Dirigible alemán golpea el centro de Londres

Dirigible alemán golpea el centro de Londres

El 8 de septiembre de 1915, un Zeppelin alemán comandado por Heinrich Mathy, uno de los grandes comandantes de aeronaves de la Primera Guerra Mundial, golpea Aldersgate en el centro de Londres, matando a 22 personas y causando daños por valor de 500.000 libras esterlinas.

El Zeppelin, un dirigible rígido impulsado por motor, fue desarrollado por el inventor alemán Ferdinand Graf von Zeppelin en 1900. Aunque un inventor francés había construido un dirigible motorizado varias décadas antes, el dirigible rígido diseñado por von Zeppelin, con su estructura de acero, fue, con mucho, el dirigible más grande jamás construido. Sin embargo, en el caso del zepelín, el tamaño se cambió por la seguridad, ya que las aeronaves pesadas con armazón de acero eran vulnerables a las explosiones porque tenían que ser elevadas por gas hidrógeno altamente inflamable en lugar de gas helio no inflamable.

Los alemanes disfrutaron de un gran éxito con el Zeppelin en el transcurso de 1915 y 1916, aterrorizando los cielos de las Islas Británicas. El primer ataque de Zeppelin a Londres se produjo el 31 de mayo de 1915; mató a 28 personas e hirió a 60 más. En mayo de 1916, los alemanes habían matado a un total de 550 británicos con bombardeos aéreos.

Uno de los pilotos de Zeppelin más conocidos fue Heinrich Mathy, nacido en 1883 en Mannheim, Alemania. Volando su famosa aeronave L13 el 8 de septiembre de 1915, Mathy arrojó sus bombas en el área de Aldersgate en el centro de Londres, causando grandes daños por fuego y matando a 22 personas.

El verano siguiente, Mathy pilotó un nuevo Zeppelin, el L31 en más ataques a Londres en la noche del 24 al 25 de agosto de 1916. Su barco resultó dañado al aterrizar; Mientras esperaba que se hicieran las reparaciones, Mathy recibió la noticia de que los británicos habían logrado por primera vez derribar un Zeppelin con balas incendiarias. Poco después de eso, Mathy escribió con pesimismo: “Es sólo una cuestión de tiempo antes de que nos unamos al resto. Todos admiten que lo sienten. Nuestros nervios están arruinados por el maltrato. Si alguien dijera que no estaba atormentado por visiones de aeronaves en llamas, entonces sería un fanfarrón ". Fiel a su predicción, Mathy's L31 fue derribado durante una redada en Londres la noche del 1 al 2 de octubre de 1916. Está enterrado en Staffordshire, en un cementerio construido para el entierro de los alemanes muertos en suelo británico durante las dos guerras mundiales.


7. Accidente de tren de Harrow (1952)

El peor accidente ferroviario de Londres (y el peor accidente en tiempo de paz en el Reino Unido) ocurrió en la estación de Harrow y Wealdstone el 8 de octubre de 1952. Un tren expreso chocó contra la parte trasera de un tren de pasajeros parado que esperaba en el andén. Los restos fueron golpeados por un tercer tren que venía en sentido contrario. La causa final del accidente nunca se desentrañó por completo, ya que el conductor del tren expreso murió. Más aquí.


Contenido

Algunos descubrimientos recientes indican probables asentamientos muy tempranos cerca del Támesis en el área de Londres. En 1993, se encontraron los restos de un puente de la Edad de Bronce en la playa sur del Támesis, aguas arriba del puente Vauxhall. [1] Este puente cruzó el Támesis o se dirigió a una isla ahora perdida en el río. La dendrología fechó las maderas entre 1750 a. C. y 1285 a. C. [2] En 2001, una nueva excavación descubrió que las maderas se clavaron verticalmente en el suelo en la orilla sur del Támesis al oeste del puente Vauxhall. [3] En 2010, los cimientos de una gran estructura de madera, datados entre el 4800 a. C. y el 4500 a. C. [4] fueron encontrados, nuevamente en la playa al sur del puente Vauxhall. [5] Se desconoce la función de la estructura mesolítica. Todas estas estructuras están en la orilla sur en un punto de cruce natural donde el río Effra desemboca en el Támesis. [6]

La arqueóloga Leslie Wallace señala: "Debido a que no se han encontrado asentamientos de LPRIA [Edad de Hierro prerromana tardía] o desechos domésticos significativos en Londres, a pesar de las extensas excavaciones arqueológicas, los argumentos a favor de una fundación puramente romana de Londres son ahora comunes y no controvertidos". [7]

Londres romano (47-410 d. C.)

Londinium fue establecida como una ciudad civil por los romanos aproximadamente cuatro años [8] después de la invasión del año 43 d. C. Londres, como Roma, fue fundada en la punta del río donde era lo suficientemente angosto para un puente y la ubicación estratégica de la ciudad proporcionó fácil acceso a gran parte de Europa. El Londres romano temprano ocupaba un área relativamente pequeña, aproximadamente equivalente al tamaño de Hyde Park. Alrededor del 60 d.C., fue destruida por los Iceni liderados por su reina Boudica. La ciudad fue reconstruida rápidamente como una ciudad romana planificada y recuperada después de quizás 10 años, la ciudad creció rápidamente durante las siguientes décadas.

Durante el siglo II Londinium estaba en su apogeo y reemplazó a Colchester como la capital de la Gran Bretaña romana (Britannia). Su población rondaba los 60.000 habitantes. Contaba con importantes edificios públicos, incluida la basílica más grande al norte de los Alpes, templos, baños, un anfiteatro y una gran fortaleza para la guarnición de la ciudad. La inestabilidad política y la recesión desde el siglo III en adelante llevaron a un lento declive.

