¿En qué se diferenciaba el uso de tanques en la guerra del Pacífico de la guerra europea?

¿En qué se diferenciaba el uso de tanques en la guerra del Pacífico de la guerra europea?

Por guerra del "Pacífico", estoy excluyendo específicamente el uso de tanques por parte de los rusos (o japoneses) en Manchuria, en 1945, o "enfrentamientos fronterizos" anteriores a lo largo de la frontera con Mongolia a fines de la década de 1930.

Tengo entendido que en la mayoría de las islas del Pacífico, los tanques fueron útiles para superar puntos fuertes, demoler búnkeres, etc. pero no para los movimientos de avance y cerco que caracterizaron la "guerra relámpago" europea. Por lo tanto, los tanques tendían a desplegarse en múltiplos de diez a la vez, no cientos a la vez. Dicho de otra manera, los tanques se utilizaron al estilo "francés", es decir, a pequeña escala para el apoyo de la infantería, en lugar de al estilo "alemán" para los movimientos de cerco a gran escala.

No vi evidencia de despliegues de tanques a gran escala por parte de los Aliados, incluso en áreas relativamente grandes, como Filipinas o Birmania (Myanmar), probablemente debido al clima, el terreno accidentado y la mala topografía en general.

Entonces, ¿lo anterior, de hecho, fue generalmente cierto en el "Pacífico Sur?"

¿Y el uso japonés (ocasional) de tanques también se limitó al apoyo de la infantería (fuera de China, Manchuria, Mongolia) o hubo casos de movimientos japoneses de cerco a gran escala en las regiones tropicales?


Es importante tener en cuenta que a los japoneses les gustan casi todos los demás, excepto algunos generales alemanes, y Fuller consideraba que el tanque era un arma de apoyo de infantería.

Los tanques no se desplegaron en masa principalmente debido a las dificultades del terreno. Las selvas tropicales no se prestaban realmente a guerras de movimiento a gran escala.

Sin embargo, eso no quiere decir que el teatro del Pacífico estuviera completamente ausente de despliegues de tanques a gran escala y una guerra de movimiento. Por ejemplo, en la campaña malaya, los japoneses desplegaron alrededor de 200 tanques contra los aliados. Esta campaña mostró mucho énfasis operativo en la velocidad. https://en.wikipedia.org/wiki/Malayan_Campaign

Lo que también es interesante notar es que los japoneses pudieron realizar movimientos de cerco no por tierra sino por mar. En la invasión inicial, los japoneses se centraron en envolturas a pequeña escala y tácticas de armas combinadas:

Los japoneses fueron inicialmente resistidos por el III Cuerpo del Ejército de la India y varios batallones del Ejército Británico. Los japoneses aislaron rápidamente unidades indias individuales que defendían la costa, antes de concentrar sus fuerzas para rodear a los defensores y obligarlos a rendirse. [15] Las fuerzas japonesas tenían una ligera ventaja en número sobre el terreno en el norte de Malaya, y eran significativamente superiores en apoyo aéreo cercano, blindaje, coordinación, tácticas y experiencia, habiendo luchado las unidades japonesas en China. Los aliados no tenían tanques, lo que los había puesto en grave desventaja. Los japoneses también utilizaron bicicletas de infantería y tanques ligeros, lo que permitió un rápido movimiento de sus fuerzas por tierra a través de un terreno cubierto de una espesa selva tropical, aunque atravesada por senderos nativos. Aunque los japoneses no habían traído bicicletas con ellos (para acelerar el proceso de desembarco), sabían por su inteligencia que las máquinas adecuadas abundaban en Malaya y rápidamente confiscaron lo que necesitaban a civiles y minoristas. [15]

Entonces, aunque puede que no haya habido batallas de tanques a gran escala, hubo mucho en la conducción de la campaña que fue una "guerra relámpago con características del Pacífico". Ciertamente hubo uso de envolturas facilitadas por armaduras durante la campaña.

Sin embargo, el terreno simplemente no se adaptaba al uso de armaduras masivas para envolturas operacionales o estratégicas a gran escala de Francia 1940, o Rusia Occidental en 1941. Esos campos de batalla estaban relativamente abiertos en comparación con el terreno de Indonesia, Malaya, Birmania, las Islas Salomón. o Nueva Guinea, que estaba densamente arbolada y a menudo montañosa.

De hecho, si lees Operaciones Panzer: las memorias del frente oriental del general Raus, 1941-1945 Los alemanes se encontraron con problemas en este tipo de terreno durante su viaje a Leningrado en 1941. Asimismo, la campaña italiana demuestra las dificultades inherentes al movimiento blindado a gran escala en un país montañoso flanqueado por el mar.

La otra cosa mencionada anteriormente es que en la campaña malaya, por ejemplo, los japoneses pudieron facilitar el cerco operativo / sorpresa estratégica al aterrizar desde el mar. Vemos esto de manera similar en la campaña de Filipinas. A los japoneses les resultó más fácil abrir nuevos frentes realizando desembarcos anfibios en una parte diferente de la isla o archipiélago.

También hay factores logísticos y económicos a considerar. En 1942, Japón había priorizado la producción de activos navales y aeronáuticos. Los efectos del embargo de petróleo probablemente habrían limitado las campañas de blindaje prolongadas a gran escala. También es pertinente señalar que mover una gran cantidad de tanques a través de un océano requiere enormes cantidades de envío.

Es importante recordar que las campañas de maniobra de 1940/1941 se idearon como expedientes a los problemas estratégicos que enfrentaba el ejército alemán: lograr una rápida victoria sobre los franceses, después de que fueron acorralados por la declaración de guerra británico-francesa en el '39 que lo haría ' En última instancia, resultó en una derrota económica alemana (al igual que en la Primera Guerra Mundial) a menos que los franceses fueran derrotados en una contienda decisiva.

Los japoneses no enfrentaron los mismos desafíos estratégicos o tácticos. El conflicto fue finalmente decidido por el poder aéreo y naval en el campo de batalla y por el peso económico de los Estados Unidos.

Así que a primera vista diría

  • Sí, hubo campañas de maniobras operativas en el Pacífico ("blitzkrieg"), por ejemplo en Malasia
  • Sin embargo, el terreno limitaba gravemente la eficacia de la armadura.
  • El control de los mares y el aire permitió la movilidad estratégica y operativa.

Ha habido similitudes y diferencias en el uso de tanques en el Pacífico frente a Europa.

Primero, abordemos las diferencias:

1 / No se utilizó la formación masiva de tanques (más de cien tanques en un campo de batalla determinado). Esto incluye el movimiento de tanques y la batalla de tanques. No había ningún tipo de formaciones masivas de tanques.

2 / Hubo pocos combates de tanques. AFAIK, solo hubo un evento en el Pacífico de combates tanque a tanque durante la Segunda Guerra Mundial: este se opuso a los tanques estadounidenses y japoneses en la isla más importante del archipiélago de Filipinas, a saber, Luzón, en 1945, donde algunos tanques japoneses fueron derrotados por tanques estadounidenses durante la guerra. marcha sobre Manila.

3 / Estratégicamente, ninguna unidad blindada (ni división ni brigada) se adelantó al frente inicial para hacer su propio movimiento, como lo hizo alguna Panzerdivision alemana.

