El Mito de Ponce de León y la Fuente de la Juventud

El Mito de Ponce de León y la Fuente de la Juventud

Los cuentos de aguas sagradas y restauradoras existían mucho antes del nacimiento del conquistador español Juan Ponce de León alrededor de 1474. Se dice que Alejandro Magno, por ejemplo, se encontró con un "río del paraíso" curativo en el siglo IV a. C., y leyendas similares surgió en lugares tan dispares como las Islas Canarias, Japón, Polinesia e Inglaterra. Durante la Edad Media, algunos europeos incluso creyeron en el mítico rey Prester John, cuyo reino supuestamente contenía una fuente de la juventud y un río de oro. “Se puede rastrear hasta hoy”, dijo Ryan K. Smith, profesor de historia en la Virginia Commonwealth University. "La gente todavía está promocionando curas milagrosas y aguas milagrosas".

Fuentes españolas afirmaron que los indios taínos del Caribe también hablaban de una fuente mágica y un río rejuvenecedor que existía en algún lugar al norte de Cuba. Estos rumores posiblemente llegaron a oídos de Ponce de León, quien se cree que acompañó a Cristóbal Colón en su segundo viaje al Nuevo Mundo en 1493. Después de ayudar a aplastar brutalmente una rebelión taína en La Española en 1504, a Ponce de León se le concedió un título provincial. gobernador y cientos de acres de tierra, donde utilizó el trabajo forzado de los indios para cultivar y criar ganado. En 1508 recibió el permiso real para colonizar San Juan Bautista (ahora Puerto Rico). Se convirtió en el primer gobernador de la isla un año después, pero pronto fue expulsado en una lucha de poder con Diego, el hijo de Cristóbal Colón.

Habiendo permanecido en las buenas gracias del rey Fernando, Ponce de León recibió un contrato en 1512 para explorar y asentarse en una isla llamada Bimini. En ninguna parte de este contrato o de un contrato de seguimiento se mencionó la Fuente de la Juventud. Por el contrario, se dieron instrucciones específicas para subyugar a los indios y repartir el oro encontrado. Aunque pudo haber afirmado conocer ciertos “secretos”, Ponce de León tampoco mencionó la fuente en su correspondencia conocida con Ferdinand. “Lo que Ponce realmente está buscando son islas que se conviertan en parte de lo que él espera sea una nueva gobernación rentable”, dijo J. Michael Francis, profesor de historia en la Universidad del Sur de Florida en St. Petersburg. "De todo lo que pude deducir, no estaba interesado en absoluto ni creía que encontraría algún tipo de manantial, lago o cuerpo de agua milagroso". Al menos un historiador sugiere que quizás Ferdinand, quien recientemente se había casado con una mujer 35 años menor que él, le dijo a Ponce de León que estuviera atento. Pero otros expertos discuten esto.

De cualquier manera, Ponce de León zarpó en marzo de 1513 con tres barcos. Según los primeros historiadores, ancló frente a la costa este de Florida el 2 de abril y desembarcó un día después, eligiendo el nombre "La Florida" en parte porque era la temporada de Pascua (Pascua Florida en español). Luego, Ponce de León viajó a través de los Cayos de Florida y subió por la costa occidental, donde tuvo una escaramuza con los indios, antes de comenzar un viaje indirecto de regreso a Puerto Rico. En el camino, supuestamente descubrió la Corriente del Golfo, que resultó ser la ruta más rápida para navegar de regreso a Europa.

Ocho años después, Ponce de León regresó a la costa suroeste de Florida en un intento de establecer una colonia, pero fue herido de muerte por una flecha indígena. Justo antes de partir, envió cartas a su nuevo rey, Carlos V, y al futuro Papa Adriano VI. Una vez más, el explorador no mencionó la Fuente de la Juventud, centrándose en cambio en su deseo de colonizar la tierra, difundir el cristianismo y descubrir si Florida era una isla o una península. Ningún registro de ninguno de los viajes ha sobrevivido y nunca se ha descubierto ninguna huella arqueológica.

No obstante, los historiadores comenzaron a vincular a Ponce de León con la Fuente de la Juventud poco después de su muerte. En 1535 Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés acusó a Ponce de León de buscar la fuente para curar su impotencia sexual. “Estaba siendo desacreditado [como] un idiota y un debilucho”, explicó Smith. “Esta es la cultura del machismo en España en pleno apogeo de la Contrarreforma”. Es casi seguro que la acusación es falsa, agregó Smith, ya que Ponce de León tuvo varios hijos y tenía menos de 40 años en el momento de su primera expedición.

Hernando de Escalante Fontaneda, quien vivió con los indios en Florida durante muchos años después de sobrevivir a un naufragio, también se burló de Ponce de León en sus memorias de 1575, diciendo que era motivo de alegría que buscara la Fuente de la Juventud. Uno de los siguientes autores en intervenir fue Antonio de Herrera y Tordesillas, el principal historiador de Indias del rey español. En 1601 escribió un relato detallado y ampliamente leído del primer viaje de Ponce de León. Aunque Herrera solo se refirió a la Fuente de la Juventud de pasada, escribiendo que convertía a "los ancianos en niños", ayudó a solidificarla en la imaginación del público. “Son realmente más entretenimiento que intentos de escribir una historia verdadera”, dijo Francis sobre estas obras.

La leyenda de la Fuente de la Juventud ahora estaba viva y coleando. Sin embargo, no ganó mucha tracción en los Estados Unidos hasta que los españoles cedieron Florida en 1819. Escritores famosos de la época, como Washington Irving, comenzaron a retratar a Ponce de León como desventurado y vanidoso. Los artistas también participaron en el acto, incluido Thomas Moran, quien pintó un lienzo de gran tamaño de Ponce de León reuniéndose con los indios. A principios del siglo XX, se había colocado una estatua del explorador en la plaza central de la ciudad más antigua de Florida, San Agustín, y una atracción turística cercana pretendía ser la verdadera Fuente de la Juventud. Hasta el día de hoy, decenas de miles de visitantes vienen cada año para probar el agua de pozo con olor a azufre. “No sabe bien”, dijo Smith, quien trabajó allí durante cuatro días en la universidad. “Imagínese cómo pensaría que sabría la Fuente de la Juventud. No sabe a eso ". Mientras tanto, algunos libros de texto de la escuela primaria continúan presentando la búsqueda de la fuente por parte de Ponce de León como un hecho histórico.