En algún momento entre el 180 d. C. y el 225 d. C., los romanos construyeron la muralla defensiva de Londres alrededor del lado terrestre de la ciudad. El muro tenía unos 3 kilómetros (1,9 millas) de largo, 6 metros (20 pies) de alto y 2,5 metros (8,2 pies) de espesor. El muro sobreviviría otros 1.600 años y definiría los perímetros de la ciudad de Londres durante los siglos venideros. Los perímetros de la ciudad actual están definidos aproximadamente por la línea de la antigua muralla.

Londinium era una ciudad étnicamente diversa con habitantes de todo el Imperio Romano, incluidos los nativos de Britannia, Europa continental, Oriente Medio y África del Norte. [9]

A finales del siglo III, Londinium fue asaltado en varias ocasiones por piratas sajones. [10] Esto condujo, desde aproximadamente 255 en adelante, a la construcción de un muro adicional a la orilla del río. Seis de las siete puertas tradicionales de la ciudad de Londres son de origen romano, a saber: Ludgate, Newgate, Aldersgate, Cripplegate, Bishopsgate y Aldgate (Moorgate es la excepción, siendo de origen medieval).

En el siglo V, el Imperio Romano estaba en rápido declive y en el 410 d.C., la ocupación romana de Britannia llegó a su fin. Después de esto, la ciudad romana también entró en rápido declive y a finales del siglo V estaba prácticamente abandonada.

Londres anglosajón (siglo V - 1066) Editar

Hasta hace poco se creía que los asentamientos anglosajones inicialmente evitaban el área inmediatamente alrededor de Londinium. Sin embargo, el descubrimiento en 2008 de un cementerio anglosajón en Covent Garden indica que los recién llegados habían comenzado a establecerse allí al menos ya en el siglo VI y posiblemente en el quinto. El foco principal de este asentamiento estaba fuera de las murallas romanas, agrupadas a poca distancia hacia el oeste a lo largo de lo que ahora es el Strand, entre Aldwych y Trafalgar Square. Fue conocido como Lundenwic, los -wic sufijo aquí que denota un acuerdo comercial. Las excavaciones recientes también han puesto de relieve la densidad de población y la organización urbana relativamente sofisticada de este Londres anglosajón anterior, que se trazó en un patrón de cuadrícula y creció para albergar una población probable de 10-12.000.

El Londres anglosajón temprano pertenecía a un pueblo conocido como los sajones medios, del que se deriva el nombre del condado de Middlesex, pero que probablemente también ocupaba el área aproximada de los modernos Hertfordshire y Surrey. Sin embargo, a principios del siglo VII, el área de Londres se había incorporado al reino de los sajones orientales. En 604 el rey Saeberht de Essex se convirtió al cristianismo y Londres recibió a Mellitus, su primer obispo posrromano.

En ese momento, Essex estaba bajo el señorío del rey Æthelberht de Kent, y fue bajo el patrocinio de Æthelberht que Mellitus fundó la primera Catedral de San Pablo, tradicionalmente se dice que estaba en el sitio de un antiguo templo romano de Diana (aunque Christopher Wren no encontró evidencia de esto). Al principio solo habría sido una iglesia modesta y bien puede haber sido destruida después de que los sucesores paganos de Saeberht lo expulsaron de la ciudad.

El establecimiento permanente del cristianismo en el reino de Sajonia Oriental tuvo lugar durante el reinado del rey Sigeberht II en los años 650. Durante el siglo VIII, el reino de Mercia extendió su dominio sobre el sureste de Inglaterra, inicialmente a través de un señorío que a veces se convirtió en una anexión total. Londres parece haber estado bajo el control directo de Mercia en los años 730.

Los ataques vikingos dominaron la mayor parte del siglo IX, volviéndose cada vez más comunes desde alrededor del 830 en adelante. Londres fue saqueada en 842 y nuevamente en 851. El "Gran Ejército Pagano" danés, que había arrasado Inglaterra desde 865, pasó el invierno en Londres en 871. La ciudad permaneció en manos danesas hasta 886, cuando fue capturada por las fuerzas del rey. Alfred el Grande de Wessex y reincorporado a Mercia, luego gobernado bajo la soberanía de Alfred por su yerno Ealdorman Æthelred.

Alrededor de esta época, el foco de asentamiento se trasladó dentro de las antiguas murallas romanas por el bien de la defensa, y la ciudad se conoció como Lundenburh. Se repararon las murallas romanas y se volvió a cortar la zanja defensiva, mientras que el puente probablemente se reconstruyó en este momento. Se estableció un segundo distrito fortificado en la orilla sur de Southwark, el Suthringa Geworc (obra defensiva de los hombres de Surrey). El antiguo asentamiento de Lundenwic se hizo conocido como el ealdwic o "antiguo asentamiento", nombre que sobrevive hoy como Aldwich.

A partir de este punto, la ciudad de Londres comenzó a desarrollar su propio gobierno local único. Después de la muerte de Ethelred en 911, fue transferida a Wessex, antes de la absorción del resto de Mercia en 918. Aunque se enfrentó a la competencia por la preeminencia política en el Reino Unido de Inglaterra desde el tradicional centro West Saxon de Winchester, el tamaño de Londres y comercial la riqueza le dio una importancia cada vez mayor como foco de actividad gubernamental. El rey Athelstan celebró muchas reuniones del witan en Londres y emitió leyes desde allí, mientras que el rey Æthelred the Unready promulgó las Leyes de Londres allí en 978.

Tras la reanudación de los ataques vikingos durante el reinado de Ethelred, Londres fue atacada sin éxito en 994 por un ejército al mando del rey Sweyn Forkbeard de Dinamarca. Cuando la resistencia inglesa al continuo y creciente ataque danés finalmente colapsó en 1013, Londres rechazó un ataque de los daneses y fue el último lugar en resistir mientras el resto del país se sometió a Sweyn, pero a finales de año también capituló. y Æthelred huyó al extranjero. Sweyn murió solo cinco semanas después de haber sido proclamado rey y Æthelred fue restaurado al trono, pero el hijo de Sweyn, Cnut, regresó al ataque en 1015.