4 / En cuanto al hardware, el tanque más pesado utilizado fue el M4 Sherman. En Europa, por supuesto, hubo tanques más pesados ​​involucrados y muchos cazacarros que casi no se usaron en el Pacífico (excepto algunos cañones de 75 mm montados en semioruga en el lado estadounidense)

Entonces, similitudes:

Pero hubo eventos que podrían estar vinculados a eventos que se encuentran en el teatro europeo (por favor, no que yo considere también aquí el teatro norteafricano):

Eran unidades de tanques del tamaño de un pelotón o un batallón que avanzaban por su cuenta para atacar las posiciones enemigas. Al igual que en el teatro europeo, esos ataques a menudo fracasaron. Solo las veces que tuvieron éxito en el Pacífico sucedieron cuando las unidades de tanques inicialmente se abrieron paso con el apoyo de la infantería y luego se dirigieron solas al frente. Esto duró solo de 30 a 40 kilómetros, pero todavía es mucho en comparación con las fuerzas de infantería. Un ejemplo de tal evento es la batalla del río Slim en Malasia, 1942.

Esto nos lleva al segundo punto: la mayor parte del uso de tanques se hizo en una cooperación entre tanques, infantería y artillería más o menos exitosa. En realidad, dos formas de cooperación:

  • Tanques apoyados por otras armas: generalmente porque tropas "buenas" estaban realizando el ataque. Slim River vuelve a ser un ejemplo, así como el contraataque de las fuerzas aliadas en los campos petrolíferos del noroeste de Birmania.
  • Infantería apoyada por tanques: esto sucedió bastante, a menudo porque el terreno inicialmente era mejor para la infantería, pero la infantería se enfrentó a una fuerte resistencia: búnkeres o fortines. En ese caso, británicos en Kohima, estadounidenses en islas, en Okinawa, australianos en Nueva Guinea usaron tanques

Finalmente, echemos un vistazo breve a por qué hubo tales diferencias:

Las principales razones de esta situación son:

  • El suelo: no hay grandes movimientos en islas pequeñas, por lo que no hay grandes formaciones.
  • Topografía: selva, rocas ... donde los tanques son lentos y vulnerables
  • Se utilizaron pocas fuerzas de tanques japoneses, y los aliados tenían poca formación de tanques (por ejemplo, ninguna en Malasia) al comienzo de la guerra.
  • Hardware antiguo: la Commonwealth tenía especialmente sus mejores tanques en el frente europeo

Los destructores de tanques de la Segunda Guerra Mundial del ejército estadounidense: ¿pérdida de tiempo o arma maravillosa?

Quizás uno de los fracasos más curiosamente exitosos en la historia militar de Estados Unidos.

Durante la década de 1940, el Ejército de los Estados Unidos desarrolló un arma especial para contrarrestar los tanques de la Wehrmacht alemana. La mayoría de estos vehículos tenían el casco de un tanque Sherman y una torreta con un cañón de cañón largo.

Pero no te atrevas a llamarlos tanques. Estos eran cazacarros.

Después de la guerra, el Ejército de Estados Unidos concluyó que los cazacarros eran una pérdida de tiempo. Las historias oficiales vilipendiaron el fracaso del programa.

Pero una mirada a los registros históricos muestra que los cazacarros realmente hicieron bien su trabajo.

La fuerza de cazacarros fue la respuesta del Ejército a los grandes éxitos de los blindados alemanes en Polonia y Francia en 1939 y 1940. Las divisiones blindadas concentrarían más de un centenar de tanques en un frente estrecho, abrumando las armas antitanques locales de las tropas defensoras y rodando profundamente en las líneas enemigas.

En 1941, el Ejército llegó a la conclusión de que necesitaba unidades móviles antitanques para interceptar y derrotar las puntas de lanza blindadas alemanas. Los cañones antitanques remolcados tardaban demasiado en desplegarse en movimiento y era difícil adivinar dónde se concentraría el enemigo para atacar. En cambio, los batallones antitanques autopropulsados ​​esperarían detrás de las líneas amigas.

Cuando los blindados alemanes atravesaran inevitablemente a la infantería, los batallones se desplegarían en masa para tender una emboscada a las columnas de tanques que avanzaban.

El Ejército no tenía la intención de que sus propios tanques se especializaran en la defensa contra los panzers enemigos. La nueva rama de blindados quería centrarse en el mismo tipo de atrevidos ataques blindados por los que los alemanes eran famosos.

El Ejército probó el concepto en juegos de guerra en Louisiana en septiembre de 1941. Los cazacarros se desempeñaron extremadamente bien contra los tanques, tal vez porque, como alegaba la rama de blindados, las "reglas de los árbitros" se inclinaron injustamente a su favor. Los tanques solo podían eliminar las unidades antitanques invadiéndolas, en lugar de dispararlas directamente.

Con el apoyo del jefe de entrenamiento y doctrina del ejército, el teniente general Leslie McNair, los cazacarros se convirtieron en su propia rama en el ejército, al igual que ya lo eran los blindados y la artillería. Un centro de cazacarros comenzó a entrenar unidades en Fort Hood, Texas. Cincuenta y tres batallones de 842 hombres cada uno se movilizaron inicialmente, con planes de aumentar la fuerza a 220 batallones.

Cada batallón tenía 36 destructores de tanques divididos en tres compañías, así como una compañía de reconocimiento de jeeps y carros de exploración blindados para ayudar a descubrir la disposición de los blindados enemigos para que los batallones pudieran moverse a sus posiciones. La compañía de reconocimiento también tenía un pelotón de ingenieros para hacer frente a los obstáculos y colocar minas.

Las primeras unidades de cazacarros se las arreglaron con vehículos improvisados ​​a toda prisa. El M6 era básicamente un cañón antitanque anticuado de 37 milímetros montado en un camión de tres cuartos de tonelada.

El M3 Gun Motor Carriage, o GMC, era un semioruga M3 sobrecargado, un vehículo con ruedas en la parte delantera y orugas en la parte trasera, con un obús francés de 75 milímetros en la parte superior. Ambos tipos tenían una armadura ligera y carecían de torretas.

Scooting y Shooting en Túnez:

Aunque algunos GMC M3 resistieron la invasión japonesa de Filipinas, los batallones de cazacarros entraron en acción por primera vez en los desiertos del norte de África a partir de 1942.

Su enfrentamiento más importante enfrentó a los M3 del 601 ° Batallón de Destructores de Tanques contra toda la 10 ° División Panzer en la batalla de El Guettar en Túnez a primera hora de la mañana del 23 de marzo de 1943.

Desplegados en defensa de la 1.a División de Infantería justo detrás de la cresta de la cresta de Keddab, los 31 semiorugas cargados de armas de la 601 se movieron hacia adelante y dispararon contra los panzers mientras rodaban por la autopista 15, luego retrocedieron y encontraron nuevas posiciones de disparo. Fueron reforzados solo por artillería divisional y un campo minado preparado por sus ingenieros.

Dos compañías del 899.º Batallón de Destructores de Tanques los reforzaron en el último minuto, una de ellas sufrió grandes pérdidas mientras se acercaba.

Los panzers avanzaron a menos de 100 metros de la posición de la 601 antes de retirarse finalmente, dejando atrás 38 tanques destrozados. Sin embargo, el 601 había perdido 21 de sus M3 y el 899 perdió siete de sus nuevos vehículos M10.

Las grandes pérdidas no hicieron que los destructores de tanques fueran queridos por los comandantes aliados. El general George Patton dijo que los cazacarros no habían tenido éxito.

De hecho, la batalla de El Guettar marcó la única ocasión en la que los cazatanques estadounidenses se utilizaron de la manera prevista: desplegados como un batallón completo para detener un avance blindado alemán concentrado en un frente estrecho.