En 2013, Ponce de León volvió a ser el centro de atención. En celebración del 500 aniversario de su desembarco, se llevaron a cabo recreaciones en St. Augustine y Melbourne Beach, Florida, las cuales afirman ser el sitio donde echó anclas por primera vez. También hubo una misa católica en San Agustín con una réplica de la pila del siglo XV utilizada para bautizarlo en España y una misa en Melbourne Beach, junto con la inauguración de más estatuas y un sello conmemorativo.

¿Qué haría Ponce de León con toda esta atención, no toda positiva? "Mi opinión al respecto es que ninguna publicidad es mala publicidad", dijo Smith. "Es un nombre familiar, y tal vez al final eso es lo que estaba buscando".


Ponce de León y la Fuente de la Juventud

  • Ph.D., Español, Universidad Estatal de Ohio
  • Maestría, Español, Universidad de Montana
  • B.A., español, Penn State University

Juan Ponce de León (1474-1521) fue un explorador y conquistador español. Fue uno de los primeros pobladores de Puerto Rico y fue el primer español en visitar (oficialmente) Florida. Sin embargo, es más recordado por su búsqueda de la legendaria Fuente de la Juventud. ¿Realmente lo buscó y, de ser así, lo encontró?


Los poderes de la Fuente de la Juventud

A través de las representaciones culturales, se dice que la mítica Fuente de la Juventud posee el poder de curar enfermedades o restaurar la juventud de quienes se bañan o beben sus aguas. A lo largo de los documentos históricos y los mitos, estas aguas mágicas a veces se caracterizan como un manantial, una cascada, un pozo o una piscina; varía. Algunas de estas aguas eternas tienen un aroma floral y otras se describen como sulfúricas por su contenido rico en minerales.

Como señala el podcast Our Fake History, la iconografía del agua a menudo indica restauración o despertar. En el cristianismo, los bautismos religiosos representan el renacimiento espiritual, y en el hinduismo, bañarse en el río Ganges limpia el alma y lava los pecados. Es natural que las fuentes de agua, como una fuente, se conviertan en símbolos de renacimiento e inmortalidad en la conciencia global. "Se puede rastrear eso hasta hoy", dijo a History el profesor Ryan K. Smith de la Virginia Commonwealth University. "La gente todavía está promocionando curas milagrosas y aguas milagrosas".

Las fuentes de la juventud aparecieron en el arte a lo largo de los siglos. Las tallas de marfil francés del siglo XIV representan a un anciano barbudo entrando en aguas mágicas donde se bañan parejas jóvenes y amorosas. Un cuadro de 1546 de Lucas Cranach el Viejo retrata una fuente en la que los ancianos entran por la izquierda y salen ágiles y jóvenes por la derecha. Estas imágenes fueron tomadas de la literatura romántica europea del período medieval y florecieron a lo largo de la era de la colonización y la exploración.


Florida Hist. Sociedad - & quotPonce de León y Florida & # x27s Fuente de la Juventud & quot

Juan Ponce de León se convirtió en el primer europeo conocido en poner un pie en lo que hoy es Estados Unidos el 3 de abril de 1513. Pensando que había descubierto otra isla caribeña, nombró la tierra La Florida, en honor a la exuberante vegetación y la temporada de Semana Santa, llamada Pascua Florida.

La Sociedad Histórica de Florida ha presentado mucho material sobre Ponce de León en anticipación al 500 aniversario de su llegada.

Después de unos años de intrigas políticas en España y Puerto Rico, Ponce de León regresó a Florida en 1521 para hacer un reclamo más sustancial, pero las cosas no salieron bien en su segunda expedición. Guerreros de la tribu Calusa dispararon a Ponce de León con una flecha envenenada y murió poco después en La Habana.

Ponce de León es conocido por haber buscado la "Fuente de la Juventud", pero en realidad esta historia es muy probablemente un mito. Según la Sociedad Histórica de Florida, la Fuente de la Juventud nunca se describió en una fuente primaria hasta 1535. En el laberinto de la política del Nuevo Mundo, esta afirmación probablemente se inventó para desacreditar a Ponce de León y sus aliados sobrevivientes. En algún momento desde entonces, la historia se convirtió en un hecho aceptado e incluso apareció en muchos libros de texto de historia.


Ponce De Leon Didn & # 8217t Buscar una fuente de juventud

Todos hemos escuchado la historia del tonto explorador español que buscó en todo lo que ahora es Florida en busca de la Fuente de la Juventud. El problema con la historia es que no hay documentos reales de su vida que mencionen su infructuosa búsqueda. De hecho, no se hacen menciones de la Fuente de la Juventud en relación con el explorador hasta después de su muerte y luego, la referencia la hace un cronista de la corte española que estaba políticamente alineado con Ponce de León & # 8217s principal rival político: Diego Colón. .

Todo el celemín

Todos hemos escuchado las historias. Ponce de León, al aterrizar en el Nuevo Mundo, entró en contacto con los nativos quienes le hablaron de una fuente de agua asombrosa que otorgaría la eterna juventud a quien se bañara en ella. Y, por supuesto, este ingenuo y tonto explorador español pasó el resto de su vida buscándolo y nunca encontrándolo. Hoy, por supuesto, sabemos que tal cosa no existe, y es un gran ejemplo de lo lejos que hemos llegado en la educación sobre nuestro mundo.

El problema es que no hay absolutamente nada que le haga creer a nadie que Ponce de León fue alguna vez tan crédulo o que alguna vez estuvo buscando la Fuente de la Juventud. Estamos comprando una campaña de difamación masiva que comenzó después de su muerte.

Ponce de León comenzó su carrera como la fuerza impulsora detrás de la colonización de la isla que ahora se conoce como Puerto Rico. Fue el primer gobernador de la isla, un título que fue revocado después de una lucha por el poder con Diego Colón, hijo del explorador rival Cristóbal Colón.

Perdió su cargo de gobernador, pero no había perdido por completo las buenas gracias del rey Fernando de España. El rey le otorgó el derecho a explorar y colonizar primero la isla de Bimini, luego Florida. Y eso es exactamente lo que hizo. Exploró la costa de Florida, descubrió la Corriente del Golfo e hizo algunos viajes de regreso a Puerto Rico. Mientras tanto, fue herido por una flecha en una escaramuza con los nativos, y finalmente murió por la herida a los 47 años.

