivo habían sido realmente problemáticas.

    Las recomendaciones de política monetaria del FMI alentaron a Rusia a respaldar artificialmente su moneda. Una parte sustancial de los fondos del FMI proporcionados a Rusia ($ 11,2 mil millones, aproximadamente la mitad de todos los fondos otorgados) se proporcionó con la estipulación de que se utilizarían para esto. Además, el Banco Mundial prestó a Rusia $ 6 mil millones y el gobierno japonés prestó $ 5,4 mil millones para apoyo monetario (Stiglitz 2002: 48).

    La razón era contener la inflación: una moneda debilitada podría estimular las exportaciones, hacer subir los precios en el país al reducir la oferta y encarecer los bienes importados. Sin embargo, la moneda ya estaba sobrevaluada y la moneda artificialmente fuerte provocó una avalancha de bienes importados. La producción nacional perdió competitividad. En seis años, la capacidad productiva de Rusia disminuyó en un 40 por ciento, una pérdida de capacidad mayor que la que ha ocurrido en muchas guerras (ver Figura 4, a continuación). El PIB de Rusia tardaría otros ocho años en recuperarse a los niveles anteriores a 1989 (Stiglitz 2002).

    Figura 4. Obtenido de datos BOFIT 2013 de Rosstat, Banco Central de Rusia

    Figura 5. FMI 2014 [11]. Rusia y # 8217 Transacciones totales del FMI (en DEG)

    Además, a pesar de la autoevaluación del FMI, la organización de hecho tuvo un impacto sustancial en la política fiscal, ya que se promulgaron sus recomendaciones para que Rusia contratara préstamos externos para financiar el déficit. Como resultado, la deuda aumentó de $ 65,3 mil millones en 1991 a $ 110 mil millones en 1997 (Sakwa 2004). Este aumento de la deuda no fue suficiente para impulsar el crecimiento debido al colapso de la producción causado por el rublo apoyado artificialmente por Rusia. Sólo después de una devaluación inevitable, a raíz de la crisis de 1998, comenzó la sustitución de importaciones cuando las industrias nacionales finalmente se volvieron más competitivas frente a las importaciones y la producción comenzó a aumentar nuevamente. Apuntar a la inflación, que el FMI consideraba uno de sus efectos positivos sobre la reforma monetaria, había sido, de hecho, perjudicial. La inflación es muy a menudo un fenómeno natural que viene con el crecimiento del PIB. Como se vio en el caso ruso, reducir la inflación a niveles innecesariamente bajos puede obstaculizar el crecimiento económico, ya que las altas tasas de interés sofocan las nuevas inversiones.

    La Unión Soviética era una amenaza como ninguna otra para Estados Unidos. Los soviéticos no solo eran una superpotencia nuclear, sino que presentaban un sistema político y económico alternativo. Los soviéticos difundieron abierta y globalmente una ideología comunista que era tanto antioccidental como anticapitalista (Gorbachov 2000). Estados Unidos, por supuesto, correspondió a esta enemistad hacia la Unión Soviética. Durante la Segunda Guerra Mundial, el entonces senador de Missouri, Harry S. Truman declaró: & # 8220 Si vemos que Alemania está ganando la guerra, debemos ayudar a Rusia, y si Rusia está ganando, debemos ayudar a Alemania y de esa manera dejarlos matar a tantos como sea posible & # 8221 (Sakwa 2008: 341). Richard Pipes, quien había asesorado al gobierno de Estados Unidos sobre formas de dañar la economía nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aconsejó a Estados Unidos sobre cómo utilizar tácticas similares de política económica para paralizar la economía soviética durante la Guerra Fría (Gaidar 2010). [12] Sin embargo, incluso Pipes confesó que la disolución soviética fue inesperada (Aron 2011).

    A fines de la década de 1980, cuando el colapso soviético se convirtió en una posibilidad inminente, Occidente realmente trató de preservar la Unión Soviética por temor a la proliferación nuclear y la inestabilidad política en la región (Sakwa 2008). Incluso cuando Yeltsin, el & # 8220Westernizer & # 8221 como los medios rusos se refirieron a él, estaba ascendiendo en el poder, Occidente se mostró escéptico con respecto al iconoclasta y prefirió tratar con Gorbachov, que era un leninista comprometido (Rosenthal 1991). La administración Bush apoyó a Gorbachov hasta octubre de 1991 y sólo tardía y a regañadientes cambió su lealtad a Yeltsin (Dunlop 1993).

    Estados Unidos proporcionó consultores económicos a Rusia a través del Tesoro de Estados Unidos, dirigido por Larry Summers y David Lipton (Rutland y Dubinsky 2008). Sostuvieron que la creación de una economía de mercado en Rusia debería llevarse a cabo en primer lugar, y las reformas políticas sólo se deben realizar después (Aslund 2007a Boycko, Shleifer y Vishny 1995: 65).

    La asistencia económica llegó pero fue insuficiente. Para 2001 (casi 10 años después del inicio de las reformas), EE. UU. Había enviado solo alrededor de $ 1 mil millones en ayuda y, al igual que los fondos del FMI, gran parte de ella estaba destinada a proyectos específicos favorecidos por EE. UU. Que no eran necesariamente los más efectivos para restaurar Rusia & # 8217s economía o infraestructura. Dos tercios de los mil millones de dólares se gastaron en programas relacionados con armas nucleares, administrados por el Pentágono y el Departamento de Energía (Rutland y Dubinsky 2008). [13] Por lo tanto, a pesar de la abundante literatura académica que demuestra que la ayuda extranjera se correlacionó con el crecimiento económico, la ayuda proporcionada por los Estados Unidos fue insuficiente (Easterly 2003 Dalgaard, Hansen y Tarp 2004).

    Estados Unidos también podría haberse comprometido más firmemente con las reformas rusas. En la Europa de la posguerra, el Plan Marshall fue ampliamente alabado como exitoso (De Long & amp Eichengreen 1991), sin embargo, la ayuda financiera brindada a Rusia carecía de la estructura y generosidad del Plan Marshall. El Plan Marshall estaba muy estructurado y diseñado para garantizar que los países europeos recuperaran sus fuerzas (por supuesto, con algunas restricciones sobre la fuerza militar alemana). Estados Unidos financió el esfuerzo con $ 13 mil millones en ayuda (equivalente a aproximadamente $ 128 mil millones en dólares de 2014) a Europa Occidental entre 1948 y 1951 (De Long y Eichengreen 1991 & # 8220 The Marshall Plan & # 8221). La ayuda otorgada a Rusia se dio sin un plan general. El plan Marshall no fue un esfuerzo imparcial o altruista por parte de Estados Unidos. Fue diseñado específicamente para reconstruir las economías de Europa devastada por la guerra para detener la expansión del comunismo. Es decir, fue diseñado para servir a los principales intereses políticos de Estados Unidos a gran escala. Por el contrario, los esfuerzos de Estados Unidos para ayudar a Rusia se dirigieron a objetivos políticos limitados: mantener a Yeltsin en el cargo y mantener seguras las armas nucleares. Se dio lo suficiente para mantener estos intereses específicos, pero no lo suficiente para ayudar a reconstruir la economía y asegurar que la democracia pudiera prosperar. De hecho, Condoleezza Rice (2000) relató específicamente que mantener a Yeltsin en el poder y desarmar a Rusia era un interés primordial, mientras que la construcción de la democracia y la economía de mercado era algo secundario. Posteriormente, Aslund (2011) se refirió a esta indiferencia como un & # 8220 pecado de omisión & # 8221.

    Es cierto que la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial se encontraba en una condición cualitativamente diferente a la de la Rusia postsoviética. El primero necesitaba recursos para reconstruir instituciones y economías que habían sido destruidas por la guerra. Este último necesitaba recursos y orientación para reemplazar las antiguas instituciones de mando por nuevas instituciones de mercado. Sin embargo, Estados Unidos, que tenía una amplia experiencia en asistencia externa para ayudar a Alemania, Italia y Japón a reestructurarse en democracias modernas con economías de mercado fuertes, decidió no comprometerse (Payne 2006) a ayudar a su antiguo enemigo Rusia al mismo nivel.

