¿Está representada la historia de Cristo en los tapices de unicornio?

¿Está representada la historia de Cristo en los tapices de unicornio?

Los tapices de unicornio (conocidos también como La caza del unicornio ) es un conjunto de siete tapices que se encuentran hoy en Cloisters, en Fort Tryon Park, al norte de Manhattan, Nueva York. Por cierto, The Cloisters es una sucursal del Museo Metropolitano de Arte y el único museo de Estados Unidos dedicado exclusivamente al arte medieval.

The Unicorn Tapestries es una de las obras de arte más conocidas y finas de la Edad Media. Aparte de su alta calidad, los tapices de unicornio son también una obra de arte enigmática y que han generado mucha discusión, especialmente el origen y el simbolismo, entre los estudiosos durante más de un siglo.

Los tapices de unicornio constan de siete tapices, cada uno mide 12 pies (3,66 metros) de altura y hasta 14 pies (4,27 metros) de ancho. Uno de los tapices, que se conoce como El unicornio es capturado por la Virgen sufrió graves daños en el pasado y sobrevive hoy en dos fragmentos. Los otros seis tapices están completos y se nombran de la siguiente manera: El comienzo de la caza, El unicornio en la fuente, El unicornio atacado, El unicornio se defiende, El unicornio es asesinado y llevado al castillo, y El unicornio en cautiverio .

Por el nombre del conjunto de tapices en su conjunto, así como por los individuales, queda claro que el tema de esta obra de arte es una caza de unicornios. Para los eruditos e historiadores del arte, el conjunto de tapices no solo representa una caza, sino que está lleno de significado simbólico, más de los cuales se discutirán más adelante en este artículo.

El origen de los tapices de unicornio

La historia de los tapices es tan fascinante como su tema. Sobre la base de los materiales utilizados, y la ropa y la moda representada, se cree que los tapices se produjeron a finales del siglo XV / principios del XVI, es decir, entre 1495 y 1505. También se especula que los tapices fueron diseñados en París pero tejido en Bruselas.

Una tradición afirma que los tapices fueron encargados por Ana de Bretaña para celebrar su matrimonio con Luis XII, el rey de Francia. Lamentablemente, no se dispone de documentación sobre los tapices de este período, por lo que no sabemos ni de su encargo ni de su secuencia de colocación.

La reina Ana en oración, es posible que haya encargado los tapices de unicornio como regalo para su nuevo esposo. (Kaho Mitsuki / )

La primera documentación que tenemos hoy de los Tapices de Unicornio es de 1680, y afirma que fueron colgados en la casa de François VI, Duc de la Rochefoucauld, un noble y escritor francés, en París. En 1728, cinco de los tapices se trasladaron al castillo de la familia en Verteuil, en el departamento suroccidental de Charente, donde decoraron un dormitorio.

Durante la Revolución Francesa, los tapices fueron saqueados, pero afortunadamente se salvaron de la destrucción, supuestamente porque no mostraban ningún signo de realeza. Al parecer, los campesinos que tomaron posesión de los tapices los utilizaron como mantas para las papas en sus graneros para evitar que se congelaran, y también para cubrir sus árboles en espaldera.

Se supone que fue durante este período cuando se dañaron los tapices, especialmente el conocido como El unicornio es capturado . Durante la década de 1850, una condesa, descendiente de la familia de la Rochefoucauld, se propuso recoger los objetos familiares que se perdieron durante la Revolución Francesa.

En una ocasión, encontró unas "cortinas viejas" que cubrían verduras en un granero y se dio cuenta de que eran los tapices de unicornio de su familia. Los trajo de vuelta y, en 1856, los tapices fueron restaurados y colgados en el salón del castillo.

En 1922, los seis tapices completos fueron enviados por la familia de la Rochefoucauld a Nueva York para una exposición. Allí, fueron vistos y comprados por John D. Rockefeller Jr., el único hijo de John D. Rockefeller, un magnate empresarial estadounidense ampliamente considerado como uno de los estadounidenses más ricos de la historia. Rockefeller Jr. mantuvo los tapices de unicornio en su apartamento hasta 1937, cuando fueron donados a Cloisters.

Por cierto, los fragmentos de El unicornio es capturado fueron comprados por Rockefeller Jr. por separado del Conde Gabriel de la Rochefoucauld. En 1938, se inauguró el Claustro y las siete piezas de los Tapices de Unicornio se exhibieron en el museo.

Como nota al margen, el Claustro se llama así debido a que el museo se construyó con piezas obtenidas de cinco abadías medievales en Francia: Saint-Michel-de-Cuxa, Saint-Guilhem-le-Désert, Bonnefont-en- Comminges, Trie-sur-Baïse y Froville. Las piedras de estas abadías se desmontaron pieza por pieza, se enviaron a Nueva York, luego se reconstruyeron e integraron como un nuevo edificio, es decir, los Claustros.

¿Qué representan los tapices de unicornio?

La primera pieza de los tapices de unicornio se conoce como El comienzo de la caza o los cazadores entran en el bosque . En este tapiz se ve un grupo de cinco hombres. Tres de los hombres están parados juntos, el del centro es el señor de la caza, y los dos a su lado probablemente sus invitados.

Los otros dos hombres son los asistentes de los cazadores. También hay una figura más pequeña de un hombre en el fondo, posiblemente un explorador de la partida de caza, y los perros de caza también están representados en el tapiz. Las figuras están sobre un fondo faunístico, como el resto de tapices.

El primer tapiz de los tapices de unicornio: El comienzo de la caza o Los cazadores entran en el bosque. (La revisión del dominio público / )

En el Inicio de la caza , todo el fondo está cubierto de árboles con hojas y flores de color verde oscuro. Los estudiosos han identificado 101 especies de plantas en los tapices de unicornio, 85 de las cuales se encuentran en este primer tapiz. El follaje de este tapiz no solo tiene un propósito estético, sino también simbólico.

Como ejemplo, se supone que la nuez es un símbolo de Cristo. Se supone que la envoltura exterior representa la carne de Cristo, la concha, la cruz en la que fue crucificado y el núcleo, su divinidad. Alternativamente, la nuez puede considerarse un signo de durabilidad.

Mientras que la primera pieza del tapiz de unicornio presenta al cazador, la segunda presenta al cazado. Esta pieza se llama El unicornio en la fuente , y se conoce alternativamente como El unicornio es encontrado , y El unicornio limpia la corriente de veneno con su cuerno . La figura central de esta escena es el unicornio, un animal mitológico que puede describirse como un caballo con un solo cuerno en la frente.