Todavía existen cartas escritas durante sus viajes, dirigidas tanto al rey como al futuro Papa Adriano VI. Ninguna carta, documento, diario o diario del propio Ponce de León o sus asociados menciona algo sobre la Fuente de la Juventud.

Entonces, ¿de dónde viene la historia y por qué todavía la contamos?

Aparece por primera vez después de la muerte del explorador, en los escritos de un cronista de la corte española llamado Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés. El cronista dice que Ponce de León (el treintañero padre de varios hijos) buscaba la Fuente de la Juventud no solo para mantenerse joven, sino para curar su impotencia. Lo más probable es que los escritos fueran un movimiento político. La división entre Ponce de León y el hijo de Colón significaba que la corte española estaba de un lado o del otro, y se sabía que el cronista estaba del lado de Diego Colón.

La leyenda se extendió y creció. Incluso hoy en día, St. Augustine, Florida, cuenta con un Parque Arqueológico de la Fuente de la Juventud, y miles y miles de turistas acuden en masa a una fuente de San Agustín que lleva el nombre de la mítica fuente de agua que en realidad nunca se buscó. Incluso algunos libros de texto de historia presentan la historia como un hecho conocido en lugar de la campaña de desprestigio político bastante inteligente & # 8212 y altamente exitosa & # 8212 que fue absolutamente.

Irónicamente, el mito fue perpetrado en gran parte por el mismo hombre que fue el principal responsable de la leyenda de que a Colón se le negó originalmente la financiación de sus viajes porque todos pensaban que el mundo era plano. (Nadie pensó eso.) Washington Irving se subió al tren de la Fuente de la Juventud, yendo a los extremos al retratar al explorador como tonto y vanidoso y se quedó.


Ponce de Leon & # 8217s enemigos lo vincularon con & # 8216Fountain of Youth & # 8217 mito, inadvertidamente haciéndolo inmortal

Como participante en el Programa de Asociados de Amazon Services LLC, este sitio puede ganar con compras que califiquen. También podemos ganar comisiones por compras en otros sitios web minoristas.

Juan Ponce de León es probablemente más conocido por descubrir lo que ahora se conoce como el estado de Florida en los EE. UU., Pero también está asociado con la búsqueda de la llamada & # 8220Fountain of Youth & # 8221, que supuestamente haría que uno volviera a ser joven si se bañaron o bebieron del agua.

Pero como sucede con muchas cosas que se mitifican con el tiempo, resulta que Ponce de León probablemente nunca fue en busca de una fuente de ese tipo, según Orígenes antiguos.

Ponce de León nació en España alrededor de 1460. (Via Wikimedia Commons)

De la página al explorador

Juan Ponce de León nació en 1460 (aunque algunos afirman que el año real de su nacimiento fue 1474) en una familia pobre en Valladolid, España, y sirvió como paje en la corte de Aragón.

Cuando maduró, Ponce de León se convirtió en soldado, luchando en las campañas militares españolas contra el Emirato de Granada. Pero una vez que terminó la guerra, sus servicios ya no fueron necesarios, por lo que decidió convertirse en un explorador en el extranjero, con la esperanza de ganar fama y fortuna como resultado.

Un grabado español del siglo XVII de Juan Ponce de León (dominio público)

Ponce de León se entrenó para ser explorador al unirse a la segunda expedición de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo en 1493. Como resultado de su servicio con Colón, Ponce de León fue nombrado comandante militar y más tarde gobernador de la isla Española, que ahora se conoce como República Dominicana.

Mientras se desempeñaba como gobernador de La Española, Ponce de León escuchó que otra isla, San Juan Bautista, estaba cargada de oro, por lo que obtuvo permiso de la familia real española para ir a explorar la isla. Se estableció un asentamiento español en San Juan Bautista y, una vez más, Ponce de León se convirtió en gobernador de lo que más tarde se convertiría en la actual Puerto Rico.

Una estatua de Ponce de León en San Juan, Puerto Rico (Via Wikimedia Commons)

¿La fuente de la juventud?

Como explorador, Ponce de León estaba lejos de ser el único consquistador que buscaba hacerse un nombre en el Nuevo Mundo. Y algunos de sus rivales intentaron activamente provocar su caída:

En 1511, dos años después de que le concedieran la gobernación de Puerto Rico, se vio obligado a ceder su puesto de gobernador a Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón. Como compensación, el rey de España le ofreció la mítica tierra de Bimini, suponiendo que Ponce de León pudiera financiar una expedición y, quizás lo más importante, encontrarla. & # 8221

& # 8220La fuente de la juventud & # 8221 & # 8212 Pintura de Lucas Cranach el Viejo (dominio público)

Mientras buscaba la pequeña isla de Bimini, se difundieron rumores de que Ponce de León en realidad estaba buscando la esquiva & # 8220Fuente de la Juventud & # 8221, pero algunos eruditos históricos dicen que esa nunca fue la intención del explorador & # 8217:

& # 8220 En cambio, fue la política de la corte lo que resultó en esta conexión. Tras la muerte de Ponce de León, un cronista de la corte española de nombre Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés intentó desacreditar al conquistador. Oviedo se alineó con uno de los rivales de Ponce de León, Diego Columbus. & # 8221

El cronista de la corte odiaba a Ponce de León, por lo que lo calificó como un tonto motivado por el ego y la codicia:

& # 8220 En su Historia general y natural de las Indias, Oviedo relata un cuento en el que Ponce de León, después de haber sido engañado por los nativos, emprende una búsqueda inútil de la "Fuente de la Juventud", representándolo así como un tonto. & # 8221

Ponce de León y sus exploradores bebiendo de un manantial en Florida mientras supuestamente buscaban la Fuente de la Juventud. (Dominio publico)
Florida en lugar de Bimini

Mientras continuaba buscando Bimini, Ponce de León encontró Florida, que recibió su nombre del hecho de que Ponce de León aterrizó allí durante la temporada de Pascua, que en español se conoce como Pascua Florida.

Un año después, a Ponce de León se le dio permiso para colonizar la región de Florida, pero durante la expedición el explorador fue herido en un muslo por una flecha. Esa herida lo mató más tarde a la edad de 61 años.

Pero a pesar de encontrar su fin mientras intentaba asegurar su lugar en la historia, Ponce de León ganó un poco de inmortalidad, y hasta el día de hoy es uno de los nombres más reconocibles de todos los famosos exploradores españoles, solo superado por el mismo Colón, quien fue su mentor en los primeros días de su carrera.