    Había un conflicto de intereses obvio en el sentido de que los intereses políticos en los Estados Unidos no veían ventajas de interés en revivir lo que veían como un archienemigo. Además, Rusia, a diferencia de Alemania o Japón después de la Segunda Guerra Mundial, nunca estuvo dispuesta a cambiar su autonomía de política exterior por prosperidad y seguridad dentro de una comunidad cada vez más integrada de naciones cuyas prioridades eran más económicas que políticas (Mankoff 2009). [14]

    Sin embargo, la asistencia de Occidente, aunque insuficiente, sirvió para aliviar, al menos parcialmente, la agitación en Rusia. Por ejemplo, después de la crisis financiera de 1998, los EE. UU. Y la UE anunciaron paquetes de ayuda alimentaria valorados en más de $ 1,5 mil millones para la Federación de Rusia (la contribución de EE. UU. Ascendió a $ 409 millones en comparación, la ayuda alimentaria de EE. UU. Al continente de África en el año fiscal 2000 fue de $ 342,4 millones ) (Sedik, Sotnikov y Wiesmann 2003).

    La mayor contribución de Estados Unidos a la ayuda a Rusia fue el papel de la administración Clinton al presionar al FMI y al Banco Mundial, que al principio no estaban dispuestos a otorgar préstamos a países que consideraban corruptos (Stiglitz 2002). Condoleezza Rice (2000) recordó que debido al interés político coincidente de preservar a Rusia de la reducción comunista, el apoyo de Estados Unidos a la democracia y la terapia de choque en Rusia pronto se convirtió en sinónimo de apoyo incondicional a Yeltsin y su agenda, amiga de Occidente, a pesar de la creciente conciencia de que su las reformas fueron cada vez más ineficaces. Yeltsin recibió un apoyo constante de los líderes de las democracias occidentales (Bill Clinton, Helmut Kohl, Francois Mitterand), lo que eventualmente contribuyó al surgimiento de un parlamento ruso descontento y de línea dura (Dunlop 1993).

    El mayor golpe a las reformas fue la falta de consenso político y control del gobierno ruso sobre su propio país. Yeltsin tuvo que ganarse los corazones de las facciones rivales o derrotarlas para mantener el poder y gobernar el país. Estas facciones incluían el poderoso complejo militar-industrial, las grandes empresas de energía, los restos de la KGB (el departamento de seguridad estatal de la URSS y # 8217) y los gobiernos regionales, todos los cuales tenían intereses diferentes y, a menudo, contrapuestos (Dunlop 1993 Mankoff 2009).

    La mayor amenaza, sin embargo, residía en el hecho de que la Rusia de Yeltsin era esencialmente un & # 8220 estado dual & # 8221 con el presidente y el parlamento compartiendo poderes adquiridos (Sakwa 2010). Rusia, en los primeros años de su independencia de la URSS, todavía operaba bajo una constitución adoptada bajo el comunismo en 1978. Esa constitución no sostenía efectivamente la nueva democracia de Rusia porque no delimitaba claramente los límites del presidente y autoridad del parlamento. La lucha por el poder culminó en la crisis constitucional de 1993 que casi se convirtió en una guerra civil (Dunlop 1993 Sakwa 2010). Yeltsin, en su autobiografía, se quejó de que no poseía las palancas para tirar de ellas para poner en práctica de manera efectiva las reformas planeadas (Yeltsin 1994). En otras palabras, la necesidad más urgente de Rusia era una reforma política más que económica.

    En noviembre de 1991, Yeltsin nombró a Yegor Gaidar, un joven economista reformista, como viceprimer ministro a cargo de encabezar la terapia de choque. [15] La decisión de Yeltsin & # 8217 no fue sorprendente porque Gaidar y Yeltsin tenían creencias compartidas en reformas radicales, en contraste con las creencias de Gorbachov & # 8217 en reformas graduales. Aunque no tenía experiencia en política, [16] Gaidar era, con mucho, el joven economista más calificado de la Unión Soviética, con un buen conocimiento de las economías de mercado. Además, sus reformas fueron respaldadas por el FMI, el Tesoro de Estados Unidos y asesores occidentales, que prometieron asistencia siempre que Rusia cumpliera ciertas condiciones (Serge 1992). Junto con su equipo de reformadores brillantes de 35 a 40 años que habían trabajado con Gaidar en el Instituto de Política Económica, así como asesores externos, Gaidar trabajó incansablemente para aplicar la terapia de choque hasta su despido. Hoy en día, se le considera el padre de la economía de mercado moderna de Rusia. [17]

    Yeltsin, sin embargo, subestimó lo que podían hacer sus oponentes. Aunque la disolución pacífica de la URSS minimizó la pérdida de vidas, también permitió que los oponentes se unieran contra él. Entre estos oponentes, los dos individuos más influyentes fueron el vicepresidente Aleksandr Rutskoi y Ruslan Khasbulatov, presidente del Presidium del Soviet Supremo de la Federación de Rusia. No estaban de acuerdo con Yeltsin en dos frentes. Primero, no estaban de acuerdo con la terapia de choque de Gaidar & # 8217, prefiriendo una transición controlada por el estado a una economía de mercado (McFaul 2001). Sus críticas ganaron rápidamente el apoyo de la nomenklatura (organizaciones políticas y grupos de interés) que eran privilegiados bajo el sistema soviético y desconfiaban de lo que los cambios en el sistema afectarían a su estatus. En segundo lugar, Rutskoi y Khasbulatov no estaban de acuerdo con los esfuerzos por democratizar Rusia. En el pasado muy reciente, argumentaron, Gorbachov experimentó erróneamente con la democracia mientras buscaba reformas económicas, y el resultado había sido negativo. Rusia necesitaba un autoritarismo que aislara al gobierno de las presiones sociales hasta que se implementaran las reformas del mercado (McFaul 2001).

    Con una fuerte oposición y un gobierno débil, Rusia se volvió prácticamente ingobernable (Reddaway 1993). Rusia era de jure una república parlamentaria, pero de facto una república presidencial (Sakwa 2008). El equilibrio de poder entre las ramas ejecutiva y legislativa fue determinado por una lucha de poder continua, en lugar de una clara delineación en la constitución. Cada vez más, el parlamento se fortaleció y pudo bloquear las iniciativas del poder ejecutivo para enmiendas constitucionales y reformas económicas radicales. Por ejemplo, bajo la presión del parlamento, Yeltsin se vio obligado a destituir a su primer ministro, Yegor Gaidar, y reemplazarlo por un conservador, Viktor Chernomyrdin. Al igual que Gorbachov, Yeltsin no pudo crear una amplia base de apoyo político y social. Las reformas políticas de Yeltsin & # 8217 obtuvieron resultados similares a los de Gorbachov & # 8217: polarización, confrontación y eventualmente conflicto armado (McFaul 2001). El caso ruso socavó seriamente la postulación de Przeworski & # 8217s (1991) de que la incertidumbre junto con partidos igualmente fuertes crea una condición conducente a la democracia en Rusia, la competencia en su lugar engendró conflictos. La lección aprendida fue que las distribuciones inciertas del poder no eran garantes de una transición exitosa.

    Los desacuerdos fueron tanto políticos como económicos. Si bien Yeltsin estaba decidido a continuar con la terapia de choque, su parlamento no estuvo de acuerdo y acusó a Yeltsin, proclamando al vicepresidente Alexander Rutskoi como presidente interino. De hecho, Yeltsin fue abandonado temporalmente por los jefes del Ministerio de Defensa ruso, el Ministerio de Seguridad del Estado y el Ministerio del Interior, que se pusieron del lado del parlamento en su contra (Dunlop 1993).

