USS Gamble (DD-123), hacia 1920

USS Gamble (DD-123), hacia 1920

Destructores estadounidenses: una historia ilustrada del diseño, Norman Friedmann. La historia estándar del desarrollo de los destructores estadounidenses, desde los primeros destructores de torpederos hasta la flota de posguerra, y que abarca las clases masivas de destructores construidos para las dos guerras mundiales. Brinda al lector una buena comprensión de los debates que rodearon a cada clase de destructor y llevaron a sus características individuales.


JUEGO DM 15

Esta sección enumera los nombres y designaciones que tuvo el barco durante su vida útil. La lista está en orden cronológico.


    Destructor de clase Wickes
    Quilla colocada el 12 de noviembre de 1917 - Botado el 11 de mayo de 1918

Cubiertas navales

Esta sección enumera los enlaces activos a las páginas que muestran portadas asociadas con el barco. Debe haber un conjunto de páginas separado para cada encarnación del barco (es decir, para cada entrada en la sección "Nombre del barco e historial de designaciones"). Las cubiertas deben presentarse en orden cronológico (o lo mejor que se pueda determinar).

Dado que un barco puede tener muchas portadas, es posible que estén divididas entre muchas páginas, por lo que las páginas no tardan una eternidad en cargarse. Cada enlace de página debe ir acompañado de un intervalo de fechas para las portadas de esa página.

Matasellos

Esta sección enumera ejemplos de los matasellos utilizados por el barco. Debe haber un conjunto de matasellos por separado para cada encarnación del barco (es decir, para cada entrada en la sección "Nombre del barco e historial de designaciones"). Dentro de cada conjunto, los matasellos deben enumerarse en orden de su tipo de clasificación. Si más de un matasellos tiene la misma clasificación, entonces deben ordenarse por fecha de uso más antiguo conocido.

No se debe incluir un matasellos a menos que esté acompañado de una imagen de primer plano y / o una imagen de una portada que muestre ese matasellos. Los rangos de fechas DEBEN basarse ÚNICAMENTE EN LAS CUBIERTAS DEL MUSEO y se espera que cambien a medida que se agreguen más cubiertas.
 
& gt & gt & gt Si tiene un mejor ejemplo para cualquiera de los matasellos, no dude en reemplazar el ejemplo existente.


Historia del juego, escudo familiar y escudos de armas

Gamble es un nombre de origen normando antiguo. Llegó a Inglaterra con la conquista normanda de 1066. Gamble es un nombre que proviene del nombre de pila Gamel, que era común entre los daneses y los normandos. El nombre Gamble se derivó en última instancia de la palabra normanda antigua Gamall, lo que significa viejo.

Otra fuente señala: "Este apellido se deriva del nombre de un antepasado". 'el hijo de Gamel', un nombre personal en el norte de Inglaterra que alguna vez fue popular pero ahora olvidado. Está compuesto por muchos nombres locales. La forma moderna aceptada del apellido es Gamble and Gambles. & Quot [1]

Juego de 4 tazas de café y llaveros

$69.95 $48.95

Los primeros orígenes de la familia Gamble

El apellido Gamble se encontró por primera vez en el Libro de Domesday de 1086, donde figura Gamel, y en los Rollos de Hundredorum de 1273. & quot; En este último también se encuentra 'Fitz Gamell'. Del anglosajón gamol o gamel, viejo, envejecido. Se combina con algunos nombres de Domesday, como Gamel-bar, 'oso viejo' - Gamel-carle, 'macho viejo' - ambos en Yorkshire. & Quot [2]

Paquete de historia de apellido y escudo de armas

$24.95 $21.20

Historia temprana de la familia Gamble

Esta página web muestra solo un pequeño extracto de nuestra investigación de Gamble. Otras 61 palabras (4 líneas de texto) que cubren los años 1158, 1297, 1450, 1687, 1666, 1865, 1618, 1629, 1640, 1659, 1663, 1670 y se incluyen bajo el tema Historia temprana de apuestas en todo nuestro PDF Extended History productos y productos impresos siempre que sea posible.

Sudadera con capucha con escudo de armas unisex

Variaciones ortográficas de apuestas

Los nombres anglo-normandos tienden a estar marcados por una enorme cantidad de variaciones ortográficas. Esto se debe en gran parte al hecho de que el inglés antiguo y medio carecía de reglas ortográficas cuando se introdujo el francés normando en el siglo XI. Los idiomas de las cortes inglesas en ese momento eran el francés y el latín. Estos diversos lenguajes se mezclaron con bastante libertad en el medio social en evolución. El elemento final de esta mezcla es que los escribas medievales deletreaban las palabras de acuerdo con sus sonidos en lugar de reglas definidas, por lo que un nombre a menudo se deletreaba de tantas formas diferentes como la cantidad de documentos en los que aparecía. El nombre se deletreaba Gamble, Gambel, Gambol y otros.

Primeros notables de la familia Gamble (antes de 1700)

Entre la familia sobresalió en este momento John Gamble (muerto en 1687), compositor y músico en la corte del rey Carlos I de Inglaterra y el rey Carlos II de.
Otras 29 palabras (2 líneas de texto) se incluyen bajo el tema Notables de Early Gamble en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible.

Migración de la familia Gamble a Irlanda

Algunos miembros de la familia Gamble se mudaron a Irlanda, pero este tema no se trata en este extracto.
Otras 243 palabras (17 líneas de texto) sobre su vida en Irlanda se incluyen en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible.

Migración de apuesta +

Algunos de los primeros pobladores de este apellido fueron:

Colonos de apuestas en Estados Unidos en el siglo XVII
  • Gideon Gamble que se estableció en Delaware en 1681
  • Gideon Gamble, que aterrizó en Pensilvania en 1681 [3]
  • Grisel Gamble, quien llegó a Perth Amboy, Nueva Jersey en 1685 [3]
  • Grist Gamble, que aterrizó en Nueva Jersey en 1685 [3]
  • Grizel Gamble, que llegó a Nueva Jersey en 1685 [3]
  • . (Hay más disponibles en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible).
Colonos de apuestas en Estados Unidos en el siglo XVIII
  • Archibald Gamble, quien aterrizó en Nueva Inglaterra en 1740 [3]
  • James Gamble, quien se estableció en Charles Town [Charleston], Carolina del Sur en 1767
Colonos de apuestas en Estados Unidos en el siglo XIX
  • William Gamble, quien aterrizó en el condado de Allegany (Allegheny), Pensilvania en 1802 [3]
  • Edward Gamble, quien aterrizó en Estados Unidos en 1805 [3]
  • James Gamble, quien aterrizó en el condado de Allegany (Allegheny), Pensilvania en 1807 [3]
  • Joseph Gamble, quien aterrizó en Nueva Jersey en 1811 [3]
  • Samuel Gamble, quien llegó a Nueva York, NY en 1811 [3]
  • . (Hay más disponibles en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible).

Apuesta migración a Canadá +

Algunos de los primeros pobladores de este apellido fueron:

Colonos de apuestas en Canadá en el siglo XVIII
Colonos de apuestas en Canadá en el siglo XIX
  • Catherine Gamble, quien aterrizó en Nueva Escocia en 1825
  • John Gamble, quien llegó a Nueva Escocia en 1833
  • Alexander Gamble, de 38 años, obrero, que llegó a Saint John, New Brunswick en 1834 a bordo del bergantín & quotBetsy Heron & quot de Belfast, Irlanda.
  • Jane Gamble, de 35 años, que llegó a Saint John, New Brunswick en 1834 a bordo del bergantín & quotBetsy Heron & quot de Belfast, Irlanda.
  • Sarah Gamble, de 10 años, que llegó a Saint John, New Brunswick en 1834 a bordo del bergantín & quotBetsy Heron & quot de Belfast, Irlanda.
  • . (Hay más disponibles en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible).