Curiosamente, sin embargo, Ponce de León ahora está asociado con la & # 8220Fountain of Youth & # 8221 ficticia, que parece ser poco más que un intento de desacreditarlo. En cambio, le ha dado el brillo de la inmortalidad todos estos siglos después.

Aquí & # 8217s más sobre el famoso explorador:

Imagen destacada: Madame Tussauds Orlando & # 8211 Juan Ponce de Leon por Jared vía Flickr (CC BY 2.0) con Fountain vía Pixabay por Mabel Amber


Juegos del templo

Las Barracudas Azules son Elena y Cory, de once años. Los Green Monkeys son James Valin y Jessica Hilton, de once años.

Un disparo raro entre la multitud de este episodio.

Fuente de la Juventud (rampa del grifo)

Algunos dicen que Ponce de León quería encontrar la Fuente de la Juventud y vender su agua en botellas. Los jugadores mostraron cómo pudo haber metido el agua en esas botellas. Cuando Kirk dio la señal, subieron la montaña y abrieron los tres grifos. Luego se dieron la vuelta, se deslizaron hacia abajo y luego tomaron sus botellas, las llenaron y arrojaron el agua en sus baldes. El jugador que tenía el cubo de agua más pesado al final de los 60 segundos ganó. El cubo de Jessica era más pesado que el de Elena, lo que les dio la victoria a los Monos Verdes.

Gold Dig (eje de maní)

Ponce de León descubrió oro en Puerto Rico y se convirtió en uno de los españoles más ricos del Nuevo Mundo. Los jugadores tenían que ganar dinero a la antigua: tenían que desenterrarlo como lo hacían los indios mucho antes de que llegaran los españoles. Cuando Kirk dio la señal, cada jugador extrajo un poco de oro del fondo del pozo de la mina, subió y lo puso en sus contenedores en la parte superior. Luego volvieron a bajar y lo hicieron de nuevo. El jugador con más oro en su contenedor al final de los 60 segundos ganó. James tenía seis piezas frente a las seis de Cory, lo que resultó en un empate.

Transporte de oro (línea de jabón elástico)

Ponce de León tuvo que enviar todo su oro de regreso a España. Los jugadores ayudaron. A un lado había montones de oro. Y del otro lado estaban los barcos. Cuando Kirk dio la señal, cada equipo agarró piezas de oro, las pegó a sus cascos y se acercó a sus compañeros en el centro. Cuando estuvieron allí, sus socios tomaron el oro de sus cascos y se deslizaron hacia sus costados. Luego, regresaron, agarraron otra pieza de oro y lo hicieron de nuevo. El equipo con más oro en sus canastas al final de los 60 segundos ganó. James y Jessica tenían tres ladrillos frente a los dos de Cory y Elena, lo que les dio a los Monos Verdes la victoria y el derecho a ingresar al Templo Olmeca.

Resultados de los juegos del templo
Equipo Juego 1 Juego 2 Juego 3 Colgantes ganados
Barracudas azules Perdido Atado Perdido ½ Colgante
Monos verdes Ganado Atado Ganado 2 colgantes


¿Existe una fuente de juventud en la vida real? La ciencia detrás de Piratas del Caribe: On Stranger Tides

piratas del Caribe, la franquicia que alguna vez fue joven, no es tan vibrante como antes. Tiempo La maldición de la Perla Negro Fue un momento comprobable de la cultura pop, las secuelas han tenido rendimientos decrecientes tanto en el zeitgeist como en la taquilla.

Quizás sea apropiado que justo cuando la serie mostraba signos de su antigüedad, la cuarta película, On Stranger Tides, que cumple 10 años esta semana, trató sobre la búsqueda de la vida eterna. Jack (ese es el Capitán Jack Sparrow para usted) tiene la tarea de liderar una expedición para encontrar la famosa Fuente de la Juventud de Juan Ponce de León.

Si bien la expedición de Jack tiene éxito en la localización de la fuente, las búsquedas de la mítica fuente en la vida real solo han fracasado. La ciencia, sin embargo, puede tener éxito allí donde la leyenda ha fracasado.

EL RELOJ BIOLÓGICO

Todos sabemos que nuestro genoma es lo que define cómo se construyen nuestros cuerpos y cómo se comportan. Claro, hay factores ambientales que impactan cosas como la personalidad, pero la realidad física de quiénes somos depende completamente de nuestro ADN, ¿verdad? No exactamente.

Puede pensar en su genoma como un conjunto de instrucciones escritas. Esas instrucciones siguen siendo más o menos las mismas a lo largo de su vida, independientemente de la experiencia o los factores ambientales. Pero eso no significa que siempre se expresen de la misma manera. Si imagina su genoma como un libro, ese libro puede llegar a las estanterías de muchas maneras. Puede imprimirse en tapa dura o en rústica y hay que tener en cuenta los tamaños de fuente, los tipos de letra, los márgenes y el color y la textura del papel. Ninguno de estos cambia el contenido del texto, la historia sigue siendo la misma, pero cambian la forma en que se experimenta.

Lo mismo sucede dentro de su cuerpo, y esas variaciones se conocen como epigenética. Lo que come, cuánto ejercicio hace, la exposición al sol y más, todas estas cosas afectan la forma en que sus genes se expresan y esos cambios tienen un impacto en la forma en que su cuerpo envejece.

Cada uno de nosotros toma decisiones todos los días que cambian la forma en que se expresan nuestros genes, y es casi imposible saber qué impacto epigenético tienen esas decisiones mientras están sucediendo. Por supuesto, no existe un control científico con el que podamos comparar esas opciones. Afortunadamente, hay investigaciones a las que podemos referirnos.

En 2015, la NASA seleccionó a los gemelos Mark y Scott Kelly para participar en un experimento de un año para medir la influencia de los viajes espaciales a largo plazo. Scott fue enviado a la Estación Espacial Internacional, donde vivió desde el 27 de marzo de 2015 hasta el 1 de marzo de 2016. Mientras tanto, su hermano gemelo, Mark, permaneció en la Tierra. Los Kelly, al ser genéticamente idénticos, sirvieron como sujetos de prueba tanto experimentales como de control, y los investigadores pudieron estudiar la forma en que diferentes entornos impactaban los cuerpos de personas genéticamente idénticas. Y encontraron una serie de factores que influyen en el envejecimiento.