El ejército alemán se mantuvo en gran parte a la defensiva en la segunda mitad de la Segunda Guerra Mundial y no logró avances blindados como los de Polonia, Francia y Rusia. Como resultado, el Ejército de los Estados Unidos redujo el número de batallones de cazacarros a 106. Cincuenta y dos desplegados en el teatro de operaciones europeo y 10 en el Pacífico.

Otro problema fue que la doctrina de los cazacarros presuponía moverse hacia posiciones de emboscada después de que los tanques alemanes ya habían invadido a la infantería defensora. En la práctica, nadie quería condenar a la infantería a ese destino, por lo que los cazacarros se desplegaron más cerca de la línea del frente para la defensa avanzada.

El primer destructor de tanques adecuado fue el M10 Wolverine, que presentaba el casco del tanque M4 Sherman y una nueva torreta pentagonal. General Motors y Ford produjeron 6.400 M10.

El Wolverine montó un cañón largo de alta velocidad de 76 milímetros que se pensaba tenía un buen rendimiento en la perforación de armaduras. Sin embargo, tenía proyectiles de alto explosivo menos efectivos para su uso contra la infantería enemiga, al menos, en comparación con los proyectiles de 75 milímetros disparados por los tanques Sherman.

Naturalmente, las unidades de cazacarros llevaban más proyectiles perforadores de blindaje que proyectiles de alto explosivo, mientras que en las unidades de tanques ocurría lo contrario.

Alemania, Italia, Japón y Rusia también desplegaron vehículos destructores de tanques. Algunos eran simplemente cañones antitanque montados en un chasis ligeramente blindado, como el Marder y el Su-76, mientras que otros eran monstruosidades fuertemente blindadas con enormes cañones, como el Jagdpanther y el JSU-152.

Ninguno tenía torretas. Estos fueron vistos como lujos costosos innecesarios para el papel defensivo antitanque. La doctrina estadounidense preveía un papel más activo, de ahí las torretas. Sin embargo, la torreta manual del M10 era tan lenta que tardó 80 segundos en completar una rotación.

Mientras que los tanques Sherman tenían tres ametralladoras, el M10 tenía solo una ametralladora calibre .50 montada en un pivote que solo podía dispararse si el comandante se exponía sobre la torreta. La estrella de cine Audie Murphy ganó la Medalla de Honor cuando repelió un asalto alemán cerca de Colmar, Francia, usando la ametralladora de un Wolverine en llamas.

El mayor déficit del M10 residía en la protección de la armadura. El Wolverine tenía una torreta abierta, lo que significa que la tripulación estaba expuesta a metralla y fuego de armas pequeñas desde arriba. Su armadura también era más delgada en general que la del Sherman.

Estas deficiencias tenían sus razones. Incluso el blindaje más pesado de un Sherman podría ser penetrado de manera confiable por los cañones largos de 75 milímetros del tanque alemán Panzer IV estándar, y mucho menos por los cañones más potentes de los tanques Panther y Tiger alemanes.

Por lo tanto, la protección inferior del Wolverine hizo poca diferencia contra esos vehículos. Dejó al M10 más vulnerable que el Sherman a las armas antitanque más ligeras, pero ya no eran muy comunes.

Del mismo modo, la parte superior abierta del M10 le dio a la tripulación una mejor oportunidad de detectar primero los tanques enemigos, generalmente el factor que determina al ganador de los enfrentamientos con blindaje. Rara vez sería una debilidad cuando solo se lucha contra tanques. Por supuesto, sería un problema al enfrentarse a la infantería y la artillería enemigas, pero se suponía que ese era el trabajo del Sherman.

El M10 reemplazó por completo al M3 GMC en 1943, pero su cañón superior resultó ser una panacea menos de lo que esperaba el Ejército. El cañón corto de 75 milímetros del tanque Sherman no pudo penetrar el blindaje frontal de los tanques Tiger y Panther alemanes, que representaban aproximadamente la mitad de la fuerza de tanques de la Wehrmacht en 1944.

El cañón de 76 milímetros del Wolverine supuestamente podría hacerlo, pero la experiencia en combate demostró que no logró penetrar el blindaje frontal de los tanques pesados ​​de Alemania a distancias superiores a los 400 metros. Un problema conocido como shatter-gap significó que la punta del proyectil de 76 milímetros se deformó cuando golpeó la placa de blindaje endurecida a largas distancias, provocando que explotara antes de penetrar.

La incapacidad del cazacarros para eliminar a los mejores tanques enemigos aumentó la reputación generalmente negativa de la rama.

En la campaña italiana que comenzó en 1943, los blindados alemanes rara vez se encontraban en grandes cantidades, y a menudo se pedía a los M10 que proporcionaran apoyo de fuego para la infantería. Incluso se utilizaron como artillería de fuego indirecto. Aunque disparaba proyectiles más ligeros, un batallón de cazacarros tenía el doble de cañones que el batallón de artillería de 105 milímetros, y un mayor alcance.

En lugar de mantener a los destructores de tanques en la reserva del cuerpo, se convirtió en una práctica estándar para los comandantes adjuntar un batallón de destructores de tanques a las divisiones de infantería de primera línea. En lugar de luchar como batallones unificados, las compañías o pelotones de cazacarros se separarían para brindar apoyo directo a las fuerzas de tarea de infantería y armas combinadas. Por cada ronda antitanques que disparaban los cazacarros, disparaban 11 rondas de alto explosivo.

Los oficiales de doctrina se quejaron de que los M10, vehículos en la mayoría de los aspectos similares a un tanque, se empleaban como si fueran tanques. El general Omar Bradley sugirió que el Ejército debería utilizar en su lugar cañones antitanques remolcados pesados, que podrían ocultarse de forma más eficaz en terrenos densos.


Desarrollo de tanques de posguerra

Después de la Segunda Guerra Mundial, se reconoció en general que todos los tanques deben estar bien armados para luchar contra los tanques enemigos. Esto finalmente puso fin a la división de tanques en categorías de tanques especializados de infantería y caballería, que el ejército británico retuvo durante más tiempo que cualquier otro. Sin embargo, las ventajas de concentrar los tanques en formaciones completamente mecanizadas aún no se reconocían por completo, y los ejércitos británico y estadounidense continuaron dividiendo los tanques entre las divisiones blindadas y las divisiones de infantería menos móviles. Después de la Segunda Guerra Mundial, los tanques también sufrieron una de las olas periódicas de pesimismo sobre su futuro. Las nuevas armas antitanques, como los lanzacohetes y los rifles sin retroceso, y la creencia errónea de que el valor de los tanques radica principalmente en la protección de su armadura causaron esta actitud. Sin embargo, el ejército soviético mantuvo grandes fuerzas blindadas y la amenaza que representaban para Europa occidental a medida que la Guerra Fría se hizo más intensa, junto con el caos creado por los tanques T-34/85 construidos por los soviéticos durante la invasión norcoreana de Corea del Sur. en 1950, proporcionó un nuevo impulso al desarrollo.

El desarrollo de armas nucleares tácticas a mediados de la década de 1950 proporcionó un mayor estímulo al desarrollo de tanques y otros vehículos blindados. Las armas nucleares alentaron el uso de fuerzas blindadas debido a la movilidad de estas últimas y su alto poder de combate en relación con su vulnerable mano de obra. Además, los vehículos blindados demostraron ser capaces de operar en relativa proximidad a explosiones nucleares en virtud de su protección contra explosiones y radiactividad.

