Después de la masacre, el único soldado británico superviviente escapa de Kabul

Después de la masacre, el único soldado británico superviviente escapa de Kabul

El 13 de enero de 1842, un médico del ejército británico llega al puesto de centinela británico en Jalalabad, Afganistán, el único superviviente de una fuerza expedicionaria angloindia de 16.000 efectivos que fue masacrada en su retirada de Kabul. Habló de una terrible masacre en el paso de Khyber, en la que los afganos no dieron cuartel a las fuerzas angloindias derrotadas y a sus seguidores del campamento.

En el siglo XIX, Gran Bretaña, con el objetivo de proteger sus posesiones coloniales indias de Rusia, intentó establecer autoridad en el vecino Afganistán al intentar reemplazar al Emir Dost Mohammad con un ex emir conocido por simpatizar con los británicos. Esta flagrante injerencia británica en los asuntos internos de Afganistán provocó el estallido de la primera guerra anglo-afgana en 1839.

Dost Mohammad se rindió a las fuerzas británicas en 1840 después de que el ejército angloindio capturara Kabul. Sin embargo, después de una revuelta afgana en Kabul, los británicos no tuvieron más remedio que retirarse. La retirada comenzó el 6 de enero de 1842, pero el mal tiempo retrasó el avance del ejército. La columna fue atacada por enjambres de afganos encabezados por el hijo de Mohammad, y los que no murieron en el ataque fueron masacrados más tarde por los soldados afganos. Murieron un total de 4.500 soldados y 12.000 seguidores del campamento. Solo un hombre, el Dr. William Bryden, escapó para contar los detalles del desastre militar.

En represalia, otra fuerza británica invadió Kabul en 1843 y quemó una parte de la ciudad. Ese mismo año, la guerra llegó a su fin y, en 1857, el Emir Dost Mohammad, que había sido restaurado en el poder en 1843, firmó una alianza con los británicos. En 1878, comenzó la Segunda Guerra Anglo-Afgana, que terminó dos años después con Gran Bretaña ganando el control de los asuntos exteriores de Afganistán.


Souter nació en Guildford, Surrey, de padre de un oficial del ejército de carrera, el comandante Thomas Souter de Derbyshire. El joven Souter fue ascendido al 44º Regimiento de Infantería como teniente en 1835 después de servir en el 57º Regimiento de Infantería. [2] La retirada de Kabul de 1842 se produjo cuando los británicos retiraron sus fuerzas al final de la primera guerra anglo-afgana. En lugar de que se les permitiera partir pacíficamente hacia la guarnición británica en Jalalabad, el ejército, sus seguidores y las familias de los soldados británicos e indios fueron continuamente acosados ​​por francotiradores afganos antes de que el ejército hiciera su última resistencia. [3] Durante la marcha, Souter perdió dos caballos y sufrió una grave herida en el hombro. Él y un sargento se habían puesto los colores algo desaliñados del 44 bajo sus abrigos para protegerlos de un mayor deterioro. El sargento fue asesinado [4] ante los restos del ejército británico, una fuerza de solo 65-80 oficiales y hombres con 20 mosquetes. entre ellos, [5] [6] llegaron cerca de Gandamak en la mañana del 13 de enero. Según el relato de Souter en una carta de cinco páginas a su esposa escrita en cautiverio, solo él, un sargento de comedor y siete hombres se salvaron, mientras que el resto fueron masacrados después de un día de lucha: "En el conflicto, mi posadolescente se abrió y expuso el color: pensando que era un gran hombre por mi apariencia tan llamativa, fui apresado por dos tipos que ... me quitaron la ropa, excepto los pantalones y la gorra, me llevaron a un pueblo ... y me cambiaron a el jefe ". [4] Después de un mes, Souter fue entregado a Akbar Khan, un hijo de Dost Mohammad Khan, a quien los británicos habían depuesto en 1839 pero que luego fue restaurado al poder. [7] Souter y los otros prisioneros fueron finalmente liberados en septiembre de 1842. [3] De vuelta en Inglaterra, Souter sirvió como capitán en el 22º Regimiento. Dimitió el 26 de mayo de 1848 y murió dos semanas después. [8] El color del regimiento soportó un destino complicado: fue devuelto a Souter por uno de sus captores originales, aunque despojado de su oropel y borlas, [4] luego estaba en posesión individual de varios hombres y oficiales del 44º. [9] Recientemente, se ha exhibido en el Museo Nacional del Ejército, Londres, Inglaterra, junto con un maniquí de tamaño natural de Souter y la pintura que representa la última tribuna en Gandamak, de William Barnes Wollen (1898), en la que Souter ocupa un lugar destacado vistiendo el color. [10] Actualmente, el color del regimiento se encuentra en la Capilla del Regimiento Royal Anglian Regiment y el Regimiento de Essex en Warley, Essex. La pintura de Wollen se exhibe, junto con la efigie de Souter con una réplica del color envuelta alrededor, en el Museo del Regimiento de Essex en Oaklands Park, Chelmsford, Essex [11]

En el primer episodio de la segunda temporada de la serie de la BBC. Victoria, la Reina se entera de la masacre del ejército británico en Afganistán. El Dr. William Brydon abandonó la marcha antes que Gandamak y, escapando de muchos peligros, llegó sano y salvo a Jalalabad, el destino original del ejército en retirada; fue la única persona en llegar a la guarnición. En su audiencia con Victoria, Brydon menciona la pérdida de su "querido amigo, el Capitán Souter". La escena cambia brevemente a la cima de una colina nevada donde un soldado ensangrentado, aparentemente Souter, yace muerto. Sin embargo, Souter no murió en Afganistán y no hay evidencia de que él y Brydon fueran amigos.

Thomas y su esposa Hannah (de soltera Harpur) tuvieron ocho hijos que sobrevivieron hasta la edad adulta. Un hijo, Frank Souter, fue el primer comisionado de policía de Bombay. Su hija Emma se casó con el coronel Edward Penfold Arthur, hijo de Sir George Arthur, primer baronet, y tuvo una hija, Isabella Fanny, que se casó con William James Wemyss Muir, el hijo mayor de Sir William Muir y Elizabeth Huntly Wemyss. [12] Otros descendientes notables incluyen a Gavyn Farr Arthur, juez y alcalde de Londres (2002-2003), y Gerald Hamilton.


