¿Cómo fechan los arqueólogos las pinturas rupestres?

¿Cómo fechan los arqueólogos las pinturas rupestres?

Imagínese que me agarro a pigmentos de hace 15000 años y dibujo una iguana junto a un bisonte en las "Cuevas de Altamira" ... ¿cómo se sabe que ese dibujo no se hizo hace 15000 años? ¿Empezaría entonces la gente a decir que había iguanas hace 15.000 años en Iberia?

Los mismos principios que supongo se aplican a los grabados. Imagínese que uno encuentra un cono sumerio desnudo ... luego se graba cuneiforme en él. ¿Cómo se puede envejecer la época del grabado?

Gracias


Respuesta corta

La datación del arte rupestre, aunque todavía está lejos de ser una ciencia exacta, ha avanzado mucho en los últimos 25 años e incluye:

  • comparaciones con obras de arte conocidas y animales que se sabe que existieron en un momento dado
  • estratigrafía parietal (orden y posición de capas de restos arqueológicos)
  • datación por radiocarbono
  • datación en serie de uranio (analizando los depósitos de carbonato que se forman sobre la parte superior de las pinturas)
  • Difracción de rayos X y espectrometría infrarroja

Las falsificaciones podrían exponerse mediante el análisis del contenido de la imagen (p. Ej. imágenes poco probables, estilo, inconsistencias) o por análisis científico que revele la uso de materiales incorrectos (un ejemplo detallado - la falsificación de la Cueva de Zubialde - se da a continuación). Tenga en cuenta que muchas falsificaciones han implicado agregar arte rupestre existente, así como crear imágenes completamente nuevas.

Las técnicas para descubrir grabados o inscripciones falsos incluyen el examen de la pátina, así como las inconsistencias en el estilo y el contenido del texto. Sin embargo, como muestra el caso de la Tabla de Jehoás, este puede ser un proceso largo y difícil.


Técnicas y problemas de citas

En El juego de las citas. ¿Cómo sabemos la edad del arte rupestre paleolítico?, La Dra. Blanca Ochoa Fraile, becaria de investigación del Gobierno Vasco en la Universidad de Durham y la Universidad del País Vasco, explica:

Los pioneros en la investigación del arte rupestre desarrollaron dos nuevos métodos basados ​​en supuestos arqueológicos pero también en técnicas de Historia del Arte. Por un lado, ellos compararon lo que vieron en las paredes de la cueva con piezas de arte de edad conocida encontradas en excavaciones. Por otro, utilizaron una técnica llamada 'estratigrafía parietal'. Cuando se encontraron figuras de diferentes estilos superpuestas entre sí, se podría suponer que las de abajo son más antiguas que las figuras de arriba.

Luego, a principios de la década de 1990,

datación por radiocarbono los métodos habían evolucionado lo suficiente como para procesar muestras muy pequeñas. El radiocarbono data la presencia de C14, un isótopo radiactivo inestable presente en materiales orgánicos -árboles, animales, humanos, etc-. Una vez que el organismo muere, deja de adquirir esta molécula y comienza a desintegrarse a un ritmo fijo. Analizar cuánto C14 queda en una muestra permite saber cuándo murió el organismo original. En el caso del arte rupestre, significó que las figuras dibujadas con carbón -hechas de ramas de árboles quemados- podían ser fechadas. Sin embargo, este método (todavía) tiene algunos problemas en el gran esquema de las cosas: solo alrededor de un tercio de todas las representaciones se crearon con pigmentos negros, y no todas están hechas con carbón. Además, la técnica era muy nueva y los resultados obtenidos debían tomarse con 'pizca de sal'. Esto significó que se podían hacer algunos avances, pero al mismo tiempo, teníamos que ser cuidadosos y aplicar la razón científica para interpretar las fechas.

Fuente: Fraile

Otro problema con el uso de carbón vegetal es que

le da la edad del árbol talado que hizo el carbón, en lugar de la edad del carbón en sí. Las bacterias, la piedra caliza y otros materiales orgánicos pueden sesgar aún más los resultados de la datación. "A menudo vemos fechas de radiocarbono muy variables de la misma pintura", dice Alistair Pike, arqueólogo de la Universidad de Southampton ...