En Europa, la descripción más antigua del unicornio se encuentra en los escritos de Ctesias, un historiador y médico griego que vivió durante el siglo V a. C. En su Indica (ahora perdida, pero conservada como extractos de otros escritores antiguos), Ctesias escribió que en la India había “asnos salvajes del tamaño de los caballos, o incluso más grandes”. El cuerpo de estos animales era blanco, su cabeza de color rojo oscuro, sus ojos azulados y “tenían un cuerno en la frente de aproximadamente un codo de largo”.

Ctesias continúa describiendo el cuerno de la criatura y su propiedad mágica, "La parte inferior del cuerno, a una distancia de dos palmas de la frente, es bastante blanca, el medio es negro, la parte superior, que termina en un punto, es un rojo muy llameante. Quienes beben en vasos hechos con él están a prueba de convulsiones, epilepsia e incluso veneno, siempre que antes o después de tomarlo beban vino o agua u otro líquido de estos vasos ”.

En El unicornio en la fuente , se muestra al unicornio metiendo su cuerno en un chorro de agua y puede ser una alusión a la propiedad antiveneno de su cuerno, como lo menciona Ctesias. Al igual que el primer tapiz, en este se pueden ver varias plantas y están conectadas a la propiedad mágica del cuerno del unicornio. Hay, por ejemplo, la salvia, que se cree que funciona contra los venenos, en silueta contra la fuente.

También se representa un naranjo en la parte inferior derecha del tapiz. Se creía que las semillas de naranja en agua caliente y vino proporcionaban resistencia a los venenos. Además, hay varios animales alrededor del unicornio, incluidos leones, un ciervo, conejos y faisanes, cada uno de los cuales tiene su propio simbolismo.

El segundo tapiz de la Uni maíz Tapices - El unicornio en la fuente . (La revisión del dominio público / )

Curiosamente, aquellos que argumentan que los tapices de unicornio fueron encargados para celebrar un matrimonio señalan elementos como el naranjo y los conejos, ambos considerados símbolos de fertilidad. Finalmente, se puede ver que el unicornio está rodeado por los cazadores.

La tercera pieza del tapiz se titula El unicornio es atacado o el unicornio salta al arroyo . La caza está en marcha y el unicornio salta al arroyo en un intento de escapar de los cazadores. El granado hace acto de presencia en esta escena.

Por un lado, podría verse como un símbolo de fertilidad y, por otro, como un símbolo cristiano. El primero se remonta a la época precristiana, mientras que el segundo se puede tomar como símbolo de Cristo, donde hay que abrir el fruto y mirar dentro para comprender su sufrimiento.

  • Unicornios chinos: presagios de buenos augurios
  • Bayeux y Brexit: lo que dice el tapiz sobre la herencia europea compartida del Reino Unido
  • ¿Qué descubrimiento extraordinario llevó a que Unicorn Cave se transformara mágicamente en una vaca de efectivo?

El tercer tapiz de la Uni maíz Tapices - El unicornio es atacado o el unicornio salta al arroyo . (La revisión del dominio público / )

El siguiente tapiz se conoce como El unicornio se defiende y muestra a la criatura luchando contra sus perseguidores. Un perro de caza es corneado por el cuerno de unicornio, mientras que uno de los cazadores recibe una patada. En esta escena se representan muchos árboles frutales y de nueces, incluidos cerezos, naranjos, nogales, fresas y duraznos. Una vez más, estos pueden interpretarse como símbolos de fertilidad, en línea con la opinión de que los tapices eran un regalo de bodas.

El cuarto tapiz de la Uni maíz Tapices - El unicornio se defiende . (La revisión del dominio público / )

Las últimas piezas de los tapices de unicornio

Los cazadores no pudieron capturar / matar al unicornio con fuerza bruta y, por lo tanto, recurrieron al engaño. Este es el tema del quinto tapiz, que se conoce como El unicornio es capturado o El unicornio es domesticado y traicionado por la doncella . Desafortunadamente, esta pieza sobrevive solo en dos fragmentos, que muestran a una doncella domando a la criatura dentro de una cerca cubierta de rosas.

En los fragmentos, se ve a dos perros de caza atacando al unicornio y hay un miembro del grupo de caza escondido en el follaje. Una interpretación de esta escena es que Cristo entrega su divinidad (como el unicornio entrega su fiereza) para hacerse humano (como el unicornio se vuelve manso) por medio de la Virgen María (o la doncella engañosa en el caso del unicornio). Por supuesto, el único pequeño problema con esta interpretación es que el elemento del engaño está ausente en la historia de Cristo.

El quinto tapiz de la Uni tapices de maíz - El unicornio es capturado o El unicornio es domesticado y traicionado por la doncella . (La revisión del dominio público / )

El sexto tapiz se conoce como El unicornio es asesinado y llevado al castillo . El unicornio, que ha sido la figura central en los últimos tapices, se empuja un poco hacia el borde. En la esquina superior izquierda del tapiz, se muestra la matanza del unicornio. Curiosamente, el tapiz combina dos escenas, ya que la mitad inferior muestra el cadáver del unicornio que se presenta al señor y la dama, quienes conducen a una multitud de personas fuera de las puertas de su castillo.

El cadáver del unicornio no tiene cuernos, ya que el cuerno precioso ha sido cortado y está en manos de uno de los cazadores. Presumiblemente, se le presentaría al señor del castillo. Una vez más, la escena se llena de simbolismo.

  • El último de los unicornios siberianos: ¿qué pasó con las bestias legendarias de un cuerno del tamaño de un mamut?
  • Rafael: ¿un artista renacentista más versátil que Miguel Ángel y más prolífico que Leonardo?
  • Investigadores encuentran fragmentos de fósiles de "unicornio" siberiano en Kazajstán, dicen que la criatura vivió mucho más tiempo de lo que se pensaba

El sexto tapiz de la Uni maíz Tapices - El unicornio es asesinado y llevado al castillo. (La revisión del dominio público / )

Por ejemplo, se ve un palomar en el castillo, las palomas se asocian con la castidad y el apareamiento de por vida. Por otro lado, la paloma también tiene asociaciones con el Espíritu Santo.

El último tapiz se llama El unicornio en cautiverio . Si bien algunos opinan que este tapiz no forma parte de la serie, sino que se realiza por separado (las dimensiones de esta pieza, por ejemplo, son bastante diferentes al resto), otros opinan que es la conclusión del unicornio cazar.

En esta escena, un unicornio viviente se muestra encadenado a un árbol y rodeado por una cerca. Además, hay una mancha roja en el costado del animal. Una interpretación es que esto es sangre.

