¿Podría el descubrimiento de sangre de mamut conducir al renacimiento de especies?

¿Podría el descubrimiento de sangre de mamut conducir al renacimiento de especies?

Los investigadores han descubierto el cadáver de una hembra de mamut en Rusia que puede incluir sangre de mamut de 10.000 años, allanando el camino para el potencial de revivir una especie notable de nuestro pasado antiguo.

A diferencia de otros descubrimientos gigantescos, el hallazgo reciente en las islas Novosibirsk de Rusia estaba increíblemente bien conservado por la congelación del norte y tiene grandes cantidades de tejido blando aún intacto. Pero de particular interés es el hecho de que los científicos descubrieron un líquido peculiar alrededor del cadáver que creen que es sangre que todavía contiene células viables.

"Como sea que queramos llamar al material rojo, sería fantástico si contuviera células intactas", dice Ross Macphee, un experto en mamíferos de la Edad de Hielo en el Museo Americano de Historia Natural. "Espero una identificación segura en este punto".

Otros creen que la esperanza de encontrar células viables puede ser muy remota, pero los expertos esperan con anticipación, ya que las posibles implicaciones de tal descubrimiento serían enormes. Imagínese la posibilidad de que las generaciones futuras lleven a sus hijos a un parque de vida silvestre para ver un mamut vivo y que respira que una vez abundó en la tierra hace 10.000 años junto con nuestros ancestros ancestrales.

A pesar del notable hallazgo, los científicos aún están muy lejos de clonar un mamut y encontrar la manera de que un elefante asiático moderno, el pariente vivo más cercano al mamut, lleve un mamut bebé.

Sin embargo, tal posibilidad plantea problemas éticos. ¿Es correcto que la humanidad devuelva especies del pasado a un nuevo mundo extranjero? Y si es así, ¿dónde trazamos la línea? ¿Conduciría al renacimiento de los neandertales y otros antepasados ​​del ser humano? Algunos han argumentado que en lugar de dedicar tiempo y recursos a recuperar especies antiguas, deberíamos concentrarnos en prevenir la pérdida de miles de especies en todo el planeta que actualmente se enfrentan a la extinción.


    Científicos descubren el 'tronco de mamut lanudo mejor conservado del mundo'

    Un equipo internacional liderado por Siberia encuentra 'carne' roja de 10,000 años en restos femeninos excavados en el permafrost en la República de Sakha.

    “Es el tronco de mamut adulto mejor conservado jamás encontrado. Su carne roja, piel y pelos se encuentran en buen estado. Parece una carne de animal recién sacrificada ». En la foto de izquierda a derecha están Sergey Fedorov (Museo Mammoth, Universidad Federal del Noreste / NEFU), Teodor Obada (Academia de Ciencias, Moldavia), Alexei Tikhonov (Museo Zoológico, Academia Rusa de Ciencias, San Petersburgo), Daniel Fisher (Universidad de Michigan), Gavril Novgorodov (Mammoth Museum, NEFU), Konstantine (Mammoth Museum, NEFU) y Semyon Grigoriev (Mammoth Museum, NEFU). Fotografía: Victor Makarov

    El reciente descubrimiento está causando gran entusiasmo entre los equipos mundiales que buscan completar la secuenciación del genoma de la criatura extinta, presagiando intentos de devolver la vida al mamut lanudo, reveló The Siberian Times en exclusiva. El tronco fue examinado por científicos rusos, estadounidenses, surcoreanos y moldavos en una expedición reciente al norte de Sakha, también conocida como Yakutia.

    "Encontramos un tronco perfectamente conservado", dijo Semyon Grigoriev, director del Museo Mammoth en Yakutsk, que forma parte del Instituto de Ecología Aplicada del Norte de la Universidad Federal del Nordeste.

    “Es el tronco de mamut adulto mejor conservado jamás encontrado. Su carne roja, piel y pelos se encuentran en buen estado. Parece una carne de animal recién sacrificada.

    El baúl ha sido llevado a Yakutsk, la capital regional, mientras científicos de Corea del Sur, EE. UU., Canadá, Holanda y otros lugares solicitan permiso a las autoridades rusas para exportar muestras para análisis detallados de ADN.

    "Ahora tenemos muchos socios y todos quieren muestras", dijo Grigoriev.

    El baúl ha sido llevado a Yakutsk, la capital regional, mientras científicos de Corea del Sur, EE. UU., Canadá, Holanda y otros lugares solicitan permiso a las autoridades rusas para exportar muestras para análisis detallados de ADN. Imagen: Semyon Grigoriev

    El cadáver se encontró originalmente en mayo de 2013 en la isla Malolyakhovskiy y se transportó congelado a la remota Kazachiy, en el norte de la República de Sakha, donde fue examinado por el equipo internacional.

    A principios de este año, los mismos restos de mamut de 10.000 años aparecieron en los titulares de todo el mundo después de que se extrajera una 'muestra de sangre' conservada en el permafrost para su análisis. Esta investigación de sangre aún continúa, pero la existencia del tronco solo salió a la luz en la reciente expedición de agosto cuando los documentalistas occidentales se unieron a los científicos.

    El experto dijo que las pruebas en Rusia hasta ahora no han producido "resultados claros" y que hay planes para enviar muestras a la Universidad de Manitoba, la Universidad de Aarhus y la Universidad de Lund, así como a Corea del Sur para futuras investigaciones.

    "Lo sacamos de la nevera y quedó al aire libre", dijo el Dr. Grigoriev, explicando el momento en que los expertos tuvieron la oportunidad de escudriñar los restos de mamut por primera vez.

    'Durante tres días, no se derritió por completo, pero no lo necesitábamos. Era importante salvar una parte del material biológico congelado en su interior. El maletero se desprendió desde el principio. Se derritió más rápido.

    Lo descongelamos por un día, pero no del todo, por supuesto. Lo limpiamos y lo congelamos nuevamente. El baúl es la parte más valiosa de los restos en este momento.

    'Entendimos esto cuando vimos los tejidos blandos rojos en el interior. Parecía la carne de un animal recién sacrificado. Es rojo y podemos ver el músculo.

    Huele a carne no muy fresca. A veces, los restos de cadáveres de animales antiguos están tan descompuestos que el olor es insoportable. Todo depende de la conservación, aquí estaba mejor y el olor no era tan fuerte '.

    Por supuesto, esperamos encontrar las llamadas 'células vivas' en las muestras. Eso significa que podemos obtener el ADN menos dañado y, en primer lugar, el ADN nuclear ». Imagen: Semyon Grigoriev

    Anteriormente, se sospechaba que las marcas en la bestia indicaban que había sido asesinada por un hombre. Sujeto a más pruebas, la teoría actual es que el mamut lanudo murió quizás ahogado después de quedar atascado en un agujero de hielo o un pantano helado, o posiblemente por una enfermedad.

    Grigoriev describió la "emoción, la sensación de descubrimiento, cuando cada minuto, cada hora, trae algo nuevo" mientras los científicos examinaban los restos congelados.

    Explicó: “Todo el mundo habla de clonación, pero debemos entender que es una tarea muy complicada. Por supuesto, esperamos encontrar las llamadas "células vivas" en las muestras. Eso significa que podemos obtener el ADN menos dañado y, en primer lugar, el ADN nuclear. Pero este es solo un punto intermedio.

    “La siguiente pregunta es cómo utilizar un elefante en el proceso de clonación. El camino evolutivo del mamut y el elefante divergió hace mucho tiempo. Entonces, incluso si pudiéramos obtener una 'célula viva', necesitamos tener un método especial de clonación. Los coreanos están trabajando para obtener clones de diferentes especies, pero, como ve, no es tan rápido.

    'Si no obtenemos' célula viva ', tendremos una ruta más larga. Entonces deberíamos crear ADN artificial. Podría llevar 50 o 60 años.

    “Además de la clonación, estas muestras nos darán la oportunidad de decodificar completamente el ADN del mamut y podremos descifrar el ADN nuclear, que almacena mucha información.

    Así que tenemos una oportunidad única de comprender cómo funcionaba el sistema sanguíneo del mamut, sus músculos y el tronco. Por supuesto, nos dedicamos principalmente a la ciencia fundamental. Para nosotros es importante conocer todos los detalles posibles sobre el mamut. Quizás nuestros hallazgos sean utilizados por la ciencia aplicada, pero ahora es pronto para pensar en ello. Y repito una vez más que la clonación, a pesar de nuestro descubrimiento, es una perspectiva muy lejana, que implica años y décadas de trabajo ”.

    'Grigoriev describió la' emoción, la sensación de descubrimiento, cuando cada minuto, cada hora, trae algo nuevo 'cuando los científicos examinaron los restos congelados'. Imagen: Semyon Grigoriev

    La importancia del hallazgo reciente fue subrayado por el académico estadounidense Daniel Fisher, profesor de Ecología y Biología Evolutiva, así como Ciencias de la Tierra y Ambientales en la Universidad de Michigan, donde también es Curador y Director del Museo de Paleontología.

    `` El mamut Malolyakhovskiy es bastante variable en su grado de conservación, con algunas partes en excelentes condiciones, tan buenas, o en algunos casos un poco mejores que cualquier cosa que hayamos visto antes, y otras partes que no están especialmente bien conservadas ''. le dijo a The Siberian Times.

    'Esto es consistente con el informe inicial de Semyon Grigoriev. Las partes del cuerpo que están muy bien conservadas incluyen la región bucal, la parte delantera del pecho y la parte inferior de las patas delanteras '.

    Cuando se le preguntó acerca de la afirmación de Grigoriev de que el tronco del mamut es el mejor conservado en la historia de la paleontología, dijo: 'Sí, estoy de acuerdo con esto, con la calificación adicional de que hemos visto un excelente tronco de un juvenil en Lyuba, pero esto es el tronco mejor conservado de un mamut adulto.

    Lyuba se encontró en 2007 en la península de Yamal, también en Siberia.

    El nuevo espécimen "proporcionará una mejor idea de cómo la anatomía del tronco del mamut lanudo difiere de la de los elefantes", dijo el profesor Fisher.

    'Tenemos una idea general de esto ahora, pero este espécimen dará una comprensión más detallada. Se desconoce cuánto podremos averiguar sobre cómo funciona el maletero hasta que profundicemos en la investigación. Lo que aprendamos también puede depender de encontrar colaboradores conocedores de la anatomía de los elefantes ”.

    De manera más general, el último cadáver "aportará nuevos conocimientos que serán relevantes para el estudio de los mamuts en todas partes, no solo en Rusia", dijo el profesor estadounidense. Está seguro de que los científicos pueden descubrir secretos sobre la vida de este mamut estudiando sus restos bien conservados.

    "Espero regresar a Yakutsk a principios del próximo año para participar en trabajos adicionales sobre el espécimen con mis colegas de Yakutsk".

    Se cree que el mamut hembra murió a la edad de 50 o 60 años.

    Los investigadores se están preparando para la apertura de un laboratorio que participará en la separación de células "vivas" de restos antiguos. Fotos: Semyon Grigoriev

    "Espero aprender más sobre la vida de este animal estudiando sus colmillos, y si eso se puede hacer, podríamos usar uno o ambos colmillos para desarrollar nuevos métodos de interpretación de los colmillos", dijo. "Dado que se trata de una hembra de edad moderada, su colmillo debería contener un registro de su historial de partos, pero tendremos que estudiarlo desde diferentes perspectivas para asegurarnos de que realmente podemos obtener esa información".

    Él cree que se requiere investigación adicional sobre un líquido parecido a la sangre que se extrajo de los restos cuando fue retirado de su tumba cubierta de hielo en las islas Novosibirsk, o Nueva Siberia, en mayo.

    'Vi algunas muestras que se decía que' se parecían 'a las muestras de' sangre ', pero no vi las muestras reales que primero parecían parecerse a la sangre. Sospecho que se trata principalmente de otra cosa, pero no tuve acceso al equipo ni al tiempo necesarios para hacer un análisis definitivo de este material en el lugar '.

    "Yo diría que se necesita una investigación adicional", dijo el profesor Fisher.

    Los científicos fueron monitoreados por equipos de filmación de los EE. UU. Y el Reino Unido, CB Films y Renegade Pictures, mientras realizaban su trabajo, y se esperan documentales en el National Geographic Channel y el Channel 4 de Gran Bretaña el próximo año. Hasta ahora, solo algunas muestras, incluido el maletero, se han transportado en avión a Yakutsk.

    "Ahora está en Yakutsk y podemos examinar a fondo el tejido muscular y los vasos sanguíneos", dijo Grigoriev. 'El sistema sanguíneo del mamut es diferente al del elefante. Vivían en un clima frío y el sistema sanguíneo era más extenso. Fue un complejo de adaptación y deberíamos examinarlo a fondo '.

    De izquierda a derecha, Semyon Grigoriev (Museo Mammoth, NEFU) y Alexei Tikhonov (Museo Zoológico, Academia Rusa de Ciencias, San Petersburgo) durante la expedición Yana 2012 en Yakutia. Imagen: Semyon Grigoriev

    Esta semana, se ha iniciado una iniciativa de recaudación de fondos para financiar la investigación conjunta de la Universidad Federal del Nordeste en Yakutsk y el laboratorio de Corea del Sur SOAAM 'Revival of the Mammoth'.

    Actualmente, los investigadores se están preparando para la apertura de un laboratorio para participar en la separación de células "vivas" de restos antiguos.

    “Planeamos poner en marcha el laboratorio a finales de año. Se completaron expediciones conjuntas para encontrar los restos de mamuts y otros restos antiguos, y ahora los científicos están comenzando a analizar los materiales.

    «Se tomarán algunas muestras para estudiarlas en Corea. En el laboratorio, que planeamos abrir, se llevará a cabo la primera etapa de la investigación: la asignación de esas células 'vivas', de las que depende el futuro de la clonación del mamut '', dijo Grigoriev.

    El laboratorio estudiará no solo los restos de un mamut, sino otros animales reliquia.


    ¿Están los científicos a punto de resucitar al mamut lanudo?

    Cada verano, grupos de cazadores se dirigen a las remotas y deshabitadas islas de Nueva Siberia en busca del esquivo & # x201Cwhite gold & # x201D & # x2014, un colmillo perfectamente formado de un mamut lanudo & # x2014 escondido en el deshielo del permafrost ártico.

    No solo están explorando los confines más lejanos del Océano Ártico, sino que viajan en el tiempo, llevando a cabo una búsqueda primordial de los colmillos de las enormes bestias que vagaban en masa por el imponente paisaje antes de extinguirse hace 10.000 años.

    Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que los cazadores tropiecen no solo con un colmillo o dos, sino con un conjunto completo de restos de mamut, incluidos el pelaje, la carne e incluso la sangre que rezuma.

    Una ilustración de una familia de mamuts lanudos.

    Eso es lo que sucedió en 2013, cuando un equipo de Yakutsk, Rusia, descubrió el cadáver casi completo de una joven mamut enterrada en el permafrost en las islas de Nueva Siberia. No solo tres patas, la mayor parte del cuerpo, parte de la cabeza y el tronco todavía estaban relativamente bien conservadas, sino que cuando los investigadores comenzaron a esforzarse por desalojar los restos del animal, notaron sangre oscura y pegajosa que rezumaba del cadáver.

    La datación por carbono reveló que Buttercup, como la apodaron, vivió hace unos 40.000 años. De sus restos, incluido un frasco de sangre extraído de su cadáver, los científicos esperaban extraer células de mamut vivas que producirían ADN intacto, el eslabón perdido de los científicos modernos, la búsqueda de larga duración para resucitar a este antiguo monstruo de entre los muertos.

    En la nueva película documental Génesis 2.0, El documentalista suizo Christian Frei y su codirector, el cineasta siberiano Maxim Arbugaev, siguen a los intrépidos cazadores de colmillos de mamut en las islas de Nueva Siberia, así como a varios científicos de Estados Unidos, Rusia, Corea del Sur y China que están trabajando para llevar la mamut vuelve a la vida de una forma u otra.

    Los talladores chinos tradicionales hacen esculturas elaboradas con marfil de mamut, y los colmillos de mamut de primera clase pueden generar a los cazadores decenas de miles de dólares en el mercado internacional, especialmente desde que China prohibió la importación y venta de marfil de elefante en 2016. Rusia exportó 72 toneladas métricas de marfil de mamut en 2017, y más del 80 por ciento se destinó a China.

    Para los cazadores de mamuts siberianos, el objetivo es encontrar un colmillo de primera calidad para vender, por supuesto & # x2014mucho de lo que encuentran está en malas condiciones & # x2014 pero es & # x2019s también una bendición mixta. En la cultura local, que durante mucho tiempo ha considerado al mamut lanudo como una bestia sagrada, se considera de mala suerte tocar los restos de mamut, y mucho menos sacarlos de la tierra. & # XA0

    & # x201C Los cazadores de colmillos tienen sentimientos encontrados cuando tienen suerte, & # x201D Frei dice. & # x201CIt alimenta a sus familias, y ellos & aposre desesperadamente por esta pura suerte. Pero cuando encuentran los bonitos colmillos, tienen estos sentimientos encontrados de tener mucho miedo. & # X201D

    Cualquiera que sea el valor de mercado de un colmillo antiguo preservado, no es nada comparado con la búsqueda de alto riesgo de la comunidad científica para resucitar al mamut lanudo, al estilo de Jurassic Park. Desde 2015, un equipo dirigido por el reconocido ingeniero molecular y genetista George Church de la Universidad de Harvard ha estado trabajando para producir un híbrido de mamut y elefante, en lugar de un clon. Planean hacer esto a través de la & # x201C biología sintética & # x201D o empalmando los genes de un mamut lanudo con los de un elefante asiático, su pariente vivo más cercano, que comparte el 99 por ciento de su ADN.

    George Church, profesor de genética en Harvard (izquierda) y el científico surcoreano Hwang Woo-suk.

    Wendy Maeda / The Boston Globe / Getty Images y Jung Yeon-Je / AFP / Getty Images

    Luego, por supuesto, está el trabajo que se está llevando a cabo en la Fundación de Investigación de Biotecnología Sooam de Corea del Sur, encabezada por el controvertido veterinario y experto en clonación Hwang Woo-suk. Los científicos ya han dominado el proceso de clonación de su amado perro mascota & # x2014 por $ 100,000. Barbra Streisand es una de las celebridades que se sabe que han clonado a su perro, y Hwang incluso ha donado algunos cachorros experimentales para usarlos como perros policía rusos.

    Pero a pesar de un esfuerzo dedicado, los científicos aún no han logrado clonar un mamut lanudo, aunque siguen intentándolo. Además de los científicos de Sooam, los investigadores en Rusia todavía están buscando células de mamut vivientes dentro de los restos de Buttercup y otros cadáveres de mamut recuperados, pero la naturaleza del ADN en sí representa un serio desafío para su búsqueda.

    & # x201C El mamut es un animal icónico. Quiero decir, ¿quién no querría verlo? & # X201D Frei dice de los esfuerzos de clonación. Sin embargo, habló con especialistas que le dijeron & # x201Cpostmortem que el ADN se descompone en cuestión de horas a veces. Es muy delicado. & # X201D

    Aquellos que buscan ver el regreso del mamut lanudo & # x2019s pueden querer depositar sus esperanzas en la biología sintética, en lugar de la clonación: dentro de la próxima década, George Church y su equipo esperan crear el primer híbrido de mamut y elefante. Sus esfuerzos apuntan no solo a proteger al elefante asiático en peligro de extinción, sino también a combatir el calentamiento global. Al pastar en la tundra ártica, los animales expondrían la tierra debajo al aire frío, manteniéndola congelada por más tiempo.

    Si bien retroceder el reloj del cambio climático es un objetivo digno, observar Génesis 2.0 ayuda a aclarar que si los científicos son capaces de resucitar al mamut lanudo extinto hace mucho tiempo, no es probable que se detengan con una sola bestia prehistórica. & # xA0

    & # x201C La resurrección del mamut lanudo es la primera manifestación de algo mucho más grande, & # x201D Frei dice.& # x201C Puede & apost decir adónde va todo esto, pero definitivamente será la próxima gran evolución tecnológica. & # x201D & # xA0 & # xA0


    Científicos extrajeron sangre líquida de un potro de 42.000 años encontrado en el permafrost siberiano

    En agosto pasado, un grupo de cazadores de colmillos de mamut desenterró los restos casi intactos de un potro de 42.000 años durante una expedición al cráter Batagaika de Siberia. Conservado por el permafrost # 8217 de la región, o suelo permanentemente congelado, el caballo joven no mostró signos de daño externo, en su lugar conservaba su piel, cola y pezuñas, así como el pelo en sus patas, cabeza y otras partes del cuerpo.

