Los inicios del japonismo en Francia

Los inicios del japonismo en Francia

  • Encuentro entre Emile Guimet y un monje budista.

    RÉGAMEY Félix Élie (1844-1907)

  • Niña en la parada del té frente al mar, Isla Enoshema

    RÉGAMEY Félix Élie (1844-1907)

  • Ilustración de la novela "Okoma"

    RÉGAMEY Félix Élie (1844-1907)

Cerrar

Título: Encuentro entre Emile Guimet y un monje budista.

Autor: RÉGAMEY Félix Élie (1844-1907)

Fecha mostrada: 1876

Dimensiones: Alto 180 - Ancho 134

Técnica y otras indicaciones: Óleo sobre tela

Ubicación de almacenamiento: Sitio web del Museo Guimet

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais (museo Guimet, París) / Todos los derechos reservados

Referencia de la imagen: 09-508879 / EG2531

Encuentro entre Emile Guimet y un monje budista.

© Foto RMN-Grand Palais (museo Guimet, París) / Todos los derechos reservados

Cerrar

Título: Niña en la parada del té frente al mar, Isla Enoshema

Autor: RÉGAMEY Félix Élie (1844-1907)

Fecha de creación : 1876

Fecha mostrada:

Dimensiones: Alto 0 - Ancho 0

Técnica y otras indicaciones: Dibujo

Ubicación de almacenamiento: Sitio web del Museo Guimet

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais (museo Guimet, París) / Todos los derechos reservados

Referencia de la imagen: 90-005730-02 / Biblioteca2

Niña en la parada del té frente al mar, Isla Enoshema

© Foto RMN-Grand Palais (museo Guimet, París) / Todos los derechos reservados

Cerrar

Título: Ilustración de la novela "Okoma"

Autor: RÉGAMEY Félix Élie (1844-1907)

Fecha de creación : 1876

Fecha mostrada:

Dimensiones: Alto 0 - Ancho 0

Técnica y otras indicaciones: Grabado - Ilustración

Ubicación de almacenamiento: Sitio web del Museo Guimet

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais (museo Guimet, París) / Todos los derechos reservados

Referencia de la imagen: 90-005706 / Biblioteca2

Ilustración de la novela "Okoma"

© Foto RMN-Grand Palais (museo Guimet, París) / Todos los derechos reservados

Fecha de publicación: abril de 2012

Centro de investigación del CNRS para la investigación en artes y lenguaje

Contexto histórico

La misión Guimet en Japón

A partir de 1868, comienzo de la era Meiji, Japón se abrió al mundo exterior y acogió a un número creciente de europeos fascinados por su cultura y tradiciones: hasta entonces, la entrada y circulación de extranjeros. en el archipiélago japonés fueron severamente controlados. Después de 1868, los viajes aumentaron, lo que permitió a los visitantes y al público occidental comprender mejor la realidad japonesa, mientras que en Europa se inventó un término para designar esta locura: "Japonismo".

Es en este contexto donde se desarrolla el viaje de Émile Guimet (1836-1918) y Félix Régamey (1844-1907). El primero es un industrial de Lyon, atraído desde la adolescencia por la arqueología y el Oriente, así como por el estudio de las religiones; el segundo es un pintor y dibujante formado en la Escuela Especial de Dibujo de París que vivió en Londres y Estados Unidos después de 1870. Estos dos amantes de Japón se conocieron en Filadelfia en 1876, con motivo de la Exposición centenaria, donde se exhibían muchos jarrones japoneses. Unos meses más tarde comenzó la misión de Guimet a Japón (agosto de 1876-marzo de 1877), cuyo objetivo era estudiar las religiones del archipiélago: budismo y sintoísmo. Pero Guimet y Régamey se dejan seducir por todos los aspectos de la vida japonesa: el pintor, que estaba familiarizado con los grabados de Hokusai e Hiroshige, trajo de Japón o ejecutó después de su viaje varias decenas de dibujos, pinturas, grabados, carteles, atestiguando su gusto por los grabados.