Hubo cambios en los telómeros de Scott, las tapas protectoras al final de las cadenas de ADN. Sorprendentemente, estos se extendieron mientras Scott estaba en el espacio, lo que indica una reducción relativa en el proceso de envejecimiento. Es importante destacar que los telómeros volvieron a la normalidad con el regreso de Scott a la Tierra, pero esto indica una influencia epigenética ambiental.

Asimismo, los investigadores observaron una serie de variaciones en la expresión genética como resultado del tiempo de Scott en el espacio, pero la gran mayoría de ellas también volvieron a la expresión "normal" una vez finalizada la misión.

Estos hallazgos nos dicen un par de cosas importantes. Primero, las variaciones ambientales y de comportamiento impactan la forma en que se expresan nuestros genes. En segundo lugar, esas variaciones pueden revertirse cuando se alteran nuestro entorno o nuestros comportamientos.

En total, no estamos del todo seguros de qué causa el envejecimiento, pero hemos aprendido que el envejecimiento es un proceso susceptible de ser influenciado. Su reloj biológico marcha siempre hacia adelante, pero los espacios entre las garrapatas dependen, al menos en parte, de variables ambientales y de comportamiento.

DANDO HACIA ATRÁS EL RELOJ

La mítica Fuente de la Juventud ofrecía aguas que, de ser ingeridas o bañadas, darían vuelta a la entropía, devolviéndote una versión más juvenil de ti mismo. Casi sin excepción, las células individuales y los organismos más complejos experimentan senescencia, el proceso por el cual la función se pierde con el tiempo. Es la razón por la que nuestros cuerpos se debilitan y se vuelven más susceptibles a las enfermedades. Nuestras células no mueren, pero dejan de dividirse y crecer.

Hay algunas especies que no experimentan la senescencia, al menos no de la misma manera que nosotros. Se ha hablado mucho de las llamadas medusas inmortales. Si bien aún pueden ser víctimas de enfermedades o depredación, tienen la capacidad potencialmente única de volver a una etapa temprana de su ciclo de vida. Estas medusas comienzan su vida como un pólipo antes de madurar y convertirse en lo que normalmente consideraríamos una medusa. Sin embargo, bajo ciertas circunstancias, son capaces de hacer retroceder el reloj proverbial y regresar a la etapa de pólipo antes de madurar nuevamente.

Es el equivalente invertebrado sin cerebro de decidir que ser un adulto es demasiado duro y volver antes de la pubertad para intentarlo de nuevo.

Las langostas tienen una relación similar, aunque diferente, con el envejecimiento biológico. Un poco de trivia popular en Internet se difundió hace varios años, afirmando que las langostas podrían, si no se las interrumpe, vivir para siempre. Es el tipo de historia que golpea un poco más fuerte porque, a diferencia de las medusas, las langostas a menudo se encuentran en el menú de la cena. Comer cualquier animal conlleva un cierto nivel de culpa, pero se eleva a once si la vida que acabaste podría haber durado para siempre.

Afortunadamente para ti, y desafortunadamente para la langosta, no es cierto. Al menos no del todo. Las langostas no experimentan senescencia en el sentido ordinario. Tienen un crecimiento indeterminado, lo que significa que continúan creciendo mientras viven. También siguen reproduciéndose. A diferencia de los humanos y la mayoría de los otros animales, parece que no hay un momento en la vida de una langosta en el que su cuerpo se desempolva de las manos y lo llame un día.

Aún así, las langostas tienen un final natural. Incluso si evitan la depredación o las enfermedades, sus cuerpos no durarán para siempre. Para adaptarse al crecimiento continuo, las langostas deben mudar. Este proceso no solo deja a las langostas vulnerables, sino que también consume mucha energía. En cierto momento de sus vidas (no estamos muy seguros de cuándo es exactamente) la energía necesaria para mudar excede lo que la langosta es capaz de hacer. Sus cuerpos internos blandos siguen creciendo, pero el exoesqueleto duro sigue siendo el mismo. La langosta se atasca y muere como resultado. Una forma bastante espantosa de hacerlo.

Las medusas y las langostas están bastante lejos de nosotros en el árbol evolutivo, pero proporcionan alguna evidencia de que la senescencia no es un proceso absolutamente necesario, a pesar de su casi ubicuidad.

Los investigadores están trabajando para identificar los procesos que causan el envejecimiento en los seres humanos y revertirlos. Basándose en la hipótesis epigenética del envejecimiento, los científicos del Instituto Salk de Estudios Biológicos activaron cuatro genes conocidos como factores de Yamanaka.

Los factores de Yamanaka se utilizan con mayor frecuencia para convertir células adultas, como las células de la piel, en células madre pluripotentes. Sin embargo, en este estudio, Juan Carlos Izpisua Belmonte y sus colegas activaron temporalmente los factores para medir el impacto sobre el envejecimiento en ratones. Al hacerlo, pudieron curar lesiones y extender la vida útil en un 30 por ciento.

El objetivo final aquí es extender los años durante los cuales una persona está sana, un período conocido como la esperanza de vida, que es una distinción importante. A la mayoría de nosotros le gustaría vivir más tiempo, pero queremos que esos años sean fructíferos. Algunos científicos creen que esta investigación no solo podría aplicarse a los seres humanos, sino que también podría revertir el envejecimiento, no solo retrasarlo. Pero existen riesgos. En el mismo estudio, si los factores de Yamanaka se dejaban activados durante demasiado tiempo o con demasiada frecuencia, se desarrollaban tumores. Los ratones murieron en una semana, lo que demuestra el viejo adagio de que es demasiado bueno.


El Mito de Ponce de León y la Fuente de la Juventud - HISTORIA

Juan Ponce de León fue un explorador español. Es mejor conocido por explorar las costas de Florida en busca de la Fuente de la Juventud. Se creía que si bebías el agua de la Fuente de la Juventud, volverías a ser joven o vivirías para siempre.

Al igual que con muchos eventos históricos, la historia de lo que sucedió cambia con el tiempo a medida que la gente la vuelve a contar. Parece que este fue el caso de la búsqueda de Ponce de León de la Fuente de la Juventud. Tanto la fuente como su búsqueda son un mito. Los historiadores no pueden encontrar ninguna evidencia de que Ponce de León estuviera buscando la mítica fuente. Creen que la historia se inventó después de su muerte.

Entonces, ¿qué estaba buscando realmente Ponce de León? La siguiente mejor opción: poder, fama y fortuna.

