El estudio de un artista a finales del siglo XVIIImi siglo

El estudio de un artista a finales del siglo XVIII<sup>mi</sup> siglo

Cerrar

Título: Encuentro de artistas en el estudio de Isabelle.

Autor: BOILLY Louis Léopold (1761-1845)

Fecha de creación : 1799

Fecha mostrada:

Dimensiones: Alto 71 - Ancho 110

Técnica y otras indicaciones: Óleo sobre tela

Ubicación de almacenamiento: Sitio web del Museo del Louvre (París)

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palaissite web

Referencia de la imagen: 89EE1595 / INV 1290 bis

Encuentro de artistas en el estudio de Isabelle.

© Foto RMN-Grand Palais

Fecha de publicación: marzo de 2016

Contexto histórico

La vida artística durante el período revolucionario

Los profundos cambios que se produjeron durante la Revolución Francesa afectaron el campo de las artes, dando lugar a nuevas instituciones y abriendo el camino para diferentes prácticas artísticas. Ofreciendo un vistazo a los géneros y tendencias artísticas en boga, reflejaron los nuevos gustos de la clientela, al tiempo que permitieron a los artistas integrarse en la sociedad burguesa adquiriendo una cierta autonomía financiera.

Análisis de imagen

Retrato de grupo en el estudio de Isabelle: un manifiesto

Son precisamente estas dos nuevas tendencias las que un famoso cuadro de Louis-Léopold Boilly (1761-1845), titulado Encuentro de artistas en el estudio de Isabelle. Presentado en el Salón de 1798, este cuadro fue un gran éxito, tanto por su iconografía como por su técnica virtuosa. Tratando de un tema tradicional y muy de moda en la época, el taller del artista, representa, como un friso, al pintor Isabey (1767-1855), a la izquierda, explicando a Gérard, sentado, el tema de uno de sus cuadros, mientras, a su alrededor, los artistas discuten diversos temas. El realismo y la meticulosidad con que Boilly pintó los rostros de los personajes permiten identificar a la mayoría de ellos: pintores como Girodet (el vigésimo sexto de la izquierda, sentado en primer plano, de cara al espectador), Drolling (el quinto, al fondo), Prud'hon (el tercero, apoyado detrás del piano) y escultores como Corbet (el cuarto, entre Drolling y Prud'hon) se codean con arquitectos como Percier y Fontaine (el decimoquinto y el decimosexto, discutiendo al fondo) como músicos como Méhul (el primero) o actores como Talma (el vigésimo primero sentado, al fondo). Rindiendo homenaje a figuras eminentes del mundo del arte de la época, esta galería de retratos parece ser en muchos sentidos un manifiesto doblemente innovador. Por un lado, la visión realista y la estética cuidada del pintor reflejan una evolución desde el carácter pomposo del neoclasicismo en boga, evolución que anuncia así el romanticismo, mientras que la primacía otorgada a los pintores de género en la escena trastorna el sacro -Santa jerarquía de géneros, que revela el creciente éxito de las escenas de género y los retratos en detrimento de la gran pintura histórica idealizadora. Asimismo, la decoración del taller del Louvre, debida a Percier y Fontaine, se distingue por sus eclécticas referencias a la Antigüedad (ornamentación en gusto etrusco, alegorías) y al Renacimiento (perfiles de pintores italianos en los medallones). , abandonando así voluntariamente cualquier referencia exclusiva a la Antigüedad clásica. Por otro lado, este lienzo ilustra el papel que ahora juega el artista en la sociedad: el refinamiento sartorial de los personajes, su encanto así como el arte de la conversación que practican con soltura indican que han obtenido un cierto reconocimiento social. Por tanto, realizada en un momento crucial, esta pintura no solo constituye un testimonio vivo de la vida artística y cultural de la época, sino que también refleja la transición del antiguo orden social al nuevo.

Interpretación

El nuevo estatus social del artista en el Directorio

Este último aspecto de la obra de Louis-Léopold Boilly es fundamental en la medida en que el tratamiento original de un tema convencional arroja una luz innovadora sobre las aspiraciones de los artistas de la época. En efecto, abundante en épocas anteriores, la iconografía de los talleres suele enfatizar el carácter artesanal de la obra del artista, a través de la representación de sus herramientas o su caballete, presentando así al pintor o escultor como un trabajador manual, un simple hacedor. Por el contrario, Boilly optó por desviarse de este aspecto del oficio para darle al estudio de Isabelle la apariencia de una sala de estar elegante y cómoda, decorada con buen gusto y en medio de la cual se encuentra un piano. A través de la elección de tal iconografía, presenta al artista como un intelectual y reclama para él un lugar esencial en la sociedad, equivalente al del humanista, el hombre honesto o el filósofo durante siglos. más temprano. Visionaria, esta perspectiva presagia los manifiestos estéticos de los pintores realistas de la segunda mitad del siglo XIX.mi siglo, tal El taller del pintor: verdadera alegoría de Courbet (1855) o Un taller en Batignolles de Fantin-Latour (1870), en la que el pintor aparece como creador, maestro de su arte y director de una escuela.

  • talleres de artistas
  • Directorio
  • pintores
  • sala

Bibliografía

Philippe BORDES y Régis MICHEL ¡A las armas y las artes! : las artes de la Revolución, 1789-1799 París, A.Biro, 1988. Jean-Jacques LEVEQUE Arte y Revolución Francesa Neuchâtel, Ides y Calendes, 1987.Louis Boilly, 1761-1845 catálogo de la exposición, París, Musée Marmottan, París, Musée Marmottan, 1984 Boilly 1761-1845, un gran pintor francés desde la Revolución hasta la Restauración catálogo de la exposición, Lille, Musée des Beaux-Arts, 1988. Gérard MONNIER El arte y sus instituciones en Francia París, Gallimard, 1995 Denis WORONOFF La república burguesa de Thermidor a Brumario, 1794-1799 París, Seuil, coll. “Points Histoire”, 1972.

Para citar este artículo

Charlotte DENOËL, "El estudio de un artista de finales del siglo XVIIImi siglo "


Vídeo: Inés Raiteri: artista visual. Creadores