Análisis de imagen

Régamey y japonismo en las artes y la literatura

La primera pintura representa un encuentro entre Émile Guimet y los monjes de un santuario budista. En esta escena de género, Régamey evoca el carácter tranquilo y respetuoso del intercambio que el francés y el bonzo pudieron tener gracias al intérprete que se interpuso entre ellos. Recuerda así que la acogida de Guimet en los monasterios había sido excelente y había permitido a los franceses comprender mejor la religión budista, a pesar de su visión cristiana de los cultos del Lejano Oriente. Régamey también está muy atento a los elementos pintorescos de esta escena: sensible a las tradiciones japonesas, representa con precisión el vestuario de los tres japoneses, sus gestos y sus posiciones, preparándose de fondo la ceremonia del té. Además, el interior de las casas japonesas había interesado al pintor, quien escribió: “Como telón de fondo del cuadro, siempre se puede ver un patio plantado de árboles, un jardín elegante, arreglado de forma pintoresca y hábilmente iluminado. [...] Nada se deja al azar, el arte lo preside todo, y un arte lleno de delicadeza, sobriedad y buen gusto. Esto es lo que buscaba expresar en este cuadro: no embellece el interior de esta casa, sino que enfatiza su extrema sencillez. Al igual que en los estampados de Hiroshige, también ofrece perspectivas originales: la puerta corredera abierta ofrece una salida al jardín, mientras que el interior de la habitación se caracteriza por la importancia de las líneas verticales, que encuentran eco en el árboles en el exterior y reducen la sensación de profundidad.

Aún más original es la composición de la litografía. Chica en la parada del té junto al mar, Isla Enoshema, donde la influencia de las estampas japonesas es evidente. Como Utamaro, Régamey opta por pintar a una niña, cuya función la sugiere la taza colocada en el banco detrás de ella, así como la tetera y la bandeja que sostiene en sus manos. La elección de este tema nos recuerda que el pintor está atento a las costumbres y tradiciones, cuya desaparición deplora bajo el efecto de la rápida occidentalización de Japón. Además, adapta libremente el proceso de grabado: simplificación de formas, contornos realzados con una línea negra, carácter cortado por el marco, asimetría.

Guimet y Régamey, a su regreso a Francia, difundieron sus descubrimientos y se convirtieron en sus promotores. Guimet también diseñó el Museo de Arte Asiático, ubicado en París, que hoy lleva su nombre y que se inauguró en 1889. En cuanto a Régamey, ilustró el Paseos japoneses de Guimet y publicó otros trabajos sobre temas japoneses en el cambio de siglo. Pero también ilustró una "novela japonesa", Okoma, adaptado de la historia Extraña historia de Hachijô (1813) del escritor Takizawa Bakîn (1767-1848). Publicada en 1883 y precedida por un prefacio de Guimet, esta novela está ilustrada con treinta y cinco composiciones en color producidas por Régamey a partir de grabados japoneses. El diseño es inusual: el texto está organizado en una columna estrecha a la izquierda, mientras que la ilustración ocupa cuatro quintas partes de la página; Se han reproducido caracteres japoneses cerca de los personajes, mientras que su nombre está transcrito en francés bajo el marco que rodea la escena. Con este libro, Régamey intentó trasponer en Francia, bajo el conocido nombre de "novela", los procesos artísticos japoneses.

Interpretación

Dos promotores del japonismo en Francia

Estas tres imágenes dan testimonio de la boga del japonismo, que Guimet y Régamey han contribuido en gran medida a nutrir en Francia: además de los objetos rituales, las estampas y las historias que traen de Japón en 1877, los dos hombres también se esforzaron por hacer conocen el teatro japonés, del que habían tenido la revelación en Yokohama en 1876. Son, pues, representativos de esta fascinación por Japón que se apodera de los europeos en los años 1880 y que a veces se compara con un verdadero renacimiento artístico: lo que muestre las pinturas de Régamey, tan fuertemente influenciadas por los grabados de Hokusai, Hiroshige y Utamaro. Con el arte japonés, Régamey y sus contemporáneos más famosos, Degas, Whistler, Van Gogh, Monet, Bonnard, descubrieron principios estéticos de los que se inspirarían para renovar el lenguaje pictórico y allanar el camino hacia la modernidad.

  • Japón
  • Viaje

Bibliografía

OMOTO Keiko y MACOUIN Francis, Cuando Japón se abrió al mundo, Emile Guimet y las artes de Asia, Gallimard-Découvertes, 1990 LAMBOURNE Lionel, Japonisme, Intercambios culturales entre Japón y Occidente, Phaidon, 2006.

Para citar este artículo

Christophe CORBIER, "Los inicios del japonismo en Francia"


Vídeo: Declaraciones Ricard Bru comisario exposición Japonismo. #CaixaForum