Más recientemente, en la última década,

Se desarrolló un nuevo método hasta la fecha del arte rupestre: Citas en serie de uranio. Está basado en otro isótopo radioactivo y funciona, en términos generales, como lo hace el Radiocarbono, pero data la calcita. La calcificación es el proceso geológico que ocurre en las cuevas creando estalagmitas y estalactitas, pero también aparece en las paredes, a veces creciendo sobre los dibujos y grabados. Y de ahí es de donde se toman las muestras. La fecha obtenida es para la calcita, no para el arte, pero sabemos que el dibujo subyacente debe ser más antiguo que este. En teoría, nos da la última fecha posible en la que se pudo haber realizado cualquier representación antes de que fuera cubierta por calcita, pero solo se puede usar para el arte afectado de esta manera.

También, Difracción de rayos X y espectrometría infrarroja

se encuentran entre una serie de métodos que pueden identificar los componentes minerales de los pigmentos utilizados, que luego pueden ayudar en la datación de cada pintura.

Fuente: Martin Paul Gray, 'El arte rupestre y la evolución de la mente humana' (tesis, 2010)

Finalmente,

Un método para fechar una pintura rupestre es examinar el tema: muchos animales como los mamuts lanudos, los osos de las cavernas y ciertos tipos de ciervos tienen períodos de extinción aproximados y, por lo tanto, cualquier pintura rupestre de ellos especificaría un período después del cual la pintura no podría han sido dibujados.

Fuente: Gray

A pesar de estos desarrollos, persisten las incertidumbres y ha habido algunos desacuerdos importantes en la datación del arte rupestre. Un ejemplo es la cueva Chauvet. Esto fue descubierto en 1994 y ha provocado un "acalorado debate":

Originalmente se pensó que era de las últimas fases del Paleolítico superior alrededor de los 15.000 años, algunas figuras, huesos y carbón en el suelo fueron fechados y los resultados sorprendieron a todos a los 33.000 años. A partir de entonces, se argumentó que era una de las formas de arte más antiguas producidas por los humanos modernos. No obstante, algunos problemas químicos y arqueológicos no resueltos con las fechas generaron un acalorado debate entre los investigadores que continúa incluso después de 15 años.

Fuente: Fraile


Descubriendo una falsificación: Cueva de Zubialde, España

En 1990, el estudiante de historia Serafín Ruiz 'descubrió'

20 figuras de animales y 49 símbolos de manos. Fue el mejor descubrimiento prehistórico de la década y el más importante del País Vasco. Fue datado en el Paleolítico Superior Magdaleniense (13.000 y 10.000 aC).

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que surgieran dudas sobre la autenticidad de estas pinturas:

No solo algunos de los animales representados eran muy inusuales para España (especialmente el rinoceronte) y algunos de los "signos" bastante extraños, sino que algunas figuras de animales como el bisonte se veían extremadamente feos y torpes. Las pinturas tenían un aspecto muy fresco y ninguna estaba cubierta de calcita.

Desafortunadamente, no fue tan sencillo como eso

Sin embargo, estas características en sí mismas no eran motivo suficiente para descartar el nuevo sitio ...

El análisis preliminar de los pigmentos encontró ocre rojo y manganeso, que parecían compatibles con el arte genuinamente antiguo.

Fuente: Paul G. Bahn, Jean Vertut, 'Journey Through the Ice Age' (1997)

Entonces, ¿dónde salió mal el falsificador (el principal sospechoso no es otro que el mencionado 'buscador' Serafín Ruiz - el caso es complicado)?

Un análisis posterior en profundidad de la pintura Zubialde reveló no solo materiales altamente perecederos como patas de insectos, sino también fibras sintéticas verdes de un tipo conocido de esponja de cocina moderna. Finalmente, y este es el aspecto más curioso del asunto, se advirtió que entre el momento en que Serafín Ruiz tomó las fotografías presentadas con su informe y el momento en que los especialistas iniciaron un estudio serio del sitio, se habían producido nuevas líneas y motivos. aparecieron en las paredes, hechas exactamente con los mismos pigmentos.