Como después de un tiempo se puso menos énfasis en las armas nucleares y más en las fuerzas convencionales, los tanques mantuvieron su importancia. Esto se basó en que fueron reconocidos, particularmente desde principios de la década de 1970, como el contraataque más efectivo a otras fuerzas blindadas, que constituían la principal amenaza planteada sobre el terreno por los posibles agresores.


Desarrollo de tanques Sherman de EE. UU.

El estadounidense M4 Sherman fue el tanque predominante utilizado por los estadounidenses durante la Gran Guerra. El tanque también se distribuyó a los demás

Potencias aliadas para incluir a los soviéticos y británicos en el programa de préstamo y arrendamiento. Los británicos fueron en realidad los primeros en nombrar al tanque "Sherman" en honor al general estadounidense William Tecumseh Sherman. El tanque tenía un cañón principal de 75 mm montado en una torreta totalmente transversal con un giroestabilizador. Esto permitió a la tripulación mejorar significativamente la precisión de disparo mientras estaba en movimiento. Aunque no sería el tanque tecnológicamente más superior durante la guerra, el Sherman fue uno de los tanques más fáciles de arreglar, era duradero y la estandarización de municiones y piezas junto con su tamaño y peso moderados le dio a los Aliados un factor de confiabilidad mucho más alto. en el campo de batalla que sus homólogos alemanes. Las versiones posteriores del Sherman presentaban un cañón mejorado de 76 mm que demostró ser más efectivo para penetrar el blindaje alemán, aunque no a distancia. En la campaña del Pacífico, el tanque se utilizó principalmente contra las fortificaciones y la infantería japonesas y fue muy superior a los tanques japoneses desplegados.


Tripulaciones de tanques en la Segunda Guerra Mundial y # 8211 ¿Quién hizo qué en un tanque?

Los tanques ciertamente han jugado un papel importante en la mecanización de la guerra moderna. Su importancia tanto para la Primera como para la Segunda Guerra Mundial no puede subestimarse y, en particular, desempeñaron un papel integral en el alejamiento de la guerra de trincheras de principios del siglo XX. Lo que es menos conocido, sin embargo, son las tripulaciones que operaban estas enormes máquinas. En los últimos años ha habido una creciente búsqueda de conocimiento en los hombres detrás del metal, con películas como Furia (2014) que han despertado el interés de la gente.

En términos generales, las tripulaciones operaban en grupos de 3 a 5 hombres, aunque eso no quiere decir que las mujeres no intervinieran. Es bien sabido que algunos tanques rusos T-34 fueron operados por mujeres soldados. Intotheblue, que se especializa en Tank Experiences en el Reino Unido, echó un vistazo a las personas que llevaron estas armas de guerra a la batalla y los diferentes roles que desempeñaron.

El comandante

Esta persona es el líder de la tripulación. Actuando como el gel que une los otros componentes, el comandante es la persona a cargo de las acciones generales del tanque. Es su responsabilidad dirigir los movimientos, dar órdenes para enfrentarse al enemigo y decidir qué tácticas emplear en el campo de batalla.

Este fue un trabajo particularmente agotador, particularmente porque el comandante también tenía que mantener vínculos con el líder del escuadrón y ejecutar la orden, mientras dirigía a su propia tripulación. Esto resultó ser un trabajo extremadamente complicado, ya que a veces tenían que trabajar con información mínima.

El sargento comandante del tanque. Trevor Greenwood, del 9º Batallón del Regimiento Real de Tanques, # 8211, nos da una idea de la fatiga y la incertidumbre que él y sus hombres experimentaron en el verano de 1944: "... especulaciones sobre nuestro próximo movimiento. ¿Seremos retirados? ¿O enviado de nuevo? Necesitamos descansar: todo el mundo está agotado, mental y físicamente [1].

El conductor es responsable de controlar el tanque cuando viaja y, lo más importante, de maniobrar durante la batalla. Esto no fue tan fácil como parece, dado que la configuración del engranaje de un tanque en la década de 1940 era más "parecida a la de un tractor que a la de un automóvil" [2]. Esto hacía que el giro fuera ondulado y difícil, por lo que algunas tripulaciones tendrían un conductor asistente para darle al hombre principal un par de ojos extra. Además de mover el tanque, también tuvo que trabajar como mecánico.

En funcionamiento, el conductor no tenía acceso a las herramientas, el personal o las piezas necesarias para reparar los daños sufridos durante la batalla. Dependía del conductor, utilizando todo lo que tuviera a su disposición, mantener el tanque en funcionamiento. Uno de los mayores desafíos a este respecto no fue ser alcanzado por balas o juegos de rol, sino por ratas que mordían el cableado eléctrico causando todo tipo de problemas.

Curiosamente, durante la Segunda Guerra Mundial hubo una gran disparidad entre las cualidades del entrenamiento proporcionado a los conductores de tanques de diferentes ejércitos. Por ejemplo, al comienzo de la guerra, el entrenamiento de los conductores de tanques alemanes "era muy completo para los nuevos reclutas", mientras que el nivel de entrenamiento "siguió siendo un problema para el Ejército Rojo hasta bien entrado 1942" [3].

Uno de los trabajos más duros de la tripulación de un tanque es el del artillero. Si bien es responsable del disparo del arma principal, esto es solo el 40% del trabajo. La verdadera habilidad radica en apuntar y hacer que su objetivo quede fijo a la vista. Esto puede parecer simple, pero cuando se trata de un objetivo en movimiento bajo la presión de las explosiones, los gritos y el rugido del motor, es un campo de juego completamente diferente.

Además de todo esto, tuvo que prestar estricta atención a las instrucciones de su superior. Como dijo sin rodeos John Irwin, un artillero de tanques estadounidense que luchó en la invasión aliada de Europa, su comandante Joe "elegiría los objetivos y yo trataría de alcanzarlos" [4]. Por lo tanto, el autocontrol y estar constantemente alerta son componentes esenciales de este papel, una hazaña insignificante si se considera la inmensa presión a la que estaban sometidos.

Cargador de municiones

La capacidad de un tanque para reemplazar su munición puede darle una ventaja significativa sobre el enemigo, razón por la cual había un miembro de la tripulación que trabajaba constantemente para asegurarse de que las armas estuvieran cargadas. Cuanto más rápido se pueda recargar un arma, más podrá disparar & # 8211, lo que hace que esta tarea sea muy importante. Sin embargo, en términos relativos, este trabajo "requería menos habilidad que otros" roles y, como resultado, generalmente se asignaba "a los miembros menos experimentados de la tripulación" [5].

Eso no quiere decir que no fuera un trabajo peligroso. En los tanques estadounidenses M4 "como los utilizados por la 4ª división blindada en 1944" [6], el cargador era el único miembro del equipo que no tenía una escotilla de escape. De hecho, si el tanque tenía un impacto directo o se incendiaba, el cargador "tenía que arrastrarse debajo del arma" para salir del tanque. O, en el peor de los casos, "si el comandante o el artillero estaban incapacitados, esto podría bloquear el camino y atrapar al cargador en el interior" [7].

Algunos tanques durante la década de 1940 tenían una función de cargador automático, lo que eliminó la necesidad de un miembro de la tripulación a tiempo completo. Dicho esto, su uso se limitó principalmente a los tanques soviéticos y franceses y no se incorporó ampliamente a los diseños británicos y estadounidenses, que preferían los cargadores humanos.