Apuesta migración a Australia +

La emigración a Australia siguió a las primeras flotas de convictos, comerciantes y primeros colonos. Los primeros inmigrantes incluyen:

Colonos de apuestas en Australia en el siglo XIX
  • Sr. John Gamble, convicto inglés que fue condenado en Durham, County Durham, Inglaterra durante 14 años, transportado a bordo del & quotAsiatic & quot el 5 de junio de 1819, llegando a Nueva Gales del Sur, Australia [5]
  • Sr. William Gamble, convicto británico que fue condenado en Leicester, Inglaterra durante 15 años, transportado a bordo del & quotAsia & quot el 25 de abril de 1840, llegando a Tasmania (Tierra de Van Diemen) [6]
  • Eliza Gamble, quien llegó a Adelaide, Australia a bordo del barco & quotTrafalgar & quot en 1847 [7]
  • Mary Gamble, que llegó a Adelaide, Australia a bordo del barco & quotTrafalgar & quot en 1847 [7]
  • Miss. Ellen Gamble, (n. 1831), 18 años, sirvienta de guardería irlandesa que fue condenada en el condado de Longford, Irlanda durante 7 años por hurto, transportada a bordo del & quotAustralasia & quot el 26 de junio de 1849, llegando a Tasmania (Tierra de Van Diemen) [8 ]
  • . (Hay más disponibles en todos nuestros productos PDF Extended History y productos impresos siempre que sea posible).

Apuesta migración a Nueva Zelanda +

La emigración a Nueva Zelanda siguió los pasos de los exploradores europeos, como el Capitán Cook (1769-70): primero llegaron los marineros, balleneros, misioneros y comerciantes. En 1838, la Compañía Británica de Nueva Zelanda había comenzado a comprar tierras a las tribus maoríes y a venderlas a los colonos y, después del Tratado de Waitangi en 1840, muchas familias británicas emprendieron el arduo viaje de seis meses desde Gran Bretaña a Aotearoa para comenzar. una nueva vida. Los primeros inmigrantes incluyen:


Notas [editar | editar fuente]

  1. ^ "El mes de julio en la historia naval estadounidense". & # 32 Fleet Forces, United States Navy. & # 32http: //www.cffc.navy.mil/naval_history/july.htm. & # 32Recuperado el 10 de mayo de 2009. & # 32 "14 de julio de 1813 - LT John M. Gamble, el primer infante de marina en comandar un barco en batalla (buque premiado Greenwich en la captura del ballenero británico Seringapatam) "& # 160 & # 91enlace muerto]
  2. ↑ Gibowicz, & # 32Charles J. & # 32 (2007). & # 32The Traditions: Marine Corps Mess Night Tradición. & # 32AuthorHouse. & # 32p. & # 16018. & # 32ISBN & # 160978-1-4259-8446-5. & # 32http: //books.google.com/books? Id = 0Vo62GFJlpoC & amppg = RA1-PA18 & amplpg = RA1 -PA18 & ampdq = John + M. + Gamble + Marine & ampsource = bl & ampots = z24FPXqChs & ampsig = 7qR3h4vYHZPCTYgu_Oc1lL33ISY & amphl = en & ampei = mRcISr_WPMektwfkw62LBw & ampsactum = X & ampores. un comando que no se ha duplicado desde entonces. El 30 de marzo de 1813, el teniente John M. Gamble, USMC, asumió el mando del USS Greenwich, el único infante de marina que ha comandado un barco de la Armada de los EE. UU. "& # 160
  3. ^ "Oficiales del Cuerpo de Marines de la Guerra de 1812". & # 32Guerras y conflictos de la Marina de los Estados Unidos. & # 32Naval History & amp Heritage Command, Department of the Navy. & # 32http: //www.history.navy.mil/wars/war1812/list14.htm. & # 32 Consultado el 10 de mayo de 2009. & # 160

El "Registro de oficiales comisionados y suboficiales de la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos" se publicó anualmente desde 1815 hasta al menos la década de 1970 y proporcionó rango, comando o estación y, ocasionalmente, palanquilla hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando el comando / estación fue ya no se incluye. Se revisaron copias escaneadas y se ingresaron datos desde mediados de la década de 1840 hasta 1922, cuando se disponía de directorios navales más frecuentes.

El Directorio de la Armada era una publicación que proporcionaba información sobre el mando, la palanquilla y el rango de cada oficial naval activo y retirado. Se han encontrado ediciones únicas en línea desde enero de 1915 y marzo de 1918, y luego de tres a seis ediciones por año desde 1923 hasta 1940, la edición final es de abril de 1941.

Las entradas en ambas series de documentos son a veces crípticas y confusas. A menudo son inconsistentes, incluso dentro de una edición, con el nombre de los comandos, esto es especialmente cierto para los escuadrones de aviación en la década de 1920 y principios de la de 1930.

Los exalumnos enumerados en el mismo comando pueden o no haber tenido interacciones significativas, podrían haber compartido un camarote o espacio de trabajo, haber pasado muchas horas de observación juntos ... o, especialmente en los comandos más grandes, es posible que no se hayan conocido en absoluto. Sin embargo, la información brinda la oportunidad de establecer conexiones que de otro modo serían invisibles y brinda una visión más completa de las experiencias profesionales de estos ex alumnos en el Memorial Hall.


HistoryLink.org

La pandemia mal llamada "Gripe española" alcanzó su punto máximo a fines de 1918 y sigue siendo el brote de enfermedad más extendido y letal que aflige a la humanidad en todo el mundo en la historia registrada. Pequeñas mutaciones en un virus de la gripe crearon una variante extraordinariamente letal que mató a adultos jóvenes sanos tan fácilmente como a grupos de edad más vulnerables. El lugar de origen del patógeno aún se debate, pero el papel de la Primera Guerra Mundial en su rápida propagación es indiscutible. Aun así, a Washington, a pesar de una fuerte presencia militar, le fue mejor que a cualquier otro estado de la unión, excepto Oregón. Si bien el número de muertos fue más alto en las ciudades más pobladas del estado, la pandemia afectó a casi todas las comunidades. Los intentos por controlar el brote fueron en gran parte inútiles, y desde finales de septiembre de 1918 hasta finales de ese año mató a casi 5.000 habitantes de Washington. Más de la mitad de las víctimas tenían entre 20 y 49 años.

Un azote antiguo

Los virus de la influenza probablemente enfermaron por primera vez a los seres humanos hace 6.000 a 7.000 años, lo que corresponde a la domesticación temprana de los cerdos y el ganado. El aumento de la movilidad humana facilitó epidemias y pandemias que podrían afectar a vastas áreas. Hasta principios de la década de 1930, la mayoría de los científicos pensaba que la influenza era una enfermedad bacteriana más que viral. De hecho, ambos estaban involucrados a menudo, los debilitados por un virus de la influenza quedaron más vulnerables a la neumonía bacteriana. Sin embargo, durante las visitas anuales de la gripe, por lo general, solo causaba una enfermedad moderada. Pero de vez en cuando aparecía algo diferente y mucho más letal.

La primera pandemia registrada probablemente causada por un virus de influenza se produjo en 1580 y devastó un área que se extendía desde Asia Menor hasta el norte de los Países Bajos. A partir de entonces, hubo frecuentes grandes brotes, pero relativamente pocas muertes. Un virus más letal golpeó a Europa y al imperio ruso en 1781-1782, y en 1889 y 1890 más de un millón de personas murieron cuando una variante mortal surgió de China, se extendió a Rusia y a toda Europa, y se abrió camino hacia América del Norte y América Latina. Estados Unidos antes de estallar en Japón. Luego vino la pandemia de 1918, con mucho la más extendida y mortal, una triste distinción que se mantiene hasta el día de hoy.