    Contenido relacionado

    Ahora el Tiempos de Siberia Informes, investigadores de la Universidad Federal del Nordeste de Rusia y la Fundación de Investigación de Biotecnología Sooam de Corea del Sur han extraído sangre líquida y orina de la muestra, allanando el camino para un análisis adicional destinado a clonar el caballo muerto hace mucho tiempo y resucitar el linaje extinto de Lenskaya. a la que pertenece.

    Para clonar al animal, los científicos necesitarían extraer células viables de las muestras de sangre y cultivarlas en el laboratorio. Esta tarea es más fácil de decir que de hacer: durante el último mes, el equipo ha hecho más de 20 intentos para hacer crecer células a partir del tejido del potro y # 8217s, pero todos han fallado, según un informe independiente. Tiempos de Siberia artículo. Aún así, dice la investigadora principal rusa Lena Grigoryeva, los involucrados siguen siendo & # 8220 positivos sobre el resultado & # 8221.

    El hecho de que el caballo todavía tenga pelo lo convierte en uno de los animales de la Edad de Hielo mejor conservados jamás encontrados, le dice Grigoryev a Gianluca Mezzofiore de CNN, y agrega: & # 8220 Ahora podemos decir de qué color era la lana de los caballos extintos del Pleistoceno. . & # 8221

    En vida, el potro contaba con un cuerpo de color bayo y una cola y melena negras. Con solo una o dos semanas de edad en el momento de su muerte, el joven Lenskaya, o caballo Lena, sufrió la misma muerte prematura que muchos animales igualmente intactos atrapados en el permafrost durante milenios.

    Los científicos extrajeron muestras de sangre líquida de los vasos cardíacos del animal de 42.000 años (Semyon Grigoryev / Universidad Federal del Nordeste)

    El potro probablemente se ahogó en una & # 8220 trampa natural & # 8221 de algún tipo & # 8212 a saber, barro que luego se congeló en permafrost, dijo Semyon Grigoryev de Yakutia & # 8217s Mammoth Museum a la agencia de noticias rusa TASS, según informó el Tiempos de Siberia . & # 8220 Una gran cantidad de lodo y limo que el potro tragó durante los últimos segundos de vida [del potro & # 8217] se encontraron dentro de su tracto gastrointestinal, & # 8221 Grigoryev.

    Esta es solo la segunda vez que los investigadores extraen sangre líquida de los restos de criaturas prehistóricas. En 2013, un grupo de científicos rusos logró la misma hazaña utilizando el cuerpo de un mamut lanudo hembra de 15.000 años descubierto por Grigoryev y sus colegas en 2013, como informa George Dvorsky para Gizmodo. (Vale la pena señalar que el equipo que estudia al potro también ha expresado sus esperanzas de clonar un mamut lanudo). Significativamente, la sangre del potro es asombrosamente 27.000 años mayor que esta muestra anterior.

    Los científicos de NEFU y de Corea del Sur detrás de la nueva investigación están tan seguros de su éxito que ya han comenzado a buscar una yegua sustituta para llevar al caballo Lena clonado y, en palabras del Tiempos de Siberia, cumplir & # 8220el papel histórico de dar a luz a la especie de regreso. & # 8221 Vale la pena señalar, sin embargo, que cualquier aclamación es prematura y, como escribe Dvorsky, indica el & # 8220 típico entusiasmo desenfrenado & # 8221 visto en el Medios de comunicación rusos e informes # 8217s.

    Hablando con Mezzofiore de CNN, el propio Grigoryev expresó sus dudas sobre las posibilidades del investigador, explicando: & # 8220 Creo que incluso la preservación única [de] la sangre es absolutamente inútil para fines de clonación ya que las células sanguíneas principales. no tienen núcleos con ADN. & # 8221

    Continuó: & # 8220 [Estamos] tratando de encontrar células intactas en el tejido muscular y los órganos internos que también estén muy bien conservados. & # 8221

    Que Tiempos de Siberia no aborda son las múltiples preguntas & # 8220 éticas y tecnológicas & # 8221 planteadas por la reactivación de especies desaparecidas. Entre otras preocupaciones, según Dvorsky, los científicos han citado la disminución de la calidad de vida del clon, problemas de diversidad genética y endogamia, y la ausencia de un hábitat adecuado para la Edad del Hielo.

    Queda por ver si el equipo ruso-surcoreano realmente puede cumplir su ambicioso objetivo. Aún así, si la supuesta resurrección en julio de 2018 de dos lombrices intestinales de 40.000 años de edad similar & # 8220 descongeladas & # 8221 después de milenios en el permafrost ártico es una indicación, el resurgimiento de animales antiguos se está convirtiendo en una posibilidad cada vez más realista.


    De-extinción: si pudiéramos revivir una especie, ¿significa que deberíamos?

    Pocas criaturas han existido alguna vez que puedan igualar la pura rareza de la rana incubadora gástrica de Australia. Como sugiere el nombre, el anfibio tenía la extraña habilidad de reproducir descendencia en su estómago. La hembra soltaba una nube de huevos, el macho los fertilizaba y luego la hembra se tragaba los huevos enteros. En ese momento, la hembra dejó de producir ácidos digestivos y su estómago se convirtió, esencialmente, en un útero. Pasarían algunas semanas, y luego la hembra abría la boca y salía un lote de bebés. Piense en ello como la versión de los pantanos de Zeus dando a luz a Atenea de su frente: una bestia que vomita a sus crías en el mundo.

    Esta maravillosa rareza ya no existe. Los biólogos no identificaron a la rana hasta hace relativamente poco tiempo, y luego desapareció casi de inmediato. La rana incubadora gástrica del sur fue descrita en 1973, descubierta en una estrecha gama de arroyos en la costa este de Australia, el último avistamiento ocurrió en 1979. Su prima, la rana incubadora gástrica del norte, no se descubrió hasta 1984, la última fue vista solo un año después. Uno de los principales culpables de la desaparición de las ranas fue un patógeno llamado hongo quítrido. Como de costumbre, los humanos aceleraron la carrera hacia la extinción. Gran parte del hábitat de las ranas fue destruido por malezas invasoras y jabalíes. El animal milagroso desapareció tan pronto como lo supimos.

    Ahora, en un nuevo giro en el milagro, los científicos están a punto de traer de vuelta a la rana.

    En marzo, los investigadores del Proyecto Lazarus anunciaron que habían clonado embriones de rana incubadora gástrica. Hace cuarenta años, un biólogo arrojó algunos especímenes en un congelador antes de que la especie se extinguiera. Los investigadores de hoy pudieron obtener núcleos celulares de los tejidos recolectados en la década de 1970. "Casi milagrosamente, pudimos extraer ADN viable de las muestras", me escribió en un correo electrónico uno de los científicos del Proyecto Lazarus, Simon Clulow. Utilizando una técnica llamada transferencia nuclear de células somáticas, el equipo inyectó el ADN de las ranas incubadoras gástricas en núcleos de huevos inactivados de la gran rana barrada. Algunos de los huevos comenzaron a dividirse espontáneamente. Aunque ninguno de los embriones sobrevivió más allá de unos pocos días, las pruebas confirmaron que las células en división contenían el material genético de la rana extinta. "Estamos viendo a Lázaro surgir de entre los muertos, paso a paso emocionante", dijo el líder del equipo, Mike Archer de la Universidad de Nueva Gales del Sur, al anunciar la noticia.

    Lo que era una fantasía de ciencia ficción hace solo unas décadas, ahora está dentro del ámbito de lo posible. Cuando se le preguntó qué tan cerca estaba su equipo de tener una rana incubadora gástrica viva que respirara, Clulow escribió: "Estamos seguros de que esto solo será cuestión de unos pocos años, tal vez menos".

    El Proyecto Lazarus es parte de un campo de la ciencia emergente llamado "biología del avivamiento". Los avances en la clonación, la secuenciación genética y la biología sintética, junto con los éxitos en la "retrocrianza" más anticuada, han abierto la posibilidad de regresar al mundo especies que se han ido hace mucho tiempo. Los científicos están ocupados tratando de revivir la paloma migratoria, el uro europeo y la cabra montés de los Pirineos. Los defensores de la extinción también sueñan con resucitar al dodo, el periquito de Carolina, la vaca marina de Steller y el tilacino, un marsupial parecido a un lobo conocido como el tigre de Tasmania que fue cazado hasta la extinción en la década de 1930. Si alguna de esas criaturas volviera a caminar o nadar, sería la realización de uno de los deseos más antiguos de los humanos: el poder de devolver la vida a los muertos.

    Los defensores de la extinción dicen que el resurgimiento de las especies ofrece a la humanidad una oportunidad de redención. Al recrear especies que condujimos al gran vacío de la extinción, podríamos corregir un error histórico. Igual de importante, argumentan los defensores de la extinción, la biología del resurgimiento puede proporcionar una nueva chispa al movimiento conservacionista global. Imagínese una bandada de palomas migratorias en el cielo: la vista por sí sola revitalizaría la aparentemente debilitada sensación de asombro de la civilización por la naturaleza. Llámelo re-salvaje desde un tubo de ensayo.

    "Creo que la extinción puede enriquecer los esfuerzos de conservación", dice Ryan Phelan, director ejecutivo del proyecto Revive & amp Restore de la Long Now Foundation. El grupo se ha dedicado a servir como centro de intercambio de información sobre la extinción, y Phelan se ha convertido en uno de los promotores más apasionados de la biología del avivamiento. “Creo que se necesita la visión inspiradora de la extinción ... para ayudar a que todo esto avance. Tan controvertido como es todo, y posiblemente porque es controvertido, ayudará a impulsar el interés en [la pérdida de especies], de una manera que la conservación por sí sola no podría lograr. Porque al final del día, las especies de las que estamos hablando de traer de regreso, realmente son parte del continuo de la vida. Y creo que ese es el verdadero poder de lo que estamos tratando de hacer. Estamos llamando la atención sobre la amenaza de extinción ".

    Sin embargo, incluso aquellos que apoyan la extinción reconocen que hay muchos riesgos involucrados. Hay preocupaciones políticas y éticas: ¿Nos volverá la idea más arrogantes sobre la extinción, llevándonos a arruinar el planeta aún más imprudentemente, creyendo que podemos reparar el daño? Hay preocupaciones ecológicas: ¿y si terminamos trayendo de vuelta la paloma migratoria y se convierte en una versión aviar del kudzu? Para algunas personas, existe un temor visceral de que la extinción sea solo la versión virtuosa del lado más oscuro de la biología sintética: la creación de "especies personalizadas" y "humanos perfeccionados".

    Algunos eminentes biólogos conservacionistas dicen que todo esto es una pérdida de tiempo. "He estado tratando de decirle a la gente, 'maldita sea, no hablaré de eso'", me dijo Stuart Pimm, profesor de ecología de la conservación en la Universidad de Duke, en una entrevista a la que accedió solo de mala gana. "No vale la pena mi tiempo. No vale la tuya. La idea de que esto será una gran solución es, en el mejor de los casos, fantasiosa ".

    El debate sobre la extinción se centra en un dilema clásico. El hecho de que podamos hacer algo, ¿significa eso que deberíamos? Para los ambientalistas, la respuesta depende en gran medida de si piensan que la extinción hará avanzar los esfuerzos de conservación o los socavará.

    Me prometí a mí mismo que no mencionaría Jurassic Park, pero, qué diablos, Michael Crichton estaba en algo. El éxito de ventas de 1990 y el posterior éxito de taquilla de Spielberg podrían haber sido extravagantes, pero la ciencia no estaba del todo equivocada. No, no podremos traer de vuelta a los dinosaurios. Los científicos dicen que revivir una especie extinta requerirá ADN original relativamente intacto, y eso nos limitará a especies que han desaparecido durante aproximadamente los últimos 200.000 años. Pero si Jurassic Park sigue siendo una fantasía, un parque del Pleistoceno podría ser factible. Con suficiente tiempo y dinero (y un poco de suerte en el laboratorio), los científicos podrían crear un simulacro de un mamut lanudo. O un perezoso terrestre gigante. O un neandertal. No tendremos que preocuparnos de que los velociraptores se suelten, solo tigres de dientes de sable.

    Al igual que en el parque jurásico ficticio, revivir una especie perdida hace mucho tiempo implicaría secuenciar el genoma de un animal extinto y luego empalmar genes de su primo vivo más cercano a través de lo que se llama "reemplazo de alelos". Los esfuerzos más avanzados hasta ahora se han centrado en la paloma migratoria. En el siglo XIX, bandadas de palomas migratorias oscurecieron los cielos de América del Norte. Luego, la pérdida de hábitat y las escopetas de los cazadores de mercado redujeron el número de aves. La última paloma migratoria conocida, "Martha", la apodaron, murió en el zoológico de Cincinnati en 1914.

    Un ingeniero genético de 26 años y amante de las aves llamado Ben Novak encabeza el esfuerzo por revivir la paloma migratoria. Novak creció en una familia con mentalidad conservacionista, y cuando era un adolescente desarrolló una fascinación por la paloma migratoria, un ave muy similar a la paloma bravía común, solo que adornada con una cola más larga y un hermoso pecho rojo. “Soy un entusiasta muy, muy apasionado de las palomas migratorias”, me dijo Novak. “Hay personas en el mundo que aman las palomas. Y dentro de ese grupo hay personas que se vuelven obsesivas de por vida con la paloma migratoria. Entré en ese grupo cuando era muy joven ". Novak trabaja en el laboratorio de la investigadora Beth Shapiro de la Universidad de California-Santa Cruz. Juntos, los dos están decodificando constantemente el ADN de la paloma migratoria y su pariente superviviente más cercano, la paloma de cola de banda.

    Novak ha podido recolectar 65 muestras de tejido de palomas migratorias preservadas y también ha obtenido algunos fragmentos de huesos que datan del 1700. Ha completado la secuenciación genética en un tercio de sus muestras y espera tener un "primer borrador" del genoma de la paloma migratoria para fines de este año. Mientras tanto, Shapiro está ensamblando el genoma de la paloma de cola de banda. Una vez completado, el genoma de la paloma de cola de banda se utilizará, dice Shapiro, "como un andamio en el que trazar un mapa del ADN de la paloma migratoria". Debido a la descomposición natural, el ADN de la paloma migratoria estará incompleto. Se necesitarán genes de la cola de banda para rellenar los agujeros. Pero algunos de los rasgos de la paloma migratoria, por ejemplo, el característico pecho rojo, pueden perderse por completo. Para completar esos parches, los genetistas tendrán que sintetizar nuevos genes a través de un proceso de "inferencia y experimentación", en palabras de Novak. Organizar los genes de la paloma de cola de banda, los genes recuperados de la paloma migratoria y los genes sintéticos es muy similar a "escribir un artículo de muchas fuentes diferentes", dice Novak. "Incluso si el primer individuo no está bien, tendremos un trampolín para mejorarlo".

    ¿Qué tan cerca pueden llegar los investigadores al original de la naturaleza? "Creo que probablemente podamos entrar en el rango del 80 o 90 por ciento", dice Novak. Shapiro es más prudente. "¿Qué tan cerca estamos de tener una paloma migratoria exacta?" ella me envió un correo electrónico. “Infinitamente lejos. Un híbrido de algún tipo, con una selección de genes menos que aleatoria que Ojalá impactar el comportamiento o el fenotipo de una paloma de cola de banda y hacer que actúe más como una paloma migratoria ".

    En teoría, este proceso podría revivir muchas otras especies que no han vagado por el planeta en siglos, o incluso milenios. Los genes de una cebra podrían usarse para unir un quagga, una criatura mitad cebra mitad caballo que alguna vez habitó el sur de África. Tome el genoma del elefante asiático, combínelo con ADN antiguo, y una especie de mamut lanudo podría regresar algún día a la estepa siberiana.

    Si el renacimiento del mamut parece imposible, considere esto: un equipo de ingenieros genéticos rusos y coreanos está buscando ADN de mamut completamente intacto para simplemente clonar al animal. En junio, una expedición descubrió algo de sangre líquida de mamut en un cadáver bien conservado en Siberia. La muestra de sangre se encuentra ahora en Seúl, en los laboratorios de la Sooam Biotech Research Foundation, una organización privada que está desarrollando técnicas para la clonación de perros.

    Si bien muchos investigadores se muestran escépticos de que el grupo con sede en Seúl alguna vez obtenga suficiente ADN de mamut de alta calidad para clonar uno, la clonación es una técnica viable de extinción para especies fallecidas más recientemente. La rana incubadora gástrica es un ejemplo. Otro es el íbice pirenaico. De hecho, ya ha nacido un clon de cabra montés.

    Mamut lanudo. Imagen: Wikicommons

    La cabra montés de los Pirineos, también conocida como bucardo, era una especie de cabra montés que alguna vez habitó el accidentado terreno entre España y Francia. Una criatura grande que pesaba hasta 220 libras, el bucardo tenía cuernos largos que le salían de la cabeza y luego se curvaban hacia adelante. En el siglo XIX, la población comenzó a declinar vertiginosamente, víctima de la caza humana y la competencia de las cabras y ovejas domesticadas. El último bucardo, bautizado “Celia” por los biólogos, murió en 1999, un árbol le cayó encima.

    Antes de que Celia muriera, los científicos tomaron varias muestras de tejido del animal y las conservaron. Un equipo liderado por el Dr. José Folch del Centro de Tecnología e Investigación Alimentaria de Aragón comenzó a intentar crear un clon a partir del ADN de Celia. En 2003, los científicos lograron que una madre sustituta trajera un clon a término. El bucardo clonado, sin embargo, tuvo una vida corta y miserable. Nació con un gran bulto en los pulmones y murió solo 10 minutos después de llegar al mundo.

    Como muestra la experiencia del bucardo, la clonación está lejos de ser una ciencia perfeccionada. Pero las constantes mejoras en la técnica abren la posibilidad de que algún día resuciten una gran cantidad de especies extintas. El "zoológico congelado" del zoológico de San Diego ha conservado el ADN de cientos de mamíferos, aves, anfibios y peces, muchos de ellos amenazados o en peligro de extinción. En el ámbito botánico, la bóveda de semillas de Svalbard en Noruega conserva miles de variedades de cultivos alimentarios. Si (o cuando) algunas de esas especies se extingan, y si (o cuando) la clonación se vuelva más confiable, tales arcas criónicas serán esenciales para revivir plantas y animales perdidos.

    Mientras tanto, otros científicos están experimentando con la reproducción hacia atrás para revivir especies extintas. Para comprender la retrocrianza, piense en cualquier programa de cría selectiva utilizado para priorizar ciertos rasgos, solo que en este caso está ejecutando la evolución a la inversa. Un grupo holandés llamado Stichting Taurus está utilizando la cría de espalda para revivir al uro. La enorme especie de ganado (seis pies de altura en el hombro y que pesa más de una tonelada) una vez vagó por toda Europa, su semejanza aparece en las pinturas rupestres de Lascaux. Luego vino la ahora familiar historia de la destrucción del hábitat y la caza humana. El último murió en Polonia en 1627. Pero gran parte del código genético del uro permanece en las razas de vacas actuales, por ejemplo, en el ganado Heck, grande y salvaje. Los científicos holandeses están utilizando muestras de ADN de huesos y dientes de uro para averiguar su código genético exacto. Luego están criando ganado para seleccionar esos genes uro. Si todo va según el plan, cada generación sucesiva debería parecerse más al uro antiguo.

    ¿Qué tan cerca estamos de revivir una especie perdida y devolverla a la naturaleza? Eso depende. Mientras que una rana incubadora gástrica renacida parece inminente, una manada genéticamente diversa de mamuts lanudos probablemente esté a un siglo de distancia. Incluso la paloma migratoria tardará algún tiempo."Si todo salió bien y casi idealistamente perfecto, sería bueno tener algo en la naturaleza en los próximos 25 años", dice Ben Novak. "Creo que en 50 a 100 años podría empezar a ver algunas bandadas de tamaño significativo".

    Mientras los investigadores se afanan en sus laboratorios, Stewart Brand, el carismático y controvertido pensador ambientalista, ha asumido el trabajo de popularizar la extinción, cuyo Whole Earth Catalog era una especie de biblia de estilo de vida para los verdes de la era de los setenta. A fines de mayo, Brand hizo una presentación de una hora sobre la biología del avivamiento ante una sala repleta de varios cientos de personas en el San Francisco Jazz Center. Brand es alto, larguirucho y, a sus 74 años, todavía muy vigoroso, y la charla, en parte seminario de ciencia, en parte lección de historia, en parte atractivo sentimental, fue un anuncio conmovedor del potencial de la extinción.