    Dos distritos resultaron decisivos para la eventual victoria de Yeltsin. Brian Taylor (2003), un politólogo, observó que en la crisis constitucional de septiembre de 1993, las fuerzas armadas se movilizaron para ayudar a Yeltsin.El error clave de Rutskoi fue ordenar al ejército que asaltara Ostankino, la estación de televisión y la oficina del alcalde de Moscú. El ejército se movió contra las personas que se manifestaban pacíficamente (ibid.). Con 87 personas muertas y 437 heridas, el enfrentamiento marcó el evento más mortal de peleas callejeras en la historia de Moscú (Winters y Litovkin 2013). [18] El apoyo público también se quedó atrás de Yeltsin, según una encuesta realizada por el Centro Panruso para el Estudio de la Opinión Pública (VTsIOM) del 24 al 28 de septiembre de 1993, el cuarenta y cuatro por ciento apoyaba al presidente y al gobierno, el quince por ciento al Soviet Supremo. , y el treinta y dos por ciento no apoyó a ninguno de los grupos, y el nueve por ciento no pudo responder (Dunlop 1993). [19]

    Conclusión

    Sin duda, la terapia de choque logró prevenir el colapso total de Rusia y la reducción de los gastos comunistas. En lugar del comunismo, los rusos podrían haber erigido regímenes fascistas, imperialistas o neocomunistas, pero no lo hicieron (McFaul 1999). Además, a pesar de los altos costos, los rudimentos de una economía de mercado se establecieron mediante la terapia de choque. Sin embargo, la terapia de choque debe evaluarse según sus promesas originales: establecer las condiciones previas para el crecimiento económico y la consolidación democrática (Aslund 2007 Stiglitz 2002 Sachs 2000 Friedman 2000). Desde este punto de vista, la terapia de choque en Rusia fracasó debido en parte a la asistencia insuficiente e incompetente de grupos externos, pero principalmente debido a la falta de consenso y control políticos internos.

    Desde entonces, Rusia ha avanzado poco en la consolidación democrática. El mismo Yeltsin admitió en su discurso de renuncia que su salida prematura y el nombramiento de su sucesor significaron que Rusia no vería a un líder elegido democráticamente transferir el poder a otro según lo establecido en la constitución (Sakwa 2008). [20] Los problemas antes mencionados persisten hasta el día de hoy porque el superpresidencialismo establecido por Yeltsin y la estructura de poder consolidada de Putin no se cambian fácilmente y tienen influencias duraderas en la política. McFaul señala,

    Las instituciones pluralistas de intermediación de intereses son débiles, los grupos de interés de masas son marginales y las instituciones que podrían ayudar a corregir este desequilibrio, como un parlamento fuerte, un sistema de partidos robusto y un poder judicial independiente, no se han consolidado. Además, un atributo más profundo de la estabilidad democrática, un compromiso normativo con el proceso democrático tanto por parte de la élite como de la sociedad, no es evidente en Rusia (McFaul 2001: 4).

    Veinte años después, Rusia todavía está plagada de problemas económicos estructurales: baja productividad laboral, infraestructura deficiente, regulaciones excesivas, ineficiencia energética, alto gasto público, especialmente en pensiones, gran dependencia de los productos básicos, especialmente petróleo y gas, y corrupción generalizada y un estado de derecho débil (Åslund et al. .2010). La regla del procedimiento electoral & # 8220two rotación & # 8221, en la que dos ciclos de liderazgo deben transitar a través de elecciones competitivas, que muchos académicos afirman que es el determinante clave para la consolidación de la democracia, se retrasó indefinidamente con el ascenso al poder de Putin. Rusia (McFaul 2001). Por lo tanto, hasta el día de hoy, en Rusia no se han logrado los objetivos económicos ni políticos de la terapia de choque.

    [1] Balcerowicz (2000) consideró el caso alemán mucho más simple que la transición postsoviética. Mientras que Alemania tuvo que restaurar el capitalismo suspendido, los países postsoviéticos tuvieron que romper la economía dirigida, con un 90 por ciento de propiedad estatal de las empresas, para crear una economía de mercado desde cero. No obstante, Alemania Occidental también fue una reforma de transición que transformó al país de un modelo autoritario a un modelo de mercado libre de posguerra.
    [2] Los Chicago Boys eran un grupo de economistas chilenos en la década de 1970. La mayoría fueron educados en el Departamento de Economía de la Universidad de Chicago con Milton Friedman y Arnold Harberger. Algunos fueron formados por sus filiales en el Departamento de Economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

    [3] Aslund (2007: 32) afirmó sobre la terapia de choque que & # 8220 [e] l programa de reforma radical para los países poscomunistas siguió de cerca el Consenso de Washington, pero fue más allá y fue más específico. Es incorrecto, como se hace a menudo, igualar los dos. & # 8221 En realidad, la terapia de choque precedió al Consenso de Washington en casi medio siglo. La terapia de choque se introdujo por primera vez en 1975 en América Latina y evolucionó a partir de ahí. La terapia de choque aplicada en Rusia fue diferente y más radical que el ejemplo latinoamericano. Sería más apropiado afirmar que el Consenso de Washington tiene sus raíces en la doctrina de la terapia de choque.

    [4] Iwasaki y Suzuki (2014) es una revisión de la investigación realizada durante y después de la terapia de choque. Por lo tanto, algunos de los argumentos presentados por los autores a los que se hace referencia en esta sección pueden no haber estado presentes durante los primeros años 90 y # 8217.

    [5] La terapia de choque, tal como se implementó en Rusia, fue solo parcialmente el programa de Gaidar, ya que sus reformas se interrumpieron constantemente. Comenzó a liderar reformas como Primer Viceprimer Ministro a partir de marzo de 1992, pero en junio de 1992 fue reemplazado por industriales a la antigua, entre ellos Viktor Chernomyrdin. El cuerpo legislativo de Rusia se opuso tanto a Yeltsin como a Gaidar. (3 meses) Mientras Gaidar fue ascendido a primer ministro interino entre junio de 1992 y diciembre de 1992, sus programas de reforma radical suscitaron muchas críticas y se hicieron cada vez más impopulares. Su breve regreso como Primer Viceprimer Ministro después de la crisis de 1993 también fue relativamente insignificante y de corta duración desde septiembre de 1993 hasta enero de 1994. El mucho más conservador Victor Chernomyrdin asumió el papel de Viceprimer Ministro en la coyuntura crítica entre mayo de 1992 y diciembre. 1992 y extendió su influencia sobre las reformas como Primer Ministro desde diciembre de 1992 hasta marzo de 1998.

    [6] En la evaluación de Sachs & # 8217, no solo Polonia, sino también la República Checa, Eslovenia y Estonia fueron un testimonio de que una reforma radical es la forma correcta de alejarse de las economías soviéticas. Por el contrario, sostuvo que los países que llevaron a cabo reformas gradualistas quedaron rezagados. En este último grupo, incluye países del Este como Hungría, Eslovaquia, Bulgaria, Rumania y países de la ex Unión Soviética como Uzbekistán y Bielorrusia.

    [7] La ​​necesidad de separación de poderes o frenos y contrapesos y muchos otros mecanismos cruciales simplemente fueron descartados, lo que condujo a un poder desproporcionado conferido al poder ejecutivo (McFaul 2001: 311).

    [8] & # 8220 Quien gane las elecciones a la presidencia tiene derecho a gobernar como mejor le parezca, limitado solo por los hechos concretos de las relaciones de poder existentes y por un mandato constitucionalmente limitado & # 8221 (Rueschemeyer, Huber y Stephens 1992 : 311).

    [9] & # 8220 Los regímenes elegidos democráticamente, a menudo los que han sido reelegidos o reafirmados a través de referendos, ignoran rutinariamente los límites constitucionales a su poder y privan a sus ciudadanos de los derechos y libertades básicos & # 8221 (Zakaria 1997).

    [10] David Lipton se desempeña ahora como Primer Director Gerente Adjunto del Fondo Monetario Internacional a partir del 1 de septiembre de 2011 & lthttp: //www.imf.org/external/np/omd/bios/dl.htm>.