Samoa Americana fue la única sociedad organizada del planeta que escapó por completo de la pandemia de 1918, gracias a una cuarentena temprana, rigurosa y prolongada. En Samoa Occidental, apenas a 50 millas de distancia, el 20 por ciento de la población murió en cuestión de meses. La gripe rodeó el mundo de este a oeste y desde el norte del Círculo Polar Ártico hasta el extremo sur de Chile, dejando a su paso sociedades destrozadas y decenas de millones de muertos.

Una enfermedad completamente diferente

Antes de 1918, la tasa de mortalidad promedio para la mayor parte de la influenza era solo alrededor de una décima parte del 1 por ciento, o aproximadamente una muerte por cada 1,000 infecciones. La gripe de 1918 mató a más del 2,5 por ciento de los afectados, casi siempre a los pocos días de los primeros síntomas y, a menudo, a las pocas horas. Algunos murieron de dificultad respiratoria aguda (un efecto directo del virus de la gripe) y otros fueron víctimas de una neumonía bacteriana oportunista. Y a diferencia de casi todas las enfermedades infecciosas conocidas anteriormente, este virus afecta de manera particularmente dura a los adultos de entre 20 y 40 años.

La Primera Guerra Mundial estaba en sus últimos meses cuando ocurrió lo peor de la pandemia. Aproximadamente 53,500 estadounidenses perdieron la vida en combate y un número casi igual murió de influenza mientras prestaban servicio en Europa. Se estimó que el número de estadounidenses, tanto militares como civiles, muertos por el virus en su país de origen superó los 650.000. La estimación más conservadora (y quizás la menos precisa) del número de muertos en todo el mundo es de más de 20 millones, y pueden haber muerto hasta 100 millones (muchos gobiernos mantuvieron pocos o ningún registro exacto, lo que hace que incluso las estimaciones aproximadas sean muy problemáticas).

¿Gripe americana?

Se desconoce dónde se originó la pandemia. Se la llamó comúnmente "gripe española", probablemente porque España, que no participó en la Primera Guerra Mundial, informó libremente sobre las enfermedades y muertes causadas por la enfermedad, información que fue censurada por las naciones combatientes. La sospecha prejuiciosa de que las enfermedades infecciosas mortales se originan en los orzuelos rurales de Asia o en las húmedas selvas del África subsahariana probablemente no era cierta en 1918. Una teoría sustentable sostiene que la gripe "española" se originó en el condado de Haskell, Kansas, donde en febrero En 1918, un médico local se vio abrumado por una serie de casos de una enfermedad particularmente virulenta y mortal, diferente a todo lo que había visto en muchos años de práctica. Durante el brote, un lugareño regresó a casa con licencia del ejército y luego regresó a Camp Funston en el extenso complejo de Fort Riley a 300 millas de distancia. En tres semanas, más de 1.100 soldados en el campo fueron hospitalizados con gripe y 28 no sobrevivieron, una mortalidad inusualmente alta.

A principios de abril, se informaron brotes significativos de una gripe más leve, incluso en Detroit, donde hasta 2.000 trabajadores de la planta de automóviles Ford resultaron afectados. La variante mortal afectó a España a finales de mayo. El misterio permanece hoy: no se sabe dónde se transformó el virus de la gripe "normal" en un asesino eficaz. Las teorías en competencia van desde Kansas hasta Noruega, los puertos del Canal de la Mancha y el sospechoso habitual, China. Es poco probable que esta cuestión pueda resolverse de manera concluyente y poco importa.

Un hecho es indiscutible: la guerra y la enfermedad iban de la mano. Durante la primavera de 1918, los convoyes transportaban tropas estadounidenses para luchar en la Primera Guerra Mundial y regresaban con soldados heridos, enfermos y desmovilizados. Si bien el conflicto aparentemente no tuvo un vínculo directo con los orígenes del virus, tuvo mucho que ver con su propagación.

Indicios de un cataclismo venidero

Muchos de los casos reportados en los meses intermedios de 1918 fueron relativamente leves y localizados, pero a fines de agosto los eventos dieron un giro terrible cuando se desató la variante mortal:

"Ocurrió en tres partes principales del Atlántico Norte casi simultáneamente: Freetown, Sierra Leona, donde los africanos occidentales locales se reunieron con soldados y marineros británicos, sudafricanos, africanos del este y australianos. Brest, Francia, que era el puerto principal de Las tropas aliadas y Boston, Massachusetts, uno de los puertos de embarque más activos de Estados Unidos y una encrucijada importante para el personal militar y civil de todas las naciones involucradas en el esfuerzo bélico aliado. Los movimientos masivos de tropas y la disrupción de segmentos importantes de la población durante la Primera Guerra Mundial jugaron un papel decisivo papel importante en la transmisión de la enfermedad "(" Influenza ", sitio web de Ecología Médica).

En Washington, los primeros ocho meses de 1918 parecían similares a la mayoría de los años, y los periódicos del estado aparentemente no se dieron cuenta de los brotes de gripe de primavera en Detroit y algunas otras ciudades estadounidenses. El 15 de abril, sin embargo, se informó que en el campamento Lewis del ejército al sur de Tacoma, "la neumonía ha aumentado ligeramente durante la semana, la mayoría de los casos siguen a la influenza, que alcanzó su nivel máximo hace dos semanas" ("Civilian Workers Fast Being Eliminado. "). A finales de mayo El Seattle Times publicó un breve informe de servicio de cable que decía que "una misteriosa epidemia" había enfermado al menos al 40 por ciento de la población de España, y que aunque los síntomas "se parecen a la influenza, muchas personas afectadas han caído en las calles en un ataque" ("Desconocido Enfermedad . "). Una semana después, el periódico decía sobre el brote español: "La rapidez de su propagación es comparable sólo a la gran plaga de 1889", una referencia a la pandemia de gripe de casi 30 años antes ("Rey visitado por una extraña enfermedad"). En junio hubo alegres informes de una epidemia de gripe entre los soldados alemanes enemigos, pero a principios de ese mes Camp Lewis informó solo 39 casos.

Las cosas parecían más siniestras a principios de julio. El 9 de julio El Seattle Times informó que la influenza en España se había "extendido por otras partes de Europa" ("Una desconcertante epidemia"). El 28 de julio, el periódico señaló que Camp Lewis tenía 327 casos de gripe, pero una semana después el número había caído por debajo de 100. A mediados de agosto, hubo informes tranquilizadores de que el recuento de casos de gripe en la base del ejército seguía disminuyendo. y ninguna indicación de preocupación especial. Incluso en septiembre, el ambiente general era de confianza. Un comentarista optimista entusiasmado, "es una maravilla, debido a la perfección de nuestra ciencia médica, que no ha habido una epidemia generalizada este verano de un carácter más grave que 'gripe', como se llama la gripe española y otras fiebres afines" ("Heavy Rain and Mud").

A medida que avanzaba el mes, un tono de modesta alarma comenzó a infiltrarse en algunas cuentas. A Veces El artículo del 22 de septiembre se refirió a una "epidemia leve" en Camp Lewis, con 173 nuevos casos reportados ("Camp Lewis Reports"). En la misma página, se mencionan dos casos graves de influenza reportados en Bellingham. Aún así, dos días después, fuentes médicas del ejército fueron citadas en el periódico diciendo, con cierta jocosidad: "Puede que haya habido un español con influenza en Camp Lewis, pero aquí no hay influenza española" ("Diga Camp Lewis"). .

