China en la dinastía Tang

China en la dinastía Tang

>

Este video cubre la historia de la dinastía Tang (618-907 EC). Tiene menos de 25 minutos de duración, pero es muy completo e incluye una sección al principio sobre la Ruta de la Seda y cómo influyó en la cultura china. Recomendado para cualquiera que haga un informe sobre la dinastía Tang, la Ruta de la Seda o la cultura china.


China en la dinastía Tang - Historia

La dinastía Tang fue muy popular y poderosa, particularmente en cultura, política, estatus económico y fuerza militar. La dinastía Tang entre 618 y 907 d.C. fue la era dorada de China. La dinastía Tang es famosa por ser un gran período en China.

La cultura y las formas artísticas de la dinastía Tang hicieron grandes avances durante este tiempo. Se dio importancia a los músicos. Los instrumentos musicales más populares de la época eran campanas, cítaras, campanillas de piedra (litófono), flautas y tambores. Este fue el momento en que las formas de arte, la música y la danza occidentales influyeron en China desde Asia Central. La dinastía Tang fue una época próspera. Hermosas chicas realizaban bailes occidentales para canciones occidentales. Esto demuestra que la gente estaba abierta a culturas extranjeras.

China experimentó un crecimiento económico bajo la dinastía Tang. La ley y el orden se mantenían en el estado y la corrupción no era motivo de preocupación. La dinastía Tang siguió una política abierta y esto atrajo a muchos extranjeros a esta tierra de arte y cultura.

Lo siguiente es la escultura. Las esculturas del Señor Buda fueron prolíficas en este momento. La poesía y la pintura encontraron un lugar estimado en la dinastía Tang. Los pintores recibieron un gran respeto en la corte. Yan Liben y Wu Daozi fueron conocidos como los más grandes pintores de la época. Yan Liben era más conocido como pintor que como estadista. Wu Daozi ha pintado sobre una variedad de temas. Sus pinturas eran famosas por su toque imaginativo.

Otra gran gloria de la época fue la poesía. La poesía agrega más color a la cultura de la dinastía Tang. La dinastía Tang tenía su propio estilo de cerámica. Los alfareros desarrollaron e introdujeron nuevas técnicas en la cerámica Tang. Estas técnicas incluyen el uso de & # 8220Sancai & # 8221. Sancai es un tipo de cerámica que utiliza un esmalte tricolor con base de plomo y silicato. También se pueden encontrar figurillas de tumbas durante este período. La porcelana blanca y los espejos decorados de bronce también eran famosos en ese momento.


China en la dinastía Tang - Historia

China moderna

La dinastía Sui cayó durante su derrota en el intento de invasión de Goguryeu en la península de Corea. Numerosos mítines y asesinatos hicieron que un oficial de Sui que estaba destinado en la guarnición fronteriza de Taiyuan devolviera a sus tropas a la capital. Luego comenzó la dinastía Tang. Li Yuan, llamado póstumamente Gaozu, estableció la dinastía Tang, que muchos chinos consideraron como la dinastía más gloriosa de la historia.

Gaozu

Pasaron 10 años antes de que el último rival de Gaozu fuera derrotado antes de que Tang estableciera su dinastía poniendo la casa en orden. Con el emperador a la cabeza, Tang estableció un tipo de administración piramidal con dos ministerios de formulación de políticas, países departamentales (xian), esto se ha convertido en los desgloses regionales diseñados para desalentar el surgimiento de poderes regionales, que persiste hasta el día de hoy.

Taizong

La sucesión al trono imperial de Taizong, el hijo de Gaozu, supuso la continuación de los éxitos de Tang. Taizong fue considerado como los más grandes emperadores de China en la historia de China, donde estableció a través de las rutas militares de la seda que luego contribuyeron a la afluencia de comerciantes y la internalización de la sociedad china. Las ciudades de Chang & # 8217an, Luoyang y Guangzhou (antes Cantón) se convirtieron en el centro del comercio que creó diferentes comunidades traídas por países extranjeros, en particular las procedentes de Japón, Indonesia, Persia, India y Malasia que establecieron el comercio y trajeron consigo sus artes. , cultura, religión, música, comida y tradiciones artísticas. Estos luego influyeron en la cultura creciente de China y contribuyeron a la actual China Moderna.

La difusión del budismo

El budismo también floreció durante este tiempo y muchos peregrinos chinos que fueron a la India para comerciar trajeron consigo escrituras budistas y la renovación de su fe y aumentaron muchos textos budistas chinos.

El reinado del Emperador Radiante, Xuanzong

El reinado de Xuanzong (685 & # 8211 761) conocido como el Emperador Radiante es la cumbre de la dinastía Tang que muchos chinos consideraron. Su reinado vio el florecimiento de las artes, la música, la danza, así como la diversidad religiosa. La preocupación del emperador Xuanzong en las artes, la música, el budismo tántrico y el taoísmo dejó los asuntos del estado a sus administradores, lo que provocó la rebelión de Lushan, uno de sus generales en el norte, quien pudo construir una enorme base de poder en la región y atacó la capital Chang & # 8217an. Esta captura llevó al emperador Xuanzong al pánico. La lucha se prolongó durante diez años, provocando muertes masivas y dislocaciones de la población. Este se ha convertido en el comienzo del fin de la dinastía Tang.

Durante los siglos VIII y IX, la dinastía Tang se debilitó gradualmente y creó disputas, saqueando la capital y otras ciudades, y la aparición de bandidos. Con la presencia de guerras y otras disputas internas, la dinastía Tang se desintegró lentamente.