    “La biotecnología está a punto de liberar la conservación, o al menos parte de ella, de una manera espectacular”, dijo al comienzo de su presentación. Luego, después de mostrar imágenes granuladas en blanco y negro del último tigre de Tasmania conocido, Brand entonó: “Vemos lo que hemos perdido y simplemente lloramos. Bueno, no llores, organízate ".

    En el relato de Brand, fueron él y su esposa, Ryan Phelan, quienes unieron los dispares esfuerzos de resurgimiento de especies en un movimiento internacional de extinción. Phelan es un exitoso emprendedor biomédico que, en los primeros años, fundó una de las primeras empresas, DNA Direct, que ofrecía pruebas genéticas a las personas a través de Internet. En el curso de su trabajo, Phelan conoció a George Church, un genetista de Harvard que es un líder en el campo de la biología sintética. Durante una cena en Cambridge con Church, Brand y Phelan tuvieron claro que el avivamiento de especies no solo era posible, sino probable. Así que Church y la pareja organizaron una reunión en el Instituto Wyss en Boston para discutir la posibilidad de traer de vuelta la paloma migratoria. Animados por la charla alentadora que escucharon allí, Brand y Phelan se conectaron con la National Geographic Society, que en el otoño de 2012 organizó una reunión a puerta cerrada de biólogos moleculares y de la conservación en Washington, DC. La reunión fue, según todos los informes, emocionante Church dijo que le recordaba la reunión de 1984 en Alta, UT, que inició el Proyecto Genoma Humano. Después de eso vino una historia de portada de National Geographic y un seminario TEDx ampliamente visto, todos diseñados, dijo Brand, para que "el discurso público [sobre la extinción] no sea simplista".

    Claramente, la charla de Brand en el San Francisco Jazz Center también fue parte de ese esfuerzo, un intento de inocular la extinción contra algunas de las críticas que han comenzado a surgir. "¿Por qué resucitar a las criaturas desaparecidas?" él dijo. “Será caro y difícil. Llevará décadas. No siempre tendrá éxito. Entonces, ¿por qué intentarlo? Las razones, dijo, son las mismas que nos motivan a hacer todo lo posible para proteger las especies en peligro de extinción: “Para preservar la biodiversidad, restaurar ecosistemas disminuidos, avanzar en la ciencia de la prevención de extinciones y deshacer el daño que los humanos han causado en el pasado."

    Brand tuvo especial cuidado en evitar cualquier sugerencia de que las especies sintetizadas no serían tan valiosas como las originales naturales. "¿Habrá algo malo con esas palomas migratorias si tienen rastros de cola de banda en ellas?" Brand preguntó, y luego rápidamente descartó esas preocupaciones. “Perdemos nuestro tiempo volviéndonos puristas sobre los genomas. La mayoría de los bisontes estadounidenses que protegemos tienen algunos genes de ganado y no hay diferencia en su apariencia o comportamiento ".

    La extinción, argumentó Brand, podría rescatar al conservacionismo de una "especie de desesperanza" en la que muchas personas ven el mundo natural como irrevocablemente "roto". “La conservación se centra demasiado en recuperar el pasado”, proclamó. "Debe tratarse de crear una visión emocionante del futuro".

    Luego hizo una súplica moral. Si la extinción es técnicamente posible, tenemos la obligación de intentarlo: “Los seres humanos han hecho un gran agujero en la naturaleza durante los últimos 10.000 años. Ahora tenemos la capacidad de reparar parte del daño ". Brand cerró con un aforismo inspirado en una interpretación de Gary Snyder del budismo zen: "Parte de 'no hacer daño' es 'deshacer el daño' ... ¿Quieres probarlo?"

    En conjunto, fue una presentación convincente. Al menos en ese momento, quería probarlo. Ver un mamut lanudo en carne y hueso, sería asombroso. Recuperar la paloma migratoria sería un acto de justicia poética. Solo un aguafiestas se opondría.

    Y sin embargo ... no podía evitar la sensación de que esto era más complicado de lo que Brand lo había hecho sonar. Resucitar una especie de entre los muertos podría ser posible, pero recrear el ecosistema en el que alguna vez vivió sería mucho más difícil. En lugar de un endling, podríamos tener un huérfano ecológico, varado fuera de su tiempo. Una especie revivida sería una curiosidad maravillosa, pero, me preocupaba, no sería una cura para las extinciones que seguimos causando.

    No tuve que esperar mucho para compartir mis preocupaciones. Brand y Phelan habían organizado una cena privada justo después de la presentación y me invitaron a asistir. La reunión tuvo lugar en Hayes Street Grill, una institución de San Francisco que es un lugar favorito para las personas que se dirigen a la ópera o al ballet. Éramos 19: un puñado de capitalistas de riesgo de Silicon Valley, un grupo de expertos en tecnología, algunos de los amigos de Brand, además del eco-futurista Alex Steffen y Kevin Kelly, el editor fundador de Wired. Teníamos el lugar para nosotros solos. Brand se sentó en el centro de la mesa y luego dejó caer sobre el mantel blanco un mamut de peluche que había usado como apoyo durante su charla. Con un brillo travieso en sus ojos, era obvio cómo había encajado como uno de los Bromistas Felices de Ken Kesey.

    Por su parte, Phelan hablaba en serio. Una rubia llamativa con ojos azules suaves, Phelan se comporta con la confianza fácil de alguien que ha sido ajeno al fracaso. Sin embargo, sus éxitos profesionales no la han infectado de arrogancia. Sabe cuánto no sabe y está ansiosa por escuchar puntos de vista contradictorios. Mientras examinábamos el menú, Phelan lanzó un desafío: “Quiero dar la vuelta a la mesa y quiero que cada uno de ustedes comparta sus preocupaciones. ¿Cuál es su mayor preocupación sobre la extinción? Porque tenemos que hacerlo bien. Necesitamos asegurarnos de hacer la vigilancia de precaución ".

    Nadie se contuvo. Durante las siguientes dos horas, la conversación de la cena tocó todas las principales críticas de extinción que escucharía de biólogos y activistas ambientales en las próximas semanas. Las objeciones son así:

    ¿Necrofauna carismática?

    La primera queja sobre la biología del renacimiento es que distraerá la atención del trabajo menos glamoroso de proteger los hábitats amenazados y las especies en peligro de extinción, pero aún existentes. Algunas personas han argumentado que el movimiento conservacionista le ha hecho un flaco favor al público al enfocarse tanto en animales especialmente tiernos o geniales: “megafauna carismática” como pandas, tigres y lobos. Para preservar verdaderamente la vida silvestre, la mayoría de los biólogos conservacionistas están de acuerdo, debemos priorizar el ahorro de ecosistemas completos. Con su entusiasmo exagerado por el mamut lanudo y la paloma migratoria, los defensores de la extinción solo alimentan esa miopía de una sola especie. En la cena del Hayes Street Grill, Alex Steffen acuñó un neologismo para esto: "carismático necrofauna."

    "Quiero decir, si tuviéramos una paloma migratoria, ¿dónde diablos la pondríamos?" Stuart Pimm, de la Universidad de Duke, me dijo más tarde en una entrevista. “El caso más evidente es el de la cabra montés de los Pirineos. Fueron cazados hasta la extinción. Si lo traes de vuelta, sería el cabrito más caro que han comido esos vascos. Tienes que tener un lugar para guardarlos. Es incluso peor que eso, porque te distrae del hecho de que no se trata de especies, se trata de ecosistemas. Si hubiera visto búhos en una botella, ¿resolvería eso el problema de que se extinguieran en el noroeste del Pacífico? No, porque todavía estás destruyendo los bosques ".

    En todo caso, los impulsores de la extinción solo han avivado esta ansiedad. Tomemos como ejemplo al entusiasta de las aves Ben Novak. Su fetiche por la paloma migratoria y sus peculiaridades personales (lleva el pelo completamente rapado de un lado y el mentón del otro) le dan el aire de uno de esos excéntricos ciudadanos exploradores ingleses del siglo XIX que estaban decididos a sus objetivos. —Sin importar si los objetivos eran científicamente importantes. En nuestra entrevista, reconoció que la Fundación Long Now se centra en la paloma en parte porque llama la atención y, bueno, es financiable. “Nuestro objetivo es lograr que las personas respalden el objetivo de la extinción”, dijo. “Habíamos propuesto hacer un trabajo de prueba de concepto de una manera que usaría dos ratas vivas y una especie de rata extinta, porque la tecnología está mucho más avanzada para el trabajo celular con esas especies. Pero pocas personas realmente se preocupan por trabajar con una rata para un tema como este ".

    Tigre de Tasmania. Imagen: Rod Scott

    Aquí tiene, senador Inhofe.

    Una segunda preocupación se centra en cómo el público podría llegar a percibir la extinción. ¿Qué pasa si la gente tiene la idea de que, dado que podemos recuperar especies desaparecidas, ya no tenemos que preocuparnos por eliminar plantas y animales? La extinción podría generar una especie de riesgo moral: las personas pueden estar dispuestas a correr más riesgos con el medio ambiente, creyendo que no hay precio que pagar. La mera posibilidad de un renacimiento de la biología podría dar cobertura retórica a las fuerzas empeñadas en la extracción de recursos a cualquier precio. "Lo que temo es que habrá gente que diga: 'Ya no tenemos que preocuparnos por la extinción'", me dijo David Ehrenfeld, profesor de biología en Rutgers. "Sabes de inmediato qué miembros del Congreso dirán eso".

    Brand y Phelan se toman esta queja en serio. “El peor de los casos sería uno en el que la gente se volviera más arrogante acerca de la extinción”, me dijo Phelan. Y eso, dice Brand, "sería como renunciar al ejercicio y una buena dieta porque escuchas que los costos de la cirugía cardíaca están bajando".

    El problema es que no todo el mundo es tan concienzudo como una pareja que vive en una casa flotante en Sausalito. La política estadounidense en la era digital es un juego de teléfono instantáneo Brand y la consideración de Phelan no se traducirá muy lejos. Algunos agentes políticos podrían usar cínicamente la posibilidad de la extinción para promover más la tala, la minería o la extracción de petróleo. Alex Steffen advirtió: "Les garantizo que hay personas en DC que están trabajando hasta tarde esta noche haciendo un plan para usar esto para impulsar una agenda política de destrucción continua".

    Ceci n'est pas une pipe.

    Si parece una paloma migratoria y arrulla como una paloma migratoria, pero está compuesto en gran parte por genes de paloma migratoria, ¿es realmente una paloma migratoria? ¿O simplemente una representación de uno? Nadie con quien hablé sintió que una especie revivida tendría que ser 100 por ciento pura. Aún así, escuché dudas sobre el valor de algo que sería, en palabras de Stanley Temple, profesor de estudios ambientales en la Universidad de Wisconsin y miembro del Centro Aldo Leopold, “una quimera de paloma. O un mamut que es en parte mamut y en parte elefante asiático ". En algún momento, el acervo genético original podría estar tan diluido que el ejercicio podría ser inútil.

    La genética y la biología sintética han avanzado mucho en la última década, pero siguen siendo ciencias inexactas. "El ADN no es un manual de instrucciones", me dijo Ehrenfeld de Rutgers. “Es como una lista de ingredientes. Como una especie de diccionario ".

    La ciencia emergente de la epigenética complica aún más el problema. Los investigadores han descubierto que las indicaciones genéticas codificadas dentro de una cadena de ADN pueden activarse y desactivarse dependiendo de varios factores. Por ejemplo, un padre obeso y estresado pasará a su progenie características diferentes a las de un padre delgado y próspero. Las pocas palomas migratorias restantes de las que tenemos muestras de tejido (aves que vivían en bandadas pequeñas y fracturadas) podrían no ser representativas de la paloma migratoria en su mejor momento de mil millones de personas.

    Pero incluso los escépticos dicen que el trabajo molecular que están realizando los biólogos del renacimiento podría ayudar a la conservación de especies tradicionales. Los avances en la secuenciación genómica podrían, por ejemplo, resolver los cuellos de botella genéticos en especies en peligro crítico como el rinoceronte blanco del norte. “Si quieren recuperar ADN antiguo y ver qué pueden encontrar, eso podría ser una adición a la diversidad genética [de especies que aún viven]”, dijo Temple. "Para mí, eso es casi más emocionante que traer de vuelta una paloma migratoria".

    Comedores de gente púrpura voladores.

    Dentro de las preocupaciones específicas se encuentran las ansiedades más difíciles de precisar sobre el abuso de la ingeniería genética y la biología sintética. En pocas palabras, cuando jugamos con los componentes básicos de la vida, no podemos estar seguros de que los experimentos no se nos escapen. “Ellos [los avivadores de especies] asumen una especie de omnisciencia que simplemente no tenemos como ecologistas”, dijo Ehrenfeld. “Simplemente no podemos predecir si una especie que ha sido trasladada será invasora. ... Esto es tecno-optimismo del peor tipo ".

    A algunas personas les preocupa que los bienintencionados esfuerzos de extinción puedan ser un trampolín hacia un retoque más diabólico, al estilo del Dr. Moreau. Después de la presentación de Brand, Ben Novak, hablando en el escenario, mencionó casualmente el potencial de crear "especies personalizadas". El genetista de Harvard George Church (“un científico loco de Central Casting”, en palabras de una persona con la que hablé) es aún más arrogante. En su libro Regenesis, escribe: "Las tecnologías genómicas nos permitirán ... llevar la evolución a lugares donde nunca ha ido, y donde probablemente nunca iría si se dejara a su suerte".

    Tal charla incomoda incluso a algunos de los patrocinadores de Brand. Uno de los capitalistas de riesgo en la cena de Hayes Street Grill dijo que temía que la gente creara "comedores de personas violetas voladoras" en sus garajes, algo parecido a las especies artificiales fuera de control en la novela distópica cli-fi de Margaret Atwood, Oryx y Crake. Esta no es una preocupación académica. En mayo, un grupo de aficionados a la biotecnología recaudó casi medio millón de dólares en Kickstarter para financiar la creación de laboratorio de plantas que brillan en la oscuridad a cada persona que prometió más de $ 40 se le prometieron "semillas para cultivar una planta brillante en casa".

    Los avivadores de especies se impacientan cuando escuchan críticas a la biología sintética. “Esto es lo que hacemos: exploramos, progresamos, cambiamos la forma en que interactuamos con el mundo y le damos forma a nuestro alrededor”, dice Novak. Phelan argumenta: “Ya estamos diseñando. La ingeniería está sucediendo ".

    Suficientemente cierto. Pero vale la pena recordar que la ingeniería no es infalible. Tomemos, como solo un ejemplo, el nuevo puente de la bahía de San Francisco-Oakland. El puente colgante de hermoso diseño supera el presupuesto en miles de millones de dólares y, antes de que un solo automóvil haya pasado sobre él, ya está roto debido a algunos pernos defectuosos. La ingeniería humana es, de hecho, una maravilla, sólo manchada por la inevitabilidad del error humano.

    Hank Greeley es un académico académico, el tipo de pensador que es capaz de ver las cuatro caras de cada moneda. Como profesor de derecho en la Universidad de Stanford y director del Centro de Derecho y Biociencias de la escuela, Greeley se especializa en desentrañar las implicaciones de las ciencias de la vida emergentes. Es una posición, dice, que a menudo lo mete en problemas desde todos los lados de los debates sobre ingeniería genética. "Tengo la suerte o la mala suerte de dirigirme hacia la mitad de cualquier tema", me dijo recientemente.

    De las 25 presentaciones realizadas en TEDx De-Extinction, Greeley's fue una de las más reflexivas. El profesor de derecho analizó los pros y los contras de la extinción y preguntó si debería considerarse "arrogancia o esperanza". Luego respondió con un equívoco, "sí, un poquito de ambos". Después de sopesar la evidencia, Greeley dijo que estaba a favor de la extinción debido a la forma en que provocaría una “sensación de asombro”. Sería sobrecogedor ver un mamut lanudo. ... Sería como la primera vez que doblé esa esquina y vi el valle de Yosemite extendido ante mí ".

    Este es un estribillo común entre los avivadores de especies. Novak dice que su trabajo es esperanzador y "humanista" de una manera "similar a la carrera espacial". Phelan me dijo que la extinción podría dar al conservacionismo una sacudida de "esperanza y energía positiva". En su presentación de San Francisco, Brand prometió: "La generación actual de niños experimentará el regreso de algunas criaturas notables en su vida". Y en ese logro "podrían ver nuestra relación con la naturaleza como algo más que trágico".

    Lo siento, pero no me lo creo. La extinción es buena, estoy de acuerdo. Sin embargo, no hará una contribución significativa al movimiento conservacionista mundial.

    No hay duda de que un perezoso terrestre gigante revivido sería asombroso, en el verdadero sentido de la palabra. Pero dudo que tal visión reviva una maravilla con el mundo no humano y, en el proceso, revitalice los esfuerzos para proteger ese mundo. ¿Por qué? Simplemente por la diferencia en cómo experimentamos una maravilla hecha por el hombre y una natural. El asombro que experimentamos con nuestros gee-gaws tecnológicos (¿recuerdas el primer iPhone que viste?) Es una cosa. El asombro que experimentamos con la sorpresa ante las formas naturales (¿recuerdas la primera vez que visitaste el Gran Cañón?) Es otro.

    Cuando compartí esta preocupación con Greeley, se lo tomó en serio y luego lo descartó. “La maravilla está condicionada culturalmente”, dijo. “La maravilla varía. No estoy seguro de que exista una diferencia entre la maravilla inspirada en la naturaleza y la maravilla inspirada en el horizonte de Manhattan o el Partenón ".

    Creo que Greeley está equivocado. No quiero ser demasiado remilgado al respecto, pero cuando se trata de los objetos de nuestra maravilla, la distinción marca la diferencia. El horizonte de Manhattan por la noche nos sorprende con la escala de la invención humana, la Vía Láctea nos sorprende con la escala del universo. Ambos son un arreglo de luces, pero mientras que el primero hace que la humanidad parezca enorme, el segundo nos hace sentir pequeños. La diferencia es importante porque influye en cómo pensamos sobre nuestro lugar en este planeta. El horizonte es bueno para ilustrar nuestro poder, el paisaje estelar nos enseña humildad.

    Los avivadores de especies sobrestiman la contribución de la extinción al conservacionismo porque no entienden de qué se trata realmente la conservación. Brand, Novak y Phelan dicen que los humanos siempre han sido creadores e ingenieros, y no se equivocan. Pero ese hecho no agrega nada a la ética o práctica de la conservación. Tomar algunas partes del mundo no humano y protegerlas de nuestros deseos rebeldes es, sobre todo, un ejercicio de moderación, no creación. La conservación se trata de tolerancia. Es una demostración de la disciplina para dejarlo lo suficientemente bien.

    Moderación, Disciplina, Humildad, Tolerancia. Lo sé, esas son virtudes pasadas de moda, pasadas de moda en la época del Antropoceno.Sin embargo, siguen siendo los contrapesos esenciales para aquellos que pavimentarían todo lo que pudieran por el bien de un dólar.

    "Somos como dioses y bien podríamos ser buenos en eso", fue el famoso epigrama del Whole Earth Catalog de Stewart Brand. Cuarenta y cinco años después, la posibilidad de extinción hace que la línea sea más cierta que nunca. ¿Jugar a ser Dios resucitando especies de la tumba nos hará mejores conservacionistas? Improbable. La solución tecnológica de la extinción será, de hecho, impresionante. Pero no pretendamos que las invenciones humanas harán que la creación no humana parezca más merecedora de nuestro cuidado y protección.

    Si realmente queremos que nuestra relación con la naturaleza sea "algo más que trágico", lo que eso requerirá, sobre todo, es que finalmente, tardíamente, seamos buenos para comportarnos como algo menos que dioses.

    Visite la página de BIODIVERSIDAD de EcoWatch para obtener más noticias relacionadas con este tema.


    Los problemas con una unidad warp

    Sin embargo, hubo algunos problemas. Lo más importante fue que este "impulso de Alcubierre" requería mucha "materia exótica" o "energía negativa" para funcionar. Desafortunadamente, no existe tal cosa. Estas son cosas que los teóricos soñaron con ceñirse a las ecuaciones de GR para hacer cosas interesantes como hacer agujeros de gusano abiertos estables o unidades warp en funcionamiento.