El séptimo tapiz de la Uni maíz Tapices - El unicornio en cautiverio. (La revisión del dominio público / )

Por otro lado, se ha afirmado que se trata de jugo de granada, ya que no hay heridas visibles como las representadas en las escenas de caza. Si este tapiz se creó por separado, entonces el unicornio en él podría no ser el mismo que el que fue cazado y asesinado. Por otro lado, si uno aceptara que este es el último tapiz del conjunto, entonces puede interpretarse como una escena de resurrección y traza paralelismos con la resurrección de Cristo.

Para concluir, Unicorn Tapestries es un ejemplo espectacular de arte medieval, no solo por su mano de obra, sino también por el misterio que lo rodea. Es evidente que esta obra de arte se puede interpretar de diversas formas, lo que ha contribuido a que generaciones de mucho interés la rodeen.


¿Está representada la historia de Cristo en los tapices de unicornio? - Historia

facebook Creado con Sketch.

Reddit Creado con Sketch.

Linkedin Creado con Sketch.

Correo electrónico Creado con Sketch.

Bolsillo creado con Sketch.

Flipboard Creado con Sketch.

La película de culto de Ridley Scott Leyenda cumple 35 esta semana. Comienza con una pantalla negra mientras el texto rojo se desplaza, preparando el escenario para la acción. Nos dice que una vez solo hubo oscuridad, seguida de una luz que trajo amor al mundo y expulsó las tinieblas. Los unicornios mantienen esta luz segura. Solo el más puro de los mortales puede encontrar a los unicornios, como Jack (Tom Cruise), un joven Hombre Verde del bosque. Cuando los comparte con su amada, la impetuosa adolescente Lily (Mia Sara), todo el infierno se desata. Verás, el Señor de las Tinieblas (Tim Curry) envía secuaces duendes para que la sigan. Su misión es matar a los últimos unicornios que quedan. Si tienen éxito, Darkness gobernará la tierra una vez más. De esta lucha surge un equilibrio de luz y oscuridad. Como nos dice la tarjeta de título, ahí es cuando nacen las leyendas.

Unos años antes, el venerable dúo de animación Arthur Rankin Jr. y Jules Bass convirtieron la novela de 1968 de Peter S. Beagle El ultimo unicornio en una película animada. Las dos historias comparten varios puntos en común. En El ultimo unicornio, la unicornio titular (Mia Farrow) escucha a los cazadores en su bosque proclamar que debe ser la última de su especie. Una mariposa que canta y canta le informa que su Rey Haggard (Christopher Lee) Red Bull había reunido a todos los unicornios hace mucho tiempo. Y así, se propone encontrarlos. En el camino, la magia la transforma en una humana, conocida como Lady Amalthea. Schmendrick el Mago (Alan Arkin), Molly Grue (Tammy Grimes) y el Príncipe Lír (Jeff Bridges) la ayudan.

Pero, ¿de dónde vienen estas historias y por qué son tan similares?

Algunos de los primeros mitos sobre los unicornios proceden del valle del Indo y de la antigua Persia. Estas historias llegaron a los escritos de historiadores del período helénico de la antigua Grecia y luego a las traducciones de los textos bíblicos. Aunque casi siempre se describe como un caballo, otras descripciones incluyen atributos similares a los de un jabalí o tener el cuerpo de una cabra con las patas de un elefante. De hecho, los eruditos postulan que los unicornios que aparecen en la Biblia probablemente sean traducciones erróneas de que el animal descrito probablemente era un buey.

Mientras en Leyenda los unicornios toman la parte típica de un caballo blanco, en su novela Peter S. Beagle describe su unicornio como nada “como un caballo con cuernos, ya que los unicornios son a menudo imágenes, siendo más pequeños y con pezuñas hendidas, y poseyendo la tumba más antigua y ancha que los caballos nunca han tenido, que los dee tienen solo en tímido, luego imitación y cabras en baile de burla ”.

Independientemente de estas descripciones inconsistentes, una cosa permanece: los unicornios representan inocencia, pureza y novedad. En la Edad Media, se entrelazaron con la iconografía religiosa que representa la Encarnación de Cristo y la de su madre, la Virgen María. Probablemente, lo que sucedió es que la iglesia primitiva mezcló sus creencias con mitos paganos como el que se encuentra en el Physiologus, un libro en latín escrito alrededor del siglo II d.C. En él, aprendemos que las personas solo pueden atrapar un unicornio cuando apoya la cabeza en un regazo virgen.

Esto continuó hasta finales del período medieval, donde comenzamos a ver unicornios representados en tapices. Los más famosos de hoy incluyen La Dame à la licorne, una serie de seis tapices hechos en Flandes alrededor del año 1500. Cada uno representa a una dama con un unicornio a su izquierda y un león a su derecha y representa los cinco sentidos, más uno que los eruditos creen que representa el amor cortés.

Quizás la mayor mezcla de mitología pagana y cristiana son los tapices Verteuil, también conocidos como La Chasse à la licorne, probablemente fabricado en Bélgica alrededor de 1500-1510. Son siete tapices que representan a nobles mientras cazan y capturan un unicornio. Algunos han argumentado que la historia dentro de estos tapices representa la Pasión de Cristo, que es el corto tiempo entre su regreso a Jerusalén, su juicio, crucifixión y eventual resurrección. Los lectores curiosos pueden comprobar estos tapices por sí mismos en el Met Cloisters en la ciudad de Nueva York.

Ambos Leyenda y El ultimo unicornio aproveche esta mitología y las imágenes de estos tapices. Mientras Jack lleva a Lily a ver los unicornios junto a un arroyo escondido, él le dice: "Mientras deambulen por la tierra, el mal nunca podrá dañar a los puros de corazón". Lily deja a Jack para que observe de cerca a estas etéreas criaturas. Mientras estira la mano para tocar el semental unicornio, el director Ridley Scott la enmarca como en el La Dame à la licorne, con el unicornio a su derecha. Es en este momento cuando los goblins disparan a la criatura con un dardo, paralizándola para que puedan quitarle el cuerno. Hay una larga historia de moler cuernos de unicornio en polvo de alicornio. Supuestamente este polvo tenía fines medicinales. Vendido como medicina hasta la década de 1740, el polvo de alicornio probablemente estaba hecho de colmillos de narval molidos.

La Dama y el Unicornio, À mon seul désir, cir. 1500

Después de que el unicornio titular se entera de que es la última, El ultimo unicornio corta a su secuencia de créditos de apertura. Esto saca imágenes directamente de La Chasse à la licorne, en sus leones de estilo medieval y fuentes encantadas. diferente a Leyendasin embargo, es el unicornio el que se salvará, aunque con la ayuda de los mortales. Además, a diferencia del Señor de las Tinieblas, el Rey Haggard no quiere traer oscuridad al mundo destruyendo todos los unicornios. Quiere su pureza y belleza solo para él.