Ponce de León nació en 1460 en España. Los historiadores creen que se inició en el segundo viaje de Cristóbal Colón a las Indias Occidentales en 1493.

Ponce de León es gobernador de la Isla Hispaniola (actual República Dominicana y Haití). Oye rumores de oro en una isla cercana (actual Puerto Rico). Ponce de León obtiene permiso del Rey de España para explorar la isla. Zarpa en 1508. Lleva 50 soldados y un barco. Allí funda un asentamiento cerca del actual San Juan.

Ponce de León tuvo mucha suerte en Puerto Rico. Encontró mucho oro. Se lo dio al Rey y la Reina de España. La pareja real estaba tan contenta que lo nombraron gobernador de Puerto Rico.

La corona española quería más oro. Instaron a Ponce de León a explorar más islas en busca de más oro.

La parte del mito de la historia

Ponce de León escuchó hablar de una mágica Fuente de la Juventud en la cercana isla Bimini. Zarpó hacia la isla, pero terminó en la costa de Florida. Aterrizó en Charlotte Harbor, cerca de la actual San Agustín. Allí buscó de un lado a otro de la costa la mítica fuente.

La verdadera parte de la historia

Ponce de León aterrizó en la costa este de Florida en marzo de 1513. Desembarcó en la época de la festividad cristiana, la Pascua. En España, la Pascua se conocía como la "fiesta de las flores". In honor of the holiday, Ponce de León named this new land Florida, which means “Flowery.”

Ponce de León stayed in Florida for several months. There is no evidence that he was searching for the mythical Fountain of Youth. He was most likely searching for more gold for the Spanish crown. He never found it. But the Spanish king was pleased and named Ponce de León governor of Bimini and Florida.

In February 1521, Ponce de León returned to Florida to explore the western side of the peninsula. His expedition spent several months exploring. In July 1521, native warriors attacked the group. Ponce de León was injured in the fighting. Many believe he was shot in the leg with a poison arrow. Shortly after, the expedition sailed to Cuba, where Ponce de León died later that month. He was 61 years old.


The Quest for the Fountain of Youth

Human kind, indeed all living things have always been tethered to aging and death. For all of our mastery of technology and medical knowledge, it is an inevitable, inescapable fate for us to grow old and die. For thousands of years there have been those who would avert this creeping certainty of aging, who would break the cycle of deterioration, death, and decay. The quest for a way to remain young forever has consumed mankind and throughout history, across a wide range of cultures, there has been a strong belief in lost magical springs with the purported ability to restore youth, stop aging, indeed to staunch the inexorable march of death.

The search for eternal youth and a fountain of youth is a frequent fixture of various myths and legends from around the world. One of the earliest accounts of such a place comes from the 5 th century BC, when the Greek historian Herodotus wrote of a fountain in the land of the Macrobians, which gave the people of the region exceptionally long life spans. In the 3 rd century AD, Alexander the Great was said to have searched for a fountain of youth, allegedly crossing a mythical land covered in eternal night called The Land of Darkness to reach it. The legendary Christian patriarch and king, Prester John, allegedly ruled over a land containing a similar fountain during the early Crusades during the 11 th and 12 th centuries AD. In Japan, stories of hot springs that can heal wounds and restore youth were also common and still are to this day.

Do not get the Fountain of Youth mixed up with the toddler’s pool

During the Age of Exploration, when European global exploration took off in the 15 th century AD, interest in such a mythical fountain of youth had not waned. The New World of the Americas began to be seen as a potential location for a fountain of eternal youth. The Caribbean in particular was considered a prime candidate, as many islanders spoke of a lost land of wealth and prosperity known as Bimini, which became entwined with the legend of a fountain of youth. The Fountain of Youth was a hot topic in those days. The Spanish historian, Lopez de Gomara, wrote of Indian accounts of a magical river, waterfall, or spring that could reverse aging and could be found in the lands north of Cuba and Haiti. Pietro Martire d’Anghiera, an Italian geographer living in Spain, in 1513 wrote of the fountain as well, saying:

“Among the islands of the north side of Hispaniola, about 325 leagues distant, as said by those who have searched for it, is a continual spring of flowing water of such marvelous virtue that the water thereof being drunk, perhaps with some diet, maketh old men young again”

During this era of exploration of the New World, it was indeed the Spanish who took a particular interest in such a mystical spring, after hearing widespread talk of Bimini and fountains of restorative waters from the Arawaks in Hispaniola, Cuba, and Puerto Rico. Florida was a land of many natural springs, and it was thought that one of these was the mystical Fountain of Youth of local legend.

One name has become inextricably linked to the quest for the Fountain of Youth is that of the Spanish explorer and conquistador Juan Ponce de León, who was the first governor of Puerto Rico and, in 1513, led the first European expeditions into what would become Florida. It was alleged that during his explorations of Florida, while looking to find lost gold and claim land for Spain, the explorer had the ulterior motive of finding the lost land of Bimini and thus the Fountain of Youth, which he was convinced existed. It was claimed that during his forays into Florida, the explorer would unofficially go off with a small contingent of men in an effort to locate the fountain.

Although Ponce de León became connected to and perhaps best known for his quest for the Fountain of Youth, it has long been debated as to just how much fact there is to this story. One of the problems lies in the fact that there are virtually no surviving records of the expeditions to Florida written by Ponce de León himself, and the fountain is not mentioned in any that do exist. Most accounts that we now have were actually written long after his death by native arrow in 1521. Nevertheless, historical references to the explorer’s obsession with the mythical fountain abound. One of the best sources of information on Ponce de León’s travels and search for the fountain is the writings of Antonio de Herrera y Tordesillas, who was the Chief Historian of the Indies in 1596. Amongst his accounts, Herrera wrote in his impressively titled record Historia general de los hechos de los Castellanos en las islas y tierra firme del Mar Oceano of Ponce de León’s quest:

“Juan Ponce overhauled his ships, and although it seemed to him that he had worked hard he decided to send out a ship to identify the Isla de Bimini even though he did not want to, for he wanted to do that himself. He had an account of the wealth of this island (Bimini) and especially that singular Fountain that the Indians spoke of, that turned men from old men into boys. He had not been able to find it because of the shoals and currents and contrary weather. He sent, then, Juan Pérez de Ortubia as captain of the ship and Antón de Alaminos as pilot. They took two Indians to guide them over the shoals… The other ship arrived and reported that Bimini had been found, but not the Fountain.”