Gran Bretaña & # 8217s Retiro de Kabul 1842

El terreno inhóspito, el clima implacable e impredecible, la política tribal fracturada, las relaciones turbulentas con la población local y los civiles armados: estos son solo algunos de los problemas que llevaron a la caída de Gran Bretaña en Afganistán.

Esto no se refiere a la guerra más reciente en Afganistán (aunque se le perdonará por pensar así), sino a la humillación de Gran Bretaña en Kabul hace casi 200 años. Esta épica derrota ocurrió durante la primera guerra afgana y la anglo-invasión de Afganistán en 1842.

Era una época en la que las colonias británicas, y de hecho la Compañía de Comercio de las Indias Orientales, desconfiaban mucho de la expansión del poder ruso en el Este. Se pensó que una invasión rusa de Afganistán sería una parte inevitable de esto. Por supuesto, tal invasión finalmente se realizó más de un siglo después con la guerra afgano-soviética de 1979-1989.

Este período del siglo XIX es algo a lo que los historiadores se refieren como el "Gran Juego", un tira y afloja entre Oriente y Occidente sobre quién controlaría la región. Aunque el área sigue en disputa incluso hasta el día de hoy, la primera guerra afgana no fue tanto una derrota para los británicos como una completa humillación: un desastre militar de proporciones sin precedentes, tal vez solo igualado por la caída de Singapur exactamente 100 años después.

En enero de 1842, durante la Primera Guerra Anglo-Afgana, mientras se retiraba a la India, toda la fuerza británica de alrededor de 16.000 soldados y civiles fue aniquilada. Hasta este punto, el ejército británico y los ejércitos privados de la Compañía de las Indias Orientales tenían la reputación en todo el mundo de ser increíblemente poderosos y un incondicional de la eficiencia y el orden británicos: se esperaba una continuación de este éxito en Afganistán.

Temerosos del aumento del interés ruso en el área, los británicos decidieron invadir Afganistán y marcharon sin oposición hacia Kabul a principios de 1839 con una fuerza de aproximadamente 16.000 a 20.000 tropas británicas e indias conocidas colectivamente como Indo. Sin embargo, apenas tres años después, solo se conocía a un sobreviviente británico que llegó tambaleándose a Jalalabad en enero de 1842, después de huir de la carnicería que sufrieron sus camaradas en Gandamak.

Dost Mohammed

La ocupación de Kabul había comenzado de manera bastante pacífica. Los británicos se aliaron originalmente con el gobernante indígena Dost Mohammed, quien durante la década anterior había logrado unir a las tribus afganas fracturadas. Sin embargo, una vez que los británicos comenzaron a temer que Mohammed estuviera en la cama con los rusos, fue derrocado y reemplazado por un gobernante más útil (para los británicos de todos modos), Shah Shuja.

Desafortunadamente, el gobierno del Sha no fue tan seguro como a los británicos les hubiera gustado, por lo que dejaron dos brigadas de tropas y dos ayudantes políticos, Sir William Macnaghten y Sir Alexander Burns, en un intento por mantener la paz. Sin embargo, esto no fue tan simple como parecía.

Las tensiones y los resentimientos subyacentes de las fuerzas ocupantes británicas se convirtieron en una rebelión total de la población local en noviembre de 1841. Tanto Burns como Macnaghten fueron asesinados. Las fuerzas británicas que habían optado por no permanecer en la guarnición fortificada dentro de Kabul, sino en un acantonamiento fuera de la ciudad, fueron rodeadas y completamente a merced del pueblo afgano. A fines de diciembre, la situación se había vuelto peligrosa, sin embargo, los británicos lograron negociar un escape a la India controlada por los británicos.

Con la rebelión en plena vigencia, tal vez sea sorprendente que estas negociaciones permitieran a los británicos huir de Kabul y dirigirse a Jalalabad, a unas 90 millas de distancia. Puede ser que se les permitiera irse simplemente para que luego pudieran convertirse en víctimas de la emboscada en Gandamak, sin embargo, se desconoce si este es el caso o no. Las estimaciones exactas de cuántas personas abandonaron la ciudad difieren, pero estaba entre 2.000 y 5.000 soldados, además de civiles, esposas, niños y seguidores de los campamentos.

Alrededor de 16.000 personas finalmente evacuaron Kabul el 6 de enero de 1842. Fueron dirigidas por el comandante en jefe de las fuerzas en ese momento, el general Elphinstone. Aunque indudablemente huyeron por sus vidas, su retirada no fue fácil. Muchos murieron de frío, hambre, exposición y agotamiento en la marcha de 90 millas a través de las peligrosas montañas afganas en horribles condiciones invernales. Cuando la columna se retiró, también fueron acosados ​​por las fuerzas afganas que disparaban contra las personas mientras marchaban, la mayoría de las cuales no podían defenderse. Los soldados que todavía estaban armados intentaron montar una acción de retaguardia, pero con poco éxito.

Lo que había comenzado como una retirada apresurada se convirtió rápidamente en una marcha de la muerte a través del infierno para los que huían, ya que fueron eliminados uno por uno, a pesar de que el tratado les permitía retirarse de Kabul en primer lugar. A medida que las fuerzas afganas aumentaron su ataque contra los soldados en retirada, la situación finalmente se convirtió en una masacre cuando la columna llegó al Khurd Kabul, un paso estrecho de unas 5 millas de largo. Acorralados por todos lados y esencialmente atrapados, los británicos fueron despedazados, con más de 16.000 vidas perdidas en cuestión de días. Para el 13 de enero, todo el mundo, al parecer, había sido asesinado.

En las sangrientas secuelas iniciales de la batalla, parecía que solo un hombre había sobrevivido a la matanza. Su nombre era el cirujano asistente William Brydon y de alguna manera, cojeó hasta la seguridad de Jalalabad en un caballo herido de muerte, vigilado por las tropas británicas que esperaban pacientemente su llegada. Cuando se le preguntó qué había sucedido con el ejército, respondió & # 8220Soy el ejército & # 8221.