Después de la muerte de Æthelred en Londres en 1016, su hijo Edmund Ironside fue proclamado rey allí por el witangemot y se fue a reunir fuerzas en Wessex. Londres fue luego sometida a un asedio sistemático por Cnut, pero fue relevado por el ejército del rey Edmund cuando Edmund se fue de nuevo para reclutar refuerzos en Wessex. Los daneses reanudaron el asedio, pero nuevamente no tuvieron éxito. Sin embargo, tras su derrota en la batalla de Assandun, Edmund cedió a Cnut toda Inglaterra al norte del Támesis, incluida Londres, y su muerte unas semanas más tarde dejó a Cnut en control de todo el país.

Una saga nórdica habla de una batalla cuando el rey Æthelred regresó para atacar el Londres ocupado por los daneses. Según la saga, los daneses se alinearon en el Puente de Londres y bañaron a los atacantes con lanzas. Sin desanimarse, los atacantes arrancaron los techos de las casas cercanas y los colocaron sobre sus cabezas en los botes. Así protegidos, pudieron acercarse lo suficiente al puente para sujetar cuerdas a los muelles y derribar el puente, poniendo así fin a la ocupación vikinga de Londres. Esta historia presumiblemente se relaciona con el regreso de Æthelred al poder después de la muerte de Sweyn en 1014, pero no hay evidencia sólida de tal lucha por el control de Londres en esa ocasión.

Tras la extinción de la dinastía de Cnut en 1042, se restauró el dominio inglés bajo Eduardo el Confesor. Fue responsable de la fundación de la Abadía de Westminster y pasó gran parte de su tiempo en Westminster, que a partir de ese momento suplantó constantemente a la propia ciudad como centro de gobierno. La muerte de Edward en Westminster en 1066 sin un heredero claro llevó a una disputa de sucesión y la conquista normanda de Inglaterra. Earl Harold Godwinson fue elegido rey por el witangemot y coronado en la Abadía de Westminster, pero fue derrotado y asesinado por Guillermo el Bastardo, duque de Normandía en la Batalla de Hastings. Los miembros supervivientes de la witan se reunió en Londres y eligió como rey al joven sobrino del rey Eduardo, Edgar el Etheling.

Los normandos avanzaron hasta la orilla sur del Támesis, frente a Londres, donde derrotaron un ataque inglés y quemaron Southwark, pero no pudieron asaltar el puente. Se movieron río arriba y cruzaron el río en Wallingford antes de avanzar hacia Londres desde el noroeste. La determinación de la dirección inglesa de resistir se derrumbó y los principales ciudadanos de Londres salieron junto con los principales miembros de la Iglesia y la aristocracia para someterse a William en Berkhamstead, aunque según algunos relatos hubo un choque violento posterior cuando los normandos llegaron a la ciudad. Después de haber ocupado Londres, William fue coronado rey en la Abadía de Westminster.

Londres normando y medieval (1066 - finales del siglo XV)

El nuevo régimen normando estableció nuevas fortalezas dentro de la ciudad para dominar a la población nativa. Con mucho, el más importante de ellos fue la Torre de Londres en el extremo este de la ciudad, donde la fortificación de madera inicial fue rápidamente reemplazada por la construcción del primer castillo de piedra en Inglaterra. Los fuertes más pequeños del castillo de Baynard y el castillo de Montfichet también se establecieron a lo largo del paseo marítimo. El rey William también otorgó una carta en 1067 que confirma los derechos, privilegios y leyes existentes de la ciudad. Londres fue un centro de la naciente población judía de Inglaterra, la primera de las cuales llegó alrededor de 1070. [11] Su creciente autogobierno se consolidó con los derechos electorales otorgados por el rey Juan en 1199 y 1215.

En 1097, William Rufus, el hijo de William el Conquistador, comenzó la construcción del 'Westminster Hall', que se convirtió en el centro del Palacio de Westminster.

En 1176, comenzó la construcción de la encarnación más famosa del Puente de Londres (terminado en 1209) que se construyó en el sitio de varios puentes de madera anteriores. Este puente duraría 600 años y siguió siendo el único puente sobre el río Támesis hasta 1739.

La violencia contra los judíos tuvo lugar en 1190, después de que se rumoreara que el nuevo rey había ordenado su masacre después de que se presentaran en su coronación. [12]

En 1216, durante la Guerra de los Primeros Barones, Londres fue ocupada por el Príncipe Luis de Francia, que había sido convocado por los barones rebeldes contra el Rey Juan y fue aclamado como Rey de Inglaterra en la Catedral de San Pablo. Sin embargo, después de la muerte de John en 1217, los partidarios de Louis volvieron a su lealtad a Plantagenet, reuniéndose en torno al hijo de John, Enrique III, y Louis se vio obligado a retirarse de Inglaterra.

En 1224, tras una acusación de asesinato ritual, la comunidad judía fue sometida a una fuerte tasa punitiva. Luego, en 1232, Enrique III confiscó la sinagoga principal de la comunidad judía de Londres porque afirmó que su canto era audible en una iglesia vecina. [13] En 1264, durante la Segunda Guerra de los Barones, los rebeldes de Simon de Montfort ocuparon Londres y mataron a 500 judíos mientras intentaban apoderarse de registros de deudas. [14]

La comunidad judía de Londres se vio obligada a salir de Inglaterra por la expulsión de Eduardo I en 1290. Se fueron a Francia, Holanda y más lejos, sus propiedades fueron confiscadas y muchos sufrieron robos y asesinatos al partir. [12]

Durante los siglos siguientes, Londres se libraría de la fuerte influencia cultural y lingüística francesa que había estado allí desde los tiempos de la conquista normanda. La ciudad figuraría en gran medida en el desarrollo del inglés moderno temprano.