¿En qué se diferenciaba el uso de tanques en la guerra del Pacífico de la guerra europea? - Historia

Pacífico suroeste y occidental

Todas las areas 284,023 11,834,995 28,500,226 48,512,945 42,987,344 132,119,533


(a) El tonelaje de América Latina se combina con el tonelaje de América del Norte en 1945.
b) El tonelaje de África central y Oriente Medio se combina con el del Mediterráneo y el norte de África a partir de noviembre de 1944.
(c) El tonelaje del Pacífico Sur se combina con el Pacífico Central a partir de agosto de 1944.

Cuadro que muestra el porcentaje de carga total enviada cada año (según los datos anteriores)

Enviado a destinos en el extranjero por los principales puertos del ejército: diciembre de 1941 a diciembre de 1945

Incluye carga enviada a los comandantes del Ejército en el extranjero en embarcaciones operadas por o asignadas al Ejército, en embarcaciones operadas por o asignadas a la Armada, y en embarcaciones comerciales para las fuerzas militares o para socorro civil. asignado así el Ejército. Las cifras no incluyen los suministros de préstamo y arrendamiento adquiridos por el Departamento de Guerra y enviados en embarcaciones que no están bajo el control del Ejército.

Toneladas de medida de cuarenta pies cúbicos

Diciembre de 1941 1942 1943 1944 1945

Total Bostón 160 600,612 1,959,969 3,953,680 2,967,359 9,481,780 Nueva York 75,257 3,717,884 10,116,328 15,861,674 8,753,402 38,524,545 Filadelfia 346 4,541 743,729 2,772,146 2,431,408 5,952,170 Baltimore 0 51,290 1,028,166 2,811,494 2,974,692 6,865,643 Hampton Roads 7,277 337,900 3,020,069 5,464,725 4,125,763 12,955,734 charlestón 5,543 386,242 672,139 1,092,313 1,518,851 3,675,088 Nueva Orleans 41,058 972,863 883,486 2,002,136 4,055,943 7,954,767 los Angeles 2,423 485,346 1,495,561 3,293,091 3,887,943 9,164,364 San Francisco 101,645 3,486,401 5,555,283 7,711,629 8,173,801 25,028,759 Seattle 50,314 1,791,916 3,025,496 3,550,057 4,098,900 12,516,683 Total de todos los puertos 284,023 11,834,995 28,500,226 45,512,945 42,987,344 132,119,533


Los puertos que se muestran son los ocho en los que el Ejército operaba puertos de embarque y los dos (Filadelfia y Baltimore) en los que el Ejército operaba puertos de carga. Si bien la mayor parte de la carga se cargó directamente en estos puertos, una parte también se cargó en subpuertos designados oficialmente y en otros puertos ubicados cerca de los puertos principales y supervisados ​​por ellos. De los puertos sin nombre, los tonelajes más grandes se cargaron en Searsport, Maine (470.000 toneladas métricas, un subpuerto de Boston Prince Rupert, Columbia Británica (950.000 toneladas métricas), un subpuerto de Seattle y Portland, Oregon (1.800.000 toneladas métricas, un subpuerto). de San Francisco hasta agosto de 1944 y un subpuerto de Seattle a partir de entonces.La carga incluida es la misma que la anterior.

Enviado por agua por servicios dentro de las Fuerzas Armadas: diciembre de 1941 a diciembre de 1945

Incluye carga enviada a los comandantes del Ejército en el extranjero en embarcaciones operadas por o asignadas al Ejército, en embarcaciones operadas por o asignadas a la Armada, y en embarcaciones comerciales para las fuerzas militares o para socorro civil. asignado así el Ejército. Las cifras no incluyen los suministros de préstamo y arrendamiento adquiridos por el Departamento de Guerra y enviados en embarcaciones que no están bajo el control del Ejército.

Toneladas de medida de cuarenta pies cúbicos

Diciembre de 1941 1942 1943 1944 1945 Total Fuerzas Aéreas del Ejército 40,929 1,163,639 4,147,644 9,067,968 5,287,561 19,707,741 Servicio de guerra química 1,513 52,636 313,888 519,452 188,693 1,076,182 Cuerpo de ingenieros 84,638 2,525,795 4,542,403 6,531,115 5,476,319 19,160,270 Departamento médico 2,237 137,064 259,407 440,012 304,368 1,143,088 Departamento de artillería 13,906 1,552,370 7,840,785 12,494,933 8,847,774 30,749,768 Servicio de intendencia 113,338 5,349,574 6,621,593 12,080,088 13,329,330 37,493,923 Servicio de transmisiones 6,617 182,062 568,509 980,768 804,998 2,542,954 Cuerpo de transporte (a) (a) 844,564 1,309,061 1,123,953 3,277,578 Ejército, Misceláneo (b) 11,920 738,804 2,870,279 4,446,134 7,102,113 15,169,250 Armada (c) 8,925 133,051 491,154 643,414 522,235 1,798,779 Todos los servicios 284,023 11,834,995 28,500,226 48,512,945 42,987,344 132,119,533


(a) Material del Cuerpo de Transporte incluido con "Varios" hasta 1942.
(b) Incluye préstamos y arrendamientos y suministros de socorro civil enviados en embarcaciones operadas por o asignados al Ejército, envíos del Cuerpo de Artillería Costera, equipaje de las tropas, enseres domésticos y otros bienes personales del personal militar en las estaciones de cambio, envíos de Intercambio del Ejército y de Servicios Especiales, y algunos otros elementos.
(c) Incluye suministros navales embarcados en buques operados por o asignados al Ejército. La Armada también transportó material del Ejército en buques operados por ella o asignados a ella.


Tanques y Primera Guerra Mundial

El tanque tuvo un papel interesante en la Primera Guerra Mundial. El tanque se utilizó por primera vez en la poco conocida Batalla de Flers. Luego se usó con menos éxito en la Batalla del Somme. Aunque el tanque era muy poco fiable, como cabría esperar de una nueva máquina, hizo mucho para poner fin a los horrores de la guerra de trincheras y devolvió algo de movilidad al frente occidental.

Un tanque de la Primera Guerra Mundial

La idea del tanque surgió de un desarrollo de vehículos agrícolas que podían atravesar terrenos difíciles con facilidad mediante el uso de orugas. Sin embargo, la jerarquía del ejército británico estaba dominada por oficiales de los distintos regimientos de caballería que existían. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, el primer enfrentamiento entre británicos y alemanes involucró a la caballería cerca de Mons. Esto pareció enfatizar la importancia de tales regimientos. Sin embargo, la guerra de trincheras había invalidado el uso de la caballería. Los enfrentamientos de caballería librados en el barro resultaron muy costosos y, desde un punto de vista militar, desesperados. A pesar de este hecho aparentemente obvio, los altos mandos militares se mostraron hostiles al uso de vehículos blindados, ya que habrían desafiado el uso de la caballería en el campo.

La luz principal en apoyo del tanque era el teniente coronel Ernest Swinton. En 1914, había propuesto el desarrollo de un nuevo tipo de vehículo de combate. In fact, it is a common misconception that no fighting vehicles existed in August 1914. The Germans, British, Austrians, Russians and French all had armoured fighting vehicles that could fight on ‘normal’ terrain. But these vehicles could not cope with trenches that were soon to dominate the Western Front. Caterpillar tracked vehicles were already in France as the British used them as heavy gun tractors.

Swinton had received some support from those in authority but many in the army’s General Staff were deeply suspicious. Swinton needed an example of the machine that he believed would alter warfare on the Western Front. By June 9th 1915, agreement was made regarding what the new weapon should be. It should:

  • Have a top speed of 4 mph on flat land
  • The ability to turn sharply at top speed
  • The ability to climb a 5-feet parapet
  • The ability to cross an eight feet gap
  • A working radius of 20 miles
  • A crew of ten men with two machine guns on board and one light artillery gun.