    También es digno de mención que los investigadores han expresado otras preocupaciones sobre una unidad Alcubierre, como cómo violaría la mecánica cuántica o cómo, cuando llegara a su destino, destruiría todo lo que está frente a la nave en un destello apocalíptico de radiación.


    Contenido

    Los europeos conocieron los restos de varios elefantes extintos durante siglos, pero generalmente se interpretaron, basándose en relatos bíblicos, como restos de criaturas legendarias como gigantes o gigantes. Se pensaba que eran restos de elefantes modernos que habían sido traídos a Europa durante la República Romana, por ejemplo, los elefantes de guerra de Aníbal y Pirro de Epiro, o animales que habían vagado hacia el norte. [2] Los primeros restos de mamut lanudo estudiados por científicos europeos fueron examinados por Hans Sloane en 1728 y consistían en dientes y colmillos fosilizados de Siberia. Sloane fue el primero en reconocer que los restos pertenecían a elefantes. [3] Sloane recurrió a otra explicación bíblica de la presencia de elefantes en el Ártico, afirmando que habían sido enterrados durante el Gran Diluvio y que Siberia había sido previamente tropical antes de un cambio climático drástico. [4] Otros interpretaron la conclusión de Sloane de manera ligeramente diferente, argumentando que la inundación había llevado a los elefantes de los trópicos al Ártico. El artículo de Sloane se basó en las descripciones de los viajeros y algunos huesos dispersos recogidos en Siberia y Gran Bretaña. Discutió la cuestión de si los restos eran o no de elefantes, pero no sacó conclusiones. [5] En 1738, el zoólogo alemán Johann Philipp Breyne argumentó que los fósiles de mamut representaban una especie de elefante. No pudo explicar por qué se encontraría un animal tropical en una zona tan fría como Siberia, y sugirió que podrían haber sido transportados allí por el Gran Diluvio. [6]

    En 1796, el biólogo francés Georges Cuvier fue el primero en identificar los restos de mamut lanudo no como elefantes modernos transportados al Ártico, sino como una especie completamente nueva. Argumentó que esta especie se había extinguido y ya no existía, un concepto que no era ampliamente aceptado en ese momento. [2] [7] Tras la identificación de Cuvier, el naturalista alemán Johann Friedrich Blumenbach le dio al mamut lanudo su nombre científico, Elephas primigenius, en 1799, colocándolo en el mismo género que el elefante asiático. Este nombre en latín significa "el elefante primogénito". Cuvier acuñó el nombre Elephas mammonteus unos meses más tarde, pero posteriormente se utilizó el nombre anterior. [8] En 1828, el naturalista británico Joshua Brookes usó el nombre Mammuthus borealis en busca de fósiles de mamut lanudo en su colección que puso a la venta, acuñando así un nuevo nombre de género. [9]

    No está claro dónde y cómo se originó la palabra "mamut". De acuerdo con la Diccionario de ingles Oxford, proviene de una antigua palabra de Vogul mēmoŋt, "cuerno de tierra". [10] Puede ser una versión de mehemot, la versión árabe de la palabra bíblica "gigante". Otro posible origen es el estonio, donde maa significa "tierra", y chucho significa "topo". La palabra se utilizó por primera vez en Europa a principios del siglo XVII, para referirse a maimanto colmillos descubiertos en Siberia. [11] El presidente estadounidense Thomas Jefferson, que tenía un gran interés en la paleontología, fue parcialmente responsable de transformar la palabra "mamut" de un sustantivo que describe al elefante prehistórico a un adjetivo que describe cualquier cosa de tamaño sorprendentemente grande. El primer uso registrado de la palabra como adjetivo fue en una descripción de una rueda de queso (el "Cheshire Mammoth Cheese") que se le dio a Jefferson en 1802. [12]

    A principios del siglo XX, la taxonomía de los elefantes extintos era compleja. En 1942, se publicó la monografía póstuma del palaoentólogo estadounidense Henry Fairfield Osborn sobre Proboscidea, en la que utilizó varios nombres de taxón que se habían propuesto previamente para especies de mamut, incluido el reemplazo Mammuthus con Mammonteus, ya que creía que el nombre anterior se había publicado de forma inválida. [13] La taxonomía de mamut fue simplificada por varios investigadores desde la década de 1970 en adelante, todas las especies se mantuvieron en el género. Mammuthus, y muchas de las diferencias propuestas entre especies se interpretaron en cambio como variación intraespecífica. [14] Osborn eligió dos molares (encontrados en Siberia y Osterode) de la colección de Blumenbach en la Universidad de Göttingen como muestras de lectotipo para el mamut lanudo, ya que la designación de holotipo no se practicaba en la época de Blumenbach. La paleontóloga rusa Vera Gromova propuso además que el primero debería considerarse el lectotipo y el segundo como paralectotipo. Ambos molares se creían perdidos en la década de 1980, por lo que el "mamut de Taimyr" más completo encontrado en Siberia en 1948 se propuso como el espécimen de neotipo en 1990. Resoluciones a cuestiones históricas sobre la validez del nombre del género Mammuthus y la designación de especie tipo de E. primigenius también fueron propuestos. [15] El paralectotipo molar (muestra GZG.V.010.018) se ha localizado desde entonces en la colección de la Universidad de Göttingen, identificado comparándolo con la ilustración de Osborn de un yeso. [8] [16]

    Evolución Editar

    Los primeros miembros conocidos de Proboscidea, el clado que contiene los elefantes modernos, existieron hace unos 55 millones de años alrededor del mar de Tetis. Los parientes más cercanos conocidos de Proboscidea son los sirenios (dugongos y manatíes) y los hyraxes (un orden de pequeños mamíferos herbívoros). La familia Elephantidae existió hace 6 millones de años en África e incluye a los elefantes y mamuts modernos. Entre muchos clados ahora extintos, el mastodonte (Mammut) es solo un pariente lejano de los mamuts y parte de la familia separada Mammutidae, que divergió 25 millones de años antes de que evolucionaran los mamuts. [17] El siguiente cladograma muestra la ubicación del género Mammuthus entre otros proboscidios, según las características del hueso hioides en el cuello: [18]

    En seis semanas desde 2005-2006, tres equipos de investigadores ensamblaron de forma independiente perfiles del genoma mitocondrial del mamut lanudo a partir de ADN antiguo, lo que les permitió confirmar la estrecha relación evolutiva entre mamuts y elefantes asiáticos (Elephas maximus). [19] [20] Una revisión de ADN de 2015 confirmó a los elefantes asiáticos como el pariente vivo más cercano del mamut lanudo. [21] Elefantes africanos (Loxodonta africana) se separó de este clado hace unos 6 millones de años, cerca del momento de la división similar entre chimpancés y humanos. [22] Un estudio de 2010 confirmó estas relaciones y sugirió que los linajes del mamut y el elefante asiático divergieron hace 5,8 a 7,8 millones de años, mientras que los elefantes africanos se separaron de un antepasado común anterior hace 6,6 a 8,8 millones de años. [23] En 2008, se cartografió gran parte del ADN cromosómico del mamut lanudo. El análisis mostró que el mamut lanudo y el elefante africano son 98,55% a 99,40% idénticos. [24] El equipo trazó un mapa de la secuencia del genoma nuclear del mamut lanudo extrayendo ADN de los folículos pilosos de un mamut de 20.000 años recuperado del permafrost y otro que murió hace 60.000 años. [25] En 2012, las proteínas se identificaron con seguridad por primera vez, recolectadas de un mamut lanudo de 43.000 años. [26]

    Dado que se conocen muchos restos de cada especie de mamut de varias localidades, es posible reconstruir la historia evolutiva del género a través de estudios morfológicos. Las especies de mamut se pueden identificar por la cantidad de crestas de esmalte (o placas laminares) en sus molares. Las especies primitivas tenían pocas crestas, y el número aumentó gradualmente a medida que las nuevas especies evolucionaron para alimentarse de alimentos más abrasivos. Las coronas de los dientes se hicieron más profundas y los cráneos se hicieron más altos para adaptarse a esto. Al mismo tiempo, los cráneos se acortaron de adelante hacia atrás para minimizar el peso de la cabeza. [1] [27] Los cráneos cortos y altos de mamuts lanudos y colombianos (Mammuthus columbi) fueron la culminación de este proceso. [28]

    Los primeros miembros conocidos del género Mammuthus son las especies africanas Mammuthus subplanifrons del Plioceno, y M. africanavus del Pleistoceno. Se cree que el primero es el antepasado de formas posteriores. Los mamuts entraron en Europa hace unos 3 millones de años. El mamut europeo más antiguo ha sido nombrado M. rumanus se extendió por Europa y China. Solo se conocen sus molares, que muestran que tenía de 8 a 10 rebordes de esmalte. Una población evolucionó de 12 a 14 crestas, separándose y reemplazando al tipo anterior, convirtiéndose en el mamut del sur (M. meridionalis) hace unos 2-1,7 millones de años. A su vez, esta especie fue reemplazada por el mamut de estepa (M. trogontherii) con 18-20 crestas, que evolucionaron en el este de Asia hace alrededor de 1 millón de años. [1] Mamuts derivados de M. trogontherii evolucionaron molares con 26 crestas hace 400.000 años en Siberia y se convirtieron en el mamut lanudo. [1] Los mamuts lanudos entraron en Norteamérica hace unos 100.000 años cruzando el estrecho de Bering. [28]

    Subespecies e hibridación Editar

    Se conocen individuos y poblaciones que presentan morfologías de transición entre cada una de las especies de mamut, y las especies primitivas y derivadas coexistieron, también, hasta que la primera desapareció. Por tanto, las diferentes especies y sus formas intermedias se han denominado "cronoespecies". Muchos taxones intermedios entre M. primigenius y se han propuesto otros mamuts, pero su validez es incierta según el autor, se consideran formas primitivas de una especie avanzada o formas avanzadas de una especie primitiva. [1] Distinguir y determinar estas formas intermedias se ha denominado uno de los problemas más duraderos y complicados de la paleontología cuaternaria. Especies y subespecies regionales e intermedias como M. intermedius, M. chosaricus, M. p. primigenius, M. p. jatzkovi, M. p. sibiricus, M. p. fraasi, M. p. leith-adamsi, M. p. Hydruntinus, M. p. astensis, M. p. americanus, M. p. compressus y M. p. alaskensis ha sido propuesto. [13] [29] [30]

    Un estudio genético de 2011 mostró que dos especímenes examinados del mamut colombino se agruparon dentro de un subclade de mamuts lanudos. Esto sugiere que las dos poblaciones se cruzaron y produjeron descendencia fértil. Un tipo norteamericano anteriormente conocido como M. jeffersonii puede ser un híbrido entre las dos especies. [31] Un estudio de 2015 sugirió que los animales en el rango donde M. columbi y M. primigenius superpuestos formaron una metapoblación de híbridos con morfología variable. Sugirió que Eurasia M. primigenius tenía una relación similar con M. trogontherii en áreas donde su rango se superpuso. [32]

    En 2021, se secuenció por primera vez ADN de más de un millón de años, de dos dientes de mamut del Pleistoceno temprano encontrados en el este de Siberia. Un diente de Adycha (1-1,3 millones de años) pertenecía a un linaje que era ancestral de mamuts lanudos posteriores, mientras que el otro de Krestovka (1,1-1,65 millones de años) pertenecía a un nuevo linaje, posiblemente una especie distinta, quizás descendiente de mamuts de estepa que se habían aislado. El estudio encontró que la mitad de la ascendencia de los mamuts colombianos provino del linaje Krestovka, y la otra mitad de los mamuts lanudos, y la hibridación ocurrió hace más de 420.000 años, durante el Pleistoceno medio. Más tarde, los mamuts lanudos y colombianos también se cruzaron ocasionalmente, y las especies de mamuts quizás hibridaron de forma rutinaria cuando se unieron por la expansión glacial. Estos hallazgos fueron la primera evidencia de especiación híbrida de ADN antiguo. El estudio también encontró que las adaptaciones genéticas a los ambientes fríos, como el crecimiento del cabello y los depósitos de grasa, ya estaban presentes en el linaje del mamut de la estepa, y no eran exclusivas de los mamuts lanudos. [33] [34]

    La apariencia del mamut lanudo es probablemente la más conocida de cualquier animal prehistórico debido a los muchos especímenes congelados con tejidos blandos preservados y representaciones de humanos contemporáneos en su arte. Los machos adultos alcanzaron alturas de hombros de entre 2,7 y 3,4 m (8,9 y 11,2 pies) y pesaron hasta 6 toneladas (6,6 toneladas cortas). Es casi tan grande como los elefantes africanos machos existentes, que comúnmente alcanzan una altura de hombro de 3 a 3,4 m (9,8 a 11,2 pies) y es menor que el tamaño de las especies de mamut anteriores. M. meridionalis y M. trogontherii, y el contemporáneo M. columbi. Se desconoce la razón del tamaño más pequeño. Las hembras de mamuts lanudos alcanzaban una altura de hombros de 2,6 a 2,9 m (8,5 a 9,5 pies) y eran más ligeras que los machos, con un peso de hasta 4 toneladas (4,4 toneladas cortas). Un ternero recién nacido habría pesado alrededor de 90 kg (200 lb). Estos tamaños se deducen de la comparación con elefantes modernos de tamaño similar. [35] Pocos especímenes congelados tienen genitales preservados, por lo que el sexo generalmente se determina mediante el examen del esqueleto. La mejor indicación del sexo es el tamaño de la cintura pélvica, ya que la abertura que funciona como canal de parto es siempre más ancha en las mujeres que en los hombres. [36] Aunque los mamuts de la isla Wrangel eran más pequeños que los del continente, su tamaño variaba y no eran lo suficientemente pequeños como para ser considerados "enanos isleños". [37] Se afirma que las últimas poblaciones de mamuts lanudos han disminuido de tamaño y aumentado su dimorfismo sexual, pero esto fue descartado en un estudio de 2012. [38]

    Los mamuts lanudos tenían varias adaptaciones al frío, siendo la más notable la capa de piel que cubría todas las partes de su cuerpo. Otras adaptaciones al clima frío incluyen orejas que son mucho más pequeñas que las de los elefantes modernos, que medían unos 38 cm (15 pulgadas) de largo y 18 a 28 cm (7,1 a 11 pulgadas) de ancho, y la oreja de los 6 a 12 meses. -el becerro congelado de edad "Dima" tenía menos de 13 cm (5,1 pulgadas) de largo. Las orejas pequeñas redujeron la pérdida de calor y la congelación, y la cola era corta por la misma razón, solo 36 cm (14 pulgadas) de largo en el "mamut Berezovka". La cola contenía 21 vértebras, mientras que las colas de los elefantes modernos contienen 28–33. Su piel no era más gruesa que la de los elefantes actuales, entre 1,25 y 2,5 cm (0,49 y 0,98 pulgadas). Tenían una capa de grasa de hasta 10 cm (3,9 pulgadas) de espesor debajo de la piel, lo que ayudaba a mantenerlos calientes. Los mamuts lanudos tenían anchos colgajos de piel debajo de la cola que cubrían el ano, esto también se ve en los elefantes modernos. [39]

    Otros rasgos característicos representados en las pinturas rupestres incluyen una cabeza grande, alta, de una sola cúpula y una espalda inclinada con una joroba alta en los hombros, esta forma resultó de las apófisis espinosas de las vértebras traseras que disminuyeron en longitud de adelante hacia atrás. Estas características no estaban presentes en los juveniles, que tenían lomos convexos como los elefantes asiáticos. Otra característica que se muestra en las pinturas rupestres fue confirmada por el descubrimiento de un espécimen congelado en 1924, un adulto apodado el "mamut de Kolyma medio", que se conservó con una punta de tronco completa. A diferencia de los lóbulos del tronco de los elefantes modernos, el "dedo" superior en la punta del tronco tenía un lóbulo largo y puntiagudo y tenía 10 cm (3,9 pulgadas) de largo, mientras que el "pulgar" inferior tenía 5 cm (2,0 pulgadas) y era más ancho. . El tronco de "Dima" tenía 76 cm (2,49 pies) de largo, mientras que el tronco del "mamut Liakhov" adulto tenía 2 metros (6,6 pies) de largo. [39] El tronco bien conservado de un espécimen juvenil apodado "Yuka" fue descrito en 2015, y se demostró que posee una expansión carnosa un tercio por encima de la punta. En lugar de ser ovalada como el resto del tronco, esta parte era elipsoidal en sección transversal y tenía el doble de tamaño en diámetro. Se demostró que la característica está presente en otros dos especímenes, de diferentes sexos y edades. [40]

    Abrigo Editar

    El pelaje consistía en una capa exterior de "pelo protector" largo y áspero, que medía 30 cm (12 pulgadas) en la parte superior del cuerpo, hasta 90 cm (35 pulgadas) de largo en los flancos y la parte inferior, y 0,5 mm (0,020 pulg.) de diámetro, y una capa interior más densa de lana inferior más corta y ligeramente rizada, de hasta 8 cm (3,1 pulg.) de largo y 0,05 mm (0,0020 pulg.) de diámetro. Los pelos de la parte superior de la pierna medían hasta 38 cm (15 pulgadas) de largo, y los de los pies tenían 15 cm (5,9 pulgadas) de largo y llegaban hasta los dedos de los pies. Los pelos de la cabeza eran relativamente cortos, pero más largos en la parte inferior y los lados del tronco. La cola estaba extendida por pelos gruesos de hasta 60 cm (24 pulgadas) de largo, que eran más gruesos que los pelos de guarda. El mamut lanudo probablemente muda estacionalmente, y el pelaje más pesado se muda durante la primavera. Dado que era más probable que se conservaran los cadáveres de mamut, posiblemente solo se haya conservado el abrigo de invierno en los especímenes congelados. Los elefantes modernos tienen mucho menos pelo, aunque los juveniles tienen una capa de pelo más extensa que los adultos. [41] Se cree que esto es para la termorregulación, lo que les ayuda a perder calor en sus ambientes cálidos. [42] La comparación entre los pelos de los mamuts lanudos y los elefantes existentes muestra que no difieren mucho en la morfología general. [43] Los mamuts lanudos tenían numerosas glándulas sebáceas en la piel, que secretaban aceites en su cabello, lo que habría mejorado el aislamiento de la lana, repelido el agua y dado al pelaje un brillo lustroso. [44]

    El pelaje de mamut lanudo conservado es de color marrón anaranjado, pero se cree que es un artefacto del blanqueamiento del pigmento durante el entierro. La cantidad de pigmentación varió de un cabello a otro y dentro de cada cabello. [39] Un estudio de 2006 secuenció el Mc1r gen (que influye en el color del cabello en los mamíferos) de los huesos de mamut lanudo. Se encontraron dos alelos: uno dominante (completamente activo) y uno recesivo (parcialmente activo). En mamíferos, recesivo Mc1r alelos dan como resultado cabello claro. Los mamuts nacidos con al menos una copia del alelo dominante habrían tenido abrigos oscuros, mientras que aquellos con dos copias del alelo recesivo habrían tenido abrigos claros. [45] Un estudio de 2011 mostró que los individuos ligeros habrían sido raros.[46] En cambio, un estudio de 2014 indicó que la coloración de un individuo variaba desde no pigmentado en el cabello, bicolor, no pigmentado y pelos de protección rojo-marrón mixtos, y debajo del cabello no pigmentado, lo que daría una apariencia general clara. [47]

    Dentición Editar

    Los mamuts lanudos tenían colmillos muy largos (dientes incisivos modificados), que eran más curvos que los de los elefantes modernos. El colmillo macho más grande conocido mide 4,2 m (14 pies) de largo y pesa 91 kg (201 lb), pero el tamaño más típico era de 2,4 a 2,7 m (7,9 a 8,9 pies) y 45 kg (99 lb). Los colmillos de las hembras eran más pequeños y delgados, de 1,5 a 1,8 m (4,9 a 5,9 pies) y pesaban 9 kg (20 libras). A modo de comparación, el récord de colmillos más largos del elefante africano de sabana es de 3,4 m (11 pies). Las vainas de los colmillos eran paralelas y estaban muy espaciadas. Aproximadamente una cuarta parte de la longitud estaba dentro de los enchufes. Los colmillos crecieron en espiral en direcciones opuestas desde la base y continuaron en una curva hasta que las puntas se apuntaron entre sí, a veces cruzando. De esta manera, la mayor parte del peso habría estado cerca del cráneo y se produciría menos torque que con los colmillos rectos. Los colmillos eran generalmente asimétricos y mostraban una variación considerable, con algunos colmillos curvados hacia abajo en lugar de hacia afuera y algunos más cortos debido a la rotura. Los terneros desarrollaron pequeños colmillos de leche de unos pocos centímetros de largo a los seis meses de edad, que fueron reemplazados por colmillos permanentes un año después. El crecimiento de los colmillos continuó durante toda la vida, pero se hizo más lento a medida que el animal alcanzaba la edad adulta. Los colmillos crecían de 2,5 a 15 cm (0,98 a 5,91 pulgadas) cada año. Algunas pinturas rupestres muestran mamuts lanudos con colmillos pequeños o sin colmillos, pero se desconoce si esto reflejaba la realidad o era una licencia artística. Las hembras de elefantes asiáticos no tienen colmillos, pero no hay evidencia fósil que indique que los mamuts lanudos adultos carecieran de ellos. [48] ​​[49] [50]