Sociedad patriarcal

Las mujeres durante la dinastía Tang han sido consideradas afortunadas debido a la mentalidad abierta y las ideas liberales en este caso. Fueron las mujeres más afortunadas de todas las dinastías en este período. Antes, la sociedad estaba centrada en los hombres y la dominación de los hombres estaba bien mantenida y garantizada por costumbres patriarcales como la guía del esposo sobre la esposa, el padre y el hijo, y otros ideales de la sociedad que deben mantener y seguir. A las mujeres se les han dado demasiadas reglas para seguir o se arriesgan a perder a su esposo, familia e hijos debido a ciertas regulaciones. En resumen, las mujeres de las dinastías pasadas no tenían mucha libertad, no tenían voz para expresarse, no tenían educación y no tenían derechos para decidir sobre su futuro. Estas costumbres cambiaron durante la dinastía Tang.

Durante la época feudal, una mujer no tiene voz en cuanto a su matrimonio donde fue arreglado para ella por su padre, hermanos y otros miembros masculinos de la familia, y se esperaba que la mujer obedeciera todas las reglas establecidas por los miembros masculinos. La mujer solo puede casarse una vez, incluso si sobrevivió a la vida de su marido. Alternativamente, el esposo puede dejar a su esposa si la esposa es culpable de los siete pecados de ser celosa, estéril, poco filial, lasciva, robar, entrometerse o estar sujeta a una enfermedad.

Con un estatus social y familiar bajo, estas mujeres no tienen muchas oportunidades en el lugar del dominio masculino de la sociedad china. La dinastía Tang cambió esto y le dio a las mujeres las voces que se merecían. Las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres y disfrutan del privilegio de la educación, la elección del matrimonio, el trabajo y todos los demás privilegios que están excluidos de los hombres. También se les dio una ley favorable en cuanto a la propiedad de la tierra, la libertad de hacer negocios y otras cosas que solo sus homólogos masculinos podían hacer en las dinastías anteriores.

Las mujeres de la familia real, durante la dinastía Tang, no estaban sujetas a restricciones o limitaciones matrimoniales como la gente común. En el código Tang, no se castigaba a una pareja que deseaba divorciarse sobre la base de la aprobación mutua y el procedimiento pacífico. La dinastía Tang otorgó un gran valor a la educación y las mujeres recibieron mucho valor en esto como sus hombres.

Hubo muchos privilegios que las mujeres tuvieron durante esta dinastía y pudieron disfrutar de la libertad de sus homólogos masculinos. El matrimonio se convirtió en un ideal y el divorcio ya no fue rechazado. Incluso las familias reales disfrutaron de estos privilegios y les otorgaron los mismos derechos que sacudieron los cimientos de las culturas tradicionales y feudales, así como la ética. Las mujeres tuvieron la oportunidad de aprender política, economía, historia y habilidades militares, además de participar en batallas.

Al tener tal libertad, las mujeres de la dinastía Tang podían expresarse libremente y desenvolverse en la sociedad sin demasiada propiedad. Se comportaban en los negocios, se expresaban, incluso cantaban en voz alta y bebían hasta el contenido de su corazón y otras cosas que no podían hacer de las dinastías anteriores.


Comida de un imperio

Debido al gran tamaño del imperio bajo la dinastía Tang, decenas de lo que hoy consideramos regiones culinarias distintas se reunieron bajo un mismo paraguas, lo que provocó una explosión de creatividad y variación.

En ese momento, se practicaban todo tipo de métodos de cocción, incluidos hervir, sofreír, freír, asar, cocinar al vapor y guisar. La ebullición fue una de las más populares, ya que permitió una fácil infusión de las enormes cantidades de especias disponibles para los chinos en ese momento. Las semillas de mostaza, la canela, el cardamomo, el ajo, las cebolletas, los pimientos y el jengibre eran elementos comunes.

Además, se practicaron numerosas formas de conservación de alimentos, algunas de las cuales requerían cocción previa y otras implicaban el salazón o salmuera más tradicional. Muchos artículos también fueron encurtidos y fermentados y es de esta época que encontramos una gran variedad de frutas, verduras y carnes en conserva.


China en la dinastía Tang - Historia

La dinastía T'ang (618-877 d.C.) fue una época dorada de la cultura china. No es de extrañar que el pueblo chino se llame a sí mismo pueblo T'ang y que los asentamientos chinos de ultramar en Nueva York y San Francisco se conozcan como barrios T'ang. T'ang China era conocida por todos sus vecinos como el Reino Superior. En el famoso poema de Ch'ien Chi, Adiós a un monje japonés Bound Hom, eward, leemos

Chang-an, la capital superior, fue el centro del esplendor imperial. Las caravanas trajeron consigo comerciantes y malabaristas, monjes y peregrinos de Persia, Armenia e incluso de Antioquía y Bizancio. Sus extrañas apariencias y extravagantes ropas nunca dejaban de divertir a los espectadores chinos. Mientras tanto, los chinos también habían sido deportados a Asia Central o enviados allí como soldados-campesinos para guarnecer las fortificaciones a través de las estepas. Varios líderes chinos durante la dinastía T'ang eran de 'origen extranjero'. La familia ancestral del poeta Li Po había sido exiliada a la región occidental en el siglo VII. El propio Li Po nació en el año 701 d. C., ya sea en el camino de Suyab a China o en Suyab, el moderno Tokmak, en lo que hoy es la República Soviética de Turkestán.

T'ang China tenía una gran confianza en su propia herencia cultural. Fue un período en el que China fue más receptiva a la influencia extranjera y estaba dispuesta a tomar prestadas formas y motivos artísticos externos e incluso a asimilar la fe de sus naciones sometidas y vecinos amigos. En este escenario, el cristianismo nestoriano llegó por primera vez a China.

Alopen, el obispo persa, comenzó la misión nestoriana en Chang-an en el 635 d.C., el mismo año en que San Aidan vino a predicar el Evangelio en Northumbria.