Esto podría haber pasado silbando más allá del cementerio, pero en realidad nadie tenía ningún conocimiento del tsunami que se estaba formando. Lo que estaba sucediendo no estaba ni remotamente dentro del conocimiento de los científicos y médicos más brillantes de la época. El virus que causó la influenza había mutado, y de una manera que lo convertiría en uno de los patógenos más mortales que jamás haya afligido a la raza humana. Cuando golpeó completamente a Estados Unidos, se movió a una velocidad impresionante por todo el país, ayudado en todo momento por un ejército movilizado por la guerra.

Extendiéndose como un reguero de pólvora

Entre septiembre de 1918 y el final de la guerra en noviembre, hasta el 40 por ciento del personal del ejército y la marina estadounidenses se infectaron con influenza. El nexo entre el ejército y la rápida propagación de la pandemia fue absolutamente claro. Los funcionarios de salud estatales estaban al tanto del peligro. El acta de una reunión de la Junta de Salud del estado en Spokane el 28 de septiembre de 1918 señaló: "Se discutió ampliamente la probabilidad de un brote de influenza en el estado y se consideraron formas y medios de intentar su prevención" (Duodécimo Informe Bienal, 6).

Resultaría ser inevitable y esencialmente intratable. Solo dos días después, el 30 de septiembre, en la Estación de Entrenamiento Naval de la Universidad de Washington en Portage Bay de Seattle (el sitio actual del complejo de Ciencias de la Salud de la universidad), se reportaron más de 650 casos de "influenza leve" ("Campamento de la Marina en ' U '. "). En la primera semana de octubre se documentaron más de 100 casos de "influenza grave" en Camp Lewis. También se encontraron casos en el Astillero Naval de Puget Sound en Bremerton, y el 4 de octubre se informó que 14 reclutas navales habían muerto allí y "entre 200 y 400" trabajadores civiles en el astillero naval se habían enfermado ("Bremerton Hit"). . Estos informes fueron presagios de mucho peor por venir a medida que el virus mortal se propagaba a una velocidad asombrosa.

Una escasez de datos

Por varias razones, es imposible rastrear el progreso de la pandemia en el estado con mucha precisión. Primero, la influenza no era una enfermedad que tuviera que ser reportada a las autoridades estatales de salud, al menos no durante su fase más virulenta en el otoño de 1918. La notificación voluntaria fue extremadamente esporádica, como se verá. Las muertes no necesitaban diagnóstico y se registraron fielmente, pero los recuentos generales de los infectados deben considerarse estimaciones aproximadas, incluso cuando son impresionantemente específicas.

En segundo lugar, la gripe en 1918 y principios de 1919 se produjo en tres oleadas distintas: una forma generalmente leve en la primavera y el verano de 1918, seguida de la cepa mortal en los últimos meses de ese año, y que terminó con un retorno de la frecuencia habitual (pero no siempre) enfermedad más leve en los primeros meses de 1919, que no disminuyó por completo hasta 1920. No todos los que se enfermaron se infectaron con la virulenta gripe "española", algunos tenían una forma más leve, que aún podría ser letal para los muy jóvenes y los ancianos.

Para frustrar aún más a las autoridades de salud pública, la gripe española mató tanto directamente como dejando a las víctimas vulnerables a infecciones secundarias con neumonía bacteriana, que a menudo era fatal incluso en ausencia de gripe, especialmente en los ancianos o enfermos. Esto confundió el cuadro de causalidad. Pero debido a que la gripe española había demostrado ser tan asombrosamente contagiosa y la neumonía se encontraba con tanta frecuencia durante las autopsias de las víctimas de la gripe, la Oficina del Censo federal decidió utilizar una sola categoría en sus estadísticas de mortalidad para 1918: "muertes por influenza y neumonía (todas las formas)". (Estadísticas de mortalidad, 1918). Por frustrante que sea para los epidemiólogos y los actuarios de seguros de vida, todos los estudios estadísticos sobre los efectos de la pandemia de 1918 están plagados de incertidumbre y aproximaciones.

Lo que muestra el registro

Washington fue uno de los 30 "estados de registro" que la Oficina del Censo de EE. UU. Consideró que tenía un mantenimiento de registros razonablemente confiable en 1918, pero el epidemiólogo del estado, en un informe bienal de la Junta de Salud de enero de 1919 al gobernador Ernest Lister (1870-1919), enfatizó lo sin precedentes la naturaleza de la pandemia y la dificultad de recopilar información precisa:

"Esta pandemia hizo su aparición en Washington en la primera semana de octubre. En la historia de la Junta Estatal de Salud, ninguna calamidad ha afligido al Estado ni ha surgido nunca una emergencia tan grave. En los cinco años 1913-1917 inclusive, desde las cinco enfermedades contagiosas más comunes. Ha habido 1768 muertes. Solo por influenza hemos tenido hasta la fecha más de 2000 muertes y el final aún no ha llegado. El número de víctimas probablemente será el doble o el triple de 1768.

"Los funcionarios de salud de la ciudad, excepto en Seattle, Tacoma, Spokane y Yakima, son hombres a tiempo parcial. Su salario suele ser cero o cinco dólares al mes. Son nombrados por sus alcaldes y cambian con frecuencia. No son de nuestra creación y lo hacemos no se sienten como si tuvieran mucha responsabilidad con nosotros. Sus trabajos pagan poco y su política es hacer todo lo que el salario justifique "(Duodécimo Informe Bienal, 34-35).

El informe se preparó en diciembre de 1918, cuando se desconocía el alcance total de la catástrofe. El siguiente informe bienal de la junta de salud no se publicó hasta enero de 1921 y casi no habló sobre la pandemia de 1918. No parece haber una compilación disponible, estatal o federal, de las tasas de infección o muertes por condado, y mucho menos para las comunidades individuales, aunque existen datos del censo para las dos ciudades más grandes de Washington, Seattle y Spokane, y la experiencia de Yakima. está relativamente bien documentado.

En su Estadísticas de mortalidad 1918 La Oficina del Censo de EE. UU. comparó el total de muertes por influenza de 1918 en el estado con las de 1915, contrastando los primeros ocho meses de cada año con los últimos cuatro. Entre enero y agosto de 1915, 605 residentes de Washington murieron de influenza y neumonía en los primeros ocho meses de 1918, 838 residentes de Washington murieron, un aumento considerable pero no sorprendente.

En los últimos cuatro meses de 1915, solo 381 personas en Washington sucumbieron a la gripe, pero en los últimos cuatro meses de 1918, la pandemia mató a 4.041 en el estado, 10,6 veces el recuento de 1915 para el mismo período. El pesimismo del epidemiólogo estatal sobre el saldo final resultó bastante acertado.

Otros hechos de las tablas de mortalidad demuestran la naturaleza sin precedentes de la gripe española. Quizás lo más sorprendente es que un poco más de la mitad, o 2,461 de las 4,879 muertes por influenza en Washington en el año calendario 1918, fueron hombres y mujeres de entre 20 y 39 años, el grupo demográfico que normalmente disfrutaba de la mayor supervivencia a la enfermedad. Las mismas proporciones aproximadas se mantuvieron en las dos ciudades más grandes del estado. En Seattle, 708 de las 1,441 muertes por influenza registradas entre el 12 de octubre de 1918 y el 15 de marzo de 1919 se ubicaron en ese rango de edad, mientras que en Spokane el recuento fue de 252 de las 428 muertes por influenza. Estos números por sí solos ilustran cuán única fue esta pandemia en comparación con cualquier otro brote de enfermedad para el que existen registros. Este misterio nunca se ha resuelto por completo, pero la teoría principal es que el virus de 1918 desencadenó reacciones inmunes catastróficas en adultos jóvenes con sistemas inmunitarios robustos.