One supporter of the prospective new weapon was Winston Churchill. However, by the end of 1915, his name was not held in high esteem because of the Gallipoli fiasco.

As the stalemate on the Western Front continued, so the drive to find a weapon that could break this lack of mobility became more intense. Most of the original designs were based on designs from the Holt tractor company. However, their vehicles were designed to operate on muddy land but not the churned up landscape of the Western Front. The first ‘tank’ to have any form of caterpillar track was a vehicle designed by Lieutenant W Wilson and William Tritton called “Little Willie”. “Little Willie” was never designed to fight but to serve as a template for development. “Little Willie” developed in to “Big Willie” which started to bear a resemblance to the first Mark 1 seen in the photo. “Big Willie” was rhomboid in shape and had guns mounted in blisters on the sides of the hull.

The military failure in Gallipoli had pushed the emphasis of the war back to the Western Front – to the trenches and the lack of movement. Therefore, any new weapon that might seem capable of ending this stalemate was likely to be better received than in the past.

The start of life for the tank did not bode well. The first model came off the factory floor on September 8th 1915. On September 10th, its track came off. The same happened on September 19th when government officials were watching. However, these officials were impressed as they knew that any new weapon was bound to have teething problems and their recognised the potential that the new weapon had. Its main weakness was the track system. Tritton and Wilson designed a new and more reliable version and on September 29th a meeting took place in London that recommended the new weapon should have 10-mm frontal armour and 8-mm side armour. There would be a crew of eight and the large guns would be 57-mm naval guns mounted on the sides. The vehicle would have a speed of 4 mph. “Big Willie” ran with these specifications for the first time on January 16th 1916. Churchill had directly contacted Haig to convince him about the usefulness of the new weapon. Haig sent a major, Hugh Elles, to find out more about the machine and he reported favourably to Haig.

On January 29th 1916, “Big Willie” went through it first major demonstration – under the tightest of secrecy. On February 2nd, Kitchener, Lloyd George and McKenna, the Chancellor of the Exchequer, attended another demonstration. It was at this meeting that Kitchener described “Big Willie” as a “pretty mechanical toy”. However, those close to Kitchener said that he said this as a way to provoke the ‘tank team’ into defending their creation, i.e. that he was deliberately provocative to see what response he got. Whatever the case, by February 12th, 100 “Big Willies” had been ordered by the Ministry of Munitions.

The development of the tank when compared to other weapons was remarkably swift – a testament to the team surrounding the weapon and the drive of Wilson and Tritton. After February 12th, Ernest Swinton went into overdrive to develop a fighting technique for these new weapons. Swinton was very keen that both tanks and infantry worked in co-operation. However, in the early days, it remains clear that even Swinton saw the tank as supporting the infantry in their efforts to break the German front lines as opposed to the tank being a weapon that could do this by itself.

“It seems, as the tanks are an auxiliary to the infantry, that they must be counted as infantry and in an operation be under the same command.”Swinton

In April, Haig informed Swinton that he wanted tanks and crews ready for June 1st – the start date for the Battle of the Somme. This was an impossible request as there were no tanks in production and if there were no tanks, how could crews train on them? Finding crews was also a potential problem as very few people outside of the rich had had experience of mechanised vehicles by 1916. Those who did join the Armoured Car Section of the Motor Machine Gun Service (an attempt to disguise the new weapon) came from the Motor Machine Gun Service or from the motor trade – these people had mechanical skills but no military knowledge!

The abject failure of artillery at Verdun and the Somme meant that General Headquarters ordered the new weapon into use by September 15th 1916. The first tanks arrived in Europe on August 30th but the crews were faced with major problems. One tank commander wrote:

“I and my crew did not have a tank of our own the whole time we were in England. Ours went wrong the day it arrived. We had no reconnaissance or map reading….no practices or lectures on the compass….we had no signaling….and no practice in considering orders. We had no knowledge of where to look for information that would be necessary for us as tank commanders, nor did we know what information we should be likely to require.”

On September 15th, 36 tanks made an en masse attack at the Somme. Originally there had been fifty of these machines but these thirty ton machines could not cope with the harsh lunar landscape of the churned up ground and fourteen had broken down or got bogged down. Regardless of this a new era in warfare had started.


World War II: The Pacific Islands


By the end of 1942, the Japanese Empire had expanded to its farthest extent. Japanese soldiers were occupying or attacking positions from India to Alaska, as well as islands across the South Pacific. From the end of that year through early 1945, the U.S. Navy, under Admiral Chester Nimitz, adopted a strategy of "island-hopping". Rather than attacking Japan's Imperial Navy in force, the goal was to capture and control strategic islands along a path toward the Japanese home islands, bringing U.S. bombers within range and preparing for a possible invasion. Japanese soldiers fought the island landings fiercely, killing many Allied soldiers and sometimes making desperate, last-ditch suicidal attacks. At sea, Japanese submarine, bomber, and kamikaze attacks took a heavy toll on the U.S. fleet, but Japan was unable to halt the island-by-island advance. By early 1945, leapfrogging U.S. forces had advanced as far as Iwo Jima and Okinawa, within 340 miles of mainland Japan, at a great cost to both sides. On Okinawa alone, during 82 days of fighting, approximately 100,000 Japanese troops and 12,510 Americans were killed, and somewhere between 42,000 and 150,000 Okinawan civilians died as well. At this point, U.S. forces were nearing their position for the next stage of their offensive against the Empire of Japan. (This entry is Part 15 of a weekly 20-part retrospective of World War II)

Four Japanese transports, hit by both U.S. surface vessels and aircraft, beached and burning at Tassafaronga, west of positions on Guadalcanal, on November 16, 1942. They were part of the huge force of auxiliary and combat vessels the enemy attempted to bring down from the north on November 13th and 14th. Only these four reached Guadalcanal. They were completely destroyed by aircraft, artillery and surface vessel guns. #

Following in the cover of a tank, American infantrymen secure an area on Bougainville, Solomon Islands, in March 1944, after Japanese forces infiltrated their lines during the night. #

Torpedoed Japanese destroyer Yamakaze, photographed through periscope of USS Nautilus, 25 June 1942. The Yamakaze sank within five minutes of being struck, there were no survivors. #

American reconnaissance patrol into the dense jungles of New Guinea, on December 18, 1942. Lt. Philip Winson had lost one of his boots while building a raft and he made a make-shift boot out of part of a ground sheet and straps from a pack. #

This image may contain graphic or objectionable content.

Japanese soldiers killed while manning a mortar on the beach are shown partially buried in the sand at Guadalcanal on the Solomon Islands following attack by U.S. Marines in August 1942. #

A helmeted Australian soldier, rifle in hand, looks out over a typical New Guinea landscape in the vicinity of Milne Bay on October 31, 1942, where an earlier Japanese attempt at invasion was defeated by the Australian defenders. #

Japanese bomber planes sweep in very low for an attack on U.S. warships and transporters, on September 25, 1942, at an unknown location in the Pacific Ocean. #

On August 24, 1942, while operating off the coast of the Solomon Islands, the USS Enterprise suffered heavy attacks by Japanese bombers. Several direct hits on the flight deck killed 74 men the photographer of this picture was reportedly among the dead. #

A breeches buoy is put into service to transfer from a U.S. destroyer to a cruiser survivors of a ship, November 14, 1942 which had been sunk in naval action against the Japanese off the Santa Cruz Islands in the South pacific on October 26. The American Navy turned back the Japanese in the battle but lost an aircraft carrier and a destroyer. #

These Japanese prisoners were among those captured by U.S. forces on Guadalcanal Island in the Solomon Islands, shown November 5, 1942. #

Japanese-held Wake Island under attack by U.S. carrier-based planes in November 1943. #

Crouching low, U.S. Marines sprint across a beach on Tarawa Island to take the Japanese airport on December 2, 1943. #

Secondary batteries of an American cruiser formed this pattern of smoke rings as guns from the warship blasted at the Japanese on Makin Island in the Gilberts before U.S. forces invaded the atoll on November 20, 1943. #

Troops of the 165th infantry, New York's former "Fighting 69th" advance on Butaritari Beach, Makin Atoll, which already was blazing from naval bombardment which preceded on November 20, 1943. The American forces seized the Gilbert Island Atoll from the Japanese. #

This image may contain graphic or objectionable content.