Pero, ¿por qué 635? Al comienzo de la dinastía T'ang, el pueblo de Turkestán había prohibido la ruta terrestre entre Persia y China. Los turcos orientales desafiaron la autoridad del emperador T'ang mientras que los turcos occidentales dominaban el valle del río Chu con Tokmak como su centro. Sin embargo, en 630 los turcos orientales fueron abrumados por las fuerzas de T'ang y los turcos occidentales sin luchar se rindieron al poder y la influencia de T'ang. Por tanto, se reabrió la ruta a Persia. Como aprendemos de los T'ang Shu, "Cuando la embajada de Bukhara llegó a la capital para ofrecer tributo, T'ai Tsung saludó al embajador diciendo:" Los turcos occidentales se han rendido. AHORA los comerciantes están seguros para viajar ". Todas las tribus recibieron la noticia con gran alegría ".

Las tribus semi-bárbaras en Asia Central acordaron honrar al Emperador T'ang con el título de "Tien-ko-han" (Rey de los Khans) reconociéndolo como el líder de la Liga Internacional de la Paz. El profesor Shen Shih-min, autor de una historia de las dinastías Sui y T'ang, nos ha recordado que en la lengua turca original el término Tien-ko-han probablemente significaba el Hijo del Cielo.

Así, Alopen pudo realizar su histórico viaje a China. Sin embargo, antes del 635 muchos comerciantes de origen persa deben haber vivido en Changan, y sin duda había algunos nestorianos entre ellos. Además, debe haber habido en la capital T'ang un número de nestorianos de origen centroasiático de Sogdiana o de Bukhara. El mero hecho de que el Emperador enviara al ministro de Estado Fang Hsuan-ling, para llevar una escolta a los puestos avanzados occidentales para encontrarse con Alopen sugiere que se habían hecho preparativos muy elaborados para su conring. Una vez más, como aprendemos del Monumento Nestoriano, el Emperador otorgó permiso a Alopen para traducir los sutras nestorianos en la Biblioteca Imperial. Esto estaba en consonancia con la amplia política de tolerancia e interés de la dinastía T'ang por fomentar religiones extranjeras. En 638, Alopen, con la ayuda de colaboradores chinos, completó el primer libro cristiano en chino El Sutra de Jesús el Mesías. No fue una traducción, sino una adaptación libre para satisfacer las necesidades de la misión en Chang-an. Los eruditos japoneses indican que es probable que el original esté en persa o sogdian en lugar de siríaco.

El término "Uo-li-si-liam", por ejemplo, parece ser una transliteración de Jerusalén en lengua persa.

En este primer libro cristiano en chino, Alopen se esforzó en mostrar que el cristianismo no contenía nada subversivo a las antiguas tradiciones de China. Señaló que la lealtad al estado y la piedad filial hacia los padres no eran contrarias a la enseñanza cristiana. El retrato del emperador T'ai Tsung (627-649), como aprendemos del Monumento nestoriano de 781, fue de hecho pintado en la pared de la iglesia monástica nestoriana, que recuerda al retrato del emperador Justiniano (483-565). ) en la iglesia bizantina de Ravenna.

Pero este primer clásico cristiano chino no fue solo una disculpa. Fue una introducción a la fe cristiana. La vida de nuestro Señor desde la Natividad hasta la Pasión se presentó por primera vez a los lectores chinos.

El Emperador estaba satisfecho con el logro de Alopen. Un decreto imperial proclamó la virtud de la religión nestoriana y ordenó que los funcionarios locales construyeran un monasterio nestoriano en el barrio de I-ning. Ahora el barrio de I-ning estaba en el extremo oeste de la ciudad donde se concentraban los comerciantes persas y centroasiáticos. El sitio del monasterio estaba claramente indicado en el Chang-an Chi (1076 d. C.). "Al norte del este de la calle está el monasterio extranjero de Persia. En el año 12 de Ching-Kuan (639 d. C.), T'ai Tsung lo construyó para Alopen, un monje extranjero de Ta Chin". El monasterio, por tanto, parece haber estado situado en el ángulo noreste de la cruz que forman las dos calles principales del barrio de I-ning. El monasterio comenzó con 21 monjes.

Durante el reinado de Kao Tsung (649-693), la corte favoreció aún más el cristianismo nestoriano. Por decreto imperial, Alopen fue ascendido a gran Señor Espiritual, Protector del Imperio, es decir, Metropolitano de Chang-an. Sin duda, el Monumento Nestoriano exageró enormemente la importancia del nestorianismo en la China T'ang. "La religión_ se extendió por las diez provincias ... los monasterios abundan en cien ciudades". . : 'Sin embargo, tenemos razones para creer que había varios monasterios nestorianos fuera de Chang-an. En Loyang se erigió un monasterio nestoriano en el barrio de Shau-hsien, y debe haber habido monasterios nestorianos también en Tuan-huang, Ling-wu y quizás en Szechuan.

El cristianismo nestoriano fue testigo de un serio revés en el reinado de la usurpadora emperatriz Wu, una mujer de gran energía y habilidad. En 690 se autoproclamó fundadora de una nueva dinastía -Chou- y quiso ser recordada por la posteridad como una emperatriz destacada. En consecuencia, su medio hermano, Wu San-Ssu, propuso erigir una columna gigantesca en su honor, que se ubicaría fuera de la puerta Tuan de la ciudad imperial. Un famoso escultor y artesano indio recibió el encargo de ejecutar el intrincado diseño. Debía ser una columna octogonal con una altura de 105 pies construida sobre una base con unicornios tallados. En el pináculo de la columna había un dragón abrazando un gran orbe que representaba el sol naciente. La enorme tarea de financiar y erigir la imponente columna fue encomendada al laico nestoriano Abraham. Fue un tributo a la habilidad del artesano indio y al talento administrativo de Abraham que el inmenso proyecto tardó solo ocho meses en completarse.