    [11] Las transacciones del FMI están denominadas en DEG, una cesta de monedas mundiales. La transacción total en el gráfico asciende a 15,6 mil millones de DEG, lo que se tradujo en aproximadamente $ 22,6 mil millones de dólares entre 1992 y 1999.

    [12] En 1982, Reagan aprobó una directiva sobre seguridad nacional (NSDT-66) que tenía como objetivo dañar la economía soviética (Gaidar 2010: 107).

    [13] El programa USAID dejó de operar en 2012, pero entre 1999 y 2012, esta asistencia ascendió a menos de $ 200 millones con un desglose de uso similar (20 años de asistencia para el crecimiento económico de USAID en Europa y Eurasia 2013).

    [14] Quizás, la única excepción posible fue Andrey Kozyrev, quien se desempeñó como Ministro de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia entre 1991 y 1996. Es ampliamente considerado el atlantista cuyas políticas estaban destinadas a girar hacia Occidente, pero sus políticas serían crecer muy impopular en Rusia (Mankoff 2009).

    [15] & # 8220Cinco equipos fueron encabezados, respectivamente, por Grigory Yavlinsky (liberal pero apoyó el mantenimiento de la Unión Soviética), Yegor Gaidar (liberal de mercado consistente y por la independencia de Rusia & # 8217), Yevgeny Saburov (liberal pero cauteloso), Yuri Skokov (iliberal) y Oleg Lobov (iliberal) & # 8221 (McFaul 2001: 142 Aslund 2007: 90).

    [16] La posición política de & # 8220Gaidar & # 8217 fue siempre excepcionalmente débil. Nombrado viceprimer ministro a cargo de la política económica el 7 de noviembre de 1991, se convirtió en primer viceprimer ministro el 2 de marzo de 1992, primer ministro interino el 15 de junio de 1992, y fue destituido el 14 de diciembre de 1992 (regresando brevemente a la cartera de economía a fines de 1993 ) Y # 8221 (Sakwa 2008: 292).

    [17] A pesar de que, para el público, el nombre de Gaidar se ha asociado para siempre con el desastre, muchos funcionarios públicos y académicos elogian sus esfuerzos. Konstantin Sonin (2009), un destacado economista ruso, declaró: & # 8220Gaidar demostró tener razón: dos semanas después de que entrara en vigor su política de liberalización de precios, los rusos volvieron a ver alimentos y bienes de consumo básicos en las tiendas después de años de ausencia. . & # 8221 Anatoly Chubais, el Ministro de Privatización a principios de la década de 1990, declaró: & # 8220 La gran suerte de Rusia fue que en uno de los peores momentos de su historia tuvo a Yegor Gaidar. A principios de la década de 1990, salvó al país de la hambruna, la guerra civil y la desintegración & # 8230 & # 8221 (Denisov 2009).

    [18] Fuentes no gubernamentales afirman que el número de muertos ascendió a 2.000.

    [19] En la ciudad de Moscú, donde la crisis se estaba desarrollando, el cincuenta y siete por ciento apoyaba a Yeltsin, el quince por ciento al Soviet Supremo, el veinticuatro por ciento no apoyaba a ninguno y el cuatro por ciento no podía responder (Kuranty, 1 de octubre de 1993, pág. 1 citado en Dunlop 1993: 318).

    [20] Gorbachov describió al partido gobernante de Putin, Rusia Unida, como & # 8220 una mala copia del Partido Comunista Soviético & # 8221 (Levy 2010). En ese sentido, Gorbachov hizo un gran servicio a Rusia al no aferrarse al poder ni nombrar un sucesor (Shevtsova 2011).

    Aron, Leon. & # 8220Todo lo que cree saber sobre el colapso de la Unión Soviética está mal. & # 8221 Foreign Policy 68 (2011).

    Arrow, Kenneth J. & # 8220 Transición económica: velocidad y alcance. & # 8221 Revista de economía institucional y teórica (JITE) / Zeitschrift für die gesamte Staatswissenschaft (2000): 9–18. Impresión.

    Aslund, Anders. Cómo se construyó el capitalismo: la transformación de Europa central y oriental, Rusia y Asia central. Prensa de la Universidad de Cambridge, 2007.

    Aslund, Anders. & # 8220 Estados Unidos, no Gaidar, mató a Yeltsin & # 8217s Reforms. & # 8221 The Moscow Times, 24 de agosto de 2011. Web. 9 de junio de 2014. & lthttp: //www.themoscowtimes.com/opinion/article/the-us-not-gaidar-killed-yeltsins-reforms/442563.html>.

    Aslund, Anders. Rusia & # 8217s Revolución Capitalista: Por qué la reforma del mercado tuvo éxito y la democracia fracasó. Peterson Institute, 2007b.

    Aslund, Anders, Sergej Maratovič Guriev y Andrew C. Kuchins, eds. Rusia después de la crisis económica mundial. & lthttp: //www.worldpublicopinion.org/pipa/articles/views_on_countriesregions_bt/451.php? lb = btvoc & gt Peterson Institute, 2010.

    Balcerowicz, Leszek. & # 8220A Comparación de la reforma polaca y rusa. & # 8221 Entrevista. PBS, 12 de noviembre de 2000. Web. 20 de mayo de 2014. & lt http://www.pbs.org/wgbh/commandsheights/shared/minitext/int_leszekbalcerowicz.html>.

    Bedirhanoğlu, Pınar (2004) & # 8220 The Nomenklatura & # 8217s Passive Revolution in Russia in the Neoliberal Era & # 8221 en Leo McCann (ed.), Russian Transformations: Challenging the Global Narrative, RoutledgeCurzon, 19-41.

    Bishara, Marwan. & # 8220 Putin & # 8217s Rusia. & # 8221 Imperio. Al Jazeera. Doha, Qatar, 30 de abril de 2012. Televisión.

    Boycko, Maxim y col. & # 8220Privatizing Russia. & # 8221 Brookings Papers on Economic Activity (1993): 139-192.

    Calcagno, Peter T., Frank Hefner y Marius Dan. & # 8220 Reestructuración antes de la privatización: poner el carro antes que el caballo: un estudio de caso de la industria del acero en Rumania. & # 8221 Quarterly Journal of Austrian Economics 9.1 (2006): 27–45. Impresión.

    Dalgaard, Carl-Johan, Henrik Hansen y Finn Tarp. & # 8220On the Empirics of Foreign Aid and Growth. & # 8221 The Economic Journal 114.496 (2004): 191-216.

    De Long, J. Bradford y Barry Eichengreen. El Plan Marshall: el programa de ajuste estructural más exitoso de la historia. No. w3899. Oficina Nacional de Investigaciones Económicas, 1991.

    De Melo, Martha, Cevdet Denizer y Alan Gelb. & # 8220Patrones de transición del plan al mercado. & # 8221 The World Bank Economic Review 10.3 (1996): 397–424. Impresión.

    Dewatripont, Mathias y Gerard Roland. & # 8220 Las virtudes del gradualismo y la legitimidad en la transición a una economía de mercado. & # 8221 The Economic Journal 102.411 (1992): 291–300. Impresión.

    Dunlop, John B. El ascenso de Rusia y la caída del imperio soviético. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, 1993.

    Oriental, William. & # 8220 ¿Puede la ayuda exterior comprar crecimiento? & # 8221 Journal of Economic Perspectives (2003): 23-48.

    Friedman, Milton. & # 8220Sobre su rol en Chile bajo Pinochet. & # 8221 Entrevista. PBS, 1 de octubre de 2000. Web. 20 de mayo de 2014. & lthttp: //www.pbs.org/wgbh/commandsheights/shared/minitextlo/int_miltonfriedman.html>.

    Frye, Timothy. Construyendo estados y mercados después del comunismo: los peligros de la democracia polarizada. Prensa de la Universidad de Cambridge, 2010.

    Gaidar, Yegor. Colapso de un imperio: lecciones para la Rusia moderna. Brookings Institution Press, 2010.

