Charlotte corday

Charlotte corday

Cerrar

Título: Charlotte Corday en Caen en 1793.

Autor: ROBERT-FLEURY Tony (1838-1911)

Fecha mostrada: 1793

Dimensiones: Alto 210 - Ancho 125

Técnica y otras indicaciones: Óleo sobre tela.

Ubicación de almacenamiento: Sitio web del Museo Bonnat

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais - R. G. Ojeda

Referencia de la imagen: 99-012295 / CM177

Charlotte Corday en Caen en 1793.

© Foto RMN-Grand Palais - R. Ojeda

Fecha de publicación: diciembre de 2008

Contexto histórico

El conflicto entre los girondinos y los montañeses en la Convención

Creada el 20 de septiembre de 1792 para suceder a la Asamblea Legislativa, la Convención estuvo dominada desde sus inicios por enfrentamientos entre el partido de la Gironda y el partido de la Montaña. Todo parecía oponerse a estas dos facciones: los girondinos, de la burguesía provincial de los grandes puertos costeros y liderados por Brissot, Vergniaud, Pétion y Roland, se mostraban apegados al liberalismo económico y, mostrando posiciones moderadas, se mostraban reacios a tomar cualquier medida. excepción para salvar la república; los montagnards, por el contrario, llamados así porque se sentaban en los bancos más altos de la asamblea, se distinguían por sus posiciones mucho más radicales y hostiles a la monarquía. Dominados por Robespierre, Danton, Marat y Saint-Just y apoyándose en el pueblo, defendieron las pretensiones igualitarias de los sans-culottes y fueron los primeros en exigir la investigación del juicio del rey y la guerra implacable contra los enemigos de dentro.

Análisis de imagen

Charlotte Corday y el asesinato de Marat

El primer período en la historia de la Convención, del 21 de septiembre de 1792 al 2 de junio de 1793, estuvo marcado por esta rivalidad entre girondinos y montañeses. Si, en sus inicios, la Convención era predominantemente girondina, con alrededor de 150 diputados, los Montagnards alcanzaron su apogeo en la primavera de 1793, con trescientos diputados. La Gironda, muy debilitada por su falta de unidad durante el juicio del rey y por los reveses militares (segunda invasión, levantamiento realista en Vendée), continúa su lucha contra la Montaña arrestando a uno de sus principales líderes. , Jean-Paul Marat, 13 de abril de 1793, pero este último pronto fue absuelto y regresó triunfalmente a la Convención. Definitivamente en minoría, la Gironda no puede evitar la insurrección que sacude París del 31 de mayo al 2 de junio y que consagra su caída. Declarados bajo arresto, algunos diputados lograron sin embargo salir de París hacia Caen, donde llamaron a un levantamiento en la provincia contra la Convención.

Aquí es donde entra el personaje de Charlotte Corday (1768-1793). Originaria del Pays d'Auge, descendiente de Pierre Corneille, Marie-Anne-Charlotte de Corday d'Armont fue en su juventud una interna en la Abbaye aux Dames de Caen, donde recibió una esmerada educación y leyó a filósofos de la Ilustración como Montesquieu o Rousseau. La abolición de las órdenes religiosas decretada el 12 de julio de 1790 por la Ley de Constitución Civil del Clero la obligó a regresar con su padre, lejos de Caen. Pero a principios de junio de 1791, volvió a vivir con su tía en Caen, donde se interesó por nuevas ideas, en particular cuestiones políticas y sociales. Esto es lo que sugiere este retrato de cuerpo entero que la muestra meditativa, con un libro abierto en la mano, la mirada perdida en la vaguedad, y que fue realizada por Tony Robert-Fleury, pintor académico del siglo XIX especializado en composiciones históricas y los retratos. En junio de 1793, Charlotte Corday se codeó con los girondinos exiliados en Caen, que celebraron asambleas para convocar una insurrección federalista contra la Convención. El 9 de julio se fue de Caen a París y el 13 de julio fue a casa de Marat, después de haberle enviado dos cartas. Creyendo que él es el principal responsable de la eliminación de la Gironda, lo apuñala en su baño. Detenida de inmediato, Charlotte Corday fue juzgada por el Tribunal Revolucionario y ejecutada en el cadalso el 17 de julio, a la edad de veinticinco años, convirtiéndose así en una leyenda de famosos asesinos de la historia.

Interpretación

La eliminación definitiva de la Gironda

Como muchas otras mujeres durante la Revolución, Charlotte Corday quiso intervenir en la vida política, a través de su presencia en las reuniones de los girondinos y a través de su acto que pretendía poner fin a la guerra civil que asolaba Francia: "Maté un hombre para salvar cien mil ”, dijo a sus jueces. El asesinato de la "Amiga del Pueblo" Marat la hizo parecer un monstruo fanático a los ojos de los revolucionarios, que se negaron a dar un lugar a las mujeres en la política por temor a estallidos de violencia. Además, a pesar de su gesto, Charlotte Corday no pudo salvar a los girondinos: la rebelión de las provincias federalistas fue duramente reprimida por la Convención, que hizo cazar y detener a los girondinos al margen de la ley. Estos, que incluían a Brissot y Vergniaud, fueron juzgados el 30 de octubre de 1793 por el Tribunal Revolucionario y guillotinados al día siguiente. Los que escaparon del arresto vivieron escondidos hasta que finalmente fueron llamados a la Convención por los decretos 18 Frimaire y 18 Ventôse Año III (8 de diciembre de 1794 y 8 de marzo de 1795). Esta eliminación de sus principales adversarios permitió a los Montagnards establecer en nombre de la "seguridad pública" y la "seguridad general" una política represiva más radical, basada en el terror y el intervencionismo económico, para hacer frente a los peligros que amenazaban a la República dentro y fuera de sus fronteras.

  • mujer
  • figuras revolucionarias
  • retrato
  • Corday (Charlotte)
  • Pétion de Villeneuve (Jérôme)
  • Montesquieu (Charles Louis de Secondat, barón de La Brède y)

Bibliografía

Jean-Denis BREDIN, "Solo mueres una vez "Charlotte Corday, París, Fayard, 2006. Marie-Paule DUHET, La mujer y la revolución, 1789-1794, París, Gallimard, coll. "Archivos", 1979.Dominique GODINEAU, Tejedores ciudadanos. Mujeres del pueblo de París durante la Revolución Francesa, Aix-en-Provence, Alinéa, 1988, 2ª ed., París, Perrin, 2003. Bernardine MELCHIOR-BONNET, Charlotte corday, París, Perrin, 1972, reimpresión 2000. Jean-René SURATTEAU y François GENDRON, Diccionario histórico de la Revolución francesa, París, P.U.F., 1989. Jean TULARD, Jean-François FAYARD y Alfred FIERRO, Historia y diccionario de la Revolución Francesa, París, Laffont, 1987.

Para citar este artículo

Charlotte DENOËL, "Charlotte Corday"


Vídeo: Tale of Two Cities Part 11 of 11