Exvoto de 1662

Exvoto de 1662

Cerrar

Título: Retrato de Madre Agnès Arnauld y Sor Catalina de Sainte-Suzanne, conocido como L’Ex-voto.

Autor: de CHAMPAIGNE Philippe (1602-1674)

Escuela : Francésa

Fecha de creación : 1662

Fecha mostrada:

Dimensiones: Alto 165 - Ancho 229

Técnica y otras indicaciones: Óleo sobre tela

Lugar de almacenamiento: Sitio web del Museo del Louvre (París)

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais (Museo del Louvre) / Franck Raux

Referencia de la imagen: 07-524396 / INV1138

Retrato de Madre Agnès Arnauld y Sor Catalina de Sainte-Suzanne, conocido como L’Ex-voto.

© Foto RMN-Grand Palais (Museo del Louvre) / Franck Raux

Fecha de publicación: enero de 2014

Director Académico Adjunto Inspector de la Academia

Contexto histórico

Una cura milagrosa

En el momento en que pintó este cuadro, Philippe de Champaigne era un artista conocido y reconocido. María de Médicis, luego Richelieu y Luis XIII, así como Ana de Austria bajo la Regencia, apreciaron su talento y lo convirtieron en pintor oficial de la corte.

En 1656, la toma del velo de su hija Catherine refuerza los vínculos que forjó unos años antes con Port-Royal.1. Con las piernas paralizadas durante dos años, la hermana Catherine dice que fue sanada espontáneamente el 6 de enero de 1662, al final de una novena final.2. Tras la desaparición de otros dos de sus hijos, Philippe de Champaigne percibe esta curación como un milagro y ofrece el cuadro a la comunidad de Port-Royal, exvoto que también podría apaciguar las amenazas que pesan sobre el convento.

Esta curación se produce en un contexto de crisis en Port-Royal. La comunidad femenina se adhiere a las tesis jansenistas3 - según la cual el hombre obtiene su salvación sólo de la gracia divina, de la que, sin embargo, debe probarse digno conquistando su propia concupiscencia - y ella se niega a firmar el formulario de 1657 condenando cinco proposiciones de Jansenius, sobre la base de que la obra del teólogo publicado en 1640, elAugustinus, no los contiene. En este contexto, la curación de Sor Catalina resuena como un signo de la gracia divina y como el apoyo de Dios a la resolución de las monjas.

Análisis de imagen

Una escena íntima y despojada

La obra de Philippe de Champaigne es un doble retrato que da testimonio de su perfecto dominio pictórico. A la derecha, sentada con las piernas extendidas, sor Catalina de Saint-Suzanne; a la izquierda, madre Agnès Arnauld. Las dos mujeres no se observan, pero sus miradas se elevan y convergen tranquilamente en un no marco del lienzo. En posición de oración, cada uno lleva un accesorio religioso, un rosario para la madre, un medallón relicario para la hermana. La cruz de madera clavada en la pared destaca sobre un fondo gris que se resquebraja parcialmente por efecto de la descomposición. Su presencia es un eco de la resurrección de la hermana Catherine, así como un recordatorio del último sacrificio que testifica el poder insuperable de la gracia divina.

La habitación está oscura y con poca luz. Un rayo de luz sin origen visible cae sobre la Madre Agnès Arnauld y sobre las piernas de Sor Catalina, objeto de la cura milagrosa. Sin embargo, los rostros de las dos monjas también parecen tener una luz interior. Afilado en este universo en tonos beis y grises, el rojo de las cruces y el negro de las velas enmarcan las dos caras y refuerzan su desarrollo.

La humildad, la desnudez y la austeridad del lugar corresponden a las de las monjas, que han dedicado su vida a Dios: túnica de bure, piso clavado, pared desnuda, grieta en la pared. El mobiliario es muy sencillo y consta de un sillón, un taburete y una silla, sobre los que descansa un libro, probablemente el libro de oraciones de la hermana Catalina.