Solo dos años antes, los budistas de Loyang habían abierto un ataque contra los nestorianos. Ahora bien, el acto de homenaje de Abraham debe haberle asegurado a la Emperatriz la lealtad de la congregación nestoriana y así evitar el intento budista de desarraigar a la joven iglesia del suelo chino. Por el conocimiento de este episodio poco conocido, debemos mucho a la investigación del Prof. Lo Hsiang-lin, profesor de chino en la Universidad de Hong Kong. Abraham procedía de una noble familia persa. El emperador Kao Tsung, notando su notable logro y gran fama, lo convocó a su corte y lo envió en una misión a los países al este de Persia. La inscripción en su lápida decía que él llevó la santa religión a las tribus bárbaras que desde entonces habían vivido en paz y concordia. No menos importante fue la virtud de su liderazgo al convocar a los reyes de varios países para erigir la columna celestial durante el reinado de la emperatriz Wu. Murió el primer día del cuarto mes del primer año de Chun Yun (710) en su residencia privada en Loyang, a la edad de 95 años.

Si Abraham, el noble, ayudó a los nestorianos a mantenerse firmes y capear la tormenta del antagonismo budista en Loyang. Abraham, el abad, con el obispo Gabriel, logró "sostener juntos el cordón místico y atar el nudo roto" después de las burlas y calumnias de los nestorianos por parte de los taoístas en Chang-an (712-713). En 713, el emperador Hsuan Tsung (712-757) ordenó al príncipe de Ning Kuo y a otros cuatro príncipes que fueran al monasterio nestoriano para construir y volver a colocar los altares. En 744 decretó que el abad Abraham, junto con el obispo George (Chi-ho), el monje Pu-lun y otros cinco monjes, debían ir a celebrar la Sagrada Eucaristía en el Palacio Hsing-chihg, la residencia del hermano mayor del Emperador. y otros cuatro hermanos.

Del obispo Gabriel (Chih-lieh) obtenemos considerable información de fuentes chinas. Es significativo señalar que Gabriel llegó a China por mar. Hacia fines del siglo VII, Cantón se había convertido en el principal puerto marítimo para el comercio exterior. En el Cantón del siglo VIII, a los comerciantes extranjeros se les permitió una gran medida de autogobierno y el libre ejercicio de su religión.

El obispo Gabriel llegó a Canton en 713 o antes. Trabajó entre comerciantes y artesanos persas y adquirió conocimientos de chino. La Iglesia Nestoriana. en Cantón fue, sin duda, bendecido por la presencia y guía del obispo. Además, mientras esté en Canton. Gabriel conoció al inspector de buques mercantes, Chou Ching-li. Con el estímulo y la ayuda de Chou, comenzó a "tallar cosas pintorescas y hacer objetos maravillosos". Al igual que Ricci después de él, Gabriel abrigaba la esperanza de que, a través de los regalos de valiosas curiosidades, el Emperador pudiera verse inducido a mirar con más bondad la misión nestoriana. Sin embargo, despertó la oposición de Liu Tse, el censor de la provincia. Presentó un memorial al Emperador. "Ching-Ii busca engañar a su sabio entendimiento, sacudir y subvertir su noble mente. ¿Confiará su Majestad y lo permitirá? ¡Esto sería extender la decadencia en todo el Imperio!" Oficialmente, el Emperador le dio a Liu Tse su aprobación. El Monumento Nestoriano, sin embargo, sugiere que Gabriel se había ganado el favor del Emperador. La verdad es que, aunque Hsuan Tsung no quedó muy impresionado por los maravillosos objetos, el ministerio del obispo Gabriel y del abad Abraham parecía haber creado una nueva atmósfera en Chang-an.

Según el Tse Fu Yuan Kuei, la segunda misión del obispo Gabriel tuvo lugar en octubre de 732 cuando el rey de Persia envió al jefe P'an-na-mi con el obispo Cabriel en una embajada a Chang-an. El emperador se mostró complacido y le dio a Gabriel una kashaya púrpura y cincuenta piezas de seda.

El éxito de Gabriel debe haber animado a los nestorianos de Persia a enviar más misiones. En 744, el obispo George (Chi-ho) emprendió el viaje al Lejano Oriente. El hecho de que se le permitiera celebrar la Eucaristía en el Palacio del hermano mayor del Emperador fue un fuerte indicio del progreso constante de la Iglesia Nestoriana en China. Además, los hermanos del Emperador ya habían tenido su encuentro con la Iglesia Nestoriana en 713 y esto podría resultar fructífero a su debido tiempo.

En octubre de 745, un decreto imperial declaró que, dado que la cuna del nestorianismo estaba en Ta Ch'in, los monasterios persas en las dos capitales y en los departamentos y distritos del Imperio deberían cambiarse a monasterios de Ta Ch'in.

La rebelión de An Lu-shan en 755 fue el punto de inflexión en la historia de la dinastía T'ang. Era una política tradicional de los emperadores T'ang emplear legiones extranjeras en la defensa de las fronteras. An Lu-shan, nacido de una familia lrano-turca, se había ganado el gran favor de la Corte Imperial y tenía un gran ejército bajo su mando. En el otoño de 755 encabezó la rebelión contra Hsuan Tsung. A principios de 756 capturó Loyang y pronto sus fuerzas entraron en Chang-an. Poco antes de la caída de la capital, Hsuan Tsung huyó al sur a Chengtu y en el camino abdicó en favor de su tercer hijo que tenía su cuartel general en Ling-wu.

Su Tsung (756-763) como Tien-ko-han convocó a soldados de las guarniciones de varios países, Turkestán, Kashgar, Kucha y Khotan, para sofocar la revuelta. Algunos de esos soldados extranjeros eran nestorianos, otros eran maniqueos. El genio militar general Kuo Tzu-i, con la ayuda de estas legiones, logró aplastar a los rebeldes. La influencia del General en la Corte puede ser la razón por la que los nestorianos gozaron de cierto favor bajo Su Tsung y sus sucesores. Debido a la guerra civil, indudablemente algunos monasterios nestorianos resultaron dañados mientras que otros quedaron en ruinas y desocupados. Su Tsung ordenó la restauración de cinco monasterios en Ling-wu y otros distritos, como un gesto de favor imperial.