La teoría aceptada era que a Brydon se le había permitido vivir para contar la historia de lo que había sucedido en Gandamak y disuadir a otros de desafiar a los afganos para que no corrieran la misma suerte. Sin embargo, ahora se acepta más ampliamente que algunos rehenes fueron tomados y otros lograron escapar, pero estos sobrevivientes solo comenzaron a aparecer mucho después de que la batalla había terminado.

Lo que es innegable, sin embargo, es el horror absoluto que sufrieron los soldados y civiles británicos en retirada, y qué espantoso baño de sangre debe haber sido la última batalla final. También fue una absoluta humillación para el Imperio Británico, que se retiró por completo de Afganistán y cuya reputación se vio gravemente empañada.


KUALA LUMPUR, 8 de mayo - Sesenta y cuatro años después de que 16 hombres de la Compañía G de la 2.a Guardia Escocesa dispararan y mataran a 24 aldeanos en lo que ahora se llama la masacre de Batang Kali de 1948, tres familiares septuagenarios sobrevivientes de los asesinados se sentarán en un Londres Tribunal Superior de Justicia para solicitar hoy la primera investigación completa de la presunta atrocidad.

Los tres que fueron al Reino Unido para la audiencia - # 8211 Lim Ah Yin, 76, Loh Ah Choi, 71, y Chong Koon Ying, 73 - no están tratando de buscar compensación o cargos judiciales de los soldados que ejecutaron a los aldeanos.

Quieren una revisión judicial de la decisión del gobierno británico de 1970 de no realizar una investigación pública.

"Espero que el gobierno británico me sea justo. Me gustaría una disculpa por lo que pasó", dijo Lim según el diario británico. El independiente.

& # 8220 Incluso cuando recuerdo hoy lo que sucedió, todavía me siento enojado. No había ninguna razón para que mataran a esos hombres ”, dijo Lim, que tenía 11 años en el momento de los asesinatos.

“Mi padre era inocente y, sin embargo, lo detuvieron ... y le dispararon. Nos estaban alejando cuando escuché disparos. Al mismo tiempo, se estaba quemando la aldea ”, según los informes, también dijo.

Ella agregó: & # 8220 Una semana después se nos permitió regresar para recoger los cuerpos. El olor era terrible, había gusanos. Encontramos a mi padre, tenía la cara hinchada y le habían disparado en el pecho ”.

Loh tenía 11 años cuando su tío fue asesinado, mientras que Chong tenía nueve años cuando su padre fue ejecutado.

Nueva evidencia de los asesinatos de Batang Kali se presentará en el Tribunal Superior del Reino Unido durante la audiencia de dos días, informó el periódico británico.

La revisión examinará si los Secretarios de Estado de Defensa y el Ministerio de Relaciones Exteriores y del Commonwealth del Reino Unido actuaron legalmente cuando se negaron en noviembre pasado a realizar una investigación pública sobre los asesinatos y su encubrimiento, y a reparar de alguna manera a las víctimas. 'familias.

Las familias de las víctimas llevan mucho tiempo buscando una explicación adecuada, una disculpa y una reparación por los asesinatos.

La masacre de Batang Kali tuvo lugar el 12 de diciembre de 1948 durante las operaciones militares británicas contra los comunistas en la Emergencia Malaya posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Las tropas británicas rodearon una finca de caucho en Sungai Rimoh, Batang Kali, y mataron a tiros a 24 aldeanos antes de prender fuego a la aldea.

El exsecretario de Defensa británico, Denis Healey, había dado instrucciones a Scotland Yard para que estableciera un equipo de trabajo especial para investigar el asunto. Sin embargo, el gobierno conservador entrante decidió abandonar la investigación en 1970 debido a una aparente falta de pruebas.

La versión oficial del gobierno británico de la masacre de Batang Kali es que los aldeanos desarmados habían recibido disparos mientras intentaban escapar.

Documentos secretos revelaron recientemente que Gran Bretaña introdujo nuevas reglas que autorizan a sus tropas a usar "fuerza letal" en Malasia semanas después de la masacre de 24 aldeanos en Batang Kali, Selangor en 1948.

Los defensores de las familias de las víctimas de la masacre afirman que los documentos secretos del Ministerio de Relaciones Exteriores obtenidos revelan que la ley de emergencia, que fue aprobada por Sir Alec Newboult, secretario en jefe de lo que entonces era Malaya, inmunizó a “los implicados en los asesinatos”.

Fueron citados por el periódico del Reino Unido. El escocés al decir que los papeles secretos fueron introducidos el 20 de enero de 1949, menos de un mes después de la masacre, lo que permitió a las tropas usar “armas letales” con el reglamento que incluía la facultad de cubrir incidentes anteriores.

“Esta ley fue cuidadosamente elaborada para inmunizar a los involucrados en los asesinatos de las consecuencias legales de sus acciones.

"Fue un intento de utilizar el libro de estatutos para excusar y legitimar una atrocidad", citó John Halford, el abogado de las familias de las víctimas. El escocés como diciendo.

& # 8220Fue una masacre de 24 personas desarmadas que no eran & # 8217t en ningún sentido combatientes, no estaban & # 8217t ofreciendo ningún tipo de amenaza a las tropas británicas que los mataron ”, dijo Halford citado por el periódico británico. El guardián hoy dia.

Halford dijo: & # 8220 La verdad es que estas personas fueron asesinadas sin piedad ... por las tropas británicas, probablemente en represalia por cosas que habían sucedido antes en la emergencia malaya, a pesar de que los muertos no eran & # 8217t responsables de eso ".

& # 8220 Lo que siguió fue un encubrimiento que ha durado los siguientes 60 años, donde el gobierno británico ha negado que haya sucedido algo adverso. & # 8221

Halford agregó que “los funcionarios ... han conspirado para mantener la versión oficial y reprimir esa verdad básica de que estos asesinatos fueron ilegales y nunca podrían justificarse. & # 8221

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Commonwealth dijo El guardián que & # 8220este evento ocurrió hace más de 60 años. Los relatos de lo sucedido entran en conflicto y prácticamente todos los testigos están muertos ”.

& # 8220En estas circunstancias, es muy poco probable que una investigación pública pueda generar recomendaciones que ayuden a prevenir cualquier recurrencia ”, agregó.