No se calcularon cifras comparativas para Yakima, pero aproximadamente un tercio de la población, o unas 6.000 personas, estaban infectadas allí. De estos, 120 murieron, el 32 por ciento del total de muertos de la ciudad en 1918 por todas las causas. La enfermedad era tan contagiosa que el único hospital de Yakima, St. Elizabeth, dirigido por las Hermanas de la Providencia, se negó durante un tiempo a admitir pacientes con influenza.

Solo hay una estadística en las tablas de mortalidad de 1918 de la que se puede tomar algo de consuelo. De los 30 estados de registro en los que se basó la Oficina del Censo, con la única excepción de Oregon, Washington tuvo, por un margen significativo, el número más bajo de muertes por influenza / neumonía por cada 1,000 residentes. Sin embargo, 4,1 de cada 1000 habitantes de Washington murieron por influenza / neumonía en 1918 (más de cinco veces lo normal) y 1,9 de cada 1000 en 1919 (más del doble de lo normal). En contraste, la tasa de mortalidad del estado por esas causas en cada uno de los tres años anteriores fue menos de uno por cada 1,000.

Haciendo su mejor esfuerzo

La junta de salud Duodécimo Informe Bienal documentó tanto una aprehensión realista del peligro que presentaba la influenza española como un reconocimiento de la inutilidad de los esfuerzos para prevenirla. Relató los esfuerzos del Dr. Thomas D. Tuttle, el comisionado de salud del estado y autor principal del informe, para obtener asesoramiento del gobierno federal:

"Esta epidemia fue muy prevalente en los estados del este durante el mes de septiembre y, al darse cuenta de que con toda probabilidad humana se extendería rápidamente por todo el país, su comisionado de salud abordó con el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos la cuestión del conveniencia de poner en cuarentena casos individuales "(Duodécimo Informe Bienal, 22-23).

Específicamente, informó la junta, Tuttle envió un telegrama al Cirujano General de los Estados Unidos, Rupert Blue, preguntando "Cuarentena intraestatal para la influenza española bajo consideración. ¿Qué período de cuarentena, si alguno, recomienda?" y Blue confió en "El servicio no recomienda la cuarentena contra la influenza" (Duodécimo Informe Bienal, 22-23).

En el informe, Tuttle proporcionó la opinión de la junta de salud sobre cómo llegó la gripe española a Washington. Es solo una teoría entre varias, pero tan creíble como cualquier otra:

"La epidemia golpeó a nuestro estado a principios de octubre. La introducción inmediata de la enfermedad se produjo a través de un envío desde Pensilvania a la Estación de Entrenamiento Naval de los Estados Unidos en Bremerton de unos 1500 hombres, un gran porcentaje de los cuales estaban afectados por la influenza cuando llegaron a su destino. Desde esta ubicación, la enfermedad se propagó ampliamente [pero] muchos brotes no fueron directamente atribuibles a la infección en Seattle o cerca de ella "(Duodécimo Informe Bienal, 23).

El relato de Tuttle sobre una reunión de las autoridades sanitarias estatales en Chicago no pudo ocultar un tono de desesperación:

"La característica sobresaliente de la discusión del tema en esta conferencia fue la evidencia de que, cualesquiera que sean los esfuerzos que se hicieron, la propagación de la enfermedad solo se retrasó y no se evitó. Como un funcionario de salud expresó muy acertadamente la situación: 'Uno puede evitar contraer la enfermedad si se mete en un hoyo y se queda allí, pero la pregunta es ¿cuánto tiempo tendría que quedarse allí? Los indicios son que sería al menos un año o más '"(Duodécimo Informe Bienal, 23).

Medidas desesperadas, en su mayoría inútiles

A pesar de sus preocupaciones iniciales, la Junta de Salud del Estado de Washington no impuso medidas en todo el estado para combatir la pandemia hasta que estuvo bien avanzada, probablemente porque tenía recursos muy limitados y poco o ningún control sobre las autoridades de salud locales. La única regulación preventiva de aplicación a nivel estatal que emitió la junta llegó el 3 de noviembre de 1918, cuando requirió que se usaran máscaras quirúrgicas de un tamaño y grosor específicos "cubriendo completamente la nariz y la boca" en prácticamente todos los lugares públicos donde la gente se acercaba. En contacto entre sí, la orden también requería que los propietarios de tiendas, restaurantes y cafés "mantuvieran sus puertas abiertas y sus lugares bien ventilados" y que un tercio de las ventanas de los tranvías se abrieran cuando estuvieran en uso por el público ("Especial Orden y Reglamento. ").

Vancouver, en el condado de Clark, fue una de las primeras ciudades del estado en abordar agresivamente la pandemia. El 7 de octubre de 1918, atendiendo a un informe del director de salud, el ayuntamiento ordenó que "todos los lugares de reunión pública, como escuelas, iglesias, bailes, etc." estar cerrado (actas del Ayuntamiento de Vancouver). Dos días después, el ayuntamiento de Monroe en el condado de Snohomish aprobó una medida similar, al igual que Yakima, que más tarde se unió al condado de Yakima para arrendar un edificio propiedad de la parroquia de St. Michael "con el propósito de establecerlo como un hospital de aislamiento" (Yakima Acta de la Comisión de la Ciudad, 21 de octubre). El 31 de octubre, la prohibición de las reuniones en Yakima se amplió aún más para incluir "todos los lugares donde se realiza cualquier tipo de negocio. Con la excepción de farmacias, mercados de carne, restaurantes, lugares para comer, hoteles y almacenes de frutas", Por último, una aparente concesión a la industria líder de la ciudad (Acta de la Comisión de la Ciudad de Yakima, 31 de octubre).

Se impusieron prohibiciones similares a las reuniones públicas en condados, ciudades y pueblos de todo el estado. Una pequeña muestra incluiría Seattle (6 de octubre) Spokane (8 de octubre) Pullman (10 de octubre) Anacortes en el condado de Skagit (15 de octubre) Condado de Ferry en el noreste de Washington (17 de noviembre) la pequeña Wilson Creek en el condado de Grant, donde todos los niños menores de 16 años Se ordenó confinarse a sus hogares (7 de diciembre) y Chelan, aunque eximió a las escuelas (10 de diciembre). Ningún rincón del estado se salvó, ni el calvario terminó con el nuevo año. El consejo del condado de Cowlitz ni siquiera impuso restricciones similares hasta el 16 de enero de 1919, y el salmón blanco al este todavía estaba bajo asedio.

Estas y otras medidas similares probablemente ayudaron a limitar la propagación hasta cierto punto, pero quizás la razón más reveladora para el eventual reflujo de la pandemia fue que simplemente se quedaron sin víctimas vulnerables. En este sentido, es importante recordar que la mayoría de la gente no no se infectó, a pesar de la exposición casi universal, ni mató sino a una fracción de las personas a las que infectó.

¿Qué era? ¿A donde se fué?

En la década de 1990, los investigadores, utilizando muestras de autopsias archivadas de 1918, mapearon el genoma del virus y determinaron que era de Tipo A, el más común, que puede infectar tanto a humanos como a algunos animales. Más específicamente, la investigación reveló que el virus era una cepa del tipo A conocida como H1N1. La "H" representa una molécula de proteína en la superficie de un virus que es el objetivo habitual del sistema inmunológico. When random mutations alter that molecule, the virus can become virtually invisible to the body's defenses. As researchers explained in 2006, "Recently published . analyses suggest that the genes encoding surface proteins of the 1918 virus were derived from an avianlike influenza virus shortly before the start of the pandemic and that the precursor virus had not circulated widely in humans or swine in the few decades before" (Taubenberger and Morens, 16). Because it had not circulated widely, humanity had developed no "herd immunity" to it. This explains its rapid spread but not its lethality, which remains a mystery.