    Gaidar, Yegor. & # 8220Lo que Rusia aprendió de la experiencia polaca. & # 8221 Entrevista. PBS, 5 de octubre de 2000. Web. 20 de mayo de 2014. & lt http://www.pbs.org/wgbh/commandsheights/shared/minitextlo/int_yegorgaidar.html>.

    Fundación George C Marshall, El & # 8220 El Plan Marshall. & # 8221 El Plan Marshall. Fundación George C Marshall, n.d. Web. 26 de mayo de 2014. & lthttp: //www.marshallfoundation.org/TheMarshallPlan.htm>.

    Gorbachov, Mikhail Sergeevich. Sobre mi país y el mundo. Prensa de la Universidad de Columbia, 2000.

    Hecht, James L. & # 8220 Rusos conmocionados, economistas disgustados. & # 8221 Orbis 38.3 (1994): 499-504.

    Fondo Monetario Internacional. & # 8220 Federación de Rusia: Transacciones con el FMI 1992-2014. & # 8221

    Fondo Monetario Internacional. DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI. El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un servicio de financiación ampliado a 4 años por valor de 17.500 millones de dólares para Ucrania y 5.000 millones de dólares para desembolso inmediato. Comunicado de Prensa No. 15/107. N.p., 11 de marzo de 2015. Web. 11 de febrero de 2016.

    Fondo Monetario Internacional. DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI Declaración de la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, sobre Ucrania, Comunicado de prensa No. 15/50. N.p., 12 de febrero de 2015. Web. 11 de febrero de 2016.

    Iwasaki, Ichiro y Taku Suzuki. & # 8220Radicalismo versus gradualismo: una revisión sistemática del debate sobre la estrategia de transición. & # 8221 Hermes IR (2014).

    Rey, Lawrence. & # 8220Divergencia poscomunista: un análisis comparativo de la transición al capitalismo en Polonia y Rusia. & # 8221 Estudios sobre desarrollo internacional comparado 37.3 (2002): 3-34. Impresión.

    Kissinger, Henry A. & # 8220 Dealing with a New Russia, & # 8221 Newsweek, 2 de septiembre (1991).

    Klaus, Vaclav. Interacción de las medidas de reforma política y económica en la transformación de los países poscomunistas. Fundación Heritage, 1993.

    Kornai, Ya. Ekonomika defitsita [Economía deficitaria] (Moscú: Ekonomika, 1990).

    Lian, Peng y S.-J. Wei. & # 8220 ¿Chocar o no chocar? Economía y economía política de las reformas a gran escala. & # 8221 Economía y política 10.2 (1998): 161–183. Impresión.

    Liew, Leong H. & # 8220Gradualism in China & # 8217s Economic Reform and the Role for a Strong Central State. & # 8221 Journal of Economic Issues 29.3 (1995): 883–895. Impresión.

    Lipton, David, Jeffrey Sachs y Lawrence H. Summers. & # 8220Privatización en Europa del Este: el caso de Polonia. & # 8221 Artículos de Brookings sobre actividad económica (1990): 293-341.

    Management Systems International (MSI) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Logros en la construcción y mantenimiento del estado de derecho. Washington DC. (2002): 118-122.

    Mankoff, Jeffrey. Política exterior rusa: el regreso de la política de las grandes potencias. Rowman & amp Littlefield Publishers, 2009.

    Marangos, John. & # 8220 ¿La terapia de choque fue compatible con la democracia? & # 8221 Review of Social Economy 62.2 (2004): 221-243.

    McClintick, David. & # 8220Cómo Harvard perdió Rusia. & # 8221 Institutional Investor-International Edition- 30.12. 2005.

    McFaul, Michael. & # 8220 Haciendo lo correcto de Rusia. & # 8221 Política exterior. (1999): 58-73.

    Mueller, Hannes. & # 8220 Por qué Rusia no siguió a Polonia: lecciones para economistas. & # 8221 Londres: LSE, STICERD (2007).

    Murrell, Peter. & # 8220 ¿Qué es la terapia de choque? ¿Qué hizo en Polonia y Rusia? & # 8221 Post-Soviet Affairs 9.2 1993: 111-140.

    Murrell, Peter. & # 8220 Enfoques revolucionarios y radicales de la reforma económica. & # 8221 Economía de la planificación 25.1 (1992): 79–95. Impresión.

    Naughton, Barry. 1997. & # 8220 Reforma económica en China. Desempeño macroeconómico y general, & # 8221 En: La transformación del sistema de las economías en transición: Europa, Asia y Corea del Norte, Ed. por D. Lee. Prensa de la Universidad de Yonsei, Seúl.

    Nelson, Lynn D. e Irina Y. Kuzes. Propiedad para el pueblo: la lucha por una reforma económica radical en Rusia. ME Sharpe, 1994.

    Noam Chomsky. & # 8220Confrontación de superpoderes: miedo y realidad en la carrera armamentista. & # 8221 Entrevista de Tony Mullaney. Noam Chomsky & # 8220A Short History of the Cold War & # 8221 (1985) JTJ Films, 4 de octubre de 2013. Web. 29 de mayo de 2014. & lthttps: //www.youtube.com/watch? V = oVqmPQDaiYg & gt.

    North, Douglass C. & # 8220Economic performance through time. & # 8221 The American Economic Review 84.3 (1994): 359-368.

    O & # 8217Donell, Guillermo A. & # 8220 Democracia delegativa. & # 8221 Revista de democracia 5.1 (1994): 55-69.

    Odling-Smee, John C. El FMI y Rusia en la década de 1990. Fondo Monetario Internacional, 2004.

    Payne, James L. & # 8220 ¿Estados Unidos creó la democracia en Alemania? & # 8221 REVISIÓN INDEPENDIENTE-OAKLAND- 11.2 (2006).

    Philips, Alan. & # 8220La terapia de choque ayudó a Polonia, ¿puede hacer lo mismo por Ucrania? & # 8221 The National. Abu Dhabi Media, 5 de junio de 2014. Web. 18 de junio de 2014. & lthttp: //www.thenational.ae/thenationalconversation/comment/shock-therapy-helped-poland-can-it-do-the-same-for-ukraine#page1>.

    Popov, Vladimir. & # 8220 Terapia de choque versus gradualismo reconsiderado: lecciones de las economías en transición después de 15 años de reformas. & # 8221 Estudios económicos comparativos 49.1 (2007): 1–31. Impresión.

    Przeworski, Adam.Democracia y mercado: reformas políticas y económicas en Europa del Este y América Latina. Prensa de la Universidad de Cambridge, 1991.

    Reddaway, Peter. & # 8220 ¿Rusia al borde? & # 8221 Cuadrante 37.4 (1993): 9.

    Rice, Condoleezza. & # 8220Promover el interés nacional. & # 8221 Relaciones Exteriores. 79 (2000): 45.

    Rose-Ackerman, Susan, & # 8220 Corrupción política y democracia & # 8221 (1999). Serie de becas para profesores. Documento 592. http://digitalcommons.law.yale.edu/fss_papers/592

    Rosenthal, Andrew. & # 8220Bush concluye a regañadientes que Gorbachov intentó aferrarse al poder durante demasiado tiempo. & # 8221 The New York Times. The New York Times, 24 de diciembre de 1991. Web. 28 de mayo de 2014. & lthttp: //www.nytimes.com/1991/12/25/world/end-soviet-union-bush-reluctantly-concludes-gorbachev-tried-cling-power-too-long.html>.

    Rueschemeyer, Dietrich, Evelyne Huber Stephens y John D. Stephens. & # 8220 Desarrollo capitalista y democracia. & # 8221 Cambridge, Reino Unido (1992).

    Rutland, Peter y Gregory Dubinsky. & # 8220 RELACIONES ESTADOUNIDENSE-RUSAS: ESPERANZAS Y MIEDOS. & # 8221 2008.

    Sachs, Jeffrey (1996) & # 8220 Alcanzar un crecimiento rápido en las economías en transición de Europa central, & # 8221 Instituto de Harvard para el Desarrollo Internacional, Documento de debate sobre desarrollo núm. 544.