    Los mamuts lanudos tenían cuatro molares funcionales a la vez, dos en la mandíbula superior y dos en la inferior. Aproximadamente 23 cm (9,1 pulgadas) de la corona estaban dentro de la mandíbula y 2,5 cm (1 pulgada) por encima. La corona se empujaba continuamente hacia adelante y hacia arriba a medida que se desgastaba, comparable a una cinta transportadora. Los dientes tenían hasta 26 crestas de esmalte separadas, que a su vez estaban cubiertas de "prismas" que se dirigían hacia la superficie de masticación. Estos eran bastante resistentes al desgaste y se mantenían unidos por cemento y dentina. Un mamut tuvo seis juegos de molares a lo largo de su vida, que fueron reemplazados cinco veces, aunque se conocen algunos especímenes con un séptimo juego. La última condición podría extender la vida útil del individuo, a menos que el diente consista en solo unas pocas placas. Los primeros molares eran aproximadamente del tamaño de los de un ser humano, 1,3 cm (0,51 pulgadas), los terceros tenían 15 cm (6 pulgadas) 15 cm (5,9 pulgadas) de largo y los sextos tenían unos 30 cm (1 pie) de largo y pesaba 1,8 kg (4 libras). Los molares se hicieron más grandes y tenían más crestas con cada reemplazo. [51] Se considera que el mamut lanudo tenía las muelas más complejas de cualquier elefante. [49]

    Los mamuts lanudos adultos podían defenderse eficazmente de los depredadores con sus colmillos, troncos y tamaño, pero los juveniles y los adultos debilitados eran vulnerables a los cazadores en manada como los lobos, las hienas de las cavernas y los felinos grandes. Es posible que los colmillos se hayan utilizado en peleas entre especies, como peleas por territorio o parejas. La exhibición de los grandes colmillos de los machos podría haberse utilizado para atraer a las hembras e intimidar a los rivales. Debido a su curvatura, los colmillos no eran aptos para apuñalar, pero pueden haber sido utilizados para golpear, como lo indican las lesiones en algunos omóplatos fósiles. Los pelos muy largos de la cola probablemente compensaron la corta de la cola, lo que permitió su uso como matamoscas, similar a la cola de los elefantes modernos. Al igual que en los elefantes modernos, el tronco sensible y musculoso funcionaba como un órgano parecido a una extremidad con muchas funciones. Se utilizó para manipular objetos y en interacciones sociales. [52] El pie bien conservado del "mamut Yukagir" macho adulto muestra que las plantas de los pies contenían muchas grietas que habrían ayudado a agarrar superficies durante la locomoción. Como los elefantes modernos, los mamuts lanudos caminaban de puntillas y tenían almohadillas grandes y carnosas detrás de los dedos. [39]

    Al igual que los elefantes modernos, los mamuts lanudos probablemente eran muy sociables y vivían en grupos familiares matriarcales (dirigidos por mujeres). Esto está respaldado por conjuntos de fósiles y pinturas rupestres que muestran grupos. Entonces, la mayoría de sus otros comportamientos sociales probablemente fueron similares a los de los elefantes modernos. Se desconoce cuántos mamuts vivieron en un lugar a la vez, ya que los depósitos de fósiles suelen ser acumulaciones de individuos que murieron durante largos períodos de tiempo. Es probable que las cifras varíen según la temporada y los eventos del ciclo de vida. Los elefantes modernos pueden formar grandes manadas, a veces formadas por múltiples grupos familiares, y estas manadas pueden incluir miles de animales que migran juntos. Es posible que los mamuts hayan formado grandes manadas con más frecuencia, ya que los animales que viven en áreas abiertas tienen más probabilidades de hacer esto que los que viven en áreas boscosas. [53] Se han encontrado huellas hechas por una manada de mamuts lanudos hace 11.300-11.000 años en el embalse de St. Mary en Canadá, lo que muestra que en este caso se encontró un número casi igual de adultos, subadultos y juveniles. Los adultos tenían una zancada de 2 m (6,6 pies) y los juveniles corrían para mantener el ritmo. [54]

    Adaptaciones al frío Editar

    El mamut lanudo fue probablemente el miembro más especializado de la familia Elephantidae. Además de su pelaje, tenían lipopexia (almacenamiento de grasa) en el cuello y la cruz, para momentos en que la disponibilidad de alimentos era insuficiente durante el invierno, y sus primeros tres molares crecieron más rápidamente que en las crías de los elefantes modernos. Se sugirió que la expansión identificada en el tronco de "Yuka" y otros especímenes funcionaba como un "guante de piel"; la punta del tronco no estaba cubierta de piel, pero se usaba para buscar alimento durante el invierno, y podría haberse calentado rizándola en la expansión. La expansión podría usarse para derretir nieve si existiera escasez de agua para beber, ya que derretirla directamente dentro de la boca podría alterar el equilibrio térmico del animal. [40] Al igual que en los renos y los bueyes almizcleros, la hemoglobina del mamut lanudo se adaptó al frío, con tres mutaciones para mejorar el suministro de oxígeno alrededor del cuerpo y evitar la congelación. Esta característica puede haber ayudado a los mamuts a vivir en latitudes altas. [55]

    En un estudio de 2015, se compararon las secuencias del genoma de alta calidad de tres elefantes asiáticos y dos mamuts lanudos. Se encontraron alrededor de 1,4 millones de diferencias de nucleótidos de ADN entre mamuts y elefantes, que afectan la secuencia de más de 1.600 proteínas. Se observaron diferencias en los genes para una serie de aspectos de fisiología y biología que serían relevantes para la supervivencia del Ártico, incluido el desarrollo de la piel y el cabello, el almacenamiento y metabolismo del tejido adiposo y la percepción de la temperatura. Se alteraron los genes relacionados tanto con la detección de la temperatura como con la transmisión de esa sensación al cerebro. Uno de los genes sensibles al calor codifica una proteína, TRPV3, que se encuentra en la piel y que afecta el crecimiento del cabello. Cuando se inserta en células humanas, se descubrió que la versión de la proteína del mamut es menos sensible al calor que la del elefante. Esto es consistente con una observación anterior de que los ratones que carecen de TRPV3 activo probablemente pasen más tiempo en jaulas más frías que los ratones de tipo salvaje y tengan el pelo más ondulado. Se encontraron varias alteraciones en los genes del reloj circadiano, quizás necesarias para hacer frente a la variación polar extrema en la duración de la luz del día. Se conocen mutaciones similares en otros mamíferos árticos, como el reno. [56] [57] Un estudio de 2019 del mitogenoma del mamut lanudo sugiere que estos tenían adaptaciones metabólicas relacionadas con ambientes extremos. [58]

    Dieta Editar

    Se han encontrado alimentos en diversas etapas de la digestión en los intestinos de varios mamuts lanudos, lo que da una buena imagen de su dieta. Los mamuts lanudos se alimentaban de alimentos vegetales, principalmente hierbas y juncos, que se complementaban con plantas herbáceas, plantas con flores, arbustos, musgos y materia arbórea. La composición y las variedades exactas diferían de un lugar a otro. Los mamuts lanudos necesitaban una dieta variada para apoyar su crecimiento, como los elefantes modernos. Un adulto de 6 toneladas necesitaría comer 180 kg (397 lb) al día y podría haber alimentado hasta 20 horas al día. La punta de dos dedos del tronco probablemente se adaptó para recoger los pastos cortos de la última edad de hielo (glaciación cuaternaria, hace 2,58 millones de años hasta el presente) envolviéndolos, mientras que los elefantes modernos enrollan sus troncos alrededor de la hierba más larga de su ambientes tropicales. Y el tronco podría usarse para arrancar grandes mechones de hierba, recoger delicadamente brotes y flores, y arrancar hojas y ramas donde haya árboles y arbustos. El "mamut de Yukagir" había ingerido materia vegetal que contenía esporas de hongos de estiércol. [59] El análisis de isótopos muestra que los mamuts lanudos se alimentaban principalmente de plantas C3, a diferencia de los caballos y los rinocerontes. [60]

    Los científicos identificaron leche en el estómago y materia fecal en los intestinos del ternero mamut "Lyuba". [61] La materia fecal puede haber sido ingerida por "Lyuba" para promover el desarrollo de los microbios intestinales necesarios para la digestión de la vegetación, como es el caso de los elefantes modernos. [62] Un análisis de isótopos de mamuts lanudos de Yukon mostró que las crías amamantaron durante al menos 3 años, fueron destetadas y gradualmente cambiadas a una dieta de plantas cuando tenían 2-3 años. Esto es más tardío que en los elefantes modernos y puede deberse a un mayor riesgo de ataque de depredadores o dificultad para obtener alimento durante los largos períodos de oscuridad invernal en latitudes altas. [63]

    Los molares se adaptaron a su dieta de pastos de tundra toscos, con más placas de esmalte y una corona más alta que sus parientes del sur anteriores. El mamut lanudo masticaba su comida usando sus poderosos músculos de la mandíbula para mover la mandíbula hacia adelante y cerrar la boca, luego hacia atrás mientras abría las afiladas crestas de esmalte que se cortaban entre sí, triturando la comida. Las crestas eran resistentes al desgaste para permitir que el animal masticara grandes cantidades de comida, que a menudo contenía arena. Los mamuts lanudos pueden haber usado sus colmillos como palas para quitar la nieve del suelo y alcanzar la vegetación enterrada debajo, y romper el hielo para beber. Esto se indica en muchos colmillos conservados por secciones planas y pulidas de hasta 30 centímetros (12 pulgadas) de largo, así como por arañazos, en la parte de la superficie que habría llegado al suelo (especialmente en su curvatura exterior). Los colmillos se usaban para obtener alimentos de otras formas, como desenterrar plantas y quitar la corteza. [64] [65]

    Historia de vida Editar

    La vida útil de los mamíferos está relacionada con su tamaño, y dado que los elefantes modernos pueden alcanzar la edad de 60 años, se cree que lo mismo ocurre con los mamuts lanudos, que eran de un tamaño similar. La edad de un mamut se puede determinar aproximadamente contando los anillos de crecimiento de sus colmillos cuando se ven en sección transversal, pero esto no tiene en cuenta sus primeros años, ya que están representados por las puntas de los colmillos, que generalmente están desgastados. En la parte restante del colmillo, cada línea principal representa un año, y las semanales y diarias se pueden encontrar en el medio. Las bandas oscuras corresponden a los veranos, por lo que es posible determinar la temporada en la que murió un mamut. El crecimiento de los colmillos se ralentizó cuando la búsqueda de alimento se volvió más difícil, por ejemplo, durante el invierno, durante una enfermedad o cuando un macho fue expulsado de la manada (los elefantes machos viven con sus manadas hasta aproximadamente los 10 años). Los colmillos de mamut que datan del período más duro de la última glaciación hace 25 a 20 000 años muestran tasas de crecimiento más lentas. [66] [67]

    Los mamuts lanudos continuaron creciendo más allá de la edad adulta, como otros elefantes. Los huesos de las extremidades sin fusionar muestran que los machos crecieron hasta los 40 años y las hembras crecieron hasta los 25. La cría congelada "Dima" tenía 90 cm (35 pulgadas) de altura cuando murió a la edad de 6 a 12 meses. A esta edad, el segundo juego de molares estaría en proceso de erupción y el primer juego se desgastaría a los 18 meses de edad. El tercer juego de molares duró 10 años, y este proceso se repitió hasta que surgió el sexto juego final cuando el animal tenía 30 años. Cuando se gastara el último juego de molares, el animal no podría masticar ni alimentarse, y moriría de hambre. Un estudio de mamuts norteamericanos encontró que a menudo morían durante el invierno o la primavera, los momentos más difíciles para la supervivencia de los animales del norte. [68]

    El examen de los terneros preservados muestra que todos nacieron durante la primavera y el verano, y dado que los elefantes modernos tienen períodos de gestación de 21 a 22 meses, la temporada de apareamiento probablemente fue de verano a otoño. [69] El análisis isotópico de δ15N de los dientes de "Lyuba" ha demostrado su desarrollo prenatal e indica que su período de gestación fue similar al de un elefante moderno y que nació en primavera. [70]

    La cabeza mejor conservada de un espécimen adulto congelado, la de un macho apodado "mamut Yukagir", muestra que los mamuts lanudos tenían glándulas temporales entre la oreja y el ojo. [71] Esta característica indica que, al igual que los elefantes toro, los mamuts lanudos machos entraron en "musth", un período de mayor agresividad. Las glándulas son utilizadas especialmente por los machos para producir una sustancia aceitosa con un olor fuerte llamada temporina. Su pelaje puede haber ayudado a difundir aún más el olor. [72]

    Paleopatología Editar

    Se ha encontrado evidencia de varias enfermedades óseas diferentes en mamuts lanudos. El más común de estos fue la osteoartritis, que se encuentra en el 2% de las muestras. Un espécimen de Suiza tenía varias vértebras fusionadas como resultado de esta condición. El "mamut de Yukagir" había sufrido de espondilitis en dos vértebras, y se conoce osteomielitis por algunos especímenes. Varios especímenes han curado fracturas óseas, lo que demuestra que los animales habían sobrevivido a estas lesiones. [73] Se encontró un número anormal de vértebras cervicales en 33% de las muestras de la región del Mar del Norte, probablemente debido a la endogamia en una población en declive. [74] Se identificaron moscas parasitarias y protozoos en el intestino del ternero "Dima". [75]

    La distorsión en los molares es el problema de salud más común que se encuentra en los fósiles de mamut lanudo. A veces, el reemplazo se interrumpió y los molares se empujaron a posiciones anormales, pero se sabe que algunos animales han sobrevivido a esto. Los dientes de Gran Bretaña mostraron que el 2% de las muestras tenían enfermedad periodontal, y la mitad de ellas contenían caries. Los dientes a veces tenían crecimientos cancerosos. [76]

    El hábitat del mamut lanudo se conoce como "estepa mamut" o "estepa tundra". Este entorno se extendió por el norte de Asia, muchas partes de Europa y la parte norte de América del Norte durante la última edad de hielo. Era similar a las estepas herbáceas de la Rusia moderna, pero la flora era más diversa, abundante y crecía más rápido. Estuvieron presentes pastos, juncos, arbustos y plantas herbáceas, y los árboles dispersos se encontraron principalmente en las regiones del sur. Este hábitat no estaba dominado por el hielo y la nieve, como se cree popularmente, ya que se cree que estas regiones fueron áreas de alta presión en ese momento. El hábitat del mamut lanudo albergaba a otros herbívoros que pastaban, como el rinoceronte lanudo, los caballos salvajes y el bisonte. [77] Los conjuntos de Altai-Sayan son los biomas modernos más similares a la "estepa mamut". [78] Un estudio de 2014 concluyó que las herbáceas (un grupo de plantas herbáceas) eran más importantes en la estepa-tundra de lo que se reconocía anteriormente, y que era una fuente de alimento principal para la megafauna de la era glacial. [79]

    El espécimen de mamut lanudo más meridional que se conoce es de la provincia de Shandong en China y tiene 33.000 años. [80] Los restos europeos más meridionales son de la Depresión de Granada en España y tienen aproximadamente la misma edad. [81] [82] Los estudios de ADN han ayudado a determinar la filogeografía del mamut lanudo. Un estudio de ADN de 2008 mostró dos grupos distintos de mamuts lanudos: uno que se extinguió hace 45.000 años y otro que se extinguió hace 12.000 años. Se especula que los dos grupos son lo suficientemente divergentes como para ser caracterizados como subespecies. El grupo que se extinguió antes se quedó en el medio del Ártico alto, mientras que el grupo con la extinción posterior tenía un rango mucho más amplio. [83] Estudios recientes de isótopos estables de mamuts siberianos y del Nuevo Mundo han demostrado que hubo diferencias en las condiciones climáticas a ambos lados del puente terrestre de Bering, siendo Siberia más uniformemente fría y seca durante el Pleistoceno tardío. [84] Durante la era de Younger Dryas, los mamuts lanudos se expandieron brevemente hacia el noreste de Europa, después de lo cual las poblaciones del continente se extinguieron. [85]

    Un estudio genético de 2008 mostró que algunos de los mamuts lanudos que ingresaron a América del Norte a través del puente terrestre de Bering desde Asia migraron hacia atrás hace unos 300.000 años y habían reemplazado a la población asiática anterior por unos 40.000 años atrás, no mucho antes de que toda la especie se extinguiera. [86] Se han encontrado fósiles de mamuts lanudos y mamuts colombinos en algunas localidades de América del Norte, incluido el sumidero Hot Springs de Dakota del Sur, donde sus regiones se superponen. Se desconoce si las dos especies eran simpátricas y vivían allí simultáneamente, o si los mamuts lanudos pudieron haber ingresado a estas áreas del sur durante los tiempos en que las poblaciones de mamuts colombianos estaban ausentes allí. [77]

    Los humanos modernos coexistieron con los mamuts lanudos durante el período Paleolítico Superior cuando los humanos ingresaron a Europa desde África hace entre 30.000 y 40.000 años. Antes de esto, los neandertales habían convivido con los mamuts durante el Paleolítico Medio y ya usaban huesos de mamut para fabricar herramientas y materiales de construcción. Los mamuts lanudos eran muy importantes para los humanos de la era del hielo, y la supervivencia humana puede haber dependido del mamut en algunas áreas. La evidencia de tal coexistencia no se reconoció hasta el siglo XIX. William Buckland publicó su descubrimiento del esqueleto de la Dama Roja de Paviland en 1823, que se encontró en una cueva junto a huesos de mamut lanudo, pero negó erróneamente que fueran contemporáneos. En 1864, Édouard Lartet encontró un grabado de un mamut lanudo en un trozo de marfil de mamut en la cueva Abri de la Madeleine en Dordoña, Francia. El grabado fue la primera evidencia ampliamente aceptada de la coexistencia de humanos con animales prehistóricos extintos y es la primera representación contemporánea de tal criatura conocida por la ciencia moderna. [87]

    El mamut lanudo es el tercer animal más representado en el arte de la edad de hielo, después de los caballos y el bisonte, y estas imágenes se produjeron hace entre 35.000 y 11.500 años. En la actualidad, se conocen más de 500 representaciones de mamuts lanudos, en medios que van desde pinturas rupestres y grabados en las paredes de 46 cuevas en Rusia, Francia y España hasta grabados y esculturas (denominadas "arte portátil") hechas de marfil, astas, piedra y hueso. Existen pinturas rupestres de mamuts lanudos en varios estilos y tamaños. La cueva francesa de Rouffignac tiene la mayor cantidad de representaciones, 159, y algunos de los dibujos miden más de 2 metros (6,6 pies) de largo. Otras cuevas notables con representaciones de mamuts son la cueva Chauvet, la cueva Les Combarelles y Font-de-Gaume. [88] En cambio, una representación en la Cueva de El Castillo puede mostrar Palaeoloxodon, el "elefante de colmillos rectos". [89]

    El "arte portátil" se puede fechar con mayor precisión que el arte rupestre, ya que se encuentra en los mismos depósitos que las herramientas y otros artefactos de la edad de hielo. La colección más grande de arte de mamut portátil, que consta de 62 representaciones en 47 placas, se encontró en la década de 1960 en un campamento al aire libre excavado cerca de Gönnersdorf en Alemania. No parece existir una correlación entre el número de mamuts representados y las especies que fueron cazadas con mayor frecuencia, ya que los huesos de reno son los restos animales que se encuentran con mayor frecuencia en el sitio. En Francia se han encontrado dos lanzadores de lanzas con forma de mamuts lanudos. [88] Es posible que algunas representaciones de mamuts portátiles no se hayan producido donde fueron descubiertas, pero podrían haberse movido por el comercio antiguo. [89]