Como los tapices de los que ambos se inspiran, Leyenda y El ultimo unicornio Aborde las pruebas y tribulaciones del amor cortés y los amantes seducidos. El drama pone a prueba a Lily y Jack mientras el Señor de las Tinieblas se aprovecha de ese mismo amor. Lady Amalthea comienza a perder su verdadero yo cuando se enamora del Príncipe Lír. Sabemos que un sacrificio es el único resultado probable para nuestras parejas desamparadas.

Ambas películas también desafían la idea de que los unicornios solo sean seguros entre mujeres virginales. En Leyenda, Jack es el guardián del bosque de unicornios. También es un Hombre Verde. Estas figuras también se remontan a Irak, India e incluso Borneo, con sus leyendas que llegaron a Europa a lo largo de la Edad Media y el Renacimiento. Las figuras del Hombre Verde a menudo aparecen en las iglesias cristianas, a pesar de sus raíces paganas. Antes de que la lleve a ver al unicornio, Jack y Lily se besan en un campo. Un corte marcado indica que pueden haber hecho más que solo besarse.

En El ultimo unicornio, al ver por primera vez al unicornio Molly Grue lamenta que debería haber venido a ella cuando era joven y nueva y que “sería el último unicornio” que vendría a ella. Si bien no son puros en un sentido sexual, estos personajes son puros de corazón. Ayudan a equilibrar el mal en forma de Mommy Fortuna, King Haggard y el Señor de las Tinieblas.

Aunque la versión teatral termina con los amantes reunidos corriendo hacia el sol, en el montaje del director de Leyenda, Lily y Jack se separan cuando se dan cuenta de que son demasiado diferentes. En El ultimo unicornio, Lady Amalthea debe recuperar su forma de unicornio para liberar a su gente y derrotar al Red Bull. Esto, por supuesto, significa dejar al príncipe Lír. Él vivirá a través de su memoria, mientras ella ha aprendido a arrepentirse. Todos han cambiado para siempre.

Al igual que los tapices que entrelazaban las mitologías pagana y cristiana, estas dos películas subvierten los tropos medievales sobre la sexualidad y la pureza con una nueva visión de lo que realmente significa ser puro de corazón.


Los seis tapices y dos fragmentos que componen Los tapices de unicornio a menudo se consideran los más hermosos del mundo. Hoy en día, puede encontrar réplicas en almohadas y decoración de paredes de dormitorios. Si bien los originales residen juntos en @ met & rsquos Cloisters en la ciudad de Nueva York, su historia y tema aún están envueltos en un misterio.

Las descripciones de los unicornios van más allá de los brillantes caballos con cuernos blancos de nuestras mentes modernas y sus orígenes se remontan más allá de la Europa medieval. Los unicornios se han ilustrado en la antigua Grecia, la antigua civilización del valle del Indo del sur de Asia y en la Biblia.

Las apariencias varían, pero además de su cuerno singular, un unicornio típicamente muestra una bata blanca pura, barba de cabra y una cola de león, jabalí, cabra o caballo. Su cuerno, sin embargo, fue el elemento utilizado para probar la existencia de la criatura mítica. Los cuernos de narval hicieron un gran trabajo al convencer a la gente de que los unicornios eran reales. Los cuernos molidos se vendieron por sus supuestas propiedades medicinales.

Creado a finales del siglo XV, los tapices de seda, plata e hilo dorado cuentan la historia de los cazadores en busca de un unicornio. Ubicado en un idílico paisaje francés, el unicornio se encuentra en una fuente entre otros animales. Y mientras el unicornio muere a continuación, el panel final, que es el más icónico de la serie, muestra al unicornio resucitado, aparentemente en un confinamiento de contenido.

El segundo panel insinúa la naturaleza curativa de los cuernos y rsquos al representar al unicornio haciendo que el agua de la fuente y los rsquos sea potable para los humanos. Si bien la mayoría de los paneles se pueden leer como seculares, el quinto muestra a una virgen domando al unicornio antes de su matanza, asintiendo con la cabeza hacia temas del cristianismo. 101 especies vegetales se entrelazan entre las obras. Incluyen roble, nuez, cereza, ciruela y granada. El último tapiz de la serie muestra un árbol detrás del unicornio en cautiverio. Si bien el árbol es imaginativo, la fruta de semillas rojas que produce lo ha calificado como un árbol de granada. Las granadas a menudo simbolizan la fertilidad y el matrimonio, pero las manchas rojas del escondite blanco del unicornio conectan a la criatura con Cristo.

Se cree que los tapices fueron diseñados en Francia, pero tejidos en Bruselas. Aunque probablemente se hicieron casi 200 años antes, el registro más antiguo de ellos ubica a los siete con la familia de Fan & ccedilois VI de La Rochefoucauld, un noble y escritor.

Durante la Revolución Francesa, el quinto panel resultó dañado. Los seis que se mantuvieron intactos fueron enviados a Nueva York para una exhibición en la década de 1920. John D. Rockefeller luego los compró y se los dio a MET Cloisters en 1937, y el panel fragmentado se unió un año después.

En cada tapiz se encuentran las letras AE integradas en su diseño. Si bien estas cartas podrían ser las primeras y últimas letras de un artista, también podrían representar a Adán y Eva. Otra teoría afirma que hacen referencia a Ana de Bretaña, mecenas de las artes y esposa del rey francés Luis XII. Y otro conecta las iniciales a los Rochefoucaulds, específicamente Antoinette de Ambroise, la esposa del segundo hijo de Fran & ccedilois & rsquos.

Los tapices técnicamente impresionantes probablemente tardaron al menos meses, si no un par de años, en completarse cada uno. Un taller venerado produjo un trabajo que costó más que un castillo, haciendo que el arte que adornaba tus paredes revelara más tu estatus que las paredes mismas.

Los archiveros todavía están trabajando para resolver los misterios de las mágicas obras de arte tejidas. ¿Qué crees que quieren decir? ¿A qué crees que sabrían?


Unicornio

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Unicornio, animal mitológico parecido a un caballo o una cabra con un solo cuerno en la frente. El unicornio apareció en las primeras obras de arte de Mesopotamia, y también se mencionó en los antiguos mitos de la India y China. La descripción más antigua en la literatura griega de un cuerno único (griego monokerōs, Latín unicornios) animal fue por el historiador Ctesias (c. 400 a. C.), quien relató que el asno salvaje indio era del tamaño de un caballo, con un cuerpo blanco, cabeza púrpura y ojos azules, y en su frente había un cuerno de un codo de largo. de color rojo en la punta puntiaguda, negro en el medio y blanco en la base. Se pensaba que los que bebían de su cuerno estaban protegidos de problemas estomacales, epilepsia y veneno. Era muy veloz y difícil de capturar. El animal real detrás de la descripción de Ctesias fue probablemente el rinoceronte indio.

