Figuras del aviador como deportista, el ejemplo de Henri Farman

Figuras del aviador como deportista, el ejemplo de Henri Farman

Cerrar

Título: Henri Farman.

Fecha de creación : 1908

Fecha mostrada: 1908

Dimensiones: Alto 18 - Ancho 13

Técnica y otras indicaciones: Departamento de Grabados y Fotografía, BnF

Lugar de almacenamiento: Sitio web de la Biblioteca Nacional de Francia (París)

Copyright de contacto: © Foto Biblioteca Nacional de Francia

Referencia de la imagen: Rol, 312 bis

© Foto Biblioteca Nacional de Francia

Fecha de publicación: marzo de 2016

Contexto histórico

Si los pioneros de la conquista del aire fueron sobre todo ingenieros y genios manipuladores, como los hermanos Wright o Blériot, los vuelos de "más pesado que el aire" rápidamente tomaron un giro deportivo. El carácter deportivo de la aviación se vuelve así predominante, primando sobre el aspecto técnico, mientras que la imagen del piloto cambia en consecuencia.

Actividad peligrosa que requiere una excelente condición física, la aviación atrae rápidamente a los deportistas, especialmente a los aficionados a las disciplinas mecánicas, que encuentran un nuevo terreno en el que ejercitar su coraje, su gusto por el riesgo y su habilidad. El pilotaje de los primeros aviones, por su escasa potencia y sus rudimentarios controles, requirió de un importante compromiso físico por parte de los aviadores: debían acompañar y compensar los movimientos del avión con su propio cuerpo. Mientras se organizan competiciones y copas, los periódicos deportivos se muestran entusiasmados con el nuevo invento, registrando los resultados y los distintos récords (altura, velocidad, distancia recorrida, tiempo de vuelo, etc.) controlados por autoridades independientes.

Análisis de imagen

Henri Farman es emblemático de esta nueva figura del aviador como deportista. Tras distinguirse como ciclista de carreras y corredor de automóviles, se dedicó a la aviación y, el 13 de enero de 1908, ganó el premio presentado a competición por Henry Deutsch de la Meurthe y Ernest Archdeacon por el primer kilómetro recorrido en bucle. Gracias a esta hazaña, se convirtió en una celebridad en la naciente comunidad de la aviación, extendiendo a esta nueva disciplina la fama deportiva que ya había adquirido en las carreras automovilísticas y velocípedas.

Aquí se le representa en los joysticks de su avión según una retórica similar a la de las fotografías tomadas durante las competiciones deportivas. Exactamente mientras posa al volante de su automóvil o en su bicicleta, Henri Farman es inmortalizado con su máquina en una actitud que indica su dominio del aparato: sentado erguido, sosteniendo firmemente la palanca de dirección, conduce y domina su avión de la misma manera que su automóvil o su bicicleta. Emblemático del deportista de la época, su atuendo -gorra, chaqueta de tweed y pantalón corto ceñido a las pantorrillas- también atestigua la asimilación de la aviación a un deporte.

Interpretación

Es precisamente la aproximación deportiva de Henri Farman a la aviación, puesta en escena en esta fotografía, la que le permite innovar en las maniobras de despegue: inventa el gesto de bajar y luego subir el ascensor para poder para rechazar el aire debajo del dispositivo que luego es levantado por la resistencia de esta masa.

El giro deportivo que tomó la aviación a partir de 1908 tuvo consecuencias para la cobertura mediática de la conquista del aire. Para obtener una mayor visibilidad, los inventores se ven obligados a tomar el control de sus máquinas y participar en concursos. La asimilación de la navegación aérea como deporte, sin embargo, solo duraría un tiempo: la rápida mejora en el rendimiento de los aviones brindó oportunidades para esta invención previamente inútil. En otras palabras, si la aviación se consideró inicialmente como un deporte, es porque su tecnología aún rudimentaria limitaba sus aplicaciones prácticas.

  • aviación
  • deporte
  • Con
  • Tercera República

Bibliografía

CHADEAU, Emmanuel: El sueño y el poder. El avión y su siglo, París, Fayard, 1996 CORBIN Alain (ed.): El advenimiento del ocio 1850-1960, París, Roma, Éditions Aubier, Laterza, 1995. L'Épopée de l'Aviation, Histoire d'un siècle, 1843-1944, coll. "Les grands dossiers de L'Illustration", Bagneux, Le Livre de Paris, 1987. KALIFA Dominique: La culture de masse en France, 1.1860-1930, París, La Découverte / Syros, 2001.

Para citar este artículo

Claire LE THOMAS, "Figuras del aviador como deportista, el ejemplo de Henri Farman"


Vídeo: os principais vilões de henry danger