Uno de los comandantes más destacados de la campaña fue Issu (Yazdbazed), que llegó a China desde Balkh, donde su padre Milis había sido sacerdote, fue segundo al mando del general Kuo y fue recompensado con creces después del rebe. Definitivamente, llion había sido sacrificado. - Con su ascendencia, los nestorianos experimentaron un marcado renacimiento. Cada año Issu reunía a los monjes de cuatro monasterios para el servicio divino y la meditación. La conferencia duró 50 días. Además, el Monumento Nestoriano registró que tenía una profunda preocupación por el bienestar de la gente.

Los primeros misioneros nestorianos eran bien conocidos por sus conocimientos médicos y su habilidad quirúrgica. Por tanto, podemos apreciar la devoción y la preocupación social de Issu. Los sucesores de Su Tsung continuaron derramando favores imperiales sobre los nestorianos. Tai Tsung (763-780), por ejemplo, retribuyó los méritos con obsequios de incienso y ofreció una fiesta real para honrar a las congregaciones nestorianas. En el reinado de Te Tsung, el Monumento (781), al que debemos tanto por nuestro conocimiento del nestorianismo en la dinastía T 'ang, fue erigido en honor a Issu.

En general, la dinastía T'ang fue una época de tolerancia religiosa y curiosidad intelectual. Sin embargo, cuando Wu Tsung ascendió al trono, los taoístas llegaron a controlar la Corte. Estaban intensamente celosos del rápido crecimiento de los monasterios budistas. En el reinado de Hsuan Tsung ya había 5.358 monasterios. En 749 se estimó que había 120.000 hombres y mujeres que habían hecho el voto. El número siguió creciendo después de la rebelión. Pero los asuntos económicos y políticos también contribuyeron a la política de persecución de Wu Tsung en 845. Los establecimientos monásticos retiraron a un gran número de hombres de los servicios militares y civiles y redujeron los ingresos del tesoro imperial a través de su inmunidad fiscal. En 845, Wu Tsung suprimió 4.600 monasterios y más de 40.000 establecimientos monásticos privados. Solo se conservarían los monasterios budistas históricos de gran belleza en las grandes ciudades. También ordenó que unos 260.000 monjes y monjas regresaran a la vida secular. También participaron monasterios de origen asiático central y occidental. Una petición a la Corte declaró: "En cuanto a los templos de Ta Ch'in (nestoriano) y Muhu (zoroastriano), estas religiones heréticas no deben quedar solas cuando los budistas han sido suprimidos; todos deben ser obligados a volver. vida y reanudar sus llamamientos originales y pagar impuestos, o si son extranjeros serán enviados de regreso a sus lugares de origen ". De esta petición se desprende claramente que había miembros nestorianos chinos, así como de origen persa o de Asia central. Siguió que un decreto imperial "obligó al Ta Ch'in (nestorianismo) y Muhu, (zoroastrismo) a un número de más de 3.000 personas a volver a la vida laical y dejar de confundir las costumbres de China".

Mientras tanto, muchos nestorianos deben haber viajado a Cantón y haberse preparado para su largo viaje a casa. En Cantón se enterarían de que el sucesor de Wu Tsung había revocado el decreto imperial y era probable que algunos de ellos permanecieran en la ciudad del sur. El escritor árabe del siglo IX, Abu Zaid, editó una colección de diarios de viajeros.

A sus lectores se les dijo que en la rebelión de Bansu (Huang Ch, ao), quien capturó Khanfu (Cantón) en 877, muchos habitantes fueron ejecutados. Personas bien informadas sobre estos asuntos relatan que, sin contar a los chinos que fueron masacrados, perecieron seis veinte mil mahometanos, judíos, cristianos y parsis que vivían en la ciudad y hacían negocios allí ”. Sin duda, esta era una cifra incorrecta. Sin embargo, el hecho es que la población extranjera en Cantón era grande en el siglo IX y entre ellos había un número considerable de cristianos nestorianos.

El patriarca Teodosio (852-868 d. C.) en una lista de Metropolitanos de la Iglesia Nestoriana no mencionó que había un metropolitano en China. Esto puede deberse al hecho de que la iglesia no se había recuperado después de la violenta persecución en 845.

Con la caída de la dinastía T'ang, hubo un rápido declive del nestorianismo en China. En 986, se informó que un monje de Najran que había sido enviado por el Patriarca Nestoriano a China en 982 dijo: "El cristianismo está extinto en China, los cristianos nativos han perecido de una manera u otra, la iglesia que tenían ha sido destruida". y solo queda un cristiano en la tierra ". Nadie tomaría esto en serio como un informe preciso para toda la iglesia nestoriana china. Pero podemos estar seguros de que la caída de la dinastía T'ang también significó el eclipse de la misión nestoriana en China propiamente dicha.


Africanos y afroamericanos en China: ¿una larga historia, un presente turbulento y un futuro prometedor?

África y China han tenido contacto durante más de mil años. Algunos estudiosos afirman que los contactos comenzaron ya en el siglo IV d.C., pero la evidencia convincente es esporádica o inexistente. A partir de la dinastía Tang (618 d.C. a 907 d.C.) existe evidencia documentada de contacto y comercio que muestra una relación entre China y las ciudades-estado del este de África. Esta relación ha evolucionado a lo largo de los siglos y ha llevado a una migración de africanos a China para estudiar, comerciar y actuar como diplomáticos. Al menos un relato indica que Du Huan fue el primer chino en visitar África, probablemente en Nubia, durante el siglo VIII d.C.

Desde el siglo VII, los africanos han mantenido una relación comercial constante con China. Durante la dinastía Tang, los comerciantes árabes trajeron esclavos africanos del este de África a China. Constituían uno de los muchos productos básicos del comercio marítimo a gran escala de los árabes con China. Durante esta era, se desarrolló la primera percepción cultural china de los africanos. Estas personas de "piel oscura" eran conocidas como Kunlun. Fueron descritos como de clase baja, ignorantes, aterradores y peligrosos. Aunque había muchos más chinos esclavizados, algunos chinos ricos preferían a los exóticos esclavos Kunlun.