Ciertos pasajes poéticos de la Biblia se refieren a un animal con cuernos fuerte y espléndido llamado rescatar. Esta palabra fue traducida como "unicornio" o "rinoceronte" en muchas versiones de la Biblia, pero muchas traducciones modernas prefieren "buey salvaje" (uros), que es el significado correcto del hebreo. rescatar. Como animal bíblico, el unicornio fue interpretado alegóricamente en la iglesia cristiana primitiva. Una de las primeras interpretaciones de este tipo aparece en el antiguo bestiario griego conocido como el Physiologus, que establece que el unicornio es un animal fuerte y feroz que solo se puede atrapar si se coloca una doncella virgen ante él. El unicornio salta al regazo de la virgen, y ella lo amamanta y lo lleva al palacio del rey. Los escritores medievales compararon al unicornio con Cristo, quien levantó un cuerno de salvación para la humanidad y habitó en el vientre de la Virgen María. Otras leyendas hablan del combate del unicornio con el elefante, al que finalmente lanza hasta matarlo con su cuerno, y de la purificación del unicornio de las aguas envenenadas con su cuerno para que otros animales puedan beber.

Las tazas supuestamente hechas de cuerno de unicornio, pero en realidad hechas de cuerno de rinoceronte o colmillo de narval, fueron muy apreciadas por personas importantes en la Edad Media como protección contra bebidas envenenadas. Muchas bellas representaciones de la caza del unicornio sobreviven en el arte medieval, no solo en Europa sino también en el mundo islámico y en China.


Tapices de unicornio en los claustros

Ver todas las fotos

Compuesto por siete tapices de pared, cada uno de al menos 12 pies de alto por dos de ancho, los tapices de unicornio en los claustros fueron creados hace 500 años por un artista desconocido para la realeza desconocida en Europa Occidental.

Con detalles violentos e inquietantes, la serie cuenta la historia de cazadores que acechan por el bosque con sus caninos, cazando a la mítica bestia. A medida que avanza la historia, el unicornio es encontrado y rodeado, emboscado y eventualmente atacado por todos lados. A pesar de alejarse de los cazadores, el unicornio finalmente es calmado por una doncella virgen y asesinado mientras está bajo su encanto.

Los eruditos que han estudiado los tapices los datan de 1495-1505. El diseño se asemeja a la estética parisina de la época, pero era probable que los tapices se produjeran en Bruselas (aunque incluso estos detalles se disputaron). A pesar de una ubicación geográfica general, la identidad del autor es completamente desconocida. La única conexión de los tapices con el pasado es una pequeña cifra, que muestra las letras A y E entrelazadas por una cuerda, lo que puede significar el artista o el dueño de la obra.

A partir de este pequeño indicio, algunos han ideado que Ana de Bretaña encargó las obras para celebrar su matrimonio con Luis XII, pero no hay pruebas concluyentes. A pesar del misterio, los historiadores del arte se han deleitado con la oportunidad de descifrar los tapices, a menudo comparando la caza del unicornio con la persecución de Cristo. El unicornio mismo, que alguna vez fue un símbolo pagano, se convirtió en un símbolo de Cristo.

Todos los vibrantes tapices están disponibles para interpretación personal y se llevan a cabo en el Met’s Cloisters en el alto Manhattan. En la misma habitación, se muestra un colmillo de narval. Los europeos medievales a menudo confundieron sus colmillos con evidencia de la bestia mítica.


¿Está retratada la historia de Cristo en los tapices de unicornio?

Los tapices de unicornio (conocidos también como La caza del unicornio) es un conjunto de siete tapices que se encuentran hoy en Cloisters, en Fort Tryon Park, al norte de Manhattan, Nueva York. Por cierto, The Cloisters es una sucursal del Metropolitan Museum of Art y el único museo de America & rsquos dedicado exclusivamente al arte medieval.

The Unicorn Tapestries es una de las mejores y más conocidas obras de arte de la Edad Media. Aparte de su alta calidad, los tapices de unicornio son también una obra de arte enigmática y que han generado mucha discusión, especialmente el origen y el simbolismo, entre los estudiosos durante más de un siglo.

Los tapices de unicornio constan de siete tapices, cada uno mide 12 pies (3,66 metros) de altura y hasta 14 pies (4,27 metros) de ancho. Uno de los tapices, que se conoce como El unicornio es capturado por la Virgen sufrió graves daños en el pasado y sobrevive hoy en dos fragmentos. Los otros seis tapices están completos y se nombran de la siguiente manera: El comienzo de la caza, El unicornio en la fuente, El unicornio atacado, El unicornio se defiende, El unicornio es asesinado y llevado al castillo y El unicornio en cautiverio.

Por el nombre del conjunto de tapices en su conjunto, así como por los individuales, queda claro que el tema de esta obra de arte es una caza de unicornios. Para los eruditos e historiadores del arte, el conjunto de tapices no solo representa una caza, sino que está lleno de significado simbólico, más de los cuales se discutirán más adelante en el artículo.


La doncella, el unicornio y la transferencia simbólica

Los antiguos lazos de la doncella y el unicornio (como se discutió en la publicación anterior & # 8220 ¿Quién es ella? & # 8211La dama y el unicornio & # 8221) se mantuvieron como una narrativa increíblemente estable desde los primeros tiempos hasta & # 8220La caza del unicornio & # Serie de tapices 8221. El equilibrio entre lo salvaje y lo doméstico, junto con el suave atractivo de la hermosa doncella, juegan su papel tradicional en la historia.

Pero el surgimiento de la alegoría medieval agregó un giro interesante al significado del unicornio, que puede oscurecer los roles originales. La alegoría es el uso de imágenes simbólicamente ricas que representan ideas. Esto es especialmente útil en una época de bajas tasas de alfabetización. Complicated social ideas can be conveyed, using allegory, in a single image/scene. But this only works if the viewers have their own internal “magic decoder ring” and know what is being presented in the image.

For instance, in the tapestry presented right (roughly contemporary to the Unicorn Tapestries), the three fates are spinning thread together using a distaff and drop spindle. Showing three women of different ages spinning together would, for the medieval viewer, instantly brought to mind the three fates (which as shown here also clearly mimics the triple-phase goddess of maiden, mother, and crone). Just in case there’s confusion, these ladies also have their names in Latin written near their heads.