    Explotación Editar

    Los huesos de mamut lanudo se utilizaron como material de construcción para las viviendas tanto de los neandertales como de los humanos modernos durante la edad de hielo. [90] Se conocen más de 70 viviendas de este tipo, principalmente de la llanura de Europa del Este. Las bases de las cabañas eran circulares y variaban de 8 a 24 metros cuadrados (86 a 258 pies cuadrados). La disposición de las viviendas varió y varió de 1 a 20 m (3,3 a 65,6 pies) de distancia, según la ubicación. Los huesos grandes se usaron como cimientos para las cabañas, los colmillos para las entradas y los techos probablemente eran pieles mantenidas en su lugar por huesos o colmillos. Algunas cabañas tenían pisos que se extendían 40 cm (16 pulgadas) por debajo del suelo. Algunas cabañas incluían chimeneas, que usaban huesos como combustible, probablemente porque la leña era escasa. Algunos de los huesos utilizados para los materiales pueden provenir de mamuts asesinados por humanos, pero el estado de los huesos y el hecho de que los huesos utilizados para construir una sola vivienda variaban en varios miles de años de antigüedad, sugiere que se recolectaron restos de animales muertos hace mucho tiempo. Los huesos de mamut lanudo se convirtieron en diversas herramientas, muebles e instrumentos musicales. Los huesos grandes, como los omóplatos, se utilizaron para cubrir cadáveres humanos durante el entierro. [91]

    El marfil de mamut lanudo se utilizó para crear objetos de arte. Varias estatuillas de Venus, incluida la Venus de Brassempouy y la Venus de Lespugue, se hicieron con este material. Se conocen las armas hechas de marfil, como dagas, lanzas y un boomerang. Un estudio de 2019 encontró que el marfil de mamut lanudo era el material óseo más adecuado para la producción de puntas de proyectiles de caza mayor durante el Plesistoceno tardío. Para poder procesar el marfil, los grandes colmillos debían cortarse, cincelarse y partirse en trozos más pequeños y manejables. Algunos artefactos de marfil muestran que los colmillos se habían enderezado y se desconoce cómo se logró. [92] [65]

    Varios especímenes de mamut lanudo muestran evidencia de haber sido masacrados por humanos, lo que se indica mediante roturas, marcas de corte y herramientas de piedra asociadas. Se desconoce cuánto dependían los humanos prehistóricos de la carne de mamut lanudo, ya que había muchos otros herbívoros grandes disponibles. Muchos cadáveres de mamut pueden haber sido recogidos por humanos en lugar de cazados. Algunas pinturas rupestres muestran mamuts lanudos en estructuras interpretadas como trampas de caída. Pocos especímenes muestran evidencia directa e inequívoca de haber sido cazados por humanos. Un espécimen siberiano con una punta de lanza incrustada en el omóplato muestra que le habían arrojado una lanza con gran fuerza. [93] Un espécimen de la época musulmana de Italia muestra evidencia de caza con lanzas por parte de los neandertales. [94] El espécimen juvenil apodado "Yuka" es el primer mamut congelado con evidencia de interacción humana. Muestra evidencia de haber sido asesinado por un gran depredador y de haber sido secuestrado por humanos poco después. Algunos de sus huesos habían sido extraídos y se encontraron cerca. [95] Un sitio cerca del río Yana en Siberia ha revelado varios especímenes con evidencia de caza humana, pero se interpretó que los hallazgos mostraban que los animales no fueron cazados intensivamente, sino quizás principalmente cuando se necesitaba marfil. [96] Dos mamuts lanudos de Wisconsin, los "mamuts Schaefer" y "Hebior", muestran evidencia de haber sido masacrados por paleoamericanos. [97] [98]

    La mayoría de las poblaciones de mamuts lanudos desaparecieron durante el Pleistoceno tardío y el Holoceno temprano, junto con la mayor parte de la megafauna del Pleistoceno (incluido el mamut colombino). Esta extinción formó parte del evento de extinción del Cuaternario, que comenzó hace 40.000 años y alcanzó su punto máximo hace entre 14.000 y 11.500 años. Los científicos están divididos sobre si la caza o el cambio climático, que provocó la reducción de su hábitat, fue el principal factor que contribuyó a la extinción del mamut lanudo, o si se debió a una combinación de ambos. Cualquiera sea la causa, los mamíferos grandes son generalmente más vulnerables que los más pequeños debido a su menor tamaño de población y bajas tasas de reproducción. Diferentes poblaciones de mamuts lanudos no murieron simultáneamente en su área de distribución, sino que gradualmente se extinguieron con el tiempo. La mayoría de las poblaciones desaparecieron hace entre 14.000 y 10.000 años. La última población continental existía en la península de Kyttyk en Siberia hace 9.650 años. [99] [100] Una pequeña población de mamuts lanudos sobrevivió en la isla de St. Paul, Alaska, hasta bien entrado el Holoceno [101] [102] [103], siendo la fecha de extinción publicada más recientemente 5.600 años antes de Cristo. [104] La última población conocida permaneció en la isla Wrangel en el Océano Ártico hasta hace 4.000 años, bien entrado el comienzo de la civilización humana y al mismo tiempo que la construcción de la Gran Pirámide del antiguo Egipto. [105] [106] [107] [108]

    La secuenciación del ADN de los restos de dos mamuts, uno de Siberia 44.800 años AP y otro de la isla Wrangel 4.300 años AP, indica dos grandes caídas de población: una hace unos 280.000 años de la que se recuperó la población, y una segunda hace unos 12.000 años, cerca de la el final de la era de hielo, de la cual no fue así. [109] Los mamuts de la isla Wrangel fueron aislados durante 5000 años por el aumento del nivel del mar posterior a la edad de hielo, y la endogamia resultante en su pequeña población de aproximadamente 300 a 1000 individuos [110] condujo a un 20% [111] a 30% [ 108] pérdida de heterocigosidad y una pérdida del 65% en la diversidad del ADN mitocondrial. [108] La población parece haber permanecido estable posteriormente, sin sufrir una pérdida significativa adicional de diversidad genética. [108] [112] La evidencia genética, por lo tanto, implica que la extinción de esta población final fue repentina, en lugar de la culminación de un declive gradual. [108]

    Antes de su extinción, los mamuts de la isla Wrangel habían acumulado numerosos defectos genéticos debido a su pequeña población, en particular, una serie de genes para receptores olfativos y proteínas urinarias se volvieron no funcionales, posiblemente porque habían perdido su valor selectivo en el entorno de la isla. [113] No está claro si estos cambios genéticos contribuyeron a su extinción. [114] Se ha propuesto que estos cambios son consistentes con el concepto de fusión genómica [113] sin embargo, la desaparición repentina de una población aparentemente estable puede ser más consistente con un evento catastrófico, posiblemente relacionado con el clima (como la formación de hielo del manto de nieve) o una expedición de caza humana. [115] La desaparición coincide aproximadamente en el tiempo con la primera evidencia de humanos en la isla. [116] Los mamuts lanudos del este de Beringia (Alaska y Yukón modernos) se extinguieron de manera similar hace unos 13.300 años, poco después (aproximadamente 1000 años) después de la primera aparición de humanos en el área, que es paralelo al destino de todos los demás del Pleistoceno tardío. proboscids (mamuts, gomphotheres y mastodontes), así como la mayor parte del resto de la megafauna de las Américas. [117] En contraste, la población de mamuts de la isla St. Paul aparentemente desapareció antes de la llegada humana debido a la reducción del hábitat como resultado del aumento del nivel del mar posterior a la era glacial, [117] tal vez en gran medida como resultado de la consiguiente reducción en el suministro de agua dulce. [104]

    Los cambios en el clima redujeron el hábitat adecuado del mamut de 7.700.000 km 2 (3.000.000 millas cuadradas) hace 42.000 años a 800.000 km 2 (310.000 millas cuadradas) hace 6.000 años. [118] [119] Los mamuts lanudos sobrevivieron a una pérdida aún mayor de hábitat al final de la glaciación de Saale hace 125.000 años, y los humanos probablemente cazaron las poblaciones restantes hasta la extinción al final del último período glacial. [120] [121] Los estudios de una vía de 11,300 a 11,000 años de antigüedad en el suroeste de Canadá mostraron que M. primigenius estaba en declive mientras coexistía con humanos, ya que se identificaron muchas menos huellas de juveniles de lo que se esperaría en una manada normal. [54]

    El declive del mamut lanudo podría haber aumentado las temperaturas hasta en 0,2 ° C (0,36 ° F) en las latitudes altas del hemisferio norte. Los mamuts con frecuencia comían abedules, creando un hábitat de pastizales. Con la desaparición de los mamuts, los bosques de abedules, que absorben más luz solar que los pastizales, se expandieron, lo que provocó un calentamiento regional. [122]

    Se han encontrado fósiles de mamut lanudo en muchos tipos diferentes de depósitos, incluidos antiguos ríos y lagos, y en "Doggerland" en el Mar del Norte, que en ocasiones estuvo seco durante la edad de hielo. Estos fósiles suelen ser fragmentarios y no contienen tejido blando. Las acumulaciones de restos de elefantes modernos se han denominado "cementerios de elefantes", ya que se pensó erróneamente que estos sitios eran donde los elefantes viejos iban a morir. Se han encontrado acumulaciones similares de huesos de mamut lanudo, se cree que son el resultado de la muerte de individuos cerca o en los ríos durante miles de años, y sus huesos finalmente se unen por los arroyos. Se cree que algunas acumulaciones son restos de rebaños que murieron juntos al mismo tiempo, quizás debido a las inundaciones. Las trampas naturales, como los orificios de las teteras, los sumideros y el lodo, han atrapado a los mamuts en eventos separados a lo largo del tiempo. [123]

    Aparte de los restos congelados, el único tejido blando conocido es de un espécimen que se conservó en una filtración de petróleo en Starunia, Polonia. Se han encontrado restos congelados de mamuts lanudos en las partes del norte de Siberia y Alaska, con muchos menos hallazgos en esta última. Dichos restos se encuentran principalmente sobre el Círculo Polar Ártico, en el permafrost. Aparentemente, era menos probable que los tejidos blandos se conservaran entre hace 30.000 y 15.000 años, tal vez porque el clima era más suave durante ese período. La mayoría de los especímenes se han degradado parcialmente antes de ser descubiertos, debido a la exposición o al secuestro. Esta "momificación natural" requería que el animal fuera enterrado rápidamente en líquidos o semisólidos como limo, barro y agua helada, que luego se congeló. [124]

    La presencia de alimentos no digeridos en el estómago y vainas de semillas aún en la boca de muchos de los especímenes sugiere que no es probable que haya hambre ni exposición. La madurez de esta vegetación ingerida sitúa el momento de la muerte en otoño y no en primavera, cuando se esperaban flores. [125] Los animales pueden haber caído a través del hielo en pequeños estanques o baches, sepultándolos. Sin duda, se sabe que muchos murieron en los ríos, tal vez por ser arrastrados por las inundaciones. En un lugar, junto al río Byoryolyokh en Yakutia en Siberia, se han encontrado más de 8,000 huesos de al menos 140 mamuts en un solo lugar, aparentemente habiendo sido arrastrados allí por la corriente. [126]

    Especímenes congelados Editar

    Entre 1692 y 1806, solo se publicaron en Europa cuatro descripciones de mamuts congelados. Ninguno de los restos de esos cinco se conservó y no se recuperaron esqueletos completos durante ese tiempo. [127] Aunque los europeos habían excavado cadáveres congelados de mamut lanudo ya en 1728, el primer espécimen completamente documentado fue descubierto cerca del delta del río Lena en 1799 por Ossip Schumachov, un cazador siberiano. [128] Mientras estaba en Yakutsk en 1806, Michael Friedrich Adams se enteró del mamut congelado. Adams recuperó todo el esqueleto, excepto los colmillos, que Shumachov ya había vendido, y una pata delantera, la mayor parte de la piel y casi 18 kg (40 libras) de cabello. Durante su viaje de regreso, compró un par de colmillos que creía que eran los que había vendido Shumachov. Adams llevó todo al Museo Zoológico del Instituto Zoológico de la Academia de Ciencias de Rusia, y la tarea de montar el esqueleto fue encomendada a Wilhelm Gottlieb Tilesius. [5] [129] Este fue uno de los primeros intentos de reconstruir el esqueleto de un animal extinto. La mayor parte de la reconstrucción es correcta, pero Tilesius colocó cada colmillo en la cavidad opuesta, de modo que se curvaran hacia afuera en lugar de hacia adentro. El error no se corrigió hasta 1899, y la colocación correcta de los colmillos de mamut seguía siendo un tema de debate en el siglo XX. [130] [131]

    La excavación de 1901 del "mamut Berezovka" es el mejor documentado de los primeros hallazgos. Fue descubierto en el río Berezovka siberiano (después de que un perro notó su olor) y las autoridades rusas financiaron su excavación. Toda la expedición duró 10 meses y el espécimen tuvo que cortarse en pedazos antes de que pudiera ser transportado a San Petersburgo. La mayor parte de la piel de la cabeza y el tronco habían sido saqueados por depredadores y la mayoría de los órganos internos se habían podrido. Fue identificado como un hombre de 35 a 40 años, que había muerto hace 35.000 años. El animal todavía tenía hierba entre los dientes y en la lengua, lo que demuestra que había muerto repentinamente. Uno de sus omóplatos estaba roto, lo que pudo haber sucedido cuando cayó en una grieta. Pudo haber muerto por asfixia, como lo indica su pene erecto. Un tercio de una réplica del mamut en el Museo de Zoología de San Petersburgo está cubierto de piel y pelo del "mamut Berezovka". [124] [125]

    Para 1929, se habían documentado los restos de 34 mamuts con tejidos blandos congelados (piel, carne u órganos). Solo cuatro de ellos estaban relativamente completos. Desde entonces, se han encontrado muchos más. En la mayoría de los casos, la carne mostró signos de descomposición antes de su congelación y posterior desecación. [132] Desde 1860, las autoridades rusas han ofrecido recompensas de hasta 1000 libras esterlinas por el hallazgo de cadáveres de mamut lanudo congelados. A menudo, estos hallazgos se mantuvieron en secreto debido a la superstición. Se han perdido varios cadáveres porque no fueron reportados, y uno fue alimentado a perros. En años más recientes, las expediciones científicas se han dedicado a encontrar cadáveres en lugar de depender únicamente de encuentros casuales. El espécimen congelado más famoso de Alaska es un ternero apodado "Effie", que fue encontrado en 1948. Consta de la cabeza, el tronco y una pata delantera, y tiene unos 25.000 años. [123]

    En 1977, se descubrió el cadáver bien conservado de un ternero de mamut lanudo de siete a ocho meses llamado "Dima". Este cadáver se recuperó cerca de un afluente del río Kolyma en el noreste de Siberia. Este espécimen pesaba alrededor de 100 kg (220 lb) al morir y tenía 104 cm (41 pulgadas) de alto y 115 cm (45 pulgadas) de largo. La datación por radiocarbono determinó que "Dima" murió hace unos 40.000 años. Sus órganos internos son similares a los de los elefantes modernos, pero sus orejas son solo una décima parte del tamaño de las de un elefante africano de edad similar. Un juvenil menos completo, apodado "Mascha", fue encontrado en la península de Yamal en 1988. Tenía entre 3 y 4 meses de edad, y una laceración en su pie derecho pudo haber sido la causa de la muerte. Es el mamut congelado más occidental encontrado. [133]

    En 1997, se descubrió un pedazo de colmillo de mamut que sobresalía de la tundra de la península de Taymyr en Siberia, Rusia. En 1999, este cadáver de 20.380 años y 25 toneladas de sedimento circundante fueron transportados por un helicóptero de carga pesada Mi-26 a una cueva de hielo en Khatanga. El espécimen fue apodado el "mamut Jarkov". En octubre de 2000, se iniciaron las cuidadosas operaciones de descongelación en esta cueva con el uso de secadores de pelo para mantener intactos el cabello y otros tejidos blandos. [134] [135]

    En 2002, se descubrió un cadáver bien conservado cerca del río Maxunuokha en el norte de Yakutia, que se recuperó durante tres excavaciones. Este espécimen macho adulto se llamaba "mamut Yukagir", y se estima que vivió hace unos 18.560 años, medía 282,9 cm (9,2 pies) de altura hasta el hombro y pesaba entre 4 y 5 toneladas. Es uno de los mamuts mejor conservados jamás encontrados debido a la cabeza casi completa, cubierta de piel, pero sin el tronco. Se encontraron algunos restos postcraneales, algunos con tejido blando. [71]

    En 2007, se descubrió el cadáver de una ternera apodada "Lyuba" cerca del río Yuribey, donde había estado enterrada durante 41.800 años. [62] [136] Al cortar una sección a través de un molar y analizar sus líneas de crecimiento, encontraron que el animal había muerto a la edad de un mes. [70] El ternero momificado pesaba 50 kg (110 libras), tenía 85 cm (33 pulgadas) de alto y 130 cm (51 pulgadas) de largo. [137] [138] En el momento del descubrimiento, sus ojos y tronco estaban intactos y algo de pelo permanecía en su cuerpo. Sus órganos y piel están muy bien conservados. [139] Se cree que "Lyuba" fue asfixiado por el barro en un río que cruzaba su rebaño. [62] [140] Después de la muerte, su cuerpo pudo haber sido colonizado por bacterias que producen ácido láctico, que lo "encurtió", preservando al mamut en un estado casi prístino. [62]

    En 2012, se encontró un menor en Siberia, que tenía marcas de corte hechas por el hombre. Los científicos estimaron que su edad de muerte era de 2,5 años y la apodaron "Yuka". Su cráneo y pelvis habían sido removidos antes del descubrimiento, pero fueron encontrados cerca. [95] [141] Después de ser descubierto, la piel de "Yuka" fue preparada para producir una montura de taxidermia. [40] En 2019, un grupo de investigadores logró obtener signos de actividad biológica después de transferir núcleos de "Yuka" a ovocitos de ratón. [142]

    En 2013, se encontró un cadáver bien conservado en la isla Maly Lyakhovsky, una de las islas del archipiélago de las islas de Nueva Siberia, una hembra de entre 50 y 60 años en el momento de la muerte. La canal contenía tejido muscular bien conservado. Cuando se extrajo del hielo, la sangre líquida se derramó de la cavidad abdominal. Los buscadores interpretaron esto como una indicación de que la sangre de mamut lanudo poseía propiedades anticongelantes. [143]

    Renacimiento de la especie Editar

    La existencia de restos de tejidos blandos conservados y ADN de mamuts lanudos ha llevado a la idea de que la especie podría recrearse por medios científicos. Se han propuesto varios métodos para lograr esto. La clonación implicaría la eliminación del núcleo que contiene el ADN del óvulo de una elefante hembra y el reemplazo por un núcleo de tejido de mamut lanudo. A continuación, la célula se estimularía para que se dividiera y se volvería a insertar en una elefante hembra. El ternero resultante tendría los genes del mamut lanudo, aunque su entorno fetal sería diferente. La mayoría de los mamuts intactos han tenido poco ADN utilizable debido a sus condiciones de conservación. No hay suficiente para guiar la producción de un embrión. [144] [145]

    Un segundo método implica la inseminación artificial de un óvulo de elefante con espermatozoides de un cadáver de mamut lanudo congelado. La descendencia resultante sería un híbrido elefante-mamut, y el proceso tendría que repetirse para poder utilizar más híbridos en la reproducción. Después de varias generaciones de cruzamiento de estos híbridos, se produciría un mamut lanudo casi puro.En un caso, un elefante asiático y un elefante africano produjeron un ternero vivo llamado Motty, pero murió por defectos a menos de dos semanas de edad. [146] El hecho de que los espermatozoides de los mamíferos modernos sean viables durante 15 años como máximo después de la congelación hace que este método sea inviable. [145]

    Varios proyectos están trabajando para reemplazar gradualmente los genes en células de elefante con genes de mamut. [147] [148] Para 2015 y utilizando la nueva técnica de edición de ADN CRISPR, un equipo tenía algunos genes de mamut lanudo editados en el genoma de un elefante asiático centrándose inicialmente en la resistencia al frío, [149] los genes diana son para el oído externo tamaño, grasa subcutánea, hemoglobina y atributos del cabello. [150] [151] Si algún método tiene éxito, se ha sugerido introducir los híbridos en una reserva de vida silvestre en Siberia llamada Parque Pleistoceno. [152]