Durante la revuelta de los campesinos de 1381, Londres fue invadida por rebeldes dirigidos por Wat Tyler. Un grupo de campesinos irrumpió en la Torre de Londres y ejecutó al Lord Canciller, al Arzobispo Simon Sudbury y al Lord Tesorero. Los campesinos saquearon la ciudad e incendiaron numerosos edificios. Tyler fue apuñalado hasta la muerte por el alcalde William Walworth en un enfrentamiento en Smithfield y la revuelta colapsó.

El comercio aumentó de manera constante durante la Edad Media y, como resultado, Londres creció rápidamente. En 1100, la población de Londres era algo más de 15.000. Para 1300, había aumentado a aproximadamente 80.000. Londres perdió al menos la mitad de su población durante la peste negra a mediados del siglo XIV, pero su importancia económica y política estimuló una rápida recuperación a pesar de nuevas epidemias. El comercio en Londres se organizó en varios gremios, que controlaban efectivamente la ciudad y eligieron al alcalde de la ciudad de Londres.

El Londres medieval estaba formado por calles estrechas y tortuosas, y la mayoría de los edificios estaban hechos de materiales combustibles como madera y paja, lo que hacía del fuego una amenaza constante, mientras que el saneamiento en las ciudades era de baja calidad.

Tudor London (1485-1603) Editar

En 1475, la Liga Hanseática estableció su principal base comercial inglesa (kontor) en Londres, llamado Stalhof o Romana. Existió hasta 1853, cuando las ciudades hanseáticas de Lübeck, Bremen y Hamburgo vendieron la propiedad a South Eastern Railway. [15] La tela de lana se envió sin teñir y desnudar desde el Londres de los siglos XIV / XV a las cercanas costas de los Países Bajos, donde se consideraba indispensable. [dieciséis]

Durante la Reforma, Londres fue el principal centro temprano del protestantismo en Inglaterra. Sus estrechas conexiones comerciales con el corazón protestante en el norte de Europa continental, las grandes comunidades mercantiles extranjeras, el número desproporcionadamente grande de habitantes alfabetizados y su papel como centro del comercio de la imprenta inglesa contribuyeron a la difusión de las nuevas ideas de reforma religiosa. Antes de la Reforma, más de la mitad del área de Londres era propiedad de monasterios, conventos y otras casas religiosas. [17]

La "Disolución de los monasterios" de Enrique VIII tuvo un profundo efecto en la ciudad, ya que casi toda esta propiedad cambió de manos. El proceso comenzó a mediados de la década de 1530, y para 1538 la mayoría de las casas monásticas más grandes habían sido abolidas. Holy Trinity Aldgate fue a Lord Audley, y el marqués de Winchester se construyó una casa en parte de sus recintos. La Cartuja fue a Lord North, Blackfriars a Lord Cobham, el hospital de leprosos de St Giles a Lord Dudley, mientras que el rey tomó para sí el hospital de leprosos de St James, que fue reconstruido como el Palacio de St James. [17]

En ese período, Londres aumentó rápidamente en importancia entre los centros comerciales de Europa. El comercio se expandió más allá de Europa occidental hacia Rusia, el Levante y las Américas. Este fue el período de mercantilismo y compañías comerciales de monopolio como la Compañía Muscovy (1555) y la Compañía Británica de las Indias Orientales (1600) fueron establecidas en Londres por Royal Charter. Este último, que finalmente llegó a gobernar la India, fue una de las instituciones clave en Londres, y en Gran Bretaña en su conjunto, durante dos siglos y medio. Los inmigrantes llegaron a Londres no solo de toda Inglaterra y Gales, sino también del extranjero; por ejemplo, los hugonotes de Francia la población aumentó de un estimado de 50.000 en 1530 a unos 225.000 en 1605. [17] El crecimiento de la población y la riqueza de Londres fue impulsada por una gran expansión en el uso de la navegación costera.

El final del siglo XVI y principios del XVII fue testigo del gran florecimiento del teatro en Londres, cuya figura preeminente fue William Shakespeare. Durante los últimos años, en su mayoría tranquilos, del reinado de Isabel, algunos de sus cortesanos y algunos de los ciudadanos más ricos de Londres se construyeron residencias de campo en Middlesex, Essex y Surrey. Este fue uno de los primeros movimientos del movimiento de las villas, el gusto por las residencias que no eran ni de la ciudad ni de una finca agrícola, pero en el momento de la muerte de Elizabeth en 1603, Londres todavía era muy compacta.

La xenofobia fue desenfrenada en Londres y aumentó después de la década de 1580. Muchos inmigrantes se desilusionaron por las amenazas rutinarias de violencia y abuso, los intentos de expulsión de extranjeros y la gran dificultad para adquirir la ciudadanía inglesa. Las ciudades holandesas resultaron más hospitalarias y muchas abandonaron Londres de forma permanente. [18] Se estima que los extranjeros constituían 4.000 de los 100.000 residentes de Londres en 1600, muchos de los cuales eran trabajadores y comerciantes holandeses y alemanes. [19]

Stuart London (1603-1714) Editar

La expansión de Londres más allá de los límites de la City se estableció de manera decisiva en el siglo XVII. En los primeros años de ese siglo, los alrededores inmediatos de la ciudad, con la principal excepción de las residencias aristocráticas en la dirección de Westminster, todavía se consideraban poco propicios para la salud. Inmediatamente al norte se encontraba Moorfields, que recientemente había sido drenado y dispuesto en paseos, pero era frecuentado por mendigos y viajeros, que lo atravesaban para entrar en Londres. Los Moorfields contiguos eran Finsbury Fields, un campo de práctica favorito para los arqueros, Mile End, entonces un lugar común en Great Eastern Road y famoso como lugar de encuentro para las tropas.