Sprawled bodies of American soldiers on the beach of Tarawa atoll testify to the ferocity of the battle for this stretch of sand during the U.S. invasion of the Gilbert Islands, in late November 1943. During the 3-day Battle of Tarawa, some 1,000 U.S. Marines died, and another 687 U.S. Navy sailors lost their lives when the USS Liscome Bay was sunk by a Japanese torpedo. #

U.S. Marines are seen as they advance against Japanese positions during the invasion at Tarawa atoll, Gilbert Islands, in this late November 1943 photo. Of the nearly 5,000 Japanese soldiers and workers on the island, only 146 were captured, the rest were killed. #

Infantrymen of Company "I" await the word to advance in pursuit of retreating Japanese forces on the Vella Lavella Island Front, in the Solomon Islands, on September 13, 1943. #

Two of twelve U.S. A-20 Havoc light bombers on a mission against Kokas, Indonesia in July of 1943. The lower bomber was hit by anti-aircraft fire after dropping its bombs, and plunged into the sea, killing both crew members. #

Small Japanese craft flee from larger vessels during an American aerial attack on Tonolei Harbor, Japanese base on Bougainville Island, in the Central Solomon Islands on October 9, 1943. #

Two U.S. Marines direct flame throwers at Japanese defenses that block the way to Iwo Jima's Mount Suribachi on March 4, 1945. On the left is Pvt. Richard Klatt, of North Fond Dulac, Wisconsin, and on the right is PFC Wilfred Voegeli. #

A member of a U.S. Marine patrol discovers this Japanese family hiding in a hillside cave, June 21, 1944, on Saipan. The mother, four children and a dog took shelter in the cave from the fierce fighting in the area during the U.S. invasion of the Mariana Islands. #

Columns of troop-packed LCIs (Landing Craft, Infantry) trail in the wake of a Coast Guard-manned LST (Landing Ship, Tank) en route to the invasion of Cape Sansapor, New Guinea in 1944. #

This image may contain graphic or objectionable content.

Dead Japanese soldiers cover the beach at Tanapag, on Saipan Island, in the Marianas, on July 14, 1944, after their last desperate attack on the U.S. Marines who invaded the Japanese stronghold in the Pacific. An estimated 1,300 Japanese were killed by the Marines in this operation. #

With its gunner visible in the back cockpit, this Japanese dive bomber, smoke streaming from the cowling, is headed for destruction in the water below after being shot down near Truk, Japanese stronghold in the Carolines, by a Navy PB4Y on July 2, 1944. Lieutenant Commander William Janeshek, pilot of the American plane, said the gunner acted as though he was about to bail out and then suddenly sat down and was still in the plane when it hit the water and exploded. #

As a rocket-firing LCI lays down a barrage on the already obscured beach on Peleliu, a wave of Alligators (LVTs, or Landing Vehicle Tracked) churn toward the defenses of the strategic island September 15, 1944. The amphibious tanks with turret-housed cannons went in in after heavy air and sea bombardment. Army and Marine assault units stormed ashore on Peleliu on September 15, and it was announced that organized resistance was almost entirely ended on September 27. #

This image may contain graphic or objectionable content.

U.S. Marines of the first Marine Division stand by the corpses of two of their comrades, who were killed by Japanese soldiers on a beach on Peleliu island, Republic of Palau, in September of 1944. After the end of the invasion, 10,695 of the 11,000 Japanese soldiers stationed on the island had been killed, only some 200 captured. U.S. forces suffered some 9,800 casualties, including 1,794 killed. #

Para-frag bombs fall toward a camouflaged Japanese Mitsubishi Ki-21, "Sally", during an attack by the US Army Fifth Air Force against Old Namlea airport on Buru Island, Dutch East Indies, on October 15, 1944. A few seconds after this picture was taken the aircraft was engulfed in flames. The design of the para-frag bomb enabled low flying bombing attacks to be carried out with higher accuracy. #

Gen. Douglas MacArthur, center, is accompanied by his officers and Sergio Osmena, president of the Philippines in exile, extreme left, as he wades ashore during landing operations at Leyte, Philippines, on October 20, 1944, after U.S. forces recaptured the beach of the Japanese-occupied island. #

This image may contain graphic or objectionable content.

The bodies of Japanese soldiers lie strewn across a hillside after being shot by U.S. soldiers as they attempted a banzai charge over a ridge in Guam, in 1944. #

Smoke billows up from the Kowloon Docks and railroad yards after a surprise bombing attack on Hong Kong harbor by the U.S. Army 14th Air Force October 16, 1944. A Japanese fighter plane (left center) turns in a climb to attack the bombers. Between the Royal Navy yard, left, enemy vessels spout flames, and just outside the boat basin, foreground, another ship has been hit. #

A Japanese torpedo bomber goes down in flames after a direct hit by 5-inch shells from the aircraft carrier USS Yorktown, on October 25, 1944. #

Landing barges loaded with U.S. troops bound for the beaches of Leyte island, in October 1944, as American and Japanese fighter planes duel to the death overhead. The men aboard the crafts watch the dramatic battle in the sky as they approach the shore. #

This photo provided by former Kamikaze pilot Toshio Yoshitake, shows Yoshitake, right, and his fellow pilots, from left, Tetsuya Ueno, Koshiro Hayashi, Naoki Okagami and Takao Oi, as they pose together in front of a Zero fighter plane before taking off from the Imperial Army airstrip in Choshi, just east of Tokyo, on November 8, 1944. None of the 17 other pilots and flight instructors who flew with Yoshitake on that day survived. Yoshitake only survived because an American warplane shot him out of the air, he crash-landed and was rescued by Japanese soldiers. #

A Japanese kamikaze pilot in a damaged single-engine bomber, moments before striking the U.S. Aircraft Carrier USS Essex, off the Philippine Islands, on November 25, 1944. #

A closer view of the Japanese kamikaze aircraft, smoking from antiaircraft hits and veering slightly to left moments before slamming into the USS Essex on November 25, 1944. #

Aftermath of the November 25, 1943 kamikaze attack against the USS Essex. Fire-fighters and scattered fragments of the Japanese aircraft cover the flight deck. The plane struck the port edge of the flight deck, landing among planes fueled for takeoff, causing extensive damage, killing 15, and wounding 44. #

The battleship USS Pennsylvania, followed by three cruisers, moves in line into Lingayen Gulf preceding the landing on Luzon, in the Philippines, in January of 1945. #

U.S. Marines going ashore at Iwo Jima, a Japanese Island which was invaded on February 19, 1945. Photo made by a Naval Photographer, who flew over the armada of Navy and coast guard vessels in a Navy search plane. #