    Sachs, Jeffrey. & # 8220Rusia & # 8217s Difícil reforma. & # 8221 Entrevista. PBS, 51 de junio de 2000. Web. 22 de mayo de 2014. & lt http://www.pbs.org/wgbh/commandsheights/shared/minitext/int_jeffreysachs.html#19>.

    Sachs, Jeffery. & # 8220Shock Therapy en Polonia: Perspectivas de cinco años. & # 8221 Tanner Lectures on Human Values ​​16 (1995): 265-290.

    Sachs, Jeffery. & # 8220 Lo que hice en Rusia. & # 8221 JeffSachs.org, 14 de marzo de 2012. Web. 14 de mayo de 2014. & lthttp: //jeffsachs.org/2012/03/what-i-did-in-russia/>.

    Sackur, Stephen. & # 8220Yegor Gaidar. & # 8221 Hardtalk. BBC World. Londres, Reino Unido, 19 de febrero de 2008. Web. 14 de mayo de 2014. & lthttp: //news.bbc.co.uk/player/nol/newsid_7250000/newsid_7253600/7253659.stm? Bw = bb & ampmp = wm & ampasb = 1 & ampnews = 1 & ampms3 = 54 & ampms_javascript = true & ampbbcws = 2 & gt.

    Sakwa, Richard. & # 8220 El estado dual en Rusia. & # 8221 Asuntos postsoviéticos 26.3 (2010): 185-206.

    Sakwa, Richard. Política y sociedad rusa. Routledge, 2008.

    Schmemann, Serge. & # 8220Cabinet en Rusia ganó & # 8217t dimitió. & # 8221 The New York Times, 14 de abril de 1992. Web. 14 de mayo de 2014.

    Sedik, David J., Sergey Sotnikov y Doris Wiesmann. Seguridad alimentaria en la Federación de Rusia. No. 153. Food & amp Agriculture Org., 2003. (http://www.fao.org/docrep/007/y5069e/y5069e03.htm#bm03)

    Sonin, Konstantin. & # 8220La muerte de Rusia & # 8217 Primer terapeuta de choque | Opinión. & # 8221 Opinión. The Moscow Times, 18 de diciembre de 2009. Web. 14 de mayo de 2014. & lthttp: //www.themoscowtimes.com/opinion/article/the-death-of-russias-premier-shock-therapist/396363.html>.

    Stiglitz, Joseph E. La globalización y sus descontentos. WW Norton & amp Company, 2002.

    Stiglitz, Joseph. & # 8220Dónde reforma. & # 8221 Washington DC: El Banco Mundial (1999). Web. 12 de febrero de 2016.

    Suny, Ronald G. El experimento soviético: Rusia, la URSS y los estados sucesores. Nueva York: Oxford University Press, 1998.

    Taylor, Brian D. La política y el ejército ruso: relaciones cívico-militares, 1689-2000. Cambridge University Press, 2003.

    Treisman, Daniel. & # 8220 Las causas de la corrupción: un estudio internacional. & # 8221 Journal of public economics 76.3 (2000): 399-457.

    Servicio de Investigaciones Económicas de los Estados Unidos, Departamento de Agricultura. Producto interno bruto (PIB) histórico real y tasas de crecimiento del PIB para países / regiones de referencia (en miles de millones de dólares de 2010) 1969-2014. Por Kari Heerman. N.p .: n.p., n.d. USDA. Web. 30 de diciembre de 2013.

    Tu dijiste. 20 años de asistencia para el crecimiento económico de USAID en Europa y Eurasia. Rep. No. EEM-I-00-07-00001-00. Rockville: SEGURA Partners LLC, 2013. Web. 29 de mayo de 2014.

    Van Brabant, Jozef M. y col. & # 8220 Artículo de la encuesta: Lecciones de las transformaciones al por mayor en Oriente. & # 8221 Estudios económicos comparativos 35.4 (1993): 73–102. Impresión.

    Wedel, Janine R. Colisión y colusión: El extraño caso de la ayuda occidental a Europa del Este. Palgrave Macmillan, 2001.

    Williamson, John. & # 8220 Discursos, testimonios, artículos: ¿Falló el consenso de Washington? & # 8221 Instituto de Economía Internacional (2002).

    Winters, Estelle y Nikolay Litovkin. & # 8220 Crisis constitucional rusa, 1993: Yeltsin no tuvo más remedio que restaurar la paz & # 8211 Experto. & # 8221 Voice of Russia, 4 de octubre de 2013. Web. 27 de mayo de 2014. & lthttp: //voiceofrussia.com/2013_10_04/Russian-constitutional-crisis-1993-Yeltsin-had-no-choice-but-to-restore-peace-expert-9838/>.

    Banco Mundial e Izdatelstvo Ves Mir. El mercado laboral ruso: pasando de la crisis a la recuperación. Washington DC. 2003.

    Personal del Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial 1996: del plan al mercado. Oxford University Press, Incorporated, 1996.

    Yeltsin, Boris. La lucha por Rusia. (Traducido por Catherine A. Fitzpatrick). Nueva York: Crown, 1994.

    Zakaria, Fareed. & # 8220 El surgimiento de la democracia antiliberal. & # 8221 Foreign Affairs (1997): 22-43.

    Sobre el Autor

    Canción de Abraham

    Abraham Song es estudiante de segundo año de doctorado en políticas públicas en la Universidad George Mason. Después de graduarse, espera trabajar en un grupo de expertos o en una organización internacional.


    Rusia en la Primera Guerra Mundial

    El destino de Rusia y su gobierno zarista estuvo ligado a la tragedia de la Primera Guerra Mundial. Más de dos años de guerra total ejercieron una enorme presión sobre la infraestructura subdesarrollada de Rusia y contribuyeron directamente al colapso del régimen zarista.

    Participación de Rusia

    Al igual que las otras grandes potencias europeas, Rusia se vio arrastrada a la Primera Guerra Mundial por una serie de errores de juicio y locuras. Entre ellos se encontraban la rivalidad imperial, el nacionalismo venenoso, el exceso de confianza en el ejército, la confianza excesiva en las alianzas y no la suficiente en la diplomacia.

    Rusia pudo haber entrado en la guerra por razones similares, pero no lo hizo en pie de igualdad. La economía de Rusia todavía se estaba desarrollando y dependía de la inversión extranjera, su sector industrial era incapaz de competir con la potencia de la economía alemana.

    Tres años de guerra total agotarían la economía rusa y dejarían a su gente hambrienta, congelada y miserable. En este suelo germinaría y crecería la Revolución de Febrero.

    Aumento de las tensiones en 1914

    A principios de 1914, el zar Nicolás II estaba bastante ocupado lidiando con preocupaciones domésticas urgentes. El sentimiento antigubernamental y los disturbios se habían ido acumulando desde 1912, cuando las tropas zaristas mataron a tiros a cientos de mineros en huelga en el río Lena.

    A mediados de 1914, el número y la intensidad de las huelgas industriales se acercaban a los niveles de 1905. Hartos de los bajos salarios y las condiciones peligrosas, los trabajadores del remoto campo petrolífero de Bakú se retiraron en junio. Cuando la noticia de esto llegó a San Petersburgo, provocó disturbios en los trabajadores, la capital fue golpeada por 118 huelgas solo en junio.

    A principios de julio de 1914, alrededor de 12.000 trabajadores de la planta de acero de Putilov, la misma fábrica en el corazón de las protestas del "Domingo Sangriento", marcharon en la capital, donde fueron atacados por soldados zaristas. Dos murieron y decenas resultaron heridos. La respuesta del gobierno fue negar que el incidente sucedió.

    Esto culminó con la gran huelga general de julio de 1914, que paralizó más de las cuatro quintas partes de las plantas industriales, manufactureras y comerciales de San Petersburgo. Un periódico de derecha describió la situación como revolucionaria y dijo: “Vivimos en un volcán”.