As to where it went, the answer is that it went nowhere. Almost all cases of type A influenza since 1918 have been caused by less-dangerous descendants of that lethal virus. Viruses do not have intentions, only random mutations. Some mutations will enable them to sicken birds, pigs, people, or other animals. Some will make them unusually lethal, others will render them totally harmless to humans. But inevitably a strain will emerge that is as infectious and deadly as the 1918 variety. Viral mutation is ongoing, endless, and unpredictable. In any new flu pandemic the toll will likely be lower due to advances in immunology and other countermeasures, but as with death itself, the question is not whether it will come, but rather when.

Announcement closing public places during flu pandemic, The Pullman Herald, October 11, 1918

Policemen wearing gauze masks during influenza epidemic, Seattle, December 1918

Courtesy National Archives (Record No. 165-WW-269B-25)

Stewart and Holmes employees wearing masks, 3rd Avenue, Seattle, 1918

Photo by Max Loudon, Courtesy UW Special Collections (UW1538)

Front page, El Seattle Times, October 5, 1918

Streetcar conductor blocking entry of unmasked man during flu pandemic, Seattle, 1918

Courtesy National Archives (Record No. 165-WW-269B-11)

Masked elevator attendant during flu pandemic, Seattle, 1918


Update for December 2017 at HistoryofWar.org: Kwajalein and Majuro Jugurthine War Salamanca campaign Sixth French War of Religion Douglas and Bell aircraft German artillery Wickes class destroyers

Update for December 2017 at HistoryofWar.org: Kwajalein and Majuro Jugurthine War Salamanca campaign Sixth French War of Religion Douglas and Bell aircraft German artillery Wickes class destroyers

This month we look at the invasions of Majuro and Kwajalein in the Marshall Islands, including the first US invasion of pre-war Japanese territory. Our Napoleonic series looks at the Salamanca campaign, including a number of the diversionary attacks carried out by the Allies. We return to the French Wars of Religion, looking at the short Sixth War, effectively an extension of the Fifth and ended by a lack of funds on the part of Henry III. In ancient history we begin a series on the Jugurthine War, a prolonged conflict between the Romans and the Numidians, which saw the rise of Marius.

In the air we look at Bell experimental aircraft, focusing on VTOL designs, and start a short series on Douglas transport aircraft. At sea we continue with the massive Wickes class of destroyers, this time looking at six that served with the US Navy during the Second World War. Our series on artillery finishes the German very heavy artillery of the First World War and moves onto their 7.5cm and 10cm guns.

The occupation of Burton Island (3-4 February 1944) was one of a series of operations that saw the Americans capture the defended islands in Kwajalein Atoll, and saw them occupy the next major island to the north of Kwajalein island.

La ocupación de la isla Bennett vio a los estadounidenses ocupar una de las islas más pequeñas en el atolón de Kwajalein después de superar la inesperada resistencia japonesa.

The occupation of Jacob Island (Ennuebing), 31 January 1944, was one of two simultaneous landings that began the attack on Roi and Namur in Kwajelein Atoll (Operation Flintlock).

The occupation of Majuro (31 January 1944) was the first American invasion of pre-war Japanese territory, but was almost entirely unopposed (Operation Flintlock).

The occupation of Ivan Island (Mellu), 31 January 1944, was one of two simultaneous landings that began the attack on Roi and Namur in Kwajelein Atoll.

The occupation of Albert Island (Ennumennet), 31 January 1944, was one of two simultaneous landings that formed the second stage in the invasion of Roi and Namur in Kwajelein Atoll.

The Jugurthine War (111-104 BC) was a prolonged struggle between Rome and her former ally of Numidia that played a part in the rise of Marius and eventually ended with a Roman victory.

The battle of Suthul (late 110 BC or early 109 BC) was a Roman defeat early in the Jugurthine War and saw Aulus Postumious Albinus forced to surrender on harsh terms after his army was forced out of its camp in a night attack.

The battle of the Muthul River (109 BC) was the first significant Roman victory during the Jugurthine War, but had little long term impact on the course of the war.

French Wars of Religion

The Sixth War of Religion (December 1576-September 1577) was a short conflict triggered by the terms that had ended the Fifth War, but it ended with stalemate and a similar peace settlement.

The siege of La Charité (25 April-2 May 1577) saw Henry III’s army seize one of the eight security towns granted to the Huguenots at the end of the Fifth War of Religion.

The siege of Issoire (to 12 June 1577) was the last significant military action during the Sixth War of Religion, and saw Henry III’s army capture a second one of the security towns offered to the Huguenots after the Fifth War of Religion.

The peace of Bergerac (14 September 1577) ended the Sixth War of Religion, and was a slightly modified version of the unpopular Edict of Beaulieu, which had helped trigger the war in the first place.

Salamanca Campaign

The combat of Guarda (14 April 1812) was Marmont's only significant success during his belated attempt to help the defenders of Badajoz, and came eight days after the city had fallen to Wellington's men.

The combat of Almaraz (18 May 1812) saw a detached British army under General Rowland Hill destroy a key French bridge over the River Tagus, making it much harder for Marmont and Soult to help each other.

The battle of Bornos (1 June 1812) was a French victory over the Spanish army of General Ballasteros, who had been asked to carry out a diversion to prevent Soult from sending troops north to interfere with Wellington's advance on Salamanca.

The combat of Maguilla (11 June 1812) was a minor French victory in a cavalry clash, fought during of one of Wellington's diversionary attacks during the Salamanca campaign.

The siege of the Salamanca Forts (17-26 June 1812) saw Wellington detach a division from his army to eliminate the last French strong points in Salamanca, while the rest of his army continued to face Marmont.

The combat of San Cristobal (20-22 June 1812) was a standoff between Wellington and Marmont that developed while the British were besieging the Salamanca forts, and that almost produced the major battle that Wellington was searching for.

The Bell Model 65 ATV was an experimental jet powered VTOL aircraft that successfully hovered and flew level, but never converted between the two.

The Bell X-22 was an experimental aircraft designed to test out the potential of a ducted-fan powered VTOL aircraft.

The Bell XV-3 (Model 200) was a convertiplane powered by rotors mounted at the end of the wings, which could switch between vertical and horizontal positions. Although it was produced in the 1950s, it was also an early step in the development of the Bell Boeing V-22 Osprey, which entered development in the 1980s and service in the 2000s.

The Bell XV-15 was a successful experiment into tilt-rotor technology and played a major role in the development of the Bell Boeing V-22 Osprey.

The Douglas C-1 was the first in the long family of Douglas transport aircraft and was a biplane transport capable of carrying eight passengers or 2,500lb of cargo.

The Douglas C-74 Globemaster I was developed during the Second World War to serve as a very long range transport, but didn't enter production until just after VJ Day, and only a handful were ever completed.

The Heavy 30.5cm Kartaune L/30/ 30.5cm Beta-M-Gerät howitzer was produced in an attempt to get more use out of the M-Gerät carriage by fitting a longer barrelled but smaller calibre barrel.

The 7.5cm Feldkanone 16 nA was an inter-war redesign of the First World War 7.7cm FK 16, modifying it to use the new standard 75mm ammunition.

The 7.5cm leichte Feldkanone 18 was designed after the German Army decided to switch from 77mm to 75mm field guns, but it was more complex and had shorter range than the weapon it was designed to replace and was only produced in small numbers.

The 7.5cm Feldkanone 38 was a light field gun built by Krupp for Brazil and later adopted by the Wehrmacht.

The 10cm Kanone 04 was the standard German 10cm gun at the start of the First World War, and only the second gun with a modern recoil system to enter service with the German army.

The 10cm Kanone 14 was a more complex version of the 10cm Kanone 04, designed to be useable as an anti-aircraft gun as well as a normal field cannon.

Wickes Class Destroyers

USS Roper (DD-147/ APD-20) was a Wickes class destroyer that sank U-85, before becoming a fast transport that served in the Mediterranean and Pacific theatres.