But below them lays another lady prostrate. In fact, they are stepping on her. The representation of stepping on someone (or running them over with a cart) in medieval and Renaissance art meant conquest. Here, we know this defeated lady by her broken staff of lilies as “Chastity.” This piece would likely have been labeled “The fates conquer chastity” or “Chastity is conquered by fate.”

Having concepts like virginity, death, or love represented as people is an anthropomorphising of the forces at work in human lives. There are several notable works of art (including tapestry) from this historic period showing a series of processions, including “Love Triumphs” (people getting squished), followed by “Chastity Triumphs over Love” (Cupid gets squished), then “Death Triumphs over Chastity” (lady chastity gets squished), then “Fame Triumphs over Death” (grim reaper character is squished), then “Time Triumphs over Fame” (winged hornblower gets squished), then “Eternity Triumphs over Time” (and everyone but Christ is under the wagon wheels). Whenever Chastity is shown, she carries her lilies (or a palm branch) atop her adorned cart, aided by a procession of demure maidens as escorts. Now and then, young men are present too. Shown here, Chastity’s conquest includes a bound cupid (Eros). Pulling her sumptuous wagon are a pair of unicorns, harnessed to their yokes like horses.

The association of having unicorns pull the human icon representing Chastity draws from the older Lady and Unicorn mythos, but here is where an important symbolic transference happens. While the unicorn had once been the symbol of the mystique of the wild, tamed by the hands of the virgin maid, now the unicorn is imparted with the maiden’s own symbolism. Do any quick search on the meaning of unicorns in art and “chastity” arises as one of the top hits. I find this particularly interesting, since the single, erect horn of the unicorn is also widely considered a strong phallic symbol. How can these two meanings live in one animals?

Perhaps a culturally important note to consider is the role of chastity in late medieval/early Renaissance society. There is the obvious case in point of women remaining virgin until marriage (which, for the high-born was most often an arranged affair built on family alliances and land deals…more like a business transaction). Young ladies were felt to be fully adult at age 12, which was also the legal marrying age for girls (boys having to wait until they were 14). It was believed that a woman’s best child-bearing years were in their teens, which reflects the general state of health and nutrition in the age.

Alternately, marriage prospects for a woman who had become pregnant out of wedlock were especially bleak–unless she happened to be a powerful and influential mistress to a nobleman. But her situation was still rocky at best and her children without the inheritance of their “legitimate” half-siblings. Many a discontented or back-stabbing turn in Western history finds it seeds in illegitimacy. No wonder chastity was considered the best option for unmarried women!

The other aspect to consider was the great wealth and social prominence of monastic orders at this time (including in England, where the dissolution of the monasteries had not yet been enacted). Noble families were often expected to bequeath a child to a monastic order and with her (or him) gifts of land and/or money for the child’s keeping. For girls going to convents, this would include their dowry as they were viewed as being “married” to Christ. Life in a monastery was strictly chase, in keeping with the contemporary ascetic traditions, but not without its politics. Daughters of earls and barons often rose to the ranks of abbess (and likewise for the men in their orders). These women in the nunneries were considered important emissaries between the family and God’s holiness–keeping the lay members of the clan in good spiritual standing. The nun or monk in the family served, through purity and devotion to spiritual matters, to maintain that fragile balance between the carnal and the eternal.

So what are we to make of the unicorn–one part chastity and one part virility? Is this paradox a historical anomaly? In a world steeped in allegory, how does one animal hold both, or is this part of the great mystery and lure of the unicorn? Is the symbolism of the unicorn as representing chastity a transference from the virgin maid herself in the rose garden with the unicorn upon her lap, or is it integral to the beast? In the Unicorn Tapestries, we see this chimera as both fierce and gentle, warlike and demure, so perhaps it intrinsically holds the capability of duality in unity (part of what makes a chimera a chimera–two things put together).

It is, then, perhaps not surprising that as the unicorn also became an animistic symbol of Christ in medieval art that the maiden became linked with the Virgin Mary, who holds the dualist role of both maiden and mother. Over time, these overlays of narrative, symbolism, allegorical use, and interpretation have crafted the complex weave of the story represented by the lady and the unicorn–a story integral to understanding the Unicorn Tapestries.


Is the Story of Christ Portrayed in the Unicorn Tapestries? - Historia

MEDIEVAL ART:
THE UNICORN TAPESTRIES

THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART consists of various New York museum sites, the most relevant for us being THE CLOISTERS. Housed here are THE UNICORN TAPESTRIES, the set of seven depicting the hunt of the unicorn. These tapestries and the set at the Cluny were designed and woven about 1500 (

1490-1505) -- a determination based on the materials used and the clothes and fashion depicted.

1) The Start of the Hunt (12'1" x 10'4")
This looks like the start of a regular stag hunt. The Seigneur of the hunt is the center of three men the others are probably his guests. They're not dressed for hunting, nor riding horses, but they're obviously rich.

The greyhounds are in front: they chase by sight. The running hounds are in back: they chase by scent. The keeper of the hounds carries a horn. Grooms, pages, and other assistants would also attend. A scout signals hunters from behind walnut tree that the quarry has been sighted. He is one of the lymerers whose job is to go first in quest of game and bring fewmets (droppings).

Over 100 plants are accurately depicted among these seven tapestries, but from all different seasons. In the first and last tapestries the entire background is covered.Here, note the central tree (which appears in the first, third, fourth, and seventh tapestries). Here the cherry is above the feather with the AE. To the right of E is an English Daisy (which Chaucer immortalized), a strawberry, and a sweet violet below (signifying humility). The walnut is a symbol for Christ: the outer sheath = Christ's flesh, the shell = the cross on which the flesh suffered, the kernel = the hidden divinity. The walnut also signifies durability.

Tradition has it that this set of tapestries was woven to celebrate a marriage ceremony. Does that explain the A and E? What about the F and R (in the third tapestry)? We don't know. Probably a couple feet of materials has been lost from the tops: if these spaces originally contained a band of inscriptions, the became worn and illegible and so replaced with the skies perhaps.

(12'1" x 12'5")
Serpents pollute waters with their poison (of sin), so we need unicorns for ecological purposes. Their horns were thought to be medicinally useful against poisons, so here the stream will be made safe and all the animals will be able to drink after the purification. The hunters must wait to give chase in this sport. In the Middle Ages and beyond, narwhal tusks were actually used as unicorn relics and sold for several times their weight in gold. According to Hildegard of Bingen, powdered unicorn liver mixed with egg yolks cures leprosy, and a belt made of unicorn hide and worn around the waist preserves one from pestilence and fevers.