En este escenario, el tiempo parece suspendido en un presente absoluto al que responde el estado de estasis de las monjas. Arriba a la izquierda, atribuida al médico de Port-Royal, Hamon, o al teólogo Arnauld, y escrita por el sobrino de Philippe de Champaigne, Jean-Baptiste, una inscripción en latín, sin embargo, aclara el objeto de la escena sirviendo como un pie de foto en la pizarra: “A Cristo, el único médico de cuerpos y almas. Sor Catherine Susanne de Champaigne, después de una fiebre de catorce meses que por su tenacidad y la magnitud de los síntomas había asustado a los médicos, mientras la mitad del cuerpo estaba casi paralizado, que la naturaleza ya estaba exhausta y que los médicos l 'se había rendido, habiéndose unido a la Madre Catherine Agnès por sus oraciones en un instante habiendo recuperado la perfecta salud, se ofreció de nuevo. Philippe de Champaigne, esta imagen de tan gran milagro y testimonio de su alegría presentada en el año 1662.4 »

Interpretación

¿Una pintura jansenista?

La mirada de las monjas lleva al lector a una elevación contemplativa y espiritual. La ausencia de fondo introduce al espectador en la imagen, donde todo está en primer plano, y la ausencia de cualquier detalle superfluo acentúa la esencialidad de la escena: la gracia eficaz permitió la curación de la hermana, mientras que la intercesión de la madre subraya la importancia de la comunidad de oración. Mientras las monjas dan gracias a Dios, la obra en sí cumple una función idéntica y refleja la intensidad espiritual de la vida monástica en Port-Royal. Philippe de Champaigne pintó una cámara religiosa en la que se revela la “presencia oculta” de la gracia divina. El cuadro sería, por tanto, tanto una ofrenda del pintor por la curación de su hija como el testimonio de un cristiano a favor de las manifestaciones visibles de la gracia invisible. En este sentido, el lienzo ilustra un tema desarrollado extensamente por el teólogo jansenista Antoine Arnauld.

La serenidad resultante contrasta con la agitación que ha sufrido la comunidad en los últimos años. Tanto como una ofrenda a Dios, un exvoto, este cuadro sería, por tanto, una ofrenda a la comunidad y un apoyo para Port-Royal, el principal centro del jansenismo francés y un polo de atracción para los franceses enamorados de una profunda renovación. espiritual. Sin embargo, la persecución de la que fue víctima Port-Royal se redobló entre 1664 y 1669.

  • Borbones
  • catolicismo
  • Clero
  • mujer
  • monasterio
  • París
  • religión
  • Vida religiosa
  • Gran siglo
  • conflicto religioso
  • Jansenismo
  • persecuciones
  • Puerto real

Bibliografía

· Monique COTTRET, “La querelle janséniste”, en Jean-Marie MAYEUR, Charles PIETRI, Luce PIETRI, André VAUCHEZ y Marc VENARD (eds.), Historia del cristianismo desde sus orígenes hasta la actualidad, tomo IX "La edad de la razón (1620-1750)", París, Desclée, 1997.

Bernard DORIVAL, Philippe de Champaigne (1602-1674): vida, obra y catálogo razonado de la obra, París, Laget, 1976.

Louis MARIN, Philippe de Champaigne o la presencia oculta, París, Hazan, coll. "35/37", 1995.

Alain TAPIÉ y Nicolas SAINTE-FARE GARNOT (dir.), Philippe de Champaigne (1602-1674). Entre política y devoción, París, R.M.N., 2007.

Notas

1. En ese momento, el monasterio de Port-Royal era un foco de reforma católica; se convierte en uno de los símbolos de la protesta política y religiosa, frente al naciente absolutismo real.2. Oraciones repetidas durante nueve días consecutivos 3. Movimiento religioso, luego político, que se desarrolló como reacción a ciertos desarrollos en la Iglesia Católica y al absolutismo real.4. Traducción de Louis Marin, en Louis Marin, Philippe de Champaigne o la presencia oculta, París, Hazan, 1995.

Para citar este artículo

Jean HUBAC, "Exvoto de 1662"


Vídeo: Peter Van Eyck Ex Voto - Office dArt Contemporain - Teaser