    Algunos investigadores cuestionan la ética de tales intentos de recreación. Además de los problemas técnicos, no queda mucho hábitat que sea adecuado para los híbridos elefante-mamut. Debido a que la especie era social y gregaria, la creación de algunos especímenes no sería ideal. El tiempo y los recursos necesarios serían enormes y los beneficios científicos no serían claros, lo que sugiere que estos recursos deberían utilizarse para preservar las especies de elefantes existentes que están en peligro de extinción. [145] [153] [154] Se ha cuestionado la ética de usar elefantes como madres sustitutas en los intentos de hibridación, ya que la mayoría de los embriones no sobrevivirían, y sería imposible conocer las necesidades exactas de una cría híbrida de elefante-mamut. [155]

    El mamut lanudo ha seguido siendo culturalmente significativo mucho después de su extinción. Los pueblos indígenas de Siberia habían encontrado durante mucho tiempo lo que ahora se sabe que son restos de mamut lanudo, recolectando sus colmillos para el comercio de marfil. Los nativos de Siberia creían que los restos de mamut lanudo eran animales gigantes parecidos a un topo que vivían bajo tierra y murieron al excavar en la superficie. [156] [157] Los colmillos de mamut lanudos habían sido artículos de comercio en Asia mucho antes de que los europeos se familiarizaran con ellos. Se dice que Güyük, el Khan de los mongoles del siglo XIII, se sentó en un trono hecho de marfil de mamut. [127] Inspirado por el concepto de los nativos siberianos del mamut como una criatura subterránea, se registró en la enciclopedia farmacéutica china, Ben Cao Gangmu, como yin shu, "el roedor escondido". [158]

    Los pueblos indígenas de América del Norte usaban marfil y hueso de mamut lanudo para herramientas y arte. [159] Al igual que en Siberia, los nativos norteamericanos tenían "mitos de observación" que explicaban los restos de mamuts lanudos y otros elefantes. El estrecho de Bering Inupiat creía que los huesos provenían de criaturas excavadoras, mientras que otros pueblos los asociaban con gigantes primordiales o "grandes bestias". . [160] [161] [162] Los observadores han interpretado que las leyendas de varios pueblos nativos americanos contienen recuerdos populares de elefantes extintos, aunque otros estudiosos son escépticos de que la memoria popular pueda sobrevivir durante tanto tiempo. [160] [162] [163]

    Se informa que el marfil de mamut siberiano se exportó a Rusia y Europa en el siglo X. El primer marfil siberiano que llegó a Europa occidental fue traído a Londres en 1611. Cuando Rusia ocupó Siberia, el comercio de marfil creció y se convirtió en un producto ampliamente exportado, y se excavaron enormes cantidades. Desde el siglo XIX en adelante, el marfil de mamut lanudo se convirtió en un producto muy apreciado, utilizado como materia prima para muchos productos. Hoy en día, todavía tiene una gran demanda como reemplazo de la exportación ahora prohibida de marfil de elefante, y se lo conoce como "oro blanco". Los comerciantes locales estiman que 10 millones de mamuts todavía están congelados en Siberia, y los conservacionistas han sugerido que esto podría ayudar a salvar de la extinción a las especies vivas de elefantes. Los elefantes son cazados por cazadores furtivos por su marfil, pero si, en cambio, los mamuts ya extintos pudieran abastecerlo, estos podrían satisfacer la demanda. El comercio de marfil de elefante se prohibió en la mayoría de los lugares después de la Conferencia de Lausana de 1989, pero se sabe que los comerciantes lo etiquetan como marfil de mamut para pasar la aduana. El marfil de mamut se parece al marfil de elefante, pero el primero es más marrón y las líneas de Schreger tienen una textura más gruesa. [164] En el siglo XXI, el calentamiento global ha facilitado el acceso a los colmillos siberianos, ya que el permafrost se descongela más rápidamente, dejando al descubierto los mamuts incrustados en él. [165]

    Abundan las historias sobre la carne congelada de mamut lanudo que se consumía una vez descongelada, especialmente la del "mamut Berezovka", pero la mayoría de ellas se consideran dudosas. En la mayoría de los casos, los cadáveres estaban podridos y el hedor era tan insoportable que solo los carroñeros salvajes y los perros que acompañaban a los buscadores mostraron algún interés en la carne. Aparentemente, tal carne se recomendó una vez contra las enfermedades en China, y los nativos siberianos ocasionalmente han cocinado la carne de los cadáveres congelados que descubrieron. [166] Según una de las historias más famosas, los miembros de The Explorers Club cenaron carne de un mamut congelado de Alaska en 1951. En 2016, un grupo de investigadores examinó genéticamente una muestra de la comida y descubrió que pertenecía a una tortuga marina verde (también se había afirmado que pertenecía a Megaterio). Los investigadores concluyeron que la cena había sido un truco publicitario. [167] En 2011, el paleontólogo chino Lida Xing transmitió en vivo mientras comía carne de una pata de mamut siberiano (completamente cocida y condimentada con sal), y le dijo a su audiencia que sabía mal ya tierra. Esto provocó controversia y obtuvo reacciones encontradas, pero Xing declaró que lo hizo para promover la ciencia. [168]

    Supuesta supervivencia Editar

    Ha habido afirmaciones ocasionales de que el mamut lanudo no está extinto y que pequeñas manadas aisladas podrían sobrevivir en la vasta y escasamente habitada tundra del hemisferio norte. En el siglo XIX, los miembros de las tribus siberianas transmitieron a las autoridades rusas varios informes de "grandes bestias peludas", pero nunca surgieron pruebas científicas. Un francés encargado de asuntos M. Gallon, que trabajaba en Vladivostok, dijo en 1946 que en 1920 había conocido a un cazador de pieles ruso que afirmaba haber visto "elefantes" peludos y gigantes vivos en las profundidades de la taiga. [169] Debido a la gran área de Siberia, no se puede descartar por completo que los mamuts lanudos sobrevivieran hasta tiempos más recientes, pero toda la evidencia indica que se extinguieron hace miles de años. Es probable que estos nativos hayan adquirido su conocimiento sobre los mamuts lanudos a partir de los cadáveres que encontraron y que esta es la fuente de sus leyendas sobre el animal. [170]

    A finales del siglo XIX, existían rumores sobre la supervivencia de los mamuts en Alaska. [169] En 1899, Henry Tukeman detalló su muerte de un mamut en Alaska y su posterior donación del espécimen a la Institución Smithsonian en Washington, DC. El museo negó la historia. [171] El escritor sueco Bengt Sjögren sugirió en 1962 que el mito comenzó cuando el biólogo estadounidense Charles Haskins Townsend viajó a Alaska, vio esquimales intercambiando colmillos de mamut, preguntó si los mamuts aún vivían en Alaska y les proporcionó un dibujo del animal. . [169] Bernard Heuvelmans incluyó la posibilidad de poblaciones residuales de mamuts siberianos en su libro de 1955, Tras la pista de animales desconocidos Si bien su libro fue una investigación sistemática sobre posibles especies desconocidas, se convirtió en la base del movimiento de criptozoología. [172]


    Contenido

    Clonación Editar

    La clonación es un método comúnmente sugerido para la posible restauración de una especie extinta. Se puede hacer extrayendo el núcleo de una célula preservada de la especie extinta e intercambiándolo en un huevo, sin núcleo, del pariente vivo más cercano de esa especie. [3] El huevo se puede insertar en un huésped del pariente vivo más cercano de la especie extinta. Es importante tener en cuenta que este método solo se puede utilizar cuando se dispone de una célula preservada, lo que significa que sería más factible para especies recientemente extintas. [4] La clonación se ha utilizado en la ciencia desde la década de 1950. [5] Uno de los clones más conocidos es Dolly, la oveja. Dolly nació a mediados de la década de 1990 y vivió una vida normal hasta que experimentó complicaciones de salud que la llevaron a la muerte. [5] Otras especies animales que se sabe que han sido clonadas incluyen perros, cerdos y caballos. [5]

    Edición del genoma Editar

    La edición del genoma ha avanzado rápidamente con la ayuda de los sistemas CRISPR / Cas, particularmente CRISPR / Cas9. El sistema CRISPR / Cas9 se descubrió originalmente como parte del sistema inmunológico bacteriano. [6] El ADN viral que se inyectó en la bacteria se incorporó al cromosoma bacteriano en regiones específicas. Estas regiones se denominan repeticiones palindrómicas cortas agrupadas regularmente interespaciadas, también conocidas como CRISPR. Dado que el ADN viral está dentro del cromosoma, se transcribe en ARN. Una vez que esto ocurre, el Cas9 se une al ARN. Cas9 puede reconocer el inserto extraño y lo escinde. [6] Este descubrimiento fue muy crucial porque ahora la proteína Cas puede verse como una tijera en el proceso de edición del genoma.

    Al utilizar células de una especie estrechamente relacionada con la especie extinta, la edición del genoma puede desempeñar un papel en el proceso de extinción. Las células germinales pueden editarse directamente, de modo que el óvulo y el esperma producidos por la especie parental existente producirán descendencia de la especie extinta, o las células somáticas pueden editarse y transferirse mediante transferencia nuclear de células somáticas. Esto da como resultado un híbrido entre las dos especies, ya que no es completamente un animal. Debido a que es posible secuenciar y ensamblar el genoma de organismos extintos a partir de tejidos altamente degradados, esta técnica permite a los científicos buscar la extinción en una gama más amplia de especies, incluidas aquellas para las que no existen restos bien conservados. [3] Sin embargo, cuanto más degradado y viejo sea el tejido de la especie extinta, más fragmentado estará el ADN resultante, lo que dificulta el ensamblaje del genoma.

    Cría de espalda Editar

    La cría por espalda es una forma de cría selectiva. A diferencia de la cría de animales por un rasgo para hacer avanzar la especie en la cría selectiva, la cría por retroceso implica la cría de animales por una característica ancestral que puede no verse en toda la especie con tanta frecuencia. [7] Este método puede recrear los rasgos de una especie extinta, pero el genoma diferirá de la especie original. [4] Sin embargo, la cría de espalda depende del rasgo ancestral de la especie que aún se encuentra en la población en cualquier frecuencia. [7] La ​​cría de espalda es también una forma de selección artificial por el selectivo deliberado cría de animales domésticos, en un intento de lograr un animal raza con un fenotipo que se asemeja a un ancestro de tipo salvaje, generalmente uno que se ha extinguido. Reproducción no debe confundirse con la desdomesticación.

    Evolución iterativa Editar

    Un proceso natural de extinción es la evolución iterativa. Este proceso ocurre cuando una especie se extingue, pero luego de cierto tiempo una especie diferente se convierte en una criatura casi idéntica. Un ejemplo de este proceso ocurrió con el riel de garganta blanca. Esta ave no voladora se extinguió hace aproximadamente 136.000 años debido a un evento desconocido que provocó el aumento del nivel del mar, lo que provocó la desaparición de la especie. La especie reapareció hace unos 100.000 años cuando bajó el nivel del mar, lo que permitió que el ave evolucionara una vez más como una especie no voladora en la isla de Aldabra, donde se encuentra hasta la actualidad. [8] [9] [10] Ver también taxón de Elvis.

    Las tecnologías que se están desarrollando para la extinción podrían conducir a grandes avances en tecnología y procesos científicos. Esto incluye el avance de las tecnologías genéticas que se utilizan para mejorar el proceso de clonación para la extinción. Las tecnologías podrían usarse para evitar que las especies en peligro de extinción se extingan. [11] El estudio de especies reintroducidas también podría conducir a avances en la ciencia. Al estudiar animales previamente extintos, se podrían descubrir curas para enfermedades. Las especies revividas pueden apoyar iniciativas de conservación actuando como "especies insignia" para generar entusiasmo público y fondos para conservar ecosistemas enteros. [12] [13]

    Si se da prioridad a la extinción, ello conduciría a la mejora de las estrategias de conservación actuales. La conservación sería necesaria para reintroducir una especie en el ecosistema. Los esfuerzos de conservación se tomarían inicialmente hasta que la población revivida pueda sostenerse en la naturaleza. [14] La extinción también podría ayudar a mejorar los ecosistemas que han sido destruidos por el desarrollo humano al introducir una especie extinta de nuevo en un ecosistema para revivirlo. También es una cuestión de si revivir especies conducidas a la extinción por los humanos es una obligación ética. [15]

    La reintroducción de especies extintas podría tener un impacto negativo sobre las especies existentes y su ecosistema. Es posible que el nicho ecológico de la especie extinta se haya llenado en su antiguo hábitat, lo que la convierte en una especie invasora. Esto podría conducir a la extinción de otras especies debido a la competencia por alimentos u otra exclusión competitiva. También podría conducir a la extinción de especies de presa si tienen más depredadores en un entorno que tenía pocos depredadores antes de la reintroducción de una especie extinta. [15] Si una especie se ha extinguido durante un largo período de tiempo, el entorno en el que se introduce podría ser muy diferente al que puede sobrevivir. Los cambios en el medio ambiente debido al desarrollo humano podrían significar que la especie no puede sobrevivir si se reintroduce en ese ecosistema. [11] Una especie también podría volver a extinguirse después de la extinción si las razones de su extinción siguen siendo una amenaza. El mamut lanudo sería cazado por cazadores furtivos como los elefantes por su marfil y podría extinguirse nuevamente si esto sucediera. O, si una especie se reintroduce en un entorno con enfermedad, no tiene inmunidad a la especie reintroducida, podría ser aniquilada por una enfermedad que las especies actuales pueden sobrevivir.

    La extinción es un proceso muy caro. Recuperar una especie puede costar millones de dólares. Lo más probable es que el dinero para la extinción provenga de los esfuerzos de conservación actuales. Estos esfuerzos podrían debilitarse si se toman fondos de la conservación y se los pone en extinción. Esto significaría que las especies en peligro crítico comenzarían a extinguirse más rápido porque ya no hay recursos necesarios para mantener sus poblaciones. [16] Además, dado que las técnicas de clonación no pueden reproducir perfectamente una especie tal como existía en la naturaleza, es posible que la reintroducción de la especie no produzca beneficios ambientales positivos. Es posible que no tengan el mismo papel en la cadena alimentaria que tenían antes y, por lo tanto, no pueden restaurar los ecosistemas dañados. [17]

    Mamut lanudo Editar

    La existencia de restos de tejidos blandos conservados y ADN de mamuts lanudos ha llevado a la idea de que la especie podría recrearse por medios científicos. Se han propuesto dos métodos para lograr esto. La primera sería utilizar el proceso de clonación, sin embargo, incluso las muestras de mamut más intactas han tenido poco ADN utilizable debido a sus condiciones de conservación. No hay suficiente ADN intacto para guiar la producción de un embrión. [18] El segundo método implicaría inseminar artificialmente un óvulo de elefante con esperma conservado del mamut. La descendencia resultante sería un híbrido elefante-mamut. Después de varias generaciones de cruzamiento de estos híbridos, se pudo producir un mamut lanudo casi puro. Sin embargo, los espermatozoides de los mamíferos modernos suelen ser potentes hasta 15 años después de la congelación, lo que podría dificultar este método. [19] En 2008, un equipo japonés encontró ADN utilizable en los cerebros de ratones que habían estado congelados durante 16 años. Esperan utilizar métodos similares para encontrar ADN de mamut utilizable. [20] En 2011, los científicos japoneses anunciaron planes para clonar mamuts dentro de seis años. [21]

    En marzo de 2014, la Asociación Rusa de Antropólogos Médicos informó que la sangre recuperada de un cadáver de mamut congelado en 2013 ahora brindaría una buena oportunidad para clonar el mamut lanudo. [19] Otra forma de crear un mamut lanudo vivo sería migrar genes del genoma del mamut a los genes de su pariente vivo más cercano, el elefante asiático, para crear animales híbridos con las notables adaptaciones que tenía para vivir en un ambiente mucho más frío. medio ambiente que los elefantes de hoy en día. Esto lo está haciendo actualmente un equipo dirigido por el genetista de Harvard George Church. [22] El equipo ha realizado cambios en el genoma del elefante con los genes que le dieron al mamut lanudo su sangre resistente al frío, pelo más largo y una capa extra de grasa. [22] Según el genetista Hendrik Poinar, un mamut lanudo revivido o un híbrido de mamut-elefante puede encontrar un hábitat adecuado en las ecozonas de la tundra y la taiga. [23]

    George Church ha planteado la hipótesis de los efectos positivos que tendría sobre el medio ambiente traer de vuelta al extinto mamut lanudo, como el potencial para revertir algunos de los daños causados ​​por el calentamiento global. [24] Él y sus compañeros investigadores predicen que los mamuts se comerían la hierba muerta permitiendo que el sol alcanzara la hierba primaveral, su peso les permitiría atravesar la nieve densa y aislante para permitir que el aire frío llegara al suelo y su característica de tala los árboles aumentarían la absorción de la luz solar. [24] En un editorial que condena la extinción, Científico americano señaló que las tecnologías involucradas podrían tener aplicaciones secundarias, específicamente para ayudar a las especies al borde de la extinción a recuperar su diversidad genética. [25]

    Cabra montés de los Pirineos Editar

    La cabra montés pirenaica era una subespecie de cabra montés española que vivía en la península ibérica. Si bien fue abundante durante la época medieval, la caza excesiva en los siglos XIX y XX llevó a su desaparición. En 1999, solo una hembra llamada Celia quedó viva en el Parque Nacional de Ordesa. Los científicos la capturaron, tomaron una muestra de tejido de su oreja, la sujetaron con un collar y luego la devolvieron a la naturaleza, donde vivió hasta que la encontraron muerta en 2000, después de haber sido aplastada por un árbol caído. En 2003, los científicos utilizaron la muestra de tejido para intentar clonar Celia y resucitar la subespecie extinta. A pesar de haber transferido con éxito núcleos de sus células a óvulos de cabra doméstica y haber embarazado a 208 cabras, solo una llegó a término. La cría de íbice que nació tenía un defecto pulmonar y vivió solo 7 minutos antes de asfixiarse por ser incapaz de respirar oxígeno. Sin embargo, su nacimiento fue visto como un triunfo y se ha considerado que fue la primera extinción. [26] A finales de 2013, los científicos anunciaron que volverían a intentar recrear la cabra montés de los Pirineos. Un problema que hay que afrontar, además de los muchos desafíos de la reproducción de un mamífero mediante la clonación, es que solo se pueden producir hembras mediante la clonación de la hembra Celia, y no existen machos para que esas hembras se reproduzcan.Esto podría abordarse potencialmente criando clones femeninos con la cabra montés del sudeste español, y creando gradualmente un animal híbrido que eventualmente se parecerá más a la cabra montés de los Pirineos que a la cabra montés del sudeste español. [27]

    Uros Editar

    Los uros se extendieron por Eurasia, el norte de África y el subcontinente indio durante el Pleistoceno, pero solo los uros europeos (Bos primigenius primigenius) sobrevivió hasta tiempos históricos. [28] Esta especie aparece en gran medida en las pinturas rupestres europeas, como la cueva de Lascaux y Chauvet en Francia, [29] y todavía estaba muy extendida durante la época romana. Tras la caída del imperio romano, la caza excesiva de uros por parte de la nobleza hizo que su población se redujera a una sola población en el bosque de Jaktorów en Polonia, donde el último salvaje murió en 1627. [30] Sin embargo, debido a que el uro es ancestro de la mayoría de las razas de ganado modernas, es posible que se recupere mediante cría selectiva o retroactiva. El primer intento de esto fue por Heinz y Lutz Heck utilizando razas de ganado modernas, lo que resultó en la creación de ganado Heck. Esta raza ha sido introducida en reservas naturales en toda Europa, sin embargo, difiere mucho de los uros en características físicas, y algunos intentos modernos afirman intentar crear un animal que sea casi idéntico a los uros en morfología, comportamiento e incluso genética. [31] El proyecto TaurOs tiene como objetivo recrear los uros mediante la cría selectiva de razas primitivas de ganado durante un período de veinte años para crear un pastoreador bovino autosuficiente en rebaños de al menos 150 animales en áreas naturales revueltas en toda Europa. [32] Esta organización está asociada con la organización Rewilding Europe para ayudar a restablecer el equilibrio de la naturaleza europea. [33] Un proyecto en competencia para recrear los uros es el Proyecto Uruz de la True Nature Foundation, que tiene como objetivo recrear los uros a través de una estrategia de reproducción más eficiente y mediante la edición del genoma, con el fin de disminuir el número de generaciones de reproducción necesarias y la capacidad para eliminar rápidamente los rasgos no deseados de la población de ganado tipo uros. [34] Se espera que el ganado con forma de uros revitalice la naturaleza europea restaurando su papel ecológico como especie clave y recupere la biodiversidad que desapareció tras el declive de la megafauna europea, además de ayudar a generar nuevas oportunidades económicas relacionadas con la observación de la vida silvestre. [35]