Esclavo Kunlun en China

La esclavitud africana en China alcanzó su punto máximo durante las dinastías Tang y Song (960 d.C. a 1279 d.C.), pero el número de esclavos africanos llevados a China durante este período de 608 años no está claro. En este punto, las percepciones chinas del Kunlun se volvieron más complejas. Estas percepciones iban desde fuertes y misteriosas hasta aterradoras. Los Kunlun de la era de la dinastía Tang fueron retratados en numerosas historias del período como heroicos, ingeniosos e irónicamente, culturalmente chinos. La mayoría de los chinos durante este período, sin embargo, a menos que fueran muy ricos, tenían poco contacto con los esclavos africanos, lo que quizás explica las diferentes opiniones de los kunlun.

Durante la dinastía Song, el número de esclavos africanos aumentó en China. La mayoría procedía de Madagascar y las islas Comoras y, por tanto, indirectamente de África, ya que los árabes trajeron africanos subsaharianos a ambas zonas. La mayoría de los esclavos Kunlun en China vivían en la provincia de Cantón. En ese momento, en su mayoría se los veía como personas desplazadas que carecían de la capacidad de adaptarse al entorno chino. También fueron descritos como salvajes con un habla ininteligible.

Mientras que los esclavos de Kunlun fueron deshumanizados como salvajes y aterradores, la visión china de los africanos libres era diferente. Muchos de estos africanos fueron tratados con respeto y honor. El comerciante de África Oriental Zhengjiani, por ejemplo, llegó a China en 1071 y fue tratado con el mayor respeto y honor. Zhengjiani y su partido fueron honrados como los primeros comerciantes extranjeros africanos en ser recibidos por el emperador chino Shenzong (1067-1085). El emperador le dio un título chino a Zhengjiani y se hizo conocido como "Lord Guardián de la Prosperidad". La corte Song consideraba a Zhengjiani y su séquito como embajadores de su país a pesar de que eran simplemente comerciantes.

En 1081, Zhengjiani y su grupo regresaron a China. En ese momento, el emperador Song prodigó atención y obsequios, incluida una gran cantidad de oro blanco en ellos en reconocimiento a su viaje. No está claro si Zhengjiani era en ese momento un embajador designado de Zengdan (lo que ahora es la costa este de África) o un rico comerciante. Sin embargo, está claro que sus viajes a China y su aceptación en los tribunales Song fueron un importante desarrollo diplomático entre África y China.

Esta aceptación diplomática se construyó sobre la base de un comercio rentable. En el siglo XI, se importaron grandes cantidades de productos africanos de gran valor (en particular, marfil utilizado para palanquines y hebillas de cinturones), cuerno de rinoceronte en polvo (utilizado como afrodisíaco), caparazón de tortuga (para tratar el consumo) e incienso (para estimular la circulación). las ciudades-estado de África oriental.

La dinastía Yuan (1271 d.C. a 1368 d.C.) fue testigo de un mayor contacto con los africanos a través de misiones comerciales y diplomáticas enviadas a Madagascar. Moroccans also arrived in China during the Yuan dynasty, visiting Quanzhou in south China as well as Hangzhou and the port city of Guangzhou.

By the time of the Ming Dynasty (1368 A.D. to 1644 A.D.) there was extensive trade between the Chinese and the east African city-states of Mogadishu, Malindi, and Kilwa in the modern nations of Somalia, Kenya, and Tanzania respectively. The Chinese imported ivory, rhinoceros horn, amber, and exotic animals such as zebras, ostriches, and giraffes from east Africa. In turn, the city-states received silk, porcelain, and lacquer.

During this period, Zheng He, China’s most important admiral and admired navigator, travelled to the coast of east Africa bringing gold, silver, satin, and porcelain. In 1416, he made the first direct official contact with east Africa, visiting Mogadishu in modern Somalia.

Over the next four centuries the rise of Europe and in particular European trade and colonial expansion marginalized Chinese-East African contact. Both the Chinese and the Africans now looked to Europe and the West rather than each other as trading partners. Trading connections between China and East Africa were not lost but neither were they considered particularly important in this new era of global commerce.

By the 19th and 20th centuries, however, the relationship between Africa and China became important again as commodities like herbs, spices, and precious goods changed hands. Moreover, by the early 20th Century, African Americans for the first time began to develop contact with—and experience in—China.

The first significant African American contact with “modern” China came during the Boxer Rebellion. Troops from the 10th Cavalry, one of the four famed Buffalo Soldier units, were part of the international military force of 20,000 soldiers sent to suppress the uprising led by the Society of the Righteous and Harmonious Fists (Boxers) and to free foreign hostages and Chinese Christians held by them.

Between World War I and World War II African American jazz musicians such as the Earl Whaley Band of Seattle, Washington, rose to prominence in Shanghai and other Chinese coastal cities. Some of these musicians eventually ended up incarcerated by the Japanese when they invaded China in 1937.

Far larger number of African Americans came to China during World War II. Most of these visitors were soldiers who worked as manual laborers or heavy equipment operators. However a small number of African Americans worked as doctors and nurses staffing hospitals for injured American and Chinese troops.

African American soldiers who worked to re-open the Burma Road were the single largest group of blacks in World War II-era China. The Road ran through the Himalayan Mountains and linked India and China. Six African American battalions, who comprised 60 percent of the U.S. soldiers working on this project, labored side-by-side with Indian, Burmese, and Chinese laborers to construct the 271-mile Ledo Road which connected to the Burma Road. The Ledo Road was later described as a “wartime engineering miracle.” Relations between Chinese and African American soldiers were reportedly good during work on the Ledo Road and later in China immediately after the war.