USS Breckinridge (DD-148/ AG-112) was a Wickes class destroyer that spent most of the Second World War on convoy escort and anti-submarine duties in the Atlantic.

USS Barney (DD-149) was a Wickes class destroyer that served on convoy escort duties in the Caribbean, as well as escorting two trans-Atlantic convoys.

USS Blakeley (DD-150) was a Wickes class destroyer that survived having her bows blown off by a U-boat, and spent most of the Second World War serving in the Caribbean.

USS Biddle (DD-151/ AG-114) was a Wickes class destroyer that spent most of the Second World War on convoy duty in the Caribbean.

USS Du Pont (DD-152/ AG-80) was a Wickes class destroyer that spent most of the Second World War on convoy escort duty in the Atlantic theatre and that played a part in the sinking of U-172.

The First Afghan War 1839-42 - Invasion, catastrophe and retreat, Richard MacRory.
A deeply relevant look at the first, and most disastrous, British intervention in Afghanistan, which saw the complete destruction of a British army, in what was one of the worst setbacks ever suffered by the British army in India. Covers the reasons for the invasion, the initial campaign, the wasted year at Kabul, the build-up to disaster, the failed retreat and the army of retribution, which allowed the British to put a gloss on the war
[read full review]

Dutch Armies of the 90 Years' War 1578-1648 (1) Infantry, Bouko de Groot.
Traces the dramatic evolution of the Dutch armies during the long war of independence, which saw the Dutch Republic emerge as one of Europe's military superpowers. Part one focuses on the infantry, which began as unwieldy blocks of poorly trained men, and developed into a powerful, flexible force, using new tactics and centrally produced weapons
(Read Full Review)

Dutch Armies of the 80 Years' War 1568-1658 (2) Cavalry, Artillery and Engineers, Bouko de Groot.
Traces the impressive development of the Dutch cavalry, artillery and engineering forces during the long wars of independence from Spain, a period in which they went from being improvised forces created at great speed to highly professional specialists, with advanced artillery and increasingly proficient and well equipped engineers, allowing the Dutch to carry out ever more ambitious campaigns
(Read Full Review)

Friends of the Wigwam - A Civil War Story, John William Huelskamp.
An entertaining historical novel before and during the first half of the American Civil War, mainly tracing the lives of a small group of young friends, linked originally by their discovery of a hidden riverside cave, and following the group as it was split up by the war. Largely based on genuine historical events, with a mix of fictional and real characters
(Read Full Review)

The Boat that Won the War - An Illustrated History of the Higgins LCVP, Charles C. Roberts, Jr.
A detailed examination of the history, design and construction of the LCVP, the most famous landing craft of the Second World War and an iconic vessel that played a key part in amphibious operations from Normandy to the Pacific. Supported by a huge array of detailed plans, contemporary photographs and wartime documents, and written by someone who has restored one of these boats, this is a very valuable look at this key weapon
(Read Full Review)

Wartime Standard Ships, Nick Robins.
Looks at the surprisingly wide variety of ‘standard’ ships produced by the Allied and Axis nations during the two World Wars, covering their design, construction, civil service and military usage. Could have done with more basic info for those without a background in maritime matters, but is otherwise an interesting look at the massive industrial effort that defeated both German U-boat campaigns and produced many of the ships used in the inter-war and post-war periods
(Read Full Review)

Hannibal's Oath - The Life and Wars of Rome's Greatest Enemy, John Prevas.
A good biography of Hannibal, covering his entire life from childhood to his death in exile, as well as the famous period of dramatic victories over the Romans in Italy. Pitched at the interested non-historian, and covers his entire life story, from childhood, through the long years of war in Italy to exile in the east. Paints a picture of an obsessed figure whose career in Italy peaked early, and who spent most of his time in Italy unable to find a way to come to grips with the Romans, before continuing to campaign against them even when in exile
(Read Full Review)

Chattanooga 1863 - Grant and Bragg in Central Tennessee, Mark Lardas.
Good account of the entire Chattanooga campaign, from the moment the Confederates arrived outside the city, through the siege and on to the series of battles which saw Grant break the siege and force the Confederates back onto the defensive. Gives a clear picture of the contrast between the lethargy and dysfunctional command structure on the Confederate side and the energy levels injected into the battle by Grant and his trusted subordinates
(Read Full Review)

Camden 1780 - The annihilation of Gates' Grand Army, David Smith.
An account of the last successful British campaign of the American of Independence, which saw them capture Charleston and then destroy Gates' Grand Army at the battle of Camden, but which failed to have any long term success, as the Americans were soon able to regain control of everywhere outside the reach of a large British garrison, marking the failure of the 'Southern Strategy', and the beginning of the end for the British
(Read Full Review)

Pyrrhus of Epirus, Jeff Champion.
A useful biography of one of the more adventurous leaders of the generation that followed Alexander the Great, twice king of Macedon, twice king of Epirus, once king of Sicily and one of Rome's most dangerous early opponents, even if his victories did come at such a cost that his name has become associated with costly self defeating victories. Does a good job of tracing his career through the often fragmentary sources, and of placing him in the context of his times
Read Full Review

Fixer & Fighter - The Life of Hubert de Burgh, Earl of Kent, 1170-1243, Brian Harwood.
Follows the turbulent career of one of the key figures during the reign of King John and Henry III, and one of the victors in the war that established the infant Henry on the throne after the death of his father. A self made man, Hubert suffered several periods of out favour, and even had to go on the run for a period late in his career, despite his constant support for John and Henry
Read Full Review

Hell on Wheels: The Men of the US Armored Forces, 1918 to the end of the 20th century, Christopher J. Anderson.
A photographic study of the US armoured forces, covering the period from the armoured cars of 1917 to the end of the twentieth century. Focuses largely on the crews and their equipment, showing how that has evolved over the years. Includes coverage of both World Wars, Korea and the first Gulf War, as well as peace time operations
Read Full Review

The Forgotten War Against Napoleon - Conflict in the Mediterranean 1793-1815, Gareth Glover.
Covers the full range of British commitments in the Mediterranean theatre, from the early siege of Toulon through to the brief campaigns that accompanied Napoleon's return from exile in 1815. A well researched and readable account of more than twenty years of warfare that covered the full length of the Mediterranean, making it clear just how significant the British commitment was in this theatre
[read full review]

Tiger Tank, Marcus Cowper.
A fairly short, well balanced account of the Tiger I and Tiger II, looking at their development, technical descriptions and examples from their combat record, as well as looking at some of their main opponents - the Firefly and IS-2. Focuses on a selected series of individual tank battles to examine the combat performance of the Tiger - Tiger I vs Sherman Firefly in the west and Tiger II vs IS-2 in the east
[read full review]

Railway Guns – British and German Guns at War, John Goodwin.
After a rather rushed introduction, really gets into its stride when discussing British railway guns in the south-east during the Second World War, looking at the demands they made on the rail network, how the individual guns were operated, where they were located, what their targets were, and many of the occasions on which they fired. Supported throughout by an impressive collection of photographs covering the full range of the topic
[read full review]


USS Gamble (DD-123), c.1920 - History

A Massively Collaborative Open U.S. History Textbook

  • Indigenous America 1
  • Colliding Cultures 2
  • British North America 3
  • Colonial Society 4
  • The American Revolution 5
  • A New Nation 6
  • The Early Republic 7
  • The Market Revolution 8
  • Democracy in America 9
  • Religion and Reform 10
  • The Cotton Revolution 11
  • Manifest Destiny 12
  • The Sectional Crisis 13
  • The Civil War 14
  • Reconstruction 15
  • Capital and Labor 16
  • The West 17
  • Life in Industrial America 18
  • American Empire 19
  • The Progressive Era 20
  • World War I & Its Aftermath 21
  • The New Era 22
  • The Great Depression 23
  • World War II 24
  • The Cold War 25
  • The Affluent Society 26
  • The Sixties 27
  • The Unraveling 28
  • The Triumph of the Right 29
  • The Recent Past 30

Yawp yôp norte: 1: a raucous noise 2: rough vigorous language
"I sound my barbaric yawp over the roofs of the world." Walt Whitman, 1855.