    Quagga Editar

    La quaggaEquus quagga quagga) es una subespecie de la cebra de las llanuras que se distinguía por tener rayas en la cara y la parte superior del torso, pero su abdomen trasero era de un marrón sólido. Era nativa de Sudáfrica, pero fue aniquilada en estado salvaje debido a la caza excesiva por deporte, y el último individuo murió en 1883 en el zoológico de Ámsterdam. [36] Sin embargo, dado que técnicamente es la misma especie que la cebra de las llanuras superviviente, se ha argumentado que el quagga podría revivirse mediante selección artificial. El Proyecto Quagga tiene como objetivo recrear el animal a través de la cría selectiva o de espalda de cebras de llanura. [37] También tiene como objetivo liberar estos animales en el Cabo Occidental una vez que se logre un animal que se parezca completamente al quagga, lo que podría tener el beneficio de erradicar especies introducidas de árboles como el pimentero brasileño, Tipuana tipu, Acacia saligna, Bugweed. Alcanfor, pino piñonero, pino racimo Sauce llorón y Acacia mearnsii. [38]

    Thylacine Editar

    El tilacino era originario del continente australiano, Tasmania y Nueva Guinea. Se cree que se extinguió en el siglo XX. El tilacino se había vuelto extremadamente raro o se había extinguido en el continente australiano antes del asentamiento británico en el continente. El último tilacino conocido, llamado Benjamín, murió en el zoológico de Hobart, el 7 de septiembre de 1936. Se cree que murió como resultado de la negligencia: fuera de su dormitorio protegido, estuvo expuesto a una rara ocurrencia de Tasmania extrema. clima: calor extremo durante el día y temperaturas bajo cero durante la noche. [39] La protección oficial de la especie por parte del gobierno de Tasmania se introdujo el 10 de julio de 1936, aproximadamente 59 días antes de que el último espécimen conocido muriera en cautiverio. [40]

    En diciembre de 2017 se anunció en Nature Ecology and Evolution que el genoma nuclear completo del tilacino se había secuenciado con éxito, lo que marca la finalización del primer paso crítico hacia la extinción que comenzó en 2008, con la extracción de las muestras de ADN de la muestra de bolsa conservada. [41] El genoma de Thylacine se reconstruyó utilizando el método de edición del genoma. El diablo de Tasmania se utilizó como referencia para el ensamblaje del genoma nuclear completo. [42] Andrew J. Pask de la Universidad de Melbourne ha declarado que el próximo paso hacia la extinción será crear un genoma funcional, que requerirá una extensa investigación y desarrollo, estimando que un intento completo de resucitar la especie puede ser posible. ya en 2027. [41]

    Paloma mensajera Editar

    La paloma migratoria contaba con miles de millones antes de ser aniquilada debido a la caza comercial y la pérdida de hábitat. Revive & amp Restore, una organización sin fines de lucro, obtuvo ADN de la paloma migratoria de especímenes y pieles de museos; sin embargo, este ADN está degradado porque es muy antiguo. Por esta razón, la clonación simple no sería una forma efectiva de realizar la extinción de esta especie porque faltarían partes del genoma. En cambio, Revive & amp Restore se enfoca en identificar mutaciones en el ADN que causarían una diferencia fenotípica entre la paloma migratoria extinta y su pariente vivo más cercano, la paloma de cola de banda. Al hacer esto, pueden determinar cómo modificar el ADN de la paloma de cola de banda para cambiar los rasgos para imitar los rasgos de la paloma migratoria. En este sentido, la paloma migratoria extinta no sería genéticamente idéntica a la paloma migratoria extinta, pero tendría los mismos rasgos. Se espera que el híbrido extinto de paloma migratoria esté listo para la reproducción en cautiverio en 2024 y liberado en la naturaleza en 2030. [43]

    En abril de 2014 se estableció un "Grupo de Trabajo de De-extinción" bajo los auspicios de la Comisión de Supervivencia de Especies (SSC) y se encargó de redactar un conjunto de Principios Rectores sobre la Creación de Representantes de Especies Extintas para Beneficios de Conservación para posicionar a la CSE de la UICN en la rápida viabilidad tecnológica emergente de crear un proxy de una especie extinta. [44]


    Los mamuts lanudos tuvieron un final horrible y miserable, según un estudio

    Los titulares principales de Fox News Flash están aquí. Vea lo que hace clic en Foxnews.com.

    Los mamuts lanudos se extinguieron hace más de 4.000 años, pero un nuevo estudio sugiere que la última de las criaturas tuvo una muerte horrible y aislada.

    El estudio analizó el genoma de los restos de mamut lanudo que se descubrieron en la isla Wrangel en el Océano Ártico. Los genomas contenían mutaciones severas que dificultaron sus últimos días, agregó el estudio.

    "La innovación clave de nuestro artículo es que en realidad resucitamos genes de mamut de la isla de Wrangel para probar si sus mutaciones realmente eran dañinas (la mayoría de las mutaciones en realidad no hacen nada)", dijo el autor principal del estudio, Vincent Lynch, en un comunicado.

    La ilustración de un artista muestra una manada de mamuts lanudos. (Mauricio Anton / PLoS)

    "Más allá de sugerir que los últimos mamuts probablemente eran una población poco saludable, es una advertencia para las especies vivas amenazadas de extinción: si sus poblaciones se mantienen pequeñas, también pueden acumular mutaciones deletéreas que pueden contribuir a su extinción", agregó Lynch.

    Al analizar el genoma, los investigadores revelaron que los mamuts tenían problemas con el desarrollo neurológico, problemas de fertilidad masculina, señalización de insulina y una capacidad para oler afectada, lo que podría haber afectado gravemente su dieta.

    Lynch y los otros investigadores pudieron llegar a sus conclusiones secuenciando el ADN de los mamuts encontrados en la isla Wrangel y comparándolos con otros dos grupos de mamuts que vivieron durante ese tiempo. También fueron comparados con los elefantes de hoy en día.

    "Sabemos cómo funcionan los genes responsables de nuestra capacidad para detectar olores", agregó Lynch. "Para que podamos resucitar la versión del mamut, hacer que las células en cultivo produzcan el gen del mamut y luego probar si la proteína funciona normalmente en las células. no lo hace, y no lo hizo, podemos inferir que probablemente significa que los mamuts de la isla Wrangel no pudieron oler las flores que comieron ".

    A medida que disminuía la cantidad de mamuts, el mestizaje se volvió más común, lo que aumentó la cantidad de problemas que tenían, lo que resultó en un ciclo que finalmente llevó a su desaparición, agregó el estudio.

    La investigación ha sido publicada en la revista científica Genome Biology and Evolution.

    Un estudio separado publicado en octubre de 2019 sugirió que el hábitat aislado, los eventos climáticos extremos y, potencialmente, el hombre prehistórico, dieron como resultado la extinción de los mamuts en la isla Wrangel.

    Se han encontrado restos de mamut en todo el mundo en los últimos meses. En junio de 2018, se encontró un misterioso hueso de mamut en una playa en Loch Ryan en el suroeste de Escocia.

    Dos meses después, en agosto de 2018, se encontró un mamut lanudo congelado en Siberia, y los investigadores teorizaron que podría ser un nuevo tipo de especie, debido a su pequeña estatura. Ha sido apodado un "mamut dorado" y podría tener hasta 50.000 años.

    LAS VEGAS - 30 DE SEPTIEMBRE: Un esqueleto de mamut lanudo con el 90 por ciento de sus huesos originales se muestra en el Venetian Resort Hotel Casino el 30 de septiembre de 2009 en Las Vegas, Nevada. (Foto de Ethan Miller / Getty Images) (2009 Getty Images)

    En 2018, los arqueólogos anunciaron el descubrimiento de un sitio de matanza de mamuts en Austria, donde la gente de la Edad de Piedra sacrificó mamuts.

    George Church, un genetista de Harvard y MIT y cofundador de CRISPR es el jefe del equipo de Harvard Woolly Mammoth Revival, un proyecto que intenta introducir genes de mamut en el elefante asiático con fines de conservación.

    "Los elefantes que vivieron en el pasado, y los elefantes posiblemente en el futuro, derribaron árboles y permitieron que el aire frío golpeara el suelo y mantuviera el frío en el invierno, y ayudaron a que la hierba creciera y reflejara la luz del sol en el verano. Church dijo a WordsSideKick.com en mayo de 2018. "Esos dos [factores] combinados podrían resultar en un enfriamiento enorme del suelo y un ecosistema rico".

    El descubrimiento de restos de mamut lanudo bien conservados y los avances en la investigación genética han alimentado la discusión de que las bestias extintas podrían ser clonadas. Sin embargo, se ha debatido acaloradamente la ética de los científicos que provocan la posible "extinción" de una especie, y los críticos dicen que los recursos se gastarían mejor en los animales existentes.


    ¡Velocidad de la luz!

    Ah, el warp drive, el favorito de los dispositivos de trama de ciencia ficción. Entonces, ¿qué pasa con una unidad warp? ¿Es eso realmente una cosa?

    Comencemos con la parte de "deformación" de una unidad de deformación. Sin duda, la teoría de la relatividad general de Albert Einstein ("GR") representa el espacio y el tiempo como una "tela" de 4 dimensiones que se puede estirar, doblar y doblar. Las ondas de gravedad, que representan ondas en la estructura del espacio-tiempo, ahora se han observado directamente. Entonces, sí, el espacio-tiempo se puede deformar. La parte deformada de un impulso warp generalmente significa distorsionar la forma del espacio-tiempo para que dos ubicaciones distantes puedan acercarse, y de alguna manera "saltar" entre ellas.

    Esta era una idea básica en la ciencia ficción mucho antes Star Trek popularizó el nombre "warp drive". Pero hasta 1994, se había mantenido como ciencia ficción, lo que significa que no había ciencia detrás de ella. Ese año, Miguel Alcubierre escribió una solución a las ecuaciones básicas de GR que representaba una región que comprimía el espacio-tiempo por delante y expandía el espacio-tiempo detrás para crear una especie de burbuja de deformación viajera. Esta fue una muy buena noticia para los fanáticos de las unidades warp.


    Los científicos están reviviendo especies extintas:


    Regreso de las bestias

    Una sola celda. Eso podría ser todo lo que necesitamos para revivir un mamut. Durante la última década, los científicos han sido parte de una verdadera revolución de la decodificación y secuenciación del ADN, y pronto, es posible que solo necesiten una célula para revivir a cualquier animal que se extinguió durante los últimos 30.000 años.

    o muchos de los animales más emblemáticos del mundo, los principales depredadores y los gigantes de la Edad de Hielo, solo hay un lugar donde puedes verlos: en un museo. Algunas exhibiciones presentan cadáveres disecados, otras meros modelos de cera. Es una tragedia.

    Nuestro mundo ha perdido miles de especies a causa de los eventos de extinción natural y la actividad humana por igual. Pero, ¿y si pudiéramos devolver la vida a algunos de esos animales con tecnología genética y clonación? ¿Deberíamos deshacer los errores del pasado? Una cosa es segura: estamos en la cúspide de una revolución tecnológica que convertirá esta pregunta que alguna vez fue académica en un verdadero desafío para nuestro futuro.

    Resucitar al mamut, al tigre dientes de sable, al dodo y al tilacino: ya no se trata de si, sino de cuándo.

    Ibex resucita

    Este debate ganó un nuevo impulso en 2003, cuando los científicos lograron revivir la cabra montés de los Pirineos. Una de las cuatro especies de cabras montesas, el animal grande y ágil pesaba más de 100 kg y presentaba cuernos largos y bellamente curvados.

    En la década de 1800, los cuernos convirtieron al animal en un objetivo importante para los cazadores, y la población se redujo rápidamente. En 1892, su pariente cercano, el íbice portugués salvaje, se extinguió. Después de eso, los humanos se dieron cuenta de que los animales necesitaban protección, pero ya era demasiado tarde. La última cabra montés de los Pirineos, Celia, murió en enero de 2000. La causa inmediata de la muerte fue ser aplastada por la caída de un árbol & # 8230, pero en realidad, su especie fue asesinada por la caza y la pérdida de hábitat.

    Un equipo de científicos encabezado por el profesor de biología Jose Folch inició un proyecto extraordinario en 1989. Varios años antes de que la clonación llegara a la escena mundial en 1996 (gracias a la oveja Dolly), los científicos españoles se propusieron salvar la cabra montés de los Pirineos.

    Tomaron muestras de ADN de algunas de las personas restantes, y cuando Celia murió, sus células también se agregaron al congelador.

    Los científicos estudiaron la fisiología de la cabra montés y descubrieron que un cruce entre una cabra común y una cabra montés era una excelente madre sustituta. Los científicos transfirieron núcleos celulares con el material genético de Celia la cabra montés para vaciar óvulos de una cabra, implantando las células en 57 madres sustitutas. Siete quedaron embarazadas, pero solo una completó el embarazo. En 2003, dio a luz a un clon de Celia de 2,6 kg, pero los pulmones del cabrito no funcionaban y murió solo siete minutos después de su nacimiento.

    Caja de herramientas más grande

    Desde 2003, la tecnología de clonación se ha desarrollado rápidamente. Hoy en día, la clonación es una parte integral de la caja de herramientas y los científicos pueden convertir fácilmente las células de la piel en óvulos, que pueden fertilizarse artificialmente. Junto con la tecnología mejorada del ADN, la clonación ha abierto nuevas oportunidades.

    En el nivel más fundamental, todos los animales tienen el mismo ADN y sólo difiere en los genes precisos que hacen que un embrión se convierta en un gato dientes de sable en lugar de una ardilla. El ADN, que instruye a las células a dividirse y crecer hasta convertirse en un individuo completo, es el mismo en todas las criaturas vivientes.

    Algunos animales & # 8211 como el caballo y el burro & # 8211 se ven muy similares porque tienen menos diferencias en su ADN. De hecho, los caballos y los burros son tan similares que pueden reproducirse para producir mulas. Este es el principio que los genetistas esperan utilizar para resucitar especies extintas.

    Cruzar animales vivos parecidos a caballos es una cosa, pero si la especie deseada ya está extinta, la tarea es mucho más difícil.

    Aún así, si un científico controla el ADN completamente secuenciado de una especie animal, tiene, en principio, un manual completo de cómo revivir al animal.

    Pero el truco es conseguir esa hebra intacta de ADN. Aunque es una molécula muy estable, el ADN tiene una vida útil limitada. El ADN de los dinosaurios, el más joven de los cuales tiene 65 millones de años, se ha degradado demasiado para ser útil. Pero los animales de la Edad del Hielo como los dientes de sable y los mamuts, que vivieron hasta hace 12.000 años, tienen una posibilidad real de regresar de entre los muertos.

    Un nuevo futuro en sangre antigua

    Resucitar a un mamut ya no es una posibilidad teórica & # 8211 es un proyecto en el que los científicos ya están trabajando.

    A principios de este año, una expedición rusa encabezada por el profesor Semyon Grigoryev de la Universidad Federal del Nordeste en Yakutsk anunció desde Siberia el sensacional descubrimiento de sangre y músculos en un mamut congelado de 12-15.000 años. Los científicos han soñado con tal hallazgo desde el año pasado, cuando entraron en cooperación con colegas de la Fundación de Investigación Biotecnológica Sooam en Seúl. El cuerpo está tan bien conservado que el tejido puede contener las codiciadas células o núcleos celulares intactos, que son necesarios para revivir un mamut mediante la clonación.

    Hace unos años, los científicos japoneses encontraron núcleos intactos en las células de ratones, que habían sido colocados en el congelador del laboratorio durante 16 años a una temperatura de -20 ° C. La profesora Sayaka Wakayama del instituto de investigación RIKEN en Kobe, quien dirigió la investigación, transfirió los núcleos a óvulos de ratón vacíos y logró clonar un ratón hembra, que tenía descendencia. Aunque 16 años es mucho menos que 12,000, el experimento demostró que un cuerpo congelado podría preservar núcleos celulares intactos, que eventualmente podrían usarse para revivir al mamut.

    Paloma mensajera revivida

    El ADN es también el factor decisivo de un proyecto de resurgimiento, que es devolver la vida a la paloma migratoria. A principios del siglo XIX, existían miles de millones de palomas migratorias en Estados Unidos, pero durante un período de 100 años, la caza y la tala de bosques acabaron con el ave. La última paloma migratoria salvaje fue asesinada en 1900, y solo 14 años después, la última paloma migratoria murió en el zoológico de Cincinnati. Varios museos tienen palomas migratorias disecadas, pero ninguno en el que los científicos puedan encontrar un núcleo celular intacto.

    Los científicos encabezados por el biólogo Ben Novak de la Universidad de California han tenido que idear una estrategia alternativa que involucre al pariente más cercano de la paloma migratoria, la paloma de cola de banda. Gen por gen, los científicos tienen la intención de editar el código genético de la paloma de cola de banda hasta que se haya convertido en un genoma de paloma migratoria. Algunos cambios específicos proporcionarán al ave características especiales como ojos rojos y cola más larga.

    Para que el proyecto tenga éxito, los científicos deben inventar una nueva técnica de clonación, ya que las aves no se pueden clonar de la manera habitual. La clonación requiere que los científicos eliminen el núcleo del óvulo, pero en las aves, el huevo es una célula y, aunque parece fácil quitar el núcleo, no se puede hacer sin arruinar la cáscara del huevo y el núcleo.

    En el Instituto Roslin de Escocia, el bioquímico Michael McGrew ha inventado un método alternativo. En lugar de insertar el genoma manipulado en un óvulo, lo inserta en células madre, convirtiéndolas en gametos, que se insertan en los ovarios de una paloma de cola de banda. Así, diseñó un pájaro con los órganos sexuales de otra especie.La descendencia del ave tendrá descendencia con las características de ambas especies de aves. En consecuencia, los científicos revivirán la paloma migratoria repitiendo el proceso y seleccionando características, hasta que tengan una paloma migratoria. Finalmente, los científicos enseñarán a las palomas su comportamiento natural mediante palomas mensajeras entrenadas, entre otras.

    En principio, el método se puede utilizar con muchas especies. Por ejemplo, el mamut podría revivirse convirtiendo un genoma de elefante, si los científicos no encuentran un núcleo celular intacto y congelado.

    Rana australiana la primera en regresar

    El próximo animal revivido probablemente no será ni el mamut ni la paloma migratoria, sino una rana australiana, que fue descubierta en 1972, solo para extinguirse en la década de 1980.

    La rana incubadora gástrica tiene una especie tanto del norte como del sur. La hembra se traga los huevos, una vez que el macho los ha fecundado, convirtiendo su estómago de un baño ácido en un & # 8220 & # 8220 & # 8221 nutritivo y protector. Los biólogos no saben con precisión cómo lo hace la rana, pero si lo descubren, los médicos pueden descubrir nuevas formas de controlar la digestión y la liberación de jugo gástrico.

    El proyecto de reactivación está dirigido por el profesor Michael Archer de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney. Los científicos tenían células intactas de ranas, que fueron congeladas hace más de 30 años, y ya han clonado los primeros embriones, una importante primera etapa antes del renacuajo.

    Parece probable que las ranas incubadoras gástricas fueran aniquiladas por una enfermedad fúngica introducida por los humanos modernos. El hongo todavía existe, por lo que no se sabe con certeza si las ranas pueden regresar alguna vez a la naturaleza. Lo mismo es cierto para muchas otras especies como el baiji, el delfín del río Yangtse & # 8211, cuyo hábitat fue arruinado por la contaminación.

    Técnicamente, no es improbable que una vez más sintamos que el suelo tiembla debido a las grandes manadas de mamuts y que veamos volar a grandes grupos de palomas migratorias. Quizás incluso tengamos una obligación moral. Los seres humanos han causado daños irreparables a la naturaleza. Contaminamos cursos de agua, talamos bosques y explotamos en exceso a los animales. Pero gracias a nuestra tecnología, pronto podríamos retroceder en el tiempo y revivir algunas de las especies animales que aniquilamos.


    Ver el vídeo: Un cachorro de mamut podría renacer gracias a la clonación