On October 1, 1949, China officially became a Communist nation. Like the Soviet Union and other Communist nations, China recruited Africans to study in its universities in a bid to gain support among the emerging generation of Third World political leaders. At first these numbers were small but by the 1960s, there were enough African students in China to lead to racial tensions and protests.

Much of the tension was rooted in the Chinese government’s decision to provide large scholarships to Africans from “China-friendly” nations. Over time there would be growing numbers of African students studying in Chinese universities especially in Beijing and Shanghai. Many Chinese students resented the African students receiving larger scholarships and greater support from their government than the Chinese students. Interracial dating between African men and Chinese women added to the tension.

In 1979, the first physical confrontation occurred between African and Chinese students in Shanghai. More clashes followed prompting some African students to return home voluntarily or to be deported. The single largest clash came on December 24, 1988 at Hohai University in Nanjing when two African male students arrived at a party with two Chinese women. When security guards stopped the group, claiming that the Chinese women were prostitutes, a brawl ensued which left 13 students injured. When a false rumor that one of the Chinese students in the melee had been killed, over 300 Chinese students attacked the dormitories housing the African students.

Despite the tensions among university students, Africans and increasingly African Americans have been a growing presence in the country since 1990. By 2014 an estimated 500,000 Africans, Afro-Caribbeans, and African Americans were present in China. In comparison there are about one million Chinese living in Africa. All the groups came to China to engage in the lucrative import and export business or as students or tourists.

Most Africans are concentrated in the port city of Guangzhou. By 2014 an estimated 16,000 Africans lived in this city of 11 million people, the fourth largest city in China. African immigrants first arrived in the late 1990s as traders. Most of the traders purchased textiles and other relatively inexpensive consumer goods in Guangzhou and sold them for a profit in their home nations. Some traders have stayed permanently but much of the population has been transitory.

Nigerians constitute the largest of the African groups in Guangzhou, followed by traders from Senegal, Mali, Guinea, and Ghana. By 2000 they became enough of a noticeable presence that the small section of Guangzhou where they lived and worked was informally called the “Chocolate City.” Their numbers have allowed these African immigrants to establish their own services, accommodations, and centers of entertainment. Since the 2008 Olympics in Beijing the number of foreigners from all regions of the world has risen with Africans among the fastest growing groups.

Since few African immigrants in Guangzhou speak Mandarin, Cantonese, or other Chinese languages and most Chinese in the city speak little or no English or French, the two groups have developed what is known as a “calculator communication” in which both parties communicate and negotiate primarily by punching numbers into a calculator to present to the opposing party. There is very little “non-business or non-commercial” interaction between Africans and the Chinese population.

A second concentration of Africans has evolved in the small city of Yiwu in Zhenjiang Province in the Southern coastal region of China. Although relatively small by Chinese urban center standards with a population of about one million people, it has the largest commodities trading market in the nation. Beginning in the late 1990s, Ethiopians and Sudanese have settled here. As in Guangzhou, most of these emigrants are in the city for trade. They purchase manufactured items, jewelry, ornaments, toys, building materials, and electrical appliances, and return them to their home countries for sale. The Yiwu African colony however seems to have developed a more permanent community, centered around churches and a mosque. Unlike the African inhabitants of Guangzhou, the Yiwu Africans have made a greater attempt at assimilation into the local Chinese community.

Smaller groups of Africans are located in Beijing and Shanghai. Africans in these cities are primarily in China for educational reasons (either as teachers or students) or in a diplomatic capacity. Some Africans in Beijing and Shanghai also work as businesspeople or traders.

African Americans comprise a smaller and less permanent part of China. Since their first brief appearance in the Boxer Rebellion, a few African Americans have visited China mostly as famous travelers. The poet and writer Langston Hughes toured China in 1934 after he left the Soviet Union. While in Shanghai he met Lu Xun, the father of modern Chinese literature

Courtesy University of Massachusetts Special Collections (mums312-i0686)

W.E.B. DuBois, who first visited China in 1936, returned in 1955 as part of a trip around the world. He was received with great acclaim and met with Communist Party leaders. He returned a third time with wife Shirley Graham DuBois in 1959 and on this trip met with Mao Zedong, the head of the Communist Party and the leader of China. In 1977 Shirley Graham DuBois died in Beijing, China after a long battle with breast cancer.

In the 1960s and early 1970s black American radicals including Black Panther Party co-founder Huey P. Newton and Elaine Brown made the political pilgrimage to Beijing to meet with Chinese government officials. Less well known were left activists such as Harlem-born Vicki Garvin who lived in China from 1964 to 1970. Another radical, Robert Williams, in 1966 began a long exile in China where he met with Mao Zedong and advised him on racial issues in the United States. All of these radicals saw China rather than the Soviet Union as the new leader of Third World liberation.

Likewise at least in official party circles, black liberation struggles in the United States and other nations were applauded and official China denounced anti-black racism both at home and abroad. Chinese Communist officials promoted the idea that the Chinese people stood shoulder to shoulder with Africans, African Americans, and other people of color against “white imperialists.” As we have seen with the anti-African student tension, many ordinary Chinese people were reluctant to embrace that concept. Nonetheless, African American (and African) writers and intellectuals, sports figures including especially black basketball stars have been exceedingly popular in China since the 1980s. They and the black American revolutionary heroes who visited China have reported that negative stereotypes and racial difficulties have decreased.

Since 1980 a small group of non-celebrity African Americans have toured, studied, and—on occasion— settled permanently to work in China. Most of them are located in Beijing and Shanghai. These African Americans report mixed experiences living or visiting China. Those who resided in the major cities frequently touted excellent opportunities in business, teaching, trading, and study. Upon visiting rural areas, however, they often had “Afro-phobic” experiences where blacks were still viewed as scary, unintelligent, and poor. As with Africans however, language difficulties, even for those in the major cities, often cause social and cultural problems.