    "Nicky" y "Willy"

    Aunque las tensiones entre Rusia y Alemania eran de larga data, Nicolás II creía que los lazos familiares impedían cualquier posibilidad de guerra entre los dos imperios. Nicolás y el káiser alemán, Wilhelm II, eran primos, mientras que Wilhelm y la esposa de Nicholas, Alexandra, eran ambos nietos de la reina Victoria de Inglaterra.

    La relación entre el zar y el káiser fue tensa al principio, pero con el tiempo se hicieron amigos y se dirigieron en las comunicaciones como "Nicky" y "Willy". Nicolás pensó que era muy poco probable que el Kaiser declarara la guerra al reino de un pariente. Con lo que el zar no contaba era con la duplicidad del propio Wilhelm, ni entendía las fuerzas de guerra que se habían estado acumulando en Europa durante más de diez años.

    El sistema de alianzas de Bismarck exigía que las naciones apoyaran a sus aliados si uno era atacado. Esto colocó a Rusia en una posición peligrosa entre Serbia, su aliado de los Balcanes con estrechos lazos étnicos y religiosos, y los imperios hostiles de Austria-Hungría y Alemania.

    Cuando el archiduque Franz Ferdinand de Austria fue asesinado a tiros en Sarajevo en junio de 1914, desencadenó una ola de amenazas, ultimátums y movilizaciones de tropas. En agosto, Serbia había sido invadida por Austria-Hungría y Rusia había declarado la guerra en respuesta, lo que llevó al káiser alemán a declarar la guerra a su primo ruso.

    El patriotismo revivió

    El estallido de la Primera Guerra Mundial a principios de agosto de 1914 revivió la suerte de Nicolás, al menos temporalmente. Durante algunas semanas, los agravios de los trabajadores fueron apagados por una oleada de patriotismo. El zar, que semanas antes había sido abucheado y despreciado, se convirtió en objeto de afecto nacionalista. Como dijo un observador, odiar a los alemanes era fácil, pero odiar al zar se convirtió en un acto de traición nacional.

    Días después de la declaración de guerra rusa, Nicolás II y Alejandra, que era ella misma de nacimiento alemán, irónicamente, aparecieron en el balcón del Palacio de Invierno y fueron recibidos por miles de personas de rodillas. Cuando se distribuyeron las órdenes de reclutamiento en la capital, más del 95 por ciento de los reclutas se presentaron voluntariamente para el servicio.

    El zar también cambió por los acontecimientos de agosto de 1914. En los meses anteriores, había mostrado poco interés en los asuntos del estado, pero el estallido de la guerra y el resurgimiento del afecto público revitalizaron a Nicolás, que se dedicó a sus deberes.

    El ejército de Rusia mal equipado

    La renovada fortuna del zar no duró mucho. El esfuerzo de guerra de Rusia comenzó mal y pronto expuso problemas críticos en el ejército. El imperio movilizó a millones de tropas rápidamente, de hecho más rápido de lo que esperaban sus enemigos alemanes, pero muchas no estaban adecuadamente preparadas o abastecidas. Miles de soldados de infantería rusos partieron hacia el frente sin equipo crítico, incluidas armas, municiones, botas o ropa de cama.

    Algunos relatos históricos sugieren que hasta un tercio de los soldados rusos no recibieron un rifle, y sus órdenes permanentes eran recoger uno de un colega muerto cuando surgiera la oportunidad. A finales de 1914, el cuartel general de Rusia informó que se necesitaban 100.000 nuevos rifles cada mes, pero las fábricas rusas eran capaces de producir menos de la mitad de esta cantidad (42.000 por mes).

    Los soldados estaban mejor armados con oraciones y penitenciales, obispos y sacerdotes ortodoxos rusos que trabajaban afanosamente para bendecir a los que estaban a punto de entrar en batalla, pero estos eran de menor utilidad práctica.

    Liderazgo deficiente

    Esta escasez de equipo se vio agravada por un liderazgo deficiente y una falta de conciencia y estrategia de batalla. Esto se aplicaba tanto al zar como a su estado mayor, hasta los oficiales a nivel de empresa.

    Al estallar la guerra, el ejército ruso parecía no tener una gran visión o una estrategia general para derrotar a Alemania y Austria-Hungría. Así lo observó el general Aleksei Brusilov, comandante del Octavo Ejército:

    “Desde el comienzo de las hostilidades nunca he podido averiguar nada sobre nuestro plan general de campaña. [Años antes] conocí el plan general en caso de guerra con Alemania y Austria-Hungría. Fue estrictamente defensivo y en mi opinión mal concebido desde muchos puntos de vista, pero no se puso en ejecución porque las circunstancias nos obligaron a emprender una campaña ofensiva para la que no teníamos preparativos. ¿Cuál fue este nuevo plan? Para mí era un secreto a muerte. Es muy posible que nunca se haya establecido un nuevo plan y que hayamos seguido la política determinada por nuestras necesidades en un momento dado ”.

    Desastre en Tannenberg

    El ejército lanzó una invasión de la Prusia Oriental alemana en el primer mes de la guerra. Fue rápidamente derrotado en la batalla de Tannenberg (agosto de 1914).

    La campaña de Tannenberg estuvo plagada de errores tácticos. Los oficiales rusos enviaron planes de batalla sin codificar por radio, pensando que los alemanes no los escucharían, mientras que los generales rusos que lideraban la ofensiva (Samsonov y von Rennekampf) se despreciaban y se negaban a comunicarse. El ejército ruso sufrió 30.000 bajas en Tannenberg mientras que otros 100.000 soldados fueron hechos prisioneros.

    Una semana más tarde, los rusos sufrieron pérdidas aún mayores (170.000 bajas) en la batalla de los lagos de Masuria, lo que los obligó a retirarse del territorio alemán. Las ofensivas rusas contra los austrohúngaros más débiles tuvieron más éxito, lo que les permitió atravesar los Cárpatos y entrar en Galicia; sin embargo, la llegada de refuerzos alemanes en mayo de 1915 obligó nuevamente a los rusos a retirarse.

    Para el otoño de 1915, aproximadamente 800.000 soldados rusos habían muerto, sin embargo, el ejército ruso no había logrado ganar ningún territorio significativo. La moral pública y el apoyo a la guerra estaban disminuyendo. Los rusos se volvieron más receptivos a la retórica y la propaganda contra la guerra, gran parte de ella difundida por el creciente movimiento bolchevique.

    El zar toma el mando

    En septiembre de 1915, los rusos se vieron obligados a ordenar una retirada masiva de Galicia y Polonia. El zar indignado cometió un error contundente, destituyendo al comandante en jefe de su ejército, Nicholas Nicholaevich, y asumiendo el mando del ejército él mismo.

    Los generales del zar y varios de sus asesores civiles se opusieron a esta medida. Le recordaron a Nicolás que su experiencia militar se limitaba al entrenamiento de la caballería. No tuvo una participación práctica en la guerra estratégica y el mando de las fuerzas armadas en combate. Nicolás, animado por el estímulo de su esposa, ignoró este consejo y se dirigió al frente.

    La decisión del zar de tomar el mando de las fuerzas armadas tuvo poco impacto en la estrategia: rara vez intervenía o derogaba las decisiones de sus generales en el campo de batalla. Lo que hizo fue vincular al zar con sus generales, asociándolo personalmente con cada fracaso militar. También abandonó Rusia en un momento de crisis interna, las riendas del gobierno quedaron en manos de los ministros de Nicolás pero el látigo quedó en manos de su esposa.

    El impacto económico de la guerra

    Dos años de guerra también tuvieron un impacto significativo en la economía interna de Rusia. El reclutamiento de millones de hombres produjo una escasez de mano de obra en las tierras de los campesinos y la consiguiente disminución de la producción de alimentos. También se trasladó a un gran número de campesinos al sector industrial, lo que generó un ligero aumento de la producción, pero no lo suficiente para satisfacer las necesidades de guerra de Rusia.