This seems intriguing, but considering that it was written over 70 years after the explorer’s death, one has to wonder how much veracity the account holds. This information could have been hearsay, and was probably second or third hand information at best.

An even earlier account in 1535, closer to Ponce de León’s death, was written by a court chronicler by the name of Gonzalo Fernández de Oviedo, in his book Historia General y Natural de las Indias, in which he mentions the explorer going off looking for the fountain using information gathered from the natives of the area. Oviedo’s report is difficult to take at face value for several reasons. It is said that the chronicler did not like Ponce de León, and wrote the account in a way that suggests the explorer was trouncing off on a fool’s errand. In short, it is believed that the whole story written by Oviedo was an attempt to gain favor with the courts and was a political attack designed to discredit Ponce de León and basically make him look like an idiot. Oviedo even went as far as to suggest that Ponce de León’s quest for the fountain was part of a misguided attempt to cure his sexual impotency. Ouch. The political animosity between the two was understandable, since Oviedo was in with Diego Columbus, who had helped to push Ponce de León out of Puerto Rico and just so happened to be the son of none other than Christopher Columbus. Due to this underlying rivalry, it is hard to know how reliable Oviedo’s account is.

Other historical accounts also make mention of Ponce de León’s quest for the Fountain of Youth. In Francisco López de Gómara’s Historia General de las Indias of 1551, the author describes Ponce de León’s search for the fountain. In 1575, the author Hernando D’Escalante Fontaneda wrote in his memoir that the Fountain of Youth was located in Florida and that the Spanish explorer had gone looking for it there. Fontaneda claimed to have been a prisoner of local natives for 17 years as a boy, and described the Indians as making use of a lost river that contained curative water, which he says Ponce de León was looking to find. Fontaneda’s account has a very skeptical feel to it, and the author seems to doubt that finding the fountain was the explorer’s first priority.

Although there is a certain romantic element to the idea of Ponce de León going off in search of fabled lands and mystical springs in the jungles of ancient Florida, it is uncertain if it ever happened at all. In the end, we are left with scattered historical documents that were written after Ponce de León’s death and none of which were written by the explorer himself, leaving his true intent and what really happened lost to the mists of time.

This uncertainty regarding the historical quest for the Fountain of Youth has not stopped the legend from enduring. Some even claim that the explorer was successful in his mission, indeed possibly still alive somewhere out there, enjoying his perpetual youth. To this day, there is a spring said to be the actual one that Ponce de León was searching for in St. Augustine, Florida, which is said to be the oldest city in the U.S. The Fountain of Youth Archaeological Park in St. Augustine has become a popular tourist destination, where visitors can drink cups of water from the fabled spring. The park has seen various important archeological finds, such as an ancient cemetery and the ruins of missions dating back to the city’s founding. Although the site undoubtedly has historical value, the elderly people who come to visit in droves have yet to miraculously regain their youth, and it is doubted if Ponce de León ever even set foot in St. Augustine.

The Fountain of Youth Archeological Park, St. Augustine, Florida

Whether Ponce de León ever really did search for the Fountain of Youth, there have nevertheless been stories over the years of those who have claimed to have found it. In 1989, the author Charlie Carlson allegedly interviewed a man who claimed to be a member of a secret society that had located the Fountain of Youth and were tasked with protecting it. The interviewee claimed to be 93 years old, whereas Carlson described him as looking around 40. The man claimed that the fountain had been found sometime before 1845 and that it was his society’s duty to make sure that it remained secret from the world. This anonymous informant reportedly offered proof to back up his claims in the form of census records for all of the members who had lived past 110 years old, of which there were quite a few. Some had apparently lived to be up to 122 years old while appearing to be much younger. Although many had died in accidents such as drowning, against which the magical waters offered no protection, not a single one was found to have died of old age. Is there really a secret cabal of immortals out there who have drunk from the fountain and have pledged to eternally hide its secret? Nadie lo sabe.

While in modern days it will likely be genetics and stem cells that lead to prolonged life, mankind’s quest for immortality is not new and has taken many forms through the centuries, with various elixirs, magical charms, and famous artifacts such as the Philosopher’s Stone all reputed to grant everlasting life. Perhaps in the case of Florida’s Fountain of Youth there may be such a place tucked away among the many springs that are to be found here. Whether it is there or not, it is intriguing to imagine such wonders, and there will be those who will search no matter what, enamored with the notion that it could be possible to live forever if only they could find it. Maybe there are even those who already have.


Contenido

Herodotus mentions a fountain containing a special kind of water in the land of the Macrobians, which gives the Macrobians their exceptional longevity.

The Ichthyophagid then in their turn questioned the king concerning the term of life, and diet of his people, and were told that most of them lived to be a hundred and twenty years old, while some even went beyond that age—they ate boiled flesh, and had for their drink nothing but milk. When the Ichthyophagi showed wonder at the number of the years, he led them to a fountain, wherein when they had washed, they found their flesh all glossy and sleek, as if they had bathed in oil- and a scent came from the spring like that of violets. The water was so weak, they said, that nothing would float in it, neither wood, nor any lighter substance, but all went to the bottom. If the account of this fountain be true, it would be their constant use of the water from it which makes them so long-lived. [1]

A story of the "Water of Life" appears in the Eastern versions of the Alexander romance, which describes Alexander the Great and his servant crossing the Land of Darkness to find the restorative spring. The servant in that story is in turn derived from Middle Eastern legends of Al-Khidr, a sage who appears also in the Qur'an. Arabic and Aljamiado versions of the Alexander Romance were very popular in Spain during and after the period of Moorish rule, and would have been known to the explorers who journeyed to America. These earlier accounts inspired the popular medieval fantasy Los viajes de Sir John Mandeville, which also mentions the Fountain of Youth as located at the foot of a mountain outside Polombe (modern Kollam [2] ) in India. [3] Due to the influence of these tales, the Fountain of Youth legend was popular in courtly Gothic art, appearing for example on the ivory Casket with Scenes of Romances (Walters 71264) and several ivory mirror-cases, and remained popular through the European Age of Exploration. [4]

European iconography is fairly consistent, as the Cranach painting and mirror-case Fons Juventutis (The Fountain of Youth) from 200 years earlier demonstrate: old people, often carried, enter at left, strip, and enter a pool that is as large as space allows. The people in the pool are youthful and naked, and after a while they leave it, and are shown fashionably dressed enjoying a courtly party, sometimes including a meal.