Único sobreviviente

Podría suceder de muchas formas. Tu picnic familiar es asesinado a tiros por The Mafia. El General Ripper le ordena a su pelotón que haga algo suicida. Tu barco se hunde. Tu ciudad natal condenada tiene un volcán en erupción. Jugabas a Possum cuando te hirieron. Quedaste inconsciente durante la última batalla. Fuiste el pato afortunado que no encontró letal el Phlebotinum aplicado. Se le envió a Bring News Back. Se le ordenó realizar algún recado, a menudo asombrosamente trivial, que lo dejó fuera de lugar cuando el ataque sorpresa lo abrumó. Pero de alguna manera solo tú sobrevives a este horrible evento. Te has convertido en un único superviviente.

Este es el resultado final de una fiesta menguante. Puede conducir a la culpa del superviviente o un alboroto rugiente de la venganza. Un Superviviente Único puede convertirse en Superviviente Zen o Veterano Conmocionado.

Si todo tu mundo / raza / cultura ha sido aniquilado, eres el último de su especie, que tiene su propia página. Si todo tu mundo / raza / cultura ha sido aniquilado y eres el único superviviente porque lo hiciste, eso es genocidio desde adentro. Esto puede superponerse con Genocide Survivor, pero uno puede ser un Genocide Survivor sin ser el último miembro de esa gente.

Compare Spare a Messenger, Everybody's Dead, Dave y Final Girl. Contraste cualquier historia con un autor no muerto. No confundir con el campamento de verano Soul Survivor o el ganador del reality show. Sobreviviente.


En este día 13 de enero Afganistán 1842

El 13 de enero de 1842, un médico del ejército británico llega al puesto de centinela británico en Jalalabad, Afganistán, el único superviviente de una fuerza expedicionaria angloindia de 16.000 efectivos que fue masacrada en su retirada de Kabul. Habló de una terrible masacre en el paso de Khyber, en la que los afganos no dieron cuartel a las fuerzas angloindias derrotadas y a sus seguidores del campamento.

En el siglo XIX, Gran Bretaña, con el objetivo de proteger sus posesiones coloniales indias de Rusia, intentó establecer autoridad en el vecino Afganistán al intentar reemplazar al Emir Dost Mohammad con un ex emir conocido por simpatizar con los británicos. Esta flagrante injerencia británica en los asuntos internos de Afganistán provocó el estallido de la primera guerra anglo-afgana en 1839.

Dost Mohammad se rindió a las fuerzas británicas en 1840 después de que el ejército angloindio capturara Kabul. Sin embargo, después de una revuelta afgana en Kabul, los británicos no tuvieron más remedio que retirarse. La retirada comenzó el 6 de enero de 1842, pero el mal tiempo retrasó el avance del ejército. La columna fue atacada por enjambres de afganos encabezados por el hijo de Mohammad, y los que no murieron en el ataque fueron masacrados más tarde por los soldados afganos. Murieron un total de 4.500 soldados y 12.000 seguidores del campamento. Solo un hombre, el Dr. William Bryden, escapó para contar los detalles del desastre militar.

En represalia, otra fuerza británica invadió Kabul en 1843 y quemó una parte de la ciudad. Ese mismo año, la guerra llegó a su fin y, en 1857, el Emir Dost Mohammad, que había sido restaurado en el poder en 1843, firmó una alianza con los británicos. En 1878, comenzó la Segunda Guerra Anglo-Afgana, que terminó dos años después con Gran Bretaña ganando el control de los asuntos exteriores de Afganistán.


13 de enero de 1842: ¡Solo un superviviente de un ejército británico en Afganistán!

¡El 13 de enero de 1842, el único superviviente de un ejército británico en Afganistán entró tambaleándose en Jalalabad!

Cavar más profundo

Profundizando, encontramos al Dr. William Brydon junto con un ejército británico que consta de 4.500 soldados y alrededor de 12.000 civiles (familiares y seguidores del campamento) que abandonan Kabul bajo presión por la seguridad de otro bastión británico en Jalalabad el 6 de enero de 1842.

Las fuerzas afganas atacan a las tropas indias y británicas en retirada

Una semana después, los vigías de Jalalabad solo vieron al Dr. Brydon, ¡y no se veía tan bien! Le habían cortado una parte del cráneo y tenía una historia del infierno que contar sobre los francotiradores y el hostigamiento de los miembros de las tribus afganas hasta una batalla final el día 13. ¡La parte más loca de su historia fue que solo perdió un poco de su cráneo porque tenía una revista metida en su sombrero para abrigarse!

¡Parecía que el Dr. Brydon era el único superviviente de las 16.500 personas que habían comenzado la caminata! Esta distinción le valió al Dr. Brydon mucha fama y notoriedad, pero resultó que no fue el único superviviente. Los hechos revelaron más tarde que unos 115 soldados y civiles habían sobrevivido y fueron capturados, para luego ser entregados vivos a los británicos, pero por supuesto Brydon fue el único que completó el viaje por su cuenta. ¡Apenas!

El Dr. Brydon llega solo a Jellalabad

Afganistán no es un país grande, solo del tamaño de Texas, y no está densamente poblado, pero tanto el terreno como la gente pueden ser bastante feroces. Montañoso y rocoso, Afganistán ha frustrado a muchos invasores a lo largo de los años, desde los británicos en el siglo XIX hasta los rusos (soviéticos) en el siglo XX y los estadounidenses en el siglo XXI.

Situado en la ruta de la India y Pakistán al oeste, Afganistán ha sido codiciado pero nunca domesticado. La derrota del ejército soviético después de 10 años de fracaso fue un factor importante en la desintegración de la Unión Soviética. A Estados Unidos le ha ido un poco mejor después de más de una década de intentarlo.

Un soldado del ejército estadounidense de la 10a División de Montaña, patrulla Aranas, Afganistán

La frustración británica se representó en la película. El hombre que queria ser rey (1975 con Sean Connery y Michael Caine) basada en un cuento de Rudyard Kipling. La lección que enseña la historia es que no es prudente tratar de someter a cualquier parte de Afganistán, ¡algo que la historia no parece transmitir a las superpotencias!

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): ¿Deberían los Estados Unidos de América mantener su presencia militar en Afganistán? Si es así, ¿por cuánto tiempo más? ¿Si no, porque no? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Muertes de la coalición por mes desde que comenzó la guerra en octubre de 2001 como U.S. & # 8220 Operation Enduring Freedom & # 8221. Gráfico de Nigelj.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!