A U.S. Marine, killed by Japanese sniper fire, still holds his weapon as he lies in the black volcanic sand of Iwo Jima, on February 19, 1945, during the initial invasion on the island. In the background are the battleships of the U.S. fleet that made up the invasion task force. #

U.S. Marines of the 28th Regiment of the Fifth Division raise the American flag atop Mt. Suribachi, Iwo Jima, on February 23, 1945. The Battle of Iwo Jima was the costliest in Marine Corps history, with almost 7,000 Americans killed in 36 days of fighting. #

A U.S. cruiser fires her main batteries at Japanese positions on the southern tip of Okinawa, Japan in 1945. #

U.S. invasion forces establish a beachhead on Okinawa island, about 350 miles from the Japanese mainland, on April 13. 1945. Pouring out war supplies and military equipment, the landing crafts fill the sea to the horizon, in the distance, battleships of the U.S. fleet. #

An attack on one of the caves connected to a three-tier blockhouse destroys the structure on the edge of Turkey Nob, giving a clear view of the beachhead toward the southwest on Iwo Jima, as U.S. Marines storm the island on April 2, 1945. #

The USS Santa Fe lies alongside the heavily listing USS Franklin to provide assistance after the aircraft carrier had been hit and set afire by a single Japanese dive bomber, during the Okinawa invasion, on March 19, 1945, off the coast of Honshu, Japan. More than 800 aboard were killed, with survivors frantically fighting fires and making enough repairs to save the ship. #

During a Japanese air raid on Yonton Airfield, Okinawa, Japan on April 28, 1945, the corsairs of the "Hell's Belles," Marine Corps Fighter Squadron are silhouetted against the sky by a lacework of anti-aircraft shells. #

We want to hear what you think about this article. Submit a letter to the editor or write to [email protected]


How did the use of tanks differ in the Pacific war from the European war? - Historia

As Americans celebrated “V.E.” (Victory in Europe) Day, they redirected their full attention to the still-raging Pacific War. As in Europe, the war in the Pacific started slowly. After Pearl Harbor, the American-controlled Philippine archipelago fell to Japan. After running out of ammunition and supplies, the garrison of American and Filipino soldiers surrendered. The prisoners were marched 80 miles to their prisoner of war camp without food, water, or rest. 10,000 died on the Bataan Death March.

But as Americans mobilized their armed forces, the tide turned. In the summer of 1942, American naval victories at the Battle of the Coral Sea Coral Sea and the aircraft carrier duel at the Battle of Midway crippled Japan’s Pacific naval operations. To dislodge Japan’s hold over the Pacific, the US military began island hopping: attacking island after island, bypassing the strongest but seizing those capable of holding airfields to continue pushing Japan out of the region. Combat was vicious. At Guadalcanal American soldiers saw Japanese soldiers launch suicidal charges rather than surrender. Many Japanese soldiers refused to be taken prisoner, and they refused to take prisoners. The war against Japan was fought with more brutality than the war against Germany.

Japanese defenders fought tenaciously. Few battles were as one-sided as the Battle of the Philippine Sea, or what the Americans called the Japanese counterattack “The Great Marianas Turkey Shoot.” Japanese soldiers bled the Americans in their advance across the Pacific. At Iwo Jima, an eight-square-mile island of volcanic rock, 17,000 Japanese soldiers held the island against 70,000 marines for over a month. At the cost of nearly their entire force, they inflicted almost 30,000 casualties before the island was lost.

By February 1945, American bombers were in range of the mainland. Bombers hit Japan’s industrial facilities but suffered high casualties. To spare bomber crews from dangerous daylight raids, and to achieve maximum effect against Japan’s wooden cities, many American bombers dropped incendiary weapons that created massive fire storms and wreaked havoc on Japanese cities. Over sixty Japanese cities were fire-bombed. American fire bombs killed 100,000 civilians in Tokyo in March 1945.

In June 1945, after eighty days of fighting and tens of thousands of casualties, the Americans captured the island of Okinawa. The mainland of Japan was open before them. It was a viable base from which to launch a full invasion of the Japanese homeland and end the war.

Estimates varied but, given the tenacity of Japanese soldiers in islands far from their home, some officials estimating that an invasion of the mainland could half-million American casualties and perhaps millions of Japanese civilians. These would be the numbers used later to justify the use of atomic weapons.

Early in the war, fearing that the Germans might develop an atomic bomb, the U.S. government launched the Manhattan Project, a hugely expensive, ambitious program to harness atomic energy and create a single weapon capable of leveling entire cities. The Americans successfully exploded the world’s first nuclear device, Trinity, in New Mexico in July 1945. Two more bombs—“Fat Man” and “Little Boy”—were built and detonated over two Japanese cities. Hiroshima was hit on August 6 th . Over 100,000 civilians were killed. Nagasaki followed on August 9 th . Perhaps 80,000 civilians were killed.

Emperor Hirohito announced the surrender of Japan on August 14 th . The following day, aboard the battleship USS Misuri, delegates from the Japanese government formally signed their surrender. World War II was finally over.


26 sad images of WWII Airplane graveyards & storage sites

These are very sad images of, now priceless, warbirds that were left to rot outside to be recycled later.

During and after WWII crash landed and unrecoverable airplanes were cast aside on massive airplane piles and left for another day when there would be time to recycle them. As the war progressed wrecked enemy airfields also fell into Allied hands, with destroyed airplanes of course.

BA2 #2c What a waste! HANGOVER HAVEN II in the Biak dump after just 12 operational missions. [Via]

BA2 #8a 44-51612 in a graveyard of B-25s and C-47s, probably Clark AB in the Philippines. [Via]

Japanese Aircraft Boneyard [Via]

German Airplane Graveyard [Via]

British Aircraft Graveyard [Via]

Rukuhia, New Zealand [Via]

Hundreds of surplus World War II airplanes sit in rows at an airplane cemetery in Walnut Ridge, AR on December 5, 1948. Some of the planes were flown in straight from the factory, cut into pieces and melted down. The planes were mostly B25’s and B26’s [Via]

Boneyard in the South Pacific, 1946 [Via]

The abandoned aircraft of the Imperial Japanese air force, (among them e.g. machines Mitsubishi A6M5 Model 52) at the end of the war at the base in Atsugi [Via]

Graveyard of broken and dismantled German planes. In the frame of fighter Focke-Wulf and Messerschmitt Fw.190 Bf.110, night fighters Junkers Ju.88G and other aviation. [Via]

Broken German aircraft in the hangar, allies captured the airfield Shmarbek (Schmarbeck). In the frame visible Heinkel bombers and Heinkel He.111 He.117 ‘Greif’, as well as fighter Focke-Wulf Fw.190. [Via]

B-24 graveyard in Moratai, pacific [Via]

P38 Lightnings scrapped in the Philippines after the end of the war.[Via]

Junked B-24’s & B-29’s on Guam [Via]

Almacenamiento

Aircraft stored for later use, most of the time they would end up the same way as the ones on our previous pictures, into the smelting oven…

Curtiss P-40 Warhawk fighters stacked vertically at Walnut Ridge, Arkansas after World War II [Via]

Surplus fighter aircraft awaiting the smelter at Walnut Ridge, Arkansas, after World War II [Via]

B-29 Superfortress bombers in storage at Pyote Air Force Base, Texas, circa 1946 [Via]

Boeing B-29 Superfortress .. in storage at Pyote AFB after World War II [Via]

Boeing B-29, storage yard, El Paso TX, 20May49 [Via]


Ver el vídeo: Las trampas más usadas en la guerra de Vietnam