Los preparativos para que el rey Jaime I se convirtiera en rey se vieron interrumpidos por una grave epidemia de peste, que puede haber matado a más de treinta mil personas. The Lord Mayor's Show, que había sido descontinuado durante algunos años, fue revivido por orden del rey en 1609. El monasterio disuelto de la Cartuja, que había sido comprado y vendido por los cortesanos varias veces, fue comprado por Thomas Sutton por £ 13,000 . El nuevo hospital, capilla y escuela se iniciaron en 1611. Charterhouse School iba a ser una de las principales escuelas públicas de Londres hasta que se trasladó a Surrey en la época victoriana, y el sitio todavía se utiliza como escuela de medicina. [20]

El lugar de reunión general de los londinenses durante el día era la nave de la antigua catedral de St. Paul. Los comerciantes realizaban negocios en los pasillos y usaban la fuente como mostrador sobre el cual realizar sus pagos, los abogados recibían clientes en sus pilares particulares y los desempleados buscaban trabajo. El cementerio de San Pablo era el centro del comercio del libro y Fleet Street era un centro de entretenimiento público. Con Jaime I, el teatro, que se estableció con tanta firmeza en los últimos años de Isabel, creció aún más en popularidad. Las representaciones en los teatros públicos se complementaron con elaboradas máscaras en la corte real y en las posadas de la corte. [21]

Carlos I accedió al trono en 1625. Durante su reinado, los aristócratas comenzaron a habitar el West End en gran número. Además de aquellos que tenían asuntos específicos en la corte, un número cada vez mayor de propietarios rurales y sus familias vivían en Londres durante parte del año simplemente por la vida social. Este fue el comienzo de la "temporada de Londres". Lincoln's Inn Fields se construyó alrededor de 1629. [22] La plaza de Covent Garden, diseñada por el primer arquitecto de formación clásica de Inglaterra, Inigo Jones, siguió alrededor de 1632. Las calles vecinas se construyeron poco después, y los nombres de Henrietta, Charles, James, King y York Streets se dieron después de miembros de la familia real. [23]

En enero de 1642 se concedió refugio en la ciudad a cinco parlamentarios a quienes el rey deseaba arrestar. En agosto del mismo año, el rey izó su estandarte en Nottingham y, durante la Guerra Civil inglesa, Londres se puso del lado del parlamento. Inicialmente, el rey tenía la ventaja en términos militares y en noviembre ganó la batalla de Brentford a unas pocas millas al oeste de Londres. La ciudad organizó un nuevo ejército improvisado y Charles vaciló y se retiró. Posteriormente, se construyó un extenso sistema de fortificaciones para proteger Londres de un nuevo ataque de los realistas. Este comprendía una fuerte muralla de tierra, realzada con baluartes y reductos. Estaba mucho más allá de las murallas de la ciudad y abarcaba toda el área urbana, incluidas Westminster y Southwark. Londres no volvió a verse seriamente amenazada por los realistas, y los recursos financieros de la City contribuyeron de manera importante a la victoria de los parlamentarios en la guerra.

La insalubre y superpoblada ciudad de Londres ha sufrido numerosos brotes de la peste muchas veces a lo largo de los siglos, pero en Gran Bretaña es el último gran brote que se recuerda como la "Gran Plaga". Ocurrió en 1665 y 1666 y mató a unas 60.000 personas. personas, que era una quinta parte de la población. Samuel Pepys relató la epidemia en su diario. El 4 de septiembre de 1665 escribió: "Me quedé en la ciudad hasta que más de 7400 murieron en una semana, y de ellos alrededor de 6000 de la plaga, y se escuchó poco ruido de día o de noche, excepto el tañido de campanas". [24] [25]

Gran incendio de Londres (1666)

La Gran Plaga fue seguida inmediatamente por otra catástrofe, aunque ayudó a poner fin a la plaga. El domingo 2 de septiembre de 1666 estalló el Gran Incendio de Londres a la una de la mañana en una panadería de Pudding Lane, en la parte sur de la City. Impulsado por un viento del este, el fuego se extendió y los esfuerzos para detenerlo derribando casas para hacer cortafuegos fueron desorganizados para empezar. El martes por la noche el viento amainó un poco y el miércoles el fuego amainó. El jueves se apagó, pero en la tarde de ese día las llamas volvieron a estallar en el Templo. Algunas casas fueron inmediatamente voladas por pólvora, y así el fuego finalmente fue dominado. El Monumento fue construido para conmemorar el incendio: durante más de siglo y medio llevaba una inscripción que atribuía el incendio a un "frenesí papista". [26]

El incendio destruyó aproximadamente el 60% de la ciudad, incluida la antigua catedral de San Pablo, 87 iglesias parroquiales, 44 salones de empresas de librea y el Royal Exchange. Sin embargo, el número de vidas perdidas fue sorprendentemente pequeño, se cree que fue de 16 como máximo. A los pocos días del incendio, Christopher Wren, John Evelyn y Robert Hooke presentaron al rey tres planes para la reconstrucción de la ciudad. [27]

Wren propuso construir las vías principales al norte y al sur, y al este y al oeste, para aislar todas las iglesias en posiciones visibles, para formar los lugares más públicos en grandes plazas, para unir los pasillos de las 12 compañías principales de librea en una plaza regular anexa a el Guildhall, y para hacer un hermoso muelle en la orilla del río desde Blackfriars hasta la Torre de Londres. Wren deseaba construir las nuevas calles rectas y en tres anchos estándar de treinta, sesenta y noventa pies. El plan de Evelyn se diferenciaba del de Wren principalmente en proponer una calle desde la iglesia de St. Dunstan en el este hasta la de St. Paul, y en no tener muelle ni terraza a lo largo del río. Estos planes no se implementaron, y la ciudad reconstruida generalmente siguió el plano de la antigua, y la mayor parte ha sobrevivido hasta el siglo XXI.