¡Apreciamos mucho su número de lectores!

Evidencia histórica

Para obtener más información sobre la historia de la batalla de Gran Bretaña y # 8217 por Afganistán, incluida información sobre Brydon, consulte:

Para la película de 1975, consulte:

Huston, John, dir. El hombre que queria ser rey. WarnerBrothers, 2010. DVD.

La imagen destacada en este artículo, Restos de un ejército (1879) de Elizabeth Butler que retrata a William Brydon llegando a las puertas de Jalalabad como el único superviviente de una fuerte evacuación de 16.500 de Kabul en enero de 1842, es una reproducción fotográfica fiel de una obra de arte bidimensional de dominio público. La obra de arte en sí es de dominio público por la siguiente razón: Esta obra está en el dominio publico en su país de origen y en otros países y áreas donde el término de derechos de autor es el autor & # 8217s vida más 70 años o menos.

También puede ver una versión en video de este artículo en YouTube:

Sobre el autor

Major Dan es un veterano retirado de la Infantería de Marina de los Estados Unidos. Sirvió durante la Guerra Fría y ha viajado a muchos países del mundo. Antes de su servicio militar, se graduó de la Universidad Estatal de Cleveland y se especializó en sociología. Después de su servicio militar, trabajó como oficial de policía y finalmente ganó el rango de capitán antes de su retiro.


Batalla de Kabul 1842

Fecha de la batalla de Kabul 1842: Agosto a octubre de 1842.

Lugar de la batalla de Kabul 1842: Afganistán

Combatientes en la batalla de Kabul 1842: Tropas británicas e indias (de los ejércitos de Bengala y Bombay) contra las levas afganas y miembros de tribus.

Comandantes en la batalla de Kabul 1842: El general George Pollock y el brigadier Nott contra Akhbar Khan y varios líderes afganos y jefes tribales.

Tamaño de los ejércitos en la batalla de Kabul 1842: El ejército del general Pollock contaba con 8.000 hombres. La fuerza del brigadier Nott contaba con unos 3.000 hombres. El número de afganos varió ampliamente en todo el país. En el avance por el paso de Jugdulluk, Akhbar Khan se enfrentó a Pollock con unos 15.000 hombres.

Brigadier William Nott: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra de Afganistán

Uniformes, armas y equipo en la batalla de Kabul 1842:
La infantería británica, vestida con abrigos rojos cortados, pantalones blancos y sombreros chacó, llevaba el viejo mosquete y la bayoneta Brown Bess. La infantería india estaba igualmente armada y uniformada.

Los Dragones Ligeros (Húsares) vestían el uniforme estándar de húsares de pelisse, dolman y shako en lugar de busby, y estaban armados con espadas y carabinas.

Los soldados afganos iban vestidos como les parecía y portaban una variedad de armas, incluidos mosquetes y espadas. Los miembros de la tribu Ghilzai llevaban espadas y jezails, mosquetes de cañón largo.

Ganador de la batalla de Kabul 1842: Los británicos y los indios.

Regimientos británico e indio en la batalla de Kabul 1842:
Ejército del general Pollock:
Británico:
3.er HM Light Dragoons (Húsares) ahora Húsares Reales de la Reina
9 th HM Foot, más tarde Regimiento de Norfolk y ahora el Regimiento Royal Anglian
13 ° HM Foot, más tarde Infantería Ligera de Somerset, más tarde Infantería Ligera y ahora Rifles
31 ° HM Foot, más tarde Regimiento de East Surrey y ahora Regimiento Real de la Princesa de Gales

9o Regimiento de HM marchando hacia Allahabad después de la Primera Guerra de Afganistán: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra de Afganistán: impresión por Ackermann

Indio:
1ra Caballería Ligera de Bengala
10 ° Caballería Ligera de Bengala
Dos regimientos de caballo irregular
6 ° Infantería de Bengala
26 ° Infantería de Bengala
30 ° Infantería de Bengala
33 ° Infantería de Bengala
35 ° Infantería Ligera de Bengala
53a Infantería de Bengala
60 ° Infantería de Bengala
64 ° Infantería de Bengala
Dos baterías de artillería a caballo
Tres baterías de artillería de campaña
Una batería de artillería de montaña

Artillería a pie del ejército de Bengala: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra de Afganistán: impresión de Ackermann

Ejército del brigadier Nott:
Británico:
40 th HM Foot, más tarde Regimiento South Lancashire y ahora Regimiento Queen's Lancashire
41 st HM Foot, más tarde el Regimiento Welch y ahora el Regimiento Real de Gales
Indio:
3.a Caballería de Bombay
Caballo de Skinner
Regimiento de Caballo Irregular
16 ° Infantería de Bengala
38 ° Infantería de Bengala
42a Infantería de Bengala, más tarde 5a Infantería Ligera Jat
43 ° de Infantería de Bengala, más tarde 6. ° de Infantería Ligera Jat
12 ° Regimiento Khelat-i-Ghilzai (de Shah Shujah)
Dos baterías de artillería a caballo
Dos baterías de artillería de campaña

Artillería a caballo de Bengala: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra Afgana: impresión de Ackermann

La primera guerra afgana:
Las colonias británicas en la India a principios del siglo XIX estaban gobernadas por la Honorable East India Company, una poderosa corporación comercial con sede en Londres, responsable ante sus accionistas y ante el Parlamento británico.

En la primera mitad del siglo, Francia, como el hombre del saco británico, cedió el paso a Rusia, lo que finalmente condujo a la Guerra de Crimea en 1854. En 1839, la obsesión en la India británica era que los rusos, extendiendo el imperio del zar hacia el este en Asia, invadieran la India. a través de Afganistán.

Esta obsesión tan extendida llevó a Lord Auckland, el gobernador general británico en la India, a entrar en la Primera Guerra de Afganistán, una de las guerras más desastrosas y desastrosas de Gran Bretaña.