There are countless indirect sources for the tale as well. Eternal youth is a gift frequently sought in myth and legend, and stories of things such as the philosopher's stone, universal panaceas, and the elixir of life are common throughout Eurasia and elsewhere. [5]

An additional inspiration may have been taken from the account of the Pool of Bethesda where a paralytic man was healed in the Gospel of John. In the possibly interpolated John 5:2–4, the pool is said to be periodically stirred by an angel, upon which the first person to step into the water would be healed of whatever afflicted him or her.

According to legend, the Spanish heard of Bimini from the Arawaks in Hispaniola, Cuba, and Puerto Rico. The Caribbean islanders described a mythical land of Beimeni o Beniny (whence Bimini), a land of wealth and prosperity, which became conflated with the fountain legend. By the time of Ponce de Leon, the land was thought to be located northwest towards the Bahamas (called la Vieja during the Ponce expedition). The natives were probably referring to the area occupied by the Maya. [4] This land also became confused with the Boinca or Boyuca mentioned by Juan de Solis, although Solis's navigational data placed it in the Gulf of Honduras. It was this Boinca that originally held a legendary fountain of youth, rather than Bimini itself. [4] Sequene, an Arawak chief from Cuba, purportedly was unable to resist the lure of Bimini and its restorative fountain. He gathered a troupe of adventurers and sailed north, never to return.

Found within the salt water mangrove swamp that covers 6 kilometres (3.7 mi) of the shoreline of North Bimini is The Healing Hole, a pool that lies at the end of a network of winding tunnels. During outgoing tides, these channels pump cool, mineral-laden fresh water into the pool. Because this well was carved out of the limestone rock by ground water thousands of years ago it is especially high in calcium and magnesium. [ cita necesaria ] Magnesium, which has been shown to improve longevity and reproductive health, [6] [7] is present in large quantities in the sea water. [8] While it is not known whether any legend about healing waters was widespread among the indigenous peoples of the Caribbean, the Italian-born chronicler Peter Martyr attached such a story drawn from ancient and medieval European sources to his account of the 1514 voyage of Juan Diaz de Solis in a letter to the pope in 1516, though he did not believe the stories and was dismayed that so many others did. [9] [10]

In the 16th century the story of the Fountain of Youth became attached to the biography of the conquistador Juan Ponce de León. As attested by his royal charter, Ponce de León was charged with discovering the land of Beniny. [4] Although the indigenous peoples were probably describing the land of the Maya in Yucatán, the name—and legends about Boinca's fountain of youth—became associated with the Bahamas instead. However, Ponce de León did not mention the fountain in any of his writings throughout the course of his expedition. [4]

Ponce de Leon and the Fountain of Youth are mentioned in Nathaniel Hawthorne's short story, "Dr. Heidegger's Experiment." Heidegger situates "the famous Fountain of Youth, if I am rightly informed. in the southern part of the Floridian peninsula, not far from Lake Macaco. Its source is overshadowed by several gigantic magnolias, which, though numberless centuries old, have been kept as fresh as violets by the virtues of this wonderful water."

The connection was made in Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés's Historia general y natural de las Indias of 1535, [11] in which he wrote that Ponce de León was looking for the waters of Bimini to regain youthfulness. [12] Some researchers have suggested that Oviedo's account may have been politically inspired to generate favor in the courts. [4] A similar account appears in Francisco López de Gómara's Historia general de las Indias of 1551. [13] In the Memoir of Hernando d'Escalante Fontaneda in 1575, the author places the restorative waters in Florida and mentions de León looking for them there his account influenced Antonio de Herrera y Tordesillas' unreliable history of the Spanish in the New World. [14] Fontaneda had spent seventeen years as an Indian captive after being shipwrecked in Florida as a boy. In his Memoir he tells of the curative waters of a lost river he calls "Jordan" and refers to de León looking for it. However, Fontaneda makes it clear he is skeptical about these stories he includes, and says he doubts de León was actually looking for the fabled stream when he came to Florida. [14]

Herrera makes that connection definite in the romanticized version of Fontaneda's story included in his Historia general de los hechos de los Castellanos en las islas y tierra firme del Mar Oceano. Herrera states that local caciques paid regular visits to the fountain. A frail old man could become so completely restored that he could resume "all manly exercises … take a new wife and beget more children." Herrera adds that the Spaniards had unsuccessfully searched every "river, brook, lagoon or pool" along the Florida coast for the legendary fountain. [15]

The city of St. Augustine, Florida, is home to the Fountain of Youth Archaeological Park, a tribute to the spot where Ponce de León was supposed to have landed according to promotional literature, although there is no historical or archaeological evidence to support the claim. There were several instances of the property being used as an attraction as early as the 1860s the tourist attraction in its present form was created by Luella Day McConnell in 1904. Having abandoned her practice as a physician in Chicago and gone to the Yukon during the Klondike gold rush of the 1890s, she purchased the Park property in 1904 from Henry H. Williams, a British horticulturalist, with cash and diamonds, for which she became known in St. Augustine as "Diamond Lil".

Around the year 1909 she began advertising the attraction, charging admission, and selling post cards and water from a well dug in 1875 for Williams by Philip Gomez and Philip Capo. [16] [17] McConnell later claimed to have "discovered" on the grounds a large cross made of coquina rock, asserting it was placed there by Ponce de León himself. She continued to fabricate stories to amuse and appall the city's residents and tourists until her death in a car accident in 1927.

Walter B. Fraser, a transplant from Georgia who managed McConnell's attraction, then bought the property on August 15, 1927 for $100,000 and made it one of the state's most successful tourist attractions. [18] [19] The first archaeological digs at the Fountain of Youth were performed in 1934 by the Smithsonian Institution. These digs revealed a large number of Christianized Timucua burials. These burials eventually pointed to the Park as the location of the first Christian mission in the United States. Called the Mission Nombre de Dios, this mission was begun by Franciscan friars in 1587. Succeeding decades have seen the unearthing of items which positively identify the Park as the location of Pedro Menéndez de Avilés's 1565 settlement of St. Augustine, the oldest continuously inhabited European settlement in North America. The park currently exhibits native and colonial artifacts to celebrate St. Augustine's Timucua and Spanish heritage.


Ver el vídeo: La cultura hispana en Estados Unidos: 15. La Fuente de la Eterna Juventud