No obstante, la nueva Ciudad era diferente a la anterior. Muchos residentes aristocráticos nunca regresaron, prefiriendo tomar nuevas casas en el West End, donde se construyeron nuevos distritos de moda como St. James's cerca de la residencia real principal, que fue el Palacio de Whitehall hasta que fue destruida por un incendio en la década de 1690, y posteriormente. Palacio de St. James. En el camino rural de Piccadilly brotaron mansiones de cortesanos como Burlington House. Así se completó la separación entre la ciudad mercantil de clase media de Londres y el mundo aristocrático de la corte de Westminster. [28]

En la propia ciudad se pasó de los edificios de madera a la construcción de piedra y ladrillo para reducir el riesgo de incendio. La Ley de Reconstrucción de Londres de 1666 del Parlamento declaró "Construir con ladrillos [es] no solo más atractivo y duradero, sino también más seguro contra futuros peligros de incendio". A partir de entonces, sólo se permitió fabricar de madera los marcos de las puertas, los marcos de las ventanas y los escaparates de las tiendas. [29]

El plan de Christopher Wren para un nuevo modelo de Londres fracasó, pero fue designado para reconstruir las iglesias parroquiales en ruinas y reemplazar la Catedral de San Pablo. Su catedral barroca abovedada fue el símbolo principal de Londres durante al menos un siglo y medio. Como topógrafo de la ciudad, Robert Hooke supervisó la reconstrucción de las casas de la ciudad. El East End, que es el área inmediatamente al este de las murallas de la ciudad, también se pobló densamente en las décadas posteriores al Gran Incendio. Los muelles de Londres empezaron a extenderse río abajo, atrayendo a muchos trabajadores que trabajaban en los muelles y en el comercio de procesamiento y distribución. Estas personas vivían en Whitechapel, Wapping, Stepney y Limehouse, generalmente en condiciones de tugurios. [30]

En el invierno de 1683-1684, se celebró una feria de heladas en el Támesis. La helada, que comenzó unas siete semanas antes de Navidad y continuó durante seis semanas después, fue la mayor registrada. La revocación del Edicto de Nantes en 1685 provocó una gran migración de hugonotes a Londres. Establecieron una industria de la seda en Spitalfields. [31]

En este momento se fundó el Banco de Inglaterra y la Compañía Británica de las Indias Orientales estaba expandiendo su influencia. Lloyd's of London también comenzó a operar a fines del siglo XVII. En 1700, Londres manejaba el 80% de las importaciones de Inglaterra, el 69% de sus exportaciones y el 86% de sus reexportaciones. Muchos de los productos eran lujos de América y Asia, como seda, azúcar, té y tabaco. La última cifra enfatiza el papel de Londres como un centro comercial: si bien tuvo muchos artesanos en el siglo XVII, y más tarde adquiriría algunas grandes fábricas, su prominencia económica nunca se basó principalmente en la industria. En cambio, era un gran centro comercial y de redistribución. Los bienes fueron llevados a Londres por la marina mercante cada vez más dominante de Inglaterra, no solo para satisfacer la demanda interna, sino también para reexportar a toda Europa y más allá. [32]

Guillermo III, un holandés, se preocupaba poco por Londres, cuyo humo le producía asma, y ​​después del primer incendio en el Palacio de Whitehall (1691) compró Nottingham House y la transformó en el Palacio de Kensington. Kensington era entonces un pueblo insignificante, pero la llegada de la corte pronto hizo que aumentara su importancia. El palacio rara vez fue favorecido por los futuros monarcas, pero su construcción fue un paso más en la expansión de los límites de Londres. Durante el mismo reinado, el Hospital de Greenwich, entonces bastante fuera de los límites de Londres, pero ahora cómodamente dentro de él, se inició fue el complemento naval del Hospital de Chelsea para ex soldados, que había sido fundado en 1681. Durante el reinado de la reina Ana se aprobó la ley que autoriza la construcción de 50 nuevas iglesias para servir a la población en gran medida que vive fuera de los límites de la ciudad de Londres. [33]


ARTÍCULOS RELACIONADOS

'Para obtener más información contextual, cuando podamos, agregamos una etiqueta con el nombre de la calle en la que cayó. Si hace clic en el marcador, obtendrá un poco más de información sobre la bomba y qué tan lejos de su ubicación cayó.

THE BLITZ EN LONDRES: UN MILLÓN DE HOGARES GOLPEADOS Y 40.000 CIVILES MUERTOS

La Catedral de San Pablo escapó milagrosamente de los ataques aéreos de la Segunda Guerra Mundial.

El Blitz (de la palabra alemana, "relámpago") fue la campaña de bombardeos más intensa que Gran Bretaña haya visto jamás.

Entre el 7 de septiembre de 1940 y el 21 de mayo de 1941 se produjeron grandes incursiones con más de 100 toneladas de explosivos de gran potencia en 16 ciudades británicas.

London, was attacked 71 times and bombed by the Luftwaffe for 57 consecutive nights.

More than one million London houses were destroyed or damaged, and more than 40,000 civilians were killed, almost half of them in London

Birmingham, Liverpool and Plymouth were also hit eight times, Bristol six, Glasgow five, Southampton four, Portsmouth three, and there was also at least one large raid on another eight cities.

Deeply-buried shelters provided the most protection against a direct hit, although the government in 1939 refused to allow tube stations to be used as shelters so as not to interfere with commuter and troop travel.

However, by the second week of heavy bombing the government relented and ordered the stations to be opened.

Each day orderly lines of people queued until 4 pm, when they were allowed to enter the stations, and by mid-September 1939 about 150,000 a night slept in the Underground.

Despite the blanket bombing of the capital, some landmarks remained intact - such as St Pauls Cathedral (right), which was virtually unharmed, despite many buildings around it being reduced to rubble during the 57 nights of raid.

The site give an astonishing view of every bomb records during the Second World War, and allows users to zoom in

Viewers can zoom in to see the areas worst hit, with each red dot representing a bomb

The astonishing sight reveals the blanketing of bombs German forces dropped on Britain's capital during the Second World War

Once an individual bomb has been located, the site shows details of it, and pictures and other information from the surrounding area


Bomb-Damage Maps Reveal London’s World War II Devastation

The German Luftwaffe dropped thousands of bombs on London from 1939 to 1945, killing almost 30,000 people. More than 70,000 buildings were completely demolished, and another 1.7 million were damaged. The extent of the damage to each and every one of these buildings was logged and mapped in near real-time by surveyors, architects, engineers, and construction workers.