Familiar animals appear sufficiently lifelike others are less convincing. According to medieval bestiaries, lion cubs are born dead but resurrected by the lion parent with licking. The leopard or panther is associated with the coat of Joseph and is loved by all creatures except dragons. Its many colors also signify the many attractions of the beloved. The genet (weasel) to the right is known to hunt mice, snakes, and basilisks. (Weasels, stags, panthers, and unicorns are the enemies of serpents.) This weasel looks at the hyena: a dirty brute. The hyena imitates the voice of the shepherd to bring men and dogs at night to ruin, and it hangs out in sepulchres. Dogs = fidelity. Rabbits = fertility (heirs, if this is a marriage tapestry). The nightingale above the fountain at left = love, spring. The pheasant appears with its mate "only in times of love." It looks into the fountain, reminiscent of the narcissistic center in the garden of love in La Roman de la Rose.

Sage appears in silhouette against the fountain and also functions against poisons. In the lower right is a orange, associated with fertility and the exotic. Orange seeds in hot water and wine also resists poisons.

European goldfinches (bottom left of fountain) feed on seeds of thorns and thistles and so are associated with the crown of thorns, the passion, and redemption. Another finch appear left on the medlar, a thorny tree like the rose. The sixth tapestry has two finches in a spiny hawthorn behind the dead unicorn.) These birds were often kept as pets.

A yokel carries a spear. The lymerer, with the lymer (hound), has stubble because he was up before dawn and didn't shave today.

Perhaps originally the skies contained text (vs. wasted space or coats-of-arms). This would wear out and not be worth repairing when the restoration was done.

3) The Unicorn Leaps into the Stream

(12'1" x 14')
The hunt is underway, the dogs unleashed, spears thrust. The unicorn leaps into a stream to elude the hunters. The baying of the dogs is one of the joys of the hunt, supposedly. Three dogs here pursue by water, one reluctantly. AE shows up on the dog collars. Is this a secret motto? The betrotheds' initials? The FR was not part of the original tapestry but cut out and applied here to the added sky areas.

The oak in center signifies fidelity, steadfastness. A field daisy (marguerite) appears between the ducks.

The partridge is a thief (a devil?). It steals others' eggs and hatches them, like Satan and the baptized. It was also thought to be so fertile that if the wind blows towards a female partridge from a male she becomes pregnant.

A hawthorn brushes against the unicorn's torso. The crown of thorns was made of hawthorn, and it also shows up in the sixth tapestry near the dead unicorn. The hawthorn also suggested love potency.

The pomegranate tree has many seeds under one rind, and so signifies the Church and generic plenitude. It also suggests Christ: you must open and look at the interior, penetrate to the inner suffering of the Redeemer to see the blood flowing for mankind. Older associations include fertility. The pomegranate is realistic here, vs. the stylized version in the seventh tapestry later.

4) The Unicorn Defends Himself

(12'1" x 13'2")
The unicorn, in the same position as when it was dipping its horn, here gores a dog and kicks at a hunter. Through presumed oversight of the designer or weaver, the unicorn has no ears here. The scene is of a stag hunt only the unicorn could escape this. The seignour's favorite hound is restrained. One dog's collar is inscribed "Ofancre."

That a hunter = Gabriel may be a standard if strained interpretation but here one hunter does have inscription on scabbard of sword: "Ave Regina C[oelorum]" = "Hail Queen of the Heavens." Who are the other hunters though? Enemy pursuers of Christ?

We see a distant castle and an area of the presumably original sky vs. the added or redone skies.

Lots of fruit and nut trees appear: orange, walnut, strawberry, apricot, plum, cherry, peach (at low right) = fertility and aphrodisiacs.

The heron is a noble bird. It supposedly fears rainstorms, so the bird is a sign of bad weather. The heron is also known for it lofty flight, which is associated with the souls of the elect, flying to the serenity of heaven. The bird certainly looks serene here.

5) The Unicorn is Tamed and Betrayed by the Maiden

(two fragments: 68+" x 25+" 76+" x 26")
Later accounts claim that because these tapestries did not show signs of royalty, they were spared during from the destructive looting of the Revolution. The next generation of peasants used them "to protect from freezing the potatoes in their barns and also to cover their espalier trees." A later descendent, a countess in 1850s, involved herself in collecting her family's lost stuff and found on a tip some "old curtains" covering vegetables in a barn. It turned out to be the tapestries, and so there is the damage to this fifth one John D. Rockefeller, Jr. bought them in the early 20th century and starting in 1949 had them on museum display.

Here the hunters have given up the direct attack and have resorted to a ruse. Within a rose-covered fence, the maiden "tames" the unicorn, while giving the signal to the huntsman. Hildegard von Bingen said several maidens are better than one in capturing unicorns, but this one will do. She is not just attractive (in the standard medieval ways), but flirtatious, supple, and seductive.

Allegorically, as the unicorn surrenders his fierceness and becomes tame by means of a maiden, so Christ surrendered his divine nature and became human by means of the Virgin Mary (not counting the trickery in the unicorn story). Roses = Mary (white purity / red suffering) but love too. The association was condemned early on in Christianity because of pagan associations, but that didn't last. Eve was associated with the thorn, Mary with the flower. The apple tree has obvious associations here.

Holly = Christ's thorn, with prickly leaves but bright berries (associated with the Christmas nativity).

6) The Unicorn is Killed and Brought to the Castle

(12'1" x 12'9")
Game would have been dismembered where slain, but the corpse here is brought to the lord and lady. A man grasps the horn and points towards them.

Hawthorn and holly = the crown of thorns. The corpse is garlanded with a wreath of oak leaves that have grown unnaturally on thorny branches: oak = the constancy of the lover the wreath = the crown of thorns.

A swan winds necks with its mate in the moat. We see a dove-cot in the castle that's part of castle life, but the dove is also associated with chastity or with mating for life. It also has associations with the Holy Spirit.

Two goldfinches appear in the spiny hawthorn behind the dead unicorn. They feed on seeds of thorns and thistles, and so are associated with the crown of thorns, passion, and redemption.

Other people are gossiping, even plotting, including a woman in red with tentacle-like curling fingers.

The hazelnut tree is entwined by a blackberry vine, noticeable because of its size and the nearby squirrel. The blackberry was considered to have been the burning bush of Moses, and so it prefigured Mary because of its not being consumed.

7) The Unicorn in Captivity

(12'1" x 8'3")
The unicorn is alive again, chained and entrapped, but seemingly content in its paradise garden. It appears to be bleeding from the hunt wounds but actually those are pomegranate seeds and dripping juices from the stylized tree.

The butterfly over the carnation in front signifies resurrection and love, but earthly love. Two dragonflies zip around. There's a Madonna lily with a dragonfly at it these were popular in gardens and quite fragrant, and they also represent the sweetness of love. Madonna lilies are white, for purity, and gold within = Christ.