In the larger cities like Shanghai and Beijing, many African Americans report that Chinese view them as exotic and mysterious while, in the rural areas, they are sometimes described as “ugly.” African Americans in China are often mistaken as African or Afro-Caribbean and, therefore, experience many of the same problems. Inter-racial dating between African Americans and native Chinese is not popular and even discouraged by Chinese parents.

Compared to many locations around the world, China presents certain challenges that are unique to Africans and African Americans. As a homogeneous society, China can be a difficult tourist and expatriate location for persons of African origin. Most Chinese have had limited contact with black people and therefore have allowed stereotypes and other derogatory information to affect their opinions and interactions. Nevertheless, Africans and African Americans are developing stronger ties with China as shown by their rising numbers in the country, willingness to learn a Chinese language, and to trade and establish businesses in China.

In recent years, China has opened up to foreigners and many African Americans and Africans have responded to this opportunity to benefit from China’s large trading, manufacturing, and educational possibilities. Still, racial problems and race-motivated incidents continue to occur. As the native Chinese population experiences more direct contact and social interaction with foreigners, particularly Africans and African Americans, China has strong potential to be a new frontier of opportunity.


Subscribe to free Email Newsletter

The unified and prosperous China was established in the Tang Dynasty (618-907). In China's history, the Tang Dynasty was a period when the polity and economy were highly developed and the culture and art were thriving.

Women's dress and personal adornments of the Tang Dynasty were outstanding in China's history. The clothing materials were exquisite, the structure was natural, graceful and elegant, and adornments were splendid. Though the forms of garments were still the continuation of the Han Dynasty (206BC-220AD) and the Sui Dynasty (581-618), they were influenced by cultures and arts of the Western Regions. Especially, the national power of the High Tang was strong. The trades and cultural exchanges with Korea, Vietnam, Japan, Persia and other countries gradually became frequent, and they mutually dispatched emissaries and accepted students of other countries. In this way, a special open and romantic style of dress and personal adornments was formed.

Because of communication with the Western Regions, the influence of dressing culture of other minorities on the Tang court also reflected the change of thoughts and concepts. Chinese women were seriously restricted by the old Confucian or feudal ethical code all through the ages. The social status of ancient women was very low: they often served asJileren(music performer),Guanji(official performer),Gongji(palace performer) andJiaji(family performer), and were regarded as the playthings and goods that can be sold and bought by rich people. Some females had rebel spirit in the Tang Dynasty, so they climbed or jumped over the walls and went to the nature to view the beautiful scenes and/or go sightseeing in the spring by riding horses with men. Just as recorded by many historical materials, some girls therefore dressed as boys in order to go out.

It was a fashion for women to wearHufu(garments of the Tartars or those who lived in the Western Regions). After the High Tang, the influences ofHufuwere gradually weakened and women's garments became broad and loose day by day. As to ordinary women's garments, the width of sleeve was always more than 1.3 meters.


A Brief History of Chinese Furniture

The ancient people in China created the first piece of furniture for people to sit on: the floor mat. Various prototypes of wooden furniture were designed around the sitting mat, such as short-legged wooden desks for the lap, chopping boards with legs, and short tables. Wealthy and important Chinese sat on platforms.

Some classic forms of Chinese furniture developed as early as the Eastern Zhou period (770B.C. - 221B.C.). Often referred to in the West as "altar tables", Chinese developed long, narrow tables to hold musical instruments or to display items of wealth and beauty such as jade, porcelain or flower arrangements.

Furniture now widely regarded as Chinese in style began appearing in the Tang Dynasty (618-907 AD). Furniture height began to rise along with the power and status of Chinese elite. (In English we speak of being "elevated to a position".) The furniture makers of the Tang Dynasty began using high round and yoke back chairs for the wealthy elite. Beautiful ceramics and porcelains appeared, such as the ceramic horses that are still popular in reproductions.

The Classical style of Chinese furniture began in the Northern and Southern Song (960&ndash1279) dynasty. Mid level seating became common. New furniture forms, such as bookcases, cabinets, stools and tables, were designed. New technical developments in woodworking began with the mid level furniture. Newer and more complex designs appeared, such as rounded backs that were molded to the body, Though, at first, only used by official and higher class Chinese, such furniture pieces eventually spread to the homes of all who could afford them. Long-legged beds, tables, towel racks, chairs and stools became trendy even among the peasants. But mat level sitting has never been abandoned . In China today, both elevated living and mat level forms are still in use.

Chinese furniture began to develop some of its distinguishing characteristics:

  • the use of meditation chairs, large enough to sit cross legged in
  • tall yoke chairs where the feet are to rest on a bottom stretcher
  • day beds
  • opium beds where one can sit cross legged and use small tables to eat from or write on while sitting on a mat or platform.
  • use of thick lacquer finish
  • exotic hardwoods
  • detailed engravings and paintings for ceremonial purposes and artistic expression Sacred mountain images, dragons and clouds, bird and flowers all had specific Taoist connotations.

During the Ming (1368 to 1644) and Qing (1644 to 1911) Dynasties the ban on imports was lifted, allowing for much larger quantities and varieties of woods to be brought in. Denser imported woods allowed craftsmen to execute finer work, including more elaborate styles of joinery. With the rapid rise of the merchant class, imported furniture styles of the West increased the desire for mid level seating. But at the same time mat level seating signaled a return to some more traditional designs. Ming Dynasty furniture items are beautifully shaped. They combine aesthetic principles and practical considerations into a graceful whole.


Música

The influx of various ethnic groups and amalgamation of cultures made the music during the Tang Dynasty rich and unique. Musical instruments and musical forms from Iran, India, and Central Asia brought significant transformation in music during this era.

Musicians were given greater importance during the Tang era. Some of the popular instruments during those times included bells, stone chimes, flutes, drums and zithers. The openness to other cultures also led to adoption of western dances and songs during the Tang era.


Ver el vídeo: Uber Cup. WD2. SUPAJIRAKULTAERATTANACHAI THA vs HUANGTANG CHN. BWF 2018