The result is an incredible collection of maps, color-coded by hand, that reveal the extent of the destruction in painstaking detail. Today, the maps remain an invaluable resource for academics, family historians, and even builders trying to avoid touching off unexploded bombs.

Now these bomb census maps are available in a beautiful oversized book released earlier this year to commemorate the 75th anniversary of the end of the Blitz, a nine-month period during which London and other British cities were relentlessly attacked by the German air force. “The London County Council Bomb Damage Maps, 1939-1945” contains large, high-quality reproductions of all 110 maps of the London region along with commentary from Laurence Ward, principal archivist at London Metropolitan Archives, which holds the original maps.

“There are just so many stories which these maps provide the starting point for,” Ward says. “They’re a great source in the sense that they make you want to go on and find out more.”

As soon as the bombs fell, data collection for the maps began. The London County Council, the central administrative authority of what was known as the County of London (roughly the area known today as Inner London), tasked its Architect’s Department with responding to bomb damage as it occurred. Surveyors, who before the war mostly worked on building sites to make sure regulations were followed and buildings were up to code, suddenly found themselves in charge of rescue operations. They worked with local rescue services made up of people from the construction fields, like engineers and bricklayers.

“Their primary aim was to pull people out of rubble and destroyed buildings and try to save lives,” Ward says. “They were set up as the rescue service because they had an understanding of how buildings worked, so if a building was about to collapse, making a judgment on how much time you had to get into the building and try and save people.” In all, the rescue services responded to 16,396 incidents and saved 22,238 people. Fifty-four of them died during these efforts.

Once a rescue operation was finished, the surveyors and rescue workers would work together to classify the damage, building by building, into six categories ranging from “blast damage—minor in nature” to “total destruction.” Their reports were sent to the London County Council, where they were recorded onto 1916 Ordnance Survey maps. Each damage category was given a color (shown in the key, above right), and the status of every affected building was colored by hand on the maps.

A diary entry included in the book, from architect Andrew Butler on April 20, 1941, gives an idea of what the work was like:

For the block I have started on—eight floors high with two flats on each floor—has had its whole face ripped off … I found it possible to stand on part of the roof. So, clutching a broken chimney, I surveyed the damage there. My notebook became very messy. What with the dust and soot, wet filth and the perspiration of fluster on my hands, it was difficult to read what I wrote. The notes served their purpose however when, after drying the book, I had to transcribe them into a report.

Visually, the maps are quite striking. The apparent randomness of the colors stands in contrast to the more orderly pattern of streets and buildings. In some places, whole swaths containing several blocks and dozens of buildings are colored black (total destruction) and purple (damaged beyond repair). In other places, the severity of damage varies widely, with areas colored yellow (minor blast damage) peppered with black, purple and red (seriously damaged).

Circles on the map denote strikes from V-1 and V-2 rockets, late additions to the German arsenal that caused tremendous damage. Beginning in June of 1944, Germany added the V-1 flying bomb to its attacks, which up to that point had mostly consisted of aircraft dropping incendiary bombs. The V-1 was a pilotless aircraft carrying a 1,870-pound warhead that could navigate by autopilot and crash into a target. More than 2,000 landed in the London region, killing 2,329 people. In September, a V-2 rocket, the world’s first ballistic missile, hit London. By the end of the war, 517 had detonated in London, killing 2,511 people.

The damage from World War II transformed London into the architecturally diverse city it is today. The maps help explain how rows of grand old flats can be interspersed with more modern buildings.

“Looking at a very, very small area, you can have buildings dating from maybe five different centuries sitting in quite close proximity to each other,” Ward says. “As you go further out you might be walking along a very fine Victorian street full of these beautiful terraced houses with lots of Victorian detailing on them, and then suddenly right in the middle of this road, there’ll be this kind of 1960’s low-rise housing block, very functional, very square. But it’s often that was the result of bomb damage.”

The book also contains a remarkable collection of photos of damage in the City of London, a square-mile section at the center of greater London, taken by two police officers who would photograph damaged areas in the wake of attacks. The combination of the maps showing how widespread the destruction was, and the photos, such as the one above, showing what the damage looked like up close, really brings home the scale of the devastation.

“I just find it staggering that they managed to just carry on. London just carried on working,” Ward says. “It must have been an extraordinary time.”


London Blitz 1940: the first day's bomb attacks listed in full

The London Blitz started quietly. Less than 100 incidents reported by the London Fire Brigade up to 5pm on September 7, 1940. Only a few weeks after the British victory in the Battle of Britain, what came then must have been a terrible shock for Londoners. You can read the original Guardian archive report of the night here.

At 5.30pm, some 348 German bombers escorted by 617 fighters pounded London until 6.00pm. Guided by the flames, a second group attacked with more incendiary bombs two hours later, lasting into the next day.

September 7, 1940 - first night of the London Blitz September 7, 1940 shown by Guardian graphic artist Jenny Ridley

The London Metropolitan Archives holds the definitive account of the Blitz in meticulously hand typed records kept by the London Fire Brigade at the time. September 7 was just the start - by November, Coventry had been destroyed and attacks hit cities across the UK, including Plymouth and Liverpool. It lasted 79 days.

At the end of the war, the city's civil engineers undertook a full study of bomb damage from 1939 to 1945, identifying every property in London hit by bombs and rockets - and the severity of the attack. These London bomb maps were published a number of years ago as a book, now out of print. But you can see the maps in person at the archive, where there is talk of making them properly available online.

We wanted to see how that first day and night unfolded and the Archives have allowed us to enter the records for September 7, 1940 in full detail - thanks to Alicia Weekes and Naomi Burley-Baker for their work on this. What you see here in this spreadsheet is the first time those records have been available online.

If you live in London you might even find your street.