Partitions of Poland

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Partitions of Poland, (1772, 1793, 1795), three territorial divisions of Poland, perpetrated by Russia, Prussia, and Austria, by which Poland’s size was progressively reduced until, after the final partition, the state of Poland ceased to exist.

The First Partition occurred after Russia became involved in a war against the Ottoman Turks (1768) and won such impressive victories, particularly in the Danubian principalities, that Austria became alarmed and threatened to enter the war against Russia. Frederick II (the Great) of Prussia, however, in order to avoid an escalation of the Russo-Turkish War, determined to calm Austro-Russian relations by shifting the direction of Russia’s expansion from the Turkish provinces to Poland, which not only had a structurally weak government but also, since 1768, had been devastated by a civil war and by Russian intervention and was, therefore, incapable of resisting territorial seizures.

On August 5, 1772, Russia, Prussia, and Austria signed a treaty that partitioned Poland. Ratified by the Polish Sejm (legislature) on September 30, 1773, the agreement deprived Poland of approximately half of its population and almost one-third (about 81,500 square miles [211,000 square km]) of its land area. Russia received all the Polish territory east of the line formed roughly by the Dvina and Dnieper rivers. Prussia gained the economically valuable province of Royal Prussia, excluding the cities of Gdańsk (Danzig) and Toruń, and also gained the northern portion of the region of Great Poland (Wielkopolska). Austria acquired the regions of Little Poland (Małopolska) south of the Vistula River, western Podolia, and the area that subsequently became known as Galicia.

Almost 20 years later Poland, which had made efforts to strengthen itself through internal reforms, adopted a new, liberal constitution (May 3, 1791). That action, however, resulted in the formation of the conservative Confederation of Targowica (May 14, 1792), which asked Russia to intervene to restore the former Polish constitution. Not only did Russia accept the confederates’ invitation, but Prussia also sent troops into Poland, and on January 23, 1793, the two powers agreed upon the Second Partition of Poland. Confirmed in August and September 1793 by the Polish Sejm—surrounded by Russian troops—the Second Partition transferred to Russia the major remnant of Lithuanian Belorussia and the western Ukraine, including Podolia and part of Volhynia, and allowed Prussia to absorb the cities of Gdańsk and Toruń as well as Great Poland and part of Mazovia. The Second Partition accounted for an area of about 115,000 square miles (300,000 square km).

In response to the Second Partition, the Polish officer Tadeusz Kościuszko led a national uprising (March–November 1794). Russia and Prussia intervened to suppress the insurgents, and on October 24, 1795, they concluded an agreement with Austria that divided the remnants of Poland (about 83,000 square miles [215,000 square km]) between themselves. By the Third Partition of Poland, which was not finally settled until January 26, 1797, Russia incorporated Courland, all Lithuanian territory east of the Neman (Nieman) River, and the rest of the Volhynian Ukraine Prussia acquired the remainder of Mazovia, including Warsaw, and a section of Lithuania west of the Neman and Austria took the remaining section of Little Poland, from Kraków northeastward to the arc of the Northern Bug River.

Those territorial divisions were altered in 1807, when the emperor Napoleon of France created the duchy of Warsaw out of the central provinces of Prussian Poland, and in 1815, when the Congress of Vienna created the Congress Kingdom of Poland. However, the main result of the partitions—i.e., the elimination of the sovereign state of Poland—was in effect until after World War I, when the Polish republic was finally restored (November 11, 1918).

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Adam Augustyn, editor gerente, contenido de referencia.


Vaudeville

In the early 20th century, vaudeville variety shows moved to the entertainment forefront, and tap dancers such as Greenlee and Drayton, Pat Rooney, Sr., and George White traveled the country. A number of family acts formed, including that of the future Broadway actor, producer, and songwriter George M. Cohan, who with his sister, mother, and father formed the Four Cohans. The Covan brothers together with their wives formed the Four Covans, one of the most sensational fast tap acts ever. The comedian and dancer Eddie Foy, Sr., appeared with his seven tap-dancing children, the Seven Little Foys. By the late 1910s, more than 300 theatres around the country hosted vaudeville acts.

According to the producer Leonard Reed, throughout the 1920s “there wasn’t a show that didn’t feature tap dancing. If you couldn’t dance, you couldn’t get a job!” Nightclubs, vaudeville, and musicals all featured tap dancers, whose names often appeared on the many marquees that illuminated New York’s Broadway. Stars of the day, including Fred Astaire and his sister, Adele, brought yet more light to the “Great White Way” with their elegant dancing. Bill Robinson, known for dancing on the balls of his feet (the toe taps) and for his exquisite “stair dance,” was the first Black tap dancer to break through the Broadway colour line, becoming one the best-loved and highest-paid performers of his day.

Because this was an era when tap dancing was a common skill among performers, a tap dancer had to create something unique to be noticed. The Berry Brothers’ act, for example, included rhythmic, synchronized cane twirling and dazzling acrobatics. Cook and Brown had one of the finest knockabout acts. King, King, and King danced in convict outfits, chained together doing close-to-the-floor fast tap work. Buster West tap-danced in “slap shoes”—oversized clown-style shoes that, because of their extended length, slapped audibly on the floor during a routine—and did break dancing decades before it had a name. Will Mahoney tap-danced on a giant xylophone.

The “challenge”—in which tap dancers challenged one another to a dancing “duel”—had been a major part of the tap dancer’s education from the beginning. It filtered into many theatrical acts. Possibly the finest exponents of the challenge were the Four Step Brothers, whose act consisted of furious, flying steps, then a moment when each attempted to top the others.

From the outset, tap dancers have stretched the art form, dancing to a wide variety of music and improvising new styles. Among these innovative styles were flash (dance movements that incorporated acrobatics and were often used to finish a dance) novelty (the incorporation into a routine of specialty props, such as jump ropes, suitcases, and stairs) eccentric, legomania, and comedy (each of which used the body in eccentric and comic ways to fool the eye and characteristically involved wild and wiggly leg movements) swing tap, also known as classical tap (combining the upper body movement found in 20th-century ballet and jazz with percussive, syncopated footwork, a style used extensively in the movies) class (precision dancing performed by impeccably dressed dancers) military (the use of military marching and drum rhythms) and rhythm, close floor, and paddle and roll (each of which emphasized footwork using heel and toe taps, typically of a rapid and rhythmic nature).

For each one of these styles there were hundreds of dancers creating a unique version. John Bubbles, for instance, went down in history as the “Father of Rhythm Tap.” Though he may not have been the very first tap dancer to use the heel tap to push rhythm from the 1920s jazz beat to the 1930s swing beat, he certainly was the most influential generations of dancers learned his style. Three young dancers from Philadelphia—the Condos Brothers (Frank, Nick, and Steve)—became legendary among dancers for their exceptionally fast, rhythmic footwork few tap dancers ever achieved Nick’s mastery of a difficult move he is credited with inventing known as the five-tap wing. Of the eccentric and legomania dancers, Buddy Ebsen, Henry (“Rubber Legs”) Williams, and Hal Leroy stand out. A unique style was invented by one of tap’s greatest dancers, Clayton (“Peg Leg”) Bates. After losing his leg at age 12, he reinvented tap to fit his own specifications—a peg and a shoe with two taps.


Ver el vídeo: Plastic model building 1350 IJN Heavy cruiser Tone 2