A frog is subtly included in the bottom right corner above the crest. Its croak is its love serenade for mating. A bone from its left side was considered an aphrodisiac. The frog is the enemy of water-snakes. Hildegard and others said that frogs were anti-toxins and could cure poisoning: strangle a frog over a poisoned body, place the dying frog on a bandage for an hour the victim is safe for a year and a half.

[A different but famous set of tapestries called THE LADY AND THE UNICORN depicts the five senses and is housed at the Cluny Museum in Paris.]


Also known as “The Hunt of the Unicorn,” the Unicorn tapestries are not only the most treasured artworks in permanent display at the Cloisters (the Upper Manhattan home for the Metropolitan Museum of Art’s Medieval Collection) these seven magnificent tapestries, in the words of Tiffany Jow, “are widely considered to be among the greatest artworks in existence.” But that doesn’t mean these masterpieces, woven from wool and silk threads covered in gold and silver, are not themselves cryptic. In fact, some of the cycle’s most intricate details and deep symbolism are still controversial, as scholars still try to uncover the many layers of covert references one might “read” in them.



Read more:
When Unicorns Go to Church: A Mosaic in St. John the Evangelist’s Basilica in Ravenna

On the many unsolved mysteries one finds in these Tapestries are the “AE” ciphers one finds in every hanging. Some have said these letters mean “Adam and Eve,” giving “The Hunt of the Unicorn” a mystical meaning, following certain legends commonly associated to these mythical beasts. Some others claim these letters identify Anne of Britain, who was a major patron for the arts. Most recent theories, explained by Tiffany Jow in her article published in Artsy, claim “the letters represent Antoinette of Ambroise, the wife of François de La Rochefoucauld’s second son, Antoine, who was born around 1475.”

Unicorns, difficult as it is to believe, are mentioned in the Bible — not one, not two, but nine times in total. Most biblical scholars point out that this is a mistranslation of the Hebrew word re’em, which means “ox” or “buffalo.” Some other point out that this re’em instead refers to a rhinoceros, as the beast is described in the bible as an incredibly strong animal. Interestingly, there are one-horned rhinos, which would make the presence of the unicorn-re’em beast in the biblical text something a little more consistent.



Read more:
Dragons, unicorns, cynocephali: the favorite monsters of the Middle Ages

Translation aside, the fact is that the unicorn, as a mythical figure, found a place of its own in Christian iconography, to the point of becoming a Christological symbol. Strange as it may seem, the unicorn is considered to be an image of Christ in medieval iconography, and the whole series of tapestries might be just a “meditation” on this Christological motif. But why is this beast associated with Christ at all?

A medieval legend based on the Physiologus (a text of the 2nd century, written by an anonymous Alexandrian author) describes the unicorn as an animal impossible to capture by anyone but a virgin. Attracted by the purity of an immaculate maiden, the unicorn would sleep in her lap. In fact, one of the tapestries in cyvle is called “The Mystic Capture of the Unicorn.” Only while the unicorn was asleep in the lap of the virgin could the hunters catch him.

This legend was understood and read by Christian exegetes as an allegory of the Incarnation of Christ: the Creator of the Universe, impossible to contain, makes himself human and vulnerable in the womb of Mary Immaculate.

Support Aleteia!

If you’re reading this article, it’s thanks to the generosity of people like you, who have made Aleteia possible.


The Unicorn Tapestries

The Unicorn Tapestries are among the most significant medieval tapestries ever created.

The Hunt of the Unicorn Tapestries, as they are sometimes called, are a truly awe-inspiring series of medieval tapestry art. It has been long speculated as to why this set of seven Flemish wall tapestries was produced and what are its true meanings. Historical records suggest Anne of Brittany originally commissioned them in celebration of her betrothal to the French king, Charles VIII, with the weaving taking ten years, completed around 1505. Art historians from the Metropolitan Museum of Art in New York feel sure they would have been displayed together in their illustration of the complete story, the hunt of a somewhat elusive unicorn.

The Hunt Of the Unicorn tapestries are often referred to as simply The Unicorn Tapestries. This set should not be confused with a similar collection of tapestries known as The Lady and The Unicorn. La Dame à la Licorne, as they were originally known, is a set of six tapestries commissioned by Jean Le Viste, also toward the end of the fifteenth century, now displayed in Paris at the Musée de Cluny. Both series are heralded as medieval masterpieces.

The Unicorn Tapestries are owned by the Metropolitan Museum of Art and displayed at ‘The Metropolitan Cloisters’ gallery, a medieval style building overlooking the Hudson River. Germain Bazin, the former director of the Louvre Museum in Paris, once described this remarkable building as “the crowning achievement of American Museology”. The Metropolitan Museum originally acquired the building with funds donated by John D Rockefeller who also donated the tapestries to the museum in 1937. He had purchased the collection in 1922 from the La Rochefoucauld family of France, who previously owned them for hundreds of years, paying a million dollars for the collection.

The Unicorn Tapestries portray each stage of the hunt for the unicorn from the start of the hunt for this elusive creature, its pursuit and capture, its death and ultimately the resurrection of the Unicorn. The first of these tapestries, The Hunters enter the Woods (left) shows the beginning of the hunt with the seigneur and two noblemen placed to his left. Although the scene is portraying a certain similarity to any stag hunt of the day the men are not dressed for hunting nor riding. Instead they are attired in rich clothing and on foot. Only three keepers and four hounds are included. The first of the unicorn tapestries named ‘The Start of the Hunt’ is just over twelve feet long and fourteen feet high. Produced in the Southern Netherlands, all the tapestries have a woollen warp and were created using wool, silk, metallic and silver threads.

Both the first and last tapestries in the set are completely covered in a complex and accurate selection of flora. This greatly reflected the ‘Mille Fleurs’ tapestries which were very popular during the time. It was highly symbolic and depicted myths and legends with great detailing. The penultimate of the series depicts the unicorn being slain and its corpse transported on horseback to the lord and lady of the castle: ‘The Unicorn is Killed and Brought to the Castle’. During these times, it was believed that those who possessed the magic horn of the unicorn would be purified. In the final piece, The Unicorn in Captivity, the unicorn is resurrected, and despite being trapped by a fence and in chains, seems content in his ‘garden of paradise’. Pomegranate juice and seeds, resembling wounds, are symbolic of immortality and of Christ the captured unicorn thus representing Christ resurrected. However, they could also be a reference to fertility and an abundance of children.

Today, several reproductions have been produced from the Metropolitan Cloisters tapestry gallery by French and Belgian tapestry weavers: The Hunters enter the Woods, The Unicorn is Found, and The Unicorn in Captivity.


Ver el vídeo: De la historia y la verdad del Unicornio