September 7, 1940 using Google Fusion tables - click on the map to zoom in. Get fullscreen version

But the capital has changed a lot since 1940 and some of the streets listed here no longer exist. Even so, it's possible to use Google Fusion tables to produce a quick and dirty interactive.


German airship hits central London - HISTORY

The Blitz refers to the strategic bombing campaign conducted by the Germans against London and other cities in England from September of 1940 through May of 1941, targeting populated areas, factories and dock yards.

The first German attack on London actually occurred by accident. On the night of August 24, 1940, Luftwaffe bombers aiming for military targets on the outskirts of London drifted off course and instead dropped their bombs on the center of London destroying several homes and killing civilians. Amid the public outrage that followed, Prime Minister Winston Churchill, believing it was a deliberate attack, ordered Berlin to be bombed the next evening.

About 40 British bombers managed to reach Berlin and inflicted minimal property damage. However, the Germans were utterly stunned by the British air-attack on Hitler's capital. It was the first time bombs had ever fallen on Berlin. Making matters worse, they had been repeatedly assured by Luftwaffe Chief, Hermann G ö ring, that it could never happen. A second British bombing raid on the night of August 28/29 resulted in Germans killed on the ground. Two nights later, a third attack occurred.

German nerves were frayed. The Nazis were outraged. In a speech delivered on September 4, Hitler threatened, ". When the British Air Force drops two or three or four thousand kilograms of bombs, then we will in one night drop 150-, 230-, 300- or 400,000 kilograms. When they declare that they will increase their attacks on our cities, then we will raze their cities to the ground. We will stop the handiwork of those night air pirates, so help us God!"

Beginning on September 7, 1940, and for a total of 57 consecutive nights, London was bombed. The decision to wage a massive bombing campaign against London and other English cities would prove to be one of the most fateful of the war. Up to that point, the Luftwaffe had targeted Royal Air Force airfields and support installations and had nearly destroyed the entire British air defense system. Switching to an all-out attack on British cities gave RAF Fighter Command a desperately needed break and the opportunity to rebuild damaged airfields, train new pilots and repair aircraft. "It was," Churchill later wrote, "therefore with a sense of relief that Fighter Command felt the German attack turn on to London. "

During the nightly bombing raids on London, people took shelter in warehouse basements and underground (subway) stations where they slept on makeshift beds amid primitive conditions with no privacy and poor sanitation facilities.

Other British cities targeted during the Blitz included Portsmouth, Southampton, Plymouth, Exeter, Bristol, Bath, Cardiff, Birmingham, Coventry, Nottingham, Norwich, Ipswich, Sheffield, Manchester, Liverpool, Hull, Middlesbrough, Sunderland, Newcastle and also Glasgow, Scotland and Belfast, Northern Ireland.

Hitler's intention was to break the morale of the British people so that they would pressure Churchill into negotiating. However, the bombing had the opposite effect, bringing the English people together to face a common enemy. Encouraged by Churchill's frequent public appearances and radio speeches, the people became determined to hold out indefinitely against the Nazi onslaught. "Business as usual," could be seen everywhere written in chalk on boarded-up shop windows.

By the end of 1940, German air raids had killed 15,000 British civilians. One of the worst attacks had occurred on the night of November 14/15 against Coventry, an industrial city east of Birmingham in central England. In that raid, 449 German bombers dropped 1,400 high explosive bombs and 100,000 incendiaries which destroyed 50,000 buildings, killing 568 persons, leaving over 1,000 badly injured. The incendiary devices created fire storms with super-heated gale force winds drawing in torrents of air to fan enormous walls of flames.

In London, on the night of December 29/30, the Germans dropped incendiaries resulting in a fire storm that devastated the area between St. Paul's Cathedral and the Guildhall, destroying several historic churches. Other famous landmarks damaged during the Blitz included Buckingham Palace, Westminster Abbey, and the Chamber of the House of Commons. The Blitz climaxed in May of 1941, leaving 375,000 Londoners homeless.

However, the RAF, utilizing newly developed radar, inflicted increasingly heavy losses on Luftwaffe bombers. British Fighter Command was able to track and plot the course of German bombers from the moment they took off from bases in Europe. RAF fighter planes were then dispatched to attack the incoming bombers at the best possible position. As a result, the Luftwaffe never gained air supremacy over England, a vital prerequisite to a land invasion. Failure to achieve air supremacy eventually led Hitler to indefinitely postpone Operation Sealion, the Nazi invasion of England, in favor of an attack on the USSR. The Blitz came to an end as Hitler ordered the Luftwaffe transferred to eastern Europe in preparation for Operation Barbarossa, the invasion of the USSR.

In all, 18,000 tons of high explosives had been dropped on England during eight months of the Blitz. A total of 18,629 men, 16,201 women, and 5,028 children were killed along with 695 unidentified charred bodies.

Copyright © 1998 The History Place™ All Rights Reserved

Terms of use: Private home/school non-commercial, non-Internet re-usage only is allowed of any text, graphics, photos, audio clips, other electronic files or materials from The History Place.


Stories of the Blitz

Londoners taking shelter in the Tube © Billy and John took shelter in the Blackstock Road shelter in Liverpool ,which was hit by a bomb. Billy lost his mother, and six brothers and sisters. Billy feels that the government didn't provide the necessary deep shelters in time to give him, his family and his neighbours protection against the bombing.

Peter Prichard took shelter in the London underground tube system. He remembers that it was really dirty down there. Toilet facilities consisted of an iron bucket, with a seat on it. People would make love there, as though they were still at home. 'They weren't the wonderful times that people talk about today.'

Stan Watkinson remembers running for the safety of the shelter with his mother. They made it, but the daughter of a family friend was killed. Stan remembers seeing the corpses of children from his school after the raid. His experiences of the bombing had such a traumatic effect on him that he became very ill. It was so serious that his father was allowed to come home on compassionate leave.


Ver el vídeo: Los 9 Arboles mas peligrosos que NUNCA debes tocar