Hasta la Primera Guerra de Afganistán, el Sirkar (el nombre coloquial de la India para la Compañía de las Indias Orientales) tenía una reputación abrumadora por su eficacia y buena suerte. Los británicos eran considerados invencibles y omnipotentes. La Primera Guerra de Afganistán socavó gravemente este punto de vista. La retirada de Kabul en enero de 1842 y la aniquilación de la guarnición de Elphinstone en Kabul asestaron un golpe mortal al prestigio británico en el Este, solo rivalizado por la caída de Singapur 100 años después.

Skinner & # 8217s Horse 1st Caballería irregular de Bengala: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra afgana

Las causas del desastre son fáciles de enunciar: las dificultades de hacer campaña en el inhóspito terreno montañoso de Afganistán con sus extremos climáticos, la política turbulenta del país y su población armada y refractaria y, finalmente, la incapacidad de las autoridades británicas para nombrar a altos cargos. oficiales capaces de conducir la campaña de manera competente y decisiva.

Shah Shuja celebrando la corte en Kabul: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra Afgana

Al comienzo de la guerra, el ejército sustancialmente hindú de la Compañía de las Indias Orientales cruzó el Indo con temor, temiendo perder la casta al dejar Hindustan, y horrorizado por el país al que estaban entrando. Las tropas murieron de calor, enfermedades y falta de suministros en la desolada ruta a Kandahar, sujeta, en los pasos de montaña, a repetidos ataques de las tribus afganas.

Una vez en Kabul, el ejército angloindio se redujo a una fuerza peligrosamente pequeña, con muchas de las tropas enviadas de regreso a la India y dejadas al mando de incompetentes. Como se quejaba Sita Ram en sus memorias: "Si tan sólo el ejército hubiera sido comandado por los memsahibs, todo podría haber ido bien..’

El desastre de la Primera Guerra Afgana fue un factor que contribuyó sustancialmente al estallido del Gran Motín en el Ejército de Bengala en 1857 y, más inmediatamente, condujo a guerras en Sind, Gwalior y contra los sijs en el Punjab.

La exitosa defensa de Jellalabad y el progreso del Ejército de Retribución en 1842 solo pudieron hacer un poco para recuperar la reputación perdida de la Compañía de las Indias Orientales.

Mapa de Afganistán por John Fawkes

Relato de la batalla de Kabul 1842:
Al enterarse de la masacre del ejército británico e indio que se retiraba de Kabul en enero de 1842, el gobernador general en Calcuta, Lord Auckland, envió refuerzos a toda la India a Peshawar y nombró al general George Pollock comandante en jefe de la fuerza de relevo, el primer oficial de artillería. para ocupar un alto mando en un ejército británico.

Miembro de una tribu afgana: Batalla de Kabul 1842 en la Primera Guerra afgana

Pollock llegó a Peshawar el 6 de febrero de 1842, para encontrar a las dos brigadas de cipayos indios en un estado de moral casi desintegrada. Se necesitaron meses de aliento y entrenamiento para restaurar a los regimientos a una condición de preparación para la batalla, mientras recibían súplicas de ayuda del brigadier Sale, sitiado en Jellalabad más allá del paso de Khyber.

In March 1842, a third brigade, consisting of cavalry, reached the army, a reinforcement that completed the restoration of the sepoys’ morale.

On 5 th April 1842, Pollock’s army of eight infantry regiments, three cavalry regiments and two batteries of artillery, 8,000 men in all, marched out for the Khyber Pass.

Afridi tribesmen blocked the pass with a barricade of wood and thorns. Columns of Anglo-Indian infantry infiltrated along the peaks on either side of the barricade, while the artillery blasted grape shot into the thicket, causing the Afridis to abandon the barricade without a fight. That night, the army encamped beneath the recaptured strongpoint of Ali Masjid, the iconic feature at the top of the pass.

3rd King’s Own Light Dragoons: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

At about this time the Ameer left in Kabul by the British, Shah Shujah, was murdered by the Sirdars in his capital city, and his son, Futteh Jung, reluctantly and fearfully took the throne for a short time, before escaping to the British camp and surrendering to Pollock.

In the South of Afghanistan, Brigadier Nott had resolutely held Kandahar for many months, with a force maintained at a high level of efficiency and morale, in sharp contrast to the state of the dispirited and finally annihilated troops that marched from Kabul in January 1842.

In December 1841, Elphinstone despairing called for Brigadier Maclaren’s brigade to march from Kandahar to Kabul, but the Afghanistan winter had balked the journey and forced Maclaren to return to Kandahar, leaving Nott with a powerful and self-confident force.

In January 1842, Nott received the same message that Shah Shujah sent to Sale in Jellalabad, directing him to retreat to Indian. In marked contrast to Sale’s vacillations, Nott refused point blank.

The British Army marching out of the mountains into Central Afghanistan: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

In March 1842, news reached Kandahar of the surrender of the garrison in Ghuznee to the Afghans. Despite a guarantee of safe conduct, the Afghans massacred the sepoys and took the British officers prisoners, among them John Nicholson, later to earn fame at the Siege of Delhi during the Indian Mutiny.

Also in March 1842, Pollock’s force reached Jellalabad, where the garrison was found to have fought off the besieging Afghans. Pollock and Nott awaited instructions from the new Governor General in Calcutta, Lord Ellenborough, Pollock’s primary concern being to secure the release of the British prisoners from the Kabul garrison, still held by the Afghans.

Skinner’s Horse at exercise: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

Ellenborough’s initial order, sent in mid-May 1842, was for both forces to retreat to India, with the implication that the prisoners would be abandoned.

Before either force was ready to begin the withdrawal, Ellenborough, on 4 th July 1842, varied his orders by permitting Nott to withdraw to India via Kabul and Jellalabad, and Pollock to withdraw via Kabul.

This was the wide discretion each general sought, and both rushed for Kabul.

Pollock fought two vigorous skirmishes on his way to Kabul, in one of which, at Huft Kotal, he inflicted a heavy reverse on Akhbar Khan and his army of 15,000 Afghan troops, before marching onto the old race course outside Kabul on 15 th September 1842. For much of the route the troops were forced to march over the bones of their colleagues and their families, massacred and mutilated during the terrible retreat in January.

British storming Afghan position at Huft Kotal: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

The progress of Pollock’s army was marked with the utmost savagery. Not for nothing was it named the ‘Army of Retribution.’ In areas known to have taken part in the massacre of the Kabul garrison, whole populations were slaughtered and villages burnt.