    La Primera Guerra Mundial sometió a una mayor presión al ya inadecuado sistema de transporte de Rusia, ya que los motores, los carruajes y el personal fueron redistribuidos para trasladar a los soldados y el equipo hacia y desde los teatros de guerra. Este uso intensivo de la infraestructura ferroviaria mal mantenida de Rusia hizo que se deteriorara y fallara. A mediados de 1916, se estimaba que el 30 por ciento del parque ferroviario de Rusia estaba inutilizable.

    El colapso de la red de transporte y carga de Rusia, junto con la caída de la producción agrícola, tuvo un efecto significativo en los envíos de alimentos en todo el país. Esto se sintió más profundamente en las ciudades, que dependían de estos envíos entrantes. Petrogrado, por ejemplo, necesitaba más de 12.000 vagones de comida al mes. En enero de 1917, recibió solo 6.556 vagones.

    A falta de reservas para financiar el esfuerzo bélico, el gobierno recurrió a la impresión de papel moneda en exceso, lo que a su vez provocó inflación. A fines de 1916, la impresión de moneda y la escalada de los precios de los alimentos habían empujado la inflación a casi el 400 por ciento.

    La visión de un historiador:
    “Cuando la gente común en países distintos de Rusia protestó [durante la Primera Guerra Mundial], por lo general tenían escasez en la mira que podría atribuirse a la guerra. Solo en raras ocasiones cuestionaron todo el edificio social y político, y estas voces fueron rápidamente reprimidas o silenciadas por medidas reformistas. En 1917, los trabajadores y campesinos rusos se opusieron a la guerra, pero en sus mentes, se convirtió en un medio de desafiar los privilegios, la propiedad y la legitimidad del estado ... En Rusia, el único asunto era volver a los temas que quedaron sin terminar en 1905, pero en un escala mucho más ambiciosa y aterradora ".
    Peter Gatrell

    1. Rusia entró en la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, arrastrada al conflicto por el sistema de alianzas y sus promesas de apoyo a Serbia, su aliado de los Balcanes.

    2. El patriotismo de guerra ayudó a sofocar el sentimiento antigubernamental, que se había estado acumulando de manera constante en los meses anteriores, y alcanzó su punto máximo con una huelga general en julio de 1914.

    3. Las primeras incursiones militares de Rusia fueron desastrosas. Sus soldados estaban mal equipados, muchos carecían de rifles, y sus generales y oficiales apenas eran competentes.

    4. En septiembre de 1915, el zar tomó el mando del ejército a pesar de su falta de experiencia en combate. Este movimiento lo asoció con futuras derrotas y pérdidas.

    5. A mediados de 1916, dos años de guerra habían diezmado la economía rusa. Desencadenó caídas en la producción agraria, desencadenó problemas en la red de transporte, alimentó la inflación monetaria y creó una escasez crítica de alimentos y combustible en las ciudades.


    Fuentes primarias

    (1) Víctor Serge, Memorias de un revolucionario (1945)

    La Nueva Política Económica, en el espacio de unos meses, ya estaba dando maravillosos resultados. De una semana a otra, la hambruna y la especulación fueron disminuyendo perceptiblemente. Los restaurantes volvían a abrir y, maravilla de las maravillas, los pasteles que en realidad eran comestibles estaban a la venta a un rublo cada uno. El público comenzaba a recobrar el aliento y la gente solía hablar del regreso del capitalismo, que era sinónimo de prosperidad. Por otro lado, la confusión entre las bases del partido era asombrosa. ¿Por qué luchamos, derramamos tanta sangre, aceptamos tantos sacrificios? preguntaron amargamente los veteranos de la Guerra Civil.

    (2) Columpio Raymond Gram, Buenas noches (1964)

    Samara estaba aún más desolada que Moscú. Antes de abordar nuestro barco, visitamos el mercado, donde, bajo la llamada Nueva Política Económica recientemente adoptada por Lenin, observamos a los campesinos vendiendo alimentos para su beneficio personal, alimentos que habían cultivado en sus pequeños huertos privados. Pero los campesinos tenían poca comida para vender y ellos mismos estaban demacrados y desnutridos. Compramos pan negro y queso de cabra para comer en el barco.

    Nunca he visto un espectáculo más desgarrador que la gente muriéndose de hambre. Después de un viaje nocturno desde Samara, nos detuvimos en un campamento de refugiados, varios cientos de ellos, que habían llegado al río desde el interior con la esperanza de ser llevados por el gobierno a regiones donde pudieran obtener comida y alojamiento.Habían construido refugios de ramas sin hojas, pero tenían poco para comer salvo hierba. El estado no había hecho nada para salvarlos. Cuando llegamos al campamento, era obvio que los refugiados pensaban que constituíamos una expedición de rescate. Estaban muy emocionados y pululaban a nuestro alrededor con lamentables expresiones de deleite. Pero estos pasaron cuando nuestro intérprete explicó quiénes éramos, y que el rescate, aunque podría ser posible más tarde, estaba en un largo tiempo.

    Este grupo de refugiados tenía un líder, una figura vieja, demacrada, alta y de barba blanca sacada de una novela de Tolstoi. Nos contó cuánto tiempo habían estado esperando allí a orillas del Volga, y cuántos habían muerto esperando. Nos llevó al campo contiguo donde estaban enterrados los muertos, cada tumba identificada decentemente con algún marcador de madera primitivo. Aproximadamente tantos en esa comunidad habían muerto como ahora sobrevivieron, y la tasa de mortalidad estaba aumentando. En poco tiempo todo estaría muerto. Los niños eran los más desgarradores, con sus rostros pálidos y sus vientres hinchados. No hacía falta un ojo experto para saber que estaban condenados a morir. Los adultos eran un poco más vigorosos. El viejo patriarca de barba blanca con el que hablamos se mantuvo erguido y se comportó con dignidad, pero lo hizo con una resistencia espiritual, no física. En general, fue un espectáculo terrible, como espero no volver a ver nunca más.

    Lo que hizo que la situación de estas personas fuera trágica y, si se me permite usar la palabra, hermosa fue el hecho de que en un campo a la vista de la pequeña comunidad había un gran montículo de sacos llenos de grano y custodiado por un solo soldado, que Marchaba de un lado a otro con un rifle al hombro. Este fue el grano de semilla para la primavera. Le pregunté al patriarca por qué él y su gente hambrienta no dominaron al soldado y pusieron fin a su ayuno. Él respondió: "Eso es semilla de grano". No robamos del futuro ''. Su respuesta me conmovió profundamente. Estos podrían ser los campesinos más miserables que se puedan ver en cualquier parte del mundo. Pero tenían un sentido del derecho por el cual, como ellos mismos sabían, podrían tener que morir, y lo harían sin dudarlo.

    Regresamos al bote, tomamos el pan y el queso que habíamos comprado en el mercado de Samara y se los entregamos al patriarca. La cortesía con la que nos agradeció fue ejemplar. Sus refugiados comenzaron a patearlo y él les ordenó que regresaran con una palabra. Las madres se arrodillaron para expresarnos su bendición. Era casi insoportable, porque la cantidad de comida que les dimos era insignificante y no cambiaría ni una fracción la tasa de mortalidad.


    La segunda Guerra Mundial

    En la Segunda Guerra Mundial, las tensiones causadas por el primer plan quinquenal estallaron, ya que los ucranianos y otros estaban más dispuestos a colaborar con los nazis contra la URSS.

    El primer Plan Quinquenal duró cuatro años, ya que supuestamente cumplió con todos sus objetivos antes de lo esperado, aunque esto podría atribuirse a los esfuerzos de propaganda rusa. El primer plan y los posteriores que siguieron fueron fundamentales para preparar a Rusia para una guerra industrializada.

    Parece poco probable que Rusia hubiera podido resistir la invasión nazi sin el inmenso programa de industrialización que se había emprendido en los años anteriores.

    Sin embargo, el enorme costo en vidas humanas tanto de los planes quinquenales como de la invasión de Rusia sigue siendo una mancha oscura en la historia del siglo XX.


    Ver el vídeo: Revolución rusa. La NEP