Aun así, con la reputación en juego,

algunos de los que originalmente apoyaron la autenticidad del arte de la cueva se mostraron reacios a descartarlo por completo.

En otro caso de falsificación, (en español - usando el traductor de Google)

En algún momento entre 1961 y 1966 alguien entró en la cueva de Santimamiñe, agarró un trozo de carbón y pintó un segundo cuerno a uno de los bisontes paleolíticos del panel principal. Luego agregó algo de cabello a la giba, sombreó el vientre y redondeó el ojo, como si tratara de mejorar el trabajo del artista prehistórico. Esa figura rondaba los 12.500 años y formaba parte de uno de los grupos de rock más importantes del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2008. El individuo también agregó una cabeza de caballo torpe, el ojo de un oso de las cavernas y parte de Las astas. de un ciervo. Estas figuras protagonizaron portadas de libros, ilustraron revistas especializadas y sirvieron para decorar las paredes de restaurantes y bares de los alrededores, sin que nadie supiera que habían sido parcialmente falsificadas.

Estas adiciones (vandalismo, en realidad) fueron destapadas por César González Saínz de la Universidad de Cantabria:

Cuando González estudió las pinturas, observó estas anomalías estilísticas, muy raras para los estrictos cánones del arte magdaleniense, y decidió pasar por los fondos documentales de la Diputación. Allí encontró el archivo de Jean Vertut, el fotógrafo que visitó la cueva junto al eminente prehistoriador francés André Leroi-Gourhan en los años 50. Al comparar sus fotografías con las imágenes actuales, no quedó ninguna duda. Alguien había retocado los cuadros.


Inscripciones falsas: la tablilla de Jehoás

Descubrir inscripciones falsas puede resultar complicado; La reputación académica puede arruinarse y los "buscadores" y los comerciantes tienen un interés financiero en disputar los hallazgos de los expertos. En primer lugar,

Para su autenticación, la tableta se llevó al Servicio Geológico de Israel. Aquí, después de una batería de pruebas, incluida la datación por radiocarbono, los científicos declararon oficialmente que la piedra era genuina.

Pero el Museo de Israel no quedó satisfecho y se ordenaron más pruebas, después de lo cual la inscripción de la tableta de Joás fue declarada falsa por el Comité de la Autoridad de Antigüedades de Israel:

Al mirar la piedra, varios lingüistas dijeron 'falso'. Algunos de los hebreos, afirmaron, no eran antiguos. Otros expertos afirmaron que se sabe tan poco del hebreo antiguo que es imposible estar seguro.

El comité pasó a la geología. El Dr. Yuval Goren, geoarqueólogo y director del Instituto Arqueológico de la Universidad de Tel-Aviv, pronto encontró evidencia de que un equipo de falsificadores sofisticados había descarriado a los primeros expertos.

  • De hecho, la pátina de la piedra se había fabricado artificialmente
  • Las partículas de carbón que produjeron la convincente fecha de radiocarbono se habían agregado a mano.
  • Los fragmentos de oro que insinúan un antiguo incendio fueron una inteligente adición final.

Sin embargo, el Tribunal de Distrito de Jerusalén, después de un juicio que duró más de 7 años, dictaminó que la falsificación no estaba probada, y parece que esto (al menos legalmente) sigue siendo el caso (en parte como resultado de tecnicismos legales). No obstante, la mayoría de los estudiosos sostienen que es una falsificación.

También puede interesarle la inscripción de Bat Creek, que el Smithsonian conserva "como parte de la historia cultural de los fraudes arqueológicos ..."


Esto es difícil y no todos están fechados de manera confiable. Ayuda cuando los pintores usan lámparas y antorchas para iluminar una cueva, y se pueden encontrar restos orgánicos en el hollín de la pared. A tales materiales orgánicos se puede aplicar el método de radiocarbono. Algunos materiales de pintura también pueden estar basados ​​en compuestos orgánicos.

Algunas de esas cuevas fueron selladas naturalmente hace mucho tiempo (mediante procesos geológicos). En estos casos, los datos geológicos pueden ayudar a dar una estimación más baja de la edad de las pinturas.