On 9 th August 1842, Nott sent the greater part of his force back to India from Kandahar, via the southern route through Quetta, while he marched for Kabul with his two British battalions, his ‘beautiful sepoy regiments’ and his artillery.

On 28 th August 1842, as Nott’s army approached Ghuznee, his cavalry was badly mauled in a bungled attack on an Afghan force.

On 30 th August 1842, an army of 10,000 Afghans formed on the hills to the left of the Kabul road. Nott attacked and forced the Afghans off the battlefield with substantial losses.

Nott reached Ghuznee on 5 th September 1842 and drove the Afghans out, before pillaging the town in revenge for the massacre of the sepoy garrison and the ill-treatment of the British officers.

Release of the British prisoners held by the Afghans: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

It was the command of the new Governor General, Lord Ellenborough, that the army bring away a set of ornate gates, known as the Gates of Somnath, said to have been looted from India by the Afghans and hung at the tomb of Sultan Mohammed in Ghuznee. A sepoy regiment, the 6th Jat Light Infantry, was required to carry the gates back to India.

On 17 th September 1842, Nott’s army reached Kabul to find, to his chagrin, Pollock there before him.
It was known that the British prisoners from the Kabul garrison were being taken west towards Bamian. Nott, on his march to Kabul, had refused to comply with the urgings of his officers to dispatch a force to Bamian. Pollock did send a force to Bamian, comprising Kuzzilibash Horse under Sir Richmond Shakespear. Brigadier Sale was sent with a force of infantry to support Shakespear, appropriately as Lady Sale was one of the prisoners.

Shakespear arrived at Bamian on 17 th September 1842 to find the British prisoners had negotiated their own release and were in command of their prison and the surrounding area. Prisoners and escort arrived in Kabul on 21 st September 1842 to a rapturous greeting. Before the British and Indian troops left Afghanistan for India there was still unfinished business.

The Kohistanees were known to have played a major part in the uprisings of December 1841 and January 1842, leading to the massacre of the Kabul garrison. A division from the ‘Army of Retribution’ conducted a foray into Kohistan, burning the capital Charikar to the ground, and massacring much of the population.

Bazaar in Kabul: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

In Kabul, Pollock’s army destroyed the main bazaar on the basis that the heads of Macnaughten and Burnes had been carried through it after their murder in 1841.

On 12 th October 1842, Pollock and Nott left Kabul with their troops and began the retreat to India via Gandamak, Jellalabad and Peshawar, destroying Jellalabad, Ali Masjid and many villages and towns on the way. Yet again the truth of Wellington’s words was demonstrated (‘It is easy to get into Afghanistan. The problem is getting out again.’) The Afghans harried the retreating troops along the route, particularly through the gorges of Jugdulluk and the Khyber Pass. In the final fighting, 60 of Nott’s force were killed before the British and Indians reached Peshawar.

Bazaar in Kabul: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War: picture by Mathews

Casualties at the Battle of Kabul 1842: British and Indian casualties were around 500 killed and wounded. Afghan casualties are unknown. Many thousands of Afghans were slaughtered in the reprisals.

Follow-up to the Battle of Kabul 1842:
Britain’s involvement in Afghanistan has always been dramatic and destructive never more so than in the First Afghan War.

Captain Colin Mackenzie of the Madras Army in the Afghan costume he adopted to escape from captivity: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

Britain had enough of Afghanistan after the terrible events of 1839 to 1842. The policy of the Government of India, particularly that of the ‘masterful inactivity’ of Lord Lawrence, kept the British out of Afghanistan for thirty years, until another lapse of good sense and restraint saw the outbreak of the Second Afghan War.

The gates in the toomb of Sultan Mahmud of Ghuznee, removed by Brigadier Nott as the ‘Gates of Somnath’: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

Anecdotes and traditions from the Battle of Kabul 1842:

    The Gates of Somnath: In around 1025 AD, Mahmud of Ghuznee pillaged the Hindu Temple of Somnath, on the south-western Indian coast. Tradition had it that the Afghans removed the sandalwood gates of the shrine and took them to Ghuznee, where they were hung on Mahmud’s tomb. Lord Ellenborough, the Governor General, in an attempt to gain the approval of his Hindu subjects, directed that the gates be recovered and brought to India. In obedience to Ellenborough’s order, Nott’s men, during the pillage of Ghuznee in revenge for the massacre of its garrison, removed the gates. On hearing that his order had been complied with, Lord Ellenborough issued a declaration that the British, in recovering the gates, had wiped out a disgrace of 800 years standing. The 6th Jat Regiment carried the Somnath Gates back to India, where Ellenborough caused them to be paraded across the country in a special ceremonial car, before being returned in triumph to the shrine at Somnath. On examination, Hindu scholars rejected the idea that the gates were the originals taken from Somnath and they were relegated to the fort at Agra. No doubt there was unflattering comment made of the Governor General in the ranks of the 6th Jats.

Candahar, Ghuznee, Cabul Medal: Battle of Kabul 1842 in the First Afghan War

References for the Battle of Kabul 1842:
The Afghan Wars by Archibald Forbes
Afghanistan from Darius to Amanullah by General McMunn
History of the British Army by Fortescue

The previous battle in the First Afghan War is the Siege of Jellalabad

The next battle in the British Battles sequence is the Battle of Moodkee


Augusta of Saxe-Gotha-Altenburg (1719 &ndash 1772) was a German noblewoman who became Princess of Wales by marrying the Prince of Wales. Her marriage started inauspiciously, with a terrible wedding ceremony, and continued as disastrously as it had began. To cap of her marital bad luck, she was one of the only four Princesses of Wales who never got to become queen.

Augusta was born in Gotha, Germany, the second youngest of its duke&rsquos 19 children. In 1736, at the young age of 16, and young for her age at that, she was sent to Britain, still clutching her doll, as the bride in an arranged royal wedding. She arrived in England not knowing a word of English, to marry Frederick, Prince of Wales, the son and designated successor of King George II.

To squelch rumors that the Prince of Wales was about to marry a British noblewoman, the royal family was in a rush to conduct the wedding. Almost immediately upon her arrival in England, Augusta was shoved into a wedding dress, and on May 8th, 1736, she was led up the aisle of the Royal Chapel in Saint James Palace to marry the 29 year old Frederick.

Finding herself in an entirely new environment, and taking part in a ceremony conducted in a language she did not understand, Augusta grew increasingly nervous. As the groom&rsquos mother, Queen Caroline, translated from English into German and whispered it into Augusta&rsquos ear, the bride suddenly vomited all over her wedding gown. As her mother in law lent a hand to wipe the mess off Augusta&rsquos dress, the nervous bride had a second bout of the heaves, and vomited all over the queen.

Married life was just as awkward. The new Princess of Wales continued playing with her dolls, until her relatives finally forced her to stop. Her husband, taking advantage of his wife&rsquos naivety, got Augusta to employ his mistress as her lady of the bedchamber, after convincing the gullible princess that rumors of the affair were fake news.

The Prince of Wales and his parents had a lot of family drama going on, and an unwilling Augusta was frequently dragged into the middle of the mess, taking fire from both sides. She nonetheless performed her expected role in the royal marriage, and gave birth to nine children. However, she never got the hoped for payout of becoming queen consort: her husband died before her father in law, and upon the latter&rsquos death, the crown went to her son, George III.


Prince Harry Cowardly Murders in Afghanistan as Savage British Have for Centuries


Nuremberg Trials Nuremberg Trials: looking down on the defendants' dock. California. 194
(Image by by Ca 194) Details DMCA

"Britain's Prince Harry has killed his first Taliban commander - unleashed a devastating 100lb Hellfire missile . All the guys love him - he's Big H. He likes a drink and a laugh and he's one of the lads."
Contactmusic.com, 12/23/2012
haga clic aquí

The Times of India
"LONDON: Prince Harry, who is an RAF helicopter pilot deployed in Afghanistan, has killed a Taliban leader in an airstrike, notching up his first 'kill', British media reported today."

United Press International reported that, "Prince Harry is believed to have killed his first Taliban soldier -- but not a Taliban 'commander' -- a few weeks after arrival."

Merry Christmas Harry! Merciful Jesus, bless His name, knows what a basket case you are, propping up the drug-lord government the US, UK NATO have imposed on the poor people of Afghanistan with Hellfire Missiles from America.

But you are indeed quite in tune with Britain's proud business-like imperialist past. (A recent study finds only twenty-two of today 200+ nations were never invaded by the English.)[1]

Harry knows from his school education that romantic Afghanistan has suffered umpteen pathetic racist English invasions as Britain tried to add it on to its huge swath of colonies in Far East Asia from Australia, New Zealand, Java, Singapore, Malaya, Ceylon, India-Pakistan, Burma and parts of China.

Young Harry might see his first big success as a hit man for the international community of major private investors as revenge for the execution of Senior British Officer Sir Alexander Burnes and his bodyguards by a mob of brave citizens of Kabul in 1841, or for the annihilation of an entire British regiment the following year.

(The sole surviving British officer from the 16,000-strong column was asked what happened to the army. "I am the army", he answered although part of his skull had been sheared off by a sword. Upon hearing the news of the annihilation of about 16,500 by Afghan tribesmen the Governor General of India suffered a stroke.)
Afghanistan, Wikipedia ]

Harry pushed a button on some guys below while sitting in his US Apache helicopter. One doesn't know what the grieving families of the brave Afghans fighting, at overwhelming odds, the high-tech armies of all the white colonial powers, would do with the third in line to the throne of the British Empire, if they captured him.

However, well-documented accounts describe what would have happened to Harry in 1878. Pathan women in the North-West Frontier Province (1901--1955) of British India during the Second Anglo-Afghan War would castrate non-Muslim soldiers who were captured. They also used an execution method involving urine. Captured British soldiers were spread out and fastened with restraints to the ground, then a stick, or a piece of wood was used to keep their mouth open to prevent swallowing. Pathan women then squatted and urinated directly into the mouth of the man until he drowned in the urine, taking turns one at a time.[2]

Over the last eleven years Anglo-led NATO forces have easily shot dead Afghans defending their beloved nation as they always have. British heavy weaponry also took its toll in the previous century, but the English also suffered humiliating defeats by the Afghans at the famous battles of Faatehbad, Kam Dkka and Asmai Heights.

Soon in our age of instant person-to-person cell phone communication and computers that do a trillion operations in a nano-second, it won't be necessary for mankind to defeat on the battle field the imperial nations producing atrocities in vulnerable nations, as it was necessary in the cases of the mass-murderous Third Reich and Japanese Empire.

The trial of the Germans and Japanese for Crimes Against Humanity at Nuremberg and Tokyo have given the majority of humanity in the Third World the now universally signed onto laws with which to eventually prosecute Prince Harry and his royal family along with their wealthy investor friends who, ganged together with investors controlling the governments of the US and the EU and satellite media, plunder most of the planet, organizing human slaughter at will when profitable.

This writer is glad to see Harry so young and his crime receiving such world-wide news media attention and documentation. He and his royal family will face prosecution under the Nuremberg Principles one day.


The international investment community, composed largely of white folks, is are just not going to rule and destroy the planet much longer. Their fraudulently run governments are running out of the money necessary to maintain the weapons of mass destruction needed for continued world hegemony. With the end of their absolute financial and military rule will come the end of their exceptional ability to operate outside of mankind's intelligence and laws. [See Prosecute US Crimes Against Humanity Now Campaign click here]

The crimes of Attila the Hun, Queen Victoria, the US butchery in the Philippines were never prosecuted, but with the racing-forward information technology of the space age, the neocolonialist crucifixion of small nations from the invasion of Korea through Syria by US/NATO, hailed by its subservient UN Secretariat, will be prosecuted.

There is no other possibility for homo sapiens' survival, but innocent intelligence and compassionate responsibility prevailing over the rule of thieves and social insanity.

Readers should not imagine that Harry, who will be only sixty-six at mid-century, will escape prosecution for multiple murders in Afghanistan.

People like Julian Assange are going to hold on to the detailed electronic history of Prince Harry's crimes against peace and the phony reasons Harry's lawyers will produce at the trial of indicted citizens of the US, UK, and other NATO countries.


Ver el vídeo: Ataque a Kandahar - Peliculas De Accion En Español